Biografía de Pelé

Biografia de Pelé El Jugador Mas Grande de Futbol del Mundo

Biografia de Pelé El Jugador Mas Grande de Fútbol del Mundo

El «rey Pelé», «el hombre de los mil goles»: no faltan superlativos para evocar al futbolista más grande de todos los tiempos. Como primera estrella mundial de este deporte, ayudó a que el fútbol adquiriera una dimensión universal.

Edson Arantes do Nascimento, más conocido y admirado en el mundo como «Pelé», nació en Octubre 23, 1940 en la pequeña ciudad de Tres Corazones, en el Estado de Minas Gerais, Brasil.

Fue bautizado en la parroquia, de la Sagrada Familia de Jesús, María y José.  Su padre, João Ramos do Nascimento, o Dondinho, como era conocido en el mundo del fútbol, también fue un jugador profesional.

Fue un centro-delantero del Fluminense hasta que una lesión le impidió el fútbol profesional. Su madre, Celeste, le dio a Pelé  la atención de la familia y el amor. Siendo niño, Pelé y su familia se mudó a Bauru, en el Estado de Sao Paulo, donde aprendió a dominar el arte del fútbol. Una vez confesó: «Tengo tres corazones», en referencia a su ciudad natal (Tres Corazones), en Bauru, y Santos.

Edson Arantes do Nascimento, por primer sobrenombre Dico, comenzó corriendo descalzo detrás de pelotas de trapo en los terrenos baldíos de su ciudad natal. En la cancha del Baurú Atlético Clube lanzó sus primeros puntapiés con los pies calzados: era el artillero del Baquinho, el equipo de chiquillos del club. En 1956, contratado por el Santos Futebol Clube nacía Pelé, considerado por muchos periodistas especializados como el más perfecto jugador de fútbol del mundo.

EL LUSTRABOTAS QUE SE CONVIRTIÓ EN REY:

1958: la sexta Copa mundial de fútbol se disputaba en Suecia. El equipo francés de Just Fontaine jugaba la final contra Brasil. Un jugador de 17 años de edad, desconocido para los europeos, aniquiló las ambiciones de Francia. Uniendo una técnica irreprochable a un instinto goleador fuera de lo común, el brasileño crucificó en tres oportunidades al arquero francés.

El mito Pelé estaba en marcha, alimentado por la extraordinaria popularidad que gozaba el jugador entre los «cariocas» (los hinchas brasileños), cautivados por la trayectoria ejemplar de este futbolista de la calle. Edson Arantes do Nascimento nació el 23 de octubre de 1940 en el pueblo de Trés Coraçóes, a 200 kilómetros al noroeste de Río de Janeiro.

Si bien su padre era un delantero conocido en el mundo del fútbol, el muchacho trabajó como lustrabotas y se entrenó en la calle. En Baurú, en el estado de Sao Paulo, donde acababa de mudarse con su familia, un antiguo jugador del equipo Nacional, Waldemar de Brito, notó su talento y lo tomó bajo su protección. (imagen derecha)

A los 15 años, Pelé siguió a su mentor a Paulo para debutar en el equipo profesional de Santos, que se convertiría posteriormente en su club de siempre. Allí, Brito lo presentó a los dirigentes del club.  «Este niño va a ser el mejor jugador de fútbol del mundo», y no estaba equivocaba.

El 7 de septiembre de 1956, Edson ingresó en la cancha para marcar el sexto gol de su equipo. A partir de ese momento, la carrera del joven fenómeno se disparó. Después de esta primera temporada en la que realizó cortas apariciones en la cancha, al año siguiente se convirtió en titular indiscutido. Terminó el campeonato del estado de Sao Paulo coronado con el título del mejor goleador, con 32 tantos.

TRIPLE VENCEDOR DE LA COPA DEL MUNDO En julio de 1957 el seleccionador del equipo nacional llamó a la estrella ascendente. A los 16 años, Pelé le hizo honor a su mera selección contra Argentina, el eterno rival, e inscribió su primer gol vistiendo la camiseta auriverde.

Lógicamente, el al. siguiente siguió en el equipo para disputar la Copa mundial de fútbol en Sueña. Como reserva en los primeros encuentro poco a poco se fue ganando la confianza del técnico antes de deslumbrar a los espectadores durante el partido contra Francia, consagrado como el mejor jugador de fútbol del siglo, Pelé sigue siendo un ejemplo para todos los deportistas, no sólo por sus cualidades tácticas, sino también por su comportamiento y sus compromisos políticos. ganado por 5 tantos a 2.

La final contra Suecia tuvo un mal comienzo: los suecos metieron un gol al tercer minuto de juego. El alero Garrincha y el delantero Zagallo revirtieron la situación. Pelé marcó dos cantos suplementarios, brindando a Brasil el primer título mundial de su historia. De la noche a la mañana me convertí en campeón, antes de cumplir la edad necesaria para el servicio militar, incluso antes de ser considerado como un ciudadano mayor de edad», confió más tarde Pelé.

Tres años después, durante una gira amistosa de Brasil, la prensa francesa entusiasmada por su técnica le otorgó el sobrenombre de «rey Pelé». (imagen izq. Garrincha)

En 1962, la Copa del Mundo disputada en Chile fue la ocasión para ceñirse una nueva corona, a pesar de que una lesión sufrida durante el primer partido le impidió participar plenamente en el triunfo de sus compañeros de equipo.

Durante la edición de 1966 en Inglaterra, se lesionó otra vez al tener que aguantar los »tackles» reiterados de los defensores desconcertados por sus fintas. En México, cuatro años después, la selección brasileña pudo celebrar de nuevo; al dominar a la squadra azzurra italiana por un marcador inapelable (4-1), Pelé llevó su equipo a la victoria, la tercera en la historia de Brasil… ¡y de su carrera profesional]

Convocado para integrar el seleccionado brasileño, el ágil muchacho de 17 años encantaría a Europa en el Campeonato Mundial de 1958, de donde regresaría consagrado como el nuevo Rey del Fútbol en reemplazo del argentino Di Stefano, quien a su vez había reemplazado en esa «dinastía» al húngaro Puskas y al inglés Stanley Mathews. Su actuación en el Campeonato del Mundo marcaría el inicio de la llamada Era Pelé: en 18 años de actuación —1.216 goles en 1.254 partidos— se le deberían los momentos de mayor refinamiento y encanto vividos por el fútbol. Mago de un arte basado en la intuición, la creatividad y la resistencia física, Pelé reunió y perfeccionó jugadas tradicionales en el fútbol: el cabezazo fulminante, el salto perfecto, el pase exacto; la gambeta con la pelota a ras del suelo o por elevación; el remate violento y preciso desde larga distancia. Naturalmente, a esas virtudes las ayudaban atributos físicos excepcionales.

