Willian Bartram

Biografía de TESLA Nikola Resumida Historia de Vida del Inventor

Resumen de la Biografía e Historia de TESLA NIKOLA

VIDA DEL INVENTOR – CIENTÍFICO: Nikola Tesla (1856-1943) En la pequeña ciudad de Smiljan en la provincia servia de Lika, llamada entonces Croacia (Yugoslavia), tuvo lugar un hecho aparentemente sin importancia —la muerte de un caniche francés—, pero éste fue un hecho que desencadenaría una serie de acontecimientos relacionados con el futuro del Mundo.

Nikola Tesla tenía cinco años de edad cuando encontró el pequeño caniche negro de su hermano Dane muerto bajo un matorral al lado de la carretera. Su hermano acusó a Nikki de la muerte del perro. Poco después encontraron a Dane inconsciente al pie de la escalera de piedra del sótano.

Dane murió a consecuencia de sus heridas, y hasta el fin de sus días Nikki Tesla creyó que sus padres le consideraban causante del empujón que hizo caer a su hermano. Al cabo de poco tiempo, Nikki oyó que su madre, cansada de batir huevos, se quejaba de dolor de muñeca. Deseoso de congraciarse, Nikki se puso inmediatamente en acción con la idea de aprovechar la fuerza de un cercano riachuelo de montaña para hacer girar el batidor. «Voy a capturar la fuerza del agua» anunció Nikki confidencialmente.

Cuando su padre dijo inadvertidamente que Dane era diferente de Nikki, porque «Dane era un genio», Nikki se propuso demostrar que él también lo era. Decidió en aquel momento que inventaría algo que asombraría al mundo. Nikki emprendió experimentos para aprovechar la fuerza del agua, pero a los nueve años abandonó de momento su trabajo para dedicarse al estudio de la fuerza del viento.

Deseaba desesperadamente inventar algo que impresionara a los mayores, especialmente a sus padres. Cuando tenía 10 años, Nikki ingresó en el Gimnasio real de Gospic, una institución con cursos de cuatro años equivalente a la escuela secundaria. Le gustaban especialmente las matemáticas y cuando demostró por primera vez sus dotes en la utilización de fórmulas y la solución de ecuaciones, incluso sus profesores se asombraron.

Fue acusado de «copiar» y tuvo que pasar un «juicio» escolar ante sus padres y profesores. A pesar de la atmósfera de desconfianza y hostilidad pasó el examen fácilmente, pero con una sensación de desgracia y confusión. La infancia de Tesla estuvo llena de ideas excéntricas y experimentos con aparatos; continuó su formación en el Instituto politécnico de Graz, donde se especializó en física y matemáticas. Finalizó sus estudios en la Universidad de Praga, en 1880. Un año después, inventó un amplificador para teléfono que ampliaba el sonido de la voz reduciendo al mismo tiempo los ruidos molestos, es decir, la estática.

El aparato completo, su primer invento, que no patentó nunca, fue llamado «repetidor telefónico». Hoy en día lo llamaríais altavoz. En un año, Tesla empezó a desarrollar la teoría de la corriente alterna. Tesla explicó a su ayudante: “Voy a producir un campo de fuerza que gire a gran velocidad. Rodeará y abrazará una armadura que no precisará conexiones eléctricas. El campo rotatorio transferirá su energía, sin cables, a través del espacio dando energía a través de sus líneas de fuerza a las bobinas cortocircuitadas de la armadura que formará su propio campo magnético siguiendo el remolino magnético rotatorio producido por las bobinas del campo. No habrá necesidad de cables, ni de conexiones defectuosas, ni de conmutador”.

Tesla fue a Budapest y luego a París para encontrar un patrocinador de su sistema de energía de corriente alterna. Trabajó una temporada con la compañía Continental Edison, de París. Le aconsejaron que buscara un empleo en la Compañía Edison de Nueva York, y Tesla, cuatro años después de haber obtenido su título en la Universidad de Praga, partió de París para América.

Tesla dijo a Thomas Edison que había perfeccionado —por lo menos en teoría— un sistema de energía de corriente alterna. Edison trató con desdén las ideas de Tesla y le dijo que «jugar con corrientes alternas era perder el tiempo. Nadie va a utilizarlas jamás, es demasiado peligroso. Un cable de corriente alterna a alto voltaje puede matar a una persona con la misma rapidez que un rayo. La corriente continua es segura». Pero Edison contrató a Tesla y el joven europeo hizo exactamente lo mismo que hacía en la Continental Edison de París: presentó un plan que permitiría ahorrar muchos miles de dólares, tanto en la construcción como en el uso de las dínamos y motores de Edison. Trabajaba desde las diez de la mañana hasta las cinco de la mañana siguiente, siete días a la semana. Pero Tesla dejó pronto a Edison y tras uno cuantos empleos misceláneos, encontró a gente dispuesta a invertir en su persona; de este modo se formó la Compañía eléctrica Tesla La labor de Tesla para desarrollar la corriente alterna en sus aplicaciones prácticas empezó en serio, y logró su objetivo.

Todos los elementos complicados y de difícil ejecución de la Feria mundial de Chicago de 1893, iban alimentados con la corriente alterna de los motores y dínamos Westinghouse, inventados por Tesla. Sus equipos se utilizaron después en las instalaciones generadoras de las cataratas  del Niágara. Tesla, instalado ahora en un laboratorio de Nueva York, dedicó todo su tiempo a investigar. El gran científico fue haciéndose más paranoico con la edad, una evolución que podía seguirse desde los traumas de su infancia.

Al informársele, en 1917, que seria invitado de honor en una cena ofrecida por el Instituto americano de Ingenieros eléctricos, donde recibiría la medalla Edison del Mérito, Tesla rechazó la invitación diciendo: «Cada vez que el Instituto concede una medalla Edison, la gloria va más a Edison que al homenajeado. Si tuviese dinero para gastar para estas tonterías, me lo gastaría gustosamente para que se concediera una medalla Tesla al señor Edison».

Le convencieron para que aceptara el honor, pero no se presentó en la cena. Sus amigos lo encontraron dando de comer a las palomas detrás de la Biblioteca pública de Nueva York. Tesla pasó los últimos años de su vida como un egoísta solitario e incomunicativo, absorbido en pensamientos y sentimientos que le separaban tanto del mundo como de las demás personas. No quería dar la mano por miedo a los microbios de los demás; las superficies redondas como las bolas de billar o los collares de perlas le asustaban; siguió teniendo celos de Edison y sólo quería a las palomas, que alimentaba diariamente.

Su gran talento se esfumaba intentando inventar rayos de la muerte y aparatos para fotografiar pensamientos en la retina del ojo. Tesla falleció en 1943 de un ataque al corazón. Las instituciones científicas del mundo conmemoraron el centenario de su nacimiento en 1956. Como un tributo final se dio el nombre de tesla a la unidad electromagnética de densidad de flujo en el sistema MKS.

RESUMEN DE SU VIDA:

Biografia de Von Belesy Georg Obra Cientifica Premio Nobel Fisiologia

El Dr. Georg von Békésy es un ganador excepcional del Premio Nobel, pues es un físico que recibió ese galardón en Fisiología (1961) por sus descubrimientos en la mecánica de la audición humana.

Los experimentos sobre este tema los inició el Dr. von Békésy en 1920, cuando trabajaba como físico investigador para el sistema telefónico de su Hungría natal.

Dr. von BékésyAntes de iniciar el Dr. von Békésy su investigación, había sido determinada la anatomía básica del oído humano.

Se sabía que las ondas sonoras hacen vibrar el tímpano (una membrana en la parte exterior del oído) y que tres pequeños huesecillos, en el oído medio, trasladan las vibraciones a la membrana basilar de la cámara del oído interno.

Sin embargo, seguían sin resolverse ciertas cuestiones relativas de cómo las vibraciones afectan la membrana basilar y de cómo distingue et oído dos sonidos de distinto tono.

Puesto que la membrana basilar es una estructura muy pequeña y delicada (el oído es tan sensible que puede percibir vibraciones con una amplitud de menos de una centésima del diámetro del átomo de hidrógeno), investigaciones adicionales sobre estos temas no eran una cosa fácil.

El Dr. von Békésy estudió la membrana basilar de varios animales y construyó modelos de ella mayores que el natural con materiales de sus mismas propiedades elásticas.

Usando estas técnicas, fue capaz de demostrar que las vibraciones sonoras producen una onda progresiva en la membrana, y que para cada frecuencia, la máxima amplitud de la onda se encuentra en un área diferente. El cerebro interpreta, entonces, las vibraciones de una zona particular de la membrana como pertenecientes a cierto tono.

Hay aún muchas preguntas sin respuesta con relación a la mecánica de la audición. No se conoce aún, por ejemplo, cómo, en realidad, las vibraciones de la membrana basilar estimulan las terminaciones nerviosas o cómo el cerebro interpreta dichas señales.

En la actualidad, el Dr. von Békésy continúa sus trabajos acerca de algunos de estos problemas en la Universidad de Harvard, donde tiene un puesto destacado de Investigador en Psicofísica desde que llegó a los Estados Unidos en 1949.

Riegos En Las Cirugías Antiguas

Biografia de Lee de Forest Fisico e Inventor del Tubo de Vacio

Más que cualquier otro científico, el inventor estadounidense Lee De Forest fue responsable del desarrollo básico que sirve de fundamento a la ciencia y la tecnología de tos tubos modernos de vacío. En 1893, Edison demostró que una corriente eléctrica (ahora llamada efecto Edison) pasa entre un filamento calentado y una placa metálica, cuando ambos se encuentran en el vacío.

inventor estadounidense Lee De Forest En 1904, el físico inglés John Flemming encontró que este tubo de vacío de dos electrodos (diodo) podía detectar radio señales.

