Animales sin esqueleto

Peces Que Vuelan Caracteristicas ¿Por que Vuelan?

Características de los Peces
¿Por Que
Vuelan?

La existencia de estos peces no llama la atención a nadie en estos tiempos en que tanto se viaja por mar; pero hace sesenta o setenta años, cuando la navegación a vapor estaba en su infancia, no ocurría lo mismo. Un escritor inglés que hizo muchas novelas de aventuras, el capitán Marriat, narra una graciosa anécdota acerca de un grumete que contaba a su abuelita las cosas que había visto en un largo viaje.

Para la mayoría de nosotros encontramos muy natural que hubiera aves que pudieran sumergirse y bucear; pero nos parece imposible que un pez, animal que no puede respirar fuera del agua, abandonase su natural elemento para lanzarse al aire y volar como si fuese un pájaro.

Sin embargo, los antiguos navegantes griegos y romanos ya conocían los peces voladores, y creían que en cuanto anochecía abandonaban el mar, volaban a la costa y allí dormían hasta el día siguiente. Por esta razón los llamaban «los que duermen fuera». Claro está que esto no era sino una exageración propia de aquellos tiempos.

pez volador

 

CARACTERÍSTICAS: Existen mas de 40 especies de peces voladores. Muchas especies, conocidas como peces voladores de cuatro alas, también tienen aletas pélvicas agrandadas. Llegan a desplazarse decenas de metros, 200 a 300 metros,  a poca distancia de la superficie del mar y alcanzar veocidades de 60 Km./h.

Tales peces no pueden permanecer fuera del agua más que unos momentos, volviendo a caer en seguida en su elemento, y, además, no vuelan, en el verdadero sentido de la palabra, como lo hace un pájaro o un murciélago, sino que lo que hacen es saltar fuera del agua y avanzar «planeando», sosteniéndose en el aire con ayuda de las aletas pectorales, que por estar muy desarrolladas hacen las veces de un paracaídas, o más bien de un plano de sustentación, como los de los aeroplanos.

En todos los peces voladores, los radios de las aletas pectorales son muy largos y la membrana que los reúne muy extensa.

En cierto modo pueden compararse con los dedos de la mano alada de un murciélago; pero mientras en éstos, como en las aves, los músculos pectorales están muy desarrollados, el pez no tiene los músculos correspondientes a sus aletas más desarrolladas que los demás y, por consiguiente, no puede agitar dichas aletas para volar.

Para saltar fuera del agua y lanzarse en el aire se sirve de la cola cuya punta inferior es muy larga y fuerte.

pez volador

Pez volador «aleta de vela»
(Parexocoetus brachypterus)

Motivo del Vuelo: Los científicos suponen que los peces voladores han evolucionado hasta adquirir esta notable capacidad de planear para poder escapar de sus depredadores, que son muchos. Entre sus enemigos se cuentan la caballa, el atún, el pez espada, el marlin y otros peces de mayor tamaño.

Los peces voladores más comunes pertenecen al mismo grupo que el arenque, que tiene la costumbre de dar grandes saltos encima del agua.

Por lo visto, estas propensiones acrobáticas alcanzan su máximo grado de desarrollo en el pez volador, el que se sostiene en el aire con ayuda de su paracaídas natural. Mientras cruza el aire, la presión de éste hace vibrar las membranas, que son muy elásticas, y, a primera vista, parece que el animal las agita.

Cuando el mar está revuelto o amenaza tormenta, se ven más peces voladores que de costumbre, sin duda porque el viento contribuye a facilitar su vuelo sosteniéndolos al pasar violentamente bajo sus aletas extendidas.

A veces se ven bandadas numerosas que atraviesan rápidamente el aire, recorriendo más de cien metros antes de sumergirse de nuevo.

A cada momento, algunos de los peces toca con la cola en la cresta de una ola, indudablemente, para tomar nuevo impulso o para sostenerse en la posición conveniente.

Como el viento al tropezar con un obstáculo, tal como el costado de un buque, toma una dirección vertical, ocurre muchas veces que un pez volador es levantado en la misma dirección y va a caer sobre la cubierta del barco.

