Océano Glacial Antártico

Vaticano estado mas pequeño del mundo El Pais Mas Chico Poblacion

Vaticano Estado Mas Pequeño Del Mundo

Extensión: 0,44 km2.

Situación: en el Oeste de Roma, a la derecha del río Tíber.

Población: 785 h.

Densidad: 1.777 h/km².

Capital: Vaticano.

Gentilicio: vaticano.

Idioma: italiano y latín.

Religión: catolicismo.

Moneda: euro.

bandera vaticanoGeografia. Estado urbano de Europa, en la península Itálica. La ciudad del Vaticano comprende la plaza y la basílica de San Pedro, los palacios, museos y jardines del Vaticano, otras iglesias y palacios que están situados fuera de su territorio, como las basílicas de Santa María la Mayor, San Juan de Letrán y San Pablo Extramuros, el palacio de Letrán, la universidad Gregoriana y el palacio de Castelgandolfo. La ciudad obtiene considerables ingresos económicos de la venta de sellos de correos, monedas de oro y plata y toda clase de recuerdos para los turistas.

Historia. Estado del centro de Italia sometido al poder temporal de los papas entre el s. VIII y 1870. Fue ocupado por las tropas de Víctor Manuel II en 1870 e integrado en el reino de Italia.

Ello provocó un grave conflicto político con el papado, que no se resolvió hasta que Mussolini y Pío XI firmaron en 1929 los acuerdos de Letrán, por los que se constituyó el Estado Vaticano, enclavado en la ciudad de Roma y sometido a la soberanía pontificia. Entre los últimos papas destaca Juan XXIII que efectuó cambios en la política del Vaticano con el acercamiento al Tercer Mundo y la distensión con los países socialistas.

El papa Juan Pablo II, fallecido en abril de 2005, desarrolló una infatigable actividad, dejando sentir su magisterio entre las comunidades católicas del mundo entero.

Gobierno y Política: La esencia misma del Estado de la Ciudad del Vaticano se fundamenta en la doctrina y en la legislación de la Iglesia Católica, de manera que el Papa es a la vez Cabeza Suprema de la Iglesia y Jefe del Estado del Vaticano.

La elección del Papa corresponde al Sacro Colegio Cardenalicio (especie de Senado que acesora al Pontífice), reunidos en Cónclave, según las disposiciones de la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, promulgada por Juan Pablo II el 22 de febrero de 1996; esta Constitución Apostólica restringe el método de elección eliminando la posibilidad de aclamación y de compromiso y exigiendo que la misma se verifique por escrutinio.

El elegido se convierte en Papa en cuanto manifiesta su aceptación, siempre que se trate de una persona que tuviera ya el carácter de Obispo; en caso contrario, el elegido debe ser ordenado Obispo inmediatamente. En cualquiera de los dos casos, el Papa electo adquiere desde el mismo momento de su aceptación, y ordenación en su caso, la plena y suprema potestad en la Iglesia Católica y en el Estado de la Ciudad del Vaticano.

El Papa concentra en su persona la plenitud de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, aunque no suele ejercerlos de forma directa en la mayoría de los casos.

Para asistir al Papa en el gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano existe una administración denominada Curia Romana, que se encarga de los asuntos ordinarios del gobierno eclesial y vaticano.

Los idiomas oficiales son el latín y el italiano. La moneda, según un acuerdo suscrito con la Unión Europea (UE), es el euro.

Es el único estado soberano del mundo reconocido por la Organización de las Naciones Unidas que no pertenece a la misma.

En 1929, la Iglesia católica y el Estado italiano firmaron el acuerdo de Letrán, que puso fin a un problema que ya tenía casi sesenta años. Según el acuerdo, Italia se convertía oficialmente en un Estado católico y el Vaticano, en un Estado independiente.

La Iglesia y el Estado habían permanecido enfrentados desde 1870, cuando el rey Víctor Manuel II capturó Roma y las zonas de dominio papal y las declaró parte del nuevo reino de Italia. El papa Pío IX se negó a reconocer la existencia de tal reino, se declaró a sí mismo «prisionero del Vaticano» y nunca más salió de allí. Su sucesor actuó del mismo modo.

Mussolini, anticlerical acérrimo a principios de su carrera, se dio cuenta, al empezar a establecer su dictadura, de que necesitaba el sello de la Iglesia. El papa Pío XI, a su vez, quería acabar con el aislamiento de la Iglesia y obtener protección contra los fascistas más totalitarios que sólo veían cabida en Italia para su propia institución.

 El acuerdo firmado en el Palacio de Letrán (la residencia papal en la Edad Media) representó una victoria para ambos bandos. La parte central del acuerdo fue el reconocimiento del Estado italiano por parte del Papa y el reconocimiento de la soberanía del Papa sobre las 44 hectáreas de Ciudad del Vaticano.

La unión de la Iglesia y del Estado se tambaleó durante los años fascistas, pero no se deshizo hasta 1985, cerca de medio siglo después de la caída de Mussolini.

Fuente Consultada:
La Enciclopedia del Estudiante La Nación (Santillana) y Wikipedia

Como se forma un témpano o iceberg? Groenlandia Flora y Fauna

¿CÓMO SE ORIGINA UN TÉMPANO?
Imaginemos que nos encontramos a bordo de una nave que se avecina a las costas orientales de Groenlandia. A nuestros ojos aparecen las grandiosas barreras de hielo, de unas decenas de metros de alto, que van descendiendo en el mar.

Observemos de frente un glaciar: se ven en él resquebrajaduras, depresiones, canales oscuros dentro de los cuales las olas retumban continuamente. De pronto, algunos bloques de hielo se desprenden de lo alto y se precipitan en el agua. La muralla verdosa se estremece con un estruendo atronador, mientras la lluvia de enormes bloques continúa.

Inmediatamente, una enorme masa del frente del glaciar se mueve, sumergiéndose entre las ondas espumantes: un abismo negro se abre y se alarga entre la montaña en movimiento y la muralla, con un fragor ensordecedor.
Por último, los islotes de hielo se separan y, ya libres, navegan sobre las olas. Así ha nacido un témpano, que emprenderá su camino rumbo al sur.

La Antártida y Groenlandia son las dos regiones que producen en mayor cantidad los témpanos, esos gélidos y silenciosos instrumentos de la muerte. Las dos regiones mencionadas están cubiertas por una inmensa capa de hielo, cuyos enormes bloques van sumergiéndose en el mar. El movimiento ondulante del mar y el flujo cotidiano de la marea originan el desprendimiento de esos bloques, que son luego transportados, empujados por los vientos y por las corrientes marinas.

iceberg

Cómo se forman los témpanos. El flujo de la marea y el movimiento de las olas van erosionando el frente de los glaciares, que lentamente se deslizan en el mar, y hacen desprender esos enormes bloques, que marchan después a la deriva, llevados por la corriente. El hielo pesa poco menos que el agua (peso específico 0,92); por eso los témpanos tienen sumergida la mayor parte de su mole. Esto es lo que los vuelve aún más peligrosos para las naves, que corren el riesgo de chocar con su parte sumergida.

CÓMO SON LOS TÉMPANOS
La denominación usual de un témpano suele ser un término de origen no castellano: “iceberg“, aunque sí figura en nuestros diccionarios vernáculos. Su etimología indica que es una palabra mitad inglesa (“ice”, hiele mitad alemana (“berg”, montaña), y significa como se ve, montaña de hielo.

La definición que se halla contenida en su misma etimología es muy exacta, porque muchos témpanos asumen proporciones asombrosas: y es menester tener siempre presente que de su mole sólo una parte (de un décimo a tres décimos) emerge de las aguas; esto, debido a que el hielo pesa un poco menos que el agua (un decímetro cúbico pesa 920 gramos).

Son frecuentes los témpanos que tienen 200 y 300 metros de largo, y que en la parte emergida alcanzan entre 50 y 75 metros sobre el nivel del mar, con una altura en conjunto de 500 metros. El peso de una de estas montañas de hielo es aproximadamente de 25 millones de toneladas.

Existen también témpanos extensos como provincias: especialmente en los mares antárticos se han visto algunos con una altura de 600 a 700 metros y con una longitud de… ¡160 kilómetros!

Un témpano es siempre un espectáculo majestuoso al mismo tiempo que pavoroso: un enorme monstruo blanco y luminoso cuando brilla el Sol, y cuando no, una masa oscura, orlada por las espumas blancas de las olas que la baten sin cesar.

En general, los témpanos del Atlántico septentrional son blancos y opacos, jaspeados por grandes manchas verdes y azules en los puntos en que el agua al congelarse ha aprisionado el “plancton”. Allí hay densísimas zonas cubiertas de tierra, rocas, peñascos, acumulados por los glaciares primigenios en su deslizamiento por el terreno montañoso de esas tierras polares.

A medida que los hielos de los témpanos se derriten, todo el material que ellos transportan (y se trata en total de millones de toneladas) cae al fondo. Se forman así, a lo largo de las rutas preferentemente seguidas por los témpanos, grandes acumulaciones de materiales que, poco a poco, han hecho disminuir la profundidad del mar en vastísimas superficies. Los famosos “bancos de Terranova”, donde el agua tiene sólo 51 metros de profundidad, han sido formados de este modo.

HACIA DÓNDE SE DIRIGEN
Los témpanos de Groenlandia, que son los más peligrosos para la navegación, inician su vida en marzo y llegan hasta julio-agosto. Una vez separados del glaciar, son apresados por la corriente del Labrador que los empuja al sur, hacia los “bancos de Terranova” y las rutas de los transatlánticos, a una velocidad media de 3,5 kilómetros por hora.

Esta, por cierto, es una marcha hacia la muerte, porque descendiendo hacia el sur la temperatura del aire y del agua aumenta. Muchísimos han encallado y han sido apresados en las recortadas costas del Labrador y de Terranova, donde el sol estival los fue derritiendo. Otros, después de pasar el paralelo 47° (ver el mapa), poco a poco han encontrado su fin.

El agua comienza a colarse a borbollones debajo de sus flancos, y en pocos días, o como máximo en semanas, el témpano queda destruido. Algunos, no obstante, más gruesos y.. . tenaces, siguen resistiendo y, aunque mutilados y empequeñecidos, prosiguen el descenso: ¡algunos han arribado al paralelo 38°; esto es, más al sur de Nueva York! ¡En 1926 fue visto uno a 300 kilómetros al sur de las islas Bermudas!

zona del océano Atlántico en que se encuentran los hielos flotantes.
Los puntos de desprendimientos de los témpanos, sobre la costa  oriental y suroccidental de Groenlandia, y la zona del océano Atlántico en que se encuentran los hielos flotantes.

GROENLANDIA: En el año 985 después de Cristo unos 1.500 colonos a bordo de 24 navíos desembarcan en las costas occidentales de Groenlandia. Son los vikingos, procedentes de la península escandinava. Los conduce Erico el Rojo, el audaz navegante que, algunos años antes, había descubierto aquella inmensa extensión de hielos.
Son los primeros pobladores europeos que pisan esta tierra inhóspita.

Con el correr de los siglos hubo otros colonos que osaron llegar a la isla, sin que ninguno de ellos se atreviera a penetrar en el interior. Todos construyeron sus aldeas de pescadores en la costa oeste, la única accesible para el anclaje de los barcos. Si hoy poseemos nociones bastante precisas sobre la estructura física de casi toda Groenlandia, se lo debemos a los pocos que tuvieron el valor de internarse en la isla. Los primeros en explorarla científicamente fueron el noruego Fridjof Nansen (1861-1930) y el norteamericano Roberto Peary(1856-1920).

UN NOMBRE POCO ADECUADO
Esta isla, cubierta en casi toda su superficie por hielos, posee un nombre totalmente inadecuado, puesto que Groenlandia significa “tierra verde” (“groen“, verde, y “land“, tierra).

Parece que esta denominación le fue impuesta por Erico el Rojo para atraer a gran número de pobladores: una ingeniosa artimaña, sin duda. Empero, cabe reconocer que este nombre no fue del todo injustificado. Allá por el siglo x, cuando Groenlandia fue descubierta, los glaciares de la Tierra eran mucho más reducidos de lo que son en la actualidad. Es factible, entonces, que por lo menos las costas australes de la isla, bañadas por la cálida corriente del Golfo, estuvieran tapizadas de verdes praderas.

HIELO EN LUGAR DE TIERRA
Más del 80 % de Groenlandia se halla cubierta por el “Inlandsis“, un inmenso casquete de hielo cuyo espesor supera en algunos puntos los 2.000 metros. Si esa capa desapareciese, Groenlandia ofrecería el aspecto de una gran cuenca.

mapa de groenlandia

ALGUNOS DATOS SOBRE GROENLANDIA
Superficie total: 2.175.000 Km2 (la mayor isla del mundo).
Superficie cubierta por los hielos: 1.726.000 kilómetros cuadrados.
Habitantes: unos 30.000.
Cap.: Godthaab (4.306 h.).
Groenlandia fue colonia danesa hasta 1953. Ahora forma parte de Dinamarca.

Fiordos Característicos
Las costas de Groenlandia son muy accidentadas y forman gran número de fiordos
La mayor parte de ellos está flanqueada por grandes despeñaderos montañosos, que sobrepasan, en algunos puntos, los mil metros de altura y bajan a plomo al mar. Debido a estos altos paredones, los fiordos de Groenlandia presentan un aspecto particularmente imponente. A menudo desembocan en ellos las lenguas de enormes glaciares. Sobre las costas se encuentran fajas de tierra libres de hielo; las más amplias se hallan sobre la costa sudoeste. En algunos puntos estas zonas tienen más de 200 kilómetros de anchura.

UNA FÁBRICA INAGOTABLE DE TÉMPANOS

Cada año se forman más de 16.000 témpanos. De Groenlandia se desprenden cerca de 7.500 de los cuales un promedio de 428 alcanzan lo “bancos de Terranova”: en total se trata de 401 mil millones de metros cúbicos de hielo.

Los gigantescos glaciares de Groenlandia se hallan en movimiento constante, aunque extremadamente lento, y se deslizan siguiendo los valles, hacia el mar. Cuando estos enormes ríos de hielo llegan a él, se fragmentan en bloques de grandes dimensiones (más de 100 metros de altura) Se llaman icebergs (del noruego “ice“, hielo, y “berg” montaña) o témpanos.

Muy pocos son los animales que pueden vivir en una región tan fría. Su fauna es la propia de las zonas polares: el reno, el buey almizclero, el zorro ártico, el lobo polar, la foca y el oso blanco. Los dos últimos son cazados por los isleños, que viven exclusivamente de los productos de la caza y de la pesca. Exportan cueros, pieles y conservas de pescado.

FLORA, AUSENCIA CASI ABSOLUTA DE VEGETACIÓN: A causa del clima en extremo riguroso, la vegetación de Groenlandia es muy escasa. Aparece durante el período estival únicamente en la zona costera libre de hielos, y se halla representada por ericáceas (ericas, rododendros, etc.), musgos y líquenes.
En el interior de los fiordos, en zonas resguardadas de los helados vientos, suele haber pinos, abedules y ralos bosques de sauces y alisos.

FAUNA, VIRTUALMENTE DESHABITADA: La única zona permanentemente habitada de Groenlandia es la de la costa occidental, menos helada que la oriental. Los habitantes alcanzan en total a 30.000. Casi todos ellos son esquimales; el resto de la población está constituido, sobre todo, por daneses. Uno de los mayores centros habitados de Groenlandia es Thule, donde los Estados Unidos han instalado una base aérea para los cazas de reacción. Durante el verano, un servicio aéreo regular comunica Groenlandia con Dinamarca.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.

El Océano Pacifico longitud salinidad recursos corrientes marinas

En la historia de la humanidad, el descubrimiento de este océano es uno de los acontecimientos geográficos más importantes, ya que permitió conocer la extensión de agua más vasta de nuestro planeta. Es Vasco Núñez de Balboa quien, después de cruzar el itsmo de Panamá, el 25 de setiembre de 1513 descubre esta gran masa de agua a la que llama Mar del Sur, y del cual toma posesión en nombre de los Reyes Católicos. Años después, Magallanes y Elcano completan su descubrimiento cruzándolo en toda su extensión. Magallanes lo bautiza en 1520 con el nombre definitivo dada la tranquilidad de sus aguas cuando navegó por ellas. El Pacífico es, pues, por su extensión, el primero de su tipo, con 165.000.000 de km2 de superficie, aproximadamente. Se halla comprendido entre las tierras continentales de América, Antártida, Oceanía y Asía.

Océano Pacífico: Con una extensión aproximada de 165.700.000 kilómetros cuadrados, es considerado el mayor océano del mundo, ya que ocupa más de una tercera parte de la superficie total de la tierra. Este limita con los continentes de Asia y Australia en su parte occidental, mientras que por el sur lo hace con el continente antártico y por el este con el continente americano. Este océano se caracteriza porque algunos fenómenos que ocurren en sus aguas tienen una repercusión en el clima mundial, como por ejemplo, “el Niño”.

Además bajo sus aguas, oculta el llamado “cinturón de fuego”, es decir una sucesión de áreas volcánicas que se extienden por miles de kilómetros y que provoca erupciones de gran magnitud, terremotos, y también maremotos. Esto se debe a que las fronteras de este océano coinciden con la mayor zona de subducción del planeta. A lo largo de esta región, las placas se meten debajo de otras provocando los fenómenos antes mencionados.

