Armas Terrestres

Historia del Revolver Colt y Fusil Remington y Winchester

HISTORIA ARMAS DE FUEGO: COLT, REMINGTON Y WINCHESTER

Durante un tiempo, después de la Batalla de Waterloo, las cosas se presentaron mal para la guerra en Europa. La gente tuvo un largo período de paz aburrida y sin excitaciones. Pero la invención de la pólvora detonante por un clérigo escocés, Alexander Forsyth, que había estado tratando de descubrir el modo de despertar a su congregación adormilada, condujo al arma de disparo a percusión, que a su vez posibilitó la pistola giratoria de Samuel Colt en 1835.

El revólver Colt calibre 44, la bala alargada (que reemplazó al proyectil redondo) y el rifle americano jugaron un gran papel en la Conquista del Oeste. Fue la gran época para matar indios, y acaparar nuevos territorios para los inmigrantes deseosos de «hace la américa» encontrado metales preciosos.

La guerra y las armas, que languidecían en Europa, encontraron un nuevo hogar en América. Aun antes de Waterloo, estalló la guerra entre los Estados Unidos e Inglaterra cuando los británicos no sólo buscaban los barcos norteamericanos en alta mar, sino que además impresionaban a los marinos norteamericanos.

Al comienzo de la guerra de 1812, como al comienzo de la mayoría de sus guerras, los Estados Unidos no estaban preparados. El ejército regular constaba de 6.744 hombres. Pero durante la guerra, por medio de voluntarios y milicia, el total se elevó a 527.000, contra una fuerza invasora británica de 53.000.

Fue una guerra interesante en cuanto a la táctica, una guerra en la que se luchó por la libertad de los mares, que comenzó con una invasión del Canadá y terminó con la victoria del General Andrew Jackson en Nueva Orleáns quince días después de que se firmara el tratado de paz. De hecho, dos días antes de que se declarara la guerra el Gobierno Británico había dado a conocer que revocaría las leyes que eran la excusa principal para luchar. Pero al comienzo de la guerra, así como al final, su palabra no se llevó a cabo. Un historiador ha llamado a la Guerra de 1812, que tuvo lugar en su mayor parte en 1813, 1814 y 1815, «la Guerra de la Comunicación Deficiente».

Siempre ha sido un principio norteamericano que se debe superar al enemigo en número, y esta proporción de diez a uno parecería adecuada. En el mar, sin embargo, los británicos tenían casi mil barcos de guerra contra sólo diecisiete fragatas y corbetas de la Marina de los Estados Unidos. Era evidentemente una injusticia.

HISTORIA DEL COLT:

Cualquier aficionado a las películas del Oeste conocerá la palabreja en cuestión, que incluso ha dado título a algunas de ellas con más o menos complementos: La ley del colt, El colt en mi mano, etc. En estos casos, se trata sin duda del «persea naje» más importante del filme, oscureciendo al actor de fama, llámese Gary Cooper o John Wayne. Pero aún más interés des pierta la figura de su inventor, Samuel Colt. Nació en Martford, en el estado de Connecticut, el 19 de julio de 1814.

samuel colt

Samuel Colt

En este mismo año se había inventado el fulminato de mercurio, que servía para cebo de los cartuchos, y se había construido la primera máquina de vapor. La primera de dichas innovaciones permitiría desarrollar los revólveres de seguro funcionamiento; la segunda, la fabricación en serie de los mismos. Los comienzos de Colt no fueron los de un industrial, sino de un aventurero: en efecto, se embarcó como grumete en un navío que zarpaba rumbo a Calcuta. Según dijo después, ya tenía en mente la idea de un arma qué pudiera disparar repetidas veces sin necesidad de cargarla después de cada disparo.

Primer modelo de Colt

La idea no era nueva: en 1818, Wheeler y Collier, dos norteamericanos, estaban trabajando en ello, partiendo de las armas de repetición que se usaron desde principios del siglo XVIII en Europa. Creo que en el Museo Lázaro Galdiano, de Madrid, puede verse una pistola con una platina de sílex, un depósito de pólvora y un sistema de rotación. Colt, que conocía lo hasta entonces ensayado, se asoció con dos armeros, Aron Chase y John Pearson, y en 1831 fabricó un prototipo basado en las posibilidades del fulminato de mercurio. La patente es de 1835 y 1836 en Inglaterra y Estados Unidos, respectivamente.

También en 1836 inventó el revólver de repetición, lo ofreció al ejército de los Estados Unidos, pero éste lo rechazó. En cambio, el entonces independiente estado de Texas lo compró y lo usó con éxito. Sus víctimas son los indios comanches. Cuando Texas y México entraron en güera, el primero de dichos países compró miles de revólveres Colt para sus hombres. Ya era hora, pues Colt se había declarado en suspensión de pagos y este pedido salvó su fábrica. Un alto mando del ejército texano declaró: «Prefiero enfrentarme a un millón de soldados enemigos con doscientos cincuenta soldados armados con revólveres Colt, que con mil hombres provistos tle armas tradicionales.»

