Científico Botánico

Biografia de Rawson Guillermo Medico Sanitarista y Su Obra

Biografía de Rawson Guillermo Medico Sanitarista Argentino

El higienista Guillermo Rawson. — Después de una brillante actuación pública como Senador Nacional y Ministro del Interior del presidente Mitre, Guillermo Rawson (1821-1890) se incorporó a la Facultad de Medicina como titular de la cátedra de Higiene, que acababa de crearse.

Su visión lo llevó a vincular las cuestiones de la higiene pública con las cuestiones sociales -—pauperismo, salarios, urbanismo, régimen de trabajo, organización social, etc.—, colocando el centro de gravedad de la materia en las condiciones sociales de la colectividad.

Guillermo Rawson medico argentino

Representante de nuestro país en el Congreso Médico Internacional, reunido en Filadelfia en 1876, presentó una Estadística vital de Buenos Aires, que fue el primer trabajo que sobre el tema se efectuó en nuestro país.

La habitación insalubre y superpoblada —sostuvo— repercute en el aspecto físico de la población, aumentando las enfermedades transmisibles y elevando la mortalidad.

Para neutralizar esta deficiencia señaló la necesidad, en el caso concreto de Buenos Aires, de fijar un plan de saneamiento de la ciudad, convirtiendo en parques algunas de sus plazas y transformando en avenidas algunas de sus calles y aplicando normas higiénicas para luchar contra las enfermedades epidémicas, disminuir la mortalidad infantil y atacar a los flagelos sociales, en especial la tuberculosis.

De ahí que los esfuerzos posteriores tendientes a reformar la habitación y la ciudad, en un sentido higiénico, tuvieran en Rawson un precursor.

En Estudio de las casas de inquilinato de Buenos Aires relacionó los problemas higiénicos con las cuestiones sociales y económicas.

Destacó la degradación física y moral a que, por las condiciones de su albergue, está sometida la masa de los seres que «viven para sufrir y que no alcanzan más descanso que el de la muerte».

De ahí que sostuviera que la co rrección de esa deficiencia constituía para la sociedad un interés primordial y un deber imperioso. «Es necesario —expresaba— proveer a la construcción eficiente de habitaciones para ese fin; es preciso estimular el capital privado; el espíritu de asociación, el sentimiento de filantropía, y sobre todo aclarar ante la conciencia del pueblo este hecho poco meditado: que no son solamente los desgraciados habitantes de los conventillos los que pagan la pena de tan desgraciada condición, con la salud y con su vida, sino que esos centros impuros se convierten en focos para difundir por todas partes las emanaciones mórbidas que allí se cultivan y que alcanzan aún a las regiones más elevadas de la población; que las epidemias de toda naturaleza tienen su origen fecundo en esas casas insanas y que de allí se extienden en seguida para hacer los centenares y millares de víctimas que tantas veces hemos contemplado».

Sus Observaciones sobre higiene internacional, trabajo de Rawson que fue motivo de elogiosos comentarios en los círculos científicos europeos, contiene la afirmación novedosa en su época de que la mejor medida para evitar las epidemias consiste en cuidar las condiciones higiénicas de toda ciudad y reducir su mortalidad al mínimo.

Mitre Bartolome

Como ministro del Interior del presidente Mitre desarrolla una labor amplia y fecunda, la más destacada de su vida política. Su nombre figura como serio candidato a la Presidencia de la República. Desvanecidas en el gabinete y los cambios políticos ocurridos a raíz de la muerte del vicepresidente en ejercicio, Dr. Marcos Paz, lo llevaron a renunciar al ministerio.

Como ministro del Interior del presidente Mitre desarrolla una labor amplia y fecunda, la más destacada de su vida política. Su nombre figura como serio candidato a la Presidencia de la República. Desvanecidas en el gabinete y los cambios políticos ocurridos a raíz de la muerte del vicepresidente en ejercicio, Dr. Marcos Paz, lo llevaron a renunciar al ministerio.

Sus Observaciones sobre higiene internacional, trabajo de Rawson que fue motivo de elogiosos comentarios en los círculos científicos europeos, contiene la afirmación novedosa en su época de que la mejor medida para evitar las epidemias consiste en cuidar las condiciones higiénicas de toda ciudad y reducir su mortalidad al mínimo.

«La fiebre amarilla, el cólera y cualquiera otra de las antiguas o modernas enfermedades infecciosas que se presente a la puerta de una ciudad tan sana como lo determina la medida de su reducida mortalidad, puede producir un accidente por la comunicación imprudente del sujeto enfermo o por los otros medios de transmisión reconocidos ; pero, dadas las condiciones propicias del medio ambiente, la enfermedad quedará limitada al escaso número de personas que fueron directamente afectadas por el introductor, y de ninguna manera se convertirá en una epidemia grande o pequeña».

Pero las previsiones de Rawson fueron más allá: auspició que por medio de convenciones internacionales se acordara que, al producirse una epidemia en un país, todas las naciones civilizadas prestasen su ayuda científica y financiera para ir al fondo del mal y remover las causas originarias de la epidemia y suprimirlas.

La labor científica de Guillermo Rawson repercutió en la ciencia médica de nuestro país, que en el presente siglo se ha orientado preferentemente hacia la medicina preventiva y la medicina social.

«Yo pienso —manifestó Rawson a los estudiantes al dejar la cátedra de la Facultad de Medicina— que las cuestiones de la higiene son las que han de resolver la prosperidad de nuestro país, no sólo en lo físico, sino en lo moral y en lo psicológico. Pienso que es necesario difundir las nociones de la higiene, popularizarlas, habituar a la sociedad con estas maravillas de la ciencia que han de producir los fenómenos asombrosos que encontramos realizados en las grandes poblaciones del mundo».

Fuente Consultada:Historia de la Cultura Argentina Artes-Letras-Ciencias de Manuel Horacio Solari Editorial «El Ateneo»

Descubrimientos de Galileo Galilei Con su Telescopio

Descubrimientos de Galileo Galilei Con su Telescopio

En 1598, el astrónomo italiano Galileo fue juzgado por la Iglesia y la Inquisición por respaldar la teoría de Copérnico. Su sugerencia de que el hombre no era el centro del Universo fue considerada herejía y Galileo fue sometido a juicio en Roma y condenado a arresto domiciliario hasta su muerte en 1642.

Él mismo había realizado numerosos descubrimientos científicos. Entre ellos, había descubierto los satélites de Júpiter y las manchas solares. Galileo se había construido su propio telescopio, perfeccionando un sistema inventado en 1609 por el holandés Hans Lipperhay.

Debatió sus ideas copérnicas con el astrónomo y matemático alemán Johannes Kepler. Kepler también creía en la teoría de Copérnico e intentaba demostrarla mediante la matemática y la geometría. Además, descubrió que todos los planetas se mueven en órbita alrededor del Sol y que su velocidad de orbitación está relacionada con su distancia del Sol.

Con la construcción del telescopio (1609) y la publicación de El mensajero de los astros (Sidereus Nuncius, 1610), donde presentó una cantidad impresionante de pruebas a favor del heliocentrismo , Galileo Galilei proporcionó a la revolución copernicana el soporte empírico que aún le faltaba. Veamos cuáles fueron sus descubrimientos más importantes.

• Las fases de Venus fueron el argumento de mayor peso a favor del heliocentrismo. Según la antigua doctrina, Venus debía encontrarse siempre interpuesta entre la Tierra y el Sol: en esta situación, sus fases (es decir, sus ciclos de iluminación) debían necesariamente ser dos. Galileo demostró, en cambio, que las fases de Venus son cuatro: un fenómeno explicable sólo en el marco de un planteamiento heliocéntrico.

• Los satélites de Júpiter probaron que en el sistema planetario no todo gira necesariamente alrededor de la Tierra o del Sol; hay también subsistemas rotatorios estructuralmente análogos al sistema solar.

• Las manchas solares aportaron la prueba de la homogeneidad del Universo, al menos por lo que respecta a la materia de la que está compuesto. Merece destacarse que la evidencia de las manchas del Sol, cuya imagen proyectaba Galileo en una pantalla blanca, no produjo por sí misma una inmediata capitulación de sus adversarios.

El jesuita Christoph Scheiner propuso una hipótesis que los epistemólogos contemporáneos definen como hipótesis ad hoc (es decir, una solución parcial para un concreto enigma, capaz de preservar el contenido general de la teoría).

Según el jesuita, las manchas no estarían en el Sol (cuya perfección quedaba así a salvo), sino en el espacio que existe frente a él, y consistiría en enjambres de corpúsculos que giran a su alrededor.

• El extraño aspecto tricorpóreo de Saturno, planeta que Galileo creyó formado por tres cuerpos estrechamente unidos entre sí. Fue Huygens quien descubrió, sólo unos años más tarde, la verdadera naturaleza de Saturno, rodeado de anillos.

• La dimensión desmesurada del cosmos fue demostrada por la invariabilidad de la magnitud visible de las estrellas. Galileo señaló que mientras los planetas, observados por el telescopio, aparecen notablemente más grandes, no sucede lo mismo con las estrellas.

A través de este instrumento se las puede ver privadas del halo luminoso que las circunda, pero no aumentan en nada de magnitud. El científico concluyó correctamente que su distancia es tan grande que la aproximación por medio del telescopio no influye en absoluto en la determinación de su tamaño.

