Biografía de Ada Lovelace

Porque se Produce el Eco? Aplicaciones Rebote del Sonido

Porque se Produce el Eco? – Aplicaciones Rebote del Sonido

Muchas veces, al gritar, sentimos el eco que al cabo de un instante nos imita. Normalmente, las ondas sonoras de nuestra voz se transmiten en línea recta, perdiéndose en la distancia. En ese caso no oímos ningún eco. Pero si algo hace que las ondas sonoras vuelvan, lo percibiremos.

Éste es, pues, el reflejo de las ondas sonoras emitidas, que vuelven luego de chocar contra una superficie como la de un edificio o las laderas de una montaña. En este sentido, las ondas sonoras se comportan muy similarmente a las luminosas, que son desviadas por un espejo, por ejemplo. La velocidad de la luz es tan fantástica que todo el proceso parece instantáneo. El sonido viaja más lentamente, su velocidad en el aire es de alrededor de 330 metros por  segundo.

Si disparamos un revólver, las ondas sonoras viajarán a través del aire con esa velocidad, y al cabo de un segundo se encontrarán a 330 metros de distancia. Si en ese momento son reflejadas por un obstáculo, tardarán otro segundo en volver hasta el sitio en donde se disparó el tiro, de modo que el eco se escuchará dos segundos después que el sonido original. El tiempo empleado por el sonido en ir y volver puede servirnos para encontrar la distancia que nos separa del obstáculo.

esquema del eco

CONDICIONES Y CÁLCULOS
El oído puede percibir y distinguir unas 10 sílabas por segundo; por lo tanto, la percepción de una sílaba exige 1/10 de segundo. Para que exista un eco monosílabo será preciso que el sonido reflejado llegue al oído 1/10 de segundo más tarde que el sonido directo, y como en 1/10 de segundo el sonido recorre unos 33 m., tendremos que la pared reflectora deberá hallarse, por lo menos, a la mitad de 33, o sea a 16,5 m. del observador. Cuando la distancia es menor, el sonido reflejado se superpone al directo.

Si la superposición es exacta, el eco (llamado entonces resonancia) aumenta la intensidad del sonido sin oscurecerlo; pero si la coincidencia de ambos sonidos no existe, las resonancias restan claridad al sonido directo. Este efecto pernicioso de las resonancias se evita, en las salas de audiciones que poseen malas condiciones acústicas, cubriendo las paredes con tapices que eviten la reflexión del sonido.

REFLEXIÓN
Al reflejarse, el sonido no siempre tiene que volver sobre sus pasos. Respeta las mismas leyes de reflexión que la luz (el ángulo de incidencia es igual al de reflexión) . Si la onda sonora incidente es guiada por algún medio, comprobaremos que se comporta exactamente igual que la onda luminosa.

Las superficies duras y brillantes son, generalmente, buenas reflectoras del sonido; en cambio, las blandas y rugosas lo absorben. En una habitación grande vacía será posible advertir el eco de la voz del que habla, pero si la habitación estuviera llena de gente, probablemente no se notaría el eco, porque las ropas de las personas absorberían gran parte del sonido.

ECOS MÚLTIPLES
En circunstancias especiales puede oírse más de un eco del mismo sonido, es decir, un eco múltiple. Estos ecos se hacen cada vez   más   débiles,   hasta   perderse.   Tienen lugar cuantío hay más de una superficie desde donde se pueda reflejar el sonido. Con cada reflexión, gran parte del sonido es absorbido, de modo que los sucesivos ecos van siendo cada vez más débiles.

ECO  EN  EL AGUA
El eco-sonda, o sonda ecoica, para determinar la profundidad del agua, funciona con el mismo principio. En este caso, un oscilador produce una onda ultrasónica, que es reflejada por el fondo y captada nuevamente por un micrófono ubicado en el casco del barco. Las ondas ultrasónicas son aquellas de frecuencia demasiado alta como para ser captadas por el oído humano. Se las utiliza porque no son amortiguadas por el agua tan rápidamente como las ondas sónicas. El sonido viaja mucho más rápidamente en el agua que en el aire.

En aquélla, su velocidad es de alrededor de 1.500 m./seg., más de cuatro veces superior. La información provista por los ecos es recogida por un aparato, que la traduce a signos inscriptos sobre un rollo de papel.

APLICACIÓN  PRÁCTICA
Los barcos desprovistos de radar pueden utilizar un método similar para estimar la distancia que los separa de un témpano o un acantilado, midiendo el tiempo que tarda en llegar el eco de la sirena de niebla desde el obstáculo. Un ejemplo: si el eco regresa 10 segundos después de haber hecho sonar la sirena, el sonido debe haber recorrido 10 seg. x 330 m./seg. = 3.300 m., de modo que el barco está a 1.650 m. (3.300 /2) del témpano o acantilado.

La profundidad del agua se determina enviando ondas ultrasónicas y midiendo el tiempo que tardan en regresar.

Aquí se forma un eco múltiple por la” repetida reflexión del sonido en las paredes del cañón.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°41 El Eco y sus aplicaciones

Young Thomas Vida y Obra Cientifica Experimento Con Luz

Young Thomas Vida y Obra Científica
Experimento Con La Luz

A la edad de 20 años, Thomas Young (1773-1839) dominaba ya diez idiomas. Más adelante, fue él quien descifró las primeras palabras de los jeroglíficos egipcios de la famosa piedra de Rosetta. Pero aunque su interés se orientó hacia campos muy amplios y diversos durante toda su vida, se le recuerda principalmente por sus contribuciones a la física.

Thomas Young

La óptica le interesó de un modo especial. Por aquella época, estaba candente la controversia sobre la naturaleza de la luz. De una parte, estaban los partidarios del físico holandés Christian Huygens, que argüían que la luz era una perturbación de tipo ondulatorio.

De otra, los partidarios de Isaac Newton, que sostenían que los rayos luminosos estaban formados por partículas minúsculas o corpúsculos. Young hizo dar un gran paso hacia adelante a los partidarios de la teoría ondulatoria, al demostrar que, en ciertas circunstancias, dos rayos de luz pueden anularse mutuamente, o sea, producir oscuridad.

Si dos corpúsculos se juntaran, el resultado sería siempre un corpúsculo de tamaño doble. En ningún caso se anularían uno al otro. Pero si la luz era una especie de movimiento ondulatorio con crestas y valles, entonces sería posible que las crestas de un rayo anulasen los valles del otro.

Sin embargo no era muy fácil conseguir ese efecto. Los experimentos deben ser realizados con mucha precisión. Young produjo dos rayos de luz al dividir uno en dos partes, por medio de dos aberturas estrechas. Luego colocó una pantalla en el camino de los dos rayos combinados, y mostró que ésta aparecía cruzada por líneas luminosas y oscuras.

Cuando se produce una línea oscura, es porque los dos rayos han llegado a la pantalla de tal forma que las crestas y valles respectivos se han anulado. En cambio, para producir líneas luminosas, las ondulaciones de ambos rayos han alcanzado la pantalla de forma coincidente, por lo cual se refuerzan entre sí, y esto explica que esa zona se encuentre iluminada.

Experimento de Young Con La Luz

Esquema del experimento más famoso de Tomás Young. Por medio de ia ¡ampara y de ia primera ranura consiguió una sola fuente de luz. A continuación, dividió esta fuente de luz en dos partes, por medio de las dos ranuras siguientes. Volvió a juntar las dos partes sobre la pantalla, y vio cómo ésta aparecía cruzada por líneas luminosas y oscuras. Los rayos luminosos pueden sumarse o anularse mutuamente; por lo tanto, deben estar formados por ondas.

