La Dinastía Qin

Las Dinastias Chinas Los Emperadores Chinos Historia China Antigua

DESCRIPCIÓN DE LAS PRINCIPALES DINASTÍAS CHINAS

todas las dinastia de china antigua

LAS DINASTÍAS CHINAS
Dinastía China Shang
Dinastía China Qin
Dinastía China Han
Dinastía China  Tang
Dinastía China Song
Dinastía China Yuan
Dinastía China Ming
Dinastía China Manchú

China a es uno de los países de civilización más antigua. Territorio enormemente vasto, surcado por inmensos ríos y climáticamente muy variado, ya en las primeras épocas históricas China fue concebida por sus habitantes como centro del mundo, Zhongguo el «Reino de en medio» (éste es todavía hoy el nombre del país), desde el que la cultura se irradiaba a toda Asia Oriental.

Aunque con importantes diferencias regionales, la organización social estuvo basada en un sistema de parentela que garantizaba a las familias más poderosas la lealtad de los numerosos clanes que se identificaban con ellas. Según un mito de los orígenes que hablaba de soberanos demiurgos, autores de todos los descubrimientos fundamentales, varias dinastías se sucedieron con la ambición de conquistar y unificar la Tianxia «todo lo que está bajo el cielo», proyecto que tenía que enfrentarse por una parte con la continua amenaza de las incursiones bárbaras, y por otra con el poder de los señores feudales locales que intentaban resquebrajar en beneficio propio la autoridad central.

El sueño se hizo realidad en el 221 a.C. cuando el soberano del reino de Qin consiguió derrotar a todos sus adversarios, fundando un inmenso imperio que, con altibajos, se mantuvo hasta 1911, El emperador, divinizado como Tianzi «Hijo del Cielo», era venerado como mediador entre las fuerzas divinas y el poder humano, hasta el extremo de interpretar prosperidad y abundancia como reflejos de su rectitud, y atribuir carestías y calamidades a su depravación.

Mientras la Ruta de la Seda aseguraba continuos intercambios entre China, India y los países de Asia Central, las grandes civilizaciones de la cuenca mediterránea no tuvieron contactos significativos con Asia Oriental, por lo que para Occidente China fue durante mucho tiempo un mundo fabuloso y lejano, imaginado inmerso en una tradición que lo abstraía por completo de la dimensión temporal.

Su civilización se ha revelado mucho más compleja, aunque no menos fascinante, a los estudiosos que han tenido acceso a las fuentes literarias, históricas y filosóficas, cuya abundancia no tiene nada que envidiar a la occidental, de la misma manera que entre los arqueólogos han suscitado gran entusiasmo los hallazgos cada vez más numerosos que atestiguan la grandiosidad de su pasado.

LAS PRIMERAS DINASTÍAS
La tradición china atribuye a Yu la fundación de la dinastía Hsia, en el año 1994 antes de Cristo. Aunque, por falta de documentos, no tiene este período autenticidad histórica, el grado de evolución subsiguiente induce a admitir que en esa época los chinos trabajaban el bronce, utilizaban la rueda, poseían la sericicultura y comenzaban a escribir con signos simbólicos.

El primer período histórico de China corresponde a la dinastía siguiente, la de los Shang (¿1523 antes de Cristo?), pues de ese entonces datan los primeros documentos escritos.

Se afirma que en aquel tiempo había en China medio centenar de ciudades-Estados, bajo la unidad política del rey. Se han hallado en Hanyang los restos de la que fuera capital, con sus edificios públicos, palacios, templos y sepulcros. Encontráronse también multitud de inscripciones en huesos, tablillas de bronce, madera y bambú, grabadas con buril o pintadas con tinta, por donde venimos a saber que su escritura poseía más de 2.000 signos diferentes.

En tiempo de los Shang se fijó el calendario, desarrollaronsé las artes decorativas (marfiles y jades, vasos y bronces), y la guerra tomó deplorable impulso, con sus carros y arcos.

En el siglo XI antes de Cristo, los Chou, pueblos vigorosos del noroeste, se apoderaron del reino de los Chang, iniciando un período de agitación y de pujante desarrollo, que los chinos consideran su edad clásica (¿1027 antes de Cristo?).

LOS ESTADOS GUERREROS
Los Chou dividieron el país en Estados tributarios que a partir del 771 antes de Cristo se liberaron de la autoridad del rey y disputaron entre sí la supremacía. De esta contienda salieron en definitiva victoriosos los príncipes de Ch’in (de cuyo nombre deriva el de China), quienes fundaron en el 222 antes de Cristo un gran imperio.

En el período feudal de los Chou hubo notables manifestaciones culturales, tales como el Shi-Ching o «Libro de las Odas», y las enseñanzas filosóficas de Lao-tsé y de Confucio. En ese tiempo empezaron a codificarse las leyes y se industrializó el hierro, se inventaron los palillos para comer, la ballesta, la moneda acuñada y otros adelantos técnicos.

EL GRAN EMPERADOR
El príncipe Cheng fue el gran unificador del Imperio chino. En el año 221 antes de Cristo ascendió al trono con el nombre do Shih Huang-ti («Primer Emperador») y creó un régimen absolutista que perduró más de veinte años. El país fue dividido en provincias militares y se trazó una red de carreteras para el establecimiento de postas. Con el objeto de contener a los hunos mandó construir la Gran Muralla («Wan-li-ching») de 2.400 Km. de largo, sobre la base de fortificaciones levantadas por los Chou.

Shih Huang-ti hizo construir también un palacio maravilloso en Hsien-Yang (hoy Shensi), capital del Imperio. La escritura fue simplificada y unificadas las leyes. Pero, como todo régimen de fuerza, acabó por desmoronarse envuelto en devastadoras luchas, en cuanto murió el emperador.

EL IMPERIO DE LOS HAN
Establecida en el 202 antes de Cristo la unidad del Imperio chino por la dinastía de los Han, uno de sus reyes, Wu-ti, llamado también el Emperador Guerrero, emprendió, años después, sendas expediciones de conquista hacia Turquestán, Mogolia y Corea.

No obstante las insurrecciones interiores y las irrupciones de los hunos, la época de los Han fue la culminación cultural del Imperio. Él desarrollo de las bellas artes, la historia y la astronomía fue notable en ese tiempo, así como el progreso técnico. Data de entonces la cristalería y el invento del papel, instrumentos musicales, relojes de agua y de sol, y multitud de juegos.

LOS TSIN Y LOS WEI
En el año 220 de nuestra era la.dinastía de los Han fue derrocada y sobrevino entonces un período anárquico, que los Tsin dominaron, imponiendo azarosamente su autoridad hasta el año 420. En tiempos de esta dinastía los chinos empezaron a cultivar el té y dispusieron de nuevos elementos técnicos.

Nuevas contiendas permitieron que el país se dividiera en dos partes: la del sur, en manos de gobiernos inestables, y la del norte en poder de los tártaros (los Wei). En esa época el budismo había proyectado su influencia intensamente en la arquitectura, la escultura y la música. Sé escribieron copiosos libros de estudio e investigación, inventóse la brújula, y con el arte de navegar adelantaron los conocimientos geográficos.

LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIO
En el año 590 la unidad del Imperio fue restaurada por la dinastía Sui, famosa por la construcción de un maravilloso canal en el cual trabajaron millones de personas. Le sucedió en el 618 la dinastía de los Tang, que constituye quizá la época más brillante de los chinos, no tanto por sus conquistas de Manchuria y Turquestán, como por sus adelantos culturales. De ese tiempo data la impresión con tipos movibles (imprenta), y un admirable perfeccionamiento de las artes. En el año 906 la dinastía de los Tang sufrió un colapso y sobrevino el caos político, hasta que en el 960 una nueva dinastía restauradora, la de los Sung, estableció otra vez la unidad imperial.

LA INVASIÓN DE LOS MOGOLES
Los mogoles, vigoroso pueblo nómada con el cual Gengis Kan constituyó en 1206 un poderoso imperio asiático, invadieron el norte de China, en el año 1212, después de haber logrado quebrar las defensas de la Gran Muralla.