El revólver más célebre, el que aparece en las películas, es el de seis disparos, cañón de 229 milímetros y calibre 11,4 milímetros: se trata del llamado Colt Walker o, en la jerga del Oeste, «el juez Colt y sus seis jurados». Colt murió en 1862. Jesse James, Buffalo Bill, Billy el Niño, John Wayne, Gary Cooper, unos en la realidad y otros en In ficción, hicieron célebre la fórmula de la época: «Dios creó los hombres; Colt los hizo iguales.»

HISTORIA DEL FUSIL REMINGTON

Eliphalet Remington, nacido en Lichfield, Nueva York, en 1793, construyó un fusil para su uso particular, pues era muy aficionado a la caza. Después lo fabricó para el ejército de los Estados Unidos, en cuyas filas el arma se hizo popular. Murió en 1861. Su hijo Philo Remington, nacido en 1816 y fallecido en Silver Springs, Florida, en 1889, hizo célebres en el mundo entero los productos de sus fábricas, que iban desde los fusiles hasta las máquinas de escribir.

fusil remington

Del fusil de repetición de su padre, reproducido mil veces en los filmes del Oeste, hasta la máquina que usa una mecanógrafa en cualquiera de las oficinas del mundo, el nombre de Remington forma parte del vocabulario corriente del hombre de la calle. En 1870 se dedicó a las máquinas de coser. Fueron un éxito. Luego, a las de escribir. Otro éxito. Pero las armas, que ocuparon luego un lugar secundario en sus industrias, son las que han dado a su nombre una resonancia universal. Cosas de las novelas y las películas de aventuras.

HISTORIA DEL FUSIL WINCHESTER

Otro héroe de las películas del Oeste, como Colt. El 10 de noviembre de 1810 nacía en Boston, Estados Unidos, Oliver Fisher Winchester. A los siete años era granjero, a los diez albañil, a los veintitrés tendero y fabricante de camisas, y a los treinta fundó la Winchester and Davies Co., que surtía de camisas a toda Norteamérica. Empleaba a 800 trabajadores en su fábrica ya 5 000 a domicilio. En 1855 dedicaba ya buena parte de su dinero a las acciones de la Volcanic Arms, que no tardó en quebrar. Winchester no se desanimó por ello y fundó la New Haven Arms.

primer winchester

En 1860 creó la carabina que lleva su nombre. La guerra de Secesión, tan explotada por los filmes norteamericanos —¡y pensar que nosotros no hemos sabido hacer otro tanto con nuestras guerras carlistas!— le dio gran empuje, pero otras carabinas, las Spencer, le ganaron la partida. Incitado por esta competencia, en 1866 Winchester lanzó al mercado la carabina definitiva con la que iba a pasar a la historia, espccialnnIntl cuando en Little Big Hora el general Custer y 260 hombres u mados con Spencer fueron derrotados por 200 o 300 indios provistos de fusiles Winchester 66.

Salieron después los Winchester 73, 76, 86 y así sucesivamente, cada vez más perfeccionados. Hoy se da el nombre de Winchester —aunque está registrado— a cualquier fusil de repetición, añadiendo en su caso, claro está, la marca que corresponda. Winchester murió en 1880, pero su fábrica aún existe, y fabricó y sigue fabricando armas para todo el mundo, desde Buffalo Bill hasta algunos presidentes de los Estados Unidos.

Fuente Consultada:
HISTORIAS DE LA HISTORIA de Carlos Fisas Tercera Serie Edición Especial Edit. Planeta

Minas Enterradas o Terrestres Desminar Convención de Otawa

Minas Enterradas o Terrestres

Minas (armamento), artefacto explosivo empleado en la tierra o el mar para destruir o neutralizar tropas, naves y vehículos, por ejemplo, carros enemigos. Las minas también sirven para impedir o frustrar el avance de tropas y hacer infranqueables ciertos territorios, líneas de suministros o puertos. Un terreno en el que se han depositado cierto número de minas se llama campo de minas.

Durante la Guerra Civil estadounidense y la Primera Guerra Mundial se excavaron redes de túneles subterráneos, bajo las fuerzas enemigas, que se rellenaban con explosivos. Desde entonces, minar un terreno significa colocar artefactos explosivos cubiertos bajo tierra.

Mina Terrestre:minas enterradas
Se trata de un dispositivo explosivo cubierto bajo tierra que se esconde bajo la superficie de un terreno. Se construyen de metal, plástico, vidrio o madera y pueden explotar por diferentes causas: por el contacto con un alambre detonador o por un mecanismo de explosión retardada. El explosivo más empleado es el trinitrotolueno o TNT.

Las minas antipersonas son armas pequeñas pero letales. Se ocultan con facilidad (basta con enterrarlas) pero es difícil detectarlas. Su detonación se produce por contacto, generalmente cuando se pisa el terreno bajo el que se encuentran. La inmediata proximidad de las víctimas con la explosión motiva que las consecuencias de ésta sean siempre trágicas.

