Basílica Santa María La Mayor

Ciudad de Venecia Lugares Para Visitar Plaza San Marcos Basilica

Historia de la Ciudad de Venecia y Sus Lugares Mas Importantes

En el siglo VI, los vénetos se establecieron en las lagunas del delta del Po, en una serie de islas. Este hecho fue el origen de la fundación de Venecia. Desde el siglo IX, Venecia representó un importante papel en la cuenca mediterránea. Ni la amenaza musulmana ni el descubrimiento de América pudieron empañar, a través de las épocas, la gloria de esta ciudad. Venecia sigue ssendo uno de los principales centros mun diales   de atracción turística.

Venecia es una red de canales, callejas, puentes y plazas. La ciudad está situada en las lagunas que se formaron en el delta del Po, en la costa del Adriático.

Ya en el siglo VI, cuando los lombardos se hicieron dueños del norte de Italia, varios pueblos se retiraron a esa región, en un grupo de islas. En 812 se vieron amenazados de nuevo, esta vez por los francos de Carlomagno. A partir del momento en que los dux  (príncipes) establecieron   su   gobierno en las islas del Rialto, quedo fundada Venecia.

vista de venecia con una gondola

Puente del Rialto

Durante el siglo IX los venecianos demostraron ser excelentes comerciantes, tanto más cuanto que su ciudad gozaba de una situación muy favorable. Cuando dos valerosos viajeros llevaron de Alejandría a Venecia las reliquias de san Marcos, se edificó la primera iglesia dedicada al santo, en el emplazamiento de la actual basílica. Desde entonces el león de san Marcos figuró en el escudo de la ciudad.

En su origen, Venecia era aliada de Constantinopla. Pero su poder fue acrecentándose y la flota veneciana dominó el Mediterráneo oriental. En 1204 los venecianos se permitieron saquear Constantinopla en compañía de los cruzados. Como testimonio de esta expedición, sobre la entrada principal de la basílica de San Marcos se hallan los cuatro caballos de bronce que se llevaron de la capital del imperio romano de Oriente.

Los venecianos dominaban en Italia la parte oriental del valle del Po y habían establecido cabezas de puente militares en numerosas islas, como Chipre, Creta, las Cicladas y también en el continente.

Al principio sólo tuvieron que contar, en el Mediterráneo, con la rivalidad de Génova. Pero la conquista de Constantinopla por los turcos (1453) fue para ellos un duro golpe, porque se vieron obligados a evacuar algunas de sus bases.

Venecia conoció todavía otros sinsabores de resultas del descubrimiento de América, pues, en lo sucesivo, todo el tráfico marítimo se realizó desde los puertos del Atlántico. Sin embargo, el poder y la riqueza de la ciudad de las lagunas seguían siendo grandes: las industrias del encaje, el cristal y los espejos todavía eran prósperas, y los pintores venecianos llevaban hasta muy lejos la fama de la ciudad.

Las guerras napoleónicas pusieron fin a la independencia de la República. El tratado de Campoformio concedió Venecia a Austria, a cambio de la cesión a Francia de los Países Bajos meridionales. Venecia dejó de ser italiana hasta 1866.

Actualmente, la ciudad amenaza ruina: en efecto, Venecia se hunde lentamente en el suelo pantanoso. La mayoría de campanarios se han inclinado peligrosamente. Pero los miles, de turistas no piensan en ello cuando admiran la belleza mágica y sutil de las suntuosas mansiones patricias, los palacios, las iglesias y los museos, o el ambiente típico de los canales.

Venecia está unida al continente por un dique de 4 km de longitud. Los coches se dejan estacionados al extremo de este dique, porque en la ciudad todo el tráfico se resuelve con góndolas o embarcaciones de motor. Viejas y estrechas callejas en las que reina gran animación comercial conducen a las plazas, más amplias. La más importante es la Piazza San Marco, con la Piazzetta colindante. En ella se encuentra la famosa basílica y el palacio de los dux.

La plaza de San Marcos, vasto rectángulo de 175 por 82 m., está flanqueada en tres de sus lados por fachadas ornamentales y en el lado este por la grandiosa fachada de la basílica. Pese a los centenares de paseantes, en ella reina siempre una calma sorprendente, muy apreciada por innumerables palomas. Pequeñas orquestas típicamente italianas alegran al viajero con su música.

plaza san marcos

Plaza San Marcos en Venecia

Los múltiples callejones están cruzados por pequeños puentes que unen entre sí ciento cincuenta islotes. Uno de los mas conocidos es el puente de los Suspiros, que comunica con el palacio de los dux. El puente del Rialto está situado en el Gran Canal, a lo largo del cual más de cien palacios son el testimonio de un ilustre pasado.

