Biografía de Jorge Luis Borges

Biografia de Ginobili Manu Gran Basquetbolista Argentino Jugador NBA

Manu Ginobili: El Batman de Bahía Blanca 

BIOGRAFÍA DE: Manu Ginobili: "El Batman de Bahía Blanca"

Cuando comenzó su carrera profesional, allá a mediados de la década de los noventa, muchos expertos en deportes auguraban un futuro incierto para el joven Manu Ginobili, asegurando que era posible que quedara opacado por las figuras de su padre y su hermano.

Es que en realidad Emanuel, tal su nombre real, proviene de una familia con una fuerte tradición en el deporte, sobre todo en el básquet, ya que por un lado su padre fue jugador, entrenador y presidente del Club Bahiense del Norte de Bahía Blanca, precisamente el club donde Manu había aprendido a jugar, y por el otro, su hermano mayor fue hasta el año 2003, integrante del plantel estable de la liga argentina.

Ambos antecedentes ponían en riesgo el futuro de aquel joven que deseaba seguir los pasos de su padre y de su hermano, pero que al mismo tiempo debía demostrar que su talento superaba cualquier especulación y expectativa.

Lo cierto es que su gran capacidad en el campo y su estilo de juego, con un impecable manejo de la pelota, una gran destreza atlética y método que siempre le ha permitido definir sus jugadas cerca del canasto, hicieron que Manu Ginobili se convirtiera en uno de los preferidos del público.

Su gran debut a nivel profesional llegó en 1995, cuando pasó a integrar la Liga Nacional de Básquet. Al poco tiempo de ingresar en el equipo, Ginobili fue nombrado como el mejor debutante de la Liga, demostrando de esta forma el gran talento del jugador. Dentro de la liga nacional, se desenvolvió como jugador en el Club Andino y posteriormente en el Promesas Mar del Plata, donde su capacidad fue nuevamente galardonada, en esta ocasión con el premio al mayor progreso de la LNB.

Dos años después, y una vez que Manu Ginobili comenzó a ganar preponderancia dentro del mundo del Básquet, fue requerido para sumarse a la Liga Italiana, comenzando allí dos temporadas en el Basket Viola Reggio Calabria, a la que le seguirían otras dos temporadas para el Kinder Bolonia.

Su fama crecía a la par que aumentaba notablemente su desempeño en la cancha, y durante el período mencionado fue campeón junto a su equipo de varios torneos como la Copa de Italia y la Euroliga, entre otros, consagrándose así como el mejor jugador de básquet de Europa.

Esto hizo que por un lado fuera seleccionado en tres oportunidades para ser parte del All-Star, y que al mismo tiempo, los directivos de la NBA comenzaran a interesarse en este joven jugador argentino, que nada ni nadie podían detener.

Así fue que Ginobili llegó a los Estados Unidos luego de aceptar la propuesta de San Antonio Spurs, y así fue que el 29 de octubre de 2002 jugó su primer partido en la NBA, competencia que demostró nuevamente el talento de Manu, cuando derrotaron a los implacables Los Angeles Lakers.

Fue precisamente en los primeros años del siglo, que el jugador alcanzó uno de los momentos más importantes de su carrera, cuando ganó su primer Olimpia de Oro de la Argentina como deportista del año. Simultáneamente, al promediar la nueva década fue seleccionado por los entrenadores de la NBA para jugar el All-Star Game, lo que significó pasar a ocupar un lugar en la elite de la NBA.

Lo cierto es que a pesar de su capacidad deportiva y su talento en la cancha, que hicieron que fuera requerido por los equipos más prestigiosos del mundo, aquel joven que había nacido el 28 de julio de 1977 en Bahía Blanca, no se convirtió en una figura popular en su país hasta 1998, cuando ingresó como jugador en la Selección Argentina de Básquet, para participar en el Mundial de Atenas.

Aquello lo convirtió en una figura pública, aunque Ginobili siempre ha asegurado que prefiere mantener un perfil bajo, y disfrutar de su tiempo libre sin preocupaciones, junto a su esposa Marianela Oroño y sus hijos Dante y Nicola.

SELECCIÓN ARGENTINA DE BASQUETBOL: MEDALLA DE ORO JUEGO OLÍMPICOS DE ATENAS EN 2004

ASÍ LO VIVIÓ EL ARTÍFICE DEL DÍA MAS DORADO DEL DEPORTE


ATENAS.- ¡Esto es increíble! Lo que sentí esta noche no lo podré olvidar jamás y me gustaría poder explicarlo. Un minuto antes de que terminara el partido tenía la piel de gallina. Cuando me abracé con Pepe (Sánchez) y el Puma (Montecchia) tenía ganas de llorar. ¡Veía las caras de ellos y era peor! Después de la gran desilusión de Indianápolis, todas las sensaciones de ayer fueron más fuertes.

