El Paleolítico

Los Pueblos Sármatas Origen,Costumbres, Cultura e Historia

Historia de los Pueblos Sármatas Origen , Costumbres y Cultura

Los Sármatas, fueron un pueblo nómada y pastor que hablaba una lengua indoirania, y que en el siglo V a.C., según los relatos del historiador griego coetáneo Heródoto, vivía entre el mar Caspio, el río Don y el mar de Azov (zona que actualmente forma parte de Rusia), en el país denominado Sarmacia. Hacia el siglo III a.C., habían sometido a los escitas de las grandes llanuras del norte del mar Negro (con quienes guardaban numerosas semejanzas), y su territorio aumentó desde el mar Báltico hasta el mar Negro y desde el río Vístula al Volga.

Los sármatas, o saurómatas, eran un pueblo nómada emparentado con los escitas. Procedían de Irán, y en el siglo v antes de Jesucristo invadieron la parte oriental de Europa y fijaron su residencia en la región situada al este del Don y que llega hasta el Volga.

Un siglo más tarde atravesaron el Don y pasaron al oeste. Unos cien años después se adueñaron de la región del Dniéper y sometieron a los escitas. En el siglo I antes de nuestra era llegaron hasta el curso inferior del Danubio, y durante la época comprendida entre 250 antes de Jesucristo y 250 de nuestra era, aproximadamente, dominaron la parte sur de Rusia.

Los sármatas eran un pueblo numeroso compuesto por diversas tribus. Los escritores clásicos que nos hablan de este pueblo nos transmitieron incorrectamente los nombres de aquéllas y se equivocaron en lo que se refiere al área que ocupaban.

samartas y marco aurelio

Delegación de sármatas frente a Marco Aurelio

El historiador griego Herodoto afirmaba que no eran de pura raza escita, sino resultado de la unión de los escitas con las amazonas. Herodoto añade que hablaban un dialecto incorrecto, y que sus mujeres, a las que incluso incitaban a tomar parte en los combates, gozaban de mucha libertad. Hipócrates, otro autor griego, clasificaba por el contrario a los sármatas dentro del grupo escita. De ello deducimos que aquéllos eran un pueblo distinto, aunque con fuertes afinidades con los escitas.

Entre los sármatas, los roxolanos fueron los primeros en ir a instalarse al oeste del Don. Después de ellos vinieron los yacigios, que avanzaron hasta el mar de Azov y ocuparon, en el siglo I de nuestra era, el llano que se extiende entre los ríos Don y Tisza, donde se hicieron llamar yacigios metanastai.

Un tercer grupo, los alanos sármatas, resultado del cruce entre los siracos y los adorsos fue mencionado por primera vez por un general chino en la reseña de su viaje. Los alanos sármatas vivían en las estepas que rodean el mar de Aral y el Caspio. De allí se dirigieron a la parte oriental de Europa, llegando finalmente al Don.

Pertenecen también al grupo sármata   los   marcomanos,   que combatieron a menudo contra los romanos (durante el reinado de los emperadores Augusto, Nerón y Marco Aurelio, entre otros). Finalmente, los sármatas fueron parcialmente rechazados por los hunos y obligados a replegarse hasta el Cáucaso. Los restantes, durante su emigración en masa, llegaron a África, donde fueron exterminados.

El país en el cual habitaron (la región al este del Vístula y del Dniéster) fue llamado Sarmacia por los romanos, y es la denominación latina de la actual Polonia.

Como los sármatas procedían de Oriente, vestían al modo oriental o, más exactamente, al modo persa. Adornaban sus vestidos con pequeñas placas de metal, de plata u oro. Utilizaban también hebillas, y, a partir del siglo n, se puso de moda la hebilla de clavillo que habían introducido en toda el área de Asia Menor en la que se hablaba el griego.

Apreciaban igualmente los adornos de esmalte o de filigrana (objetos confeccionados con hilo de oro o plata). Cuatro sepulturas yacigias del siglo ni descubiertas en Hungría nos indican que los sármatas realizaban sacrificios humanos; también enterraban diversos objetos junto con los muertos.

En las tumbas, al lado del carro fúnebre, se encontraron guarniciones y otras piezas, casi siempre de plata y hierro, y también, aunque no tan a menudo, de bronce o de oro.

En la época de la dominación sármata la prosperidad de Rusia meridional se vino abajo. La economía ganadera sarmática suplantó a la economía agrícola escita. Los sármatas eran, en efecto, pastores nómadas que criaban ganado y caballos exclusivamente para el uso de la tribu. Usaban los carros como viviendas, y la ciudad o cualquier otro tipo de establecimiento permanente era desconocido entre ellos.

Los sármatas eran un pueblo belicoso. El arma que más utilizaban era la espada corta, que según parece copiaron de los alanos. En tiempos del imperio romano aparecieron las espadas de hierro, largas o cortas, provistas de un pomo redondo adornado o formado por cabujones.

A partir del siglo II antes de Jesucristo emplearon también largas flechas con la punta de hierro y tres aletas. Otras armas de uso frecuente fueron la lanza, la azagaya y el lazo. Raramente utilizaron hachas de guerra. Para protegerse, los guerreros sármatas llevaban unos cascos redondos o acabados en punta, hechos generalmente de hierro o con cuero de buey.

En el siglo II apareció la coraza. Los sármatas se especializaron principalmente en la guerra de guerrillas. Su caballería era excelente y constituía la base de su poder militar. A la muerte de un caballero le enterraban junto con los arneses de su montura, e incluían las grandes espuelas de oro y plata.

La población sármata del sur de Rusia se dedicaba también al comercio y a la industria. Fabricaba artículos de cerámica, especialmente unas vasijas esféricas; por ello se encontró en las sepulturas toda clase de utensilios de bronce y de cerámica.

Los sármatas mantuvieron continuamente relaciones comerciales con numerosas comarcas. Durante el primer período de la dominación sármata en  Rusia importaron  de  Persia numerosos productos. Más adelante adquirieron gran cantidad de artículos en las colonias griegas del mar Negro, y las importaciones de Persia fueron disminuyendo progresivamente.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

 

Antiguas Civilizaciones del Mundo Primeras Ciudades de la Mesopotomia

Antiguas Civilizaciones del Mundo

Las primeras civilizaciones de la Historia se desarrollaron en Mesopotamia, Egipto, India y China hace unos 5,000 años. Todas reciben el nombre de civilizaciones fluviales porque se desarrollaron a la orilla de grandes ríos: el Tigris y el Eúfrates en Mesopotamia; el Nilo en Egipto; el Indo en la  civilización india; y el río Amarillo en China. Las orillas de estos ríos estaban ocupadas por tierras muy fértiles y fáciles de regar, lo que provocó un gran desarrollo  de la agricultura. El crecimiento económico produjo grandes cambios; la población aumentó y las hasta entonces pequeñas aldeas crecieron hasta convertirse en grandes ciudades con varios miles de habitantes.”

Hace unos 12.000 años, el modo de vida de los seres humanos que habitaban determinadas zonas geográficas comenzó a transformarse radicalmente. Las ocupaciones depredadoras, como la caza y la recolección, fueron sustituidas poco a poco por otras de carácter productivo, como la domesticación de animales y el cultivo de la tierra y, de esta manera, las sociedades de Homo sapiens abandonaron paulatinamente el nomadismo y la economía de subsistencia para convertirse en sedentarias y productoras de sus propios alimentos.

El complejo proceso que permitió a estos grupos pasar de una economía depredadora a una productora recibe el nombre genérico de neolitización, aunque con frecuencia también se utiliza la expresión “revolución neolítica” . El Neolítico, que no debe entenderse como un período cronológico concreto, sino como una etapa dentro de la evolución de las diferentes sociedades humanas, tuvo una difusión casi universal, aunque no surgió al mismo tiempo ni se desarrolló con un ritmo uniforme en todas las regiones del planeta -en lugares remotos, todavía hoy pueden encontrarse culturas neolíticas-.

Cada núcleo original, que coincide con zonas de la Tierra donde existían animales y plantas susceptibles de ser domesticados -como Oriente Próximo, China, Mesoamérica o la región andina-, evolucionó y se difundió de forma independiente. Así, no se puede hablar de una “cultura neolítica“, sino de infinidad de éstas. Cada cultura surgió y se desarrolló en un entorno natural distinto y, consecuentemente, tuvo que adaptarse a recursos y materiales muy dispares. Una de las principales razones de la transformación económica y cultural vivida por las sociedades humanas se encuentra en el cambio climático que se produjo al finalizar la última glaciación y que inauguró el período Holoceno, el último de la actual era geológica.

Durante éste, las temperaturas aumentaron considerablemente y, paulatinamente, los hielos que cubrían la mayor parte del planeta se fundieron y quedaron relegados a las regiones polares y a las altas montañas. Con el deshielo, además, se inundaron amplias zonas costeras.

