Historia de las Conservas

Historia de la Conservacion de los Alimentos Envasado Hermético

HISTORIA DE LA CONSERVACIÓN DE LOS ALIMENTOS – ENVASADO HERMÉTICO

Probablemente nunca conoceremos todas las razones que impulsaron por primera vez al hombre a hacer vino, pero podemos estar razonablemente seguros de una de ellas por lo menos. Cuando la cosecha de uva era particularmente buena, la gente no podía comer toda la fruta antes de que se echara a perder. Pero si podían embotellar el jugo y evitar que éste se estropeara, podían seguir disfrutando los beneficios de una buena cosecha durante muchos meses. Así que en cierto sentido podemos pensar que los primeros intentos de elaborar el vino fueron tentativas de conservación de alimentos.

lata de conserva moderna

Es fácil comprender por qué la gente de tiempos pasados estaba tan ansiosa de preservar alimentos. Hoy, si una parte del mundo tiene una mala cosecha, puede generalmente importar alimentos de otras regiones donde la cosecha ha sido buena. Pero hasta la era de los ferrocarriles y veloces vapores, cada zona del mundo tenía que vivir casi enteramente de sus propias cosechas, y éstas podían variar enormemente de año a año.

Como Egipto en la época de la bíblica historia de José, cualquier país podía tener varios años prósperos seguidos de varios años pobres. A menos que pudieran conservar algo de su excedente de alimento durante los años prósperos, los habitantes corrían el riesgo de sufrir hambre durante los años pobres.

Afortunadamente no es difícil mantener ciertos alimentos básicos en buenas condiciones durante largos períodos. Almacenados en graneros y depósitos secos y relativamente frescos el trigo, arroz, maíz y otros cereales se pueden conservar durante meses y aun años, aunque el moho y las bacterias generalmente causan algunas pérdidas.

Zanahorias, nabos, papas y otras raíces se pueden conservar en buenas condiciones durante varios meses enterrándolas en pozos relativamente profundos, frecuentemente forrados de paja. La carne, también, se puede conservar por lo menos durante varias semanas cortándola en trozos y ahumándola. Cierta clase de pescado se puede conservar largo tiempo secándolo bien.

Algunos ejemplos de métodos simples de conservación de alimentos se ven enfrente: un indio de América Central ahumando carne; un groenlandés dejando secar al viento y al sol la carne de una ballena; un esquimal usando el hielo que lo rodea como refrigerador natural; un negro africano secando carne al sol; pescado colgado a secar cerca de una aldea pesquera noruega.

Un método de conservación menos primitivo es el salado de carne y su conservación en barriles para su uso en largos viajes por mar. Aunque el hombre probablemente no pensó en salar la carne hasta que aprendió a ahumarla o secarla, seguramente hace varios miles de años que usa el método. Mucha gente cree que los marinos fenicios usaban sal para preservar la carne antes de los tiempos de los griegos y romanos, y la carne salada era todavía el gran sostén de los marinos en todas partes hasta después de Nelson.

A medida que pasa el tiempo, gentes diferentes de distintas partes del mundo descubrieron otros métodos de conservación. Los romanos, que tenían fama de ser buenos gourmets, buscaban caza de todas partes de su imperio y la conservaban cubriéndola de miel. A veces los galos, antes de ir a la guerra, comían carne seca en polvo, en la creencia de que les daría repentino vigor. La gente que vive cerca del Ártico, donde toda clase de vegetales son escasos gran parte del año, fue la primera en conservar hojas y plantas verdes en vinagre.

Sin embargo, todos estos métodos juntos no resolvieron enteramente el problema. Primeramente, no se practicaron en una escala lo bastante grande para conservar todo el alimento sin peligro de echarse a perder. Segundo, todos los antiguos métodos de conservación cambiaban el sabor de los alimentos, y muchos de ellos, a no dudarlo, para peor.

No fue sino hasta los comienzos del siglo XIX cuando se descubrieron algunos métodos completamente nuevos de conservar alimentos, que, en nuestro tiempo, han transformado el problema de la alimentación.

En los tiempos modernos la ciencia ha capacitado al hombre para ampliar enormemente el uso de ciertos antiguos métodos de conservación de alimentos, y también para elaborar algunos enteramente nuevos.

Durante siglos, ciertas variedades de uvas han sido secadas-generalmente al sol, para producir pasas, y, aunque menos, otras frutas, tales como manzanas y damascos. Hoy, con el uso en gran escala de máquinas eléctricas, toda clase de frutas y verduras, y aun huevos, se conservan secándolos.

Durante la segunda guerra mundial, cuando Inglaterra padecía escasez de medios de transporte, era imposible importar tantos huevos como eran necesarios y el alimento suficiente para las gallinas. El problema fue resuelto, al menos en parte, importando huevos deshidratados, huevos reducidos a polvo por el secado. Los huevos deshidratados no solamente ocupaban mucho menos espacio en los barcos, sino que se mantenían bien mucho más tiempo.

Hemos visto ya que lps esquimales usan el hielo que los rodea para conservar alimentos, y esto lo deben haber hecho desde hace centenares de años. Pero, fuera de las regiones árticas, hasta épocas relativamente recientes, la humanidad hizo poco uso del hielo como medio para conservar alimentos. Es verdad que ya antes de Cristo los chinos solían juntar hielo en invierno, envolverlo muy bien con paja para evitar que se derritiera y usarlo en verano para enfriar alimentos y bebidas. Pero una cosa es el enfriamiento y otra la conservación.

El uso del hielo para la conservación dependió del conocimiento científico de la causa de la descomposición de los alimentos. Solamente cuando van Leeuwenhoek fabricó los primeros microscopios más o menos perfeccionados se supo la existencia de diminutos organismos vivos, que ahora llamamos bacterias. Algunas de estas bacterias son la causa directa de la descomposición de los productos alimenticios; pero fue mucho después de aquel sabio cuando los científicos advirtieron que gran parte de estos diminutos organismos mueren a bajas temperaturas y así comenzó a usarse el hielo para la conservación.

En la actualidad, en vez de hielo, usamos neveras o freezers. Éstas aprovechan dos simples hechos científicos: primero, un líquido debe absorber calor para convertirse en gas, y un gas debe entregar calor para convertirse en líquido; segundo, el calor siempre fluye de objetos calientes a otros fríos.  Para el enfriamiento el gas se comprime (generalmente por medio de un compresor eléctrico) y luego pasa por cañerías a un sistema de enfriamiento, donde pierde calor hacia el exterior. Ocurrido esto, se transforma de gas en líquido, y este líquido, que es extremadamente frío, penetra en el congelador. El calor ahora fluye del alimento almacenado en la nevera al líquido frío, y lo transforma en gas nuevamente. Este gas es conducido de vuelta al compresor.

Sin barcos frigoríficos habría sido imposible, hasta hace muy pocos años, que cargamentos de carne llegaran a Inglaterra en buenas condiciones después de largos viajes desde Nueva Zelandia, Australia o la Argentina. Sin neveras en depósitos o comercios, considerables cantidades de alimentos se echarían a perder durante los días calurosos, aun antes de llegar a nuestros hogares. En las neveras, lo único que debemos cuidar es que los alimentos estén bien envueltos, para que conserven su sabor individual.

En 1950, debido a experimentos realizados por un canadiense, Hugo L. A. Tarr, se ideó un nuevo método de conservación de alimentos. Inyectando antibióticos en la carne, pescado y algunas verduras, es posible mantenerlos en buenas condiciones durante varias semanas sin la ayuda de neveras. Los alimentos conservados de este modo no pierden su sabor. Otro método de conservación que puede desarrollarse en un futuro próximo, es el que aproveche la radiación.

LOS INICIOS DE LA CONSERVACIÓN: El precursor de los nuevos métodos de conservación de los alimentos fue Nicolás Appert, quien se hizo famoso durante las guerras napoleónicas. Appert concibió la idea de llenar frascos de vidrio con alimentos sometidos al calor y luego cerrarlos herméticamente. Su método tuvo tanto éxito, que Napoleón le dio un premio por su trabajo.