Cuando De Forest recibió su grado de doctor en Yale, en la especialidad de ondas de radio, resolvió consagrarse al nuevo campo de las comunicaciones inalámbricas. Al básico diodo. De Forest agregó un tercer electrodo, que controlaría la magnitud de la corriente entre los otros dos. Este electrodo de control, tomó al final la forma de una rejilla de alambre en zig-zag entre el filamento caliente y el electrodo metálico frío.

El bulbo de vacío clásico de tres electrodos —el triodo— fue patentado por De Forest en 1906. Al año siguiente, patentó el uso del triodo en un circuito amplificador. Cinco años después, demostró que el triodo puede también funcionar como un oscilador electrónico, capaz de producir corrientes alternas de alta frecuencia.

Tubos al vacío o válvula electrónica

De Forest trató de impulsar una empresa comercial basada en el desarrollo de su tubo de vacío, pero consiguió menos éxito como organizador de empresas que como un iniciador de la Electrónica. En los primeros años, la utilidad de su triodo fue muy ridiculizada.

En 1913, De Forest trató de vender acciones de un sistema de comunicaciones a larga distancia utilizanado el triodo, y fue entonces procesado por uso fraudulento del correo.

El fiscal arguyó (desafortunadamente) que el triodo era una patraña y que, en realidad, no funcionaba. No obstante, dos años más tarde el triodo se usó con éxito para la comunicación radiotelefónica entre Virginia y París y entre Virginia y Honolulú.

Al fin, la American Telephonic and Tetegraph Company adquirió los derechos de patente de muchos de los inventos de De Forest. Entre 1902 y 1952, De Forest obtuvo más de 300 patentes, incluyendo algunas relacionadas con películas sonoras, radiotelefonía, células fotoeléctricas y televisión a colores.

Fuente Consultada: Físico-Química Secundaria Escudero-Lauzurica-Pascual-Pastor

Marcello Malpighi Padre de la Histología Grandes Cientificos Sin Fama

En el siglo del italiano Marcelo Malpighi (1628-1694), la conjunción de la ciencia y la técnica engendran el mundo moderno. Brillantes investigadores contrastan con los médicos antiguos. Aunque el combatido William Harvey, que estudió en Padua, le corresponde el honor de haber demostrado el mayor descubrimiento de siglo, la circulación de la sangre, casi no hay término de la anatomía que no nos recuerde a alguno de sus admirables contemporáneos: se habla de glándulas de Bartholin, de cisterna de Pecquet, de conducto de Stenon, de senos de Valsalva, de folículos de Graaf, de conducto de Wirsung, de capas y glomérulos de Malpighi, etc.

Revelar la insólita realidad del universo fue tarea de estos titanes visionarios. Además, los primeros instrumentos ópticos eran malos, deformaban el objeto como un calidoscopio, lo coloreaban y eran más dignos de un volatinero que de un sabio. Copérnico no interesaba, en parte porque no “demostraba” nada práctico.

MARCELO MALPIGHI (1628-1694):Malpighi, nacido en una pequeña localidad próxima a Bolonia, Italia, el año 1628, ingresó a estudiar medicina en la Universidad de Bolonia donde tuvo como profesor a un renombrado anatómico, Massari, quien cobró afecto a su discípulo y le facilitó su propia biblioteca para que se nutriera del conocimiento de grandes de la ciencia médica como Vesalio, Fabricius y Harvey.

También encontró allí un matrimonio feliz casándose con la hermana menor del profesor Massari,

Malpighi fue el primero en ver, con un microscopio hecho por el mismo, los alvéolos pulmonares.

El hizo un descubrimiento mayor cuando, estudiando los tejidos del pulmón, observó que las arterias pulmonares más pequeñas se subdividían para formar diminutas redes capilares. De esta forma completó lo avanzado por Harvey al descubrir la circulación de la sangre. Otro descubrimiento de Malpighi fueron los corpúsculos sanguíneos.

Comenzó con una lupa y luego Divinia, de Roma, le fabricó microscopios compuestos: en éstos el objetivo da una imagen agrandada, y el ocular hace las veces de lupa. La óptica moderna demuestra que una mayor perfección óptica es imposible. Fueron el múltiple Roberto Hooke y Nehemías Grew quienes iniciaron este esfuerzo de generaciones que concluye en el microscopio actual. Malpighi comprobó de visu (en el ala del murciélago y en el pulmón de la rana) el paso de la sangre desde el sistema arterial al venoso; demostró que los animales minúsculos también poseen órganos diferenciados y describió las tráqueas  respiratorias del  gusano de seda:  estudió  la embriología  del  pollo

En una monografía titulada La estructura y Metamorfosis de gusano de seda, hizo la primera descripción completa de la anatomía interna de un invertebrado, descubriendo los aparatos respiratorio, digestivo, excretorio, y nervioso de un insecto Particular atención puso en esos tubitos que constituyen los órganos excretorios y que describió minuciosamente, los que hasta hoy son conocidos como “tubos de Malpighi”.

Después volcó sus observaciones al estudio de la vida vegetal El microscopio le mostró una disposición de pequeñas unidades que llamó “utrículos”. De hecho se adelantó casi dos siglos a E teoría celular de Schleiden.

Fue también el primero en advertir las estomas, los pequeños poros que en la epidermis de las hojas realizan el intercambio que significa el proceso de respiración y también de la fotosíntesis de la planta. SuAnatomia de las plantas significó un gran paso para la botánica.

También aplicó el microscopio a la indagación necrópsica. Su tratado De polipo cordis y otros sucesivos, contienen referencias detalladas a la casuística anatomopatológica que fue recogiendo. Precisamente, en sus últimos años, cuando estaba en Roma, tuvo como alumnos a personajes como Giorgio Baglivi, Giovanni Maria Lancisi y Antonio Pacchioni, en cuyas obras la anatomía y la anatomía patológica están íntimamente ligadas.

Por sus estudios sobre los embriones de pollo se le considero fundador de la embriología descriptiva.

TÉCNICA Y VOLUNTAD: Los instrumentos que nos revelaron el mecanismo íntimo de la vida eran débiles, rudimentarios, inseguros. A su lado, los actuales son verdaderos prodigios. Pero no olvidemos que mediante la tenacidad y el empeño de Pasteur, de Koch, de Roux, de Behring, de Ramón y Cajal y de tantos artífices de la ciencia moderna se lograron asombrosos descubrimientos con aparatos tan incómodos c imperfectos que va ni se utilizan en sus tareas elementales.

AMPLIACIÓN DEL TEMA: Malpighi fue el primero en poner bajo el objetivo de un microscopio un fragmento de sustancia viva.

Pudo así demostrar que cada órgano viviente está formado por la unión de diversos tejidos, y cada tejido, a su vez, por la asociación de un gran número de elementos, invisibles a simple vista y de distinta forma y aspecto: las células, que él llamó “utrículos” o “sáculos”.

Casi un siglo antes, otro gran médico italiano, Andrés Cesalpino, había imaginado la necesidad de la presencia de unos sutilísimos canales, llamados hoy capilares, que uniesen las arterias con las venas, mas no probó su existencia.

Fue Malpighi quien anunció, en el año 1660 haber comprobado la presencia de los vasos capilares en una membrana del cuerpo de una rana. “He exterminado casi toda la raza de las ranas”, exclamó Malpighi. Tantas fueron las experiencias que le había costado ese descubrimiento… Malpighi demostró que los pulmones son un conglomerado de vesículas, cada una de ellas rodeada de una sutilísima red de vasos sanguíneos. El nombre de “alvéolo” con que él designó esas vesículas, aún se usa en nuestros días.

Malpighi se dedicó a la observación de la sangre y notó en ella los corpúsculos rojos. Estudió luego la estructura de la piel e individualizó en la epidermis el estrato o capa germinativa, que hoy se conoce con el nombre de capa o cuerpo mucoso de Malpighi.

Estudió los tejidos de la lengua y estableció que las papilas eran los órganos del gusto. Examinó los tejidos de numerosos elementos: hígado, bazo, riñones, etc., individualizando también en estos órganos estructuras y corpúsculos diversos, que se designan, muchos de los mismos, con su apellido, como por ejemplo las “pirámides de Malpighi” del riñón, los “glomérulos” del mismo, y los “corpúsculos” del bazo. También los dientes, los huesos y el cerebro fueron estudiados por él.

Verdadero biólogo, Malpighi se ocupó también de zoología y botánica y describió en dos tratados: De formatione pulli in ovo y De ovo incubato, el desarrollo del embrión en el huevo hasta la formación del pollito. Lo rudimentario de los elementos que usaba, en relación con ei volumen y la profundidad de su trabajo, da la medida de la agudeza y el ingenio de este sabio.

Marcelo Malpighi nació en Gevalcore, una población cercana a Bolonia, en el año 162S. A los 21 años decidió dedicarse a los estudios de medicina. Solicitó entonces entrar en una Academia, en la cual se estudiaban problemas anatómicos y se practicaban estudios sobre animales y cadáveres humanos. Esto desató la ira de los profesores que lo examinaron, contrarios a este género de investigaciones.

Por algunos años obstaculizaron su labor y se negaron sistemáticamente a permitir que Malpighi se doctorara. Sin embargo, a los 28 años era profesor universitario, y pasé su vida enteramente dedicado a la investigación, en las ciudades de Pisa, Mesina y Bolonia, obligado a estos cambios de residencia por la hostilidad de los estudiosos de entonces, partidarios de la vieja escuela.

