Stroessner y Paraguay

Flores en Holanda Nokia en Finlandia Wipro en la India Explosion de Ideas

Flores en Holanda -Nokia en Finlandia -Wipro en la India

América Latina: claves para el siglo XXI

El siglo XXI representa para América Latina un siglo controversial, la mayoría de los países latinoamericanos continúan centrando su producción en la producción de materias primas.

El término “materias primas” contiene a un conjunto heterogéneo de bienes, englobando entre otros alimentos, materias primas de origen vegetal, metales, minerales y combustibles. El valor total de las exportaciones mundiales de estos bienes aumentó de $1.3 trillones en 2001 a $3.0 trillones en 2007. La razón del incremento del precio de las materias primas a nivel internacional se debe a la incorporación de China e India a la economía mundial. Si bien puede hablarse, en general, de un fuerte incremento en el precio de las materias primas, las evoluciones son distintas en función del tipo de producto.  Las que han registrado un mayor incremento son las materias primas minerales, como los metales (cobre, petróleo). En este sentido, se observa que ultimo quinquenio estos productos alcanzaron tasas anuales de crecimiento promedio del 30% y 20%. Al contrario, los productos tropicales (café, te, azúcar) han tenido un comportamiento oscilante, incluso han caído sus precios.

“La tendencia a largo plazo demuestra que los precios de las materias primas agrarias se están recuperando de una tendencia regresiva. En los países de América Latina, el sector de las materias primas tiene una gran importancia sobre la actividad económica, hasta el punto que América Latina es una de las áreas exportadoras de materias primas más importantes a nivel mundial, tras los países exportadores de petróleo del Golfo. En efecto, para países como Argentina y Chile las exportaciones representan un porcentaje superior al 34% del PIB, porcentaje que en Perú y Colombia se sitúa en 19% y 14% del PIB respectivamente. Esta tendencia se ha acentuado en determinados países (Venezuela, Chile y Perú), dado que algunas de sus principales materias de exportación han registrado una gran revalorización (petróleo y metales, y particularmente el cobre).”[1]

De esta forma, las cuatro mayores empresas de la región —PEMF PDVSA, Petrobras y PEMEX Refinación— son petroleras. De las doce compañías más grandes de la región, sólo cuatro venden productos que no sean petróleo o minerales (Wal-Mart de México, Teléfonos de México, América Móvil y General Motors de México).

Sumado a que la mayoría de los países de Sudamérica siguen dependiendo de las negociaciones con los países centrales como EEUU o Europa, presionando para modificar las políticas de proteccionismo sobre la producción de materias primas en los países desarrollados. Brasil y la Argentina hacen bien en exigir que los países ricos eliminen sus obscenos subsidios agrícolas, pero están concentrando sus energías en apenas una de las varias batallas comerciales que deberían estar librando.

Están poniendo una buena parte de sus energías en ampliar su tajada del 4 por ciento de la economía mundial lugar de —además de seguir exigiendo el desmantelamiento de barreras agrícolas- iniciar una cruzada interna para aumentar la competitividad de sus industrias y entrar en la economía del conocimiento del siglo XXI.

Sin embargo, este proceso contiene oportunidades como riesgos, todo depende de las decisiones y las políticas gubernamentales que se lleven a cabo.  En efecto, los elevados precios de las materias primas que han disfrutado las economías de América Latina las han situado ante una extraordinaria oportunidad de emplear los elevados ingresos financieros derivados de la extracción y producción de materias primas para desarrollar un patrón de crecimiento que explote sus ventajas comparativas.

Ahora bien, frente a este hecho existen posiciones controvertidas, algunos economistas son escépticos y manifiestan que esta coyuntura es solo un “cuento chino”, ya que los precios de las materias primas —incluso tras haber subido considerablemente en los últimos años— se desplomaron en más de un 80 por ciento en el siglo XX, y actualmente constituyen un sector minoritario de la economía mundial. En la década del 60 las materias primas constituían el 30% del Producto bruto mundial, en la actualidad sólo representan el 4%. Los nodos de la economía mundial están centrados en el sector de servicios (68%) y el sector industrial (29% porque desde la década del 70 a la actualidad, se produjo una transformación del modo de acumulación centrando las actividades rentables en las actividades financieras y de servicios.

Esto produce que las empresas multinacionales de tecnología como IBM, o Microsoft, tengan ingresos muchísimo más altos que las que producen alimentos u otras materias primas. Mientras que a principios del siglo XX diez de las doce compañías más grandes de los Estados Unidos vendían materias primas (American Cotton Oil, American Steel, American Sugar Refining, Continental Tobacco y U.S. Rubber, entre otras), en la actualidad hay sólo dos en esa categoría (Exxon y Philip Morris).

La posibilidad de crecimiento en América Latina  reside en la diversificación de sus economías, el desarrollo de actividades más rentables como el caso de Nokia en Finlandia o la multinacional Wipro en la India. Al igual que Nokia y Wipro, hay cientos de ejemplos de grandes compañías que nacieron produciendo materias primas y se fueron diversificando a sectores más redituables.

En el caso de Finlandia, uno de los países más desarrollados del mundo, empezó exportando madera, luego pasó a producir y exportar bienes, más tarde se especializó en el diseño de muebles, y finalmente, paso a concentrarse en el diseño de tecnología, que era mucha más rentable. El ejemplo más conocido de este proceso es la compañía Filandesa Nokia, una de las mayores empresas de telefonía ce& del mundo. Nokia comenzó en 1865 como una empresa maderera, fundada por un ingeniero en minas en el sudeste de Finlandia. A mediados del siglo XX ya diseñaba muebles, y empezó a usar su creatividad para todo tipo de diseños industriales. En 1967 se fusionó con una empresa finlandesa de neumáticos y otra de cables, para crear un conglomerado de telecomunicaciones que hoy se conoce como Nokia Corporation y que tiene 51 mil empleados y ventas anuales de 42 mil millones de dólares. Es el equivalente a cinco veces el producto bruto anual de Bolivia, y más del doble del producto bruto anual de Ecuador.

Por su parte, la multinacional Wipro Ltd., de la India, que empezó vendiendo aceite de cocina, y hoy día es una de las empresas de software más grandes del mundo. El empresario Azim Premji —conocido por muchos como el Bill Gates de la India— llegó a ser el hombre más rico de su país, y el número 38 en la lista de los más ricos del mundo de la revista Forbes, transformando radicalmente su empresa familiar.

Estaba estudiando ingeniería en la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos, cuando murió su padre en 1966 y tuvo que regresar a su país a los 21 años para hacerse cargo de la empresa familiar, Western India Vegetable Products Ltd. (Wipro). La compañía estaba valuada en ese entonces en 2 millones de dólares, y vendía sus aceites de cocina en supermercados.

Premji inmediatamente comenzó a diversificarse, empezando por producir jabones de tocador. En 1977, aprovechando el vacío creado por la expulsión de IBM del país, empezó a fabricar computadoras.

El negocio fue prosperando, y la compañía comenzó a producir software hasta crearse una reputación de empresa innovadora, con gente creativa. Hoy día, Wipro Ltd. tiene ingresos de 1.900 millones de dólares por año, de los cuales el 85 por ciento proviene de su división de software, y el resto de sus departamentos de computadoras, de lámparas eléctricas, de equipos de diagnóstico médico y —aunque parezca un dato sentimental— de jabones de tocador y de aceites de cocina.

La empresa ha triplicado su número de empleados desde 2002, a 42.000 personas, y su sede de la ciudad de Bangalore está contratando un promedio de 24 personas por día.

El gran desafío consiste en aprovechar las actividades productivas, incluso las del sector primario, y  utilizarlas como “trampolines” hacia actividades más rentables. Para hacer eso, la experiencia de China, Irlanda, Polonia, la República Checa y varios otros países demuestra que hay que invertir más en educación, ciencia y tecnología, para tener una población capaz de producir bienes industriales sofisticados, servicios, y fabricar productos de la economía del conocimiento.

El ranking de las patentes

El cambio en el régimen de acumulación también se evidenció en el crecimiento del patentamiento de los distintos avances y descubrimientos científicos.  Entre 1977 y 2003, la oficina de patente de los Estados Unidos registró alrededor de 1.631.000 patentes de ciudadanos o empresas estadounidenses, 537.900 de Japón, 210.000 de Alemania, 1.600 de Brasil, 1.500 de México, 830 de la Argentina, 570 de Venezuela, 180 de Chile, 160 de Colombia y 150 de Costa Rica. En 2OQ3 la oficina registró unas 37.800 patentes de empresas o inversores 4 Japón, 4.200 de Corea del Sur, 200 de Brasil, 130 de México, 76 de la Argentina, 30 de Venezuela, 16 de Chile, 14 de Colombia y 5 de Ecuador.

En estos datos se puede demostrar el protagonismo de las empresas japonesas y surcoreanas frente a la situación de América Latina. En las oficinas de patentes de los países latinoamericanos, la situación es parecida: en México apenas el 4 por ciento de las patentes registradas provienen de personas o empresas mexicanas; el 96 por ciento restante son de compañía multinacionales como Procter & Cambie, 3M, Kimberly-Clark, Pfizer, Hoechst y Motorola.

A su vez, los países que más patentes registran, claro, son los que más invierten en ciencia y tecnología. En esa categoría están los Estados Unidos, que invierten el 36 por ciento del total mundial destinado a investigación y desarrollo, la Unión Europea, el 23 por ciento, y Japón el 13. Comparativamente, los países latinoamericanos y caribeños convirtieron apenas un 2,9 por ciento del total mundial destinado a investigación y desarrollo en 2000, según la publicación Un mundo de Ciencias de la Unesco.

Incluso, Latinoamérica esta rezagada por la falta de capacitación de la mano de obra destinada a la producción de bienes de alto valor agregado. En China, por ejemplo, se gradúan 350.000 ingenieros por año, y en India unos 80 mil. Comparativamente, en México se gradúan 13 mil, y en la Argentina 3 mil, según datos oficiarles. Claro que China e India tienen poblaciones muchísimo más grandes, y por lo tanto producen más ingenieros. Pero su cantidad de graduados en ingeniería es un factor importante en la economía global: a la hora de escoger en qué países invertir, las empresas de informática y otros productos sofisticados van a buscar aquellos que tengan la mayor mano de obra calificada disponible, al mejor precio.

Los economistas ortodoxos y las instituciones financieras internacionales se acordaron tarde de la importancia de la educación en el desarrollo de las naciones. En la década de los 90 bajo el Consenso de Washington, los países latinoamericanos aplicaron recetas recesivas y de achicamiento del gasto público, donde la educación sufrió un severo recorte de presupuesto.  Esta situación se agravo aun más con el paso de las décadas llegando a la actualidad con severos problemas estructurales.  Quizás la tarea más importante de los gobiernos actuales de América Latina es generar políticas educativas y sociales tendientes a solucionar estos problemas que afectan a las sociedades latinoamericanas. Y sólo a partir de allí, repensar qué lugar ocupará Latinoamérica en el nuevo concierto mundial

[1] Extraído de: http://gcg.universia.net/pdfs_revistas/articulo_106_1227718903252.pdf

Fuente Consultada: Cuentos Chinos de Andrés Oppenheimer

Historia Económica
Deuda Externa Latinoamericana
Pobreza Latina

Fusionopolis

 

Causas del Subdesarrollo de América Latina Hegemonia Britanica

Causas del Subdesarrollo de América Latina

Dominación y subdesarrollo: Durante mucho tiempo se pretendió convencer a los pueblos de Iberoamérica de que sus males residían en su incapacidad de absorción de las influencias modernizantes de los países más desarrollados. La recomendación entonces era la total apertura de puertas para la difusión de capitales, tecnología, instituciones y formas culturales provenientes de las mayores potencias capitalistas.

villa miserias en america latina

Nuestro subdesarrollo era atribuible a la perduración de elementos tradicionales, arcaicos, feudales, que tienen origen en la conquista española. El desarrollo capitalista, la estrecha ligazón al sistema capitalista mundial, se planteaba como la solución para nuestros males.

Pero se nos recomendaba paciencia: el subdesarrollo era la antesala del desarrollo, una etapa similar a la que todos los países actualmente avanzados pasaron en su momento. Con paciencia y subordinación a los consejos de aquellos países, algún día veríamos florecer pujantes nuestras economías, instituciones y cultura.

Actualmente, los latinoamericanos hemos comprendido que la raíz del atraso radica justamente en nuestra estrecha vinculación al sistema mundial capitalista. El subdesarrollo no es la antesala del desarrollo, sino la consecuencia del desarrollo de otras potencias. El desarrollo y el subdesarrollo son claramente visualizados como las dos caras de una misma moneda: somos subdesarrollados porque otros son desarrollados.

La dependencia hacia las potencias desarrolladas, la dominación que éstas ejercen sobre nosotros, se torna la clave de nuestros problemas. André Gunder Frank ha estudiado esta relación entre el desarrollo de las potencias capitalistas y el subdesarrollo de los países latinoamericanos, enunciando dos hipótesis básicas. La primera expresa lo que nosotros terminamos de afirmar: que el subdesarrollo de América Latina es el resultado de su participación en el proceso de desarrollo capitalista mundial.

La segunda proposición afirma que los países satélites logran su mayor desarrollo industrial capitalista clásico cuando y allí donde sus lazos con la metrópoli son más débiles. Señala dos tipos de aislamiento, el primero de los cuales reconoce como causa la guerra o depresión en la metrópoli. Cinco crisis aportan pruebas a su hipótesis: la depresión europea del siglo XVII, las guerras napoleónicas, la primera guerra mundial, la depresión de la década del 30 y la segunda guerra mundial.

En el mismo sentido, el historiador argentino José María Rosa atribuye a las dificultades de la metrópoli española para garantizar una frecuente comunicación con sus colonias, el incipiente desarrollo industrial registrado en América española desde el siglo XVII; “América tuvo que bastarse a sí misma. Y ello le significó un enorme bien: se pobló de industrias para abastecer en su casi totalidad el mercado interno.” (Rosa, Defensa y Pérdida de Nuestra Independencia Económica.)

La Independencia y la apertura al libre comercio, permiten la invasión de las potencias europeas, fundamentalmente de Inglaterra, que busca nuevos mercados para su producción manufacturera, desalojando a las rudimentarias industrias locales. Ante la limitación de nuestros mercados, los empréstitos ingleses constituyen el único medio para abrir los circuitos comerciales; la nueva metrópoli nos facilitaba, en préstamos bastantes onerosos, los medios para pagar las mercancías que ella misma nos enviaba.Sin embargo, entre mediados de 1820 y hasta 1850 aproximadamente, se observarán una serie de intentos de desarrollo autónomo.

A pesarque se había producido la apertura de los puertos de América al libre comercio, todavía Gran Bretaña no estaba en condiciones de garantizar la regularidad de sus flotas hasta puntos tan distantes, lo que recién ocurrirá en la segunda mitad del siglo XIX, cuando se generalice la utilización de los barcos a vapor. La endeblez de los vínculos con Gran Bretaña en este período se corresponde con la falta de consolidación de las clases dominantes iocales.

En esta situación se verifican una serie de intentos de desarrollo autónomo que, usualmente, protegen las industrias artesanales a través de aranceles aduaneros. Es el caso de Rosas en Argentina, que en 1835 dicta una Ley de Aduanas que defiende la producción de vastas zonas interiores afectadas por el librecambio.

En Colombia, entre 1826 y 1848 se lleva a cabo una política proteccionista en apoyo de la industria basada en pequeños talleres. El gobierno de Lucas Atamán, en México, llegará más lejos, otorgando préstamos para instalar industrias, especialmente textiles; se forma el Banco de Avíos, cuyo capital se integraba mediante un impuesto a las importaciones de algodón. Pero, en todos los casos, la mitad del siglo XIX marca el límite, pasado el cual los liberales se afianzan e imponen una política complementaria de los intereses de Gran Bretaña, que ya estaba en condiciones de subordinar férreamente a nuestros países.

El segundo tipo de aislamiento contenido en la hipótesis de Frank es el de aquellas regiones que por razones geográficas estuvieron débilmente vinculadas al sistema mercantilista y capitalista. El ejemplo típico es el Paraguay, que, sin posibilidades de utilizar las vías de navegación, promueve un desarrollo que, con el tendido de redes ferroviarias y la introducción de la industria siderúrgica hacia 1865, lo sitúa entre los países más avanzados de América del Sud. Luego de la derrota en la guerra de la Triple Alianza viene la imposición del libre cambio y la penetración inglesa.

Con la afirmación de la “modernidad occidental”, terminó en Paraguay el desarrollo autónomo, constituyéndose en uno de los países más pobres del continente. Cuando las metrópolis restablecen los lazos comerciales e inversionistas y recuperan el control de áreas que intentaron afirmar su soberanía, el desarrollo previo es aplastado o canalizado en direcciones que consolidan la dependencia de los centros hegemónicos.

Las formas de dominación abarcan todas las instancias de nuestras sociedades, el control de los gobiernos, las Fuerzas Armadas, la economía, las organizaciones sindicales, instituciones culturales y medios de difusión. En esta ocasión analizaremos fundamentalmente la penetración económica, y la acción de los monopolios, como uno de los puntos de partida fundamentales para las demás acciones del neocolonialismo.

“A mucha gente le llama la atención ese estado permanente dé perturbación del orden y a menudo de la paz en los países iberoamericanos. Este hecho, aparentemente inexplicable para los que no conocen a nuestros países, aparece como hasta natural para los que sabemos cómo se desarrolla la vida real de esos pueblos explotados por el imperialismo, con la complicidad de las oligarquías nativas que medran con ello, amparadas en sus guardias pretorianas, que no titubean en convertir en fuerzas de ocupación cuando peligra “la colonia” o los intereses creados. . . No saldremos nunca de nuestra triste condición de “subdesarrollados” en tanto seamos tributarios de la explotación imperialista.”
Juan D. Perón, La Hora de los Pueblos.

Consideraciones históricas sobre la penetración económica en América Latina
De acuerdo con la concepción que hemos esbozado, las fases del subdesarrollo estarán determinadas, en lo fundamental, por los requerimientos económicos de los centros dominantes y por sus proyectos geopolíticos de expansión y seguridad. Desde antes de la Independencia hasta nuestros días, podemos señalar cuatro etapas en la evolución de las economías de los centros hegemónicos.

Las del capitalismo comercial, capitalismo industrial (en su faz libreempresista), imperialismo yneoimperialismo. La primera de ellas caracterizada por la preminencia de Portugal y España —que actúan como intermediarias de otras naciones europeas—, las siguientes por la hegemonía inglesa con la que competirán más tarde Estados Unidos, Francia y Alemania, y la última, en la que existirá influencia de los países del Mercado Común Europeo, pero Estados Unidos será el centro imperialista fundamental.

A cada una de estas corresponderán distintas formas de organización de la economía iberoamericana, que transitará desde lo que denominaremos modo dependiente colonial exportador hasta el capitalismo dependiente agro-exportador y el capitalismo industrializado dependiente. Sólo nos han de interesar en este trabajo las etapas de capitalismo monopólico, especialmente lo que se ha dado en denominar “neo-imperialismo”, teniendo en cuenta que las tendencias del desarrollo capitalista llevan inexorablemente al dominio monopolice mundial. Como dijera el economista norteamericano Magdoff, “el imperialismo no es asunto de elección para la sociedad capitalista; es el modo de vida de tal sociedad”,

La hegemonía británica
Baran y Sweeze  describen las notas características de la etapa que se inicia en las potencias capitalistas avanzadas en el último cuarto del siglo XIX:

“La segunda fase, iniciada a partir de 1880 más o menos, se caracteriza por el dominio del capital financiero. La concentración y centralización del capital conduce a la expansión de la forma corporativa, de los mercados de valores, etc. En este escenario los banqueros copan la iniciativa, promueven combinaciones y monopolios sobre los cuales sientan su dominio y devienen así un sector decisivo dentro de la clase capitalista. Como los banqueros negocian con capitales más que con mercaderías, su interés primordial en los países subdesarrollados consiste en exportar capitales hacia ellos a las tasas más altas de ganancia que sean posibles. Los capitalistas financieros de cada país imperialista quieren establecer un dominio exclusivo donde sus rivales no puedan entrar y dentro del cual sus inversiones permanezcan perfectamente protegidas. No quiere decir, desde luego, que la exportación de capital se contraponga a los objetivos del período precedente —materias primas ymercados— pues, por el contrario, una y otras se complementan a las mil maravillas. Se trata sólo de que en !a teoría Hilferding-Lenin es la exportación de capital la que domina la política imperialista.”

Dentro de este panorama general, a partir de la crisis capitalista de 1873, gran cantidad de pequeñas y medianas empresas comienzan a arruinarse y son reemplazadas o absorbidas por grandes corporaciones que centralizan en sus manos la mayor parte de la producción de una rama de la economía (concentración horizontal) o las fases complementarias de un proceso productivo, Asimismo, las grandes empresas, al disponer de mayores capitales, pueden incorporar los nuevos y costosos adelantos tecnológicos, que les proporcionan nuevas ventajas sobre la competencia.

Surgen así los grandes trusts, cartels y otras formas de monopolio. Todas estas son uniones que tienen como propósito unificar o coordinar diversas empresas bajo una sola dirección con el fin de aumentar la tasa de ganancia. Para lograr dicho aumento de beneficio se exportan capitales a países donde haya menor competencia, se pueda pagar salarios más bajos que los exigidos por los sindicatos de los países desarrollados y se pueda producir con los equipos ya superados por el progreso técnico.

¿Cuáles eran los países inversores en el período que se cierra en la Primera Guerra Mundial? En 1914 las exportaciones británicas de capital ascendían a 18.288 millones de dólares, que representaban el 52 % del total invertido; luego venían Francia (23 %), Alemania (15 %) y los Estados Unidos (10 %). En líneas generales, los capitales extranjeros (y los sectores nativos a ellos ligados) inducen a los estados latinoamericanos a promover obras de infraestructura (transportes, comunicaciones, etcétera) destinadas a facilitar la producción de alimentos y materias primas con destino al mercado europeo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX Tomo 1

El Capitalismo Americano en America Latina Influencia Economica EE.UU.

El Capitalismo Americano en America Latina

Estados Unidos y el surgimiento de los conglomerados multinacionales.
Hasta 1900 Gran Bretaña ocupa la posición hegemónica sobre el continente, basada en los mecanismos ya referidos, reforzados por e! control de los circuitos bancarios y financieros. Pero en las primeras décadas del siglo se fortalece en el escenario latinoamericano un adversario que ya tenía amplio desarrollo en Centroamérica y en el Caribe: los Estados Unidos. Con la finalización de la primera guerra mundial, la posición de los países inversores sufre transformaciones.

El predominio inglés comienza a decaer y los Estados Unidos se convierten en acreedores de vencedores y vencidos. A partir del período comprendido entre las dos guerras mundiales, los Estados Unidos se convirtieron en la principal fuente de capitales para el resto de América. En los años de la depresión, y durante la segunda guerra mundial, la corriente de capitales se interrumpe hasta que, luego de 1943, los capitales norteamericanos han abarcado la mayoría de las actividades económicas de América Latina.