A los pocos años, Appert instaló una fábrica de conservas, ubicada en un terreno de una o dos manzanas, donde cultivó arvejas y habas verdes para destinarlas a la conservación. En una sección se hervían varios productos alimenticios en un enorme tanque de 200 litros, y en otra los frascos se llenaban y sellaban. Finalmente, los frascos llenos se sumergían en otro tanque y se volvían a calentar.

El corresponsal de un periódico, que visitó la fábrica, declaró: “El señor Appert ha encontrado la manera de detener las estaciones. Con él la primavera, el verano y el otoño viven en botellas como plantas delicadas que el jardinero protege bajo cubiertas de vidrio”.

La expresión puede parecemos algo exagerada, pero había mucho de verdad en ella, como lo muestran los diagramas de arriba, a la izquierda. La naturaleza da pocos alimentos frescos en invierno y antes de que se iniciara el envasamiento de éstos en latas y botellas, los precios de los alimentos de invierno eran siempre muy altos.

Al llegar más abundantes provisiones en primavera y verano, los precios bajaban considerablemente; luego, cuando se acercaba el otoño, las provisiones empezaban a escasear otra vez y los precios aumentaban, por ello, nuevamente, Pero hoy día las conservas mantienen los precios bastante uniformes durante todo el año, porque las frutas y verduras de la primavera, verano y principios del otoño son tan accesibles en invierno como en cualquier otra estación.

Fue el gran bacteriólogo Luis Pasteur quien demostró que una vez que las bacterias de los alimentos mueren por el calor, éstos no se pueden descomponer a menos que nuevas bacterias vivas se pongan en contacto con ellos. Probó así que el método de Appert de calentar y sellar los recipientes de conservas era científicamente correcto. Pero aun antes de las investigaciones de Pasteur el nuevo método se había hecho popular en varias partes del mundo. Un inglés, Bryan Donkin, fue el que ideó el uso de latas en vez de frascos. Esto resultó extraordinariamente útil, porque las latas se transportan más fácilmente y porque los alimentos en lata se pueden esterilizar a más altas temperaturas.

Frutas de distinto tipo se mantienen en ebullición tiempos diferentes, que varían generalmente entre 8 y 25 minutos. Algunas verduras se mantienen a temperaturas de unos 20 grados por encima del punto de ebullición, y a presiones tres a cuatro veces mayores que la presión atmosférica normal, durante lapsos de 30 a 90 minutos.

Respecto a los beneficios por ejemplo si  las arvejas se envían del campo a la ciudad tal como son recogidas, ocupan mucho espacio para su transporte. Pero si son peladas y envasadas cerca del lugar donde se cultivan antes de enviarlas, la misma cantidad del alimento se ubica en menos espacio y los gastos de transporte se reducen.

Luego, cuando compramos abundantes verduras frescas, éstas no se mantienen mucho tiempo; a menos que tengamos suficiente espacio en la nevera para todas ellas. Con los alimentos envasados no hay problemas de espacio ni de conservación, y de ellos nada se tira, excepto el envase. Finalmente, muchas verduras frescas pierden buena parte de vitamina C durante el transporte. Los tomates pueden llegar al mercado con sólo el veinte por ciento de su contenido original de vitamina C y los envasados pueden conservar el ochenta por ciento.

Fuente Consultada:
El Triunfo de la Ciencia Tomo III Globerama Edit. CODEX

Industrializacion de Rusia Tren Transiberiano Cruza la Siberia

EL FERROCARRIL Transiberiano, que recorre 9.297 Km. desde MOSCÚ, en el oeste, hasta Najodka, cerca del puerto de Vladivostok sobre el Pacífico, en el este, es el de mayor longitud en el mundo. La ferrovía es una vital arteria comercial que atraviesa lo que era la Unión Soviética, además de que sirve de enlace con Japón por la ruta marítima Najodka-Yokohama, y con Pekín en China por un ramal principal que cruza Mongolia. Asimismo, hoy es una popular atracción turística para muchos viajeros nacionales y extranjeros, que en ocho días cruzan siete husos horarios.

El ferrocarril recorre vastas tierras inhóspitas, bordea las desnudas colinas y montañas de la Manchuria china y cruza las torrenciales aguas de ríos como el Amur y el Obi. Costea parte del lago Baikal, el más profundo del mundo, y atraviesa las áridas márgenes del desierto de Gobi y de la taiga, o sea los extensos bosques siberianos. Pasa por grandes ciudades industriales, como Irkutsk y Novosibirsk, y estaciones siberianas hechas de madera, con curiosas vislumbres de la vida rural.

A comienzos de la década de 1890, Rusia experimentó un auge masivo de industrialismo auspiciado por el Estado, bajo la mano rectora del Sergei Witte (1849-1915), ministro de finanzas desde 1892 hasta 1903 conde Witte veía el crecimiento industrial como crucial para la fortaleza nacional de Rusia. Creyendo que el ferrocarril era un arma muy poderosa para el desarrollo económico, Witte empujó al gobierno a llevar a cabo un programa de construcción masiva de ferrocarriles.

En 1900 se construyeron 56.000 kilómetros de línea ferroviaria, que incluían grandes tramos de los 8000 kilómetros de la vía transiberiana entre Moscú y Vladivostok, en el Océano Pacífico. Witte promovió también un sistema de tarifas protectoras que ayudaba a la industria rusa, y logró persuadir al zar Nicolás II (1894-1917) de que el capital extranjero era esencial para un rápido desarrollo industrial.

El programa de Witte hizo posible el rápido crecimiento de una moderna industria del acero y del carbón en Ucrania, convirtiendo a Rusia en 1900, en el cuarto país productor de acero, después de Estados Unía, , Alemania y Gran Bretaña.

Junto con la industrialización surgieron las fábricas, la clase trabajadora industrial, los barrios industriales en los alrededores de SE: Petersburgo y Moscú, y las lastimosas condiciones de vida y trabajo que acompañaron los comienzos de la industrialización en todas partes del mundo. El pensamiento socialista y los partidos de esa tendencia proliferaron, si bien la represión en Rusia pronto les forzó volverse clandestinos y revolucionarios.

El Partido Social Demócrata Marxista, por ejemplo, celebró su primer congreso en Minsk en 1898 pero el encarcelamiento de sus líderes obligó a que el siguiente se celebrara en Bruselas en 1903, al que asistieron emigrados ruso. Los revolucionarios sociales trabajaron por derrocar la autocracia zar y establecer un socialismo campesino.

Puesto que no tenían salida para su oposición al régimen, eran partidarios del terrorismo político e intentaron asesinar a los funcionarios del gobierno, asi como a los miembros de la dinastía reinante. La oposición creciente contra el régimen zarista terminó finalmente en la expíe: de la revolución de 1905.

 

Volta Inventó la Pila Electrica Primer Generador de Corriente Continua

INTRODUCCIÓN:
PRIMERA EXPERIENCIAS
Hacia fines del siglo XVIII no se conocía prácticamente nada acerca de la electricidad. Sin embargo, sólo veinticinco años más tarde Faraday descubrió dos de los efectos eléctricos más importantes: el electromagnetismo y la electrólisis. En el ínterin apareció Alejandro Volta (1745-1827), inventor de la pila eléctrica.

Volta era un sabio italiano, profesor, primero en su nativa ciudad de Como, y posteriormente en Pavía. La mayoría de sus primeros experimentos fue llevada a cabo con las minúsculas cantidades de electricidad que podía proveer la fricción (electricidad estática).

Consiguió mejorar los métodos de obtener electricidad por fricción ion un dispositivo denominadoelectróforo. Pero el electróforo no podía hacer mucho más que producir chispas —movimientos repentinos de cargas eléctricas—.

Era un juguete entretenido sin aplicaciones prácticas, porque las “corrientes” que producía sólo duraban una fracción de segundo y eran millones de veces más débiles que las que hoy usamos nosotros para iluminación y calefacción. Muy poco podía hacerse con estos elementos. Uno de los escasos campos posibles de estudio era el de la electricidad anima!, que atraía con mucho interés.

