Aconcagua El Lago Titicaca

El Monte Cervino en Suiza Historia de sus Ascensos o Escaladas

El Monte Cervino en Suiza
Primeros Ascensos a su Cumbre

El Monte Cervino (en alemán, Matterhorn), es un pico de los Alpes situado en el extremo suroccidental de Suiza, muy próximo a la frontera con la región italiana de Valle de Aosta. Alcanza 4.478 m de altitud. Es un ejemplo de montaña de tipo piramidal, en el que las cuencas de formación glaciar han erosionado la roca por tres o cuatro lados del macizo, dejando sólo un núcleo en forma de pirámide en el centro.

El admirable Cervino ha ejercido siempre un invencible atractivo sobre los alpinistas. Después de varios fracasos, Whymper se unió, junto con sus guías, a una expedición que fue la primera en alcanzar su cima en 1865. Desde entonces han llegado a la cumbre de la montaña infinidad de gente en las más diversas circunstancias. Pero todos los años exige el tributo de sus víctimas.

El Cervino, al que en alemán llaman Matterhorn, se yergue, como un poderoso señor, sobre la población suiza de Zermatt.

Es la montaña de Suiza, e incluso de Europa, de más apretada historia y, desde hace cien años, la que más veces ha sido escalada. Difícilmente podría ser de otra forma, ya que es una de las montañas más hermosas que existen y ejerce excepcional atracción sobre los alpinistas. Cientos de turistas, hechizados por este gigante de la naturaleza, llegan todos los años a su cima.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/monte_cervino.jpg

El Cervino se alza al sur de Zermatt y algo separado de las otras montañas. Los dos más hermosos de sus cuatro flancos pueden verse desde la propia ciudad: la vertiente este y la vertiente norte.

Cuando, en 1861, el inglés Edward Whymper (imagen abajo) vio el Cervino por primera vez, decidió conquistar su cima. Pero, año tras año, sus tentativas fracasaban. Mas Whymper no se declaraba fracasado y cada vez que tenía que renunciar empezaba de nuevo, incluso después de resultar herido como consecuencia de una caída.

Edward Whymper suiza

Pero Whymper no era el único que ambicionaba ser el primero en llegar a la cima de la montaña; en la vertiente italiana, en Breuil, el famoso guía Antoine Carrel concibió idéntico proyecto. Cuando, en 1869, Whymper, después de un nuevo fracaso a la salida de Breuil llegó de nuevo a Zermatt, se dio cuenta de que había otros que perseguían el mismo fin.

En efecto, una expedición se disponía a probar suerte conducida por Michel Croz, un guía de Chamonix. No le quedaba a Whymper más remedio que unirse a esta expedición con sus propios guías, Peter Taugwalder y su hijo, ambos de Zermatt. De modo que un grupo de siete alpinistas, evidentemente demasiados, emprendió el camino el 13 de julio de 1865 para realizar una última tentativa que sería coronada por el éxito.

A excepción de uno de ellos, todos eran alpinistas experimentados. El pastor Hudson había hecho ya sus pruebas y lord Douglas volvía de la Wellenkuppe, que acababa de pisar el primero en compañía de Peter Taugwalder.

Únicamente el joven Hadow no estaba familiarizado con la montaña; por ello hizo Whymper objeciones a que participara en la expedición. Pero hubo de inclinarse ante el parecer de los demás.

La ascensión al Hórnbigrat, situado entre las vertientes norte y este, fue para todos sorprendentemente fácil. Montaron el vivac antes de que cayera la noche y a la mañana siguiente no se encontraron con ninguna dificultad mayor.

Para franquear el último terraplén el guía estimó preferible, sin embargo, pasar al lado norte y alcanzar la cima por allí. Para Whymper, el momento en el que puso el pie en la cima del Cervino fue uno de los mejores de su, vida. Pero incluso en este momento sucumbió a la tentación de poner en fuga, a pedradas, al guía Carrel, que efectuaba la ascensión por la vertiente italiana.

Entonces iniciaron el descenso. Aunque los siete miembros de la expedición habían alcanzado la cima, únicamente tres de ellos regresarían   a  Zermatt   sanos   y salvos. He aquí una comprobación auténtica y concisa, pues fue la gran tragedia de la primera ascensión al Cervino.

La montaña se dejó vencer con bastante facilidad. Sin embargo, pronto se hizo evidente que, joven e inexperto, Hadow resistía mal la tensión y la fatiga. En el descenso, además, sintió vértigo y no se atrevía a descender tal como estaba de espaldas a la pared y mirando al frente. De modo que se volvió, perdió pie y arrastró consigo a Croz, a Hudson y a Douglas.

La cuerda que unía a los siete nombres se rompió dejando a Whymper y a los dos Taugwalder como clavados en la roca por la emoción; la alegría de la victoria había desaparecido súbitamente. Sin decir una palabra, extraordinariamente afectados, los tres supervivientes volvieron a emprender el descenso una hora después. También les impresionó vivamente un curioso fenómeno: los tres vieron súbitamente un arco iris coronando tres cruces. Y el descenso hacia Zermatt, un calvario doloroso para tres abatidos vencedores, prosiguió.

Tres días después de esta primera ascensión Carrel consiguió igualmente alcanzar la cima desde la vertiente italiana, o sea, por el lado sur. Años más tarde, los dos rivales, Whymper y Carrel, se dieron la mano sobre la cumbre del Cervino en señal de reconciliación. El espíritu deportivo había conseguido vencer finalmente la egolatría de ambos.

Desde entonces el orgulloso Cervino ha tenido que desvelar todos sus secretos. En la actualidad ha sido escalado desde todas las vertientes y en cualquier circunstancia, tanto en invierno como en verano. Pero la montaña ha rechazado a muchos de los que intentaban escalarla, y muchos de ellos dejaron la vida en la empresa.

Hace unos años, cinco jóvenes alpinistas hallaron la muerte en el Cervino alcanzados por un desprendimiento de piedras o quizá por haber resbalado. Entre las hazañas más hermosas realizadas con ocasión de la ascensión del Cervino se cita generalmente la primera victoria sobre la Zmugrat, que aconteció en 1879, proeza anotada en el activo de otro inglés: Mummery, acompañado de tres guías.

