Historia del Cacao Produccion y Fabricación del Chocolate



Historia del Cacao Producción y Fabricación del Chocolate

HISTORIA: En Europa, la historia del cacao es bastante reciente, pero mucho antes del descubrimiento los indígenas de América cultivaban varias especies. Los mejicanos preparaban una bebida a la que llamaban chacolatl, y a la cual nosotros conocemos por chocolate.

Si un niño nos preguntara dónde se obtiene esa bebida tan agradable, le responderíamos: » Amiguito, podríamos llevarte a la Costa de Oro o a Guinea cuya producción de cacao es la mayor del mundo; podríamos también mostrarte los cacaotales de la Martinica, de Jamaica, de las islas de Sonda, de Ceilán o de Venezuela, o, si lo prefieres, acercarnos a las costas de México, en el mismo lugar en que desembarcaron los conquistadores españoles al mando de Hernán Cortes, hace cuatro siglos.»

La vegetación de esa tierra mexicana, tan rica y fértil, sorprendió a los invasores: en los jardines de Moctezuma, el rey vencido, encontraron árboles del tamaño de los cerezos, cuyos frutos, amarillos, rojos, de doce a veinte centímetros de largo, despertaron su curiosidad.

Se enteraron de que esos frutos proporcionaban una sabrosa bebida, llamada «bebida real», y de que para obtenerla era preciso abrir los frutos maduros, extraer los granos o almendras, colocarlos en unas cajas para que fermentaran y después secarlos. Ya secos, se separaban de su envoltura coriácea, se colocaban sobre parrillas y se dejaban tostar a fuego lento. Luego se los molía golpeándolos con una piedra.

El polvo así obtenido se mezclaba con substancias aromáticas, con miel, vainilla y azúcar de agave, agregándosele agua hirviente en pequeñas cantidades. Esa mezcla se agitaba rápidamente con un palillo; se lograba al fin un espumoso líquido de color castaño y de riquísimo sabor.

No todas las plantas de cacao son de igual calidad. Moctezuma consumía la «bebida real» y sus subditos la de calidad inferior. Hernán Cortés encontró que la bebida real era excelente y, habiendo comprobado sus efectos estimulantes, envió a su soberano, Carlos, V, unos granos de cacao con todas las indicaciones útiles para su preparación. Seguramente, al remitir ese producto a su rey no imaginó la importancia del regalo que hacía a la vieja Europa, un obsequio que valía tanto como los metales más escasos y las piedras preciosas: esos granos echaron los cimientos de una gran industria.

Carlos V encontró muy de su gusto la nueva bebida y, en seguida, la envió con un mensajero a la familia real de Austria. Esa corte mandó más tarde cacao al Papa.

Como era frecuente en aquella época, a las plantas nuevas se les atribuían virtudes medicinales. El arzobispo de Lyon, Alfonso, hermano del cardenal Riche-lieu, declaró que el cacao había contribuido a curarle una inflamación del bazo. En el siglo xvn, Madame de Sevigné escribía a su hija: «Estáis enferma, el chocolate os repondrá.» Pero también es verdad que poco después afirmaba: «El chocolate me ha hecho mucho daño y he oído hablar muy mal de él.» No obstante, la gente que no estaba enferma consumía el cacao como desayuno o merienda.

aztecas cacao

Los aztecas enseñaron a los conquistadores la manera de tostar cacao: lo hacían con
fuego lento, sobre piedras y con los granos previamente fermentados.



Hernan Cortes y el cacao
Después de la torrefacción, los granos se molían con procedimientos muy primitivos.
Hernán Cortés envió el producto a Carlos V, con las indicaciones necesarias para la preparación del chocolate.

Ana de Austria y el cacao
En ocasión del casamiento de Ana de Austria, el arzobispo de Lyon ofreció a la futura
reina un cofrecillo con granos de cacao.

Asimismo, en 1681 el chocolate se servía en las meriendas ofrecidas por Luis XIV en su palacio de Versalles ,y, en 1684, un médico llamado Bachot quiso demostrar la superioridad del chocolate sobre el néctar y la ambrosía, en una tesis universitaria.

Luis XIV de Francia y el chocolate

María Teresa, esposa de Luis XIV, hizo conocer el chocolate en la corte. Su acompañante española, la Molina, tenía siempre preparada una taza de esta exquisita bebida a disposición de su real ama.