Su relieve

A grandes rasgos, esta masa oceánica posee una profundidad media de 4.270 metros, y su relieve es uniforme, aunque repletos de fosas y arcos montañosos en sus límites y numerosos montes submarinos, denominados guyots.  Además en el Pacífico, se encuentra el abismo más grande del planeta, la fosa Marianas con 11.022 metros, y en sus aguas emergen unas 25.000 islas.

Este relieve submarino puede dividirse en tres grandes depresiones. La primera de ellas es la occidental, la segunda la central, y finalmente la oriental. Estas depresiones están separadas entre sí por la dorsal del Pacífico occidental y otras dos dorsales situadas en la parte central del océano, la del Pacífico oriental y la del Pacífico meridional.

Cabe aclarar, que en este relieve submarino, son importantes los escalones de dislocación, es decir, zonas de fracturas; y los picos, denominados conos volcánicos, los cuales se elevan desde el fondo de las cuencas marinas.

Su salinidad

Este océano debido a sus grandes dimensiones, es que en la distribución del calor se aproxima más a la disposición zonal teórica. Por lo que entonces, en lo que respecta a salinidad, este posee valores relativamente bajos; constituyéndose en una de sus características más notables.

Debido a las abundantes precipitaciones y la escasa evaporación que se produce en su extremo septentrional, junto a la expansión de las aguas de origen polar, en su extremo meridional, los índices menores de salinidad se encuentran en su extremo norte y sur, respectivamente.

En cambio, la salinidad más alta se localiza en el centro de las regiones anticiclónicas de California y de la isla de Pascua.

Clima

El clima de esta masa oceánica, esta íntimamente ligado a las grandes zonas de circulación general atmosférica a nivel planeta. Por lo que entonces, podríamos distinguir zonas anticiclónicas, denominadas de California y de la isla de Pascua. Ambas producen vientos predominantes del noreste en el hemisferio septentrional, mientras que en el hemisferio meridional estos provienen del sector sureste, originando las áreas más áridas y salinas del océano.

La región ecuatorial es húmeda, producto de la circulación atmosférica en el cinturón de calmas ecuatoriales, las cuales son recorridas por los vientos alisios (soplan constantes pero de manera suave), dando lugar finalmente a las formaciones nubosas de cúmulos.

En cambio, el sector occidental esta influido por un régimen de monzónico, provocando abundantes precipitaciones  en la parte asiática más que en la americana.

Corrientes marinas

En el océano Pacífico septentrional, las corrientes marinas circulan en el sentido de las agujas del reloj, por ejemplo, la corriente cálida del Kuro Shivo y la Kuro Shivo Drift; o la corriente fría de California.

En el Pacífico meridional, las corrientes circulan en el sentido contrario a las agujas del reloj; como por ejemplo la corriente fría de Humboldt o la corriente cálida del Ecuador meridional.

Estos dos grandes conjuntos de corrientes están separados por la contracorriente Ecuatorial.

Cabe aclarar además, que por la enorme extensión de este océano, este participa de dos corrientes frías polares, ellas son en la parte septentrional la corriente de Oya- Shivo, y en la parte meridional por la corriente del polo Sur.

Su riqueza

Este océano tiene un importante papel en la economía mundial, particularmente para las naciones que son costeras del mismo. Esto se debe a que proporciona más de la mitad de la pesca y posee importantes yacimientos de hidrocarburos, minerales, arena y grava.

En cuanto a la pesca, se extraen enormes cantidades de peces, mamíferos marinos, moluscos y crustáceos. Los sectores más explotados son las áreas del noreste, donde abunda el Salmón, las costas de América del sur (donde hay anchovetas) y el mar de Ochotsk y Japón, donde pescan bacalaos, atunes, cangrejos, langostinos, entre otros.

Sin embargo, en cuanto a la explotación petrolífera y de gas en alta mar, su alto costo ha constituido una importante traba para el crecimiento de este sector. No obstante, ganan cada vez más importancia las matrices energéticas de China, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Perú.

DATOS DESTACADOS DEL OCÉANO PACÍFICO
El Pacífico es lo más imponente de nuestro planeta: una extensión desmesurada de agua que cubre más de un tercio del Bobo, extendiéndose entre América, Asia, Australia y la Antártida. Se comunica con el Mar Glacial Ártico por medio del estrecho de Bering. En contraste con el Atlántico, se halla salpicado de muchos mili de islas.

En su fondo se encuentran los abismos más profundos de la Tierra, la fosa de las Marianas (11.022 metros) y la fosa de las Filipinas (10.540 metros). Según muchos estudiosos, el Pacífico constituiría una inmensa depresión dejada por la Luna al separarse hace miles de millones de años de la Tierra, para transformarse en su satélite.

Superficie 180.000.000 Km². (de los cuales 165.700.000 pertenecen al núcleo principal y 14.300.000 a los mares secundarios, como  Mar de Bering, de Okhtsk, de China, Indonesia, etc.).
Ancho máximo 18.000 Km.
Profundidad media 4.280 m.
Profundidad máxima 11.022 m.
Salinidad media 32,5 %o
Temperatura máxima del agua (sobre el Ecuador) + 27,2 °
Altura máxima de las mareas (costa de Siberia) 14,7 m.

PACIFICO: el gran Pacifico tiene también sus cadenas subacuáticas. Las islas Hawaii no son sino las cimas de una cadena de 2.400 kilómetros de longitud que atraviesa el Pacifico central. Constituyen la característica saliente de este océano los “Guyots”, montañas de pico aplanado. Según parece, se trata de volcanes cuyas cimas fueron erosionadas por olas durante el período en el cual emergían de las aguas. En la actualidad, sus cúspides están cubiertas por una capa de agua que varía de 800 a 2.000 metros de altura.

CORRIENTES MARINAS DEL OCÉANO PACÍFICO: En el Océano Pacifico, como ocurre en el Atlántico, la influencia de los vientos alisios origina dos corrientes ecuatoriales, que se mueven de este a oeste. Entre ambas se mueve en dirección contraria una contracorriente ecuatorial.

La Corriente Ecuatorial del Norte del Pacífico se mueve en dirección este-oeste, sin. presentar ningún cambio notable en su recorrido de casi 15 000 Km., desde las cercanías de Panamá hasta el archipiélago Filipino. Al encontrar las numerosas islas asiáticas se divide en tres ramas: una de ellas continúa hacia el oeste entre las islas; otra se vuelve hacia el sur, uniéndose a la contracorriente, y la tercera rama continúa hacia el norte, formando la Corriente del Japón, llamada por los japoneses Kuro Sivo (Río Negro).

La Corriente del Japón ha sido llamada el Guíf Stream del Pacifico, pues sus aguas calientes se mueven en dirección similar a la principal corriente del Atlántico. En su avance junto a las costas de Asia, la corriente japonesa es desviada hacia el este por la corriente fría Oya Sivo que desciende desde el Ártico, en forma semejante a la Corriente del Labrador, en el Atlántico, La Corriente del Japón llega1 hasta las cercanías de la costa occidental de la América del Norte, pero sus aguas se han enfriado mucho al mezclarse con las aguas frías de la Oya Sivo y de las inmediaciones de las islas Aleutinas y Alaska. Esta corriente desciende a lo largo de la costa califomiana con el nombre de Corriente de California, donde se enfría aún más con el aporte de aguas profundas que se elevan desde el fondo del Pacifico.

Frente a la costa de Baja California esta corriente fría se une a la Corriente Ecuatorial del Norte. La Corriente Ecuatorial del Sur del Pacífico está mucho menos definida que la del Norte, debido a las interrupciones producidas por la abundancia de islas. En las cercanías de Australia se divide en dos ramas, una de las cuales se desvía hacia el sur, formando la Corriente Oriental Australiana.

El circuito del Pacífico parece completarse en el sur por la Deriva Antártica. Esta deriva está constituida por aguas heladas que se mueven hacia el oeste, alrededor del continente de la Antártida, impulsadas por los fuertes vientos polares que alcanzan gran violencia debido a que no hay tierras que los interfieran.

De la Deriva Antártica parten varios brazos hacía el norte, que no han sido bien estudiados aún. Uno de ellos es la Corriente de Benguela, que forma parte del circuito del Atlántico Sur, como ya vimos y la otra es la Corriente de Humboldt, que continúa el circuito del sur del Pacifico hasta unirse con la Corriente Ecuatorial del Sur.

ALGO MAS…

La formación de mares interiores en él es importante, puesto que la superficie de éstos suma casi 21.000.000 de km2. Entre ellos se pueden citar al mar de Bering, el de Ojotsk, el de Japón, el Amarillo y los de la China oriental y meridional, el mar de Filipinas, el de Célebes, e! de Arafura y, entre otros, e! mar de Tasmania. Los fondos del Pacífico no son muy conocidos debido a lo enorme de su profundidad.

En el centro se yerguen mesetas en dirección NO – SE. Sobresalen algunas formaciones, como las islas Hawaii, Marshall, Sociedad, etcétera.

En la zona SE hay otra gran meseta, desde México hasta cerca de la Antártida, y se destacan las islas Galápagos y la de Pascua. Las mayores profundidades se encuentran en los bordes, que caen en tajos profundos junto a las costas.

La profundidad media de este océano es de casi 4.300 metros y la mayor se registra en las zonas de las Marianas, con 11.033 metros, y en la de las Filipinas (11.521), que es la mayor profundidad de la Tierra. Otras fosas profundas son las de Guatemala, la de Haeckel, Krummel y la de Richards.

Las islas más importantes que se encuentran en sus aguas son: la cadena de las Aleutianas, las islas Kuriles, las de Japón, el archipiélago filipino, el malayo, la isla de Nueva Guinea y el archipiélago de Oceanía. Las corrientes están dadas, como en el Atlántico, por los hemisferios: el norte, rotando aquéllas hacia el este, y en la parte sur en sentido contrario.

También en casi todo el Pacífico hay doble marea, excepto en el golfo de Panamá, donde se registra una sola marea diaria. De las corrientes que surcan estas aguas, las cálidas ecuatoriales del Norte y del Sur son las más importantes, junto con la de Kurosivo, también cálida, y la corriente fría de Humboldt.

Las principales rutas marítimas van desde América del Norte hasta Japón, la China, Filipinas y Australia. Atraviesan este océano dos cables telegráficos submarinos: el primero, tendido en 1902, es de procedencia inglesa: el segundo, instalado en 1905. estadounidense.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

El Oceano Indico Superficie Relieve Extension Oceanos del Mundo

Denominado en la antigüedad Mar de las indias, el indico se encuentra en su casi totalidad en el hemisferio sur. Se extiende desde África hasta Indonesia y Australia, y desde el S de As/a hasta la Antártida. Es el tercero por su extensión, ya que su superficie se calcula en 75.000.000de km2. Sus aguas son en general tranquilas, pero debido a su disposición se encrespan por efecto de los cambios monzónicos que hacen de este océano su escenario principal. La profundidad media es de 4.500 metros. Su fondo submarino es muy irregular y accidentado, en especial cerca del archipiélago maleyo, en donde se registran sus mayores profundidades. En la fosa de Java alcanza los 7.450 metros y en la de Wharton, 6.459 metros.

Océano Índico

Es el más joven de los océanos y es el tercero en tamaño, con una extensión de 73.500.000 kilómetros cuadrados, incluyendo mares subsidiarios. Está situado entre África, Asia, Australia y la Antártida.

Aunque este océano baña regiones densamente pobladas, comos ser las costas de la India y Bangladesh; su importancia comercial en comparación con otras regiones es moderada debido a la baja productividad de sus aguas, relacionada con las altas temperaturas ecuatoriales.

Por otra parte, el subcontinente indio, en su parte septentrional lo divide en dos partes: la primera conformada por el Mar arábigo, y la segunda por el golfo de Bengala, y el mar de Andamán.

Su relieve

La profundidad media de este océano es algo superior al del Atlántico, con 3.890 metros. Su lecho está marcado por la convergencia de las placas Antártica, Indo-Australiana, con sus respectivas dorsales. En cuanto a las plataformas submarinas suelen ser estrechas, exceptuando el oeste de Australia y una gran fosa, en Java, esconde una de las regiones geológicas más activas del planeta.

En cuanto a los fondos submarinos, en la parte norte y central está dividido en dos sectores, debido a las elevaciones submarinas que corresponden a la dorsal del Índico central.

La primera de ellas, corresponde a la cubeta Indico Occidental, caracterizada por la existencia de cuencas submarinas como las de Arabia, Somalía, entre otras. Y la segunda de ellas, es la denominada depresión oriental, ya que comprende las cuencas submarinas del Índico central, de Australia Noroccidental  y de Australia occidental, ambas separadas por al dorsal del Indico oriental.

En cambio, la región sur esta constituida de oeste a este por la cuenca de las Agujas, dorsal y cuenca de Crozet, dorsal de Ámsterdam, cuenca de Australia Meridional y dorsal de Tasmania.

No obstante, nos queda nombrar una última zona, la austral; cuyo lugar esta ocupado por la dorsal Indico- atlántica, cuenca indo-australiana- antártica, y la dorsal de Macquarie.

Dentro del relieve de este océano, encontramos islas reunidas en escasos grupos, como por ejemplo aquellas situadas en la dorsal Índico central como ser las Laquedivas, Maldivas, Nueva Ámsterdam y Chagos. Mientras que las islas Kerguelen, Heard y Macdonald corresponden a la dorsal Kerguelen Gaussberg. Sin embargo, existe una prolongación del archipiélago malayo en dirección noroeste en el golfo de Bengala, constituida por las islas Andamán y Nicobar. Además, junto a estas elevaciones algunas cumbres del relieve submarino caracterizan la parte occidental del Índico.

Su clima y sus corrientes marinas

El clima de este océano, se caracteriza porque en su extremo sur alcanza las regiones templadas frías y en el sector norte las regiones tropicales húmedas.

En el hemisferio sur, más precisamente su región central es caracterizada por típicas tormentas y de manera continua. Tal es así, que existen huracanes en la zona de Madagascar, los tifones en el golfo de Bengala y mar Arábigo y los Willie-willie de las costas suroccidentales de Australia.

En cuanto a las corrientes marinas, estas se caracterizan por no ser muy estables. Dos grandes giros constituyen el patrón de corrientes del Índico. Uno situado en el hemisferio norte, el cual sigue la dirección de las agujas del reloj, en contraste con el del sur, de dirección contraria.  Durante el período monzónico de invierno, el sentido de la corriente del norte se invierte.

Las corrientes frías son la de deriva del viento del oeste y la corriente australiana del oeste; mientras que las corrientes cálidas son la ecuatorial sur, de Madagascar, de Mozambique, Ecuatorial norte y de Agulhas.

Su riqueza

El océano Índico tiene una relativa importancia en cuanto a recursos pesqueros y a nivel industrial. Esto se desarrolla en las cálidas aguas de la costa india, en el sureste de la península arábiga y la región de malgache. Mientras que en las aguas frías de la costa suroccidental australiana, la pesca es muy reciente, cuyos objetivos son ballenas, lobos marinos y focas.

Sin embargo, este océano representa una vía de transporte fundamental, especialmente para el crudo que se extrae del Golfo Pérsico. Además, se están comenzando a explotar grandes reservas de hidrocarburos en las costas de Arabia Saudita, Irán, India y Australia. Y depósitos costeros de minerales son explotados activamente en la India, república de Sudáfrica, Indonesia, Sri Lanka y Tailandia.

DATOS MAS DESTACADOS DEL OCÉANO ÍNDICO
Es el más pequeño de los tres océanos. Pequeño relativamente, porque su superficie es siete veces más grande que la de Europa. El océano índico se extiende entre África, Asia meridional, Australia y la Antártida. En su sector occidental abundan las islas, de las cuales la principal es la de Madagascar. Ceilán es otra de sus grandes islas.
El océano índico septentrional es de vital importancia para el continente asiático, pues ejerce una gran influencia sobre el clima, determinando la formación de los famosos vientos estacionales, los “monzones”. La masa de agua del océano índico atraviesa la zona tórrida y por eso se halla sujeta a una fuerte evaporación.

Superficie 75.000.000 Km². (de los cuales 73.520.000 pertenecen al núcleo principal, y 1.480.000 a los mares
secundarios).
Profundidad media 3.960 m.
Profundidad máxima (fosa de java) 7.450 m.
Salinidad media 34,5 % (en el mar Rojo, junto a la desembocadura del cana! de Suez, se alcanza la máxima salinidad oceánica, con 43%o)
Temperatura máxima del agua (en el Ecuador) +27,5°
Altura máxima de las mareas (Collier Bay, Australia) 12 m.