Young resolvió otros problemas que eran materia de polémica entre los científicos de su época. Mostró la razón polla cual, cuando se introduce un tubo estrecho en un recipiente de agua, ésta asciende por el interior del tubo (capilaridad), aunque sus explicaciones no fueron muy claras y no consiguieron ser interpretadas por mucha gente.

También explicó la causa de que la mayoría de los sólidos se distienden cuando se los estira, y encontró la forma matemática de calcular el alargamiento de un sólido dado. A una de las propiedades fundamentales de una sustancia, que determina su elasticidad, se le llama el módulo de Young.

La tercera aportación principal de las investigaciones de Tomás Young fue en el campo de la medicina. De hecho, estudió medicina en la Universidad, primero en Londres, después en Edimburgo, en Góttingen (Alemania), y en Cambridge.

Ejerció como médico en Londres, durante 15 años (1799-1813), y fue quizá el médico más culto de su época. Uniendo sus estudios médicos y ópticos, Young enunció una teoría que explicaba cómo la parte sensible del ojo (la retina) responde a los distintos colores de la luz, siendo, por lo tanto, capaz de ver en color. Sus ideas se aceptan .como la base de las teorías modernas de la visión en color.

Además, utilizó sus propios conceptos sobre el comportamiento de los líquidos en los tubos, para explicar las leyes que gobiernan el flujo de la sangre en las arterias y en el corazón humanos.

Tomás Young fue profesor de filosofía natural en la Royal Institution desde 1801 a 1803. Después fue nombrado médico del Hospital de San Jorge, en Londres. Al mismo tiempo, desde la edad de 21 años hasta su muerte, en 1839, fue miembro activo de la Royal Society.

DEFORMACIONES Y CALCULO DEL MODULO DE YOUNG:

Cuando suspendemos un peso de una balanza de resorte éste se alarga, y al quitar aquél, recobra su longitud primitiva. Para describir este fenómeno, decimos que el resorte es elástico, es decir, que al aplicarle una fuerza de tracción se alarga, y al cesar dicha fureza vuelve a su longitud normal.

La fuerza con que el peso tira del resorte hacia abajo es un ejemplo de esfuerzo. El resorte responde “deformándose”, y su deformación se mide por la cantidad de alargamiento que ha experimentado. Las balanzas de resorte son de uso común para pesar objetos, ya que el aumento de longitud de aquél (deformación) es proporcional al peso del objeto (esfuerzo).

Si la longitud de un resorte aumenta 1 cm. al colgar de él un peso de 1 kilo, al suspender un peso de 2 kilos, el aumento observado es de 2 cm., y si al suspender un libro del extremo del resorte, éste se estira 3,5 cm., el peso del libro es de 3,5 kilos. Pero esta relación no se cumple siempre, ya que existe un límite para el esfuerzo que el resorte puede soportar; así, si colgamos un peso de 10 kilos, puede suceder que el resorte se estire más de 10 cm., es decir, el esfuerzo deja de ser proporcional a la deformación.

El resorte se ha debilitado y, en lo sucesivo, se estira con más facilidad. Al retirar los pesos, en general, el resorte vuelve a su longitud primitiva, lo que quiere decir que no ha perdido nada de su elasticidad, pero, al ir aumentando el peso aplicado, llega un momento en que ya no retorna exactamente a su longitud primitiva, sufriendo una pequeña deformación permanente.

Cuando esto sucede, se dice que se sobrepasó el límite elástico, y que el resorte ha perdido parte de su elasticidad, es decir, de su capacidad para volver a su posición inicial cuando cesa el esfuerzo aplicado. Finalmente, el resorte puede romperse si colgamos de él un peso mucho mayor que el correspondiente al límite elástico. En el tipo de balanzas a que nos hemos referido anteriormente, se emplean resortes en espiral, fabricados con alambre de acero templado, pero no es preciso arrollar en espiral el alambre para conseguir un efecto elástico. Al estirar un alambre de acero, su longitud aumenta, volviendo a su longitud primitiva al cesar la acción de la fuerza aplicada.

El aumento de longitud, en estas condiciones, es muy pequeño, pero tiene gran importancia en la construcción de puentes y estructuras de acero para edificios, donde piezas metálicas de gran longitud están sometidas a esfuerzos de diversas clases, siendo muy importante la magnitud de la deformación, y el modo en que se produce.

Los tipos más sencillos de esfuerzos y deformaciones son los que se presentan cuando estiramos un hilo, siendo el problema mucho más complicado cuando se trata de un resorte en espiral.

CÁLCULO DEL MÓDULO DE YOUNG
El método ordinario de estudiar cómo se comporta un alambre sometido a esfuerzos longitudinales, es tomar un trozo suficientemente largo y estirarlo. Para ello, se fija su extremo superior a una viga del techo, y se cuelgan pesos en el extremo inferior, midiéndose el alargamiento del hilo sometido a diversos esfuerzos.

Es conveniente que el alambre empleado sea lo más largo posible, ya que la magnitud del alargamiento depende de la longitud del alambre, siendo fácil comprender que un alambre de 1,5 metros se alargará tres veces más que otro de 0,5 metros sometido al mismo esfuerzo.

Para medir con exactitud el alargamiento del alambre se emplean aparatos especiales, tales como el nonio, o vernier. Supongamos que del alambre se cuelgan pesos cada vez mayores y se miden los alargamientos correspondientes. Los resultados obtenidos se pueden representar mediante un sistema de ejes rectangulares, con los alargamientos sobre el eje horizontal, y los esfuerzos .sobre el vertical.

Cada par de valores —alargamiento y su correspondiente esfuerzo— nos define un punto, y, al unir los puntos obtenidos, el gráfico resultante es una línea recta (siempre y cuando los pesos aplicados no sean excesivos).

Un gráfico de este tipo indica que la magnitud representada sobre un eje (esfuerzo) es directamente proporcional a la representada sobre el otro (deformación). Otra consecuencia es que, cuando se divide el esfuerzo por la deformación que ha producido, el resultado obtenido es siempre el mismo. La forma de expresar estas conclusiones en términos matemáticos es:

ESFUERZO/DEFORMACIÓN=CONSTANTE

para una longitud determinada del alambre. A la relación constante esfuerzo/deformación, se le da el nombre de módulo de Young.

Un valor elevado de esta constante, para un alambre en particular, indica que éste no se estira con facilidad, pero si la constante tiene un valor pequeño, a grandes esfuerzos corresponderán grandes deformaciones, lo que indica que el material es más “elástico”. Así, esta constante es una medida de la elasticidad del material, que será tanto más elástico cuanto menor sea su valor.

Pero tanto la deformación como el esfuerzo, tal y como los hemos definido hasta ahora, dependen, no sólo de la naturaleza del material que forma el alambre, sino también de sus dimensiones.

Si suspendemos dos pesos idénticos de los extremos de dos alambres de la misma longitud y material, uno fino y otro grueso, el esfuerzo sobre el más grueso es menor que sobre el otro, ya que aunque la fuerza es la misma, en el caso del alambre más grueso, está distribuida sobre un área mayor; si el área del alambre más grueso es doble que la del otro, el primero equivale a dos alambres finos soportando el mismo peso, o a un alambre fino soportando un peso equivalente a la mitad.