Los Estados Unidos  desembolsaron más del 70 % de los préstamos netos para desarrollo concedidos a los países latinoamericanos, y es el país de origen de casi el 80 % de las inversiones directas (incluidas las reinversiones de beneficios) durante el período/Í951 – 62. De acuerdo con los datos de la CEPAL (Comisión Económica Para América Latina de las Naciones Unidas), el total de la corriente neta de capital a largo plazo desde los Estados Unidos hacia América Latina, entre 1951 y 1963, asciende a 10.840 millones de dólares, correspondiendo 6.936 millones a capitales privados (64 %) y 3.904 a capital público (36 %).

Cabe que nos preguntemos si lo único que ha variado en la segunda postguerra es el desplazamiento de Inglaterra por los Estados Unidos como potencia inversionista hegemónica o si también estamos en presencia de una nueva etapa en el “desarrollo del subdesarrollo”. Antes mencionamos una etapa “neoimperialista”; corresponde ahora que expliquemos cuáles son las transformaciones ocurridas en los centros hegemónicos, fundamentalmente en Estados Unidos.

La concentración económica en los Estados Unidos
Es un hecho usualmente destacado que el grado de concentración del poder económico ha experimentado un notorio incremento en la economía norteamericana de las últimas décadas: para la totalidad de las corporaciones observamos que la participación de las 200 primeras en el total de los bienes corporativos ha aumentado drásticamente: del 49 % en 1950 al 55 % en 1962. Una parte sustancial de este aumento es atribuible a la creciente proporción de fusiones y adquisiciones realizadas en los últimos años: las primeras 200 corporaciones compraron 1.900 compañías en el período 1950-1962. Al mismo tiempo, es de notar que las cinco corporaciones más grandes poseen el 13 % de los bienes corporativos en el renglón de las manufacturas. Estas cinco corporaciones participan en el 20 % de las ganancias netas.

El surgimiento de los conglomerados económicos es la característica predominante de la actual evolución de la economía estadounidense. Estas empresas, de gigantescas dimensiones, se caracterizan por el hecho de que a través de fusiones o adquisiciones han diversificado su producción de bienes y servicios en múltiples actividades no relacionadas. Por ejemplo, la Minnesotta Mining produce, además de la cinta Scotch, otros 2.000 productos diferentes, que abarcan desde rollos y cámaras fotográficas, pasando por ácido sulfúrico hasta aisladores eléctricos, además de controlar la Mutual Broadcasting System.

La Textron era al principio una empresa textil; actualmente su renglón más importante es el de helicópteros, elaborando también alimentos para pollos, embarcaciones de fibra de vidrio, calefactores portátiles, prensas para papel de aluminio, maquinaria óptica, aceite de lino, autos eléctricos para golf, etc.

Este nuevo fenómeno debe ser atribuido a dos razones: 1) la búsqueda de nuevas formas de inversión más retributivas, que se observa muy especialmente en las corporaciones mayores; 2) la necesidad de las corporaciones gigantes de protegerse de los efectos de los ciclos comerciales o de una excesiva dependencia de los gastos gubernamentales.

Celso Furtado, por su parte, señala que la inversión en múltiples sectores con un mínimo de relación posibilita la reducción de los riesgos que implica la inversión y, constatando que las empresas que se han expandido por la vía de la conglomeración poseían gran disponibilidad de dinero, afirma que ese potencial financiero es el elemento fundamental para la participación exitosa en un nuevo mercado.5 Es importante tener en cuenta que el conglomerado económico no es sólo una diversificación de la producción (como la empresa citada más arriba, que produce 2.000 clases de artículos), sino también una diversificación geográfica: actúa en muchos países al mismo tiempo.

Señalamos este segundo aspecto pues le posibilita la obtención de más bajos costos de producción por unidad merced al control del mercado mundial o de grandes regiones. La tendencia a la dispersión de las empresas manufactureras en diferentes espacios geográficos se acentúa a partir de la segunda postguerra, ya convertidos los Estados Unidos en centro organizador y administrador del sistema capitalista mundial.

Esa tendencia se ha acentuado tanto en la actualidad que es posible afirmar, siguiendo a Theotonko dos Santos: “El sector de las grandes empresas norteamericanas ligado a la inversión en el exterior… se constituye en el elemento integral de esas empresas, disponiendo de alta participación en el total de sus inversiones y ganancias”. En resumen, el desarrollo del capitalismo afianza las empresas gigantescas (en especial las norteamericanas), que encuentran estrechos los límites de sus economías nacionales, y son dichas empresas las que internacionalizan la economía capitalista. En esta etapa, lógicamente, coincide con la norteamericanización del sistema.

mapa de america latina

La política de las corporaciones
Cada corporación aspira a lograr su independencia financiera mediante la creación interna de fondos de los que pueda disponer libremente la dirección. Además puede, como parte de su política, obtener préstamos, directa o indirectamente, de instituciones financieras, aunque están en condiciones usualmente de evitar la dependencia del control financiero, tan común en los grandes negocios de hace cincuenta años.

Lo que señalan los autores de “El Capital Monopolista” es la singular transformación ocurrida en la unidad de la economía capitalista: la empresa. Para ellos, en la etapa inicial del capitalismo monopólico las grandes corporaciones tienen a los banqueros como figuras rectoras, en el momento en que más acuciante era la necesidad de capitales dado el inmenso volumen de capital original necesario para acometer empresas de alto nivel tecnológico. Más tarde, cuando las corporaciones recogen una rica cosecha de utilidades derivadas del monopolio, se encontraron cada vez más capaces de autofinanciarse. De tal manera, las grandes corporaciones fueron tornándose cada vez más independientes, tanto de los banqueros como de los accionistas fuertes.

En esta situación, los cálculos internos y externos son efectuados con absoluta independencia de cualquier control ajeno a la corporación misma, y es precisamente esa capacidad de autofinanciamiento la que posibilita crecer aún más gracias a la absorción y fusión con otras empresas.

De todo lo expuesto surgen dos series de cuestiones vinculadas con la nueva forma asumida por el capitalismo monopólico y su relación con los países subdesarrollados. Por un lado, dado que la penetración económica se realiza a través de conglomerados multinacionales, la ubicación y el papel que se le asigne a una subsidiaria en cualquiera de nuestros países no va a depender de las necesidades locales sino de los planes de la metrópoli, puesto que la racionalidad del sistema creado por la casa matriz se establece en el nivel del conjunto de la corporación y no de una de sus partes. Esa planificación en aras de una mayor rentabilidad determinará que la planta instalada produzca unos productos y no otros, que permanezca o sea levantada e instalada en el país que otorgue mayores posibilidades.

Por otra parte, las corporaciones multinacionales tienden a reproducir en los países dominados la estructuración interna que prevalece en los centros hegemónicos: el control monopólico de los distintos mercados por las corporaciones gigantes autofinanciadas.

Si se quiere entender el comportamiento de la empresa extranjera hay que tener en cuenta que, si bien actúa en el marco del país donde se localiza, es parte de un cuerpo cuya cabeza, la casa matriz, está situada en el exterior: La fuerte expansión de las subsidiarias y filiales de las matrices externas, sobre todo norteamericanas, se efectúa con la misma lógica que guía a la expansión en el centro hegemónico: se basa en la política de amplia retención de utilidades y captación del ahorro interno nativo, que, al reforzar el autofinanciamiento, permite nuevas y más eficaces conglomeraciones.

Estamos en este momento bordeando directamente el tema de las “desnacionalizaciones”. Antes de entrar en él, deseamos completar el panorama de las tendencias internas de los centros hegemónicos.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX Tomo 1

La dictadura de los Somoza en Nicaragua Gobierno Autoritario de Somoza

La dictadura de los Somoza en Nicaragua

Dominación oligárquica e invasiones norteamericanas

Desde su independencia, en 1821, y durante todo el siglo XIX, orden social en Nicaragua se caracterizó por el ejercicio oligárquico del poder y por una economía basada en el cultivo y la exportación de café.

Hacia fines de siglo, el gobierno comenzó negociaciones con Japón para la construcción de un canal interoceánico. Esta decisión provocó un enfrentamiento con los EE.UU., país que veía afectados los intereses de sus empresas en la región.

En la década de 1910, EE.UU. invadió Nicaragua y colocó en el gobierno a un empleado de una empresa norteamericana. Años después se organizó un movimiento resistencia y rechazo al gobierno, absolutamente manejado por las empresas estadounidenses, que fue aplastado. La resistencia continuó y en la década del 20; la región fue liderada por Augusto César Sandinista la definitiva retirada de las tropas norteamericanas de Nicaragua, objetivo que logró en 1933.

“Quiero la paz en Nicaragua y he venido a hacerla” declaró a LA PRENSA el 3 de febrero de 1933
El Presidente Juan B. Sacasa, abrazando a Sandino el 2 de febrero de 1933 en Casa Presidencial.

En 1936, Somoza derrocó al presidente Juan B. Sacasa y accedió al gobierno, manteniéndose en el poder durante 20 años Luego fue sucedido por sus hijos. Al abandonar Nicaragua, las tropas estadounidenses dejaron instalado un sistema de poder basado en la fuerza  militar,  en lo político, en un sistema electoral controlado por unas pocas familias; y en lo económico, en el control monolico de los principales recursos productivos (plantaciones, bases, ferrocarriles, aduana, etc.) por parte de la familia Somoza y unared de amistades.

AUGUSTO CESAR SANDINO Y LA LUCHA CONTRA INVASION DE EE.UU:

EE.UU. invadió Nicaragua con el propósito de proteger intereses de las compañías mineras, cafetaleras y bananereras norteamericanas. Para oponerse a la invasión, se organizó un movimiento social que se propuso, además, la transformación del orden social que afectaba a la mayoría de la pablación. A partir de la década del 20, la resistencia —liderada por Augusto César Sandino— se estableció en la a serrana del país. Desde allí, y con el apoyo de numerosas campesinos, se produjeron los enfrentamiento contra el ejército norteamericano.

La lucha duró siete años (1927-1933), hasta que los norteamericanos acordaron, con algunos de los jefes rebeldes, abandonar el país a cambio del establecimiento de un gobierno que diera garantías para los intereses económicos de las empresas estadounidenses. Esto fue visto por Sandino como una traición, por lo que siguió la lucha contra el gobierno establecido con el apoyo de EE.UU. En 1934, Sandino fue asesinado por orden del jefe de la Guardia Nacional, Anastasio Somoza.

Guardia Nacional: Ejércitos creados por los estadounidenses, con población desocupada de los países centroamericanos invadidos. Estos grupos armados se mantuvieron leales a los intereses de las empresas norteamericanas, una vez finalizada la ocupación militar de los EE.UU. en esos países.

Augusto Cesar Sandino fue uno de los principales líderes de las fueras guerrilleras que, bajo el nombre Soberanía Nacional, enfrentaron la ocupación militar del territorio nicaragüense por EE.UU.

Desde el gobierno, Anastasio Somoza enfrentó la creciente oposición de obreros, campesinos, estudiantes y hasta de algunos de grupos propietarios. Para evitarlo, llevó adelante una fuerte represión, a través de un impresionante incremento de los miembros las fuerzas policiales y militares, la creación de numerosas cárceles, la persecución, los secuestros y la aplicación de torturas por parte de la Guardia Nacional. (imagen de Anastasio Somoza)

Somoza logró controlar el gobierno realizando fraudes permanentes en todas las elecciones que convocaba, o reprimiendo y atemorizando a la oposición con la finalidad de que no se presentaran a los comicios.

Ante el crecimiento los opositores, Somoza suprimió las elección de 1941 y reformó Constitución, estableciendo la ampliación su mandato y la posibilidad de continuar en el gobierno del país. Anastasio Somoza, apodado “Tacho”, fue asesinado en 1956. Lo sucedió en el gobierno, también mediante elecciones fraudulentas, su hijo Luis Somoza. Éste nombró a su hermano meno llamado Anastasio con su padre, al frente de la temida Guardia Nacional

La economía nicaragüense durante la dictadura de los Somoza

Basada principalmente en el latifundio agrícola, la economía nicaragüensee se orientó a la producción de algunas pocas materias primas para el mercado mundial (café, azúcar y frutas). A partir de la década del 50, se desarrolló el cultivo del algodón y aumentaron las exportaciones. Este cultivo constituyó el área más tecnificada de la economía y la producción quedó concentrada en unos pocos propietarios, incluídos los Somoza, que se expandieron desalojando de sus tierras a millares de campesinos pobres, los que fueron convertidos en mano de obra barata para el levantamiento de las cosechas.

A cambio de jornadas de más de quince horas de trabajo, los obreros recibían como salario bonos, que sólo podían ser canjeados en tiendas pertenecientes a las mismas empresas. En los latifundios también, se encontraban los galpones donde vivían los trabajadores, los que carecían de luz y de agua.

En los primeros veinte años de gobierno, la familia Somoza se había convertido en la principal propietaria de tierras de todo el país.

Poseía más de 50 establecimientos ganaderos, 46 cafetales y 48 casas, solamente en Managua, la ciudad capital de Nicaragua. Al momento de su derrocamiento, por la revolución de 1979, la fortuna de los Somoza estaba valuada en 500 ó 600 millones de dólares eran los propietarios de la quinta parte de las tierras cultivables de nicaragua.

Gran parte de sus bienes fueron obtenidos por la extorsión sobre los antiguos propietarios, para obligarlos a malvenderlos, por la violencia y por la corrupción. También, el dictador cobraba comisiones a quienes exportaban o importaban mercancías y a aquello que manejaban actividades ilegales, como la prostitución, losjuegos de azar y el contrabando.

En la Nicaragua de Somoza, la mayoría de las empresas del Estado (como los ferrocarriles o compañías de electricidad) y hasta los capitales públicos, estaban dirigidos por los parientes del dictador desigualdades económicas y la absoluta pobreza en la que se encontraba la inmensa mayoría de la población, aumentaban año a año.

El gobierno somocista, apoyado por unos pocos propietarios de tierras y empresarios nicaragüenses y por las empresas norteamericanas, no daba respuestas a los problemas sociales, como el hambre, el analfabetismo y los bajos salarios s trabajadores. Esta situación, sumada a la imposibilidad de organizar y ejercer libremente la oposición al gobierno, llevó a un grupo de jóvenes, inspirados en el triunfo de la experiencia revolucionaria cubana de 1959, a conformar —en 1961— el Frente Sandinista de Liberación Nacional e iniciar la lucha armada la dictadura.

Las escasas industrias establecidas en Nicaragua estuvieron ligadas a la elaboración de bienes,
derivados, de la producción agcola.

La lucha del Frente Sandinista de Liberación Nacional y el fin de la dictadura

En 1972, luego de un gobierno a cargo de hombres de confinza de los Somoza, asumió la presidencia Anastasio Somoza hijo. Durante su gobierno, la situación económica se deterioró enormemente desempleo llegó al 40% y el analfabetismo afectaba al 60% nicaragüenses. Por otra parte, la corrupción y el enriquecimiento de los allegados a Somoza, con el dinero de la ayuda internacional a las victimas del terremoto que destruyó la ciudad de Managua desprestigió aun mas al gobierno, tanto frente a la población nicagüense como ante los EE.UU.

Por su parte, la lucha del Frente Sandinista y sus planteos democracia política y económica, esto es, verdadera elección de lo gobernantes por el pueblo y acceso a la propiedad de la tierra y servicios esenciales (educación, salud, etc.), recibieron el apoyo creciente de la población marginada del país. Del mismo modo, fueron apoyados los reclamos sandinitas de soberanía nacional frente al imperialismo norteamericano, que recuperaban la tradición inaugurada por el general de hombres libres”, Augusto César Sandino, en década del veinte. A la oposición se sumaron, también, aquellos actores del empresariado que fueron desplazados de los principal negocios por el grupo de empresarios amigos de la familia Somoza.

En este contexto, la guerrilla incrementó el número de sus miembros y sus acciones, hasta que, en julio de 1979, logró derrocar al dictador, quien huyó de Nicaragua, para asilarse en Paraguay.

Ver También: San Salvador en América Latina

PARA SABER MAS SOBRE ESTA HISTORIA: En 1926, Estados Unidos, en un error diplomático de primer orden, intensificó su intervención militar en Nicaragua en un conflicto de guerrillas no declarado. La jugada perjudicó las relaciones entre Estados Unidos y América latina durante décadas.

En los años veinte, Nicaragua se había convertido en la típica «república bananera»; su sistema monetario, sus derechos aduaneros y su ferrocarril estaban administrados por banqueros neoyorquinos en provecho de los intereses económicos estadounidenses.

La situación era muy cómoda para los empresarios norteamericanos del petróleo, los propietarios de plantaciones y los agentes mineros, pero existía una extendida oposición popular al presidente «títere» Adolfo Díaz, protegido desde 1912 por un destacamento militar norteamericano.

En 1924 el partido conservador de Díaz perdió las elecciones. Dos años más tarde, el Departamento de Estado norteamericano restauró a Díaz por la fuerza, y el Partido Liberal de Nicaragua se sublevó en un alzamiento armado. Estados Unidos, alegando una amenaza comunista para sus inversiones e intereses económicos, mandó a los marines.

Al cabo de un año, Estados Unidos había establecido un equilibrio entre liberales y conservadores para preservar la paz. Sin embargo, un joven general liberal, Augusto César Sandino, calificó a los líderes conservadores y liberales de «pandilla de canallas, cobardes y traidores, incapaces de gobernar a un pueblo valiente y patriótico», y se negó a aceptarlos.

Comparándose a sí mismo con George Washington, Sandino dirigió a un grupo de rebeldes hacia las montañas del norte de Nicaragua y comenzó una guerra de guerrillas para acabar con la intervención de Estados Unidos.

Luego, Sandino y los marines jugaron al gato y al ratón: el astuto Sandino hizo que 6.000 marines lo persiguieran en forma constante por todo el país. No ganó batallas importantes pero sí el apoyo y la admiración de un gran sector de la población nicaragüense.

En febrero de 1933, un mes después que se retiraron las fuerzas estadounidenses, Sandino firmó un Tratado de paz con el sucesor de Díaz, elegido por votación popular. Un año más tarde fue secuestrado y ejecutado por la Guardia Civil de Nicaragua, pero su lucha fue continuada por sus seguidores, los sandinistas. Luego de gobernar Nicaragua por más de 30 años, la dinastía de los Somoza fue derrocada en 1979 por el Frente Sandinista de Liberación (grupo político revolucionario que se llamó así en honor a Augusto Sandino)

PARA SABER MAS…
CRÓNICA DE LA ÉPOCA, AÑO 1934
NACE UNA LEYENDA

El asesinato del líder campesino sacude a Nicaragua. Lo mató Anastasio Somoza, a traición, pese al tratado de paz vigente entre adversarios políticos.

Fue asesinado en Managua el revolucionario nicaragüense Augusto Nicolás Calderón Sandino. Lo mató a traición el general Anastasio Somoza García, jefe director de la Guardia Nacional creada por los Estados Unidos.

Sandino nació el 18 de mayo de 1895 en el departamento de Masaya, en Nicaragua, y en su niñez comenzó a trabajar como recolector de café en las plantaciones del Pacífico. Desde su adolescencia le resultó indignante la forma en que las autoridades de su país les entregaron a los estadounidenses el control de las aduanas, el Ferrocarril Nacional y los vapores del Gran Lago, como pago a préstamos supuestamente recibidos por distintos presidentes nicaragüenses.

Al enterarse del regreso de las tropas estadounidenses a su tierra, Sandino se incorporó a la causa constitucionalista y participó de numerosos enfrentamientos contra los estadounidenses.

El 1 de julio de 1927 emitió su primer manifiesto político desde su campamento en Mineral de San Albino. Después de iniciada la guerra de guerrillas, se constituyó el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional. Desde ese momento se lo consideró un líder de la resistencia y sus seguidores comenzaron a llamarse a sí mismos sandinistas.

Con la retirada de los invasores, el 1° de enero triunfó su causa. Sandino viajó a Managua y firmó un tratado de paz, pero siguió recibiendo ataques de la Guardia Nacional. El 21 de febrero, después de una cena con el presidente Juan Bautista fue capturado y asesinado por orden del director de la Guardia.

Fuente Consultada:
Pensar La Historia-Argentina desde una historia de América Latina Capitulo 5 (Voces y Silencios en América Latina)
Periódico EL BICENTENARIO Fasc. N° 7 Período 1930-1949 La Muerte de Sanfino

El Operativo Soberania Guerra Chile Argentina Para Ocupar el Canal de Beagle

Hacia 1978 la dictadura militar encabezada por Jorge Rafael Videla tenía como objetivo político combatir las denuncias por las violaciones a los derechos humanos que se registraban en la Argentina.

Por eso la realización del Mundial les dio la oportunidad para realizar una campaña basada en el slogan “los argentinos somos derechos y humanos” (creada por la consultora internacional Burson Marsteller) para contrarrestar las acusaciones que llovían desde el exterior. (imagen: J. R. Videla)

Pero una vez obtenido el campeonato por la Selección Nacional de fútbol comandada por César Luis Menotti, la dictadura debió fijarse un nuevo objetivo para distraer la atención de la problemática de las torturas, las detenciones y las desapariciones que se producían en todo el territorio de la República Argentina. Había que inventar una guerra y y así apareció la disputa territorial con Chile por el Canal de Beagle y las islas Picton, Lennox y Nueva que no llegó a convertirse en una guerra por milagro.

Cerca de la Navidad —cuando la maquinaria bélica estaba en marcha y miles de soldados habían sido movilizados a las fronteras—, la aceptación de una mediación papal detuvo el peor desenlace. La negociaciones directas entre Chile y Argentina ocurrieron entre la publicación oficial del Laudo Arbitral, el día 2 de mayo de 1977, y el comienzo de la Mediación papal en el conflicto del Beagle, el 22 de diciembre de 1978.

Este período fue tenso y llegaría a su punto culminante el 22 de diciembre cuando Argentina inició las operaciones para ocupar militarmente las islas. Ese mismo día, la junta militar argentina abortó la Operativo Soberanía y aceptó la mediación papal. Ambos países eran regidos por gobiernos de las fuerzas armadas que coincidían en muchos aspectos de su política exterior e interior. Incluso habían logrado acuerdos para operaciones internacionales de represión, como la Operación Cóndor, como quedó demostrado posteriormente a través de la justicia.

Las contradicciones de ambos gobiernos eran tan elocuentes que el gobierno de Pinochet tuvo que alabar la política exterior de Salvador Allende al que había derrocado y el gobierno de facto de Videla debió criticar la posición de la Revolución Argentina bajo el general Alejandro Lanusse, por el tratamiento del conflicto limítrofe.

Hacia 1978 la dictadura de Augusto Pinochet sufrió un sacudón cuando se descubrieron los restos de campesinos fusilados en Lonquén tras el golpe militar. El enfrentamiento entre Pinochet y el comandante de la Fuerza Aérea de Chile el General Gustavo Leigh por sus propuestas de democratización, la destitución de Leigh y la siguiente renuncia a su cargo 18 de los 21 generales, los problemas por las violaciones a los Derechos Humanos y las exigencias de los EE.UU para la persecución de los responsables del atentado terrorista en Washington contra Orlando Letelier, pusieron en problemas a la dictadura. (imagen: Pinochet)

La oposición comenzaba a agruparse en torno al ex-Presidente de la República Eduardo Frei Montalva que se alineó con el gobierno de facto de Pinochet por el conflicto con la Argentina.

