Biografía de G. Leibniz

Falta de Vitamina B12 Carencia Deficiencia Consecuencia Exceso B12

Falta de vitamina B12

LOS RIEGOS DE LA CARENCIA DE VITAMINA B12 EN EL ORGANISMO:

Al envejecer, nuestro estómago produce menos ácido. La vitamina B 12 de los alimentos está asociada a las proteínas, que nuestro cuerpo descompone para poder absorber la vitamina en cuestión. Hace falta el ácido del estómago para realizar esta tarea.

Los signos de una deficiencia de vitamina B12 tardan mucho tiempo en manifestarse y son muy sutiles. Hace falta la B12 para mantener la mielina, el cubrimiento que protege las células nerviosas.

Si se desgasta la mielina, tenemos una sensación de debilidad y aturdimiento, además de sensación de quemazón en las extremidades, problemas de memoria y cambios de humor. Un efecto mucho más dramático de la deficiencia de esta vitamina es la incapacidad de las células sanguíneas para transportar el oxígeno. Si hay una ausencia de B12, las células aumentan su tamaño de manera anormal al tratar de capturar mayor cantidad de oxígeno.

A esto se le llama macrocitosis o anemia perniciosa. La dosis general recomendada para persona mayores de cincuenta años es un suplemento de vitamina B12 que contenga al menos un valor diario de 2,4 microgramos, pero algunos científicos recomienda una dosis mayor, hasta 25 microgramos. No se corre ningún riesgo de sobredosis. Un estudio de la Universidad de Tufts obtuvo unos resultados sorprendentes.

Desde hace tiempo se sabe que la B-12 es importante en el sistema nervioso y su funcionamiento.  Estudios recientes han comprobado que la suplementación con B-12, aún antes de que aparezcan síntomas claros de deficiencia, mejoran síntomas neuro-psicológicos como memoria, desorientación, reflejos bajos, debilidad, fatiga, desórdenes psiquiátricos, percepción del dolor y sensibilidad del tacto.

La deficiencia de B12 causa disfunciones neurológicas como depresión, estado anímico variable, confusión, agitación, psicosis y a veces coma.

Los investigadores analizaron a 3.000 adultos sanos con buenos hábitos alimentarios y descubrieron que el 40 % de ellos tenía unos niveles de B12 en sangre muy bajos. Parece ser que no absorbemos esta vitamina tan bien como creíamos al comer carne, pollo y pescado. Quizá al cocinarlos, la vitamina se une con más fuerza a las proteínas.

La absorbemos mejor en los productos lácticos; un vaso de leche nos aporta un microgramo de B12. ¿Quién tiene la última palabra? Todo el mundo debería tomar un suplemento de vitamina B 120 consumir regularmente suficientes productos lácteos en nuestra dieta cotidiana. Y debemos incluirla cuando aún nos acordamos de hacerlo, la deficiencia de vitamina B12 afecta a la memoria.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

Ácido fórmico en las Hormigas Defensa contra los Insectos

Ácido fórmico en las Hormigas Defensa contra los Insectos

Ver: Muerte de las Abejas Al Picar y Uso de Venenos Como Defensa

EL PODER QUÍMICO DE LAS HORMIGAS

Aunque individualmente las hormigas no representan generalmente una amenaza para el ser humano,no se debe nunca subestimar el poder destructivo de este increíble animal capaz de formar colonias de más de 20 millones de individuos.

Y es que la principal fuerza de este voraz depredador no consiste en sus poderosas mandíbulas ni en su aguijón capaz de inocular ácido fórmico, el arma más peligrosa de este insecto es su gran número. Estas alucinantes criaturas no están exactamente llenas de ácido fórmico, pero lo crean como arma química.

Si alguna vez has experimentado la dolorosa quemazón de una picadura de la hormiga roja, entonces has probado el ácido fórmico en tu propia piel. También habrás aprendido, sin duda alguna, que no se puede jugar con las hormigas rojas.

Los chicos de la tribu Maué, en Brasil, nos podrían contar algunas cosas interesantes acerca del ácido fórmico.

