Biografía Victoria I de Inglaterra

Biografia de Canning George Politico Britanico

Biografia de Canning George

La política de la Restauración, sintetizada en el sistema Metternich, tuvo un implacable adversario en el ministro inglés de Negocios Extranjeros, Jorge Canning.

Su nombre se ha hecho popular en los manuales de Historia como defensor del principio de no intervención y del derecho de las naciones a disponer libremente de sus destinos.

George Canning

Pero tras la grandilocuencia de estas fórmulas, que Canning defendió con gran habilidad diplomática, se ocultaban los propósitos del imperialismo británico de poner término, en beneficio propio, a la obra de la revolución y de conquistar para Inglaterra nuevos mercados en América y el Mediterráneo.

Conservador al estilo británico, rehuyó apoyar la política de restauración en el continente y la América hispana, en cuanto aquélla podía mermar las cifras del comercio de exportación de su patria y debilitar la influencia mundial de su corona.

Descendiente de una familia inglesa establecida en el siglo XVII en Carvagh, en el Londonderzry, Irlanda, Canning nació en Londres el 11 de abril de 1770. Un año después perdía a su padre, y al contraer su madre segundas nupcias, pasó bajo la tutela de su tío Stratford Canning, personaje muy relacionado con los prohombres del partido whig.

George se educó en Eton, a partir de 1781, en cuyo centro adquirió una buena cultura humanista y excelentes dotes retóricas.

En 1792 ingresó en la universidad de Oxford, donde fué considerado como un elemento jacobino. Pero, con gran sorpresa de sus amistades, en 1793 entró en el Parlamento como miembro del partido tory y ferviente admirador de Guillermo Pitt.

Obedeció esta metamorfosis, aparte sus deseos de hacer carrera en la política, a la reacción experimentada ante el jacobinismo militar francés, triunfante en los campos de batalla de Europa.

Los jefes del partido tory supieron reconocer las cualidades del que resultó ser el más brillante defensor de su política en los Comunes, y procuraron su ascenso social y oficial.

En 1800 contraía matrimonio con la señorita Juana Scott, heredera de una considerable fortuna. En 1796, Canning recibía el cargo de subsecretario en el ministerio de Asuntos Exteriores. Su política, aunque activa y dinámica, obedeció en este período a las altas indicaciones de Pitt y Grenville.

En 1799 fué nombrado uno de los doce comisarios de la India y en 1800 pagador general de las fuerzas británicas.

Al dimitir Pitt en 1801 por el asunto de la emancipación de los católicos irlandeses, Canning siguió a su jefe político, aunque sin aferrarse por completo a su actitud intransigente.

Volvió con él al poder en 1804, esta vez como tesorero de la Marina; pero la muerte de Pitt, después del desastre de Austerlitz, acabó con el ministerio. Canning se negó a formar parte del gobierno de notabilidades de Fox, que substituyó al anterior.

Después del fracaso de los whigs, el duque de Port-land confió a Canning la cartera del Foreign Office en su ministerio (1807). Durante dos años pudo demostrar su extraordinaria competencia, impulsando con toda energía la política inglesa en la captura de la flota de Dinamarca y en el auxilio prestado a los españoles y portugueses que combatían contra Napoleón.

Sus discrepancias con Castlereagh, ministro de la Guerra, terminaron en un duelo (1809), que eventualmente puso fin a su carrera política, pues se negó varias veces a formar parte de un ministerio en que figurara su rival.

Mientras tanto, fundó la Quaterly Review, órgano de la intelectualidad conservadora, y cultivó los estudios económicos, a lo que le inducía su calidad de diputado de la ciudad de Liverpool (desde 1812).

Reconciliado con Castlereagh, en 1816 aceptó el cargo de presidente del Board of Control, que dirigía la política india de Inglaterra.

Su gestión en este cargo fue muy afortunada, y si presentó la dimisión del mismo fué para no intervenir en la delicada cuestión del divorcio de Jorge IV (1820).

Dos años después, cuando se preparaba a partir para la India para ejercer el gobierno general de aquella colonia, fué nombrado ministro de Asuntos Extranjeros, cargo vacante a consecuencia del suicidio de Castlereagh (septiembre de 1822).

Canning modificó los preceptos seguidos por su predecesor: proclamó el principio de no intervención en Europa; reconoció la independencia de las repúblicas sudamericanas y favoreció a los griegos en su lucha de independencia contra los turcos.

En abril de 1827 murió lord Liverpool, y Canning fué elegido por jorge IV para sucederle como primer ministro. Su programa fué, en el interior, concesión de la igualdad política y social a los católicos, y en el exterior, apoyo a los helénicos.

Logró este último punto por la convención de 27 de abril de 1827; Pero no pudo ver la consecución del primero porque le sorprendió la muerte en Chiswick el 8 de agosto, cuatro meses después de su elevación al supremo puesto político de su patria.

fuente


Cambios Sociales de las Mujeres Siglo XX Poderosas Mujeres del Mundo

Cambios Sociales de las Mujeres Siglo XX

Éstas mujeres no solo tienen poder político sino presencia en los medios de comunicación, influencia en los negocios  y participación en organismos civiles, además de fortunas personales. Aquí los 10 primeros lugares.

EL NUEVO ROL DE LA MUJER EN EL SIGLO XX:

Se estima que las madres necesitan tener un promedio de 2.1 hijos para asegurar el reemplazo natural de la población de un país. En muchos países europeos, el crecimiento de la población se detuvo en la década de 1960, y la tendencia se mantiene desde esa época. En los años 1990, las tasas de fertilidad disminuyeron drásticamente. Entre las naciones de la Comunidad Europea, el número promedio de niños por madre llegó a 1.4; la tasa de Italia, de 1.2, fue la más baja del mundo en 1997.