En Italia, Jerónimo Benzoni y Francisco Carletti contribuyeron a divulgar las propiedades medicinales del cacao. Pero antes del siglo xvm se conoció el principio activo del grano mejicano: la teobromina.

En las selvas que rodean la cuenca del Amazonas y la del Orinoco, existen muchos cacaotales silvestres. Pero es a la antigua civilización azteca a la que debemos la explotación y utilización de ese árbol incomparable que más tarde fue trasplantado a América Central, donde sus granos constituyeron no sólo un alimento, sino también unidades monetarias. Efectivamente, las almendras del cacao se usaban como moneda entre los aztecas y el emperador recibía en ellas parte del tributo que le pagaban sus subditos.

En cuanto se conoció el cacao en los mercados mundiales, todos los países colonizadores se ocuparon de plantarlo en sus posesiones tropicales, porque el cacao exige para su crecimiento una temperatura  mínima de 24.grados, humedad constante, tierra fértil y escasa altura.

Napoleon y el cacao

Napoleón afirmaba que el chocolate de Turín justificaba hasta una guerra. Para recompensar a sus generales les ofrecía bombones de chocolate envueltos  en   billetes  de banco.



La sombra le es indispensable: para conseguirla se colocan en los cacaotales plantas provisionales, que se llaman «padres», y otras definitivas denominadas «madres». Estos parientes adoptivos, que protegerán a los jóvenes arbustos de los ardientes rayos solares y de los vientos impetuosos, son generalmente los plátanos y las mandiocas o yucas.

Cuando las plantitas de cacao son más robustas, se arrancan los «padres» y se dejan las «madres». Para que tengan más vigor y para que produzcan mayor cantidad de frutos, a los 2 ó 3 años se les despuntan las ramas y se les arrancan muchas hojas. Además, con ese procedimiento su recolección será más fácil. A los 30 años un cacaotero todavía rinde bastante; sin embargo, ya empieza a envejecer. No es un árbol de larga vida, pero esto se compensa porque produce mucho.

Cuando se abre el fruto, las semillas son blancas; mas, al entrar en contacto con el aire, toman su característico color castaño. Durante varios días, las semillas se dejan amontonadas en un lugar cubierto para que fermenten. Luego se secan al sol y se envían a las fábricas, donde son tostadas para mejorar su aroma; se les quita la cascarilla y se muelen.

El polvo resultante de la molienda contiene aproximadamente un 50 % de materia grasa (manteca de cacao). La manteca de cacao se extrae haciendo hervir el polvo en agua; separada la manteca, queda el «cacao soluble», que se vende para consumirlo disuelto en leche u otros líquidos.

Para fabricar el chocolate se utiliza el polvo de cacao sin desgrasar. Este polvo mezclado con azúcar y vainilla, o con canela, forma la pasta que, una vez seca, constituye el chocolate.

La primera fábrica de chocolate sólido fue instalada en Turín (Italia), donde se descubrió el secreto de derretir la pasta de cacao. La técnica moderna popularizó su uso.

En 1778 se inventó una máquina hidráulica que trituraba la pasta de cacao, mezclándola al mismo tiempo con azúcar y vainilla, con mayor rapidez y limpieza que haciéndolo a mano.

Después de la cosecha se abren inmediatamente los frutos para extraer los granos y someterlos a una ligera fermentación. Los indígenas desparraman los granos fermentados sobre la era para secarlos. Para separar la primera envoltura se procede a pisotear los granos. En muchos lugares de América del Sur, ese trabajo lo hacen los niños.

SOBRE LA PRODUCCIÓN Y LA FARICACIÓN DEL CHOCOLATE

El cacao en polvo se obtiene a partir de los granos de cacao, que son las semillas del Theobroma cacao, originario de la cuenca del Amazonas y de otras regiones selváticas de América Central, habiéndose cultivado, durante muchos siglos, en México.



Los aztecas bebían cacao en grandes cantidades, y los exploradores españoles de los siglos XV y XVI introdujeron la costumbre en Europa. En la actualidad, se consume en todo el mundo, en forma de bebida y de chocolate, del que es su principal ingrediente.

El cultivo del cacao se ha extendido fuera de América, pero en un área confinada dentro de los 20° de latitud al norte y al sur del ecuador, y la mayor parte de la cosecha se desarrolla dentro de unos límites todavía más estrechos, comprendidos entre unos 10°. Sólo en esta región el clima proporciona la gran cantidad de lluvias y la temperatura constantemente alta que necesitan esos árboles.