INDICO: el fondo del océano Indico se halla atravesado, además de las cadenas de menor importancia, por una enorme formación qué se extiende al sur del extremo meridional de la India y toca casi las costas africanas. La isla de Madagascar es su extremo emergido. Una característica del océano ndico consiste en una vasta llanura volcánica que se encuentra al sudeste de Ceilán, totalmente llana y uniforme, fenómeno que en otros océanos suele ser una rareza. El fondo del Indico oriental presenta una gruesa capa de arcilla roja.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

El Océano Atlantico longitud salinidad recursos corrientes marinas

Llamado en el medioevo Mar Occidental, Herodoto lo nombró por primera vez y luego Mercator. El nombre se impuso definitivamente desde la aparición de la Geografía General de Varenius, en 7664. Constituido en principal centro de comunicación del mundo desde el siglo XVI, hoy se puede decir que las dos grandes rutas comerciales y turísticas más importantes del globo surcan sus aguas (Europa-Nueva York y Europa-Buenos Aires). Por sus dimensiones es el segundo gran océano y e! único que comunica ampliamente el Glaciar Ártico con e! Antártico. Tiene una longitud de 16.000 kilómetros y un ancho de aproximadamente 8.000 en su parte mayor (Florida-África) y 2.800 kilómetros en la más angosta (Brasil-África).

Océano Atlántico

Este océano es la segunda masa de agua del planeta, ya que tiene aproximadamente la mitad del tamaño del océano Pacífico, es decir unos 106.400.00 kilómetros cuadrados (incluidos los mares anexos como el Báltico, del Norte, Mediterráneo, Negro y Caribe). Situado en el hemisferio occidental, limita al oeste con el continente americano, al este con Europa y África, al sur con la Antártica y al Norte con el Ártico.

No obstante, se lo considera como el océano más explotado comercialmente y una importantísima vía de comunicación entre los hemisferios.

Su forma es similar a una letra “S”, es relativamente poco profundo y cubre con sus aguas, un impresionante dorsal montañoso sobre la que elevan algunos montes cuyas emergentes cimas forman numerosas islas.

Su relieve

Gran parte del lecho marino atlántico, es una enorme meseta que se encuentra a una profundidad de 3.000 metros, mientras que su profundidad media esta cifrada en 2.743 metros, la cual disminuye en la zona de la dorsal mesoatlántica y en el caribe, incluso donde el lecho puede sobresalir del agua y formar islas. En cambio, su punto de mayor profundidad, se encuentra en la fosa de Puerto Rico, con unos 8.742 metros.

De Norte a sur, con unos 300 metros de profundidad es recorrida una cresta submarina, la cual forma la Dorsal del Atlántico Norte y del Atlántico Sur; alcanzando las siguientes islas: de las Azores, de Cabo Verde, Rocas de San Pablo, Ascensión, Santa Elena, Gough y Bouvet.

Este océano además, forma cuencas importantes, de origen desconocido, pero con una profundidad en algunos puntos de hasta 7.000 metros. Ellas son por ejemplo: el Labrador, Terranova, Guayana, Brasil, Antillas, Canarias, entre otras.

En cuanto a los mares, los de mayor preponderancia son el mar del Norte y el Báltico al norte de Europa, el Mar Mediterráneo y el Mar Negro entre Europa, Asia y África; mientras que en América es el Mar Caribe y el Golfo de México.

No obstante, los golfos de Vizcaya en Europa, el de Guinea formado por los de Benin y Biafra, en África y el de Saint Lawrence en Estados Unidos, son sus golfos más relevantes.

Su salinidad

Este océano se caracteriza porque la salinidad tiene su máximo en las zonas tropicales, mientras que en las zonas altas se desarrolla su mínima. Esto se debe fundamentalmente a que sus temperaturas inferiores varían de 0 a 7° C, las superficiales de 4 a 15° C y de 26 a 32° C es en el Ecuador.

El resultado de ello sería la distinción clara en dos sectores particulares. El Atlántico norte constituido por masas de agua que en su parte superficial son cálidas y con alto nivel de salinidad, mientras que en el interior estas se caracterizan por ser más frías y con menor grado de salinidad.

Y el otro sector lo comprende el Atlántico sur, la cual esta constituida por tres capas superpuestas: en la superficie son cálidas y saladas; otras de 500 metros de espesor que cubren las aguas antárticas que se encuentran en el medio, y otras profundas cuyas temperaturas son siempre constantes.

Este océano, además se puede comunicar con el Pacífico a través del estrecho denominado Magallanes. Y con el océano Índico mediante el cabo Agujas en Sudáfrica.

En su extremo sur confunde sus aguas con el océano Glacial Antártico y al norte con el océano Glacial Ártico.

Corrientes marinas

Las numerosas corrientes marinas que circulan por el Atlántico tienen un gran impacto en el clima terrestre, y estas pueden ser cálidas o frías. La de mayor preponderancia es la corriente del Golfo, ya que lleva una importantísima masa de agua cálida desde el Golfo de México hacia los países nórdicos, donde modera los rigores del clima ártico. Se estima que sin la acción de esta corriente, serían prácticamente inhabitables los países escandinavos.

Otras corrientes relevantes son: del Labrador, Benguela, del Cabo de los Hornos y Canarias (ambas frías); la de Brasil y Guinea (cálidas).

Recursos

Este océano posee una fauna muy variada, por ejemplo merluza, sardina y bacalao, son los que presentan mayor abundancia. Pese a no poseer la mayor superficie, este está siendo explotado intensamente y un sinnúmero de especies y poblaciones de peces de encuentran bajo riesgo extremo. Esto es especialmente en el Atlántico sudoriental y nororiental.

Además este océano es rico en minerales, como el las minas de titanio, circón, monacita, hiero,  entre otros. Sus plataformas y taludes continentales son ricos en combustibles fósiles.

DATOS MAS IMPORTANTES DEL OCÉANO ATLÁNTICO
El Atlántico constituye la gran masa marítima que separa  Europa y África de las Américas y, debido a ello, posee más kilómetros de costa que los océanos índico y Pacífico juntos. El Atlántico es de primordial importancia para la navegación. El mayor movimiento mundial de cargas y pasajeros se realiza entre Europa y América.

A este propósito conviene anotar qui los grandes barcos de pasajeros construidos para comunicaciones a través de los océanos, reciben, precisamente, el nombre de transatlánticos, como si con esta denominación se quisiera designar al océano por antonomasia. En él se entrecruzan loi más densos núcleos humanos del mundo entero y es el primen, por el número de sus líneas marítimas y aéreas.

Superficie 106.000.000 Km.²
Ancho medio 5.500 Km.
Ancho máximo 6.700 Km.
Ancho mínimo 3.000 Km.
Longitud máxima 15.000 Km.
Profundidad media 3.900 Km.
Profundidad máxima 9.218 m.
(Fosa de Puerto Rico)
Salinidad media 35 %o
Temperatura máxima + 27,5 o
Altura máxima de las mareas
(bahía de Fundy,Canadá) 19,6 m.

EL FONDO DE LOS OCÉANOS


ATLÁNTICO: en el fondo del Atlántico se encuentra la más grande cadena montañosa de la Tierra, el “Sistema Dorsal Medio-Atlántico”, que atraviesa el océano desde Groenlandia hasta casi la Antártida. Mide más de 16.000 kilómetros de largo y de 500 a 2.000 de ancho. Sólo algunas de sus cimas emergen, y corresponden a las islas esparcidas sobre el Atlántico: la isla de Ascensión, islote de San Pablo, Azores, e Islandia.

CORRIENTES DEL OCÉANO ATLÁNTICO: Las corrientes mejor estudiadas son las del Atlántico del Norte, que es donde es más activa la navegación marítima desde la época de los Descubrimientos.

El gran volumen de agua que mueven las corrientes en el Atlántico del Norte se debe a que parte de las aguas pertenecientes a la Corriente Ecuatorial del Sur pasa al hemisferio norte. Esto ocurre, como puede observarse en el mapa, porque la Corriente Ecuatorial del Sur, al llegar al Cabo San Roque, en el Brasil, se divide en dos ramas, una de las cuales continúa hacia el hemisferio norte. Esta corriente de agua caliente se mueve a lo largo de la costa norte de la América del Sur y va a unir sus aguas en el Mar Caribe con las de la Corriente Ecuatorial del Norte, que es la más poderosa de las corrientes marinas conocidas, pues con 300 Km. de ancho y una profundidad de 600 metros, se mueve a razón de unos 110 Km. por día.

La corriente del Caribe pasa’ por el sur de Cuba y penetra en el Golfo de México par el Canal de Yucatán. Del Golfo de México sale a través del Estrecho de la Florida, formando la llamada Corriente del Golfo o Gulf Stream.

La Corriente del Golfo (Gulf Stream)  puede ser comparada con un río que atraviesa el Atlántico. Con una anchura de unos 70 Km; sus aguas, de un color azul intenso, se mueven cerca de la costa de la América del Norte hasta la altura del cabo Hatteras, donde se desvían hacia el este en dirección al continente europea. En su trayectoria hacia Europa, las aguas del Gulf Stream entran en contacto con las aguas frías de la comente del Labrador» que proceden de la región del océano. glacial del norte.

Al continuar su recorrido a través del Atlántica, la corriente original se divide en varias ramas, las cuales adoptan características de deriva. Tres de ellas son las más importantes: una se mueve hacia el norte en dirección al mar de Noruega, donde da origen a remolinos; otra se dirige hacia el sur, en dirección al mar de los Sargazos, y una tercera rama continúa hacia el este donde calienta las costas de Europa y, desviándose hacia el sur, como una- corriente más fría, denominada de las Canarias, cierra el circuito del Atlántico del Norte, en la forma en que se observa en el mapa.

En el centro del gran circuito que forman las corrientes planetarias en el Atlántico del Norte se encuentran cantidades enormes de algas flotantes, o sargazos, arrancados por las olas y las mareas de los bajos fondos costeros, donde crecieron originariamente, y arrastrados por las corrientes hacia esa zona central de calma, En, la época de las embarcaciones a vela, la falta de vientos y la presencia de las capas superficiales formadas por las algas, convertía el mar de los Sargazos en una zona temida por los marinos.

En el Atlántico del Norte es importante la coméate de Groenlandia, que desciende desde las regiones polares, como puede verse en el mapat Sus aguas, que son intensamente frías, provienen de la acumulación producida en las Regiones polares por la deriva septentrional del Gulf Stream.

La comente del Labrador, que es una rama de la corriente de Groenlandia, pasa cerca de las costas del Labrador y Terranova, afectando el clima de una extensa zona costera de ]a América del Norte.

Entre las aguas calientes de color azul oscuro del Gulf Stream, y las aguas frías de color verde botella de la corriente del Labrador, hay una diferencia de temperatura tan marcada que los norteamericanos la llaman la muralla del frío (Cold Wall). El encuentro de ambas corrientes origina las grandes nieblas que cubren durante casi todo el año los mares próximos a Terranova, La navegación en esta zona se hace muy peligrosa, pues, además de los obstáculos que crea la niebla, la corriente del Labrador arrastra grandes icebergs.

A pesar de todo, estas aguas son muy visitadas, pues el choque de las aguas frías y calientes da lugar a grandes concentraciones de plankton, que atraen un enorme volumen de peces, haciendo de esta^ zona, denominada los Grandes Bancos, una de las áreas pesqueras más ricas del mundo.

En el Atlántico del Sur, la rama meridional de la Corriente Ecuatorial del Sur se desplaza a la largo de la costa del Brasil, con el nombre de Corriente del Brasil; al llegar a las latitudes medias, es impulsada por los vientos del oeste a través del Atlántico hacia el sur de África. Allí se le unen las aguas frías de 3as derivas antárticas y continúa hacía el norte, como la Corriente de Benguela, constituida por aguas frías, hasta que, bajo los efectos de los alisios, vuelve a unirse con la- Corriente Ecuatorial del Sur, cerrando el circuito.

Como consecuencia del gran- volumen de agita que acumulan las corrientes ecuatoriales del norte y del sur del Atlántico, se produce una comente de movimiento inverso provocada por el desnivel de las aguas entre ambas corrientes ecuatoriales. Esta es la llamada contracorriente ecuatorial, que se mueve de oeste a este, y que en el Atlántico toma el nombre de Contracorriente de Guinea.

Fuente Consultada: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

El Océano Glacial Artico Riquezas Extension Ubicacion Superficie

Océano Glacial Ártico

El Ártico, se caracteriza por ser el más pequeño y menos profundo de los océanos estudiados. Sus aguas rodean al Polo Norte y una gran porción permanece bajo una capa de hielo durante gran parte del año. Este sitio es relevante para la realización de estudios de seguimiento del proceso de calentamiento climático, el cual experimenta hoy nuestro planeta. Tal es así, que las investigaciones que se realizaron al respecto evidencian que de continuar esta tendencia, durante las cuatro siguientes décadas, el océano Ártico se liberará completamente de hielo durante la temporada estival.

Además, el mismo ocupa desde el sur del Polo Norte, hasta las costas de Europa, Asia y Norteamérica. Tiempo atrás, este era considerado mar tributario del Océano Atlántico.

Su superficie total es de 14 millones de kilómetros cuadrados, incluyendo sus principales subdivisiones, entre ellos el Mar de Noruega, el mar del Norte y el Mar de Barents.

oceano artico

Su relieve

Este es una gran cuenca rodeada por extensas plataformas continentales poco profundas (1.500 metros), que configuran el lecho del Ártico. En el caso de su mayor profundidad, corresponde a la fosa de Lütke, con 5.440 metros. A su vez, esta cuenca esta dividida en tres cadenas montañosas que corren en paralelo. Es así, como sus aguas se encuentran siempre protegidas por una capa superficial de hielo en la zona central, que alcanza a los continentes que lo rodean en invierno.

Existen otros mares costeros que bañan las aguas de este océano, como por ejemplo: el de Beaufort situado entre Alaska y Canadá, y el de Lincoln en el norte de Groenlandia.

Por otras parte, sobre las plataformas continentales de este océano, se asientan sus islas. Tal es el caso del noreste de Noruega en donde se halla el archipiélago de Svalbard, también conocidas como Spitzberg.

En cambio, al este (todas ellas situadas al norte de Rusia) están la Tierra de Francisco José, las islas de nueva Zembla, Tierra del Norte, las islas de Nueva Liberia y la isla de Wrangel. También cuenta con las numerosas islas canadienses incluidas las islas de la Reina Isabel, la isla Victoria y la Tierra de Baffin, se extienden al norte y este de la tierra firme de Canadá hasta su mayor isla, Groenlandia.

Condiciones climáticas, salinidad y temperatura

En este océano, la ausencia de tierras emergidas se convierte en una de las razones por las cuales, si bien el clima es polar, no se produzcan condiciones extremas como en la Antártida.  Aquí, el agua actúa como factor moderador de la temperatura. Sus inviernos son fríos, con cielos despejados y oscuridad permanente. Mientras que sus veranos, son con luz permanente, son húmedos, brumosas y con suaves tormentas de lluvia y nieve.

Vinculado a estas condiciones, es que podemos afirmar que el nivel de salinidad es bajo, y sobre todo en verano cuando se produce el deshielo.

En esta área, la latitud determina la duración del día e influye, sin lugar a dudas en el clima; aunque las temperaturas de las zonas aledañas pueden variar debido a la influencia moderadora del mar y otros elementos.

En cuanto a las precipitaciones, estas suelen ser en forma de nieve o lluvia, y no superan los 250 milímetros por año.

Por otras parte, en el suelen distinguirse tres formas de hielo. En primer lugar el de la tierra, que se adentra en el océano en forma de icerbergs, principalmente en la costa de Groenlandia. En segundo lugar, la congelación del agua dulce y su arrastre hasta el océano por los ríos produce el hielo de río en pequeñas zonas de las plataformas de Liberia y de Norteamérica. Y en tercer lugar, el hielo de mar, que se forma por la congelación de agua marina, siendo esta última la forma de hielo más habitual.

Corrientes marinas

En este océano, se origina la corriente del Labrador. La cual se caracteriza por ser fría y cargada de ricos nutrientes. Además es de poca profundidad y discurre cerca de las costas de la bahía de Baffin, Labrador y la isla de Terranova. Esta en su paso se mezcla con la corriente cálida del Golfo por encima de los Grand Banks, produciendo brumas y remolinos.

Se dice, cuando en ciertos lugares las corrientes presionan dos masas de hielo, una contra otra, se forman crestas de hielo que pueden llegar a tener 20 metros de espesor.

Su riqueza

Se estima que bajo sus heladas aguas, este océano almacena cerca de un 25 % de las reservas de hidrocarburos, entre otras riquezas. El hecho de que el océano se este descongelando esta volviendo todos los ojos hacia la región y las naciones se preparan para argumentar sus posibles reclamos.

En cuanto a su fauna, esta signada por los grandes mamíferos adaptados a condiciones extremas, y los cuales muchos se encuentran en peligro de extinción. Tal es el caso de los osos polares y algunas especies de focas.

Sin embargo, una de las actividades importantes en la pesca en cantidades para su comercialización. Estas se desarrollan en las zonas más templadas, como el Mar de Barents (de donde se extrae el bacalao) y el Mar del Norte, con arenques y platijas.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

Oceano Glacial Antartico Recursos y Riquezas de los Oceanos

Océano Glacial Antártico

Este océano rodea al continente antártico, de ahí proviene su nombre; sin embargo también lo hace con el Atlántico, Indico y Pacifico en sus extremos sur. Pero se conoce al mismo con otra denominación signada por nuestro país (Argentina), y es con el nombre de Océano Atlántico Sur.