A continuación hay quien menciona la primera ascensión realizada enteramente por el flanco norte, que emprendieron en 1931 dos alemanes: los hermanos Schmid. Finalmente, durante el invierno de 1965 un alpinista solitario, el guía Walter Bonatti, escaló la cara norte del Cervino.

Al lado de estas notables hazañas deportivas se han batido en el Cervino una serie de plusmarcas. Hubo los más rápidos ascensión y descenso realizados apenas en tres horas cuando, normalmente, el tiempo necesario es de diez horas.

Hubo también que anotar la ascensión realizada por el atleta de más edad (setenta y nueve años) y el más joven (diez años) y, por si esto no fuera suficiente, un alpinista con una sola pierna consiguió hollar el pico con su pata de palo.

Naturalmente, todas estas hazañas no pertenecen ya al campo, del deporte. El deporte puro exige que uno halle su satisfacción en el solo hecho de la ascensión y que responda a la llamada de la montaña por sentirse hechizado por ella. Afortunadamente, éste es todavía el caso de la mayoría de los alpinistas.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Dia del Planeta Tierra Consejos Para Cuidar el Planeta, las 3R

Día del Planeta Tierra – Consejos Para Cuidar el Planeta

LA SUPERVIVENCIA DE LA ESPECIE HUMANA Y LA GESTIÓN AMBIENTAL
La naturaleza está sometida a unos principios de funcionamiento que aseguran su permanencia. A no ser que acaezca una catástrofe natural o que las personas intervengan de alguna manera, los ecosistemas suelen mantenerse en su etapa climax.

Cuando acontece alguna alteración, los ecosistemas sufren regresiones. Muchos recursos de los ecosistemas son utilizados también por el ser humano; de hecho, casi todas las materias que necesitamos están en ellos. Y las personas las empleamos bien en estado natural o bien transformándolas en nuestras industrias. Es decir, dependemos completamente de la naturaleza. Y esto es así porque, en realidad, somos parte de ella.

Así, lo que le suceda a los ecosistemas termina afectando a la sociedad humana. So por ejemplo, extraemos algunos recursos naturales en exceso, sin darles tiempo a que se regeneren, descomponemos ecosistemas, interrumpimos su funcionamiento, antes o después no existirán dichos recursos en cantidad suficiente.

Por tanto, el futuro del ser humano está supeditado al futuro de la naturaleza. Hoy día existen recursos suficientes para mantener incluso a una especie tan abundante como la humana; lo importante es aprender a no derrochar esos recursos y a repartirlos adecuadamente.

La producción excesiva de desechos, basura y contaminaciones por parte de las personas puede terminar envenenándolo todo: desde los ecosistemas hasta nuestra propia civilización.

3R:reducir, reutilizar y reciclar

La reutilización de materiales es una alternativa que ya se maneja para evitar la sobreexplotación de recursos naturales

La recuperación de especies amenazadas permite rebajar el impacto negativo de la actividad humana en los ecosistemas.

La utilización de energías alternativas es otra vía para reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera.

Soluciones desde la actuación humana: el desarrollo sostenible
Adoptar los hábitos de la época preindustrial no parece factible en la sociedad occidental actual. Sin embargo, no debemos caer en la desidia y seguir actuando como si la actividad humana no tuviese consecuencias negativas para el suelo que pisamos o el aire que respiramos.

Ahora que muchos de los problemas causados por las personas están comenzando, es cuando se deben poner más medios para solucionarlos e intentar convivir en paz con nuestro planeta.

En 1987, la Comisión Mundial del Medio Ambiente y del Desarrollo definió el desarrollo sostenible como «el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades».

CONSEJOS PARA SALVAR EL PLANETA Y HACER EN CASA
Por Annie Leonard en el libro «La Historia de las Cosas»

1.Evite los productos que filtren tóxicos en la comida, en el cuerpo o en la casa. En caso de que no logre determinar si un producto contiene sustancias químicas peligrosas, comuníquese con el número de servicio al cliente que se encuentra en el  envase. Si no recibe una respuesta satisfactoria, no lo compre. En GoodGuide.com encontrará información sobre las sustancias tóxicas presentes en miles de productos específicos. Y si desea enterarse de las últimas novedades científicas sobre sustancias químicas tóxicas, consulte los invaluables recursos de Environmental Health News en http://www.environmentalhealthnews.org.

He aquí algunos de los peores productos que conviene evitar:

• Las sartenes antiadherentes de teflón: la sustancia antiadherente es el politetrafluoroetileno. Cuando esta sustancia se calienta -como suele ocurrir con las sartenes-, libera gases tóxicos vinculados al cáncer, las insuficiencias orgánicas, el daño reproductivo y otros efectos nocivos para la salud.

• Los juguetes de pvc, las cortinas para ducha de pvc, la envoltura de alimentos de pvc, cualquier cosa que tenga pvc. El pvc es el plástico más peligroso en todas las etapas de su ciclo vital: la producción, el uso y el desecho. No lo deje entrar en su casa. Para aprender más sobre el pvc, visite http://www.besafenet.com/pvc/.

• Los colchones, las almohadas, los sofás u otros muebles tratados con éteres difenil polibromados (pbde), una sustancia supertóxica vinculada a la toxicidad hepática, tiroidea y del desarrollo neurológico. Si en la etiqueta dice «tratado con ignífugos» o algo similar, tenga cuidado. Para aprender más sobre retardantes de llama, puede visitar http://www.cleanproduction.org y http://www.greensciencepolicy.org.

La Green Guide sobre los pbde de la Coalición de Tóxicos de Washington [Washington Toxic Coalition] explica cómo evitar los retardantes de llama tóxicos en los productos de consumo y está disponible en http://www.watoxics.org/files/GreenProductGuide.pdf.

2. Reduzca sus desechos. A pesar de que la basura doméstica es ínfima en compa ración con el volumen de los residuos industriales, es obvio que conviene reducirla: es una tarea fácil, permite conservar recursos, y cada bolsa de basura que no va a parar a un relleno sanitario o (peor aun) que no se quema en un incinerador es un punto a favor del planeta. He aquí algunas formas de comenzar:

• Evite las botellas descartables, las bolsas de plástico, los vasos desechables de café, las latas: estos artículos, diseñados para usarse durante apenas unos segundos, son totalmente inútiles y fáciles de eliminar por completo con una mínima planificación previa. No se sienta mal si está en apuros y tiene que usarlos alguna vez, pero trate de que no se convierta en una regla.