Consistía en hacer pasar corrientes eléctricas a través de tejidos animales, por lo general patas de rana. Otro científico italiano, Galvani, había conectado una varilla de cobre al nervio de una pata de rana y una varilla de otro metal (hierro) al músculo. Cuando se ponían en contacto los extremos de ambos trozos de metal, el músculo se contraía del mismo modo que cuando se le hacía pasar una descarga eléctrica.

Galvani pensaba que, de alguna manera misteriosa, la contracción del músculo generaba electricidad. Volta, en cambio, se dio cuenta de que nervio y músculo no estaban sino respondiendo a un shock eléctrico. Lo realmente importante era que dos metales distintos habían entrado en contacto por un extremo, mientras que por el otro estaban separados por una solución conductora (el fluido débilmente electrolítico de la pata de la rana). El tejido animal no era necesario en absoluto.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: En marzo de 1800, Volta envió una carta a sir Joseph Banks, presidente de la Royal Society, con un boceto de su nuevo invento. Las noticias de esa carta llegaron a oídos de un ingeniero, reconvertido en escritor científico popular, llamado William Nicholson, que rápidamente se puso a construir una pila voltaica propia.

En uno de los primeros experimentos con su nuevo aparato, sumergió los cables en agua y descubrió que, mientras fluyera la corriente, del líquido se desprendían burbujas de gas. Se trataba de burbujas de dos gases, hidrógeno y oxígeno, y Nicholson comprendió que había invertido el proceso demostrado por Cavendish diecisiete años antes, en el que produjo agua quemando hidrógeno en presencia de oxígeno. En lenguaje moderno hizo «agua electrolizada»: se trató de la primera demostración de que una corriente eléctrica podía provocar una reacción química.

Nicholson era editor de una revista sobre química y no perdió tiempo en publicar un resumen de su descubrimiento, que fue conocido por el mundo antes de que Volta anunciase siquiera su propio invento. La demostración de Nicholson de la posibilidad de la posibilidad de generar electricidad mediante reacciones químicas.

LA PILA DE VOLTA: ALESSANDRO VOLTA (1745-1827), profesor en Pavia, reprodujo luego los experimentos de GALVANI y encontró que los nervios de las ranas no son necesarios para provocar fenómenos eléctricos: dos metales y el músculo bastan para producir el efecto. La sospecha que VOLTA albergaba acerca de la realidad de la electricidad animal, lo condujo por último a reemplazar con trapos mojados el contacto de músculos de ranas en la experiencia de GALVANI.

En ese momento su gran invención estaba virtualmente hecha. Con dos metales y el trapo húmedo, la pila eléctrica está creada. Así —acontecimiento de inmensas consecuencias— la electricidad dinámica hace su aparición. VOLTA extiende sus investigaciones a los líquidos y establece cuáles combinaciones entre metales y líquidos resultan eléctricamente activas, y mejora, en ulteriores modelos, el rendimiento de aparato.

Una carta de VOLTA, documento memorable para la historia dirigida en marzo de 1800 a la Sociedad Real de Londres, pronto difundida en todos los países de Europa, pone con descripción de la pila voltaica pone un poderoso medio en manos de los investigadores.

Se inician entonces con esmero las las búsquedas que revelarán una tras otra las propiedades electrónicas, térmicas y magnéticas de la corriente. Los ingleses WILLIAM NICHOLSON y ANTHONY CARLISLE descomponen el agua con la corriente de la pila y observan formación del oxígeno y del hidrógeno liberados por eh THOMAS SEEBECK (1770-1831) tropieza con el fenómeno de b corrientes térmicas: pone de manifiesto que en un circuito compuesto por dos metales diferentes se produce corriente cuando las dos soldaduras no están a la misma temperatura.

El relojero parisiense JEAN ATHANASE PELTIER (1785-1845) descubre un fenómeno recíproco, el cambio de temperatura que el pasaje de la corriente provoca en un circuito bimetálico.

AMPLIACIÓN DEL TEMA: Alejandro Volta nació en Como , ciudad de Italia, el 18 de febrero de 1745. Después de ser maestro de física en la Escuela Superior de su ciudad natal, Volta ocupó la cátedra de física de la Universidad de Pavia durante un tiempo verdaderamente asombroso, casi cuarenta años.

pila de volta

Al comienzo de su carrera Volta inventó un electróforo, aparato que en las clases de física sirve para producir pequeñas descargas electroestáticas mediante inducción y para explicar la carga de los objetos con electricidad estática. Su electróforo se ha mantenido prácticamente sin haber necesitado mejoras en más de dos siglos.

Un ingenioso electroscopio de condensación, que aumentó en más de cien veces la sensibilidad del aparato que entonces se usaba, le permitió demostrar la existencia de electricidad en el vapor de agua y en el humo producido por la combustión del carbón. Su mayor aportación a la ciencia eléctrica, la que le ha merecido la inmortalidad a su nombre, es la llamada pila voltaica.

Volta ideó una pila de discos de cobre y de cinc separados por papel secante empapado en agua con sal, con la siguiente secuencia: disco de cobre, papel mojado, disco de cinc; disco de cobre, papel mojado, disco de cinc, etc. Según se aumenta el número de discos de cobre y cinc separados por el papel mojado en agua con sal, se aumentaba la fuerza de su pila o batería. Fue en 1800 que Volta escribió una carta a la Sociedad Real de Londres comunicando su invención de la pila química y de otra batería a la que denominó “corona de copas”, pues consistía en un par de electrodos de cobre y de cinc sumergidos en copas a medio llenar de agua salada.

Con la descomposición del agua en hidrógeno y oxígeno, poco después de la creación de la pila voltaica, se inicia la gran ciencia de la electroquímica. Los efectos luminosos de la pila voltaica condujeron a la creación de la lámpara de arco de carbón.

Empleando la pila de Volta, Humphrey Davy descubrió el sodio y el potasio. En 1881 el congreso Internacional de los Ingenieros Eléctricos denominó “voltio” la unidad de la fuerza electromotriz.

Revolucion cientifica Trabajo de Galvani

Grabado mostrando diferentes experimentos de Luigi Galvani (Viribus Electricitatis in Motu Musculari Commentarius [Comentarios relativos a los efectos de la electricidad sobre el movimiento muscular] 1791) acerca de los efectos de la electricidad en ranas y pollos.

ALGO MAS…

En 1799, el sabio fabricó la primera célula electrolítica simple, sumergiendo varillas de cobre y cinc en salmuera y uniéndolas. Por el circuito que las unía circulaba una corriente eléctrica, más grande y de duración mucho mayor que ninguna conocida hasta entonces. Podían obtenerse mayores presiones eléctricas (voltajes) conectando’ en serie las células electrolíticas. Esta idea condujo a la pila voltaica (Pila de Volta) que se componía de discos de cobre y cinc, formando un par, separados de otro par-por discos de franela embebidos en salmuera o ácido.

A pesar de que la carga era débil, el aparato demostró ser un manantial de continua acción eléctrica, aparentemente de capacidad inextinguible.

Lo que más sorprendió a Volta y a sus contemporáneos fue que la pila estaba compuesta en su totalidad por conductores. No se utilizaba vidrio ni cualquier otro aislante, como en las botellas de Leyden, para separar las cargas opuestas, no obstante lo cual ambos extremos de la columna de conductores adquirían cargas opuestas por su propio poder, y las mantenían. Tocando la base de la pila con una mano, y, con la otra, distintas alturas de la misma, Volta encontró que el toque, y por lo tanto la descarga, aumentaba en intensidad conforme se acercaba a la cúspide.

Era necesario que entre las dos manos hubiera varios pares de discos, a efecto de que el toque fuera perceptible. Éste era el único medio de que él disponía para medir lo que ahora llamamos tensión.

Se da a Volta el mérito de haber hecho la primera célula electrolítica simple, pero él nunca encontró la explicación correcta de su funcionamiento. Erróneamente atribuía las corrientes al contacto entre los dos metales, mientras que en realidad proviene de la acción química del electrólito sobre el electrodo del cinc.