EL HOMBRE DE LOS MIL GOLES: En su club al igual que en la selección brasileña, Pelé marcó goles a un ritmo apenas inferior a uno por partido, alcanzando el récord de mil anotaciones en noviembre de 1969. El otrora lustrabotas dedicó este gol número 1.000 “a los niños pobres».

En total anotó 1.284 goles en 1.363 partidos disputados. La estatura internacional de] »rey Pelé» permitió sobre todo que el fútbol se convirtiera en un deporte universal. Al jugar para el Cosmos de Nueva York, entre 1974 y 1977 contribuyó a promover elsoccer en una América del Norte donde aún era desconocido.

Cuando puso fin a su carrera, se alejó del mundo del fútbol y aprovechó su inmensa popularidad y fortuna para dedicarse a obras de beneficencia Ministro de deportes de Brasil desde 1992 hasta abril de 1998 bajo la presidencia de Fernando Cardoso, intentó llevar a cabo una política de lucha contra la miseria y la exclusión. (imagen der. Cardozo)

Deseoso de extender el espíritu del deporte al terreno social, Pelé demostró una vez más que su título de rey no se limitaba sólo a la cancha.

PELE EN LA COPA DEL MUNDO: Pelé jugó en cuatro copas mundiales: Suecia 1958, Chile 1962, Inglaterra en 1966 y México 1970. Marcó doce goles en catorce partidos en el mundo.

Suecia 1958: El primer partido que jugó Pelé en una copa del mundo fue  contra la Unión Soviética. Fue por petición de la Mesa, quien habló a Vicente Feola, después de la victoria sobre Austria el 3 x 0 y el empate contra Inglaterra en 0 x 0, para poner a Pelé y Garrincha en el campo.

En ese partido contra la Unión Soviética, Pelé no marcó, pero Brasil ganó 2 x 0, con dos goles de Vavá. En el próximo partido, contra Gales, Pelé marcó el único gol. En la semifinal contra Francia, Pelé anotó tres, mientras que Didí y Vavá anotó un gol cada uno. En la final contra Suecia, Pelé marcó dos goles (ver video meta), Vavá y Zagallo dos más uno, que le valió la victoria sobre los suecos por 5 x 2.

Chile 1962: El primer partido de Brasil contra México, Pelé marcó un gol y Brasil ganó. Desafortunadamente, aunque esto debería haber sido la Copa Mundial de Pelé, terminó a principios de la gran estrella. Después de diez minutos del partido contra Checoslovaquia, Pelé se retiró por un tirón en un músculo y quedó fuera del torneo. Amarildo lo reemplaza, se convirtió en la Copa Mundial de Mané Garrincha.

Inglaterra 1966 : Todo parece haber salido mal para Brasil en esta Copa Mundial. De alguna forma, 43 jugadores fueron llamados, y cuando el equipo viajó a Europa, dos de los mejores jugadores, el arquero Valdir y adelante Servílio, fueron cortados.

En el primer partido, Brasil venció a Bulgaria por un marcador de 2 x 0, con gol de Pelé y Garrincha en el otro. El equipo perdió a Hungría por 3 x 1, y en el próximo partido, Pelé fue lesionado violentamente por los portugueses, y tuvo que retirarse del campo después de dos lesiones.

México 1970 Esta sería la copa que llevaría el trofeo Jules Rimet a Brasil permanentemente. El primer partido lo ganó Brasil contra Checoslovaquia 4-1, con 2 goles de Jairzinho, 1 de Pelé, y 1 de Rivelino. Los próximos a caer fueron los ingleses por 1-0 con el gol de Jairzinho.

Después vino Rumania, a quién Brasil le gano 3-2 con 2 de Pelé y 1 de Jairzinho. Perú perdió 4-2 contra el verde y amarillo, y en la semifinal los brasileños triunfáron 3-1 contra los uruguayos. La famosa final contra Italia la ganó Brasil 4-1 con goles de Pelé (vea el video clip), Gérson, Jairzinho, y Carlos Alberto. Fue en esta copa que Pelé hizo los 3 mejores «casi goles» en la historia del fútbol, y le dio fama al arquero inglés Banks de haber hecho la mejor atajada del la historia del fútbol después de que Banks atajara un cabezazo de Pelé.

Tres Temporadas con el Cosmos de Nueva York «La historia empezó cuando yo estaba con Santos FC en Kingston, Jamaica. Recibí una visita de los señores Clive Toye, director técnico de un nuevo equipo en Nueva York llamado Cosmos; Phill Woosnam, que se más tarde se convertiría en un miembro de la NASL (Liga Norteamericana de Fútbol); y Kurt Lamm, secretario general de la Federación Estadounidense de Fútbol. Querían saber si a mi me gustaría jugar en los Estados Unidos en el Cosmos de Nueva York cuando me jubile del Santos.

Cuando el profesor Mazzei traduzco sus intenciones, le dije, «Profesor, diles que están locos! ¡Nunca jugaré en ningún otro equipo después del Santos!’ Tres años después, después de mi último partido en el Santos, Clive Toye me llamó de Nueva York y me dijo que el Cosmos querían conversar conmigo sobre un posible contrato. Después de 6 meses de reuniones por todo el mundo, mensajes, telegramas, y llamadas telefónicas, decidí aceptar la propuesta de Warner Communications, dueña del Cosmos de Nueva York, y volví a la vida profesional por 3 temporadas más.»

Aparte de la proyección alcanzada como deportista, Pelé tuvo siempre cuidado en cultivar su imagen de campeón, explotándola comercialmente. A partir del Campeonato Mundial de 1970, cuando empezó su paulatino alejamiento del fútbol —que culminaría con su despedida de la selección brasileña en julio de 1971—, dícese que el mayor negocio de Edson Arantes do Nascimento fue vender la imagen de Pelé. Es así como, tanto en Brasil como en el exterior, el nombre de Pelé ha promovido publicitariamente los productos más diversos, desde marcas de café, pilas eléctricas, prendas de vestir, refrigeradores, televisores, etc. Según estudios de especialistas, su imagen publicitaria será eficaz todavía diez años después de abandonar los estadios.

Pelé, que disfruta de una fortuna difícilmente igualada tanto en el Brasil como en el exterior por cualquier otro jugador de fútbol, es un empresario con altísimas entradas mensuales, producto de sus negocios, industrias y bienes inmuebles, reunidos en la Pelé, Administracao e Propaganda y la Pelé, Asscssoria Aduaneira; una industria de hilo sintético, un establecimiento lechero, una transportadora de combustibles, además de millonarios contratos publicitarios.

Rey en cualquier estadio de fútbol y también próspero negociante, Pelé ha sido -hasta octubre de 1974, cuando se despidió del fútbol— uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos.

ALGO MAS…

En su carrera marcó 1.363 goles. Cuando hizo el gol número mil estallo una verdadera fiesta nacional en todo el Brasil. Se detuvo el partido y los jugadores de ambos equipos corrieron a abrazarse entre ellos, y también con los periodistas y con el público que bajaba a la cancha.