En el mundo puede haber unos 100 millones de minas terrestres sin detectar, abandonadas después de conflictos como los de Afganistán, Camboya, Irak o Vietnam. Hay unos dos millones de minas en las zonas arrasadas por la guerra de la antigua Yugoslavia. Grandes áreas de algunos países, en especial en Camboya, no han podido recuperarse por esta causa. En todo el mundo, se estima que 800 personas sufren la explosión de minas cada día, que además matan 10 veces más civiles que soldados.

Las heridas son horribles y por lo común exigen la amputación de los miembros afectados; los refugiados que vuelven a su antiguo hogar devastado por la guerra encuentran muchas veces minas en lo que antes eran cultivos y se ven forzados a quitarlas ellos mismos. La limpieza es muy costosa y peligrosa, se debe hacer por parejas que trabajen en espacios que pueden no llegar a ser de más de un metro de ancho.

En enero de 1997 la princesa Diana de Gales realizó un viaje a Angola. En el transcurso de los cuatro días que permaneció en este país visitó un centro de recuperación situado en las afueras de Luanda, donde pudo entrevistarse con jóvenes que había sufrido mutilaciones corporales por la acción de minas terrestres.

Tras su fallecimiento (acontecido el 31 de agosto de ese mismo año) la Diana Memorial Fund continuó realizando actividades para conseguir la prohibición de las minas antipersonas.

Para poner fin a la era de las minas: remoción de minas

La remoción de minas es un proceso que abarca la detección, la limpieza y la destrucción de todas las minas de una zona determinada de la que se sabe o se sospecha que está minada, con objeto de poder utilizar de nuevo las tierras sin correr peligro. A veces se denomina “desminado” o “desminado humanitario”.

La remoción de minas es la clave para acabar con el flagelo de las minas antipersonal. Es esencial para que las comunidades afectadas puedan volver a llevar una vida normal, sin temor a morir o a sufrir mutilaciones a causa de las minas antipersonal ocultas en los campos, pastizales, senderos y patios de juego.  Una vez diseminadas, las tierras son nuevamente productivas y las familias recuperan sus medios de subsistencia, lo cual contribuye a la reconstrucción tras el conflicto y al desarrollo económico.

Los refugiados y los desplazados internos pueden regresar en seguridad a su lugar de origen. Asimismo, es primordial retirar las minas antipersonal de las zonas fronterizas y las antiguas líneas de combate para promover la seguridad en las zonas que se recuperan de un conflicto armado y fomentar la confianza entre los Estados vecinos.

¿Qué obligaciones dimanan de la Convención de Ottawa por lo que respecta a la remoción de minas?

De conformidad con lo dispuesto en la Convención sobre la prohibición de las minas antipersonal (Convención de Ottawa), cada Estado Parte debe:

  • identificar todas las zonas que estén bajo su jurisdicción o control donde se sepa o se sospeche que haya minas antipersonal;

  • adoptar todas las medidas necesarias, tan pronto como sea posible, para marcar el perímetro de todas esas zonas minadas, vigilarlas, protegerlas con cercas u otros medios, a fin de impedir a los civiles que penetren en ellas y resulten heridos;

  • destruir todas las minas antipersonal colocadas en las zonas minadas, lo antes posible, y a más tardar en un plazo de 10 años, a partir de la entrada en vigor de la Convención para ese Estado. El primero de los plazos establecidos para la remoción de minas vencerá en 2009 (véase el cuadro que figura más abajo para los plazos de remoción de minas de los Estados Partes en la Convención de Ottawa afectados por las minas).

Si bien incumbe principalmente a cada Estado Parte afectado por el problema de las minas limpiar todas las zonas minadas en su territorio, la Convención le concede el derecho a solicitar y recibir asistencia de los otros Estados Partes para cumplir su obligación. Los Estados Partes que estén en condiciones de hacerlo pueden proporcionar asistencia sea directamente al Estado afectado o indirectamente por conducto de las Naciones Unidas u otra organización implicada en las actividades relativas a las minas. La obligación de que los Estados Partes cooperen entre ellos para eliminar las minas antipersonal es una característica única de la Convención de Ottawa.

Conforme a la Convención de Ottawa, en circunstancias excepcionales, un Estado Parte puede presentar una solicitud para que se prorrogue el plazo de 10 años con el fin de completar la remoción de minas. Dado que el primer plazo para la remoción de minas vence en 2009, es demasiado pronto para afirmar si se solicitarán tales prórrogas; actualmente los Estados Partes afectados están elaborando y poniendo en marcha sus planes y programas de desminado.

Para cumplir los plazos establecidos en la Convención, tanto los Estados afectados por las minas como los Estados donantes deberán intensificar sus esfuerzos y aumentar los recursos destinados a la remoción de minas.

La Cumbre de Nairobi para un Mundo Libre de Minas (Primera Conferencia de Examen de la Convención de Ottawa) brindará la oportunidad a los Estados Partes de evaluar los avances logrados hasta el presente, así como las tareas pendientes por lo que atañe a la remoción y otras actividades relacionadas con la Convención.   

¿A qué Estados Partes en la Convención de Ottawa incumben las obligaciones relativas a la remoción de minas?