Tabla de modulo de young

Por ello resulta más adecuado definir el esfuerzo como la fuerza aplicada por unidad de superficie. Si colgamos un peso de 15 kilos del extremo de un alambre, con una superficie de su sección transversal de 0,6 milímetros cuadrados, el esfuerzo es igual a la fuerza (en kilogramos/fuerza) dividida por la superficie de la sección transversal (en mm²), o sea: Esfuerzo=15/0,6 cuyas unidades son: Kilogramofuerza/milímetro cuadrado

De modo análogo, es más útil considerar la deformación unitaria (o simplemente deformación), que se define como el alargamiento por unidad de longitud. Si el alambre que estamos considerando tiene 250 centímetros de longitud y se estira 0,25 centímetros, la deformación es igual al alargamiento, dividido por su longitud primitiva, o sea:

Deformación=0,25/250

El módulo de Young es igual al esfuerzo dividido por la deformación así definidos. Luego, en el ejemplo propuesto, será igual a:

15/0,6 :0,25/250 ó también es: 15 x 250/0,6 x0,25 = 25.000 Kgf/mm²

El módulo de Young depende sólo de la naturaleza del material, pero no de sus dimensiones, y, mediante una fórmula sencilla, se puede calcular el alargamiento de un alambre sometido a una fuerza de tracción determinada, cuando se conoce su longitud, el área de la sección transversal y el módulo de Young del material que forma el alambre.

En este post hemos expresado el módulo de Young en kilogramo/fuerza por milímetro cuadrado, unidad empleada corrientemente en los cálculos técnicos de deformaciones. En los países de habla anglosajona, el módulo de Young se expresa en libras peso por pulgada cuadrada, y en el sistema cegesimal (un sistema métrico), en dinas (unidad de fuerza) por centímetro cuadrado.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°82 Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología – Vida de Tomás Young –

Biografia de Sophie Germain Mujer Matematica Resumen de su Vida

Biografía de Sophie Germain Mujer Matemática

Una adolescente que quería leer algo que sus padres consideraban inconveniente. La chica insistía. Los padres, también. Como no tenían luz eléctrica, le escondían las velas para que no pudiera leer mientras ellos dormían.

Pero no podían (ni querían) sacar tantos libros de la biblioteca. Y como además hacía mucho frío… mucho mucho frío, no encendían el hogar precario que tenían para que a la niña se le hiciera imposible tolerarlo. Más aún: a propósito, dejaban una ventana abierta.

Pensaban que sería suficiente para espantarla. Sin embargo, Sophie (el nombre de la joven) tenía otras ideas, y se las arreglaba a su manera: se envolvía en cortinas y frazadas para protegerse de las temperaturas gélidas, y además, como iba robando y conservando trocitos de vela, los encendía y lograba iluminar, aunque fuera tenuemente, los textos que quería leer. Lo convencional sería pensar que Sophie quería leer algo de pornografía.

Pero claro, en ese caso, ¿qué hacían tantos libros pornográficos en una biblioteca con padres que decidían exhibirlos en lugar de esconderlos o tirarlos? No.

Era otra cosa. Sophie quería estudiar matemática, y sus padres se oponían: “Eso no es para mujeres”. Sophie Germain era la segunda de tres hijas de una familia de clase media establecida en París. Nacida en abril de 1776, su padre era un comerciante dedicado a la seda, que luego se convirtió en el director del Banco de Francia.

Sin embargo, sus padres no querían que Sophie leyera esos libros ni estudiara esos textos. Lo curioso era que el padre los tuviera en su propia biblioteca (por lo que intuyo que los debería valorar), pero no quería que contaminaran a su propia hija.

Los biógrafos de Sophie aseguran que la niña había quedado impactada al leer la historia de Arquímedes cuando, al producirse la invasión romana a Siracusa, fue interrogado por un soldado. Supuestamente, Arquímedes estaba tan ensimismado y concentrado en la geometría que tenía delante que ignoró a su interlocutor. Resultado: el soldado le clavó su lanza y lo mató.

Sophie decidió que debía valer la pena averiguar qué tenía la matemática si había sido capaz de poder atrapar de tal forma a una persona, al punto de hacerla ignorar una amenaza de ese calibre. Y ahí empezó una parte de su calvario. Sophie leía a escondidas hasta que al final, viéndola enferma y cansada durante el día, sus padres decidieron contemporizar. En ese momento, tenía catorce años.

París la fundación de la École Polytechnique (Escuela Politécnica), una de las instituciones más famosas del mundo. Se creó con la intención de “entrenar a los matemáticos e investigadores para que no se fueran del país” (igual que en la Argentina…). Pero las mujeres no estaban autorizadas a ingresar: era un lugar sólo para hombres. Sophie ya había dado muestras de no saber aceptar un “no” muy fácilmente.

Siguió estudiando en forma individual, pero necesitaba someter sus investigaciones ante matemáticos que entendieran lo que hacía. ¿Cómo hacer? Sophie encontró una manera. Comenzó a usar un seudónimo: monsieur Antoine-August LeBlanc, quien había sido ex alumno de Lagrange. ¡Sophie Germain necesitó hacerse pasar por hombre para lograr la aceptación de sus investigaciones!

El verdadero Le Blanc había abandonado París y Sophie aprovechó para robarle la identidad y esconder su género.

Así, le enviaba por correo sus escritos a Lagrange, quien, luego de varios años, decidió entrevistarse con el joven que daba respuestas tan brillantes. Para su estupor, LeBlanc ¡era una mujer! y nada tenía que ver con su ex alumno. Superado el impacto inicial, el matemático francés “la adoptó” y su apoyo le permitió a Sophie entrar en un círculo un poco más privilegiado de matemáticos y científicos. Su área de investigación es lo que se conoce con el nombre de Teoría de números.

El más destacado de todos era uno de los mejores matemáticos de la historia, el alemán Carl Friedrich Gauss.Sophie volvió a usar el seudónimo con él, por temor a que Gauss no quisiera leer sus trabajos. Eso fue en 1804.

En 1807, Gauss conoció la verdad y no sólo no se enojó, sino que hasta le pareció simpático lo que había ideado Sophie. Sin embargo, no la adoptó como alumna, ya que por esa época decidió abandonar la Teoría de números y se dedicó a la astronomía en la Universidad de Gottingen.

Sophie siguió avanzando como pudo y logró trascender más allá de París, en especial en el círculo privilegiado de los matemáticos (todos hombres) de Europa. Produjo un trabajo que sería reconocido como una gran contribución para la época, tratando de resolver un problema que tendría ocupados a los matemáticos durante casi cuatrocientos años: el último teorema de Fermat.

Igualmente, Sophie también abandonó la Teoría de números y se dedicó a la física, muy en particular a estudiar la vibración de superficies elásticas. Sus trabajos, algunos considerados geniales, sufrían sistemáticamente los reproches del stablishment porque no tenían el pulido de aquel que había recorrido los claustros en forma sistemática. Sin embargo, sus ideas podían más.

Sophie Germain terminó publicando su famoso paper Memoir on the Vibrations of Elastic Plates (Memoria sobre la vibración de láminas elásticas), considerado aún hoy un paso esencial en ese campo.

Era tal la discriminación con las mujeres que se querían dedicar a la ciencia que un italiano, Francesco Algarotti, escribió un texto especial que tituló: La filosofía de sir Isaac Newton explicada para el uso de la mujer.

Es difícil imaginar un agravio mayor. Sus trabajos terminaron catapultando a Germain, y le permitieron entrar en lugares sólo reservados a los hombres. De hecho, se convirtió en la primera mujer que, no siendo la esposa de un miembro, fue invitada a participar en las sesiones de la Academia de Ciencias. El Instituto de Francia también la “galardonó” en el mismo sentido cuando, superando su condición de mujer, la distinguió con un lugar en la mesa de debates, algo que no había hecho nunca antes. Sophie murió prematuramente, a los cincuenta y cinco años, el 27 de junio de 1831. Falleció de un cáncer de pecho que virtualmente la confinó a una pieza durante la última parte de su tortuosa vida.