Finalmente le fue concedida, en mérito y reconocimiento a su labor, la distinción de socio de la Real Sociedad de Londres. Casi al término de su vida, fue llamado a Roma para desempeñarse como médico del papa Inocencio XII. Allí le sorprendió la muerte el 30 de noviembre de 1694.

LISTER Joseph Padre de la Cirugia Antiséptica Metodo antiseptico

JOSEPH LISTER (1827-1912): A Joseph Lister, ilustre cirujano inglés que nació en Londres el 5 de abril de 1827, se le conoce como el padre de la moderna cirugía antiséptica.

Antes de él, las operaciones quirúrgicas eran en verdad antesala de terribles infecciones que generalmente terminaban con la muerte.

Los médicos denominaban las infecciones con diversos nombres, tales como gangrena, septicemia, piemia, erisipela, pero no sabían qué las causaba y menos aún cómo combatirlas.  

Lister se casó con la hija del doctor Jacob Syme cuando él fue a Edimburgo a trabajar con el famoso cirujano escocés. Inés sabía leer francés y fue para Uster una valiosa colaboradora como traductora.

De esa manera, por ejemplo, conoció la obra de Pasteur antes ser publicada en las revistas médicas inglesas. Pasteur había comprobado que la putrefacción era causada por organismos vivos.

Si los microbios vivían en el aire y eran la causa de las infecciones que tanta gente mataban en las salas de cirugía, pensó Lister, podían ser destruidos.

Su primera experiencia en la aplicación de su teoría tuvo lugar en 1875, cuando usó ácido carbónico en una fractura abierta. Se formó una costra con la sangre.

Las propiedades cáusticas del ácido produjeron irritación pero la herida cerró sin indicios de la tristemente famosa gangrena de hospital.

Luego Lister perfeccionó su tratamiento. Usó una mezcla de goma laca y ácido carbónico cristalino, que llamó emplasto de laca, extendido sobre calicó (una tela de algodón).

Después empleó un vendaje de gasa absorbente en vez del emplasto de laca. También Lister conservaba sus instrumentos de cirugía sumergidos en un baño de ácido carbónico junto a la mesa de operaciones.

Como la mayoría de los precursores, Lister encontró mucha resistencia y oposición entre sus colegas, sin embargo, un suceso casual, tratar un absceso que padecía la reina Victoria, fue una ayuda eficaz para Lister Como lo fue posteriormente la guerra franco-prusiana, que permitió una comprobación definitiva de la cirugía antiséptica.

En 1881, dieciséis años después de su éxito con un paciente, sus colegas en el Congreso Médico Internacional efectuado en Londres, reconocieron sus avances. Y a su trabajo lo catalogaron como quizás el avance más grande que haya hecho la cirugía. En 1883 fue hecho caballero por la reina Victoria y en 1887 fue hecho barón. Hoy día, si usted se ha tenido que someter a cualquier tipo de cirugía, como me ha ocurrido a mí, tiene para con el Dr. Joseph Lister una tremenda deuda de gratitud. Sus riesgos garantizaron nuestra seguridad.

La cirugía antiséptica se puso en práctica en toda Europa y laerisipela, la piemia y la gangrena de los hospitales fueron derrotadas.   Muchas otras aportaciones hizo Lister al desarrollo de la cirugía. Entre ellas el torniquete aórtico, la aguja de alambre, las ligaduras de catgut, el fórceps, etc. Trabajó activamente en su profesión hasta su muerte, a los ochenta y cinco años, en 1912.

OTRA VERSIÓN RESPECTO A LOS HECHOS: Ignaz Semmelweis hizo su descubrimiento en una clínica obstétrica de Viena, donde empezó a trabajar en 1844. Al igual que en otros hospitales, allí hacía estragos la fiebre puerperal. Ésta surge cuando una infección bacteriana ataca el canal de parto, invariablemente vulnerable después de nacido el niño. Semmelweis advirtió que la mortal fiebre era dos o tres veces más frecuente en una sección de la clínica dedicada a la docencia de la medicina (los estudiantes llegaban allí, para ayudar en el parto, directamente del anfiteatro). Dedujo que, de algún modo, los estudiantes acarreaban algo del cuerpo de las mujeres recién muertas de fiebre puerperal al de las que estaban pariendo.

Ese “algo” desconocido causaba la fiebre. Un limpio rompimiento Su solución fue de una sencillez asombrosa. Ordenó a los estudiantes lavarse las manos con un desinfectante de cloruro de cal diluido antes de examinar a las mujeres de la sala de maternidad. Esto disminuyó los fallecimientos en la sala de maternidad, de una de cada cinco a una de cada cien pacientes.

Asombrosamente, sus superiores en la clínica se quedaron impávidos, no entendieron las ideas de Semmelweis (todavía no se descubrían las bacterias) y se aferraron a la creencia de que la enfermedad era inevitable. Además, como se juzgaban sospechosas las opiniones políticas liberales de Semmelweis, se hizo creciente el rechazo a su trabajo. En 1850, frustrado y desilusionado, regresó a su Hungría natal. Aunque su país le brindó respaldo incondicional, la opinión médica en el resto de Europa permaneció en su contra.

Semmelweis pasó otros 15 años combatiendo al gremio médico, hasta que su ánimo se quebrantó. En julio de .865 ingresó en un hospital para enfermos mentales y al cabo de un mes murió. Semmelweis estuvo realmente a la vanguardia del pensamiento médico de a época. Más o menos cuando murió, Joseph Lister establecía en Inglaterra los principios de la cirugía antiséptica.

PARA SABER MAS…

Joseph Lister (1827-1912), cirujano inglés, se interesó en el proceso de cicatrización de las heridas. En esa época, eran muy frecuentes las infecciones y poco eficientes las terapias para combatirlas. Se pensaba que se debían a debilidades constitucionales de los pacientes.

Las heridas accidentales o las provocadas por las cirugías tenían muchas probabilidades de infectarse y provocar la muerte. Lister comenzó suponiendo que las infecciones eran debidas a algún fenómeno que se producía en la misma herida y no a causa de estados de debilidad de los enfermos, ya que morían también personas vigorosas.

Supuso que la higiene podría ayudar a, evitar las infecciones y utilizó jabón para la limpieza de instrumentos quirúrgicos y las manos de los cirujanos; se preocupó porque las salas de internación estuvieran ventiladas y no hubiera hacinación de pacientes. Las muertes disminuyeron, pero no de manera notable. Se interesó por un trabajo de otro investigador francés, Luis Pasteur (1822-1895).

El exponía su investigación realizada en la década de 1860
acerca de los gérmenes que causaban la descomposición y putrefacción de materia orgánica muerta, descomponiéndola en los elementos más simples que la forman (gases, sustancias minerales, agua).

Lister elaboró la hipótesis de que, así como los gérmenes podrían causar la putrefacción de los tejidos muertos, podrían también causar fenómenos semejantes en tejidos vivos dañados, ya que los gérmenes, según Pasteur, se encontraban en el aire, en el ambiente. Pero podían ser destruidos con el calor o algunas sustancias químicas.

Para probar su hipótesis, eligió utilizar ácido fénico diluido para que no dañara la herida e impregnaba con él los instrumentos, las manos del cirujano; pulverizaba con la solución de ácido fénico el ambiente mientras realizaba las operaciones, higienizaba y aplicaba compresas de gasas sobre las heridas para que actuaran como filtro de los gérmenes. Los casos de infección y de muerte disminuyeron y las heridas cicatrizaban sin supuraciones. Lister demostró que las heridas se infectaban en forma directa cuando tenían contacto con gérmenes. En las cirugías, los gérmenes podían provenir de los instrumentos, las manos del médico o las enfermeras, y hasta de la misma piel del paciente.

Fuente Consultada:
Historia de la medicina, J. A. Hayward, Buenos Aires,
Fondo de Cultura Económica, 1989 (adaptación).

Riegos En Las Cirugías Antiguas

ERNESTO LAWRENCE Creador del Ciclotrón Cientificos Desconocidos

ERNESTO ORLANDO LAWRENCE (1901-1958): Lawrence nació en Canton, Dakota del Sur, Estados Unidos, el año 1901. Creó el ciclotrón y realizó la primera transmutación de un elemento químico por medio de otro y no del empleo de productos radioactivos. Empleó el litio, desintegrándolo.

Lawrence realizó el sueño perseguido por los alquimista el día que cambió el platino, elemento 78, en oro, elemento 79, en experiencia posterior.

El ciclotrón permitió producir artificialmente más de trescientas substancias radioactivas, más de la mitad en el laboratorio de Lawrence en Berkeley, California. Elementos artificiales producidos por el ciclotrón, como radiofósforo, radiosodio, etc, podían darse a un paciente y seguir su trayectoria dentro del cuerpo gracias a la emisión de rayos gamma de gran velocidad que despiden. Estas experiencias resultaron de mucha importancia en la lucha contra el cáncer.

Un descubrimiento que compartió con su hermano John permitió a Ernesto Orlando Lawrence demostrar que los rayos de neutrones, subproducto del uso del ciclotrón, aunque eran cuatro veces más mortíferos que los rayos X, eran también cinco veces más eficaces para destruir tumores.

Otro producto del ciclotrón fue el descubrimiento de los llamados elementos transuránicos, comprendiendo entre ellos el lawrencio (en su nombre), elemento 103, como asimismo partículas

 

Davy Humphry Grandes Cientificos No Tan Conocidos Lampara del Minero

Humphry Davy (1778-1829) Davy nació en Pensanse, Cornualles, sudoeste de Inglaetrra, el 17 de diciembre de 1778. Hijo de un tallador de madera de cortos medios económicos. Davy entró el año 1795 de aprendiz de un cirujano.