A modo de prueba de madurez, les hacen meter los brazos en unas mangas llenas de feroces hormigas rojas una y otra vez hasta que demuestran que son capaces de aguantar el dolor sin transmitir ninguna emoción. Cuando un muchacho ha llegado a tal punto de resistencia, se considera que ya es un hombre y los mayores le permitirán casarse.

Pero no hace falta meter el brazo en esas mismas mangas para sentir el efecto del ácido fórmico. Las hormigas son una fuente natural de lluvia ácida; en realidad, ellas son las mayores responsables de la lluvia ácida de la selva amazónica. Se ha calculado que las hormigas rojas sueltan unas 1.000 toneladas de ácido fórmico cada año.

El ácido fórmico no siempre es un problema. La gente lleva poniéndolo en uso comercial desde el siglo XVII, cuando se consiguió aislarlo por primera vez moliendo las hormigas en un mortero. Las industrias de curtido de pieles y de tintes lo usan y, además, el ácido es el ingrediente activo en las soluciones que se emplean para eliminar la cal incrustada en el interior de las teteras.

Pero los defensores de los derechos de los animales no tienen por qué preocuparse: el producto que se comercializa ya no se elabora con un destilado de hormiga roja. Se sintetiza a partir del monóxido de carbono.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

Transformación de vino a vinagre Bacterias en el vino Fermentación

Transformación de Vino en Vinagre

CUANDO EL VINO SE TRASFORMA EN VINAGRE, ¿DÓNDE VA EL ALCOHOL?

Muy sencillo. Desaparece porque lo que se convierte en vinagre es el alcohol. Pero hasta las respuestas simples, como ésta, esconden una historia interesante. Tradicionalmente el vinagre procedía de los toneles de la producción del vino que se agriaba, o se ponía malo. El fenómeno concreto de la producción del vinagre no fue explicado hasta el año 1864. Hay dos procesos en juego cuando el alcohol del vino se transforma en vinagre. El primero es relativamente insignificante.

El etanol, el alcohol de las bebidas, reacciona con el oxígeno y forma el ácido acético, una solución diluida a la que llamamos «vinagre». Hasta cierto punto, esto sucede porque el vino no está en contacto durante demasiado tiempo con el oxígeno. Lo que realmente convierte el vino en vinagre es la contaminación provocada por una bacteria llamada Acetobacter aceti. Esta bacteria tan común produce una enzima que convierte el etanol en ácido acético.

Se encuentra en las uvas que se usan para elaborar vino, pero el origen más habitual para propagarla polución es la mosca de la fruta. Ésta es la razón por la que muchos vinicultores se toman tantas molestias a la hora de mantener alejados estos pequeños bichos de sus mezclas de vino en fermentación. Una vez las bacterias Acetobacter han tomado posesión, empiezan a multiplicarse y muy pronto ya habrá surgido una sustancia gelatinosa a base de celulosa que se llama «madre de vinagre». En Filipinas, esta gelatina se considera una exquisitez.

Hay un típico postre filipino, la «nata de coco» o «nata de piña», que se prepara mezclando la celulosa de la bacteria con azúcar. En general, la transformación del alcohol del vino, en ácido acético no es deseable. Pero a veces, sí lo es. El vinagre de vino es un famoso producto para gourmets. Se prepara introduciendo madre de vinagre dentro del vino para favorecer la producción del ácido. Hay mucha gente que prefiere el vinagre de vino al vinagre normal porque, además del ácido acético, tiene múltiples componentes de sabor que se produjeron en la fermentación original.

A pesar de esto, es posible hacer vinagre sin usar vino. El etanol se puede confeccionar a partir del etileno, que a su vez está hecho de petróleo. El etanol se convierte en ácido acético por reacción con el oxígeno; se fabrica una gran cantidad de ácido acético a escala industrial siguiendo este método. Si diluimos el ácido acético en agua a una concentración del 5 %, obtenemos vinagre.