• Compost o abono orgánico: coloque un cubo aparte en la cocina para los restos de comida y participe en programas municipales de compostaje o elabore compost en su casa. Es fácil, se evita que los materiales orgánicos acaben en los vertederos y rellenos sanitarios, se evita el mal olor en la bolsa de basura y se obtiene un excelente fertilizante natural (en reemplazo de los perjudiciales fertilizantes químicos) para la tierra del jardín o de las plantas interiores. En Internet hay muchas guías para elaborar compost en entornos rurales, suburbanos y urbanos.

3. Adopte alternativas orgánicas en lo referente a los alimentos, el jardín y los productos de limpieza. No permita que los pesticidas y los químicos tóxicos ingresen en su comida, en su jardín ni en su casa. Nunca olvide que los pesticidas fueron concebidos para matar: para eso están. Se los vincula a los más diversos problemas de salud, desde el cáncer hasta las disfunciones neurológicas y reproductivas. Y lo peor es que estas sustancias se acumulan cada vez más en nuestro medio ambiente y en nuestro organismo. Evite la lavandina y use limpiadores que no sean tóxicos

Los que tienen envases de lujo son caros, pero existen sustitutos baratos y accesibles que se preparan con ingredientes económicos como el vinagre, el bicarbonato y el jugo de limón. ¡Es muy fácil prepararlos!

4. Use menos energía: maneje menos, vuele menos, cuelgue la ropa en un tendedero, consiga una bicicleta, baje la calefacción y póngase un pulóver. Revise la casa en busca de fugas y arréglelas. Creo que no es necesario explicar por qué.

5. Desenchufe la tv: ¿por qué sentarse a mirar a una caja de mensajes rutilantes que nos adoctrinan durante horas en la cultura del consumo cuando hay tantas alternativas mucho más placenteras? Me di cuenta de esto hace unos años, cuando al terminar el tv Turnoff Week (un programa nacional en el que los niños se comprometen a aguantar sin mirar tv durante una semana), mi hija me dijo «¡Me divertí tanto esta semana! Me encantaría hacerlo siempre». Y así lo hizo.

6. Invierta en la economía deseada. Cuando compre, cuando invierta dinero, cuando elija un banco, cuando contrate a alguien para que ayude con las tareas domésticas, cuando haga cualquier transacción monetaria, pregúntese si ese dinero que tanto le costó ganar está apoyando la economía que usted desea o la economía de la que quiere escapar. Algunas buenas opciones son los productos locales, los que tienen certificación sindical, los de comercio justo. A menudo la mejor opción es comprar productos de segunda mano,…o no comprar nada.

VARIACIONES EN EL CLIMA MUNDIAL: Las condiciones de temperatura y de precipitaciones favorables para los distintos tipos de cultivos y para los ecosistemas están en vías de migrar hacia latitudes y altitudes más elevadas, del orden de los 150 metros en altura o 200 kilómetros en latitud. Un país como Francia registra 1,1°C adicional por un recalentamiento global de 0,74°C.

El mundo acaba de experimentar siete años sucesivos de déficit de cereales. Regiones como Australia, California, el norte de China, Rajastán, la cuenca mediterránea o el nordeste brasileño tienen ya dificultades importantes, que afectan los cultivos de verano y las praderas.

Con 2°C de aumento de su temperatura, en comparación con la época preindustrial, un país como Uganda dejaría prácticamente de tener un clima propicio para el café, cultivo que le suministra dos tercios de sus divisas; los desastres biológicos afectarían desde un cuarto hasta la mitad de las especies en México, y también en Australia, el norte de China o el sur de África.

Con 2,5 °C adicionales hacia fines del presente siglo, alrededor de 2.500 a 3.000 millones de personas podrían resultar afectadas por la escasez de agua a partir de 2050. El deshielo de los glaciares del Himalaya amenazará a los agricultores de Asia continental, con caudales reducidos en verano y violentas crecidas de primavera.

Finalmente, la temperatura presentará picos más frecuentes, como la canícula europea de 2003, con las secuelas de más incendios y menor crecimiento vegetal; fenómenos a los cuales la agricultura orgánica, que utiliza suelos en mejor estado, ha demostrado ser menos vulnerable que la convencional. A la inversa, las técnicas que introdujo la «revolución verde», en particular la irrigación, convergen con el recalentamiento para convertir en inexplotables algunas superficies; a consecuencia de la salinización perdemos el 8% de las tierras irrigadas cada año.

REDUCCIÓN BE LAS COSECHAS Con el deshielo y el aumento de la evaporación y, por lo tanto, de las precipitaciones, de aquí a 2100 los océanos podrían elevarse de 20 a 60 centímetros (sin tener en cuenta el flujo rápido de los glaciares groenlandeses y antárticos). Ahora bien, 250 millones de personas viven a menos de un metro de altura sobre el nivel del mar, y muchas tierras cultivables y megalópolis se encuentran en los litorales. Una elevación de medio metro inundaría 16.000 km2 en Bangladesh, 20.000 en Vietnam y 30.000 en Indonesia.

En un primer momento, el aumento de temperatura y de productividad vegetal en las regiones septentrionales podría compensar el déficit sufrido por las regiones secas o en vías de desaparición. Sin embargo, las irregularidades meteorológicas acentuadas perturbarán el crecimiento de las plantas.

Durante el verano de 2006 en Europa, la sucesión de dos meses cálidos y secos, y luego un mes de agosto relativamente frío provocó una reducción de las cosechas de verduras del 5% a 50%, según las especies.

En la última parte de este siglo la producción alimentaria vegetal podría decrecer globalmente. Para garantizar un equilibrio mundial aceptable, habría que duplicar por lo menos (e incluso quintuplicar, en ciertas regiones) los rendimientos agrícolas actuales, y cubrir el déficit asiático masivo con exportaciones latinoamericanas y africanas.