Salió todo como lo deseábamos. En realidad, vinimos a buscar una medalla. No sabíamos de qué color. Había que ver cómo se presentaba el torneo y se nos fue dando, con un cruce favorable, con un gran partido ante los Estados Unidos y este gran trabajo frente a los italianos. Hoy nos costó mucho laburo ganar. Ellos no tendrán tanto talento, pero son un equipo fuerte, muy peligroso en las posiciones de base y escolta, y con grandes tiradores. Hubo que defender muy duro. La idea era que corriéramos mucho porque los pivotes son grandes y algo lentos. Creo que allí sacamos ventaja.

Estoy feliz porque empecé con algunas dudas el torneo, venia de no hacer una buena preparación con el resto del equipo por el tema del casamiento y no estuve muy seguro. Pero a medida de que fueron transcurriendo los partidos tomé confianza, tuve mucho contacto con el balón, me empecé a sentir bien y me gustó.

Tuve mucha participación ofensiva, pero también sin perder nunca el sentido colectivo y haciendo de todo para el equipo. La idea es producir algo positivo siempre. Hoy me preguntaba en qué momento sentí que ganábamos el partido. En realidad, a los 40 minutos. Era tantas la atención y las ganas de no equivocarnos que no quisimos suponer nada de antemano. Ni siquiera cuando sacamos 12 puntos cerca del final. Estábamos muy mentalizados para ganar.

También me pidieron que comparara el anillo en la NBA que obtuve con los San Antonio Spurs en 2003 con la medalla olímpica. Es imposible. Son cosas muy distintas y muy grandes. Yo digo que conseguí dos cosas únicas. Me encantaría volver a Buenos Aires para seguir festejando con la gente y saber cómo vivieron allá esta medalla dorada, pero lamentablemente tengo compromisos que cumplir en Europa y no voy a regresar hasta mediados del mes próximo.

Hubiese sido hermoso, me imagino, repetir lo del Mundial de Indianápolis en el aeropuerto de Ezeiza, todos juntos y festejando.

Acá los festejos siguen, estamos todos enloquecidos. Lo que pasa es que en pocas horas todos empezaremos a tomar rumbos diferentes y queremos disfrutar las pocas horas que nos quedan. La verdad es que no sé cuándo nos volveremos a juntar los muchachos del seleccionado. Yo seguramente me tomaré un año porque necesito hacer una preparación especial y descansar un poco. Han sido más de dos años muy intensos y con poco descanso. Desde ya que me gustaría estar en otros Juegos Olímpicos, pero falta mucho para Pekín 2008.

Nada se puede prever ahora. Además, quiero vivir esta fiesta que todavía parece un sueño. Es el sueño de mi vida.

Fuente Consultada: La Nación 135 Años Testimonios de Tres Siglos

Destacados Deportistas de Argentina Mejores Deportistas de Argentina

Destacados Deportistas de Argentina

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Hugo Porta
El mejor jugador de rugby de la Argentina. Capitán y símbolo de Los Pumas, donde jugó 92 test-matches ante los mejores equipos. En 1985 fue elegido el mejor jugador del mundo.

Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte Nacional

Antonio Roma
El Tano debutó en el arco de Ferro en 1951. Luego pasó a Boca en 1960 y en el 62 logró el primer titulo de su campaña con losxeneizes al atajarle un penal a Delem en el superclásico.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalEduardo Romero
Heredero natural de Roberto De Vicenzo. Triunfó en la Argentina y paseó su categoría por los circuitos europeos. En 1994 logró su mayor conquista: El Master Europeo.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalOscar Ruggeri
En su carrera gane 13 títulos. Jugó en Boca, River, Logroñés y Real Madrid (España), Vélez, Ancona (Italia), América (México), San Lorenzo, Lanús y la Selección Nacional.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalAngel C. Rojas
Rojitas fue uno de los grandes ídolos
de Boca (1963-1971). Sus amagues y quiebres de cintura quedaron en la memoria de los hinchas. Jugó 210 partidos y marcó 68 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalGabriela Sabatini
Fue la mejor deportista que dio el tenis femenino argentino. Entre sus títulos más importantes figuran el Master 88, la
medalla de plata en los Juegos de Seúl88 y el U.S. Open 90.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalJosé Sanfilippo
El Nene fue uno de los goleadores más notables del fútbol argentino. Dentro leí área era infalible.
Debutó en San Lorenzo en 1953. También jugó en Boca y Banfield. Jugó 330 partidos y marcó 226 goles.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalHéctor Silva
Pochola debutó er la primera de Los Tilos en 1961. Participó en 1965 de la gira de la Selección Argentina por Sudáfrica y dirigió a Los Pumas desde 1984 hasta 1987.
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalNoemí Simonetto
Se destacó en los Juegos Olímpicos de Londres 1948 donde ganó la medalla de plata en  salto en largo con una marca de 5,60 metros. Espectacular
Grandes Deportistas Argentinos Historia del Depoporte NacionalJuan M. Traverso
Un clásico en las décadas de los 80 y de los 90. En el TC 2000 fue líder indiscutible con seis títulos en 14 ediciones. En Turismo Carretera fue campeón en 1977 y 1978.

 

Todos Los Triunfos de Fangio

Todas las carreras y principales triunfos de Juan Manuel Fangio

Fangio corrió siete temporadas en F 1 y aún mantiene imbatible el promedio de victorias: 47, 05 por ciento. En total corrió 205 carreras. Había comenzado a hacerlo en F 1 a los 37 años. Se retiró a los 45.