• El telescopio hacía visibles numerosas estrellas no observables a simple vista. Galileo dedujo de ello que éstas debían encontrarse más lejos que las más cercanas y que, por lo tanto, no puede existir el empíreo, aquel último cielo en el que debían estar engastadas las estrellas y que Aristóteles suponía la lógica consecuencia de la doctrina del espacio-lugar. Dedujo también que la Vía Láctea, sobre cuya naturaleza la Antigüedad había tenido siempre grandes desconocimientos, está formada simplemente por un conjunto de innumerables estrellas.

torre de pisa

A pesar de la tradición, parece cierto que Galileo nunca experimentó la caída de los grávidos desde la torre de Pisa. En caída vertical, en efecto, dos grávidos de peso diferente caen con tiempos tan rápidos que no se puede calcular con exactitud las diferencias (y éste era el verdadero problema de Galileo). Que la velocidad de caída de los grávidos no está en relación con el peso, como suponía Aristóteles, puede demostrarse con un experimento mental (una situación imaginaria tan convincente como para que no haga falta reproducirla en la práctica). Imaginemos que desde la torre se arrojan dos suicidas: teniendo el mismo peso, caerán con una velocidad determinada. Pero si durante la caída los dos se abrazan formando un único cuerpo de doble peso, según Aristóteles deberían redoblar la velocidad. Si después se separasen, deberían reducirla hasta la mitad. Basta con imaginar este hecho para comprender que la naturaleza no funciona de este modo.

El telescopio de Galileo
Primer telescopio de GalileoEn este instrumento, los rayos de luz que atraviesan el objetivo (convergente) se dirigen a formar una imagen real del objeto, pero su marcha es interceptada por el ocular (divergente), que forma una imagen virtual y derecha. En la actualidad, se lo fabrica para la observación de espectáculos teatrales o deportivos (binoculares).

Galileo realizó con su telescopio observaciones sumamente importantes para la Astronomía y la ciencia en general. Descubrió los satélites de Júpiter, lo que provocó un extraordinario revuelo, pues no se admitía que hubiera más astros que los visibles a simple vista.

Así relata el sabio italiano la construcción de su telescopio:
«Hace unos 10 meses (era en 1610), llegó a mis oídos la nueva de que cierto holandés (Hans Lippershey) había fabricado un telescopio, con ayuda del cual podían verse distintamente y como si estuviesen cerca los objetos visibles, aun hallándose a gran distancia del ojo del observador, y referíanse algunas pruebas de sus portentosísimas hazañas, creídas por unos y negadas por otros.

De ahí a unos días, recibí la confirmación de la noticia en una carta escrita desde París por Jacques Bedovere, noble francés, la cual me determinó a dedicarme primeramente a indagar el principio del telescopio y luego a meditar en los medios con los que podría yo emular el invento de un aparato semejante. Lo cual logré llevar a efecto de allí a poco, merced a un estudio profundo de la teoría de la refracción.

Y así aparejé un tubo, que al principio era de plomo, en cuyos extremos fijé dos lentes de vidrio, ambas planas por una cara, y por la otra esférica y cóncava la primera, y la segunda convexa. Entonces, acercando un ojo a la lente cóncava, vi los objetos bastantes grandes, y cercanos, porque parecían estar a la tercera parte de su distancia y ser nueve veces mayores que mirados a simple vista. Poco después fabriqué otro telescopio con mayor primor, el cual agrandaba los objetos más de sesenta veces.» (Traducción de «El Mensajero Sideral», publicado por Galileo en 1610 en Venecia, tomada de «Autobiografía de la Ciencia», de F. R. Moulton y J. J. Schiffers, México, 1947.)

PROCESO DE LA IGLESIA: PROCESADO
A pesar de hallarse ahora completamente avaladas por. la ciencia, las teorías de Galileo chocaron con demasiados prejuicios y consideraciones anticientíficas de quienes tenían autoridad para juzgar y entender en ello. Galileo hubiera podido acostumbrarse a no ser comprendido. Pero, en un cierto momento, a la incomprensión se agregó algo más grave: la condena. En 1632 el tribunal del Santo Oficio (la Inquisición) examinó los principios y las tesis expuestas en distintos escritos y acusó a Galileo de herejía. Entre otras cosas, las afirmaciones do Galileo era de apoyo al sistema heliocéntrico. Gracias a la valiosa ayuda de algunas amistades, consiguió el permiso del papa Urbano VIII para retirarse a una aldea cerca de Florencia. Amargado e incomprendido, el anciano Galilea se confinó en la villa de Arcetri.

El sacerdote José de Calasanz, amigo de Galileo, logró que se le levantase su aislamiento. Gracias a esta contingencia pudo ser visitado por algunos pocos amigos, entre ellos sus discípulos Víviani y Torricelli.

En 1836 el ilustre sabio se vio golpeado por una nueva desdicha: sus ojos, los primeros que vislumbraran muchos de los secretos del cielo, se encontraron privados de la facultad de ver. La ceguera no le impidió seguir sus estudios y experiencias, pues algunos de sus más fieles discípulos le prestaron ayuda.

En 1642, cuando lo sorprendió la muerte, a la edad de setenta y ocho años, muy pocos hombres en el mundo se hallaban en condiciones de comprender la importancia de sus descubrimientos. Tarde o temprano, sin embargo, la verdad siempre se impone. Y por ello también las teorías de Galileo acabarían por ser universalmente aceptadas. Desde entonces se viene tributando a Galileo el homenaje a que es acreedor, y se recuerda con emoción aquella circunstancia en que, ante los jueces que le imponían la abjuración de la tesis de la rotación de la Tierra alrededor del Sol, según la tradición, hubo de murmurar: «Eppur si muove» (¡y sin embargo se mueve!).

Fuente Consultada:
Atlas Universal de la Filosofía –
Manual Didáctico de Autores, Textos y Escuelas
Mas Allá de Ángeles y Demonios de René Chandelle

Pais Potencia Cientifica del Mundo Estados Unidos

EE.UU. Potencia Científica del Mundo

EE.UU. PRIMERA POTENCIA CIENTÍFICA E INTELECTUAL DEL MUNDO

En 1941, el editor de Life, Henry R. Luce, proclamó el inicio del «siglo americano», declarando solemnemente que Estados Unidos se había convertido en «la capital intelectual, científica y artística del mundo».

Si bien nueve científicos norteamericanos habían ganado el premio Nobel durante los años 30, su veredicto sobre la ciencia estadounidense era un poco prematuro, aunque sin duda resultó profético.

Cuatro años más tarde, la fabricación de la bomba atómica con el proyecto Manhattan anunció una época de hegemonía científica norteamericana, coronada por dos triunfos completos en la entrega de los premios Nobel de ciencias, en 1946 y 1983.

El mérito por la supremacía científica norteamericana de la posguerra suele atribuirse a cuatro fuentes. En primer lugar; antes de 1940, las fundaciones filantrópicas habían emprendido acciones encaminadas a estimular la investigación.

La Fundación Rockefeller había establecido sus becas nacionales de investigación; el Consejo General de Educación había construido laboratorios académicos, y la Fundación Química había apoyado diversos proyectos, desde la fundación del Instituto Americano de Física hasta la construcción de los ciclotrones de Ernest Lawrence, en Berkeley.

Por su parte, la Institución Carnegie, de Washington, había contratado a algunos de los mejores físicos del mundo y la fortuna de los Bamberger había servido para financiar el Instituto para Estudios Avanzados en Princeton.

En segundo lugar, los propios científicos habían contribuido al establecimiento de instituciones nacionales para la coordinación de la investigación, entre ellas el Consejo Nacional de Investigación.

En tercer lugar, las penurias económicas y la persecución nazi habían llevado a Estados Unidos a docenas de destacados científicos europeos que aportaron su talento a la ciencia local.

Por último, la situación de emergencia de la guerra hizo que el gobierno federal invirtiera directa y masivamente en la investigación, a través de contratos y subvenciones.

Sagaces planificadores, entre los que destaca Vannevar Bush, organizaron entidades como la Fundación Nacional de Ciencia, que maximizaron el apoyo concedido a la ciencia de alto nivel en las instituciones de élite, excluyendo del escudriño de los sectores políticos la distribución del dinero destinado a la investigación. Aunque muy inferiores en dimensiones que el complejo militar-industrial, estas instituciones marcaron de manera fundamental la investigación pura.

Sin embargo, todos estos factores se añadieron a un sistema nacional de investigación ya establecido. Si bien los sistemas de financiación del siglo XX tendían a la centralización, la tradición del siglo XIX había sido de pluralismo.

Una infraestructura universitaria variada y geográficamente dispersa había surgido como consecuencia del entusiasmo religioso, los regionalismos, los sueños de movilidad social vertical y los múltiples incentivos que concedía la legislación federal, como la ley de concesión de tierras a las universidades (1862), la ley Hatch (1887) y la ley Adams (1906).

El éxito de la investigación industrial complementó esa estructura al reforzar su orientación práctica y justificar la gran población de titulados universitarios. El resultado ha sido una compleja combinación interconectada y orientada a las ganancias de investigación pura y aplicada, que puede describirse con el término «tecnodencia».