Fuente Consultada:
«La Historia de las Cosas» Por Annie Leonard
El Atlas del Medio Ambiente Le Monde Diplomatique

Las señales de transito Señales Viales Iconos Indicaciones Viales

Señales de Tránsito o Viales Los Iconos Indicaciones

El auto, el tren, la bicicleta, el colectivo, son algunos de los innumerables MEDIOS DE TRANSPORTE. Éstos circulan en las calles de las ciudades y en las rutas de las afueras, por lo tanto exigen un orden: saber cuándo un auto puede adelantar a otro, cuándo avanzar y cuándo detenerse, en qué lugar los peatones tienen más derecho que los conductores… Esas y muchas otras acciones están ordenadas por las reglas de tránsito.

CONOCERLAS Y RESPETARLAS ES PARTE DE LA EDUCACIÓN VIAL.
En las calles de las ciudades, si observas atentamente, verás diferentes señales que te informan (por ejemplo, la senda peatonal indica el sitio por el que los peato-deben cruzar la calle). También verás algún cartel que previene accidentes (como los que comunican la presencia de hombres trabajando). O verás una flecha pintada en el asfalto que indica que en esa esquina está permitido doblar a la derecha…

SEÑALES DE REGLAMENTACIÓN

leyes-viales

leyes-viales

leyes-viales

leyes-viales

leyes-viales

Descargar Los Iconos

Animación Sobre las Señales

LAS 10 SEÑALES VIALES MAS UTILIZADAS

leyes-vialesSi se detiene, use la baliza para evitar accidentes.
En autopistas, prohibido circular en bicicleta
Respete «Prohibido estacionar»
Los niños menores de 10 años deben atrás con culturen seguridad.
Respete las velocidades máximas
leyes-vialesSi quiere detenerse, use los espacios ‘»Permitido estacionar»
Respete el ‘No retornar»
No beba alcohol antes ni durante el viaje
Lleve el matafuegos a su alcance, dentro del habitáculo
Los cinturones de protegen a quienes los usan

IMPORTANCIA DE ENSEÑAR A RESPETAR LAS REGLAS DE TRÁNSITO:
No les quepa duda, cuando sus hijas e hijos aprenden educación vial, aparte de aprender a salvaguardar su vida y la de los demás, están aprendiendo mucho más. Están desarrollando su inteligencia emocional, están consolidando sus vínculos con la sociedad, con su entorno, están también aprendiendo a autorrespetarse y a respetar a los demás y a todo cuanto les rodea.

Circular correctamente significa no empujar a un anciano con bastón, cruzar la calle con el semáforo en verde y también aparcar la bicicleta en el lugar adecuado (y no, por ejemplo, agrediendo el tronco de un árbol joven acabado de plantar).

Por supuesto, cuando los padres y madres enseñan a su pequeños a circular con respeto y a cumplir a rajatabla las normas de circulación, aparte de ofrecerles un valioso seguro de vida, les están obsequiando con mucho más. Las personas capaces de respetar unas normas de circulación, bien como peatones o pasajeros, bien como conductores, son personas que demuestran ser capaces de vivir en sociedad y compartir un espacio común con sensatez y generosidad.

Por eso, la circulación vial debe estar considerada como un importante valor ético, comparable con la solidaridad, el respeto, la paz, la libertad o la fraternidad, por citar sólo algunos ejemplos.
Podemos pues, efectuando un divertimento lingüístico, agregar la siguiente máxima: «Para saber cómo es una persona, sólo hay que observar cómo conduce y cómo circula».

Reflexionemos y pensemos pues, y de eso no les quepa la menor duda, que nuestro espacio y libertad como peatón, pasajero o conductor empieza o acaba allá donde empieza o acaba el espacio y la libertad de las restantes personas que nos rodean, y que circulan por las mismas calles que nosotros, también en calidad de peatones, conductores o pasajeros.(Fuente: Guía Pedagógica de Seguridad Vial – Educación Urbana)

TEST: ¿QUE TAL TRANSITAMOS? Debes Responder Verdadero (V) o Falso (F)

Así averiguamos si, realmente, conocemos la información que transmiten y comunican, y si nuestro comportamiento es suficientemente cívico y respetuoso. Luego, nos autoevaluamos con la tabla

1 Sólo cruzamos cuando el semáforo está en verde de forma fija.
2 Estamos atentos a las señales de tránsito posicionadas en un palo vertical, y también a las marcas viales, las señales pintadas sobre el pavimento o calzada.
3 Cumplimos las indicaciones que nos comunican las señales de tránsito según nuestro apuro. Cumplir las señales no es tan importante.
4 Cuando vemos una señal de peligro, extremamos la prudencia.
5 Cruzamos la calle con el semáforo en rojo, aunque no circulen vehículos por la calzada.
6 Si circulamos en bicicleta no respetamos el stop, es solo para otros vehículos
7 Si una calle es peatonal (porque así lo indica una señal de tránsito), hacemos caso a la señal y no circulamos por ella en bicicleta.
8 Si vamos en bicicleta y vemos una señal de peligro o prevención, que indica que por donde estamos circulando suelen haber niños y niñas, no nos preocupamos y circulamos normalmente.
9 Si vemos a un amigo o amiga no cumplir la indicación de una señal de tráfico, le explicamos que si todo el mundo respetase las señales de tránsito se evitarían la mayor parte de los accidentes de circulación.
10 Sólo cruzamos la calle por el paso o senda peatonal, aunque el semáforo esté en verde.

Autoevaluación:
De 0 a 3 puntos !Uy,uy!,uy!, esto está francamente mal.
De 4 a 6 Hay que esforzarse un poco mas, aunque vas en buen camino
De 7 a 8 Buena calificación , sigue aprendiendo sobre la circulación publica
De 9 a 10 Eres muy bueno, y conoces las normas básicas de tránsito

PARA LOS PEATONES EN LA CIUDAD

En las calles de las ciudades, los peatones compartimos gran parte del espacio por el que circulamos con los vehículos. El espacio destinado a los peatones son las aceras (veredas o banquetas). Veamos qué normas debemos seguir los peatones cuando circulamos por la calle.