El descubrimiento fue aclamado de inmediato- y en 1801 Volta fue a París a mostrar su electricidad por contacto al emperador Napoleón. Posteriormente, la unidad de presión eléctrica, el voltio, fue denominado así en su honor.

Aunque el propio Volta estaba más interesado en desarrollar sus pilas que en encentrarles aplicación, la pila voltaica rápidamente fue empleada por otros científicos como una poderosa herramienta de investigación. Las corrientes producidas con ayuda de la pila voltaica condujeron al descubrimiento de los efectos magnéticos, térmicos y químicos de ¡a electricidad.

PILA DE VOLTA
Los pilas de Volta eran simples células electrolíticas acopiadas una encima de la otra. Al cerrar el circuito la corriente que circulaba de nervio e músculo estimulaba las patas de rana, que se contraían.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°23

Descubrimiento de Oro en Transvaal Sudafrica Guerra boers inglese

El descubrimiento de oro y de diamantes en el extremo austral del África, que en 1899 despertó la codicia británica, que reclamó todo el territorio de lo que hoy es República de Sudáfrica como suyo. Quienes habían hecho el hallazgo, en su mayoría campesinos (eso significa boers), descendientes de holandeses, se consideraban dueños de los territorios de Transvaal y Orange. Inclusive, Inglaterra había reconocido su independencia, y ademásfueron ellos y no los ingleses quienes habían luchado contra zulúes y matabeles para civilizar la región.

El control del África meridional era de sumo gran interés para Gran Bretaña, en primer momento para proteger la ruta marítima hacia la India y China. Los colonos holandeses, los llamados bóers, habían llegado ahí por primera vez en 1652, donde fundaron una colonia para reabastecer sus barcos con rumbo a Extremo Oriente.

En 1806, a raíz de la batalla de Blaauwberg, los británicos arrebataron el control de la Colonia del Cabo (actualmente, Sudáfrica) a los holandeses, para asegurarse de que no caía en manos de los franceses durante las Guerras Napoleónicas. Los bóers no estaban demasiado contentos con sus nuevos amos, en especial cuando en 1833 se abolió la esclavitud en todo el Imperio británico, ya que para los bóers la esclavización de los indígenas era tanto un modo de vida como una tradición.

En el espacio de dos años, doce mil bóers iniciaron el llamado Gran Trek, una emigración masiva hacia el interior para crear sus propios estados (Natal, Estado Libre de Orange y Transvaal) independientes del control británico y donde la esclavitud era legal, aunque tuvieron que derramar mucha sangre en varias guerras contra los indígenas africanos. En la batalla del Río Sangriento de 1838, las armas de los bóers mataron a tres mil zulúes. Según los testigos, la sangre de los muertos tino de rojo el agua del río.

Los colonos británicos empezaron a llegar a millares durante la década de 1820, muchos con la esperanza de enriquecerse fundando sus propias plantaciones de azúcar. Ellos también se enfrentaron a las poblaciones autóctonas. Tan eficaces eran los zulúes como fuerza de lucha que en 1879 infligieron sin recurrir a las armas de fuego una humillante derrota a los británicos en la batalla de Isandlwana: los zulúes rodearon y masacraron a más de 1.400 soldados del ejército británico. Pero en menos de seis meses se restauró la supremacía británica (en la batalla de Ulundi) gracias al empleo de las ametralladoras Gatling, unas de las primeras armas de repetición, inventadas en Estados Unidos, que podían disparar una ráfaga casi infinita de balas.

El poder colectivo de cincuenta mil guerreros zulúes con sus lanzas cortas y sus escudos de cuero no pudo rivalizar con esa potencia de fuego.

Cuando en 1886 se descubrió oro en el Transvaal, las tensiones entre los bóers y los británicos se volvieron explosivas. Casi de la noche a la mañana, apareció en el árido monte surafricano una nueva ciudad: Johannesburgo. El país se inundó con una avalancha de buscadores de oro, como Cecil Rhodes, cuya empresa, la Compañía Británica de Sudáfrica, fundó el imperio minero más rico de todos los tiempos.

Con el apoyo del gobierno británico, en 1895 Rhodes se construyó su propio país, Rodesia, que abarcaba lo que en la actualidad es Zimbabue y Zambia. Su ambición seguía el impulso inquebrantable e inmisericorde de sacar provecho de África:

Los enfrentamientos —que tuvieron un corresponsal de guerra de lujo, enviado por el Times de Londres: Winston Churchill— fue inevitable; el resultado de la contienda, también: mientras los boers, aunque eran excelentes tiradores y conocían bien la zona, carecían de instrucción militar, los ingleses, con mejor armamento y mayor cantidad de tropas, dirigidos por Horatio Kitchener, quien ordenó la matanza de niños y mujeres (asesinaron a 25 mil) y la quema de las granjas, derrotaron a los campesinos, de los cuales 18 mil murieron en los campos de batalla en 1902.

Johannesburgo es la capital de la provincia de Gauteng, que antaño fue conocida como territorio del Transvaal. Desde mitad del siglo XIX se había asentado un numeroso grupo de familias holandesas en lo que se llamó ‘la gran migración’. Eran granjeros que vivieron una aventura similar a los colonizadores del medio oeste norteamericano, carromatos incluidos.

En una de esas familias nació Paul Kruger, héroe de la resistencia de los bóers frente al imperialismo británico. Vencedor de los ingleses en Majuba fue elegido presidente del Transvaal.

Paul Kruger, como  presidente bóer del Transvaal, que en sus minas de oro y diamantes impuso un tributo a la dinamita —esencial para los buscadores de oro- y que negaba a los extranjeros el derecho a voto en los asuntos locales. Cuando los oficiales británicos protestaron en 1899, los bóers declararon la guerra a Gran Bretaña.

La guerra de los Bóers duró hasta abril de 1902 y los británicos se vieron obligados a desplegar 250.000 soldados. Más de 22.000 murieron en actos de servicio, junto a 7.000 bóers y unos 20.000 africanos.

Además, se calcula que 28.000 civiles bóers murieron por las terribles condiciones de los campos de concentración en los que los británicos los recluyeron; en la mayoría de los casos por culpa del hambre, la malnutrición y las enfermedades.

Origen de la Pasteurizacion Metodo eliminar bacterias Contaminacion

LA PASTEURIZACIÓN

El proceso térmico más conocido al que se somete la leche se denomina pasteurización, en honor a Louis Pasteur (1822-1895), quien a mediados del siglo XIX probó que calentar ciertos alimentos y bebidas como la leche disminuía de manera sensible el número de microorganismos presentes.

A mediados del siglo XVII, gracias a la ayuda del microscopio, los científicos se percataron de la existencia de los microorganismos. Los encontraron en el aguay también en los alimentos en mal estado.

Pero en ese momento no se les ocurrió que éstos podían ser la causa de la putrefacción de los alimentos; pensaron que eran más bien una consecuencia de ésta. Quien sí se dio cuenta, dos siglos después, fue el químico francés Louis Pasteur, el padre de la Microbiología moderna.

Pasteur realizó un interesante experimento. Sabía que los extractos líquidos de levadura y azúcar se contaminaban si se los exponía al aire cargado de polvo. Entonces tomó 30 frascos, los llenó con el extracto y subió con ellos a los Alpes, hasta una altura de 1.500 metros. Allí, rodeado de aire puro, los abrió irnos instantes y volvió a cerrarlos. De vuelta en su laboratorio, comprobó que el líquido no se había contaminado.

Con este descubrimiento, Pasteur pudo diseñar un me-todo para eliminar los gérmenes del vino, la cerveza y la leche. Ésta fue la culminación de años de estudio de las “enfermedades’ de distintos líquidos, causadas por bacterias suspendidas en el aire que, según aseguraba el científico, “afectaban la salud de la materia viva”.

Lentamente, Pasteur fue perfeccionando su método. Algunos años más tarde el investigador respondió a un pedido del emperador Napoleón III, que solicitaba sus servicios para que intentara impedir que los prestigiosos vinos franceses se arruinaran. Pasteur tomó muestras, realizó minuciosos análisis y llegó a la conclusión de que si se calentaba el liquido a 55 0C, los microorganismos desaparecían y la calidad del vino no se veía afectada. El científico aplicó después el mismo proceso a la leche para limpiarla de gérmenes.