Un cuarto de siglo de grandes progresos científicos demuestra la viabilidad del sistema. Después de la Segunda Guerra Mundial, la física nuclear pasó a estar en el candelero y el centro del escenario fue ocupado por el descubrimiento de procesos y partículas subatómicas y por la producción de elementos transuranianos.

Se produjeron a continuación muchos adelantos relacionados con la física cuántica, en especial la invención del transistor, así como importantes investigaciones sobre el estado sólido, una mayor comprensión de la unión química, la elaboración de la técnica de datación por carbono radiactivo y una auténtica revolución en las ideas sobre gravedad y cosmología.

Paralelamente a estos trabajos, tuvieron lugar importantes progresos en bioquímica y en la producción de macromoléculas sintéticas, con investigaciones merecedoras del premio Nobel en el campo de las enzimas, las vitaminas, los virus, la estructura del ADN y los mecanismos de la herencia, los procesos metabólicos y el florecimiento de la ciencia de los polímeros.

La carrera espacial combinada con el radar, desarrollado durante la guerra, fomentó el desarrollo de la radioastronomía, la geología lunar y planetaria y las ciencias de la atmósfera.

El desarrollo de los ordenadores promovió las matemáticas y los adelantos conseguidos en los submarinos militares estimularon la oceanografía y la revolución que la tectónica de placas significó para la geología. Por último, la preocupación por la contaminación ha estimulado el estudio de la biología de la población y la ecología.

cientificos de ee.uu.

A mediados del siglo XX, Estados Unidos alcanzó el reconocimiento general como primera potencia científica del mundo. Un símbolo del auge de la ciencia en ese país fue el éxito conseguido con los premios Nobel de 1946, año en que los norteamericanos obtuvieron todos los premios de carácter científico. Los ganadores del premio fueron, de izquierda a derecha, P.W. Bridgman (física), J.B, Sumner, J.H. Northrop y W.M. Stanley (química, seguidos por Otto Hahn, el alemán ganador del premio de química en 1944) y H.J.Muller (medicina).

Fuente Consultada: El Estallido Científico de Trevor I. Williams

Francis Bacon Biografia del Filosofo Empirista Filosofo Renacentista

Biografía de Francis Bacon
Filósofo Renacentista Empirista

 Francis BaconFrancis Bacon (Londres 1561-1626) es el filósofo de la ciencia original, el primero que describió no sólo las ambiciones intelectuales características de la ciencia moderna, sino también las organizaciones donde ésta se desarrolla. Hombre brillante, socialmente ambicioso y arrogante, en su prolongada carrera pública Bacon ostentó altos cargos en la administración y escribió extensamente sobre los beneficios públicos de lo que ahora se calificaría como ciencia aplicada.

Hombre político sinuoso, pero extraordinario lógico, el autor del Novum organum no sólo se sublevó contra la dictadura de Aristóteles y de Santo Tomás, sino que, contraviniendo el método tradicional, propuso que hay que partir de los hechos para establecer principios generales, en lugar de pasar de los principios a los hechos.

Con una soberana claridad, denuncia las cuatro fuentes de errores que pueden desviar al científico, y, mediante sus tablas de ausencia, de presencia y de grados, indica la forma de clasificar los fenómenos que se presentan al observador. Este método lo empleó más tarde Stuart Mill, aunque ya desde el siglo XVII fue adoptado más o menos conscientemente por todos los investigadores.

En 1573 ingresó en el Trinity College de Cambridge. En 1576 comenzó a estudiar leyes en el Grays de Londres, estudios que suspendió para irse al extranjero como agregado del embajador sir Amyas Paulet. Regresa de Francia al saber de la muerte de su padre y reanuda sus estudios en derecho, literatura y diplomacia. En 1582 ejércela abogacía y llega a ser magistrado. Obtuvo, en 1584, un lugar en la Cámara de los Comunes, que mantuvo por treinta y seis años. Jacobo I lo nombró procurador general en 1607, fiscal de la Corona en 1613 y lord canciller en 1618, además, barón de Verulam y vizconde de Saint Albans.

Fue de los primeros en desechar la escolástica medieval como método de investigación, y propuso el propio.

Como su contemporáneo Descartes, Bacon describió un método científico que puso en suspenso la mayoría de las creencias tradicionales en favor del proyecto de establecer una comprensión del mundo nueva y más amplia.

A diferencia de Descartes, la ciencia de Bacon se basaba en meticulosas observaciones y experimentos e implicaba la cooperación con numerosos científicos. La primera etapa del proyecto de Bacon consistía en reunir grandes cantidades de datos mediante la observación directa y sin prejuicios de todo tipo de cuestiones.

A continuación, se filtraban los datos para evitar errores y absurdos, pese a lo que aún continuarían estando poco elaborados. El siguiente paso consistía en formular hipótesis de leyes generales que explicaran los datos obtenidos. Bacon pensó que se debería buscar un número limitado de características básicas, de modo que las leyes hipotéticas cubrieran todas las combinaciones posibles de dichas características. En este punto se corría el riesgo de que uno se dejara influir por creencias irracionales, de modo que era preciso protegerse de ellas.

En Cambridge, sus estudios de las diversas ciencias le llevaron a la conclusión de que los métodos empleados y los resultados obtenidos eran erróneos. Su reverencia por Aristóteles, del que, a pesar de todo, no parecía tener excesivo conocimiento, contrastaba con su desapego por la filosofía aristotélica. A su juicio, la filosofía precisaba de un verdadero propósito y nuevos métodos para alcanzar ese propósito. Con el primer germen de la idea que le consagraría, Bacon abandonó la universidad.

Bacon agrupó estas influencias en las cuatro clases de ídolos: ídolos de la tribu (errores e ilusiones naturales para el ser humano); ídolos del cuarto de trabajo (énfasis exagerado en las propias experiencias); ídolos del mercado (asumir que distintas personas usan las mismas palabras para describir las mismas cosas); e ídolos del teatro (ideas que desorientan presentadas por los sistemas filosóficos). En cuanto se tuviera la hipótesis, se debería contrastar con los datos existentes. Silos datos no permitieron encontrar pruebas determinantes, podrían obtenerse realizando un «experimento crucial». Esto permitiría comprobar directamente las implicaciones de las hipótesis competidoras, lo que indicaría cuál es correcta.

La observación es la base de las ciencias experimentales; abre el camino a inducciones fecundas que determinan la formación de las grandes leyes científicas. Eso no obstante, las experiencias no se hacen al azar y los científicos actuaban en conformidad con un código de la investigación. Este código, que vale tanto para la física como para las demás disciplinas, fue formulado por el canciller Francis Bacon (1561-1626).

Muchos aspectos de esta metodología encajan perfectamente con la estructura de las ciencias biológica y física, que luego hicieron uso de ella. En concreto, la idea de manipular la naturaleza para producir pruebas que no podrían obtenerse por simple observación es crucial para el método científico. Otros de los elementos propuestos por Bacon parecen hoy bastante inocentes, en particular la idea de que es posible formular un con junto de hipótesis suficientemente rico para cubrir todas las posibles leyes reales, y bastante simple para descubrir la verdad por una sencilla eliminación le las hipótesis propuestas que no encajen con los datos.

Los científicos deben de ser ante todo escépticos y no aceptar explicaciones que no se puedan probar por la observación y la experiencia sensible (empirismo).

La más sabia de las sugerencias de Bacon acaso sea la de que, para entender la naturaleza, es preciso coordinar el trabajo de muchos investigadores, algunos de los cuales reunirán información y otros se dedicarán a sistematizarla. Bacon se daba cuenta de que éste era un empeño costoso, por lo que trató de interesar a las autoridades de su época para que sufragasen los gastos de lo que hoy se denominan asociaciones científicas e institutos de investigación. Al fracasar trató de financiarlos él mismo.

Cuando murió en 1626, Bacon había caído en desgracia por aceptar un soborno en su cargo de juez; desde el principio de la historia de la ciencia, la necesidad de apoyo económico llevó a quienes la practicaban a adoptar medidas desesperadas.

AMPLIACIÓN DE SU BIOGRAFÍA…

Francisco Bacon. — Barón de Verulam, vivió de 1561 a 1626. Nació en Londres y estudió en el Colegio de la Trinidad de Cambridge. Combatió el método aristotélico, cuya filosofía sólo la estimaba apta para las disputas y estéril para la producción de obras prácticas.

Según él, el verdadero camino para encontrar la verdad estaba en la experimentación, seguida de la inducción. Negó el valor de la conjetura y de la hipótesis. Consideró la Matemática como ciencia auxiliar de la Física y a la Astronomía como dependiente de las dos citadas ciencias. Según su criterio, la religión no debe mezclarse con la Ciencia, ni ésta inmiscuirse en aquélla. Escribió varias obras sobre diversos temas, exponiendo en ellas sus doctrinas.

Citaremos sólo las tituladas Novum Organum Scientiarum (Nuevo órgano de las ciencias), De dignitate el augmentis scientiarum (Adelantamiento de las Ciencias), que forman parte de su gran tratado Instauratio Magna (Magna Restauración), en las que propugnaba el método inductivo. Fue uno de los detractores de la concepción astronómica de Copérnico.