1normas de transito y señalesSeguimos las indicaciones de las señales de tránsito y los semáforos.
2normas de transito y señalesUsamos los pasos o sendas peatonales.
3normas de transito y señalesCaminamos siempre por las aceras, lejos de los bordes. Sólo bajamos a la calle cuando tenemos que cruzar.
4normas de transito y señalesCruzamos únicamente en los pasos o sendas peatonales.
5normas de transito y señalesCuando cruzamos, antes de bajar a la calle, observamos hacia ambos sentidos de circulación por si se acerca un auto
6normas de transito y señalesNo pasamos nunca entre dos vehículos estacionados.
7normas de transito y señalesNunca atravesamos un cruce en diagonal. Para ir a una esquina opuesta, cruzamos dos veces en ángulo recto (90° grados).
8normas de transito y señalesAyudamos a los discapacitados, ancianos y niños a cruzar las calles.
9normas de transito y señalesJugamos en lugares alejados del tránsito de vehículos.
10normas de transito y señalesPrestamos atención a las entradas y salidas de autos de los garajes.
TEST DEL PEATÓN RESPONSABLE Debes Responder Verdadero (V) o Falso (F)
1Estamos atentos a los cambios de luces del semáforo. Sólo avanzamos cuando el semáforo se ha puesto en luz verde. Nunca cruzamos en ámbar o amarillo, y jamás en rojo.
2Cruzamos la calle a paso ligero y estamos atentos por si cambia el semáforo y un auto arranca velozmente.
3Si estamos utilizando el celular cruzamos la calle por el paso o senda peatonal, sin preocuparnos
4Andamos por la calle de un modo disciplinado: no circulamos de manera descuidada, chocando contra los otros peatones, interceptando el paso de los demás, gritando y dando empujones.
5Sabemos que es peligroso circular por el borde de la acera (vereda o banqueta). Nunca lo hacemos.
6Siempre paseamos por la acera. Nunca lo hacemos por la calzada.
7Siempre cruzamos la calle en línea recta (es el camino más corto). Jamás lo hacemos en diagonal.
8Cruzamos cuando el semáforo se pone en luz verde, pero antes de avanzar miramos a ambos lados. Así nos aseguramos de que no se acerca un auto.
9Cuando en el paso o senda peatonal aguardamos poder cruzar la calle, lo hacemos en la calzada, nunca en la acera.
10Descendemos de los vehículos por el lado de la calzada, y no cruzamos hasta que el vehículo del que hemos descendido se ha alejado.

Autoevaluación:
De 0 a 3 puntos !Uy,uy!,uy!, esto está muy mal, debes mejorar como peatón
De 4 a 6 Vas por buen camino, pero debes seguir aprendiendo las normas del peatón
De 7 a 8 Buena calificación , casi eres un buen peatón
De 9 a 10 Eres un peatón responsable

LA BICI COMO MEDIO DE TRANSPORTE.
Alrededor de los ocho años la mayoría de los chicos tiene un mayor interés por andar en bicicleta por la vía publica, en viajes hacia la escuela, el club, la casa de un amigo o la plaza del barrio.
Pero atención: para circular por las calles de la ciudad es necesario conocer las normas de un ciclista:

• La Legislación Nacional prohíbe a los menores de diez años conducir una bicicleta por la vía publica a no ser que vayan acompañados de otra persona de mayor edad.
• Las indicaciones de los semáforos vehiculares tienen total validez para los ciclistas.
• Hay que circular por la derecha o por los lugares reservados para el tránsito de bicicletas (carriles)
• No hay que tomarse de otro vehículo.
• Es indispensable respetar todas las señales de tránsito: señales verticales (Pare, Dirección Obligatoria, Contramano… en fin: las que vez en las páginas siguientes) y las marcas en el pavimento (líneas longitudinales continuas, sendas peatonales, líneas de Pare, etc.) En las esquinas, los peatones tienen prioridad para cruzar.
• Andar de a dos sobre una bicicleta -además de estar prohibido- es un gran peligro; se pierde estabilidad y se aumenta la distancia de frenado.

PARA LOS CONDUCTORES DE BICICLETAS

1

Si circulados por la calzada o por el carril bicicleta (si lo hay), debemos seguir las normas de conducción de un vehículo de motor, y además seguir unas normas concretas para la bicicleta. En realidad, debemos conducir con mucha precaución, ya que estamos compartiendo el espacio con los vehículos de motor.

2

Mucha precaución en los cruces. En los cruces muy
transitados, descendemos de la bicicleta y cruzamos a pie
arrastrándola.

3No pedaleamos pegados a los autos aparcados o estacionados. Así no nos golpearán, si, de un modo imprevisto, abren la puerta de un vehículo.
4Para adelantar a un transeúnte o a otro ciclista, primero avisamos con el timbre. Tras constatar que se han percatado de nuestra presencia e intención, avanzamos, pero siempre por la izquierda.
PARA
«PARAR»
ÓPARA
«GIRAR»

leyes-viales

Para girar o parar, siempre miramos primero detrás de nosotros. Así averiguamos si es posible realizar la maniobra deseada. Las maniobras se indican con el brazo izquierdo.

1Cómo indicar que paramos
Primero miramos hacia atrás. Luego, extendemos el brazo izquierdo lateral y horizontalmente, al tiempo que lo subimos y lo bajamos. Poco a poco reducimos la marcha hasta parar por completo.
2Cómo indicar que giramos a la izquierda
Primero miramos hacia atrás. Luego, extendemos el brazo hacia la izquierda,
y giramos sin brusquedad.
3Cómo indicar que giramos a la derecha
Primero miramos hacia atrás. Luego, levantamos el brazo izquierdo flexionando el codo (el brazo debe quedar en forma de «L»), y giramos sin brusquedad.

PARA LOS PEATONES EN CARRETERAS

Por las carreteras deben circular los vehículos, y no los peatones. Pero si no nos queda más remedio que desplazarnos por la carretera, seguimos las siguientes normas:

1leyes-vialesA pie por la carretera circulamos siempre por la izquierda, bien alejados de la calzada, en el sentido opuesto al de los autos. Así controlamos los vehículos que se nos aproximan frontalmente.
2leyes-vialesLa carretera tiene doble sentido de circulación (derecha e izquierda). Por eso, antes de cruzar se debe mirar a la izquierda y a la derecha. Cuando estamos seguros de que no es peligroso cruzar, atravesamos la carretera.
3leyes-vialesPor las carreteras, los vehículos circulan mucho más rápido que en las ciudades. Por eso, debemos cruzar por el lugar que tenga más visibilidad.
4leyes-vialesAntes de cruzar la carretera, calculamos a qué distancia se encuentran los vehículos que se aproximan por ambos lados y la velocidad a la que circulan.
5leyes-vialesSi vamos en grupo, nos desplazamos en fila, uno detrás de otro, ordenadamente y sin juguetear.
6leyes-vialesSi circulamos con bolsas o paquetes, los sujetamos con la mano del lado opuesto a la calzada. Así evitamos que algún vehículo nos golpee o arrastre al engancharse el paquete al auto.
7leyes-vialesPor la noche hay poca visibilidad, por eso debemos llevar linterna y elementos fluorescentes o reflectantes en la ropa, para que los conductores de los vehículos nos distingan con facilidad.
8leyes-vialesUn peatón jamás camina por la autopista o la autovía.