Eduardo Frei declaró públicamente su apoyo a la posición del gobierno con las palabras “Se esta alimentando, no por Chile, un conflicto de dramáticas consecuencias”

A fines de los años 70 Chile goza ha de una incipiente bonanza económica que terminaría con la profunda crisis económica del año 1982. El objetivo prioritario del gobierno chileno era evitar la guerra sin ceder territorio insular o continental. Para ello estaba dispuesto a negociar el limite marítimo. Dada la fuerte presión militar argentina, Chile consideraba apropiado para la consecución de ese objetivo la acción de un mediado y la presencia de observadores militares en la zona de conflicto.

En Argentina gobernaba el llamado Proceso de Reorganización Nacional que otorgaba igual poder a las tres ramas de las Fuerzas Atinadas argentinas y en que se preveía la alternancia en el poder liste balance dentro de la Junta Militar argentina permitía ademas la deliberación política dentro de las fuerzas atinadas y la formación de bloques entre ellas.

Se distinguieron dos corrientes políticas dentro de las fuerzas Armadas argentinas los blandos (J. Videla R. Viola, R. Bignone), los duros José. A. Vaquero, Luiciano. B. Menendez, Leopoldo Galtieri, R. Camps, C. G. Suaréz M.) y A. Massera. Conforme a esa distribución del poder, los objetivos del gobierno militar eran variados y  controvertidos dentro de las fuerzas armadas. Algunos eran partidarios de aceptar el Laudo Arbitral, otros de impedir una salida de Chile al Océano Atlántico ya sea a través de un limite marítimo adecuado ó, como exigían otros, a través de soberanía argentina sobre alguna o algunas de las islas de martas. Algunas consideraban, como el almirante (R) Isaac Rojas, que el limite debía ser el meridiano del

Cabo de Hornos ya desde el Canal Beagle dejando así la parte oriental de la Isla Navarino bajo soberanía argentina. Las pretensiones mas extremas del nacionalismo argentino alcanzaban desde las islas Picton, Nueva y Lennox hasta ocupar la Isla de Chiloé. Consciente de su mayor peso militar, del aislamiento internacional de Chile y con una confianza absoluta en que una guerra con Chile sería fácil de ganar, la Junta Militar argentina rechazó el Laudo Arbitral el 25 de enero de 1978. Mientras no se encontraba solución al conflicto, se acumulaban en Argentina las medidas para presionar a Chile y obligarlo a abandonar el Laudo Arbitral.

En octubre de 1978 los presidentes de la Argentina y de Bolivia ratificaron su solidaridad mediante un comunicado que unía el pedido de Bolivia de salida al mar (que perdió después de Guerra del Pacífico) con la cuestión de la soberanía argentina en el Atlántico Sur, incluyendo a Malvinas y el Beagle.

EL OPERATIVO SOBERANIA: Las fuerzas armadas argentinas elaboraron el “Operativo Soberanía” para “cortar” Chile en varias partes por medio de una invasión. La preparación y las maniobras militares a lo largo de la frontera se realizaron públicamente con gran profusión de noticias.

En el gobierno chileno, consciente del peligro de guerra preparó la defensa del país manteniendo a la prensa y a la población alejada de esos temas en lo posible. En sus documentos especiales, el diario chileno El Mercurio afirma: “A diferencia de Chile, donde los preparativos de guerra se hicieron en medio de gran reserva para no alarmar a la población, los argentinos se movilizaron en medio de sonoras concentraciones al grito de “el que no salta es un chileno“, con oscurecimientos en sus principales ciudades, varias de ellas inalcanzables para el rango de vuelo de los envejecidos aviones de guerra de la fuerza aérea chilena, que estaba una generación atrás de la argentina.”

La marina de guerra se preparó durante todo el año 1978, pero no fue publicitado, sino más bien estuvo velado al público y sólo era conocido a las personas e instituciones que estaban involucradas. Pinochet también tuvo que frenar a sectores belicistas de las fuerzas armadas chilenas, a la vez que preveía una guerra total, larga y de desgaste, previendo invadir la Argentina hasta Bahía Blanca.

Al día siguiente de conocido el fallo, el Ministro de Relaciones exteriores de Argentina César Augusto Guzzetti anunció el rechazo con las siguientes palabras: “ningún compromiso obliga a cumplir aquello que afecte intereses vitales de la Nación o que perjudique derechos de soberanía que no hayan sido expresamente sometidos a la decisión de un árbitro”. El 19 de enero de 1978 los presidentes de Chile y Argentina se reunieron en Mendoza en medio de crecientes preparativos bélicos.

En esa ocasión, aseguran fuentes argentinas, Pinochet habría aceptado en  principio entregar por lo menos una parte de una isla a Argentina. El 25 de enero Argentina declaró nulo el Laudo Arbitral de 1977. El 26 de enero el gobierno chileno emitió un comunicado, afirmando que el laudo tenía carácter obligatorio e inapelable. El 20 de febrero de 1978 ambos presidentes acordaron en la localidad chilena de Puerto Montt continuar las, negociaciones con dos comisiones mixtas sucesivas, llamadas Comix 1 y Comix 2. Comix 1 tuvo éxito y tras 45 días se alcanzaron los objetivos planteados de distensión y acuerdos en cuanto a la navegación en el área del conflicto.

Comix 2, se inició el 2 de mayo, encabezada por Francisco Orrego Vicuña del lado chileno y el general Ricardo Etcheverry Boneo del argentino  tenía como objetivo resolver en el plazo de seis meses los problemas sustantivos: delimitación definitiva de las jurisdicciones en la zona austral, integración económica; intereses comunes en el continente rico; delimitación precisa del Estrecho de Magallanes y el cocimiento de líneas de base rectas.

El 2 de noviembre de 1978 se  cumplió el plazo dado a la segunda comisión mixta sin obtener esbozo de acuerdo en los temas de mayor importancia (límites marítimos, cuestiones relativas al Canal de Magallanes y bases rectas). En los temas secundarios (integración física, cooperación económica, políticas comunes en la Antártida se alcanzaron acuerdos que no lograron detener los apresto bélico de ambos lados de frontera.Poco antes del término de la Comix 2, Chile volvió a proponer a Argentina llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia.

MEDIACIÓN PAPAL:  A comienzos de guerra era solo cuestión de tiempo. Todos los esfuerzos para llegar habían fracasad momento cuando el Ministro de  Relaciones Exteriores de Chile, Hernán Cubillos Sallato propuso a su par trasandino solicitar la mediación de una potencia amiga. Se acordó solicitar la medición papal. El 12 de diciembre, Hernán Cubillos viajé a Buenos Aires y tras dialogar con Carlos Washington Pastor aprobaron la solicitud de mediación, pero en la tarde de ese día la Junta Militar argentina desautorizó al ministro Pastor.

Tras el viaje sin resultados de Cubillos, en Buenos Aires tuvo lugar una sesión de la junta militar argentina en el edificio Cóndor, con la ausencia notoria de Videla y el canciller Pastor. En esa reunión se le colocó fecha y hora al Operativo Soberanía: el 22 de diciembre de 1978 a las 22:00 horas. A último momento de ese día el Vaticano logró la anuencia de los dos gobiernos para intentar una gestión pontificia y ofreció el envío de un representante.

En Buenos aires Videla convocó a los comandantes que debían dirigir el ataque para plantearles la nueva propuesta Papal. Se despacharon mensajes para detener la ofensiva la mayoría cumplió salvo la que estaba apostada en la provincia de Neuquén que avanzo varios kilómetros en territorio chileno ya que no pudo recibir la contraorden debido a problemas de comunicación. (imagen: Samorè-Videla)

En las jornadas siguientes el Vaticano envió al cardenal Antonio Samoré quien llevó a la firma, en enero de 1979, el Acta de Montevideo que despejaba la posibilidad de una guerra que hubiera costado en las primeras semanas miles de víctimas.

La mediación se concreté en 1980 y aunque atenuaba los efectos del fallo anterior, era favorable a Chile. En 1981 el régimen de Pinochet aceptó la propuesta pero no así el argentino que nunca respondió. Llegó la Guerra de Malvinas, otro dislate militarista, cayó la dictadura y el gobierno democrático de Raúl Alfonsín heredé una situación prácticamente irreversible. Pero esa es otra historia….

Como se Calcula la Riqueza de un País? Factores que lo determinan

¿Como se Calcula la Riqueza de un País?
Factores que lo determinan

De vez en cuando, en las revistas y libros de humor aparece el personaje del ricachón superavaro. Posee dinero a montones: billetes de banco y muchas monedas de oro llenan sus cajas fuertes, de grandes dimensiones. Nuestro personaje pasa las mejores horas del día contemplando su dinero, haciéndolo correr entre las manos, deleitándose con su tintineo y… controlando su “nivel”. ¿Y después? Nada. Su vida transcurre con la misma estrechez que la del que no tiene donde caerse muerto; sus monedas se quedan sin utilizar y se ve asaltado continuamente por el temor de ser robado. Por tanto, ¿de qué le sirve ser tan rico?

EL DINERO NO SIEMPRE ES RIQUEZA
Para ser ricos no basta con poseer mucho dinero bien guardado, porque el dinero, por si solo, no sirve para satisfacer nuestras necesidades: en efecto, no es posible mitigar el hambre comiendo monedas, ni podemos vestirnos poniéndonos encima billetes de banco. El dinero sirve para adquirir los bienes necesarios, y por ello, sólo es útil cuando se “invierte” en la adquisición de alimentos, vestidos, casas, terrenos, fábricas, automóviles, etc., o cuando es utilizado de otra forma cualquiera que lo haga fructífero (por ejemplo, depositándolo en el banco).

En cambio, cuando se lo deja inactivo e improductivo —bajo el colchón de la cama,por ejemplo, como suelen hacer todavía ciertas personas— no sirve para nada. Es exactamente lo mismo que si no existiese. Por ello, se dice que el dinero, más que riqueza, es un título representativo de la riqueza; es decir, representa la riqueza que puede ser adquirida cuando es empleado de una manera útil. Por ejemplo, $ 1.000.000 son título representativo de un automóvil, de un campo, o de acciones, que valen esa cantidad y que pueden ser adquiridos con esa suma de dinero.

CÓMO SE CALCULA LA RIQUEZA DE UNA PERSONA
Entonces , si las monedas no son riqueza, ¿en qué consiste ésta? Pues bien; la riqueza es el conjunto de bienes económicos que pertenecen a una persona, en un momento determinado.

Por ello, si se quiere calcular la riqueza de una persona, es preciso, ante todo, referirse a los bienes materiales de los cuales es propietaria (edificios, automóviles, maquinarias, etc.); después, a los créditos que esa persona tenga con respecto a otras que se encuentren, naturalmente, en condiciones de pagar (tener crédito con un mendigo es como no tener nada). Por último, hay que tener en cuenta cualquier otra cosa que pueda proporcionar a esa persona una ventaja económica: por ejemplo, un invento que ha patentado y a cuya explotación se dedica, una novela escrita y publicada, etc. La suma de todos esos datos nos dará, como decíamos, la riqueza o patrimonio de esa persona determinada.

riqueza personal

Sin embargo, si esa persona tiene deudas, para valorar exactamente su riqueza no basta con sumar el valor de todos sus bienes, sino que habrá que deducir de esa suma el importe total de sus débitos; evidentemente, no podrá considerarse rica una persona que, por ejemplo, posea un patrimonio por valor de un millón de pesos pero que tenga deudas que importen millón y medio.

Así, pues, y resumiendo, hay que calcular:

En el activo: Bienes materiales + créditos exigibles + otras fuentes de réditos

En el pasivo: Débitos.

CÓMO SE CALCULA LA RIQUEZA DE UNA NACIÓN
Idéntico criterio se emplea para medir la riqueza de toda una nación: bastará con sumar el valor de todos los bienes económicos que, en ese momento, pertenecen a Ion ciudadanos particulares, a las personas jurídicas (sociedades, instituciones, ayuntamientos, etc.) y al propio Estado. De la misma forma que se hace con la riqueza individual, se calculan:

1) los bienes materiales (es decir, edificios, terrenos, minas y cualquier otro tipo de recursos económicos);

la riqueza de un pais

2) los créditos, pero sólo los que se tienen con respecto al extranjero, corno fruto, por ejemplo, de las exportaciones. No se cuentan los créditos con respecto a los súbditos del país, por la sencilla razón de que les corresponden otros tantos débitos de un importe igual, que los compensan; de hecho, si un ciudadano debe, supongamos, diez mil pesos al Estado, al pagar esos diez mil pesos los sustrae de su patrimonio, se priva de ellos; pero, como forma parte de la colectividad nacional, o sea, del Estado, es como si privase a éste de esa cantidad: en realidad, el dinero que paga es sustraído de la riqueza conjunta de la nación. Y como, al pagar los diez mil pesos, éstos ingresan en las cajas del Estado, todo queda como antes. Es como si una persona sacase el dinero de un bolsillo para meterlo después en otro. La comunidad nacional (Estado), considerada en conjunto, no gana nada.

3) Por último, todo aquello que procure una ventaja económica en el extranjero, como patentes, derechos de autor sobre libros publicados en el extranjero, etc.

Naturalmente, y lo mismo que ocurre con las personas individualmente consideradas, para valorar con exactitud la riqueza de un Estado no basta calcular solamente todo lo que posee; es necesario sustraer, del total de la riqueza, el importe general de los débitos.

Fuente Consultada:
Enciclopedia del Estudiante Superior Fascículo N°36

Proceso de Reorganizacion Militar Gobiernos Militares en Argentina

1976: GOLPE DE ESTADO – PRESIDENTES PROCESO DE REORGANIZACIÓN NACIONAL –

presidentes de la reorganizacion nacional presidentes de la reorganizacion nacional presidentes de la reorganizacion nacional presidentes de la reorganizacion nacional

Hacia mediados de la década de 1970, los gobiernos de la enorme mayoría de los países latinoamericanos estaban en manos de dictadores.

Algunos de los dictadores que en la década del ’70 gobernaban en América latina -como Alfredo Stroessner en Paraguay o Anastasio Somoza en Nicaragua- pertenecían a la estirpe de los dictadores tradicionales. Otras dictaduras, en cambio, presentaban perfiles nuevos. Tal era el caso de los gobiernos militares del Cono Sur -los gobiernos brasileños surgidos del golpe de 1964, los argentinos entre 1966 y 1973 y, luego, entre 1976 y 1983, los uruguayos desde 1973, y la dictadura de Pinochet en Chile desde 1973- y, con un signo ideológico diferente, el gobierno militar de Velasco Alvarado en Perú entre 1968 y 1975.

Estas dictaduras diferían entre sí en algunas de sus orientaciones de política económica -el entusiasmo por el liberalismo ortodoxo de los gobiernos de Pinochet y de Videla no encontraba un correlato equivalente en la política desarrollista de la dictadura brasileña-, aunque compartían la convicción de que el crecimiento de la economía era incompatible con una participación significativa de los asalariados en el ingreso nacional.

Compartían asimismo una orientación fuertemente represiva frente a los opositores reales o potenciales, fueran políticos, sindicalistas, intelectuales, periodistas, estudiantes, etc. También en este terreno, las dictaduras de Videla y Pinochet marcaron picos de brutalidad y encarnizamiento sin antecedentes en la historia de la región.

Las dictaduras militares del Cono Sur tenían algunos rasgos fundamentales en común: eran ejercidas por representantes institucionales de las fuerzas armadas, profesaban un anticomunismo exacerbado -que englobaba bajo el rótulo de comunista cualquier expresión política opositora-, contaban con el apoyo incondicional de los gobiernos de los Estados Unidos -salvo en un breve período bajo la presidencia de James Cárter (1976-1980)-, y buscaban justificación para la intervención directa de los militares en la política en la Doctrina de la Seguridad Nacional, que asignaba a los ejércitos nacionales un nuevo papel en la política interna de los países latinoamericanos.

RESUMEN DEL PROCESO EN ARGENTINA: En julio de 1973, Cámpora renunció y, luego de nuevas elecciones. Juan D. Perón -acompañado en la fórmula por su esposa María Estela Martínez- asumió la presidencia. El líder impulsó un Pacto Social entre empresarios y sindicalistas para frenar la puja sectorial.

La muerte de Perón el 1° de julio de 1974 desató nuevas luchas por el control del gobierno. Su sucesora, María Estela Martínez de Perón, era incompetente para controlar la situación. Las tendencias hacia la descomposición social y política se profundizaron.

El estado prohijó grupos parapoliciales que asesinaban a los opositores y las Fuerzas Armadas se incorporaron a la lucha contra la guerrilla. El Pacto Social se rompió, la inflación se disparó y las huelgas se multiplicaron. En ese marco, el 24 de marzo de 1976, las Fuerzas Armadas dieron un golpe de estado.

Una Junta Militar asumió el mando supremo del estado y designó presidente al general Jorge R. Videla. El nuevo gobierno proclamó el inicio de un Proceso de Reorganización Nacional.

Una sangrienta represión se descargó sobre la sociedad. Miles de personas fueron secuestradas, recluidas en campos de concentración, torturadas y asesinadas. El rasgo sustantivo de la represión fue la ilegalidad: aunque los procedimientos fueron organizados por la más alta jerarquía político-militar, la represión fue clandestina y delictiva. Como resultado, entre ocho mil y treinta mil personas -según distintas fuentes- pasaron a integrar la categoría de “detenidos-desaparecidos”.

Entre 1976 y 1981, la política económica estuvo dirigida por José A. Martínez de Hoz, quien formuló un programa para modernizar la estructura productiva. El gobierno devaluó la moneda, quitó los aranceles que trababan la importación de bienes y liberalizó el mercado financiero, lo que produjo un aumento de las tasas de interés y el ingreso de capitales extranjeros (destinados, en su mayoría, a actividades especulativas).

Las importaciones indiscriminadas, las altas tasas de interés, la sobrevaluación del peso y el ingreso de dólares en concepto de créditos internacionales -que multiplicó la deuda externa- provocaron graves daños a la actividad productiva argentina.

En 1981, el presidente Videla y su ministro fueron reemplazados. El nuevo presidente, el general Roberto Viola, intentó una apertura política, pero el proyecto encontró resistencias en la Junta Militar. A fines de 1981, el general Leopoldo F. Galtieri reemplazó a Viola y clausuró la apertura política. Entretanto, los partidos políticos habían constituido una agrupación -la Multipartidaria– y presionaban por el retorno a la democracia, mientras un sector sindical se movilizaba contra el gobierno.

La movilización social quedó suspendida el 2 de abril de 1982, cuando tropas argentinas desembarcaron en las Islas Malvinas, ocupadas desde 1833 por Gran Bretaña. Los intentos diplomáticos fracasaron y el 1° de mayo comenzó la guerra. El 14 de junio, el mando militar argentino en Malvinas capituló ante el mando británico.

La Guerra de Malvinas marcó el fin de la dictadura militar. Galtieri fue reemplazado por el general Reynaldo Bignone, quien convocó a elecciones para octubre de 1983, en las que triunfó el candidato de la UCR, Raúl R. Alfonsín.

Fuente Consultada:
Historia 3 – El Mundo Contemporáneo – Santillana
Cuatro Décadas de Historia Argentina – P. Dobaño – M. Lewkowicz
El Libro de los Presidentes Argentinos del Siglo XX Deleis-Tito-Arguindeguy.

Plan de Convertibilidad de Cavallo Ministro de Economia de Menem

EL PLAN DE CONVERTIBILIDAD FRENTE A LA HIPERINFLACIÓN:
Los problemas económicos y políticos derivados del surgimiento de la deuda externa junto con el marcado e incesante debilitamiento de la industria argentina, fueron de una magnitud tal que se tornaron incontrolables. El Estado perdía cada día más la posibilidad de plantear políticas económicas claras y  precisas y que fueran acatadas por los distintos actores sociales. Ya en democracia, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, fue imposible convencer a los empresarios para que abandonaran el sistema financiero y comenzaran a producir.

Cavallo Ministro de Economia de MenemDomingo Cavallo nacido en San Francisco (Córdoba), en 1946. formado como economista en la Universidad de Harvard, presidente del Banco Central cuando se nacionalizó la deuda de las empresas privadas (1982), era el director del Instituto de Estudios Económicos de la Fundación Mediterránea creada por varias empresas argentinas por iniciativa de Fulvio Pagani (Arcor). Tenía por lo tanto vínculos muy sólidos con el mundo empresario. Con el nuevo ministro, llegó al poder un equipo de más de 200 técnicos destinados a la DGI, los Bancos Central y Nación y la Aduana.

La convertibilidad de la moneda argentina, con la paridad del dólar fijada por la ley del 2 de abril de 1991, es la clave del sistema económico con que el país comenzó el nuevo milenio. El Banco Central utilizó el dinero de las privatizaciones y nuevos créditos para asegurar la convertibilidad. Así pudo renegociar la agobiante deuda externa en plazos más largos.

El Estado argentino no emitía más moneda sin respaldo y retomaba el pago de la deuda externa. Despojado de su papel de benefactor, limitaba sus obligaciones, revalorizaba el mercado y traspasaba a las provincias la responsabilidad en materia de educación y de salud pública.
La inflación desapareció. Fue del 17% anual en 1992 y descendió a valores ínfimos en los años siguientes. Gracias a las reformas se recuperó la demanda y la actividad creció en el 8,8% anual de 1990 a 1994, verdadero récord del siglo.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: Luego de muchos años de especulación financiera, con una reducción de la llamada economía real (la que funciona sobre la base del trabajo y la  transformación de objetos y no de transacciones financieras) el sistema económico en su conjunto estalló en 1989. Los sectores más adinerados y el empresariado no tenían confianza ni en la economía (cuyo funcionamiento en los últimos años había permitido su enriquecimiento) ni en el gobierno, que ya había perdido el apoyo de la banca acreedora. Los grandes empresarios, entonces, abandonaron la moneda nacional, y compraron todos los dólares que había en reserva en el Banco Central con lo cual nuestra moneda perdió su valor por falta de respaldo.

Si una moneda no tiene respaldo, cada vez vale menos, o directamente a no vale nada. Por lo tanto, la moneda argentina ya no servía para pagar productos y servicios. Eso trajo como consecuencia el aumento de los precios hora a hora y el proceso inflacionario se transformó en hiperinflacionario. El precario equilibrio desapareció porque la cadena de pagos (lo que las personas y las empresas pagan al adquirir un bien o utilizar un servicio) se deshizo ante la falta de moneda con valor propio.

Tras la asunción anticipada de Carlos Menem, los empresarios se calmaron, algunos regresaron a la moneda nacional, y la inflación bajó sensiblemente. No obstante, el nuevo gobierno fracasó con su nuevo plan económico.