Ni los altos puestos desempeñados, ni la publicación de los Ensayos le proporcionaron bienestar económico; hallóse siempre en una situación financiera precaria y contraía deudas usurarias para satisfacer su sed de lujo y grandeza.

En 1598, Bacon, no pudiendo hacer frente a una deuda contraída, fue arrestado a raíz de un juicio iniciado por un usurero; el asunto se arregló pronto, y Bacon, reintegrado a su puesto, volvió a la Cámara de los Comunes. Un nuevo adelanto en su carrera política fue influido por un hecho que tuvo gran resonancia: el proceso del joven y célebre conde de Essex tuvo que comparecer ante la Cámara de los Comunes bajo la inculpación de complotar contra la reina.

Entre los acusadores más encarnizados del conde, que fue condenado a muerte, figuró Bacon, a pesar de haber tenido en él un verdadero amigo y un mecenas generoso. Esta actitud, que a muchos les pareció incalificable, le valió en cambio la estima y buena voluntad de la reina, quien le encargó que hiciera la apología de esa condena. Evidentemente, esta apología no fue acogida en forma favorable por todo el mundo y la mayoría condenaba al autor, que había traicionado a un viejo amigo.

La buena voluntad de la corte, que Bacon había conseguido en esta ocasión, no le faltó ni aun cuando falleció la reina Isabel en 1603; su sucesor, Jacobo I, lo colmó con grandes honores, y al año siguiente, como era lógico, llegó al más alto puesto del Estado. No sólo fue Guardián de los Sellos, como su padre, sino también lord canciller. En 1618 recibió el título de lord barón de Verulam, y en 1621 fue nombrado vizconde de Saint-Alban.

Había sabido adoptar una actitud obsequiosa hacia el nuevo soberano y comprendido que era necesario aprobar los planes de Jacobo I y defender fielmente su programa de política interna contra la oposición continua de la Cámara de los Lores.

En la política extranjera del rey le aconsejaba imitar los métodos empleados por la reina Isabel, pero sin contradecir nunca las decisiones del monarca. Jacobo I y Bacon habían, por lo pronto, comprendido que el gobierno absoluto no serviría para resolver la crisis interna del reino y que agravaría elconflicto entre el pueblo y el soberano.

En el año 1621 el Parlamento, colocado del lado del pueblo, le demostró claramente su descontento al rey, denunciando al mismo tiempo un gran número de abusos de parte del tribunal de la corte, que parecía actuar bajo la influencia de elementos corrompidos.

Se llevó a cabo una investigación ordenada por los Comunes y se estableció la culpabilidad de Bacon, quien fue acusado de corrupción y abuso del poder. Francisco Bacon estaba en cama enfermo cuando se enteró del resultado de la encuesta; la notificación contenía también la nómina de los jefes de la acusación y se otorgaba un plazo de cinco días para presentar su defensa. Bacon no podía defenderse contra una acusación tan precisa y se reconoció culpable, confirmando las conclusiones de la comisión acusadora y sometiéndose a la clemencia de los jueces.

Las sanciones contra él fueron graves: …se le impuso una multa de 40.000 libras y se lo condenó a ser encerrado en la Torre de Londres; además, durante cierto tiempo quedaba interdicto para ocupar cargos públicos.

Jacobo I fue muy generoso con él: su multa le fue condonada y no permaneció en la prisión más que unos días. Recuperó su libertad con la autorización de residir en Londres, beneficiándose también con una pensión.

Obligado a abandonar la política, Bacon se consagró de nuevo a sus estudios, a los cuales había dedicado tanto tiempo en su juventud, y aplicó todo su tiempo a las Ciencias de la Naturaleza. Esta afición fue justamente la causante de su muerte. Un día que excursionaba por las afueras de Londres, tratando de comprobar si la nieve podía preservar aun cuerpo de la putrefacción, se expuso a^una temperatura rigurosa y contrajo una neumonía, muriendo algunas semanas más tarde, el 9 de abril de 1626.

Si bien en el transcurso de los siglos su conducta moral ha sido con derecho muy discutida, su fama como filósofo, empero, ha permanecido inalterada. Esto constituye la confirmación de un hecho: ciencia y moral no coinciden forzosamente en una conciencia.

Se había propuesto escribir una vasta enciclopedia científica, tratada y expuesta según su nuevo método. Esta obra, de acuerdo con su plan primitivo, debía tener seis volúmenes. Escribió sin embargo sólo dos de ellos, de los cuales uno, el Novum organum, no es otra cosa que la exposición comentada de su método. La palabra novum manifiesta claramente la intención hostil respecto del Organon, que tiene por base la lógica silogística aristoteliana.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Tomo IV Editorial Larousse – Historia: Francisco Bacon –
Enciclopedia Electrónica ENCARTA Microsoft

Las Fibras Opticas Fundamentos Tipos, Usos y Aplicaciones

Fundamentos y Uso de las Fibras Ópticas

Las investigaciones en el campo de la electrónica y las comunicaciones encuentran en la tecnología de la fibra óptica un interesante campo de experimentación. La fibra óptica es un filamento cilíndrico transparente, fabricado en vidrio, que posee la propiedad de propagar las ondas electromagnéticas colocadas en el espectro visible

Fundamento de las tecnologías ópticas

fibra optica

La comunicación entre dispositivos electrónicos se verifica a través de ondas electromagnéticas.

Cuanto mayor es la frecuencia de la onda mayor cantidad de información puede ser transmitida.

Dado que la luz es  también una onda electromagnética, cuya frecuencia es muy elevada, el flujo de información que transporta es, consecuentemente, muy superior al que se obtendría utilizando otros tipos de ondas.

Los cables de fibra óptica se emplean para la iluminación de espacios de difícil acceso (por ejemplo, en las operaciones de microcirugía), para la transmisión de imágenes (es el caso de la televisión por cable) e informaciones y, de manera especial, en el ámbito de las telecomunicaciones por láser.

Componentes de la fibra óptica

Las fibras ópticas están formadas por dos elementos: un núcleo cilíndrico y una funda envolvente, denominada vaina. Ambos componentes se fabrican en vidrio aunque siguiendo procesos distintos, puesto que es necesario que el índice de refracción difiera en uno y otro.

De este modo, la velocidad a la que viajan las ondas es distinta en el núcleo y en la vaina. La mezcla del vidrio con materiales impuros determina las variaciones en el índice de refracción.

El diámetro de una fibra óptica oscila entre los 10 y los 100 micrómetros un micrómetro equivale a la millonésima parte de un metro—; la unión de fibras ópticas determina la formación de haces que pueden ser rígidos o flexibles, y transmitir -tanto la luz como imágenes o informaciones, dependiendo de las aplicaciones.

El índice de refracción del material con el que está fabricada caracteriza una fibra óptica; asimismo, ha de tenerse en cuenta la caída de la señal que las atraviesa, que se encuentra estrechamente relacionada con su longitud y con la frecuencia de la radiación empleada.

Tipos de fibra óptica

Fibras de Índice abrupto

En las fibras de índice abrupto la velocidad a la que se propagan las ondas electromagnéticas es inferior en el núcleo con respecto a la envoltura. Cuando los rayos penetran en la fibra con un ángulo pequeño, rebotan al chocar con las paredes, en función de la diferencia del índice de refracción entre ambos componentes.

Por el contrario, si el ángulo de penetración de la radiación electromagnética es elevado, los rayos se pierden. Es también el ángulo de entrada del rayo de luz lo que determina la velocidad de transmisión.

Así, si su dirección es paralela al eje de la fibra, «viaja» más rápidamente; si, por el contrario, penetra desviado, describe una trayectoria más larga, puesto que avanzará rebotando en los puntos de unión del núcleo y la vaina.

En este caso, la señal luminosa se pierde progresivamente en función de la distancia. Para solucionar el problema es necesario incorporar al sistema repetidores de la señal, a determinadas distancias.

Fibras de Indice gradual

A diferencia de lo que ocurre con las fibras de índice abrupto, en este caso el índice de refracción del núcleo no es constante, sino variable: es mayor en el centro y menor en el borde —lo que determina un incremento en la velocidad de la luz—.

De esta manera se igualan las velocidades de los rayos, sin que el factor «ángulo de entrada» sea determinante.

En síntesis, en las fibras de índice abrupto la luz viaja por el núcleo, pero el desfase producido entre las ondas provoca pérdidas al cabo de pocos kilómetros, puesto que no todos los rayos recorren la misma distancia: unos pueden viajar rectos, mientras otros, al rebotar en las paredes, recorren un camino en zigzag y, consecuentemente, mayor distancia.

Esta cuestión se soluciona en las fibras de índice gradual, haciendo que la velocidad aumente en las partes laterales, para compensar así la mayor longitud del camino a recorrer. En cada punto de la fibra la velocidad es inversamente proporcional al índice de refracción.

Aplicaciones

Fibras conductoras de luz

La aplicación más característica de los cables de fibra óptica para la transmisión de luz se da en el campo de la medicina; específicamente, en la iluminación de instrumentos como los endoscopios, destinados al examen visual de cavidades o conductos internos del organismo. Los haces dé fibra óptica constituyen, en este caso, sistemas flexibles. Su principal ventaja es la posibilidad de hacer llegar la luz hasta el punto deseado, sin que ello implique una aportación de calor.