Pekín (Yenching) fue incendiada por los invasores que pasaron a cuchillo a su población. Si bien Gengis Kan no concluyó la conquista de China, pues murió en 1227, sus sucesores la consumaron encabezados por Kubilai Kan, su nieto, quien estableció la dinastía Yuan («original»), constituyéndose en primer emperador en el año 1260.

En China, bajo el dominio de los mogoles, se registraron adelantos en sus construcciones navales, caminos de postas, en el uso militar de la pólvora y en el desarrollo del teatro.

En 1368 los mogoles fueron expulsados por la dinastía de los Ming, fundada por un monje budista, la cual restauró la soberanía nacional y mantuvo los vínculos comerciales con Occidente.

cuadro de todas las dinastias chinas

Fuente Consultada: Enciclopedia Estudiantil TOMO VI Editorial CODEX

La Dinastia Manchú Gobierno de los Qing en China Fin dinastia Ming

DESCRIPCIÓN DE LA DISNASTÍA CHINA MANCHÚ

Dinastía de Emperadores Roma Antigua Los Flavios

Ver Dinastía MingVer Dinastía Shang

LA DINASTÍA QING (1644-1912) – Manchues –
La dinastía Qing fue fundada por los manchúes un pueblo procedente de Siberia que vivía en Manchuria. Esta dinastía gobernó China desde 1644 hasta 1911. Desde su fundador, Shunzhi, hasta el último emperador de China, Fuyi, pasaron por el trono un total de 12 emperadores. De ellos, 10 establecieron la sede del gobierno en Beijing, capital del Imperio Qing durante 228 años.

La dinastía de emperadores Ming había dominado China desde 1368. Desde el s. XV la China de los Ming era objeto de envidia constante por parte de los mongoles. En el s. XVI, cuando China ha entrado un periodo de disturbios y se ha entregado a la guerra civil, a las rebeliones campesinas  y a la corrupción administrativa, los manchúes, pueblo de lejana descendencia mongoloide, se introduce  en el país con la complicidad de hecho de una gran parte de las clases dirigentes. Reinarán sobre él hasta comienzos del siglo XX.

Los elevados impuestos de los Ming habían hecho impopular a su Gobierno y estallaron rebeliones por todas partes. El último emperador Ming, Chongzhen, se suicidó cuando los campesinos rebeldes invadieron su capital, Pekín.

En la confusión que siguió al suicidio del emperador, el jefe manchú Dorgondirigió a un ejército hacia el sur desde sus tierras de Manchuria. Ocupó Pekín y fundó la dinastía Qing (“pura”). Su sobrino Shunzhi fue el primer emperador Qing.

En las provincias del sur, la resistencia a aceptar el dominio de los manchúes hizo que tuvieran que pasar cuarenta años antes de que toda China se sometiera a su gobierno. Los manchúes vivían separados de los chinos en zonas reservadas. Los matrimonios entre chinos y manchúes estaban prohibidos. Los hombres chinos fueron obligados a recogerse el pelo largo en trenzas para demostrar que eran inferiores a los manchúes.

Sin embargo, tanto los chinos como los manchúes trabajaban como funcionarios civiles en el gobierno del Imperio. Con el paso del tiempo, los manchúes fueron adoptando costumbres chinas. De esta forma, acabaron siendo aceptados. Eran muy inferiores en número, por tanto tenían que ser muy cuidadosos de no excederse demasiado en su forma de tratar a los chinos. Aportaron al país nueva vida y mucha eficacia, sin inmiscuirse demasiado en sus costumbres.

Los manchúes conquistaron China desde las tierras situadas al norte de la Gran Muralla. Durante el periodo manchú, creció tanto el Imperio como la población de China y los conflictivos mongoles fueron derrotados.

Efectivamente, los manchúes constituirán en Extremo Oriente un imperio más vasto que el constituido he por la República Popular China. Tras los rigores de la conquista, la dinastía manchú, que no cesará de hacer avanzar las fronteras de este imperio, llevará a él la paz y la riqueza. La población irá en aumento hasta el s. XIX, llegando a sobrepasar los 300 millones hacia 1800. Durante el apogeo de su poderío, el territorio del imperio Qing abarcó 120 millones de kilómetros cuadrados

Mientras el último emperador Ming se suicida, y los campesinos se rebelan, los Qing entran en Pekín con la complicidad de los eunucos y los generales. En los años posteriores a 1644, llegan a conquistar el resto del imperio, a pesar de la resistencia del sur del país. Bajo la dinastía Qing, China conoce su mayor extensión territorial, gracias a campañas militares bien dirigidas. Al principio, los manchúes se instalan como dueños y señores en el terreno conquistado, reinando sobre la población mediante vejaciones: se prohíben los matrimonios mixtos, los chinos son mantenidos aparte en las grandes ciudades, y es obligatorio llevar la trenza y el vestido manchú. Luego los emperadores incorporan los elementos de infidencia china que entran en su gobierno. Pekín se embellece con suntuosos palacios y se conviene en un hogar para el arte y la filosofía. Sólo los acontecimientos de finales del s. XVIII turbarán esta prosperidad: los desenfrenados gastos de la corte se unen a la escalada de la corrupción administrativa.

UN IMPERIO RICO Y PODEROSO
Al principio China prosperó bajo los Qing. El Imperio se extendió y el comercio aumentó considerablemente, sobre todo con Europa. La seda y la porcelana chinas eran las más finas del mundo y sus tejidos de algodón, baratos y de gran calidad. Inmensas cantidades de té chino se vendían en el extranjero cuando beber té se puso muy de moda en Europa durante el siglo XVIII.

El Imperio se volvió tan rico y poderoso que sus gobernantes trataron al resto del mundo con desprecio. Durante el gobierno del emperador Kangxi (1661-17223), los comerciantes extranjeros eran obligados a arrodillarse siempre que se leían en alto las órdenes del emperador.

El gobierno central aplicaba una política de estimular el cultivo de terrenos vírgenes y reducir o eximir las contribuciones. Gracias a ello, la economía y la sociedad lograron considerables progresos tanto en el interior del país como en las zonas fronterizas. Hasta mediados del siglo XVIII, la economía feudal de China experimentó un nuevo período de auge, denominado por los historiadores como “Prosperidad de las gobernaciones de Kangxi, Yongzheng y Qianlong (los tres emperadores sucesivos de la dinastía)”.

Los manchúes también obligaron a varias naciones a someterse como vasallos, entre ellas el Tíbet, Annam (hoy Vietnam, Birmania, Mongolia y Turquestán, con lo que el Imperio chino se convirtió en el mayor del mundo de su época. Además, pactaron con los rusos respecto al territorio y el comercio.

Sin embargo, ya en épocas muy tempranas surgieron varias rebeliones en el sureste de China y entre las minorías étnicas, que protestaban contra el pueblo chino que se desplazaba a sus territorios. Pero, en general, el período Qing proporciono a China paz, prosperidad y seguridad. La población creció espectacularmente de 100 millones en 1650 a 300 millones en 1800, y los chinos (los Hans se extendieron hacia el oeste y el suroeste de China. Sin embargo, a finales del siglo XVIII la corrupción y la decadencia empezaron a hacer mella.

Una agricultura sabia y diversificada permite a la China manchú soportar un crecimiento demográfico importante. El campesino chino estaba entonces mejor alimentado y más instruido que su homólogo occidental. Los emperadores Qing tratan de restablecer el equilibrio en los campos saqueados por el bandidaje: conceden la propiedad a los aparceros cuyos dueños han muerto durante la guerra e instauran un impuesto en plata equitativo. Además del trigo, el arroz y el mijo, se introducen nuevas plantas que crecen en las tierras pobres: sorgo, batata, cacahuate y maíz. Hasta comienzos del reinado de Kien-long, los trabajos de construcción de diques e irrigación preparan nuevas tierras para la explotación.

La industria china de la seda empleaba a miles de trabajadores, sobre todo mujeres, para tejer la seda utilizando telares. Los tejidos se fabricaban para su uso en China y para exportarlos a Europa. También se importaba algodón y se tejía para luego exportarlo. Los tejedores del puerto de Su-Chou eran particularmente famosos por sus sedas.

La ciencia de la historia prosperó con la labor de muchos eruditos exitosos. El gobierno organizó las ediciones de algunas grandes colecciones de libros, como La Enciclopedia Sínica. Los progresos alcanzados en la ciencia natural y la tecnología también eran muy valiosos, sobre todo en la arquitectura.