Luchó contra todos los prejuicios sociales imaginables y aun contra los prejuicios que le impedían acceder al conocimiento, nada menos, por el simple hecho de ser mujer. Ahora se sostiene que Sophie Germain fue, posiblemente, la mujer más profundamente intelectual que Francia haya producido.

Sin embargo, como apunta Simon Singh en su libro sobre la historia del último teorema de Fermat, cuando Sophie falleció, el funcionario estatal que fue a hacer el certificado de defunción la clasificó como una rentière-annuitant (mujer soltera sin profesión) y no como matemática… Todo un símbolo de la época.

Su memoria fue honrada de diferentes maneras, claro que mucho después de fallecida. Gauss había logrado convencer a la Universidad de Gottengen para que le dieran un título honorario. Cuando la junta de gobierno decidió aceptar la propuesta, fue demasiado tarde. Sophie no vivía ya para ir a retirarlo.

La calle Sophie Germain en París es otro ejemplo, y una estatua se erigió en la entrada de la École Sophie Germain, también en París. La casa en la que murió, ubicada en el 13 rue de Savoir, fue designada por el gobierno francés como monumento histórico. Afortunadamente, hoy la historia es distinta. No muy distinta, pero distinta. No es fácil ser mujer en el mundo de la ciencia.

De ello pueden dar prueba varias generaciones de mujeres en el mundo, y muy en particular en la Argentina.

La mujer siempre tuvo una tarea doble: investigar (que de por sí ya conlleva una vida sacrificada y plena de frustraciones) y, también, atender a todo lo que a su alrededor sirve para despreciar su capacidad intelectual, sea hecho en forma consciente o inconscientemente. Además, la mujer pelea contra un sistema y una sociedad que, lo reconozcan o no, son machistas por excelencia.

Fuente Consultada: Matemática Estas Ahi? 3 – Adrián Paenza

Mujeres Matemáticas de la Historia Biografia

Biografías de Mujeres Matemáticas

MUJERES MATEMÁTICAS Y CIENTÍFICAS: Uno de los objetivos es el de promover temas curiosos que atraigan la atención de estudiantes en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las disciplinas matemáticas. Hoy vamos a hablar sobre algunas grandes contribuciones de mujeres en la historia de las matemáticas. También es importante destacar, que es matemáticas como en otros campos de la ciencia e inclusive de la filosofía, le fueron cerradas las puertas a las mujeres hasta bien entrado el siglo XX. 

Sin embargo, a pesar de dichos obstáculos y muchos de ellos muy duros, hasta el de poner en riesgo sus vidas, algunas mujeres lograron formarse, y aportar sus destacados conocimientos en las distintas áreas de la ciencia. Aquí se presentan algunos interesantes casos, para aprender y reflexionar sobre la voluntad y la lucha por la libertad cuando el motor de la pasión mueve nuestros actos.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

grandes mujeres matematicas

1-Ada Lovelace      2-Madame Curie   3-Hipatia de Alejandría   4-Carolina Herschell     5-Sophie Germain   6-Emile du Chatelet

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

UN POCO DE HISTORIA DE LA MATEMÁTICA: La palabra matemático se ha convertido en sinónimo de exactitud y de precisión. Así, se aplica al amigo que llega puntualísimo, al que encuentra una solución justa, o a la concordancia de dos hechos.

La Matemática se ha definido como la ciencia de las correlaciones severamente lógicas y generales porque sus resultados, sus verdades, han de tener valor universal en el tiempo y en el espacio.

Antiguamente se consideraba que los números encerraban mágicos secretos. Pitágoras veía en ellos misteriosas razones. Para él y sus seguidores el uno era la Razón, el dos el Hombre, el tres la Mujer, el cinco el Matrimonio, suma del Hombre y la Mujer, etc. Por este camino quiso sujetar la Música, la interpretación del Cosmos y toda la Ciencia a razones puramente numéricas.

Incluso hasta los siglos que antecedieron al Renacimiento se creyó en la magia de los números y se veneraban los llamados «perfectos» como el 28 en los que la suma de todos sus divisores, en este caso I, 2, 4, 7 y 14, era igual al propio numeró. Y se llamaban «amicales» aquellos cuya suma de divisores era igual al otro. Por ejemplo 10 (sus factores son 2 y 5) respecto al 7.

La creencia de que la Matemática tiene por objeto descubrir las relaciones entre los números, las formas, etc., que tienen su existencia en el mundo real, ha sido desplazada por otro concepto más amplio y elevado. La Matemática no es sólo la ciencia de la cantidad, como se venía definiendo hasta tiempos recientes, sino que es una ciencia formal, no real. Porque el objeto de la misma no es la realidad, sino el pensamiento.

Empecemos por admitir que una circunferencia perfecta sólo existe en nuestra mente. El número i, por ejemplo, se llama imaginario porque no tiene existencia real, y la expresión 32 es una lucubración mental aunque coincida con algo tan concreto como es la hipotenusa de un triángulo rectángulo cuyos catetos son iguales a la unidad. Einstein llegó a decir algo tan atrevido como: «Si la matemática versa sobre la realidad, no es exacta. Si es exacta, no versa sobre la realidad.»

El hecho de que el mundo real y el mundo descrito por la Matemática coincidan es algo maravilloso, pero no debe olvidarse que es una concordancia aproximada. Es válida esta coincidencia para nuestras necesidades inmediatas, para medir la longitud de una sala o para determinar el peso de un vehículo, pero cuando salimos de nuestro mundo concreto e inmediato se echa de ver que esta Matemática aproximada no sirve.

Cuando Lobatchewsky, en 1826, esbozó los principios de una Geometría en completa contradicción con los postulados de Euclides, tenidos hasta el momento como sagrados, se advirtió que el matemático ruso había construido una Geometría perfectamente lógica, pero que no concordaba con nuestro mundo inmediato. Por lo menos en apariencia, pues cuando Riemann construyó otra Geometría no euclidiana, Einstein se sirvió de ella para explicar su espacio curvo y de rechazo el esquema más aproximado del mundo físico real.

La Matemática es la ciencia básica y sin ella ninguna otra posee fundamento sólido. Es la que experimenta un progreso más grande y decisivo, y la que viene a explicar, en última instancia, las íntimas estructuras de todas las demás. Se ha llegado a la conclusión de que la última explicación del átomo se reduce a una fórmula matemática como máxima abstracción aunque ésta no sea imaginable ni representable sino por signos y números. Los horizontes que se abren al estudio matemático son inmensos.

En los primeros años de nuestro siglo, el alemán Cantor ideó su «Teoría de los conjuntos», que al principio pareció un simple juego o pasatiempo y ha venido a demostrar una enorme utilidad. Los atrevidísimos estudios y disquisiciones a que ha dado lugar la matemática moderna impulsaron al filósofo inglés Bertrán Russell a decir, con frase irónica, que «la Matemática es una ciencia en la que no se sabe nunca de qué se habla ni si lo que se dice de ella es verdadero y real».

Pero descendamos a nuestro pequeño mundo en el que vivimos. Para él existe una Matemática concreta que resuelve todos los problemas que la vida plantea.

Una primera división de la Ciencia de la Cantidad la tenemos en lo que se refiere a Cantidad y Números y lo que atañe a Extensión y Forma , he aquí algunas definiciones de las partes en que se puede dividir la Matemática:

  • Aritmética, que estudia la composición y descomposición de la cantidad y su representación por medio de Números.

  • Algebra, que trata de la cantidad en abstracto y representada por letras o por otros signos.