Como el muchacho tenía muchas inquietudes, decidió, simultáneamente instruirse a sí  mismo. Fue así como estudió idiomas, filosofía y, por supuesto, ciencias. En 1798 ingresó alBeddoes’s Pneumatic lnsitute de Bristolen calidad de supervisor de experimentos.

En Beddoes conoció al gran poeta Samuel Coleridge de quien llegó aser muy amigo. Ooleridge fue una fuerte influencia sobre Davy y le inició en la filosofía de la ciencia de Kant. En 1800 Davy publicó un libro sobre el óxido nitroso (gas de la risa) que tuvo gran éxito, creándole una reputación.

Fue hacia 1806 que emprendió estudios sistemáticos de electroquímica. Ideó y desarrolló métodos de análisis fundados en el uso de corrientes eléctricas. Davy tenía el convencimiento de que la afinidad química tenía un fundamento eléctrico. Aplicando su procedimiento aisló el sodio, el potasio, el magnesio, calcio, baño, estroncio, boro, y silicio. Por aquellas fechas reinaba la teoría de Lavoisier de que el oxígeno era la base de los ácidos (oxígeno significa generador de ácidos). Davy refutó tal teoría y descubrió que los óxidos de los nuevos metales eran álcalis.

Davy se interesó siempre en las aplicaciones de la química y la física en la realidad de la industria. Fue un precursor de las aplicaciones de la química en la agricultura, dictando los prime­ros cursos sobre la materia en el mundo. Una obra suya, la lámpara de seguridad, alcanzó fama universal y salvó las vidas de miles de mineros.

A raíz de un horrible desastre minero en 1812, donde perecieron noventa y dos hombres y niños a raíz de una explosión a ciento ochenta metros bajo la superficie, los dueños de las minas plantearon a Davy el problema.

Las velas y lámparas usadas por los mineros en ese tiempo producían con suma frecuencia el estallido del gas subterráneo, llamado “metano”. Davy descubrió que ese gas no estallaba de modo violento en un tubo pequeño. Diseñó una lámpara en que el metano penetraba y salía por tubos muy pequeños.

La lámpara tenía una malla de alambre que rodeaba la llama. La malla tenía 127 orificios por centímetros cuadrado, absorbía el calor del combustible que la hacía arder y lo conducía sin que el calor inflamara el gas que estaba fuera de la lámpara. La maLLa protectora se montaba sobre un bastidor de alambres verticales y se atornillaba en anillos de bronce, en el superior tenía un asa y el inferior estaba atornillado al cuello del depósito del combustible. La luz salía por una ventanilla de vidrio protegido.

Davy gozó en vida de una enorme celebridad y para la inmorta­lidad en su tumba está escrito el siguiente epitafio: “Summus arcanorum naturae indagator’ (Sumo investigador de los arcanos de la naturaleza). Murió en Ginebra, Suiza, en 1829.

 

Berzelius Jacobo Creador del Lenguaje Cientifico de la Quimica

Juan Jacobo Berzelius: (1779-1848) Nació en Vaversande; Ostergotland, Suecia, el año de 1779. Por la muerte temprana de su padre y poco más tarde la de su madre que se había vuelto a casar, Berzelius terminó de ser criado por una tía, que al casarse con un viudo que tenía vados hijos pequeños, lo envió, a los doce años de edad, a estudiar en la escuela de Linkoping, donde, prácticamente, se autofinanció su estancia y estudios haciendo clases particulares.

Luego estudió medicina, que ejerció por corto tiempo, después química en Upsala; fue profesor de química en la Escuela de Medicina de Estocolmo. En el año de 1815 logró la cátedra de química y se retiró de la enseñanza en 1832, para dedicarse totalmente a sus investigaciones. Su vida profesional fue azarosa por lo corta de recursos eco­nómicos y también porque su verdadero interés estaba en la química.

Como dato anecdótico diremos que se casó a los cincuenta y seis años, cuando ya había alcanzado la fama, con Elisabeth Poppins, que solo tenía veinticuatro. Al casarse se convirtió en barón, por decisión del soberano rey Carlos XIV de Suecia. casado, hasta su muerte en 1848, fueron muy activos, dichosos y llenos de honores.

Una contribución importantísima de Barzelius a la química fue crear y proponer un lenguaie científico nuevo, una nueva nomenclatura, para representar los elementos y las combinaciones químicas.

Antes de él existía un caos que volvía prácticamente ininteligible, a nivel universal, la ciencia química. Berzelius codificó los elementos según la primera letra de su nombre latino, agregando una segunda letra cuando había necesidad de diferenciar dos elementos cuyo nombre comenzaba con la misma letra inicial. Por ejemplo, C para carbono, CA para calcio, CD para cadmio, etc.

Pese a su evidente ventaja sobre el engorroso y casi incomprensible sistema anterior, la nomenclatura pro­puesta por Berzelius encontró resistencia demoró, años en ser universalmente aceptada.

Berzelius descubrió el tono, el ceño y el selenio y fue el primero en aislar el circonio. También perfeccionó la tabla de los pesos atómicos de los elementos, publicada por Dalton, corrigiendo sus errores.

Los doce años que vivió casado, hasta su muerte en 1848, fueron muy activos, dichosos y lleno de honores.

AMPLIACIÓN DEL TEMA…
La obsesión por la exactitud
La experimentación científica puede evolucionar cuando se utilizan normas nuevas para la realización de experimentos ya conocidos. Éste es el caso del químico sueco Jons Jakob Berzelius, quien transformó la experimentación química de su tiempo practicando y enseñando una meticulosidad y un rigor, en los métodos de análisis químico, desconocidos hasta entonces.

La teoría atómica de Dalton implicaba que los elementos químicos deberían combinarse en proporciones enteras. Sin embargo, los datos cuantitativos existentes en 1810 no confirmaban este postulado. Cuando Berzelius intentó comparar entre sí los resultados obtenidos por distintos experimentadores, encontró numerosas incoherencias y contradicciones entre ellos, resultándole imposible conseguir que las mediciones se ajustasen a este requisito.

Si se aceptaba que la teoría de Dalton era correcta y dicha teoría no era confirmada plenamente por las mediciones de laboratorio, ello se debía a que estas mediciones no eran correctas. Sobre este razonamiento, Berzelius propuso el siguiente criterio: una medición se consideraría correcta cuando diera como resultado proporciones enteras, pues así lo requería la teoría atómica.

Aceptada esta norma, Berzelius repitió durante años sus experimentos, ajustando y corrigiendo sus técnicas experimentales hasta que sus resultados estaban en concordancia con la teoría. Berzelius era un perfeccionista, obsesionado por la exactitud.

Así, diseñó todo su instrumental de manera que las pérdidas de sustancias quedaran reducidas al mínimo. Algunos de sus perfeccionamientos todavía se conservan: los filtros de papel se humedecen antes de usarlos para evitar que algunas sustancias disueltas queden retenidas por el filtro; los vasos tienen picos que permiten descargar hasta la última gota de líquido; etc.

La teoría de Dalton, en esencia, es correcta y los métodos de Berzelius lo confirmaron. Ahora bien, el supuesto de partida de Berzelius puede ser discutible, ya que Berzelius se valió de la teoría para corregir los experimentos y esta forma de proceder puede ser peligrosa: un experimentador puede forzar sus mediciones o manipular los datos de manera que confirmen una teoría que puede ser falsa.

En cualquier caso, gracias a Berzelius, la búsqueda de la exactitud y la necesidad de realizar manipulaciones cuidadosas se convirtieron en normas de conducta practicadas por los experimentadores.

Fuente Consultada: Físico-Química Secundaria Escudero-Lauzurica-Pascual-Pastor

 

Cientificos Desconocidos Descubridor de la Insulina Banting Federico

FEDERICO BANTING: Investigador de la Insulina

FEDERICO GRANT BANTING (1891-1941): Médico canadiense nacido en antaño, en 1891. A Banting se le debe la insulina, remedio que permite no sólo salvar la vida de los diabéticos, sino vivir una existencia prácticamente normal.

El interés de Banting en el problema de la diabetes surgió al leer el artículo sobre la Relación de los islotes de Langerhalls con la diabetes.

Los islotes de Langerhansdeben el nombre a su descubridor y son grupos de pequeñas células en el páncreas, a semejanza de minúsculas islas, las que según la teoría expuesta en el artículo, eran la fuente de una hormona orgánica que regula el contenido de azúcar en la sangre.

Los experimentos para tratar la diabetes con extractos de páncreas sanos, hechos en animales diabéticos habían fracasado. B

anting se propuso investigar. Planteó su propósito al Dr. Macleod, jefe del departamento de Fisiología de la Universidad de Toronto, pero éste no se impresionó La persistencia era una característica de Banting que siguió buscando todas las posibilidades.

Finalmente convenció al profesor Macleod de permitirle utilizar el laboratorio de la Universidad. Se designó como ayudante a un joven fisiélogó y bioquímico, Carlos Eest, al que Banting debería pagar los gastos.

Trabajaron durante semanas y meses con páncreas de perro a los que había ligado los conductos pancréaticos, con el propósito de secar el páncreas y extraer la hormona de los islotes. Sin resultados, los páncreas no se secaban.

