Problema de Envasar

Ejercicios Para Estimular el Cerebro Problemas De Las Vasijas

Ejercicios Para Estimular el Cerebro
Problema De Las Vasijas

ENVEJECIMIENTO CEREBRAL: El envejecimiento puede afectar a la inteligencia fluida, ya que los mensajes entre las células nerviosas se tornan más lentos y, por lo tanto, también es más lento el tiempo de reacción.

La intensidad de la carencia es muy variable. A medida que transcurre el tiempo, la declinación de la inteligencia puede incluir a más y más personas, pero no las abarca a todas. Por ejemplo, entre cien personas de cuarenta años, veinte de ellas quizá declinen intelectualmente. A los cincuenta años, tal vez declinen otras treinta, y así sucesivamente. Pero hay algunas que nunca manifiestan síntomas de decadencia intelectual.

 ¿Por qué? Es indudable que la salud y los factores hereditarios tienen mucho que ver en ello, pero también influye el sostenido ejercicio intelectual. En fecha reciente, un grupo de investigadores que trabajan con animales, ha demostrado que el aprendizaje fortalece la transmisión nerviosa y cambia las propiedades físicas de las terminaciones nerviosas.

Tienen la certeza de que lo mismo ocurre con los seres humanos, y que gran parte de las carencias atribuidas a la edad son en realidad la consecuencia de la falta de estímulo de los nervios relacionados con el aprendizaje. Estudios realizados en el Centro de Investigación de Gerontología del Instituto Nacional del Envejecimiento de Baltimore demuestran que el trabajo intelectual sostenido preserva y mejora las funciones orgánicas de los ancianos.

Si se le enseñan nuevas tretas a un perro viejo, se estimula su funcionamiento mental. También prolonga su vida. Un estudio realizado a lo largo de doce años con un grupo de sujetos demostró que existe una correlación entre el mantenimiento del vigor intelectual y la capacidad para sobrevivir. Además, los ejecutivos que realizan tareas que exigen una inteligencia aguda no muestran, al envejecer, los síntomas de debilitamiento del sistema nervioso que se observa en los obreros que envejecen.

Inversamente, cuando se anulan el estímulo y la motivación, la capacidad cognitiva disminuye y hasta puede acortarse la vida.

¿Qué puede usted hacer para mejorar su capacidad de aprendizaje, su memoria y su cognición?

En primer lugar, tenga en cuenta la relación existente entre concentración, atención, estado de alerta, memoria y organización. La concentración es, por definición, la capacidad de centrar el esfuerzo y nuestra facultad mental en un tema. Cuando usted presta atención, observa y vigila. Cuando está alerta, se halla preparado para entrar en acción. Y cuando organiza, ordena las cosas de una manera sistemática. Emplea todas las capacidades mencionadas para registrar y evocar recuerdos.

Aunque todavía queda mucho por aprender respecto del almacenamiento y recuperación de los recuerdos, los siguientes ejercicios han demostrado, a lo largo de los años, su efectividad para fortalecer ese sistema maravilloso que empleamos para recordar

Juegos de Ingenio Con Fosforos, Letras y Monedas Problemas Matematicos

UN CONSEJO PARA LOGRAR QUE SU CEREBRO SEA MAS LÚCIDO Y EFICIENTE: ACTÍVELO
Piense rápido: ¿cuál actividad beneficia más a su cerebro? ¿El cálculo diferencial? ¿El ajedrez? ¿Analizar la teoría del caos? No, lo mejor para el cerebro… son las zapatillas. En cuanto usted se las pone se acelera su ritmo cardíaco. “El mejor consejo que puedo dar para mantener joven y saludable el cerebro es hacer ejercicio aeróbico”, dice el doctor Donald Stuss, neuropsicólogo y director del Instituto de Investigación Rotman, del Centro Baycrest de Atención Geriátrica, en Toronto.

Por su parte, el doctor Mark McDaniel, profesor de Psicología de la Universidad Washington, en Saint Louis, señala: “Yo recomiendo un programa combinado de ejercicio aeróbico y levantamiento de pesas, pues los estudios muestran que quienes realizan ambos tipos de ejercicio obtienen los mejores resultados”.

Al envejecer, nuestras células cerebrales (neuronas) empiezan a perder las conexiones que las comunican entre sí. Estas, llamadas sinapsis, son parecidas a las ramas de un árbol y resultan esenciales para el pensamiento. Con el paso del tiempo nuestro cerebro pierde vigor, literalmente.

Quizás el hallazgo más impactante de nuestros días sean las pruebas de que “el ejercicio puede prevenir algunos tipos de deterioro mental”, agrega McDaniel. E incluso podría restituir la memoria. Numerosos estudios hechos con animales muestran que, entre otros beneficios, el ejercicio aeróbico incrementa la formación de capilares en el cerebro, lo que redunda en un aumento del suministro de sangre y de nutrientes, así como de oxígeno, un elemento particularmente importante para la salud del cerebro.

Un notable investigador del ejercicio y la salud cerebral humana es Arthur Kramer, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. En una serie de estudios realizados durante los últimos años (con títulos como “El ejercicio aeróbico reduce la pérdida de tejido cerebral en ancianos”), Kramer y sus colegas demostraron dos hechos fundamentales: cuando una persona está en buen estado físico, su cerebro se mantiene más despierto; por otro lado, quienes tienen mala condición física pero – empiezan a ponerse en forma, activan sus cerebros.

Esta segunda afirmación es vital. No hay duda de que el ejercicio nos vuelve más inteligentes, y es así en todas las etapas de la vida, como señala Kramer. Paralelamente, el ejercicio previene las enfermedades cardíacas, la obesidad, la diabetes y otros males que aumentan nuestro riesgo de padecer trastornos cerebrales conforme envejecemos.

Fuente Consultada: Consejo Extraído de la Revista Selecciones Octubre 2006