Además, posee una extensión total de 32.248.000 kilómetros cuadrados. En el se ha establecido un límite septentrional, llamado zona de convergencia antártica, y el cual corresponde con los 55° de latitud sur. En cuanto a su profundidad media, podemos hablar de unos 5.000 metros aproximadamente.

oceano antartico

Su relieve

El relieve de este océano, se caracteriza por estar accidentado por tres cuencas. La primera de ellas es la Pacífica- antártica, que va desde el Paso de Drake a la dorsal pacífico-antártica. En cambio, la segunda cuenca es la Indico-suroriental, situado entre la Antártida y Australia. Y finalmente la cuenca Atlántico- Índico, emplazada al sur del Atlántico y de África.

En cuanto a la plataforma continental antártica, esta se reduce en una estrecha franja, algo más extensa en los mares de Wedell, de Ross y en las islas de Kerguelen.

Además este océano, rodea al continente del mismo nombre y forma mares, algunos menores, los cuales gran parte permanecen cerrados por enormes barreras de hielo, cuyas alturas pueden alcanzar hasta 50 metros.

Existen en esta zona archipiélagos, que geográficamente forman parte del área, como ser las Sándwich, Palmer, Georgias, Orcadas, entre otras. Y también estas las islas de Kerguelen, Elefante, y Ross. En esta última, se levantan conos volcánicos como el Erebus (3.794 metros) y el Terror con 3.317 metros.

Salinidad y temperatura

Las aguas litorales de esta masa oceánica, en verano pueden llegar a expandirse hasta el paralelo 60° sur, mientras que en invierno, la influencia del Antártico puede llegar hasta el Ecuador.

Por ello y otras cuestiones, sus aguas son menos saladas y más frías que el resto de los océanos.

Cabe aclarar, que la separación de de las aguas frías antárticas, de las templadas propias de latitudes medias, se desarrolla en la área denominada Zona de convergencia Antártica; la cual se extiende al norte de la corriente Circumpolar.

En esta zona, la temperatura de la superficie oceánica puede variar hasta cinco grados centígrados en cuestión de pocos metros de profundidad.

Los vientos que se producen en el área, son básicamente del sur y suroeste, los cuales provocan el ascenso de las aguas profundas, cuya temperatura es inferior, su salinidad es baja, pero posee una alta concentración de plancton, dando lugar finalmente a la formación de grandiosos bancos de pesca.

No obstante, el desprendimiento de grandes masas de hielo, conocidas como iceberg dificulta la navegación al sur del paralelo 60°.

Corrientes marinas

Una de las corrientes más importantes de este océano, es la Circumpolar Antártica o deriva del viento del oeste. Ya que es la fuente de circulación oceánica en profundidad que da la vuelta a la tierra uniendo los océanos; Atlántico, Pacífico e Indico. Un brazo de esta, lo constituye la corriente de Benguela.

Su riqueza

En el fondo de este océano, se reproducen miles de millones de pequeños crustáceos. Esto se ve favorecido por la abundancia de algas marianas (alimento de estos) que se generan en esta zona, debido a la gran cantidad de energía solar presente en estos mares.

Estos crustáceos, a su vez son la fuente de alimento principal de las ballenas y prácticamente del resto de las especies marinas, incluidas los pingüinos y focas.

Es así, como gracias a los elementos nutritivos presentes, sus aguas se convierten en bancos de pesca. Sin embargo,  sólo algunos barcos son los que realizan investigaciones científicas, evaluando los recursos y efectuando observaciones meteorológicas.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

Origen de los Océanos Relieve del fondo de los océanos Continentes

La utilización del sonar desde los buques oceanográficos y de otras técnicas más recientes permitió cartografiar en forma precisa la morfología del suelo oceánico.

El Atlántico es un océano relativamente joven, pues empezó a abrirse hace unos 160 millones de años como consecuencia de la rotura y la separación del continente americano de Europa y África. En él se aprecia mejor la simetría de las costas y la expresión topográfica de la dorsal, localizada aproximadamente en su centro, que lo divide en dos grandes secuencias paralelas y con una orientación Norte-Sur.

vista de un oceano

El Ártico, por su parte, es un océano prácticamente cerrado. Su plataforma continental, al norte de Siberia, es la más ancha del mundo y alcanza valores de hasta 1.100 km. En este océano se distinguen dos dorsales, que lo dividen en tres grandes cuencas.

El Índico es el más pequeño de los cuatro grandes océanos. Se distingue por una dorsal muy prominente que es la continuación de la atlántica, al sur de África, la cual después se bifurca en dos ramas: una se extiende hacia el norte, en el golfo de Aden, mientras que la otra continúa hacia el sur, al oeste de la placa Australiana.

El Pacífico, contrariamente a los otros océanos, se distingue en que su dorsal está localizada muy cerca de su borde oriental, sin conservar la simetría que se observa en el Atlántico o en el Índico. En el Pacifico, que cubre aproximadamente la mitad de la superficie terrestre, se encuentra la litosfera oceánica más antigua. La topografía del fondo es la que presenta mayor número de colinas abisales (guyots, antiguos volcanes que emergen sobre la superficie del mar) y montañas submarinas, que forman cadenas lineales que se extienden a lo largo de miles de kilómetros.

Los márgenes del Pacífico son diferentes de los demás océanos, pues están dominados por las fosas oceánicas. Y, además, es el único océano rodeado por márgenes continentales activos y arcos de islas asociados a zonas de subducción. Se sabe actualmente que el espesor de la litosfera oceánica aumenta, en todos los casos, al alejarnos de las dorsales. A medida que la litosfera oceánica se va formando en las dorsales, va “empujando” la litosfera más antigua, por lo que al alejarnos de la dorsal, la edad de aquélla es cada vez mayor.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Biología y Ciencias de la Tierra Sección Documento

Los Oceanos longitud salinidad recursos corrientes marinas Oceano

Océanos: características generales

En nuestro planeta, la mayor parte del agua existente en él, se encuentra contenida en los denominados océanos, es decir, en las grandes subdivisiones de masa de agua que separan unos continentes de otros. Estos representan el 64% de la superficie terrestre, ocupando una extensión aproximada de 361 millones de Km².

vista del oceano

Es decir, que la masa oceánica es muy superior a la masa continental, por lo que cabría preguntarnos, ¿son relevantes son los océanos parar nuestro planeta? Rotundamente la respuesta es sí y sin lugar a dudas. Esto no sólo tomando en cuenta las cuestiones que atañen a sus dimensiones, sino también el papel que desempeñan como  fuente de alimento, regulador del clima y del ciclo del agua, y además como elementos notables en el mecanismo de la tectónica de placas.

Desde la antigüedad, el hombre descubrió que estas masas de agua podían llegar a ser fuente de alimentos. Esta práctica se continúo con el correr de los años hasta nuestros días, a tal punto que se extraen anualmente 10 millones de toneladas aproximadamente de pescado. Sin embargo, otros productos también son obtenidos de aquí; como ser aceites, pieles, algas y esponjas, entre otros.

Los océanos intervienen en el clima de una manera considerable. Esto se debe a que de ellos proviene la mayor parte del agua que se trasmite a la atmósfera por evaporación y de la que proceden las lluvias, elemento vital para el funcionamiento del planeta. Sumado a ello, las grandes masas de agua actúan como reguladores térmicos, logrando que en las regiones costeras las temperaturas no sean tan extremas como en el interior  de los continentes.

Sin embargo, la presencia de corrientes marinas Frías o cálidas intervienen en la aparición de zonas desérticas, la suavización del clima en regiones particulares, y en la creación de zonas favorables para la vida de animales marinos.

También, no debemos dejar de lado que los océanos participan en el mecanismo de tectónica de placas. Esto se debe a que en el centro de estas masas oceánicas encontramos cordilleras submarinas, con crestas dislocadas por grandes fracturas por la que sale a la superficie material procedente de la astenósfera, que contribuye a la renovación de los fondos oceánicos y por ende, al movimientos de placas de la corteza terrestre.

Nuestros océanos

La distribución de las masas oceánicas se encuentra en tres grandes unidades, con la particularidad de poseer una extensión muy desigual una con otra. El más grande de ellos se encuentra entre América, Asia y Oceanía; nos estamos refiriendo al océano Pacífico, cuya superficie es de 165.200.000 Km2. Este además, abarca casi la mitad de la extensión de las aguas marinas. En segundo lugar, pero a mucha distancia de este, nos encontramos con el océano Atlántico (82.400.000 Km2), el cual separa el continente americano de Europa y África. En tercer lugar, se sitúa el océano Índico (73.400.000 Km2 ) que se extiende entre África, Asia y Oceanía. Sin embargo, nos encontramos con dos océanos de menor tamaño localizados en torno a los polos: estos son el océano Glacial Ártico (con 14.100.000 Km2) y el océano Glacial Antártico.

Además de los océanos, existen otras subdivisiones de la masa oceánica de tamaño menor que se denominan:mares. Por lo general, estas pequeñas unidades están situadas junto a las costas de los continentes, pero pueden aparecer también en su interior, o bien en el espacio comprendido entre uno o varios continentes. Los primeros se suelen llamar mares exteriores, los segundos mares interiores y los últimos mares intracontinentales o intercontinentales.

Su salinidad

Un verdadero complejo químico, es el que constituye el agua de mar ya que en el se representan todas las sustancias minerales conocidas, tan necesarias para el mantenimiento de los fenómenos vitales. Esta variedad se hace palpable en su riqueza en oxígeno y en iones, y también en su contenido en cloro y sodio, que al combinarse, forman el clorurote sodio (sal común). Esto último, es la causante de que el agua de mar sea salada.

Entonces, podríamos decir que las sales disueltas en agua de mar es lo que se conoce como “salinidad”, la cual se expresa en partes por mil de masa. Por lo que 35 gramos de sales por kilo de agua, es el promedio de salinidad presente en las aguas marinas.

Sin embargo, la salinidad de un lado a otro no es uniforme, sino que varía de manera extraordinaria. Esto se debe fundamentalmente a diversos factores, el primero de ellos es la evaporación, por que es la causante de que las masas marinas y oceánicas pierdan agua, volviéndose en consecuencia más saladas. Otro factor relevante son las lluvias, ya que aportan grandes cantidades de agua dulce, lo que disminuye la salinidad en el mar.

De acuerdo a estos factores, se puede establecer que la salinidad es menor en los polos, ya que ahí existe menos evaporación, situación contraria a lo que pasa en las regiones tropicales. Y además será mayor esta salinidad en los mares que no reciben la desembocadura de ríos importantes, ya que estos reciben gran cantidad de aportes fluviales.

SALINIDAD Y GEOGRAFÍA
La evaporación concentra el agua de los mares; el ingreso de agua dulce por los ríos la diluye. En los mares cálidos y encerrados, donde la evaporación es superior al aporte fluvial, la salinidad es elevada: en el mar Rojo alcanza de 37 a 41 por mil. El Mediterráneo compensa el exceso de evaporación de agua pura con el ingreso de agua salada por Gibraltar y de tal manera su concentración salina se eleva (oscila entre el 37 y el 40 por mil). En el extremo opuesto se sitúan el mar Báltico (de 2 a 15 por mil), el mar Negro (17 a 20 por mil) y el océano Ártico (20 por mil); en éstos, la evaporación superficial es escasa y el ingreso de agua dulce resulta proporcionalmente elevado. Las áreas de mayor salinidad oceánica no son las ecuatoriales debido a que la humedad reinante limita la evaporación; el aire encierra tanto vapor que no absorbe mucho más. Por el contrario, en las regiones de los trópicos (entre 20° y 30° de latitud norte o sur), donde soplan los vientos alisios secos durante todo el año, la evaporación es mucho más considerable y la salinidad aumenta. Si las tierras contiguas son desérticas la falta de dilución por las aguas fluviales refuerza su efecto.

SALINIDAD Y VIDA MARINA
La concentración de sales en el protoplasma es una característica que los seres vivientes alteran sólo con enorme dificultad. En efecto, el agua tiende a atravesar las membranas desde la solución menos concentrada hacia la más concentrada, como si tratara de equilibrar sus respectivas proporciones de sal. Un ser unicelular de agua salada se hincha hasta estallar si se lo coloca en agua pura; el fenómeno inverso se observa cuando se sumerge en agua salada un pequeño organismo de agua dulce.

Cuando se coloca una rana en agua de mar el animal adelgaza rápidamente por la pérdida de agua a través de su piel. En cambio, una semilla, que contiene una determinada cantidad de sales, se hincha y eventualmente germina en agua pura. Salvo contadas excepciones, como el salmón y la anguila, cada tipo se circunscribe estrictamente a su ambiente. La gran división entre organismos de agua dulce y de agua salada (vegetales o animales) es muy estable.

Temperatura y densidad

Dos valores que están en íntima relación son la temperatura y densidad, las cuales en los océanos son muy variables al igual que la salinidad.

Los océanos presentan grandes diferencias de temperaturas entre las aguas superficiales y las aguas profundas. Las primeras se encuentran afectadas por el calentamiento procedente de los rayos solares, evidenciando unos cambios térmicos similares a los continentes. Es decir, que en los océanos las temperaturas decrecen desde el Ecuador, donde se desarrolla un máximo calentamiento, hasta los polos. Por ejemplo se pasa de unos 29 °C. en los mares tropicales a – 1,9° C. en los mares polares, donde sus aguas permanecen heladas durante la mayor parte del año. Pero además, a mayor profundidad (más de 1.500 metros) la temperatura permanece estable entre los 4° C. y 1° C. ya que los rayos solares tienen la imposibilidad de llegar ahí.

Las variaciones térmicas tanto diurnas como estacionales de las aguas superficiales, son más moderadas que las del aire y de la superficie terrestre.

En cuanto a la densidad, este segundo valor es muy cambiante, el mismo es de 1,027 g/cm. cúbicos, esta varía en función de la temperatura y la salinidad, por lo que cuanto más frías y más saldas sean las aguas, mayor será su densidad. Es decir, que la densidad aumenta desde el ecuador, hacia los polos.

Ondulaciones de la superficie oceánica

La manifestación en el exterior en forma de crestas caracterizadas por su altura y por su longitud, de las oscilaciones rítmicas que afectan a la superficie oceánica, reciben el nombre de olas. Principalmente se originan por la acción del viento, pero además pueden deberse a la presión atmosférica en la costa o en sus alrededores.

De igual manera vamos a ser la distinción entre las olas de vientos, formadas en regiones oceánicas donde sopla el viento, y el oleaje, constituido por las olas que van consumiendo la energía generada por el viento. Por tanto, el oleaje aparece cuando el viento cesa o cuando la ola abandona su área de generación y se traslada a otras regiones.

Estas manifestaciones no superan más de 30 o 40 centímetros de altura, salvo en tormentas donde puede llegar a causar inundaciones y destrozos. La importancia de las olas radica en la navegación desde tiempos muy remotos. Esto se debe a que las partículas de agua que la forman no avanzan ni retroceden, sino que describen un movimiento circular o elíptico, con un diámetro que va disminuyendo conforme aumenta la profundidad.

Corrientes marinas

Las corrientes marinas son otros de los movimientos que experimentan las aguas de los océanos. Estas son grandes corrientes superficiales, que se desplazan a modo de grandes ríos, poniendo en movimiento grandes masas de agua a velocidades moderadas.

Estas dependen en gran medida de los vientos, y particularmente de los vientos constantes que soplan en latitudes tropicales, llamados alisios; y en las templadas, vientos del oeste. Pero además estas corrientes pueden explicarse según las variaciones de la presión atmosférica y por otros factores internos, como las diferencias de densidad entre las masas de agua.

Las mismas pueden dividirse en corrientes cálidas o frías, dependiendo por supuesto de la región planetaria en la que se origina.

Su importancia esta dada por el papel que desarrollan en los climas de algu8nas regiones de la tierra. Por ejemplo, algunas corrientes frías convierten en desiertos a las zonas litorales, ya que el aire húmedo y fresco que trasportan se recalienta y seca en contacto con las levadas temperaturas en el continente.

Así, es como tenemos dos corrientes cálidas en latitudes ecuatoriales, ellas son la norecuatorial y la surecuatorial, que se desplazan desde las costas occidentales de África a las orientales de América, y de las costas occidentales de América a las orientales de Asia. Estas al encontrarse con los continentes se desplazan llevando las aguas cálidas hasta regiones alejadas del Ecuador.

Dentro de las mismas latitudes tenemos unas corrientes de agua fría, como ser la de Benguela y del Perú (ambas en el Hemisferio sur) y sus réplicas en el hemisferio norte, llamadas Corrientes de California, y de las Canarias.

En cambio, en latitudes templadas ocurre lo contrario, porque las corrientes cálidas afectan a las costas noroccidentales de África y las suroccidentales de América del norte. Por ejemplo, en América del Norte y Europa tenemos las corrientes cálidas de Kuro Sivo y del Golfo, mientras que las frías son la del Labrador y de Oya Sivo.

Las Mareas

Las mareas, al igual que el oleaje constituyen un movimiento ondulatorio que afecta a la superficie terrestre. Su efecto es visible sobre las costas, donde se visualiza un ascenso y descenso de las aguas. Este nivel mínimo se denomina Bajamar o marea baja, hasta el nivel máximo llamado pleamar o marea alta.