A fines de 1989, los empresarios generaron un nuevo proceso hiperinflacionario, parecido al sufrido por Alfonsín, cinco meses antes. Este nuevo golpe de mercado le costó el puesto a Néstor Rapanelli, ministro de Economía de Menen. Rapanelli era el representante de uno de los grupos económicos que dio el golpe de mercado hiperinflacionario a Alfonsín. Algunos especialistas afirman que otros grupos económicos estaban disgustados con Menem por los privilegios otorgados al grupo que representaba Rapanelli y por ese motivo impulsaron la segunda hiperinflación.

Este fracaso del menemismo, llegado al poder hacía muy poco tiempo, dio lugar a múltiples conjeturas: desde la intención del presidente de cerrar el Parlamento hasta la posibilidad de su propia renuncia. Tras un acuerdo con todos los grupos empresarios en marzo de 1990, se estabilizan medianamente las finanzas. La hábil estrategia comunicacional del gobierno de Menen posibilitó que muchos recuerden la hiperinflación del período de Alfonsín y no la que se generó dentro su propio gobierno, la que estuvo también a punto de derrumbarlo.

EL PLAN DE CONVERTIBILIDAD: El acuerdo establecido en 1990 con los grupos empresarios fue también muy endeble. El gobierno quería que produjeran y no especularan, pero los grupos empresarios querían comprar a precios bajos las empresas del Estado, que en la mayoría de los casos, no funcionaban en forma eficiente. Y se negaban a producir.

Con un sistema productivo tan débil, la banca acreedora no estaba satisfecha: había que obligar a producir. Para eso era necesario reestructurar la economía. A partir de ese momento, la banca acreedora impulsa la llegada de Domingo Cavallo al Ministerio de Economía.

Cavallo mantenía excelentes relaciones con los acreedores y, por lo tanto, si llegaba al gobierno contaría con el respaldo económico, en forma de créditos, para iniciar una nueva fase de la reconversión de la economía argentina. Cavallo pudo alcanzar el cargo en 1991, por dos motivos:

1. Una nueva jugada de los empresarios nacionales que apuntaba a generar un tercer golpe hiperinflacionario (el segundo de la presidencia de Menem, que no llegó a concretarse del todo aun cuando el valor del dólar y la inflación subieron mucho). Esto debilitó económicamente al gobierno y al ministro de Economía de ese momento, Antonio Erman González.

2. Las denuncias de corrupción impulsadas por el embajador de los Estados Unidos que afectó al gobierno, a nivel político, en el ámbito internacional. Es importante tener en cuenta que existe una fuerte vinculación entre los Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional.

La caída de Erman González posibilitó la llegada de Cavallo, que era en ese momento visto como una persona muy prestigiosa y alejada de la corrupción. En los primeros meses de 1991 se puso en marcha el llamado Plan de Convertibilidad, que contó con el apoyo de la banca acreedora. Este plan logró instaurar reglas de juego mucho más claras para comenzar la nueva fase de la reestructuración económica que se había iniciado en 1976. Con ese enorme respaldo, Cavallo, decidió negociar, y en muchos casos enfrentar, a los grupos económicos nacionales. Incluso, realizó reiteradas denuncias de comportamientos “mañosos” de algunos empresarios argentinos.

El Plan de Convertibilidad fue una gran lucha de dos concepciones diferentes del poder económico: por un lado, la modernizadora de Cavallo respaldada por la banca acreedora y, por el otro, la no productivista, típica de los que se enriquecieron desmedidamente durante la dictadura militar sin producir bienes o servicios.

El Plan de Convertibilidad y la “reforma estructural”, a la búsqueda del reencauzamiento económico El conjunto de políticas que hicieron posible la implementación del Plan de Convertibilidad dieron lugar a la llamada reforma estructural de la economía y el Estado.

El instrumento central de esta política fue el establecimiento de la “ley de la paridad”:un peso igual a un dólar estadounidense. La libre convertibilidad significa que en cualquier transacción económica que los habitantes del país realicen es indistinto si usanpesos o usan dólares.

Pero lo sustancial de este plan fueron las profundas medidas que permitieron sostener la paridad y la convertibilidad. Entre ellas se encuentran las privatizaciones, la flexibilización laboral y la desregulación económica.

La reforma estructural cambió, en pocos años, el funcionamiento de la economía argentina. El objetivo era desarmar el enorme sistema de especulación financiera existente hasta el momento y sentar las bases para que el capital nacional o extranjero se orientara a la producción, que el Estado pudiera cobrar más impuestos y, de esa manera, lograse pagar la deuda externa.

Podemos decir que debido a la enorme influencia que ejercían, sobre el proceso económico argentino a principios de la década de los ’90, las entidades financieras,principales acreedoras de la deuda externa argentina. Entonces, la nueva estrategia estabilizadora del Plan de Convertibilidad posibilitaba avanzar en tres frentes simultáneos y cumplimentar objetivos insoslayables de la etapa económica que se abría al cumplirse menos de dos años del nuevo gobierno:

1. vencer la recurrente hiperinflación;

2. sentar las bases de una relación estable con la banca acreedora, a fin de dejar atrás los años de incumplimiento de las obligaciones externas, y formular una estrategia que permitiese cumplir con todas las exigencias financieras derivadas de dicho endeudamiento;

3. realizar las transformaciones necesarias a fin de adaptar la economía argentina al proceso de relaciones económicas internacionales, afirmado definitivamente por la caída del Muro de Berlín, por las condiciones de la globalización y por los requisitos planteados por el Consenso de Washington.

LOS FERROCARRILES ARGENTINOS: A fines de los ’80 se pensó seriamente en la posibilidad de suprimir el sistema ferroviario, ante el creciente déficit, el descontrol de la empresa Ferrocarriles Argentinos y le imposibilidad de competir con las poderosas empresas de transporte automotor (muchas veces privilegiadas desde el mismo Estado), y el nueve rival, sobre todo en el traslado de pasajeros de larga distancia, que es el transporte aéreo.

Pero el cierre de los ferrocarriles iba a ser peor que mantenerlos funcionando en esas condiciones, ya que los efectos secundarios de tal actitud serían casi catastróficos; por ejemplo, se incrementaría el transporte automotor tanto en cargas como en pasajeros lo que produciría un gran congestionamiento en las rutas y en las ciudades; habría una mayor contaminación ambiental, un aumento en el consumo de combustibles, y vastas regiones de nuestro país quedarían incomunicadas. Ante tal situación, la única solución aparente fue la invitación al sector privado a interesarse en el servicio.

Para ello se cedería a las empresas privadas todo el material rodante existente y las vías en carácter de concesión a fin de que éstas presten el servicio; el Estado quedaría como propietario y contralor de los servicios.

El proceso privatizador comenzó a principios de los años ’90. La única línea que no fue adjudicada y que permanece en poder del Estado es el Ferrocarril Belgrano S.A.

El servicio interurbano de pasajeros fue totalmente suspendido y se le ofreció c las provincias que se hicieran cargo de él. Algunas accedieron y mantienen un mínimo servicio; otras lo han eliminado.

El principal motivo de esta baja de servicios es el alto costo de los peajes que cobran los concesionarios de cargas al paso de los trenes de pasajeros, los que no tienen ningún tipo de regulación por parte del Estado. En líneas generales este nueva modalidad trajo aparejada una mejora de alrededor de un 25% promedie en los servicios de cargas y pasajeros urbanos-suburbanos con respecto a los últimos servicios prestados por Ferrocarriles Argentinos y comparables en rendimiento al funcionamiento de la empresa estatal de mediados de los años ’60.

Adaptación del texto de Guillermo Ghio

El Plan Condor Operacion Lucha contra el comunismo en Latinoamerica

A comienzos de la década del 90 se descubren en Paraguay los documentos secretos de la policía política paraguaya. Pero estos documentos, que ganaron el macabro nombre de “los archivos del terror”, no sólo informaban del accionar de esa fuerza, sino que revelaban la coordinación de los gobiernos militares sudamericanos durante las décadas de 1970 y 1980 para perseguir a los opositores políticos.

Se conoce como Operación Cóndor al plan de inteligencia y coordinación entre los servicios de seguridad de las dictaduras militares de los generales Augusto Pinochet, de Chile; Hugo Bánzer, de Bolivia; Alfredo Stroessner, en Paraguay; Joao Figueredo, de Brasil; más los gobiernos derechistas de Isabel Perón, de Argentina, y Juan María Bodaberry, de Uruguay. El objetivo del plan era el intercambio de información acerca de personas “subversivos” residentes en dichos países, así como la cooperación para perseguirlas a través de las fronteras nacionales.

Aunque sus actividades se iniciaron antes, la creación oficial de la Operación Cóndor se fecha en noviembre de 1975, en una reunión secreta de representantes de los servicios de inteligencia de los mencionados países celebrada en Santiago de Chile y convocada por Manuel Contreras, el  director  de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional, la policía política del país).

La Dirección de Inteligencia Nacional, más conocida por su acrónimo DINA, fue la policía secreta chilena durante el período inicial del régimen militar de Augusto Pinochet, siendo uno de los elementos más significativos del aparato represor de la dictadura.

Las primeras acciones enmarcadas dentro de la Operación Cóndor se llevaron a cabo en septiembre de 1974, en la ciudad de Buenos Aires. Cuatro exiliados uruguayos fueron secuestrados y, semanas más tarde, sus cadáveres aparecieron en los alrededores de Montevideo. La siguiente acción fue contra el general chileno Carlos Prats, asesor del presidente Salvador Allende y su mujer. Los dos fueron asesinados por un comando de la DINA que actuó en suelo argentino.

La Operación Cóndor permitió a las fuerzas armadas y paramilitares de las dictaduras del Cono Sur desplazarse libremente por el territorio de oír: países para secuestrar, torturar y asesinar a los ciudadanos considerados sediciosos e intercambiarse los detenidos.

Antes de esta fecha, la colaboración represiva era una realidad impulsada en la región por Estados Unidos, que amparaba los regímenes anticomunista por temor a que la existencia de un gobierno de izquierdas en la zona facilitase la emergencia de otros provocando un efecto dominó.

Era la tan reiterada «doctrina de seguridad nacional» que insistía en luchar contra enemigo interior: el comunismo.  Desde mediados de la década de 1970 se desarrollé una internacionalización de la represión que fue posible porque la coordinación de Operación Cóndor, además de permitir identificar, trasladar o asesinar a disidentes, facilitó encubrir crímenes, trasladando cadáveres de un país a otro o creando confusión sobre las víctimas y sus asesinos. Los agentes de la Operación Cóndor actuaron tanto en países de América Latina como en Estados Unidos y Europa. Por ejemplo, en Madrid, España, intentaron secuestrar a líderes del MIR chileno mientras que en Roma, Italia, actuaron contra disidentes políticos argentinos.

El Informe Hinchey señala que entre 1974 y 1977, la CIA mantuvo contacto regular pagado con el entonces director de la DINA. El gobierno de los Estados Unidos aprobó esta relación mercenaria con Contreras ya que “dada su posición como jefe de la principal organización de inteligencia en Chile, era necesario para cumplir la misión de la CIA, a pesar de las preocupaciones de que esta relación pudiera exponer a la CIA a acusaciones de estar colaborando en al represión política interna.”.

En 1992 fue descubierto en Paraguay un gran archivo con más de 700.000 páginas de documentación sobre la represión en este país. Se encontraron también registros de la cooperación de la inteligencia estadounidense con las dictaduras de la región, incluida la paraguaya. El estudio de los «archivos del terror», como se les conoce, ha proporcionado valiosísima información sobre las actividades de la Operación Cóndor en el Cono Sur que ha permitido la detención de algunos de sus miembros, incluido el propio Pinochet.

La Operación Cóndor dejó tras de sí cientos de víctimas: torturados, asesinados y desaparecidos, especialmente guerrilleros —o sospechosos de serlo— del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) chileno, el Ejército Revolucionario del Pueblo argentino o los tupamaros uruguayos. Y, a pesar de que su punto álgido fueron los años comprendidos entre 1975 y 1977, en junio de 1980 aún tuvo lugar una acción de Cóndor: Noemí E. Giannetti de Molfino, madre de la Plaza de Mayo exiliada en Perú, fue secuestrada en Lima, y tras un largo periplo (Bolivia, Argentina, Brasil, y España) apareció envenenada en un hotel madrileño. Según los “archivos del terror” descubiertos en Paraguay , la Operación Cóndor dejó un terrible saldo de 50.000 muertos, 30.000 desaparecidos, y unos 400.000 presos.

EL 16 DE OCTUBRE DE 1998, mientras se encontraba internado en la London Clinic, el exdictador chileno Augusto Pinochet fue arrestado por Scotland Yard. Su detención era producto de una orden de captura internacional emitida por el juez español Baltasar Garzón por las acusaciones de asesinato, tortura y genocidio.

El Plan Cóndor: Las dictaduras del Cono Sur aplicaron, con la conformidad de Estados Unidos, el Plan Cóndor, que sirvió para que sus servicios represivos coordinaran miles de secuestros y asesinatos de opositores políticos. En 1992 apareció en Paraguay un archivo oficial con precisos documentos sobre esas actividades. Videla y Pinochet, durante una visita del primero a Chile en 1978.

Augusto Pinochet El Golpe de Estado Chileno Derrocamiento de Allende

El golpe que derrocó al presidente chileno Salvador

Ver: Pinocher El Dictador AsesinoAllende en 1973 fue quizás el más sangriento de la historia de Sudamérica, con un número de víctimas de entre cinco mil (según la CIA) y treinta mil (según las estimaciones de defensores de los derechos humanos). Para «desestabilizar» al gobierno electo de Chile, la CIA subvencionó con millones de dólares a la prensa de la oposición, a políticos, a empresarios, a sindicatos, a saboteadores y a provocadores. Esta intervención profundizó los problemas internos que enfrentaba el gobierno democrático de Allende.

Desde que tomó posesión del cargo en 1970, Allende había aumentado los salarios, incrementado los servicies sociales, acelerado la redistribución de la tierra y nacionalizado cientos de empresas nacionales y extranjeras.

Estas medidas entusiasmaron a campesinos y obreros, que empezaban a poseer propiedades, pero enojaron a las clases media y alta, a empresas norteamericanas, como ITT y Anaconda Copper, y a Washington. El capital extranjero desapareció (Moscú era parco en las ayudas), apareció la escasez y la inflación aumentó. Transportistas, granjeros, comerciantes y profesionales fueron a la huelga, mientras que los partidarios de Allende organizaban manifestaciones. Los extremistas de derecha recurrieron al terrorismo y los extremistas de izquierda pidieron armas al gobierno. La  coalición de Allende, constituida por socialistas, comunistas, liberales y otros partidos pequeños, se rompió.

EL 16 DE OCTUBRE DE 1998, mientras se encontraba internado en la London Clinic, el exdictador chileno Augusto Pinochet fue arrestado por Scotland Yard. Su detención era producto de una orden de captura internacional emitida por el juez español Baltasar Garzón por las acusaciones de asesinato, tortura y genocidio.

El general de confianza de Allende dimitió a causa de las presiones derechistas y Allende lo reemplazó por Augusto Pinochet, que dirigió el golpe unos días después. Cuando los soldados tomaron las ciudades clave, Allende se atrincheró en el palacio presidencial de Santiago. Murió (según la Junta, se suicidó) cuando aviones de la fuerza aérea atacaron el edificio. En el resto del país la resistencia fue leve pero los rebeldes mataron a miles de chilenos en «campos de concentración» improvisados.

La Junta de Pinochet proscribió los partidos políticos, impuso una censura estricta y se sirvió de cárceles, torturas y «desapariciones» contra sus oponentes. Los «Chicago Boys», un grupo de tecnócratas que había estudiado con el economista de la Universidad de Chicago Milton Friedman, impuso un régimen capitalista de laissez faire.

Augusto Pinochet, después de tomar el poder suspendió inmediatamentee Constitución, disolvió el Congreso, impuso una estricta censura y prohibió todos los partidos políticos. Asimismo, lanzó una fuerte campaña represiva contra los elementos izquierdistas del país: miles de personas fueron arrestadas y centenares de ellas ejecutadas o torturadas; muchos chilenos se exiliaron, mientras que otros pasaron largos años en prisión o simplemente “desaparecieron”. La dictadura militar se mantuvo hasta 1988 cuando las presiones de la oposición a favor de la democracia restaron fuerza política a Pinochet, quien no tuvo más remedio que aceptar los resultados de un plebiscito por el cual la mayoría (55%) de los votantes chilenos contestaba con un no” a la continuidad del régimen. Pinochet dejó el poder, pero mantuvo su cargo de comandante en jefe del Ejército. Las elecciones presidenciales celebradas en diciembre de 1989, que restauraban la democracia en el país, dieron el triunfo a Patricio Alwyn, del Partido Cristiano-Demócrata.

Economía: Chile introdujo las reformas de ajuste a partir de 1974, recién iniciado el gobierno militar autocrático de Augusto Pinochet, cuya política económica —al contrario de su actuación política— resultó favorable para el país. Se redujo el papel del Estado y se inició la apertura comercial reduciendo de forma drástica los aranceles proteccionistas, los subsidios gubernamentales y el número de empresas del sector público.

Al mismo tiempo se abrieron las puertas a la inversión extranjera e incluso se le dio preferencia sobre el sector privado nacional. Los resultados fueron exitosos: la inflación bajó gradualmente de una tasa anual de 500% en 1973, a 180% en 1976, a 30-35% en 1978 y a 10% en 1982. Para 1993, ya restaurada la democracia, el crecimiento económico, prácticamente sin inflación, era el más alto de América Latina (6.5%), con una alta tasa de ahorro e inversión, y una importante reducción de la deuda externa.

Sus Últimos Días: El 3 de diciembre de 2006 fue internado en el Hospital Militar de Santiago, después de sufrir un infarto al miocardio y presentar un edema pulmonar que obligó a someterlo a una angioplastía , presentando una mejoría con el correr de los días.

Una semana después, el 10 de diciembre de 2006, se informó de una posible alta médica, incluso recibió la que sería su ultima visita política, la del diputado Iván Moreira, y la de su nieto Rodrigo García Pinochet, pero como a las 13:30 horas sufrió una repentina descompensación cardiaca que agravó su estado, haciendo imposible al equipo médico su estabilización, falleciendo a las 14:15 hora local Murió junto a sus familiares después de permanecer una semana internado en el recinto hospitalario, el mismo día en que su esposa Lucía Hiriart cumplía 84 años de edad y, paradójicamente, el Día de los Derechos Humanos.

PARA SABER MAS….
La dictadura chilena
En 1973, el presidente constitucional Salvador Allende fue derrocado por un golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet. Una junta militar asumió el poder y decretó la ilegalidad de todos los partidos y movimientos de izquierda y la suspensión de toda actividad política. La represión generalizada se saldó con un gran número de muertos y desaparecidos -aún indeterminado-, presos y exiliados.

En el plano económico, la junta militar procuró reducir la inflación -del 40% en 1973- e impulsar la gestión empresarial. Se introdujo un esquema neoliberal según los postulados de la “escuela de Chicago”, incentivando la iniciativa privada, facilitando la radicación de capitales extranjeros y congelando los salarios. En 1975, Pinochet incorporó ministros civiles a su gobierno. Cinco años después, tuvo lugar un plebiscito nacional que, en el contexto dictatorial, quiso dar al régimen visos de legalidad. Se aprobó una nueva constitución, que preveía un período de transición de ocho años, a partir del 11 de marzo de 1981, durante el cual Pinochet seguiría ejerciendo la presidencia. Desde 1983, en medio de la creciente condena internacional, arreciaron las protestas populares contra la mala situación económica y la falta de libertades.

El fallido atentado contra Pinochet, cometido el 7 de septiembre de 1986 por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, crispó aún más la situación política. Al día siguiente, Pinochet decretó el estado de sitio y, a los tres días, al cumplirse el decimotercer aniversario del golpe militar, manifestó su voluntad de seguir en el poder después de 1988. En octubre de este año, se celebró un referéndum para decidir si Pinochet debía seguir o no en la presidencia. El no (54,68%) triunfó sobre el sí (43,04%), iniciándose una transición hacia la democracia signada por la incertidumbre.

En diciembre de 1989, el demo-cristiano Patricio Aylwin se impuso en las elecciones. Asumió el cargo en 1990, convirtiéndose en el primer  civil que accedía a presidencia desde 1973

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo XX de Clarin – Wikipedia

Los Gobiernos Democraticos en Argentina Alfonsin Menem De La Rua Kirchner

RETORNO DE LA DEMOCRACIA EN 1983- RAÚL ALFONSÍN

La democracia (1983-2013): Después de la guerra de Malvinas, el gobierno militar quedó desarmado y en poco tiempo reapareció la oposición. Entre 1982 y 1983, la situación económica se agrava y comenzaron las protestas sociales, los conflictos gremiales y las huelgas generales. La sociedad demostraba en actos y manifestaciones masivas en Plaza de Mayo su repudio contra la dictadura. La democracia era vista como la bandera contra el autoritarismo que habían ejercido los gobiernos militares. La ciudadanía renovaba su interés por la participación y se afiliaba a los tradicionales partidos tradicionales.

En las elecciones internas del radicalismo fue elegido como candidato presidencial por la U.C.R. el líder del Movimiento de Renovación y Cambio, Raúl Alfonsín. El discurso democrático y antiautoritario del candidato radical tuvo gran repercusión, sobre todo entre la juventud.

El peronismo, en cambio, carecía de una estructura partidaria y de toda práctica de debate interno. Así, lejos de toda renovación, fueron elegidos como candidatos Ítalo Luder y Bittel.

El 30 de octubre de 1983, el peronismo fue derrotado por primera vez en elecciones libres por la fórmula radical, que obtuvo el 52% de los votos. El Presidente Raúl Alfonsín electo asumió el 10 de diciembre con gran apoyo social.

Se restablecieron las libertades públicas y los derechos humanos, y la cultura argentina volvió a destacarse en el mundo La herencia dejada por la dictadura militar fue muy pesada y los sucesivos gobiernos (Raúl Alfonsín y Carlos Menem) vieron condicionados sus planes sociales y políticos por las presiones económicas.

Menem entendió que la solución pasaba por una política de privatizaciones. Esta política generó una breve etapa de bienestar (1991-1995), pero que concluyó con una profunda crisis que generó desocupación y aumentó notablemente la deuda externa.

De la Rúa presidente
El candidato de la Alianza, Fernando de la Rúa, triunfó en las elecciones presidenciales de 1999 con el 48,5% de los votos, venciendo al justicialista Eduardo Duhalde. La situación económica manifestaba una profunda crisis: mientras que el Estado no encontraba cómo financiar sus gastos, los capitales internacionales desaparecían.

La única salida era devaluar el peso y terminar con la convertibilidad, pero el Presidente se negó a tomar esa decisión. Ni una suba de impuestos (el “impuestazo”), tampoco la reducción de los salarios públicos en un 13%, alcanzaron para equilibrar la situación.

En diciembre de 2000, el gobierno obtuvo un crédito de 30.700 millones de dólares denominado en una amplia campaña publicitaria el “Blindaje”, que no tuvo efectos positivos.