Al mismo tiempo, el creciente número de mujeres trabajadoras continuó en aumento. En Gran Bretaña, por ejemplo, las mujeres constituyeron 44 por ciento de la fuerza laboral en 1990, superando el 32 por ciento de 1970. Más aún, las mujeres fueron conquistando mejores fuentes de empleo. Un mayor acceso a las universidades y escuelas profesionales les permitió desempeñarse en áreas como la jurisprudencia, medicina, gobierno, negocios y educación.

En la Unión Soviética, 70 por ciento de la fuerza laboral en las áreas de medicina y docencia eran mujeres. Sin embargo, la inequidad económica seguía prevaleciendo: percibían salarios menores que los hombres por trabajos similares y hallaban menos oportunidades para avanzar a posiciones gerenciales.

Como consecuencia de los cambios producidos por la Revolución Industrial a lo largo del siglo XIX, las mujeres irrumpieron como trabajadoras asalariadas en la industria y en los servicios. La ruptura de la vieja familia agraria, en la que cada uno tenía su ocupación en la unidad económica familiar, dio origen a una nueva escena familiar de la clase trabajadora en la que el salario de la mujer –y el de los niños– era indispensable para el sustento familiar. Pero a partir de mediados del siglo XX esta situación se generalizó, ya no sólo entre los trabajadores, sino entre las clases medias y altas, y especialmente entre las mujeres casadas de estos grupos, que con anterioridad se limitaban al trabajo doméstico y al cuidado de los hijos.

El masivo acceso de las mujeres a la enseñanza superior que se produjo tras la Segunda Guerra Mundial permitió, poco a poco, la ocupación de cargos de responsabilidad que esta formación posibilitaba. En la actualidad, chicos y chicas acceden por igual a los estudios en el mundo desarrollado.

La combinación de independencia económica y acceso a la formación superior dio extraordinaria relevancia y auge a los movimientos feministas en tomo a los años 60. Desde la Revolución Francesa, y a lo largo del siglo XIX, sobre todo con el sufragismo, las mujeres habían reivindicado su derecho a gozar en pie de igualdad con los hombres de todos los derechos políticos, sociales y económicos.

La gran diferencia fue la amplitud que alcanzó en esta época una nueva conciencia del feminismo y del papel de la mujer. Se produjo un cambio revolucionario respecto a lo que esperan las mujeres de sí mismas y lo que el mundo espera de ellas en cuanto a su lugar en la sociedad.

El derecho a gozar de su sexualidad, a elegir tener o no tener hijos, a divorciarse, a permanecer soltera, a compartir las tareas domésticas, a rebelarse contra el mal trato, a optar a todos los puestos de trabajo o de decisión política, se convirtieron en demandas cada vez más generalizadas entre las poblaciones femeninas del mundo occidental.

Aunque algunas de estas aspiraciones –lo que esperaban las mujeres de sí mismas– fueron al principio planteamientos de las mujeres de clase media o alta, con el tiempo se generalizaron a todos los sectores sociales y acabaron siendo también asumidas por los medios de opinión y por los poderes públicos. Si en nuestros días no son todavía una realidad, sin duda son ya una fuerte aspiración.

Mientras, en el Tercer Mundo, las cosas eran relativamente diferentes. Para la inmensa mayoría de las mujeres pobres las cosas habían cambiado poco. La sumisión al padre o al marido, la reducción al ámbito de lo doméstico y el trabajo como una necesidad de supervivencia y no como una forma de emancipación, continuaban siendo generales. Ahora bien, también se han producido cambios.

En primer lugar, en todos los países, con escasas excepciones (fuerte integrismo islámico), una minoría de mujeres de la clase alta, educadas y acomodadas, han accedido a la vida pública y ha sido significativamente relevante el número de jefes de Estado femeninos en estos países (India, Pakistán, Sri Lanka, Filipinas, Nicaragua, Argentina…), aunque casi siempre como hijas o viudas de hombres famosos.

Por otro lado, en aquellos países en los que se desarrollaron regímenes de tipo socialista (Argelia, Cuba, Afganistán, Vietnam…), las mujeres conquistaron muchos derechos (acceso a la enseñanza, al mundo laboral, a la actividad política, etc.), aunque en la actualidad parte de estos avances se han eliminado con la caída de estos sistemas. Por último, aquellos países que han tenido procesos de occidentalización presentan situaciones de mayor libertad de las mujeres y mayores conquistas feministas, mientras los más tradicionales o cerrados presentan todavía, incluso en las clases altas, una profunda subordinación de la mujer al hombre.

El movimiento feminista de los años 60: La psicóloga norteamericana Betty Friedan publicó La mística de la feminidad en 1963 una obra en la que se describía «el problema sin nombre», la insatisfacción de millones de mujeres americanas recluidas en su hogar y forzadas al papel de ama de casa, esposa y madre feliz. Sus tesis dieron origen a un amplio movimiento feminista, que reivindicó el derecho de las mujeres a la realización personal mediante un trabajo propio y la prohibición de cualquier discriminación por razón de sexo.

Además, exigió la igualdad de oportunidades, cambios en la legislación sobre matrimonio, divorcio, malos tratos o violación, así como el derecho a expresar su propia sexualidad y a elegir su estilo ce vida, incluyendo cuestiones como el aborto, la homosexualidad o la libertad de relaciones sexuales.

Fuente Consultada:
Civilizaciones de Occidente Tomo B Jackson Spielvogel
Actual Historia del Mundo Contemporáneo García-Gatell