Hambre Cero:Campaña 2015

La Salud Mundial Influencia de la Pobreza Higiene Agua Potable

La Salud Mundial Influencia de la Pobreza

La salud mundial: El siglo pasado trajo grandes avances en salud y medicina. Algunas enfermedades infecciosas han sido erradicadas, pero sigue habiendo importantes pandemias, sobre todo, en países en vías de desarrollo.

Durante las primeras décadas del s. XX, la doctora Sara Josephine Baker fue la primera en educar a las mujeres en los hábitos básicos de alimentación e higiene para sus hijos en los suburbios de Nueva York.

El programa educativo de higiene de Baker consiguió reducir de forma significativa la tasa de mortalidad infantil y en los años 50 la mayoría de los países industrializados tomaba ya las mismas medidas.

La educación para la higiene, la existencia de unos servicios sanitarios de más calidad y la mejora del nivel de vida en los países industrializados han conseguido mejorar, y mucho, la salud pública. Otros progresos resultaron mucho más espectaculares.

CIENTÍFICO BRITÁNICO (1881-1955)
ALEXANDER FLEMING
El farmacólogo y biólogo Alexander Fleming hizo grandes aportes a los campos de la bacteriología, la inmunología y la quimioterapia. Se lo conoce por haber aislado la sustancia antibiótica llamada penicilina del hongo Penicillum notatum. En 1945 compartió el premio Nobel de Medicina con Ernst Chain y Howard Florey.

Alexander Fleming descubrió en 1928 que una cepa rara de moho inhibía el desarrollo de las bacterias.

Este descubrimiento derivó en la penicilina, un antibiótico que combate la infección. La producción en masa de la penicilina comenzó en 1945.

En los años 50, los antibióticos ofrecían ya un tratamiento efectivo contra varias enfermedades, como la sífilis, la gangrena y la tuberculosis.

Durante la segunda mitad del s. XX, los programas de vacunación masiva financiados por los gobiernos y por la Organización Mundial de la Salud  (OMS) redujeron aún más la tasa de mortalidad.

En 1980, la OMS anunció la erradicación global de la viruela, y la polio ya está a punto de desaparecer.

Actualmente, la tendencia general para las enfermedades más infecciosas es a la baja.

Además, la quimioterapia nos ayuda a luchar contra el cáncer, y los trasplantes de órganos están a la orden del día.

Quizá lo más sorprendente sea la fertilización in vitro (FIV), que permite formar una familia a parejas  antes estériles.

Ricos y pobres: Sin embargo, los enormes progresos en mediana y salud a veces han pasado de largo para los pobres.

Las vacunas contra la difteria, la tos ferina y el tétanos se hallan disponibles desde la década de 1940 en los países desarrollados y han logrado erradicar las enfermedades.

Sin embargo, en África, India y Asia oriental menos del 50% de los niños han sido vacunados.

Las estadísticas de la OMS revelan que los niños de los países más pobres tienen una tasa de mortalidad 2,5 veces más alta que los de los países desarrollados.

Las enfermedades más mortíferas de los países en vías de desarrollo son las relacionadas con el agua, como el tifus, el cólera, la disentería y la diarrea. De hecho, casi 40.000 personas mueren al día por beber agua contaminada.

El gran reto de los gobiernos de estos países es implantar un suministro de agua potable y servicios sanitarios. Enfermedades respiratorias como bronquitis, enfisema pulmonar, neumonía y cáncer de pulmón también se cobran muchas vidas.

Los esfuerzos sanitarios de los países ricos se centran cada vez más en el consumo excesivo de comida, alcohol y tabaco.

El creciente número de casos de obesidad, diabetes, enfermedades coronarias y cánceres exige cada vez más a los sistemas de salud.

Pandemias: La lucha contra las diferencias sanitarias entre países ricos y pobres no ha librado al mundo del riesgo de pandemia (epidemia a escala mundial).

Tras la Primera Guerra Mundial, la gripe española mató a cerca de 20 millones de personas, más que la guerra en sí. Más recientemente, el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) detectado por primera vez en 1981, terminó con unos 25 millones de vidas.