Estas se producen por la acción perturbadora que ejercen sobre la gravedad terrestre el sol y la luna, ambos movimientos de origen astronómicos. La atracción que la luna y el sol ejercen sobre la tierra queda contrarestada en gran medida por la fuerza de la gravedad, que se dirige hacia el interior de la esfera terrestre.  Pero en ocasiones se produce un sobrante de la fuerza de atracción lunar, que es la que ocasiona las mareas.

El fondo de los océanos. Hasta comienzos del presente siglo se conocía muy poco del relieve de los fondos marinos, pero después de la adopción de los me» dios automáticos de sondeo, empleando el sonido y aparatos registradores electrónicos, ha sido posible descubrir numerosos accidentes en el relieve submarino.

Partiendo del límite inferior del zócalo de los continentes hay extensas llanuras pelágicas, situadas entre los 3 y los 6 Km de profundidad, las cuales abarcan el 80 % de los fondos oceánicos. Estas llanuras se encuentran divididas en cuencas extensas por cordilleras, que se elevan sobre el fondo del mar.

A más de 6 Km de profundidad se encuentran en el fondo de los océanos trincheras y fosas abisales. Estos abismos, que alcanzan hasta 10 Km de profundidad, no están hacia el centro de los océanos, sino cerca de los continentes y de los arcos de islas, próximos a los zócalos. Sólo el 1 % de los fondos marinos está ocupado por estas profundidades extremas.

La mayor profundidad oceánica conocida se encuentra en el océano Pacífico, en las islas Marianas (figura 209). La mayor profundidad del Atlántico está cerca de Puerto Rico y mide 8 340 m.

Una de las grandes fosas oceánicas es la Bartlett, en el Caribe. Mide 1.600 Km. de largo y alcanza una profundidad de 6 300 m.

En el fondo de los mares abundan los depósitos de distintas clases. La plataforma de los continentes y de las islas está cubierta por depósitos transportados por los ríos desde las tierras. En estos depósitos terrígenos, los fragmentos mayores de rocas, por ser más pesados, aparecen a pocos kilómetros de la costa, pero la arena y las arcillas son transportadas a distancias mucho mayores.

Los componentes de los depósitos que cubren la plataforma van disminuyendo de tamaño según aumenta la distancia de las tierras.

Los fondos oceánicos están cubiertos por limos que no se han originado en las tierras, sino que están formados por los restos de la infinita cantidad de animales y plantas, que viven en el mar. Este es el origen de los enormes depósitos calizos que abundan en el fondo oceánico; por su origen marino son denominados depósitos pelágicos.
En las mayores profundidades, especialmente en el océano Pacífico, hay capas de arcillas rojas, que se cree tienen su origen en las explosiones volcánicas, y en los meteoros que durante la larga historia de la tierra se han estrellado contra nuestro planeta.

En los últimos años ha progresado notablemente el conocimiento de los fondos oceánicos, debido a la utilización de equipos electrónicos de sondeo. Las grandes potencias marítimas, especialmente Estados Unidos y la Gran Bretaña, han construido mapas hidrográficos que señalan las profundidades marinas y los principales accidentes de los fondos marinos, especialmente en las cercanías de las costas.

La utilización de las cartas marinas nos facilita la comprensión de la variedad de los accidentes del relieve submarino.

LA SALINIDAD DEL AGUA DE MAR: Mil kilogramos de agua de mar contienen en promedio 35 kilogramos de sales, de las que el 80 % es sal común, el 14 % sales de magnesio y el resto elementos muy diversos (se han encontrado 60). El cobre, el plomo, el níquel, el hierro y el cobalto se encuentran en proporciones tan extremadamente pequeñas en las aguas marinas, que su presencia sólo se revela en forma indirecta cuando ciertos seres vivos la concentran: por ejemplo, la rádula o lengua roedora de los moluscos posee unos dientes con fuerte concentración de hierro.

El volumen de los océanos es tan grande (casi 1.400 millones de kilómetros cúbicos) que encierran cantidades enormes de elementos relativamente muy escasos: por ejemplo, se estima que hay más de 13.000.000 de toneladas de plata disueltas en el mar. La. proporción de las distintas sales en el agua de mar es diferente de la de los ríos. No puede suponerse, por lo tanto, que sus sales provengan simplemente de la lenta concentración del aporte fluvial, en el transcurso de las eras geológicas. El fondo de los océanos ocupa un área casi tres veces mayor que las tierras emergidas: añade sales al agua contigua y por medio de las corrientes ascendentes influye en la concentración salina total.

Además, ciertos materiales en solución reaccionan con las rocas de las profundidades y se producen intercambios: algunos elementos se depositan en forma de sales insolubles, mientras otros se disuelven. Por ejemplo la relación entre el cloro y el bromo es de 300 contra 1 en el agua y de sólo 50 contra 1 en los sedimentos, porque los cloruros suelen ser más solubles que los bromuros. La influencia biológica es importante. Los foraminíferos, que formaron inmensos depósitos de tiza, acumulan el carbonato de calcio en sus caparazones protectores. No es extraño, por lo tanto, que la proporción de carbonatos en las sales del mar sea muchísimo menor que en las de los ríos. La regulación biológica interviene también en el ciclo del nitrógeno y sus sales.

Fuente Consultada:
Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica. http://www.astromia.com/tierraluna/mares

Causas y Efectos del Efecto Invernadero Calentamiento Global

Causas y Efectos del  Efecto Invernadero

Introducción

Nuestra Tierra

El efecto invernadero

La capa de ozono

Calentamiento del planeta

Las consecuencias del Calentamiento Global

Sube el nivel del mar

1. Introducción

La temperatura de nuestro planeta es perfecta para la vida. Ni demasiado caliente como Venus, ni demasiado frío, como Marte. Gracias a estas condiciones, la vida se extiende por todos sitios.

La Tierra recibe el calor del Sol. Algunos gases de la atmósfera la retienen i evitan que parte de este calor se escape de retorno al espacio.

Hoy día esta situación de equilibrio delicado esta en peligro a causa de la contaminación de la atmósfera, que provoca que los gases retengan mucho calor cerca de la superficie. Las temperaturas de todo el planeta han aumentado en el ultimo siglo y esto podría provocar un cambio climático a nivel mundial.

El aumento del nivel del mar y otros cambios en el medio ambiente representan una amenaza para todos los seres vivos.

El termino efecto invernadero hace referencia al fenómeno por el cual la Tierra se mantiene caliente y también al calentamiento general del planeta. Para mantener las condiciones ambientales optimas para la vida es indispensable que entendamos las relaciones complejas que se establecen entre la Tierra y la atmósfera.

     2. Nuestra Tierra     

La Tierra es como una isla de vida en medio del espacio vacío. Los científicos no creen que exista vida en otro punto del sistema solar. En cambio, las condiciones de nuestro país son perfectas. No le falta ni aire ni agua y el Sol nos proporciona luz y calor.

Nuestro planeta esta rodeado por la atmósfera. Se trata de una fina capa de gases (principalmente de oxigeno y nitrógeno) que se extiende hasta unos 700 km. por sobre de la superficie terrestre. Es en la atmósfera, que mantiene el planeta caliente donde se producen todos los fenómenos climatológicos. Esta capa contiene también otros elementos químicos: nitrógeno, carbono y sofre, transferido constantemente a la Tierra y aprovechados por los seres vivos.

Las temperaturas de nuestro planeta son las mas adecuadas para que los animales y las plantas sobrevivan y se reproduzcan. Las temperaturas varían según la zona de la Tierra, des del frío de los casquetes polares hasta el calor extremo de la selva tropical y el desierto. Pero los seres vivos se han adaptado a todas las condiciones ambientales y podemos encontrar vida casi a todo el planeta.

Des del espacio se pueden ver los indicios del clima de la Tierra. La rotación del planeta y las diferencias de temperatura provocan movimientos de aire sobre la superficie terrestre. Así se forman el viento, las nubes y la lluvia. Las nubes transportan las lluvias que llenan los ríos y los lagos. La temperatura del planeta hace que el agua se mantenga en estado liquido. Si hiciera demasiado frío, el agua se helaría y si hiciera demasiado calor, se transformaría en vapor de agua.

    3. El efecto invernadero   

La atmósfera de la Tierra está compuesta de muchos gases. Los más abundantes son el nitrógeno y el oxígeno (este último es el que necesitamos para respirar). El resto, menos de una centésima parte, son gases llamados “de invernadero”. No los podemos ver ni oler, pero están allí. Algunos de ellos son el dióxido de carbono, el metano y el dióxido de nitrógeno.

causas el efecto invernadero

En pequeñas concentraciones, los gases de invernadero son vitales para nuestra supervivencia. Cuando la luz solar llega a la Tierra, un poco de esta energía se refleja en las nubes; el resto atraviesa la atmósfera y llega al suelo. Gracias a esta energía, por ejemplo, las plantas pueden crecer y desarrollarse.

Pero no toda la energía del Sol es aprovechada en la Tierra; una parte es “devuelta” al espacio. Como la Tierra es mucho más fría que el Sol, no

puede devolver la energía en forma de luz y calor. Por eso la envía de una manera diferente, llamada “infrarroja”. Un ejemplo de energía infrarroja es el calor que emana de una estufa eléctrica antes de que las barras comiencen a ponerse rojas.

Los gases de invernadero absorben esta energía infrarroja como una esponja, calentando tanto la superficie de la Tierra como el aire que la rodea. Si no existieran los gases de invernadero, el planeta sería cerca de 30 grados más frío de lo que es ahora! En esas condiciones, probablemente la vida nunca hubiera podido desarrollarse. Esto es lo que sucede, por ejemplo, en Marte.

En el pasado, la Tierra paso diversos periodos glaciales. Hoy día quedan pocas zonas cubiertas de hielo. Pero la temperatura mediana actual es solo 4 ºC superior a la del ultimo periodo glacial, hace 18000 años.

Marte tiene casi el mismo tamaño de la Tierra, y está a una distancia del Sol muy similar, pero es tan frío que no existe agua líquida (sólo hay hielo), ni se ha descubierto vida de ningún tipo. Esto es porque su atmósfera es mucho más delgada y casi no tiene gases de invernadero. Por otro lado, Venus tiene una atmósfera muy espesa, compuesta casi en su totalidad por gases de invernadero. ¿El resultado? Su superficie es 500ºC más caliente de lo que sería sin esos gases.

Por lo tanto, es una suerte que nuestro planeta tenga la cantidad apropiada de gases de invernadero.

El efecto de calentamiento que producen los gases se llama efecto invernadero: la energía del Sol queda atrapada por los gases, del mismo modo en que el calor queda atrapado detrás de los vidrios de un invernadero.

En el Sol se producen una serie de reacciones nucleares que tienen como consecuencia la emisión de cantidades enormes de energía. Una parte muy pequeña de esta energía llega a la Tierra, y participa en una serie de procesos físicos y químicos esenciales para la vida.

Prácticamente toda la energía que nos llega del Sol está constituida por radiación infrarroja, ultravioleta y luz visible. Mientras que la atmósfera absorbe la radiación infrarroja y ultravioleta, la luz visible llega a la superficie de la Tierra. Una parte muy pequeña de esta energía que nos llega en forma de luz visible es utilizada por las plantas verdes para producir hidratos de carbono, en un proceso químico conocido con el nombre de fotosíntesis. En este proceso, las plantas utilizan anhídrido carbónico y luz para producir hidratos de carbono (nuevos alimentos) y oxígeno. En consecuencia, las plantas verdes juegan un papel fundamental para la vida, ya que no sólo son la base de cualquier cadena alimenticia, al ser generadoras de alimentos sino que, además, constituyen el único aporte de oxígeno a la atmósfera.

En la fotosíntesis participa únicamente una cantidad muy pequeña de la energía que nos llega en forma de luz visible. El resto de esta energía es absorbida por la superficie de la Tierra que, a su vez, emite gran parte de ella como radiación infrarroja. Esta radiación infrarroja es absorbida por algunos de los componentes de la atmósfera (los mismos que absorben la radiación infrarroja que proviene del Sol) que, a su vez, la remiten de nuevo hacia la Tierra.

El resultado de todo esto es que hay una gran cantidad de energía circulando entre la superficie de la Tierra y la atmósfera, y esto provoca un calentamiento de la misma. Así, se ha estimado que, si no existiera este fenómeno, conocido con el nombre de efecto invernadero, la temperatura de la superficie de la Tierra sería de unos veinte grados bajo cero. Entre los componentes de la atmósfera implicados en este fenómeno, los más importantes son el anhídrido carbónico y el vapor de agua (la humedad), que actúan como un filtro en una dirección, es decir, dejan pasar energía, en forma de luz visible, hacia la Tierra, mientras que no permiten que la Tierra emita energía al espacio exterior en forma de radiación infrarroja.

A partir de la celebración, hace algo más de un año, de la Cumbre para la Tierra, empezaron a aparecer, con mayor frecuencia que la habitual en los medios de comunicación, noticias relacionadas con el efecto invernadero. El tema principal abordado en estas noticias es el cambio climático. Desde hace algunas décadas, los científicos han alertado sobre los desequilibrios medioambientales que están provocando las actividades humanas, así como de las consecuencias previsibles de éstos.

En lo que respecta al efecto invernadero, se está produciendo un incremento espectacular del contenido en anhídrido carbónico en la atmósfera a causa de la quema indiscriminada de combustibles fósiles, como el carbón y la gasolina, y de la destrucción de los bosques tropicales. Así, desde el comienzo de la Revolución Industrial, el contenido en anhídrido carbónico de la atmósfera se ha incrementado aproximadamente en un 20 %. La consecuencia previsible de esto es el aumento de la temperatura media de la superficie de la Tierra, con un cambio global del clima que afectará tanto a las plantas verdes como a los animales. Las previsiones más catastrofistas aseguran que incluso se producirá una fusión parcial del hielo que cubre permanentemente los Polos, con lo que muchas zonas costeras podrían quedar sumergidas bajo las aguas. Sin embargo, el efecto invernadero es un fenómeno muy complejo, en el que intervienen un gran número de factores, y resulta difícil evaluar tanto el previsible aumento en la temperatura media de la Tierra, como los efectos de éste sobre el clima.

Aún cuando no es posible cuantificar las consecuencias de éste fenómeno, la actitud más sensata es la prevención. El obtener un mayor rendimiento de la energía, así como el utilizar energías renovables, produciría una disminución del consumo de combustibles fósiles y, por lo tanto, de nuestro aporte de anhídrido carbónico a la atmósfera. Esta prevención también incluiría la reforestación, con el fin de aumentar los medios naturales de eliminación de anhídrido carbónico. En cualquier caso, lo importante es ser conscientes de cómo, en muchas ocasiones, nuestras acciones individuales tienen influencia tanto sobre la atmósfera como sobre la habitabilidad del planeta.

Consecuencias: Conocemos las consecuencias que podemos esperar del efecto invernadero para el próximo siglo, en caso de que no vuelva a valores más bajos:

  •     Aumento de la temperatura media del planeta.
  •     Aumento de sequías en unas zonas e inundaciones en otras.
  •     Mayor frecuencia de formación de huracanes.
  •     Progresivo deshielo de los casquetes polares, con la consiguiente subida de los niveles de los océanos.
  •     Incremento de las precipitaciones a nivel planetario pero lloverá menos días y más torrencialmente.
  •     Aumento de la cantidad de días calurosos, traducido en olas de calor.

pinguino emperador

El pingüino más grande de todas las especies es el emperador, y vive únicamente en la Antártida, En la parte más cálida de la región, península antartica; Pointe Géologie, han sufrido una importante disminución en décadas recientes. Las temperaturas más elevadas de los Inviernos han hecho que el hielo fuese más delgado, debilitándolo y haciendo que sea arrastrado por los frecuentes vientos. Como resultado, los huevos y los pinchones de los emperadores no llegan a adquirir la capacidad necesaria para sobrevivir por sus propios medios. Esta especie de ave necesita estabilidad, zonas bloqueadas por hielo marino donde puedan crecer y, al mismo tiempo, zonas del mar libres de hielo para alimentarse. En una zona al este de la Antártida la población se redujo al 50%. La mayor mortalidad fue en la década del 1970.

    4. La capa de ozono     

EL ozono es un gas cuyas moléculas están formadas por tres átomos de oxígeno(O3), uno más que las moléculas de oxígeno que respiramos. La capa de ozono se fue engrosando a medida que fue aumentando la cantidad de oxígeno. Esto es así porque su formación se debe a reacciones químicas entre el oxígeno y los rayos ultravioletas.

En la atmósfera, el ozono se concentra en un estrecha franja de la estratosfera, entre los 20 y 40 kilómetros de altura, formando la llamada capa de ozono, un elemento decisivo para la vida en el planeta. En efecto, la capa de ozono es para los seres vivos como un paraguas protector frente a los peligrosísimos rayos ultravioletas. Si estas radiaciones alcanzaran la superficie terrestre sin pasar por el filtro del ozono, causarían entre otros muchos efectos dañinos, la destrucción del fitoplacton, base de todas las cadenas alimentarias del océano, por lo que peligrarían todos los organismos marinos; en el hombre, la radiación ultravioleta causaría un debilitamiento general del sistema inmunológico, importantes daños en la vista, y un aumento de casos de cáncer de piel.

En 1974, dos científicos estadounidenses Sherwood Rowland y Mario Molina descubrieron que los CFC, sustancias muy utilizadas en la industria, destruyen el ozono.