El Tíbet (Xizang) estaba gobernado por un líder budista llamado Dalai Lama. El tercer Dalai Lama reconstruyó el monasterio Potala en Lhasa, la capital, y lo convirtió en su residencia en el año 1645. Los Dalai Lama vivieron bajo la influencia de los mongoles, pero hacia mediados del siglo XVII, el Tíbet formaba parte del Imperio chino.

¿Dónde reside la fuerza de los manchúes?
Radica esencialmente en la estructura militar de su sociedad. Los manchúes  se consideraban a sí mismos como señores llamados a reinar sobre una vasta comunidad  de esclavos. Por eso, los primeros tiempos de la dinastía están caracterizados por una política de segregación y opresión de la que dan testimonial un gran número de leyes. No hay comunicación entre los manchúes y los chinos y la inmensa masa de éstos proporciona una reserva de clavos casi inagotable.

SIGLO XIX – XX: EL COMERCIO DEL OPIO
Durante el reinado de Jiaqing, debido en gran parte a la actividad comercial británica, comenzaron a fluir a China grandes cantidades de opio pagadero en plata. La adicción al opio se multiplicó, y en 1839 el gobierno chino encargó al alto funcionario Lin Zexu suprimir el comercio en la ciudad portuaria sureña de Cantón (Guangzhou). Lin confiscó el opio almacenado y detuvo a varios comerciantes británicos, lo que movió al gobierno de Londres a enviar una fuerza expedicionaria que inició la primera guerra del Opio

LAS GUERRAS DEL OPIO
Había una gran desigualdad entre las partes en conflicto, y en poco tiempo los británicos ocuparon Hong píe Kong y Shanghai. El Tratado de Nankín, que puso fin al f enfrentamiento en el año 1842, cedió Hong Kong a Gran Bretaña, puso límites a las tarifas que podía aplicar China a la exportación, protegió a los occidentales de la jurisdicción china y abrió cinco puertos francos a los comerciantes europeos. Más adelante, en 1856, las autoridades chinas abordaron un mercante británico, el Arrow, y estalló la segunda guerra del Opio, esta vez con participación francesa; y después de un conflicto de cuatro años en el que se produjo la humillante quema del palacio de verano de los Qing en Pekín, las potencias de Occidente (incluida Rusia) dispusieron de otros diez puertos, además de compensaciones exorbitantes, v se legalizó el tráfico del opio.

LA REBELIÓN TAIPING
La rendición del régimen Qing en las guerras del Opio contribuyó a una marea creciente de protestas antigubernamentales, la mayor de las cuales fue la rebelión taiping. En 1836 un profesor cristiano,Hong Xiuquan, tuvo varios sueños que lo llevaron a creer que tenía la misión de convertir a China al cristianismo. Inició la tarea entre los campesinos de Guangxi, al sur del país, y en enero de 1851 fundó el Taiping Tianguo o «Reino celestial de la paz eterna».

En 1853 los rebeldes taiping tomaron Nankín y prohibieron el juego y el consumo de opio. En 1860 el «Ejército siempre victorioso», entrenaado por occidentales, derrotó el intento taiping de tomar Shanghai, y en 1864 el gobierno Qing retomó Nankín, poniendo fin a la revuelta.

REFORMAS SOCIALES
Ci Xi, madre del emperador Tongzhi, dominó la corte Qing a partir de 1861. Ci Xi gobernó China durante 47 años, alentando al principio el «movimiento de autofortalecimiento», que condujo a reformas limitadas, como el primer ferrocarril chino, una empresa moderna de barcos de vapor en el río Yangtsé y un ejército reorganizado. Sin embargo, la grave derrota ante el ejército y la armada japoneses en la guerra chino-japonesa de 1894-1895 por Corea (p. 301) minó el apoyo a ulteriores reformas.

1912: EL FIN DE LOS QING
El malestar por la creciente influencia de los misioneros cristianos en China alimentó la Rebelión de los Bóxers, o «puños rectos y armoniosos», cuyo fin fue expulsar a todos los extranjeros de China. Con el apoyo tácito de Ci Xi, marcharon sobre Pekín en mayo de 1900 y sitiaron las legaciones extranjeras durante casi dos meses. Una alianza de ocho países, entre ellos (irán Bretaña, Francia, los EE. UU. y Japón, envió una fuerza de socorro que aplastó a los rebeldes. Comprometida su credibilidad, el régimen Qing dio paso en el año 1912 a la República de China bajo la presidencia deSun Yat-sen.

FECHAS CLAVE
1644 Los manchúes fundan la dinastía Qing en Pekín.
1644—1660 Las fuerzas manchúes conquistan a mayor parte de China.
1661 Los partidarios del derrotado Ming arrebatan la isla de Formosa a los Holandeses.
1 674—1681 Rebeliones en el sur, pronto reprimidas.
1689 Los rusos intercambian tierra de Siberia por el comercio en China.
1696 Los manchúes derrotan a los mongoles en Mongolia.
1717—1720 Guerra contra los mongoles por el control del Tíbet
Década de 1750 Los chinos invaden el Tíbet y Turquestán.
Década de 1760 Los chinos invaden Birmania y lo convierten en un estado vasallo.
1912- Fin de la dinastía Qing

PARA SABER MAS…
LA REVUELTA TAIPING fue una de las revoluciones que desestabilizaron el control manchú de China durante la segunda mitad del s. XIX. Los países extranjeros intuían que el gobierno imperial se encontraba cercano a su fin y empezaron a repartirse el territorio para expandir su comercio con China. Las potencias foráneas forzaron a los chinos a adquirir bienes occidentales, establecieron sus propias áreas de comercio y ocuparon zonas estratégicas del país. Rusia dominaba en el norte, Francia en el sur, Gran Bretaña en el centro y los japoneses en el este. Alemania, una de las últimas potencias en participar en el reparto, se reservó un área en torno a Tsingtao, en 1898.

El MOVIMIENTO REFORMISTA La respuesta del gobierno manchú a las interferencias extranjeras fue confusa e ineficaz. Un importante grupo de chinos cultos, no pertenecientes al gobierno, comprendieron que al país no le quedaba más camino que la occidentalización, si quería sobrevivir. Esta lección quedó clara en la guerra de China contra Japón en 1894-95, en la que Japón, una nación que acababa de empezar el camino de la modernización, se proclamaba vencedora.

REFORMA ANIQUILADA
Bajo el liderazgo de Kang Yu-Wí (1858-1927), los reformistas se abrieron camino para obtener influencias en el gobierno chino. En 1898 convencieron al emperador para que emitiera comunicados que anunciaban cambios. Sin embargo, los conservadores chinos de la corte se apiñaron en torno a la emperatriz regente Tzu-hsi (1835-1908), y el movimiento reformista fue brutalmente aniquilado.

REVUELTA DE LOS BOXERS
Tzu-hsi concentró el descontento popular de China contra los extranjeros. Esto causó la revuelta de los boxers en 1900. Esta sublevación fue sofocada por las potencias occidentales, que forzaron a China a aceptar un mayor control extranjero. La posición de China en esos momentos era mucho peor y el gobierno mancllú, que había controlado China desde 1644, estaba desprestigiado.

LA REPÚBLICA CHINA
Al inicio del s. XX, empezaron a proliferar grupos revolucionarios por toda China. Uno de los más importantes fue el partido nacionalista chino (Kuomintang) dirigido por Sun Yat-sen (1866-1925). Estos grupos estaban convencidos de que no se podía llevar a cabo una reforma sin antes derrocar a la dinastía manchú. En 1911 la rebelión se extendió a todo el país y cuando el poderoso general Yuan Shikai apoyó a los nacionalistas, el gobierno manchú se rindió sin ludia. Al año siguiente, el emperador, de seis años de edad, Pui (1906-67) abdicó y China fue declarada una república.

La Dinastia Ming en China Caracteristicas y Cronologia Resumen

La Dinastía Ming en China
Resumen de sus Características y Cronología

DISNASTIA CHINA MING

Ver Dinastía YuanVer Dinastía Qing

LA DINASTÍA MING (1368-1644)
Después de una larga campaña, los mongoles fueron expulsados de China: empezaban para este país 150 años de paz y prosperidad bajo la dinastía Ming.

