Resumen De la Vida de Cleopatra Reina de Egipto Historia de Amor






Cleopatra Reina de Egipto

Resumen Biografía de Cleopatra
Atractiva y talentosa, Cleopatra fue también una hábil política que -como se estilaba en aquellas épocas-vinculó estrechamente sus amores con las razones de Estado. No fue un desengaño sentimental lo que la llevó al suicidio, sino la derrota de Marco Antonio a manos del futuro emperador Augusto, que frustraba su aspiración de preservar a Egipto independiente.cleopatra

Entre las mujeres famosas de la historia, Cleopatra ocupa un lugar destacado. Ello es tanto más notable si se piensa que los vencidos rara vez tienen oportunidad de contar su versión de cómo sucedieron las cosas, y por eso la imagen conocida hasta hace poco de la reina de Egipto se hallaba fuertemente influida por los prejuicios y las pasiones de sus enemigos victoriosos.

Cleopatra VII, hija de Ptolomeo XIII, nació en 69 a. C. y era descendiente de un antiguo linaje de monarcas de origen helénico, lo cual no obstaba para que su pueblo la saludase con los mismos epítetos con que había honrado a los faraones de la época de las pirámides “hija del Sol” y “encarnación de Isis”, entre otros.

En los muros de los templos se grababa su imagen ataviada con insignias iguales a las que habían llevado los antiguos faraones: la doble corona del Alto y del Bajo Egipto, los cuernos y las plumas de Amón y la serpiente real sobre la frente. Y sin embargo la historia tiende a recordarla como una empedernida seductora, una Circe alejandrina, que enredó en. sus dulces lazos a hombres como Julio César y Marco Antonio y los perdió.

RAZÓN DE AMOR Y RAZÓN DE ESTADO
La realidad no es, desde luego, tan simple como esta fábula erudita pretende hacerlo creer. En primer lugar, ni César ni Antonio eran precisamente inexpertos en lides amorosas: por el contrario, ambos eran, cada uno a su manera, consumados amadores tan conocidos en Roma por sus conquistas femeninas como por sus hazañas militares. César, especialmente, adúltero recalcitrante, era apodado “el marido de todas las mujeres”.

Era realmente difícil sustraerse al encanto de la personalidad de César, a la gracia displicente y aristocrática de sus maneras, a su seguridad y aplomo imperturbables de hombre de mundo. Por su parte, Antonio atraía poderosamente por su carácter jovial, franco, generoso, su trato familiar y abierto, y por su estatuaria belleza varonil.

Entre cada uno de ellos y Cleopatra se desarrolló el clásico juego del intento de seducción recíproca, pero en ningún caso las razones subyacentes fueron puramente eróticas. Los tres protagonistas eran por sobre todo personalidades políticas, en los tres poderosas razones de Estado se agregaban a la atracción física, y cada uno perseguía en la relación sus propios objetivos.

Los móviles de Cleopatra no podían ser más claros, y a ellos respondió a lo largo de su vida con una tenacidad que asombra y una habilidad que suscita admiración. Presintiendo que el apogeo de Roma marcaba la hora final del reinado de los Ptolomeos sobre Egipto -el último Estado independiente en las costas del Mediterráneo-, apoyó a quienes propiciaban el fin de la República romana y aspiraban a establecer el Imperio.

En efecto, bajo la República, Egipto hubiera sido conquistado y reducido a provincia, con un pretor al frente, más temprano que tarde. En cambio, si obtenían la supremacía quienes, como César, consideraban que “la República no es ya más que una palabra” y proyectaban hacer de Roma una monarquía, Cleopatra podía especular esperanzadamente con el juego de las alianzas matrimoniales y las dinastías, cuyos hilos manejaba con maestría. En realidad, sus planes no se limitaban a mantener la autonomía egipcia. Aspiraba a instalar en Roma una dinastía de estirpe tolemaica y solo la derrota sufrida en Actio frustró definitivamente sus ambiciones.

UNA GRIEGA EN EGIPTO
Podría creerse que, por tratarse de una reina de Egipto, Cleopatra fuese de ascendencia semítica o camita. Empero, por sus venas corría la más pura sangre griega, que se remontaba hasta Ptolomeo I Soter, ex lugarteniente de Alejandro Magno y fundador de la dinastía, a través de una larga cadena de matrimonios reales entre hermanos, según la costumbre egipcia.

