Biografia de Carnegie Andrew:Historia de Vida

Biografia Breve de Carnegie Andrew:Vida,Fortuna y Fundaciones

Biografía de Carnegie Andrew:Historia de Vida,Fortuna y Fundaciones

CARNEGIE, Andrés (1835-1919). Célebre industrial y filántropo, escocés de nacimiento y norteamericano de adopción.

Después de amasar una de las fortunas más cuantiosas de su tiempo, la distribuyo en vida con altruismo ejemplar.

Profesó el raro evangelio de la generosidad, convencido de que un hombre rico que se lleva a la tumba su fortuna muere desdichado.

De su filantropía emana una lección conmovedora, y es que él, un autodidacta —que apenas fue al colegio y aprendió cuanto sabía en las treguas del trabajo—, encauzó sus dádivas casi exclusivamente hacia
la educación y la búsqueda de conocimientos.

Biografia de Carnegie Andrew:Historia de Vida,Fortuna y Fundaciones

“El hombre que adquiere la habilidad de tomar total posesión de su mentepuede tomar posesión de cualquier cosa”.

Nació en Dumferline, villa industrial de Escocia, en el humilde hogar de un tejedor que conoció la desocupación cuando las máquinas del creciente industrialismo desplazaban a los obreros manuales.

Como muchos en su caso el tejedor emigró a América y se estableció en Alleghany, suburbio de Pittsburgh, con su esposa y sus hijos: Andrés, de 11 años, y el pequeño Tomás, de cinco.

Se casó con Louise Whitfield ,el 22 de abril de 1887 procrearon a una hija, Margaret Carnegie, quien nació el 30 de marzo de 1897.

Andrés siguió pronto a su padre a una fábrica de hilados y empezó como aprendiz de bobinador, humilde y duro principio para un muchacho que treinta años después sería uno de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna de 500 millones de dólares, de la cual habría de repartir 350 millones.

Tenía 15 años cuando murió su padre, y Andrés se hizo cargo del hogar.

Mensajero en el telégrafo de Pittsburgh, ganaba 11,25 dólares al mes, que, con el prime ascenso, subieron a 13,50.

Espíritu ávido de con unicarse —ya que vive para el prójimo— se apasiona con el alfabeto Morse, en que se cifran Ioí mensajes que comunican noche y día a millones, de hombres a través del hilo telegráfico.

A los 17 años es ya todo un operador con un sueldo de 25 dólares al mes.

De ahí pasa a despachador del Ferrocarril de Pennsylvania y en 1859 su jefe, Mr. Woodruff, al ser designado superintendente, lo llama a su lado como secretario.

Los ingresos empiezan a ser mayores que los gastos, y Andrés Carnegie hace economías, primer paso hacia la liberación.

El segundo paso es «la visión del negocio», y Andrés lo da con todo aplomo, de la mano de su jefe, que presiente la enorme utilidad que muy en breve prestarán los. coches-camas en los largos viajes por tren.

Idean y patentan un vagón dormitorio, base de la Woodruff Sleeping Car Company, predecesora de la compañía Pullman.

Al estallar la guerra de Secesión, del Norte contra el Sur, Carnegie prestó importantísimos servicios a la Unión como organizador del sistema telegráfico del ejército, y fue herido en el frente, mientras dirigía el tendido de líneas.

Esta experiencia de sangre deja en él otro ardoroso ideal, que merecerá en sus legados un lugar contiguo al de la educación: la paz de los pueblos.

Cuando vuelve a losnegocios —afinada la visión y fogueada la iniciativa— entrevé que el acero reemplazará a la madera en la construcción de puentes, e invierte en esa naciente industria todo su capital.

En 1868 introdujo el proceso Bessemer, y en diversas fechas instaló o adquirió grandes plantas siderúrgicas, con las que formó, en 1899, la Carnegie Steel Company.

Cuando en 1901 esta compañía se fusionó con la United States Steel Corporation, y Andrés Carnegie —con 66 años— se retiró de los negocios, su fortuna ascendía a la ya citada y fabulosa cifra de 500 millones de dólares.

Entonces, el filántropo —que ya se había distinguido por sus donaciones y, especialmente, por haber fundado más de 2.500 bibliotecas— dió forma a las numerosas fundaciones que, bajo la dirección administrativa de la Corporación Carnegie de Nueva York, lo convirtieren en uno de los grandes benefactores de la humanidad.

Elocuente índice de la intención y largueza de su filantropía lo constituye la nómina de sus fundaciones, que se enumeran como sigue:

Corporación Carnegie de Nueva York (167 millones) para difusión de la cultura en los países de habla inglesa;

Fundación Carnegie para la Paz Internacional (10 millones), contra la guerra y en pro de la hermandad entre las naciones;

Fundación Carnegie para el Progreso de la Enseñanza (15 millones), cuya asistencia alcanza a los profesores, sus viudas y huérfanos;

Fundación Carnegie para los Héroes (ha dado ayuda y premios en metálico que ascienden a un total de 7 millones que premia con dinero y medallas los actos de heroísmo, alcanzando el beneficio a la posible familia desvalida del héroe);

Instituto Carnegie de Tecnología en Pittsburgh, para mantenimiento de 4 colegios para ambos sexos: Ingeniería, Bellas Artes y Colegio Margarita Morrison Carnegie;

Institución Carnegie de Washington para fomento de las investigaciones, exploraciones y descubrimientos, y Biblioteca Carnegie (30 millones), de libre acceso al público, con constante adquisición de nuevos libros e intercambio con las demás bibliotecas del mundo.

Publicó las siguientes obras:

La democracia triunfante, El evangelio de la riqueza, El imperio de los negocios, Problemas del día y Autobiografía.

Sobre su tumba, en Sleepy Hollow (Hudson), se lee el epitafio que él mismo dejó escrito: «Aquí yace un hombre que supo aprovechar los servicios de otros mejores que él«.

Fuente Consultada:

Temas Relacionados:
• El Imperio de Rockefeller en America Latina
• La Edad de Oro de EE.UU. Produccion y Economia Siglo XIX
• Estados Unidos: Potencia Cientifica del Mundo
• Rockefeller John:Biografia e Historia del Origen de la Dinastia
• Control del Petroleo Por EE.UU. Historia de Rockefeller y Rothschild
• Historia de la Familia Rockefeller:Clan del Petroleo Dinastia

Enlace Externo:• La inspiradora historia de Andrew Carnegie, el hombre más rico del Siglo XIX