Víctimas de sus Investigaciones

Susan Boyle Nuevo Talento Musical 2009 del Gran Concurso Britanico

Susan Boyle El Día Que Conmovió al Público

Los tres miembros del jurado y las 3.000 personas que estaban en el teatro donde se grabó la gala la recibieron con escepticismo e incluso risas, dado su aspecto desaliñado, pero bastaron 3 minutos de canción para que Boyle se convirtiera en una sensación.

Susan Boyle invierte buena parte de su tiempo como voluntaria en una iglesia de Blackburn, una pequeña localidad próxima a Edimburgo, y vive sola junto a su gato Peebles, es una trabajadora social en paro cuyas aptitudes artísticas hasta ahora sólo eran conocidas por los parroquianos que frecuentaban el karaoke local.

A su voz excepcional, se unen una timidez y sencillez que han cautivado al público de todo el mundo y que le han convertido en la gran favorita para el triunfo final en “Britain’s got talent”, uno de los shows televisivos con más audiencia en este país.

En la gala que le ha hecho famosa, manifestó que nunca ha sido besada y que su sueño siempre fue dedicarse a la canción, pero que nunca había encontrado la oportunidad para hacerlo. “Me apunté a la competición, porque quería darle una oportunidad a la canción. Al principio me resultó desquiciante para los nervios, pero una vez que me tranquilicé y empecé a cantar, pensé que la audiencia me aceptaba un poco más. A partir de ahí, me relajé y empecé a disfrutarlo”, declaró.

Los tres miembros del jurado y las 3.000 personas que estaban en el teatro donde se grabó la gala la recibieron con escepticismo e incluso risas, dado su aspecto desaliñado, pero bastaron 3 minutos de canción para que Boyle se convirtiera en una sensación.

Más de 26 millones de personas han visto en YouTube la interpretación de la canción “I dreamed a dream” (Soñé un sueño) del musical Los Miserables, con la que Boyle también sorprendió a los 11,3 millones de personas que la vieron cantar en directo el pasado sábado a través de la cadena de televisión británica ITV.
Otras 2,3 millones de personas han pinchado la página de “Britain’s got talent” para verla y Susan Boyle ha sido el tema más tratado en la red social de internet Twitter, donde actores de Hollywood como Demi Moore y Ashton Kutcher -con 1,6 millones de seguidores- han expresado su admiración por esta escocesa

Fuente Consultada:ABC.es

Magnicidios en la Historia Asesinatos De Lideres Mundiales Muertes

MAGNICIO HISTÓRICOS: ASESINATOS DE GRANDES HOMBRES

(Versión Flash Para PC)

magniciidos siglo xx

Asesinato de John Kennedy
Asesinato de Abraham Lincoln
Asesinato del  Archiduque Francisco Fernando
Asesinato del Zar Nicolás II
Asesinato de Mahama Gandhi
Asesinato de Martin Luther King
Asesinato de John Winston Lennon
Asesinato de Itzak Rabin
La Ejecución de Pedro Aramburu

MAGNICIDIOS EN LA HISTORIA:

El siglo XX fue pródigo en magnicidios. Desde el fatídico asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, en 1914, hasta los asesinatos de los Kennedy y las muertes absurdas de John Lennon y Gianni Versace, son muchas las personalidades públicas que han caído bajo el ataque del asesino común o del fanático político. La muerte de los grandes siempre despierta curiosidad y genera desasosiego. Si a ellos les puede pasar esto, ¿qué podemos esperar los simples mortales? El carácter sagrado del gobernante terminó para siempre con el asesinato de Julio César, La historia ha sido jalonada por estos hechos sangrientos, pero ninguna época ha acumulado tantos asesinatos de poderosos como el siglo XX.

El magnicidio, pues, a través de los tiempos se ha usado como arma política de diversas maneras: como castigo, como venganza, como paradójico instrumento para alcanzar la paz social o como instrumento de la ilusión revolucionaria.
En un cierto sentido puede decirse que los asesinatos de los Graco fueron movidos por el afán de venganza de los senadores. Algunos de los asesinatos de los presidentes norteamericanos caen dentro de esta categoría.

El asesinato del presidente James Garfield en 1881 es considerado un típico ejemplo de asesinato por venganza. Garfield recibió el mortal disparo el 2 de julio de 1881. El arma estaba en manos de Charles Guiteau, un desilusionado aspirante a funcionario convencido de que se le había negado injustamente una recompensa política de la que se creía acreedor.

Sin embargo, el asesinato del presidente Abraham Lincoln el 14 de abril de 1865 no resulta tan claramente un acto de venganza. Tradicionalmente se supone que John Wilkes Booth trataba de vengar la derrota del Sur en la guerra civil norteamericana. Pero algunos historiadores han sugerido que Booth fue tal vez parte de una conspiración que hasta puede haber involucrado a miembros del gabinete de Lincoln. Similares interrogantes rodean el asesinato del presidente John F. Kennedy en Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963.

Algunos magnicidios también han sido impulsados por el idealismo. La víctima es elegida porque se cree que su muerte habrá de beneficiar a la humanidad o a una causa en particular. Tal vez el más notable incidente motivado por ese tipo de idealismo sea el fallido atentado contra la vida de Adolf Hitler en 1944.El asesinato con motivos propagandísticos para atraer la atención de un movimiento que se considera revolucionario ha sido usado no sólo por los anarquistas del siglo XIX, quienes, como hemos visto, argumentaban que la violencia y el magnicidio eran una respuesta moral a instituciones y gobiernos inmorales. Probablemente el más significativo asesinato con fines propagandísticos del siglo XX, y también el que tuvo los resultados más desastrosos, fue el del archiduque Francisco Fernando de Austria-Hungría.

La segunda mitad del siglo XX ha conocido también su cuota de magnicidios con motivos propagandísticos. Uno de los más notorios de estos asesinatos fue el del ex primer ministro italiano Aldo Moro. Moro fue secuestrado el 16 de marzo de 1978 por miembros del las Brigadas Rojas, un grupo terrorista italiano responsable de muchos secuestros, bombas y asesinatos. Su cuerpo fue encontrado en un auto estacionado en Roma casi dos meses más tarde. De este estilo fue también el asesinato de lord Mountbatten, llevado a cabo por un grupo disidente del IRA.

En un informe a la Comisión Nacional para las Causas y la Prevención de la Violencia Política, de los Estados Unidos, se incluye la siguiente tipología del magnicidio.

i) Un líder hace asesinar a otro para convertirse él en líder. Este tipo es más común en las culturas de América latina y de Medio Oriente, aunque también hay casos en Europa. Por lo general se trata de un líder de menor nivel que asesina a su superior. Por ejemplo: Hitler contra Ernst Rohm o el Senado Romano contra Julio César.

ii) Agentes de un gobierno asesinan para eliminar competencia política de grupos rivales. En este caso se trata de líderes de nivel superior que hacen matar a potenciales rivales de igual o menor poder. Por ejemplo, Marcos contra Aquino en Filipinas; Stalin contra Trotsky; Stalin contra Sergei Kirov (y luego 40 o 50 millones más).

iii) Asesinatos para generar miedo y desmoralizar al poder existente para así lograr un cambio de gobierno. Por lo general ocurre en países donde otra potencia domina como fuerza de colonización. Por ejemplo, los asesinatos (incluido el de Gandhi tal vez) de fuerzas británicas en la India; también podrían entrar en esta categoría los asesinatos de las Brigadas Rojas en Italia, así como los del M 19, los del IRA y los de los separatistas vascos.

iv) Asesinatos con propósitos propagandísticos. Los grupos terroristas asesinan a alguien para atraer la atención hacia su grupo. El más trágico y notable de este tipo de magnicidio fue el que desató la Primera Guerra Mundial, con la muerte del heredero del trono austro-húngaro. El asesinato del ex presidente de facto Aramburu en la Argentina a manos de guerrilleros montoneros puede inscribirse dentro de esta categoría.

v) Asesinatos producidos por seres con alteraciones mentales. Por ejemplo, el atentado contra Reagan por Hinckley, un alienado que quería atraer la atención de Jodie Foster. Los asesinatos de John Lennon y de Gianni Versace podrían incluirse en esta categoría. Aunque no son magnicidios en sentido estricto, comparten con éstos algunos de sus rasgos característicos: ejecución pública, ausencia de motivos personales y fuerte impacto en la opinión pública.

El poder de Lennon, más allá de su atractivo como artista, tenía vagas connotaciones políticas que el FBI no vaciló en exagerar. Versace, desde el arte y el negocio de la moda, compartía muchos espacios con personalidades simbólicas del poder como Diana, la princesa de Gales. Finalmente, la fuerte presencia de ambas víctimas en los medios los había convertido a ellos mismos en símbolos del poder.

Fuente Consultada: Grandes Asesinatos del Siglo XX Julio A. Sierra

ASESINOS SERIALES

asesinos manson

BiografÍa de Bessemer Convertidor de Acero Inventor Proceso Bessemer

Biografía de Bessemer-Convertidor de Acero

Bessemer, Sir Henry (1813-1898)  Inventor británico, nacido en Charlton, Hertfordshire, y autodidacta, en gran medida. Fue un inventor prolífico, pero se le conoce sobre todo por sus innovaciones en la siderurgia que elevaron enormemente la producción anual de acero en Inglaterra, consiguiendo un acero de gran calidad, disponible a un costo muy reducido.

Bessemer Henry

Su lema: “La idea para un negocio se debe concentrar en un único negocio en
el que un hombre se embarque totalmente.”

Se lo recuerda por:
NUEVA INGENIERÍA: El convertidor de Bessemer permitió la la obtención de acero barato y, con él, la construcción de obras de ingeniería asombrosas para la época.

FRAUDE: A los 20 años, Bessemer diseñó un procedimiento que evitaba las falsificaciones de los sellos impresos en los documentos oficiales que fue adoptado por la Casa del Timbre.

OTROS INVENTOS: Patentó más de 117 inventos: entre ellos, un dispositivo para la obtención de caracteres tipográficos, un nuevo tipo de proyectil, frenos para ferrocarriles, máquinas para la industria del vidrio.

POLVO DE ORO: Diseñó una máquina para la fabrica-. ción de polvo de bronce destinado al revestimiento de superficies con efectos de oro, que invadió el mercado y fue empleado en toda Inglaterra para la decoración.

INTENTO FALLIDO: Anunció los detalles del método. Los industriales siderúrgicos invirtieron fortunas en altos hornos para manufacturar acero por el nuevo sistema, pero el producto resultó de ínfima calidad y Bessemer perdió prestigio y credibilidad.

ÉXITO ROTUNDO: Volvió a los experimentos para perfeccionar su método. Como ya no creían en él, instaló sus propias acerías en Sheffield, Inglaterra. Importó mineral sin fósforo de Suecia y vendió acero de alta calidad a un costo muy inferior al de sus competidores.

Henry Bessemer había inventado un tipo nuevo de proyectil que, al girar en vuelo, daba a las piezas de artillería un alcance mayor y una precisión hasta entonces desconocida. Acero fundidoNapoleón III, nuevo emperador de Francia, mostró interés en el invento y se ofreció para financiar nuevos experimentos.

Bessemer (que era inglés, aunque hijo de francés) accedió, pero advirtió que el nuevo proyectil requeriría cañones de un material mejor que el hierro fundido que por entonces se conocía: un cañón de hierro fundido estallaría bajo la gran presión explosiva que hacía falta para disparar el nuevo proyectil.

Bessemer no sabía nada de la manufactura del hierro, pero decidió aprenderlo. Así fue como en 1854 terminó una era y comenzó otra nueva. Henry Bessemer, que había nacido en Inglaterra el 19 de enero de 1813, contaba ya en su haber con una serie de inventos; pero al lado de la empresa que estaba a punto de atacar eran simples bagatelas.

Durante más de dos mil años, el hombre había utilizado el hierro como el metal común más duro y resistente que conocía. Se obtenía calentando mineral de hierro con coque y caliza. El producto resultante contenía gran cantidad de carbono (del coque) y recibía el nombre de «hierro fundido» o «fundición». Era barato y duro, pero también quebradizo; bastaba un golpe fuerte para partirlo.

El carbono era posible eliminarlo del hierro fundido a base de mezclarlo con más mineral de hierro. El oxígeno del mineral se combinaba con el carbono del hierro fundido y formaba monóxido de carbono gaseoso, que se desprendía en burbujas y ardía. Atrás quedaba el hierro casi puro, procedente del mineral y del hierro fundido: es lo que se llamaba «hierro forjado» o «hierro pudelado». Esta forma del hierro era resistente y aguantaba golpes fuertes sin partirse. Pero era bastante blando y además caro.

En 1850 la producción de acero en Bretaña era aproximadamente 50.000 toneladas. De este total, el 85% se produjo en Sheffield. Por 1880, la producción de acero con el sistema Bessemer estaba sobre un millón de toneladas de una producción de acero total país  aproximada  de 1.300.000 toneladas.

Sin embargo, había otra forma de hierro que estaba a mitad de camino entre el arrabio y el hierro forjado: el acero. El acero podía hacerse más fuerte que el arrabio y más duro que el hierro forjado, combinando así las virtudes de ambos.

Antes de Bessemer, había que convertir primero el arrabio en hierro forjado y añadir después los ingredientes precisos para conseguir el acero. Si el hierro forjado era ya caro, el acero lo era el doble. Metal bastante escaso, se utilizaba principalmente para fabricar espadas.

La tarea que se propuso Bessemer fue la de eliminar el carbono del arrabio a precios moderados. Pensó que el modo más barato y fácil de añadir oxígeno al hierro fundido para quemar el carbono era utilizar un chorro de aire en lugar de añadir mineral de hierro. Pero el aire ¿no enfriaría el hierro fundido y lo solidificaría?

Bessemer empezó a experimentar y no tardó en demostrar que el chorro de aire cumplía su propósito. El aire quemaba el carbono y la mayor parte de las demás impurezas, y el calor de la combustión aumentaba la temperatura del hierro. Controlando el chorro de aire, Bessemer consiguió fabricar acero a un coste bastante inferior al de los anteriores métodos.

En 1856 anunció los detalles del método. Los industriales siderúrgicos estaban entusiasmados e invirtieron fortunas en «hornos altos» para manufacturar acero por el nuevo sistema. Imaginaos su horror cuando descubrieron que el producto era de ínfima calidad; Bessemer, acusado de haberles tomado el pelo, volvió a los experimentos.

Resultó que en este método no se podía utilizar mineral que contuviera fósforo; el fósforo quedaba en el producto final y hacía que el hierro fuese quebradizo. Y había dado la casualidad de que Bessemer utilizara mineral de hierro libre de fósforo en sus experimentos.

Anunció este hallazgo, pero los industriales no prestaban ya oídos: estaban hasta la coronilla de los hornos de Bessemer. Así que éste pidió dinero prestado e instaló sus propias acerías en Sheffield, Inglaterra, en 1860. Importó mineral sin fósforo de Suecia y comenzó a vender acero de alta calidad a 100 dólares menos la tonelada que ninguno de sus competidores. Aquello acabó con toda reticencia.

Hacia 1870 se hallaron métodos de resolver el problema del fósforo, lo cual permitió aprovechar los vastísimos recursos norteamericanos de mineral de hierro. Bessemer fue ennoblecido en 1879 y murió en Londres, rico y famoso, en 1898.

El acero barato permitió construir obras de ingeniería que hasta entonces no se habían podido ni soñar. Las vigas de acero se podían utilizar ahora como esqueletos para sostener cualquier cosa imaginable. Los ferrocarriles comenzaron a recorrer continentes enteros sobre carriles de acero y grandes navíos de acero empezaron a surcar los océanos. Los puentes colgantes salvaban ríos, los rascacielos iniciaron su escalada a las alturas, los tractores eran ahora más fuertes, y no tardaron en aparecer los automóviles con bastidores de acero. Y en el mundo de la guerra empezaron a tronar cañones más potentes que ponían a prueba nuevos blindajes, más resistentes.

Murió así la Edad del Hierro y comenzó la del Acero. Hoy día el aluminio, el vidrio y el plástico han impuesto su ley allí donde la ligereza importa más que la resistencia. Pero cuando lo que interesa es este factor, seguimos viviendo en la Edad del Acero.

Horno Bessemer

Horno Bessemer Preparando el Vaciado de una Carga

AMPLIACIÓN SOBRE EL PROCESO DE BESSEMER:
El Método Bessemer para Fabricar Acero:
En la producción del acero se emplea la mayor parte del arrabio que sale de los altos hornos.

El año de 1856 es posiblemente el más importante en la historia del acero. Anteriormente se hacía acero por cementación y al crisol. En ambos métodos había que colocar las barras de hierro cubiertas con carbón vegetal en polvo, dentro de recipientes herméticos llamados crisoles. Estos eran introducidos en un horno de ladrillos que generaba una temperatura elevada, la cual quemaba las impurezas del metal. Además, el calor hacía que el hierro absorbiera el carbono del carbón vegetal, convirtiéndose así en acero.

Como quiera que la producción de acero por estos métodos era lenta y costosa, se hicieron muchos intentos de mejorarlos. A mediados del siglo XIX el inglés Enrique Bessemer y el norteamericano Guillermo Kelly descubrieron que era posible quemar las impurezas del arrabio inyectando aire a presión a través del metal derretido. Ambos obtuvieron patentes del método: Bessemer en 1856 y Kelly en 1857. Este -.iltimo no pudo proseguir con sus investigaciones por falta de dinero; pero Bessemer, que contaba con los medios necesarios, logró hacerlo. Construyó un horno que se conoce con el nombre de convertidor Bessemer, y obtuvo la patente en 1856.

Dicho convertidor consiste en un recipiente incunable, en forma de pera, hecho de planchas de acero, y revestido por dentro con arcilla y ladrillos refractarios. Está provisto de doble fondo, y tiene dos compartimientos. El inferior es una cámara de aire conectada a un soplador. En el fondo del recipiente superior hay numerosas perforaciones.

Para cargar el convertidor, se lo inclina, v luego se vierte el arrabio derretido por la abertura que se halla en la parte superior. A continuación, se suelta el aire, el cual pasa a través de la masa de hierro derretido. Sólo cuando la corriente de aire alcanza su máxima intensidad, se vuelve a poner el convertidor en posición vertical. De otro modo, el metal derretido taparía los agujeros del fondo, evitando que el aire entrara en el horno.

Cuando éste se encuentra en pleno funcionamiento, lanza al aire chispas brillantes, un denso humo de color pardo, y llamas de color rojo oscuro. Después de algunos minutos, las llamas crecen y se tornan más brillantes, lo cual indica que se está quemando el carbono. Al cabo de unos 15 minutos, las llamas desaparecen con rapidez, y todas las impurezas quedan eliminadas.

Luego, se vuelve a inclinar el convertidor y se cierra el paso del aire. Esta acción debe efectuarse en el momento preciso. Si se procede prematuramente, quedan algunas impurezas en el metal, y si, por el contrario, se retarda la operación, se quema el metal, quedando inutilizado. A continuación se añaden los elementos necesarios, tales como carbono y manganeso, y se obtiene así el producto final.

Si bien el convertidor Bessemer ha tenido gran éxito, presenta la grave desventaja de que únicamente da buen resultado con mineral de alto grado, de un bajo contenido de fósforo. Por esta razón, en la actualidad sólo es empleado para fabricar una pequeña parte de la producción total de acero.