  • Cálculo Diferencial, que versa sobre las diferencias infinitamente pequeñas de las cantidades variables.
    Cálculo Integral, que enseña a determinar las cantidades variables conocidas sus diferencias infinitamente pequeñas. Ambos cálculos se funden en el llamado Cálculo Infinitesimal.

  • Geometría, que trata de las propiedades y medida de la extensión en general. Se divide en Geometría del Plano y Geometría del Espacio.

  • Geometría Descriptiva, que tiene por objeto resolver los problemas de la Geometría del Espacio por medio de operaciones efectuadas en un plano.

  • Trigonometría, trata del estudio y resolución de los triángulos, y

  • Geometría Analítica, que estudia las propiedades de las líneas y las superficies representadas por medio de ecuaciones algebraicas.

Grandes Mujeres Cientificas de la Historia Mujeres de Ciencia

Grandes Mujeres Científicas de la Historia

Grandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la Historia
Marie CurieRosalind FrankilnHipatiaJocelyn Bell BurnellAda Lovelace

Encuestas de británicos y estadounidenses dicen que pocas personas pueden nombrar el nombre de una científica mujer famosa. Éstas son algunas de las mujeres que han triunfado en ciencias como la medicina, física y matemáticas. Usted seguramente puede reconocer algunas de estos científicos mujeres, quizás otras pueden ser nuevas para usted, por lo que vale la pena explorar un poco sobre sus vidas.

Pese a que durante muchísimo tiempo no les fue permitido estudiar o enseñar en la universidad, participar de instituciones científicas o simplemente aprender sobre el mundo y sus circunstancias, existieron mujeres que se las ingeniaron para dejar su huella en la ciencia. Ellas han hecho valiosas contribuciones a la ciencia. Algunas de las mujeres científicas de  tiempos muy antiguos se han enfrentado a dificultades para obtener el debido reconocimiento de su trabajo de la sociedad. inclusive Hipatia fue asesinada en la calle por el hecho de buscar verdades científicas que contradecían la palabra sagrada de la Biblia. Con el paso de los años, la sociedad se dió cuenta del valor de sus incansables trabajos científicos y muchas hoy son reconocidas, pues gracias a su pasión,  han logrado una sociedad diferente.

La lista es mínima, y estamos en deuda con muchas de las que aquí hoy están ausente, que no por estar ignoradas, hayan tenido un papel menor en la historia de la ciencia,  pero con algo hay que comenzar,  y a los fines  de iniciar con una primera entrega de difusión de los principales trabajos científicos de la historia, creemos que es suficiente.

Lise MeitnerDorothy C. HodgkinSophie GermainRachel CarsonJane Goodall
Grandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la HistoriaGrandes Mujeres Cientificas de la Historia

frase celebre de marie curie

Ver: Libro de Valeria Edelsztein “Cientificas”

Marie Curie era una química y física polaca pionera en el campo de la radiactividad, fue, entre otros méritos, la primera persona en recibir dos premios Nobel y la primera mujer en ser profesora en la Universidad de París. Junto con Pierre Curie estudiaron materiales radioactivos y descubrieron dos elementos, el polonio, al que dieron este nombre en honor a Polonia, y el radio. Su trabajo inicial lo llevaron a cabo bajo condiciones difíciles, en laboratorios atestados y húmedos. También estudiaron los usos médicos de la radioactividad en las radiografías y tratamiento de tumores cancerígenos.

Un interesante libro de la investigadora científica Valeria Edelsztein llamado “Científicas” dá un bello relato sobre decenas de grandes mujeres que aportaron ideas a las ciencias y muchas otras fueron destacadas inventoras, con singulares logros que hasta nuestros días se siguen utilizando, como el famoso “Liquid Paper” para remendar los errores en aquellas viejas máquinas escribir.

Así trata Valeria a cuatro importantes científicas, que hoy lamentablemente son muy poco reconocidas. Una matemática: María Agnesi,una física: Laura Bassi, una química: Marie-Anne Prierrette Paulze y una amante ayudante del padre de la química (Lavoisier):Gabrielle Émilie Le Tonnelier de Breteuil.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

1-Marie Curie

Marie Curie, de soltera María Sklodowska, nació en Varsovia el 7 de noviembre de 1867,  hija de un profesor de enseñanza secundaria.Recibió una educación formal en escuelas locales y una formación científica a través de su padre.Ella se involucró en una organización estudiantil revolucionaria por lo que creyó prudente salir de Varsovia.

Ver: Biografía

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

2-Dorothy C. Hodgkin

Fecha de nacimiento: El Cairo, Egipto, 12 de mayo 1910
Murió: Shipston-on-Stour, Inglaterra, 29 de julio 1994.

Fundadora de la Cristalografía de Proteínas

En las palabras de su colega Max Perutz (Premio Nobel por su solución de la molécula de hemoglobina), fue “una gran química,  amable y tolerante de las personas, y un protagonista devota de la paz.”

Se la considera la fundadora de la  ciencia de la cristalografía de proteínas. Ella y su mentor, J.D. Bernal, fueron los primeros en aplicar con éxito la difracción de rayos X a los cristales de las sustancias biológicas, a partir de la pepsina en 1934.

Las contribuciones de Hodgkin a la cristalografía incluye soluciones de las estructuras de colesterol, lactoglobulina, ferritina, el virus del mosaico del tabaco, la penicilina, la vitamina B-12, y la insulina (una solución en la que trabajó durante 34 años), así como el desarrollo de métodos para la indización e intensidades de procesamiento de rayos-X. Después del trabajo con Bernal, estableció su propio laboratorio en Oxford, donde trabajó con una voluntad y esfuerzos férreos.

Ella  fue elegida como miembro de la Royal Society en 1947 después de publicar la estructura de la penicilina y fue galardonada con el Premio Nobel de Química en 1964 por la solución de vitamina B-12. La solución de la estructura de la insulina se produjo en 1969, después de muchos años de lucha. Hodgkin y sus colaboradores produjeron una solución más refinada en 1988, que  llevó el máximo provecho de las técnicas computacionales y que ahora se puede reducir el tiempo de las soluciones de proteínas de años a meses o semanas.

Su padre era un arqueólogo que trabajaba para el Ministerio de Educación en El Cairo y su madre, un artista consumada, era un experta en tejidos coptos. Dorothy se casó con Thomas Hodgkin, un experto en Estudios Africanos, en 1937, y tuvieron tres hijos.

Toda la familia se ha distinguido durante más de tres décadas trabajando en el ámbito público por la causa de la paz mundial. Pertenecía a numerosas organizaciones internacionales de paz y, debido a las restricciones de la  Guerra Fría, no se le permitió obtener una visa de EE.UU. , hasta 1990. Siempre recorrió el mundo discutiendo sobre sus trabajos científicos. Murió en 1994.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

3-Hipatia de Alejandría

Nació en Alejandría (Egipto) por el 370 y en Marzo de 415 muere asesinada en mano de fanáticos religiosos. Hija del matemático y filósofo Teón de Alejandría y es casi seguro que estudió matemáticas bajo la guía e instrucción de su padre.

Ella impartía en su ciudad natal clases de matemáticas y filosofía y llegó a simbolizar aprendizaje y ciencia, lo que los primeros cristianos identificaban con paganismo. Sin embargo, entre los alumnos a los que enseñó en Alejandría había muchos cristianos importantes.

Uno de los más famosos es Sinesio de Cirerne, quien después sería obispo de Temópolis. Se conservan muchas de las cartas que Sinesio escribió a Hipatia y vemos a alguien que estaba lleno de admiración y respeto por las habilidades científicas y de aprendizaje de Hipatia.

