Biografía de Juan José Carrera Plan Para Derrotar a O’Higgins



Biografía del Brigadier Juan José Carrera

Nació en Santiago de Chile en 1782, siendo sus progenitores, don Ignacio de la Carrera, prestigioso Brigadier de los Reales Ejércitos; y doña Paula Verdugo Fernández de Valdivieso, perteneciente a una distinguida familia nativa, de noble alcurnia.

Dedicado a la carrera desde sus más tempranos años, Carrera ostentaba las presillas de sargento mayor cuando estalló la revolución emancipadora de su patria, alcanzando la jerarquía de brigadier en la asonada del 15 de noviembre de 1811. Apoyó a su hermano José Miguel en las diversas revueltas en que desquició el orden y arrojó al abismo la obra de los demás patriotas chilenos.

Cuando el 1º  de abril de 1811, el comandante Tomás de Figueroa intentó apoderarse del mando, mediante la revolución que encabezó en Santiago, Juan José Carrera en su calidad de sargento mayor del Regimiento de Granaderos, contribuyó poderosamente al restablecimiento del orden, y por sus merecimientos en esta emergencia, por decreto del 9 de aquel mes y año, la Junta Gubernativa de Chile le otorgó el ascenso a teniente coronel efectivo de caballería de línea y lo condecoró con un escudo con el lemas «Yo salvé la Patria», el que debía ser llevado en el brazo izquierdo.

Acompañó a su hermano, como queda dicho, en los dos levantamientos: en el del 4 de septiembre de 1811, en que se produjo el cambio de la Junta Gubernativa colocando personas que creían eran sus partidarios; y después, en el del 15 de noviembre del mismo año, por medio del cual derrocó a estas personas y se estableció en su lugar tomando la dirección suprema.

A raíz de este movimiento, el 11 de enero de 1812, Juan José Carrera debió salir de Santiago al frente de 300 Granaderos, 20 artilleros, ó piezas y 100 jinetes del Regimiento Miliciano de Melipilla, para reprimir la resistencia al nuevo gobierno presentada por los habitantes de Penco. Posteriormente pasó a formar parte de la Junta de Gobierno, en la que ya figuraba en abril de 1813.

En el curso de este año operó contra los españoles y en noviembre se hallaba en un lugar llamado Ñipe, distante de Chillan como 12 leguas, 4 al Sud de liara, con 600 fusileros, 18 cañones con 80 artilleros. El 9 de diciembre de 1813 un cambio en la situación política, hizo cesar a los hermanos Carrera en los mandos militares que se habían asignado. Acompañó a su hermano José Miguel en la tercera revuelta para alterar el orden, que tuvo lugar en Santiago el 23 de julio de 1814, ya pesar de esta adhesión y cooperación, este último en varios pasajes de su «Diario Militar» rebosa de la malquerencia que sentía por su hermano: «Juan José nunca pudo llevar «con paciencia verse mandado por mí, siendo menor que él.

Le acompañó en la campaña del Sur para contrarrestar la invasión realista conducida por el brigadier Antonio Pareja, campaña que terminó tan desastrosamente en Chillán y de regreso de Mendoza, después que el movimiento del 23 de julio de 1814 llevó al poder a su hermano José Miguel, se incorporó al ejército y asistió con O’Higgins al glorioso sitio y derrota de Rancagua.

Barros Arana, autoridad insospechable dice:

«Contaban los contemporáneos que desde que los patriotas se vieron encerrados en Rancagua, D. Juan José Carrera, que tenía el título de brigadier desde 1811, se acercó a O’Higgins y le dijo «Aunque yo soy general más antiguo, Vd. es el que manda». Esta versión está también consignada en los apuntes de D. Juan Thomas. Si esas palabras no son perfectamente exactas, el hecho sí lo es. D. Juan José Carrera que había perdido todo prestigio militar por su conducta en la campaña de 1813, en que nunca había hecho cosa alguna de provecho, ni se había dejado ver en ningún puesto de peligro, no hizo sentir tampoco su presencia en Rancagua, permaneciendo durante todo el combate dentro de la casa del cura, y sin presentarse una sola vez a los soldados» («Historia General de Chile», tomo IX, página 562).

El desastre de Rancagua lo arrojó como a los demás patriotas, de Chile a Mendoza, de donde pasó a Buenos Aires, pues en aquella Gobernación Intendencia la voluntad inflexible del futuro libertador de Chile no les había sido cómoda. Desde esta ciudad José Miguel pasó a los Estados Unidos, donde le fracasaron sus propósitos de armar buques y reclutar gente, para regresar a Buenos Aires, de donde marcharía a libertar a su país con el apoyo de sus compatriotas emigrados.