La técnica resulté tan útil que hoy en día se la sigue utilizando en la industria alimentaría con algunas modificaciones. Y, en honor a su autor, se la llamó pasteurización.

Fuente Consultada: “Cómo son y cómo funcionan casi todas las cosas”,
Readers digest, 1991

Biografia de Louis Pasteur Teoria microbiana de la enfermedad

PASTEUR Y SU TEORÍA MICROBIANA DE LA ENFERMEDAD

Pasteur, Louis (1822-1895), químico y biólogo francés que fundó laciencia de la microbiología, demostró la teoría de los gérmenes como causantes de enfermedades (patógenos), inventó el proceso que lleva su nombre y desarrolló vacunas contra varias enfermedades, incluida la rabia.

Pasteur, hijo de un curtidor, nació en Dôle el 7 de diciembre de 1822, y creció en la pequeña ciudad de Arbois. En 1847 obtuvo un doctorado en física y química por la École Normale de París.

Tras convertirse en ayudante de uno de sus profesores, inició investigaciones que le llevaron a un descubrimiento significativo: comprobó que un rayo de luz polarizada experimentaba una rotación bien a la izquierda o a la derecha cuando atravesaba una solución pura de nutrientes producidos naturalmente, mientras que si atravesaba una solución de nutrientes orgánicos producidos artificialmente no se producía rotación alguna.

No obstante, si se incorporaban bacterias u otros microorganismos a la segunda solución, al cabo de cierto tiempo también hacía rotar la luz a la izquierda o la derecha.

Pasteur llegó a la conclusión de que las moléculas orgánicas pueden existir en una o dos formas, llamadas isómeros (es decir, que tienen la misma estructura y difieren tan sólo en que son imágenes especulares la una de la otra), que llamó, respectivamente, formas levógiras y formas dextrógiras.

Cuando los químicos sintetizan un compuesto orgánico, se producen ambas formas en igual proporción, cancelando sus respectivos efectos ópticos. Los sistemas orgánicos, por el contrario, tienen un elevado grado de especificidad y capacidad para discriminar entre ambas formas, metabolizando una de ellas y dejando la otra intacta y libre para rotar la luz.

RESUMEN DE SUS DESCUBRIMIENTOS:

1- Estableció en 1847 que la cristalografía simétrica es propia de los minerales, mientras que los materiales orgánicos desarrollan cristalografías asimétricas.

2- Descubrió la vida anaeróbica y de allí explicó la gangrena.

3- Estudió y manejó en 1855, la fermentación anaeróbica como clave de la industria del vino.

4- Desarrolló la ‘Pasteurización por calor que destruye los microbios sin afectar los alimentos.

5- Demostró que la generación espontánea no existe, y que existen los microbios, con lo que dio el golpe final a las teorías científicas aristotélicas.

6- Mostró que los microbios son distintos entre si, se nutren de distintos alimentos y responden a distintos bactericidas.

7- Descubrió que formas atenuadas de microbios pueden usarse para generar inmunidad, tema en el que completó los trabajos de 1798 del británico Edward Jenner (1749-1823) sobre vacunas y protección contra la viruela.

8- Impuso normas higiénicas en los hospitales para evitar el contagio de enfermedades, asumiendo la existencia de los microbios.

9- Hizo posible la industria de la seda en Francia, resolviendo en 1865 las enfermedades de los gusanos productores.

10- Encontró que la rabia se transmite por algo que no es visible al microscopio (virus) y creó su vacuna en 1885.

11- Encontró la cura para el Ántrax del ganado y el cólera de las aves.

12- Creó el “Instituto Pasteur” para enfermedades infecciosas, inaugurado por el presidente de Francia Sadi Carnot en 1888, que hoy es centro mundial de investigaciones; en su discurso inaugural, dijo: Insto a Uds a interesarse en los sagrados dominios de los laboratorios, que son los templos del futuro. Allí es donde la humanidad crecerá y se fortalecerá”.

EXPLICACIÓN DE SU PRINCIPALES TRABAJOS:
Trabajos sobre la fermentación
Tras pasar varios años investigando e impartiendo clases en Dijon y Estrasburgo, en 1854 Pasteur marchó a la Universidad de Lille, donde fue nombrado catedrático de química y decano de la facultad de ciencias. Esta facultad se había creado, en parte, como medio para aplicar la ciencia a los problemas prácticos de las industrias de la región, en especial a la fabricación de bebidas alcohólicas. Pasteur se dedicó de inmediato a investigar el proceso de la fermentación.

Aunque su convicción de que la levadura desempeñaba algún tipo de papel en este proceso, no era original, logró demostrar, gracias a sus anteriores trabajos sobre la especificidad química, que la producción de alcohol en la fermentación se debe, en efecto, a las levaduras y que la indeseable producción de sustancias (como el ácido láctico o el ácido acético) que agrian el vino se debe a la presencia de organismos como las bacterias. La acidificación del vino y la cerveza había constituido un grave problema económico en Francia; Pasteur contribuyó a resolver el problema demostrando que era posible eliminar las bacterias calentando las soluciones azucaradas iniciales hasta una temperatura elevada.

Pasteur hizo extensivos estos estudios a otros problemas, como la conservación de la leche, y propuso una solución similar: calentar la leche a temperatura y presión elevadas antes de su embotellado. Este proceso recibe hoy el nombre de pasteurización.

Pasteur en su laboratorio

Un incansable investigador

Refutación de la generación espontánea
Plenamente consciente de la presencia de microorganismos en la naturaleza, Pasteur emprendió una serie de experimentos diseñados para hacer frente a la cuestión de la procedencia de estos gérmenes. ¿Se generaban de forma espontánea en las propias sustancias o penetraban en ellas desde el entorno? Pasteur llegó a la conclusión de que la respuesta era siempre la segunda. Sus descubrimientos dieron lugar a un feroz debate con el biólogo francés Félix Pouchet -y posteriormente con el reputado bacteriólogo inglés Henry Bastion- que mantenía que, en las condiciones apropiadas, podían darse casos de generación espontánea. Estos debates, que duraron hasta bien entrada la década de 1870, a pesar de que una comisión de la Academia de Ciencias aceptó oficialmente los resultados de Pasteur en 1864, dieron un gran impulso a la mejora de las técnicas experimentales en el campo de la microbiología.

Estudios sobre el gusano de seda
En 1865 Pasteur salió de París, donde era administrador y director de estudios científicos de la École Normale, en auxilio de la industria de la seda del sur de Francia. La enorme producción de seda del país se había visto muy afectada porque una enfermedad del gusano de seda, conocida como pebrina, había alcanzado proporciones epidémicas. Al sospechar que ciertos objetos microscópicos hallados en los gusanos enfermos (y en las mariposas y sus huevos) eran los organismos responsables de la enfermedad, Pasteur experimentó con la cría controlada y demostró que la pebrina no sólo era contagiosa, sino también hereditaria. Llegó a la conclusión de que la causa de la enfermedad sólo sobrevivía en los huevos enfermos vivos, por tanto, la solución era la selección de huevos libres de la enfermedad. Merced a la adopción de este método, la industria de la seda se salvó del desastre.

Teoría de los gérmenes como causa de enfermedades
Los trabajos de Pasteur sobre la fermentación y la generación espontánea tuvieron importantes consecuencias para la medicina, ya que Pasteur opinaba que el origen y evolución de las enfermedades eran análogos a los del proceso de fermentación. Es decir, consideraba que la enfermedad surge por el ataque de gérmenes procedentes del exterior del organismo, del mismo modo que los microorganismos no deseados invaden la leche y causan su fermentación.

Este concepto, llamado teoría microbiana de la enfermedad, fue muy debatido por médicos y científicos de todo el mundo. Uno de los principales razonamientos aducidos en su contra era que el papel desempeñado por los gérmenes en la enfermedad era secundario y carecía de importancia; la idea de que organismos diminutos fueran capaces de matar a otros inmensamente mayores le parecía ridícula a mucha gente. No obstante, los estudios de Pasteur mostraban que estaba en lo cierto, y en el transcurso de su carrera hizo extensiva esta teoría para explicar las causas de muchas enfermedades.