En marzo de 2001, el titular de la cartera de Economía en ese entonces, José Luis Machinea, fue reemplazado por Ricardo López Murphy. El nuevo ministro propuso un programa de ajuste sobre los salarios de los empleados estatales y el presupuesto de educación. Hubo sucesivas protestas populares. Su plan fue rechazado y debió renunciar.

El 20 de marzo de 2001, De la Rúa convocó a Domingo Cavallo, que se había desempeñado como ministro de Economía durante el gobierno de Carlos Menem, y antes, como presidente del Banco Centra! en la última etapa del gobierno de facto.

Proceso de Reorganizacion Nacional en 1976 Gobierno de la Junta Militar

PERÍODO MILITAR DE REORGANIZACIÓN MILITA – RAFAEL VIDELA – 

La dictadura  Militar: La muerte de Perón dejó sin control al conjunto de fuerzas que habían coexistido conflictivamente bajo su liderazgo. La muerte del líder privó al gobierno de una conducción legítima y aceptada por el conjunto del peronismo, que pudiera reformular los acuerdos políticos y sociales para asegurar la gobernabilidad del país.

Junta Militar Videla, Masera Agostini

El régimen militar instalado en marzo de 1976 y presidido por el general Jorge Rafael Videla desplegó una represión inédita, cuyas consecuencias aún se hacen sentir en la Argentina. Ya en 1974 estaban dadas las condiciones que explican algunas de las actitudes que tomaría la dictadura militar. Por un lado, la política era concebida como una guerra: le objetivo no era dirimir los conflictos sino exterminar físicamente al enemigo. Por otro el propio Estado había abandonado toda racionalidad legal y desde algunas de sus dependencias, como el Ministerio de Bienestar Social, se organizaban acciones armadas

Cuando las Fuerzas Armadas se hicieron cargo del poder en 1976, tomaron la represión en sus manos y, para ello, involucraron a otras instituciones del Estado desde la propia presidencia hasta las policías provinciales. Sin embargo, esta expansión del terrorismo de Estado” se debía menos a la violencia guerrillera (que, para 1976 estaba en franca decadencia) que al proyecto político y social de los militares que tomaron el poder.

En efecto: la violencia alcanzó a todos los sectores de la sociedad desde sindicalistas hasta intelectuales, desde estudiantes secundarios hasta amas de casa. La arbitrariedad y la universalidad eran, en efecto, condiciones básicas para imponer el terror en la sociedad.

Como si de una operación militar se tratara, las jerarquías de las Fuerzas Armadas dividieron al país en varias zonas y distribuyeron el control entre ellas, en especial Armada y el Ejército.

IDEOLOGÍA DEL “PROCESO DE REORGANIZACIÓN NACIONAL”
DOCUMENTO

La guerrilla ha dejado de ser una alternativa en la Argentina puesto que se encuentra quebrada en su capacidad operacional y se halla aislada de la población. No sólo se han descabezado sus cúpulas y se ha destruido su aparato logístico y de propaganda sino que se ha puesto de manifiesto, de una vez para siempre, su verdadera y patológica esencia […].

[La lucha] no se agota en el plano militar. Por el contrario, abarca a todos los sectores. En ese sentido adquieren relevancia los medios de comunicación que deberán realizar una permanente tarea de esclarecimiento ante la opinión a fin de desnudar las mentiras de la prédica extremista. […]

El comienzo de la recuperación nacional se advierte ya en todos los órdenes. En lo moral es otro el clima que se respira. Los responsables de la corrupción y el peculado han sido puestos a disposición de la justicia, sin perjuicio de la sanción recaída por el Acta Institucional contra algunos de los principales culpables del estado de cosas imperante al 24 de marzo.

En lo cultural y educacional se concretan las bases para una vida espiritual enriquecida y una enseñanza primaria, media y superior sin sectarismos ni deformaciones. En lo económico se ha superado el estrangula-miento del sector externo, se ha reducido el déficit fiscal, se ha revertido la tendencia inflacionaria a márgenes tolerables y se han creado condiciones de confianza y seriedad para las inversiones.

En lo social se ha impedido la desocupación en masa y se promueven todos los medios para mitigar el descenso del salario real que, debo subrayarlo nuevamente, es la Consecuencia directa de la irresponsable política económica del gobierno anterior, basada en el consumo a expensas de la producción. Declaraciones de Jorge R. Videla a la revista Gente, octubre de 1976.

Conquista y Colonizacion Española en America España Conquista America

Como ingresan divisas en dolares a Argentina Egreso de Dolares Pagos

COMO INGRESAN Y EGRESAN DIVISAS EN DÓLARES A ARGENTINA

INGRESO DE
DÓLARES

EGRESO DE
DÓLARES

EXPORTACIÓN DE BIENES:
Es la venta de nuestros productos en el exterior. Es la mas común, y en nuestro caso se obtienen grandes ingresos mediante la exportación de nuestros productos primarios, como la soja al mundo.

IMPORTACIÓN DE BIENES:
Es el caso cuando se compra algo en el exterior, por ejemplo si compramos autos en Brasil, debemos enviar el pago en dólares a su país.
EXPLOTACIÓN DE SERVICIOS:
La exportación de servicios. Aquí una de las claves es el turismo. Una exportación de turismo se da cada vez que entra un turista extranjero al país.
IMPORTACIÓN DE SERVICIOS:
Cuando los argentinos viajamos al exterior debemos comprar dólares en nuestro país y llevarlos al exterior para nuestros gastos.
ENDEUDARSE POR PRÉSTAMO:
Un país o una empresa puede buscar financiamiento en el exterior en forma de deuda. Cuando se pide prestado afuera, ingresan dólares.
PAGO DE INTERESES Y COMISIONES DE LA DEUDA:
Cuando pagamos una parte de una deuda contraída en el exterior, o bien, solo pagamos los intereses.

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA:
Se trata de empresas extranjeras que quieren hacer una inversión en Argentina. Para poder poner una fábrica o comprar una ya existente, se requieren dólares.

PAGO DE REGALÍAS Y DIVIDENDOS:
Cunado una empresa extranjera cierra su balance y envía parte de su ganancia a la casa matriz en otro país. Otra parte de las ganancias se reinvierten en la misma empresa.

ENVÍO DE REMESAS:
Por ejemplo cuando una familia viaja al exterior para buscar un futuro mejor y luego envía dinero a nuestro país para ayudar a sus familiares.

REMESAS AL EXTERIOR
Los extranjeros que trabajan en el país y envían parte de sus ganancias y ahorros a sus familias. También cuando los ahorros de los argentinos se envían a un banco de otro país.

Doctrina Seguridad Nacional Dictadura Militar en Argentina y America Latina

DICTADURAS  EN AMÉRICA LATINA

A lo largo de todo el siglo XX, con el objetivo de conservar los aspectos centrales de un orden social que garantizaba, reproducía y ampliaba sus beneficios económicos, las clases dominantes de los países de América Latina impulsaron golpes de Estado —llevados a cabo por las Fuerzas Armadas de sus respectivos países—, y el establecimiento de diferentes tipos de dictaduras. (imagen: grupos de tareas violando la propiedad privada)

En algunos casos, como los de Nicaragua, México y Paraguay que ya estudiaste, las dictaduras significaron la continuidad sin variantes de las formas oligárquicas de ejercicio del poder, construidas durante el siglo XIX, y la negación de la mayoría de los derechos civiles, políticos y sociales. Estas dictaduras fueron ejercidas por un miembro de los grupos de mayor poder económico —o por un militar que los representaba—, rodeado siempre de numerosos familiares y amigos.

En otros casos, las dictaduras fueron impuestas por algunos sectores de las clases dominantes que intentaban recuperar el control absoluto de las decisiones económicas, ante la amenaza que, para sus privilegios materiales, representaban los cambios impulsados por los movimientos sociales que habían llegado al gobierno median­te el voto de la mayoría de la población.

Un caso particular de estas últimas dictaduras, lo representan las que se establecieron a partir de la década de 1960. Mediante diver­sos golpes deEstado fueron desplazadas las autoridades electas en la mayoría de los países de América Latina, y se instalaron dictaduras que produjeron profundas transformaciones en el orden social.

A diferencia de las anteriores, éstas fueron ejercidas por las Fuerzas Armadas como institución aun cuando, en varios casos, hayan recibido el apoyo de importantes sectores de la población y contado con la participación de numerosos civiles en el gobierno.

DICTADURAS MILITARES Y REORGANIZACION DE LAS SOCIEDADES
Y DE LAS ECONOMIAS DE AMERICA LATINA

Entre los años 1964 y 1984, casi todos los países latinoamericanos estaban gobernados por dictaduras militares. Pero, a diferencia de aquellas que representaron una continuidad del orden oligárquico construido en el siglo XIX, o de Las que interrumpieron la ampliación de los derechos de los ciudadanos propuestos por los movimientos sociales, en varios países del continente, las dictaduras militares que se desarrollaron a partir de la década de 1960, en países como Brasil, Chile, Uruguay y Argentina, buscaron transformar económica y políticamente las sociedades en las cuales se produjeron.

Las principales características comunes que encuentran los investigadores, al estudiar estas dictaduras, son:

• Su conformación en países con cierto nivel de industrialización (Argentina, Brasil), o países en los que existía cierta estabilidad histórica de las formas democráticas (Uruguay, Chile).

• El haber sucedido a un período de una amplia o intensa movilización de los trabajadores y de los sectores subalternos en general.

• El rol central desempeñado por las Fuerzas Armadas como institución, tanto en los golpes de Estado que instalaron las dictaduras, como en el ejercicio del gobierno.

• La articulación, en torno de los gobiernos dictatoriales, de una coalición que expresó los intereses de las clases económicamente dominantes.

• El ejercicio del gobierno mediante equipos técnicos especializados en diferentes cuestiones, generalmente sin participación previa en partidos políticos (tecnócratas).

• La concepción de un proyecto de reestructuración de la sociedad, sobre nuevas bases económicas y políticas, a través de las cuales buscaron mantener los niveles de beneficio obtenidos por las principales empresas y revertir los avances que se habían hecho en materia de participación en la toma de decisiones de la mayoría de la población.

• La imposición del reordenamiento de la sociedad, en forma autoritaria, lo que exigió el uso permanente de la fuerza.

Miradas sobre el ser “subversivo”: Los militares y quienes los apoyaban definían como “subversivo” a todas aquellas personas y aquellos actos que atentaban contra lo que creían eran valores “morales y espirituales de la civilización occidental y cristiana”. Dado que su concepción de esos valores era tan rígida como estrecha, “subversivo” podía ser tanto un intelectual o un militante marxista por sus ideas, como un rockero por su pelo largo; una joven que usaba minifalda, como una pareja divorciada; un defensor de la democracia, como un judío. Con tales argumentos, la represión del régimen se hizo cada vez más general e indiscriminada.

LAS POLÍTICAS ECONÓMICAS

Con el fin de lograr la transformación económica, en los distintos países se aplicaron un conjunto de medidas ligadas al liberalismo, entre las cuales la más importante fue la “apertura de la economía’ para la libre importación y exportación de mercancías, es decir, la eliminación de los aranceles que gravaban la importación de productos extranjeros.

Las dictaduras militares y sus políticas económicas se propusieron —y consiguieron— la consolidación y expansión de un número reducido de empresas nacionales y/o multinacionales, en muchos casos pertenecientes a un mismo grupo, que se hicieron cargo de la producción y se apoderaron de la porción mayoritaria del mercado.

Todas estas medidas económicas fueron posibles mediante el ejercicio de la violencia, la represión de las organizaciones sociales y sindicales —la mayoría de las cuales fueron intervenidas por los militares o directamente clausuradas—, y la violación de todos los derechos humanos.

La política de apertura de a economía llevada a cabo por las dictaduras militares de la década del 70. provocòel cierre de numerosas industrias que no lograron sobrevivir a la llegada masiva de productos importados.

LAS CARACTERÍSTICAS DE LA INDUSTRIA LATINOAMERICANA EN LOS 80:

El desarrollo industria latinoamericano hacia los años 80, mostraba las siguientes características:

– Se dirigía a una reducida franja de consumidores que podían acceder a cierto tipo de bienes, como automóviles o electrodomésticos.

– No utilizaba tecnología propia (dependencia tecnológica): las empresas más dinámicas dependían de sociedades extranjeras que utilizaban, por lo general, su propia tecnología. De este modo, las actividades de “investigación y desarrollo” de los países latinoamericanos tenían presupuestos bajísimos, en relación con lo que se invertía, en esas áreas, en los países centrales.

– Resultaba escasamente competitiva en el mercado internacional, dado que producía a mayores costos, en gran medida debido al atraso tecnológico.

– Se hallaba fuertemente protegida por el Estado, que aplicaba altos aranceles a la importación de productos extranjeros, con lo cual muchas industrias maximizaron sus beneficios sin renovar la tecnología.

LA VIOLACION DE LOS DERECHOS HUMANOS

La violación de los derechos humanos no es un fenómeno reciente en América Latina, pero los niveles alcanzados a partir de la década de los setenta, de mano de las dictaduras militares, no tienen equivalentes en su historia, si se exceptúa el proceso de conquista y colonización, durante los siglos XV y XVI.

Si bien la pobreza, el desempleo, el analfabetismo, la desnutrición, los bajos niveles de salud, la mortalidad infantil y el hambre, han estado presentes durante todo el siglo XX; estos problemas sociales alcanzaron niveles sin procedentes bajo los gobiernos dictatoriales de las últimas décadas.

Las dictaduras militares,y los grupos de poder económico que las impulsaron y las sostuvieron llevaron adelante la transformación de las economías latinoamericanas apelando a la represión y a lá violencia sobre la población. Esta represión consistió, fundamentalmente, en la detención, la desaparición y el asesinato de los opositores al gobierno, incluso de muchos que no lo eran. Por otra parte, se eliminó todo derecho a la defensa en juicio y la tortura se transformó en el método corriente para la obtención de información sobre la actividad de los opositores.

Por medio del terrorismo estatal se buscó generalizar el miedo  entre la población. La amenaza y el y el uso permanente de la fuerza amenazó a toda la sociedad: obreros,estudiiantes, empresarioa jóvenes, adolescentes, ancianos, bebés y niños; deportistas, intelectuales y discapacitados. Todos se tansformaron en posiblesvíctimas.

A pesar de las diferencias que presantaban, las dictaduras militares poseían una forma políticaa: común, caracterizada por la supresión de la mayor parte de los derechos civiles, políticos y sociales. Las FuerzasArmadas se consideraron como la instituciòn  que representaba los valores de la nacionalidad y que tenía la misión de “curar” a la sociedad de los males que la afectaban. Se disolvieron los partidos políticos, o se suspendió su actividad, y las Fuerzas Armadas controlaron todos los recursos de poder.

LA DESAPARICIÓN DE PERSONAS

El Plan Cóndor

Los desaparecidos constituyen una de las más pesadas herencias dejadas por la dictadura militar, tanto en Argentina como en otros países de América Latina. A diferencia de lo ocurrido con los detenidos y encarcelados, la mayoría de los secuestrados eran encerrados en centros clandestinos de detención, de los cuales se los trasladaba para ser asesinados. A partir de su secuestro, los familiares que comenzaban a solicitar informes a las autoridades, creyéndolos prisioneros en alguna cárcel del país, encontraban que los miembros de las Fuerzas Armadas siempre negaban tener conocimiento de estas personas y de lo que les había ocurrido.

En el primer año de dictadura ya había más de quince mil desaparecidos, diez mil presos,
cuatro mil muertos y decenas de miles de exiliados. (Foto: AP)

El drama de los desaparecidos es aún hoy una herida abierta en las sociedades que lo padecieron y que sólo puede cerrarla justicia.

Terrorismo estatal Se denomina de este modo a las acciones represivas llevadas a cabo por grupos de militares y civiles que conformaban las dictaduras militares de América latina, consistentes en el secuestro, la desaparición, la tortura y el asesinato de hombres, mujeres y niños, con el propósito de atemorizar y evitar cualquier tipo de disconformidad o descontento frente a las políticas económicas llevadas adelante desde el gobierno.

Uno de los aspectos más sorprendentes de las dictaduras militares que se desarrollaron en América Latina, lo constituye el hecho de que todas ellas se ejercieron elaborando un discurso en el cual se decía preparar las condiciones para el ejercicio de la “verdadera democracia”, aun cuando para ello se debieran anular algunas o todas las premisas de la misma. Los dictadores accedían al poder diciendo proteger la democracia, amenazada por la crisis económica y las protestas sociales. En nombre de la democracia, los gobiernos dictatoriales violaban todos sus principios, despreciaban la voluntad de las mayorías y anulaban o reemplazaban las Constituciones. En la mayoría de los casos, cuando la Constitución lo permitía, los dictadores se hacían reelegir regularmente, mediante el fraude o la represión de los opositores; en caso contrario, anulaban la Constitución o designaban a algún testaferro.

La justificación ideológica de las nuevas dictaduras:
L
a Doctrina de la Seguridad Nacional

Las dictaduras militares constituidas en la década del 70, en América Latina, justificaron las acciones represivas que llevaron a cabo, mediante la denominada Doctrina de la Seguridad Nacional. Esta doctrina se inscribió en el contexto del conflicto que enfrentaba a los países centrales del sistema capitalista, liderados por los Estados Unidos, con los países ligados a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.).

Este enfrentamiento conocido como “Guerra Fría”, debido a que nunca tuvo una declaración de guerra formal ni se tradujo en el enfrentamiento militar directo, llevó a que —a partir de la década de 1960— el gobierno de los Estados Unidos se considerase con derecho a continuar interviniendo, tal cual lo venía haciendo desde principios de siglo en Centroamérica y el Caribe, en los asuntos internos de los países latinoamericanos, instalando o sosteniendo dictaduras militares.

La intervención norteamericana se materializó no sólo mediante el apoyo económico y militar a los sucesivos golpes de Estado y a las dictaduras que éstos iniciaron sino, también, mediante la instrucción ideológica y militar de los principales oficiales de las Fuerzas Armadas en la lucha contra quienes en cada país actuaban para extender la democracia y fueron considerados subversivos.

De acuerdo con lo establecido por la Doctrina de la Seguridad Nacional, los numerosos conflictos sociales y la acción de los movimientos guerrilleros en los países latinoamericanos, y en el resto del mundo capitalista subdesarrollado, no se debía a las desigualdades económicas y sociales que colocaban a la mayoría de la población en la miseria y la injusticia, sino a la acción de comunistas al servicio de la U.R.S.S. De este modo, la citada Doctrina sostenía que quienes se oponían o enfrentaban las desigualdades sociales o las injusticias del orden social capitalista (sindicalistas, periodistas, estudiantes, profesores, religiosos, etc.) no eran más que “agentes’ de los comunistas, que buscaban destruir el capitalismo atacando

Influenciadas por las ideas nacionalistas, en la década del 30, las Fuerzas Armadas comenzaron a participar activamente en la política de los países latinoamericanos. A diferencia de las dictaduras de los caudillos militares del siglo XIX, que gobernaban a titulo personal, era la institución toda la que, luego de un golpe de Estado, se hacía cargo del gobierno, en la mayoría de los países del continente.

La Doctrina de Seguridad Nacional
Eduardo L. Duhalde. El estado terroristata argentino

“Tras la derrota de Vietnam y el rechazo que la guerra suscitó en el pueblo norteamericano, llevando incluso a la supresión del servicio militar obligatorio, la Administración debió plantearse la reformulación de la doctrina, de manera que no implicara el uso de fuerzas propias norteamericanas en la defensa continental tanto contra el enemigo interior o externo. Su reformulación es conocida como la Doctrina Nixon: reforzar la capacidad militar de los regímenes pro-norteamericanos escogidos en el Tercer Mundo y prepararlos para una función de “policía” dentro de la región.

Esta doctrina, que pone todo su esfuerzo ya no fundamentalmente en los marines o rangers norteamericanos como el reaseguro efectivo de los intereses imperialistas en Latinoamérica, sino en sus ejércitos interiores, resulta mucho más eficaz y menos comprometedora de la ya de por sí creciente tensión internacional, al mismo tiempo que evita la posible reacción de la oposición norteamericana.”

Por lo general, las dictaduras militares estaban sostenidas por un sector de la sociedad, al cual las acciones de gobierno terminaban beneficiando. Las dictaduras se propusieron, hasta la década de los 80, diferentes proyectos económicos, todos los cuales coincidían, en general, en sus características desarrollistas e industrialistas.

La incidencia de las Fuerzas Armadas en las cuestiones políticas se redujo notablemente, sobre todo a partir del fin de la denominada Guerra Fría, que significó el fin de las presiones de EE. UU. para embarcarlas en la lucha contra la “subversión comunista” en cada país. A partir de entonces, EE.UU. ha comenzado a proponer, como nueva hipótesis de conflicto para las Fuerzas Armadas del continente, la lucha contra el tráfico de drogas.

Subversivo: Este termino, cuyo significado es persona que busca con sus acciones transformar o destruir el orden social vigente, fue utilizado por las dictaduras para señalar a todos sus opositores.

los valores que lo sustentan en América Latina, esto es, la familia, la propiedad privada, la tradición y la religión católica. Todos los medios eran considerados válidos para desarrollar esta verdadera “misión” que habían asumido las Fuerzas Armadas del continente. El resultado fue la violencia indiscriminada, la tortura de opositores, la desaparición de personas, el asesinato, el robo de menores, etc.

En Argentina, a represiòn durante la ultima dictadura militar fue por momeritos indiscriminada e instaló en la población frases tales como: “Algo habràn hecho” con la cual muchos justificaron las acciones del terrorismo de estado

Pàjaros Prohibidos: ‘Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener “ideas ideológicas “, recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen a la entrada de la cárcel.

Al domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos, y el dibujo pasa. Didaskó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en las copas de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:

— ¿Son naranjas? ¿Qué frutas son?

— Ssshhh.

Y en secreto le explica:

— Bobo. ¿No ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas.”

Recreado por Eduardo Galeano, Memorias del Fuego. Siglo XXI editores, Buenos Aires, 1988, T. 3, pág. 280.

Fuente Consultada:
Pensar La Historia-Argentina desde una historia de América Latina Capitulo 5  (Voces y Silencios en América Latina)

El Rodrigazo Economía del Gobierno de Isabel Martinez de Peron

dictadura argentina 1976

Gobierno de María Estela de Perón   –   Golpe de 1976  –    La Economía de Martínez de Hoz

Operación Soberabía  –    Guerra de Malvinas

ECONOMÍA EN EL GOBIERNO DE MARÍA MARTÍNEZ DE PERÓN: “EL RODRIGAZO”

El presidente Juan Domingo Perón falleció el 1 de julio de 1974. El gobierno quedó en manos de su viuda, Isabel. Pero los conflictos dentro del peronismo se amplificaron, dado que ni la presidente Isabel Perón y su entorno ni los jefes sindicales —los dos sectores influyentes en el nuevo esquema de poder— se propusieron, realmente, prolongar en el gobierno, los objetivos que habían comandado la vuelta de Perón al poder.