Kublai Kan fue un gran emperador para China, pero era extranjero. Cuando murió en 1294, le sucedieron una serie de débiles emperadores Yuan, periodos de hambrunas y muchas dificultades. El último emperador Yuan, Sun Ti, fue un mal gobernante.

Los chinos estaban cansados de ser gobernados tiránicamente por extranjeros, encontraron a un gobernante chino en la figura de Zhu Yuanzhang, que había sido monje budista y que, durante las épocas más conflictivas, cuando había sido mendigo y jefe de un grupo de bandidos, había formado un ejército bien dispuesto. También demostró ser un excelente general. Después de una campaña de trece años, tomó Pekín, expulsó a los mongoles y se convirtió en emperador.

Fundó la dinastía Ming («brillante») y tomó el nombre de Hong Wu («muy guerrero»). Desplazó la capital hacia el sur, a la ciudad fortificada de Nankin (Nanjing). Hong Wu gobernó China durante treinta años, protegiéndola contra las invasiones mongolas y restaurando el orden y la prosperidad en el país.

El emperador Hong Wu (1328—1398) reorganizó la administración de China y creó colegios para formar mandarines (funcionarios civiles). Los candidatos para estos puestos tenían que pasar exámenes de literatura y filosofía.

Hong Wu dejó el trono a su nieto, Jianwen, pero fue destronado cuatro años después por su tío, Zhu Di, que se convirtió en el emperador Yongle (1360-1424) en 1403.

Dentro de Pekín, el emperador Yongle construyó la Ciudad Prohibida, que sólo podían utilizar el emperador y su familia Éste es un edificio típico dentro del complejo imperial.

GOBIERNO: La primera prioridad de los Ming fue la restauración de la vida normal. Los sistemas de riego y alcantarillado fueron reconstruidos en gran número, se realizó la reforestación a gran escala y enormes cantidades de gente fueron desplazadas hacia el norte para repoblar las áreas devastadas.

A diferencia de los Sung, que habían dependido fuertemente del comercio y la manufactura como fuentes de ingreso, los Ming retornaron al sistema anterior basado en la producción agrícola. Asimismo abandonaron el papel moneda del que habían hecho mal uso los mongoles. Se reorganizó el ejército con colonias militares a lo largo de las fronteras y se reconstruyó la Gran Muralla.

También se restauró la red de canales y se construyeron otros nuevos para unir a Pekín, la capital Ming, con los centros poblados y agrícolas en el valle del Yangtsé.

Con estos esfuerzos, la población china volvió a crecer una vez más. En 1393 la cifra alcanzaba sólo 60 millones, 40% menos que las últimas épocas de los Sung. En 1580, después de dos siglos de gobierno Ming, se había incrementado a 130 millones y se introdujeron nuevos cultivos y técnicas agrícolas mejoradas para alimentar a la creciente población.

Con el florecimiento económico, el comercio y la industria también revivieron y las grandes ciudades del delta del Yangtsé -Nanking, Suchou, Wuxi, Sung-jiang y Hang-chou- se convirtieron en centros industriales, en especial textiles. Afines del siglo XVI el comercio recibió otro estímulo gracias al flujo de plata proveniente del Nuevo Mundo, utilizada para pagar las exportaciones chinas de té, seda y cerámica.

La riqueza de la corte Ming queda de manifiesto en el gran complejo palaciego que crearon en el centro de Pekín, ciudad que bajo dicha dinastía llegó a ser por un tiempo la ciudad más grande y populosa de la Tierra.

También se observa su magnificencia en las tumbas de los emperadores Ming ubicadas hacia el norte de Pekín. Ahí, en una disposición que recuerda al Valle de los Reyes en Egipto, trece de los emperadores Ming descansan en tumbas pródigamente alhajadas. Una de las más ricas y mejor conocidas es la de Wan-li, emperador desde 1573 hasta 1620.

Los artículos funerarios incluían numerosos utensilios de oro y plata, telas de brocado, ropa y efectos personales del emperador y sus consortes y las insignias reales.

Una tumba más antigua, la del príncipe Chu Tan en Chou-shian, hacia el sur de Pelan, contenía una comitiva de más de 400 figurillas de madera y una colección de valiosos libros impresos de los siglos XIII yXIV.

Paulatinamente, la opulenta corte de los Ming empezó a aislarse cada vez más del resto de China. Después de 1582, los emperadores se negaron a realizar tareas imperiales o incluso a ver a sus ministros.

El poder pasó a manos de los eunucos que, con su propio ejército y policía secreta, podían aterrorizar a los funcionarios y la plebe por igual. El resultado era previsible.

En 1644 la dinastía Ming terminó, como tantas otras, en una gran ola de rebelión popular, dejando libre el campo a un pueblo de Manchuria que no era chino, para que entrara en escena y estableciera la última dinastía de la China imperial: los Ch’ing.

PAZ CON LOS MING
China recuperó su grandeza bajo el mandato de Yongle, que fue emperador desde 1403 a 1424. Se reconstruyeron carreteras, pueblos y canales, y cuando Yongle se desplazó a Pekín, construyó las grandes salas, palacios y templos de la Ciudad Prohibida.

El conocimiento y las artes florecieron. Se estimularon el comercio y la industria y, algo inusual, China se abrió al exterior, exportando mercancías y extendiendo su influencia en el extranjero El almirante musulmán Zheng He fue enviado a realizar largos viajes a la India, el Imperio islámico y África. Sin embargo, después del reinado de Yongle, China perdió interés en otros países.

Por orden del emperador, el eunuco Zheng He inició en 1405 una serie de viajes marítimos, al mando de una numerosa flota, por lejanas tierras. En total fueron siete estas campañas navales, que se prolongaron hasta el año 1433. En su transcurso se visitaron diversos países de Asia Suroriental, del Océano Indico, del Golfo Pérsico, y también las islas Maldivas; incluso se llegó a pisar tierra en Somalia y Kenia. Estos viajes fueron los más largos del mundo antes de que Cristóbal Colón cruzara el Atlántico.

Muchos chinos se instalaron en el sureste de Asia y se dedicaron al comercio, cada vez más próspero. Mejoró la administración gubernamental y, aparte de problemas como la piratería y los ataques mongoles, China disfrutó de un siglo de florecimiento.

A partir de 1517, los portugueses y otros europeos empezaron a llegar a la costa para comerciar, principalmente en Cantón (Guangzhou).

A finales del siglo XVI China tuvo una serie de emperadores inútiles y despilfarradores, y sufrió graves ataques en sus fronteras. El comercio decayó, aumentó la corrupción y el bandidaje, y estallaron muchas rebeliones a causa de la mala administración. En 1592, los japoneses invadieron la vecina Corea, amenazando la seguridad de China, y en 1644, la dinastía Ming finalmente desapareció.

La jardinería y el paisajismo se desarrollaron exquisitamente en China y Japón. El agua es un elemento importante en todos los bellos jardín ornamentales chino. La pintura de paisajes también fue una modalidad artística muy desarrollada durante la dinastía Ming.

Porcelana: La prosperidad económica alentó la demanda de arte y artículos de lujo, hecho que, junto con las mejoras en los procesos de fabricación, propició el florecimiento de los textiles y la cerámica. El Periodo Ming se relaciona sobre todo con la producción de porcelana decorada con escenas muy características pintadas a mano con azul sobre blanco. Los motivos decorativos más populares eran los dragones, el ave fénix, otros animales y plantas y las escenas de jardín.

Con el tiempo, la porcelana Ming se volvió más colorida e incorporó el rojo, el amarillo y el verde. El comercio con los portugueses en el siglo XVI conllevó un aumento de la demanda de porcelana Ming, muy buscada en Europa. La producción de porcelana se hallaba bajo control estatal y se concentraba en las fábricas de la provincia de Jiangxi, pero estas eran incapaces de satisfacer la demanada de producción y el control pasó a manos locales.

CRONOLOGIA:
1353—1354 La peste negra se extiende por China.

1368Zhu Yuanzhang funda la dinastía Ming.

1403—1424 Gobierno del emperador Yongle.

