X

Los Pintores Argentinos Durante el Regimen Oligarquico de 1880

Los Pintores Argentinos Durante el Régimen Oligárquico

Los pintores nacionales el período de “los organizadores

Las dos últimas décadas del siglo XIX fueron las más fecundas en la formación artística nacional; asimismo, fueron las más constructivas, en lo que se refiere a conquistas institucionales. Gracias al incentivo de las asociaciones privadas y al Estado, se fundaron la Sociedad Estímulo de Bellas Artes —la Academia—, el Museo de Bellas Artes y el Salón Nacional. Merced a estas creaciones, las actividades plásticas lograron un impulso concreto y definitivo.

Eduardo Sívori (1847-1918) fue uno de los fundadores de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes. Viajó por Italia y estudió pintura en Buenos Aires y en París.

En esta última ciudad realizó un cuadro, Le lever de la bonne (El despertar de la criada), de tendencia naturalista — actualmente está en el Museo Nacional de Bellas Artes— que lo consagró definitivamente.

De regreso a su patria, grabó las primeras aguafuertes que se hicieron en el país: La Carreta, La Tranquera y Tropa de carretas en la pampa.

Este trabajador incansable ejerció gran influencia en la organización de la pintura argentina. Entre sus principales obras se cuenta: La muerte del campesino, Primavera, En el taller y Autorretrato. La imagen izquierda es un retrato de su señora

Si hubo un pintor con sentido de la historia, ése fue José Bouchet (1848-1919). Aun cuando había nacido en Pontevedra (España), irradió argentinidad: fue un gallego que “sintió y amó lo nuestro como pocos”.

Desde los trece años vivió en Buenos Aires, en donde estudió; después se perfeccionó en Florencia. Su primera obra, La Carambola, fue adquirida, en 1884, por el Museo de Nueva York. Pintó los paisajes autóctonos argentinos y realizó muchas composiciones sobre temas históricos, tales como el Campamento de San Martín en Plumerilla, Pringles en Pescadores, Tropas en el Chaco y Columna de ranqueles, entre otras obras.

La pintura de Reinaldo Giudici (1853- 1921) expresó, decididamente, una tendencia social. Estudió en Montevideo, Buenos Aires y Venecia. Su mejor obra, La sopa de los pobres —premiada en la Exposición de Berlín, en 1884— demostró las particularidades del realismo popular, de clara intención social, así como una real fidelidad hacia el dibujo y el color. Prerrogativas aristocráticas, es otro cuadro que responde, sin lugar a dudas, a esa tendencia del artista.

Graciano Mendilaharzu (1856-1894) estudió en París. Pintó naturalezas muertas y motivos campestres. En Buenos Aires (1887) decoró la sala de sesiones de la Legislatura provincial con once figuras alegóricas y nueve retratos que avalaron, en su país, la fama adquirida en Europa.



Fuente Consultada: HISTORIA Argentina y El Mundo Contemporáneo
e Historia La Argentina Contemporánea de Felipe Pigna y otros




Usamos cookies, si continuas navegando, aceptas el uso de las mismas.