Fuente:
Momento Estelares de la Ciencia – Isaac Asimov
Enciclopedia Barsa de Consulta Fácil
Microsoft ® Encarta ® 2000

William Beebe conquista el oceano Atlántico Se sumerge en la Profundiad del Oceano

William Beebe Conquista el Oceano Atlántico

El Everest Los Himalayas El Kilimanjaro Mar de los Sargazos

William Beebe conquista el oceano Atlantic

 Bebee Se Sumerge En El Océano:

Una tarde, a principios de este siglo, el joven zoólogo William Beebe discutía posibilidades y recursos para el buceo a gran profundidad con su buen amigo el presidente Theodore Roosevelt.  Aunque ambos sentían viva curiosidad por saber qué misteriosos seres vivían bajo la delgada capa de agua explorada hasta entonces por el hombre, no sabían qué hacer ante el eterno problema de la presión.

Sabían que el peso de las capas de agua, sin más, bastaba para hacer que un buzo no protegido perdiera el conocimiento a los 60 metros.  En el caso de que descendiera mucho más, sería triturado por la presión.  Antes de concluir la discusión, Beebe esbozó un cilindro como forma ideal de cámara de buceo, en tanto que Roosevelt dibujó una esfera.  En 1930, el propio Beebe demostró lo atinado de la teoría del presidente.

Para entonces, hacía ya diez años que Roosevelt había muerto, y Beebe era director del departamento de investigaciones tropicales de la Zoological Society de Nueva York.  A los 51 años era alto y algo calvo, vigoroso, un hombre inteligente y agudo en quien se combinaba la pasión científica con un temperamento poético.

Su autor favorito era Lewis Carroll, con quien compartía la fascinación ante los animales extraños y exóticos.  Provisto de escafandra, había realizado centenares de inmersiones oceánicas, en busca de seres marinos.  Pero, según su compañero de inmersión, Beebe no tenía “talento para las máquinas”, lo cual dificultaba su búsqueda de una cámara eficaz para la exploración submarina.

Su falta de éxito no se debíó a carencia de proposiciones.  Año tras año, Beebe había recibido tantos planes -impracticables todos-, que empezaba a sospechar que la mitad de la gente desocupada de los Estados Unidos se dedicaba a diseñar tanques de buceo.  Por fin, en 1928, entró en su oficina un joven ingeniero con inventiva, Otis Barton, y desplegó un plano sobre la mesa.  “Mi idea es muy sencilla”, dijo Barton, “sólo una esfera hueca de acero colgada de un cable.”

El dibujo le recordó algo a Beebe.  Sabía que la presición se distribuía más uniformemente por la superficie de una esfera.  La simplicidad de aquella esfera era engañosa; a medida que Barton iba explicando las sutilezas de ingeniería que sustentaban el plan, Beebe se iba convenciendo de que allí estaba, por fin, el receptáculo ideal.

La bola de acero tendría un diámetro de 1.40 m, y un peso muerto de dos toneladas y media.  En sus paredes de más de 3 centímetros de espesor habría tres ventanas redondas de 20 cm, hechas de cuarzo fundido, una de las sustancias más resistentes y transparentes conocidas.

Del otro lado de las ventanas estaría la puerta, una tapa de acero sujeta con pernos y tan pesada que tendría que ser puesta y quitada con poleas.  Un cable de acero irretorcible, de un kilómetro de largo y casi dos centímetros y medio de grueso, que no se rompería con menos de 29 toneladas de tensión, bajaría y subiría la bola, y la comunicación con el mundo exterior sería por un tubo de hule compacto que alojaría alambres para luz eléctrica y teléfono.

No bien tuvo la aprobación de Beebe, Barton, que disponía de fortuna personal, hizo un contrato con una compañía hidráulica de Nueva Jersey para que realizara la construcción a expensas suyas.  Quedaba el problema del nombre.  Después de cuidadosa consideración, Beebe optó por “batisfera”, formado por dos palabras griegas, y que venía a significar “esfera de las profundidades”.

En la primavera de 1930, Beebe estaba en condiciones de emprender la primera exploración humana del interior desconocido del océano.  Decidió sumergirse en un lugar a unos 15 kilómetros al sur de la islilla Nonsuch, una de las Bermudas, donde había establecido previamente una estación completa de investigación oceanográfica.

A principios de junio, la gran embarcación portadora de la batisfera fue remolcada mar adentro.  Con Beebe iba Barton, que lo acompañaría en la inmersión, y un equipo de más de 26 auxiliares.

La montaña submarina que asoma en las Bermudas descendía rápidamente bajo la barcaza.  Cuando la profundidad llegó a un par de kilómetros, Beebe dio la señal de detenerse y se dio comienzo a algunos ensayos previos.  Todo el mundo comprendía bien el riesgo a que se expondrían los buzos.

La batisfera no tenía ningún dispositivo de seguridad.  Como no flotaba, le era imposible volver automáticamente a la superficie.  Si se rompía el delgado cable, se iría al fondo sin esperanza de rescate. (Más tarde, la esposa de Beebe se preguntaba por qué la esfera y el cable no se habrían encerrado, por si acaso, en una red de acero.  La respuesta es sencilla: al parecer, a nadie se le había ocurrido.)

El 6 de junio amaneció tranquilo y despejado, tiempo perfecto para el primer descenso de la batisfera con sus ocupantes.  Alrededor del mediodía, Beebe y Barton se deslizaron por la puerta de 35 centímetros, sufriendo magulladuras con los pernos, y se hicieron un ovillo en el frío suelo de la cámara de observación.

Beebe iba al lado de las ventanas (sólo dos llevaban cuarzo; la tercera estaba tapada con una placa de acero); Barton se agazapó junto a la puerta, donde pudiera ver los instrumentos.  Los dos buzos llevaban audífonos telefónicos, que les dejaban las manos libres.  La zoóloga Gloria Hollister anotaría sus observaciones transmitidas telefónicamente desde las profundidades.  Le enviarían información cada cinco segundos, para que los de la superficie supieran que seguían a salvo.

A pesar de todo el equipo hacinado en la batisfera -tanques de oxígeno, productos químicos, luces, interruptores, sistemas de comunicación y herramientas-, los buzos anunciaron que tenían “espacio de sobra”.

Satisfecho, Beebe dio la señal de que empezara el cierre, y la tapa de casi 200 kilos fue aplicada a los pernos.  Para evitar cualquier falla en las roscas, cada tuerca fue afianzada con llaves y martillos. Dentro de la batisfera el ruido era tan tremendo que Beebe temió que se rajaran las ventanas de cuarzo.

Pero resistieron, y los martillazos cesaron.  Barton probó el reflector y ajustó las válvulas para que saliera oxígeno de los tanques a razón de dos litros por minuto.  Un ventilador eléctrico hacía circular el aire; bandejas de cal eliminaban el dióxido de carbono exhalado, y otras, con cloruro de calcio, absorbían el exceso de humedad.

A la una en punto chirriaron las poleas; la batisfera se columpió sobre la borda y descendió junto al costado de la embarcación hacia el mar.  Beebe, confundido por la transparencia inusitada de las ventanas de cuarzo, sintió que la esfera se balanceaba demasiado cerca de la nave.  “Gloria pregunta por qilé el director maldice así”, preguntó una voz por el alambre.  Beebe replicó que lo que dijera sería poco, pues el costado del barco estaba apenas a un metro.  Fue tranquilizado en seguida: había cinco metros de distancia.

La batisfera chocó con el agua, pero sus ocupantes apenas lo sintieron.  La espuma se arremolinó en los cristales y todo se puso verde.  Se veía el casco de la barcaza.  Beebe lo describió como “un escollo pasajero y fluctuante, con banderines agitados de algas, largas esponjas tubulares, pellas de ascidias negras como el azabache y placas delgadísimas de conchas con agudas espinas”.

La quilla se perdió de vista rápidamente por encima de él.  A 15 m de profundidad, Beebe comentó que nunca había bajado más con escafandra.  A los 30 m, mientras se alejaban sin cesar de los rayos solares, la luz verde que iluminaba el mar empezó a menguar.

A los 90 metros, Barton dio un repentino grito de alarma.  Había sentido algo mojado.  Beebe dirigió su luz hacia la puerta y vio que se filtraba agua.  Ya había medio litro en el suelo.  Beebe no se inmutó y dio orden de que los bajaran más aprisa.  Sabía que la mayor presión del agua ajustaría la puerta contra la batisfera.  El agua dejó de penetrar.

Estaban a más de 150 metros.  La batisfera descendía ahora por regiones totalmente inexploradas del mar.  A los 200 metros, Beebe, deslumbrado por la belleza circundante, pidió una detención transitoria.  Se le ocurrió que hasta entonces sólo cadáveres humanos habían llegado a aquellas profundidades.

La luz se había vuelto de “un azul translúcido indefinible … que parecía materialmente entrarnos por los ojos”.  Por primera vez en el descenso de la batisfera, el haz del fanal eléctrico fue visible, “pálido rayo de luz amarilla, muy amarilla”.

A medida que continuaba el descenso, se oscurecía el resplandor azul.  A 240 metros, “cierto aviso mental” le dijo a Beebe que no debían descender más aquella vez.  Sin vacilación, dio orden de que los izaran a la barcaza.  “El ascenso a la superficie y la salida al aire dio la impresión de un vuelo hacia un techo duro; hasta me agaché esperando el choque, pero todo se redujo a un remolino de espuma y burbujas, y el resto fue cielo.”

Uno por uno, fueron soltados los diez pernos, y los buzos se desplomaron sobre la cubierta, tiesos y doloridos.  Habían pasado encerrados en la batisfera exactamente una hora.  Beebe, enteramente absorto, había estado sentado sobre una llave de tuercas todo el tiempo, y durante varios días llevó la marca en el trasero.

Cuatro días después, la vía de agua de la puerta había sido tapada con albayalde y los buzos emprendieron el segundo descenso.  Pero a los 75 metros la comunicación telefónica se suspendió súbitamente, aterradoramente. “Ninguno de los dos nos habíamos dado antes cuenta cabal de nuestra posición en el espacio.  Nos habíamos convertido en verdadero plancton.” La batisfera fue subida a toda prisa y se aplazó el descenso para llevar a cabo reparaciones.