Rowland y Molina fueron atacados por las empresas productoras, pero pocos años después se detectó que con la llegada de la primavera, el espesor de la capa de ozono sobre la Antártida era anormalmente delgado y se comprobó que la causa era el uso de CFC. En 1987, 40 países industrializados pactaron en Montreal la reducción de la producción de CFC en un 50% en el año 2000. En 1990 la Argentina firmó el protocolo.

    5. Calentamiento del planeta  

Algunos de los gases que producen el efecto invernadero, tienen un origen natural en la atmósfera y, gracias a ellos, la temperatura superficial del planeta a permitido el desarrollo de los seres vivos. De no existir estos gases, la temperatura media global seria de unos 20ºC bajo cero, el lugar de los 15ºC sobre cero de que actualmente disfrutamos. Pero las actividades humanas realizadas durante estos últimos siglos de revoluciones industriales, y especialmente en las ultimas décadas, han disparado la presencia de estos gases y han añadido otros con efectos invernadero adicionales, además de causar otros atentados ecológicos.

Es un hecho comprobado que las temperatura superficial de la Tierra está aumentando a un ritmo cada vez mayor. Si se continua así, la temperatura media de superficie terrestre aumentara 0,3ºC por década. Esta cifra, que parece a simple vista no excesiva, puede ocasionar, según los expertos grandes cambios climáticos en todas las regiones terrestres. La década de los años ochenta a sido la mas calurosa desde que empezaron a tomar mediciones globales de la temperatura y los científicos están de acuerdo en prever que, para el año 2020, la temperatura haya aumentado en 1,8ºC.

Hace demasiado calor…

Sí, demasiado calor como para que nosotros, los seres humanos, estemos tan tranquilos. Porque no estamos hablando sólo de un aumento de las temperaturas, sino de un cambio global que puede llegar a ser muy peligroso.

Pero no todo es tan malo: la causa de este calentamiento es la propia actividad humana. Por lo tanto, de nosotros depende detenerlo.

Entre el 1º y el 10 de diciembre de 1997, ciento sesenta países se reunieron en Kioto, Japón, para discutir sobre los cambios en el clima de la Tierra. Pero, ¿qué importancia tiene conocer cuántos grados aumentará la temperatura ambiente, dónde va a llover más o por qué no nevó tanto el año pasado?
Actualmente, estamos frente a un nuevo cambio climático, pero esta vez provocado por la actividad humana. La industria, los automóviles, los grande cultivos y la manutención de ganados, todo aquello que permite la supervivencia de los 5 mil millones de seres humanos que poblamos el planeta, provoca también grandes cambios. Uno de ellos, quizás el más preocupante, es el calentamiento global de la Tierra, provocado por un aumento del efecto invernadero.

    6. Las consecuencias del Calentamiento Global     

El clima en la Tierra es muy difícil de predecir, porque existen muchos factores para tomar en cuenta: lluvia, luz solar, vientos, temperatura… Por eso, no se puede definir exactamente qué efectos acarreará el Calentamiento Global. Pero, al parecer, los cambios climáticos podrían ser muy severos.

Una primera consecuencia, muy posible, es el aumento de las sequías: en algunos lugares disminuirá la cantidad de lluvias. En otros, la lluvia aumentará, provocando inundaciones.

Una atmósfera más calurosa podría provocar que el hielo cerca de los polos se derritiera. La cantidad de agua resultante elevaría el nivel del mar. Un aumento de sólo 60 centímetros podría inundar las tierras fértiles de Bangladesh, en India, de las cuales dependen cientos de miles de personas para obtener alimentos. Las tormentas tropicales podrían suceder con mayor frecuencia.

Los primeros pasos para detener el fenómeno

En la década de los 70, muchas personas comenzaron a darse cuenta de los cambios que estaba sufriendo la Tierra. Al estudiarlos, pudieron observar cuán frágil es el medio ambiente, y lo mucho que los seres humanos dependemos de él. Poco a poco, todos nos dimos cuenta de que no era posible seguir contaminando el agua, la tierra y el aire: la contaminación no iba a desaparecer por sí sola.

Además, muchas actividades humanas estaban afectando al clima de una manera muy, muy peligrosa.

En 1992, las Naciones Unidas realizaron la Primera Convención sobre el Cambio Climático. Desde 1980, científicos y representantes de diversos países se habían estado reuniendo para determinar cómo se producía este cambio y qué se podía hacer para frenarlo. Los resultados se dieron a conocer en la Cumbre de la Tierra, realizada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992. El acuerdo fue firmado por 154 países.

¿Qué plantea el Acuerdo de Río? La necesidad de frenar el cambio climático, reduciendo las emisiones de gases de invernadero. Esto significa disminuir la cantidad de combustibles fósiles utilizados (petróleo, gas natural, carbón), y proteger los bosques (ellos atrapan y consumen el dióxido de carbono). También significa disminuir nuestro consumo de energía, y buscar otras fuente energéticas que no produzcan gases de invernadero (energía solar, energía del viento, del agua o de las olas del mar).

La Convención promueve el estudio y la investigación científica, para descubrir nuevas formas de acabar con el efecto invernadero. También se plantea la necesidad de intercambiar tecnología e ideas entre los países, promoviendo ayuda mutua. Además, se reconoce que existen áreas en el mundo que son muy especiales y delicadas (islas, montañas, ríos) y que deben ser especialmente protegidas de los cambios en el clima.

    7. Sube el nivel del mar     

Si la Tierra se calentar, los glaciares de las montañas y los casquetes del hielo del polo Norte y de la Antártida se fundirían. Si no se para de calentamiento en general el nivel del mar puede subir entre 20 y 40 cm a principios del siglo viniente, y luego aumentara aun mas.

Un incremento minúsculo del nivel del mar podría tener consecuencias catastróficas, especialmente por algunos países. Holanda, por ejemplo, ha ganado gran parte de su territorio a las aguas y muchas zonas se encuentran por debajo del nivel del mar. Si el agua subiera inundaría todos estos territorios o bien obligaría el país a construir unos diques de contención que representarían un gasto muy elevado. Las islas Maldivas, al océano Indico, también se encuentran a un nivel muy bajo. solo que el mar subiera un metro, las islas desaparecerian por debajo de las aguas. Si el aumento del nivel del mar fuera 4 y 8 metros, las consecuencias serian aun mas catastróficas.

Que se puede hacer?

Todos los habitantes de este planeta, estamos obligados a tomar medidas para detener el cambio climático y el aumento del efecto invernadero. Aunque las grandes decisiones, tomadas por los gobiernos de los países, son fundamentales, hay muchas formas de ayudar a la descontaminación que están a nuestro alcance.

Hemos de dejar de utilizar los CFC. Podemos sustituir los aerosoles, la fuente principal de estos gases, por pulverizadores que no perjudiquen el medio ambiente. También podemos encontrar métodos para reciclar o destruir los CFC que provienen de otras fuentes.

El metano procedente de los excrementos del ganado se puede reciclar en una planta química para producir energía.

Podemos plantar un árbol.

En casa, recordar no malgastar la energía eléctrica.

Podemos poner un buen aislante en el tejado y doble cristal en las ventanas para reducir los escapes del calor, con la cual cosa se necesita menos energia para mantener la casa caliente.

Utilizar un sistema de calefacción que aprovecha la energía al máximo y necesita mas energía para producir calor.

También podemos reducir el consumo de combustibles de los automóviles. Actualmente un coche desprende cada año cuatro veces su peso en dióxido de carbono. Si se diseñan modelos mas ligeros y aerodinámicos con motores de bajo consumo pueden llegar a consumir solo 1/3 parte de la energía que necesita un coche actual. Ya se han fabricado algunos automóviles que gastan menos de 2,8 litros por cada 100 kilómetros.

Apaga las luces cada vez que se salga de una pieza; los electrodomésticos i aparatos de bajo consumo. Las bombillas de bajo consumo pueden durar ocho veces mas y gastan solo 1/5 parte de la energía que necesita una bombilla normal. No dejar el televisor o el equipo de música encendidos cuando no lo usemos.

No dejar correr el agua caliente cuando se lava.

También puedes dar nuevos usos a las botellas. Recicla el vidrio, los plásticos y el papel. A demás así podemos salvar muchos árboles.

Recuerda siempre que cada minuto los seres humanos emitimos 48 mil toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Y todos podemos ayudar a disminuir esta cantidad.

Enfermedades o Plagas Por el Calentamiento Global Cambio Climático

Enfermedades o Plagas Por el Calentamiento Global

PROBLEMAS AMBIENTALES EL CALENTAMIENTO GLOBAL:
La utilización de los bosques: una forma de afectar la biodiversidad

La biodiversidad, como su palabra lo indica, se refiere a la variedad de seres vivos del planeta. Este amplio abanico presenta un interés científico y un valor económico muy importante porque se puede utilizar en la agricultura, la industria y la medicina. En América Latina y el Caribe se erradican áreas vírgenes, con una heterogeneidad de flora y fauna importantes para cultivar plantas que no son del lugar, muchas veces con técnicas en las que no se cuida el suelo.

También en grandes áreas se eliminan las variedades biológicas para establecer campos ganaderos. En los distintos países de América Latina se establecen áreas protegidas, donde las comunidades vegetales y animales no pueden ser modificadas por las sociedades.

La Tierra Reseca

Disminución de vegetación, efecto invernadero y cambio climático
La disminución de la cobertura vegetal en América Latina y en otras partes del mundo, como África y Asia, da lugar a que haya menor cantidad de “verde” productor del oxígeno necesario para el mantenimiento de la vida de la mayoría de las comunidades biológicas. A su vez, los árboles tienen la capacidad de transformar el dióxido de carbono en oxígeno, motivo por el cual la cantidad de ese gas, perjudicial en exceso para la vida animal, está en constante aumento a nivel mundial.

Este gas es emanado por las comunidades biológicas pero también, y con mucha más intensidad, por los automotores y las industrias. Su concentración en la atmósfera, junto a otros como el metano, el óxido nitroso o los cloro-fluorocarbonos (CFCs), genera que los rayos solares que entran a la tierra no puedan ser reflejados al exterior. Esta capa de gases se comporta como si fuera un vidrio en un jardín de invierno: deja pasar la luz solar y retiene el calor dentro de él. Por ese motivo los especialistas llaman a este fenómeno como efecto invernadero.

El efecto invernadero está íntimamente vinculado a otro problema ambiental, que es el cambio climático del planeta. La Tierra, por el efecto invernadero, está sufriendo incrementos de la temperatura en forma constante. A este fenómeno se lo llama calentamiento global. En 1890, la temperatura mundial rondaba los catorce grados promedio. Noventa años después, en 1980, ya se encontraba en los quince. Algunos cálculos estiman que entre los años 2025 y 2050 la temperatura promedio mundial oscilará entre los dieciséis y diecinueve grados. Un aumento de tres grados de la temperatura llevará a que los mares aumenten su nivel en noventa centímetros, por el derretimiento de los hielos polares.

En el párrafo siguiente  se detallan los veinte países que más dióxido de carbono emiten por persona. Esta es una manera de apreciar mejor este problema:

Países petroleros: Qatar, Emiratos Árabes, Estados Unidos, Trinidad Tobago, Bahrain, Brunei, Arabia
Saudita y Kuwait. Sus economías son pequeñas y no aportan muchos gases al conjunto del planeta, con excepción ; de Arabia Saudita. Sin : embargo, la emisión de gases que es necesario  despedir en algunas de las fases del refinamiento revela que esta actividad es altamente contaminante.

Países con sistemas económicos pequeños o muy pequeños y altísimo nivel de vida, como Luxemburgo, emiten una alta cantidad de gases por persona. Esto significa que si todo el planeta se manejara con los niveles de vida de esta hiper-desarrollada pequeña nación, el problema del calentamiento global sería mucho más intenso aún. Algo similar ocurre con Noruega y Singapur.

Países con un fuerte desarrollo industrial, alto nivel de vida y economías grandes: Australia, Canadá, Alemania y Estados Unidos. Es importante destacar que este ultime país es el que más gases produce en el mundo, aunque se encuentra en el sexto lugar entre los que emiten mayor cantidad de dióxido de carbono por habitante (1992).

 Países que fueron socialistas y mantienen una industria atrasada y contaminante. Kazakstán, Federación Rusa, Estonia, República Checa y Ucrania son países que han tenido un muy importante desarrollo industrial hasta la década de 1970. A partir de ese momento la industria entró en decadencia. En la actualidad siguen funcionando, pero no se introdujeron aún medidas para corregir la alta emisión de gases que efectúa.

Un país con industrialización socialista vigente. Corea del Norte. Su situación es similar a la de los países del grupo anterior, aunque todavía sigue siendo socialista y no se prevé que reduzca los niveles de contaminación de una industria que parece que no va a modernizarse.

El período 1995-2005 fue la década más caliente registrada desde que comenzaron las mediciones regulares, en el siglo XIX. Además, esos años estuvieron marcados por varios fenómenos extremos: mayor frecuencia e intensidad de la corriente de El Niño; una canícula europea en 2003, que podría volverse cíclica; récord de huracanes tropicales en Estados Unidos y en Asia en 2004 y 2005. ¿Se trata de cuestiones coyunturales? Por otra parte, se confirman varios fenómenos estructurales, a pesar de que sus consecuencias difícilmente puedan ser previstas con precisión.

Además del recalentamiento de las regiones polares , el aumento de la temperatura tiene un efecto destructor sobre los corales, un medio vital de la vida marina, y también podría provocar un incremento en el nivel de las aguas de 25 centímetros a un metro, a raíz de la dilatación de los de entre 80 y 400 millones de “refugiados climáticos”.

Las perturbaciones en las precipitaciones influirían en la agricultura, en las áreas de propagación de enfermedades, etc. Las consecuencias sobre la biodiversidad también podrían ser gravísimas, a causa de la dificultad que encontrarán muchas especies para adaptarse a cambios tan rápidos. La destrucción y la contaminación causadas sistemáticamente por el ser humano son el origen de la sexta gran era de extinción biológica que registra el planeta.

Fuente Consultada:
Sociedad, Espacio y Cultura América y la Argentina E.G.B. Prislei-Tobío-Geli
El Atlas Le Monde Diplomatique

La Crisis del Agua en el Mundo Escasez de agua en el mundo

La crisis del agua parece cada vez más inminente. Actualmente, el volumen de agua por habitante es menos de la mitad del existente hace cincuenta años. En 1950, las reservas mundiales (después de descontar el agua necesaria para usos agrícolas, industriales y domésticos) ascendían a 16.800 m3 por persona por año. Hoy día, estas reservas se reducen a 7.300 m3, y en solo 25 años podrían descender a 4.800 m3.

Los científicos han desarrollado múltiples métodos para medir las reservas y evaluar la escasez de agua. En los mapas de la derecha, los niveles “catastróficos” indican que las reservas no alcanzarían para abastecer a la población en caso de crisis de sequía.

Los niveles “bajos” pondrían en peligro el desarrollo industrial o la posibilidad de alimentar a una población. Hace medio siglo no había en el mundo ningún país cuyas reservas de agua se hallaran en el nivel catastrófico. Hoy, alrededor del 35 % de la población vive en esas condiciones. Hacia el año 2025, cerca de dos tercios de la población humana tendrían que vivir con reservas bajas, cuando no catastróficas

ALGUNOS DATOS PARA REFLEXIONAR: El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo, por iniciativa de las Naciones Unidas, como un medio de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce.

La escasez del agua dulce a nivel mundial es un problema de dramática prioridad, ya que representa un porcentaje limitadísimo en relación con el total de agua en el planeta: sólo el 3 por ciento, del cual menos del 1 por ciento es accesible, dado que el resto se encuentra congelada en los glaciares o a grandes profundidades, como es el caso de los acuíferos. El 97 por ciento restante es agua salada, no apropiada para la mayor parte de las actividades humanas.

La provisión de agua dulce está disminuyendo a nivel mundial. Una persona de cada cinco ya no tiene acceso al agua potable. Casi una de cada tres no dispone de medios de saneamiento adecuados.

América del Sur tiene el 20% de las reservas de agua potable del mundo, un tesoro de vida que algunos pretenden privatizar.  Argentina cuenta con parte del acuífero guaraní. El Sistema Acuífero Guaraní es una de las reservas de agua subterránea más grandes del planeta. Con una superficie de más de un millón de kilómetros cuadrados comprende cuatro países: la Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay. Nuestro país posee 225.000 kilómetros cuadrados de reserva acuífera, ubicados en la zona del Litoral. El volumen total de agua almacenado por el sistema es de 37.000 kilómetros cúbicos (1 km3 es igual a mil millones de litros)

La fiebre bienestar, propio de la sociedad de consumo capitalista,  se traduce en un incremento del consumo per cápita que refleja la siguiente proporción: la cantidad de agua utilizada se multiplicó por seis entre 1900 y 1995 (más del doble del ritmo de crecimiento de la población) y por dos desde 1975. Además, hay que reparar en el notable impacto provocado por la industrialización y la agricultura intensivas, que no sólo traen aparejada la utilización de enormes cantidades de agua, sino que además contaminan los recursos a un ritmo muy superior al que tiene la natural regeneración de las reservas hídricas.