1940-Con Chevrolet. Gran Premio Internacional del Norte. Argentina-Bolivia-Perú. TC.

1941-Con Chevrolet 40. Gran Premio “Gemlio Vargas”, Brasil.

1941-Con Chevrolet 40. Mil Millas Argentinas.

1942-Con Chevrolet 40. Primera edición de “Mar y Sierras”, Argentina.

1947-Con Ford T-Chevrolet. Premio Rosario-Circuito Parque Independencia, Argentina.

1947-Con Volpi Chevrolet. Gran Premio de Montevideo, Uruguay. Ídem. Premio Primavera, Circuito Playa Grande, Mar del Plata, Argentina. Con Chrevrolet 39. Doble Vuelta de la Ventana, provincia de Buenos Aires, Argentina.

1948-Con Chrevrolet 39. Gran Premio Ciudad de Pringles, provincia de Buenos Aires, Argentina.. Con Volpi-Chevrolet. Premio Otoño, Argentina..Idem. Circuito de Necochea, Argentina. Con Chevrolet 39.Vuelta de Entre
Ríos, Argentina.. Con Volpi-Chevrolet. Premio ciudad de Mercedes, Uruguay

1949-Con Volpi-Chevrolet. Premio Jean Pierre Winiilli, Argentina. Con Maserati 4CLT/48. Gran Premio Ciudad de Mar del Plata, Argentina. Con Volpi-Chevrolet. Premio Fraile Muerte, Argentina.. Con Maserati 4 CLT/48. Tipo San Remo. Gran Premio de San Remo, Italia.Con Maserati 4 CLT Gran Premio de Pau, Francia.

Con Maserati 4 CLT. Gran Premio Roussillon, Francia.Con SimcaGordini., Gran Premio de Marsella, Francia. Con Ferrari 124, Gran Premio del autódromo de Monza, Italia.Con Maserati 4 CLT/48, Gran Premio de Albi, Francia.

1950-Con Maserati 4 CLT/48, Gran Premio de Pau, Francia.
Con Alfa Romeo 158-Alfetta. Gran Premio de San Remo, Italia.
Idem, Gran Premio de Mónaco. Con Maserati 4 CLT,Gran Premio de Angulema, Francia.
Con Alfa Romeo 158, Gran Premio de Bélgica-Spa-Francorchamps. Con Alfa Romeo 158, Gran Premio de Francia, Circuito de Reims. Con Alfa Romeo 158-Al-fetta, Gran Premio de las Naciones, Ginebra, Suiza. Con Alfa Romeo 158, Gran Premio de Pescara, Italia. Con Ferrari 166, Premio Ciudad de Paraná, Circuito Parque Urquiza, Argentina.
Con Idem. Gran Premio Arturo Alessandri Palma, Santiago de Chile. Con Talbot Lago. Quinientas Millas de Rafaela, Argentina.

1951-Con Alfa Romeo 159-Alfetta. Gran Premio de Berna, Suiza. Idem. Gran Premio de Europa.
Reims, Francja.Idem. Alfetta. Gran Premio de Bari, Italia.Idem. Gran Premio de España, Barcelona.

1952-Con Ferrari 166. Gran premio de la ciudad de San Pablo, Brasil. Idem. Gran Premio Quinta de Boa Vista, Brasil. Ídem. Gran Premio Presidente Perón, Buenos Aires, Argentina.Idem. Gran Premio Eva Perón, Buenos Aires, Argentina. Idem. Circuito de Piriápolis, Uruguay. Ídem. Segundo Premio Circuito de Piriápolis, Uruguay

1953-Con Maserati A6-SSF Premio Vue des Alpes, Suiza. Con Alfa Romeo 6 C. SegundoGran Premio de Supercortemaggiore, Merano, Italia. Con Maserati A6 SSG. Grai Premio de Monza, Italia. Idem Gran Premio de Modena, Italia Con Lancia 3.300. IV Carrera Pa. namericana de México.

1954-Con Maserati 250 E Grar Premio de la República Argentina. Idem. Gran premio de Bélgica-SpaFrancorchamps.
Con Mercedes Uenz W 196. Gran Premio de Francia, Circuito de Reims. Idem. Gran Premio de Europa, Nürburgrin, Alemania.
Idem. Gran Premio de Suiza, Circuito de Bremgarten, Berna.
Idem. Gran Premio de Italia, Monza.

1955-Ídem. Gran Premio de la República Argentina., Buenos Aires. Idem. Gran Premio Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Con Mercedes Benz 300 SLR, Pre mio Eiffel-Nürburgrin, Alemanu Con Mercedes Benz W 196. Grz Premio de Bélgica Spa-Francor champs. Idem. Gran Premio de Ho landa-Zandvoort Con Mercede Benz SRL, Gran Premio de Suecia. Kristianstad.Con Mercedes Benz 196 Gran Premio de Italia, Mon. za.Con Maserati 300 S. Gran Premio de Venezuela, Caracas.