A las 10 de la mañana del 11 de junio, los buzos volvieron a ser sumergidos en las aguas del sur de la isla Nonsuch.  Esta vez Beebe se proponía hacer un estudio serio de los seres que apenas había entrevisto a causa de la emoción del primer descenso.

La batisfera llevaba atadas las banderas del Club de Exploradores y del Departamento de Investigaciones Tropicales de Beebe; debajo de las ventanillas de observación colgaba tentadoramente un calamar descompuesto envuelto en paño fino, rodeado de anzuelos luminosos cebados.

Mientras descendía la batisfera, Beebe realizaba un estudio científico de los colores cambiantes del mar.  Empezó por desaparecer la luz roja y anaranjada a 45 metros, luego la amarilla a 90 metros. Hacia los 105 metros, aproximadamente, la mitad del espectro era azulvioleta, una cuarta parte verde, y el resto un resplandor pálido incoloro.  A 135 metros sólo se veía en el espectroscopio el violeta y una fracción del verde.  Cuando llegaron a los 240 metros, no quedaba más que una estrecha línea de blanco grisáceo pálido.

Entonces, mucho más allá del alcance de los rayos solares, Beebe empezó a experimentar con su poderoso fanal, Pero el intenso haz le molestó: casi todo el tiempo prefirió observar los animales que nadaban detrás de la ventana aprovechando el resplandor de su propia luminiscencia.

Con su extraordinaria facultad de observación y un conocimiento aparentemente instintivo de toda la vida marina, aprendió en seguida a buscar detrás de los puntos brillantes de los seres marinos tratando de determinar las tenues formas circundantes.

A cualquier profundidad se podía observar el constante ajetreo del plancton microscópico y los copépodos, los organismos más abundantes en el mar.  La mayoría de los peces vistos entre los 60 y los 90 metros eran de la familia de los carángidos, como pámpanos y peces piloto.

A tales profundidades vivían también delicados y sinuosos sifonóforos, enjambres de medusas y nubes de caracoles con conchas sutiles como telarañas.  A los 120 metros pasaron resplandecientes peces linterna y anguilas bronceadas, seguidos a los 165 metros por la fantasmagórico larva de una anguila, “pálida cinta transparente, anunciada por un par de ojos iridiscentes”.

Cincuenta metros más abajo, Beebe vio una medusa que “con el estómago lleno de una masa luminosa de alimento” rebotaba en la ventana.  Era difícil creer que seres de aspecto tan frágil soportaran una presión suficiente para triturar a un hombre.  Beche fue el primer ser humano que vio vivos un cardumen de ciertos pece cillos plateados, con luces chispeantes en los costados.

Los buzos dejaron atrás su anterior límite de 240 metros y siguieron hasta los 360, donde el fanal descubrió la forma serpentina de un pez dragón de cola dorada,con aletas transparentes.  Beche sabía que este animal tiene al menos 300 órganos luminosos, pero desgraciadamente no se notaban, a causa de la luz del fanal.

A 435 metros, la presión total sobre la batisfera era de casi 3400 toneladas, pero aun así Beche sentía un peligroso impulso de abrir la portezuela y salir a nadar. Escribió:

“Los anzuelos cebados se agitaban de aquí para allá, y el borde de una de las banderas se movía perezosamente.  Tuve que hacer un enorme esfuerzo y refrenarme, recordando que la menor fractura del cristal o falla del metal significaría una muerte instantánea.  No había la menor posibilidad de ahogarse, pues las primeras gotas se habrían clavado en la carne y los huesos como balas.”

Mientras los dos exploradores se mecían en la negrura abisal, se sentían tan aislados como átomos flotantes en el espacio exterior.  Aunque Beche no percibió esta vez ningún “aviso mental”, mandó que los izaran.  Cuarenta y tres minutos más tarde, después de cerca de dos horas de inmersión, los dos hombres ya estaban en la cubierta, con “el recuerdo de escenas de vida en un mundo tan extraño como el de Marte”.

Pasaron dos años antes de que Beche y Barton tuvieran oportunidad de realizar otra inmersión.  La batisfera casi no había cambiado, salvo por la adición de otra ventana de cuarzo en la tercera abertura. En vista de que los observadores se proponían descender más que nunca, la esfera fue sumergida, vacía, a casi 1000 metros.  Fue una precaución muy oportuna, pues la nueva ventana no cerraba herméticamente.

Cuando reapareció la batisfera, venía llena de agua de las profundidades y su presión interior era tal que el perno central de la puerta, al empezar a ser aflojado, saltó de las manos de Beche y cruzó la cubierta como un proyectil, seguido de un estruendoso chorro de agua.  Hizo un impacto de 2.5 cm de profundidad en la cabria de acero, situada a 10 metros.  “Si hubiera estado en medio, me decapita”, observó Beebe.

El cuarzo fue sustituido por la placa de acero, y a la una y cuarto del 22 de septiembre de 1932 volvieron a agazaparse como ya sabían.  Esta vez se puso afuera una langosta viva a modo de cebo.  El equipo fue soltando cable despacio, de manera que Beebe y Barton casi no sentían el descenso.

Luego de hora y media de contemplación absorta del panorama que se iba oscureciendo, oyeron por los audífonos sonar las sirenas del remolcador, indicando que alcanzaban la profundidad máxima que habían alcanzado en 1930.  Poco después, la señorita Hollister recordó a Beebe que durante los siguientes 30 minutos todo lo que dijera sería transmitido al mundo por la NBC.  Fascinado a la vista de dos anguilas bronceadas, no tardó en olvidar la advertencia y siguió recitando los nombres zoológicos de las especies que reconocía, incomprensibles para la mayor parte de los oyentes.

Hacia los 500 metros, el mar era impenetrablemente negro, salvo por “un enjambre de peces linterna brillantemente iluminados con luces verde pálido”.  Quince metros más abajo, la oscuridad dentro de la batisfera parecía casi tangible.  Beebe había alcanzado uno de los principales propósitos de su expedición:

“Llegar más abajo del límite de la luz humanamente visible.  Estaba más allá del alcance de la luz solar por lo que se refiere al ojo humano, y a partir de allí no había habido día ninoche, invierno ni verano desde hacía dos mil millones de años.”

Beebe llevaba abajo dos horas y media y sus descripciones se hacían cada vez más inarticuladas.  Casi todos los animales que pasaban por las ventanas jamás habían sido vistos, así que no tenían nombres.  Reconoció, sin embargo, un monstruo que se abalanzó contra el cuarzo enseñando largos colmillos y luciendo escamas hexagonales.  Era el pez víbora, de agudos dientes, que mide unos 25 centímetros y engulle presas tan grandes como él.

De pronto, a los 594 metros, la barcaza empezó a zarandearse en mar picado y a dar tirones al cable.  Beebe fue lanzado contra la ventana y se partió el labio y la frente, y Barton dio de cabeza contra la puerta.  Pero Beebe no se decidía a interrumpir el descenso.  Por fin, a los 677 metros, Beebe y Barton decidieron volver a la superficie.

También el ascenso reservaba sorpresas.  A 640 metros se cayó al suelo una bandeja de cloruro de calcio y distrajo a Barton.  Beebe, como de costumbre, no dejó de observar, según señaló Barton disgustado.  “Un dragón de mar de casi dos metros pasó ante la ventana y volvió un momento después con su pareja.

Hasta entonces los científicos dudaban de la presencia de peces tan grandes a profundidades medias.  Era el único gran dragón jamás visto, y casi me lo pierdo.” Beebe llamó a este importante descubrimiento Bathysphaera intacta (“pez batis’fera intangible”).

A 580 metros, pasó nadando una hembra de balderraya de medio metro, “con boca y dientes enormes” y un tentáculo en lo alto de la cabeza.  Beebe sabía que aquel pez, como otros muchos que veía, no había experimentado ninguna transformación en centenares de millones de años.  Mientras la batisfera seguía subiendo despacio,

Beebe meditaba acerca de la inmutabilidad del mar, en contraste con la tierra siempre cambiante.

A las cuatro de la tarde, la batisfera llegó a la superficie, y los que la subían advirtieron con sorpresa que la langosta, dada por muerta desde hacía mucho, seguía retorciéndose indignada.  El resistente crustáceo había soportado toneladas de presión marina.

Pasaron otros dos años.  En 1934 la National Geographic Society ofreció patrocinar otra expedición.  La batisfera, exhibida en el Hall of Science de Chicago, fue sometida a una renovación a fondo.  Se le pusieron ventanas nuevas, tanques de oxígeno, ventilador, bandejas de productos químicos y audífonos.  Al acabar, poco quedaba del viejo casco, a no ser la esfera azul oscura.

A las 9:41 de la mañana del 1 1 de agosto, la batisfera entró en el agua a diez kilómetros al sudeste de la isla Nonsuch y en seguida se perdió de vista.  Dentro, Beebe y Barton contemplaban los ya familiares ejércitos de sifonóforos, peces de cola amarilla y pámpanos con franjas azules.

A los 240 metros aparecieron quetognatos y cardúmenes de copépodos, ávidamente perseguidos por voraces peces con la boca abierta.  El espectro azul volvió a pasar al gris, y a 460 metros Beebe vio un nuevo pez, de mas de medio metro, con aletas como “velas fantasmales”.  Con su sagacidad imaginativa, lo llamó “velapálida”.

La sirena del remolcador anunció una nueva marca al llegar la batisfera a 700 metros.  Pero la inmersión continuó.  A 760 metros, dur{tnte media hora de descan so, Beebe vio en el haz del fanal “un extraño cuarteto” de peces que llamó arcoiris abisales.  Medían diez centímetros y nadaban en formación cerrada, casi verticales.  Tenían mandíbulas y cabezas carmesí, cuerpos de opulento azul y colas amarillas.  Beebe señaló el despilfarro que representaba la exhibición de tan vivos colores en la negrura eterna de las profundidades.