El vinagre proviene de la actividad de las bacterias Acetobacter aceti que realizan la reacción química de fermentación del alcohol etílico (vino) a ácido acético (vinagre), para que ocurra esta transformación deben existir las condiciones apropiadas de acidez pH, concentración del alcohol, nutrientes (proteínas en el vino). Cuando se produce la actividad de las Acetobacter aceti se forma una piel en la superficie exterior del vino con la intención de ir tomando el oxígeno del aire y convertir el alcohol en vinagre, el fin del proceso resulta cuando ya no hay una concentración alta de alcohol en el vino.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

 

Defensa Química del Escarabajo Bombardero ◘

Defensa química del escarabajo e insectos

 LA DEFENSA QUÍMICA DEL ESCARABAJO BOMBARDERO

Que te rociaran con un líquido caliente que contiene irritantes químicos conocidos como benzoquinonas. Lo más probable es que, además de memorable, sería una experiencia muy desagradable.

Dada su habilidad para descargar estas bombas químicas cuando se sienten amenazados, estos escarabajos tiene un nombre muy acertado.

Los escarabajos se diferencian de los demás insectos porque no pueden ponerse a volar de inmediato. Tienen unas alas cubiertas que deben desplegar antes de elevarse. Algo así como Superman, que debía quitarse el traje de la oficina antes de alzar el vuelo.

Puesto que los coleópteros no pueden echarse a volar en el mismísimo instante que son atacados, han desarrollado una defensa de emergencia para protegerse mientras se preparan.

Los científicos han estudiado la familia del escarabajo bombardero africano con detenimiento para poder entender este sistema de defensa tan excepcional.

Cuando los depredadores les atacan —en su mayoría, hormigas— el escarabajo suelta una especie de disparos, unos chorros de mezcla química con detonaciones audibles.

El spray emerge de debajo del abdomen, de una parte parecida a la torreta de un tanque, que el escarabajo puede maniobrar para conseguir acertar el blanco con una puntería extraordinaria. Pero lo verdaderamente sorprendente es la química que compone el líquido.

El bombardero prepara la mezcla irritan

Una de ellas contiene agua oxigenada e hidroquinona, y la otra alberga una mezcla de enzimas, conocidas como catalasas y peroxidasas, que reaccionan con el agua oxigenada y transforman el oxígeno en gas y agua.

Cuando el contenido de las dos glándulas se mezcla, se genera oxígeno, que reacciona con la hidroquinona y se convierte en benzoquinona. Esta es una reacción exotérmica tan alta que puede alcanzar una temperatura de 100 °C. Debido al gran aumento de oxígeno, la presión hace que la combinación de agua caliente y benzoquinona.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

Destilar alcohol con remolacha Fermentación láctica Bacterias

FERMENTAR ALCOHOL DE LA REMOLACHA

A mediados del siglo XIX, un industrial francés que destilaba alcohol a partir de la remolacha azucarera tuvo un problema cuando los barriles de fermentación dejaron de producir alcohol. Le pidió ayuda a un científico y el resultado fue uno de los descubrimientos científicos más importantes.

¿Quién era ese científico y cuál fue su descubrimiento?

La implicación de Louis Pasteur en este problema les condujo finalmente a descubrir el papel que representan las bacterias para la propagación de las enfermedades. Pasteur, un joven profesor de química en la Universidad de Lille, estaba atado de manos por el mismo problema que persigue aún hoy la gran cantidad de investigadores: la falta de financiación. Los fabricantes privados a los que se acercaba en busca de ayuda a menudo se mostraban escépticos ante la necesidad de que se hicieran investigaciones, pero Pasteur consiguió ganárselos gracias a sus estimulantes conferencias.

En una de esas conferencias Pasteur preguntó a la audiencia dónde estaba el hombre cuya curiosidad no fuera atizada por el conocimiento al saber que «¿si ponía una patata en sus manos, podría obtener azúcar, y con ese azúcar, se produciría alcohol?». Las palabras consiguieron cautivar a al un tal Monsieur Bigo, un industrial cuyas remolachas habían dejado de producir alcohol, así que Bigo le rogó a Pasteur que examinara su problema.

En esos tiempos, nadie —incluido Pasteur— comprendía cómo funcionaban los fermentos del azúcar en el alcohol, por eso el químico hizo lo único que se podía hacer: tomo unas muestras de un barril sano y las puso bajo el microscopio. Una multitud de glóbulos amarillos danzaban ante sus ojos. Y no sólo bailaban, sino que se multiplicaban. Esas levaduras estaban vivas y, como dedujo Pasteur rápidamente, eran las que convertían el azúcar en alcohol.