La alteración climática comportó la desaparición de muchas plantas y la migración o extinción de las especies animales que habían garantizado la supervivencia del hombre del Paleolítico. Estos cambios en la vegetación y la fauna, unidos al constante aumento de la población, rompieron el equilibrio existente entre las necesidades de las comunidades humanas y los recursos naturales; y, así, el Homo sapiens se vio forzado a modificar sus costumbres alimenticias para no desaparecer.

A finales del Paleolítico, sin embargo, la humanidad ya había adquirido la madurez cultural y el progreso técnico necesarios para afrontar este reto. Así se inició la etapa de transición al Neolítico que los historiadores y arqueólogos denominan Mesolítico , durante la cual, gradualmente, los cazadores y recolectores aprendieron a controlar la producción y el consumo de los alimentos.

PRIMERAS CIVILIZACIONES: La civilización, según parece confirmar la arqueología, empezó en Sumer. En esta pequeña región de la Baja Mesopotamia, anegada hasta finales del Neolítico por las aguas del mar, las avanzadas sociedades agrícolas de la Edad del Cobre encontraron un paisaje inédito en el que crecer y prosperar.

Pero para conseguirlo, primero, tuvieron que organizarse y aprender a controlar las crecidas de los ríos. Así fue cómo apareció la agricultura de regadío y, junto a ella, algunos de los inventos más extraordinarios que ha pergeñado la humanidad, como el arado, el transporte rodado o la escritura.

Las sociedades salidas de este nuevo modelo económico, imbuidas por un profundo espíritu religioso y plenamente jerarquizadas, vieron cómo sus antiguas aldeas se convertían en grandes ciudades y, pronto, se toparon con la necesidad de poner orden a su complejo funcionamiento interno. Esto aumentó el poder de aquellas personas que habían dirigido y coordinado el progreso colectivo y, de tal suerte, aparecieron los primeros líderes políticos y religiosos.

La prosperidad de las ciudades sumerias cimentó luego gobiernos de reyes independientes, que entre 2800 y 2350 a. C. se disputaron el dominio de la región.

El triunfo, sin embargo, fue para un príncipe extranjero. El semita Sargón fundó sobre la civilización sumeria el Imperio acadio, el primero de la Antigüedad, e inauguró un proceso secular por el cual los pueblos de pastores nómadas invadirían las fértiles tierras de Mesopotamia a cambio de asimilar la cultura de los vencidos.

Para seguir estudiando sobre este debes hacer click! en los botones del mapa superior que aparecen a elegir un área de civilización.

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

IMPERIOS ORIENTALES

CHINOS: Se distinguen en la historia por su exclusión, debida ya a las circunstancias, ya a su propia voluntad, de toda relación histórica con las demás naciones; alcanzaron en tiempos muy remotos cierto grado de civilización; el sistema filosófico y religioso de Confucio es excelente en teoría; esta nación ha quedado como fosilizada en su cultura; son excelentes y hábiles artesanos; carecen de una verdadera ciencia: han permanecido como replegados sobre sí mismos en voluntario aislamiento; se han mostrado siempre recelosos de toda ingerencia extraña; son un portento de mansa adhesión al lema «Lo que es, debe ser».

INDIOS: Hasta los tiempos recientes permanecieron casi totalmente aislados del mundo occidental; fueron los indios nación poco guerrera y soñadora, perteneciente a la rama aria; alcanzaron muy pronto una gran civilización; han dejado una rico y notable literatura religiosa y poética en sánscrito, uno de los idiomas indoeuropeos más antiguos; entraron por primera voz en la verdadera historia con la invasión llevada a cabo por Alejandro Magno en 327 antes de J. C. todo progreso so hallaba sistemáticamente estancado por el rígido sistema de las castas; el credo de la clase instruida ora el brahmanismo (un deísmo filosófico); desde la más remota antigüedad descollaron como hábiles materna ti ees, manufactureros y arquitectos.

EGIPCIOS: Egipto es una do las más primitivas naciones civilizadas; los egipcios son los grandes representantes de la rama camitica; no era un pueblo conquistador ni agresivo; fueron los egipcios admirables constructores on el estilo ciclópeo, hicieron grandes progresos en las artes mecánicas y algunos adelantos en la ciencia; su gobierno era una monarquía muy restringida on poder y autoridad por la ley, por la costumbre y por lo poderosa casta sacerdotal; su religión era el culto de la naturaleza; no ejerció gran influencia sobre las demás naciones.

BABILONIOS: Casi tan antigua y civilizada raza como la egipcia; en parte, raza tártara., pero principalmente semítica; en tiempos muy remotos progresó grandemente on la ciencia; alcanzó un elevado grado de poderío y de civilización; la conocemos sobro todo por sus ruinas e inscripciones cuneiformes; los babilonios inventaron un sistema permanente do pesas y medidas; fueron muy entendidos en astronomía.

ASIRIOS: Pueblo semítico; raza belicosa y conquistadora; célebre por su arquitectura y escultura; su imperio se extendía sobre el Asia Meror (al este del río Halis), Siria, Fenicia, Palestina, la mayor parte de Egipto, la Media y las regiones del Tigris y del Eufrates hasta el golfo Pérsico; los asirios producían verdaderas obras de arte en vidrio y metales, y eran unos habilísimos grabadores de piedras preciosas.

BABILONIOS O CALDEOS: Pueblo semítico; como poder político gobernó tan sólo durante 57 años, de 625 a 533 antes de J. C., desde el fin del poder de los sirios hasta la conquista realizada por los persas acaudillados por Ciro; era una raza comercial y amante del lujo; su capital. Babilonia, era el emporio de! comercio entre el Asia Oriental y el Asia Occidental, Egipto y Europa; los babilonios del nuevo Imperio eran expertos fabricantes de tejidos y hábiles grabadores de piedras preciosas.

HEBREOS: Raza puramente semítica; ejerció escasa influencia on la historia política de la antigüedad; distinguióse por el conocimiento do un solo Dios y por las Escrituras transmitidas a las futuras edades; con David y Salomón formó una gran morarquía, pero luego decayó; es nación poco científica y poco artística en la historia antigua.

FENICIOS: Pueblo semítico puro; los fenicios fueron los más grandes comerciantes y colonizadores do los tiempo.1; antiguos; célebres como transmisores de civilización del Oriente al Occidente; era un conjunto de varias ciudades libres e independientes, unas veces aliadas y hostiles otras; Tiro y Sidón fueron famosas por sus materias colorantes, su fabricación de vidrio, sus bordados, sus obras de bronce y de cobro, sus tejidos de hilo y de algodón, sus astilleros y su minería; los fenicios son los inventores del alfabeto utilizado aún por las naciones europeas; la mayor de todas las colonias fenicias fue Cártago.

MEDOS Y PERSAS: Pura raza aria; pueblo belicoso y célebre por su caballería y sus arqueros, la monarquía media tuvo fin en 550 antes de J. C, fecha en que se fundó la monarquía persa; los persas era  un pueblo enérgico, valiente y poético; al principio llevaban una vida sencilla, que, después do sus conquistas, degeneró en fastuosas; más que cualquier otro pueblo asiático, se asemejan a los europeos  por su civilización; desde la época de Ciro hasta la conquista de Persia por Alejandro Magno (550-331 antes de J. C.) fueron poderosos dominadores del Asia; son los primeros asiáticos que trataron do conquistar a Europa: su imperio se extendió sobre todo el Asia Occidental y sobro Egipto.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena – Tomo I  – Edades Antigua y Media

Historia del Trineo Resumen Origen Primeros Transporte de Carga

HISTORIA DEL TRINEO:

Una migración de humanos  en el -7000 es el origen de la población de América se produce Sur, de las islas del Pacífico, y por vía marítima. También se sabe que otras migraciones se habían producido anteriormente por el Norte, pudiéndose calcular que se remontan a 9-000 u 8.000 años a. de J. C, y utilizando a buen seguro eltrineo. De ahí que la necesidad de superar terrenos o mares helados acuciase la genialidad inventiva del hombre. Nació así el trineo, y si no precisamente la barca, fruto de una civilización posterior y más evolucionada, sí al menos algunos tipos rudimentarios de balsas y maderos flotantes. Estos fueron los primeros medios de transporte.

Será oportuno detenernos un momento en el trineo, advirtiendo que cuanto se refiere a las balsas será descrito en otro lugar.
Los primeros trineos se deslizaban silenciosos en las selvas de coníferas de la Europa septentrional; se construyen vaciando la corteza de los árboles y, además de facilitar el viaje sobre los hielos y la nieve, haciéndolo más rápido y seguro, sirven para transportar los animales cazados. Con bastante rapidez el hombre descubre que también pueden utilizarse como medio de transporte sobre la hierba, el barro y los terrenos cenagosos, tal como aún hoy se utilizan en Laponia, en el Asia septentrional y en la Columbia Británica. La idea de añadir varillas y guías deslizantes para reducir el rozamiento parece relacionarse con el uso de cuernos de animales o, más probablemente en el Norte, con la utilización de las curvadas mandíbulas de las ballenas. Si bien en un primer tiempo el trineo era empujado o arrastrado por un hombre, no transcurre mucho tiempo sin que el perro sea uncido a él, aunque no el reno, domesticado mucho más tarde.