Fibras conductoras de imágenes

Para la transmisión de imágenes las fibras del haz han de aparecer ordenadas, no simplemente yuxtapuestas, como sucede en el caso de la conducción de la luz. Efectivamente, si la posición relativa de las fibras es idéntica en los dos extremos del haz, resulta posible que la imagen formada en el primer extremo se propague hacia el final del sistema, con un grado de nitidez que viene determinado por el diámetro de cada fibra individual. La longitud habitual de estos conjuntos ordenados de haces, también flexibles, oscila entre 50 cm y 1 m de longitud.

Fibras conductoras de información

A mediados de los años sesenta del siglo XX comenzó a pensarse en la posibilidad de transmitir a gran distancia la luz modulada por señales, utilizando para ello fibras ópticas. No obstante, los primeros resultados en este nuevo ámbito de experimentación se produjeron ya en la década siguiente, gracias a la obtención de fibras con un elevado grado de transparencia, que determinaran pérdidas suficientemente pequeñas. En un principio, el sistema se utilizó para transmisiones entre puntos cercanos —dentro, por ejemplo, de una aeronave—.

Sucesivos avances en este campo dejaron patente, á comienzos de los ochenta, la posibilidad cercana de sustituir el cableado coaxial por cables de fibra óptica. La reducción de las dimensiones y el peso del sistema, además de una mayor insensibilidad a las perturbaciones derivadas de eventuales campos magnéticos, se revelaron pronto como las principales ventajas de esta sustitución.

Asimismo, la introducción de cables de fibra óptica permitía un considerable ahorro de cobre y aseguraba, sin necesidad de recurrir a amplificaciones intermedias, un alcance muy superior al obtenido con los pares coaxiales.

Conexiones telefónicas

La introducción de cables de fibra óptica en las conexiones telefónicas, donde la señal ya no está constituida por una corriente eléctrica, sino por una onda luminosa, ofrece la posibilidad de transmitir impulsos en cantidad y calidad decididamente mayor, además de a una velocidad más elevada. El proceso requiere la instalación de una amplia red de fibras ópticas. Este proyecto, hoy en vías de realización, lleva el nombre de cableado y constituye un paso importante que cambiará sensiblemente los hábitos y costumbres del hombre, ahora en el centro de la revolución telemática.

La televisión por cable y las autopistas de información: En ambos campos, la tecnología de la fibra óptica ofrece interesantes posibilidades. La televisión por cable implica un cambio en la forma de transmisión de la señal, que, en lugar de propagarse a distancia, circula por cables. En un principio, se emplearon pequeños cables coaxiales normales, análogos a los utilizados para la telefonía; hoy, en cambio, se utilizan cables de fibra óptica que permiten una transmisión más rápida.

Asimismo, las autopistas de la información son posibles gracias a la sustitución del tradicional hilo metálico por los cables de fibra óptica. En este tipo de conexión, las señales circulan en forma digital, formadas esencialmente por secuencias de ceros y unos que sustituyen a las anteriores señales de tipo analógico.

Fuente Consultada: Gran Enciclopedia Universal (Espasa Calpe)

Las Fibras Artificiales y Sintéticas Tipos , Diferencias y Características

Las Fibras Artificiales y Sintéticas
Tipos de Fibras, Diferencias y Características

HISTORIA: El arte de entrelazar las fibras textiles animales o vegetales para protegerse de las adversidades climáticas se remonta al comienzo de la existencia del hombre. Se puede afirmar que en esa época se realizaron los primeros entrecruzamientos de fibras; fue ése el remoto principio de la industria textil.

Las leyendas históricas y monumentos de pueblos primitivos se refieren a los vestidos; en las antiguas tumbas de los reyes egipcios se encontraron momias recubiertas de tejidos de lino y algodón. Se cree que la seda natural se conoció y empezó a emplearse en China 4000 años a.C. De China se difundió a la India y a Siria desde donde, luego, los mercaderes occidentales la llevaron a Roma en el primer siglo de nuestra era.

Los árabes introdujeron en España y Portugal el arte de cultivar el algodón y el gusano de seda. Las Cruzadas, en el año 1100 d.C, llevaron a Italia el gusano de seda; allí se elaboraron tejidos con hilados propios y, a partir del año 1500, esa región proyectó hacia el mundo la total mecanización de la industria textil.

Las Fibras Textiles

Son todas aquellas fibras que, manufacturadas en forma conveniente, pueden ser entretejidas. Estas fibras, al ser procesadas, son transformadas en hilos delgados, largos y resistentes, que pueden ser usados para producir tejidos, cuerdas, alfombras, etc. Las fibras textiles pueden ser de origen natural o artificial; en el primer grupo se encuentran las de origen vegetal y animal.

Las fibras artificiales se fabrican a partir de la transformación química de productos naturales; las fibras sintéticas se elaboran mediante síntesis químicas, a través de un proceso denominado polimerización.

Introducción:
Los primeros plásticos:
El primer plástico se produjo en Estados Unidos con motivo de un concurso. En la década de 1860, se ofrecieron 10.000 dólares a la persona que consiguiera reemplazar el marfil —cuyas reservas se agotaban— por un material igualmente bueno para fabricar bolas de billar. Ganó el premio John Wesley Hyatt con un material llamado celuloide.

El celuloide se fabricaba disolviendo celulosa, un hidrato de carbono obtenido de las plantas, en una solución de alcanfor y etanol. Este nuevo material encontró pronto amplia utilización para fabricar una gama de productos tales como mangos de cuchillo, puños y cuellos de quita y pon, monturas de gafas y película fotográfica. Sin el celuloide, no hubiera podido arrancar la industria cinematográfica, a fines del siglo XIX.

El celuloide puede ser ablandado repetidamente y moldeado de nuevo por la acción del calor, por lo que recibe el calificativo de termoplástico. En 1907 Leo Baekeland (1863-1944), un químico belga que trabajaba en Estados Unidos, inventó otro tipo de plástico, al provocar que el fenol y el formaldehído reaccionaran juntos. Baekeland lo llamó baquelita, y fue el primero de los tennofraguantes: plásticos que pueden ser fundidos y moldeados mientras están calientes, pero que no pueden ser ablandados por el calor y moldeados de nuevo una vez que han fraguado.

La baquelita es un buen aislante y es resistente al agua, a los ácidos y al calor moderado. Con estas propiedades, no tardó en utilizarse en la fabricación de interruptores, artículos domésticos como mangos de cuchillos y componentes eléctricos para automóvil.

La proliferación de los plásticos
A causa de estos éxitos, los químicos comenzaron a buscar otras moléculas sencillas que pudieran enlazarse para crear polímeros. En la década de los 30, químicos británicos descubrieron que el gas etileno polimerizaba bajo la acción del calor y la presión, formando un termoplástico al que llamaron polietileno.

El polipropileno vino después, en los años 50. Ambos se emplean para fabricar botellas, tuberías y bolsas de plástico. Un pequeño cambio en la materia prima —reemplazando en el etileno un átomo de hidrógeno por un átomo de cloro— produjo el PVC (cloruro de polivinilo), un plástico duro y resistente al fuego, adecuado para desagües y alcantarillado. Añadiendo ciertas sustancias químicas, se puede producir una forma blanda de PVC, adecuada como sustituto del caucho en algunos artículos como la ropa impermeable. Un plástico muy parecido es el teflón o PTFE (politetrafluoretileno). Su coeficiente de fricción, muy bajo, lo hace ideal para cojinetes, rodillos y sartenes antiadherentes.

El poliestireno, desarrollado durante los años 30 en Alemania, es un material transparente y parecido al vidrio; se emplea en la fabricación de envases de comida, electrodomésticos y juguetes. El poliestireno expandido —una espuma blanca y rígida— se usa mucho en embalaje y aislamiento. Los poliuretanos, inventados también en Alemania, encontraron utilidad como adhesivos, para revestimientos y, en su forma de espumas rígidas, como materiales aislantes. Todos estos plásticos se producen con sustancias químicas derivadas del petróleo, que contiene exactamente los mismos elementos —carbono e hidrógeno— que muchos plásticos.

LAS FIBRAS: Frente a las fibras naturales, elaboradas a partir de componentes animales (lana, seda) o vegetales (algodón, lino), las fibras sintéticas y artificiales son el resultado de transformaciones químicas. Antes de analizar detenidamente estos dos últimos tipos de fibras, es necesario establecer una clara distinción entre los conceptos sintético y artificial.

El término sintético hace referencia a un producto obtenido a partir de elementos químicos. Por ejemplo, el amoníaco a partir del hidrógeno y el oxígeno. Por el contrario, el adjetivo artificial, en este contexto, alude a un producto elaborado mediante compuestos ya existentes en la naturaleza.

Las fibras artificiales

Las fibras textiles artificiales poseen propiedades semejantes a las de las fibras naturales. Aunque pueden obtenerse a partir de proteínas vegetales presentes en determinadas plantas —cacahuete, maíz o soja—, generalmente derivan de la celulosa y de la caseína. La celulosa, un hidrato de carbono complejo, es el componente básico de las paredes de las células vegetales.