El siguiente paso de Pasteur fue examinar los barriles de fermentación. En vez de glóbulos de levaduras, vio unas cosas diminutas, como filamentos, brincando en el caldo de cultivo, que en vez de estar lleno de alcohol tenía ácido láctico. Pasteur consiguió transferir algunas de las criaturas filamentosas a un contenedor limpio y prosiguió a demostrar que, si se les daba los nutrientes adecuados, se multiplicaban. Los filamentos estaban vivos y se afanaban por convertir el alcohol en ácido láctico. Esos microbios contaminaban las barricas llenas de azúcar de remolacha, mataban las levaduras y terminaban con la producción de alcohol.

¿De dónde habían llegado? Pasteur dedujo con acierto que estaban presentes en el aire. Si podían estropear el cultivo de azúcar de remolacha por completo, ¿qué más serían capaces de hacer? Pasteur pronto respondió a esta cuestión al establecer una unión entre los microbios y las enfermedades humanas. Y todo porque a un fabricante francés se le truncó su producción de alcohol.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

Origen de las gaseosas Agua con gas Bebidas Gaseosas Refrescantes

CURIOSIDAD: ORIGEN DE LAS GASESOSAS

 A finales del siglo XVII, el aparato del doctor Nooth se encontraba en cualquier casa decente de Inglaterra. Se había diseñado para mantener un estado de buena salud y restaurarla para aquellos que la habían perdido. ¿Qué hacía este aparato?

Convertía el agua en gaseosa. Ya hacía tiempo que la gente creía que las aguas carbónicas eran muy saludables. Los que sufrían de piedras en el riñón, artritis y «falta de vigor» iban desesperados a los balnearios para recibir una cura de estas aguas. Pero, los que podían ir a la fuente de las aguas milagrosas, no estaban de suerte.

Hasta que un día, apareció Joseph Priestley Priestley, que es más conocido por ser el descubridor del oxígeno, vivía cerca de una destiladora y estaba intrigado por las burbujas de dióxido de carbono que se elevaban dentro de su cerveza. Estas le dieron la idea de carbonatar el agua artificialmente. Joseph Black ya había conseguido producir dióxido de carbono —o «aire fijo», como le llamaban entonces— mediante la reacción del yeso (carbonato cálcico) con ácido sulfúrico.

Priestley diseñó un ingenioso aparato que unía la vejiga de un cerdo a un contenedor de vidrio con estos reactivos dentro. La vejiga estaba conectada a un tubo que iba a parar a una botella llena de agua y que estaba en posición invertida dentro de un cuenco de agua.

Se generaba gas, llenaba la vejiga, y entonces se apretaba para mandar el gas presurizado al agua. Mediante este sistema, Priestley pudo disolver la suficiente cantidad de gas para poder ofrecer una bebida con burbujas. Las sales como el carbonato de sodio o el tartrato de sodio se añadían y así se convertía en agua mineral.

John Nooth, un médico escocés, se preguntaba por qué no se habían explorado con profundidad las propiedades curativas del agua de Priestley. Él sospechaba que era debido al sabor desagradable del agua, parecido a la orina, así que diseñó un aparato totalmente fabricado en vidrio y eliminó así la vejiga de cerdo. Priestley no se tomó nada bien esta crítica hacia su agua. Sostenía que ni él ni nadie a quien le hubiese proporcionado agua había notado el sabor o el olor a orina.

Si a Nooth le había parecido imbebible era —le sugirió Priestley— porque alguno de sus sirvientes de había gastado una broma muy cruel y se había orinado en el agua que usó para llenar el aparato carbónico de Nooth. Priestley no tenía ninguna prueba para presentar una acusación de este tipo y al final dejó de atacar a Nooth y admitió que el aparato de Nooth era mejor que el suyo.