1956-Con Lancia-Ferrarj D 50. Gran Premio de la Rep. Argentina. Buenos Aires.Con Ferrari D 50.
Gran Premio de la Ciudad de Bs.As. Mendoza, Argentina. Con Ferrari Monza 860. Doce horas de
Sebring, usa. Con Lancia—Ferrari 50. Gran Premio de Siracusa, Italia.
Ídem, Gran Premio de Inglaterra.
Ídem. Gran Premio de Alemania, Nürburgring.

1957-Con Maserati 250 E Gran Premio de la República Argentina. Idem. Gran Premio Ciudad de Buenos Aires. Con Maserati 300 5. Gran Premio de Cuba, La Habana. Con Maserati 450 5. Doce horas de Sebring, Usa. Con Maserati 250 E Gran Premio de Montecarlo, Mónaco. Con Maserati 300 5. Sexto Gran Premio de Portugal.
Con Maserati 250 E Gran Premio de Francia, Rouen. Idem. Gran Premio de Alemania, Nürburgring, Con Maserati 300 5. Gran Premio de Interlagos, Brasil. Ídem. Gran Premio de Boa Vista, Río de Janeiro, Brasil.

1958-Con Maserati 250 E Gran Premio Ciudad de Buenos Aires.

Fuente: Juan Manuel Fangio El Mago de los Fierros Tomo 2 La Nación

Accidente en Monza de Fangio en 1952

Idolos del Deporte Argentino Accidente de Fangio en Monza en 1952

Juan Manuel Fangio (1911-1995)

FANGIO SALVA SU VIDA MILAGROSAMENTE: Los primeros meses del año 1952 fueron de una intensa actividad para el nuevo campeón mundial.

El 13 de enero ganó en Interlagos y en el gran premio Quinta da Boa Vista, ambos de Brasil; en febrero obtuvo la concesión de Mercedes Benz; el 9 de marzo, en la Argentina, ganó el premio Presidente Perón y el 16 de ese mismo mes el premio Eva Perón; y en Uruguay, venció en dos carreras corridas en el circuito de Piriápo— lis, el 23 y 30 de marzo. En las seis competencias corrió con un auto Ferrari 125.

En junio, mientras participa de una competencia en Inglaterra, recibe una nueva invitación para correr en Italia. A pesar del poco tiempo con que cuenta, decide no faltar a la cita. Pero, cuando llega a Paris desde Belfast con destino a Monza, se encuentra con que los vuelos y las combinaciones estaban suspendidos. No lo dudó: decidió manejar una cantidad enorme de kilómetros durante la noche, cruzar los Alpes y, de pasada, como quien dice, dejar en su pueblo a otro piloto que viajaba con él. Llegó a Monza una hora antes de la largada.

Tenía cuarenta años y sus reflejos le respondían mejor que nunca. Le quedó apenas tiempo para tomar una aspirina y un vaso de agua. Estaba listo, con su Maserati, aguardando la orden de partir. Había dado su palabra y cumplía. Y largó último de la grilla. Extenuado, sin dormir ni comer.

En la famosa curva de Lesmo pisó el cordón y el auto se le fue contra una serie de fardos que estaban endurecidos por el tiempo, casi petrificados. Apresurado por haber salido tan de atr5s, había cometido un error en uno de los cambios. La disminución de sus reflejos por el cansancio acumulado le impidió recobrar el control del bólido. Acabó por golpear en un terraplén y pegó un giro mortal en el aire. Salió despedido.

Y ahora estaba allí, en Monza, en un sanatorio donde permanecería internado más de cuatro meses. Estuvo horas en agonía. Ahora era él quien había estado a punto de morir. Cuando recuperó la conciencia, al mirar el liviano casco de fibra de vidrio abollado, junto a la mesita de luz, volvía una y otra vez a aquel terrible accidente de Perú. Y sentía nuevamente la sensación del preanuncio de la muerte y el horror en la boca del estómago. Entraba otra vez en el delirio, aunque luchaba por no perder el conocimiento. Quería mantener todo bajo control….le llevó varios meses recuperarse de semejante accidente, pero pronto volvería a triunfar en las pistas.

Fuente: Juan Manuel Fangio El Mago de los Fierros Tomo 2 La Nación

Grandes Boxeadores de Argentina

Grandes Boxeadores de Argentina

Biografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Perez Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Bonavena Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Locche Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Monzon Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de Boxeo
Luis A.
Firpo
José M. GaticaPacual
Perez
Oscar BonavenaNicolino LoccheCarlos Monzón

Vida de Carlos Monzón

Carlos Monzon, BoxeadorAmalia Ledesma y Roque Monzón tuvieron el 7 de Agosto de 1942 a su quinto hijo y lo llamaron Carlos. En San Javier (Santa Fe) vivió los primeros años de su vida y fue ahí donde comenzó su verdadera pelea que se basaba en defenderse y subsistir a una infancia sin juguetes, de pobreza y con muchos inconvenientes.

En 1951, toda la familia se mudó hacia el barrio Barranquita. Desde chico, Carlos percibía que lo suyo no era el estudio y por tal motivo dejó la escuela en tercer grado. Esto lo motivó y lo obligó a trabajar para ayudar a sus padres.