El trineo es el predecesor del esquí, del que se han hallado varios ejemplares, pertenecientes al período neolítico, en Finlandia, Noruega y casi todos los países del norte de Europa. En aquella época el trineo había llegado ya a un grado notable de perfección; era ligero y llevaba alzada la proa para que pudiera superar ágilmente las asperezas e irregularidades del terreno. El esquí, por el contrario, era aún muy primitivo y basto, estando formado por dos guías anchas y cortas fijadas al pie por medio de ataduras; sin embargo, en Riihimaki (Finlandia), se han encontrado ejemplares en los que el pie se apoya en una concavidad de madera en cuyos bordes se habían fijado correas. El material utilizado era siempre madera de pino. Ya en las postrimerías del neolítico el esquí había evolucionado de tal forma, que se diferenciaba muy poco del que se usa actualmente. Cambió el tipo de madera y asimismo el engranaje, constituido por relieves de hierro peraltado, dotado de estrías para fijar el pie.

Del trineo derivan, además del esquí, diversos tipos de vehículos deslizantes que se difundieron de modo extraordinario, y no sólo en el Norte. Egipto y Sumer hacían un uso especial del trineo, transportando material de construcción, estatuas colosales y pesos enormes. En Mesopotamia fue adoptado un tipo de trineo arrastrado por bueyes; en Ur, la reina Shub-ad poseía — nos encontramos ya en el siglo III a. de J.C.—un hermosísimo carro-trineo dotado de guías muy recurvadas. Trineos mucho más pequeños se usaban corrientemente en Egipto para el transporte del trigo.

El principio de la reducción del rozamiento, haciendo que sobre el terreno se deslice una superficie lisa y aguda, se aplica también a otros medios de transporte que parecen derivar del trineo, aunque no falta quien sostiene que algunos de ellos sean anteriores. Un tronco con la rama en forma de horquilla constituyó sin duda el primer trineo utilizado en los campos de Europa hasta épocas relativamente recientes. Los travois empleados por los indios americanos se diferencian poco de este tipo, y son arrastrados por perros o caballos. De estos rudimentarios medios de transporte proviene la «narria», constituida esencialmente por dos ramas de árbol arrastradas por un buey o un caballo y ligadas entre sí por unos barrotes transversales, que forman la superficie utilizada para depositar la carga.

Continuando de nuevo el examen del desarrollo humano, nos encontramos que alrededor del año 7000 a. de J.C. empiezan a formarse en el Medio Oriente las primeras comunidades de pastores y agricultores, fenómeno producido como consecuencia de la domesticación del ganado lanar y cabrío y del cultivo de los cereales. Aún se trata de pueblos nómadas, pero el paso de la caza y la recolección al pastoreo y al cultivo de la tierra, la llamada revolución neolítica que liga los hombres a la tierra, produce notables transformaciones en la civilización.

En efecto, dos milenios más tarde observamos que el progreso ha sido enorme: el arte de la cerámica evolucionó considerablemente y las artes plásticas moldeaban ya sus primeras figuras con gran maestría, mientras, algo más tarde y siempre en el Medio Oriente, aparecían las primeras manufacturas textiles y de mayólica.
Nuestra exposición ha dado fin. Nos aproximamos al año 3000 a. de J.C. Es la época de la rueda, que ve el florecimiento de grandes civilizaciones.

Un trineo de Laponia

Un trineo de Laponia en forma de piragua. Construido a base de un tronco de árbol ahuecado, no posee trenes de deslizamiento, pero resbala sobre su base. El trineo, primer medio de transporte utilizado por el hombre, se deslizaba también sobre la hierba y terrenos arcillosos. 

Un "tobogán», el trineo

Un “tobogán», el trineo utilizado por Ion indios cllipeva para trasladarse sobre terrenos nevados. T\to medio de transporte, muy difundido en In región de los grandes lagos, estaba formado por Uni larga tibia, curvad» un tu parte delantera y arrastrada por mujeres o por perros. 

trineo esquimal

Un trineo esquimal de transporte. La necesidad de reducir el rozamiento del terreno y de aumentar la estabilidaddel vehículo sugirió la idea de aplicar, sobre el fondo del trineo, dos mandíbulas de ballena,  que al cabo de poco tiempo fueron sustituidas por auténticas guías metálicas favorecieron el deslizamiento sobre el terreno.

Fuentes Consultadas:
Historia de la Comunicaciones Transportes Terrestres J.K. Bridges
Historia y Cronología de la Ciencia y los Descubrimientos de Isaac Asimov

Causas de la Reforma de Lutero Reformadores Religiosos Consecuencias

Causas y Consecuencias de la Reforma de Lutero

Debido a muchas circunstancias, al final de la Edad Media la Iglesia había perdido gran parte de su prestigio. Algunos papas y obispos vivían como señores laicos y muchos sólo veían en sus funciones un medio para proporcionarse grandes ingresos. Su principal objetivo parecía ser reunir el dinero necesario para mantener el fasto de su corte y sus ambiciones políticas. De este modo, lo temporal predominaba sobre lo espiritual.

Algunos acumulaban varios cargos importantes para acaparar el mayor número posible de beneficios. Otros se daban al nepotismo : reservaban para sus parientes importantes puestos eclesiásticos, a fin de conservar las riendas del poder.

En aquella época en la Iglesia reinaban otros muchos abusos. El clero menor se sentía abandonado a su suerte por sus superiores. Además, como carecía de la suficiente cultura, se hallaba incapacitado para enseñar y predicar debidamente. La Iglesia estaba, por lo tanto, en plena decadencia.

El nacimiento del espíritu crítico y el desarrollo de las aspiraciones a la libertad constituyeron terreno abonado para la aparición y expansión de la Reforma del siglo XVI. Además, el arte de la imprenta, que se había perfeccionado durante el siglo XV, favoreció la rápida difusión de las ideas de reforma, veamos la historia.

 

la reforma religiosa de luteroLA REFORMA DE LUTERO: Lutero no se veía a sí mismo como un innovador o un hereje, pero al intervenir en la controversia de las indulgencias entró en una confrontación abierta con los jerarcas de la iglesia, que lo empujó a plantear implicaciones teológicas de la justificación por la fe sola.

En 1517, el papa león X había emitido una indulgencia especial de jubileo para financiar la construcción de la nueva Basílica de San Pedro en Roma. Johann Tetzel, travieso dominico, pregonaba las indulgencias con el lema: “Tan pronto la moneda en el cofre tintinea, el alma del purgatorio ya sale y aletea”.

A Lutero le afligió en gran medida la venta de indulgencias, seguro de que la gente estaba garantizando su condenación eterna al confiar en esos trozos de papel su salvación. En respuesta, dio a la luz sus Noventa y cinco tesis, aunque los eruditos no están seguros de si las clavó en la puerta de una iglesia en Wittenberg. como se afirma tradicionalmente, o si las envió por correo a su superior eclesiástico.

En cualquier caso, las tesis eran una elegante acusación de los abusos en la venta de indulgencias. Es dudoso que Lutero intentara romper con la iglesia por la cuestión de las indulgencias. Si el Papa hubiera aclarado como Lutero quería esta cuestión de las indulgencias seguramente la cuestión se habría solucionado y terminado la controversia.

Para la mayoría de los historiadores, la publicación de las Noventa y cinco tesis marca el principio de la Reforma. Para Lutero eran una respuesta a lo que consideraba los flagrantes abusos de la venta de indulgencias de John Tetzel.

Aunque se escribieron en latín, estas tesis fueron pronto traducidas al alemán y difundidas a todo lo ancho de Alemania. Causaron profunda impresión en los alemanes insatisfechos con las políticas eclesiásticas y financieras del papado. Martín Lutero: trozos escogidos de las noventa y cinco tesis

5. El papa no tiene el poder ni la facultad para levantar castigo alguno, más allá de los que haya impuesto a propia discreción o por derecho canónico.

20. Por ende, el papa, con su remisión plenaria de todos los castigos, no puede comprenderlos “todos” en sentido absoluto, sino sólo los impuestos por él mismo.

21. Por consiguiente, los predicadores de indulgencias están equivocados cuando dicen que un hombre está absuelto y salvado de todo castigo por las indulgencias del papa.

27. Es mera charla humana predicar que el alma sale volando del purgatorio en cuanto el dinero tintinea en la caja de la colecta.

28. Es ciertamente posible que cuando el dinero tintinea en la caja de la colecta puedan crecer la codicia y la avaricia; pero la intercesión de la iglesia depende de la sola voluntad de Dios.

50. A los cristianos debe enseñárseles que si el papa supiera de las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría ver la Basílica de San Pedro reducida a cenizas que erigida con la piel, carne y huesos de su grey.

81. Esta prédica perversa de los perdones hace difícil, aun para hombres instruidos, redimir el respeto debido al papa de las calumnias o, por lo menos, de los agudos cuestionamientos del laicado.

82. Por ejemplo: “¿Por qué el papa no vacía el purgatorio por razón del más santo amor y de la suprema necesidad de las almas? Que pueda salvar innumerables almas con el sórdido dinero para construir una basílica, haría de la más justa razón la más trivial”.

