Ejercito Romano Combate Campamentos Disciplina Ejercicios Fisicos



Ejército Romano Combate Campamentos
Disciplina y Formación Física

Después se hizo de escamas de acero articuladas, unas cubrían el pecho y otras los hombros, a manera de anchos tirantes. Se ponían además una especie de sayo o cota de mallas que llegaba a menudo hasta el bajo vientre.

Las legiones se desplegaban unas al lado de las otras, y en el orden que ya hemos indicado. Esta disposición tenía dos ventajas ofrecía un frente más extenso a ejércitos más numerosos, como eran los de los bárbaros, y permitía el ataque constante en escalones con tropas frescas.

La acción se empeñabas comenzando los vélites, que maniobraban como cazadores delante de la línea de batalla, y abrumaban al enemigo con dardos y flechas.

Llegado el momento, cargaba la legión las primeras filas lanzaban al mismo tiempo el pilo, para sembrar la confusión en el frente enemigo, y terminada esa salva, atacaban espada en mano. Cuando el enemigo volvía la espalda, caballeros y vélites continuaban la persecución.

UN CAMPAMENTO DESTINADO A CUATRO LEGIONES.
El
campamento es un rectángulo protegido por un atrincheramiento, valium, formado de un foso, de un parapeto, áger, y de una estacada. Cuatro puertas daban acceso al campamento, puestos que vigilaban cuerpos de guardia de tropas auxiliares, colo­cados en la parte de afuera. En el campamento se ve la tienda de campaña aislada, del general; enfrente su tribunal. Los e3tandartes están colocados delante de las tiendas de Los oficiales. Las tiendas de los soldados están dispuestas en paralelogramos.

El  campamento es un rectángulo protegido por un atrincheramiento, vallum, formado de un foso, de un parapeto, áger, y de una estacada. Cuatro puertas daban acceso al campamento, puestos que vigilaban cuerpos de guardia de tropas auxiliares, colocados en la parte de afuera.

En el campamento se ve la tienda de campaña aislada, del general; enfrente su tribunal. Los estandartes están colocados delante de las tiendas de Los oficiales. Las tiendas de los soldados están dispuestas en paralelogramos.

El foso, el parapeto, áger, formado con la tierra sacada del foso y la estacada hecha de troncos de árboles a los que se les dejaban las ramas para enlazarlos, constituyen el vallum o atrincheramiento. Los soldados representados aquí se supone que tienen de 1,60 metros de alto.

Ese género de combate exigía que los soldados estuvieran muy avezados a la esgrima y de aquí el que los ejercicios fuesen tan frecuentes. Se esgrimía contra maniquíes o postes, con armas dos veces más pasadas que las reglamentarias.



Esos ejercicios de esgrima se hacían una vez por día. Además, los soldados estaban acostumbrados a maniobrar por centurias, manípulos o cohortes, porque la movilidad de esas unidades era una de las grandes ventajas de la legión y la principal condición para el éxito.

Un ejército en marcha acampaba todos los días, es decir construía una fortaleza provisional. El campamento era un gran rectángulo cortado por dos calles perpendiculares que terminaban en cuatro salidas o puertas. En el cruce de dos de esas calles se erigía el altar del fuego sagrado, se plantaba la tienda de campaña del general, o pretorio, y el tribunal.

Al lado se hacia una plaza pública llamada foro. El campamento era de esa manera la imagen de la ciudad, con sus dioses, su justicia  sus asambleas. En el resto del rectángulo se plantaban en fila las otras tiendas de campaña, cubiertas con pieles, y en las que podían alojarse diez hombres. Los diferentes cuerpos del ejército tenían señalado el Sitio que debían ocupar.

Rodeaba el campamento un foso angular de dos metros y medio de profundidad por tres de anchura; la tierra de la excavación servía para establecer un terraplén o parapeto, dger, de más de un metro, coronado con una estacada de la misma altura. Si el campamento llegaba a ser permanente, todas estas obras se construían con piedra.

La vigilancia del campamento estaba a cargo de rondas de caballería y de las centinelas que daban los puestos colocados junto a las puertas, fuera de trincheras. Gracias a la división del trabajo, el establecimiento de un campamento era una operación tan rápida como útil. El campamento era, en efecto, un abrigo contra las sorpresas, un lugar donde poder resistir en caso de descalabro, y un depósito seguro para los convoyes y bagajes.

Esto era muy importante, porque el soldado romano no debía estar embarazado para batirse. En resumen, el campamento permitía batirse cuando convenía, y sin impedimenta.

Ver: El Armamento en el Ejercito 

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------