Nómina de Estados con áreas minadas bajo su jurisdicción o control. Al 1º de agosto de 2004, había 143 Estados Partes en la Convención de Ottawa, de los cuales 50 habían señalado que tienen zonas minadas en el territorio bajo su jurisdicción o control, o se presume que las tienen sobre la base de declaraciones hechas por ellos.
Entre éstos figuran los países más gravemente afectados por las minas, como son Afganistán, Angola, Bosnia y Herzegovina y Camboya.

¿En qué consiste la remoción de minas?

La remoción de minas es un proceso minucioso y que requiere muchos recursos. Para lograr la remoción de minas dentro del plazo establecido por la Convención, es esencial que cada Estado afectado elabore y aplique un plan nacional de “acción contra las minas” y que haga saber a los otros Estados o a las instituciones pertinentes si necesita asistencia para llevar a cabo dicho plan.

La realización de un plan nacional contra las minas comienza, por lo general, con un análisis global de la situación en el país, al que sigue una evaluación de la contaminación por minas consistente en el cartografiado de las zonas peligrosas y el establecimiento de las prioridades de remoción. En estas evaluaciones, se suele graduar cada zona minada según los efectos en la población civil y se dará prioridad al desminado en los lugares donde los efectos sean mayores.

En las operaciones de remoción, los desminadores emplean una o una combinación de las tres técnicas siguientes: (1) el desminado manual para el cual se usa un detector de metal y un punzón u otro utensilio para excavar y desenterrar la mina; (2) el desminado manual combinado con el uso de perros para detectar minas; (3) el desminado mecánico en el que se utilizan máquinas. Antes de entregar formalmente las zonas desminadas a las comunidades locales para su utilización, por lo general esas zonas se someten a un control de calidad para cerciorarse de que el terreno es seguro para el uso previsto.

En la práctica, al limpiar una zona contaminada, los desminadores eliminan todos los posibles tipos de restos explosivos de guerra. Éstos abarcan tanto las municiones sin estallar o abandonadas, como las minas.

¿Cuál es la situación actual con respecto a la remoción de minas?

De los 50 Estados Partes en la Convención de Ottawa que han declarado tener zonas minadas:

 

En enero de 2003, Costa Rica fue el primer Estado Parte en declarar que había limpiado totalmente todas las minas antipersonal de las zonas bajo su jurisdicción y control. Yibuti es el segundo en hacerlo en abril de 2004. Ello implica que ambos Estados han cumplido sus obligaciones de remoción de minas mucho antes de que vencieran los respectivos plazos en 2009.

Se prevé que varios países completen próximamente sus obligaciones de remoción. Honduras declaró que concluirá la labor de remoción a fines de 2004. Guatemala prevé terminarla en 2005 y Nicaragua en 2006.

Muchos Estados Partes afectados, como Afganistán, Bosnia y Herzegovina y Camboya, han elaborado e iniciado planes estratégicos específicos de remoción de minas para cumplir sus respectivos plazos. Otros Estados Partes afectados deben hacerlo con urgencia para cumplir sus plazos. Se solicita a todos los Estados Partes afectados por las minas que presenten sus planes con motivo de la Cumbre de Nairobi en diciembre de 2004.


Es imposible saber con certeza cuántas zonas minas quedan por limpiar en el mundo. Muchos Estados Partes contaminados han hecho considerables progresos por lo que respecta a la inspección y localización de las tierras minadas que deben limpiarse. Sin embargo, en muchos países afectados, aún no se conoce bien la magnitud del problema de las minas terrestres.

Minas Terrestres Segun La Revista La Aventura de la Historia:

Nada hay más barato en el arsenal de la guerra que una mina antipersonal y pocos obstáculos son más eficaces para detener a un ejército que un campo minado. Eso es tan practicado que, según fuentes del Pentágono, existen unos 120 millones de minas antipersonal enterradas en 64 países.

¿Cómo es posible que sigan enterradas tantas minas? Porque son muy difíciles de desenterrar si se sembraron aleatoriamente o si se carece de los planos militares del campo. Por ejemplo, en el Norte de Africa, los británicos minaron a sus defensas de El Alemein ante el avance de Rommel, en 1942; cuando contraatacó Montgomery, los alemanes hicieron lo propio; en total se sembraron tres millones de minas. Hoy, un lateral de la carretera que va desde El Alemein a El Daba, poco más de 40 kilómetros, está cerrado por alambre de espino y cada pocos metros cuelgan letreros descoloridos: “Peligro, minas!” Un oficial egipcio comentó que, de vez en cuando, estalla alguna al paso de alguien. Sesenta años después!

La dificultad del desminado radica en que se trata de objetos pequeños (como una lata de betún), casi indetectables y requiere cuantiosos recursos: casi mil euros por cada mina. Ello se debe ala peligrosidad del trabajo: según las estadísticas, recuperar 5.000 minas cuesta un muerto y dos heridos.

Las peores situaciones se dan en Angola, Camboya, Somalia y Bosnia, países de cojos. La población debe circular por caminos marcados y cualquier desviación puede significar la muerte… Y esta situación proseguirá durante décadas, con su secuela de tragedias humanas y económicas.