86. Y otra vez: “Si la riqueza del papa es mayor que la del más craso de los Cresos de nuestro tiempo, ¿por qué no construye esta Basílica de San Pedro con su propio dinero y no con el de los pobres fieles?”

90. Suprimir estos más que conscientes cuestionamientos del laicado por la sola autoridad, en lugar de refutarlos por la razón, es exponer a la iglesia y al papa al ridículo ante sus enemigos y hacer infeliz al pueblo cristiano.

94. Se debe exhortar a los cristianos a que procuren honestamente seguir a Cristo, su cabeza, a través de castigos, de muertes y de infiernos.

95. Y que entonces tengan más confianza de entrar en los cielos merced de sus muchas tribulaciones, más que a la falsa seguridad de la paz.

A fines de la Edad Media, la autoridad de la Iglesia sufrió gran mengua a causa de los numerosos abusos que se cometían en las altas esferas eclesiásticas. Durante el siglo XVI surgieron distintos movimientos de reforma. Hombres como Lutero, Cal-vino y Zuinglio no tardaron en conquistarse numerosos adeptos. En la segunda mitad del siglo XVI, la Iglesia romana, apoyada por los jesuítas, inició la Contrarreforma y recobró parte del terreno perdido

DIFUSIÓN DE LA REFORMA: En otros países también se iniciaron movimientos de reforma. Los anabaptistas, que se extendieron sobre todo por Alemania occidental y los Países Bajos, exigían un bautismo nuevo. Como su nombre indica, preconizaban el bautismo de los adultos. Esta secta no sólo pretendía reformas religiosas, sino también sociales, entre otras la comunidad de todos los bienes. Fueron muy combatidos y perseguidos, especialmente por Carlos I.

Calvino, jurista y teólogo francés, también elaboró un plan de reforma. Con la publicación de su Institutio religionis christianae difundió su doctrina en Suiza. Hasta su muerte, en 1564, fue el pastor absoluto y autoritario de la comunidad reformada de Ginebra. Creía y enseñaba que el hombre estaba predestinado a salvarse o a condenarse: Dios escoge a los que quiere salvar. Negaba, por lo tanto, el libre albedrío del hombre en lo religioso. En Francia, sus adeptos recibieron el nombre de hugonotes. Las enseñanzas de Calvino encontraron favorable acogida en los Países Bajos.

Calvino reformador

Inglaterra también participó de la admiración general por la Reforma. Al principio, Enrique VIII intervino como defensor del catolicismo contra Lutero, lo que le valió el título de «defensor de la fe». Pero como el papa se negaba a disolver su matrimonio con Catalina de Aragón, se separó de Roma y se hizo proclamar jefe de la Iglesia de Inglaterra.

De este modo se convirtió en el fundador del anglicanismo que, durante el reinado de su hija Isabel I, experimentó un nuevo desarrollo. El anglicanismo adoptó del catolicismo ciertos elementos del ejercicio del culto, pero su enseñanza doctrinal concordaba en gran parte con el calvinismo, salvo en lo referente a la predestinación.

En la segunda mitad del siglo XVI, la Iglesia católica decidió dar la réplica; se creó la Contrarreforma. Se confirmó la doctrina católica y se revisó la organización de la Iglesia, mientras se ponían en práctica nuevos medios de acción para combatir el protestantismo.

El Concilio de Trento (1545- 1563) fue un elemento esencial de la Contrarreforma. Se promulgaron las medidas de réplica. Seguidamente, tres papas, Pío V, Gregorio XIII y Sixto V, cuidaron de que se aplicaran estas decisiones. En la lucha contra el protestantismo participaron, asimismo, nuevas órdenes religiosas, especialmente la Compañía de Jesús u orden de los jesuítas, fundada por un gentilhombre español, Ignacio de Loyola.

San Ignacio de Loyola

La orden, dotada de una organización casi militar, estaba compuesta por una selecta clase intelectual, y no tardó en cobrar gran fama en materia de pedagogía y predicación. Los jesuítas fueron los principales paladines de la Contrarreforma y su obra perduró, especialmente, en el sur de Alemania, Polonia, Francia y también en los Países Bajos meridionales.

Motivos  de adopción  de la nueva fe de Lutero. — Como sucede en todas las conmociones que agitan a la humanidad, sean cualesquiera sus  causas, no todos los que apoyaban la nueva fe eran sinceros en sus sentimientos. Muchos, muy complejos y hasta contrapuestos móviles les impulsaban a prestar su adhesión a Lutero.

No era, pues, la convicción firme de la verdad de sus concepciones teológicas ni de la justicia de la causa que el reformador propugnaba, la que los impulsaba a ser actores de aquella revolución. Había muchos rebeldes en potencia que necesitaban un caudillo para exteriorizar su disconformidad.

Otros, como se ha dicho anteriormente, veían en la realización de las nuevas prédicas un modo de eludir el pago de tributos a la Sede Romana. Algunos príncipes veían en la revolución religiosa una ocasión para despojar a la Iglesia de sus tierras y otros bienes, dentro de sus señoríos. En lo que al pueblo tocaba, era bien notoria la aversión con que los Estados germánicos consideraban la intromisión del Papado en sus asuntos nacionales, mirándola como una injerencia de gentes extranjeras.

Promovida la conflagración, bajo las enseñas de Lutero se acogieron soberanos ansiosos de apropiarse las prerrogativas del Papa, señores rapaces ávidos de participar en los saqueos de abadías y conventos, patriotas que ansiaban liberar su país de la Influencia extranjera, hombres débiles alucinados por el espejuelo de la novedad, aventureros de toda laya, apetecedores de la relajación propia de los movimientos revolucionarios, hombres ingenuos que creían extirpar las corrupciones de la Iglesia, y otros idealistas que imaginaban que con aquella revolución  iban a conseguir la implantación de la justicia y de la verdad.

http://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

PARA SABER MAS…

LA IGLESIA CATÓLICA romana se sentía amenazada por la difusión del protestantismo. Su respuesta fue llevar a cabo reformas y tratar de acabar con los protestantes. Esta reacción se conoce como Contrarreforma.

CONCILIO PARA EL CAMBIO En 1545 la iglesia convocó una reunión, conocida como el Concilio de Trento, para proponer reformas en la iglesia católica. Uno de los puntos fue que los sacerdotes debían ampliar su formación, para lo que se acordó fundar seminarios (escuelas eclesiásticas). Insistieron en la obligatoriedad del voto de pobreza para monjes, sacerdotes y monjas. También publicaron una lista de libros considerados peligrosos, prohibidos para los católicos, que se llamó “índice de libros prohibidos”. Pero la conclusión principal del Concilio fue que no existiría una reconciliación con los protestantes.

LOS JESUITAS
Una de las maneras que tenían los católicos de impedir la expansión de los protestantes era divulgar su propia doctrina. En 1534 un soldado español, Ignacio de Loyola (1491-1556), herido en una batalla en 1521, orientó su vida a la espiritualidad católica y fundó la Compañía de Jesús. Su objetivo era difundir la fe católica a través de la enseñanza. Pronto estableció misiones en lugares tan lejanos como la India, China y Sudamérica. Los miembros de esta orden religiosa eran famosos por su habilidad para el debate.

CONTRA EL PROTESTANTISMO

Varios poderosos gobernantes católicos ayudaron a contener el creciente avance del protestantismo. Los reyes españoles Carlos I (1500-58) y su hijo Felipe II (1527-98) se dedicaron a ello con fervor. Utilizaron la Inquisición para castigar a los protestantes. La Inquisición torturaba a sus víctimas para obtener una confesión. Los castigos iban desde el pago de una multa a ser quemados en la hoguera. La Contrarreforma no pudo eliminar el protestantismo pero sí logró fortalecer la iglesia católica.

LUTERO COMO ESCRITOR

Desde el punto de vista literario, las obras de Lutero son la realización más importante de la literatura alemana de su siglo y aportan la creación de un instrumento expresivo que ha perdurado prácticamente hasta hoy. Ya los grandes tratados de 1520 (De la libertad cristiana y Manifiesto a la nobleza cristiana de la nación alemana) habían mostrado la energía y la eficacia que sabía dar a la prosa polémica en lengua vernácula, lo cual constituía una gran renovación, ya que este tipo de temas solían debatirse en latín; pero un planteamiento general del problema idiomático sólo se dio cuando Lutero emprendió la gigantesca tarea de traducir la Biblia en lengua vulgar.

No era la primera vez que se acometía tal empresa: desde 1466 se habían impreso catorce traducciones bíblicas en alto alemán y tres en bajo alemán; pero Lutero se proponía objetivos más ambiciosos: quería que su versión llegara al mayor número posible de personas, y para ello era imprescindible rehuir los extremismos dialectales y forjar una nueva lengua común impregnada de sabor popular. Y así, basándose en su sajón nativo y en la morfología de la lengua de la cancillería sajona, dio forma a un lenguaje “puro y claro”, como él decía, que ha sido la base del moderno alemán literario. A fines de 1521 empezaba a trabajar en el Nuevo Testamento, que se imprimiría en septiembre de 1522, y en 1534 terminaba la traducción del Antiguo Testamento.