Se repitió varias veces el experimento, suponiendo la causa fuera no estar perfectamente ligados los conductos. Finalmente, se extrajo un páncreas de perro operado que se secó como esperaba. Inyecté una solución salina con ese páncreas, que tenía intactos los islotes, a un perro en coma diabético. No mostró reacción y Banting y Best iban a dar por fracasada la experiencia cuando, a las dos horas, el perro, hasta entonces inmóvil, alzó la cabeza, se puso de pie y movió la cola. Banting llamó al extracto “isletina, tomado de “islote”. Más tarde Macleod le dio el definitivo nombre “insulina”

Se observó con el correr del tiempo, que la enfermedad volvía a manifestarse y se necesitaban nuevas inyecciones. Se supo que la insulina no cura la diabetes, la controla pero se debe inyectarla con regularidad para el metabolismo normal de los hidratos de carbono.

El paso siguiente fue probar la insulina en seres humanos, para lo cual se inyecté insulina a pacientes en las fases avanzadas de la enfermedad, prácticamente desahuciados, obteniéndose maravillosos resultados.

A continuación, hubo de pensar en la manera de producir suficienteinsulina para todos los enfermos de diabetes. Se acabé por usar páncreas de animales vacunos sacrificados en mataderos.

El premio Nobel de Medicina y Fisiología de 1923, fue otorgado a Banting junto con Macleod. Su parte del Premio, Banting la dividió en dos mitades iguales entregando una a su colaborador el Dr. Best.

En febrero de 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, el comandante Banting del Servicio Médico del Ejercito canadience, murió al chocar un ala del bombardero en el que se dirigía a Gran Bretaña, con un árbol en Terranova.

Ver Tambien: Insulina Sintética

 

Biografia del Padre Grassi Vida y Obra Fundacion Felices son los Niños

BIOGRAFÍA DEL PADRE GRASSI

BIOGRAFIA PADRE GRASSIPadre Grassi: Escándalos y fe

Quizás la Justicia de los hombres tenga razones suficientes para haber decidido finalmente que la mejor opción era el sobreseimiento del Padre Grassi. No obstante, son muchos aun los que consideran que el cura párroco es culpable del delito que se le adjudicó en el año 2002, cuando se inició la causa por presunta corrupción de menores en la provincia de Santa Cruz.

Mientras tanto, el Tribunal Oral de Morón no fue tan benévolo con el acusado, ya que luego de una investigación que duró más de ocho años, lo encontraron culpable por el abuso de un menor de edad, condenándolo a 15 años de prisión, aunque hasta el momento el Padre Grassi continúa en libertad, debido a que dicha resolución no se encuentra firme.

A pesar de las idas y vueltas de la justicia, las diferencias entre los distintos tribunales, y las investigaciones que se realizaron tanto en base a la psicología del acusado como de las víctimas, lo cierto es que el Padre Grassi ha sido condenado por la sociedad, y debe enfrentar diariamente el repudio de miles de personas que lo consideran culpable, y sobre todo de uno de los delitos más aberrantes.

En este contexto, el cura párroco hace oídos sordos a lo que él considera como calumnias hacia su persona, y continua encomendándose a Dios, en una fe que se convirtió en la misión de su vida, pero que seguramente lo abandonó en varias oportunidades.

Nacido el 14 de agosto de 1956 en Lomas de Zamora, fue bautizado bajo el nombre de Julio César Grassi y criado en el seno de una familia estricta y religiosa. Quizás ello o tal vez su devoción en la fe católica fue lo que hizo que a sus 14 años decidiera comenzar a participar de manera activa en la iglesia, siendo primero catequista, y posteriormente sumándose a los grupos que llevaban a cabo trabajos comunitarios en las villas del Partido de Lanús.

Cuando cumplió 16 años su pasión por la fe y amor hacia Dios habían crecido considerablemente, por lo que decidió viajar a El Calafate para llevar a cabo labores de misionero, y de esta forma comenzar a interiorizarse con la verdadera misión de la iglesia en lugares realmente alejados.

Una vez que finalizó sus estudios secundarios, y ya estando totalmente decidido por cuál sería el rumbo que debía seguir su vida, ingresó a un noviciado salesiano en la provincia de Santa Fe, donde en principio se graduó como Profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación y de las Ciencias Sagradas, y en 1987 fue finalmente ordenado sacerdote.

Fue precisamente en El Calafate donde comenzó su tarea religiosa, ya ocupando el lugar de cura párroco. Mientras tanto, atesoraba un sueño que puedo concretar en el año 1993, cuando creó la fundación Felices los Niños, la cual se inició en su actual sede central de Hurlingham.

Aquella fundación buscaba ser la respuesta para los niños que necesitan un hogar, cariño y contención, al igual que sucede con centenares de organizaciones similares, y que según las propias palabras del cura párroco, tiene el objetivo de “rescatar a los chicos de la calle y formarlos como honrados ciudadanos y buenos cristianos, al estilo de Don Bosco”. Pero a diferencia de otras organizaciones, la fundación de Grassi logró alcanzar una repercusión tal, que en poco tiempo hizo posible que la misma se extendiera por todo el país.

Muchos aseguran que aquello fue posible gracias a los contactos que el Padre Grassi logró sembrar dentro del mundo del poder, de la política y de la farándula, que le sirvieron como medio de difusión. Recordemos por ejemplo el escándalo que se disparó cuando en el programa televisivo de Susana Giménez se realizó un concurso telefónico cuyo fin era recaudar fondos para la fundación Felices los Niños, y tiempo después Grassi denunció que el trato no había sido cumplido.

Lo cierto es que todo se desmoronó, cuando en el año 2002 se emitió una investigación televisiva en Canal 13, en la que un grupo de personas acusaron al sacerdote de abuso sexual contra menores, que finalmente terminó en juicio y en una investigación que se extendió por casi una década.

Hoy todavía continúan las repercusiones del caso, y mientras Grassi asegura que ha vuelto a creer en la Justicia, luego del sobreseimiento de Santa Fe, la opinión pública no cesa de preguntar en búsqueda de la verdad.

Actualmente está cumpliendo su condena de 15 años de presión en la Cárcel de Campana (a 100 Km. de Capital Federal), desde mediados de 2013. Hace pocas horas se publicó un nuevo escándalo porque aparentemente por su poder, tiene ciertos privilegios en la cárcel, como baño privado, frigo bar, teléfonos celulares, que utiliza diariamente para ordenar y dirigir  a sus seguidores de la fundación “Felices Los Niños”. Dos de sus fieles acólitos proveen al presidio semanalmente alimentos y hasta muebles que la gente dona y que deberían ser destinados a los niños de la fundación que él mismo había creado. Obviamente, hoy 28 de julio de 2014 estamos al borde del inicio de otro gran alboroto inmoral que complicará aún mas al polémico padre.

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Planeta Sedna

Experimento con Lombrices Planarias y Gusanos McConnell James

Experimento con Lombrices
Planarias y Gusanos

James V. McConnell (1925-1990)
Tras haber cautivado la atención de los científicos con sus experimentos con gusanos, James Vernon McConnell aumentó su reputación como profesor inconformista al emprender la edición de una revista que publicaba parodias de artículos científicos junto con informes auténticos sobre las investigaciones en curso.

Algunos consideraban más divertidas las investigaciones serias que los artículos voluntariamente jocosos de la revista de McConnell, a la que puso de nombre The Worm Runner’s Digest (Resúmenes del corredor de gusanos).

Los descubrimientos de McConnell sobre la naturaleza de la memoria los realizó en la Universidad de Michigan, donde ingresó en la facultad de psicología en 1956. Otros psicólogos experimentales hacían pasar ratones por laberintos para estudiar el modo de aprender y recordar de los animales, pero McConnell prefirió hacer «correr» una especie de lombriz llamada Planaria.

Las planarias pueden multiplicarse por escisión; es decir, que si corta en dos un gusano, la parte anterior sobrevive y regenera una nueva cola. Por su parte, la porción posterior sobrevive también y regenera una nueva cabeza, incluyendo el órgano que actúa de cerebro.

La especialidad de McConnell, en toda una serie de notables experimentos, consistió en cortar planarias. Anunció primero que estos gusanos sencillos eran capaces de aprender un reflejo condicionado, lo mismo que los perros en el experimento de Pavlov. Se ponía a un gusano sano en presencia de una fuerte iluminación seguida inmediatamente por una sacudida eléctrica. La sacudida obligaba al gusano a retorcerse.

Tras un número suficiente de tratamientos con luz y sacudidas, la mayoría de los gusanos se contraían, se levantaban o reaccionaban de cualquier modo con la simple exposición a la luz, sin sacudida consiguiente. Según la evaluación psicológica, cuanto más listo era el gusano menos intentos precisaba para dar la respuesta condicionada cada vez que tenía lugar el estímulo correcto: la luz brillante. El número de sacudidas necesarias para conseguir la respuesta a la luz sin sacudida medía el conocimiento que los gusanos tenían del significado de la luz.

Una planada completamente inocente necesitaba pasar por muchas sacudidas para aprender a retorcerse con la luz sola. Un gusano entrenado anteriormente necesitaba sólo unos intentos; McConnell decía que la memoria volvía rápidamente. Algunos gusanos nunca se acostumbraron.

Luego el Dr. McConnell aseguró que si cortaban algunos gusanos entrenados y éstos regeneraban nuevos cuerpos, los gusanos «nuevos” recordaban su entrenamiento y aprendían rápidamente a retorcerse ante una luz brillante. Esto parecía comprensible cuando se trataba de gusanos cuyos extremos capitales habían tomado parte en el entrenamiento con sacudidas, porque si existía algún tipo de memoria tenía que residir en la parte con más cerebro del gusano. Pero los nuevos gusanos —aquellos que únicamente tuvieron presentes s partes posteriores en el primer programa de entrenamiento— presentaban también las mismas memorias: ¿dónde estaba, pues, la sede la memoria?