De color blanco, sin olor ni sabor, sus aplicaciones industriales no se reducen al campo textil; se emplea, asimismo, en la fabricación de papel, plásticos o explosivos. Por su parte, la caseína es una proteína rica en fosfatos, que se encuentra presente en la leche de los mamíferos; por la acción de enzimas se transforma en para caseína insoluble (queso).

Las primeras investigaciones sobre fibras artificiales

La historia de las fibras artificiales comenzó a partir de los primeros intentos de producir seda artificial. Los principales avances en este campo se encuentran estrechamente vinculados a las investigaciones del químico francés Hílaire Berniggaud, conde de Chardonnet (Besançon, 1839 – París, 1924>, considerado como el auténtico impulsor de la industria de tejidos artificiales.

Aplicando a la celulosa los disolventes adecuados, obtuvo una solución densa y viscosa, que filtró a través de una plancha en la que había practicado previamente diminutos agujeros. Al atravesar la placa, el líquido formaba pequeños filamentos que, una vez secos, constituían fibras fáciles de adaptar al hilado y al tejido. Chardonnet había obtenido una nueva fibra, el rayón. Se trataba de un material semejante a la seda, de gran resistencia y poco inflamable.

El rayón

Como se ha indicado, el rayón, la más común de la fibras artificiales, se elabora a partir de la celulosa. El proceso de fabricación difiere según el procedimiento empleado; en función de ello recibe la denominación de rayón, viscosa, acetato de celulosa o Bemberg. En el caso de la viscosa, la celulosa se trata con sosa cáustica concentrada y, posteriormente, se disuelve en disulfuro de carbón. El proceso en todos ellos es, no obstante, idéntico en lo esencial.

En un primer momento, la celulosa se reduce a pasta y, tras ser purificada, se extiende hasta que adopta una disposición en forma de lámina. El empleo de diversas sustancias químicas, según los diferentes métodos, permite su solubilización. Como resultado de este primer tratamiento se obtiene un líquido de apariencia viscosa, que se ultra a través de una hilera. Se forman así los filamentos, que adquieren la consistencia deseada gracias a la evaporación del disolvente con que se ha tratado la celulosa, o bien a través de baños de coagulación. Una vez secos, los filamentos se retuercen, quedando listos para el proceso de hilado.

El copo de rayón, parecido al de algodón, se obtiene tras cortar el hilado a determinada longitud. La mezcla de rayón con seda, lino o algodón permite, siguiendo las técnicas habituales de hilatura, fabricar tejidos mixtos.

Las fibras sintéticas

El proceso de polimerización, aplicado a determinadas materias primas, permite la obtención de fibras sintéticas. Los polímeros son moléculas orgánicas complejas, formadas como resultado de la unión de varias moléculas orgánicas simples, los monómeros. Al constituirse un polímero, los monómeros forman entre sí una larga cadena lineal, con extraordinarias condiciones de ligereza, elasticidad y resistencia. Dichas propiedades son fundamentales para la fabricación de todo tipo de fibras. En este sentido, los polímeros se emplean, además de para fabricar tejidos, en la elaboración de plásticos, productos estructurales diseñados para resistir esfuerzos —parachoques de automóviles, tuberías—, aislantes, filtros, cosméticos, así como en la industria eléctrica, electromecánica, del mueble o de la construcción. Las fibras sintéticas se pueden clasificar en: políamidas, poliésteres, poliacrílicas, polivinilos y polipropilénicas.

Fibras sintéticas en la industria textil

La elaboración de fibras sintéticas textiles se realiza a partir de materias primas que se encuentran con relativa facilidad y son, en términos generales, poco costosas: carbón, alquitrán, amoniaco, petróleo, además de subproductos derivados de procesos industriales. Las operaciones químicas realizadas con estos materiales permiten obtener resinas sintéticas que, tras su hilado y solidificación, resultan elásticas, ligeras y muy resistentes tanto al desgaste como a la presencia de ácidos u otros agentes externos. La incorporación de un colorante al polímero permite teñir el material antes de su hilado, lo que se traduce en un óptimo nivel de estabilidad cromática en la fibra, que, además de no desteñir, elimina la necesidad de recurrir a posteriores operaciones de fijado del tinte.

El nailon

A comienzos de siglo Wallace H. Carothers inventó el nailon, a partir de la polimerización de una amida —cada uno de los compuestos orgánicos nitrogenados que resultan de sustituir uno, dos o los tres hidrógenos del amoniaco por radicales ácidos— Carothers descubrió que el polímero resultante presentaba la propiedad de transformarse fácilmente en filamentos.

Fue en la década de los años treinta cuando se inició la fabricación de nailon a gran escala. El éxito fue muy rápido, lo que favoreció la aparición de otras fibras. El nailon se emplea, por ejemplo, para confeccionar géneros de punto. En 1940 la empresa Du Pont comercializó las primeras medias fabricadas con esta fibra.

Celuloide, 1860

Respecto a este tipo de plástico, en el libro PIONEROS, de Teo Gómez, nos dice: En términos generales, podríamos denominar plástico a toda sustancia elástica que posee ciertas propiedades, entre las que podría englobarse el caucho, pero en un sentido más estricto, denominamos plásticos a ciertos polímeros derivados del petróleo. Entre ellos, el primero en descubrirse fue el celuloide.

La causa, un concurso convocado en Estados Unidos para encontrar un sustituto del marfil, que se estaba agotando, para las bolas de billar. Uno de los participantes fue el inventor neoyorkino John Wesley Hyatt, quien empezó a experimentar con nitrato de celulosa y consiguió que esta fecha fuera recordada como la de la invención del celuloide, aunque no consiguió estabilizarlo hasta unos años después con la adición de alcanfor.

Presentó la patente en 1870 y se encontró con las demandas de Alexander Parkes, quien había inventado un material parecido, la parkesina, e incluso consiguió que un juez le declarara inventor del proceso, pero el nombre de celuloide se lo llevó Hyatt. Éste era un material flexible, transparente, resistente a la humedad y muy inflamable. No tardó en empezar a investigarse para su uso en fotografía, y en 1885, Eastman Kodak desarrolló la primera película fotográfica flexible que sustituye al daguerrotipo de vidrio que se estaba usando hasta entonces.

En 1889 se produce la primera película de celuloide transparente, que se siguió usando hasta que en los años veinte se sustituyó por el acetato de celulosa, menos inflamable. Eastman Kodak tuvo que vérselas con la invención del reverendo Hannibal Goodwin, quien en 1887 había patentado la película flexible de celuloide después de haberla hecho servir en el kinetoscopio de Edison.

Eastman, que había asistido a las primeras demostraciones de Goodwin, fue demandado por la empresa que se quedó la patente de aquel, Ansco, y tuvo que pagar una elevada indemnización.

Otras poliamidas

Otros ejemplos de poliamidas son el lilión o el perlón, que, con frecuencia, se utilizan en copos que se mezclan con lana y algodón en hilados mixtos. El resultado son fibras más reforzadas. Una de las propiedades características de las poliamidas es su elevado grado de resistencia a la rotura.

Entre los poliésteres cuyo uso está más extendido en la industria textil, pueden mencionarse el dacrón y el terital, que derivan del carbón y del petróleo. A su resistencia añaden cualidades de indeformabilidad; además, no se arrugan.

En la confección de géneros de punto se utilizan habitualmente fibras acrílicas como el leacril, el dracón o el orión, derivados del carbón, el petróleo y el gas natural. Su propiedad fundamental es que son muy ligeras.(ver: La Fibra de Seda Natural)

Fuente Consultada:
Gran Enciclopedia Universal
PIONEROS, Inventos y descubrimientos claves de la Historia – Teo Gómez

Fermi Enrico Biografia Pila Nuclear Primera Reaccion en Cadena

Fermi Enrico, Biografía
Logra La Primera Reacción en Cadena Controlada

Enrico Fermi nació en Roma, Italia, el 29 de septiembre de 1901.  Murió 28 de noviembre de 1954.  Era hijo de un oficial de ferrocarril, estudió en la Universidad de Pisa desde 1918 hasta 1922 y más tarde en las Universidades de Leyden y Gottingen.  Se convirtió en profesor de física teórica en la Universidad de Roma en 1927.

El dominio completo de la desintegración del átomo se alcanzó en 1942, cuando el italiano Enrico Fermi hizo funcionar, en la Universidad de Chicago, la primera pila atómica. En ella se provocó la primera desintegración autosostenida y controlada, es decir, la reacción en cadena. La desintegración de un átomo provoca la de otro, y así sucesivamente, hasta alcanzar la energía y el calor que se requieren.

A raíz de este trabajo se conoce a Fermi como el «Padre de la Bomba Atómica. El átomo, intuido y conocido por el hombre desde el siglo V antes de Cristo, siendo la base fundamental de la materia, ha sido estudiado y penetrado hasta arrancarle sus secretos y convertirlo, al menos por ahora, en el elemento más destructor que jamás la humanidad haya conocido. (Fuente Consultada: Libros Maravillosos Sobre Física)

Enrico Ferm

Sagaz teórico y brillante experimentador, FERMI, con sus colaboradores, sometió una larga serie de elementos al bombardeo por neutrones.

Una pequeña ampolla que contenía una mezcla de polvo de berilio y de radón constituía la fuente de proyectiles y lanzaba por segundo 20.000.000 de neutrones contra blancos formados por las sustancias elegidas para la investigación.