El fracaso de estos planes fue debido en parte a la intervención del Director Pueyrredón, que por indicación de San Martín, frustró en la medida de sus posibilidades la realización de aquellos. A su regreso a Buenos Aires, San Martín ya había logrado el triunfo de Chacabuco.

Los tres Carrera entraron en la conjuración encabezada por Agrelo, Pagóla y French, para derrocar a Pueyrredón, la que descubierta, dio con aquellos en prisiones: Juan José, en compañía de su hermano Luis fueron a parar a una cárcel en tierra mientras que José Miguel fue colocado en el bergantín «BELÉN», de donde fugó, yéndose a Montevideo.

Después de un tiempo, los dos primeros fueron puestos en libertad, convencido el Gobierno de que habrían desistido de sus empresas subversivas.

Bien pronto, en vez, idearon un atrevido plan para pasar a Chile, con «el fin de derrocar a O’Higgins del mando y ponerse en su lugar: Juan José y Luis Carrera debían atravesar las provincias argentinas y reunirse con otros partidarios que se irían concentrando desde diversos puntos de la emigración en la Hacienda de San Miguel, en uno de los valles de la Cordillera; donde esperarían a José Miguel, que arribaría a aquel puntos en una fragata norteamericana, con la que partiría desde Montevideo para dar cima a su empresa.

Luis Carrera,  partió de Buenos Aires el 10 de julio de 1817, disfrazado y con el nombre de Leandro Barra, pero tuvo la desgracia, por su falta de tacto, de caer en manos de la justicia de San Luis, que lo trasmitió a la de Mendoza, quedando por completo revelado el plan que iban a desarrollar los tres hermanos. Juan José, que ignoraba lo acontecido, salió a su vez de Buenos Aires el 8 de agosto, bajo el nombre supuesto de Narciso Méndez, disfrazado de peón, como acoro pañante del impresor chileno don Cosme Alvarez.

Hicieron sin novedad el viaje en las primeras etapas, pero al cubrir la travesía de Río IV a San Luis, pasando la posta de «San José», y habiéndose adelantado Alvarez alguna distancia, quedó muerto en el camino un postillón de 16 años que acompañaba a Juan José Carrera, sobre el que recayó las sospecha de un crimen que jamás pudo comprobarse.

En la posta de «La Barranquerita», este último y Alvarez fueron detenidos por un destacamento enviado por el gobernador de San Luis, prevenido desde Mendoza, y a la responsabilidad del crimen en el desierto se sumó el complot subversivo del cual ya tenía el gobierno de Mendoza pleno conocimiento.

En Mendoza los dos hermanos fueron sometidos a juicio, donde desde la cárcel prepaiaron un nuevo complot que tenía por objeto derrocar al gobernador Luzuriaga, reuniendo las milicias y movilizando los chilenos expatriados y prisioneros españoles, para formar una gran fuerza, con la cual pasarían a Chile a imponer respeto a San Martín y O’Higgons. El sargento y la guardia de la cárcel estaban complicados en el movimiento que debía estallar el 25 de febrero de 1818 por la noche, siendo descubierto en la tarde de este mismo día por uno de los complotados que delató la conspiración temeroso del resultado que podría acarrearle.

El fin de estos infortunados hermanos lo aceleró el triunfo de los españoles en Cancha Rayada, pues el Dr. Monteagudo que había atravesado los Andes con la desastrosa noticia de aquella sorpresa, se puso en contacto con Luzuriaga, al que estimuló en toda forma para acelerar la causa de los Carrera, pues al conocer el resultado de Cancha Rayada, se había producido una extraña agitación entre los emigrados chilenos y los prisioneros españoles.

El 7 de abril la causa estaba pronta a ser sentenciada habiendo solicitado el fiscal, comandante Manuel Corvalán, la última pena, no obstante lo cual Luzuriaga quiso escuchar la opinión de tres letrados, los que se expidieron confirmando la pena pedida por el fiscal, el 8 de abril, y la que se cumplimentó el mismo día a las 5 de la tarde en la Plaza Mayor de Mendoza.



En sus últimos instantes, Juan José Carrera se halló completamente abatido y protestando contra la sentencia cruel, a la inversa de su hermano Luis, que tuvo una firmeza singular hasta el extremo de darle ánimo a Juan José.

Fuente Consultada:
Biografías Argentinas y Sudamericanas  – Jacinto Yaben – Editorial «Metropolis»

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------