Líderes Políticos del Siglo XX Biografía de Personalidades



LÍDERES POLÍTICOS DEL MUNDO

La palabra «líder» designa a un sujeto que conduce a su gente, su grupo, su pueblo en la guerra o en la paz. Es guía espiritual, juez y consejero, pero también cruel ejecutor de las políticas o acciones que cree correctas para cumplir un designio de expansión territorial, el sueño de su casta, un mandato divino o una inspiración mesiánica.

Por lo general, a lo largo de la historia humana, los grandes conductores han comandado a sus hordas en el combate, arrasando pueblos y naciones que consideraban enemigos o que simplemente se encontraban en su camino, y en contadas ocasiones han fundado imperios, que rara vez los sobrevivieron.

También han sido, en los últimos tiempos, organizadores de estados totalitarios que pretendían imponer una visión unívoca de la realidad. Este libro intenta dar cuenta, partiendo de la figura del caudillo, de las relaciones y vínculos que se dan entre el poder indiscutible, a veces omnímodo, y sus pueblos, destinatarios y también víctimas de decisiones que no pueden cuestionar y mucho menos modificar. No obstante, la historia de los grandes caudillos es la historia de los grandes cambios políticos y sociales de la humanidad.

El mundo no fue el mismo luego de que Alejandro Magno, Napoleón, Hitler o Juan Perón dejaran su impronta, cada uno de ellos en su tiempo y lugar, y a veces irradiando hacia el resto del mundo. Nunca la situación volvió al punto de partida cuando un líder desapareció, aunque su organización o su imperio se desmoronaran. A lo largo de la obra nos referimos a las figuras mencionadas y a otros líderes y guías, no menos importantes, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, para que el lector pueda contar con un panorama amplio, a la vez que apasionado, de un tema que no resulta posible abordar con frialdad.

BIOGRAFÍA ADOLF HITLER: Político alemán de origen austriaco. De niño demostró una gran inteligencia, así como un carácter obstinado. En 1905 Adolf Hitler abandonó la escuela secundaria para ir a Viena, con la intención de ingresar en la Academia de Artes y convertirse en pintor; rechazado en el examen de ingreso, decidió Hitler no regresar a Linz, donde vivía su madre, y quedarse en Viena viviendo una existencia bohemia.

La estancia en la capital del Imperio Austrohúngaro marcó profundamente su vida y su pensamiento, al ponerlo en contacto con los círculos pangermanistas y antisemitas de esa ciudad. En 1913 Adolf Hitler marchó a Munich, donde se hallaba al inicio de la Primera Guerra Mundial. Se alistó en el ejército alemán y se distinguió en acción en el frente occidental, lo que le valió la Cruz de Hierro de Primera Clase.

En la fase final de la guerra Hitler resultó afectado por un ataque con gas, y se encontraba aún convaleciente cuando se firmó el armisticio. La derrota de Alemania representó un duro golpe para Hitler, quien, como muchos alemanes, pensaba que aquello sólo podía deberse a una «puñalada por la espalda» de los políticos. Por ello dedicó sus energías a destruir a la naciente República de Weimar, a la que culpaba de todos los males de Alemania.

[Seguir Leyendo Sobre Su Vida…]

Las SS realizaron desde la quema pública de libros hasta la captura de prisioneros para enviar a los campos de concentración. La propaganda estatal fue fundamental para convencer a los alemanes de la necesidad de llevar adelante una política de purificación racial. Este objetivo contó con la ventaja de que el antisemitismo ya estaba arraigado en una gran parte de la población europea.



campo de consentracion nazi

Niños en el campo de concentración de Auschwitz. Los campos fueron verdaderos centros de exterminio. La mayor parte de las víctimas del terror nazi fueron judíos, socialistas, gitanos y homosexuales. Todos ellos, por diferentes razones, eran considerados por los nazis como un peligro para la pureza de la raza aria y para la paz del pueblo alemán.

propaganda nazi en alemania

Propaganda NAZI – Cuerpo SS

propaganda nazi de hitler

El Führer. El pensamiento de Hitler, de un contenido fuertemente nacionalista, necesitaba «inventar» un enemigo de los alemanes, que fuera el responsable de todos los males por los que atravesaba el país. Ese enemigo fueron los socialistas —acusados de promover el caos social—y los judíos y gitanos —considerados razas inferiores— que no debían mezclarse con los alemanes arios, la raza superior. El lema que resumía las ideas hitlerianas era: «Un pueblo, un Estado, un jefe» —Ein Volk, ein Reich, ein Führer—.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------