En tan pocos años y en un país disgregado en dialectos, Lutero llevó a cabo la gran hazaña de traducir una obra de dificultades tan inmensas en una lengua popular y al mismo tiempo llena de dignidad poética, a la vez viva y correcta, tan alejada de los empobrecidos dialectos populares como de la lengua fría y artificial de la cancillería sajona. “La mujer en su casa, los niños en sus juegos, los hombres en las plazas públicas, éstos han sido mis maestros”, afirmó.

Otro importantísimo aspecto de su producción literaria es el de la hímnica eclesiástica. Los 41 himnos que compuso, a menudo con el deliberado objeto de inculcar nociones teológicas de un modo mucho más eficaz que por medio del escrito o del sermón, tuvieron una extraordinaria difusión, hasta el punto de que muchos de ellos acabaron convirtiéndose en canciones populares e incorporándose en cierto modo al patrimonio folclórico del país. Aunque en su mayoría proceden de los salmos y de los himnos latinos, Lutero les dio un carácter de expresividad muy peculiar. Recordemos, entre las piezas más características y famosas, Eiri feste Burgistunser Gott (“Nuestro Dios es nuestra fortaleza”), inspirada en el salmo 46. (Historia Universal Tomo 13 Salvat).

– La Reforma de Lutero –

Origen y Evolución del Hombre y de la vida en el planeta Tierra

Origen y Evolución del Hombre

En los últimos años, las Ciencias Sociales han realizado progresos de importancia pero, a medida que se avanza, se tiene el convencimiento de que aumentan los problemas. Rastrear los orígenes del hombre es la tarea que ocupa sin descanso a cientos de investigadores en todo el planeta. En diferentes lugares aparecen indicios que permiten formular hipótesis y elaborar complejas demostraciones.

Ocurre que quien obtenga la respuesta a este interrogante habrá descubierto también el origen de una característica que nos ha lanzado a una evolución intelectual cuyos límites parecen no existir. La cualidad que mueve a los hombres al logro de todos sus cometidos tiene un nombre: Curiosidad.

Nunca como en nuestra época ha dispuesto la humanidad de mas riqueza de informaciones sobre el mundo que le rodea. Jamás como hoy los médios audiovisuales han vertido sobre  los jóvenes semejante cantidad de imágenes y noticias acerca de hechos y hombres, ambientes y actíviddes,  presente y pasado, mundos cércanos remotos. Y, sin embargo, jamás ha sido mayor la curiosidad por entender más y más, por encontrar todas las respuestas.

Los historiadores se dedican al estudio de los acontecimientos y procesos, y analizan tipos de fuentes muy diversas.

•  Tipos de fuentes. Los historiadores estudian vestigios de diverso tipo para conocer el pasado: documentos escritos sobre cualquier material (piedra, papel, pergamino, papiro…), restos artísticos, útiles cotidianos, testimonios orales, etc.

•   Uso de las fuentes. El trabajo con documentos escritos es muy problemático: hay que descifrar el idioma en el que están escritos, completar con otras fuentes los datos que faltan, comparar fuentes contradictorias entre sí, etc.

Los historiadores necesitan ser muy detallistas y, sobre todo, tener un gran espíritu crítico, pues las fuentes históricas pueden estar manipuladas: muchos gobernantes han utilizado la literatura y el arte para su propia propaganda o se han trucado muchas fotografías.

Por ello, los historiadores deben comprobar la autenticidad de la fuente, tomar sus datos relevantes, conocer su origen para poder interpretarla bien y comparar los datos que se extraen de ese documento con los obtenidos de otras fuentes.

Bibliografía Consultada: Historia de la Antigüedad Alonso/Elisalde/Vázquez

EL ESTUDIO DE LOS RESTOS MATERIALES

Para reconstruir el pasado de los hombres que todavía no habían inventado la escritura sólo es posible apoyarse en técnicas especiales de investigación. Estas técnicas permiten extraer información de los restos materiales dejados por esos hombres, como por ejemplo sus huesos, los instrumentos que fabricaron con piedras, o los restos de alimentos.

La arqueología es la disciplina que estudia esos restos materiales. Pero el arqueólogo no se limita a recoger objetos hermosos como si fuera un coleccionista. Su trabajo consiste en reconstruir la vida de los grupos humanos que dejaron restos materiales: debe deducir su antigüedad, reconstruir las formas de subsistencia, sus costumbres y ritos, su organización social.

La excavación arqueológica:
Luego de realizar investigaciones bibliográficas y sobre el terreno, el arqueólogo llega al sitio donde supone que hallará restos materiales de culturas desaparecidas. Siglos, milenios de vida humana descansan bajo algunos metros de tierra.

“Toda la historia no escrita de la humanidad se encierra en las hojas superpuestas del libro de la tierra, y la técnica de la excavación tiene como primer objetivo asegurar su lectura correcta”, dijo un arqueólogo contemporáneo.

Por esto, la tarea del arqueólogo consiste en ir abriendo ese libro, hoja por hoja, cuidando de no dejar que desaparezca una sola palabra, porque se corre el riesgo de hacer quizás incomprensible el texto.

Para lograrlo, se deben registrar con la mayor precisión posible las características de cada hallazgo (medirlo, dibujarlo, fotografiarlo); y establecer con exactitud el orden de sucesión de las distintas capas de tierra que contienen los restos.

Aparición de los mamíferos
Hace 65 millones de años desaparecieron los grandes reptiles dinosaurios y comenzó el desarrollo de los mamíferos. Estos pequeños animales que dejaron el suelo para trepar a los árboles. El salto a la vida sobre los árboles se debió, posiblemente, a la necesidad de sobrevivir. Podemos decir que al desaparecer los grandes dinosaurios, los mamíferos sobrevivientes ocuparon el lugar predominante en la naturaleza y entre ellos se destacaron los primates que habitaban en las copas de los árboles y que desarrollaron una gran capacidad para sobrevivir: poseían un cerebro superior puesto que podían coordinar la vista y el movimiento de las manos. Sus manos eran prensiles y la posición de los ojos les permitía una visión tridimensional.

Características Básicas de los Primates:
El nombre de “Primates” fue usado por primera vez por Linneo en 1758 en su ordenación taxonómica de los animales; significa “primeros” en latín. Linneo incluyó en su orden Primates a los humanos, monos antropomorfos, monos del Viejo Mundo y monos del Nuevo Mundo, distinguiéndolos del resto de mamíferos, a los que llamó “Secundates” (segundos).

El grupo de los primates tienen características anatómicas que poseen ciertos rasgos que en su conjunto permiten identificarlos. Como características de los primates se pueden mencionar:

* Manos y pies con cinco dedos
* Pies plantígrados.
* Pulgar oponible en manos y pies (algunas especies, como el hombre, han perdido la capacidad de oponer el pulgar del pie).
* Clavículas presentes.
* Uñas planas en lugar de garras (en la gran mayoría de las especies).
* Visión a color (en la gran mayoría de las especies).
* Articulaciones del hombro y del codo bien desarrolladas.
* Hemisferios cerebrales bien desarrollados.
* Visión binocular (en diferentes grados).
* Órbitas oculares rodeadas de hueso.

El largo período que abarca desde la aparición del hombre hasta la invención de la escritura, es llamado edad de piedra. A su vez la edad de Piedra se divide en dos etapa: el paleolítico, que significa piedra tallada o antigua y el neolítico que quiere decir piedra pulida o nueva. Estas palabras llaman la ataención sobre el tipo de trabajo que los primeros hombres fueron realizando con las piedras, desde piedras apenas trabajadas, casi guijarros, primeros a piedras talladas luego, hasta llegar a pidras pulidas y bellamente adornadas. Este trabajo cada vez mas complejo y con mayores detalles permite suponer que también fueron mas complejas las técnicas empleadas para crear esas herramientas o utensillos, y a la vez mas complejas fueron las necesidades que satisfacían al hombre.

Surgimiento de los primates

Hace 70 millones de años, entre los mamíferos se desarrollaron diferentes tipos de monos llamados primates. Los primeros primates fueron animales pequeños, de hábitos nocturnos, que vivían (casi siempre) en los árboles.

Con el tiempo, algunos de éstos fueron cambiando sus hábitos y características físicas: su cráneo fue mayor, creció su cerebro, podían tomar objetos con las manos, adaptarse al día y alimentarse de frutas y vegetales.

Del tronco común de los primates, surgieron dos ramas de monos:
1) las de los simios: chimpancé, gorila y orangután
2) los homínidos o protohumanos, dando origen del hombre actual

Los homínidos o primeros humanos:
Se llama así a una de las dos familias de monos en que se dividió el grupo de los primates. Mientras que en la familia del orangután, del gorila y del chimpancé no hubo cambios, hace 15 millones de años en la familia de los homínidos comenzó la evolución hasta el hombre actual.