Fue último científico que trabajó en la Biblioteca fue una matemática, astrónoma, física y jefe de la escuela neoplatónica de filosofía: un extraordinario conjunto de logros para cualquier individuo de cualquier época. Su nombre era Hipatia.

Nació en el año 370 en Alejandría. Hipatia, en una época en la que las mujeres disponían de pocas opciones y eran tratadas como objetos en propiedad, se movió libremente y sin afectación por los dominios tradicionalmente masculinos. ….leer mas sobre Hipatia

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

4-Jocelyn Bell Burnell

Susan Jocelyn Bell (Burnell) nació en Belfast, Irlanda del Norte, el 15 de julio de 1943.Estudió en la Escuela Monte en York, Inglaterra, de 1956 a 1961. Obtuvo un  en física en la Universidad de Glasgow en 1965. Bell Burnell detectó los primeros cuatro púlsares. El término “pulsar” es una abreviatura de estrella pulsante de radio o de la rápida pulsación de fuentes de radio. (Ampliar Tema)

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

5-Ada Lovelace

Nacida en Londres el 10 de diciembre de 1815. Su nombre de pila era Augusta Ada King, Lady Lovelace para la  posteridad.Su padre era Lord Byron, poeta muy famoso, y su madre, Ana Isabelle Milbanke, quien la indujo hacia el amor por las matemáticas.

Su padre abandonó a su madre un mes después de su nacimiento y mas tarde se alejó de Inglaterra, muriendo en 1823 en Grecia, sin haber visto a su hija. A pesar de no haber conocido a su padre, éste mantenía una intensa correspondencia con su hija. Lord Byron le escribía a menudo y homenajeaba a su hija en sus continuas obras poéticas.

En su juventud Ada comenzó a presentar problemas de salud que gracias a su gran fuerza de voluntad consiguió superar. De hecho sus piernas quedaron totalmente paralizadas cuando era muy jovencita (alrededor de los 14 años) y pasó un largo lapso de tiempo tumbada en la cama, sufriendo las técnicas medicinales de la época a base de sanguijuelas; pero gracias a su tesón consiguió superar la enfermedad, fortalecer sus piernas y convertirse en una excelente amazona (aparte de la equitación amaba la gimnasia y el baile).

Desafortunadamente los problemas de salud le seguirían acompañando durante toda su corta vida, entre ellos el asma. (leer mas…)

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

6-Lise Meitner

Lise Meitner nació el 7 de noviembre de 1878, en Viena, Austria, hija de una familia judía, entró en la Universidad de Viena en 1901, el estudio de la física y obtuvo su doctorado en 1906. Se fue a Berlín en 1907 para estudiar con Max Planck y el químico Otto Hahn. Trabajó junto a Hahn por 30 años. En 1918, junto a otros colegas, descubrieron el protactinio elemento.En 1923, Meitner descubrió la transición no radiante conocido como el efecto Auger, que lleva el nombre de Pierre Victor Auger, un científico francés que descubrió el efecto dos años después. ...leer mas!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

7-Dorothy C. Hodgkin

Fecha de nacimiento: El Cairo, Egipto, 12 de mayo 1910 — Murió: Shipston-on-Stour, Inglaterra, 29 de julio 1994. Fundadora de la Cristalografía de Proteínas En las palabras de su colega Max Perutz (Premio Nobel por su solución de la molécula de hemoglobina), fue “una gran química,  amable y tolerante de las personas, y un protagonista devota de la paz.”….leer mas!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

8-Sophie Germain

Una adolescente que quería leer algo que sus padres consideraban inconveniente.  La chica insistía. Los padres, también. Como no tenían luz eléctrica, le escondían las velas para que no pudiera leer mientras ellos dormían. Pero no podían (ni querían) sacar tantos libros de la biblioteca.  Y como además hacía mucho frío… mucho mucho frío, no encendían el hogar precario que tenían para que a la niña se le hiciera imposible tolerarlo. Más aún: a propósito, dejaban una ventana abierta. ….leer mas!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

9-Rachel Carson

Rachel Carson, escritora, científica y ecologista. Su madre le legó el amor a la naturaleza y en especial a la biología marina.Carson se graduó de la Universidad de Pennsylvania para la Mujer (ahora Chatham College) en 1929, estudió en el Woods Holearine Biological Laboratory, y recibió su maestría en zoología de la Universidad Johns Hopkins en 1932.Fue contratada por la Oficina de Pesca de EE.UU. para escribir guiones de radio durante la Gran Depresión.Escribió folletos sobre la conservación de los recursos naturales y editó artículos científicos, pero en su tiempo libre se dio a la investigación de la prosa lírica.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

10-Jane Goodall

Nacida el 3 de abril 1934, Jane Goodall.Esta inglesa de 83 años cumplió sus anhelos de niñez y hoy es la mayor experta mundial en el estudio y conservación de los chimpancés. Observó por primera vez a los chimpancés -que hasta entonces eran considerados vegetarianos- en plena cacería de carne. Luego también vió como los chimpancés tomaban ramas, les sacaban las hojas y las usaban para sacar termitas de una colmena. Hasta ese momento se pensaba que sólo los humanos podían crear herramientas….leer mas!

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria1.jpg

 

 

Una matemática: María Agnesi, quien supo transformarse de niña prodigio en famosa matemática y finalmente abandonó la ciencia para dedicarse a la religión y la caridad. Sí, así como lo leen: una carrera veloz, pero productiva. A los 9 años hablaba siete idiomas, y a los 10, ya conocía las obras de los científicos más importantes. Con solo 21 años empezó a escribir su libro más famoso, sobre cálculo diferencial, Instituciones analíticas, publicado en 1748.

El mismísimo papa Benedicto XV le envió una carta para convencerla de aceptar una cátedra de Matemáticas y Filosofía Natural en la Universidad de Bolonia, que finalmente tomó. Pero cuando tenía 34 años su papá, profesor de Matemática y quien le había inculcado su amor por la cultura, murió y María dejó la ciencia para nunca más volver. En su lugar, se dedicó a los estudios religiosos y a ayudar a pobres y ancianos.

Una física: Laura Bassi, quien se doctoró en Filosofía en 1733 pero, pese a publicar casi treinta artículos sobre química, física, hidráulica, matemáticas y mecánica, solo logró obtener la cátedra de Física Experimental de la Universidad de Bolonia en 1776, dos años antes de su muerte.

A pesar de haber sido admitida como profesora, no podía acceder a lajerarquía académica por ser mu¡er, y se le prohibía dar conferencias públicas. Por eso, desafiando los prejuicios, dictó en su casa, junto a su marido, clases de física experimental y también instaló un laboratorio donde se reunían grandes científicos.

Si la montaña no va a Mahoma… Se ve que nunca dejó su niñez de lado porque dos de sus obras más famosas las dedicó a estudiar qué ocurre con las burbujas en los líquidos.

Una química: Marie-Anne Prierrette Paulze, la esposa del padre de la química moderna (o la madre para simplificar), que a los 14 años se casó con el abogado, geólogo y químico Antoine-Laurent Lavoisier y de un plumazo consiguió marido y tutor, todo en uno. Rápidamente aprendió química, y mucho más con su esposo, al que ayudaba en el laboratorio que tenían en su propia casa.

También dibujaba los equipos y traducía para Antoine los tratados de química del latín y el inglés al francés. El de 1789 fue un año clave porque Lavoisier publicó el primer texto de química moderna, Tratado elemental de Química, con la colaboración de Marie-Anne.

