Historia del Atentado a la Embajada de Israel



atentado a la embajada de israel en buenos aires

Un 17 de marzo de 1992, poco despúes del medio día, cuando gran parte de los porteños estaban almorzando tranquilamente, una estrépito espantoso rompe con la calma de esos comensales….había explotado un coche bomba en la Emabajada de Israel, ubicada en la zona centrica de la ciudad. La explosión derrumba el edificio y produce daños colatareles, poniendo en riesgo a un colegio, un conveto y un asilo de ancianos situados a pocos metros de la Embajada. El coche bomba cobró 29 vidas, y de centenares de heridos. Los hechos fueron rapidamente atribuídos a fundamentalistas musulmanes y palestinos. La Corte Suprema de Justicia inicia la investigación, pero no logra identificar a los culpables y cómplices argentinos.Moshe Rabbani, delegado cultural de la embajada iraní en Buenos Aires, es el principal sospechoso, pero no se encuentran pruebas fehacientes y se entorpece la investigación por mas de 20 años, aún no hay culplables y respuestas convincentes.

PARA SABER MAS…: Como ampliación del tema publicamos una nota en El Bicentenario  Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo del rabino Daniel Goldman.

Quienes deambulaban por los aledaños de la esquina porteña de Arroyo y Suipacha, alrededor de las 14.47 del 17 de marzo, sintieron un terrible sacudón. Algo así como si se tratara de un terremoto. Pero por esta vez, la tierra no era responsable. Una bomba volaba la sede de la Embajada de Israel y un fuerte temblor agitó en cuerpo y alma a todos los argentinos. Ni más ni menos, de un segundo al otro, 29 vidas se esfumaron para siempre. Y ya no hay vuelta atrás: el atentado terrorista de magnitudes inconmensurables inició el diagrama de un nuevo mapa de redes, incógnitas y dolor en nuestro país.

Rápidamente los primeros medios de comunicación llegaron al lugar de la tragedia y comenzaron a retratar el paisaje del horror. No sólo se desplomó la sede diplomática, sino que el convento, el geriátrico, la iglesia y la escuela ubicados en los aledaños de esa zona del centro de la capital porteña se convirtieron en polvo y devastación. Trozos de hormigón quebrado, ladrillos desparramados y vidrios rotos eran parte del escalofriante panorama.

Los gritos se empaparon de sangre y los llantos se convirtieron en una de las melodías que resonaban y hostigaban nuestros corazones. Los heridos aparecían de a decenas -llegaron a más de 200- y las caravanas de ambulancias, bomberos y policías no daban abasto. Espontáneamente se acercaron centenares de ciudadanos que, conmovidos por la tragedia, se colocaron un chaleco amarillo y se dispusieron a rescatar a los sobrevivientes de los escombros y contener a los familiares desesperados por el paradero de los suyos. Con baldes y sus propias manos, removieron entre las ruinas evitando nuevos derrumbes. La ciudad de Buenos Aires se hallaba conmocionada y el pánico se apoderó de sus habitantes.

Entre tanta confusión, y a pocas horas de acaecido el hecho, parecía haber una única cosa clara. El atentado habría sido causado por un coche bomba que dejó un cráter de un metro y medio de diámetro. Pero automáticamente numerosas conjeturas acerca del mecanismo del atentado hicieron eco entre los medios de. comunicación.

1) Según aseguraron algunos testigos, el automóvil sería un viejo Valiant que habría sido estacionado sobre la propia vereda de la sede diplomática.

2) Otros sostenían que por como se habían desarrollado las consecuencias, se trataría de una explosión «desde adentro» y el auto podría haber permanecido en el estacionamiento de la Embajada.

3) Se habría combinado el coche bomba con explosivos dispersados en las cañerías del edificio de la calle Arroyo.



No bien pasaron algunas horas de producido el atentado, el presidente Carlos Saúl Menem, junto a su gabinete, ofreció una conferencia de prensa y atisbo atribuirle la responsabilidad de la tragedia a «resabios del nazismo o carapintadas«, aunque luego de las repercusiones que su declaración produjo, prefirió deslindar a los ex militares del asunto. Su ministro de Defensa, Erman González, y el del Interior, José Luis Manzano, prefirieron el silencio: «No es tiempo de hacer especulaciones».

Por caso, Menem permitió que ingresaran al país agentes del servicio de inteligencia israelí, Mossad, y de la CÍA, que sugirieron la teoría de que el atentado habría sido ideado por grupos terroristas árabes y ejecutado a través de una importante conexión local.

Desde el gobierno israelí, comandado por Itzjak Rabin, atribuyeron el crimen a «fundamentalistas musulmanes y palestinos» y aseguraron que el esclarecimiento sería «saldado».

Pero para los agentes de seguridad de la Embajada -que pertenecían al ejército israelí- «se esperaba algún tipo de atentado para las pascuas judías». Y es que hacía varios meses se había descubierto que tanto en la Argentina como en otros países del Cono Sur se realizaban actividades clandestinas de grupos palestinos.

A medida que pasaron las dolorosas primeras semanas del trágico episodio, comenzaron a vislumbrarse las primeras conclusiones: el coche bomba había sido una pick-up Ford.

Paralelamente, el grupo fundamentalista libanes Jihad se atribuyó la responsabilidad del atentado difundiendo un video con imágenes que previamente habían tomado del radio de la Embajada, de la calles Arroyo y Suipacha. Además, aseguraron que la camioneta había sido manejada por un suicida argentino convertido al islam. Al mismo tiempo comenzó a circular una lista de 10 sospechosos que habrían llevado a cabo el comando, en la que se encontraba un ex militar argentino y un brasileño.

El 19 de marzo se llevó a cabo una multitudinaria marcha para pedir justicia, encabezada por Menem, Alfonsín y dirigentes de todos los partidos, excepto el de Aldo Rico y el de Luis Zamora.

El más violento atentado terrorista en nuestro país aún no tiene culpables, ni respuestas, ni justicia. Sólo quedan tragedia, dolor e impunidad.

Fuente: El Bicentenario  Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo del rabino Daniel Goldman.



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------