CURIOSIDAD: EL FUTBOL Y LA LUZ AMARILLA DE LOS SEMÁFOROS: El popular historiador argentino, Daniel Balmaceda, nos cuenta en su libro:»Historia de las Palabras», una singular historia donde explica como nació la idea de colocar una luz amarilla en los semáforos.

Durante el mundial de futbol en Inglaterra, en el año 1966, Argentina debía enfrentar al local, y el historiador lo cuenta así: » El partido se llevó a cabo en el estadio de Wembley, el 23 de julio. Durante el primer tiempo, Antonio Ubaldo Rattín estiró su pierna para detener a Bobby Charlton y el arbitro alemán Rudolf Kreitlein (quien esa tarde dio clases de pésimo arbitraje) lo amonestó. A los 35 minutos, Roberto Perfumo derribó a un inglés en la puerta del área. Rattín, capitán del equipo, se quejó ante Kreitlein por la actitud agresiva del jugador inglés que recibió la falta. El réferi le hizo entender por señas que si seguía hablándole, lo expulsaba.

Continuó el juego, Rattín se acercó al arbitro, insistiendo sobre el tema y el alemán lo expulsó. Fue en vano que el argentino intentara explicarle que siendo el capitán podía hablarle. De todas maneras tuvo que salir y continuaba con las pulsaciones altas afuera de la cancha. Un ex réferi inglés, Ken Aston (empleado por la FIFA luego de su retiro), intentó calmarlo.

El dato curioso es que cuando el alemán expulsó a Rattín, lo hizo mediante señas: no existían las tarjetas. Además, al finalizar el partido (que la Argentina perdió por un 0-1), el alemán informó que los hermanos Jackie y Bobby Charlton —del equipo inglés— habían sido amonestados. El tema de las amonestaciones generó una polémica porque los espectadores, los periodistas y a veces los técnicos no se enteraban hasta que terminara el juego. En ese problema pensaba Ken Aston —el que intentó calmar a Rattín— cuando manejaba por las calles de Londres, un tiempo después.

Un semáforo lo obligó a frenar. Ahí se le ocurrió, viendo las luces del aparato, la idea de las tarjetas. Sugirió la amarilla como amonestación, es decir, advertencia; y la roja para expulsión. Las tarjetas comenzaron a usarse en el Mundial de 1970.»

Descargar Los Iconos de Tránsito

Animación Sobre las Señales

Monte Etna Erupciones Flora y Fauna Ubicacion Altura Caracteristicas

Monte Etna Erupciones Flora y Fauna
Ubicación ,Altura ,Características

Según la mitología griega, Zeus, durante su victoriosa guerra contra los gigantes, fulmina al terrible Tifeo; pero, en vez de anular para siempre su terrible fuerza, lo sepulta bajo la imponente mole del Etna. El monstruo, devorado por la ira, escupe torrentes de fuego que, arrasando cuanto encuentran en su camino, acaban precipitándose en el mar. Por su parte, Hefesto (Vulcano para los romanos), dios del fuego y herrero de los dioses, instala su fragua en las entrañas de la montaña y, con la ayuda de los cíclopes, bate el hierro infatigablemente. Estos antiquísimos testimonios literarios, que hincan sus raíces en mitos y leyendas seguramente prehistóricos, confirman la milenaria actividad eruptiva del Etna.

El 4 de septiembre de 2007 el Etna erupcionó violentamente vomitando lava a hasta 400 m de altura, junto con ceniza y humo, que fueron lanzados sobre los pueblos en las cercanías del volcán. Fue visible desde las lejanas llanuras de Sicilia y concluyó a la mañana siguiente.

El Etna es un volcán activo en la costa este de Sicilia, entre las provincias de Mesina y Catania. Tiene alrededor de 3.322 metros de altura, aunque ésta varía debido a las constantes erupciones. La amplitud inferior de la base del volcán tiene 150 km. y limita al este con el Mar Jónico. La montaña es hoy en día 21,6 metros menor que en 1865. Es el volcán activo con mayor altura de la placa Euroasiática, el segundo en referencia a la Europa política después del Teide y la montaña más alta de Italia al sur de los Alpes. El Etna cubre un área de 1.190 km2, con una circunferencia basal de 140 kilómetros.

Testimonio gigantesco de la actividad de los antepasados del Etna es el hórrido y fascinante valle del Bove, al este del cuerpo principal del volcán, con sus escarpadas paredes de basalto que se yerguen perpendicularmente a más de mil metros de altura. Estas paredes no son mas que la parte interna de los grandes abismos por los que se derramaron las corrientes de lava de volcanes precedentes. Se calcula que en este valle había, por lo menos, tres volcanes que surgieron en épocas muy remotas y que después se hundieron a consecuencia de algún cataclismo.

LAS ERUPCIONES: Entre las erupciones más antiguas, vale la pena recordar la del año 396 antes de Cristo, porque influyó, en cierto sentido, en los acontecimientos históricos de su tiempo. La impresionante colada de lava llegó hasta el mar, cortando el camino a las tropas cartaginesas que, desde Naxos (Taormina) se dirigían hacia Catania. Fue probablemente esta colada, realizando un espectacular salto por un barranco al norte de la ciudad de Acireale, la que creó una de las escolleras más sugestivas de la costa oriental de Sicilia.

En tiempos más recientes tuvo lugar la más famosa y terrible erupción que pueda recordarse: la de marzo de 1669. A una cota de 1.000 metros, en la parte sur del volcán, sobre la población de Nicolosi, se abrió una fisura increíblemente amplia, que casi llegó hasta el cráter central. Se originaron al instante una serie de bocas explosivas que arrojaron una enorme cantidad de material, dando lugar a la formación de unas colinas de alrededor de 300 metros, los montes Rossi, que son de los más altos en su género.