Se lanzaron fuegos artificiales y racimos de globos mientras la gente salía a bailar en las calles. Pelé abandonó lloroso el campo deportivo y sólo volvió a finalizar el partido, para descubrir una placa que conmemora el suceso.

Una vez, un arbitro tuvo la osadía de intentar expulsarlo de la cancha. La policía se vio en serios aprietos para salvarlo de la multitud enfurecida. Los hinchas dispuestos a asesinar al referí que había cometido tamaño sacrilegio contra el ídolo del fútbol.

En otra ocasión Pelé hizo un gol espectacular, llevando la pelota desde el área penal de su equipo hasta la del adversario y eludiendo por el camino a por lo menos nueve contrincantes que intentaron detenerlo. La televisión brasilera retransmitió durante un año entero la jugada, sin que ningún telespectador se quejaba ante esta reiteración tal vez excesiva.

Hasta una sangrienta guerra civil se detuvo en Nigeria por dos días cuando Pelé fue a jugar a ese país.

Pero en fin, en ese mundial de Estocolmo, en 1958, la actuación del equipo carioca deslumbró a los críticos europeos que por primera vez se encontraban frente a un fútbol espectacular y a la vez efectivo. El gran estilo de Pelé y de Garrincha, además de entretener a los espectadores, se traducía en goles y a victorias.

Brasil consiguió su segundo título mundial en Chile, el año 1962, y se llevó definitivamente la copa Jules Rimet al ganar el campeonato de México en 1970.

Ver: Biografía de Maradona

Ver: Biografia Ronaldinho 

Fuente Consultada:
Hicieron Historia Tomo II – La Nación – Wikipedia

Biografia de Diego Maradona Mejor Jugador de Futbol del Mundo

Biografía de Diego Maradona
Mejor Jugador de Futbol del Mundo

Biografia de Diego Maradona Mejor Jugador de Futbol del MundoDiego Armando Maradona nació el 30 de octubre de 1960, en Villa Fiorito, un barrio marginal de Buenos Aires, Argentina. Nace en el Policlínico Evita, de Lanús y es el quinto hijo, primer varón, de Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco, conocida como la Tota.

Se crió en un ambiente de extrema pobreza, pero que no evitó que juegue al fútbol con amigos, desde muy pequeño por los potreros y canchitas de la zona.

Su primer equipo se llamaba Estrella Roja, fundado por su padre para que jugaran los chicos del barrio, ahí jugaba con sus amigos, entre ellos Gregorio Carrizo (el Goyo), su compañero en la escuela Remedios de Escalada de San Martín.

Goyo jugaba en las inferiores de Argentinos Juniors y un día se le ocurrió preguntarle a Diego si se animaba a probarse en el equipo, lo dudó un poco pero finalmente aceptó la idea. El Goyo lo encaró a Francis Cornejo, delegado de las divisiones inferiores y de reclutar pibes para Argentinos Juniors y le comentó que tenía un amigo que jugaba mejor que él. Se inició en el mundo del fútbol a los nueve años, en un equipo infantil, Los Cebollitas.

A los 15 años firmó con la primera división de Argentinos Juniors. Su carrera siguió en Boca Juniors, Barcelona, Nápoli, Newels y Boca Juniors nuevamente. Diego debutó en primera división oficialmente el 20 de octubre de 1976, jugando para Argentinos Juniors, ante Talleres de Córdoba. En Argentinos Juniors, jugó hasta 1981, habiéndose convertido en el goleador de los torneos Metropolitano del ´78, Metro ´79, Nacional ´79, Metro ´80 y Nacional del mismo año.

Para ese entonces, toda la crítica futbolística apuntaba a ese joven que deleitaba al público con su habilidad «extraterrestre». Para 1980, ya habiendo jugado varios partidos en el seleccionado Argentino, Maradona ya era considerado el mejor jugador del mundo. En Febrero de 1981, Su pase a Boca Juniors, el club de fútbol mas reconocido y popular de Argentina, revolucionaría el mundo futbolístico, y nacería de ahí en mas, un romance inmortal: MARADONA – BOCA

Con la gente agotando las boleterías, Diego y sus compañeros de Boca lograrían el título metropolitano, en brillante campaña, lo que valdría una idolatría que dura hasta estos días, de parte de la gente «Xeneize» con el «10». Boca no pudo retenerlo por problemas económicos, y Barcelona de España se lleva el jugador para que se les una luego del mundial que se jugaría en ese país.

España ´82 mostro a un Maradona jugando a un nivel que no era el suyo, esto probablemente se debió a que el resto del equipo no lo acompaño y además fue muy castigado por sus rivales. A favor queda la actuación impresionante ante Hungría; y en contra la expulsión ante brasil.

En 1983 no se pudo disfrutar mucho de Maradona ya que no tuvo un gran nivel y encima fue fracturado.
El sur de Italia se vio conmocionado cuando el Napoli, un cuadro de segunda línea, lo contrata por 8 años…

En el Napoli fue donde Maradona demostró que era el mejor de la historia del fútbol mundial.

En 1985,nadie daba nada por el equipo de Bilardo, el cual había sido decepcionante en la etapa previa y no mostraba signo alguno de buen fútbol. Sin embargo, en el fútbol las cosas pueden cambiar totalmente de la noche a la mañana , y hasta una sola persona puede modificar el transcurso de un campeonato.

Argentina y Maradona tocaron el cielo con las manos en aquel mundial del ´86, siendo argentina el mejor equipo y el Diego lejos el mejor jugador.

Con el título a cuestas, Maradona siguió dándole alegría a todos los Napolitanos hasta que los ´90, Maradona fue involucrado en un caso de drogas.

Lo suspendieron por 15 meses y volvió en 1992, al Sevilla de España, el que volvió era un Diego en buen estado físico, que en 1993 volvería a la Argentina a jugar en Newell´s de Rosario.

El ´93, fue un año importante para Diego, porque la gente luego de ver el avergonzante equipo Argentino que cayó 0 -5 contra Colomba, le pidió a gritos que por favor vuelva a jugar, y lo hizo frente a Australia en el repechaje por la clasificación al mundial, jugando en forma bárbara.

1994 fue el año mas triste de la vida de Diego y de muchos argentinos ya que le fue encontrada «efedrina», una sustancia prohibida por la FIFA y fue excluido del mundial, ante la pasividad y la negligencia de los dirigentes argentinos, que no hicieron nada para evitarlo. Los 2 primeros partidos, Argentina les había dado un baile tremendo a Grecia y a Nigeria, y se encaminaba para el título, con un Maradona al máximo en un campeonato muy mediocre, tan mediocre como la final entre Brasil e Italia.