Los primeros homínidos y el largo camino hacia el hombre: Diversas fueron las especies que unieron al hombre actual con los primeros homínido. Las especies que representaron verdaderos saltos evolutivos, es decir, verdaderos momentos de cambio, fueron las siguientes:

Australopithecus: (“monos del sur”) fue el primer homínido bípedo (caminaba en dos patas y podía correr en terreno llano). Poseía mandíbulas poderosas y fuertes molares. Largos miembros y pasaban gran parte de su vida en los árboles. Su cerebro tenía un volumen inferior a los 400 centímetros cúbicos. De aquí se deduce que el andar erguido se produjo mucho antes que la expansión del cerebro. Su talla no superaría el 1,20 m. de altura y los 30 Kg. de peso. Antigüedad: 3 ó 4 millones de años

Está representado por un grupo de fósiles prehumanos hallados en el sur y el oriente del África. Los más antiguos fósiles tienen aproximadamente 5 millones de años y los más recientes, 1 millón de años. El primer australopithecus fue encontrado en la década de 1960 en África oriental, (Etiopía) y fue llamada Lucy.

Homo habilis: (“hombre hábil”) esta especie de homínidos, debieron adoptar una posición mas erguida porque las variaciones climáticas hizo crecer los pastizales y obligó a que se paren sobre sus pies para divisar posibles peligros. Tenían un cerebro más grande, alrededor de 750 centímetros cúbicos. Su característica más importante fue el cambio en su forma de alimentación: ya no sólo comían frutas y vegetales sino también animales. De cuerpo velludo. Actualmente los investigadores no están de acuerdo sobre si el homo habilis cazaba intencionalmente y fabricaba utensilios para hacerlo. Se cree que podrían haber hablado. Fueron hallados restos fósiles en la Garganta de Olduvai (Tanzania) junto a los primeros utensillos. Antigüedad: 2 millones de años

Homo erectus: (“hombre erguido”) Tambien llamado Pithecanthropus Erectus. Algunos lo consideraron el representante directo del hombre, pero hoy se sabe que muchos austratopithecus anteriores poseían rasgos semejantes. Son los primeros homínidos que se distribuyeron ampliamente por la superficie del planeta, llegando hasta el sudeste y este de Asia. Cuerpo alto, espesa cejas y gran musculatura. Poseían un cerebro mayor que el del homo habilis: alrededor de 1.100 centímetros cúbicos. Descubrieron el uso del fuego y fabricaron la primera hacha de mano. El primer homo erectus fue encontrado en Java (Oceanía) a fines del siglo pasado. El hallazgo de restos de homínidos de esta especie en las cavernas de Pekín permitió la reconstrucción de algunos aspectos de su vida. Antigüedad: 1.5 millones de años

Homo sapiens: (“hombre racional”) vivió en Europa, en África y en Asia. Los hallazgos arqueológicos reflejan cambios importantes en el comportamiento de esta especie: utilización de instrumentos de piedra y hueso más trabajados, cambios en las formas de cazar, uso y dominio del fuego, empleo del vestido, aumento en el tamaño de las poblaciones, manifestaciones rituales y artísticas. El representante del homo sapiens más antiguo es el hombre de Neanderthal (Alemania). Antigüedad: De 150.000 a 200.000 años

Homo sapiens sapiens: (“hombre moderno”) Sus características físicas son las mismas que las del hombre actual. Su capacidad cerebral es de alrededor de 1.400 centímetros cúbicos. Se cree que apareció en Europa hace alrededor de 40.000 años. El homo sapiens sapiens es el que protagonizó, a partir del año 10.000 a.C., cambios muy importantes en la organización económica y social, como las primeras formas de agricultura y domesticación de animales, y la vida en ciudades. Su representante mas fiel es el hombre de Cromagnon (Francia). Antigüedad: De 80.000 a 40.000 años.

De todas las teorías existentes sobre los orígenes del hombre moderno, la que parece tener más crédito es aquella que propugna el llamado “modelo de la sustitución”, es decir, la aparición del Homo sapiens sapiens en el continente africano y su posterior expansión por el resto del planeta.

Los restos fosilizados de diferentes individuos hallados en 1997 cerca del poblado de Herto, en Etiopía, atestiguan que, hace unos 160.000 años, ya existían en África seres humanos muy parecidos a nosotros. Según los datos que manejan los científicos, el Homo sapiens sapiens, la subespecie a la que todos pertenecemos, habría aparecido hace entre 200.000 y 160.000 años.

Y lo hizo con certeza en las mismas regiones en las que los homínidos habían adoptado la marcha bípeda hace más de 4 millones de años, y donde, por primera vez, una especie de apariencia humana aprendió a fabricar herramientas, hace 2,5 millones de años.

En paleontología, las culturas desarrolladas por estas sociedades de hombres genéticamente modernos se encuadran en el llamado Paleolítico Superior, un período de la prehistoria caracterizado por la aparición de las primeras manifestaciones artísticas, por la creación de nuevos instrumentos líticos y óseos especializados, por la fabricación de herramientas compuestas y por el despertar de las creencias religiosas.

La hominización es el conjunto de cambios que, en el transcurso de millones de años de evolución ,
dio origen a la línea humana: bipedismo, desarrollo del cerebro, habilidad manual para construir y utilizar herramientas

El bipedismo: Las nuevas características de la estructura ósea que hicieron posible la postura erguida y el bipedismo habrían representado una ventaja adaptativa particular y habrían colaborado en la evolución de los primates hacia un patrón humano. Existen diferentes hipótesis acerca de las presiones selectivas que podrían haber favorecido el bipedismo:

  • mejor obtención del alimento: la postura erguida habría sido una ventaja para la visualización y la búsqueda de alimento a grandes distancias en un ambiente mixto de selva y sabana, y para el transporte manual del alimento recogido en diferentes sitios;
  • mayor capacidad para evitar a los depredadores: el bipedismo aumenta la altura y, por lo tanto, la capacidad de observar por encima de los pastos c de los obstáculos del terreno, para anticipar la huida o buscar protección frente a los depredadores;
  • aumento del éxito reproductor: los machos bípedos transportaban en sus manos alimentos para sus hembras y crías, que podían permanecer en su. “hogar”, establecer un vínculo más estrecho que favoreciera el cuidado, el aprendizaje y, en consecuencia, la supervivencia de la descendencia.

La estructura ósea de los humanos posibilita un andar erguido y con menos gasto energético que el de los simios que se balancean de lado a lado. La curvatura de la columna vertebral humana aporta mayor equilibrio y una mejor distribución del peso del cuerpo; la pelvis es más ancha, lo que favorece la inserción de los músculos que participan en la marcha erguida; el orificio en la base del cráneo, por donde pasa la médula espinal, está centrado y deja la cabeza en posición adecuada para la marcha erguida; el dedo gordo del pie se alinea con el resto de los dedos, lo que aumenta la capacidad de caminar o correr directamente hacia delante.

Australopitecus Homo Erectus

Homo Habilis

Homo Sapiens

Homo Sapiens-Sapiens


Charles Darwin Ver Su Biografía

La teoría darwiniana ve a la evolución del hombre como un proceso lineal y continuo. En este proceso cada especie seria el eslabón de una extesa cadena evolutiva. Durante mucho tiempos los investigaron buscaron una especie mitad hombre, mitad mono ubicada en el intermedio entre la evolución de los primates y humanos. Como esa especie jamás fue hallada se la conoce como es eslabón perdido.

EVOLUCIÓN DEL CRÁNEO:

El cráneo humano ha cambiado drásticamente durante los últimos 3 millones de años. La evolución desde el Australopithecus hasta el Homo sapiens, significó el aumento de la capacidad craneana (para ajustarse al crecimiento del cerebro), el achatamiento del rostro, el retroceso de la barbilla y la disminución del tamaño de los dientes. Los científicos piensan que el increíble crecimiento de tamaño del cerebro puede estar relacionado con la mayor sofisticación del comportamiento de los homínidos. Los antropólogos, por su parte, señalan que el cerebro desarrolló su alta capacidad de aprendizaje y razonamiento, después de que la evolución cultural, y no la física, cambiara la forma de vida de los seres humanos.

CRÁNEO GORILA FRENTE A CRÁNEO HUMANO

Los seres humanos modernos son primates, así como los gorilas, los lemures y los chimpancés. En algún punto de la evolución, el desarrollo humano continuó por un camino distinto. A pesar de que existen muchas similitudes entre los seres humanos y los primates (especialmente con gorilas y chimpancés), hay diferencias fundamentales que atestiguan esa evolución independiente en sus respectivos desarrollos. Esta ilustración de los cráneos de un gorila y un ser humano moderno presenta algunas de estas diferencias. El gorila posee largos caninos y su mandíbula es más prominente que la de los miembros de la línea de los homínidos.

Según cree la mayoría de paleontólogos y avalan los genetistas, el hombre moderno surgió en África y, desde allí, se extendió por todo el planeta. A partir del Paleolítico Superior, la evolución humana dejará de ser genética y se convertirá en un fenómeno cultural.