McConnell cortó de nuevo los gusanos y dejó que las parle que no habían sufrido un entrenamiento condicionador regeneraran los extremos que faltaban. Se descubrió entonces que la nueva o cosecha de gusanos estaba ya condicionada a la luz brillante, aunque ninguna parte de su cuerpo había sufrido ningún «entrenamiento”. Esto podía ser una prueba en favor de la herencia de un comportamiento aprendido, lo cual era del todo contrario a la biología respetable de los EE.UU., y además tenía implicaciones políticas, porque los biólogos rusos habían sostenido antes que este aprendizaje heredado era posible.

McConnell continuó adelante —quizás demasiado adelante Las planarias son caníbales: cortó a trozos algunos de los ejemplares «entrenados» y les dio a comer a un grupo inocente de gusanos que no habían sufrido nunca la serie de condicionamientos luz-sacudida. Tras este banquete, los gusanos no entrenados perdieron la inocencia.

El profesor McConnell informó que reaccionaban a la luz como si hubiesen recibido el condicionamiento habitual, retorciéndose ante la luz en espera de una sacudida eléctrica. Esta fue su conclusión: las planarias habían ingerido una memoria o una respuesta condicionada al comerse a sus hermanas mejor educadas.

Entre 1962 y 1969, unas cuantas revistas científicas y revistas de gran público dieron muestras de dificultades para tragar esta conclusión. Otros experimentadores empezaron a informar luego que no habían conseguido confirmar los resultados de McConnell, con lo que se iniciaron ajetreados experimentos con gusanos.

El Worm Runner’s Digest de McConnell atrajo tantas colaboraciones humorísticas que pudo publicar dos libros sobre ellas: The Worm Re-Turns (El gusano regresa) (1965) y Science, Sex and Saccred Cous (Ciencia, sexo y vacas sagradas) (1971). Ha publicado  libros de texto sobre psicología social y psicología general, pero su fama se debe a que no cree que sea necesaria la solemnidad para ser serio. McConnell nació en Oklahoma, fue a la universidad en Louisiana y Texas y vivió en  Arbor, Michigan.

Los experimentos con gusanos demostraron que no se tiene todavía una comprensión adecuada de los procesos de aprendizaje y memoria, en función de los hechos precisos, químicos y psicológicos, que tienen lugar en ellos.

La propuesta modesta de McConnell de que el traspaso de memoria podía darse mediante el canibalismo, fue recibida, sin embargo, con desprecio, y los experimentadores propusieron rápidamente otras explicaciones para la conducta de los gusanos. Pero si se tiene en cuenta la naturaleza de la cuestión, la controversia en realidad no hizo nunca furor, chisporroteó un cierto tiempo y luego se calmó en una mezcla de risas y sutilezas estadísticas.

Biografia Dr. Carrillo Ramon Medico sanitarista argentino Hispital

Biografia Dr. Carrillo Ramón Médico Sanitarista

Biografia Dr. Carrillo Ramon Medico sanitaristaRamón Carrillo: El médico de Perón 

Ramón Carrillo no fue sólo un simple médico, sino que ocupó uno de los lugares más preponderantes en la historia argentina, impulsando durante el gobierno del General Juan Domingo Perón una política de salud que buscaba igualar las oportunidades de todos los hombres en lo concerniente al ámbito de la medicina.

En los libros de historia aparece como el primer ministro de Salud Pública que tuvo el país, impulsado a ocupar aquel cargo por el propio Perón, quien desde hacía algunos años se había convertido en su paciente y amigo. El General había compartido largas charlas con Ramón Carrillo, y en ellas pudo acercarse a las innovadoras ideas que el médico acumulaba en su mente y que soñaba con poner en alguno momento en práctica.

Así fue que cuando Juan Domingo Perón asumió la presidencia del país en 1946, el Dr. Carrillo aceptó la propuesta del mandatario, con el objetivo de dedicarse a atacar las causas de las enfermedades desde el poder público, con políticas acordes a la sociedad argentina de aquel momento.

De esta manera, Ramón Carrillo que había nacido en la provincia de Santiago del Estero el 7 de marzo de 1906, y que desde siempre había mantenido una pasión por la medicina, se convirtió en Ministro de Salud Pública de la Nación.

Una vez en el cargo, estableció una política sanitaria basada en tres pilares: en principio, todos los hombres tienen igual derecho a la vida y a la sanidad; en segundo lugar, no puede haber política sanitaria sin política social; y por último, de nada sirven las conquistas de la técnica médica si ésta no puede llegar al pueblo por medio de dispositivos adecuados.

Aquellos parámetros fueron los que delinearon el sistema sanitario en el que se basó la política de salud justicialista. Es que en definitiva, sus postulados apuntaban hacia la misma dirección que había comenzado a tomar el país bajo el mando del Gral. Perón.

En este contexto, Carrillo expresaba ideas tales como: “Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas”.

Seguramente sus ideas en cuanto a la política de salud pública que deseaba implementar lo llevaron a dar un importante primer paso, ya que su primera labor como Ministro fue realizar un estudio integral de los problemas de salud en la Argentina. Aquella investigación, que no tenía precedentes en el país, dio lugar al surgimiento del denominado Plan Analítico de Salud Pública, un compendio de más de cuatro mil páginas en las que se explicaban las acciones que debían desarrollarse a través de la Secretaría de Salud Pública.

A lo largo de su vida su contribución a los ámbitos científicos y sociales fue permanente, tanto durante los años que vivió en el país, como en aquellos que se mantuvo alejado por el inevitable exilio.

Aún hoy son reconocidas y utilizadas sus innovadoras técnicas de diagnóstico neurológico, consideradas como precursoras de la actual tomografía computada. Asimismo fue el descubridor de la enfermedad que lleva su nombre y que se conoce también con el término médico de papilitis aguda epidémica.

Abocado al estudio constante del campo neurológico, realizó profundas investigaciones de las enfermedades que atacan al cerebro, formulando una clasificación de las mismas que hoy continúa utilizándose. Pero no se detuvo allí, ya que incluso experimentó con el trasplante cerebral, en pruebas realizadas entre conejos vivos que resultaban exitosas.

No obstante, uno de los méritos más frecuentemente mencionados del Dr. Carrillo fue el desarrollo de la medicina social, también denominado sanitarismo, la cual pudo concretar desde su posición como Ministro de Salud.

Fueron ocho años que se mantuvo en dicho cargo, y a través del cual desarrolló una valiosa labor que aportó al país un sistema de salud pública basada en la necesidad de todo el pueblo.

No obstante, antes de finalizada la segunda presidencia del Gral. Perón, Carrillo se convirtió en un exiliado, perseguido por sus ideales, pobre, enfermo y olvidado por aquella sociedad que tanto le debía. Así murió el 20 de diciembre de 1956 en la ciudad de Belem do Pará, Brasil.

Hoy lleva su nombre una calle del barrio porteño de Barracas, y algunos hospitales diseminados por el Gran Buenos Aires, quizás intenta de esa manera remediar la injusta respuesta que recibió un hombre de una sociedad por la que dio su vida, y que debió morir en el exilio repudiado por quienes intentó sanar.

Fuente: Graciela Marker Para Planeta Sedna

HIGIENISMO Y SANITARISMO EN ARGENTINA: Hubo una época en la que el programa técnico-médico concentró su quehacer, casi con exclusividad, en la ciudad de Buenos Aires. Allí funcionaba la Facultad de Medicina, el Departamento Nacional de Higiene, la Dirección de Obras de Salubridad de la Nación y la Oficina Química Nacional; más la Asistencia Pública y el Patronato de la Infancia, la sede central de la Sociedad de Beneficencia, la mayoría de los hospitales y un número importantes de entidades que estaban muy vinculadas, cuanto menos, al cuidado y difusión de las prácticas de la higiene.

En concordancia las investigaciones y el asistencialismo se entrelazaban, en general, con los desafíos que presentaban las dolencias de los habitantes del Gran Buenos Aires y zonas de influencia. Situación que viró, de alguna manera, cuando se advirtió la necesidad de atender a otras patologías de alta incidencia en el hinterland.

La instalación de la Sociedad Argentina de Patología Regional del Norte (Jujuy, 1926), con sus subsedes en varias provincias, es un primer paso de descentralización (afirmación que no ignora la existencia previa de la Dirección Regional del Paludismo, que dependía del Departamento Nacional de Higiene). Luego llegaron la Misión de Estudio de Patología Regional Argentina (MEPRA, 1928, responsabilidad de la FM/UBA), la Dirección General del Paludismo (1937, Tucumán) y el Instituto de Medicina Regional (1942, de la Universidad de Tucumán) y la investigación se abocó a otras enfermedades.

Allí estaban los mosquitos, las vinchucas y demás artrópodos que los científicos habían detectado como causantes de algunas de éstas, sobre las que se sabía poco, excepto por la bibliografía que llegaba de los países centrales que hacían cobertura en las colonias africanas y asiáticas y la que aportaban algunos americanos, donde se afianzaba el interés por hacer ciencia-autóctona, a través, por ejemplo, de las contribuciones originales de Carlos Finlay, Juan Guiteras, Roberto Franco, Luis D. Beauperthuy, Oswaldo Cruz, Carlos Chagas, Cesar Moscoso Carrasco y otros más que se desempeñaban en el Caribe, Colombia, Brasil, Solivia, De esta manera se confirmó la presunción de que las supuestas verdades científicas no se dan necesariamente iguales en toda la latitud del planeta y que no pueden traspolarse acráticamente, cuando hay evidencias imposibles de ocultar.