Muchas versiones corrieron luego de aquel partido contra Nigeria. Se sabe, que al genio nunca le cayeron bien las actitudes falsas y soberbias de la gente de FIFA y por eso fue «borrado»…en definitiva, una injusticia, para él, para su familia, y para la gente Argentina que estaba maravillada con su vuelta con la celeste y blanca.

Luego de probar sin suerte en la dirección técnica de Racing y de Mandiyú en 1995, el «Diego» volvió y lo hizo con la 10 de Boca, en la temporada 95-96, y de nuevo a mediados del ´97, cuando se dijo que un control suyo había dado positivo. Los hinchas del fútbol le brindaron todo su apoyo, pero esta situación y sumada a otros hechos ocurridos fue mucho para el y su familia (algunos «periodistas» hicieron circular el rumor de que el padre de diego había muerto). El 25 de octubre de 1997,jugo su ultimo partido oficial con la camiseta de Boca, fue contra River y Boca gano 2 a1.

LAS MUJERES MAS IMPORTANTES EN LA VIDA DE MARADONA
CLAUDIA VIYAFAÑEROCIO OLIVA
Claudia Viyafañe
14 años de matrimonio
Rocío Oliva
Última novia conocida
VERONICA OJEDACRISTINA SINAGRA
Verónica Ojeda
Casi 8 años unidos
Cristina Singagra
Tuvo un hijo en Italia

CRONOLOGÍA DE DIEGO:

30/10/1960 Nace Diego en Lanús, periferia de Buenos Aires. Es el quinto de ocho hijos de Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco.

5/12/1970: Juega en las Cebollitas, el equipo juvenil de Argentinos Juniors.

20/10/1976: Juega su primer partido en el campeonato argentino con la camiseta de Marcador no definido. contra Talleres de Córdoba, diez días antes de su cumpleaños número 16, ingresando al inicio del segundo tiempo con la camiseta 16 reemplazando a Giacobetti.

14/11/1976: Marca su primer gol, a Lucangioli, arquero de San Lorenzo de Mar del Plata.

27/02/1977: Debuta en la selección argentina contra Hungría.

Mayo 1978: Cesar Menotti lo excluye del plantel que va a jugar el mundial 1978 diciendo que es demasiado chico para asumir presiones.

2/6/1979: Marca su primer gol con la selección, en Glasgow contra Escocia.

7/9/79: Gracias a él, Argentina gana la Copa del Mundo Juvenil en Japón. Marca un golazo de tiro libre en la final (3-1) contra Unión Soviética.

22/2/1981: Debuta en Boca ganando 4-1 contra Talleres de Córdoba convirtiendo dos goles.

16/8/1981: Gana el título Metropolitano con Boca Juniors.

24/9/1983: Sufre la lesión más grave de su carrera: Andoni Goicoechea, defensor del Athletic de Bilbao, le fractura el maléolo externo y le rompe el ligamento del tobillo izquierdo.

5/7/1984: Presentación a los hinchas del Napoli en una fiesta inolvidable.

22-29/6/1986: Marca el famoso gol con la y lueg derrotando Inglaterra 2 a 1 en los cuartos de final del mundial. Lleva la selección argentina al ¡Error! Marcador no definido. ganando contra Alemania Occidental por 3 a 2.

10/5/1987: Ayuda el Napoli a ganar su primer título de campeón (Scudetto)

17/5/1989: Gana la Copa de la UEFA con el Nápoli – Primer triunfo del Nápoli en Europa Agosto-Septiembre 1989: Transcurre dos meses en Argentina, faltando el regreso para iniciar la temporada en la liga italiana.

29/4/1990: Gana el segundo Scudetto con el Nápoli.

8/7/1990: Lleva Argentina hacia la final de la Copa del Mundo, donde pierde 1 a 0 contra Alemania con un penal que no existía.

17/3/1991: Resulta positivo en el test antidoping y es descalificado por 15 meses.

1992: Rehusa regresar a Nápoles después de la suspensión por drogas y solicita una transferencia.

4/10/1992: Debuta con el Sevilla, perdiendo 2 a 1 contra el Athletic de Bilbao.

10/10/1993: Deja el Sevilla y vuelve a jugar en Argentina con el Pierde su primer partido 3 a 1 contra Independiente.

31/10/1993: Vuelve a la selección. Juega el primer repechaje clasificatorio para el Mundial 94 ante Australia, en Sydney. Empatan 1 a 1 y el gol argentino nace desde una jugada de Diego.

17/11/1993: Con Maradona como capitán, Argentina se clasifica para el Mundial de Estados Unidos, tras vencer 1 a 0 a Australia.

2/12/1993: Juega su último partido con Newell’s contra Huracán. Junio 1994: Juega el mundial, pero resulta positivo en el segundo partido (y después de un golazo a Grecia) de la primera fase de la Copa del Mundo por consumir «efedrina», substancia no permitida por la FIFA.

3/10/1994: Emprende su primera experiencia como técnico. Se hace cargo de Mandiyú de Corrientes. Dos meses después presenta su renuncia.
6/5/1995: Segunda experiencia como técnico: se hace cargo de Racing. Cuatro meses después renuncia al cargo.
7/10/1995: Vuelve a Boca, en el partido Boca-Colón 1 a 0. Los hinchas de Boca le hacen una fiesta inolvidable en la «Bombonera».

1996: Sigue jugando con Boca Juniors.

24/8/1997: Vuelve a jugar con Boca, convirtiendo un penal y ganando 4 a 2 contra Argentinos Juniors. Otra vez positivo a un control antidoping, aún haya muchas suspiciones que fue un complot.

25/10/1997: Juega su último partido con Boca, ganando 1-2 en el Monumental contra River Plate.

30/10/1997: Se retira del fúbol en el día de su cumpleaños número 37. Junio 1998: No juega la copa del mundo, pero viaja a Francia para comentar el mundial con una televisión argentina. Noviembre 1998: Vuelve a Italia por primera vez en 7 años.

1999: Se va a hacer una película sobre su vida y él mismo participa en la película italiana «Tifosi»