1517 —Llegada de los primeros comerciantes europeos al sur de China.

1552—1555 Importantes ataques de piratas a los barcos en la costa china.

1582 —Aumento de la corrupción y decadencia.

1592 —Los japoneses invaden Corea, amenazando la seguridad de China.

1644 —Caída de la dinastía Ming.

DECLIVE: Son varios los motivos que explican la decadencia del Imperio Ming. A pesar de sus logros económicos, la Administración seguía haciendo frente a graves asedios en sus fronteras, en especial protagonizados por los japoneses en el litoral y por los mongoles en el norte. Varias expediciones militares contra los mongoles del norte y los manchús del nordeste acarrearon grandes costes y el Gobierno aprobó subidas de impuestos sumamente impopulares.

A principios del siglo XVII estallaron diversas rebeliones en el norte y el noroeste, las cuales, combinadas con años de cosechas pobres, extendieron el hambre en la provincia de Shanxi. Aprovechando la coyuntura, los ambiciosos manchús invadieron Pekín en 1 644, tomaron la capital y forzaron el suicidio del último emperador Ming, Chung-Chen. La derrota de los Ming se vio exacerbada por el fracaso de la Administración establecida por Hongwu.

El poder absoluto del emperador había cosechado sus éxitos en un primer momento, pero con el tiempo, sus sucesores, más pagados de sí mismos, optaron por disfrutar del poder y desocuparse del gobierno de la nación. Esta desatención, junto con la inexistencia de un primer ministro, derivó en una falta de continuidad en el gobierno y el imperio acabó sumido en la negligencia y la corrupción. Finalmente, el control administrativo recayó en manos de los eunucos.

La Ciudad Prohibida: Fn 1421, Yongle trasladó la capital de Nanjing a Pekín, donde ha permanecido hasta nuestros días. El corazón de la nueva capital era el complejo palaciego construido por Yongle, llamado la Ciudad Prohibida.

El complejo, a cuya construcción se dedicaron 14 años y unos 200.000 hombres, albergaba 17 palacios y un 9.999 estancias y media, y cubría una superficie de 72 hectáreas. No podía contener 10.000 estancias, ya que este era el número divino de la infinitud, que solo podía existir en el cielo, y la «media estancia» en realidad era una escalera.

Las ceremonias imperiales y los asuntos públicos del Estado se celebraban en los tres salones principales del palacio:

el salón de la Armonía Suprema, el salón de la Armonía Central y el salón de la Armonía Conservada. Los asuntos rutinarios se despachaban en los apartamentos privados de la Corte Interior, cómo el palacio de la Pureza Celes­tial y el salón para Cultivar la Mente. La vida palaciega se organizaba según rutinas y rituales estrictos que servían para alimentar el aura divina del emperador.

Las mujeres y los eunucos vivían en zonas restringidas, y los privilegiados que podían entrar al palacio para hablar con el emperador debían postrarse ante él. Muchos de quienes entraban en el complejo palaciego en calidad de sirvien­tes, concubinas y eunucos nunca lo abandonarían.

La Novela China:
Despreciada por la clase ilustrada y hasta prohibida por frívola o subversiva, la novela fue el mejor fruto literario de la época Ming. Nuevo género dirigido al público «burgués», desterró el estilo literario clásico en favor del lenguaje cotidiano, para tratar con humor y sensualidad aspectos de la vida diaria y hechos históricos con un matiz crítico hacia el régimen imperial.

Destacan: el Sarikuo chihyen-i (Historia de los Tres Reinos), novela de caballería, romance y drama; el Shui-hu chitan (Narración de la orilla del río), leyendas de bandidos; el Hsi-yu-chi (Viaje a Occidente), relato viajero; y el Chin p’ing mei (Relato de Loto de Oro), pieza maestra de la literatura, basada en escenas domésticas de la clase media provinciana.

Reformas en la administración
Con el absolutismo Ming volvieron los exámenes oficiales, basados en textos canónicos confucianos. Los escritos de Mencio fueron eliminados, porque hablaban en exceso de los derechos del pueblo.

El imperio fue dividido en 15 provincias (sheng) y, para ahorrar funcionarios calificados, se redujeron drásticamente las prefecturas, grandes distritos y distritos. Al mismo tiempo, se hizo el catastro de las tierras de labor y el censo de la población. Se introdujo una reforma diferenciada de los impuestos, y se repoblaron las tierras baldías.

La reforma dio un nuevo impulso a la economía, aun cuando el trueque, impuesto a finales de la época Yuan, se extinguió muy lentamente, como consecuencia del uso cada vez más extensivo del papel moneda y de la plata.

PARA SABER MAS…

EN 1397, EL PRIMER emperador ming, Hung-wu (1328-98), ordenó colocar este bando en todas las poblaciones: «Sé un buen hijo, sé respetuoso con los mayores y con los antepasados, educa a tus hijos y obten con paciencia tu sustento.» Estas normas gobernaron toda la vida cotidiana de la antigua China. Estaban basadas en las viejas ideas de Confucio acerca del deber y la obediencia.

PADRES Y ANTEPASADOS
Los miembros más jóvenes de las familias chinas debían respetar a los miembros de más edad. Los hijos honraban a sus padres, los padres a sus padres, los vivos a los muertos.

Cuando moría un progenitor, el hijo llevaba luto durante 27 meses. Los deudos no podían comer carne ni afeitarse y debían llevar pesadas vestiduras. En primavera y otoño se celebraban festividades especiales en los que las familias cuidaban de las tumbas de sus antepasados y rezaban oraciones por sus almas. Las familias más pobres sentían como una gran desgracia no poder honrar debidamente a sus muertos.

ESPOSAS E HIJAS
El anciano merecía más respeto que la anciana, y mayores honras recibía la mujer que había parido varones que aquella que sólo tenía mujeres. La esposa debía obedecer al marido; la hija, al padre.

Los pies pequeños eran canon de la belleza femenina, por lo que desde la infancia, las niñas llevaban vendajes compresivos en los pies para aminorar su crecimiento. No eran infrecuentes las fracturas. Las damas no podían ir más allá de los límites de la propia casa.

LA VIDA ALDEANA La mayoría de los habitantes de la China ming vivía en aldeas. Las familias campesinas pasaban el año sembrando, cultivando y cosechando trigo, arroz, mijo, etc. Nada se desperdiciaba. Los cerdos y las aves de corral eran alimentados con los desperdicios. Sus excrementos, al igual que los de los humanos, servían para abonar la tierra.

Los emperadores ming favorecían el trabajo de los agricultores, y los campesinos se beneficiaban de nuevos canales de riego, de cabras y bueyes, y de la introducción de otros cultivos, como el algodón y el té. Todo se hallaba controlado por la policía local, y ésta, a su vez, por los mandarines.

EDUCACIÓN Y COMERCIO
Los primeros emperadores ming volvieron a establecer el sistema educativo que había desaparecido durante el imperio mongol. Las nuevas escuelas formaban alumnos que terminaban por realizar pruebas muy competitivas para conseguir ejercer como funcionarios del gobierno.

ALFARERÍA
La espléndida vida de los emperadores ming los llevó a respaldar las artes y la artesanía. Los alfareros chinos no daban abasto para proveer a los palacios imperiales. En un solo año, el emperador llegó a ordenar la fabricación de 433-500 piezas de porcelana.

La porcelana más apreciada era blanca y pintada con variados colores, sobre todo el azul. Muy apreciada en Europa, la porcelana ming terminó siendo imitada en Occidente. Ingleses, portugueses, neerlandeses y españoles intentaron establecer relaciones comerciales con China, pero ésta los despreció tratándoles de «bárbaros».

¿Se utilizaba ya el papel moneda?
Los chinos habían inventado el papel moneda hacia el s. IX, pero el Estado no lo había utilizado hasta el XI. A partir de 1260, los mongoles van a hacer de él una verdadera moneda nacional, que Marco Polo llegó a calificar como «piedra filosofal».

La gran inflación que señaló el final de la dinastía había dejado malos recuerdos, pero aun así los Ming pusieron de nuevo en práctica esta experiencia, llegando a prohibir cualquier otro tipo de moneda. La devaluación fue tan importante, que la emisión tuvo que ser detenida en 1450 y no volvió a reemprenderse hasta 1643, justamente antes de la toma de Pekín por los manchúes.