Las minas causan 26.000 víctimas al año, de ellas, 12.000 muertos —33 cada día— con un coste sanitario de 10 millones de euros anuales. Al sufrimiento, al miedo permanente, a los costes sanitarios, se añade la improductividad de millones de hectáreas.

Una plaga a la que no se ha podido poner coto, aunque la preocupación mundial es creciente. Al Tratado para la Prohibición de Minas, firmado por 143 países, aun no se han adherido los principales fabricantes y almacenadores de estos artefactos: India y Pakistán —los mayores usuarios en la actualidad— y tres miembros del Consejo de Seguridad: Rusia, China y Estados Unidos. Se supone que en los arsenales de esos cinco países hay 200 millones de minas antipersonal.

Por otro lado, son insuficientes los medios humanitarios para atender a las víctimas, escasas las ayudas a los países que padecen la plaga y lento el desminado. Lo positivo es que el número de minas sembradas no parece avanzar, que el horror hacia estos ingenios aumenta y que en una década se ha logrado que dos tercios de las naciones se adhieran al Tratado, decidiendo destruir sus arsenales en el curso de 2003. DAVID SOLAR

Armas Militares: Mina Magnetica-Bomba de Profundidad-Cohete Ruso

Armas Militares: Mina Magnética-Bomba de Profundidad-Cohete Ruso

MINA MAGNÉTICA:El soldado alemán, acurrucado dentro del foso, vigilaba atentamente el horizonte. No, ya no experimentaba miedo… El miedo (él lo sabía) es una barrera fácil de pasar y que arrastra al hombre a las más descabelladas aventuras.

Y él tuvo miedo cuando le entregaron en el cuartel las minas magnéticas que debía colocar, sin ser visto, en el vientre de los tanques. ‘Minas magnéticas… una intervención muy ingeniosa, sí, pero muy arriesgada. A través de la tierra, le parecía sentir el pulso de sus ocultos compañeros.

De pronto, todo comenzó a temblar: los tanques rusos se acercaban. El soldado, graduó la espoleta y esperó… Al pasar sobre su foso sólo se escuchó una terrible detonación.

Los soldados alemanes pertenecientes a los célebres cuerpos de “Cazadores de Tanques” se vieron muy favorecidos en su arriesgada misión por la aparición de una ingeniosa mina magnética. Se trataba de un implemento muy liviano y manuable, pero de excepcional poder explosivo.

El artefacto poseía cuatro poderosos imanes montados sobre pivotes “locos” y que, por lo tanto, podían articularse y adherirse a cualquier superficie, plana o curva, con rugosidades o sin ellas, angular o aplanada.

Los imanes le permitían adaptarse a la superficie exterior de los tanques, en cualquier posición y desde cualquier ángulo. Entre los cuatro imanes se encontraba el cono de descarga, por el que se proyectaba la mayor parte de la potencia explosiva e incendiaria de la mina.

El artefacto estaba provisto de una espoleta que le permitía regular la acción y, además, dar tiempo suficiente al soldado para ponerse a cubierto del estallido. El empleo de esta mina magnética permitió a los combatientes alemanes realizar acciones de gran audacia.

En efecto, conociendo la proximidad de unidades de tanques rusos y estudiando la conformación del terreno, los jefes de unidades disponían a sus hombres en los lugares más apropiados para el paso de los blindados.

Allí, los soldados cavaban pequeños fosos, en los que apenas cabía uno de ellos, acurrucado. Los fosos eran recubiertos con ramas y tierra, disimulando así su presencia.

En el interior permanecía un hombre provisto de una o varias minas magnéticas. Al aparecer los tanques, los hombres vigilaban disimuladamente sus movimientos y esperaban su llegada.

Después, al pasar los blindados por sobre los escondites, los soldados, rápidamente, aplicaban las minas, por medio de sus imanes, contra la superficie inferior de los tanques.

La espoleta, graduada convenientemente, hacía que éstas estallaran dos, tres o cuatro minutos más tarde, cuando las unidades ya se hallaban lejos de los reductos alemanes. La explosión, por otra parte, se producía en la parte más sensible y menos defendida del tanque: la inferior.

La operación cumplida por los “Cazadores de Tanques” era extremadamente peligrosa. Los riesgos corridos por los soldados eran enormes. Pero, sin duda alguna, la presa valía el riesgo. Y decenas de tanques destruidos por este procedimiento justificaron el riesgo y las bajas sufridas.


BOMBA DE PROFUNDIDAD

Al producirse el estallido de las hostilidades, Alemania contaba con una flota submarina muy reducida: 57 submarinos de los cuales 25 pertenecían al Tipo VII. Doenitz utilizó durante toda la campaña, una táctica de gran éxito: agrupó a estos sumergibles en unidades de ataque.

Cuando la campaña de los submarinos alemanes contra la navegación aliada, principalmente británica, se hizo más y más intensa, los ingleses ensayaron toda clase de elementos destinados a protegerlos del peligro de los sumergibles.