Premios conseguidos por Maradona a lo largo de su carrera

TODO ESTO ES DE MARADONA…
* 1978: Goleador del Torneo Metropolitano.
* 1979: Goleador del Torneo Metropolitano.
* 1979: Goleador del Torneo Nacional.
* 1979: Campeón Mundial Juvenil con la Selección Argentina.
* 1979: Olimpia de Oro al Mejor Jugador Argentino del Año.
* 1979: Elegido por la FIFA el Mejor Jugador de América del año.
* 1979: Obtiene el Balón de Oro al Mejor Futbolista de la Época.
* 1980: Goleador del Torneo Metropolitano.
* 1980: Goleador del Torneo Nacional.
* 1980: Elegido por la FIFA el Mejor Futbolista de Sudamérica del año.
* 1981: Goleador del Torneo Nacional.
* 1981: Recibe el Trofeo Gandulla al mejor Futbolista del Año.
* 1981: Campeón del Torneo Metropolitano con Boca Juniors.
* 1983: Campeón de la Copa del Rey con el Barcelona.
* 1985: Nombrado Embajador de la UNICEF.
* 1986: Campeón Mundial con la Selección Argentina.
* 1986: Segundo Olimpia de Oro al Mejor Jugador Argentino del año.
* 1986: Es declarado Ciudadano Ilustre en la Ciudad de Buenos Aires.
* 1986: Obtiene el Botín de Oro entregado por Adidas al mejor Futbolista del Año.
* 1986: Obtiene la Pluma de Oro al mejor deportista de Europa.
* 1987: Campeón del Scudetto de la Liga de Italia con el Napoli.
* 1987: Campeón de la Copa Italiana con el Napoli.
* 1988: Goleador del Torneo de Italia con el Napoli.
* 1989: Campeón de la Copa UEFA con el Napoli.
* 1990: Campeón del Segundo Scudetto de la Liga de Italia con el Napoli.
* 1990: Obtiene el Premio Konex de Brillante a su distinción deportiva.
* 1990: Sub-Campeón Mundial con la Selección Argentina.
* 1990: Nombrado Embajador Deportivo por el Presidente de la Nación.
* 1990: Campeón de la Supercopa Italiana con el Napoli.
* 1993: Elegido el Mejor Futbolista Argentino de todos los Tiempos.
* 1993: Campeón de la Copa Artemio Franchi con la Selección Argentina.
* 1995: Obtiene el Balón de Oro al mejor jugador de todos los Tiempos.
* 1995: Elegido como «Maestro Inspirador de Sueños» por la Universidad de Oxford.
* 1999: Olimpia de Platino al Mejor Jugador del Siglo.
* 1999: Recibe el premio de la AFA, como el mejor deportista del siglo en la Argentina.
* 1999: Su gol a Inglaterra del año 1986 es elegido el mejor gol de la historia del fútbol.
* 2000 Sufre un ataque cardíaco en Punta del Este. Es trasladado a Buenos Aires, tras estar varios días internado.
Cumple 40 años y presenta su libro: «Yo soy el Diego de la Gente»

* 2001 Es operado en Colombia de su rodilla derecha, para estar presente en su partido homenaje del 10 de noviembre, tras el cual, por decisión de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), se retirará la camiseta número 10 de la selección argentina, en su homenaje.

* 2003 Maradona y Coppola rompen sus vínculos contractuales y lazos de amistad. El empresario ya no será el representante del “10” y paradójicamente ese lugar sería ocupado por la ex esposa del crack, Claudia Villafañe.

* 2004 Galardonado como uno de la FIFA 100

* 2005 Premio Domingo Faustino Sarmiento entregado por el Senado de la Nación Argentina

PARA SABER MAS…
Una nota del Diario del Bicentenario N°9 Período 1970-1989

El Diego No Se Va!…: Con 37 años, la estrella futbolística más grande del mundo, Diego Armando Maradona, jugó su último partido profesional en el superclásico que ganó Boca por 2 a 1, el 25 de octubre. «A River se le cayó la bombacha», dijo, marcando una más de sus célebres frases.

«Pelusa» nació en Villa Fiorito, Lanús, el 30 de octubre de 1960. Empezó a jugar al fútbol con sus amigos y enseguida fue titular en el equipo infantil Estrella Roja, de Fiorito. Al poco tiempo, su entrenador, Francisco Cornejo, le propuso ir a jugar a Argentinos Juniors y así fue campeón con la novena división. En dos años ascendió ocho divisiones, de novena a primera. Llegó a las semifinales del campeonato y consiguió el premio al máximo goleador. Su próximo destino fue en el equipo del que es fanático: Boca Juniors. Jugó dos temporadas y ganó el campeonato.

En 1982 se fue a Europa. Lo contrató el Barcelona y jugó 39 partidos. Fue el máximo goleador del equipo con 27 tantos. La cima de su éxito deportivo llegaría de la mano de sus problemas con laadiccióu a las drogas. Como capitán de la Selección Nacional campeona, demostró en el mundial de 1986 por qué fue el mejor jugador del mundo. También se destacó en el Napóles, donde lo consideran un dios. Sacó al equipo campeón, conquistó la Copa de Italia y obtuvo por primera vez la Copa Uefa.

Diego se casó con Claudia Villafañe en una boda espectacular, en la que sus hijas Dalma y Gianina fueron dos grandes protagonistas pese a su corta edad.

La noche se le vino encima cuando el Comité de Disciplina de la Federación Italiana de Fútbol le impuso una sanción cautelar por un resultado positivo por cocaína. Luego fue detenido en la Argentina, en una redada policial antidroga. Pero su peor momento fue cuando dio positivo un análisis antidoping en el mundial de Estados Unidos 94. Él lo resumió en una frase lapidaria: «Me cortaron las piernas».

La FIFA le dio una suspensión de 15 meses. Luego lo esperaron los equipos nacionales: Deportivo Mandiyú y Racing, donde fue técnico, y finalmente Boca, donde ha finaliza su carrera como jugador.

Carlos De Vicenzo Gran Golfista Argentino Un Ejemplo de Vida

Carlos De Vicenzo, Gran Golfista Argentino: Un Ejemplo de Vida

Roberto De Vicenzo: el embajador del deporte argentino A los 48 años, todavía en la plenitud de sus medios, sería difícil, injusto, elogiar a Roberto De Vicenzo por una de sus actuaciones.

Profesional integro, hizo del golf su trabajo sin olvidarse de los elementales principios de ética deportiva. Una actitud que sin embargo no le impidió cosechar triunfos en más de 160 certamen a lo largo de 31 años de pisar links.

Carlos De Vicenzo, Golfista ArgentinoTrotamundos incansable —dio la vuelta a la Tierra en más de cinco oportunidades—, tuvo oportunidad de alternar con personajes destacados en actividades más disímiles.

De Gaulle, Kennedy, Eisenhower, Perón, Nixon, Leopoldo de Bélgica, Gina Lollobrígida, Sofía Loren, Frank Sinatra, Danny Kaye, Dean Martin, Bob Hope, entre otros, supieron de su caballerosidad.

El primer contacto con el golf fue a los 7 años, en 1930, cuando ingresó un el Golf de Migueletes, primero para extraer las pelotas que los socios tiraban a la laguna y oficiar de caddie después.

A los 17 años ya habitaba una piecita en el sótano del club He Ranelagh, escenario de sus comienzos. Dos años después todo se precipitaba y Spaghetti —lo apodaron así porque entre 1944 y 45 cumplió d servicio militar en la marina y llegaba a jugar de uniforme— comentó a conocer la dulce y peligrosa caricia de la fama.

Alternativa que no logró apartarlo de una conducta austera, sobria, que lo caracterizó desde el comienzo. Quizás por eso, una y otra vez, sacudió al mundillo golfístico internacional con actuaciones sorprendentes.