Planta de Cacao

Planta de Cacao: En estado silvestre, el cacao alcanza de ocho a diez metros de altura. Al cultivarlo, sus proporciones cambian: pierde en altura y gana en corpulencia. El fruto es una cápsula ovoide que contiene treinta o cuarenta granos del grosor de un haba, encerrados en una pulpa mucilaginosa.

También se requiere un suelo rico y profundo, para obtener buenas cosechas. Los árboles del cacao necesitan sombra y deben estar resguardados del viento; en sus habitáis naturales crecen debajo de los árboles altos del bosque. Los cultivados están, normalmente, protegidos por árboles de esa clase o por árboles umbrosos especiales y, a veces, por cocoteros o árboles del caucho. El árbol adulto del cacao tiene de seis a nueve metros de altura; por lo general, se compone de un tronco corto y de una media docena, aproximadamente, de ramas principales.

Los árboles del cacao se desarrollan a partir de semillas o de esquejes. El segundo método, sin embargo, es caro y no siempre hay disponibles los esquejes convenientes. Gran parte del cacao mundial es cultivado por pequeños agricultores en áreas reducidas de terreno, aunque en Brasil hay grandes estados de cacao. Se cultivan distintas variedades de árboles, espaciados de dos a cinco metros uno de otro, según las condiciones.

elogios importantes para la mujer

El espaciamiento se escoge para obtener el máximo rendimiento por hectárea, durante el mayor tiempo posible. Antes de que los árboles den fruto, han de pasar cuatro o cinco años. Unas flores pálidas aparecen directamente sobre el tronco y en las ramas principales (estas plantas se denominan caulifloras) y son seguidas por las bayas. Éstas constituyen los frutos y se hacen amarillas o rojas cuando están maduras.

Cada baya contiene hasta unos cuarenta granos o semillas, y la cosecha anual por árbol puede ser de veinte a treinta bayas. Esto corresponde, aproximadamente, a un kilogramo de semillas, una vez secas. Los frutos se cosechan, normalmente, de octubre a diciembre (la estación seca en África Oriental).

En Ghana y países vecinos se recoge otra cosecha mucho más pequeña en junio y julio. Las bayas se abren y se sacan las purpúreas semillas, junto con la jugosa pulpa. Las semillas se colocan en montones y se cubren con hojas, o pueden ponerse en cajas, durante unos días, para que fermenten.

El calor generado en los montones mata las semillas y ayuda a que se desarrolle el sabor de chocolate; es, por lo tanto, un proceso, muy importante. Luego de la fermentación, se las seca al sol o en espacios interiores, por medio de aire caliente. Las semillas secas tienen un color chocolate y pesan, como máximo, la mitad de cuando están frescas. Pueden ser afectadas por insectos nocivos o por hongos, y hay que protegerlas durante su almacenado y transporte.

MANIPULACIÓN  DE  LAS SEMILLAS O GRANOS DE CACAO
Cuando llegan a la factoría, las semillas se clasifican y limpian, y luego se tuestan, durante una hora, a 135° C. Su cubierta (cascarilla) se vuelve frágil, y el sabor de chocolate se desarrolla por completo. Después, se las rompe en un molino y la cascarilla se separa aventándola. Las pequeñas piezas de semilla tostada que quedan io llaman grano de cacao y pasan a un molino triturador.

El grano contiene alrededor de un 50 % de grasa y, cuando se muele, .se convierte en un líquido espeso, llamado masa. El que se destina a .ser convertido en polvo de cacao es desviado y se lo somete a grandes presiones en una prensa hidráulica.

Una gran proporción de la grasa (manteca de cacao) fluye como un líquido dorado. Los terrones sólidos que quedan se muelen y tamizan, y, finalmente, se envasan para su venta como cacao o chocolate en polvo para bebidas. Los granos destinados a la fabricación de chocolate se muelen con azúcar y se mezclan con el exceso de manteca de cacao obtenido en las prensas.

El líquido espeso que resulta ya es chocolate, y se pasa a unos moldes, donde se solidifica. Para producir chocolate con leche se añaden sólidos de la leche a la mezcla.