La creencia del Estado en la posibilidad de fijar autoritariamente la cotización, en un país que contaba con una importante economía comercial, fue la causa de que fracasara la moneda.

¿Qué era el clan de los eunucos?
Los eunucos, que eran personas de origen, por lo general, modesto, estaban en los palacios y en contacto con los miembros de la familia imperial. Ellos dirigían la guardia y controlaban los tributos que se recogían en las provincias. En muy poco tiempo, su poderío comercial y militar creció, a la vez que el poder autocrático de los emperadores.

A pesar de una ley que les prohibía, bajo pena de muerte, mezclarse en los asuntos políticos los eunucos controlaban ya, 50 años después del reinado de Hung-wu, toda la Administración Y sobre todo, la policía secreta. Su poder llego a ser tan grande que consiguieron corromper a los funcionarios y letrados más honestos del régimen.

¿Quién fue el más célebre de ellos?
La escisión entre los emperadores y el pueblo llegó a su punto más álgido entre 1615 y 1627. En esa época, un eunuco, Wei Zhongxian. un joven aventurero que se había convertido en el favorito de la nodriza del emperador Tian Qi se aprovechó de la juventud del monarca para gobernar el país a su gusto.

Una ola de represión azotó China acto seguido, y sobre todo las academias de los letrados, considerados como excesivamente liberales. Wei Zhongxian pensó construir por todo el país templos dedicados a sí mismo y a sus colaboradores, lo que origino unos gastos fabulosos. Antes de hacerse asesinar había ordenado que licenciaran a todos los generales del ejército, con lo que dejó al país totalmente indefenso ante la amenaza de los manchúes.

¿Se puede hablar de una cultura Ming?
El advenimiento de la dinastía Ming supuso el triunfo de los valores tradicionales en el pensamiento y en las artes. Se puso el acento, especialmente, en la tradición china y Yung Lo hizo reunir toda la literatura antigua en una gran biblioteca imperial.

A fin de favorecer el desarrollo de las ciencias, los Ming mandaren redactar la «Enciclopedia del período de Yung Lo», para la que trabajaron más de dos mil eruditos durante varios años y que habría debido llenar aproximadamente unos 10.000 volúmenes.

En pintura, los artistas de la escuela Wu teorizaron sobre el regreso a las artes antiguas. Por último, la literatura, el teatro y la novela, asimilados al gusto de la burguesía, conocieron su edad de oro.

Ver:Ruta de la Seda y Especias

Fuente Consultada:
Civilizaciones de Occidente Tomo A y B Jackson Spielvogel
La Aventura del Hombre en la Historia Tomo 1
Historia del Mundo Grupo Z Multimedia DK
Atlas de la Historia del Mundo Kate Santon y Liz McKay
Gran Enciclopedia de la Historia Todolibro

La Dinastia Yuan Dinastia en China Kublai Kan Mongoles en el Poder

DESCRIPCIÓN DE LA DINASTÍA CHINA YUAN – KUBLAI KAN

 DINASTÍA CHINA YUAN - KUBLAI KAN

Ver Dinastía SongVer Dinastía Ming

La dinastía Yuan: KubIai Kan (1214-1294). Este nieto de Gengis Kan estableció su capital donde queda la actual Pekín. Emperador mongol de China, fundador de la dinastía Yuan, que comenzó a reinar en 1279, y enérgico en el ejercicio del poder, lanzó campañas militares contra Java, Birmania y otras naciones asiáticas, si bien con éxito limitado (ninguna contra Japón). Kublai Kan, como muchos de los más interesantes personajes de la historia, era un cúmulo de contradicciones.

Se adaptaba fácilmente, e hizo propio el estilo de civilización china; sin embargo, mantuvo la separación entre la clase dirigente mongola y los nativos chinos, y nombró a muchos extranjeros, especialmente musulmanes, en altos cargos administrativos, a la vez que hacía del budismo la religión del estado. Algunas crónicas lo describen como un gobernante cruel, pero otras lo presentan como una persona razonable y clemente. El lujo y esplendor de su corte son legendarios.

La dinastía Yuan: Las ambiciones expan sionistas de Gengis Kan se proyectaban sobre todo hacia China, el país que él consideraba el mayor enemigo de Mongolia. En 1211 invadió el territorio del norte del Imperio Jin y, pese a que falleció antes de completar su conquista, sus acciones permitieron a sus descendientes concluir su labor, cosa que hicieron hacia el año 1241. Sus ejércitos también avanzaron hacia el oeste, cru zando Asia, y tomaron zonas de los alrededores del mar Caspio antes de dirigirse hacia la región del Cáucaso en el sur de Rusia.

A la muerte de Gengis Kan, el inmenso Imperio Mongol quedó dividido en cuatro kanatos, cada uno de ellos gobernado por uno de sus descendientes directos. El kanato de la Horda de Oro gobernó sobre Rusia; el kanato Chagatai controló los territorios de Asia Central; el kanato quedó al mando del Asia Occidental y, en concreto, de Persia e Iraq, y el Gran Kanato regentó Mongolia y China.

En 1260, el nieto de Gengis, Kublai Kan, fue proclamado Gran Kan y, en 1264, trasladó su capital de Mongolia a Pekín. Al expulsar a la dinastía Song del sur y a sus partidarios, Kublai Kan se convirtió en el primer mongol que gobernó sobre toda China, instaurando la que pasaría a la historia como dinastía Yuan. Los mongoles no eran gobernantes dinásticos, por lo que al convertir su gobierno en una dinastía, Kublai Kan reconocía la importancia cultural que los chinos otorgaban a tal concepto.

Por su condición de gobernantes foráneos, los Yuan nunca gozaron de popularidad entre la población china, pese a contribuir a los grandes proyectos de construcción inicia dos por sus antecesores, como el Gran Canal. El principal motivo de esta impopularidad estribaba en que el gobierno de los Yuan era esencialmente opresivo. Para mantener a los chinos subyugados, el comercio quedó restringido y se los despojó de todos los recursos.

Los mongoles se negaron a aprender la lengua china y guardaron las distancias con la mayoría de la población. Los funcionarios gubernamentales, miembros de la administración china, eran incapaces de comunicarse de forma eficaz con las clases altas de la sociedad, lo cual era fuente de animosidad y conflicto.

Pese a todo, Kublai Kan y sus sucesores fueron adoptando ciertos aspectos de la cultura china, alentaron la difusión del budismo e incorporaron el confucianismo en los exámenes para entrar en la administración. El progresivo «achinamiento» de los emperadores Yuan hizo que acabaran perdiendo su influencia en el resto del Imperio Mongol y, en 1368, los Yuan fueron depuestos en China por los Ming.

Las Dinastias Chinas La Dinastia Song La Porcelana China Caolin

DESCRIPICÓN DE LA DINASTÍA CHINA SONG

DESCRIPICÓN DE LA DINASTÍA CHINA SONG

Ver Dinastía TangVer Dinastía Yuan

La dinastía Song:  La dinastía Song (o Sung) creó el tercer Imperio chino unido, introduciendo muchas innovaciones y llevando a China a un largo período de auge cultural.

Después de la caída de la dinastía Tang en el año 907, China se había fragmentado. En el valle del Huang He (río Amarillo) cinco emperadores intentaron sin éxito durante medio siglo fundar nuevas dinastías, Finalmente Song Taizu se hizo con el poder en el año 960, fundando la dinastía Song. Tomó el control sobre los señores de la guerra y los ejércitos, y por medios militares y diplomáticos comenzó reunificar China. Esta tarea le llevó 16 años y fue completada por su hermano, Song Taizong, el segundo emperador Song, en el año 979.

EL PERÍODO SONG DEL NORTE:
Como China estaba ahora rodeada por otros estados, la China de los Song era más pequeña que la de los Tang. En el noroeste estaban los xixia, un pueblo tibetano; en el noreste estaba la dinastía de los Liao, dominada por los khitan mongoles; en el sureste estaba Nan Chao, un estado tailandés, y en el sur se encontraba Annam, un reino vietnamita.

