EL HIERRO Grandes Descubrimientos Del Hombre Periodo Paleolitico



EL HIERRO:Grandes Descubrimientos del Hombre

HierroEl hierro es el segundo metal más común en la corteza terrestre (sólo el aluminio abunda más), pero siempre se presenta combinado con otras sustancias. No se halla en forma metálica libre, salvo en algunos meteoritos, que no pertenecen a la Tierra sino que caen en ella desde el firmamento.

Algunos meteoritos fueron encontrados ocasionalmente por los antiguos, y utilizados desde los albores de la civilización. Comparado con el oro, la plata y el cobre, el aspecto del hierro es feo, pero el de origen meteórico se revelaba más duro y resistente que el bronce. Como se conservaba afilado más tiempo que ese metal, comenzó a ser muy apreciado para manufacturar las partes cortantes de las herramientas.

El resultado es que no se ha encontrado hierro meteórico en los lugares donde florecieron las civilizaciones primitivas, pues los antiguos lo acapararon.

Pero no había menas de hierro. El oro, la plata, el cobre, el plomo, el estallo y, con el tiempo, el mercurio se obtenían con facilidad mediante hogueras, pero de ellas nunca salía hierro. Éste se encontraba en otras sustancias en proporción más escasa que otros metales, y se precisaba mayor temperatura.

A la larga, sin embargo, se obtuvo carbón vegetal quemando madera con un suministro insuficiente de aire, de modo que entre otras sustancias quemadas quedaba carbono más o menos puro. El carbón vegetal arde sin llama, pero alcanza temperaturas más elevadas que la leña.

Alrededor de 1500 a. J.C., los hititas de Asia Menor descubrieron que podían obtener hierro de ciertos minerales sometiéndolos al calor del carbón vegetal. Al principio, ese hierro fue decepcionante. En forma pura, es resistente, pero no tan duro como el mejor bronce. (El hierro meteórico no es hierro puro, sino una mezcla en proporción de 9 a 1 de hierro y níquel, algo que los antiguos no podían reproducir porque desconocían el níquel.)

Hacia 1200 a. J.C., sin duda por casualidad, se había descubierto que ese hierro, debidamente fundido, podía presentarse en una forma más dura. Esto sucedía cuando una parte del carbono contenido en el carbón vegetal se mezclaba con hierro para formar una aleación de hierro y carbono que llamamos acero.

Hacia 1000 a. J.C., estas formas carbonadas de hierro podían producirse en gran cantidad: empezaba la Edad del Hierro, el período en que este metal fue el más usado para armas y herramientas.

PARA SABER MAS…

AUNQUE EL HIERRO es mas abundante que otros metales, como el cobre, también es más difícil de trabajar. Para conseguirlo hay que extraerlo fundiendo el mineral de hierro calentándolo a altas temperaturas en hornos especiales. La masa esponjosa que se obtiene se tiene que volver a calentar al tiempo que se golpea para conseguir que el hierro adopte la forma deseada.



LA PRIMERA PRUEBA La cultura nok fue la primera en trabajar el hierro en la zona subsahariana oriental (la zona del este de África que está por debajo del Sallara). En el 500 a.C. ya fundían el hierro en hornos con paredes de arcilla excavados en el suelo. La técnica la habían aprendido de otras culturas con las que tuvieron contacto. La ciudad de Meroe, en Nubia, fue el centro de una gran industria del hierro cuyos productos llegaron a comercializarse en zonas muy alejadas. La antigua Cartago también basó su poder comercial en el trabajo del hierro.

USOS DEL HIERRO Los conocimientos para trabajar y producir objetos de hierro se extendieron por toda África con una rapidez sorprendente. Saber trabajar el hierro significaba ser más poderoso: las nuevas flechas con punta de hierro permitían que pequeños grupos tribales exploraran con mayor seguridad territorios desconocidos; las azadas de hierro hacían más fácil preparar la tierra para la siembra, y con las hachas de hierro se podían abrir claros en el bosque con más facilidad que con las de piedra. La expansión de las tribus bantús por el centro, este y sur de África se debió en gran parte a su dominio de las técnicas para trabajar el hierro.

EL HIERRO EN LA ACTUALIDAD:

El hierro se extrae industrialmente de minerales que se encuentran en estado natural. Los dos más importantes son óxidos de hierro: hematites (Fe2O3) y magnetita (Fe3O4). Mezclándolos con carbono y calentándolos a 1.500°C, los óxidos de hierro se reducen a hierro metálico, al combinarse el carbono con el oxígeno para formar dióxido de carbono. Este proceso se llama fundición. En la Edad Media el carbono se obtenía del carbón vegetal, pero en 1709 el inglés Abraham Darby (1677-1717) consiguió fundir hierro con coque, que podía obtenerse a partir del carbón mineral. Ello hizo posible un gran aumento de la producción de hierro durante la revolución industrial .

Los altos hornos son el primer eslabón en la producción de hierro, donde el mineral de hierro se convierte en hierro metálico (ver gráfico). Los altos hornos más modernos y capaces son construcciones enormes, que pueden alcanzar una altura de hasta 30 metros, con paredes de más de 3 metros de espesor. En ellos se puede fabricar más de 10.000 toneladas de hierro diarias. El hierro producido en los altos hornos sigue contaminado con algunas impurezas residuales. Según la mena, normalmente contiene entre un 3 y un 5% de carbono, un 1% de manganeso y. un 3% de silicio.

ALTO HORNO

En la parte superior del horno se vierte una mezcla de mineral de hierro, fundente, coque metalúrgico y piedra caliza, mientras que, desde abajo, se envía un chorro de aire caliente y seco a través de la mezcla. El coque quema a una temperatura alta y reacciona con el oxígeno del aire produciendo monóxido de carbono. Esto reduce el mineral a hierro liquido, que fluye hacia el fondo del horno. La piedra caliza reacciona con las impurezas del mineral —principalmente silicio, procedente de la arena, arcilla y piedras— y evita que éstas contaminen el hierro. La sílice y la piedra caliza forman la escoria, que pesa menos que el hierro fundido y flota en la superficie del crisol. De vez en cuando, se extrae el hierro líquido (la «colada») por uno de los agujeros de colada situados en el fondo, y sale a borbotones un chorro candente. La escoria es drenada a intervalos regulares por otro agujero de colada situado más arriba. El proceso de fabricación del hierro es continuo y puede proseguir sin interrupción durante diez años o más, hasta que el revestimiento refractario del horno empieza a deteriorarse y tiene que ser sustituido.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------