¿Cuál era la legitimidad política de Isabel y de su círculo gobernante? Solo el que Perón hubiera optado por su esposa, y no por otra persona, para que lo acompañara en la fórmula presidencial. En realidad, era la heredera política de un movimiento en cuya historia no había participado; “(…) su único mérito era portar el apellido del líder desaparecido”. Y lo mismo sucedía con el ministro de Bienestar Social, José López Rega.

De esta manera, los primeros conflictos se presentaron dentro de la cúpula sindical. Desde 1970, los dirigentes de la CGT mantenían entre sí un delicado equilibrio de fuerzas, lo que había llevado a las designaciones de José Ignacio Rucci y Adelino Romero -respectivamente- al frente del organismo. Pero con la muerte cíe Perón, este equilibrio se rompió. El enfrenta-miento se produjo entre quienes sostenían que el movimiento sindical, al ser una rama más del movimiento político gobernante, debía someterse a las directivas de Isabel y aquellos que, nucleados en las “62 Organizaciones” comandadas por Lorenzo Miguel, planteaban la necesidad de comportarse como un pruno de presión frente al gobierno.

Si bien los dirigentes de la CGT reafirmaban su lealtad a Isabel, manifestaban veladamente su desacuerdo con la política económica del gobierno, al criticar a algunos funcionarios, en especial, a los ministros Gelbard y López Rega. De esta manera, la relación entre la cúpula sindical y el gobierno estuvo marcada principalmente por las discusiones en torno a las renegociaciones del Pacto Social.

Cuando el 17 de octubre de 1974 la presidente anunció la convocatoria de las comisiones que discutirían los salarios y las condiciones de trabajo,no le quedó otra alternativa al ministro de Economía que la renuncia a su cargo. El alejamiento de Gelbard (por el cierre de exportación de carnes rojas )provocó la ruptura de los lazos entre la CGE y el gobierno. El nuevo titular de la cartera era Alfredo Gómez Morales, quien contaba con el apoyo de los dirigentes gremiales pero no con el del círculo íntimo de Isabel.

Gómez Morales, un viejo peronista que ya había ocupado ese cargo en el último gobierno de Perón en los años 50. El nuevo ministro intentó una alianza con los grandes grupos económicos: dio un aumento salarial del 15% (que en menos de un mes fue sepultado por el aumento de precios), mientas sostenía la represión a los huelguistas, logrando que disminuyeran los conflictos. Amparados en la nueva ley de seguridad y en la ley de asociaciones profesionales, el Ministerio de Trabajo o los propios jerarcas sindicales actuaron destituyendo de sus puestos a los dirigentes combativos.

La resistencia obrera fue paralizada por la fuerte  represión. Pero era un gobierno peronista el que la encabezaba, lo que distanció a los dirigentes de los trabajadores porque estos le seguían asignando legitimidad a un gobierno electo y justicialista. La única expresión de desaliento fue dada por el alto ausentismo al trabajo, que era protegido por la legislación laboral vigente (Ley de Contrato de Trabajo).

CELESTINO RODRIGUEZPero en mayo el proceso inflacionario siguió; el salario cayó un 20,5% desde junio del 73, lo que llevó, el 31 de mayo de 1975, a la renuncia del ministro de Economía Gómez Morales y a la asunción de Celestino Rodrigo, un hombre de López Rega, quien llevó adelante un plan de ajuste violento -conocido como el “Rodrigazo”-que tuvo una respuesta obrera inmediata: miles de trabajadores del cinturón industrial abandonaron o tomaron las fábricas sin contar con la conducción de los sindicatos, culminando en jornadas de huelga de las más contundentes de la historia argentina. Por eso la CGT se vio obligada a ponerse al frente de la lucha y consiguió aumentos salariales.

Por otro lado, mientras el gremio metalúrgico dirigido por Miguel convocaba a una marcha en agradecimiento a la presidenta, los empresario con total silencio de protesta, comenzaba a buscar la solución mediante un golpe de estado.

El 5 de junio Rodrigo anunció las nuevas medidas, entre ellas una devaluación del 100 %, el aumento del 75 % en las tarifas eléctricas y de otros servicios públicos, el aumento del 175 % en los combustibles y la liberalización de todos los precios. El ajuste, conocido como “Rodrigazo”, no dejaba lugar a dudas de que el objetivo buscado era recortar la influencia de la cúpula sindical en el nuevo esquema de poder que se esbozaba.

Las disposiciones enumeradas en el paquete significaban una fuerte transferencia de ingresos a favor de los exportadores agropecuarios, un gran impacto sobre todos los precios internos y un violento recorte del poder adquisitivo de los salarios.

Este conjunto de medidas produjo reclamos de todos los sectores, especialmente los trabajadores, que vieron en esto una especie de declaración de guerra. Como el gobierno decidió que los trabajadores y los empresarios discutieran libremente las pautas salariales, algunos sindicatos —los más poderosos— lograron acordar aumentos nominales de los salarios que superaban el 100 %, por ejemplo, los trabajadores del gremio metalúrgico.

Pero la inflación se aceleró aún más y los salarios se deterioraron antes de que entraran en vigencia los nuevos aumentos. Los líderes de la CGT vieron amenazadas sus posiciones por la reaparición de la oposición dentro de los sindicatos, las huelgas y la movilización de las bases; y las tratativas por alcanzar nuevos acuerdos con el gobierno se encontraban obturadas. En ese sentido, la cúpula de la CGT se encontraba frente a un dilema: acatar la decisión presidencial en nombre de la disciplina peronista o comandar el proceso de movilización obrera que comenzaba a manifestarse nuevamente.

Ante la posibilidad de que el gobierno no homologara los aumentos logrados, los sindicatos organizaron una importante manifestación en Plaza de Mayo el 27 de junio. Unos días después la CGT convocó para los primeros días del mes de julio a un paro por 48 horas y a una movilización a Plaza de Mayo. Era la primera que la CGT enfrentaba con un paro a un gobierno peronista.

Durante una semana, la actividad económica del país prácticamente se paralizó a raíz de las huelgas espontáneas, lo que provocó la renuncia de Rodriguez y de López Rega, y la aceptación del gobierno de nuevos convenios salariales. Isabel se había quedado sola, sin apoyo político, y los militares estaban ahí cerca para asaltar el pode e iniciar en marzo de 1976 el Proceso de Reorganización Nacional, que terminaría de llevar al país a la bancarrota total, contrayendo una deuda de 40.000 millones de dólares hasta el inicio de la democracia con Alfonsín, y la muerte y desaparición de miles de jóvenes, profesionales y obreros mediante un feroz terrorismo de estado.

PARA SABER MAS…
Una nota en el Diario del Bicentenario N°9 Período 1970-1989
El Rodrigazo

La idea del ajuste era alterar la estructura de precios relativos de la economía mediante un shock que contribuyera a contrarrestar las tendencias al déficit externo y fiscal. El tipo de cambio (el precio del dólar) debía ser el precio con el mayor aumento, seguido por las tarifas públicas, luego por los precios y en último lugar por los salarios. La reducción del salario real era vista como una condición imprescindible para lograr el ajuste.

Las medidas fueron anunciadas por Rodrigo el 4 de junio, cuando las negociaciones paritarias se encontraban en el tramo final para determinar un nuevo nivel salarial. Había un acuerdo prácticamente definido en torno a un aumento del 38 por ciento, pero el Rodrigazo cambió el escenario. Isabel salió a anunciar que el aumento en el salario mínimo podía alcanzar el 65 por ciento, pero no logró calmar los ánimos. La CGT

Sostuvo que los porcentajes consensuados en las negociaciones ya no tenían sentido y se negó a firmar los convenios. El gobierno propuso otorgar un aumento general del 45 por ciento, pero la CGT rechazó el ofrecimiento, exigiendo la continuación de las paritarias.

Los reclamos de la central obrera forzaron una nueva ronda de negociaciones colectivas, que se extendieron a partir del 15 de junio en un marco de movilizaciones, paros y manifestaciones de los trabajadores. Los acuerdos concretados en los días siguientes determinaban aumentos salariales largamente superiores, en promedio, del 130 por ciento o un poco más.

El Gobierno tenía que homologar los convenios para que entraran en vigencia, pero hacerlo equivalía a dar marcha atrás con el plan de ajuste y reconocer el “poder de veto” de la CGT. Para presionar a la Presidenta, la Unión Obrera Metalúrgica, uno de los gremios más poderosos, convocó a una manifestación de “apoyo y agradecimiento” a Isabel por la ratificación de los acuerdos. Tres días después, el 27 de junio, la CGT organizó un acto en Plaza de Mayo en el que se pidió que Rodrigo y López Rega fueran excluidos del gobierno y que Isabel ratificara los acuerdos sin atender sus opiniones.

En respuesta a las demandas cegetistas, Rodrigo salió a proponer la anulación de los acuerdos y el otorgamiento de un incremento salarial del 50 por ciento, que sería luego ajustado con aumentos del 15 por ciento en octubre y marzo del año siguiente. La CGT rechazó enfáticamente la propuesta insistiendo en la ratificación de los acuerdos negociados libremente por los gremios.

Hacia fin de mes, sin ningún avance concreto en las negociaciones, estallaron huelgas espontáneas en todo el país. La movilización de las bases desbordaba a los dirigentes de la CGT, que también se habían lanzado a la lucha abierta. La primera semana de julio estuvo dominada por manifestaciones crecientes de disconformidad, que culminaron con el anuncio de la CGT de un paro general para el 7 y 8 de julio, el primero en la historia convocado du rante un gobierno peronista.

Finalmente, sin otra salida, Isabel tuvo que comprometerse a homologar los convenios de las paritarias, mientras que Rodrigo y López Rega abandonaron el Gobierno.

El programa de ajuste de Rodrigo  fracasó  estrepitosamente, pues los incrementos salariales obtenidos por los gremios superaron , en magnitud a la devaluación y al  incremento tarifario. Así se selló la  frustración definitiva de los planes del núcleo lopezreguista, que había tomado sigilosamente los hilos del poder luego de la muerte de Perón y se inició una etapa de descomposición que marca de alguna manera la agonía del gobierno peronista. El salario real recién sería ajustado hiu cia abajo en los meses siguientes.

Fuente Consultada:
Cuatro Décadas de Historia Argentina Dobaño-Lewkowicz
Historia – La Argentina Contemporánea Serie Polimodal Pigna-Dino-Mora-Bulacio-Cao
Diario del Bicentenario N°9 Período 1970 – 1989

Resumen de la Deuda Externa Argentina Origen Causas Porque? Historia

Entre 1973 y 1978, la acción concertada de los países exportadores de petróleo llevó a un aumento abrupto en su precio mundial. Como estos países no podían gastar todos sus inesperados beneficios en sus propios mercados, comenzaron a efectuar depósitos masivos de divisas en bancos internacionales, mayoritariamente de capitales norteamericanos.

Estos bancos, se encontraron así con importantísimas sumas de dinero disponible que les permitieron ofrecer créditos a bajas tasas de interés. Los banqueros de Europa y los Estados Unidos pensaron que los países latinoamericanos, manejados mayoritariamente por dictaduras que no tendrían que responder ni ante la prensa ni ante la oposición, serían buenos clientes para sus créditos.

Así comenzó un verdadero aluvión de créditos. Entre 1970 y 1980, América latina incrementó su deuda externa de 27 mil a 231 mil millones de dólares, lo que implicaba un pago anual de intereses por 18 mil millones.

A lo largo de la década de los 80, el gobierno de los Estados Unidos, los banqueros privados y las autoridades del Fondo Monetario Internacional, impusieron duros términos en el régimen de pago de las deudas a los países de la región: recortes presupuestarios, suspensión de partidas económicas destinadas a salud, educación y acción social. Sólo silos gobiernos aceptaban estos ajustes se hacían acreedores de nuevos préstamos para pagar las cuotas de los adquiridos con anterioridad.

Estas reformas “sugeridas” por los banqueros y los organismos internacionales de crédito incluían la apertura de la economía al mercado y a las inversiones extranjeras y el fin del Estado benefactor. Estas medidas de neto corte neoliberal, requerían ajustes estructurales en la política económica y significaron el abandono de las políticas económicas y sociales basadas en la industrialización y la expansión del salario y el mercado interno en los países latinoamericanos.

La Deuda Externa, la mayor estafa al pueblo argentino:

La deuda externa es la madre de todos nuestros males. La deuda externa es un instrumento que un país utiliza para crecer en base a un plan programado, estudiado, discutido y aprobado por los congresales. La finalidad ultima de endeudarse es la de generar riquezas para el bienestar de los habitantes del país.

Brasil ha logrado incorporar tecnología e insertarse en el mercado internacional, otros países como Argentina pidió dinero con tal irracionalidad que solo logró arruinarse.

En la historia de este país hay tres argentinas distintas:

  1. a) La agraria, cuyo modelo generador de riqueza fue el modelo agro-exportador en la pampa húmeda que fue pensado por la clase conservadora de 1880. Finalizó en 1945.
  2. b)     Nace la patria industrial con el gobierno de Perón, se empieza a producir bienes y energía. (1945-1976)
  3. c)      Nace con el golpe militar la argentina financiera o especulativa dirigida por el ministro         Martínez de Hoz. No responde a ningún modelo, no quiere producir riqueza ni distribuirla,ese plan no sirve y nos lleva a la decadencia.

1976 Golpe Militar, Martínez de Hoz flamante ministro, su segundo fue Kleim. Fueron los padres de la deuda, estancamiento productivo, cierre de empresas, desocupación. Patria financiera.

Un poco de historia:

En 1936 llega a Argentina Franklin Roosevelt, para proponer un tratado latinoamericano de asistencia mutua. Argentina es pro-británica, no lo acepta, EE.UU. se enoja. Tratado de Breton Wood, para el nuevo sistema monetario internacional, el patrón monetario será ahora entre el oro y el dólar. Argentina disiente. Comienza la segunda guerra mundial argentina no toma partido y permanece neutral.

EE.UU. quiere colocar bases militares en el Río de la Plata, argentina no acepta, es como entregarle parte de nuestra soberanía para siempre. Todo esto hace que este país sea declarado incorregible e intratable, EE.UU. se propone destruir la capacidad productiva del país, Perón lo siente hasta sus últimos días.

Termina la segunda guerra mundial, Inglaterra junto a EE.UU. tratan un plan conocido como el Imperio Global, que tiene tres misiones:

  1. a) Reducir la población del tercer mundo (son 5000 millones)
  2. b) Controlar todos los recursos naturales del planeta
  3. c) Subordinar la producción de esos países de acuerdo a los intereses de los países desarrollados.

En economía hay dos forma de generar riquezas:

  1. a) por medio del trabajo y la producción
  2. b) Absorbiendo la riquezas de los demás ya sea a través de la usura, la renta y la especulación.

La muerte de los 55 niños por día es parte del plan imperio global. Está en el libro “La Cuarta Guerra Mundial, el imperio contra el tercer mundo”

Aparece el FMI. para intervenir entre la banca internacional y los gobierno, para muchos es para estafar a los pueblos y naciones. Perón tampoco lo aceptó hasta que en 1957 ingresa al sistema. Es una estrategia para el sometimiento futuro de los países pobres por los desarrollados.

En Argentina hubo cuatro gobierno que fueron democráticos y derrumbados por dictaduras, y ninguno contrajo deuda externa. Fueron Irigoyen, Perón, Ilia e Isabel Martínez.

Guerra de Iom Kipur, EE.UU. apoya a Israel con armas y equipos bélicos en el medio oriente, la OPEP decide limitar la exportación de petróleo hasta tanto no se desarme la zona de guerra. El precio del barril de petróleo se multiplica por 3. Todos los subproductos aumentan notablemente. Los países de la OPEP multiplican sus ganancias.

Aparecen los “petrodólares”árabes en los bancos americanos. Ese dinero es destinado a América Latina en préstamos sin muchas exigencias y controles. Comienza la patria financiera. La plata dulce, aparecen cientos de bancos y financieras. La clase media estaba contenta, se viajaba por todo el mundo y había productos importados de lo que se busque. Estaba de moda el ”deme dos”.

En Argentina Hoz junto a Kleim y el FMI estipulan mensualmente la cantidad de dinero y destinos de los préstamos. El Fondo solo lleva el control del endeudamiento y daba seguridad a los acreedores de cobro a futuro. El Banco Central nunca registro contablemente los ingresos de dinero. Había una libreta negra, del tipo “despensa”.

Hoz dice que debe endeudarse para tecnificar el país y para tapar agujeros de una mala administración anterior. Además aduce que muchos países han tenido que pasar por esta etapa de apoyo económico. Un país que no se endeuda no puede progresar, ni crecer. El director de YPF con solo firmar un pedido de prestamos de dinero, era suficiente para que llegue el dinero, pero que luego quedaba en el camino en el tesoro nacional para determinar su destino. Había mucha gente vinculada con esta estafa: funcionarios públicos, gerentes, empresarios,  directores, todos delincuentes internacionales, que trabajaban para la usura de la banca externa y para sus propios intereses.

Antes de entregar el poder a la democracia, Cavallo (imagen) , Aleman, Dianella, Pastore, Sigot, Gonzalez Solar presidente del banco central, deciden estatizar la deuda privada de cientos de empresas. Cerca de 14.000 millones de dólares, que sumado a la deuda inicial se llega al monto de 40.000 millones.

Se hizo mediante un “seguro de cambio” que consistía en asegurarle al deuda el valor del dólar al momento del pago de la deuda. Por ejemplo si debía 10.000 dólares a un valor de $10. por dólar, cuando llegue el momento de abonarla, puede ser 3 años o mas, el deudor solo abona los 10.000 a 10 pesos el dólar, la diferencia en caso de un aumento del dólar lo absorbe el estado, el pueblo. Es decir se transfirió la deuda privada a la sociedad Argentina.

Machinea que estaba en el Banco Central en 1985, cuando Alfonsín era presidente, hace los pagaré de la deuda privada.

Lo más triste de esto, es que gran parte de la deuda estatizada era “auto-prestamos”es decir prestamos que se hacia la misma empresa con dinero que tenia ahorrado en banco exteriores. El banco emisor del crédito era el testaferro de la empresa y el cómplice se esta estafa. Muchas empresas fueron descubiertas como: FATE, SADE, algunas del grupo TECHINT, BGH, SIDECO. Pero se detuvo la investigación en el gobierno de Alfonsín, Mars, fue el que firmó esta decisión.

Las siguientes empresas se beneficiaron con la estatización:

AUTOPISTAS URBANAS

CELULOSA ARGENTINA

ACINDAR

BRIDAS

ALPARGATAS

SIDERCA

SEVEL

IMB

MERCEDES BENZ

ESSO

FIAT

FORD

PIRELLI

LOMA NEGRA

BANCOS DE ITALIA, RIO, FRANCES, LONDRES, GALICIA Y OTROS MAS

Cavallo transfirió la deuda al ministerio de economía, pero este a su vez, lo trasfiere al City Bank para que administre la deuda argentina junto a otros 7 bancos mas de su dependencia. Como el Banco Central no tenía registros de los endeudamientos, solo estadísticas aproximadas, estos bancos fueron los encargados de determinar la deuda de los argentinos, y como la deberá pagar. También determinó los intereses hasta esa fecha.

Llega la década del 80, casi todos los países latinoamericanos no pueden pagar la deuda, menos los intereses. Para tratar de una lograr una renegociación, Brady, secretario del Tesoro de EE.UU., una especia de ministro de economía de los países latinos, lanza un plan para toda Latinoamérica, el Plan Brady. Se pensó que era la solución final al tema de la deuda Sudamérica.

Se idea un “canje de deuda”, los bancos tenían bonos de cada país como garantía de la deuda contraída. (eran bonos de baja calidad, por incobrables) Esos bonos valían poco y podían ser recomparados por el mismo país para achicar su deuda, como fue el caso de Brasil. A partir del  Plan de Brady,  EE.UU. garantizaba esos bonos (ahora eran de alta calidad) con el mismo tesoro americano, por lo que tomaron valor y pasaron de 18 ctvos. cada uno a $1.00, es decir se multiplicó por cinco. Estos bonos fueron vendidos por los bancos tenedores  a sus distintos clientes, de aquí en mas los bancos cobraron y los clientes serian los nuevos acreedores de la deuda Argentina. Con esos bonos después compraron las empresas públicas privatizadas.

La entrada a este Plan nunca fue tratada en el Congreso de la nación, como así tampoco se trató cada pedido de préstamos internacionales. Se podía haber comprados los bonos viejos a bajo precio y hoy tendríamos una deuda sumamente controlada. El Congreso debería determinar concretamente cuanto se adeuda realmente y adonde fueron a parar los montos pedidos.

También mucho bancos como el Nación, Desarrollo y Ciudad de Bs.As. avalaba créditos a importantes empresas privadas, por amor a sus “amistades”. Estos créditos nunca fueron pagados, al caer el aval, el estado debió hacerse cargo.

Un Sr. Declarado ciudadano ilustre, llamado Alejandro Olmos, tuvo una visión muy rápida y certera de esta estafa y presentó una denuncia judicial contra el Ministro De Hoz, la cual llevó 18 años de investigación, y en el 2000 el Juez Ballestero, dio un fallo histórico, confirmando que luego de años de estudios y controles, la deuda externa no tiene ningún tipo de justificación: ni económica, administrativa ni financiera, y que el monto de la misma es el resultado de la irracionalidad de muchos dirigentes políticos y económicos, en la época del proceso militar.

Esta conclusión se presentó con todos los detalles de la investigación de 50 peritos de muy alto nivel, en el Congreso, donde nunca hubo quórum para su tratamiento definitivo. Hoz fue sobreseído y demás culpables están libres.

Como epílogo se puede decir que la dictadura militar ha dejado dos huellas importantes en todos los argentinos

  1. a) El terrorismo de estado, donde ha violado los derechos humanos y la propiedad privada  de todos los ciudadanos
  2. b) El incontrolado endeudamiento con la banca internacional.

Hay un proyecto conocido como la Unión Sudamericana para negociar la deuda, ya que representa a 500 millones de latinos frente a los países desarrollados. También se va a presentar una denuncia frente al Tribunal de la Haya para que se investigue esta estrategia, para endeudar a los países del tercer mundo, sometiéndolos a una vida muy dura y comprometiendo a varias generaciones hasta el cobro de la misma.

José Ingeniero, primer secretario del partido socialista, ya vislumbraba este plan del imperialismo, para dominar e hipotecar nuestra soberanía y futuro. (Descargar Libros Sobre La Deuda Externa)

PARA SABER MAS…
La verdad contable

Hasta 1992 cuando la Argentina quería saber cuánto debía tenía que preguntarle a los bancos. La supuesta deuda externa no estaba registrada, hasta que se empezó a hacerlo en la Cuenta de Inversión. Además, el Banco Mundial de 1992 recomendó que, a los efectos de poder hacer comparaciones, se utilizara el mismo método, la contabilidad de doble asiento.