En 1962, en pareja con Fidel De Lúea representó a Argentina en la Copa Canadá —ahora Copa del Mundo— y obtuvo el primer puesto individual, clasificándose segundo en el puntaje por equipos.

Las canchas del Jockey Club de San isidro, testigos de aquella victoria, volvieron a verlo triunfar en ese mismo certamen, en 1970, ahora en compañía de Vicente Chino Fernández, con quien obtuvo el segundo lugar por parejas. En julio de 1967, De Vicenzo coronó un anhelo acariciado durante dos décadas: con 44 años se consagró como el jugador de mayor edad que obtuvo el campeonato británico.

Además de De Vicenzo, solo dos argentinos, José Jurado y Leopoldo Ruiz, estuvieron al borde de alcanzar esa proeza. En 1931, Jurado escoltó a Tommy Armour y en 1950, Ruiz perdió todas sus posibilidades en el último hoyo. Con un 4, Ruiz empataba el primer puesto, pero perdió su autodominio, equivocó el palo a jugar y marcó un 7 que lo relegó al tercer lugar. También supo de grandes desencantos Spaghetti.

En abril de 1968, en el torneo de Maestros de Augusta, en los Estados Unidos de América, un error en la anotación de su tarjeta lo relegó al segundo puesto al cargársele un golpe más en el hoyo 17, el penúltimo de la jornada final.

Con su segunda colocación, recibió más cartas y telegramas de felicitación —según una costumbre iniciada por Perón e imitada en los últimos años por todos los mandatarios argentinos, Juan Carlos Onganía— que Robert Goalby, el ganador de los 20.000 dólares de premio y el saco verde distintivo.

El score real de los dos en la cancha fue de 277, pero De Vicenzo firmó la tarjeta que totalizaba 278 sin advertir el error. Fue en esas circunstancias que puso de manifiesto toda su calidad humana al aceptar, sin acusaciones ni lamentos, un fallo que además del perjuicio deportivo le produjo otros quebrantos: perdió los 5.000 dólares de diferencia entre el segundo y el primer puesto y el derecho a participar en el certamen exclusivo de los cuatro grandes, en el que intervino en 1967 a raíz de su actuación en el campeonato británico.

Acaudalado, reconocido en más de una oportunidad como un verdadero embajador ambulante, el célebre golfista es un raro ejemplo dentro de los deportistas profesionales argentinos.

Es que en un medio donde la mayoría lucha por conseguir mejores condiciones sin reparar en los medios, él intenta ser mejor, aun cuando, como todos los demás, vive del deporte. Algo que quizás, con el tiempo, logre contagiar a otros ambientes, descompuestos por la fiebre del dinero.

Fuente: Las Grandes Hazañas del Deporte Tomo 49 La Historia Popular

Carlos Moratorio Destacado Deportita Argentino en Equitacion

Carlos Moratorio: Destacado Deportita Argentino en Equitación

GRANDES DEPORTISTAS ARGENTINOS OLVIDADOS

Capitán Carlos Moratorio: un caso particular Pocos deportes como la equitación imponen a quienes lo practican una preparación tan exigente. Pocos son también los que reclamen erogaciones económicas similares.

Carlos Moratorio, Deportita Argentino en EquitacionDos condiciones que necesariamente reducen el círculo de gente con posibilidades de acometer una empresa tan difícil como la de competir con fortuna. Una alternativa que el capitán Carlos Alberto Moratorio alcanzó cuando, guiado por su vocación militar, egresó del Colegio Militar, a fines de 1951, con el grado de subteniente de caballería.

Luego de transitar por diversas unidades del Ejército, finalmente fue destinado a la Escuela Militar de Equitación, donde quedó destinado a partir de 1960.

Allí comenzó una etapa fundamental en su trayectoria deportiva, iniciada algunos años antes: pudo dedicarse por entero al adiestramiento de sus animales y a las prácticas.

Sus progresos fueron notables. En 1959 fue quinto en los Juegos Panamericanos de Chicago. En las Olimpíadas de Roma, en 1960, quedó eliminado como el resto del equipo.

En San Pablo, en los Panamericanos de 1963, logró el tercer puesto y la medalla de bronce. Un año más tarde, en los Juegos Olímpicos de Tokio obtuvo la medalla de plata.

Dos años después, el 10 de septiembre de 1966, en Stanford, Inglaterra, obtuvo el primer campeonato mundial de su especialidad, la Prueba Completa.

Para llegar a eso, debió trabajar pacientemente en la educación de su caballo Chalán, un animal que había ganado en un concurso hípico efectuado por el Ejército, en 1958.

Claro que no fue todo, junto a los otros cuatro jinetes que lo acompañaron a Gran Bretaña, viajaron dos soldados caballerizos, un veterinario, un suboficial principal herrero y el director, mayor Eduardo Cano.

Toda una costosa movilización. Los resultados fueron óptimos: Moratorio superó a 34 jinetes, representantes de Irlanda, Inglaterra, Rusia y Estados Unidos de América. En la primera jornada de las tres que componen la agotadora prueba —dedicada al adiestramiento— culminó su tarea en 7 minutos y medio. Ya punteaba la competencia a medio punto del jinete ruso que lo escoltó.

En el segundo día —dedicado al fondo— Moratorio y Chalán no tuvieron una sola falla. En la última jornada —destinada a la prueba de Caza— apenas voltearon un obstáculo que les restó 10 puntos del total acumulado. Aun tirando dos más habrían ganado. Poco tiempo después de obtener el título, en un reportaje publicado por la revista «El Gráfico», se reseñarían algunas de las facilidades que permitieron a Moratorio alcanzar el éxito.

 Tras explicar que ocupaba el cargo de instructor del equipo de prueba completa, en la Escuela Militar de Equitación, proseguía: «Prácticamente, un profesional del caballo, o por lo menos con la debida dedicación para poder competir con el mundo.

Moratorio no lo niega pero confiesa que: «Por este título, que me favorece hípicamente, he descuidado otros detalles importantes para el ascenso en mi carrera». Y dice que en su «Profesión» es enérgico. «Soy muy exigente, y este mundo no quiere trabajar. Con los soldados (caballerizos) debo cumplir una ley, con los del equipo pretendo que hagan todo bien.

Es mucho el dinero que el gobierno invierte en esto y mi gran satisfacción, por lo de mi título, es haber devuelto mucho de lo que me dieron».» Circunstancias que permiten considerar al capitán Carlos Moratorio como una excepción —por el apoyo que recibió— entre los deportistas argentinos que en los últimos años lograron algún lauro. Algo que pareció percibir también «El Gráfico», a cuyo editorial, de la edición del 13 de setiembre de 1966, conviene remitirse para entender la realidad del deporte argentino en la década pasada y en su hora actual: «Es el ejemplo que deseamos.