Por otra parte, su residencia estaba en Alejandría, una de las ciudades más hermosas y brillantes de la Antigüedad. La mayor parte de su vida transcurrió en el lujosísimo palacio que desde el promontorio de Loquias se reflejaba en las aguas del Mediterráneo, frente al colosal faro de 180 metros de alto, todo de mármol blanco -una de las siete maravillas del mundo antiguo- y junto a la famosa biblioteca que fue durante siglos el centro del saber más importante de Occidente. De allí salió en el año 45 a. C. el astrónomo Sosígenes, contratado por César -a sugerencia de la reina- para establecer el calendario juliano, base del que se utiliza todavía hoy en día.

En un marco deslumbrante como el de Alejandría, de clima tan agradable, Cleopatra nunca experimentó muchos deseos de conocer sus posesiones más tórridas, que se extendían hacia el sur. De hecho, fue a instancias de César cómo en lujosas embarcaciones remontaron ambos el Nilo hasta la Primera Catarata, en el año 47 a. C.

Poco había de común entre ella, nacida y criada en la refinada atmósfera helenística de Alejandría, y esos humildes subditos de piel oscura y raza diferente que trabajaban con paciencia y resignación la franja fértil entre el río y el desierto, bajo un calor abrasador, como habían hecho y seguirían haciéndolo durante milenios. Cleopatra tenía piel blanca, como sus antepasados macedónicos, y una cabeza corta de nariz aguileña y prominente subrayaba su estirpe balcánica. La boca, de exquisito dibujo, y sus grandes ojos bajo cejas bien delineadas completaban una fisonomía cuyo interés y encanto eran acaso mayores, en rigor, que su belleza.

EL PODER Y LA GRACIA
El magnetismo de la reina de Egipto no residía tanto en su hermosura como en la gracia espontánea y seductora de su trato, y sobre todo en su voz, dulce, cautivante y persuasiva. Mujer inteligente y talentosa, era rápida para la respuesta aguda y para el diálogo jocoso. A diferencia de sus antecesores en el trono, que no hablaban más que el griego, ella podía entenderse, sin necesidad de intérpretes, no solo con sus subditos egipcios, sino con los visitantes y mensajeros etíopes, hebreos, árabes, sirios, medos y partos.

La seriedad y la pasión, con que se entregaba a los asuntos de gobierno no le impedían mostrarse en otros momentos alegre, amiga de las bromas y juguetona como una muchacha. Con Antonio -de parecido temperamento- gustaba de pasear de noche por la ciudad, disfrazados ambos, golpeando las puertas de las casas y escondiéndose cuando los dueños o los criados salían a ver qué ocurría.

No obstante, la historia la hizo a su vez víctima de una terrible jugarreta. Su objetivo de mantener a Egipto como reino independiente, aunque fuese como satélite de una monarquía imperial romana, se cumplió, pero ninguno de sus descendientes ocupó el trono. Fue Octavio Augusto, su rival implacable, desprovisto tanto del genio militar de César como de los instintos generosos de Antonio, quien ciñó finalmente la corona del milenario reino del Nilo y la transmitió a sus sucesores. Todos los emperadores romanos fueron aclamados, en efecto, “reyes de Egipto”.


Anuncio Publicitario


Cleopatra no quiso presenciar esa humillación: el 29 de agosto del año 30 a. C. se hizo morder por un áspid para morir “con la majestad que convenía -como se dijo ante su cadáver aún tibio- a la descendiente de tantos reyes”, y también por el significado que esa muerte podía tener frente a los ojos de sus subditos, puesto que una antigua creencia sostenía que la serpiente era el ministro de Amón-Ra, es decir, el dios – sol de la religión egipcia.

Su imagen característica, que la historia recogiera es la que ofreció aquel día del año 48 ante los ojos atónitos de César, cuando la vio salir riendo de un rollo de mantas dentro del cual había atravesado las líneas del ejército de su hermano Ptolomeo, que competía con ella por la corona, para presentarse al futuro dueño del mundo.

Culminó ese acto de osadía y alta política, como tantos otros de su vida, con el gesto pícaro y la expresión risueña de una colegiala. En esa mezcla de tenaz ambición y juvenil frescura residió la verdadera seducción de Cleopatra.

Fuente Consultada:
Vida y Pasión de Grandes Mujeres – Las Reinas – Elsa Felder
Fascículos Ser Mujer Editorial Abril
Enciclopedia Protagonistas de la Historia Espasa Calpe
Wikipedia





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *