X

Edicto de Nantes y la Conversión de Enrique IV de Francia, Los Hugonotes

Edicto de Nantes y la Conversión de Enrique IV de Francia, Los Hugonotes

Las guerras de religion, entre protestantes y católicos, asolaron a Francia desde 1562 hasta 1598 y finalizaron con la firma del Edicto de Nantes, un tratado en donde realmente pudieron garantizarle a los hugonotes (calvinistas) la libertad de conciencia en todo el territorio de Francia.

También se les permitió construir iglesias y celebrar servicios religiosos en ciertos pueblos y en los suburbios de las ciudades y los nobles hugonotes podían celebrar servicios religiosos en sus casas.

Veamos ahora esta historia…

La familia real francesa veía en los calvinistas franceses, llamados hugonotes, una amenaza, así que inició una implacable persecución contra ellos.

Enrique II, quien reinó desde 1547, deseaba eliminar a todos los protestantes de Francia y los Países Bajos. Sus hijos, Carlos IV y Enrique III, continuaron esta política.

Antes de subir al trono, el futuro Enrique III participó con los soldados en la masacre de 50.000 hugonotes de la Noche de San Bartolomé, en 1572.

La calma sólo llegó a Francia con la ascensión al trono de Enrique IV.

Éste, que había sido calvinista, se convirtió al catolicismo para poder reinar.

Con todo, le gustaban los hugonotes, así que les concedió plazas fuertes donde pudieran defenderse de los ataques.

El iniciador de la nueva casa reinante, Enrique IV de Borbón, fue rechazado en Francia, donde la mayoría de la población era católica.

Luego de numerosas batallas contra el grupo católico, Enrique de Borbón

tomó una audaz medida política para lograr la paz religiosa y política en Francia: decidió convertirse al catolicismo.

De allí su famosa frase «París bien vale una misa».

En el año 1594, Enrique IV fue coronado rey de Francia y cuatro años más tarde promulgó el Edicto de Nantes que garantizó a los protestantes la libertad de conciencia,  la libertad de culto en algunos distritos del reino y la restitución de sus templos.

El edicto establecía una relativa tolerancia religiosa.

En el año 1594, Enrique fue coronado rey de Francia cuatro años más tarde promulgó el Edicto de Nante que garantizó a los protestantes la libertad de conciencia, la libertad de culto en algunos distritos del reino y la restitución de sus templos.

El edicto establecía una relativa tolerancia religiosa, si bien la corona y la mayor parte de la población se mantuvieron en el culto católico.

La tolerancia religiosa decretada por el Edicto de Nantes (1598) fue acompañada del reconocimiento del catolicismo como religión del Estado y de una política de reconciliación basada en la renuncia a toda revancha o depuración; con ello pacificó el país y consolidó el Trono.

Con Enrique IV, los hugonotes se hicieron fuertes en Francia.

Formaron, según palabras del cardenal Richelieu, un «Estado dentro del Estado»: tenían Asambleas y plazas fuertes, negociaban por su cuenta con los cantones protestantes suizos, con los príncipes alemanes luteranos y hasta con la Inglaterra de los Estuardo, que apoyaba su independencia virtual a través del importante puerto de La Rochelle, principal plaza fuerte de los hugonotes.

Para acabar con su poder, que era un obstáculo para el gobierno absolutista que los dos siguientes reyes de Francia, Luis XIII y, sobre todo, Luis XIV, quisieron imponer en el país, ambos monarcas instigaron nuevas persecuciones contra ellos y se produjeron más enfrentamientos.

Su reinado se caracterizó por el fortalecimiento de la autoridad absoluta de la Corona dejó de convocar los Estados Generales, redujo la influencia de los parlamentos e introdujo la venalidad de los cargos.

Murió asesinado por un fanático católico en las calles de París.

EL EDICTO DE NANTES:

Art. 7. «Hemos permitido además a todo hombre, gentil hombre y demás personas, que profesan la Religión llamada reformista, que puedan en su casa ejercer la citada religión siempre que estén allí residiendo, y, en su ausencia, pueden ejercerla las mujeres u otro familiar.

Art. 30. «A fin de que se proceda con justicia y sin sospechas, odios favoritismos, y se pueda mantener la paz , la concordia, hemos ordenado y ordenamos que en nuestra corte del Parlamento de París  se cree una cámara compuesta por un presidente y diez consejeros católicos que seleccionaré y nombraré de entre los componentes de la Corte y los otros seis consejeros serán de la denominada Religión Reformista.»

Logros Conseguidos Por El Edicto de Nantes:

Los calvinistas tuvieron en todo el reino la libertad de conciencia.

No se podía perseguirles a causa de su religión, ni obligarles a ninguna práctica religiosa católica, contra su conciencia.
Tenían el derecho de celebrar su culto en todas las casas de ios señores calvinistas, en todos los lugares donde se celebraba en 1596, y en el resto de Francia en dos lugares de cada bailía.

Debían tener, lo mismo que los católicos, el derecho de ocupar cargos públicos, y el de ser admitidos en las escuelas, en los hospitales, en los gremios de menestrales.

Debía crearse, para juzgar sus causas, en los tres Parlamentos de las comarcas en que eran numerosos (Burdeos, Tolosa, Grenoble), una Cámara especial, en que la mitad de los jueces serían protestantes.

Para garantizar la aplicación de estas medidas, los calvinistas habían de conservar durante ocho años sus guarniciones en 200 plazas fuertes aproximadamente, plazas que ya ocupaban.

El edicto de Nantes ponía fin a las guerras de religión.

Dejaba subsistir las iglesias calvinistas del Oeste y del Mediodía. Muchos católicos protestaron, varios Parlamentos se negaron a admitir el adicto. Enrique IV les obligó. «No hay que hacer distinción, dijo, entre católicos y hugonotes. Es preciso que todos sean buenos franceses y que los católicos conviertan a los hugonotes mediante el ejemplo de su buena vida».

Temas Relacionados:

Persecuciones Religiosas con Luis XIV de Francia
Historia De La Casa Borbon en España:Origen y Sus Reyes
Las Colonias Francesas en Norteamérica
Enrique IV Borbón Biografía y Gobierno Como Rey de Francia
Francia Origen del Estado Moderno-Enrique IV Borbón Fin

Enlace Externo:• El primer Borbón descansará en paz

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema

Usamos cookies, si continuas navegando, aceptas el uso de las mismas.