Los campeones que nacen por «generación espontánea» se dan uno en un millón. El caso Moratorio nos grita claramente: su pasión, si fibra, su técnica afinada, Chalán, más las condiciones morales y materiales: que lo rodearon, el tiempo y los elementos de que dispuso, la organización que lo apoyó, hicieron que ut argentino fuera campeón del mundo Esto es lo que nos debe quedar bien grabado».

Fuente: Las Grandes Hazañas del Deporte Tomo 49 La Historia Popular

Luis Nicolao Gran Nadador Argentino Gran deportista Argentino

Luis Nicolao: Gran Nadador Argentino

GRANDES DEPORTITAS DE ARGENTINA OLVIDADOS

Luis Alberto Nicolao, el mas grande: Acaso baste para definirlo una mención que seguramente nadie se atreve a discutir: fue el mas grande nadador argentino de todas las  épocas y quizás el mejor deportista de la década del ´60.

Atleta argentino, NicolaoEn su dilatado transitar por piletas de todos los rincones de la tierra acumuló una retahila de éxitos asombrosa. Pero ninguno tuvo la tremenda trascendencia del que coronó el 27 de abril de 1962, en el natatorio de Guanabara, en Río de Janeiro, Brasil.

Ese día Luis Alberto Nicolao inscribió su nombre y el de la Argentina en las tablas de records mundiales. Un hecho que la natación local jamás había registrado, ni volvió a hacerlo.

Alentado por un público entusiasta se arrojó a las saladas aguas  por esa circunstancia mucho más aptas para desplazamientos veloces, pues ofrecen menos resistencia— decidido a quebrar el record mundial de los 100 metros estilo mariposa.

En 57 segundos ya había cumplido su cometido.

Fue uno de los primados que resistió durante más tiempo el alud de records desatado en el último decenio. Durante cinco años, dos meses y trece días permaneció incólume a todos los embates.

En los primeros días de agosto de 1967 un fenómeno de la natación americana, Mark Spitz, desplazó a Nicolao al establecer 56 segundos 3 décimas, en un torneo internacional celebrado en Santa Clara, California. Sin embargo, no logró opacar la performance del que fuera representante del Club Ateneo de la Juventud, en Buenos Aires.

Escapando a la mediocridad de un medio que difícilmente !e permitiera superarse —ya antes lo había hecho su entrenador Alberto Carranza, tentado por ofrecimientos de clubes brasileños y uruguayos— el excepcional mariposista emigró hacia los Estados Unidos de América, donde optó por la beca que le ofreciera la Universidad de Stanford, en California.

Allí representó también al Santa Clara Swimming Club, una institución casi mitológica en el concierto de la natación internacional. Pero jamás olvidó al deporte de su país. Donde fuese necesario, allí estuvo presente para defenderlo.

Desde su primera participación internacional, durante el campeonato Sudamericano de Cali, en Colombia en 1960, acaparó 17 títulos sudamericanos, sin contar su participación en los equipos de postas. Fue olímpico en tres oportunidades: Roma en 1960, Tokio en 1964 y México en 1968, donde finalizó tristemente su trayectoria de nadador.

Con 24 años —una edad inusual en que la mayoría de los nadadores optó por el retiro— acudió en búsqueda de la única satisfacción que no alcanzó una medalla olímpica.

Su prueba más fuerte —los 100 metros mariposa— recién se incluyó en el programa olímpico en los Juegos de México» hecho que no le permitió alcanzar antes ese objetivo. Dispuesto a jugar su última oportunidad, se instaló en la capital azteca con 50 días de antelación para ganarle al fantasma de la altura.

Sus posibilidades parecieron fortalecerse tras su actuación en los 100 metros estilo libre, prueba en la que se clasificó para la final. A pesar de ocupar el séptimo puesto (marcó 53,9 segundos) fue un buen indicio ya que esa no era su especialidad.

El domingo 20 de octubre ganó su serie eliminatoria —corrida por la mañana— de los 100 mariposa con relativa facilidad.

A las 18.30 de ese mismo día estaba anunciada la semifinal.

Allí comenzó a gestarse un diabólico, absurdo drama que lo dejó sin posibilidades. Cuando el micro oficial que lo transportaba comenzó a atravesar la zona por donde pasaba en ese momento la carrera de maratón debió detenerse.

Fue un largo retraso: Nicolao llegó a su destino después que la competencia en que debía participar se había efectuado. Todos los reclamos —acaudillados curiosamente por mister Ritter, el delegado norteamericano— fueron desoídos.

En una declaración para la revista «El Gráfico», del 5 de octubre de 1968, Nicolao se quejó: «Le pregunté a Ritter qué había dicho el delegado argentino, Manuel Segura, y me contestó que si estaba se quedó mudo, que no vio ningún argentino que sacara la cara por mí»…

Fue el pago de un medio deportivo que defendió durante años. Un epílogo injusto a su campaña, pero digno exponente de la mediocridad que alguna vez lo hizo emigrar

.Fuente: Las Grandes Hazañas del Deporte Tomo 49 La Historia Popular

Osvaldo Suarez Atleta Argentino Olvidado Ganador San Silvestre

Osvaldo Suarez: Atleta Argentino, Ganador de la San Silvestre 

GRANDES DEPORTITAS DE ARGENTINA OLVIDADOS

Osvaldo Suárez: el dueño de la San Silvestre Con puntualidad, repitiendo un ritual que ya es característico de la prueba, los marciales sones del himno nacional brasileño resonaron en las calles céntricas de la industriosa ciudad de San Pablo, cuando apenas faltaba media hora para que expirara 1960.

Suarez deportista argentinoTras los últimos compases, tronó el disparo que indicaba la iniciación de la célebre Corrida de San Silvestre, la carrera callejera más reputada internacionalmente. Una característica que siempre le permitió reunir para su disputa a los más destacados fondistas del mundo.

Ese año se alinearon entre otros el alemán Hans Grodozki, el inglés Cordón Pirie y el canadiense Douglas Kyle. Junto a ellos el argentino Osvaldo Suárez, que había triunfado en las ediciones de 1958 y 1959.

Esa noche, el maestro —como hoy lo apodan cariñosamente en el medio atlético local— intentaba una hazaña que todavía nadie logró emular: adjudicarse la competencia por tercera vez consecutiva.

Era además una promesa que había formulado a su esposa, Emma Duran, con quien había contraído enlace un día antes. Sería un regalo de bodas.

Tras una excelente partida —fundamental en una carrera en la que participan más de 5 mil deportistas— Osvaldo Suárez se mantuvo a la expectativa detrás de Kyle, controlándolo, para quebrarlo cuando apenas restaban mil metros de carrera. Por entonces, las sirenas ya habían anunciado la llegada de un nuevo año.

Las luces de bengala iluminaban el cielo y el millón de personas que se volcó a las calles para no perder detalle de la Corrida, lo alentaba furiosamente.