La Paleoantropología es el campo de conocimiento donde convergen la Paleontología -el estudio de las antiguas formas de vida- y la Antropología -el estudio de los seres humanos. Esta ciencia intenta trazar el árbol evolutivo del hombre y develar el origen de la humanidad estudiando los restos fósiles hallados. Los científicos concuerdan en que entre 5 y 6 millones de años atrás tuvo lugar la divergencia entre la línea que daría origen a la especie humana y la línea que condujo hacia los chimpancés y gorilas. El “linaje humano” comprende una docena de especies, conocida como la familia Hominidae u homínidos. Subsiste gran controversia acerca de las relaciones evolutivas de los fósiles de homínidos descubiertos. Constantemente hay nuevos hallazgos o se comunican estudios que obligan a rescribir la historia evolutiva del hombre.

SOBRE SU POSTURA ERECTA: Si hoy nos parece natural ver al hombre desenvolverse en todos los niveles a partir de una postura erecta, ella es el fruto de una lenta y complicada evolución que ha marcado precisamente la historia biológica del mismo hombre. A comienzos del Mioceno los homínidos eran fundamentalmente arborícolas, pero la reducción progresiva de los bosques les obligó a abandonar las copas de los árboles que ya no les proporcionaban un cobertizo continuo viéndose a veces obligados a desplazarse por el suelo para salvar la continuidad de los bosques.

Ante esta necesidad la postura adoptada para andar fue a cuatro patas pero poco a poco se inicia la tendencia a andar sobre las extremidades posteriores utilizando los brazos como apoyo y ayuda. De este modo se adopta una postura más o menos erecta cuyo desenvolvimiento abrió una serie de posibilidades evolutivas totalmente insospechadas. El término actual de esta evolución es el bipedismo que caracteriza de un modo inconfundible al homo erectas.

El tránsito de la posición cuadrúpeda a la bípeda es el origen de la mayor diferenciación entre el hombre y los simios, y comporta una serie de cambios importantes en el esqueleto, como es el acortamiento de la pelvis y la reducción del ángulo de juego del fémur, lo que da estabilidad a La posición erecta del hombre.

La evolución hacia la postura erecta, ágil y apta para la carrera, se vio favorecida por la necesidad de adaptarse al nuevo medio, en donde no estaba protegido, como en los árboles, contra los grandes depredadores que poblaban las extensas sabanas, como el tigre y el león.

La necesidad de defenderse y huir, y la iniciación a la caza como nuevo medio de supervivencia obligó a una selección de los tipos mejor adaptados al bipedismo y a la carrera. Las particulares condiciones que se dieron en los homínidos posibilitaron la aparición del hombre; recordemos que en otros grupos, como los canguros, hubo un desarrollo de las extremidades posteriores y una posición bípeda al andar, pero ello no llevó consigo la utilización de las extremidades anteriores para la fabricación de herramientas y utensilios.

Big BangOrigen de la Vida – Origen del HombreTeoría de la Evolución

CUADRO MAS COMPLETO EVOLUCIÓN DEL SER HUMANO
4.0 ma Ardipithecus ramidus
Primer homínido, aunque muy parecido a las simios.
No es seguro que sea bípedo
3.8 ma Australophitecus anamensis
Cuerpo: varón: 50 kg – hembra: 30 kg
Fue el primero en desplazarse erguido.
Cerebro: similar a los simios.
Alimentación: frutas y hojas
No se hallaron herramientas.
3.6 ma Australophitecus afarensis
Cuerpo: varón: 150 cm. 45 kg – hembra: 100 cm 30 Kg.
Brazos largos y piernas cortas como el chimpancés y bonabo
Caminaba erguido.
Cerebro: 430 ce.
Alimentación: frutas y hojas
No se hallaron herramientas.
3.0 ma Australophitecus africanus
Cuerpo: -varón: 140 cm 40 kg. – hembra: 110 cm 30 kg.
Cerebro: 450 cm3
Alimentación: frutas, hojas, pastos.
No se hallaron herramientas
2.6 ma Australophitecus aethiopicus
También llamado Paranthropus aethiopicus
pues posee una contextura mas robusta que el resto de los australopitecus
2.3 ma Paranthropus boisei
Cuerpo: -masculino: 140 cm. 80 kg. -femenino: 120 cm. 40 kg.
Cerebro: 470 cm3
Alimentación: hojas, semillas, posiblemente carne.
2.1 ma Paranthropus robustus
Cuerpo: -masculino: 130 cm. 80 kg -femenino: 110 cm. 40 Kg.
Cerebro: 530 cm3
Alimentación: hojas, semillas y posiblemente carne
2.0 ma Homo habilis
Cuerpo: -masculino: 130 cm 50 kg. -femenino: 100 cm 40 kg.
Cerebro: 600 a 800 cm3
Alimentación: frutas, hojas, posiblemente carroña. Utilizaba herramientas simples de piedra.
Homo rudolfensis
Cuerpo: -masculino: 150 cm 60 kg. -femenino: 140 cm 50 kg.
Cerebro: 700 cm3
Alimentación: frutas, hojas, posiblemente carroña. Sería la primera especie del género Homo. Utilizaba herramientas simples de piedra
Homo ergaster
Cuerpo: -masculino: 170 cm 70 kg. -femenino: 130 cm 60 kg.
Cerebro: 1.000 cm3
Alimentación: altas cantidades de carne
Sería la primera especie en salir de África.
Homo erectus
Cuerpo: -masculino: 170 cm 70 kg. -femenino: 130 cm 60 kg.
Cerebro: 1000 cm3
Alimentación: omnívoro, altas cantidades de carne. Dominaba el fuego; sucedió a H. ergaster y continuó su expansión en Asia, África y Europa,
250.000
años
Homo sapiens heidelbergensis
Cuerpo: Masculino: 170 cm. 60 kg. -femenino: 160 cm. 50 kg.
Cerebro: 1.200 cm3
Alimentación: raíces, semilla, carne
250.000
años
Homo sapiens neanderthalensis
Cuerpo: -masculino: 160 cm 75 kg. -femenino: 150 cm 65 kg.
Cerebro: 1500 cm3
Alimentación: omnívora, con altas cantidades de carne.
Excelentes cazadores
Enterraban a los muertos.
40.000 años Homo sapiens sapiens (Cro-magnon, el hombre moderno)
Cuerpo: -masculino: 175 cm. 70 Kg. – femenino: 160 cm 50 kg.
Cerebro: 1.350 cm3
Alimentación: omnívoro, con altas cantidades de carne.
ma.=millones de años y los valores indicado son aproximados

ALGUNAS CURIOSIDADES…

El Homo erectus comía carroña, pero también sabía cazar. Lo hacía en grupo, con lanzas sencillas, y capturaba distintos tipos de animales. El hombre de Neanderthal
enterraba a sus muertos y
es probable que haya hecho
ceremonias mortuorias. Se han encontrado algunas sepulturas con restos de polen, un signo de que se dejaban flores junto con el difunto.
El Homo habilis, “hombre hábil”, fabricaba herramientas. Tallaba
guijarros que encontraba
a la orillas de los ríos y así obtenía utensilios para deshuesar, cortar madera y carne, romper frutos
duros y mucho más.
El hombre de Cromañón está considerado como el primer artista. Pintaba las paredes rocosas de las cuevas. Qatal Hóyük, en la actual Turquía, es
la ciudad más antigua hallada hasta
ahora. Fue construida hace unos
6400 años. Albergó posiblemente
a casi 5000 habitantes.
Se sabe que el hombre de
Cromañón construía refugios.
Algunos estaban hechos con
colmillos de mamuts sobre
los que se tensaban pieles.
La aguja de coser se
nventó hace 17.000 años.
Permitió mantener bien
sujetas las pieles para
confeccionar verdaderas
prendas de vestir.
La conquista del fuego fue una de las
revoluciones más grandes de la prehistoria. El hombre sin duda utilizó el fuego mucho antes de saber producirlo. Se cree que el uso del fuego se generalizó entre 500.000 y 400.000 años atrás.
Los restos más antiguos de
construcciones, hallados
en Cercano Oriente, datan de
12.500 a 10.000 años a. C.
Estas primeras casas
eran redondas, estaban
semienterradas y fueron
construidas con arcilla
y piedra.