Años más tarde, el inventor suizo Johann Jacob Schweppe optimizó el aparato y el agua carbónica empezó a estar al alcance de todas las casas. En la actualidad, el debate sobre los beneficios el agua carbónica continúa, pero los beneficios financieros que ha aportado son indiscutibles; la lucrativa industria de las bebidas con gas depende totalmente de las aguas carbonatadas artificialmente.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

ANHÍDRIDO CARBÓNICO Dióxido de Carbono Intoxicación Aire CO2

CURIOSIDADES QUÍMICAS: ANHÍDRICO CARBÓNICO

 TRAGEDIA POR ANHÍDRIDO CARBÓNICO EN LA NATURALEZA

También conocido como dióxido de carbono, se encuentra en la atmósfera normal en concentraciones que varían desde 0,03 hasta 0,06 %. También se encuentra disuelto en el agua de manantial, que en ocasiones está cargada de este gas a presión de forma efervescente. Se desprende en grandes cantidades por los respiraderos y fisuras de la corteza terrestre en las zonas volcánicas. El gas se encuentra también presente en el aire espirado y su concentración aumenta en la atmósfera de una habitación llena de gente.

Para los antiguos griegos la entrada al infierno se encontraba en un gran hoyo caliente  al lado del mismo  templo de Apolo, en Pamukkale, en la actual Turquía. La puerta parecía el acceso a una cueva, pero no era una cueva normal y corriente. Ningún hombre o animal que hubiese entrado en ese sombrío interior había regresado jamás. Hoy nos parece saber el porqué. Hay unos torrentes, subterráneos y calientes, que penetran en el suelo alrededor de la gruta.

Cuando la corriente fluye por encima de los depósitos de caliza —también llamado carbonato cálcico—, el agua arrastra los gases de dióxido de carbono. Es como un proceso natural de carbonización. Luego, a medida que el agua carbonatada llega a la caverna, se libera la presión y el gas escapa. Es como abrir una botella de gaseosa. Como el dióxido de carbono es más pesado que el aire, expulsa el aire de dentro de la cueva y así, cualquier persona que entre en ella se ve afectado rápidamente por la falta de oxígeno.

La caverna de Pamukkale no es el único lugar donde el dióxido de carbono ha causado estragos entre la población humana. El 21 de agosto de 1986, tuvo lugar un terrible accidente provocado por la química natural en el Camerún, en África. En pocas horas habían muerto miles de animales y personas alrededor de la zona del lago Nyos. Era como si una plaga celestial hubiese caído y aniquilado a los vivos en un instante, pero los muertos no mostraban signos de enfermedad. El culpable resultó ser el gas del dióxido de carbono —el gas que crea las burbujas en un refresco y que exhalamos en cada aliento—. ¿De dónde procedía? Del fondo del lago.

Este accidente devastador seguramente fue provocado por la actividad volcánica que tenía lugar bajo tierra, que generó un aumento de dióxido de carbono. El gas se elevó en forma de burbujas hasta la superficie del lago y se expandió enseguida a las áreas circundantes.

Como ya sabemos, el dióxido de carbono es mas denso que el aire, así que se asentó a ras de suelo y se deslizó por el valle. La nube de gas viajó a una distancia superior a los 25 kilómetros del lago, y en ciertos puntos era tan rápida que consiguió aplanar la vegetación, incluidos algunos árboles. Unas 1.700 personas murieron sofocadas por el gas y unas mil más tuvieron que ser hospitalizadas. Este tipo de desastres podría repetirse. Con toda seguridad, el dióxido de carbono se sigue acumulando bajo el lago. Esto sí que podemos decir que es el infierno en la tierra.

Genera disminución de la respiración y dolor de cabeza, hasta provocar la pérdida del conocimiento o la muerte por defecto de oxígeno, en función de las concentraciones. Su tenue olor no sirve como advertencia, pudiendo intoxicar a una persona sin percibirlo para ponerse a salvo.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

Uso sulfato de cobre en viñedos Plaga Mildiu Enfermedades Viña

USO DEL SULFATO DE COBRE EN LOS VIÑEDOS

¿Qué producto químico es útil tanto para los propietarios de una piscina como para los cultivadores de viñedos en Francia?

El sulfato de cobre. Las algas a menudo invaden las piscinas y hacen que el agua se vuelva de un color verdoso y se enturbie. Si añadimos una pequeña cantidad de sulfato de cobre al agua de la piscina, se aclara y apetece más bañarse en la piscina. Éste es otro de los beneficios: al usar sulfato de cobre, reducimos la cantidad de cloro o de bromo que hace falta para desinfectar una piscina.