La guerra submarina, en efecto, que había aumentado gradualmente su intensidad hasta convertirse en una verdadera pesadilla para los Altos Mandos aliados, debía ser contrarrestada rápida y eficazmente.

Fue así qua los convoyes aliados zarparon, en toda oportunidad, protegidos por gran cantidad de naves de escolta, torpederos, destructores y aun cruceros. Sin embargo, a pesar de la celosa vigilancia, los submarinos alemanes continuaron haciendo estragos en la navegación aliada.

La represión de las naves inglesas que escoltaban los convoyes no era, por otra parte, todo lo eficaz que debía ser.

En efecto; ante un ataque, los buques escolta dejaban caer en las profundidades grandes cantidades de bombas de profundidad. Pero eso no bastaba. Y no bastaba porque los grandes submarinos alemanes de tipo oceánico, estaban en condiciones de sumergirse a grandes profundidades y permanecer después con sus motores detenidos a la espera del alejamiento de los buques de escolta. De esta manera podían eludir fácilmente la lluvia de bombas de profundidad que los ingleses lanzaban al azar.

Los británicos, enfrentados con esa realidad y para contrarrestar la táctica de los sumergibles germanos, comenzaron a emplear una nueva bomba, de 1.000 kilogramos (en lugar de las comunes de 150 kilos). El nuevo proyectil poseía dos masas explosivas que no explotaban al unísono sino con un intervalo de un segundo, lo que daba a la bomba un mayor efecto explosivo.

La nueva bomba tenía 50 centímetros de diámetro y, dado que era demasiado pesada para ser lanzada por los medios comunes (explosivo o neumático) era despedida por los tubos lanzatorpedos de los destructores.

En sus extremos la bomba tenía dos flotadores que retardaban la velocidad de inmersión. Efectivamente, el explosivo descendía a las profundidades lentamente y daba tiempo a la nave que lo había arrojado para alejarse de allí.


BOMBA COHETE RUSA

La columna alemana, integrada por varios tanques y numerosos camiones cargados con abastecimientos, avanzó lentamente por la polvorienta carretera. A la cabeza, varias motocicletas se adelantaron algunos cientos de metros.

Constituían la avanzada de exploración e iban tripuladas por dos hombres en cada una. Una negra masa de nubes cubría el horizonte lejano.

Sorpresivamente, a lo lejos, como saliendo de las nubes, varios puntos negros fueron visibles. Eran aviones, indudablemente. Los motociclistas detuvieron en -seguida la marcha de sus vehículos.

Echand pie a tierra uno de los soldados levantó una pequeña bandera blanca y negra y la elevó por sobre su cabeza. Después la hizo girar rápidamente. Pero ya era tarde. Los puntos negros, aumentando su tamaño velozmente, ya mostraban caracteres definidos.

Eran cuatro cazas soviéticos que avanzaban hacia ellos. A escasos centenares de metros de la cabeza de la columna, los aviones rusos perdieron altura y se arrojaron sobre la misma. Dos, cuatro, ocho trazos luminosos partieron de sus alas.

Ocho explosiones sucesivas diezmaron a la columna alemana, instantes más tarde.

Los rusos desarrollaron, durante el transcurso de la guerra, un sistema de bombardeo en picada y a baja altura que difería totalmente de todos los empleados hasta ese momento. El sistema de vuelo, lo mismo que la línea de ataque y puntería eran normales, es decir, semejantes a cuanto era conocido hasta ese momento.

Lo novedoso, y muy efectivo, según los informes recogidos, era lo concerniente al disparo de la bomba. Porque la bomba no se arrojaba sino que se disparaba.

El proyectil, en efecto, no caía por gravedad sino que era disparada desde unos rieles que el avión tenía montados debajo de las alas. El disparo y propulsión de los proyectiles se efectuaba merced a un sistema de cohetes múltiples que cada bomba tenía adosados a su parte posterior.

El escape de gas se efectuaba a través de una tobera única. La ignición, por su parte, se efectuaba eléctricamente una a una, o en salvas, o en un disparo total. Las bombas medían 18 centímetros de diámetro por 80 de longitud. Pesaban 45 kilogramos y tenían percutor por contacto o por inercia.

En la parte posterior, la bomba tenía adosadas cuatro aletas direccionales paralelas. Necesariamente, la propulsión propia de estos proyectiles disminuía la parábola y desviación de su trayectoria de la bomba, con lo que favorecía la puntería y el ataque era, en consecuencia, más certero.

Linea Maginot en la segunda guerra mundial Historia y Objetivo

Linea Maginot en la 2° Guerra Mundial
Historia y Objetivo

Linea Maginot en la segunda guerra mundial Historia y Objetivo

1) Superficie de la tierra. 2) Cuarteles para oficiales. 3) Cuarteles para tropa. 4) Motores Diesel para luz y ventilación. 5> Cuarteles para tropa. 6) Depósitos. 7) Alimentos. 8) Municiones. 9) Oficinas. 10) Oficina telefónica. 11) Depósitos de medicamentos. 12) Hospital. 13) Ferrocarril subterráneo. 14) Sala de reuniones. Además, ascensores y montacargas conectaban los diferentes pisos de la Línea Maginot entre sí.