Desde el 2000, una cepa muy virulenta del virus de fiebre aviar y el brote de la enfermedad respiratoria SARS han hecho pensar en nuevas pandemias.

En 2009, la gripe A, producida por el virus H1N1, afectó a unas 200.000 personas en varios países y causó alrededor de 2.000 muertes. La mitad de los casos se registró en América.

Los temores a futuras pandemias se han visto alentados por el hecho de que los efectos de los antibióticos comenzaron a debilitarse, mientras que las bacterias quedan inmunes frente a las medicinas. Las «superbacterias», como el SARM, resisten hasta los antibióticos más potentes.

Anticipándose a las nuevas pandemias o combatiendo enfermedades ya existentes, la medicina del s. XXI enfrenta grandes retos.

Tendencia mundial de infección del VIH: Unos 40 millones de personas en todo el mundo (casi dos tercios en África) están infectadas con el virus del sida, el VIH. Sólo en 2006 aparecieron 4 millones de casos nuevos. Los «cócteles» de fármacos antirretrovirales han mejorado la salud y la esperanza de vida de los afectados.

NUEVAS MEDICINAS Y VACUNAS
El auge de las a tos genera la necesidad de nuevas medicinas y tratamientos para combatir la infección bacteriana.

De forma experimental se usan los bacteriófagos, virus capaces de atacar bacterias.

Otras prioridades incluyen la creación de vacunas el sida y la malaria. En algunas regiones la malaria mata a más de un millón de personas al año, y el parásito que la provoca se está volviendo cada vez más resistente a los fármacos habituales.

La genética estudia los genes y la herencia. Dentro de las células, los cromosomas portan los genes o «instrucciones» que determinan todos los aspectos de un organismo.

Los cromosomas son moléculas largas de ADN o ácido desoxirribonudeico.

En el 2000, los científicos presentaron el «borrador» del genoma humano, la secuencia de miles de ácidos nucleicos individuales que forman una molécula de ADN. La decodificación del genoma podría favorecer los tratamientos para enfermedades hereditarias.

3 Muertes  por MINUTO  debida  a la inhalación de humos de cocina.
25 MILLONES Número de niños en el mundo huérfanos a causa del sida.
43 MILLONES Número de obesos en Estados Unidos.

Los descubrimientos científicos y la mejora de la sanidad durante el s. XIX sentaron las bases de la revolución médica del s. XX.

SALUBRIDAD: Hacia 1830, la mortalidad infantil en las ciudades británicas rondaba el 50% (la mitad de los niños moría antes de cumplir cinco años).

La mayoría de las muertes se debía al agua contaminada.

En la segunda mitad del s. XIX se construyeron redes de alcantarillado y el agua corriente llegó a las ciudades. En 1914, la mortalidad infantil se había reducido al 10%.

HIGIENE HOSPITALARIA: En 1840, el físico húngaro Ignaz Philípp Semmelweis demostró que los casos de fiebre puerperal que mataban  a miles de madrastras al dar a luz, se reducían si enfermeras y médicos se lavaban las manos tras haber tocado a otros pacientes o cadáveres.

Su descubrimiento hizo que mejorara la higiene en los hospitales. Desde 1860 se utilizó fenol para esterilizar el instrumental quirúrgico y las heridas.

BACTERIAS Y ENFERMEDADES: Entre 1870 y 1880, el físico alemán Robert Koch aisló las diferentes bacterias que causaban la tuberculosis, el cólera y el ántrax, lo cual permitió crear vacunas 327 más efectivas.

VITAMINAS: A principios del s. XX, se identificaron sustancias clave de los alimentos. En 1912, Casimir Funk las llamó vitaminas («vita», de vida, y «amina», por los compuestos aislados en sus experimentos).

El déficit de agua potable e instalaciones sanitarias: todos es crucial en salud. Las brechas son muy importantes, 900 millones de personas carecen de agua potable y utilizan agua contaminada 2600 millones.

La mitad de las camas de hospitales del mundo están ocupadas por pacientes que tienen enfermedades ligadas a la ingesta de agua en mal estado.