Para conseguir un mango se las rebuscaba como sodero, lechero o diariero, mientras que compañeros de su edad estudiaban o se reunían para jugar.

Todavía no boxeaba, pero en la vida estaba cayendo por puntos. Buscando un camino y un rumbo dentro del pugilismo recorrió distintos gimnasios. Sus ocasionales «managers» eran el «Mono» Martínez y Roberto Agrafogo.

Empezaba a mantenerse haciendo lo que más le gustaba. Con un peso de 64 kilos disputó su primer enfrentamiento, en el pabellón de la Industria ubicado en su ciudad, frente a José Cardozo. El resultado indicó un empate en tres asaltos y recibió un viático de 50 pesos. Las peleas, estilo callejeras, por montos irrisorios, eran moneda corriente hasta que..

Ampliar Biografía de Carlos Monzón

Grandes Boxeadores de la Historia

 

Biografia de Firpo Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de Boxeo

Biografía de Firpo – Boxeadores Argentinos

Biografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Perez Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Bonavena Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Locche Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Monzon Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de Boxeo
Luis A.
Firpo
José M. GaticaPacual
Perez
Oscar BonavenaNicolino LoccheCarlos Monzón

Apenas comenzó el atardecer del 1° de septiembre de 1923, el centro de Buenos Aires registró un movimiento poco habitual. Compactos grupos de personas se concentraban a lo largo de la calle San Martín, en la Avenida de Mayo y en casi todas las arterias adyacentes.

En los clubes de barrio pasaba algo similar, y todo aquel que disponía de uno de los precarios radiorreceptores de entonces tuvo que tolerar una pacífica invasión de familiares y conocidos. El motivo de ese inusitado interés era ía pelea que disputarían a las 22 en Nueva York el campeón mundial de peso pesado, Jack Dempsey, y el argentino Luis Ángel Firpo, aspirante al título.

«El Toro Salvaje de las Pampas», como bautizaron los periodistas norteamericanos al retador, había nacido en Junín, provincia de Buenos Aires, el 11 de octubre de 1894, y se había iniciado en las lides boxísticas en 1916.

Luis Ángel Firpo boxeador argentino que Nació en Junín en 1894 y falleció en 1960. Conocido como El “Toro Salvaje de las Pampas” fue la primera gran leyenda del boxeo argentino. Fue un boxeador de pesos pesados, de gran coraje y arrojo, cualidades que fueron confirmadas en su gran y recordada su pelea con Dempsey el 14 de septiembre de 1923 en New York.

De niño llegó a Buenos Aires entrenando en Almagro Boxing Club, y debutó como profesional el 10 de diciembre de 1917 y su récord fue de 31 victorias, 26 por KO, cuatro denotas y siete sin decisión. El 30 de abril de 1920 ganó el Sudamericano de su categoría en Santiago de Chile tras vencer por KO al local Dave Milis en el primer round. Su brava actuación popularizó el boxeo en el país e influyó para que se terminara con la prohibición que regía sobre el pugilismo argentino.

Luis Ángel Firpo

Entre 1923 y 1926 realizó en EE.UU. 14 peleas, pero la que lo llevará al estrellato para siempre, sera aquella frente al campeón mundial de pesos pesados Jack Dempsey. Según relato de Horacio Estol en su libro Vidas y Combates de Luis Ángel Firpo, Firpo peleó con el húmero quebrado. La pelea lógicamente fue muy corta, apenas dos round, pero suficientes para demostrar su valor en el cuadrilátero.

En el primer round el campeón mundial lo volteó siete veces, pero cuando Firpo logró hacerle llegar unos de sus puños, Dempesy fue literalmente arrojado fuera del ring, cosa increíble, por lo que el mismo árbitro contó tan lento que dio a tiempo a recuperarse y volver al combate. Habían pasado 17 segundo y nuevamente el campeón estaba para seguir la pelea.

Esta pelea es siempre recordada como un acto de gran bravura y coraje, fue el 14 de septiembre de 1923, en el Polo Grounds de Nueva York, frente a 80.000 apasionados espectadores. Ese día fue se lo considera como un hito histórico para el boxeo nacional, y se la recuerda como la Pelea del Siglo, por lo que se celebra en esta fecha el día del boxeador argentino. También un equipo de futbol llamado “Tecún Umán” de la ciudad de Usulután el El Salvador, decidió cambiar su nombre por el de “Luis Ángel Firpo”. Dempsey conservó su corona y el arbitro fue suspendido por casi dos meses por la Asociación de Boxeo.

Fue primer acontecimiento deportivo transmitido por radio al país. Ello ocurría desde el diario La Nación que se amplificaba por megáfono la transmisión de radio Cultura, para que la escuchara la multitud reunida en la calle. Lo mismo se hizo en el antiguo Luna Park, ubicado en Corrientes 1066 (donde hoy se encuentra el Obelisco), aunque allí se cobraban 30 centavos para escuchar la pelea. Era la primera relación de la firma Ismael Pace – José Lectoure con el boxeo. También desde lo alto de los 22 pisos del Palacio Barolo, inaugurado el 7 de julio de ese año, transmitió con sus luces el resultado de la pelea.

