El Arte y Arquitectura en Roma: circos teatros baños acueductos



El Arte y Arquitectura en Roma: Circos, Teatros Baños y Acueductos

LAS ARTES: Si bien los romanos tuvieron una gran predisposición para el cultivo las artes, no fueron absolutamente originales, sino que tomaron de los griegos los principales elementos y los aplicaron con acierto.

La arquitectura
Fue la expresión artística más desarrollada entre los romanos, y la que alcanzó mayores proyecciones en magnitud y perfeccionamiento. os romanos emplearon el arco de medio punto en forma de semicircunferencia, y la bóveda. En cuanto a las columnas, eliminaron las trías del fuste de la dórica, dando origen a otro estilo que se llamó cano.

Y entre las obras de mayor envergadura merecen destacarse; Los arcos triunfo, erigidos para conmemorar las grandes victorias militares que eran esplendor al Imperio, los más importantes de los cuales se  encuentran en Roma, como el de Tito, el de Septimio Severo y el de Constantino.

Las columnas, que eran monumentos conmemorativos en cuyo fuste inscribían en relieve los hechos de los personajes a quienes honraban, como por ejemplo las columnas de Trajano y de Marco Aurelio.

Los templos, destinados al culto, muchos de los cuales todavía se conservan, convertidos en iglesias cristianas. El más importante es el Panteón, de la época de Augusto, cuya cúpula fue tomada como modelo por Miguel Ángel cuando erigió la de la basílica de San Pedro.

Los foros, que eran las plazas públicas, donde se desarrollaban las asambleas populares, rodeadas de hermosas construcciones.

Las basílicas, edificios de forma rectangular con espacios separados por columnatas, en los que funcionaban los tribunales, se concertaban negocios y, en ocasiones, servían para la celebración de grandes fiestas o reuniones. Posteriormente los cristianos también las utilizaron templos.

Los acueductos, que eran construcciones de piedra que servían para transportar el agua desde las grandes caídas hasta las ciudades para su abastecimiento.

Las carreteras, que fueron excelentes obras de ingeniería, construidas con lajas de piedra o granito que a través de una red de 300.000 kilómetros, unieron a Roma con todo el Imperio, facilitando la comunicación, la transmisión de las órdenes y el desplazamiento de los ejércitos. Muchas de ellas, a pesar del desgaste de los siglos, se mantienen en la actualidad en condiciones de ser transitadas.

Los anfiteatros o teatros dobles, que se utilizaban para grandes espectáculos, corno las luchas de fieras, la realización de Carreras los duelos de gladiadores y las parodias de combates navales. En Roma se conserva uno de los más famosos, el Coliseo, donde fueron martirizados y ejecutados muchos cristianos. Ten fa capacidad para 80.000 espectadores.



Los circos, que consistían en extensas pistas ovaladas, para las carreras de caballos y de carros, que atraían a grandes multitudes y eran objeto de apuestas según los colores de las caballerizas a que pertenecían. Fueron importantes el Circo Flaminio y el Circo Máximo, en el que cabían hasta 250.000 espectadores.

Las termas, finalmente, que eran grandes edificios usufructuados por una minoría que concurría a ellos para gozar de los baños que se proporcionaban a distintas temperaturas. Se utilizaban, asimismo, para conferencias, reuniones o juegos de salón. Las mujeres podían concurrir a horarios diferentes y ocupaban salas distintas. Sobresalieron las termas de Caracalla y de Diocleciano, ambas en Roma.

La Pintura

Inspirada también en los griegos, la pintura alcanzo su mayor expresión en los retratos. En las ruinas de Pompeya se conservan pinturas en las que se reproducen escenas mitológicas o de la vida familiar; y otras de temas escabrosos, que revelan la decadencia moral de aquella ciudad.

La escultura

Como la pintura, se guió por los modelos griegos, que fueron copiados a imitados con esmero y perfección. Se destacaron, principalmente, las cabezas y los bustos, de extraordinaria perfección y gran fidelidad con el original. Son famosos los bustos de Augusto y Caracalla.

La Letras

La lengua utilizada por los romanos loe el latín, que era el idioma hablado por los primitivos habitantes del Lacio. Para su escritura adoptaron el alfabeto griego, al que le introdujeron algunas modificaciones.

Con el curso del tiempo y el desarrollo del gusto literario, el latín fue evolucionando de una expresión ruda y vulgar a una formulación culta, más galana y rebuscada, propia de los escritores y oradores, como Cicerón o Quintiliano a la que se llama latín clásico. Los pueblos Conquistados recibieron la influencia del latín vulgar, hablado por los Soldados, que al mezclarse con las lenguas vernáculas dio origen a los idiomas romances o neolatinos, como es el caso de nuestra lengua, el castellano. De esta manera, el idioma se convirtió en un medio de unión y en un vehículo de difusión, que extendió la escultura romana a todo el Imperio.

El Teatro



Las primeras manifestaciones literarias que se recuerdan, pertenecen al género teatral y fueron escritas por Plauto y Terencio, autores de un número considerable de comedias en las que se analizan las costumbres de los romanos Desde el año 55 a.C. las representaciones teatrales se efectuaron en locales especialmente destinados al efecto.