Después de una prolongada sesión fotográfica, los exploradores se sintieron cansados y pidieron que los subieran a la superficie.  El momento fue oportuno, ya que a 580 metros apareció un extrardinario pez en forma de hoja.  Tenía el cuerpo plano y pardo tachonado de hileras de luces amarillas y moradas.  Beebe lo llamó “pez constelación de cinco líneas” y lo tuvo por “una de las cosas más encantadoras” que había visto.

La inmersión final y más profunda de Beebe y Barton juntos en la batisfera fue cuatro días después, la mañana del 15 de agosto de 1934.  Bajar sólo para superar marcas no tenía sentido para Beebe.  Su única ambición era descubrir nuevas especies y observar comportamientos insólitos. A 510 metros, éstos no faltaron: “Vi un animal de varios centímetros de largo precipitarse contra la ventana, volverse y estallar.

A la luz del destello, tan intenso que me iluminó la cara y el borde de la ventana, vi el gran camarón rojo y el líquido ígneo que derramó … Es bien sabido que distintos camarones de las grandes profundidades se defienden así … Es la versión abisal de la cortina de protección de tinta del pulpo en la superficie.”

A 745 metros, el explorador se sorprendió al ver una masa confusa de unos 6 metros pasando tranquilamente al final del haz del reflector.  Beebe supuso que debía de ser un miembro pequeiío de la familia de las ballenas, capaces de “una adaptación química en la sangre que les permite descender más de kilómetro y medio y volver a subir sin padecer por el cambio de presiones”.

Barton, que no vio la ballena, no tardó en hacer un descubrimiento por su cuenta: el primer Stylophthalmus vivo, “uno de los más notables peces de las profundidades”.  Tiene los ojos alojados en la punta de pedúnculos periscópicos que miden casi la tercera parte del cuerpo.

A las 11:12 a.m. la batisfera se detuvo al fin a 923 m. Beebe y Barton estaban a casi un kilómetro de profundidad, marca que tardó 15 años en ser superada, por el propio Barton.  Beebe, pensativo en el interior de su esfera, sentía a través de la absoluta negrura circundante la pureza de las aguas y adivinaba una analogía entre los cuerpos luminiscentes de las profundidades del mar, y los planetas, soles y estrellas en el espacio.

Asesinato de Mussolini Cadaver de Lider de Fascismo Italiano Muerte

Asesinato de Mussolini: Cadáver de Líder de Fascismo Italiano

MUERTE DEL BENITO MUSSOLINI

Benito Mussolini: El castigo aún después de la muerte

La Plaza Loreto de Milán fue el escenario elegido para exhibir el cuerpo ya sin vida de Benito Mussolini, fundador del fascismo y dictador de Italia en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. La idea de aquella inusual exhibición fue demostrar al pueblo italiano y al mundo la veracidad de la notica de la muerte del dictador, por lo que en repudio a su figura fue colgado boca abajo en el centro de la plaza, junto a su amante Clara Petacci, y sus subordinados.

Muerte del Duce

La gente se agolpaba alrededor de los cuerpos y con una furia sin límites lanzaba piedras y diversos elementos contundentes, que iban a dar contra los cuerpos colgados. La venganza del pueblo pudo vislumbrase en el rostro del llamado Duce, que había sido desfigurado a golpes volviéndolo casi irreconocible.

No obstante, el inevitable desenlace del fascista italiano comenzó en la madrugada del 27 de abril de 1945, cuando al parecer fue capturado durante una operación realizada por el servicio policial.

Pero lo cierto es que existen diversas versiones de aquel suceso, entre las que se especula con la posibilidad de que sus custodios alemanes decidieron entregarlo a los partisanos, y que fue un sicario quien en realidad acabó con su vida y la de su amante, luego de descargar su pistola contra ellos utilizando varios disparos.

Por otra parte, también se especula que había sido capturado por las milicias antifascistas durante la huida que Mussolini y Petacci protagonizaban a Alemania.

Otra de las versiones se basa en el rumor que asegura que Mussolini había sido asesinado por un grupo de militares ingleses, en una misión especial que tenía como objetivo evitar que el Duce diera a conocer una serie de documentos que revelaban vínculos entre Wiston Churchill y él.

Las dudas en torno a la muerte del dictador y su amante han sido siempre tema de debate en la opinión pública, ya que incluso algunos expertos llegaron a asegurar que los disparos en los cuerpos de ambos fueron realizados una vez que éstos habían fallecido, y que en realidad murieron a causa de estrangulamiento previo.

Hoy a más de sesenta años del histórico linchamiento de los cuerpos sin vida del líder fascista y de su amante en la emblemática Plaza Loreto, aún no han podido resolverse los enigmas que rodearon a su muerte.

Benito Mussolini junto a su esposa, colgados boca abajo

El 27 de abril de 1945, a las diez de la mañana, los guerrilleros comunistas dejaron paso a la gente para que presenciara lo que habían hecho con Benito Mussolini, su compañera Clara Petacci y otros cuatro dirigentes facistas capturados. Los cuerpos habían sido colgados por los pies, cabeza abajo, del techo de una estación gasolinera. Mussolini y Clara estaban al centro. El vestía su camisa de militar, pantalones de montar negros y botas.

Su rostro era casi irreconocible, cubierto de sangre y mostrando las huellas de puntapiés y taconazos que recibió antes y después del ametrallamiento. La figura de Clara resultaba patética. Parecía una jovencita de colegio; con el cabello rizado, muy corto, incluso en la muerte se veía graciosa. Calzaba zapatos azules, de taco alto, y una blusita de encaje bajo el elegante traje gris. Con ese peculiar pudor de los marxistas, le habían amarrado la falda con una cuerda que le pasaba entre las piernas.

Muerte de Saddam Hussein Juicio y Condena Muerte de Lideres Mundiales

Muerte de Saddam Hussein: Juicio y Condena Muerte de Lideres Mundiales

Muerte de Lideres Mundiales

Saddam Hussein: La muerte televisada

Durante la madrugada del 30 de diciembre de 2006, las imágenes grabadas en video de la ejecución a través del método de la horca en la que Saddam Hussein pago con su vida la condena por sus crimines, circularon a través del mundo poniendo de manifiesto la muchas veces macabra justicia del hombre.

método de la horca en la que Saddam Hussein

El dictador fue arrestado el 13 de diciembre de 2003 por intermedio de una operación estratégica que había sido desarrollada entre los efectivos kurdos iraquíes y el ejército estadounidense.

Debieron pasar dos años, lapso en el que se extendió el juicio ante el Alto Tribunal Penal iraquí, y precisamente el 5 de noviembre de 2006 se anunció públicamente la sentencia de pena de muerte y ejecución en la horca, tras ser encontrado culpable por delitos contra la Humanidad, la ejecución de 148 chiítas de la aldea de Duyail en 1982, el ataque químico a Halabja, la guerra contra Irán y la invasión de Kuwait, entre otros crímenes.

No obstante, ante la decisión del tribunal, Hussein se mostró desafiante, y no dudo en gritar a viva voz: “¡Larga vida a Irak, larga vida a los iraquíes! ¡Dios es más grande que el ocupante!”.

Finalmente el 30 de diciembre de 2006 cuando el sol comenzaba a mostrarse en el horizonte de Irak, el dictador, ataviado con un traje anaranjado y una copia del Corán en su mano, fue ejecutado en la horca con la misma soga que se había utilizado en diversas oportunidades para ejecutar a los enemigos de su régimen.

Se dijo que murió rápido, y que una vez producido el deceso, los testigos de la ejecución iniciaron una danza alrededor de su cadáver que aún pendía de la soga.

Mientras tanto, la televisión estatal Al-Iraqiya informaba: “El criminal Sadam ha sido ahorcado hasta la muerte”, a la vez que emitían imágenes de monumentos nacionales con el fondo de música patriótica.

Inmediatamente, las imágenes capturadas en video, que al parecer habían sido filmadas con un teléfono celular, comenzaron a circular por Internet, convirtiendo al cadáver de Sadam en un objeto macabro, más allá de los espectadores.

Ejecucion del Che Guevara Asesinato en Bolivia del Lider Cubano

Ejecución del Che Guevara: Asesinato en Bolivia del Lider Cubano

FAMOSOS MAGNICIOS DE LA HISTORIA

Che Guevara: La muerte de un idealista

El 9 de octubre de 1967 el mundo era sorprendido con la noticia de la muerte de Ernesto Guevara, quien bajo el apodo de “El Che” se había convertido en vida en una de las figuras políticas y revolucionarias que a lo largo de los años ha despertado grandes pasiones.

Durante años, una serie de morbosas fotografías de los últimos momentos con vida del Che, incluso aquella que lo retrata fallecido sobre una gran pileta de lavado, han recorrido el mundo alimentando al mito que encierra la historia de este médico argentino que decidió dedicarse a la política y participar activamente en la Revolución Cubana de los años cincuenta.

muerte de Ernesto Guevara

Las circunstancias que giraron en torno a su muerte demuestran que fue un hombre que lucho por sus ideales hasta el último aliento. El Che Guevara había sido tomado prisionero por los militares del ejército boliviano durante el combate desarrollado en Quebrada del Yuro.

Como prisionero fue enviado a una escuela que se encontraba en un paraje en las cercanías de la aldea La Higuera, y recluido en una de las aulas en las que solían ser detenidos los guerrilleros, y donde al mismo tiempo se almacenaban los cadáveres de los guerrilleros muertos.

Al detenerlo, la misión de los militares ya había sido decidida, y el Che Guevara debía pagar con su sangre sus ideales, por lo que se realizó una suerte de sorteo entre los miembros del ejército para elegir al hombre que se encargaría de ejecutar al Che. El sargento Mario Terán fue el brazo ejecutor de la misión.