Se retiro con una última victoria frente a Spalla en 1926, pero retorno al ring diez años después donde fue vencido por el chileno Godoy en el Luna Park, en el 3º round.

Los últimos años de su vida, los pasó con cierta soltura económica, y se dedico junto a otras grandes figuras del deporte nacional a organizar torneo y juegos panamericanos, recorriendo en 1950, mas de 15 países de América en un par de meses para asegurar la participación de Argentina en los juegos de 1951.

Tras un ataque cardíaco, Luis Ángel Firpo falleció en Buenos Aires el domingo 7 de agosto de 1960. Tenía 65 años.

Así describía el periódico «LA RAZÓN» aquel memorable momento: «Buenos Aires no durmió esa noche. Temprano la población se volcó a las calles en busca del lugar donde pudiera saber con la mayor rapidez lo que estaba ocurriendo en Nueva York. Para evitar que la gente desertara de los espectáculos públicos, se había instalado en los mismos una especie de «servicio de información». Alguien iba a ir dando cuenta del desarrollo de la pelea a medida que llegaran las noticias por cable. Frente a los diarios se aglomeraban multitudes.

La Avenida de Mayo presentaba un inusitado aspecto, y frente a LA RAZÓN un gentío extraordinario esperaba el resultado del gran combate. En lo alto del Pasaje Barolo se había instalado un reflector que mediante un sistema de luces informaría al público sobre el resultado del match. Si aparecía luz blanca, era porque habla triunfado Firpo. Si, por el contrario, roja, anunciaba la victoria de Dempsey. Hubo casas de comercio que coló, carón en sus escaparates muñecos de cartón imitando a los dos titanes del ring que luchaban en Nueva York, anunciando que permitirían al público la rotura de los cristales si el triunfo fuera de Firpo.

Final de la Pelea de Firpo

Llegaron las primeras noticias: «Dempsey ha sido lanzado fuera del ring». El entusiasmo del público fue delirante. Se esperaba la confirmación que podría significar la conquista del título máximo. No llegó. Por el contrarío, las informaciones posteriores daban cuenta de la victoria del campeón. Pero, a medida que se fueron conociendo los pormenores del combate, se tuvo la sensación de que el «Toro Salvaje de las Pampas» había sido despojado de un legítimo triunfo.

Y el público recorrió las calles de la ciudad protestando ruidosamente y dando vivas á nuestro campeón, el primero que había conseguido hasta entonces derribar al coloso. Dempsey nunca habla caído. Fueron los puños de Firpo los que lo pusieron al borde de una derrota espectacular que no se produjo porque el campeón contó con ayuda extraña. Firpo no había ganado el campeonato, pero llevó a lo más alto en la consideración mundial al boxeo argentino, línea que siguió manteniéndose a través de los tiempos por verdaderos exponentes del popular deporte.

Y el hecho se celebró jubilosamente hasta el día siguiente. Quedó como saldo la calidad de nuestro pugilismo y un récord de recaudación: 1.200.000 dólares. De tal suma correspondieron a Jack Dempsey 475.000, adjudicandose a Luis Ángel Firpo la cantidad de 156.000 dólares.»

Cuando sonó el gong inicial, 85.000 personas clavaron sus ojos en el ring. Apenas comenzado el combate los dos púgiles brindaron un espectáculo electrizante; Dempsey derribó seis veces consecutivas al argentino, que después de la última caída se rehizo y derribó al norteamericano aplicándole un potente derechazo en el rostro. En cuanto el campeón mundial se reincorporó Firpo le asestó otro golpe demoledor en la mandíbula y Dempsey desapareció del ring, pues cayó pesadamente en la platea. Ayudado por algunos espectadores, el campeón logró retornar» al cuadrilátero 19 segundos después —tiempo más que suficiente para que el arbitro proclamara reglamentariamente la victoria por KíO., cosa que no hizo—, y en el primer minuto del segundo round logró poner fuera de combate a Firpo. La pelea había durado menos de cinco minutos, pero pasó a la historia: fue un verdadero duelo de titanes y, como declaró el vencedor años después, «cualquiera de los dos pudo -resultar triunfador hasta el momento en que fue asestado el golpe definitivo».

CRÓNICA DE LA ÉPOCA:

Las imágenes quizás hayan sido de las mas vistas por generaciones de argentinos. Duran pocos segundos y nos transmiten un electrizante momento deportivo: Luis Ángel Firpo, «El toro de las pampas», lanza fuera del cuadrilátero a Jack Dempsey, «El asesino de Ma-nassa». Combatieron el 14 de septiembre en el Polo Ground de Nueva York por la corona mundial del estadounidense. La sensación que se observa en la película es de cinco o seis segundos.