Un estadounidense consume más de 800 litros de agua por día. En la fabricación de un automóvil se utilizan 400.000 litros. En los hogares de Canadá, Francia o Alemania, cada inodoro utiliza 18 litros cada vez que se tira de la cadena. La producción de una tonelada de granos en un terreno poco indicado para su cultivo, como los campos de Arabia Saudita, pide 3000 toneladas de agua, tres veces más de lo que se considera normal… “Sobran las evidencias que muestran que el factor clave en la explicación de lo que está”

Todas las personas necesitan consumir de 2 a 4 litros de agua al día. Pero se requieren de 2 000 a 5 000 litros de agua para producir los alimentos diarios de cada persona. Para avanzar hacia una alimentación más sostenible, se debería producir más alimentos utilizando menos agua, reducir el desperdicio y las pérdidas.

Déficit masivo

En India y China, los países más poblados del mundo, el abastecimiento de agua por persona disminuyó casi a la mitad entre 1955 y 1990, según Population Action International (PM). PAI estima que para el año 2050 casi 4.400 millones de los 10.000 millones de habitantes del mundo se verán afectados por un déficit crónico de agua.

Esto hace que el agua sea una posible fuente de conflictos, y no sólo en lugares como el Medio Oriente, donde el agua siempre ha sido motivo de batallas políticas. “Los conflictos por el agua se están agudizando”, reconoce John Briscoe, el asesor :el Banco Mundial sobre recursos hídricos. “Tiene algo de la aritmética malthusiana mientras más gente haya, ¿de dónde sale el agua? ¿Cómo le quitas a alguien para darle a otro?”. Franklin Fisher, economista del Instituto Tecnológico de Massachusatts, agrega: ” No es casualidad que mucha gente diga que la próxima guerra estallará en torno del agua, pero eso no tiene por qué ocurrir”.

[…] “Pagamos muy poco por el agua en todas partes”, dice Peter Gleick, director del Pacific Institute for Studies in Development, de Oakland, California. “Ese es uno :e los problemas más graves a nivel mundial”.

Con unas sencillas medidas se puede ahorrar mucho. En la ciudad brasileña de Bogor, la combinación de medidores y precios más altos redujo la demanda por hogar en más de dos tercios.

La privatización también puede ser otra solución rápida, ya que trae capital muy necesario y la oportunidad de modernizar anticuados acueductos que los gobiernos no pueden mantener. En Gabón, un país de 1,1 millones de habitantes, la compañía de agua del Estado atiende a sólo 42.000 clientes. […]

Las Mujeres, un eslabón indispensable

Las operaciones de lucha contra las catástrofes naturales en los países en desarrolle deberían tener en cuenta la particular situación de las mujeres y hacerlas intervenir más activamente. Es algo sabido que, sin embargo, no se reconoce suficientemente: las catástrofe: naturales afectan por lo general mucho más a las mujeres y a los niños que a los hombres —en particular en los países del Sur.

Ahora bien, los programas de alerta y de prevención suelen ignorar la vulnerabilidad de esos grupos y no es frecuente que los planes de socorro se conciban pensando en ellos. Mantenidas al margen de las decisiones adoptadas por la comunidad  relegadas a un papel doméstico, las mujeres rara vez pueden disponer realmente de las provisiones procedentes de los planes de socorro o intervenir en las acciones de readaptación posteriores a la catástrofe.

De las 100.000 personas que perecieron en e ciclón que devastó Bangladesh en 1991, la mayor parte eran mujeres. Muchas murieron tratando de salvar a sus hijos; otras, porque habían permanecido en el hogar, lejos de los refugios anticiclones, pues se sentían obligadas a proteger sus bienes. El sistema de alerta funcionó, pero, como no tiene en cuenta esta disparidad entre los sexos, sólo resultó relativamente eficaz. Además, por falta de mujeres médicos, numerosas mujeres y muchachas que necesitaban cuidados no se atrevieron a solicitarlos al centro de socorro que atendía a los damnificados.

En épocas de sequía grave, los hombres a menudo emigran en busca de una actividad remunerada. En vista de ello, la carga de trabajo de las mujeres se hace más pesada y su salud se resiente seriamente. Como el nivel de las capas freáticas desciende sin cesar, tienen que ir a buscar agua cada vez más lejos. Ese esfuerzo físico termina de agotar un organismo ya subalimentado debido a la escasez de leche y de carne.

Ahora bien, las mujeres de las comunidades tradicionales pueden y deben desempeñar un papel decisivo en la prevención de las catástrofes y la organización de la ayuda de emergencia —ocupándose de la distribución de alimentos, agua, mantas y bidones, o determinando la ubicación de los servicios higiénicos. Ellas saben qué es más conveniente para el bienestar de los niños y pueden velar, en períodos de trastornos, para que éstos sean evacuados, alimentados y protegidos. Las campañas de educación y de información pública deberían tener en cuenta su capacidad de ejercer esas responsabilidades sociales y culturales. Cuando se explica a la población dónde puede obtener alimentos en caso de crisis y cómo hay que proceder, es preciso hacerlo pensando en las mujeres, ya que éstas corren el riesgo, por analfabetismo u otras razones, de no tener acceso a esas informaciones.

Reforzar la posición de las mujeres como agriculturas a carta cabal, elaborar planes de distribución de agua que reconozcan que dicha tarea es responsabilidad de éstas: he ahí aspectos que todo programa de prevención de la sequía medianamente eficaz debería contemplar.

Ciertas presiones culturales y sociales agravan también los problemas con que tropiezan las mujeres desplazadas en sus relaciones con los servicios de salud. Es sabido que las mujeres de las sociedades rurales tradicionales son reacias (reticencia a menudo acentuada por los tabúes) a consultar o someterse a tratamiento con médicos varones. Ahora bien, las medidas clásicas de asistencia médica suelen ignorar esa realidad. Reemplazar a los médicos hombres por auxiliares y enfermeras sería un primer paso en la buena dirección.

El mapa de riesgos de una región afectada a menudo por catástrofes naturales debería identificar la población vulnerable según el sexo y precisar el tipo de riesgos a los cuales las mujeres están particularmente expuestas. Habría también que impulsar la constitución de redes femeninas y grupos comunitarios que analicen las medidas preventivas que deben adoptarse, saquen conclusiones de las experiencias anteriores y estudien cuidadosamente las posibles soluciones.

Las actuaciones en el terreno serían más eficaces si los datos sobre la mortalidad y la morbilidad se establecieran de acuerdo con el sexo. En los campos de personas desplazadas a raíz de una catástrofe natural sería útil empadronar en función del sexo a los solicitantes de servicios como asistencia alimentaria o atención médica. Conocer la forma en que hombres y mujeres utilizan respectivamente esos servicios es esencial para planificar el otorgamiento de ayuda a grupos de población que aún no han tenido acceso a ella.

La cuantía de los fondos de asistencia ha aumentado, en los últimos años, de manera espectacular. Los donantes, presionados por los organismos de ayuda humanitaria y desarrollo que exigen cada vez más recursos, se preguntan si las formas tradicionales de abordar el problema son las más adecuadas. Se espera cada vez más que las operaciones de socorro brinden un servicio de mejor calidad y una relación más favorable entre el costo y la eficacia. La vulnerabilidad y el número de víctimas de las catástrofes naturales empezarán a disminuir seriamente cuando se haya logrado integrar realmente a las mujeres en toda la cadena de defensa, de la elaboración y la ejecución de los planes de prevención a las operaciones de asistencia.

Debarati Guha-Sapír, El Correo de la UNESCO, octubre de 1997.

Según Claudio Campagna, médico y biólogo y un viajero incansable  sobre experimental sobre temas ambientales informa en su diario las razones y dislates en torno al uso del agua. Los datos que acumula nos permiten comprender mejor su significado y envalentona a que otros también podamos pensar el agua en una dimensión integral:

• El 70 por ciento del agua se usa en la agricultura y otro 20 por ciento en las demás industrias. El consumo domiciliario representa un porcentaje pequeño pero es el mejor ámbito para la toma de conciencia general.

• Duba! desaliniza 10.000 millones de litros de agua por día. Para desalinizar (fabricar agua dulce) es necesario quemar combustibles fósiles. Solo el campo de golf de Tiger Woods requiere 16 millones de litros de agua por día.
• Hay casi diez veces más agua dulce debajo del suelo que en todos los cursos de agua superficial conocidos, incluyendo los ríos y grandes lagos.

• El agua envasada genera basura. Los Estados Unidos solo reciclan el 20 por ciento de los envases y en la región hay experiencias intrascendentes (por el escaso volumen de los emprendimientos).

• En el mundo, los italianos son los primeros en consumir aguas envasadas, a razón de unos 190 litros anuales por persona.

• En la Argentina, Uruguay y Paraguay se toma más mate que gaseosas. En promedio, cada 100 litros de mate, 50 de gaseosas.

• La Organización Mundial de la Salud: sugiere un consumo doméstico razonable de 150 litros de agua por día por persona. Con menos de 20 litros es insano vivir. Millones de personas no cuentan con esa cifra indispensable. Se estima que el consumo promedio en la Argentina es de 180 litros por día.

DIEZ AMENAZAS PARA LA VIDA EN EL PLANETA

La Velocidad de la Accion de la Gravedad Gravitacion de los Cuerpos

La Velocidad de la Acción de la Gravedad

¿Cuál es la velocidad de la gravitación?

preguntas curiosas: gravedad

Una manera más larga, pero quizá más clara, de plantear la cuestión es ésta: supongamos que el Sol dejara de pronto de existir y se desvaneciera en la nada. ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que la Tierra dejara de verse solicitada por su campo gravitatorio?

Una pregunta parecida podría ser: ¿Cuánto tiempo después de la desaparición del Sol dejaría la Tierra de recibir su luz?

La respuesta a la segunda pregunta la conocemos muy bien. Sabemos que el Sol se halla a poco menos de 150 millones de kilómetros de la Tierra y también que la luz se propaga a 299.793 kilómetros por segundo en el vacío. El último rayo de luz que abandonara el Sol, justo antes de desaparecer, tardaría 8,3 minutos en llegar a la Tierra. O digámoslo así: al Sol lo veríamos desaparecer 8,3 minutos más tarde de haber desaparecido realmente.

El motivo de que sea fácil contestar esta pregunta acerca de la luz es que hay una serie de métodos para medir efectivamente su velocidad de propagación. Tales mediciones son viables gracias a que podemos detectar cambios en la debilísima luz emitida por los cuerpos celestes remotos, y gracias también a que somos capaces de producir haces de luz muy intensos.

Con los campos gravitatorios no tenemos esas ventajas. Es muy difícil estudiar pequeños cambios en campos gravitatorios débiles, y además no sabemos producir, aquí en la Tierra, efectos gravitatorios intensos que se extiendan a grandes distancias.

Así, que hay que recurrir a la teoría. Hay cuatro tipos de interacción en el universo: 1) nucleares fuertes, 2) nucleares débiles, 3) electromagnéticas, y 4) gravitatorias. Las dos primeras son de corto alcance y decrecen muy rápidamente con la distancia. A distancias superiores a la anchura de un núcleo atómico, las interacciones nucleares son tan débiles que pueden ignorarse. Las interacciones electromagnéticas y gravitatorias son, por el contrario, de largo alcance. Decrecen sólo con el cuadrado de la distancia, lo cual quiere decir que se dejan sentir a distancias astronómicas.

Los físicos creen que cualquier interacción entre dos cuerpos tiene lugar por intercambio de partículas sub-atómicas. Cuanto mayor sea la masa de la partícula de intercambio, menor será el alcance de la interacción. La interacción nuclear fuerte, por ejemplo, resulta del intercambio de piones, que tienen una masa 270 veces más grande que la de los electrones. La interacción nuclear débil tiene lugar por intercambio de partículas más pesadas aún: las partículas W (que, por cierto, no han sido detectadas aún).

Si las partículas de intercambio no tienen masa, la interacción tiene un alcance máximo, y esto es lo que ocurre con la interacción electromagnética. La partícula de intercambio es en este caso el fotón, que no tiene masa. Una corriente de estos fotones carentes de masa constituye un haz de luz o de radiaciones afines. La interacción gravitatoria, que tiene un alcance tan grande como la electromagnética, ha de implicar una partícula de intercambio carente también de masa: lo que se llama el gravitón.

Pero los físicos tienen buenas razones para suponer que las partículas sin masa no pueden viajar por el vacío a una velocidad superior a la de la luz; es decir, a 299.793 kilómetros por segundo, ni más ni menos.

Si es así, los gravitones viajan exactamente a la velocidad de los fotones. Lo cual significa que los últimos gravitones que emitiera el Sol al desaparecer llegarían hasta nosotros junto con los últimos fotones.

En el momento en que dejásemos de ver el Sol, dejaríamos también de estar bajo su atracción gravitatoria. En resumen, la gravitación se propaga a la velocidad de la luz.

Mas sobre la Gravedad Universal

Fuente Consultada: Cien Preguntas Sobre La Ciencia de Isaac Asimov

Geometria No Euclidiana El Espacio Curvado de Einstein

Geometría no Euclidiana: El espacio curvado de Einstein

preguntas curiosas: einstein

¿Qué quiere decir que el espacio está curvado?

Al leer, así, de pronto, que la teoría de la relatividad de Einstein habla del «espacio curvado», uno quizá tiene todo derecho a sentirse desconcertado. El espacio vacío ¿cómo puede, ser curvo? ¿Cómo se puede doblar el vacío?

Para verlo, imaginemos que alguien observa, desde una nave espacial, un planeta cercano. El planeta está cubierto todo él por un profundo océano, de modo que es una esfera de superficie tan pulida como la de una bola de billar. Y supongamos también que por este océano planetario navega un velero a lo largo del ecuador, rumbo este.

Imaginemos ahora algo más. El planeta es completamente invisible para el observador. Lo único que ve es el velero. Al estudiar su trayectoria comprueba con sorpresa que el barco sigue un camino circular. Al final, regresará al punto de partida, habiendo descrito entonces una circunferencia completa.

Si el barco cambia de rumbo, ya no será una circunferencia perfecta. Pero por mucho que cambie de rumbo, por mucho que vire y retroceda, la trayectoria se acoplará perfectamente a la superficie de una esfera.

De todo ello el observador deducirá que en el centro de la esfera hay una fuerza gravitatoria que mantiene al barco atado a una superficie esférica invisible. O también podría deducir que el barco está confinado a una sección particular del espacio y que esa sección está curvada en forma de esfera. O digámoslo así: la elección está entre una fuerza y una geometría espacial.

Diréis que la situación es imaginaria, pero en realidad no lo es. La Tierra describe una elipse alrededor del Sol, como si navegara por una superficie curvada e invisible, y para explicar la elipse suponemos que entre el Sol y la Tierra hay una fuerza gravitatoria que mantiene a nuestro planeta en su órbita.

Pero suponed que en lugar de ello consideramos una geometría espacial. Para definirla podríamos mirar, no el espacio en sí, que es invisible, sino la manera en que los objetos se mueven en él. Si el espacio fuese «plano», los objetos se moverían en líneas rectas; si fuese «curvo», en líneas curvas.

Un objeto de masa y velocidad dadas, que se mueva muy alejado de cualquier otra masa, sigue de hecho una trayectoria casi recta. Al acercarse a otra masa, la trayectoria se hace cada vez más curva. La masa, al parecer, curva el espacio; cuanto mayor y más próxima, más acentuada será la curvatura.

Quizá parezca mucho más conveniente y natural hablar de la gravitación corno una fuerza, que no como una geometría espacial… hasta que se considera la luz. La luz no tiene masa, y según las viejas teorías no debería verse afectada por la fuerza gravitatoria. Pero si la luz viaja por el espacio curvado, también debería curvarse su trayectoria. Conociendo la velocidad de la luz se puede calcular la deflexión de su trayectoria al pasar cerca de la ingente masa del Sol.

En 1919 se comprobó esta parte de la teoría de Einstein (anunciada tres años antes) durante un eclipse de Sol. Para ello se comparó la posición de las estrellas próximas al Sol con la posición registrada cuando el Sol no se hallaba en esa parte de los cielos. La teoría de Einstein quedó confirmada y desde entonces es más exacto hablar de la gravedad en función del espacio curvado, que no en función de una fuerza.

Sin embargo, justo es decir que ciertas medidas, muy delicadas, de la forma del Sol, realizadas en 1967, pusieron en duda la teoría de la gravitación de Einstein. Para ver lo que pasará ahora y en el futuro habrá que esperar.

Fuente Consultada: Cien Preguntas Sobre La Ciencia de Isaac Asimov

Origen del aire que respiramos El Oxigeno Terrestre Atmosfera Planeta

Origen del aire que respiramos: El Oxígeno

¿De dónde vino el aire que respiramos?

preguntas curiosas: oxigeno

La opinión de los astrónomos es que los planetas nacieron de torbellinos de gas y polvo, constituidos en general por los diversos elementos presentes, en proporciones correspondientes a su abundancia cósmica. Un 90 por 100 de los átomos eran hidrógeno y otro 9 por 100 helio. El resto incluía todos los demás elementos, principalmente neón, oxígeno, carbono, nitrógeno, carbón, azufre, silicio, magnesio, hierro y aluminio.