Muere más gente por esta carencia que por todas las otras formas de violencia, incluidas las guerras.

La falta de instalaciones sanitarias crea riesgos de gran consideración para la salud en general, y particularmente para los niños.

Se estima que mueren 1.800.000 niños al año por estas causas inaceptables.

En América latina, a pesar de ser poseedora de la tercera parte dé las aguas limpias del orbe, hay 50 millones de personas sin agua potable, y 119 millones sin instalaciones apropiadas.

Las elevadas tasas de mortalidad infantil y mortalidad materna: En la Asamblea General de las Naciones Unidas el 2015 nuevas metas que garanticen los derechos fundamentales a todos los habitantes del orbe.

Son la» nietas del milenio. En mortalidad infantil están lejos de ser cumplir 5 años de edad debía bajar en 2/3 en el 2015 respecto a 1990.

Se debía llegar a que fueran 3 de cada 100, en lugar de 10 de cada 100.

En el 2010, la meta estaba distante. Murieron por causas evitables vinculadas a la pobreza 8,1 millones.

También hubo adelantos, pero hay retraso en fe meta de reducir en 3/4 partes la muerte de madres durante el embarazo o el parto.

Era de 480 muertes cada 100.000 nacidos vivos en 1990. y se fijó reducirla a 120 muertes para el 2015. En el 2005, la tasa se estimaba en 450 muertes.

En el 2010 se calculó en 350.000 las madres que perecieron por esta causa. El 98% de las muertes se produjeron en países en desarrollo.

En América Latina, casi 30 de cada 1000 niños perecen antes de cumplir un año de edad, frente a 3 en Noruega o Suecia.

La mortalidad materna supera las 80 madres cada 100.000 nacidos vivos, frente a 6 en el Canadá. Son más de 20.000 madres que perecen por año.

Cuando se desagregan las cifras respectivas en poblaciones indígenas, superan las 400 madres cada 100.000 nacidos vivos.

 

 

Fuente Consultada:
Cuadernillo 31 de Enciclopedia Esencial de la Historia del Mundo
Como enfrentar la pobreza y la desigualdad de Bernardo Kliksberg

La Mujer en Somalia Maltrato y Violencia Sufrimiento y sin derechos

La Mujer en Somalia – Maltrato y Violencia

La violación de mujeres se ha convertido en una efectiva arma de guerra en África.  En el Congo, desde que en 1994 las fuerzas francesas ayudaron a escapar a los genocidaires –los hutus genocidas que mataron a decenas de miles de tutsis– de Ruanda hacia esta región, la guerra no ha cesado y se estima que ha provocado entre 5.5 y 7 millones de muertos, más que ningún otro conflicto desde la Segunda Guerra Mundial. Y la peor muestra de la locura bélica está en Panzi, a donde cada día llegan mujeres con fístulas. Una fístula es la destrucción de la membrana que separa el ano de la vagina. La mujer pierde la capacidad de controlar la emisión de desechos líquidos y sólidos.

Una reciente nota el prestigioso diario New York Time, explica el sufrimiento de la mujer en Somalía, de la siguiente manera:

La Mujer en Somalia - Maltrato y ViolenciaMOGADISCIO, Somalia — La voz de la joven se convirtió en murmullo al recordar la tarde cuando salió de su choza y vio a su mejor amiga enterrada en la arena, hasta el cuello.

Su amiga había cometido el error de rehusarse a casarse con un comandante delShabab. Ahora unos hombres estaban a punto de destrozarle la cabeza a pedradas.

«Sigues tú», advirtieron los miembros del Shabab a la chica, una frágil adolescente de 17 años, quien vivía con su hermano en un inmundo campamento de refugiados.

Varios meses después, los hombres volvieron. Cinco milicianos irrumpieron en su casucha, la sujetaron y la violaron en grupo, dijo. Afirmaron estar en una jihad, o guerra santa, y cualquier resistencia era considerada un crimen contra el Islam, que se castigaba con la muerte.

«He tenido pesadillas sobre estos hombres», relató, tras recientemente escapar del área que controlan. «No sé de qué religión son».