Cuando cruzó el pequeño pasillo de llegada la ovación fue clamorosa. Suárez había concretado su máxima proeza deportiva, entre las muchas que jalonaron su dilatada actuación.

Tres veces ganador de la San Silvestre, 4 veces campeón Panamericano, 5 veces campeón Iberoamericano y 12 veces campeón Sudamericano, constituyó el último representante de una gloriosa dinastía de fondistas. Olímpico en dos oportunidades —1960 en Roma y 1964 en Tokio— fue discípulo de dos grandes maestros: Gumersindo González y Alejandro Stirling.

Reconocido en todos los círculos atléticos del mundo, paseó su calidad por Chile, Uruguay, Brasil, Perú, Paraguay, Colombia, Ecuador, México, Canadá, Estados Unidos, España, Bélgica, Portugal, Italia, Austria, Alemania Federal, Checoslovaquia, Holanda, Suecia, Finlandia, Dinamarca y Japón. En 1955 viajó por primera vez a Europa, para ello tanto él como Stirling —entonces su entrenador— debieron vender terrenos de su propiedad.

Fue en los albores de su fama. Desde su debut internacional —durante el campeonato Sudamericano efectuado en el estadio de River Plate, en Buenos Aires, en 1951— Suárez compitió contra los más destacados valores de la época. La imbatible Locomotora humana, el checoslovaco Emil Zatopek, y el recordman mundial Vladímir Kuts, de la Unión Soviética, fueron entre otros grandes, sus ocasionales contrincantes. Claro que con ninguno la lucha alcanzó las características de los duelos con su compatriota Walter Lemos, el gran rival en América del Sur.

El veterano atleta —todavía en actividad a los 37 años— logró su última victoria relevante en el campeonato Sudamericano de 1967, que tuvo como escenario la pista del parque Chacabuco, en Buenos Aires. Ovaciona por un público que pocas veces su reconocerle iodo lo que hizo por atletismo argentino, se consagró titular continental de los 10.000 metros en una carrera electrizante con el colombiano Víctor Mora, que lo había relegado en los 5.000 metros.

Esa performance marcó el comienzo de su declinación que, curiosamente coincidió con el derrumbe del atletismo argentino. Un hecho que no es circunstancial si se toma en cuenta que, en las pruebas de largo aliento, como en otras disciplinas, quedó cortado el cordón generacional con la desaparición de hombres de su talla. Algo que solo podrá explicarse a través del profundo deterioro y desamparo padecido por el amateurismo en los últimos años, cuando quedó librado a su suerte.

Fuente: Las Grandes Hazañas del Deporte Tomo 49 La Historia Popular

Equipo Argentino Campeon Mundial de Futbol 1978 1986

Equipo Argentino Campeón Mundial de Fútbol: 1978 y 1986 Jugadores

Equipo Argentino Campeon Mundial de Futbol 1978 1986 Jugadores Mexico

Equipo argentino de fútbol campeón mundial

Argentina gana el Mundial de fútbol
El 25 de junio de 1978, miles de argentinos salieron a las calles para festejar el primer campeonato mundial de fútbol conseguido por la Selección. El equipo dirigido por César Luis Menotti le había ganado al de Holanda por Sal. Era el final de una fiesta que contrastaba con la realidad que vivía el país tras el golpe del 76.

Entre los campeones del 78 estaban Filio!, Kempes, Ardiles, Passarella, Houseman, Olguín, Luque, Bertoni y Tarantini. Este equipo reunía todas las condiciones necesarias para ganarle a Holanda, entonces subcampeón.

Hasta llegar a la final, la Selección empató con Brasil, perdió con Italia y le ganó a Perú (el polémico 6 a 0), Polonia, Francia y Hungría. Ante Holanda, los 90 minutos terminaron empatados y casi al final un zurdazo del holandés Rensenbrink pegó en un palo del arco de Fillol. En el suplementario, Kempes (llamado «El Matador» y figura de la Selección) y Bertoni pusieron el 3 a 1 definitivo.

equipo argentino de futbol campeon mundial 1986

EL «FLACO» MENOTTI, DIRECTOR TECNICO:

Nació en Rosario (Sante Fe) en 1938.Debutó en Primera División en 1960 jugando como delantero de Rosario Central y luego integró los equipos de Racing y Boca, el Santos de Brasil y la Juventus de Turín, entre otros. Pero se destacó especialmente como entrenador, carrera que inició en 1970 en el club Ne-well’s Oíd Boys de Rosario, imponiendo su estilo de juego vistoso, fútbol orientado al espectáculo y a la creación. Dirigió también a Huracán (logró el campeonato Metropolitano en 1973), a Barcelona (campeón de Copa del Rey en España en 1984); fue técnico de Boca Juniors, Atlético de Madrid, River Píate, Peñarol de Montevideo, de la selección de México e Independiente.

Como entrenador de la Selección Argentina protagonizó el Mundial del ’78, aquel espectáculo pergeñado por la dictadura militar para distraer la atención de la población sobre la situación que estaba viviendo el país, alentar los sentimientos nacionalistas y exportar una imagen pujante y distorsionada para el resto del mundo, cuando ya habían aparecido denuncias de los crímenes que estaba cometiendo el Estado.

Con la actuación por momentos brillante de la Selección -aunque el triunfo en alguno de los partidos ha merecido la sospecha de haber sido comprado- jugadores como Mario Kempes, Daniel Passa-rella, Osvaldo Ardiles, Leopoldo Luque y Daniel Bertoni, dirigidos por Menotti, lograron el título de campeón mundial. Menotti luego alcanzó al año siguiente otro campeonato mundial con la Selección juvenil, donde ya jugaba Diego Armando Maradona como estrella. La actuación de la selección en el Mundial de 1982, también bajo su dirección, en cambio, fue deslucida.

Argentina gana su segundo Mundial de fútbol
El Mundial de 1986 se hizo en México, escenario de la consagración de Diego Armando Maradona. El capitán de la Selección de Carlos Bilardo marcó la diferencia desde el primer partido.

Fue muy golpeado ante Corea (Argentina ganó Sal), hizo un gran gol ante Italia (1-1) y un pase estratégico para la victoria ante Bulgaria (2-0). En la segunda ronda, la Selección le ganó a Uruguay (1-0) y Maradona marcó dos goles históricos ante Inglaterra (2-1).

Uno fue el de «la mano de Dios» (un manotazo ante el arquero Shilton). El otro, uno de los mejores goles de los Mundiales, en el que Maradona eludió a varios adversarios en su camino hacia el arco.

Luego, la Selección le ganó 2-0 a Bélgica y llegó a la final. En ese partido, enfrentó a Alemania Federal. Argentina ganaba por 2 a O, pero Alemania empató. A los 40 del segundo tiempo, Burruchaga recibió un buen pase de Maradona y puso el 3-2 definitivo. La Copa volvía a manos argentinas. Y Maradona conquistaba el mundo.