Las energías individuales de los proyectiles se repartían sobre una escala amplia; muchos alcanzaban hasta 8.000.000 de electrón-voltios.

La mayoría de los sesenta y tres elementos que FERMI y sus colaboradores investigaban, cedieron a la acción transformadora del bombardeo y se volvieron activos. Si bien la duración de la vida del núcleo activado raramente sobrepasó algunos minutos, FERMI y sus colaboradores lograron identificar la naturaleza química de los elementos portadores de la actividad inducida.

De las sustancias examinadas por FERMI, más de cuarenta se revelaron transmutables por la irradiación neutrónica. Así los muros del núcleo se habían abierto al intruso neutrón. Mas, seis meses después de sus primeros ensayos de bombardeó neutrónico, FERMI y su equipo, guiados por un azar benévolo, realizaron un descubrimiento de excepcionales alcances. Al procurar mejorar el rendimiento de las transmutaciones, notaron que la intensidad de la activación como función de la distancia a la fuente, presentaba anomalías que dependían —así parecía— de la materia que rodeaba a la fuente neutrónica.

Comprobaron que el pasaje de los proyectiles a través de sustancias hidrogenadas como agua y parafina, en vez, disminuir —como hubiera podido creerse—, aumentaba de manera sorprendente, a menudo en la relación de uno a cien, la eficacia de los proyectiles y la consiguiente actividad de la  materia bombardeada. FERMI interpretó con admirable sagacidad el efecto imprevisto: los neutrones —al penetrar en la sustancia hidrogenada— pierden rápidamente energía en sus reiterados choques con los protones.

Expulsados por la fuente  con una velocidad de varios millares de kilómetros por segundo, se convierten al atravesar una pantalla de parafina en neutrones lentos con una velocidad del orden de un kilómetro por segundo, casi desprovistos de energía y mas o menos en equilibrio térmico con la materia que los rodea.

El efecto descubierto por FERMI es sumamente extraño y sin modelo en nuestro mundo microscópico donde la eficacia de los proyectiles crece con su energía cinética. Lo mismo sucede con proyectiles cargados en el mundo  microscópico. Los físicos que habían bombardeado los blancos atómicos con partículas alfa, con deutones o protones, pusieron su empeño en acelerar los proyectiles: los tubos de descarga de COCKCROFT los generadores electroestáticos de VAN DF GRAAFF, los ciclotrones LAWRENCE, fueron inventados y construidos, en primer término para servir a esa finalidad. Antes del descubrimiento de FERMI los investigadores hubieran comprendido difícilmente que e: menester moderar la velocidad de un proyectil para aumento su eficacia.

Mas con los neutrones que no llevan carga y que por ende, están libres de toda repulsión por parte de las barro ras de potencial eléctrico de los núcleos, el problema cambio de aspecto. Dada su pequeña velocidad, los neutrones lento —explicó FERMI— tienen tiempo para sufrir la acción de lo núcleos que atraviesan y dejarse capturar por éstos gracias a un efecto de resonancia con las capas neutrónicas de los núcleos efecto del cual la mecánica ondulatoria permite dar cuenta.

La facilidad con que los neutrones lentos se incorporan en los núcleos, provocando su transmutación, permitió a FERMI y a sus colaboradores producir isótopos radiactivos de una larga serie de elementos Los isótopos así obtenidos, más pesados que la sustancia primitiva, se desintegran expulsando electrones negativos; como la pérdida de una carga negativa equivale a la ganancia de una Positiva, se forman de esta manera nuevos núcleos con números atómicos más elevados que el núcleo primitivo. Este proceso que FERMI encontró como regla para el bombardeo neutrónico de los elementos pesados, cobró particular interés cuando el físico italiano atacó en 1934 al más pesado de los elementos naturales, el uranio.

El núcleo de este último radiactivo en estado natural, se desintegra irradiando una partícula alfa, disminuyéndose así en dos su número atómico. Sin embargo, era de esperar que el núcleo de uranio, expuesto al bombardeo neutrónico, al capturar un neutrón, se desintegrara con emisión de un electrón, lo cual aumentaría su número atómico en una unidad, formando entonces un elemento desconocido de número 93.

Si éste resultaba radiactivo a su vez, podía dar nacimiento a un elemento de número 94 expulsando un electrón. Átomos nuevos, inexistentes en la naturaleza terrestre, aparecerían  así y ocuparían en la tabla de MENDELEIEV casillas situadas mas allá del uranio, elementos transuranianos.

IRENE CURIE

En efecto, en la primavera de 1934, FERMI creía haber producido núcleos con números atómicos mayores que el del uranio. Guiada por la misma hipótesis, IRENE CURIE, procuró establecer la naturaleza química de la enigmática sustancia engendrada por el bombardeo neutrónico del uranio.

Llegó al sorprendente resultado de que las propiedades del elemento desconocido eran análogas a las del lantano. El número atómico de este último es 57, el número de su masa 139; los números correspondientes de uranio son 92 y 238. ¿Cómo admitir, se preguntó IRENE CURIE, que la desintegración del uranio hubiese producido lantano?. (imagen izq. Irene Curie y Su esposo Joliet)

 Todas las reacciones nucleares conocidas hasta entonces habían llevado a elementos cercanos en número atómico y en número másico a los de la sustancia primitiva. Ni IRENE CURIE ni su colaborador PAUL SAVITCH sospecharon que se encontraban ante una reacción nuclear de tipo completamente nuevo, y estaban lejos de pensar que el intrigante fenómeno con que habían tropezado tenía alcances formidables, superiores a los del supuesto hallazgo de un elemento transuraniano. La presencia del lantano entre los productos de la desintegración del uranio, hizo nacer dudas en el espíritu del físico berlinés OTTO HAHN (1879-1968), quien resolvió repetir y verificar a fondo las experiencias parisienses.

HAHN y su colaborador FRITZ STRASSMANN

Para identificar los nuevos radio-elementos, HAHN y su colaborador FRITZ STRASSMANN (1902) (foto derecha: Hahn y Meitner) acudieron a los procedimientos clásicos de precipitación y cristalización fraccionadas. Sin embargo, cuando trataron de separar el nuevo radio-elemento del bario —empleado como elemento de arrastre—, fracasaron todos sus esfuerzos.

Ante la imposibilidad de realizar la aludida separación, HAHN y STRASSMANN terminaron por admitir, tras muchas vacilaciones, que el núcleo de uranio bombardeado por neutrones, en lugar de limitarse emitir partículas de pocas masa, se habría quebrado en gruesos fragmentos, de los cuales uno sería posiblemente el núcleo del bario y el otro probablemente el del kriptón.

Las masas de los dos fragmentos serían sólo aproximadamente iguales, ya que la ruptura puede producirse de distintas maneras y puede originar incluso más de dos fragmentos. Hipótesis osada fue ésta HAHN y STEASSMANN formularon en enero de 1939 con toda las reservas, puesto que ese tipo de reacción nuclear no tenía precedentes en la experiencia.

Sin embargo, el irrecusable testimonio de los hechos no tardo en apuntalar sólidamente la Suposición de los dos investigadores y las confirmaciones que afluyeron de todas partes pusieron pronto fuera de duda la realidad del fenómeno que HAHN y STBASSMANN habían bautizado como KERNSPAITUNG: partición o “fisión” del núcleo uránico. El nuevo fenómeno concentró casi inmediatamente el interés de todos los laboratorios de física atómica en el viejo y en el nuevo continente.

En efecto, si el núcleo de uranio se divide en gruesos fragmentos, la suma de las masas de estos es considerablemente inferior a aquella del núcleo inicial. En lugar de la masa que desaparece , se libera una cantidad extraordinaria de energía, a la que el cálculo asigna por núcleo cerca de 200.000.000 de electrón-voltios. Así, la ruptura de todos los átomos presentes de una molécula-gramo de uranio liberaría una cantidad de energia equivalente a 6.000.000 de kilovatios-hora, la suficiente para llevar a la ebullición instantánea 50.000.000 de litros de agua.

Dos investigadores expulsados de Alemania por el régimen hitleriano, LISA MEITNER (1878-1969) y ROBERT FRISCH (1904), simultáneamente con aportar la primera prueba experimental al fenómeno de HAHN y STRASSMANN, bosquejaron una teoría de la “fisión” nuclear. ¿Cómo explicar que una excitación moderada la captura de un neutrón, baste para producir una ruptura explosiva del núcleo? ¿Por qué esta captura provoca fisiones en los núcleos más pesados y no en los livianos?  La respuesta que MEITNER y FRISCH sugirieron se inspiró en el modelo de BOHR  del núcleo.

BOHR había asimilado el núcleo a una gota líquida; ésta, puesta en vibración, puede quebrarse en dos gotitas más pequeñas, como el núcleo puede dividirse en dos fragmentos gracias al aporte de una energía exterior. El fenómeno tiene mayor probabilidad de producirse cuanto mas pesado y menos estable es el núcleo considerado. En el  núcleo muy complejo del uranio repleto de protones, las fuerzas repulsivas que se ejercen entre las partículas cargadas son casi tan grandes como las fuerzas de intercambio protono-neutrónicas garantes de la cohesión del núcleo.