La investigación sobre el carbunco
Pasteur desveló también la historia natural del carbunco, una enfermedad mortal del ganado vacuno. Demostró que el carbunco está causado por un bacilo determinado y sugirió que era posible inducir una forma leve de la enfermedad en los animales vacunándoles con bacilos debilitados, lo que les inmunizaría contra ataques potencialmente letales. Con el fin de demostrar su teoría, Pasteur empezó inoculando 25 ovejas; pocos días más tarde inoculó a éstas y otras 25 un cultivo especialmente poderoso, y dejó sin tratamiento a 10 ovejas. Predijo que las segundas 25 ovejas perecerían y concluyó el experimento de forma espectacular mostrando a una multitud escéptica los cadáveres de las mismas dispuestas una junto a la otra.

La vacuna contra la rabia
Pasteur dedicó el resto de su vida a investigar las causas de diversas enfermedades -como la septicemia, el cólera, la difteria, el cólera de las gallinas, la tuberculosis y la viruela- y su prevención por medio de la vacunación. Es especialmente conocido por sus investigaciones sobre la prevención de la rabia, llamada también hidrofobia en la especie humana. Tras experimentar con la saliva de animales afectados por la enfermedad, Pasteur llegó a la conclusión de que la enfermedad residía en los centros nerviosos: inyectando un extracto de la médula espinal de un perro rabioso a animales sanos, éstos mostraban síntomas de rabia. Estudiando los tejidos de animales infectados, sobre todo de conejos, Pasteur consiguió desarrollar una forma atenuada del virus que podía emplearse en inoculaciones.

En 1885 llegaron al laboratorio de Pasteur un muchacho y su madre. El joven había sufrido graves mordeduras de un perro rabioso y su madre le pidió a Pasteur que le tratara con su nuevo método. Al final del tratamiento, que duraba diez días, el muchacho estaba siendo inoculado con el virus de la rabia más potente que se conocía; se recuperó y conservó la salud. Desde entonces, miles de personas se han salvado de la enfermedad gracias a este tratamiento.

Las investigaciones de Pasteur sobre la rabia inspiraron la creación, en 1888, de un instituto especial para el tratamiento de la enfermedad en París. Este acabó llamándose Instituto Pasteur, y fue dirigido por el propio Pasteur hasta su muerte. (El Instituto sigue adelante y es uno de los centros más importantes del mundo para el estudio de enfermedades infecciosas y otros temas relacionados con los microorganismos, incluyendo la genética molecular).

Cuando le llegó la muerte en St. Cloud el 28 de septiembre de 1895, Pasteur era ya considerado un héroe nacional y había recibido todo tipo de honores. Se celebró un funeral propio de un jefe de estado en la catedral de Notre Dame y su cuerpo fue inhumado en una cripta en el instituto que lleva su nombre.

frases de pasteur louis

LA SALVACIÓN DE JOSEPH MEISTER

En julio de 1885 se le presentó a Pasteur el caso de Joseph Meister, un pastorcito de 9 años de edad que había sido atacado por un perro rabioso en una aldea de Alsacia, Francia, donde vivía. El médico del lugar temió por su vida y decidió enviarlo a París  para que lo examinara el famoso químico.

Pasteur quedó impresionado por las 12 o mas mordeduras profundas que el niño mostraba en manos y piernas. Ese mismo día el doctor Jacques Grancher, colega de Pasteur, le inyectó a Joseph líquido cefalorraquídeo tomado de la médula espinal de un conejo que había muerto de rabia 15 días antes. Joseph —que llegó acompañado de su madre— fue llevado al alojamiento que le había conseguido Pasteur, y entonces se inició una prolongada y angustiosa espera cada día le administraban una inyección más potente al niño.

“En los últimos días del tratamiento”,escribió después Pasteur, “le inoculé el germen más virulento que pude obtener: el de un perro… Mi justificación era la experiencia que había tenido con 50 perros rabiosos. Una vez que se ha adquirido la inmunidad, hasta el peor virus se puede inyectar sin efectos dañinos.’

Al cabo de dos semanas y aún sin resolverse el destino de Joseph, Pasteur no pudo soportar más la espera y se tomó unas breves vacaciones en la provincia de Borgoña. “Viví cada día con el temor de recibir un telegrama que me dijera que había ocurrido lo peor, escribiría después.

Pero el telegrama nunca llegó y Pasteur regresó a París para enterarse de que el niño se había recuperado por completo. Durante los 18 meses siguientes, unas 2.500 personas fueron curadas por Pasteur con el mismo tratamiento, tras  haber sido mordidas por animales rabiosos. Sobrevivieron todas menos diez.

Además de proveer un remedio para combatir la rabia, la labor de Pasteur abrió camino a la inmunología. Gracias a las vacunas hoy día es posible prevenir unas 30 enfermedades invalidantes o mortales, entre ellas el sarampión, la poliomielitis y la difteria. En 1888 se inauguró en París el Instituto Pasteur, en parte para emprender más investigaciones destinadas a la prevención y el tratamiento de la temible hidrofobia.

A pesar de una apoplejía que lo dejó semiparalizado, el ya famoso químico dirigió dicha institución hasta su muerte, el 28 de septiembre de 1895. Fue sepultado en una magnífica tumba de mármol dentro del Instituto, cuyo epitafio él mismo había dictado.

LA FUNDACION DEL INSTITUTO PASTEUR:

instituto pasteur

En 1885 descubrió la vacuna contra la rabia, lo que le proporcionó renombre universal. Imaginó entonces crear un centro de estudios e investigaciones, para lo cual pidió dinero a través de una cuestación popular. Él mismo iba a visitar a Quienes creía que le podían ayudar. Una tarde se presentó en casa de la viuda Boucicaut, propietaria de los grandes almacenes Bon Marché. La criada que le abrió la puerta le comunicó que la señora no recibía a nadie. Pasteur insistió tanto, que la criada fue a avisar a la señora.

Cuando regresó, preguntó:
—¿Es usted el señor Pasteur, el de la rabia?
—El mismo.
—Pues entre usted, que la señora le recibirá.

Ante la señora Boucicaut, Pasteur explicó con entusiasmo su proyecto: un instituto en el que sabios de diversos países investigarían los secretos de la vida y la manera de combatir las enfermedades.
—Ya sé que parece una utopía, pero es necesario para la humanidad y eso, señora, requiere dinero. Cualquier suma con ia que usted pueda contribuir será bien recibida por pequeña que sea.

La señora Boucicaut sonrió, se dirigió a una cómoda y de uno de sus cajones extrajo un libro de cheques. Firmó uno y lo entregó a Pasteur. Éste lo miró, se echó a llorar y abrazo a la señora Boucicaut, que también lloró emocionada. El cheque, de un millón de francos, fue el inicio del Instituto Pasteur, que se inauguró en 1888.

ANÉCDOTAS: 1-Luis Pasteur era creyente, y un día en que se hablaba de varios filósofos incrédulos de su tiempo, exclamó:—Los metafísicos elaboran teorías sobre teorías, todas fundadas sobre la nada, que desaparecen aventadas por una nueva moda. Sobre el origen y el fin de todas las cosas sabe mucho más mi madre, que es una pobre campesina, cuando está arrodillada en la iglesia de su pueblo.

Napoleón III le preguntó un día por qué no había explotado económicamente sus descubrimientos.
—Señor —contestó Pasteur—, hubiese sido un bochorno para la ciencia.

Al mismo Napoleón III le pidió ayuda para sus investigaciones.
—Se encuentran millones para la ópera. Majestad, y no se hallan cien mil francos para mi laboratorio.
Napoleón III sonrió y mandó llamar a uno de sus ministros:
—Éste es mi amigo Pasteur, que creo tiene toda la razón. Mirad de satisfacerle.
Y pudo disponerse del dinero.