Construir esa contabilidad llevó desde 1992 hasta 1998. En el año 1998 se hizo el primer Balance Consolidado de Argentina, consolidado por todos los Organismos Multilaterales, y por las autoridades de la Nación. A partir de 1998 se empezaron a llevar las cuentas con esa metodología por lo que fue posible cruzar los números y calcular los índices de Solvencia y Liquidez que determinan si, en definitiva, el solicitante puede ser considerado sujeto de crédito.

Mientras índice de Solvencia es todo el Activo contra todo el Pasivo, el índice de Liquidez surge de la comparación del Activo Disponible de todo el año para atender el pago del Pasivo Exigible. Si ese número da menor que uno, ningún banco le da un crédito. En razón de mis tareas corno perito en el juicio por el llamado Megacanje designado por la Fiscalía Federal, tuve entonces acceso a la información contable -entonces bastante reservada- que hoy está publicada en las páginas web del Ministerio de Economía.

En 1998, ese primer balance mostró que el índice de Solvencia fue de 0,5, y que por ser menor que uno el país no podía ser considerado sujeto de crédito pues surgía claramente que no iba a poder pagar lo que estaba tomando, máxime teniendo en cuenta que desde 1998 los índices de liquidez fueron bajando desde 0,27, 0,23, al 0,19 en el 2001, cuando estalló la crisis.

A pesar de estos números -que cualquier auditor puede comprobar- el FMI siguió dando su famosa “luz verde”, para que bancos y brokers de todo el mundo siguieran operando con los bonos del país. En 1998 la Argentina estaba ya en una situación de insolvencia económica y financiera, momento en que tendría que haberse presentado con la mayor transparencia a Concurso de Acreedores o Default, porque estaba técnicamente quebrada. No tenía activos para responder al pasivo y menos aún la liquidez necesaria para atender los compromisos de ese año y los siguientes.

¿Qué ocurre entre los particulares cuando los deudores no quieren mostrar su insolvencia y continúan renovando créditos? Se ofrecen garantías adicionales, por ejemplo hipotecas, activos físicos no fácilmente liquidables. Frecuentemente, esta situación beneficia a ciertos acreedores a quienes el deudor pretende beneficiar, otorgándoles cierto privilegio. En los concursos preventivos hay acreedores que son privilegiados, que cobran el 100%; que en el caso de las sociedades son los salarios o las cargas sociales y deudas impositivas. La hipoteca también establece un privilegio, pero puede determinarse que si el acreedor conocía la situación financiera del deudor al momento de otorgar la hipoteca ello configura una maniobra para quedarse con una garantía privilegiada y dejar afuera al resto de la masa de acreedores; en ese caso esa hipoteca no es reclamable, y es nula.

Debemos tener en cuenta que en general lo que los bancos quieren es cobrar, mientras que los usureros quieren quedarse con los activos de los deudores. Es el caso de los fondos buitres con propuestas como cambiar deuda por tierra y otros “creativos” inventos que se han propuesto.

Así como los particulares pueden otorgar garantías, también los países pueden hacerlo, pero ¿qué podía ofrecer nuestro país como garantía? Al equipo económico se le ocurrió la cesión a los acreedores de los ingresos impositivos futuros, lo que constituiría ofrecer la renta de los argentinos, situación perfectamente encuadrada en el artículo 29 de la CN cuando afirma que el “El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincias, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarle:, sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable y sujetarán a lo:-; que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los  infames traidores a la Patria”.

Cabe preguntarse: ¿los auditores del FMI no se dieron cuenta de esta situación?

En todas las publicitadas reuniones con el FMI ¿no se discutía nada de todo esto? Con el agravante que 1998 es un año muy emblemático porque el Dr. Carlos Menem, como presidente de la Argentina, fue invitado a la Asamblea General del FMI en septiembre, en Washington, para compartir el podio con Michael Camdessus, Director Gerente del FMI, y con el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. Desde esa tribuna se les dijo a 187 países reunidos en aquella asamblea, que tenían que seguir el modelo de la Argentina.

Cierto es que pese a que a la Argentina no se le podía dar créditos, los auditores del FMI venían a Buenos Aires, revisaban las cuentas, tenían entrevistas y finalmente daban luz verde, lo cual hacía que el resto del mundo, ya sean países o individuos privados, asumieran que el país podría pagar sus deudas. Entonces bancos y brokers, en base a esa información falsa de los auditores, seguían operando con bonos y ello agravó el posterior default.

La situación anterior debió haber sido conocida por el FMI, pero como no lo dijo se constituyó así en partícipe necesario para establecer una estafa, que llevó a la debacle no sólo económica sino fundamentalmente social de nuestro país.

En realidad, la deuda nunca se pudo pagar porque al contener deuda odiosa, se generaron intereses sobre intereses a partir del cambio unilateral de las tasas que a partir de un 1% ó 2% anual en 1973 llegaron, años después, hasta el 22%.

Haciendo las cuentas se comprueba que el pago anual no alcanzaba para pagar los intereses, entonces éstos se capitalizaban y la deuda se convirtió así en una bola de nieve. Esta situación constituye usura, fenómeno perverso que existe cuando un deudor paga pero cada vez debe más.

El Art. 1198 de nuestro Código de Comercio es muy sabio cuando dice que “los contratos deben celebrarse, interpretarse y ejecutarse de buena fe y de acuerdo con lo que verosímilmente las partes entendieron o pudieron entender, obrando con cuidado y previsión. Los contratos bilaterales conmutativos y los unilaterales onerosos y conmutativos de ejecución diferida y continuada si la prestación a cargo de una de las partes se torna excesivamente onerosa por acontecimientos extraordinarios e imprevisibles, la parte perjudicada podrá demandar la resolución del contrato.

El mismo principio se aplicará a los contratos aleatorios cuando la excesiva generosidad se produzca por causas extrañas al riesgo propio del contrato”.

El Art. 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos, establece que cuando una empresa entra en quiebra sus bienes son rematados y sus acreedores cobran lo que queda. Pero también en la misma ley existe el artículo 9° que determina el operativo de la verificación de acreedores y en función de eso se pagan primero las necesidades básicas para atender la población, y luego, si queda algo se reparte. Esta fundamental verificación no solo lo hace con el monto y plazo determinados sino al origen de la operación, que es justamente lo que no se hizo en Argentina.

ALGUNOS CONCEPTOS:

Acuerdo “stand by”: Tipo de acuerdo financiero que comprende el otorgamiento de un préstamo atado al cumplimiento de ciertas pautas de política económica. Este tipo de acuerdos se establece entre el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el gobierno de un determinado país.

Centralización La centralización del capital tiene lugar cuando una empresa o grupo económico adquiere otras empresas, incrementando sus recursos y su participación en el mercado.

Concentración: Proceso en el que unas pocas empresas (o sólo una) acrecienta su participación en un mercado como resultado de una mejor posición para afrontar la competencia con otras empresas.

Fondo Monetario Internacional (FMI): Organismo financiero internacional de gran peso en la economía mundial. Su creación data del período próximo a la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de proveer préstamos en divisas para los países con dificultades en sus balanzas de pago.

Fuga de capitales:Proceso mediante el cual residentes de una economía remiten fondos fuera del país, por ejemplo, la apertura de una cuenta en un banco radicado en el exterior o la adquisición de títulos públicos o acciones de empresas también radicadas en el exterior.

Privatización: Venta de empresas u otros activos estatales a empresarios privados.

Ingreso y Egresos de Dólares a Argentina

Fuente Consultada: Argentina 2010 Esperanza o Frustración Moisés Resnick Brenner

Porque Rosas demora la organizacion politica de Argentina? Historia

¿Porque Rosas demora la Organizacion Política de Argentina?

La demora de la organización nacional:

El asesinato de Quiroga provocó la sanción, por la Sala de Representantes de la provincia de Buenos Aires, de una ley —el 7 de marzo de 1835— , que nombraba a Juan Manuel de Rosas gobernador por un período de cinco años en vez del lapso habitual de tres. Le otorgaba también la suma del poder público “por todo el tiempo que, a juicio del gobierno electo, fuese necesario”.

La ley fue aprobada por 36 votos contra 4 y un plebiscito o consulta popular también la aprobó por 9.312 votos contra 8 (28 de marzo de 1835). El 13 de abril de 1835 Rosas asumió por segunda vez el mando en la provincia de Buenos Aires, y estábamos muy lejos de lograr una organización definitiva del país. Rosas siempre se negó al dictado de una constitución pues consideraba que primero debían organizarse las provincias internamente y sólo después de ponerse de acuerdo sobre el tipo de gobierno para el país.

Así lo expresó en 1873, desde su exilio en Inglaterra: “(…) es preciso antes (de sancionar una constitución) preparar al pueblo para ello, creando hábitos de orden y de gobierno, porque una constitución no debe ser el producto de un iluso soñador, sino el reflejo exacto de la situación de un país (…). Otorgar una constitución era un asunto secundario; lo principal era preparar al país para ello y esto es lo que creo haber hecho”.

Un planteo similar había hecho anteriormente Rosas en una carta que le escribió a Quiroga en diciembre de 1834, cuando éste iba a partir rumbo al norte para mediar en el conflicto entre Latorre y Heredia. Esta carta, de varias páginas, es la célebre Carta de la Hacienda de Figueroa, pues en esta estancia se escribió.

Con el ascenso de Rosas por segunda vez al poder, el término Confederación Argentina cobró plena vigencia. Aunque las provincias conservaban su autonomía, delegaban en el gobernador de Buenos Aires los Negocios Generales de la Confederación, como ya había ocurrido en los momentos anteriores cuando había desaparecido el gobierno nacional, pero en este caso, serían muchísimos los años en que se mantendría esta situación.

De esta forma, la provincia de Buenos Aires continuaba ejerciendo la hegemonía que ostentaba desde los tiempos coloniales. La Confederación era vista desde el exterior como un todo indisoluble con un único gobernante, Juan Manuel de Rosas.

Este último gobierno de Rosas duró diecisiete años. Al final de cada período de cinco años fue reelecto sin oposición. Rosas expresó que asumía ese “poder sin límites” por juzgarlo “absolutamente necesario para sacar a la patria del abismo de males en que la lloramos sumergida”. Desde 1835, en la conducción personalista se dieron unidos causa, partido y gobierno, fundidos con nación y patria.

Así, quienes se oponían a uno se oponían a los otros, y cometían en todos los casos “delitos” de perjurio y traición que, según Rosas, merecían tremendo y ejemplar castigo. Cuando Rosas asumió el mando hubo profusión de adornos en los frentes de los edificios y en los

monumentos como la Pirámide de Mayo; no escasearon los fuegos artificiales, los grupos con eufóricos “vivas” y “mueras”, los ornamentos colorados por doquier y los llamativos arcos de triunfo. La carroza de Rosas fue conducida a brazo hasta la Sala de Representantes, por 25 miembros de la Sociedad Popular Restauradora, fundada en 1833, y su brazo armado, la Mazorca, cuyo presidente fue el pulpero Julián González Salomón, quien encabezaba la marcha y, como los demás, iba vestido de rojo. Hubo oficios en los templos, que conservaron el retrato de Rosas y la insignia punzó junto a la Bandera.

La potestad de Rosas se consolidó con el poder absoluto. La suma del poder público le permitió disponer de la policía, de la milicia cívica y de la justicia de menor cuantía; el cuerpo de serenos creado por Viamonte fue militarizado y pasó a ejercer una estricta vigilancia política. Rosas transformó el Banco de Descuentos, fundado por Rivadavia con facultades para emitir papel moneda, en Casa de Moneda, aumentando cada vez más el circulante.

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DEBATE:

Después de las guerras de independencia, Buenos Aires alentó durante dos décadas una organización federal del sistema político-institucional, y postergó la constitución de un Estado nacional. La coalición de fuerzas del Litoral, con apoyo extranjero y de sectores disidentes de Buenos Aires, derrotó a Rosas en la batalla de Caseros.

Sobre las cenizas de Caseros se realizó el primer intento orgánico de creación de un Estado nacional, que al no contar con la adhesión legitimante ni los recursos de la autoexcluida provincia porteña, sobrevivió tan sólo una década. La Confederación Argentina resignó en Pavón su efímero liderazgo del proceso de organización nacional. Sobre las cenizas de Pavón se hizo un nuevo intento a partir del apoyo de las instituciones y los recursos de Buenos Aires y la subordinación política y económica de las provincias.

La falta de acuerdo sobre una fórmula política se manifestó en la persistencia de la lucha entre facciones y el recurrente surgimiento de fuerzas contestatarias. El Estado pudo igualmente consolidar su presencia institucional a través de diversos mecanismos. El Estado fue apropiando nuevos ámbitos operativos, redefiniendo los límites de la acción individual e institucional, desplazando a la provincia como marco de referencia de la actividad social y dominación política. La consolidación definitiva sobrevino cuando el Estado consiguió desporteñizane. Sobre las cenizas de Puente Alsina y los Corrales, el presidente Roca intentaría una “tercera fundación” del Estado.

La “unión nacional” se construyó sobre la desunión y el enfrentamiento de pueblos y banderas políticas. La unidad nacional fue siempre el precio de la derrota de unos y la consagración de otros.

Osear Oszlak, “Reflexiones sobre la formación del Estado
y la construcción de la Argentina”, en Desarrollo Económico,
vol. XXI, N° 84, enero-marzo de 1982 (adaptación).

Democracias Dictaduras y Formas Autoritarias de Gobierno America Latina

Democracias Dictaduras
Formas Autoritarias de Gobierno

Pensar la democracia significa reconocer la forma de ejercicio del poder, cuyo fin último consiste en garantizar la libertad y la vigencia de un conjunto de derechos para todos los hombres y las mujeres que integran una sociedad, haciendo de ellos verdaderos ciudadanos.

Pensar la democracia significa, también, analizar tanto los principales movimientos sociales que han impulsado la lucha por su construcción, como las situaciones en que ha sido amenazada y negada.

Por último, pensar la democracia significa conocer cuáles son, en el presente, las condiciones que posibilitan participar de su construcción y su consolidación. Para ello, es necesario conocer las características actuales de las sociedades latinoamericanas, considerando tanto los problemas sociales que permanecen desde hace siglos, como los que se han producido en las últimas décadas, fundamentalmente a partir de las denominadas dictaduras.

Los temas que se analizaran son los siguientes:

• Las características de las sociedades democráticas, de las dictaduras y de los gobiernos autoritarios.

• La forma en que se manifestó, en algunos países de América Latina, la continuidad de las características del orden social vigente a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

• Los principales movimientos sociales que intentaron construir o ampliar la democracia en nuestro continente.

• La negación de la democracia, a través de las dictaduras.

• Las posibilidades de la democracia, en el presente y en el futuro de las sociedades latinoamericanas.

En las ciencias sociales, el concepto democracia se utiliza a designar un sistema para la toma de decisiones y para la solución de conflictos. Se considera el ejercicio del poder es democrático las cuestiones que afectan al conjunto de la sociedad son resueltas mediate la participación de la mayoria de s A miembros. La participación en la toma de decisiones se denomina participación política. Ésta puede manifestar de diferentes formas, por medio de la actividad de los de los sindicatos de trabajadores, de las organizaciones de empresarios, de los centros de estudiantes, etc.

Los gobiernos democráticos

En las sociedades modernas resulta imposible que las decisiones sean tomadas por la totalidad de sus miembros, de un modo directo. Para solucionar este problema se han desarrollado formas de re presentación de la voluntad de los ciudadanos, los cuales participan del gobierno a través de sus “representantes”.

El concepto representación política, entonces, se utiliza para señalar el mecanismo por medio del cual determinadas personas ejercen el poder por delegación, es decir, en nombre y por decisión de otras. En las democracias actuales, los representantes pertenecen a partidos políticos y, una vez elegidos, su gestión puede y debe ser controlada por los representados, quienes tienen libertad para organizarse y hacer saber a los gobernantes sus puntos de vista sobre diferentes cuestiones. Esto es lo que se denomina opinión pública.

Un gobierno no resulta verdaderamente representativo si quienes son elegidos como representantes —diputados, senadores, etc.—, no se comunican permanentemente con sus representados, conocen sus necesidades y problemas y los tienen en cuenta a la hora de gobernar.

Los gobiernos democráticos son aquellos que se constituyen por medio de elecciones en las que participan, sin ningún tipo de presión, todos los miembros adultos de la sociedad, los que poseen el derecho de elegir y ser elegidos, a través de partidos políticos. Asimismo, los gobiernos democráticos garantizan que los miembros de la sociedad dispongan y puedan ejercer un conjunto de derechos y cumplan con determinado tipo de obligaciones, sin excepciones. Estos derechos y obligaciones, por lo general, se hallan establecidos por medio de leyes recogidas en constituciones, estatutos y códigos.

Sociedad y cultura democrática

En las ciencias sociales se utiliza el concepto cultura democrática para hacer referencia a la existencia de consenso, entre la mayoría de los miembros de una sociedad, acerca de los valores que inspiran las principales acciones, las normas que deben cumplirse, ciertos intereses u objetivos comunes a ser logrados por todos y algunos de los medios que lo posibilitan.

Una sociedad democrática es, entonces, aquella en la que la mayoría de quienes la integran:

• reconocen y aceptan la importancia de la diversidad de opiniones, valores, gustos, costumbres, ideas, etc.;

• respetan estas diferencias, es decir, no discriminan a quienes no piensan igual o tienen alguna característica distinta;

• valoran la importancia de llegar a acuerdos, en la medida de lo posible, como forma de resolver los conflictos sociales, rechazando las soluciones violentas;

construyen relaciones de cooperación y solidaridad para enfrentar los problemas que son comunes a todos;

poseen cierto compromiso o deseo de participar en la toma de decisiones que afectan al conjunto de la sociedad, ya sea formulando propuestas o, de un modo directo, a través de organizaciones como partidos políticos, centros de estudiantes, entidades de defensa de los derechos humanos, asociaciones vecinales, etc.;

conocen y defienden los derechos que les pertenecen y cumplen con sus obligaciones, convencidos de que de este modo se benefician a si mismos y a toda la sociedad.

LA DEMOCRACIA DIRECTA

En la forma directa de democracia las decisiones son adoptadas, sin intermediarios, por todos aquellos a los que afectan. Éste fue el tipo “original” de democracia desarrollado en la antigua Grecia. Mí, tma pequeña minoría con derechos políticos se reunía regularmente en asambleas para considerar los asuntos públicos y adoptar decisiones.

La democracia directa tiene una importancia Imitada en las sociedades actuales: dado que la mayo-nade la población posee derechos políticos, se torna imposible que millones de personas participen directamente en la toma de decisiones.

No obstante, existen algunas formas o prácticas inspiradas en la democracia directa. Es el caso de los llamados plebiscitos o referendos, mediante los cuales los gobiernos someten a la decisión de la mayoría de los ciudadanos un tema en particular.

Un requisito de las sociedades democráticas en la bùsqueda de consenso sobre las
cuestiones
màs importantes a decidir.

Derechos y ciudadanía

La existencia de derechos, la conciencia de los mismos y las posibilidades reales de ejercerlos, hacen de los habitantes de un país ciudadanos plenos de una sociedad democrática.

Los investigadores clasifican el conjunto de derechos que caracterizan a las sociedades democráticas en:

• Derechos civiles: los que corresponden a todos y cada uno de los individuos por el solo hecho de ser tales. Entre los más importantes figuran el derecho a transitar por todo el país, a expresar todo tipo de pensamiento, opinión o fe, a disponer de los bienes personales, a establecer contratos comerciales, a recibir justicia, etc.

• Derechos políticos: los que otorgan la posibilidad de participaren la toma de decisiones que afectan a toda la sociedad, a elegir y ser elegido. Entre los más comunes se encuentran el derecho a voto y el derecho a ocupar cargos públicos.

• Derechos sociales: los que corresponden a los miembros de la sociedad, en tanto que integran determinados grupos sociales como los trabajadores, los estudiantes, una etnia, etc. Incluyen el derecho a obtener un salario digno, el acceso a una vivienda habitable, la educación, la cobertura de salud. También forman parte de este tipo de derechos, los de expresar y de compartir las manifestaciones artístico-culturales propias del grupo al que se pertenece, y de convivir, sin discriminación, junto a otros grupos de la sociedad.

En una sociedad democrática, los derechos se hallan establecidos legalmente. Todos los habitantes que la integran poseen plena conciencia de la existencia de los mismos y tienen posibilidades reales de ejercerlos. Por ejemplo, existe el derecho a la libre expresión por medio de la prensa escrita: los habitantes saben que éste es un derecho que les pertenece y no una concesión que otorga el gobierno y, además, dado que todos saben leer y escribir, pueden ejercer-en el caso de que asilo deseen.

Por su parte, una sociedad es democrática sólo si cada uno de s miembros posee y cumple con las mismas obligaciones, claramente establecidas en normas y leyes que son conocidas por todos, que, para el caso de su incumplimiento, prevén sanciones de las nadie esta exento.

Por último, la democracia garantiza que cada uno de los ciudadanos pueda decidir sobre sus cuestiones personales, sobre sus gustos , preferencias y deseos.

La ciudadanía, es decir, el goce efectivo de estos derechos, es un ceso de construcción histórica. Su obtención fue el resultado de luchas emprendidas en distintos momentos, por diferentes sectores de la sociedad. Por ejemplo, durante el siglo XIX, varios países latinoamericanos excluían del derecho a voto a todos aquellos que eran propietarios; otros, a los analfabetos, y todos, a las mujeres.Esta situación fue cambiando, no sin conflictos, hasta que, en presente, el derecho a voto alcanza a todos los adultos.

Pero, aun cuando todos puedan votar, no existe democracia plena si no se respetan todos los derechos; por ejemplo, ando la prensa o las manifestaciones artísticas son censuradas, o cuando un importante sector de la población no tiene trabajo, o el sueldo que recibe por él no le alcanza para vivir dignamente, para obtenereducación o para atender su salud.

El término dictadura designa a los gobiernos establecidos, por lo general, a partir de un golpe de Estado y que se mantienen, fundamentalmente, mediante el uso de la fuerza. Los gobiernos dictatoriales se caracterizan por una enorme concentración de poder, el que es ejercido sin limites legales.

Las dictaduras suelen desobedecer —sí lo necesitan— las leyes que permanecen vigentes, ya sea dictando otras que contradigan las primeras o planteando excepciones para su cumplimiento. Mediante el accionar de numerosas y potentes organizaciones legales o ilegales, como la policía, las fuerzas armadas, o grupos armados parapoliciales, las dictaduras intentan disciplinar a los habitantes del país y reducir la capacidad de éstos para oponerse a las decisiones del gobierno.

Por último, quienes integran las dictaduras invocan permanentemente principios que consideran “superioress” a las leyes y a todos los derechos de los ciudadanos y, por lo tanto, fuera de cualquier discusión. A través de estos principios (paz, orden, nación, patria, civilización, etc.), los dictadores justifican todas sus acciones.

¿QUÉ ES UN GOLPE DE ESTADO?

Un golpe de Estado puede definirse como el reemplazo de las autoridades elegidas democráticamente, por un gobierno autoproclamado mediante el uso de las armas, es decir, por un acto de fuerza.

