Respiracion Artificial Primeros Auxilios Obstruccion Emergencia



Respiración Artificial Primeros Auxilios

PRIMEROS AUXILIOS: LA RESPIRACIÓN ARTIFICIAL

primeros auxilios

Respiración artificial
El organismo puede sufrir falta de oxígeno cuando se bloquea u obstruye el paso de aire hasta el pulmón, como en la sofocación o el ahogo por inmersión; cuando los movimientos respiratorios son demasiados débiles, como en un shock eléctrico, y en algunas intoxicaciones, como la alcohólica. El objetivo de la respiración artificial es aumentar y disminuir rítmicamente la capacidad de la caja torácica y mantener libres las vías respiratorias. La actuación inmediata es de vital importancia.

Cualquiera de nosotros puede, en cualquier momento, ser testigo de un accidente. Con frecuencia, la respiración artificial puede ayudar a salvar una vida. Por ello conviene que sepamos cómo hemos de proceder.

La respiración artificial es obligada cuando las funciones respiratorias de la víctima se alteren, disminuyan o se interrumpan. Debe practicarse ininterrumpidamente hasta que el asfixiado respire normalmente: bastaría detenerse durante uno o dos minutos para provocar su muerte. De ahí la necesidad de que los socorristas puedan relevarse.

Existen dos formas de practicar la respiración artificial: los métodos orales y los métodos manuales. Los métodos orales, utilizados más comúnmente, son los más eficaces, ya que permiten insuflar directamente a la víctima el aire expulsado por el socorrista, bien mediante el «boca a boca», bien mediante el «boca a nariz».

Los métodos manuales provocan indirectamente la ventilación, mediante la acción sobre la caja torácica. Sólo se utilizan cuando es imposible recurrir a los métodos orales, por ejemplo cuando la víctima ha recibido una herida grave en el rostro o ha inhalado gases tóxicos. De todos modos, no deben ser practicados nunca en personas con fracturas.

En ambos métodos hay que observar algunos principios básicos:

— La víctima debe estar tendida (boca arriba en los métodos orales; boca abajo en los métodos manuales).



— Las vías respiratorias deben estar libres. Hay que aflojar la corbata, cuello, etc., extraer de la boca todo cuerpo extraño, quitar las prendas que impidan los movimientos de la caja torácica y, si la víctima está echada boca arriba, echarle la cabeza hacia atrás para impedir que la lengua obstruya la entrada de aire (véase esquema).

— La respiración artificial debe ser practicada con calma, ni muy deprisa ni muy despacio. La frecuencia recomendada es de quince a veinte movimientos completos (aspiración e insuflación) por minuto.


El sistema «boca a boca»
1. Con la víctima tendida boca arriba, arrodillarse junto a su cabeza, pasándole una mano por debajo de la nuca, y con la otra echarle la cabeza hacia atrás, apoyando con la palma en la frente, mientras que se obstruye la nariz con el índice y el pulgar.

2. Aspirar para llenarse de aire los pulmones. Colocar la boca abierta sobre la de la víctima e insuflar con fuerza el aire en sus pulmones.

3. Levantar la cabeza, aspirar y, al mismo tiempo, comprobar que el pecho de la víctima se vacía del aire insuflado. Esta expiración se hace por sí sola, gracias a la elasticidad de los alvéolos pulmonares.

tecnicas de respiracion boca a boca


El sistema «boca a nariz»

1. Con la víctima tendida boca arriba, arrodillarse junto a la cabeza, colocando una mano sobre la frente, para echarle la cabeza hacia atrás, y manteniéndole los labios cerrados con la otra mano.

2. Aspirar. Aplicar la boca sobre la nariz de la víctima e insuflar.

3. Levantar la cabeza, aspirar y, al mismo tiempo, comprobar que el pecho de la víctima se vacía del aire insuflado.



tecnica primeros auxilios boca - nariz

RECUERDE: Para evitar el contacto con la boca de! enfermo, haga la respiración artificial a través de un pañuelo.

  • Si no insuflar aire a través de la boca, hágalo por la nariz. En caso, la precaución de cerrarle la boca para que el aire no salga.

  • La contracción de la pupila y el cambio de color de la cara  son signos de oxigenación adecuada.

  • Si la víctima es un lactante, infle las mejillas y sople suavemente, a ritmo de un soplido tres por segundo.

  • Si es un niño mayor, torne aire profundamente y sople con mayor intensidad. En ambos a través de la nariz y de la boca.

  • Tenga la precaución de no inclinarte la hada tanto corno si se de un adulto. En e! niño posición el de las vías respiratorias. 

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------