2-Se hallaba un día Pasteur en Compiégne, en la corte de Napoleón III, cuando le pidieron que diese una charla sobre cuestiones científicas. En un punto de su disertación, dijo que le sería útil una gota de sangre, y la emperatriz Eugenia se pinchó un dedo para ofrecérsela. Pasteur, que no era hombre de mundo ni cortesano, se limitó a comentar:
—Hubiese preferido sangre de rana.

La emperatriz rió, y al día siguiente hizo llevar a la habitación del sabio un saco lleno de ranas vivas. Pasteur le dio las gracias, y cuando se fue de Compiégne las olvidó por completo. La habitación fue asignada aquella noche a una dama extranjera, a la cual despertó aquella noche un extraño ruido. Encendió una vela y lanzó un grito: la habitación estaba llena de ranas, que habían escapado del saco y saltaban, croando, por todas partes.

3- Cuando en 1870 estalló la guerra entre Francia y Prusia, Pasteur devolvió a los alemanes todas las distinciones y diplomas que le habían concedido. En la carta que les acompañaba decía: «La ciencia no tiene patria, pero los científicos sí.»

4A lo largo de su vida tuvo que sacrificar miles de animales para el bien de la humanidad, pero jamás pudo matarlos personalmente. Veía al animal en sus manos, empezaba a acariciarlo, a pedirle disculpas, a explicarle que aquello tenia que hacerlo por el bien de todos… y luego se ausentaba y dejaba que sus ayudantes hicieran el penoso trabajo.

5- Un célebre duelista parisino, Casagnac, creyendo que su honor había sido ofendido por Pasteur, le desafió enviándole a sus padrinos para que concertasen el duelo. Pasteur les recibió muy serio y les dijo:

—El señor Casagnac me desafía. Muy bien; pero como a mí me toca elegir las armas escojo estas salchichas. Una de ellas contiene triquina; la otra, no. Que el señor Casagnac se coma una y yo me comeré la otra. Ya ve que, a simple vista, no se distinguen.

El singular reto terminó con una sonrisa por parte de los padrinos de Casagnac, que se retiraron para reconciliar después a Pasteur con su apadrinado.

Concepto de Enfermedades Transmisibles

Fuente Consultada:
Enciclopedia Electrónica Encarta
Louis Pasteur Microsoft® Student 2009 y Wikipedia
Historia de la Historia Carlos Fisa Edit. Planeta

Origen de la lata de conserva Alimentos envasados Técnicas de Conservación

Origen de la Lata de Conserva – Alimentos Envasados 

curiosos porque

Origen del Trueque y el Dinero

LAS CONSERVAS Y NICOLÁS APPERT: Desde los inicios de las grandes y largas exploraciones en barcos, apareció una enfermedad que atacaba a los marineros conocida como escorbuto, y dejaba casi sin efecto los planes reales de dichas exploraciones, hecho que preocupó a los médicos de la época que intentaron encontrar una solución, pero fue la idea de un cocinero francés quien encontraría una solución definitiva envasando los alimentos en latas.

Desde hace miles de años, los hombres se enfrentan con la necesidad de conservar los alimentos. Generalmente, éstos se descomponen con rapidez, se ponen agrios y toman un sabor desagradable. Para preservarlos por largos períodos de tiempo y evitar que los pueblos pasaran hambre durante los largos meses de invierno, se introdujo la costumbre de secarlos, salarlos y ahumarlos.

Pero una dieta que consiste sólo en alimentos conservados es poco recomendable. El militar francés Napoleón Bonaparte se dio cuenta de lo importante que era alimentar en forma adecuada a los hombres de su ejército. Entonces, ofreció un premio de 12.000 francos para aquel que inventara alguna forma de mantener los alimentos frescos durante un período de tiempo prolongado.

En 1795, el inventor francés Nicolas François Appert se puso a trabajar para resolver el problema. Sabía que el biólogo italiano Lazzaro Spallanzani había demostrado que la carne no se descomponía si se la hervía durante un rato y después se la conservaba herméticamente cerrada. Appert ideó entonces un sistema para aplicar ese principio a gran escala, calentando carnes y verduras y guardándolas después herméticamente en recipientes metálicos o de vidrio. Su sistema representó el comienzo de la industria de conservas. Nicolás Appert

Sin embargo, a pesar de las precauciones que se toman, los alimentos pueden contaminarse aunque se encuentren en latas selladas o conservados en frío dentro de la heladera. Los agentes contaminantes pueden ser de origen biológico, como los hongos, los parásitos y las bacterias, o químico, como el plomo y el mercurio.

Las consecuencias de la contaminación alimentaria son variadas. A menudo se trata de una simple intoxicación que se cura en unos pocos días, pero en algunos casos es necesario realizar un tratamiento prolongado.

Nicolás Appert, inventor de las conservas alimenticias, era natural de Chalons-sur-Mer, donde nació en 1749.

Su padre, hostelero de profesión, quiso que su hijo se dedicase también a este oficio, llegando por ello Nicolás a ser un excelente cocinero, en calidad de lo cual llegó al servicio de la princesa de Forbach, una dama sumamente golosa y exigente en materia culinaria, que residía en París.

En 1780, Nicolás Appert abrió una tienda en la calle de Los Lombardos, en la capital de Francia, y allí le vino la idea de que los alimentos podían conservarse intactos, sin perder sus cualidades nutritivas, cerrándolos herméticamente en recipientes e hirviendo éstos a 100 °C, en agua.   

Fundó su primera fábrica de conservas en 1804, en Massy. A fin de tener siempre materias primas para sus conservas, adquirió varias hectáreas de terreno que dedicó al cultivo de guisantes y judías, que después conservaba para su posterior venta y consumo.

Fue intendente en la época napoleónica, e incluso obtuvo un premio de 12.000 francos por su obra, titulada El arte de conservar durante algunos años todas las sustancias vegetales y animales.

Pese a todo su talento, la patente de su invento se la quedó un norteamericano, por lo que Nicolás Appert, arruinado y olvidado de todos, falleció en la miseria a la edad de 92 años, en Massy. Allí hay una calle que lleva su nombre, como reconocimiento póstumo al gran servicio prestado al ramo de la alimentación.

antiguas latas de conserva

La razón: el avituallamiento de las fuerzas armadas francesas. El ejército ofreció en 1795 doce mil francos a quien desarrollara un sistema para conservar los alimentos, y el primero en conseguirlo, de la manera más sencilla posible, fue Nicolás Appert. Su método de esterilización aún lo siguen practicando los buenos hortelanos. Appert metía el producto a conservar en u: frasco de cristal, lo cerraba herméticamente con un tapón de corcho y lo introducía dentro de otro recipiente con agua hirviendo. Después de un largo tiempo, que dependía del alimento a conservar, se retiraba. La Marina lo puso prueba en 1804 y comprobó que el método funcionaba.

AMPLIANDO CON UN POCO DE HISTORIA: Nicolás Appert fue un pionero y precursor de los nuevos métodos de conservación de los alimentos fue , quien se hizo famoso durante las guerras napoleónicas. Appert concibió la idea de llenar frascos de vidrio con alimentos sometidos al calor y luego cerrarlos herméticamente. Su método tuvo tanto éxito, que Napoleón le dio un premio por su trabajo.

A los pocos años, Appert instaló una fábrica de conservas, ubicada en un terreno de una o dos manzanas, donde cultivó arvejas y habas verdes para destinarlas a la conservación. En una sección se hervían varios productos alimenticios en un enorme tanque de 200 litros, y en otra los frascos se llenaban y sellaban. Finalmente, los frascos llenos se sumergían en otro tanque y se volvían a calentar.

El corresponsal de un periódico, que visitó la fábrica, declaró: “El señor Appert ha encontrado la manera de detener las estaciones. Con él la primavera, el verano y el otoño viven en botellas como plantas delicadas que el jardinero protege bajo cubiertas de vidrio”.

La expresión puede parecemos algo exagerada, pero había mucho de verdad en ella, como lo muestran los diagramas de arriba, a la izquierda. La naturaleza da pocos alimentos frescos en invierno y antes de que se iniciara el envasamiento de éstos en latas y botellas, los precios de los alimentos de invierno eran siempre muy altos.