El sulfato de cobre, con unas diluciones tan pequeñas, es una sustancia muy segura y la Agencia de la Salud Reguladora de los Pesticidas que existe en Canadá le ha concedido una patente de sanidad. Esta agencia, además, regula otro uso del sulfato de cobre completamente distinto: el control de las plagas de mildiu, un hongo que puede llegar a devastar viñedos completos. El mildiu se propaga con el clima húmedo y aparece inicialmente como un moho o una mancha blanquecina en el reverso de la hoja.

Si la lluvia persiste, el hongo acaba estableciéndose y termina con todo el viñedo. Puede incluso permanecer y afectar a la siguiente cosecha. Durante la década del 1860, Pierre-Marie-Ajexís Millardet, un profesor de botánica de la Universidad de Burdeos, descubrió una mezcla de sulfato de cobre y de cal que eliminaba el hongo de manera efectiva. ¿Cómo lo averiguó? Hacía ya tiempo que los agricultores rociaban las viñas con esa sustancia para disuadir a los ladrones.

Millardet observó que las vides que habían sido tratadas no exhibían ningún tipo de propagación del hongo. El cóctel de sulfato de cobre y cal se empezó a llamar la mezcla de Burdeos y desde entonces se usó como un fungicida común. Puesto que está elaborado con minerales que se dan en la naturaleza, los agricultores biológicos usan la mixtura —a pesar de que los fabricantes de juguetes han decidido que es demasiado peligroso y han optado por retirarlo de los juegos de química.

Producir los hermosos y azules cristales del sulfato de cobre había sido una de las actividades más interesantes de las clases prácticas de química, pero, paradójicamente, los alumnos actuales que tengan ganas de probarlo deberán comprar el sulfato de cobre en una tienda de productos naturales, ya que ahí lo venden como un fungicida biológico.

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

Tintura para telas fabricada con insectos Cochinilla

CURIOSIDADES:Tintura para telas fabricada con insectos 

 TINTURAS PARA TELAS FABRICADAS CON INSECTOS:

Cuando Hernán Cortés llegó a México en el año 1518, vio los tejidos de llamativos colores que llevaban los aztecas y le dejaron muy intrigado. El origen del tinte parecía ser, a primera vista, unas semillas que aparecían en la superficie de un cactus, pero un examen más a fondo le reveló que no eran, para nada, semillas de cactus.

Eran unos bichitos diminutos. Hoy en día, estos insectos se conocen con el nombre de «cochinilla del nopal» y el tinte que se extrae de ellos es el carmín. Al rey azteca Moctezuma le gustaba tanto llevar ropa teñida de este color que acabó imponiendo un tributo a su población que se pagaba con cochinillas.

Pequeño insecto llamado Daclylopius coccus.

Las hembras embarazadas de la cochinilla del nopal producen este rojo tan brillante que se convierte en tinte y que fue el primer producto que se exportó del Nuevo Mundo al Viejo Continente. Muy pronto, los europeos vistieron lana y sedas de color carmín que habían coloreado con el extracto de la cochinilla. El uso más memorable de este insecto fue, quizá, la introducción del tono escarlata en el arte, cuya intensidad hizo famosos los tapices de Gobelin en París.

Extraer este tinte no es una tarea nada fácil. La hembra del hemíptero, que se alimenta de las bayas rojas del cactus, concentra la tintura en su cuerpo y en sus larvas. Luego, los recolectores de cochinillas las arrancan de la corteza del cactus y las arrojan en un recipiente con agua muy caliente, donde mueren al instante. Entonces las secan bajo el sol y las trituran hasta obtener un polvo, que se añade al agua o a una mezcla de agua con alcohol.

Para las telas se usa un mordiente, como, por ejemplo, el alumbre, que fija el color en el tejido. El ácido carmíneo, este activo agente colorante, es uno de los tintes más seguros que existen y, en general, se usa muchísimo en la industria cosmética y alimentaria. Los caramelos, los helados, las bebidas, el yogur, los pintalabios y las sombras de ojos, todos ellos pueden contener la cochinilla del nopal como uno de sus ingredientes.

Las reacciones alérgicas ante el tinte son muy poco frecuentes. Se han dado casos de gente que ha desarrollado una reacción adversa al aperitivo Campan, a los polos de color rojo, a las cerezas confitadas y a la barra de labios de color carmín, pero hay una cantidad mayor de gente que ha manifestado alergias a muchos otros ingredientes de la comida o los cosméticos.

