Primeras Carreras de Automoviles de la Historia Gran Chicago EE.UU.



Primeras Carreras de Automóviles de la Historia Gran Chicago EE.UU.

La Gran Carrera de Chicago
Poco tiempo después de que los automóviles comenzaron a moverse por su propio impulso, parecía bastante lógico que hubiera una carrera para ver cuál de ellos podía avanzar con mayor rapidez. Los hombres habían competido en carreras de caballos y de bicicletas. ¿Por qué no en automóviles?.

La primera carrera automovilística del mundo se efectuó en Francia y se corrió de París a Rúan, una distancia de cerca de 130 kilómetros. Tuvo lugar el 22 de julio de 1894, y de los veintiún automóviles que salieron, diecisiete terminaron la carrera.

El triunfador hizo un tiempo de 6 horas 48 minutos, y el que quedó en el último lugar, 13 horas. Las noticias de la carrera de Francia estimularon a los fabricantes de auto móviles norteamericanos, e hizo que H. H. Kohlsaat, editor del Chicago Times-Herald, patrocinara la primera Mirra automovilística de los Estados Unidos.

En el mes de julio de 1894 anunció que daría premios con valor de cinco mil dólares, de los que el triunfador recibiría dos mil. Hubo inmediatamente  una avalancha de solicitudes muchas de las cuales las hacían personas que aún no habían construido un automóvil.

La carrera se programó te para que se efectuase el noviembre de 1895 pero, a medida que se aproximaba la fecha se hacía obvio que muy pocas, o quizás ninguna de las personas inscriptas, estarían preparadas. Finalmente, se fijó fecha para el Día de Acción de Gracias Para mantener despierto el interés en la carrera, el , el Times Herald inició un segundo concurso para escoger el nombre que se daría a los nuevos vehículos.

El propósito de aquello era subsistir la frase «coches sin caballos», con la que hasta entonces se designaba a los automóviles. El nombre que triunfó fue el de «motociclo». El periódico hizo la profecía de que la palabra «se haría de uso general», dado que era más expresiva que «automóvil», «vehículo de motor» o cualquier otra de las frases propuestas. Muy pronto, se empezó a publicar una revista llamada «El Motociclo». Ni el nombre ni la revista duraron mucho tiempo.

El Día de Acción de Gracias de 1895, poco antes de las nueve de la mañana, en el Parque Jackson sólo había seis automóviles en la línea de partida. Uno de los automóviles Haynes-Apperson se había descompuesto mientras iba rumbo al parque. Otros constructores no pudieron terminar su vehículo a tiempo.

De los automóviles que iban a participar en la carrera, dos estaban movidos por electricidad. Los otros cuatro tenían motores de gasolina, tres de los cuales eran modelos del alemán Benz, que habían sido inscritos por distribuidores norteamericanos, y el otro era un Duryea. La carrera era hasta Evanston, en los suburbios de Chicago, y de regreso, o sea una distancia de 87 kilómetros.

A las 8:55 salió el primer automóvil, y la carrera dio principio. Cada vehículo llevaba un conductor y un mecánico. El Duryea fue el primero en alejarse, pero se descompuso cuando todavía no salía de la ciudad y lo rebasó un Benz, inscrito por el almacén R. H. Macy, de Nueva York.

Pero Frank Duryea, que guiaba el automóvil que él y su hermano habían construido, hizo rápidamente las reparaciones necesarias y salió en persecución del Benz del almacén Macy.



Al llegar a Lincoln Park llevaba cuarenta minutos de retraso en comparación con el automóvil alemán, pero a la mitad del camino a Evarston, su automóvil logró pasar al Benz.

Debido a la nieve, se había acordado reducir la distancia que cubrirían los competidores. En el viaje de regreso, Daryea perdió el camino en la nieve y se desvió tres kilómetros de su curso. Cuando logró encontrarlo, todavía iba a la cabeza. El Benz de los almacenes Macy, que había comenzado tan gloriosamente, chocó contra un carricoche tirado por un caballo a la entrada de Evanston y se vio obligado a abandonar la carrera.

A las 7:18 p. m., el Duryea cruzó la línea de meta y se convirtió en el triunfador de la primera carrera automovilística en Norteamérica. Había recorrido ochenta y siete kilómetros en diez horas y 23 minutos.

El otro automóvil que pudo terminar fue el Benz inscrito por la H. Mueller Manufacturing Company. Su mecánico había logrado arreglar las averías del motor, del embrague y de las ruedas dentadas. El conductor había sufrido un colapso por haber estado expuesto al frío, no obstante, pudo llegar hora y media después del Duryea. Los dos automóviles eléctricos sólo pudieron llegar a la mitad de la carrera y hacer parte del camino de regreso, pero no lo resistieron todo y no alcanzaron la meta.

La carrera automovilística de Chicago despertó el interés de los norteamericanos por los automóviles, especialmente por los que estaban accionados con motor de gasolina. Después de la carrera, aumentó el número de personas que estuvieron de acuerdo en que el automóvil tenía un gran futuro.

Fuente Consultada: La Historia de los Primeros Automóviles-  Tomo 21  – Historia del Automovilismo

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------