Los antiguos decían que el pez volador es uno de los más desdichados seres que se encuentran en la Naturaleza, porque al salir del agua huyendo de sus enemigos los peces más grandes, en el aire encuentran un nuevo peligro en las aves marinas; pero, en realidad, estas últimas jamás se dedican a atrapar peces al vuelo.

En algunos mares, tal vez el peor enemigo del pez volador es el hombre, lo que nada tiene de extraño por ser su carne bastante buena, algo apretada, pero de un gusto parecido al de la sarda.

No es únicamente en el mar donde se encuentran peces que vuelan. En ciertos ríos de África existe un lindo pececillo llamado «pantodonte» y también «mariposa de agua», por sus delicados matices y por la agilidad con que se desliza por encima cíe la superficie del agua.

El pantodonte no solamente tiene dientes en las mandíbulas, sino en los diferentes huesos que forman el cielo de la boca, y hasta en la lengua. Con razón se lo ha denominado con tan sonoro nombre, pues quiere decir: «todo dientes».

Como ya hemos dicho, los brillantes matices le tan valido su segunda denominación. Por encima es de color verde aceituna con bandas transversales obscuras; el vientre lo tiene de un color amarillo limón con tornasolados reflejos de plata y carmín, y las aletas, rosadas con filas de lunares violetas.

Cuando el pantodonte se halla tranquilo, limítase a dar de vez en cuando algunos saltos fuera del agua; pero si le persigue algún enemigo emprende un verdadero vuelo de cinco, diez y hasta veinte metros, batiendo la superficie con las aletas hasta dejar una pequeña estela rectilínea, que parece la de un barco en miniatura.

Animales Sin Esqueleto Interno Caracteristicas y Nombres

Animales Sin Esqueleto Interno – Características y Nombres

El esqueleto interno de los vertebrados proporciona una armazón, y un juego de palancas para los músculos. Para conciliar el desarrollo con la rigidez de los huesos, el crecimiento tiene lugar en las suturas entre las piezas óseas. En los huesos largos existen, hasta llegar a la edad adulta, discos cartilaginosos entre el cuerpo y los extremos: por allí se alargan y osifican gradualmente.

En los invertebrados el esqueleto exterior proporciona además una protección, a menudo eficaz. Pero plantea insolubles problemas de crecimiento que obligan al animal a realizar mudas para evadirse de un estuche demasiado chico y luego crecer rápidamente antes de elaborar otro. Atraviesa así fases críticas en las que no dispone de una defensa rígida apropiada.

Pero si el esqueleto es una armazón, no es más que el elemento pasivo del movimiento. Es perfectamente concebible que un cuerpo blando conserve su forma (por ejemplo el neumático del automóvil) o se mueva como puede hacerlo un resorte o una estructura pulsátil que se llena y vacía alternativamente.

Los vegetales disponen de una armazón rígida que les ayuda a mantener su forma y a resistir el viento y otros factores climáticos. Desde el punto de vista industrial, por ejemplo, se procura obtener maíces híbridos, de tallos muy erguidos, porque ello simplifica enormemente el trabajo de las máquinas.

Los seres vivos se mueven contrayéndose. La contractibilidad es una propiedad inherente en mayor o menor grado a toda la materia viviente. Con la especialización se concentra en los músculos, pero casi todas las formas del protoplasma muestran algún grado de contractibilidad.

SERES UNICELULARES
La ameba vive en el agua; no necesita luchar contra su propio peso porque se halla en estado de flotación. Debido a que su membrana celular es fina y débil, el animal no tiene forma definida. Para moverse la ameba fluye emitiendo una prolongación de protoplasma llamada sendópodo (falso pie) en el que poco a poco se va acumulando toda la sustancia del animal, que de ese modo consigue trasladarse.

unicleulares

Los sendópodos sirven también para rodear e introducir en el cuerpo los alimentos. Otros seres unicelulares poseen filas de pelos rígidos conocidos con el nombre de cilias, que vibran rítmicamente. En otros casos tienen una prolongación única o flagelo, ondulante, como un látigo, que es su principal órgano de locomoción.