ANÁLISIS DEL CACAO O CHOCOLATE EN  POLVO

ProductoGrasa (%)Agua (%)Proteína (%)Total de hidratosde carbono (%)Fibra (%) Poder Alimenticio
450 cal./g.
Chocolate
amargo
52,92,35,5182,62585
Cacao graso23,83,98294,61645
Cacao11,06,28,930,54,71248
Cacao
sin
grasa
0,04,79,934,05,3887
Cacao por el método alcalino22,85,57,529,04,51595

PROCESO ALCALINO
El cacao puede recibir una serie de tratamientos, tales como ser sometido a vapor de agua, o mezclado con disoluciones de malta, sólidos de leche, ácidos débiles, etc.; también puede ser oreado, calentado, desodorizado y sometido a luz ultravioleta. De todos estos tratamientos, el más importante es el que se conoce con el nombre de proceso holandés o, más descriptivamente, proceso alcalino.

paginas web

Este proceso incluye el tratamiento de las grasas de cacao, el licor de chocolate o el cacao en polvo, con carbonato, bicarbonato  o hidróxido  sódico,  potásico  o amónico, o cualquier combinación de esos álcalis en pequeña cantidad (del 1 al 3 %, según los casos), disueltos en agua.

En comparación con el cacao natural elaborado con el mismo tipo de granos no sometidos al proceso alcalino, el producto resultante de este tratamiento es mucho más oscuro y menos ácido. En suspensión acuosa da una reacción neutra, mientras que el cacao natural da una reacción ligeramente acida. El producto tratado es más fácilmente soluble en agua y se humedece con más facilidad también.

Cuando se mezcla con agua o leche calientes, se suspende mejor y presenta menos separación grasa en la superficie. Por otra parte, el sabor, aunque algo distinto del natural, resulta bastante parecido y agradable, y su poder alimenticio es similar al del producto natural.

mapa produccion de cacao

Las regiones más productoras de cacao están situadas dentro de los 20° de latitud al norte y al sur del ecuador. Ghana y Nigeria, junto con los países vecinos, producen alrededor de la mitad del cacao del mundo.

FABRICACIÓN  DE CHOCOLATE DULCE
En la actualidad, en las grandes fábricas se utilizan procedimientos de fabricación en los que se ha sustituido el antiguo proceso por una operación continua, sin pérdida de calidad en los productos resultantes. Las fórmulas se hacen para obtener toneladas de chocolate por hora y, durante el proceso, se disponen los adecuados controles de laboratorio, para conseguir grandes cantidades del producto a menor costo.

Primero, se mezclan el azúcar, el licor de chocolate, la leche o los elementos necesarios para darle los sabores especiales requeridos (almendra, nueces, etcétera), y la manteca de cacao. Esta parte, de consistencia grosera, se «refina», pasándola por rodillos de acero que la convierten en una masa pulverulenta, que contiene una textura más suave.

Puede ser necesaria una adición de pequeñas cantidades de manteca de cacao. Luego de refinarse el chocolate, se lo somete a un proceso muy importante, consistente en calentar, airear y batir la masa pastosa, con lo cual se consigueque el chocolate adquiera una viscosidad menor y una suavidad extrema, con un sabor más suave.

Las temperaturas a que se trata el chocolate suelen estar comprendidas entre los 54-82°C, aunque, en el caso del chocolate con leche, nunca se pasa de los 60°C.

La operación puede durar unas 12 horas para los chocolates ordinarios; pero, cuando se trata de chocolates de alta calidad, puede durar hasta 120 horas y, en casos especiales de chocolates de lujo, se llegan a tener de 5 a 8 días, en procesos no continuos, desde luego.

Una vez batido, el chocolate puede modelarse en bloques de 5 kg., con destino a otros fabricantes, o en pequeñas barras para el consumo público. La transición del chocolate líquido al sólido es una de las más importantes manipulaciones de todo el proceso, que se llama, normalmente, temperado.

En este proceso, hay que enfriar el chocolate líquido a una temperatura por debajo del punto de fusión de la manteca de cacao (alrededor de los 32°C.), y mantenerla (27-29°C.), para conseguir una solidificación regular. Esto se consigue mezclando continuamente la masa y controlando el enfriamiento, para que la manteca se vaya espesando y se solidifique, hasta cementar los sólidos suspendidos, formando un bloque compacto de una textura fina.

Esquema de la fabricación del chocolate

Esquema de la fabricación del cacao y del chocolate, donde se muestra cómo el exceso de manteca de cacao obtenido de una operación se usa como materia prima en otra.

Fuente Consultada
TECNIRAMA N°86 La Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología (CODEX)
LO SE TODO Tomo I -El Cacao –

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------