LA LÍNEA MAGINOT

André Maginot nació en Revigny, Francia, en 1877. Hacia 1910 inicia su vida política como diputado por BarleDuc y, pocos años más tarde, en 1913, ocupa la subsecretaría de guerra. Tras el comienzo de la Primera Guerra Mundial, en 1914, no permanece indiferente al llamado de las armas y se incorpora al ejército con el grado de sargento. Gravemente herido, debe alejarse del frente. En plena guerra, en 1917, ocupa el Ministerio de Colonias y, hacia 1921, el de Pensionados.

Desde 1924 hasta 1931, André Maginot fue Ministro de Guerra. Su nombre ha quedado unido a los trabajos defensivos que dieron por resultado la creación de gigantescas fortificaciones en la frontera del este. La llamada Línea Maginot, cuya construcción comenzó en el año 1927, fue una serie de fortificaciones, subterráneas en su mayor parte, que se extendieron a lo largo de la frontera franco – alemana. En la superficie, las defensas estaban constituidas por casamatas de acero y cemento, zanjas antitanque, obstáculos de cemento, alambradas, rieles y campos minados.

En el interior, en profundidad, se extendían varios pisos. En ellos se habían dispuesto alojamientos para oficiales y soldados, hospitales, depósitos de municiones, abastecimientos, motores para proveer de luz y energía a los diversos aparatos, pasillos de comunicación, ascensores que conectaban entre sí los diversos pisos, montacargas destinados a trasportar municiones y abastecimientos a las casamatas de la superficie, etc. Técnicamente la obra era casi inexpugnable frente a las armas existentes en el momento en que fue construida. Sin embargo, en 1940 los alemanes contaban con armas revolucionarias como el tanque y el bombardero en picada, que convirtieron a la Maginot en una fortificación anticuada.

A pesar de ello, no fue la Maginot la que fracasé en la defensa del territorio de Francia. Fue la táctica empleada. Fue la distribución estratégica absurda de las fuerzas defensivas. Fue la carencia de material pesado, blindado, móvil. Fue la falta de hombres preparados en la concepción de la guerra moderna.

Kalashnikov fusil de asalto mas utilizado en los conflictos belicos

Kalashnikov fusil de asalto mas utilizado en los conflictos bélicos

Un arma fuera de control

Kalashnikov fusil de asalto mas utilizado en los conflictos belicosLa historia del fusil de asalto que, por el escaso control internacional sobre su comercialización, seguirá siendo en los próximos veinte años el arma más empleada en los conflictos bélicos que azotan el planeta.

No hay guerra que les sea ajena, ni masacre en la que no participen. En un mundo que multiplica sus conflictos, los que matan los llevan encima. Favoritos entre las muchas «máquinas de matar”, los AK47, como se conoce técnicamente a los tristemente célebres Kalashnikov, son el armamento bélico más usado en todo el planeta, con unos cien millones de unidades y sus replicas repartidas en cinco continentes, según un informe de Amnistía Internacional, Oxfam International y la Red Internacional sobre Armas de Pequeño Calibre, entidades que integran la Campaña para el Control de Armas.

En la actualidad, “el Kalashnikov» se fabrica en un mayor número de países y es utilizado para causar mayores dañas que en cualquier otro momento de sus sesenta años de historia, afirman las tres organizaciones en su informe. Miles de personas mueren cada año como consecuencia de los disparos de este arma, utilizada para cometer matanzas indiscriminadas en países tan distintos como Afganistán, ¡a República Democrática del Congo, Sierra Leona y en los Estados Unidos.

Se cree que entre el 50 y 60%  por ciento de las armas utilizadas en el conflicto en el este del territorio congoleño son AK-47 y sus réplicas. El Kalashnikov integra el arsenal público de al menos 82 países, y es producido por al menos catorce naciones, entre ellas Alemania, China, Corea del Norte, Egipto, Hungría, India, Irak, Polonia Rumania y Rusia. Y esta cifra se verá incrementada con la aplicación por parte del gobierno de Venezuela de un acuerdo para el montaje local de esas armas. el primero de ese tipo en el continente americano.

El gran número de centros de producción en todo el mundo, la disponibilidad generalizada de excedentes de fusiles Kalashnikov y la ausencia de leyes que regulen su transferencia facilitan que las armas caigan en manos de traficantes de armas sin escrúpulos, milicias armadas y organizaciones criminales. Aprecios increíbles. En las regiones más convulsionadas del África, puede comprarse un AK-47 por tan sólo 30 dólares.

‘Debido a la falta de control. el AK-47 ha sido utilizado para asesinar y  mutilar, ha alimentado los conflictos y la pobreza en los países mas pobres del mundo’, dice el director de Oxfam lnternational, Jeremy Hobbs.