Luego del asesinato, precisamente sucedido el 9 de octubre de 1967, el gobierno de Bolivia decidió anunciar públicamente la muerte de Ernesto Guevara, asegurando en el comunicado que su fallecimiento se había producido en medio de un combate.

Para difundir la noticia, previamente el cadáver del Che Guevara fue transportado en helicóptero a Vallegrande, y allí fue colocado sobre las piletas del lavadero del hospital Nuestro Señor de Malta.
Fue en aquel lugar donde el cuerpo sin vida de Guevara permaneció en exhibición pública durante dos jornadas consecutivas, momento en que el fotógrafo Freddy Alborta retrató para siempre aquella imagen que aún recorre el mundo.

Una vez finalizada aquella exhibición, el ejército procedió a hacer desaparecer el cuerpo sin vida del Che, como solía hacerse con el resto de los guerrilleros.

Con el correr de los años, y gracias a las investigaciones impulsadas por el gobierno cubano, finalmente el 28 de junio de 1997, un grupo de científicos cubanos junto al Equipo Argentino de Antropología Forense lograron hallar los restos de Guevara y de seis de sus hombres dentro de una fosa común ubicada en Valle Grande.

Hoy el cuerpo sin vida de este emblemático idealista, descansa en la un sepulcro ubicado en Santa Clara en el Memorial de Ernesto.

Muerte de Goering Cadaveres de Lideres Mundiales de la Historia

Muerte de Goering: Cadaveres de Lideres Mundiales de la Historia

Hermann Goering: Morir por la Alemania nazi

El 20 de abril de 1945 se celebró el Berlín el último cumpleaños de Adolf Hitler, que lo festejó entre la felicidad de encontrarse junto a sus aliados, pero también con la desesperación provocada por la inminente caída de su régimen nazi. Durante la celebración, Hermann Goering, mariscal del Reich y sucesor oficial de Hitler, estaba presente y por supuesto le presentó sus respetos al Führer pero sin jamás apartar de su mente la decisión que previamente había tomado.

 

Hermann Goering: Morir por la Alemania nazi

Convencido de seguir el camino de sus colegas y de su líder, que ya había decidido morir en el Fuhrerbunker ubicado en Berlín ante la llegada de los soviéticos, Goering se retiró de la fiesta sin anunciarlo, y huyó a Obersalzberg.

Una vez que Berlín cayó ante la avalancha soviética, Goering envió un telegrama en el que señalaba que desea asumir la jefatura del Reich, por lo que inmediatamente fue arrestado por las fuerzas vencedoras en su propio domicilio junto a toda su familia.

A partir de aquel momento, el militar alemán fue sometido a juicio ante el Tribunal Especial de Núremberg, encontrado culpable y condenado por un sinfín de delitos de gravedad, entre los que se sindicaron las causas de crímenes contra la humanidad y conspiración de una guerra ofensiva.

Durante el juicio, Giering había decidido representarse a sí mismo en la defensa de su persona, y si bien la fiscalía en determinado momento estuvo a punto de declararse incompetente, lo cierto es que las pruebas, documentos y el testimonio de los testigos pusieron fin a la defensa del militar.

Cuando el juicio estaba llegando a su etapa final, todos los presente pudieron vislumbrar el decaimiento de Goering, que se mantenía ausente, sin prestar atención al jurado, y respondiendo sólo con monosílabos.

La sentencia fue condenarlo a pena de muerte en la horca, ejecución que se produciría en el 15 de octubre de 1946, pero que jamás pudo ser llevada a cabo.

La muerte de Goering se produjo ese mismo día, cuando el militar nazi decidió quitarse la vida, ingiriendo el contenido de una capsula de cianuro, a tan sólo horas de la ejecución planificada.

Junto al cuerpo sin vida de Goering tendido en la cama de su prisión, se halló una carta dirigida a su esposa Emmy, en la que el militar declaraba que había sido el dueño de su propio destino.

Asesinato de Kennedy John Historia Muerte del Politico Americano

Asesinato de Kennedy John, Historia: Muerte del Político Americano

LA TRAGICA MUERTE DE KENNEDY

John F. Kennedy: Un enigma de estado: El 22 de noviembre de 1963 un episodio trágico convertido en noticia inmediata golpeó duramente a la opinión pública de los Estados Unidos, se había producido la muerte del presidente John F. Kennedy, tras ser asesinado por un francotirador en Dallas, Texas.

Kennedy John, asesinato

Inmediatamente las dudas acerca del irremediable deceso del mandatario pusieron en tela de juicio los sistemas de seguridad de todo el país, y el sostenimiento de una verdadera democracia.

Los medios anunciaban que un simple hombre llamado Lee Harvey Oswald y que se desenvolvía como empleado del Texas School Book Depository en la Plaza Dealey, había sido el autor del disparo mortal.

El hecho ocurrió inesperadamente, mientras Kennedy realizaba un paseo oficial ante una gran congregación de público en las inmediaciones de la Plaza Dealey.

Lee Harvey Oswald había sido encontrado pocos minutos después por la policía en las cercanías del lugar del suceso, portando un arma que coincidía a simple vista con el disparo que alcanzó la cabeza del presidente.

No obstante, el acusado aseguró que él no había matado a nadie, y que en realidad sólo había sido un señuelo para proteger al verdadero homicida.

Durante las investigaciones se pudo dictaminar que Kennedy había sido víctima de un asesinato provocado por un francotirador, siendo sindicado Oswald como el responsable del hecho.

Sin embargo, otra de las conclusiones de la autopsia realizada al cadáver de Kennedy aseguraba que Oswald no había actuado solo. Las especulaciones en torno a la muerte del trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos tuvieron por supuesto fuertes condimentos políticos, e incluso se llegó a asegurar que el autor intelectual del homicidio había sido el vicepresidente Lyndon B. Johnson, quien sucedió a Kennedy en el cargo.

A lo largo de los años, muchos investigadores y especialistas sostienen la teoría que señala que Kennedy fue la víctima de un asesinato planificado por un grupo de agentes de la CIA, y que en realidad el francotirador era un asesino a sueldo de dicha oficina estatal, cuyo apellido era Lucien Sartí.
Lo cierto es que a pesar de los años transcurridos, la muerte de Kennedy continúa siendo una fuente de controversias y especulaciones, sobre todo por el escándalo relacionado a la inmediata eliminación de pruebas.

Muerte de Ceaucescu Dictador Rumano Historia de su Ejecucion

Muerte de Ceaucescu Dictador Rumano: Historia de su Ejecución

Nicolae Ceausescu: “La historia me vengará”

El 25 de diciembre de 1989 se produjo la ejecución del dictador rumano Nicolae Ceausescu y su mujer, luego de que un tribunal militar los condenara a pena de muerte bajo los cargos de genocidio, daño a la economía nacional, enriquecimiento injustificable y uso de las fuerzas armadas en acciones en contra de civiles.

Según relatan los historiadores, mientras los ciudadanos de Romanía festejaban la noticia emitida por el tribunal, el matrimonio era retirado del patíbulo en una escena realmente escandalosa, durante la cual Ceausescu no dudó en gritar con toda su voz: “¡Viva la República Socialista de Rumanía! ¡La Historia me vengará!”.

dictador rumano Nicolae Ceaucescu

Pero aquel episodio que puso fin a los interminables crímenes cometidos por el dictador tuvo su inicio en realidad el 17 de diciembre de 1989, cuando Ceausescu ejecutó la orden para que el ejército disparara contra un grupo de personas que se encontraban manifestando en Timisoara.

La rebelión de los civiles rápidamente se extendió por el país, llegando incluso a la ciudad de Bucarest, lugar donde los historiadores aseguran que las Fuerzas Armadas decidieron no enfrentarse con los manifestantes.

La noticia llegó rápidamente a oídos de Ceausescu, quien ante el peligro que corría su integridad decidió huir junto a su mujer Elena y dos de sus colaboradores, con destino a la capital del país.
A pesar de los intentos por escapar, finalmente el matrimonio Ceausescu fue arrestado por la policía durante un control de carretera, y enviado a las instalaciones militares.

Un día después, precisamente en la fecha en que la población cristiandad festejaba la Navidad, se produjo la ejecución del dictador y su mujer, y ese fue el motivo por el cual a más de 20 años del suceso, los ciudadanos de Romanía sienten aún la carga de haber ejecutado a dos personas en una jornada religiosa.

Por su parte, para Ceausescu aquello no parecía importante, ya que hasta los últimos momentos de vida sostuvo la importancia de su régimen, e incluso muchos aseguran que murió cantando “La Internacional”, aquella famosa canción del movimiento obrero, que hoy se ha convertido en el himno oficial de los trabajadores.

Muerte Lideres Politicos Mundiales Cadaveres Famosos de la Historia

Muerte de Lideres Políticos Mundiales: Famosos de la Historia

Pol Pot: La muerte de un genocida

Saloth Sar, más conocido en el mundo como Pol Pot, es ya parte de la historia universal, tras haberse convertido en vida en el máximo responsable del llamado genocidio camboyano, durante el que desaparecieron casi tres millones de personas.

Pol Pot Genocida Camboya

Hoy, Pol Pot es sólo un cadáver más, aunque la circulación constante de la fotografía del genocida muerto continúe sembrando cientos de debates y controversias.

Su muerte se produjo el 15 de abril de 1998, cuando Pol Pot había cumplido los 73 años, y el lugar del deceso fue precisamente en medio del paisaje de las selvas camboyanas, donde el asesino de masas había pasado su juventud planificando su futuro como líder del posteriormente llamado régimen de los “Jeremes Rojos”.

Según las investigaciones realizadas luego de que apareciera el cadáver de Pol Pot señalan que durante los últimos días de su vida había sido tomado como prisionero del grupo que él mismo había fundado.

Si bien las investigaciones oficiales dictaminaron que su fallecimiento se debió a un ataque cardíaco, lo cierto es que las especulaciones posteriores han intentado develar la posibilidad de la existencia de un atentado.

