X

Historia de la Destilacion Alcoholica Los Alambiques

Historia de la Destilación Alcohólica

El proceso de destilación fue ideado por científicos griegos durante la época del nacimiento de Cristo, y en los siglos siguientes llegó a ser un aspecto Importante del trabajo de los alquimistas.

En sentido amplio, gran parte de la teoría de la alquimia se apoyaba en la idea de que todos los metales eran combinaciones de metal «puro», es decir, oro, e «impurezas», y que efectuando un suficiente número de operaciones de «purificación» todos ellos podían transmutar en ese oro.

Esto hizo que el plomo, el mercurio y el antimonio atrajeran una atención particular, tanto por la facilidad con que los tres se volatilizaban a temperaturas relativamente bajas, como por su capacidad para formar compuestos coloreados, que se consideraban exponentes de diferentes grados de pureza, con el azufre o mediante oxidación.

La teoría exigía para su práctica una variedad de aparatos que permitieran la vaporización y condensación de esos metales y de sus compuestos, aparatos que evolucionaron merced a los trabajos de orfebres, vidrieros y otros artesanos.

La forma más común de los mismos, denominada ya durante ei período medieval como alambique, constaba de cuatro partes: hornillo, redoma, retorta y colector.

En esa época, el único sistema posible para calentar algo era el empleo de un hornillo de madera, o de carbón de leña, que para muchas finalidades incluso producían demasiado calor, por lo que comúnmente se utilizaban baños de arena o de agua, en los que se introducían las redomas, para mantener la temperatura deseada.

Antiguos metodos de destilacion alcoholica

Este segundo procedimiento, que en la cocina actual recibe el nombre de baño María, fue, según la tradición, una invención de María, la hermana de Moisés.

Con toda probabilidad ya era un procedimiento común mucho antes de que sirviera a los alquimistas o artesanos para mantener cera, resina o cola en estado de fusión. Igualmente el baño de arena era habitual para mantener calientes los metales durante los trabajos de soldadura.

La redoma, conocida durante los periodos medievales con el nombre de cucúrbita, corrupción de la palabra latina que designaba a la calabaza, era normalmente de loza; las vasijas de vidrio lo bastante resistentes para este tipo de trabajo pertenecían todavía al futuro.

El cuello de las redomas, o ambix, del que derivaría la palabra alambique, podía estar hacho de metal o de loza. Su parte final consistía en una especie de cúpula que encajaba en el cuello de la redoma, y de la que uno o más conductos llevaban hasta los colectores.



En estos conductos, que eran relativamente fríos, era donde los materiales que se habían calentado empezaban a condensarse.

Un manuscrito de hacia el año 400 da instrucciones detalladas para construir un alambique de chapa de cobre; casi a la misma época pertenece un ambix hallado en las excavaciones de las ruinas de Taxila, antigua ciudad no muy alejada de Islamabad, actual capital del Pakistán.

En aquella misma ciudad se recuperó una vasija colectora que demuestra que por esa época también se destilaban, líquidos.

Antiguo Alambique

El recipiente hallado, de loza, tiene base plana, lados rectos y extremidad en forma de cúpula, y solamente tiene un conducto de entrada. Por lo tanto, no podían recuperarse sólidos, puesto que no había otro medio para eliminar el contenido sino a través de ese conducto.

Igualmente debía ser fácil controlar el proceso, dejando gotear agua sobre su» parte superior. Sin embargo, era mucho más normal que la vasija colectora fuera una redoma de cuello estrecho.

Es difícil determinar qué destilaban estos primitivos alquimistas, ya que escribían los textos con un estilo deliberadamente oscuro y críptico para conservar sus secretos.

No obstante, se sabe que, hacia el año 800, el erudito árabe al-Jablz, conocido en Occidente como Geber, destilaba vinagre para obtener ácido acético. Probablemente era éste el único ácido que conocían los antiguos.

El ácido nítrico, por ejemplo, no debió ser descubierto mucho antes de que quedara constancia escrita de haber sido obtenido, hacia el año 1300, destilando una solución de salitre (nitrato sódico) y sulfato ferroso.

La destilación de esencias a partir de extractos de plantas, especialmente popular en los países islámicos, bien pudo haber sido anterior incluso a la producción del ácido acético, con lo que quedarían de relieve una vez más las estrechas relaciones entre el taller del artesano y el laboratorio del alquimista.

Se sabe que el alcohol se consiguió en Europa hacia el 1150 mediante la destilación de vino, y hacia el 1260 los caudillos mongoles, que habían conocido ese alcohol de vino durante sus incursiones en los países cristianos, lo introdujeron en China.



Por la misma época, los alquimistas europeos estaban produciendo alcohol anhidro (que no contiene agua) destilando vino mezclado con cal viva.

Fuente Consultada: Historia de los Inventos Tomo I Editorial Salvat – Entrada: La Destilacion




Usamos cookies, si continuas navegando, aceptas el uso de las mismas.