Fuente Consultada: Todo el Historia N°501-2009

Fobias y Manias Miedos Trastorno por Ansiedad Conducta Humana

NOMBRES DE LAS FOBIAS MAS COMUNES

Que es una fobia?: temor o miedo irracional compulsivo a una situación u cosa en particular. Definición: Temor irracional desproporcionado y persistente, que se manifiesta como respuesta a la exposición de ciertos objetos o situaciones. Lo que suele dar lugar a comportamientos de evitación.

Por más que a más de uno le resulten curiosas o sorprendentes, las fobias no son un trastorno extraño. De hecho, son muy comunes. Los expertos calculan que las fobias en su conjunto tienen una incidencia en el 5% de la población mundial.

FOBIA ESPECÍFICA: Temor irracional ante la presencia de cualquier objeto o situación: animales, como por ejemplo: las cucarachas, ratas, arañas, víboras, perros, gatos, caballos o parte de ellos, (pelos, plumas etc.), sustancias u objetos (sangre, líquidos sexuales) o situaciones como las tormentas, inundaciones etc., las cuáles provocan fuerte temor al exponerse a ellas y que el paciente trata de evitar a toda costa.

FOBIA SOCIAL (TAS): Temor a ser evaluado o escrutinizado ante un grupo de gente. Dificultad en hablar en público, dar charlas, discursos o exámenes, comer en público, relacionarse con personas desconocidas.

PÁNICO: Crisis espontánea de temor con descompostura que se semeja a un ataque cardíaco. Los síntomas más comunes del ataque son: Taquicardia, opresión en el pecho, temblor, mareos, sudoración, sensación de desmayo, náuseas, trastornos intestinales, temor a enloquecer o perder el control.

TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA (TAG): Es un tipo de preocupación constante y excesiva sobre una amplia gama de acontecimientos y situaciones. Produce inquietud, fatiga, falta de concentración, etc. El paciente imagina situaciones horribles mientras un familiar se retrasa o no contesta el teléfono.

TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC):
La presencia de ideas, impulsos e imágenes persistentes que el individuo considera intrusas y que provocan una ansiedad o malestar significativo. Y que, para evitarlas, realiza rituales o conductas compulsivas. Las conductas son: lavadoras, ordenadoras, controladoras, etc.

Algunos psiquiatras creen que las fobias nacen como defensa contra la angustia. La angustia, en vez de subsistir como algo indeterminado, se centra en un objeto concreto y, por este camino, se extingue. Por lo general, la persona que los padece está consciente de lo ilógico de sus temores, pero no es capaz de controlarlos. Hay varias falacias importantes relacionadas con las fobias que debieran enmendarse.

Lo primero que hay que asimilar es que existen personas, sanas en todos los demás aspectos, que padecen fobias. En segundo lugar, las fobias no son un indicio de un trastorno mental de carácter grave, pero sí un signo de un conflicto de carácter neurótico. En tercer lugar, las fobias no son causa de serios terrores ni de la muerte. Y, finalmente, la mejor forma de resolver las fobias consiste en no obligar a la gente a soportarlas. El mejor tratamiento consiste en la desensibilización frente a la situación fóbica.

Por fortuna, últimamente se han producido grandes avances en lo tocante a tratamiento de los pacientes fóbicos. Los doctores británicos desensibilizan a sus pacientes de sus temores anormales mediante inyección de un anestésico a base de barbitúricos, consistiendo su método en provocar deliberadamente la angustia haciendo que el paciente se imagine en la situación causa de sus miedos. Mientras va elaborándose la angustia, el paciente recibe una inyección intravenosa del agente anestésico cuya finalidad es cortar el nexo entre el estímulo y la respuesta y conseguir que el paciente aprenda a asociar las situaciones temidas con distensión y calma.

En el Hillside Medical Center —el Hospital Judío de Long Island, N. Y.— se está realizando una labor muy amplia con los pacientes aquejados de fobias. La Dra. Charlotte Zitrin, directora del programa del hospital, califica el tratamiento de «desensibilización a través de la imaginación». Según dice, enseñar a un paciente a no sentir un miedo ilógico a los perros presupone este tipo de proceso. «Si el paciente tiene miedo a los perros, le decimos: “Imagínese quise encuentra al otro lado de la calle y que a media manzana de distancia hay un perrito muy simpático, sujeto con una correa.”

Gradualmente vamos acercando el perro al paciente y dejamos que le olfatee los pies. Después lo convertimos en un perro más grande. Más tarde ya no está sujeto con una correa. Más adelante instruimos al paciente para que salga a ver a un amigo propietario de un perro que vaya a una tienda de cachorrillos y los examine. Esto produce un gran efecto.»

Hay muchas clínicas del país que tratan de curar a los pacientes aquejados de fobias apartándolos radicalmente de los métodos tradicionales de tratamiento. El Dr. Manuel D. Zane, del White Plains Hospital, N.Y., defiende, por ejemplo, que en los casos de fobia lo importante no es la causa. «No trate de evitar la reacción de miedo, porque ésta sobrevendrá», dice a sus pacientes. «Trate de hacer frente al temor cuando aparezca. Lo más importante es aprender a no tener pánico del pánico.»

Esta terapia de la conducta es la que aplica también una organización nacional de «pacientes nerviosos y ex enfermos mentales» llamada Recovery, Inc., que tiene su sede en Chicago y que abunda en lemas del tipo siguiente: «La situación es angustiosa, pero no entraña peligro», «No cojáis el rábano por las hojas, la vida no es una fiesta, pero tampoco una calamidad» y «No existen límites para la tolerancia del dolor.»

Otro psiquiatra llega al extremo de tratar a los pacientes que temen la contaminación haciendo que huelan y toquen muestras de su propia orina, y otro terapeuta más, el Dr. Herbert Fensterheim, ha ideado una «máquina de distensión» que coadyuva en el tratamiento de los enfermos con trastornos fóbicos que acuden al hospital clínico de Nueva York.

La terapia de la conducta no ataca las causas de la fobia a partir de las raíces. De hecho, descarta la razón que se encuentra en la base, por considerarla fuera de lugar, y lo único que le interesa es eliminar o modificar el miedo. En cualquier caso, ha demostrado ser un procedimiento más barato, más expedito y mucho más eficaz en la curación de las fobias que el psicoanálisis de tipo convencional.

No hay más que preguntar a los conductistas que curaron a un hombre del miedo que tenía a su propia caligrafía, a otro que padecía ciento veintiuna de las ciento veintidós fobias inventariadas en el Long Island Jewish Hospital (la única que no padecía era el miedo al rapto), a una mujer que se duchaba cada media hora por temor al olor corporal, o al hombre a quien asustaban tanto los ataques al corazón que era frecuente que saliese corriendo de su casa en dirección a la del médico, para llegar a cuyo consultorio debía subir jadeando tres tramos de escaleras.

De cualquier modo, pese a que hayamos aprendido a tratar con éxito las fobias, todavía no hay nadie que haya descubierto qué es una fobia o qué es exactamente lo que la provoca. Posiblemente encierren incluso un cierto valor de supervivencia las fobias y paranoias actuales.

LISTA DE ALGUNAS FOBIAS COMUNES

Acarofobia: Miedo o temor irracional a las picaduras o a los insectos.
Acrofobia Miedo o temor irracional  al vértigo que produce la altura.
Aerofobia:Miedo o temor irracional  a viajar en aviones.
Agorafobia: Miedo o temor a las multitudes o sitios abiertos.
Agrafobia: Miedo a ser abusado sexualmente.
Algofobia, agliofobia: Miedo a sufrir dolores.
Apifobia: Miedo irracional a las abejas o avispas
Aracnofobia: Miedo persistente a las arañas.
Astrafobia: Miedo a las tormentas electricas con rayos y relampágos.
Atazagorafobia: Miedo de no ser tenido en cuenta y  ser olvidado.
Bacilofobia: Miedo incontrololable a las enfermedades de los microbios.
Batraciofobia: Miedo  irracional incontrolablre  a los animales anfibios o reptiles.
Belonefobia: Miedo u Horror a las agujas y alfileres.
Brontofobia: Miedo a los truenos, rayos y tormentas.
Carcinofobia: Miedo u Horror al sufrir de cáncer.
Cinofobia: Miedo a los perros o la rabia que pueda transmitir
Claustrofobia: Miedo a los lugares cerrados, como ascensores, sótanos.
Cleptofobia: Miedo irracional a ser robado.
Coitofobia: Miedo irracional al acto sexual.
Crometofobia: Miedo a tocar o contacto con dinero dinero.
Demofobia: Miedo a las multitudes o aglomeraciones de gente.
Electrofobia: Miedo a la energa electrica o electrocución.
Eleuterofobia: Miedo a la libertad.
Entomofobia: Miedo  a los insectos.
Eritrofobia: Miedo enfermizo a ruborizarse o ponerse colorado.
Escopofobia: Miedo a ser visto o ser mirado fijamente.
Escotofobia: Miedo a la oscuridad.
Escriptofobia: Miedo de escribir en público.
Fagofobia: Miedo a tragar cosas o comer rarezas.
Farmacofobia: Miedo a las drogas o psicofarmacos.
Fonofobia: Miedo al ruido, voces o vos de uno mismo.
Gerascofobia: Miedo a envejecer
Ginefobia: Miedo al sexo femenino.
Hapofobia: Miedo a tocar a alguien.
Hematofobia (Hemofobia): Miedo a la sangre.
Hidrofobia: Miedo al agua, a ahogarse, a nadar.
Hidrofobia: Miedo al agua.
Hipegiafobia : Miedo tener que asumir responsabilidad.
Iofobia: Miedo a las sustancias venenosas o ser envenenado.
Insectofobia: Miedo a los insectos.
Kakorrafiafobia: Miedo a la frustración.
Lalofobia: Miedo a hablar en público.
Maieusiofobia: Miedo a embarazarse.
Mastigofobia: Miedo a ser castigado
Microfobia: Miedo a pequeños organismos vivos.
Musofobia (muridofobia): Miedo a los ratones.
Misofobia: Miedo a la suciedad o a la contaminación.
Necrofobia: Miedo a la muerte, a los cadáveres , cosas muertas.
Neofobia: Miedo a las cosas nuevas, a nuevas experiencias.
Nictofobia: Miedo a la noche.
Obesofofia: Miedo o temor a engordar
Parasitofobia: Miedo a los parásitos.
Patofobia: Temor o miedo a sufrir enfermedades.
Parturifobia: Miedo al parto.
Pedofobia: Miedo a los niños.
Peniafobia: Temor a la pobreza.
Pediculofobia: Miedo a los piojos.
Pirofobia: Miedo al fuego.
Satanofobia: Miedo al Diablo o a Satán
Tapefobia (Tafefobia:): Miedo a ser enterrado vivo.
Talasofobia: Miedo a la inmensidad  del mar.
Tanatofobia: Miedo a morir
Tomofobia: Miedo a las cirugía.
Tredecafobia: Miedo al número 13, a la mala suerte.
Tremofobia: Miedo a los temblores, sismos, terremotos.
Tripanofobia : Miedo a las inyecciones
Triquinofobia: Miedo a la comida posiblemente envenenada
Vicafobia: Miedo a las brujas.
Virginitifobia: Miedo a la violación.
Xerofobia: Miedo a los desiertos o lugares áridos y secos.
Zelofobia: Miedo a los celos (a padecerlo o ser victimas)
Zoofobia: Miedo a todos los animales