Al llegar más abundantes provisiones en primavera y verano, los precios bajaban considerablemente; luego, cuando se acercaba el otoño, las provisiones empezaban a escasear otra vez y los precios aumentaban, por ello, nuevamente, Pero hoy día las conservas mantienen los precios bastante uniformes durante todo el año, porque las frutas y verduras de la primavera, verano y principios del otoño son tan accesibles en invierno como en cualquier otra estación.

Fue el gran bacteriólogo Luis Pasteur quien demostró que una vez que las bacterias de los alimentos mueren por el calor, éstos no se pueden descomponer a menos que nuevas bacterias vivas se pongan en contacto con ellos. Probó así que el método de Appert de calentar y sellar los recipientes de conservas era científicamente correcto.

Pero aun antes de las investigaciones de Pasteur el nuevo método se había hecho popular en varias partes del mundo. Un inglés, Bryan Donkin, fue el que ideó el uso de latas en vez de frascos. Esto resultó extraordinariamente útil, porque las latas se transportan más fácilmente y porque los alimentos en lata se pueden esterilizar a más altas temperaturas.

Frutas de distinto tipo se mantienen en ebullición tiempos diferentes, que varían generalmente entre 8 y 25 minutos. Algunas verduras se mantienen a temperaturas de unos 20 grados por encima del punto de ebullición, y a presiones tres a cuatro veces mayores que la presión atmosférica normal, durante lapsos de 30 a 90 minutos.

CRONOLOGÍA

1795 — El ejército francés ofrece doce mil francos a quien encuentre una manera de conservar los alimentos y que puedan ser transportables.

1804 — La Marina francesa comprueba que el método ideado por Nicolás Appert de conservación mediante el calor funciona.

1810 — El método de Appert es aprobado, y ese mismo año, el francés nacionalizado inglés Peter Durand cambia los frascos de vidrio por las latas de conserva.

1812 — Durand vende la patente de las latas de conserva a los ingleses Bryan Donkin y John Hall, quienes ponen en marcha la primera fábrica de conservas.

1830 — Las primeras latas de conserva aparecen en las tiendas inglesas.

1852 — Un sobrino de Appert, el físico Raymond-Chevallier inventa el autoclave, que permite calentar a presión y acelera y mejora la esterilización de los alimentos.

1855 – El inglés Robert Yeates inventa el abrelatas. Hasta ese momento, las latas se abrían con un cincel y un martillo.

1860 — La empresa Reckhow & Lame, de Nueva York, crea la primera etiqueta en color para que las latas sean más agradables, a la vista de las desnudas que se vendían al ejército. En la etiqueta había unos tomates verdes y rojo sobre un fondo azul.

Fuente Consultada:
Gran Enciclopedia Universal
PIONEROS, Inventos y descubrimientos claves de la Historia – Teo Gómez

Historia de los Aerosoles Spray Funcionamiento Primeros Usos y Gases Utilizados

 Historia de los Aerosoles – Funcionamiento – Primeros Usos 

LOS AEROSOLES O LA UNIDAD AEROSOL
Hoy día, las aplicaciones de productos en forma de aerosol se ha generalizado espectacularmente. Es una técnica moderna, limpia, práctica, sencilla y eficaz, muy en consonancia con los tiempos actuales; basta apretar ligeramente con el dedo una válvula, para que se proyecte, adecuadamente pulverizado, un insecticida, un perfume, una pintura, un medicamento, etc.

Su historia es breve. En 1923, aparece la primer” patente de aerosoles: la Societé Chimique des Usines du Rhóne registra “un recipiente metálico para conservar y proyectar, a presión, líquidos perfumados, que contiene cloruro de etilo u otro líquido propulsor mezclado con los perfumes”.

En 1927, un noruego, M. Eric Rotheim, patenta un dispositivo para aerosol de concepción idéntica a la actual, que se ajusta a los siguientes principios: 1) el propulsor debe ser, simultáneamente, disolvente y generador de presión, y 2) la pulverización debe conseguirse por la simple presión del dedo sobre el dispositivo, quedando éste, luego, herméticamente cerrado para sucesivas operaciones.

En 1931, Rotheim cede sus patentes a los industriales estadounidenses Goodhu y Sullivan, qué, sin embargo, hasta 1942 no lanzaron comercialmente el invento. La primera unidad aerosol consistía en un recipiente con insecticida líquido; suministrada la presión por un gas licuado, el biclorobifluormetano, y fue extraordinariamente útil a las tropas americanas del lejano Oriente. Así nace la industria del aerosol en su forma actual.

Desde entonces, hasta hoy, su desarrollo ha sido asombroso, pues su empleo no se limita sólo a los insecticidas, sino que comprende cualquier producto finamente pulverizado. Ya la producción mundial en 1962 alcanzó unos 1.500 millones de unidades, de los cuales 900′ se fabricaron en Estados Unidos, y unos 400 en Europa. La producción aumenta a un ritmo del 15-18 % anual.

Uno unidad aerosol consiste en un recipiente (ver figura adjunta) que encierra en su interior un líquido a presión; en su parte superior dispone de una válvula que, al ser presionada, abre camino al líquido, y éste se pulveriza finamente en la boquilla de la válvula, a medida que se proyecta al exterior.

El agente propulsor suele ser un gas licuado que actúa, de forma simultánea, como co-disolvente del producto; es decir, el producto activo, por ejemplo, el insecticida DDT, está disuelto parcialmente en un disolvente orgánico, y parcialmente en el gas licuado. Por ello, al ponerse en contacto con la atmósfera, el. co-disolvente se evapora al instante, y queda, en definitiva, una nube de pequeñísimas partículas “que no empaña los espejos”.

El tamaño de partícula que se consigue con los aerosoles es tan reducido (0,1 – 50 micrones), que la niebla permanece suspendida en el ambiente durante bastante tiempo y penetra por cualquier rincón inaccesible a otras aplicaciones.

La composición de un aerosol está dada, aproximadamente, por un 80-85 % de gas propulsor, comprimido y licuado, y de un 15-20 % de disolución concentrada del principio activo que se desea pulverizar.

Como gases propulsores se utilizan: triclorofluormetano, biclorobifluormetano, etano, propano, butano, bióxido de carbono, nitrógeno, etc.; los de uso más frecuente son los dos primeros, por su inocuidad y su nula inflamabilidad. Respecto a las válvulas, en ‘la actualidad se dispone de una gran variedad para los más diversos tipos de opten cienes, es decir, para una gama completa de productos y tamaño de partículas de cada producto.

Una ¡innovación muy importante en su época  consistió en las válvulas dosificadoras, cuya importancia es fácilmente previsible en medicina; en efecto, al adelanto que ya suponía disponer de una niebla de partículas pequeñísimas capaz de introducirse, por ejemplo, en los más recónditos bronquiolos, para el tratamiento de ataques agudos dé asma, se une ahora el poder dosificar justamente la cantidad adecuada de ciertos fármacos, un exceso de los cuales acarrearía desagradables efectos secundarios, y su defecto, un tratamiento insuficiente.

interior de un aerosol

En la actualidad la técnica de aerosol se utiliza para aplicar los siguientes productos:

1ª) insecticidas, germicidas y desodorantes;

2°) productos cosméticos y de perfumería;

3°) productos farmacéuticos;

4°) pinturas y barnices;

5ª) productos industriales diversos (limpiadores de motores, lubricantes, etc.);

6°) productos alimenticios (especias, aromatizantes, colorantes, etc.);

7°) productos de droguería (limpia metales, pomadas para zapatos, abrillantadores de cueros y muebles, etc.). Pero ya no sólo se aplican líquidos; el progreso en esta técnica ha sido tal, que existen aerosoles para polvos (propulsores de polvos de talco, de polvos medicinales, etc.) y para cremas (jabón de afeitar, cremas de belleza, etc.).

Las ventajas del aerosol, pese a sus precios algo elevados, son claras: comodidad, economía, en el sentido de aprovechamiento y conservación del producto, rapidez, limpieza y una distribución más eficaz.

Fuente Consultada: Revista TECNIRAMA Nª 78