Los emperadores Song se esforzaron por mantener relaciones pacificas con todos ellos. La agricultura se expandió y aumentó la población, sobre todo en el sur, que ahora era rico e importante. Al final del período Song, China tenía unos cien millones de habitantes.

Hasta que los Jin invadieron el norte en 1127, los Song gobernaron toda China. Luego fueron obligados a desplazarse hacia el sur, donde prosperaron durante otros 150 años hasta la invasión de los mongoles.


EL PERIODO SONG DEL SUR
En 1068 el primer ministro, Wang Anshi, reform el gobierno. Simplificó el sistema de impuestos y redujo el tamaño del inmenso ejército. Aunque estos recortes ahorraron dinero, también facilitaron las invasiones. En 1127, el norte de China fue atacado por los Jin y se perdió la capital Song, Kaifeng.

Los Song se retiraron hacia Hangzhou, al sur del Yangtsé, y los Jin dominaron el norte hasta que los mongoles de Gengis Kan los conquistaron en 1234. Hangzhou se convirtió en una ciudad grande y hermosa, con canales, parques y bellos edificios. Los Song del sur duraron hasta 1279, cuando en sur de China fue conquistado por los mongoles de Kublai Kan.

El período Song fue testigo de una gran prosperidad y de grandes avances en nuevas tecnologías, artes y literatura. En este periodo se inventaron la pólvora, los relojes, la imprenta de tipos móviles, los barcos movidos por palas, las brújulas magnéticas y la maquinaria impulsada por agua. Floreció la pintura de paisajes, la porcelana fina, la poesía y el teatro. La banca y el comercio se hicieron muy importantes, las ciudades prosperaron y se introdujeron nuevos cultivos. La China de los Song pudo haber prosperado muchísimo más, si no hubiera sido derrotada por los invasores mongoles.

PORCELANA CHINA
En todo el mundo la cerámica se hacia con arcilla, que tenía un acabado rugoso y grueso. Hacia el año 900 la dinastía china Song inventó la porcelana, que se hacía con caolín, una fina arcilla blanca. Sus artesanos crearon una hermosa, suave y delicada porcelana que se podía decorar con bellos diseños creados con barnices y pinturas de estilos especiales, con lo que cada pieza se convertía en una obra de arte.

Durante este  periodo, los emperadores chinos hacían construir fábricas especialmente para crear porcelana para sus palacios. La producción de porcelana pronto se convirtió en una enorme industria en China.

Esta vasija de cerámica de gres con una mariposa y un diseño de hojas y flores es típica de la porcelana del periodo Song. Europa no dominó estas técnicas artísticas hasta varios siglos después.

La invención de la imprenta, que no es europea, sino china, se remonta al año 960, durante el periodo de los Song (960 – 1279), en que se usaron en China tipos móviles de madera, uso que se extendió a Turquestán en 1280. El caso es que la Europa Central de principios del Renacimiento ya conocía el invento.

FECHAS CLAVE
907 Caída de la dinastía Tang.
960 Song Taizu funda la dinastía Song.
979 Song Taizong completa a unificación de China.
1000 Prosperan la cultura y la economía en China.
1068-1086 Reformas de Wang Anshi.
1127 Los un se apoderan del norte de China: los Song se retiran a Hangzhou.
1234 Los mongoles conquistan el norte de China, derrotando a los un.
1279 Los mongoles conquistan el sur de China: finaliza el periodo Song.

Los emperadores Song construyeron fábricas que les suministraban porcelana fina. Las vasijas de porcelana, colocada sobre un hornillo se utilizaba para hacer un ponche caliente de vino y especias.

La Dinastia Tang Historia de las Dinastia de China China Antigua

DESCRIPCIÓN DE LAS DINASTÍAS CHINAS

DESCRIPCIÓN DE LAS DINASTÍAS CHINAS

Ver Dinastía HanVer Dinastía Song

La dinastía Tang:  Este periodo estable marcó el comienzo de casi tres siglos durante los cuales se estimuló la excelencia china en las artes, la ciencia y la tecnología. Desde el 640 al 660, la China Tang se expandió en Asia Central, con el objetivo de evitar que los molestos nómadas tomaran el control de la Ruta de la seda. Los chinos llegaron hasta la actual Corea, Afganistán y Tailandia. Después de la época de Taizong, en 755 hubo en Pekín una rebelión encabezada por An Lushan que desafió el poder de los Tang, que nunca se recuperaron.

Los emperadores Tang:  En 581, China fue reunificada por la dinastía Sui, que gobernó durante 36 años. Los Sui acabaron volviéndose impopulares por sus enormes gastos y por los medios tiránicos que empleaban para recaudar impuestos. Habían iniciado nuevas obras en la Gran Muralla y en el proyecto del Gran Canal, y a estas cabía añadir las costosas políticas de expansión hacia Corea y Vietnam.

Tras años de rebelión, los Sui fueron finalmente sucedidos por los Tang. En 624, Li Shimin convenció a su padre, LiYuan, para que se rebelara y él mismo lideró el ejército victorioso. Li Yuart se convirtió así en el primer emperador Tang y acabó abdicando en favor de su hijo, que fue rebautizado como Tang Taizong.

Bajo Taizong y otros primeros emperadores de la dinastía Tang, China se alzó como un país fuerte y centralizado cuyo imperio confiaba mucho menos en la aristocracia que en el funcionariado. En el año 690, Wu Zetian se convirtió en la cabeza de la dinastía, lo cual es importante porque fue la única mujer de la historia en ser proclamada emperador (o emperatriz) de China.

Bajo el emperador Xuanzong (685-762), China entró en una edad de oro cultural, con la aparición de la ópera china y el florecimiento de la poesía, la pintura y la escultura. La invención de la impresión mediante grabados en madera conllevó una mayor difusión de textos escritos, gracias a lo cual au mentó la tasa de alfabetización. La familia imperial también adoptó el budismo como religión oficial y, desde entonces, este pasó a formar parte permanente de la cultura china.

La innovación no se detuvo tampoco a la caída de la dinastía Han. Las dinastías sucesivas trajeron nuevas ideas. Inventaron el estribo, por ejemplo, que permitió a los jinetes ganar control y estabilidad y dio a la caballería china ventaja en la guerra, al menos por un tiempo.

Bajo la dinastía Tang, que se impuso en 618 d.C., China desarrolló cosas bellas, como la porcelana, e ingeniosas, como una imprenta de tipos móviles que Europa no conocería sino centenares de años después. Además, los chinos inventaron la pólvora, y la usaban en la guerra hacia el año 1000 (en el capítulo 16 hay más información sobre los adelantos militares como la ballesta, el estribo y la pólvora).

El gobierno imperial se convirtió en un mero formalismo y el poder pasó a manos de los gobernadores y cortesanos locales. Los tibetanos también derrotaron a los chinos en Asia Central y hubo más rebeliones en el siglo IX. Hacia el año 907 la dinastía Tang se había desintegrado y siguió un período de agrias guerras civiles que duraron hasta el año 960.

EL GRAN CANAL: Iniciado por los Sui y completado por los Tang, el Gran Canal fue una empresa de enorme envergadura. Se extendía unos 800 Km. desde el río Amarillo al Yangtsé, y unja las principales ciudades y capitales del norte con las áreas arroceras y artesanas del sur. El viaje por los caminos de norte a sur era difícil, y las travesías por mar estaban repletas de peligros como tifones y piratas El canal permitía transportar las mercancías a larga distancia con mucha seguridad y unía las regiones del centro y el norte de China.

La Dinastia Han Primeras Civilizaciones de Oriente Origen del Papel

DESCRIPCIÓN DE LA DISNATÍA CHINA HAN

Ver Dinastía QinVer Dinastía Tang

La dinastía Han: Se separó en dos períodos: la Dinastía Han Anterior, que duró desde el 206 aC al 8 dC, y la Dinastía Han Posterior que gobernó desde el 25 al 220 dC. El pueblo chino aún hoy hace referencia a sí mismo como el pueblo Han.

Han fue la primera dinastía duradera de la China imperial unida. La China de los Han disfrutó de estabilidad y grandeza y fue un esplendido ejemplo de civilización.  Durante cuatro siglos, desde el año 202 a.C. hasta el 220 d.C., China estuvo gobernada por emperadores de la dinastía Han. Fueron más indulgentes y estables que los Qin, y practicaron en la ley y la administración los justos principios del confucionismo.

