Drogas Estimulantes y Sedantes Nicotina Cocaina Cafeina


Drogas Estimulantes y Sedantes

DROGAS ESTIMULANTES
Se llaman drogas estimulantes porque justamente estimulan el sistema nervioso central (SNC).  Existen por lo menos tres drogas entre las estimulantes que le resultan familiar todos: nicotina, cocaína y cafeína.

Las tres son productos naturales y han sido utilizadas e hace mucho tiempo por el hombre por la particularidad de sus propiedades estimulantes. De las tres, sólo la cocaína es una sustancia controlada. Sustancias controladas son las drogas que fueron identificadas como potenciales de crear dependencia y están sujetas a restricciones legales de consumo.

Existen sub-grupos dentro de la categoría de estimulantes, por ejemplo, las anfetaminas, llamadas comúnmente de «speed» (velocidad). Las drogas de un mismo grupo pueden tener estructuras químicamente relacionadas y normalmente, actúan mediante un mecanismo semejante. Por ejemplo, a pesar de que las anfetaminas y la cocaína no están químicamente relacionadas, sus efectos se generan por medio de neurotransmisores asociados.

Lo mismo que otras drogas, los estimulantes activan el Circuito de Recompensa del cerebro. La cocaína es excepcional en su diferenciación en el Circuito de Recompensa y, además, en la intensidad de su efecto en el circuito. Estos factores son la causa de que la dependencia física y psicológica que la cocaína produce sean mayores que las generadas por cualquier otra droga.

Las anfetaminas, sus derivados y compuestos resultantes comparten algunos efectos con cocaína. Una de las diferencias existentes es que la intensidad del efecto de las anfetaminas puede ser menor aunque el tiempo de duración es siempre mayor. Otra diferencia es que la frecuencia de las acciones colaterales como la psicosis, por ejemplo, es mayor en el caso de las anfetaminas. Las anfetaminas también poseen efectos colaterales totalmente oclusivos. Por ejemplo, algunas anfetaminas y sus derivados son neurotóxicos, es decir, pueden causar la muerte de la neurona.

Se sostiene que la nicotina es tan dañina como otras sustancias nocivas; sin embargo, la realidad muestra que la aceptación social y su legalidad captaron un número impresionante de consumidores. La nicotina es tratada como el alcohol y su tenencia y consumo son legales aunque sólo para adultos.

La nicotina genera una clara respuesta al Circuito de Recompensa, esto la coloca junto a otras  drogas que se utilizan en forma abusiva. También en este caso se produce la tolerancia a a la sustancia, aunque los aumentos necesarios en la cantidades consumidas de droga a fin de mantener el efecto son muy lentos, especialmente si se los compara con otros estimulantes como la cocaína y las anfetaminas.

A veces, para suplantar la nicotina, se producen excesos en diferentes conductas que habitualmente activan el Circuito de Recompensa, como comer en forma compulsiva, por ejemplo. Esta circunstancia contribuye al aumento del peso corporal, que es. justamente, una de las contrariedades más frecuentes para aquéllos que intentan dejar de fumar.

La cocaína genera un impacto mucho más intensos que la nicotina en el Circuito de Recompensa. Es por esta razón que reemplazar un comportamiento que nada tiene que ver con la actividad de la droga no funciona.

De los estimulantes mencionados en esta sección, la cafeína es la que más consumidores tiene. Sus efectos son claros y conocidos y resultan más suaves que los de las otras drogas. La cafeína es consumida diariamente por todos, incluso los niños. En realidad es  un aditivo común en todas las bebidas refrescantes (gaseosas).

Algunas instituciones educacionales prohibieron el consumo de cafeína durante el horario de clases para evitar que el abuso se convirtiera en un problema concreto. Actualmente, la preocupación en referencia a los efectos adversos a la salud resultantes del uso de cafeína se basa en la pequeña tasa de incremento de colesterol en sangre asociada al riesgo de reproducción, con anormalidades.

En estudios de laboratorio aparecen índices de cafeína por debajo de los niveles ingeridos normalmente. El consumo promedio en los Estados Unidos es de 300 mg., o menos, por día. Estas son las cantidades relativas a 2-5 tazas de café. 6-8 de té ó 9-10 tazas de chocolate caliente.

El nivel de cafeína ingerido en el Oeste de Europa es similar mientras que el promedio de consumo en otras panes del mundo es de 50 mg. diarios. La moderación puede ser la llave para controlar los efectos adversos relacionados con esa droga.

PARA SABER MAS…

La nicotina pasa a la sangre y luego al cerebro en sólo siete segundos. Ocurrido esto, se produce la estimulación de los receptores cerebrales y la consecuente liberación de dopamina y noradrenalina, que actúan como mecanismos de recompensa de la conducta. Esto hace que el tabaco sea un verdadero «regulador» dé los estados de ánimo, que tanto estimula cuanto tranquiliza, según el contexto de uso del fumador Por ello es tan peligroso el
hábito que, sumado a su aceptación social, lo convierte en la droga de uso común más extendida en todo el mundo. La nicotina es una droga psicoactíva que produce adicción. Según la Organización Mundial de la Salud, la adicción a la nicotina se establece a partir del consumo de más de cuatro cigarrillos por día lo que duplica el riesgo de sufrir un ataque al corazón. La doctora Mónica Nápoli, del Hospital Santojanni, de Buenos Aires, es miembro de la Asociación Toxicológica Argentina y sostiene que «como en todas las adicciones, lo ideal es retrasar el inicio del consumo.

El cigarrillo expone a los fumadores a 4 mil tóxicos como el cianuro o monóxido de carbono, entre otros. Hoy hay tratamientos farmacológicos para ayudar a los fumadores a abandonar el mal hábito como el reemplazo de nicotina en chicles, parches, ansiolíticos, fármacos específicos, entre otros». (Fuente Consultada: Revista Selecciones Junio 2010)

Predisposición a las Adicciones a Drogas

Bibliografía y Fuentes Consultadas
Como Actúan Las Drogas
Gesina L. Longenecker
Profesora de Ciencias Biomédicas y de Farmacología

Trabajo a cargo de
Arturo Cuevas
Neyla Rodríguez
Almir Peraza
Raúl Pérez
Alberto Valdivieso