Vocabulario:
Antropoide: miembro de la familia más elevada dentro del orderi de los primates.
Auriñaciense: cultura del Paleolítico superior, desarrollada por el hombre de Cro-Magnon.
Catastrofismo: teoría defendida por G. Cuvier que afirma que cada época geológica ha terminado con un cataclismo que acabó con todas las formas de vida dando origen a los fósiles. Civilización clasificación de las culturas que poseen la horticultura, agricultura o ganadería y lenguaje escrito.
Coxis: hueso formado por la soldadura de las cinco últimas vértebras, oculto en el hombre y que en los animales forma la cola.
Cromosoma: formaciones filamentosas que se hallan en el núcleo de las células y que contienen los genes.
Cultura: conjunto de los rasgos de conducta adquiridos y característicos de los miembros de una sociedad. Especie: clasificación taxonómica por debajo de género, con posibilidad de entrecruzamiento y flujo genético entre sus miembros pero no entre miembros de diferentes especies.
Estrato: depósito geológico formado por sedimentos dispuestos en capas sucesivas.
Evolución biológica: desarrollo evolutivo dirigido y controlado por principios biológicos y naturales.
Evolución cultural: influencia del entendimiento humano en la evolución al modificar de un modo consciente los factores que influyen en la evolución biológica.
Evolución divergente: proceso según el cual se originan varias líneas de modificación progresiva a partir de una forma originaria común.
Foramen magnum: agujero situado en la base del cráneo por el que sale la médula espinal.
Fósil: resto orgánico transformado en piedra por un proceso de sustitución natural.
Gen: unidad hereditaria mendeliana, localizada en un cromosoma.
Género: categoría taxonómica entre especie y familia, formada por especies estrechamente emparentadas. Habitat: conjunto de condiciones ambientales en que se desenvuelve la vida de un ser vivo.
Homínido: primate que pertenece a la familia de los seres humanos.
Inmovilismo: teoría que defiende la creación directa por parte de Dios de los géneros y especies que han permanecido invariables desde entonces.
Meiosis: proceso en el ciclo vital de los organismos, por el cual el número de cromosomas queda reducido a la mitad.
Mitosis: forma de división celular con duplicación de los cromosomas.
Musteriense: cultura existente durante el tercer período interglacial y la cuarta glaciación en Europa, asociada al hombre de Neandertal.
Mutación: modificación brusca de la composición genética de un organismo, de modo que esta modificación es heredada por las células descendientes.
Órgano: grupo de distintos tejidos unidos estructuralmente y cooperando funcionalmente para realizar una tarea conjunta.
Paleontología: rama de la Geología que estudia por medio de los fósiles las formas de vida que existieron en los tiempos antiguos.
Pleistoceno: quinto período de la Era Terciaria en el que tuvo lugar la glaciación en la que el hombre predomina sobre los otros animales.
Plioceno: cuarto período de la Era Terciaria en el que tuvo lugar el interglacial en el que el hombre se diferencia de los antropomorfos.
Primate: orden dentro de la clase de los mamíferos. Prognato que tiene la cara prominente.
Restos vestigiales: órganos que han perdido sus funciones fisiológicas.
Sabana: llanura muy dilatada sin vegetación arbórea que suele abundar en buenos pastos.
Taxonomía: clasificación de los organismos basada todo lo posible en las relaciones naturales.
Tiempo cósmico: todo tiempo anterior a la formación de la Tierra.
Uniformismo: teoría defendida por Ch. Lyell según la cual la Tierra ha adquirido su aspecto actual a través de cambios graduales que han actuado constantemente.

Fuente Consultada:
La Tierra y Sus Recursos
Levi Morrero
Biología II Ecología y Evolución Bocalandro-Frid-Socolovsky
Wikipedia – Enciclopedia Encarta
La Aparición del Hombvre Alvarez Perez Colección de Bolsillo Divulgación Científica

EL COBRE su uso en la antiguedad Fabricacion de armas y utiles Metalurgia

Desde los primeros días del homo habilis hasta el 4000 a. J.C. mas o menos , los útiles y las armas estaban hechas de piedra, madera o hueso. La piedra es el mas duradero de esos materiales, y el más apropiado para que perdure como prueba de la actividad humana en el remoto pasado.

Como consecuencia de ello, este largo período se conoce como Edad de Piedra, un concepto empleado por vez primera por el poeta romano Tito Lucrecio Caro (95-55 a. J.C.), y reintroducido por el arqueólogo danés Christian Jürgensen Thomsen (1788-1865) en 1834.

La Edad de Piedra se divide en Paleolítico, Mesolítico y Neolítico (de las palabras latinas que significan «Piedra Antigua», ((Piedra Media» y ((Piedra Nueva», respectivamente), periodización basada en las técnicas cada vez más avanzadas de trabajar la piedra.

Pero de forma ocasional, las gentes de la Edad de Piedra debieron hallar guijarros que no eran como los demás guijarros. Ante todo, esas piedras de forma extraña halladas por azar eran brillantes y más pesadas que las demás de su tamaño.

Si se golpeaban con un mazo de piedra, no se partían o se disgregaban, sino que se deformaban.

Esas piedras eran en realidad metales. Se conocen docenas de metales, pero la mayoría se encuentran combinados con sustancias no metálicas, y el resultado son sustancias pétreas. Tan sólo los metales inertes y que tienden a no combinarse con otras sustancias pueden hallarse en estado libre.

Los tres metales inertes más fáciles de encontrar en estado libre son más bien raros. Se trata del cobre, la plata y el oro. Su rareza la demuestra el hecho de que la propia palabra metal procede de un término griego que significa “buscar”.

Los seres humanos ya trataban los nódulos metálicos en el 5000 a. J.C. o incluso antes. Por su peculiar brillo y porque, batiéndolos, podían adoptar formas interesantes, al principio se usaron casi exclusivamente como adornos. El oro era el metal más buscado, porque presentaba el color más hermoso (un amarillo reluciente) y era el más pesado y el más inerte.

En efecto, con el transcurso del tiempo no se altera. La plata, de un amarillo muy pálido, tiende a ennegrecerse a la larga, y el rojizo cobre puede volverse verde. (Cobre deriva de Chipre, la isla donde primitivamente se obtenía este metal.)

Los metales se hicieron lo bastante comunes para ser usados con otros fines, cuando los seres humanos descubrieron que pueden conseguirse de unas rocas especiales llamadas menas. De éstas, la primera identificada fue la de cobre. El cobre, en efecto, se combina con oxígeno, carbono o con ambos en ciertas menas, y hacia el 4000 a. J.C. se descubrió que de ellas puede obtenerse cobre en estado puro.

Al principio, sin duda, aquel proceso fue accidental, a resultas de un voraz incendio forestal declarado sobre una mena de cobre. Al calor del fuego, el carbono de la madera y de la mena se combinarían con el oxígeno de la segunda para formar dióxido de carbono, un gas que al dispersarse dejaría tras de sí el metal.

Alguna persona observadora pudo descubrir los nódulos rojizos entre el rescoldo, se comprenderían las circunstancias que rodean el fenómeno, se buscarían las menas y se prendería deliberadamente el fuego. De este modo fue posible la metalurgia u obtención de metales a partir de sus menas.

Los adornos de cobre se hicieron más comunes en adelante, pero ese metal no podía utilizarse en la manufactura de herramientas, en contra de lo que pudiera creerse. Después de todo, una piedra afilada se embota con el uso, y sólo puede volverse afilar mediante un proceso laborioso. En cambio, si una pieza de metal con el canto cortante se embota, se puede volver a afilar sencillamente por percusión. No obstante el cobre se desgastaba con excesiva facilidad y no podía batirse cada vez, después de usarlo en tareas de menos importancia.

EL COBRE: El cobre fue, por ser muy maleable, el primer metal utilizado por el hombre. Quizás le haya parecido una clase superior de piedra, porque puede ser doblado, modelado y reducido a láminas. Además, si se lo somete a la acción del calor, se licúa y adquiere la forma del recipiente o molde donde es volcado. Al enfriarse, retiene esa forma y se vuelve tan duro como la piedra. De esta manera, el cobre presentó mayores ventajas que la piedra; una herramienta de cobre puede volverse a afilar y, si se rompe, puede fundirse de nuevo. Más tarde, el cobre fue fundido con el estaño y el hombre consiguió el bronce. Lo utilizó sobre todo para la fabricación de cuchillos, espadas y puñales. Por último, al trabajar el hierro, los hombres pudieron desmontar selvas, combatir animales peligrosos, construir embarcaciones, edificar ciudades.

Hace 6000 años, trabajar el metal era una tarea muy laboriosa. Para reducir el cobre, se ponían los trozos del mineral en un crisol poco profundo y, sobre éste, se hacía un fuego con carbón de leña. El proceso implicaba elevar la temperatura del mineral hasta más de 1000 grados. Cuando el metal se había fundido, el crisol era retirado, probablemente con una pala de madera, y la masa resultante se vertía en un molde de piedra o de arcilla.

Esta acción requería mucha habilidad, puesto que el cobre, en pocas cantidades y depositado en un recipiente plano, tarda menos de 15 segundos en enfriarse. Las posibilidades de quemarse con el metal líquido o al extraer el crisol del horno, por otra parte, eran muy elevadas. Luego, la aleación se fundía otra vez -para que se adaptara a la forma del molde- y podía ser forjada -se golpeaba repetidamente el objeto con un martillo de piedra hasta que éste tomara su forma definitiva-. En última instancia, “sólo” quedaba pulir, decorar y enfriar el objeto. La dificultad que implicaba fabricar herramientas de cobre explica, en gran medida, la lentitud con que se desarrolló la metalurgia.

Fuentes: Historia y Cronología de la Ciencia y los Descubrimientos de Isaac Asimov
Enciclopedia Encarta – Enciclopedia Electrónica – Wikipedia

Ampliar: Edad de los Metales