Armas en la edad Media Historia de las Armas Arco Largo Mosquete



Armas en la edad Media Historia de las Armas
Arco Largo, Mosquete, Ballesta

1050: Ballestas: es el único hallazgo militar de la edad media. Difícil de manejar era un arma muy eficaz, que en 1130 la iglesia prohibió su uso, salvo contra el infiel musulmán, tratándola de arma aborrecida por Dios e indigna para el cristiano.

Cuanta más fuerza se aplique a tensar un arco, mayor será la fuerza con que salga despedida la flecha cuando se libere la tensión. Y a mayor fuerza de disparo, mayor alcance y capacidad de penetración.

Naturalmente, cuanto mayor sea el arco o cuanto menos flexible, mejor, pero llegará un momento que el músculo humano no bastará para tensar la cuerda del arco.

En Francia, en algún momento en torno a 1050, se aplicó un mecanismo a este proceso: el arco se tensaba mediante una manivela de dos manetas, o con un dispositivo equivalente.

Andando el tiempo, los arcos se fabricaron de acero, y con ellos se disparaba un dardo corto a una distancia de unos 300 m, capaz de penetrar en una cota de malla.

Ésta fue la primera arma manual mecanizada, y el dardo que disparaba se consideró tan terrorífico, que la ballesta pareció demasiado mortífera para ser utilizada.

Al menos un concilio eclesiástico reunido en 1139 trató de proscribir su uso, salvo en contra de los no cristianos. (Pero la prohibición no fue tenida en cuenta).

La mayor desventaja de la ballesta era su lentitud.

Se precisaba mucho tiempo para tensarla mediante la manivela, y dejarla lista para disparar, y una vez efectuado el tiro, el enemigo podía fácilmente arremeter sin dar tiempo a recargar el arma.

1298: Arcos largos: El arco largo lo inventaron en el siglo XIII los galeses. Tenía más de 1,80 m de longitud y disparaba flechas de 0,90 m.



Un hábil arquero podía lanzar con exactitud una flecha a unos 225 m, y alcanzar un máximo que superaba los 300.

Lo cual equivalía al doble del promedio de la ballesta y, lo que era mucho más importante: en el tiempo que aquélla necesitaba para ser recargada, con el arco largo podían efectuarse cinco o seis disparos.

Si se enfrentaban unos arqueros provistos de esta arma con un número igual de ballesteros, estos últimos eran acribillados.

La desventaja del arco largo, sin embargo, radicaba en que el arquero debía aplicar una fuerza de 40 a 45 Kg. para tensarlo, y mantener la tensión hasta el momento en que la pluma de la flecha estaba alineada con la oreja del tirador.

Ello requería fuerza y un gran entrenamiento.
Eduardo I de Inglaterra reconoció el valor de esta arma y organizó un cuerpo de arqueros ingleses provisto de ella.

Ensayó su eficacia en su enfrentamiento con los escoceses en la batalla de Falkirk el 22 de julio de 1298.

La infantería escocesa disponía de picas, pero los arqueros ingleses, con sus arcos largos, dispararon contra ellos a distancia, y cuando ya habían sido aniquilados en número suficiente como para que el resto quedara reducido a una masa en desorden, la caballería inglesa acudió a rematar la tarea.

Los ingleses utilizaron los arcos largos en otras batallas, y ninguna otra nación adoptó nunca esta arma tan lógica. Como consecuencia de ello, los ingleses constituyeron una gran potencia militar durante el siglo y medio que siguió.

armas medievalesarmas medievales
Esacala de Asalto , Siglo XVI Lanza Piedras
armas medievalesarmas medievales
Dispositivo de un Puente de Asalto«Escorpión», Lanza Dardos
armas medievalesarmas medievales
Puente de Asalto Móvil Carro de Asalto Primitivo, ocupados por Arcabuceros
armas medievalesarmas medievales
Cañón a repetición sobre pivoteCañón Mortero

1346: Cañón Una vez los europeos dispusieron de pólvora, no tardó mucho en abrirse paso la idea de colocarla en un grueso tubo metálico y, aprovechando su fuerza explosiva, proyectar una bola de piedra o de metal.

Ésta saldría con mucho mayor ímpetu que si se lanzara mediante una catapulta.



Ignoramos quién inició la construcción de esos tubos o cañones, pero algunos afirman que una versión primitiva se utilizó en el asedio de la ciudad de Metz en 1324.

En cualquier caso, no cabe duda de que hacia 1346 ya se empleaban. Eduardo III de Inglaterra, en su intento de reclamar el trono de Francia, entró en guerra en 1337, dando así comienzo a la que sería conocida como guerra de los Cien Años.

La primera batalla campal de esa guerra se libró en Crécy, en la Francia centro septentrional, el 26 de agosto de 1346.

Los franceses aventajaban en número a los ingleses, sobre todo en caballería, y también disponían de ballesteros genoveses. Pero los ingleses contaban con arqueros armados con arcos largos, y éstos prevalecieron. Los arqueros ingleses avanzaron y los franceses fueron aniquilados.

Eduardo III también tenía cañones en Crécy. Se trataba de artefactos primitivos y no sirvieron para nada, pero constituían todo un presagio del futuro.

1565:Mosquete Por esta época, el perfarmas medievaleseccionamiento del arcabuz dio como resultado el mosquete.

Esta palabra deriva de (mosca), y con anterioridad se había aplicado al cerrojo de las ballestas, tal vez porque tanto esa pieza como la bala del mosquete producían, al pasar junto al oído, un sonido semejante al zumbido de una mosca.

Los mosquetes podían disparar balas capaces de penetrar la armadura, con lo que ésta empezó a desaparecer. Carecía de utilidad soportar su peso si, a cambio, no ofrecía protección.

Durante dos siglos, los mosquetes continuaron siendo las principales armas ligeras usadas por los soldados, pero aún resultaban difíciles de manejar y cargar, por lo que los mosqueteros precisaban la protección de los alabarderos.

1450: Arcabuces Naturalmente, uno de los problemas que planteaba la artillería era que los cañones resultaban pesados y tenían que trasladarse con mucho esfuerzo de un lugar a otro.



Sin duda hubiera sido muy conveniente disponer de un cañón lo bastante pequeño como para que una sola persona pudiera acarrearlo.armas medievales

Hacia 1450 se inventó en España el primer cañón lo suficientemente reducido como para que lo disparase un soldado. Recibió el nombre de arcabuz, de una palabra holandesa que significaba «cañón de gancho». Tal vez fue llamado así porque se asociaban los primeros arcabuces con las picas, que eran «lanzas con gancho».

El arcabuz no era fácil de llevar. Los primeros resultaban tan pesados, que necesitaban soportes.

La pólvora cargada detrás de la bala debía prenderse para poder efectuar el disparo, operación tan ardua como la de tensar de nuevo la ballesta, por lo que se precisaban alabarderos que protegieran a los arcabuceros mientras procedían a recargar sus armas. No obstante, el arcabuz señaló el comienzo de las armas ligeras.

elogios importantes para la mujer

Se perfeccionó y aligeró, de tal manera que podía dispararse apoyándolo en el hombro. Continuó utilizándose durante siglos, hasta que quedó superado.

LAS ARMAS DE LA EDAD MEDIA

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA-HISTORIA DE LA CIENCIA TOMO II

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------