De la parte inferior de la gran fisura surgió un violento río de lava muy fluida que, destruyéndolo todo en su camino, rompió las murallas defensivas de Catania, sepultó una parte de la ciudad, y avanzó seiscientos metros mar adentro; la población se refugió en los campos circundantes que no habían sido alcanzados por la lava o en los barcos anclados en el puerto, que rápidamente se dirigieron a alta mar.

Un detalle curioso en esa historia de desolación es el sorprendente destino del bellísimo castillo Ursino, de construcción suaba, un fuerte que antes estaba aislado en el mar y que, una vez acabada la erupción, se encontró en el interior de tierra firme. Hoy día, el castillo, perfectamente conservado, forma parte de la ciudad.

Entre las erupciones del siglo XIX (y se cuentan precisamente diecinueve) vale la pena mencionar la del año 1865 por otro curioso detalle: la lava arrojada por el volcán llegó hasta los pinos situados a los pies del monte Frumento, el mayor de los conos adventicios del Etna, y formó alrededor de los troncos de estos árboles una envoltura de roca fundida que luego se solidificó sin quemarlos. Los pinos continuaron vegetando normalmente.

También fue notable la erupción de 1886, que dio lugar a la formación de un cráter adventicio, el monte Gemmellaro. En el curso de esta erupción, el flujo de lava amenazaba Nicolosi —abandonado ya por sus habitantes— pero, de repente e inexplicablemente, se detuvo detrás del santuario de Altarelli. Aquella aterrorizada gente lo atribuyó a un milagro… E importantísima, en nuestro siglo, es la serie de fenómenos que, a partir de mayo de 1911 originó la formación del cráter subterminal del nordeste y que se ha convertido en el desahogo de flujo más importante del volcán.

La erupción más desastrosa de este último periodo fue la de noviembre de 1928: la lava, que brotaba del valle del Leone, en la parte oriental del volcán, avanzó sin resistencia, destruyendo la pequeña y floreciente ciudad de Mascali, cortando carreteras y líneas férreas y llegando casi hasta el mar.

La mayoría de las erupciones posteriores afectaron la parte nordeste del volcán. Desde 1950 los fenómenos eruptivos se han sucedido prácticamente sin solución de continuidad, constituyendo un motivo de gran interés para los vulcanólogos de todo el mundo. Afortunadamente, la mayoría de las coladas, cuya capacidad es de centenares de millones de metros cúbicos de roca fundida, se canaliza hacia el inmenso valle del Bove, que se ha convertido en un verdadero depósito de seguridad, casi imposible de colmar.

Sin embargo, al tomar otros caminos, la lava amenaza con frecuencia los centros habitados, por lo general centros de veraneo, que son muy numerosos en esta zona y se encuentran diseminados por las pendientes del volcán. Entre los más afectados figuran los municipios de Milo, Fornazzo y Rinazzo que, en los últimos cuarenta años, han sufrido la pérdida de bosques enteros, cultivos y sembrados, además de la destrucción de muchas casas de la periferia.

Pero, desde otro punto de vista, también hay que confesar que, muy a menudo, los edificios no han sufrido daños. Ello se debe a que las bocas eruptivas están localizadas casi siempre a cotas elevadas; o también al hecho de que una vez superadas las escarpadas pendientes de los primeros trechos, el recorrido de la lava se hace notablemente más lento a causa, a su vez, de los obstáculos e irregularidades que encuentra en ese terreno tan accidentado.

Por otra parte, el peligro para las vidas humanas puede proceder de determinadas explosiones, especialmente si algunos visitantes incautos se acercan demasiado a las bocas activas. Por ejemplo, en el verano de 1979, cayeron gruesos fragmentos de roca, desprendidos del cráter central, sobre un grupo de turistas que pasaban una temporada en Piano del Lago, matando a nueve de ellos. Por esta razón, se insiste siempre en recomendar que los excursionistas, aunque formen grupos numerosos, no se aventuren por las zonas altas del volcán sin ser acompañados por los guías profesionales, que siempre están disponibles en los refugios.

Algunas veces, mientras se producen los fenómenos explosivos; todo el cielo de los alrededores del Etna, momentos antes absolutamente claro y sereno, se oscurece de repente; entonces, sobre muchas ciudades del litoral empieza a caer una arena finísima y negra y diminutas escorias, proyectadas por los gases que, desde las entrañas del volcán, se han remontado hasta estratos muy altos de la atmósfera y que luego han sido esparcidos por el viento, llegando hasta lugares muy alejados.

En el verano de 1962, la incontenible presión de los gases internos hizo saltar el llamado «tapón» del cráter central: una impresionante masa de basalto y de escoria se levantó entonces verticalmente hasta unos centenares de metros, acompañada por un hongo de humo espectacularmente denso y rojizo. Esta columna de humo, de más de diez mil metros de altura y visible a gran distancia, fue comparada a la que produce una explosión atómica.

En la primavera de 1968 se produjo otro fenómeno impresionante, considerado por el insigne investigador Haroun Tazieff como único en la historia de la vulcanología. Y, desgraciadamente, su aparición tuvo pocos testigos. Ocurrió que, mientras un experto guía del CAÍ conducía un grupo de turistas a través del cráter central para admirar las fantásticas explosiones que se producían en el cráter del nordeste, se oyó a sus espaldas un estruendo ensordecedor, comparable al grito de un titán.

El guía, que se había quedado solo porque los turistas huyeron rápidamente, pudo ver cómo se elevaba una columna de fuego pálido y transparente, acompañada de aquel extraordinario sonido; tras una breve pausa se formó otra columna de fuego y se produjo un nuevo fragor, y así, sucesivamente, se fue repitiendo cada dos segundos el extraño fenómeno. Se originaba en una boca que se había abierto de improviso en la superficie y que medía cinco por siete metros; de esta boca y a lo largo de una pared circular incandescente, de unos trescientos metros de profundidad, brotaba del interior del volcán, a intervalos muy regulares, una columna de gas encendido. El fenómeno de la Bocea Nuova (así se llamó el pozo) duró, ininterrumpidamente, dieciocho meses, atrayendo a una gran afluencia de curiosos.