La muerte de Qin Shi Huangdi en 210 a. C. condujo a un breve periodo de guerra civil que concluyó en 206 a. C. con el ascenso al trono de la dinastía Han. Los Han se mantuvieron en el poder durante los siguientes 400 años y crearon uno de los mayores imperios de su tiempo.

Durante esta dinastía el gobierno retuvo mucho de la estructura administrativa de Qin, pero se alejó del excesivo control central. Cambió de ser puramente aristocrático a ser más meritocrático, seleccionando oficiales de gobierno a través de pruebas de servicio civil. Los ideales confucianos, previamente suprimidos, se convirtieron en centrales para el imperio Han.

La dinastía Han Occidental, o dinastía Han Anterior, fue fundada por Liu Bang, quien ayudó a derrocar a los Qin y consolidó el proceso de unificación iniciado por estos.

LOS PRIMEROS HAN: La dinastía fue fundada por Liu Bang, un plebeyo que se hizo muy popular porque mitigó las duras leyes, redujo los impuestos y favoreció al pueblo. La capital de la dinastía Han era Chang’an, que cien años después se convertiría en a ciudad más grande del mundo. China comerció con Persia y Roma en el tramo final de la Ruta de a Seda, aunque la China de Han se consideraba a d misma el «Reino Medio», el centro del mundo. Se produjo un gran  florecimiento de la cultura, la riqueza y el conocimiento.

En esta época, China era tan grande y estaba tan desarrollada como el inmenso Imperio romano. Los Han crearon un sistema de administración a cargo de unos funcionarios muy bien formados, los mandarines. Quienes querían trabajar como oficiales públicos tenían que examinarse de las obras de Confucio.

EL EMPERADOR MARCIAL: El sistema de administración centralizado de Liu Bang se mantuvo bajo los Han, si bien en un principio hubo un cierto retorno al feudalismo, al entregar a los familiares y partidarios de la dinastía el control sobre feudos.  Tal feudalismo sería abolido por Han Wudi, el primer emperador Han importante, quien gobernó entre los años 140 y 87 a. C.

Wu Di, el «emperador marcial”, reinó durante cincuenta y cinco años, desde el año 141 d.C. Añadió a su Imperio parte de Asia Central, Corea y gran parte del sur de China. Con mucho esfuerzo y gasto, derrotó a los xiungnu Chunos) de Mongolia, que solían atacar China.  Mejoró la administración de los mandarines, construyó escuelas, canales, ciudades y edificios, y estimuló el contacto con otros pueblos. El budismo se introdujo en China durante este momento álgido  de su larga historia.

Durante su mandato se reforzó el gobierno centralizado y se instauró un servicio civil para administrar los gobiernos provinciales recién fundados. El Estado asumió un papel vital en la economía y se hizo con el monopolio de artículos como el hierro, la sal y el alcohol. Wudi lideró un régimen mucho menos brutal que el de los Qin, bajo el cual el legalismo fue sustituido por el confucianismo como ideología dominante.

En la última fase de su gobierno, Wudi aplicó una política más expansionista y la China Han pronto englobó el norte y el sudoeste. Corea, Vietnam y Asia Central fueron colonizados, y esta expansión propició la apertura de rutas comerciales con Occidente.

La capital de la dinastía Han Occidental se había fijado en Xi’an, pero, tras un breve interregno, fue trasladada a Luoyang, en el este, y pasó a ser conocida como dinastía Han Oriental o Posterior.

WANG MANG: Durante el siglo siguiente, los Han se debilitaron, mientras que los nobles eran cada vez más fuertes. Un cortesano, Wang Mang, se rebeló, se hizo con el poder y gobernó desde el año 9 al 23 d.C. Introdujo muchos cambios y reformas, favoreciendo al pueblo frente a los  terratenientes y los nobles, y reformó los derechos de la tierra y el sistema judicial. Finalmente, los nobles derrocaron a Wang Mang y restauraron la dinastía Han.

LOS ÚLTIMOS HAN: Este último periodo, que se inició en el año 25, fue testigo de cómo los Han iban debilitándose al tiempo que las familias poderosas luchaban por entrar en la órbita de influencia de los emperadores. Los Han crearon exquisitos productos de lana, esmalte y seda. También recuperaron muchos de los escritos destruidos por los Qin. Les inventores chinos estaban a la vanguardia del mundo. Su invento del papel tardó siglos en llegar a Occidente. Muchas de las ciudades que construyeron eran elegantes y amplias. Sin embargo, la población había crecido y las  rebeliones entre los campesinos pobres y sin tierra eran cada vez más frecuentes.

Los bárbaros  volvieron a atacar las fronteras y los caudillos locales se hicieron con el poder del ejército. Tras una serie de levantamientos y una guerra civil, el Imperio Han tocó a su fin el año 220. De ahí en más, China se dividió en tres reinos competitivos, y fue amenazada por la invasión de tribus nómades del norte.

AVANCES TÉCNICOS: Basados en una cuadricula los hombres de ciencias chinos inventaron la brújula y los primeros mapas realmente precisos, pero los chinos no emplearon sus inventos de manera que consideraríamos práctica. Al principio, por ejemplo, tomaron la brújula como un primoroso instrumento que les permitía asegurarse de que los templos fueran edificados con el adecuado y sacro alineamiento.

Con todo, estos sujetos estaban muy adelantados para su tiempo, en especial si consideramos que ponían timones eficientes en la popa de sus barcos, mientras que romanos y bárbaros todavía mantenían el rumbo sosteniendo un gran remo dentro del agua en la parte trasera de la embarcación.

Los chinos de la dinastía Han inventaron también la ballesta, enorme progreso en el armamento de su tiempo. Fabricaron igualmente papel, por primera vez en el planeta, lo que hoy día puede parecer trivial, hasta que uno se pone a pensar cómo sería hoy el mundo sin papel. (Por ejemplo, ahora leería usted este libro en pergamino, que es una piel animal curtida.)

Primeras Civilizaciones de Oriente Dinastia Tang Dinastias Chinas

Primeras Civilizaciones de Oriente

Ver Dinastía ShangVer Dinastía Han

La unificación gradual de China, así como la fuerza y el poder crecientes de sus emperadores, marcaron el preludio de una época de expansión y crecimiento comercial.

Entre los años 403 y 221 a. C., China estuvo dividida en «estados enfrentados» que competían por el control de siete grandes contendientes y, entre 328 y 308 a. C., el estado de Qin, procedente del noroeste, empezó su ascenso y fue ampliando sus territorios. Poco a poco fue haciéndose con el poder sobre sus vecinos, hasta que en el 221 a. C. los Qin resultaron finalmente victoriosos al sojuzgar a todos sus oponentes y se convirtieron en gobernantes de China. El primer emperador que gozó de supremacía sobre una China unificada fue Zheng, quien se autoproclamó Qin Shi Huangdi, o primer emperador de la dinastía Qin.

Su dominio estuvo marcado por la instauración de una administración autoritaria que consolidó su poder por todo lo largo y ancho del inmenso país que se había anexionado. Implantó un gobierno legalista, una escuela de pensamiento que abogaba por el poder y la autoridad del Estado por encima del bienestar del pueblo. Qin Sin Huangdi aplicó con brutalidad el principio de que las personas debían estar regidas por un sistema estricto de recompensas y castigos.

El antiguo sistema feudal de gobierno fue abolido y se implantó un sistema de prefectos controlados rígidamente por una burocracia centralizada. La población debía proveer de mano de obra a las colosales obras de construcción emprendidas y llenar las filas del ejército.

La desobediencia civil era castigada sin piedad. Con todo, Qin Sin Huangdi fue el responsable de cambios en la infraestructura de China que serían de gran utilidad para los emperadores futuros y contribuirían al desarrollo del país. Se construyó un sistema de carreteras y canales para enlazar las ciudades y facilitar el paso de los administradores y mercaderes.

Y se establecieron sistemas nacionales de pesos, medidas y escritura que facilitaron el comercio. A pesar de estos cambios, la brutalidad del régimen, la hostilidad y las tensiones regionales no desaparecieron.