Esta hipótesis se basa en el hecho de que luego de producida la muerte de Pol Pot, su cuerpo fue incinerado en una hoguera, cuyo fuego había sido alimentado con vehículos en desuso.

Cabe destacar que antes de la cremación del cadáver de Pol Pot, un grupo reducido de periodistas y representantes del gobierno tailandés pudieron acceder a corroborar el hecho, ya que su cuerpo fue expuesto ante ellos en una cabaña ubicada cerca de la frontera entre Camboya y Tailandia.

Si bien quienes asistieron a la reunión, y pudieron tomar las escasas fotografías que aún circulan del cadáver de Pol Pot aseguraron que no mostraba signos aparentes de heridas, lo cierto es que siempre quedará en el misterio si en realidad se trató de un asesinato provocado por los miembros de los Jémeres Rojos, ante la inminente detención del líder a manos del ejército de los Estados Unidos.

Muerte de Mao tse Tung Cadaveres Famosos de la Historia

Muerte de Mao tse Tung: Cadáveres Famosos de la Historia

Mao Tse-Tung: En el año 1949 un simple pero a la vez profundo cambio de nominación para China daría lugar al comienzo de una nueva historia, ya que fue durante ese período que el líder militar y político Mao Tse-Tung cambiaría el nombre del país a República Popular de China.

Mao Tse Tung , lider de la revolucion china

La modificación fue el resultado de un extenso proyecto basado en las ideas socialistas de la Unión Soviética, plataforma en la que Mao enmarcó su sueño para China, pero que además se trataba de una política que tenía la particularidad de inclinar los esfuerzos hacia el campo y la agricultura.

Nacido bajo el nombre de Mao Zedong, pero conocido mundialmente como Mao Tse-Tung, ha ingresado a la historia universal como el más importante de los dirigentes del Partido Comunista de China, ya que fue durante su liderazgo que dicho partido logró alcanzar el poder en la China continental, luego de producida la Guerra Civil.

Durante la expansión de sus ideales a lo largo del país oriental, en primera instancia para lograr sus cometidos Mao se alió con los campesinos, ya que en definitiva ellos eran la base de su trabajo.

Con el apoyo del campesinado, Mao logró en primer lugar, y a través del Partido Comunista Chino, ocupar gran parte de los territorios rurales del sureste del país.

Ya en el año 1931 su lucha constante comenzaría a dar los resultados esperados, cuando logró fundar la llamada República Soviética de China, convirtiéndolo en presidente de facto.

Si bien en el año 1959 Mao decidió dejar el mandato presidencial de China, lo cierto es que continúo teniendo un gran poder e influencia en el país, hasta el día de su muerte en 1976.

Cuando se produjo su fallecimiento, los restos del ex mandatario fueron el centro de los servicios fúnebres, en una jornada en la que el pueblo de China se vio dividido.

Porque lo cierto es que la figura de Mao aún después de muerto continúa generando grandes controversias, ya que por un lado existe una fracción de chinos que lo consideran como el líder que cambió su país, y por ello lo reivindican.

Mientras tanto, otros habitantes del país lo consideran un genocida, responsable de más de 500.000 muertes, sucedidas como consecuencia de las políticas impartidas por Mao.

No obstante, a más de treinta años de su muerte, la estatua de Mao que se emplaza en Tiannanmen contempla la China posmoderna, observando que su legado sigue vigente.

Causas de la Muerte de Lenin Lider Revolucion Bolchevique

Causas de la Muerte de Lenin: Lider Revolución Bolchevique

ENFERMEDADES Y MUERTE DE LENIN

Vladimir Lenin: ¿Muerte por infarto o sífilis?

El fundador del leninismo dejó la vida terrenal el 21 de enero de 1924, cuando sólo tenía 53 años y una larga vida por delante para continuar con sus proyectos comunistas en Rusia.

Lider de la Revolucion Rusa

Sin embargo, la muerte anunciada llegó a después de sufrir una larga y penosa agonía en su lecho, en el que fue atendido por una gran cantidad de médicos que no pudieron hallar la cura exacta para contrarrestar la enfermedad que padecía.

Para 1922 la salud del líder revolucionario ruso comenzaba a mostrar un fuerte declinamiento, y fue precisamente ese año que sufrió su primer infarto, que no sería el único.

Aquel infarto le produjo serias secuelas, ya que lo dejó parcialmente paralizado, deteriorando cada vez más su rol en el gobierno. Por ello, con el segundo infarto, Lenin decidió que ya era tiempo de retirarse de la vida política del país.

El tercer infarto, producido en 1923, lo dejó por completo postrado en la cama, quitándole la posibilidad de hablar.

Un total de 27 médicos lo trataron sin encontrar la solución a su muerte inminente, que finalmente se produjo en la tarde del 21 de enero de 1924, en la ciudad de Moscú.

Si bien el comunicado oficial informaba que la muerte de Lenin se produjo por arterioesclerosis, considerado como el cuarto infarto cerebral sufrido, lo cierto es que sólo ocho de los 27 médicos que lo revisaron aceptaron firmar las conclusiones que señala la autopsia.

Este hecho dio como resultado que comenzaron a circular un sinfín de rumores en torno a la verdadera causa de la muerte del político, y la versión extraoficial indicaba que había muerto de sífilis.

Incluso, de acuerdo a un análisis postmortem que fue realizado por un grupo de especialistas en psiquiatría y neurología, y que posteriormente fue publicado por la Revista Europea de Neurología, sostenía que la causa del deceso de Lenin había sido en realidad el padecimiento de sífilis.

Por otra parte, existen una serie de documentos, que luego de la caída de la Unión Soviética fueron desclasificados, en los que se asegura que Lenin estaba siendo tratado de sífilis desde el año 1896.

Los médicos habían medicado a Lenin con arsénico y con yoduro de potasio, que en aquella época eran las únicas drogas que se utilizaban para contrarrestar los efectos provocados por la sífilis.
Asimismo, cabe destacar que las secuelas padecidas en vida por Lenin, como el daño vascular, la parálisis y otras incapacitaciones, eran típicas de dicha enfermedad venérea.

Sin embargo, oficialmente jamás se confirmó el rumor, por lo que la mayoría de los historiadores optan por creer como cierta la versión que señala que la causa de su fallecimiento fue por un infarto, el cual habría estado producido por una bala que Lenin tenía alojada en el cuello.

PARA SABER MAS…
LA  MUERTE DE  LENIN
En 1922, Lenin sufrió su primer ataque: apenas podía hablar, y, a pesar de una ligera mejoría, tuvo que retirarse al campo. Fue un duro golpe para el partido. Stalin ganaba autoridad e iba situando en los puestos clave a sus amigos de Tsaritsin. Lenin fue advertido de las brutales tendencias de Stalin, y se inquietó ante los desacuerdos en el seno’ del «buró» político.

En su famoso «testamento», dictado en 1923, aludía a la amistad entre Trotsky y Stalin, «los dos dirigentes más capacitados», añadiendo que el «enorme poder» de Stalin podría resultar peligroso. En 1923, dictó un postscriptum: «Stalin es muy brutal… y ese defecto resulta intolerable… Yo propongo a los camaradas que nombren a otro hombre más paciente, más leal, más educado…». Aquellas notas, naturalmente, permanecían secretas, pero Lenin, en sus últimos escritos contra los abusos de la Inspección Obrera y Campesina, se refería claramente a Stalin y a sus métodos.

Se había indignado ante la dureza de un amigo de Stalin, Ordyonikidche, enviado a Georgia. Presintiendo cercana la muerte de Lenin, Stalin necesitaba apoyo contra su gran rival, Trotsky, mucho más prestigioso que él. Formó un triunvirato oculto con Zinoviev y Kamenev. Este último era un teórico, y Zinoviev, un orador bastante demagógico, con mucha fuerza en Petrogrado (muy pronto llamada Leningrado).

Stalin dirigía y controlaba, en la sombra, aquel partido de 400.000 miembros, con sus fichas, sus nombramientos, sus órdenes de traslado, sus expulsiones. Trotsky denuncio el triunvirato, la «inaudita burbcrátización del aparato» y obtuvo la firma de 46 dirigentes contra los métodos de los triunviros. Stalin se mantenía prudente, pero una lucha terrible iba a entablarse, a la muerte de Lenin, ocurrida el 21 de enero de 1924. Lenin había sido el organizador general de la revolución, pero apenas había tenido tiempo que dedicar a la edificación propiamente dicha, durante el caos y la guerra civil.

Duro, poseído de una fe fanática, había conservado, sin embargo, una cierta bondad, una modestia y un respeto al hombre, que habían atenuado excesos y crueldades, (excepto durante la guerra civil). Cientos de millares de rusos desfilaron ante su féretro. A pesar de las protestas de sú viuda y de muchos intelectuales, se decidió embalsamar su cuerpo y colocarlo en un mausoleo. Había que encauzar a favor del régimen los instintos religiosos del pueblo ruso, reprimidos por las campañas ateístas, dándoles un centro de peregrinaje y de adoración.

Fuente Consultada: HISTORAMA La Gran Aventura del Hombre Tomo XII Editorial CODEX S.A. La Revolución Rusa

Cadaveres Famosos de la Historia Muerte de Politicos Argentinos

Cadáveres Famosos de la Historia: Muerte de Políticos Argentinos

Eva Perón murió en 1952; su pelo es aún bello y rubio, su rostro delicado parece el de una muñeca. Su cadáver es el máximo exponente de la perfección en el arte del embalsamamiento y ahora permanece, cuatro metros y medio bajo tierra, en el panteón de su familia, en un ¡cementerio de Buenos Aires. Eva, la más vibrante personalidad que haya conocido América del Sur, descansa por fin. Ha sido sepultada en su tierra, adonde regresó tras un secreto, misterioso exilio que duró dieciséis años.