Ese tiempo tarda Dempsey, según el filme, en regresar al ring ayudado por algunos periodistas. Luego, ganó por nocaut en el segundo round. Algunos atentos observadores dicen que aquel lapso fuera de las cuerdas duró 17 segundos, que la película está cortada y que entonces algún día tendrá que repararse la injusticia y consagrar al argentino nacido en Junín el campeón de todos los pesos. Sobre aquel combate y desde aquel siglo viejo, aquí en estas tierras no se habla más de otra cosa. ¿Cuántos segundosfueron? Quienes aquel septiembre aguardaban las noticias del combate recién verán la grabación mucho tiempo después.

Para unos miles, la espera del resultado consistió en mirar hacia arriba del Palacio Barolo en Avenida de Mayo y permanecer con los ojos puestos en el faro. Si la luz era verde, había ganado Firpo. Si la luz era roja, había ganado Dempsey. Las crónicas dan cuenta de sombreros revoloteando cuando la luz verde, al volar Dempsey del ring, ilusionó a los argentinos por poco tiempo.

Toda evocación suena hoy fantástica. La bata a cuadros del gigantesco Firpo. Multitud en el Luna Park siguiendo la transmisión por radio Sud América, otro tanto frente a las pizarras del diario Crítica. Noventa mil personas en el estadio neoyorquino. Un millón de dólares de recaudación. Y diecisiete segundos de inmortalidad.

Fuente: Periódico El Bicentenario N°6 Período 1910-1929
Crónica de la Época
Nota de Pablo LLonto Periodista

Grandes Boxeadores de la Historia

Grandes Boxeadores de la Historia Mejores Boxeadores del Siglo XX

Grandes Boxeadores de la Historia: Siglo XX

Biografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Perez Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Bonavena Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Locche Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Monzon Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de Boxeo
Luis A.
Firpo
José M. GaticaPacual
Perez
Oscar BonavenaNicolino LoccheCarlos Monzón

LOS MAS DESTACADOS CAMPEONES DE TODOS LOS PESOS
JohnL. Sullivan, campeón de pelea «apuño limpio» en 1892.

James J. Corbett, primer campeón de todos los pesos según las reglas de Queensberry, cuando derrotó a Sullivan el 7 de septiembre de 1892 en pelea ganado en el round 21 en Nueva Orleans.

Robert L. Fitzsimmons le arrebató el título a Corbett el 17 de marzo de 1897, en el round 14, pelea ganada por K.O. en Carson City, Nevada.

James J. Jeffries se convirtió en campeón del mundo el 9 de junio de 1899, al derrotar a Fitzsimmons en Coney Island, N. Y. en el décimo primer round. Se retiró invicto en 1905.

Tommy Burns disputó el título con Marvin Hart el 23 de febrero de 1906. Burns ganó la pelea por puntos en un combate pactado a 20 rounds.

Jack Johnson fue el primer negro que conquistó el título de todos los pesos al ganarle a Burns en 1908. Pero tuvo que pelear por la corona de nuevo, ya que se la negaron, al derrotar a Jeffries, que intentó un regreso al ring, el 4 de julio de 1910 en la ciudad de Reno, Nevada.

Jess Willard le arrebató el título a Johnson el 5 de abril de 1915. Le costó 26 rounds lograr esta proeza.

Jack Dempsey (nombre verdadero William Harrison Dempsey) le quitó el título a Willard el 4 de julio de 1919. Dempsey ha sido uno de los campeones más populares y el box le permitió hacer una fortuna de uno 5 millones de dólares.

John L. Sullivan

El legendario John L. Sullivan debe ser considerado el primero de los grandes campeones (conquistó el título disputado por primera vez en 1892) del «nuevo box», sujeto a las Reglas del Marqués de Queensbury y cuando todavía competían a puño limpio.

Gene (James Joseph) Tunney derrotó a Dempsey por puntos el 23 de septiembre de 1926. En el match de revancha se produjo el episodio de «la cuenta larga» y volvió a ganarle a Dempsey. Tunney se retiró invicto en 1928.

Max Schmeling, boxeador alemán, disputó con Jack Sharkey la corona dejada vacante por Tunney y ganó la pelea en el cuarto round debido a un «foul» de su contendor. La Comisión de Box de Nueva York lo proclamó campeón varios días después del encuentro, que se llevó a cabo el 12 de julio de 1930. (Se llama «foul» en el box (igual que en otros deportes) a un golpe «ilegal» conforme al Reglamento vigente.)

Jack Sharkey le arrebató la corona a Schmeling en una pelea decidida por puntos, el 21 de junio de 1932.

Primo Camera, de Italia, le ganó a Sharkey la pelea en el sexto round el 29 de junio de 1933.

Max Baer le arrebató la corona a Camera en el décimoprimer round en Long Island City el 14 de junio de 1934.

Jim Bradock le quitó la corona a Baer exactamente al año, en una pelea a 15 rounds ganada por puntos.

Joe Louis, el segundo negro en conquistar el título, derrotó a Bradock en el octavo round por K.O., en un match realizado en Chicago el 22 de junio de 1937. Hasta ese momento era el boxeador más joven (23 años) que conquistaba la corona de todos los pesos. Defendió su título en 25 oportunidades. Se retiró invicto en 1949 y no tuvo éxito cuando intentó reconquistarlo un año más tarde.