Una visita a la ciudad de las lagunas puede provocar una indefinible atmósfera de desorientación, tanto en el espacio como en el tiempo. Se vaya donde se fuere, se pasa de sorpresa a sorpresa.

La actual basílica de San Marcos, en la que es evidente la influencia bizantina, data de 1063, y cuenta con cinco cúpulas, como la de los Santos Apóstoles de Constantinopla. La iglesia está sumida en la penumbra y el interior se halla ricamente adornado con mármoles y mosaicos. En la esquina de la plaza de San Marcos y la Piazzetta, se alza una torre aislada: el campanario de San Marcos. En 1902 se derrumbó, pero ha sido reconstruido según sus características originales.

basilica san marcos en venecia

El palacio de los dux se construyó en estilo gótico, entre 1309 y 1444, y la amalgama de características occidentales y orientales en su ornamentación es bastante desconcertante. Allí residieron, en otro tiempo, los dux, jefes de la antigua República de Venecia. El interior del palacio es de excepcional riqueza, y en él se pueden admirar numerosos frescos de los más grandes maestros venecianos.

Antes de la conquista napoleónica, cada año, el jueves de la Ascensión, los dux celebraban los esponsales místicos de Venecia y el mar. Seguido por un gran cortejo, el dux embarcaba en su galera ducal, llamada Bucentauro, y se adentraba majestuosamente en el mar. Allí arrojaba un anillo de oro a las olas y pronunciaba estas palabras rituales: «Nos unimos a ti en matrimonio, ¡oh, mar!, como signo de verdadero y perpetuo dominio».

Aparte de iglesias como San Giorgio Maggiore y Santa Maria della Salute, Venecia nos ofrece un interesante conjunto de excelentes obras arquitectónicas, testimonio de su esplendoroso pasado comercial. Se trata de las scuole, o casas gremiales, como las de San Giovanni Evangelista, Santa Maria della Carita, la de la Misericordia, San Teodoro, San Marco y San Rocco, notables todas.

iglesia venecia

Iglesia San Giorgio Maggiore

iglesia en venecia

Iglesia Santa Maria della Salute

La Biblioteca Nacional llamada también Marciana o de San Marcos, es de las más importantes del mundo. Se halla instalada en la Zecca (Casa de la moneda) y fue fundada en 1362 con un legado de manuscritos que pertenecieron ál poeta Petrarca, hoy desaparecidos. Conserva .unojs 560.000 volúmenes.

biblioteca en venecia

La Biblioteca Nacional llamada también Marciana

Fuente Consultada:
Historia 2 El Mundo Moderno (Desde el siglo XV hasta comienzos del XIX) Omar Bagnoli y Otros.
Enciclopedia Juvenil Azeta – Editorial CREDSA – Historia de Venecia

Fotos de Catedrales del Mundo Iglesias Templos

Fotos de Catedrales del Mundo

¿Qué hizo posible la erección de las magníficas y avanzadas catedrales góticas en una época comí la Edad Media, considerada primitiva y oscura? ¿Qué intereses políticos y conjuras eclesiásticas impulsaron su construcción? ¿Qué papel jugaron las intrigas palaciegas medievales? ¿Fueron esas enigmáticas catedrales monumentos simbólicos de sectas ancestrales? ¿Quiénes guardaban los secretos constructivos de su sorprendente armonía y equilibrio? ¿Cómo influyeron en el desarrollo de las ciudades y en la vida cotidiana de los campesinos? Y, finalmente, ¿Qué mensajes crípticos se ocultan aún en sus rincones y sus ornamentos?

Explica Chanelle en su libro «Más Allá de las Catedrales«: «El arte gótico es un resurgimiento de los principales mitos del paganismo», el autor vincula las catedrales góticas con tradiciones místicas como las de los druidas, los eremitas y los cataros, conjugándolas con los arcanos de los alquimistas, el procaz paganismo de las fiestas medievales o los secretos orientales que guardaban celosamente los templarios.

De este modo, consigue mpstrar el auténtico submundo que latía bajo el asombroso florecimiento cultural del siglo XII. Además, revela sin tapujos la cara oscura del papel de la Iglesia en todos los aspectos de la vida durante la Edad Media, desde las luchas internas del Vaticano hasta la instigación de la macabra cruzada, albigense; pasando por las intrigas y traiciones cometidas para imponer el poder terrenal del Papado sobre imperios y reinos, la corrupta «querella de las investiduras», la venta de absoluciones e indulgencias, el oportunismo de los obispos y abades, el lujo y,erotismo en los conventos y, sobretodo, los infernales crímenes de la Santa Inquisición.

El  Sagrado Río Ganges El Fujiyama Palacio Potala Mar de los Sargazos