En 1794, durante la Revolución Francesa, Antoine fue acusado de traición y guillotinado en París. La viuda Marie-Anne siguió adelante, organizó un salón científico en su casa y reunió todos los trabajos que habían hecho juntos. En 1805 publicó Memorias de química con el nombre de su marido (algo más que obvio a esta altura de las circunstancias).

Una amante: Gabrielle Émilie Le Tonnelier de Breteuil, la marquesa de Chátelet, más conocida por sus amantes y amores tumultuosos y su relación extramatrimonial con Voltaire que por sus aportes científicos.

Sin embargo, ella fue quien introdujo en Francia la filosofía natural de Newton y el vitalismo de Leib-nitz y Conway. Además, fue otra de las que se vistió de hombre para burlar las reglas de la época. Ya sabemos que las academias de ciencias estaban cerradas para las mujeres. Pero no eran el único lugar para las discusiones científicas, también se dirimían estas cuestiones en los cafés de París. Claro que allí tampoco podían entrar las mujeres.

En 1734, Émilie intentó entrar en el café Gradot para discutir asuntos matemáticos con Maupertuis, pero le prohibieron el ingreso. Una semana después regresó vestida de hombre y, obviamente, la dejaron entrar. Aclamada y aplaudida (en realidad, aclamado y aplaudido) por el famoso matemático y sus amigos, los dueños del café fingieron no darse cuenta de que era una mujer y la sirvieron con honores para no perder a su célebre clientela.

Así fue como Emilie se convirtió en cliente regular del Café Gradot, siempre vestida de hombre, y les hizo “pito catalán” a las absurdas prohibiciones de la época. Y este no fue el único momento.

Su relación clandestina con Voltaire fue tan fuerte que se mostraban en público sin importarles el “qué dirán”. Además de protegerlo y de ir a la cárcel, contribuyó escribiendo parte de su obra Los elementos de la filosofía de Newton, aunque no figura como autora.

Y ahora es el momento de reivindicar a Voltaire porque, pese a sus horrorosos comentarios respecto de la capacidad inventora de la mujer, sí indicó en el prólogo la importancia de la contribución de Emilie. Una de cal y una de arena.

10 MUJERES CIENTIFICAS PREMIOS NOBEL

1 Gerty Theresa Cori en 1947 —junto a su marido, Carl Ferdinand Cori y compartido con Bernardo Houssay— por sus trabajos sobre el metabolismo de los carbohidratos.

2 Rosalyn Yalow en 1977 por la creación, junto con Solomon A. Berson, de la técnica de radioinmunoensayo que, entre Otras aplicaciones, se utiliza para detectar hepatitis y enfermedades de tiroides en pruebas de fertilidad o buscar marcadores de cáncer.

3 Bárbara Mc Clintock en 1983-“por su descubrimiento de elementos genéticos móviles”. Gracias a ellos se ha podido explicar cómo se transmiten los factores hereditarios en humanos o de qué modo intercambian genes las bacterias para .resistir a los antibióticos.

Rita Levi-Montalcini en 1986 -compartido con Stanley Cohén— por su descubrimiento del factor del crecimiento neuronal, de fundamental importancia en enfermedades neurodegenerativas.

Gertrude B. Elion en 1988 por los estudios sobre la reproducción celular que permitieron desarrollar medicamentos que interrumpían el ciclo celular de las células causantes de enfermedades sin alterar las sanas.

6 Christiane Nüsslein-Volhard en 1995, por sus descubrimientos sobre el control genético del desarrollo temprano de los embriones.

7 Linda B. Buck en 2004 por sus investigaciones sobre el funcionamiento del sentido del olfato a nivel molecular y cómo distingue el cerebro los olores.

Francoise Barré-Sinoussi en 2008, por ser la co-descubridora, con Luc Montagnier, del virus de la inmunodeficiencia humana.

9 y 10 Elizabeth H. Blackburn y Carol W. Greider en 2009, premiadas por el descubrimiento de la telomerasa, una enzima relacionada con la longitud de los extremos de los cromosomas (telómeros) que ha resultado ser clave en el envejecimiento y en el desarrollo de tumores.

mujeres cientificas

Fuente Consultada:
Científicas, cocinan, limpian y ganan premio nobel de Valeria Adelsztein
Colección Ciencia que ladra…
Revista Muy Interesante especial Medicina  Año 5 2013 N°11

Biografia de Emile Chatelet Primer Matematica Cientifica Francesa

Biografia de Emile Chatelet: Primer Matemática Científica

Gabrielle Emilie Le Tonnelier de Breteuil nació en París, el 17 de diciembre de 1706, en una familia aristocrática. Su madre, Gabrielle-Anne de Froulay, quinta hija de seis hermanos.

Su padre, el barón de BreteuChatelet Mujer Matematicail, era el jefe de protocolo de la Corte de Luis XIV.

Desde la infancia se hizo notar por su inteligencia y su interés por el estudio, cualidades que contribuyeron a que recibiera una educación entonces poco habitual para una niña.

Desde los seis o siete años, fue instruida por tutores en la residencia familiar, estudió latín y griego siguiendo el ejemplo de su compatriota Madame Dacier, que a principios del siglo había traducido al francés a los poetas griegos.

Aprendió además matemáticas, metafísica e inglés, conocimientos que le serían de gran utilidad a lo largo de su vida intelectual.

Se casa por  compromiso, a los diecinueve años, con el marqués du Chátelet, que casi le doblaba la edad y a quien su condición de militar mantenía alejado de casa durante la mayor parte del tiempo.

De esta forma, Madame du Chátelet consiguió un espacio propio, bastante libre de interferencias, aunque siempre dentro del orden establecido.

Durante el primer año de matrimonio, nació su hija Gabrielle-Pauline; un año después, su hijo Floren  -Louis y, en 1733, otra hija que moriría pocos meses después fruto de un amorío que sostuvo con el poeta Saint-Lambert.  

El esplendor de los salones

Con el auge de la denominada Revolución Científica, a partir del siglo XVII, la ciencia se había convertido en objeto de interés entre las personas acomodadas y los aristócratas, que eran quienes disponían de tiempo libre y de los medios económicos necesarios para organizar laboratorios y comprar aparatos.

Las mujeres de las clases altas se interesaban por los nuevos descubrimientos científicos, se dedicaban a observar los cielos con los nuevos telescopios, a analizar los insectos a través de los microscopios, a coleccionar curiosidades científicas y a montar sus propios laboratorios.

En estos lugares de relación frecuentados por la aristocracia, Emilie intercambió conocimiento con la duquesa de Saint-Pierre, con la que entablaría una estrecha amistad.

En los cafés de París, nacidos en los años treinta del siglo como lugares de encuentro de poetas, filósofos, científicos —algunos de ellos, amigos suyos— no estaba permitida la entrada de las mujeres.

Sin embargo, esto no fue un obstáculo para Emilie, que no tuvo inconveniente en disfrazarse de hombre, desafiando las normas y sin miedo al ridículo, para así participar en los debates sobre filosofía, ciencia, poesía y política que allí tenían lugar.

Su dominio del inglés le permitía leer a Newton y a Locke y poder así intervenir en las controversias científicas y filosóficas de la época. Se manifestaba partidaria del nuevo orden cósmico propuesto por Newton, frente a la teoría cartesiana dominante en Francia.

En el círculo de newtonianos se reencontró con Voltaire, al que ya conocía desde su infancia. Con él estableció una relación amorosa e intelectual que resultaría muy fructífera.

Un ámbito de creación intelectual

El deseo de preservar su pasión amorosa y su pasión científica la llevaría a trasladarse, junto con Voltaire, a Cirey, para dedicarse con más intensidad al estudio y a la investigación. Cirey sería el ámbito que permitió a Emilie superar la mediocridad que tanto detestaba y donde encontró la fuerza necesaria para la búsqueda y la indagación.