Eva Duarte de Perón

Durante ese lapso, nunca llegaron a despintarse las leyendas que cubrían los muros de Buenos Aires, la ciudad que la adoraba: «Devuelvan el cadáver de Evita.» Evita era el sobrenombre que daban a su heroína los descamisados de los pobres de Argentina.

La devoción de los pobres hizo de Eva Perón, por cierto tiempo, la mujer más poderosa del mundo. Eva, hija ilegitima de una pobre mujer provinciana, nació en 1919, aunque —con inconfundible femineidad— asegurara que su año de nacimiento era 1922.

Cuando cumplió quince años se trasladó a Buenos Aires con su primer amante y trató de encontrar trabajo como actriz. Tenía veintidós años cuando conoció al coronel Juan Perón, que le doblaba la edad; en esa época era una joven estrella de la radiofonía y ganaba 10 pesos por semana, como presentadora de novedades discográficas y como protagonista de radionovelas baratas.

Perón, junto con otros líderes militares derechistas de la junta de gobierno argentina, llegó a la emisora para solicitar fondos en beneficio de las víctimas de un terremoto. El coronel —un juvenil, erguido y atlético militar de 48 años— quedó cautivado por la profunda y seductora voz de Eva. A partir de ese momento fue Eva la que recaudó dinero para el ministerio de Acción Social de Perón; así fue como se convirtió en su portavoz femenina.

«A él le importan un pimiento los uniformes brillantes y los smokings», murmuraba ella. «Sus únicos amigos son ustedes, los descamisados.»

Magnicidio de Marilyn Monroe Tragica Muerte Amante de Kennedy JFK

Magnicidio de Marilyn Monroe :Trágica Muerte Amante de Kennedy JFK

FAMOSAS MUERTE DE LA HISTORIA

Marilyn Monroe

Marilyn Monroe: ¿Suicidio o asesinato?

En vida siempre fue una mujer que vivió al límite, que desarrolló en pocos años una carrera artística que ha sido envidiada por millones de actrices, y se relacionó con el poder a través de su escandalosa relación amorosa con el entonces presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy.

Las circunstancias que rodean la muerte de la actriz Marilyn Monroe han generado inevitablemente que su cuerpo sin vida se haya convertido en uno de los más famosos de la historia. No sólo la fotografía de Marilyn tomada en la morgue ha circulado a través de todo el planeta, sino que también en los últimos tiempos ha aparecido una fotografía inédita que muestra el cadáver de la actriz en el dormitorio de su casa, imagen cuya propiedad es de la Global Rhythm Press.

Esta nueva fotografía, que ha sido publicada en el libro “Cadáveres exquisitos”, podría llegar a demostrar las verdaderas causas de la muerte de Marilyn.

Después de la autopsia al cadáver de Marilyn, la versión oficial sobre su muerte aseguraba que la actriz había fallecido a causa de una sobredosis de barbitúricos, los cuales habían sido ingeridos por ella con la firme convicción de suicidarse.

Muchos aseguran que el motivo de aquella trágica decisión fue una profunda depresión generada a raíz de la ruptura de su relación con Kennedy.

No obstante, también surgieron diversas teorías a lo largo de los años, las cuales intentan develar, aún en la actualidad, la posibilidad de que se haya tratado de un homicidio.

Dichas teorías han sido basadas en distintos argumentos sostenidos en la aparición de pistas extrañas e incluso de evidencia desaparecida de la escena de la muerte de Marilyn.

Lo cierto es que los análisis forenses dieron como conclusión que la actriz había muerto de sobredosis medicamentosa, pero no por ingestión, sino que las sustancias tóxicas habían ingresado a su cuerpo a través de un enema por vía rectal, aunque jamás pudo dictaminarse si dicho enema se lo aplicó ella misma o existió alguien más en el episodio.

Lo cierto es que la teoría de conspiración en relación al fallecimiento de la actriz es aún un misterio que apasiona a la opinión pública, sobre todo por las sospechas que muchos investigadores y autores expertos han generado, asegurando que su relación con Kennedy fue el motivo indiscutible de su deceso.
La vida de Marilyn Monroe se apagó en la madrugada del 5 de agosto de 1962.

PARA SABER MAS…
Se sabe fehacientemente que Monroe tuvo varias conversaciones telefónicas durante sus últimas horas de vida. Al parecer, dos de ellas fueron muy significativas. Un joven guionista que Marilyn conoció en México, José Bolaños, me dijo que habló por teléfono con ella después de las 9 de la noche y, según él, Monroe le contó algo que algún día habría de “escandalizar al mundo en¬tero”. Lo presioné, pero no quiso dar detalles.
No sorprende a nadie que los hermanos hayan querido cortar el contacto con Monroe.

Complicaba su insensatez el hecho de que, aparentemente, hablaban demasiado cuando estaban con ella. En 1982, los investigadores prestaron atención a la aseveración de que la actriz tenía un diario en el que es¬cribía notas sobre sus conversaciones con Robert Kennedy acerca de temas como su lucha contra la Mafia, sus esfuerzos por encarcelar a Jirruny Hoffa, el líder del sindicato de los transportistas, y el enfrentamiento con la Cuba de Fidel Castro. Según el informe de la fiscalía, gente allegada a Marilyn afirmó que nunca había visto tal diario.

Sin embargo, al menos siete personas, entre ellas amistades de Monroe y dos periodistas, han declarado públicamente que la actriz solía hacer anotaciones en un diario. Una de ellas era Jeanne Carmen, la amiga con quien Marilyn habló sobre la posibilidad de suicidarse.

En un memorán¬dum en que se resumía una entrevista con Carmen, que se excluyó del in¬forme de 1982, el investigador escribió: “Monroe informó a Carmen que Robert Kennedy había hecho muchos llamados por asuntos oficiales desde el teléfono de la residencia de Monroe. Monroe estaba enterada de los pla¬nes de Kennedy respecto a Castro y al parecer los anotó en un diario…

Una noche Kennedy, Carmen y Monroe se encontraban en el departamento de Monroe cuando Kennedy encontró el diario. Lo revisó y se enfadó. Le dijo a Monroe que jamás debía escribir nada y que tirara el diario a la basura. Carmen no sabe qué hizo Monroe con el diario”.

La locuacidad de la actriz representaba una amenaza aún mayor. Las pruebas al respecto provienen del expediente del FBI sobre la visita que Marilyn hizo a México en febrero de 1962. Lo que ahora sabemos de ese expediente demuestra por qué se lo consideraba tan delicado.

El Cadaver de Alejandro Magno De que Murio Alejandro Magno?

El Cadáver de Alejandro Magno ¿De qué Murió Alejandro Magno?

La Dudosa Muerte Del Conquistador Griego

Alejandro MagnoLos científicos afirman haber resuelto uno de los grandes misterios de la historia antigua – respecto a la muerte de  Alejandro Magno.

Siempre se pensaba que el rey guerrero fue envenenado o murió de malaria.

Pero el New England Journal of Medicine ha informado de que probablemente murió de fiebre tifoidea.

La muerte de Alejandro, a tan sólo 33 años de edad, ha estado durante mucho tiempo envuelto de incertidumbre.

Varias versiones históricas están de acuerdo en que el rey macedonio, que conquistó gran parte del mundo antiguo  conocido, murió después de asistir a varios banquetes en Babilonia, donde bebió una gran cantidad de vino.

Después de terminar el último vaso, Alejandro gritó de dolor y dijo que sentía que había sido como “un golpe en el hígado con una flecha”, según una versión de los hechos.

Otros historiadores, como Aristóbulo, dijo Alexandro fue presa de una fiebre altísima.

Algunos dicen que tenía escalofríos y sudores, antes de caer en coma y muere 11 días después el 10 de junio, 323 a. C..

Los  historiadores especulan que sus lugartenientes habían envenenado el vino.

También existen  informes de que después de varios días de fallecido el cuerpo no presentaba signos de descomposición.

Pero también se supone que así como quisieron perjudicar la imagen de el impopular romano Sila, diciendo que su cuerpo fue devorado por gusanos y parásitos, puede ocurrir lo contrario, tendiendo a endiosar al glorioso Alejandro, evocando algún milagro, como ocurre hoy con algunos santos, respecto a la incorruptibilidad del cuerpo

Ahora, los investigadores del informe de la Universidad de Maryland Escuela de Medicina que Alejandro probablemente murió de fiebre tifoidea.

El equipo médico, dirigido por el Dr. David W Oldach, dijo que ha habido muchas posibles causas de la muerte, como la intoxicación por alcohol (lo que puede explicar por qué el cuerpo se mantuvo conservado), el envenenamiento con arsénico, o una inflamación del páncreas, o por malaria (que era muy común  en la zona).

Pero el equipo dijo que las descripciones de lo que sucedió no encajan exactamente con las causas, si bien el grupo reconoció que la información actual sobre  su muerte no es completamente fiable, ya que fue escrita dos o tres siglos después de los acontecimientos.

La enfermedad que parece encajar mejor es la fiebre tifoidea, que proviene de alimentos o beber agua  contaminada, o también por  falta de higiene.

Oldach dijo que el dolor abdominal agudo es una pista vital, ya que probablemente significa que la enfermedad le perforó el intestino ,  acelerando la muerte.

La enfermedad también puede haber matado a su amante masculino  el año anterior, según los investigadores.

Es dudoso que esta última teoría nunca pueda ser probada, pues el cuerpo desapareció en la antiguedad.

El cadáver embalsamado de Alejandro fue secuestrado mientras se dirigía a Macedonia.

El paradero de la tumba se desconoce, y es considerado otro Santo Grial de la arqueología moderna: el cadáver del general macedonio, tan necesario para especificar las circunstancias de su temprana muerte, no se ha encontrado aún, y puede que esté perdido para siempre.

La leyenda dice que el cuerpo está en una cripta debajo de una iglesia cristiana primitiva.

“La posibilidad de que se podría obtener el permiso para excavar este sitio en busca de los restos de un antiguo rey macedonio es remota”, dijo un investigador histórico.