LA MEDUSA: La medusa no tiene esqueleto interno o externo ni tampoco un caparazón que la proteja. El agua, que forma el 95 % de su cuerpo, le proporciona gran parte del apoyó que necesita; cuando una medusa queda en la orilla fuera del agua se aplasta porque le falta esqueleto de sostén: El protoplasma de las células es generalmente tan fluido que también un elefante sin esqueleto se desplomaría como un montón de carne incapaz de movimientos eficaces y de defensa.

En la campana de la medusa hay algunas fibras musculares. Cuando se contraen, expulsan en forma de chorro el agua almacenada y la medusa avanza; luego se dilatan lentamente, penetra agua otra vez, y el ciclo recomienza. De ahí que la medusa, que carece de esqueleto, sea capaz de cierto grado de propulsión.

Medusa

La medusa avanza mediante lentas extensiones y contracciones de su campana, que expulsan agua;
el chorro así producido impele ai animal

LA HIDRA: La hidra es también un pequeño animal acuático sin esqueleto. Su cuerpo se parece a una bolsa vacía, con una boca rodeada por una corona de tentáculos. La bolsa consta de dos paredes, es decir de dos capas de células separadas por una sustancia gelatinosa. Algunas de las células se modifican y se prolongan con largas fibras musculares que al acortarse alteran considerablemente la forma del animal.

hydra

Las ilustraciones muestran cómo las fibras musculares de la capa exterior corren a lo largo del cuerpo, mientras que las de las células interiores son circulares.

Si las fibras longitudinales se acortan de un lado, el animal se inclina en esa dirección. Si todas lo hacen simultáneamente, la altura del animal disminuye. Cuando se contraen las fibras circulares, el cuerpo del animal se hace más fino y más largo.

LOS GUSANOS: Tampoco la lombriz tiene esqueleto. Sus células se cementan o aglutinan mediante sustancias especiales y existen tejidos conjuntivos que mantienen los órganos en su posición debida. Se puede considerar esquemáticamente a la lombriz como un par de tubos concéntricos y separados por una capa de fluido. La presión de este líquido mantiene la forma cilindrica del gusano y provee al mismo tiempo un punto de apoyo (puesto que su volumen es fijo) y la lubricación necesaria entre el tubo digestivo y la parte muscular móvil.

En la lombriz de tierra las fibras musculares se disponen en forma inversa a las de la hidra: las externas son circulares y se encuentran inmediatamente debajo de la piel y las internas son longitudinales. Si las fibras circulares se contraen y las longitudinales se estiran la lombriz se alarga y su calibre o diámetro disminuye.

Gusano, sin esquelto

Cuando el gusano avanza los segmentos delanteros se estiran y todo el gusano se alarga. Las cerdas de los segmentos extremos se afirman en el suelo para impedir que el gusano experimente un empuje hacia atrás. Al acortarse los músculos longitudinales los segmentos posteriores se encogen y abultan o dilatan progresivamente.

Para avanzar la lombriz estira primero la parte anterior, afirma en tierra un extremo y luego contrae su cuerpo comenzando por la parte posterior que se arrastra hacia adelante. Este proceso puede repetirse indefinidamente, y en general la parte anterior comienza a estirarse nuevamente antes de que haya concluido la contracción proveniente de atrás: de allí la especie de propagación ondulatoria que se observa en las lombrices cuando están avanzando. El papel que cumple el fluido intermedio es importante.

Existen tabiques musculares que impiden que se desplace, de manera que la contracción de los músculos lo somete a una presión importante, transmisible al compartimiento subsiguiente. Debido a la presencia de los tabiques la acción de los músculos longitudinales se hace sentir en pocos segmentos cada vez; de esta manera una parte del gusano puede estar ensanchándose mientras otras, en cambio, se estiran.

En ciertos gusanos marinos se demuestra fácilmente la importancia del fluido intersticial para la consistencia. En efecto, en estado normal horadan la arena en sólo dos o tres minutos, pero si con una jeringa sé les extrae una pequeña cantidad de líquido su cuerpo se afloja y el rendimiento disminuye en forma muy apreciable.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°41 Animales Sin Esqueleto