Autoaprendizaje y riesgo

La consideración histórica de su figura ha sido frecuentemente subsumida en la vida de Voltaire. Ya en el pasado siglo, la francesa Louise Colet denunció la ocultación y manipulación de que era objeto y la recuperó como pensadora y autora dentro de una genealogía femenina.

Esta recuperación ha continuado con el descubrimiento y publicación de sus escritos personales por la estadounidense Ira O. Wade, en 1947, que han contribuido a esclarecer su vida y sus logros intelectuales.

Emilie du Chátelet poseía un carácter enérgico, era autodidacta y estaba dispuesta a asumir riesgos. Decidida a superar su escasa formación, buscó tutores privados para ampliar sus conocimientos, sobre todo en matemáticas y en física.

Los encontró entre los mejores matemáticos newtonianos, como los franceses Maupertuis y Clairaut y, más tarde, el alemán Koening, discípulo de Leibniz.

Por otra parte, Chátelet fue, al mismo tiempo, maestra: Voltaire sometía a su juicio sus trabajos, sobre todo los científicos, y Algarotti escribió con su ayuda el Newtonianisme pour les Dames.

Hubo momentos en que se desesperaba pensando en su falta de dedicación a la ciencia, debida a los límites sociales impuestos a las mujeres.No podía disponer de todo el tiempo que necesita para su trabajo intelectual y se quejaba de “falta del reposo necesario para el estudio”, ya que otras ocupaciones retenían su atención.

Pero todas esas ocupaciones no la disuadieron en su deseo de afirmarse y de llegar a ser una científica seria, ciñéndose al mismo tiempo a su realidad: una formación escasa y una falta de tiempo para dedicarse con la continuidad e intensidad que exigía la investigación que le hubiera gustado realizar.

De ahí que decidiera concentrarse en unas áreas delimitadas de la investigación y la experimentación y a contribuir con ello al debate filosófico y científico. En toda su obra manifiesta una libertad de pensamiento que contrasta con el entusiasmo —frecuentemente acrítico— de sus amigos y contemporáneos, seguidores incondicionales, bien de Newton, bien de Leibniz.

Es más rigurosa en su razonamiento y en sus comentarios críticos, efectuados sin irritación ni descalificación. Su obra escrita es amplia en cuanto al contenido —metafísica, matemáticas, lengua, religión— y prolífica, teniendo en cuenta el limitado periodo de su producción, iniciado en 1735 y concluido con su prematura muerte, en 1749.

En 1735 tradujo al francés y comentó La Fábula de las Abejas de Mandeville. Al año siguiente inició sus trabajos sobre la óptica de Newton —Essais sur l’optique— algunos de cuyos capítulos fueron incluidos en la obra Elements de la phílosophie de Newton, firmada por Voltaire, quien aclaró el nombre de la verdadera autora en el prólogo del libro: “Madame du Chátelet tiene su parte en la obra; Minerva —como a veces la llamaba— dictaba y yo escribía”. Por esas mismas fechas trabajaba sobre el lenguaje, escribiendo Grammaire raisonnée, y comenzaba el Examen de la Genése, en el que trabajaría a lo largo de cinco o seis años.

En 1739 inició un tratado científico y filosófico, terminado al año siguiente, Institutions de Physique, en el que se recogía la física de Newton. Escribió el Discours sur/e Bonheur entre 1746 y 1748 y en 1749 completó los comentarios y la traducción de los Principia Mathematica de Newton del latín al francés. 

Búsqueda de la autonomía intelectual

Su interés por poseer y desarrollar un pensamiento propio le llevó a una ruptura intelectual con Voltaire, que se inició con el estudio sobre el fuego que habían comenzado conjuntamente. En aquella época se especulaba sobre si el fuego era una sustancia material o, por el contrario, algo distinto, que se regía por leyes diferentes a las de la física. Sobre este asunto, ambos participaron en el concurso convocado por la Academia de Ciencias.

Su discrepancia surgió a la hora de interpretar los resultados de la experimentación: Voltaire y Chátelet llegaron a conclusiones dispares. A partir de aquí ella decidió llevar a cabo su trabajo en solitario y en secreto, lo que limitaría sus posibilidades de continuar la experimentación. Finalmente, ninguno de los dos obtendría el premio de la Academia, pero sus trabajos serían publicados junto con los de los ganadores.

Esta originalidad de pensamiento se manifiesta en sus Institutions de Physique, texto en el que también trabajó en secreto y en el que abordó un amplio número de materias relativas a los conocimientos físicos de la época. Por una parte, se desvinculaba de la autoridad de Descartes, Newton y Leibniz —como queda de manifiesto en el prólogo del libro— y por otra, se distanciaba de las posiciones antimetafísicas de Voltaire, seguidor de Locke, como es sabido. Para llegar al fondo de las cosas, es necesario, por tanto, utilizar tanto el empirismo como la metafísica.

Una vez finalizada la escritura de Institutions de Physique, su amiga Madame de Chambonin, única conocedora de su existencia, la convenció de la importancia y necesidad de su publicación. Antes de que Chambonin viajase a París para entregarlo a la imprenta, Emilie decidió dárselo a leer a su tutor Samuel Koening.

En vísperas de su publicación, éste difundió el rumor de que el verdadero autor del texto era él y que Chátelet simplemente había copiado sus notas y las había presentado como suyas. Tras una larga controversia, la autoría de Emilie du Chátelet sería restablecida y el libro, publicado en 1740.

Finalmente, su obra sería reconocida y respetada por algunos de sus contemporáneos y por instituciones como La Sorbonne —de la que no llegó a formar parte— o la Academia de Ciencias de Bolonia, donde fue admitida en 1746.

Escritora secreta

Sin embargo, llama la atención la insistencia de esta investigadora en escribir secretamente. En los trabajos consultados, no se ha  encontrado una explicación convincente de este hecho. Sin embargo se supone , que el miedo a la luz pública de Emilie du Chátelet se debía a la falta de lo que, en el pensamiento de la diferencia sexual, actualmente ha sido denominado autorización simbólica.Chátelet plantea cosas nuevas; sabía que esto era arriesgado y que este riesgo aumentaba por el hecho de ser mujer.

El reconocimiento por parte de la Academia de Bolonia le llegó cuando estaba escribiendo el Discurso sobre la felicidad, a la vez que traducía y comentaba los Principios de la Matemática de Newton. Los Principios habían sido traducidos al latín —la lengua de la comunidad científica— en 1713, y ella los vertió al francés, la lengua por entonces más utilizada en Europa.

El Discurso es una disertación sobre el saber de la experiencia, desde su propia experiencia; una reflexión sobre el amor y la amistad, desde la madurez cuando la pasión amorosa decae y crece la amistad. En estas circunstancias “el amor al estudio es de todas las pasiones la que más contribuye a la felicidad… Una fuente de placer inagotable”.

Pero finalmente había conseguido su última meta científica: terminar la traducción y los comentarios de los Principies mathématiques de la philosophie de Newton. El libro fue publicado en 1752 con un prefacio de Voltaire, un recuerdo emocionado de su amada y, al mismo tiempo, expresión de sus sentimientos de dolor y de la fortaleza de Emilie du Chátelet en sus últimos momentos, durante los cuales él no se había separado de su lado: “El dolor de una separación eterna afligía sensiblemente su alma; y la filosofía, de la que su alma estaba llena, le permitía conservar su coraje”. Era, también, un homenaje póstumo a su pasión amorosa y a su pasión científica, que adquirieron así público reconocimiento.

Fuente Consultada: Revista Todo es Historia