El globo sólido de la Tierra en sí nació de una mezcla rocosa de silicatos y sulfuros de magnesio, hierro y aluminio, cuyas moléculas se mantenían firmemente unidas por fuerzas químicas. El exceso de hierro fue hundiéndose lentamente a través de la roca y formó un núcleo metálico incandescente.

Durante este proceso de aglomeración, la materia sólida de la Tierra atrapó una serie de materiales gaseosos y los retuvo en los vanos que quedaban entre las partículas sólidas o bien mediante uniones químicas débiles Estos gases contendrían seguramente átomos de helio, neón y argón, que no se combinaron con nada; y átomos de hidrógeno, que o bien se combinaron entre sí por parejas para formar moléculas de hidrógeno (H2), o bien se combinaron con otros átomos: con oxígeno para formar agua (H2O), con nitrógeno para formar amoníaco (NH3) o con carbono para formar metano (CH4).

A medida que el material de este planeta en ciernes se fue apelotonando, el efecto opresor de la presión y el aún más violento de la acción volcánica fueron expulsando los gases. Las moléculas de hidrógeno y los átomos de helio y neón, al ser demasiado ligeros para ser retenidos, escaparon rápidamente.

La atmósfera de la Tierra quedó constituida por lo que quedaba: vapor de agua, amoníaco, metano y algo de argón. La mayor parte del vapor de agua, pero no todo, se condensó y formó un océano.

Tal es, en la actualidad, la clase de atmósfera que poseen algunos planetas como Júpiter y Saturno, los cuales, sin embargo, son bastante grandes para retener hidrógeno, helio y neón.

Por su parte, la atmósfera de los planetas interiores comenzó a evolucionar químicamente. Los rayos ultravioletas del cercano Sol rompieron las moléculas de vapor de agua en hidrógeno y oxígeno. El hidrógeno escapó, pero el oxígeno fue acumulándose y combinándose con amoníaco y metano. Con el primero formó nitrógeno y agua; con el segundo, anhídrido carbónico y agua. Poco a poco, la atmósfera de los planetas interiores pasó de ser una mezcla de amoníaco y metano a una mezcla de nitrógeno y anhídrido carbónico. Marte y Venus tienen hoy día atmósferas compuestas por nitrógeno y anhídrido carbónico, mientras que la Tierra debió de tener una parecida hace miles de millones de años, cuando empezó a surgir la vida.

Esa atmósfera es además estable. Una vez formada, la ulterior acción de los rayos ultravioletas sobre el vapor de agua hace que se vaya acumulando oxígeno libre (moléculas formadas por dos átomos de oxígeno, O2). Una acción ultravioleta aún más intensa transforma ese oxígeno en ozono (con tres átomos de oxígeno por molécula, O3). El ozono absorbe la radiación ultravioleta y actúa de barrera. La radiación ultravioleta que logra atravesar la capa de ozono en la alta atmósfera y romper las moléculas de agua más abajo es muy escasa, con lo cual se detiene la evolución química de la atmósfera…, al menos hasta que aparezca algo nuevo.

Pues bien, en la Tierra apareció de hecho algo nuevo. Fue el desarrollo de un grupo de formas de vida capaces de utilizar la luz visible para romper las moléculas de agua.

Como la capa de ozono no intercepta la luz visible, ese proceso (la fotosíntesis) podía proseguir indefinidamente. A través de la fotosíntesis se consumía anhídrido carbónico y se liberaba oxígeno. Así, pues, hace 500 millones de años, la atmósfera empezó a convertirse en una mezcla de nitrógeno y oxígeno, que es la que existe hoy.

EL AIRE Y SUS CARACTERÍSTICAS
PESO: Como todos los gases, el aire tiene un peso. Un litro de aire puro y seco, al nivel del mar, pesa 1,293 gramos, es decir 14,4 veces más que el hidrógeno y 773 veces menos que el agua. El peso de todo el aire que circunda la Tierra, es decir, la atmósfera, es asombroso: alrededor de cinco mil billones (5.000.000.000.000.000) de toneladas, vale decir, el equivalente de una losa de granito de una longitud de 3.200 kilómetros, una anchura de 1.600 kilómetros y un espesor de 400 metros. Tal peso es también equivalente al de una capa de agua que cubriera toda la Tierra y tuviera una altura de diez metros.

PRESIÓN: Si el aire tiene un peso, ejerce una presión: al nivel del mar, la presión del aire es de 76 centímetros de mercurio. Cada centímetro cuadrado soporta una presión igual al peso de un prisma de mercurio de 76 centímetros de altura y 1 centímetro cuadrado de base. Y puesto que un centímetro cúbico de mercurio pesa alrededor de 13,6 gramos, tal presión será entonces de 76 x 13,6 igual a 1.033 gr.; por consiguiente, la presión del aire es de 1,033 Kg. por centímetro cuadrado, de 103,300 Kg. por cada decímetro cuadrado, y de 10,330 toneladas por cada metro cuadrado.

NÚMERO DE MOLÉCULAS: Un centímetro cúbico de aire, en las normales condiciones de temperatura y presión, contiene unos 280 trillones de moléculas de gases. A 750 kilómetros de altura hay sólo unos pocos millones de moléculas por centímetro cúbico, en razón del extremado enrarecimiento del aire.

COLOR: El aire es incoloro: el color azul del cielo, en los días serenos, es debido a la difusión de la luz solar, en la cual prevalecen las radiaciones con menores longitudes de onda, es decir, de los colores azul y violeta. En otras palabras, las capas de aire atmosférico dejan pasar los colores del espectro de la luz solar con la excepción del azul y del violeta, que entonces se difunden 911 todas las direcciones.

CONDUCTIBILIDAD
El aire es mal conductor de la electricidad; como conductor del sonido, no obstante constituir el principal medio a través del cual el sonido llega a nuestros oídos, el aire no es un óptimo conductor: en el aire, el sonido viaja a una velocidad de unos 340 metros por segundo; en el agua marina, a 1.450; en la madera, a 4.700-4.800; en el hierro, a 4.900 y en el vidrio a 5.200 m/s.

UTILIDAD: El aire, antes que toda otra cosa, es indispensable para la vida de casi todos los organismos animales y vegetales. Los cuerpos celestes sin aire, como por ejemplo la Luna y probablemente Mercurio, están muertos, sin formas de vida. El aire permite todos los fenómenos atmosféricos indispensables para la vida del hombre, y sobre todo la lluvia; con su oxígeno permite la combustión. Gracias al aire, como hemos visto, nosotros oímos los sonidos.

El aire constituye, finalmente, una envoltura protectora que repara la Tierra de la intolerable violencia de la luz solar, absorbiendo gran parte de las peligrosas radiaciones que emite el Sol. Por la noche, el aire retiene el calor recibido durante el día y obstaculiza su dispersión en el espacio. Si no existiese la capa de aire, la temperatura máxima de la Tierra ascendería durante el día a casi 110 grados, y descendería en horas de la noche ¡a un mínimo de cerca de 184 grados bajo cero!

Fuente Consultada: Cien Preguntas Sobre La Ciencia de Isaac Asimov

El Derretimiento de los Casquetes Polares Hielo de los Polos

El Derretimiento de los Casquetes Polares

¿Qué ocurriría si se derritieran los casquetes glaciares?

preguntas curiosas: derretimiento de los casquetes polares

La superficie de tierra firme de nuestro planeta soporta una carga de unos 38 millones de kilómetros cúbicos de hielo (de los cuales, un 85 por 100 está en el continente de la Antártida). Como el agua es algo más densa que el hielo, esos 38 millones, al derretirse, se quedarían en unos 33 millones de kilómetros cúbicos de agua.

Está claro que si el hielo se derritiese, toda el agua, o casi toda, iría a parar al océano. El océano tiene una superficie total de 360 millones de kilómetros cuadrados, Si dicha superficie permaneciera constante y los 33 millones de kilómetros cúbicos de hielo fundido se esparcieran uniformemente por toda su extensión alcanzaría una altura de 33/360 ó 0,092 kilómetros. Es decir, la capa de hielo fundido tendría un espesor de 92 metros.

Pero lo cierto es que la extensión superficial del océano no permanecería constante, porque, de subir su nivel, se comería unos cinco millones de kilómetros cuadrados de las tierras bajas que hoy día festonean sus orillas. Lo cual significa que la superficie del océano aumentaría y que la capa de ese nuevo aporte de agua no sería tan gruesa como acabamos de suponer, aparte de que el peso adicional de agua haría ceder un poco el fondo del mar. Aun así, el nivel subiría probablemente unos 60 metros, lo bastante como para alcanzar la vigésima planta del Empire State Building y anegar buena parte de las zonas más pobladas de la Tierra.

La cantidad de hielos terrestres ha variado mucho a lo largo de la historia geológica de la Tierra. En el apogeo de un período glacial avanzan, gigantescos, los glaciares sobre millones de kilómetros cuadrados de tierra, y el nivel del océano baja hasta el punto de dejar al aire libre las plataformas continentales.

En cambio, cuando la carga de hielo es prácticamente nula, como sucedió durante decenas de millones de años, el nivel del océano es alto y pequeña la superficie continental.

Ninguna de las dos situaciones tiene por qué ser catastrófica. En pleno período glacial, los hielos cubren millones de kilómetros cuadrados de tierra, que quedan así inhabilitados para la vida terrestre. Pero, en cambio, salen a la luz millones de kilómetros cuadrados de plataforma continental, con posibilidad de ser habitados.

Si, por el contrario, se derrite el hielo, el agua anegará millones de kilómetros cuadrados, que quedan así inservibles para la vida terrestre. Pero en ausencia de hielo y con áreas terrestres más pequeñas, el clima será ahora más benigno y habrá pocos desiertos, por lo cual será mayor el porcentaje de tierras habitables. Y como la variación en el volumen total del océano es relativamente pequeña (6 ó 7 por 100 como máximo), la vida marina no se verá afectada demasiado.

Si el cambio de nivel durase miles y miles de años, como siempre ha sido en el pasado, no habría dificultad para afrontarlo. Pero el problema es que la tecnología humana está vertiendo polvo y anhídrido carbónico en el aire. El polvo intercepta la radiación solar y enfría la Tierra, mientras que el anhídrido carbónico atrapa el calor y la calienta.

Si uno de los efectos llega a predominar en el futuro sobre el otro, la temperatura de la Tierra quizá suba o baje con relativa rapidez. Y en cosa de cien años puede que los hielos se derritan o que se formen glaciares continentales. Lo catastrófico no será tanto el cambio en sí como la velocidad del cambio.

Fuente Consultada: Cien Preguntas Sobre La Ciencia de Isaac Asimov

Origen y Formacion de los Oceanos Teorias Evolucion los mares

Origen y Formación de los Oceanos

¿Cómo y cuándo se formaron los océanos?

preguntas curiosas: origen de los oceanos

A principios del siglo XX se pensaba que la Tierra y los demás planetas estaban formados de materia arrancada del Sol. Y circulaba la imagen de una Tierra en gradual proceso de enfriamiento, desde la incandescencia hasta el rojo vivo, para pasar luego a un calor moderado y finalmente al punto de ebullición del agua.

Una vez enfriada lo bastante para que el agua se condensase, el vapor de agua de la atmósfera caliente de la Tierra pasó a estado líquido y empezó a llover, y llover, y llover. Al cabo de muchos años de esta increíble lluvia de agua hirviendo que saltaba y bramaba al golpear el suelo caliente, las cuencas de la accidentada superficie del planeta acabaron por enfriarse lo bastante como para retener el agua, llenarse y constituir así los océanos.

Muy espectacular…, pero absolutamente falso, podríamos casi asegurar.

Hoy día, los científicos están convencidos de que la Tierra y demás planetas no se formaron a partir del Sol, sino a partir de partículas que se conglomeraron hacia la misma época en que el Sol estaba gestándose. La Tierra nunca estuvo a la temperatura del Sol, pero adquirió bastante calor gracias a la energía de colisión de todas las partículas que la formaron. Tanto, que su masa, relativamente pequeña, no era capaz en un principio de retener una atmósfera ni el vapor de agua.

O lo que es lo mismo, el cuerpo sólido de esta Tierra recién formada no tenía ni atmósfera ni océanos. ¿De dónde vinieron entonces?

Desde luego había agua (y gases) combinada débilmente con las sustancias rocosas que constituían la porción sólida del globo. A medida que esa porción sólida se fue empaquetando de forma cada vez más compacta bajo el tirón de la gravedad, el interior se fue haciendo cada vez más caliente. Los gases y el vapor de agua se vieron expulsados de esa su anterior combinación con la roca y abandonaron la sustancia sólida.

Las pompas gaseosas, al formarse y agruparse, conmocionaron a la joven Tierra con enormes cataclismos, mientras que el calor liberado provocaba violentas erupciones volcánicas. Durante muchísimos años no cayó ni una gota de agua líquida del cielo; era más bien vapor de agua, que salía silbando de la corteza, para luego condensarse. Los océanos se formaron desde arriba, no desde abajo.

En lo que los geólogos no están de acuerdo hoy día es en la velocidad de formación de los océanos. ¿Salió todo el vapor de agua en cosa de mil millones de años, de suerte que el océano tiene el tamaño actual desde que comenzó la vida? ¿O se trata de un proceso lento en el que el océano ha ido creciendo a través de las eras geológicas y sigue creciendo aún?

Quienes mantienen que el océano se formó en los comienzos mismos del juego y que ha conservado un tamaño constante desde entonces, señalan que los continentes parecen ser un rasgo permanente de la Tierra. No parece que fuesen mucho más grandes en tiempos pasados, cuando era el océano supuestamente mucho más pequeño.

Por otra parte, quienes opinan que el océano ha venido creciendo constantemente, señalan que las erupciones volcánicas escupen aún hoy cantidades ingentes de vapor de agua al aire: vapor de agua de rocas profundas, no del océano. Además, en el Pacífico hay montañas submarinas cuyas cimas, planas, quizá estuviesen antes al nivel del mar, pero ahora quedan a cientos de pies por debajo de él.

Acaso sea posible llegar a un compromiso. Se ha sugerido que aunque el océano ha ido efectivamente creciendo continuamente, el peso del agua acumulada hizo que el fondo marino cediera. Es decir, los océanos han crecido constantemente en profundidad, no en anchura. Lo cual explicaría la presencia de esas mesetas marinas sumergidas y también la existencia de los continentes.

El océano como fuente de energía
Desde hace ya varios decenios, el hombre intenta aprovechar la energía del mar explotando mareas y corrientes. Es un hecho conocido que la superficie marina absorbe la energía solar en cantidades increíblemente altas: cerca de 37 mil millones de kilovatios, lo que supone una cantidad 400 veces superior a la electricidad que se utiliza hoy en el mundo entero. Para expresarlo de una forma todavía más clara, una milla cuadrada de agua superficial marina contiene el equivalente en energía de 7.000 barriles de petróleo.

En el futuro, los científicos se proponen «capturar» directamente la energía producida por el calor acumulado en el mar, explotando las diferencias de temperatura entre las cálidas aguas
superficiales del trópico y las aguas profundas (a 800 m de profundidad); en estos casos, se pasa de 27 a O °C.

Las experiencias realizadas en este sentido ya han dado algunos resultados: en Hawai se ha puesto en marcha una instalación que produce cerca de 100 kilovatios de energía y desaliniza el agua, haciéndola potable (la producción diaria es de unos 26.000 litros).

La instalación experimental ofrece, además, la ventaja de que no genera contaminación atmosférica ni escorias radiactivas. Otras instalaciones similares están en fase de montaje en todos los mares tropicales. Es posible que, en un futuro próximo, la producción de energía a partir del mar haga a los países del trópico independientes del consumo de petróleo.

DATOS SOBRE OCÉANOS
Los tres grandes océanos (con sus mares secundarios) forman la totalidad
de la masa marítima de la Tierra.
Sus datos generales son los siguientes:

Superficie total: 361.000.000 Km², (el 71 % de la superficie terrestre íntegra).
Volumen total 1.370 millones Km3.
Salinidad medía 34%O
Temperatura media en la superficie:
Hemisferio boreal + 19°
Hemisferio austral + 16°

MÁXIMAS PROFUNDIDADES
Fosa de las Marianas (Pacífico) 11.022 m.
Fosa de las Filipinas (Pacífico) 10.540 m.
Fosa de las Kermadeo (Pacífico) 9.476 m.
Fosa de Puerto Rico (Atlántico) 9.218 m.
Fosa de las Tonga (Pacífico) 9.184 m.
Fosa de las Kuriles (Pacífico) 9.144 m.
Fosa de las Sandwich (Atlántico) 8.265 m.
Fosa de La Romanche (Atlántico) 7.848 m.
Fosa de Atacama (Pacífico) 7.640 m.
Fosa de Java (Indico) 7.450 m.

LOS NOMBRES DE LOS OCÉANOS
PACIFICO: fue llamado así por Hernando de Magallanes, cuando al atravesarlo, en 1521, lo encontró notablemente tranquilo.
ATLÁNTICO: recibió su nombre de la mitológica tierra de Atlántida, un continente desaparecido que, según antiquísima tradición, habría existido en la región oceánica situada entre América y Europa.
INDICO: su denominación se debe al hecho de que sus aguas bañan las costas del subcontinente indio.

Fuente Consultada: Cien Preguntas Sobre La Ciencia de Isaac Asimov