Testiomonio de la epoca Retrato de Manuel Belgrano



Retrato de Manuel Belgrano – Testiomonio de la Época

RETRATO DEL GENERAL BELGRANO
José Celedonio Dalbin: Comerciante que conoció de cerca al general Belgrano en Tucumán y Buenos Aires. En 1860 escribió al general Mitre dos cartas sobre la personalidad de Belgrano, de ellas son los párrafos anteriores.

 Retrato de Manuel Belgrano El general Belgrano era de regular estatura, pelo rubio, cara y nariz fina, color muy blanco, algo rosado, sin barba; su cara era más bien de alemán que de porteño. No se lo podía acompañar por la calle porque su andar era casi corriendo; no dormía más que tres o cuatro horas, montando a caballo a media noche, que salía de noche para observar el ejército, acompañado solamente de un ordenanza.

Era tal la abnegación con que este hombre extraordinario se entregó a la libertad de su patria, que no tenía un momento de reposo, nunca buscaba su comodidad, con el mismo placer se acostaba en el suelo que en la mullida cama.

Se presentaba aseado, como lo había conocido yo siempre, con una levita. de paño azul, con alamares de seda negra, que se usaba entonces, su espada y gorra militar de paño.

Su caballo no tenía más lujo que un gran mandil de paño azul, sin galón alguno. Todo el lujo que llevó al ejército fue una volanta inglesa de dos ruedas, que él manejaba, con un caballo y en la que paseaba en algunas mañanas, acompañado de su segundo el general Cruz.

La casa que habitaba, y que el general mandó edificar en La Ciudadela era de techo de paja, dos bancos de madera, una mesa ordinaria, un catre pequeño de campaña con delgado colchón que siempre estaba doblado, y la prueba de que su equipaje era muy modesto fue que, al año de haber llegado, me hizo presente se hallaba sin camisas y me pidió le hiciese traer de Buenos Aires dos piezas de hilo de Irlanda.

Se hallaba siempre en la mayor escasez, así es que muchas veces me mandó pedir cien o doscientos pesos para comer. Lo he visto dos o tres veces, en diferentes épocas con las botas remendadas.

El general Belgrano era un hombre de talento cultivado, de maneras finas y elegantes…

El general era muy honrado, desinteresado, recto; perseguía el robo y el juego en su ejército; no permitía que se le robase un solo peso al Estado, ni que se le vendiese más caro que a los otros..

José Celedonio Balbín.



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------