En una ocasión hubo un niño al que se le hinchó la cara después de recibir un beso de su afectuosa abuela en la mejilla. Resultó que el niño se había sensibilizado contra el carmín, seguramente debido al consumo de golosinas y otros alimentos, de modo que reaccionó adversamente al colorante del pintalabios de su abuela. Cuando se da este tipo de rechazos, éstos se manifiestan en forma de inflamaciones o urticarias, aunque también se han dado casos de reacción anafiláctica con el Campan-Orange.

Como la cochinilla del nopal es un insecto diminuto, harán falta unas 70.000 hembras aproximadamente para elaborar algo menos de medio kilo de extracto. Para este fin, los machos son bastante inútiles. Al igual que los machos de otras muchas especies, son considerablemente más simples que las hembras.

Tampoco hay muchos, y su vida dura tan sólo una semana escasa. A lo largo de este fugaz periodo, intentarán aparearse con el mayor número de hembras posible. (Puede que, al fin y al cabo, no sean tan y tan simples como creíamos.) Pero ¿cómo consiguen los recolectores diferenciar entre un sexo y el otro? Bueno, pues porque los machos vuelan, y las hembras, al no tener alas, no vuelan. Al sacudir el cactus, los sujetos masculinos echan a volar, pero las féminas no pueden escapar. Las arrancan del nopal y las destinan a colorear algún helado de fresa. Ya me imagino que a muchos de vosotros no os parecerá demasiado apetitoso el hecho de comer un helado mezclado con jugo de bichos, pero os aseguro que es un colorante muy efectivo y fiable. ¡Y, además, es cien por cien natural!

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

Licopeno Compuesto que reduce riesgo de cáncer de próstata Tomate

CURIOSIDADES QUÍMICAS: LICOPENO REDUCE RIESGO DE CÁNCER

 Cada día se escuchar mas hablar del licopeno, un compuesto que se cree reduce el riego entre los hombres de sufrir un cáncer de próstata. ¿En qué alimento crudo se halla la mayor fuente de esta sustancia?

En la sandía y luego le sigue el tomate.

Es un pigmento vegetal, soluble en grasas, que aporta el color rojo característico a los tomates, y en menor cantidad, a otras frutas y verduras. Posee propiedades antioxidantes y actúa protegiendo a las células del organismo del estrés oxidativo producido por los radicales libres.

Los licopenos son carotenoides contenidos en el tomate que pueden reducir sensiblemente el riesgo de contraer cáncer de próstata o enfermedades cardiovasculares, así lo evidencian cientos de trabajos científicos, como los que compartiremos a continuación.

En efecto, el pigmento rojo se da en los tomates. Cuando está dentro mismo del tomate, protegiendo a esta fruta contra las enfermedades y los efectos nocivos del sol, esta molécula se encuentra en una forma llamada trans-licopeno.

Pero, para que nuestro cuerpo la absorba correctamente, debe encontrarse en otra forma, llamada cis-licopeno. Para que tenga lugar esta conversión, el tomate debe ser cocinado.

La única diferencia entre el trans y el cis es la forma de la molécula. Cuando el licopeno se transforma en cis, cabe dentro del receptor de una célula. Hay muchos tipos distintos de receptores en una célula y cada uno recibe solamente unas moléculas de formas muy concretas.

El cis-licopeno tiene un receptor en las células que lo reconoce; pero el trans no. Así que el trans-licopeno pasa por todo el sistema digestivo, mientras que el cis se aferra y consigue entrar dentro del flujo sanguíneo, en donde va a trabajar.

La sandía contiene mayor cantidad de cis-licopeno, por eso no es necesario cocinarla. En un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, veintitrés voluntarios sanos tomaron zumo de sandía o de tomate con veinte miligramos de licopeno.

En cada uno de los casos, la concentración de licopeno en sangre se había duplicado; es decir, había el doble de la concentración que en personas con una dieta baja en licopeno. Esta visto que la sandía no tiene un valor nutricional tan ligero como se creía. ¿A alguien le apetece un vodka con zumo de sandía?

Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.