Somalia se ha visto constantemente agobiada por décadas de conflicto y caos. En 2011, decenas de miles de personas murieron a causa de la hambruna e innumerables más perecieron en un combate inexorable. Ahora los somalíes enfrentan otro terror generalizado: un alarmante aumento en las violaciones y el abuso sexual de mujeres y jovencitas.

El grupo miliciano Shabab, que se presenta como una fuerza rebelde moralmente virtuosa y defensora del Islam puro, toma a mujeres y jovencitas como botín de guerra, las viola en grupo y abusa de ellas como parte de su reinado de terror en el sur de Somalia, de acuerdo con víctimas, trabajadores humanitarios y funcionarios de la ONU. Con poco dinero y en vías de perder terreno, los milicianos también obligan a familias a entregar a muchachas para matrimonios arreglados que muchas veces no duran más que algunas semanas y son en esencia una esclavitud sexual, una manera barata de reforzar la debilitada moral de sus filas.

Pero no es sólo el Shabab. En los últimos meses, trabajadores humanitarios y víctimas afirman que ha habido una rebatiña anárquica de hombres armados que cazan a mujeres y jovencitas desplazadas por la hambruna de Somalia, quienes muchas veces caminan cientos de kilómetros en busca de alimento y terminan en campamentos de refugiados sin ley, donde combatientes islamistas, milicianos rebeldes e incluso soldados gubernamentales violan, roban y matan con impunidad. Ya que la hambruna ha obligado a cientos de miles de mujeres a mudarse, los trabajadores humanitarios afirman que más féminas somalíes son violadas actualmente que en cualquier momento en la memoria reciente.

Somalia es un lugar profundamente tradicional, donde el 98 por ciento de las niñas es sujeta a la mutilación genital, de acuerdo con cifras de la ONU. La mayoría de las chicas es analfabeta y relegada al hogar. La hambruna y el desplazamiento masivo, que comenzó durante el verano, han vuelto más vulnerables a mujeres y jovencitas.

La peor crisis alimentaria del siglo, pero los miembros del Shabad, niegan tal crisis, y no aceptan ayuda internacional. El Programa Alimentario Mundial (PAM) alerta que la cuestión es de vida o muerte. La sequía golpea a 12 millones de personas en el cuerno de África y la situación se agrava en Somalia por los conflictos. La ONU ha declarado la hambruna en dos regiones del sur del país y estima que 3,7 millones de personas están en una situación de riesgo extremo.

Muchas comunidades somalíes han sido disueltas, y con grupos armados que obligan a los hombres y muchachos varones a unirse a sus milicias, a menudo son las mujeres, sin su pareja pero con hijos, las que emprenden la peligrosa odisea hacia los campamentos de refugiados.

Al mismo tiempo, trabajadores humanitarios y funcionarios de la ONU afirman que el Shabab, que combate al gobierno de transición de Somalia e impone una versión severa del Islam en las áreas que controla, ya no puede pagar a sus combatientes. Al darles a sus milicianos lo que llama «esposas temporales», el Shababmantiene a muchos hombres jóvenes luchando por él.

«No hay clérigo, ceremonia, nada», expresó el Jeque Mohamed Farah Ali, ex comandante del Shabab quien desertó e ingresó al ejército del gobierno, y agregó que los combatientes del Shabab incluso han hecho pareja con niñas de apenas 12 años, a quienes dejan desgarradas e incontinentes.

El Centro Elman de Paz y Derechos Humanos es una de las pocas organizaciones somalíes que ayudan a las víctimas de violación, y es dirigida por Fartuun Adán, mujer franca cuyo marido, Elman, fue acribillado por jefes militares hace años.

Adán dice que desde que comenzó la hambruna, ha conocido a cientos de víctimas de violación y matrimonios forzados. «No tienen idea de lo difícil que es para ellas dar testimonio de ello», señaló. «No hay justicia aquí, no hay protección, la gente dice que ‘eres basura’ si has sido violada».

Ver: Somalia el País Más Violento del Mundo

Fuente: New York Time en Españoñ, nota de Por JEFFREY GETTLEMAN