“NO ES MI CULPA»

El ya legendario fusil fue diseñado tras la Segunda Guerra Mundial por Mijail Timofeyevich Kalashnikov (foto) , a quien debe su nombre, y quien en un reciente comunicado dirigido a las entidades organizadoras de la Campaña para el Control de Armas pidió controles más estrictos sobre los traficantes.

El primer modelo de Kalashnikov soviético fue el AK47, cuyo nombre se refiere al año en que entró en servicio. El más moderno es el AK-100. E1AK-47 puede disparar hasta 600 balas por minuto y tiene un alcance máximo de hasta mil metros.

El creador del instrumento letal más popular del mundo lamentó que este tipo de armas se haya empleado y se emplee en conflictos interétnicos. «Yo creé un arma que ayudara a defender las fronteras de mi patria, y  sigue siendo su objetivo. Lamento que esos fusil es, que llevan mi nombre, no siempre sigan los fines para los que fueron creados», declaró Kalashnikov, quien actualmente tiene 85 años, ha escrito cinco libros sobre armamento y preside la Unión de Armeros de Rusia. “No es mi culpa que sean empleados en conflictos interétnicos y de otro tipo. Son los políticos los culpables.”

Sesenta años después, el inventor defiende las virtudes patrióticas de su feroz criatura, para la guerra entre naciones y critica su utilización en guerras fratricidas, olvidando que, a fin de cuentas, la muerte es la misma para todos. No obstante, el creador del fusil AK-47 aceptó que hubiera sido mejor crear, por ejemplo, un aparato para facilitar las duras labores del campo en la Unión Soviética, pero adujo que la invasión nazi a su país torció el rumbo de su vida hacia la carrera armamentista. «Ver a los nazis quemando aldeas, masacrando a todos, y que nosotros no tuviéramos armas de fuego automáticas, me impulso a crear una eficaz para los nuestros», señaló.

El armero, ruso sostiene que su primer diseño, pese a ser el más conocido y valorado, es el más feo e inservible, porque lo hice en condiciones difíciles». Recuerda que en 1947, siendo un joven sargento de primera, le otorgaron el «Premio Stalin» de primera clase, valuado en 150 mil rublos de la época (equivalentes por entonces a 5.475 dólares) por el ser el inventor del fusil AK, y que con ese dinero se compró un automóvil.

LA MUERTE FÁCIL

Los especialistas en armas consideran que AK-47 es el mejor fúsil automático que se pudo inventar, y destacan la alta confiabilidad, la eficacia y la facilidad de manejo de esta ametralladora. Según sus pronósticos, se mantendrá como principal arma de los conflictos bélicos durante, por lo menos, veinte años más, hasta que un nuevo invento venga a ofrecer una forma más fácil y segura de matar.

Hasta aquí, el Kalashnikov es el fusil preferido, tanto por los ejércitos regulares como por las guerrillas; alcanzó la cumbre de su fama en Vietnam y, en cierto modo se convirtió, en muchos países del Tercer Mundo, en símbolo de la insurrección contra el imperialismo. El Kalashnikov es la única arma de fuego que flamea en una bandera nacional, en la de Mozambique, pues gracias a él logró su independencia.

Tiene, para destruir, muchas cosas a favor: en, primer lugar, su ingenioso sistema de recarga de cartuchos, que utiliza la fuerza de los gases de expulsión producidos por el disparo para facilitar la entrada de un nuevo cartucho y expulsar el casquillo usado, lo cual logra que el fusil tenga un menor retroceso y, en consecuencia, mayor confiabilidad en el disparo.

Otro elemento distintivo del AK-47 es el cargador curvo, que le da mayor capacidad en un espacio reducido (por esa forma, los narcotraficantes mexicanos lo llaman «cuerno de chivo». Y, sobre todo, su increíble fortaleza: antiguos modelos de AK con décadas de guerra encima, continúan funcionando, y siguen disparando aun después de ser sumergidos en agua o barro, o ser pisados por un camión.

Eficaces y baratos, proliferan por el mundo como instrumento predilecto de todos los que hacen la guerra, de un bando y del otro, sembrando una muerte fácil….

Dentro de muy poco los celebre fusiles AK se fabricaran en América Latina. Como parte de un acuerdo complementario a la compra de armas risas, el presidente venezolano Hugo Chávez decidió la instalación de una fabrica de fusiles en la ciudad de Maracay, 80 Km. al oeste de Caracas.

Recientemente Rusia le había vendido a Venezuela (además de 10 helicópteros de transporte y ataque) unos 100 mil fusiles de asalto AK-103, un tercio de los cuales ya fueron distribuidos entre la Fuerzas Armadas de ese país.

Mientras Chávez declara que Venezuela no puede dejar de pertrecharse ante la posibilidad de una invasiones de EE.UU. las compras de material bélico a Rusia se ampliaran en breve con mas helicópteros y aviones caza de origen ruso, para disgusto del Departamento de estado estadoudinense. Pero el anuncio mas sorpresivo fue, hace quince días, el de la fabrica de Maracay que se prevé comenzar a producir fusiles Kalashnikov en el año 2009.

Fuente Consultada: Revista RUMBOS Año 3 Nro. 150