Es llevado a cabo por miembros del mismo Estado (por ejemplo, las Fuerzas Armadas), quienes utilizan generalmente recursos que pertenecen a dicho Estado (armas oficiales, medios de comunicación oficiales, etc.) y sin la participación activa de sectores numerosos de la población.

Se produce por una acción sorpresiva y con cierto margen de seguridad que, normalmente, reduce al mínimo la violencia. Lleva al gobierno a un grupo de militares, a las Fuerzas Armadas como institución o a civiles sostenidos por éstas.

Para coronar con éxito un golpe de Estado, el primer objetivo de los golpistas consiste en ocupar la red de telecomunicaciones (radio, televisión, estaciones ferroviarias, principales rutas, etc.), con el propósito de controlar los sitios desde los cuales se emitirán las declaraciones que intentan justificar sus acciones y de impedir que pueda organizarse la oposición.

El golpe de Estado puede ser acompañado por el apoyo de quienes ven en él una salida para sus problemas socioeconómicos, a los que perciben como responsabilidad del gobierno depuesto. Luego del golpe, se reemplaza a los funcionarios y se refuerzan los organismos de represión como la policía, la gendarmería y el mismo ejército.

Las dictaduras solo favorecen a sectores minoritarios de la sociedad. En ella see intenta evitar, mediante el uso de la violencia, toda acción o pensamiento libre.

Las formas autoritarias de gobierno

Muchos gobiernos designados a través de elecciones, una vez establecidos, comienzan a negar o a plantear restricciones al ejercicio de determinados derechos individuales o sociales. Algunos, anulan el Parlamento como ámbito de deliberación y legislación, reemplazándolo por el dictado de decretos del Poder Ejecutivo y ejercen presiones sobre los miembros del Poder Judicial para que éste dictamine en su favor, en las causas consideradas de importancia para las políticas que plantean. Los gobiernos que siguen este curso se denominan autoritarios. Poseen, además, las siguientes características:

• Poner más énfasis en la cuestión del mando y la obediencia que en la búsqueda del consenso en las cuestiones a resolver.

• Concentrar el poder en un hombre o en un solo partido.

• No respetar las instituciones representativas de gobierno (parlamentos, consejos vecinales, intendencias, etc.).

• Combatir toda expresión de oposición y la autonomía de diferentes organizaciones

como escuelas, hospitales, etc.

• En algunos casos, pueden llegar a anular los procedimientos democráticos para la designación de autoridades.

Los gobiernos autoritarios estimulan la obediencia a ciegas a los superiores y la adulación a quienes detentan la fuerza o controlan los recursos de poder.

El autoritarismo no sólo asume la forma de violencia fisica, también va acompañado del desprecio por 106 idead las ideas ajenas, y por la capacidad de las mayorías  para decidir sobre los asuntos públicos.

EL CORPORATIVISMO

En algunos sistemas políticos, la representación de sus ciudadanos no se realiza por medio de los partidos políticos, sino a través de las denominadas corporaciones. Éstas son grupos que reúnen a quienes realizan una misma actividad: obreros, militares, religiosos, industriales, propietarios de grandes extensiones de tierra, etc.

Los gobiernos corporativistas entienden que quienes encabezan las corporaciones interpretan los intereses de sus miembros y que éstos intereses son los únicos válidos. Por ello, prestan más atención a sus planteos que a los de los partidos políticos o a los de los legisladores electos, silos hay. De este modo, dichos gobiernos rechazan las formas representativas, propias de la democracia, por las que los ciudadanos —como individuos y no como miembros de una corporación— eligen libremente a sus representantes.

En América Latina, el corporativismo siempre estuvo asociado a gobiernos con tendencias autoritarias o, directamente, a las dictaduras.

Fuente Consultada:
Pensar La Historia-Argentina desde una historia de América Latina Capitulo 5  (Voces y Silencios en América Latina)

La Globalizacion Mundial Gobiernos Democráticos en America Latina

LA VUELTA A LA DEMOCRACIA:  A fines de los 70 y principios de los 80, comenzó a producirse lentamente un proceso de democratización en América latina. La nuevas democracias tuvieron en común las pesadas herencias dejadas por las dictaduras militares. Miles de muertos y desaparecidos, países fuertemente endeudados y con las economías condicionadas por estas deudas que achicaban notablemente el margen de maniobra de los nuevos gobiernos a los que comenzó a denominárselos como “democracias controladas”.

Las dictaduras latinoamericanas comenzaron a dar signos de agotamiento hacia fines del ´70. En 1979, el gobierno militar ecuatoriano concedió elecciones. El mismo año, la revolución encabezada por el sandinismo derrocó al dictador nicaragüense Anastasio Somoza. En 1980 se reestableció el poder civil en Perú, Honduras en 1981 y en 1983, en Argentina. Uruguay y Brasil lo hicieron en 1985. En 1989 cayó la dictadura de Stroessner en Paraguay. Pinochet, en Chile convocó en 1988 a un plebiscito con la intención de permanecer en el gobierno, pero fue derrotado y debió convocar a elecciones en las que venció el demócrata cristiano Patricio Aylwin, en 1990.

Sin embargo, estas renacientes democracias fueron posibles luego de la profunda derrota vivida por los sectores populares a manos del terrorismo de Estado y el capital más concentrado. La sociedad era otra: las transformaciones económicas, sociales, políticas y culturales habían sido mucho más profundas que las imaginadas por sus propios protagonistas.

Si bien había habido luchas antidictatoriales protagonizadas por actores tradicionales, como las huelgas obreras en el cinturón de San Pablo o de estudiantes, también se expresaron actores sociales nuevos. Aparecieron los organismos de lucha por los derechos humanos, como las Madres de Plaza de Mayo, en Argentina, las mujeres chilenas y uruguayas y sus cacerolazos, y otros movimientos políticos y culturales de resistencia. Sin embargo, todos ellos fueron débiles y no contaron con la adhesión de la mayoría de la población que había sufrido un profundo proceso de despolitización. Las dictaduras terminaron cayendo como producto de la crisis económica de la deuda externa, o por desatinos militares, como la guerra de Malvinas, en Argentina. En definitiva los gobiernos militares dejaron de ser útiles al sistema impuesto por las clases dominantes.

A pesar de las dificultades políticas de la transición, las democracias latinoamericanas consiguieron un relativo afianzamiento, no exento de frustrados intentos de desestabilización. Los gobiernos democráticos se vieron y aún se ven enfrentados a una complicada situación económica y a un deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de los latinoamericanos.

En consecuencia, las democracias en esta región luchan entre ser representantes genuinos del pueblo que las instituyen y las condiciones que le imponen los grupos de poder económico locales, en este último caso muchas veces se han encontrado siendo funcionales a los intereses de éstos.

LOS BLOQUES REGIONALES:

La aceleración del proceso de integración económica mundial, llevó desde mediados de los 50 a la formación de bloques de países con intereses comunes. Los bloques regionales más importantes que existen en el mundo son el NAFTA (Tratado de libre comercio entre los Estados Unidos, Canadá y México); la CCE (Comunidad Económica Europea); la Unión de los países del Asia Oriental , que nuclea al Japón y un conjunto de países de la región; y el Mercado Común del Sur (Mercosur), que reúne a la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Uno de los caminos buscados por los gobiernos latinoamericanos para mejorar las perspectivas económicas de sus países ha sido la búsqueda de acuerdos de integración regional.
El Mercosur es un acuerdo establecido con le objetivo de formar un espacio compartido de libre circulación de bienes, servicios y capitales. Es organización es la expresión latinoamericana de una tendencia mundial orientada hacia la formación de  bloques económicos regionales.
LOS CAMBIOS ECONÓMICO-CULTURALES Y LAS DEMOCRACIA RESTRINCIGIDAS

El proyecto neoliberal puesto en práctica por el terrorismo de Estado alcanzó su punto máximo en los años 90. Las transformaciones producidas por las dictaduras generaron las bases de nuevas relaciones sociales.

El proceso de desindustrialización, precarización laboral y desocupación creó una sociedad claramente dividida en dos: la de los incluidos en el mercado laboral y el consumo, y la de los excluidos y desprotegidos Se trataba de una sociedad caracterizada por la fragmentación entre regiones de un mismo país altamente modernizadas y otras, absolutamente empobrecidas; fragmentación entre los desocupados y los ocupados.

Estos cambios debilitaron la organización sindical de los trabajadores, mientras la inestabilidad laboral y el miedo a perder el empleo aumentaban el poder de las empresas sobre los obreros. La indefensión de los trabajadores frente al capital produjo el efecto de “sálvese quien pueda”, deteriorando los lazos de solidaridad e instalando la competencia entre los mismos asalariados.

En este contexto, llegaron al gobierno las nuevas democracias latinoamericanas. Gobiernos que, electos por el voto popular, aplicaron políticas económicas y sociales neoliberales, semejantes a la que venían aplicando los gobiernos de facto. El problema que se planteaba era cómo aplicar un modelo económico que acrecentaba las desigualdades, con la vigencia de instituciones democráticas que representaran a las mayorías.

El triunfo de Lula en Brasil, los cambios realizados en Argentina luego de la crisis del 2001-2002, la presencia de Hugo Chavez como líder de un grupo que no quiere dejar que los modelos económicos sean impuestos desde los sectores de poder más concentrados, hace pensar en cambio de dirección en las democracias de Latinoamérica.

Relaciones entre EE.UU. y America Latina El Mundo Actual Una Aldea Global

Relaciones entre EE.UU. y América Latina – El Mundo Actual

 Henry KissingerLA NUEVA RELACIÓN ENTRE EE.UU. Y A. LATINA:  A partir de los años ´70, Estados Unidos comenzó a desplegar una política diferente en cuanto a la relación con los estados latinoamericanos. A pesar de que su Secretario de Estado para asuntos internacionales, Henry Kissinger, era el hombre más influyente, fueron los hombres del Partido Demócrata quienes impulsaron la creación de un organismo capaz de llevar a cabo una política distinta por parte de los países capitalistas centrales, para enfrentar económica y políticamente los nuevos problemas mundiales.

Esta nueva visión, consideraba que tras la nueva revolución tecnológica y financiera, los dos sistemas (capitalismo y comunismo) competiría fuertemente pero también podrían llegar a determinados acuerdos pacíficos. Así, nació en 1973, la Comisión Trilateral, integrada por América del Norte (Estado Unidos y Canadá), Europa Occidental y Japón, con el objetivo de afianzar el capitalismo y luchar contra cualquier oposición a dicho sistema por todos los medios y en cualquier parte del planeta. En esta comisión confluyeron miembros de la clase dirigente de los respectivos países, desde políticos hasta altos ejecutivos, integrantes del “sindicalismo libre” – enemigos de las ideas socialistas- propietarios de medios de comunicación, académicos, etc.

Luego de la derrota de Estado Unidos en Vietnam, los llevó a reforzar su control sobre América Latina, y dio continuidad a su proyecto trasnacional. Los gobiernos contrarios a sus intereses dificultaba y limitaba el poder norteamericano en la región, por lo cual apoyaron e impulsaron golpes de Estado en los países de América del Sur, tratando de reconquistar la hegemonía supuestamente perdida.

A comienzo de 1976, a partir de de la llegada al gobierno de James Carter, el candidato Republicano, la política norteamericana tuvo algunas variaciones debido a que, justamente, su campaña estuvo dirigida a la recuperación de la moral y a favor de los derechos humanos. Durante su gestión la política exterior de Norteamérica siguió inspirada en la Trilateral. Pero, durante el mandato de Carter, lo Estados Unidos sufrieron a nivel mundial importantes pérdidas. En Afganistán un golpe de estado posibilitó la invasión soviética y en Irak una rebelión popular derrocó al Sha Reza Palhlevi, aliado norteamericano, y permitió el acceso al poder del líder religioso Ayatollah Jomeini.

En 1978, en Panamá se firmó un tratado entre Torrijos, presidente panameño y Carter, por el cual los Estado Unidos se comprometían a devolver, antes del año 2000, el canal de Panamá.

También en 1978, cayó en Bolivia el gobierno de Hugo Banzer, dictador pro-norteamericano, y en 1979, la revolución sandinista derrocó el gobierno del también aliado estadounidense, Anastasio Somoza.

HENRY KISSINGER: Se admite su participación en la organización del golpe de estado contra el gobierno democrático de Salvador Allende en Chile y en el golpe de estado en Uruguay cuando se veía el advenimiento de la izquierda uruguaya presidida por la agrupación progresista Frente Amplio, ambos acaecidos en 1973. En Chile, se le acusa además de haber organizado la denominada Operación Cóndor, un plan sistemático de “desaparición” de opositores dirigido a “combatir el comunismo” en Latinoamérica. En ocasión del golpe de estado de Argentina, el 24 de marzo de 1976, alentó y apoyó a la Junta militar a que tomara el poder. Lo han acusado de complicidad y del estímulo en la eliminación y “desaparición” sistemática de miles de opositores cometidas por la Junta Militar de Argentina. Se conoce su implicación directa en los bombardeos secretos de Laos y Camboya, ordenados sin permiso del Congreso. Dichos bombardeos sirvieron para que los jemeres rojos accedieran al poder, del que se servirían para asesinar a más de dos millones de personas. Henry Kissinger apoyó al régimen indonesio del general Suharto, acusado del genocidio contra la población de Timor Oriental.

La “nueva derecha” Norteamérica rápidamente vinculó esta perdida de poder internacional, con la política a favor de los derechos humanos del gobierno de Carter. Liderados por Ronald Reagan, estos sectores de la sociedad norteamericana, encontraron eco en su proyecto con el que llegó al gobierno. Desde allí, se impulsó una nueva política global, que expresaba los miedos y expectativas de una “tercera guerra mundial” que se denominó “guerra de la galaxias”. Estos planteos establecían que tanto Europa, Japón y América Latina, eran parte de los fundamentos del poder de los Estado Unidos como fuente de equilibrio mundial y por lo tanto debían seguir permaneciendo dentro de órbita de poder.

La aplicación en Latinoamérica de dicho proyecto implicó algunas resoluciones en el plano militar, cultural y político. En cuanto a lo militar, se estableció un sistema de intercambio con las fuerzas de seguridad basado en diferentes mecanismos de asistencia e intercambio entre las fuerzas de seguridad de estadounidenses y latinoamericanas.

En lo cultural, se plateó un mecanismo de dominación ideológica, mientras que en lo político, este proyecto expresó que la defensa de los derechos humanos había llevado a no apoyar suficientemente a los gobiernos dictatoriales, pero finalmente defensores de los intereses norteamericanos en la región, por lo tanto eran preferibles gobiernos impopulares amigos, qe gobiernos populares y enemigos.

Como consecuencia de las definiciones del nuevo proyecto para la región, comenzaron las intervenciones militares en Centroamérica y la alianza directa con las dictaduras de América del Sur.

LA DEUDA EXTERNA: Luego de la denominada “crisis del petróleo” y el aumento del “crudo” por parte de los países exportadores, éstos se encontraron con que no podrían gastar todos los beneficios en sus propios mercados. Por lo tanto, decidieron efectuar depósitos masivos de divisas en bancos internacionales, mayoritariamente de capitales norteamericanos.

Estos bancos, comenzaron a disponer de importantes sumas de dinero que le permitían ofrecer créditos a bajas tasas de interés. Los países latinoamericanos, manejados en su gran mayoría por dictaduras que no tendrían que responder ni ante la prensa ni ante la oposición, fueron los destinatarios de estos créditos por parte de los bancos de Europa y E.E.U.U.

De esta manera, comenzó un verdadero aluvión de créditos. América Latina, incrementó su deuda, entre 1970 y 1980, de 27 mil a 231 mil millones de dólares, teniendo que pagar por intereses adeudados cerca de 18 mil millones por año.

Los países latinoamericanos pronto se vieron imposibilitados de pagar, no solo el capital sino los intereses, de semejante deuda. Cuando fueron solicitados nuevos préstamos para pagar las cuotas de los adquiridos con anterioridad, los banqueros privados, la autoridades de FMI y el gobierno de EEUU impusieron duros términos en el régimen de pago de las deudas: recortes presupuestarios, suspensión de partidas económicas destinadas a salud, educación y acción social, etc.

Solo si los países endeudados, aceptaban estos ajustes y estas reformas “sugeridas” por los banqueros y los organismos de crédito, se harían acreedores de estos nuevos préstamos.

Además, las reformas y ajustes incluían la apertura de la economía al mercado y a las inversiones extranjeras poniendo fin, de este modo, al llamado “estado de bienestar”.

Todas estas medidas, de claro corte neoliberal, requerían en su momento, ajustes estructurales en cuanto a lo económico y significaron el abandono de políticas económicas y sociales basadas en la Industrialización por Sustitución de Importaciones que había caracterizado a los años anteriores y por consiguiente redujeron la expansión del salario y el mercado interno en la región.

LA REVOLUCIÓN NICARAGUENSE Y LAS GUERRILLAS CENTROAMERICANAS: Una de la características de la explotación de la agricultura en Nicaragua, como en los otros países latinoamericanos, era que las mejores tierras estaban en manos de grandes terratenientes y que tenían como principal mercado a los EEUU.

De la misma forma , los recursos naturales explotados – minas, pesca, forestación- pertenecían a empresas norteamericanas.

La población nicaragüense en su gran mayoría era rural, estaba compuesta por un campesinado pobre o sin tierras, con trabajo transitorio, sin acceso a la higiene, salud, luz eléctrica, agua potable, analfabeta, etc.

El desarrollo urbano era muy escaso en la década del 70, no obstante en la ciudad, la desocupación era crónica y movimiento estudiantil, numeroso y muy activo.

Una dinastía que encarnaba fielmente los intereses de EEUU, la de la familia Somoza, venía ejerciendo el poder político autoritariamente desde hacía cincuenta años y había dejado al país en la miseria y la pobreza.

Inspirado en la experiencia cubana, Carlos Fonseca fundó en 1961, el Frente Sandinista de Liberación, que fue conformando una débil oposición desde una guerrilla con base rural y con influencia en el movimiento estudiantil.

La situación socioeconómica, a partir de 1978 y sobre todos desde la política del presidente de EEUUU, que había condenado las violaciones de derechos humanos por parte del dictador, comenzaron a generar expectativas de mejoras democráticas. Pero Somoza, respondió mandando a asesinar al periodista y dueño de un diario opositor, Joaquín Chamorro. Esta acción violenta de la dictadura, llevó a un crecimiento de las acciones contrarias al régimen. Las más directas fueron realizadas por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) , cuyos miembros llevaron a cabo una fuerte oposición a través de un programa de gobierno y finalmente derrotaron militarmente a la tiranía de Somoza.

Las tropas del FSLN entraron en Managua en medio de grandes festejos populares, mientras Somoza huía del país. Desde ese momento, se pusieron en marcha una serie de reformas: la primera fue la confiscación por parte del Estado de las propiedades de la familia Somoza. De todas maneras, la economía siguió siendo mixta. En el campo empezó a realizarse la reforma agraria y las grandes unidades productivas quedaron en manos del Estado. También se produjo la nacionalización de la banca. La campaña de alfabetización fue lo más importante de la Revolución Sandinista que le dio el derecho humano elemental de leer y escribir a todos los nicaragüenses.

Los Estados Unidos no se quedaron con las manos cruzadas. Comenzaron a organizar a los antiguos militares de la Guardia Nacional somocista que habían huido hacia las fronteras. Los “contras” empezaron a realizar acciones terroristas de sabotaje que deterioraron notablemente al economía nicaragüense y llevaron al gobierno revolucionario a destinar a gastos militares para detener estos ataques, su cada vez más escasos recursos económicos.

En noviembre de 1984, el Frente Nacional Sandinista de Liberación convocó a elecciones nacionales con el fin de democratizar de este modo al país, tal cula lo había prometido. El candidato sandinista, Daniel Ortega ganó con el 67% de los votos. A pesar de que las elecciones se realizaron con total limpieza y de contar con observadores internacionales, el gobierno de Reagan continuó apoyando a los “contras” y boicoteando la economía nicaragüense y siguió considerándolo a los sandinistas como enemigos.

La revolución Nicaragüense alentó a otras formaciones guerrilleras centroamericanas. En El Salvador y en Guatemala a principios de los 80 las guerrillas ocuparon una parte importante de los respectivos territorios. Pero a comienzo de los 90, la mayoría de estos grupos depusieron las armas y llegaron a acuerdos pacíficos, cerrando así la lucha armada en Centroamérica.

PARA SABER MAS…
La presencia de Estados Unidos en América Latina

ESTE ÉXITO ECONÓMICO y la certeza de jugar un papel fundamental en las relaciones internacionales hicieron que los Estados Unidos adoptaran un rol protector con América Latina, resguardando a la vez sus propios intereses.

En agosto de 1961, el presidente Kennedy creó la ‘Alianza para el Progreso’, un programa reformista para frenar los avances revolucionarios en América Latina, suscrito en Punta del Este por la OEA, con excepción de Cuba. Su objetivo formal era el desarrollo social y económico, que sería impulsado vigorosamente en la década del 60 por medio de inversiones y empréstitos que superarían los 20.000 millones de dólares. Pero la derrota de Kennedy ante Cuba, con ocasión de la invasión en Bahía Cochinos, la casi nula reforma agraria, el desarrollo de la guerrilla y las reticencias gubernamentales de los países latinoamericanos dieron paso a su fracaso explícito y su inmediata extinción en 1970.

Fue durante la corta administración de Kennedy cuando también se produjo uno de los hechos más importantes en el contexto de la guerra fría y que puso en peligro la paz mundial: la llamada crisis de los misiles. Nuevamente, en esta ocasión, Cuba fue el otro protagonista.

El hecho que en la isla caribeña se estuvieran instalando bases para misiles soviéticos puso en serio peligro a Estados Unidos y el ordenamiento que éste propugnaba, por lo que el 22 de octubre de 1961 se inició un bloqueo a Cuba, instándose a la URSS a desmantelar inmediatamente las rampas.

Con esta acción, Cuba pretendía conseguir, a su vez, el desmantelamiento de la base norteamericana de Guantánamo y la restitución del territorio cubano ocupado por los Estados Unidos. Las negociaciones terminaron con la retirada de los misiles soviéticos, lo cual provocó fricciones entre los gobiernos de Washington y Moscú. A pesar de lo anterior, los años siguientes se caracterizaron por el estrechamiento de relaciones entre ambos países, en el marco del conflicto chino-soviético y por la Conferencia Tricontinental de 1966.

En todo caso, si bien en Cuba se sintetizó claramente la amenaza comunista, Estados Unidos intervino en forma evidente en la vida política de toda América Latina. Su intención era mantener un ordenamiento que impidiera la proliferación de las ideas soviéticas, lo que concuerda perfectamente en el contexto de la llamada guerra fría. De este modo, muchos gobernantes latinoamericanos de derecha contaron con el apoyo de la Casa Blanca, mientras que grandes sumas fueron destinadas a apoyar alas naciones aliadas. Desde Cuba, por su parte, la URSS propagaba la doctrina comunista, se adiestraban personas para la guerrilla y se apoyaba a los regímenes socialistas que se desarrollaron en las década de los 60 y 70. Es evidente que América Latina fue uno más de los escenarios en que se desenvolvió la guerra fría.