En la poesía, que surgió con ímpetu en la época del Imperio. descollaron Cátulo, de quien se recuerdan sus célebres Odas, Lucrecio que describió las pasiones de su época; Horacio, probablemente el más importante de los poetas romanos, autor de famosas Odas y de una obra, inmortal, Arte Poética; Virgilio, que dedicó sus mejores obras, Las Bucólicas y Las Geórgicas a la descripción de los encantos de la naturaleza y de la vida pastoril; escribió, además, La Eneida, su poema más conocido, en el que se refiere a las hazañas del héroe troyano Eneas y a los orígenes de Roma; Ovidio, célebre autor de El arte de amar y de un poema mitológico llamado Metamorfosís, en el que narra un número considerable de mitos o leyendas conservados hasta entonces; Lucano, asesinado por orden de Nerón, que compuso el recordado poema épico Farsalia, en el que narra el enfrentamiento de César y Pompeyo; y Petronio, autor del famoso Satiricón, en el que criticó las costumbres libertinas de la época imperial.

A todos ellos se deben agregar: Juvenal, eximio poeta satírico, conocido como autor de las Sentencias y Marcial, de quien se recuerdan sus famosos Epigramas.

La historia

De la época primitiva 50 conservan los Anales de Ennio, que era un soldado de origen griego. Otro historiador del mismo origen, Polibio, narró las guerras púnicas en una historia General.

Julio Cesar escribió sus célebres Comentarios sobre la conquista de las Galias y Las guerras civiles.

A su vez, Salustio se ocupó de la actuación de varios personajes, como Catilina y Yugurta, a quienes dedicó sus elaboradas Monografías.

Ya en la era cristiana, debe destacarse la labor de Tito Livio, que demoró cuarenta años en escribir una magnífica Historia General de Roma, modelo en su género, aunque parcial en sus juicios.

A Tito Livio no le va en zaga Tácito, que redactó Los Anales, de depurado estilo, probablemente el más distinguido de la lengua latina.

También debe mencionarse a Suetonio, que nos ha dejado La Vida de los doce Césares, obra en la que expone, con multitud de anécdotas, las biografías de los emperadores romanos, desde Julio César a Diocleciano; Plutarco, que escribió las memorables Vidas Paralelas, en las que acumula preciosos datos y compara las biografías de distintos personajes,. con el objeto de extraer una moraleja; y Plinio el Joven, que es autor del Panegírico de Trajano y de una colección de 250 cartas en las que narra con gran claridad las costumbres de su época.



La filosofía

En principio, los filósofos romanos adhirieron a las escuelas griegas de los estoicos y los epicúreos, con lo que le dieron a esta disciplina un carácter esencialmente moral.

Entre los filósofos romanos más destacables, se encuentran: Séneca, de origen español, que fue autor de varios tratados sobre Moral; Epicteto célebre por su Manual de pensamientos, que siendo un esclavo griego, llegó a frecuentar la amistad del emperador Adriano; y finalmente, Marco Aurelio, que a su condición de emperador añadió la de Filósofo. Se le recuerda especialmente por sus Pensamientos, que constituyen una fuente de reflexión para el perfeccionamiento de la conducta y el cumplimiento del deber.

El derecho

ciceronEl derecho constituye, sin duda, el mayor legado que los romanos hayan hecho a la cultura de Occidente. El punto de partida para configurar ese extraordinario conjunto de normas jurídicas que integran el derecho romano, fue la Ley de las Doce Tablas que, como vimos, fue promulgada hacia el año 450 a.C.

El Derecho Romano fue luego evolucionando con los edictos anuales de los pretores, que eran enunciados al comenzar sus funciones y repetían, con correcciones, los utilizados en los períodos anteriores. Los edictos del pretor urbano, que juzgaba a los ciudadanos, dieron origen al derecho civil, y los del peregrino, que administraba justicia para los extranjeros, al derecho de gentes. (imagen: Ciceron)

Según ya hemos dicho, en el año 121, el emperador Adriano ordenó al jurista Salvio Juliano, realizar una recopilación de toda la legislación vigente, que se publicó con el nombre de Edicto Perpetuo, a partir del cual el derecho quedó codificado. Periódicamente se introducían algunas modificaciones, con la sanción de las Constituciones imperiales, las decisiones del Senado o los plebiscitos votados en las asambleas populares. Además, debía tenerse en cuenta la interpretación y el ordenamiento de los grandes jurisconsultos, como Cayo, Papiniano, Ulpiano y Modestino.

Cuando en el año 212, el emperador Caracalla concedió la ciudadanía romana a todos 1os habitantes del Imperio, la vigencia del derecho civil se extendió prácticamente a todo el mundo conocido y siguió rigiendo en Occidente al producirse la caída del Imperio; en tanto que en el Oriente, el emperador Justiniano ordenó en el año 550 otra recopilación que recibió el nombre de Corpus Juris Civilis (Cuerpo ,Jurídico Civil).

La legislación castellana y posteriormente la legislación indiana sancionada por los españoles para el continente americano, se inspiraron 00 el derecho romano y constituyen hoy el fundamento del derecho argentino.

La Oratoria

Los romanos, como los griegos, concedieron una gran importancia a la oratoria, que era el instrumento del triunfo en la vida política.  De esa manera se destacaron grandes oradores, entre los cuales sobresalió con luz propia Cicerón, de quien se recuerdan sus Verrinas  contra el gobernador Verres, de Sicilia; las Filípicas llamadas en recuerdo de las arengas de Demóstenes contra el dictador Marceo Antonio; y, sobre todo, las Ctlilinarias, a través de las cuales denunció la famosa conspiración de Catilina. Además, se conservan dos impontantes obras, como la Oratoria y la Res Publica (cosa pública).

Las Ciencias y La medicina: En el marco de las ciencias, la medicina fue la que alcanzó mayor esplendor. Entre quienes se destacaron en el cultivo de esta disciplina, debemos mencionar a Erasístrato, Herófilo y Sorano; y, sobre todo, a quien se considera el más brillante exponente de la medicina romana, Galeno en realidad de origen griego, pero que ejerció su profesión en Roma.

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------