LA ZONA DEL ETNA: Por todo lo que se ha dicho hasta ahora podría creerse que la zona de los alrededores del volcán no está habitada por el hombre, temeroso sin duda de los peligros que ello supone. Pero no ocurre nada de eso, sino todo lo contrario. Además de Catania, que es la segunda ciudad siciliana en número de habitantes y que se extiende a los pies del volcán, todas las pendientes del mismo, especialmente las sudorientales, están salpicadas hasta los quinientos metros de altura y más, de pueblecitos y de aldeas florecientes, con un elevado índice de población que aumenta además durante el verano con la llegada de numerosos turistas.

Esto es así debido a la concurrencia de una serie de factores particulares relacionados con el volcán, el cual, por un lado, perjudica a los habitantes, destruyendo sus casas y cultivos, pero, por otro, los compensa ampliamente, pues proporciona una notable fertilidad al suelo.

Desde el punto de vista hidráulico, las zonas del Etna son riquísimas, ya que las nieves de la montaña, que se van acumulando en su parte superior durante el invierno, se funden en primavera, proporcionando grandes cantidades de agua que desciende desde los niveles superiores, a través de los casquijos de lava, escorias y arenas muy permeables, en una infinita serie de cursos subterráneos. Estos cursos, abriéndose camino a través de las rocas basálticas, se van ramificando a lo largo de las pendientes y fluyen al valle. Asimismo, las arenas volcánicas que llueven del cielo y las rocas de lava, menos compactas y que se deshacen bajo la acción del viento y de la lluvia, ricas ambas en fosfatos y en sales potásicas, fertilizan intensamente los campos.

Pero, después de todo lo dicho, sería injusto silenciar las cualidades de tenacidad y de laboriosidad de los habitantes de esta zona quienes, desde hace milenios, se dedican, con inquebrantable fe a reconstruir cuanto el volcán arrasa. Parece casi que exista una confrontación deportiva entre la «montaña» (así llaman estas gentes al Etna, con una mezcla de respeto y de afecto) y los sicilianos de la zona.

El catanes afirma con orgullo que su ciudad ha sido destruida siete veces por el volcán, queriendo subrayar con esto la firmeza de las reconstrucciones, para las cuales siempre se ha venido utilizando, como material de construcción, el muy compacto basalto lávico de las coladas: este basalto, roto, fraccionado y modelado con gran esfuerzo por los picapedreros de la época, ha servido para construir calles y edificios, monumentos e iglesias, destinados a perdurar en el tiempo. De basalto lávico es también el elefante con el obelisco egipcio que adorna la plaza del Duomo y que es e! símbolo de Catania.

En los campos se arranca el manto de basalto en dos fases; primero con cultivos de chumberas, cactáceas que crecen en cualquier tipo de terreno y cuyas raíces, penetrando en las cavidades y grietas de la costra de lava, acaban por arrancarla, y después con un paciente trabajo de rozado, formación de terrazas y traslado de humus, que caracteriza a todos los cultivos de media pendiente de la zona.

A medida que desde el mar se va ascendiendo hasta la altura máxima del volcán van apareciendo todas las variedades de cultivo y de vegetación al compás del cambio de clima y de la naturaleza del suelo, La zona más baja, hasta los 500-600 metros está cubierta de plantas siempre verdes, con extensos cultivos de agrios (naranjas, limones y mandarinas) que constituyen la mayor riqueza de la zona sudorienta!; arraiga también los eucaliptos, pitas e higueras chumbas. De los 600 a los 1.200 metros domina la vid, que produce vinos muy apreciados, de fuerte graduación alcohólica; a la misma altitud prospera también el cultivo del pistacho. En la zona boscosa crecen los castaños, que conviven con los manzanos hasta cerca de los 1.700 metros.

Más arriba empieza el reino del pino lárice. Los lugares expuestos al sol se hallan salpicados de retama, cuyas flores, de un amarillo espléndido, desprenden un agradable olor. La vegetación desaparece al llegar a los 2.000 ó 2.500 metros; aquí los desnudos y quemados declives de la montaña aparecen salpicados por el astrágalo etneo, una planta coriácea y muy espinosa, de extraña y compacta forma esférica.

De las cabras, ciervos y venados que hace tiempo poblaban la franja boscosa del Etna, hoy sólo se conserva el recuerdo. Pero donde hay vegetación, viven numerosos conejos silvestres y liebres; también es frecuente el zorro rojo. En el aire, hasta las cotas más elevadas, dominan los cuervos y los gavilanes; más raros son los halcones. Y muy difundida, hasta en la cima misma del volcán, se halla la mariquita encarnada, considerada por todos como portadora de buena suerte.

La existencia de un volcán como el Etna en un lugar tan privilegiado como es el centro del Mediterráneo no podía dejar de atraer a un turismo numeroso y activo; pero, como sucede a menudo, también invasor. El Etna se presta para realizar muchísimas excursiones; no faltan carreteras para subir incluso a sus puntos más altos y todas estas carreteras están en buen estado. La llamada concretamente carretera del Etna, que se completó en 1949, es la más importante y más frecuentada; corre a lo largo de las laderas del volcán, desde Catania a los montes Silvestri, a 2.000 metros de altura, interesante grupo de conos adventicios. A lo largo de su recorrido se puede contemplar la espléndida alternancia de exuberantes cultivos, límpidos panoramas, bosques frondosísimos, majestuosas colinas cónicas, prados muy verdes y negros campos de lava retorcida y desgarrada.

En verano, cuando la nieve se ha fundido, el viajero que recorre la carretera del Etna, dejando a su izquierda la bella pineda de Serra la Nave (a unos 1.700 m) y siguiendo hacia la cima, tiene la sensación de penetrar en un mundo «distinto», donde todo es precario y donde todo puede cambiar de un momento a otro bajo el impulso de fuerzas incontrolables. Cuando se llega al refugio Sapienza, situado a 1.910 metros, es difícil sustraerse a la tentación de realizar una escalada al cráter central, que se divisa, como una mole suspendida, casi sobre la cabeza de quien lo observa desde abajo.

La excursión puede realizarse con facilidad gracias a un audaz funicular que supera un desnivel de unos mil metros y deposita a los turistas en la altiplanicie denominada Piano del Lago, sobre la que se levanta el citado cono central, de unos trescientos metros de altura.