Ezzard Charles y Jersey Joe Wallcott se batieron por la corona que dejó vacante Louis. Ezzard Charles ganó la pelea por puntos después de 15 rounds y fue proclamado el nuevo campeón.

James J. Corbett,

James J. Corbett, apodado ‘»gentleman Jim» por la limpieza de su estilo. El 7 de septiembre de 1892, en un match realizado en Nueva Orleans, recuperó el título mundial que ostentaba Sullivan. El combate duró 21 rounds.

Jersey Joe Walcott, dos años más tarde, ganó por K.O. a Charles y a los 37 años de edad se convirtió en el campeón de más años que alcanzara la corona. Su verdadero nombre era Arnold Cream.

Rocky Marciano (Rocco Marchegiano) terminó con el reinado de Walcott al ganarle por K.O. en el round 13, en una pelea concertada en Philadelphia el 23 de septiembre de 1952. Marciano defendió 6 veces su título y se retiró en abril de 1956 sin conocer ni una derrota en su carrera profesional.

Floyd Patterson se batió con Archie Moore por el título vacante dejado por Marciano. A los 21 años de edad, se convirtió en el campeón más joven de los pesos pesados. Perdió su título con el sueco Ingemar Johansson, pero lo recuperó en la revancha. Johansson pidió una nueva revancha que también perdió. Patterson fue, entonces, , el primer campeón mundial que recupera una corona.

Charles «Sonny» Listón le ganó a Patterson en el minuto 2:06 del primer round en un match pactado a quince.

Cassius Clay le quitó el título a Listón por K.O.T. al no presentarse Listón a continuar el combate en el séptimo round. La pelea se realizó en Miami Beach el 25 de febrero de 1964.


Una historia más reciente de:
SUGAR RAY LEONARD: OTRO FENÓMENO DEL BOX

SUGAR RAY LEONARDEl 11 de febrero de 1979, un jovencito delgaducho, que parecía tener alas en sus piernas, una vista de alcón y la rapidez de una cobra para lanzar sus puños, se batió por el derecho a optar al título mundial de los peso welters que ostentaba Wilfredo Benítez. En su camino hacia el título se hallaba Fernand Marcotte.

La pelea con Marcotte se iba a celebrar esa noche en Miami Beach y Leonard noqueó a Marcotte en el octavo round, lo que los expertos consideraron una verdadera hazaña: Marcotte era duro, pegaba muy fuerte y a su lado, Leonard parecía un niño.

El 30 de noviembre de ese mismo año, en Las Vegas, en una pelea promocionada «en grande», cuando el mundo boxeril parecía centrarse y reducirse sólo en Muhammad Ali, Sugar Ray Leonard llegó entero al último round (la pelea había sido pactada a 15) y sorpresivamente sacó un derechazo que dejó K.O. al campeón. Los peso welters ya tenían otro campeón.

En ese mismo tiempo, un boxeador panameño se estaba preparando también para disputar el título mundial de Benítez: Roberto «Mano de Piedra» Duran. Duran tenía un historial impresionante de victorias, todas por K.O., y desafió a Leonard. El 20 de junio de 1980 Duran le arrebató la corona a Leonard, pero el gusto le duró poco.

El 25 de noviembre, 5 meses después, en el match de revancha, después de resistir siete rounds en que Leonard le castigó de manera implacable, todo el mundo (por televisión) y el público que repletaba el estadio, vieron a Duran corriendo por el ring en el octavo round, quitarse el protector bucal y hacer desesperadas señas de que no quería continuar boxeando. El árbitro dio por terminado el encuentro y Leonard recuperó el título de los welters (una categoría con un máximo de 147 libras de peso).

Como si esto fuese poco, en 1981, exactamente el 16 de septiembre, Leonard decidió combatir con Tommy Hears, que ostentaba el mismo título que él en la Asociación Mundial de Boxeo (Leonard tenía el del Consejo Mundial de Boxeo*). Leonard noqueó a Hears en el round 14 y se convirtió en campeón de los títulos unificados en los welters.

Poco después se batió con un desafiante africano, Ayub Kalule, derrotándolo también. En ese momento sólo Ali y Leonard atraían tanto público y tantas apuestas en el box, y sus recompensas rivalizaban. En la revancha con Duran, Leonard se llevó 8 millones de dólares.

Después vinieron algunos intentos por subir de categoría y conquistar otra corona. Todo lo que intentaba Leonard era un éxito, un éxito electrizante.

Hasta que su médico, el mismo que atendió a Ali durante 20 años, detectó que Leonard tenía un desprendimiento en la retina. Fue operado con éxito. Se sabe que otros boxeadores han continuado en el ring después de semejante operación, pero se corre el riesgo de quedar ciego y Leonard, con mayor habilidad que Ali, supo colgar los guantes a tiempo.

En su breve pero estelar carrera boxística, ha hecho una fortuna de más de 20 millones de dólares.

HECHOS, sucesos que estremecieron al siglo N°5  Historia del Box y sus Grandes Campeones

HECHOS, sucesos que estremecieron al siglo N°5  Historia del Box y sus Grandes Campeones