Método de Relajación Ocular de Bates Cientificos Desconcoidos

Método de Relajación Ocular de Bates

Willian Bartram Nikola Tesla James McConnell Joseph B. Rhine

William Horatio Bates (1860-1931)
William Horatio BatesWilliam Horatio Bates ejerció una gran influencia sobre miles de personas con serios defectos oculares a principios de este siglo, con su idea de que las gafas eran simples «muletas para ojos» y podía prescindirse de ellas.

Su sistema de «relajación ocular» se suele considerar hoy inútil y sus teorías dignas de un charlatán. Sin embargo fue la primera figura importante de la tendencia moderna a sustituir las gafas por ejercicios oculares para tratar los defectos visuales

Bates nació en Newark, Nueva Jersey, se graduó en Cornell en 1881 y recibió su título de Medicina en el Colegio de Médicos y cirujanos, en 1885. Fue ayudante clínico en el Hospital de Ojos y  Oídos de Manhattan y médico residente en el Hospital Bellevue y más tarde en la Enfermería de los Ojos de Nueva York. Desde 1886 a 1891 Bates, especialista en ojos, oídos, nariz y cuello, enseñó oftalmología en la Escuela Médica de Postgraduados y Hospital de Nueva York.

Luego empezó una serie de misteriosos acontecimientos. En 1902 desapareció. Unos meses después su mujer supo que estaba trabajando en un hospital de Londres. Cuando acudió a su lado lo encontró en un estado de agotamiento y sin poder recordar lo sucedido. Dos días después desapareció de nuevo.

La señora Bates buscó a su marido por toda Europa sin éxito. Regresó a los Estados Unidos y continuó su infructuosa búsqueda hasta su fallecimiento. Un colega oculista lo descubrió, en 1910, practicando en Grand Forks, Nueva Dakota, donde residía desde hacía seis años.

Se persuadió a Bates para que regresara a Manhattan y trabajó como médico residente en el Hospital de Harlem hasta 1922. En 1920 publicó por cuenta propia un libro titulado Curación de la vista defectuosa mediante el tratamiento sin gafas (Cure of Imperfect Eyesight by Treatment wiihout Glasses), un «compendio fantástico», según un biógrafo de Bates, «de casos extravagantemente exagerados, inferencias injustificadas e ignorancia anatómica».

El Método de relajación ocular de Bates, pues éste es el nombre del remedio, se basa en su teoría de la acomodación, es decir, del proceso que tiene lugar dentro del ojo cuando mira un nuevo objeto a mayor o menor distancia. Bates creía que la causa de todos los errores refractivos, como miopía, presbicia y astigmatismo, era simplemente el «esfuerzo», debido a su vez a un «estado anormal de la mente».

El bizqueo u otra perturbación funcional del ojo, por ejemplo, no es más «que un pensamiento equivocado y su desaparición es tan rápida como el pensamiento que relaja. Si la relajación es sólo momentánea, la corrección es momentánea. Cuando se hace permanente, la corrección es permanente».

El sistema de Bates supone una «fijación central», es decir, aprender a ver sin esfuerzo. Los pacientes aprendían primero a «tapar» cubriendo ambos ojos con las palmas de las manos y tratando de pensar en un «negro perfecto». Bates creía que cuando un paciente era capaz de ver una negrura pura, se producía una mejora inmediata de la vista.

El paciente aprendía luego el «desplazamiento» y el «balanceo». Al decir desplazamiento, Bates se refería a un movimiento hacia adelante y hacia atrás hasta que se creaba la ilusión de un objeto balanceándose a un lado y a otro. Se recomendaba a los  pacientes cuanto más corto fuese el desplazamiento mayores serían los efectos benéficos.

Además de tapar, desplazar y balancear, Bates recomendaba también reforzar los ojos leyendo en condiciones especialmente difíciles. Se explicaba también a los pacientes que sus ojos se reforzarían mirando directamente al Sol breves instantes, para que los rayos beneficiosos pudiesen bañar la retina, sistema que según la mayoría de médicos puede causar con facilidad daños permanentes en la retina.

Bates aseguraba también que el bizqueo, las manchas en los ojos e incluso el parpadeo de las estrellas se debían a los esfuerzos del ojo. Los físicos sostienen, en general, la idea de que el parpadeo de las estrellas se debe al paso de corrientes de aire de distintas densidades, pero Bates aseguraba que el parpadeo estaba totalmente dentro de nuestra mente.

El parpadeo cesa cuando los ojos dejan de esforzarse, decía. «No sólo desaparecen todos los errores de refracción y todos los trastornos funcionales del ojo cuando éste ve mediante la fijación central, también quedan aliviadas muchas situaciones orgánicas», declaraba Bates.

Según su obra, estados físicos como la glaucoma, el principio de catarata y la iritis sifilítica (inflamación del iris del ojo) «desaparecen cuando se ha conseguido la fijación central. Se consigue a menudo una mejora en pocos minutos y en casos raros la mejora es permanente. También se benefician con el sistema infecciones y enfermedades causadas por las toxinas de la fiebre tifoidea, gripe, sífilis y gonorrea. Aunque entre en el ojo un cuerpo extraño, si se mantiene la fijación central no se produce enrojecimiento ni dolor».

Bates enseñó su método a centenares de discípulos. Surgieron cu todo el territorio muchos «estudios»: así llamados porque para dirigir una «clínica» se necesitaba el título de médico.

Quizás uno de los maestros más conocidos que estudió con Bates fue la señora Margaret Darst Corbett, de Los Angeles, quien se enfrentó con éxito a una denuncia por parte de los oculistas, optometristas y oftalmólogos colegiados de California del Sur por «practicar la medicina y la optometría sin licencia».

La sala del tribunal se llenó de testigos con edades comprendidas entre 5 y 85 años que, según decían, habían recuperado la vista normal gracias a las lecciones de la señora Corbett. Sólo en Los Ángeles se ofrecieron 500 personas para testimoniar en favor de la señora Corbett. En su defensa dijo simplemente que no era médico. Era maestra. «Normalizo los ojos mediante la relajación» declaró la señora Corbett, «no diagnostico ni prescribo ni medico.»

Si existe la posibilidad de un estado patológico, envío a los clientes a sus propios médicos para que los examinen y diagnostiquen. Yo enseño que cuando una persona tiene algo de vista puede desarrollar más, no con ejercicios, empujones, o esforzando todavía más unos ojos cansados, ni tampoco utilizando unos lentes fuertes, sino dejando a los ojos cómodos y relajados, dejándoles ver, sin obligarlos más». La señora Corbett, que falleció el 2 de diciembre de 1962, ganó el juicio porque demostró que mejoraba la visión deficiente únicamente mediante la relajación.

Entre los convertidos más eminentes de Bates, están el auto-titulado experto en cuestiones de sanidad Bernarr Mac Fadden y el escritor Aldous Huxley, víctima de una temprana infección ocular que dejó sus córneas con cicatrices permanentes.

Huxley se hizo seguidor del Método Bates y confesó que este método había beneficiado mucho su vista. Más tarde (1942) escribió un libro El arte de ver (The Art of Seeing) que resumía las teorías de Bates e incluía otras formas de terapia inspiradas en el mismo Huxley.

Bates falleció el 10 de julio de 1931 en la ciudad de Nueva York, pero sus teorías y métodos excéntricos continuaron siendo populares. Llegó a haber hasta 50 maestros en la zona de Los Ángeles trabajando con pacientes y enseñando el Método Bates.

En la actualidad, aunque existen algunos estudios en Los Andeles y dos en San Francisco, sólo hay uno en San Diego, uno en Kansas City y uno en Nueva York; este último sólo acepta clientes enviados por un médico.

Vivir Engañando

Científicos Sin Fama

Mujeres Científicas

Diez Ideas Para Ayudar