Es pues lógico admitir, concluyeron LISA MEITNER y FRISCH, que una excitación moderada de esos núcleos puede determinar su ruptura. Guiado por consideraciones teóricas, BOHR (foto izquierda)y su discípulo WHEELER reconocieron, en febrero de 1939, que el uranio “fisionable” por neutrones lentos no es el isótopo corriente con el número másico 238, sino el isótopo raro con número másico 235, presente en el uranio natural en cantidades muy reducidas (0,7%). Poco antes FERMI había sugerido que durante el proceso de la “fisión” del núcleo de uranio, además de los pesados fragmentos animados por una tremenda energía cinética, se lanzan también neutrones.

Esta suposición abrió una perspectiva de formidables alcances e hizo entrever la posibilidad de una reacción auto sustentadora, es decir, una reacción en cadena, capaz de poner al alcance del hombre la liberación de la energía atómica en una escala ponderable.

En efecto, por considerable que sea la energía de 200.000.000 de electrón-voltios liberada por la ruptura de un solo núcleo, la cantidad total de la energía liberada no pasaría de la escala microscópica, si solamente parte infinitesimal de los núcleos presentes se desintegrara por el bombardeo. Pero el problema cambia de aspecto si el proyectil neutrónico expulsa del átomo neutrones que pueden servir a su vez como proyectiles.

Al penetrar éstos en los núcleos vecinos, producen nuevos proyectiles, y de esta manera la “fisión” de un núcleo entraña rápidamente la de otros y la reacción, una vez desencadenada, es susceptible de mantenerse por sí misma, propagándose como fuego en un pajar. Distinta en todos sus aspectos de las reacciones nucleares estudiadas hasta entonces, la reacción en cadena prometía la utilización práctica de la energía nuclear, ya como fuerza propulsiva de máquinas, ya como explosivo para superbombas.

Esta promesa dio excepcional importancia a la perspectiva abierta por FERMI y confirió jerarquía histórica a la reunión de eminentes físicos realizada a fines de enero de 1939 en Washington en la que el problema fue discutido.

Fuente Consultada: Historia de la Ciencia Desidero Papp

Teoría de la Desintegración Nuclear

Nueva Solucion Al Teorema de Fermat William Porras

PROLOGO DE SU LIBRO
fermatCon respecto a Pierre de Fermat: ¿sería cierta su afirmación de que tenía una  “maravillosa demostración” en 1637?

Pénsemos solamente en esto: la demostración de Wiles ocupa unas 200 páginas mecanografiadas, y utiliza curvas elípticas, esquemas de grupos, el Álgebra de Hecks, la Teoría de Iwasawa, la Teoría de Von Neumann-Bernays- Gödel, la de Zermelo-Fraenkel y decenas de otras complejas herramientas  matemáticas, todas desarrolladas muy recientemente (hablando únicamente en  términos históricos).

No hay duda que los métodos utilizados por Wiles no existían cuando Fermat  escribió su famosa nota al margen del libro, pero también es verdad que podría  existir una demostración más corta, sencilla y que solamente echase mano de  procedimientos conocidos en el siglo XVII. Podría existir, pero nadie la ha  encontrado escrita ni publicada en ninguna parte. Creo que ahora ya la  tenemos.

Fermat siempre fue muy cuidadoso en sus afirmaciones, nunca quiso publicar  sus investigaciones y solo por el interés de su hijo fue posible conocer este  teorema y en cierta forma después de 400 años de haber nacido y 374 años de  su afirmación creo sinceramente que sí pudo haber tenido una demostración de su famoso Último teorema de Fermat.

Vicealmirante ® José William Porras Ferreira

DESCARGAR SU NUEVO LIBRO

NUEVO: Demostración de la Conjetura de Goldbach
por José William Porras

Nicolás Tartaglia
Grandes Matemáticos

Matemáticos y Físicos
Pacioli y Fibonacci
Conjetura de Goldbach
Vesica Picsis

 

Solucion Simple del Teorema de Fermat Ultimo

COMO ESTE MATEMÁTICO COLOMBIANO PRESENTA UNA
SOLUCIÓN MAS SIMPLE AL LEGENDARIO PROBLEMA DE FERMAT
(en estos momentos dicha solución se está analizando en Francia)

fermatTodos los científicos anteriores trataron de demostrar el teorema de Fermat, tratando a los números primos por diferentes métodos, esto porque los números primos forman las ternas pitagóricas de bases menores (algunos le dicen ternas reducidas) ami me gusto llamarlas ternas pitagóricas de bases menores, porque son las mas pequeñas y sobre las cuales se pueden construir o formar las ternas pitagóricas de bases mayores.

Cuando estaba explorando esa manera de demostrar, note una propiedad fundamental de la ecuación de Fermat y es que Z para n=2, era mayor que Z para n=3, que Z para n=4 y así sucesivamente, y me dio por cambiar el método de la demostración que los grandes matemáticos no habían podido, seguramente porque no notaron esa propiedad y ahí se me ocurrió hacer z=y+m para n=2 y comencé ha estudiar las ternas pitagóricas cuando m era un numero natural, (1,2,3,4…)y ha compararlas con la de los números primos y encontré que mi método aun era superior, porque en forma muy sencilla podía calcular cualquier terna pitagórica en forma ordenada para cualquier X par o X impar.

Luego se me ocurrió hacer z=y+q para n>2 y por la propiedad de la ecuación de Fermat, lógicamente demostré que q<m y fue un avance tremendo, porque ya había encontrado que q<1 para x impar (m=1) o x par (m=2), luego z para n>2 era un numero fraccionario y por lo tanto parte de la demostración ya estaba resuelto. Ahora para los casos de m un numero fraccionario, lógicamente z para n=2 era fraccionario, pero no era garantia que  también fuese un numero fraccionario, ahi ocurrió otro chispazo, porque por relación de triángulos semejantes me fue muy fácil de mostrar que  también era un numero fraccionario y por lo tanto z para n>2 era un numero fraccionario.

Hasta ahi fue la primera parte que te mande. Luego en una presentación ante los profesores de matemáticas, cai en cuenta que habían algunos números primos que podían formar ternas pitagóricas y q>1, y pensé que todo mi trabajo se iba al suelo, porque no era una demostración completa, sin embargo me puse a estudiar el binomio de Newton porque ya se me había ocurrido que debía haber una relación entre Pitágoras y Fermat, y fue cuando logre la comprobación general de que z=wy, siendo siempre 1<w<(raíz n de 2) con una mantisa infinita, luego z para n>2 seria siempre fraccionario.

Esa fue la parte que amplíe y que te mande. Todo este trabajo me llevo mas de dos años de investigación y desarrollo de la demostración, puedes ver que no es fácil, bueno fueron 374 años en que nadie lo logro, y Wiles empleo mas de 8 años para demostrarlo empleando la conjetura de Taniyama-Shimura y empleando otros trabajos básicos como el de llevar la ecuación de Fermat a una ecuación elíptica que lo hizo otro científico matemático y en general la demostración de Wiles, primero no es fácil de entenderla, hubo mucho trabajo y desarrollo matemático, empleo de cálculos matemáticos por computador y mas de 100 hojas para poder demostrarlo , que es muy meritorio porque fue el primero que lo logro, pero pienso que en la época de Fermat no existían todas esas herramientas matemáticas, mientras que mi demostración, solo emplea el teorema de Pitágoras (mas de 2000 años que se conoce), análisis, y visión de haber visto la propiedad de la ecuación de Fermat y haber cogido un camino diferente para trabajar las ternas pitagóricas, que nadie lo había explorado, porque todo el mundo se iba era por el camino conocido de los números primos.

Había otro camino, y pienso que Fermat seguramente lo vio también, en esta forma se revindica su nombre, porque Fermat aseguraba que tenia una demostración pero el margen de la aritmética donde ponía sus notas era muy estrecho. Además descubrí otro triangulo con propiedades especiales basadas en la ecuación de Fermat, por eso le puse el ultimo triangulo de Fermat.

Esta es mi historia, la pasión por las matemáticas, el reto que suponía que nadie había podido demostrarlo en forma sencilla al alcance del entendimiento de cualquier persona que supiera algo de algebra, geometría y trigonometría, que eran los conocimientos del siglo XVII, me llevaron a entablar ese reto que tuvo un final feliz, gracias a Dios, mi familia que me alentaba y me daba el tiempo para lograrlo, la exigencia era muy grande porque necesitaba mucha concentración.

Ver Solución Sencilla Al Problema De Fermat

Grandes y Famosos Matemáticos
Problema de Fermat

Biografía Giordano Bruno Condenado Por Herejia a la Hoguera

Biografía: Giordano Bruno, Condenado a la Hoguera

GIORDANO BRUNO, condenado a la hoguera

(Nola, 1548 – Roma, 17 de febrero de 1600)  Filósofo italiano. Cursó los estudios primarios en su ciudad natal. Movido por una profunda vocación religiosa, ingresa muy joven en la Orden dominicana.

Sus nuevas teorías contra la concepción cosmológica aristotélica, influido en muchos aspectos por Copérnico, pronto le ocasionaron importantes problemas con las autoridades de la diócesis, por lo que decide abandonar la ciudad.

Giordano ve en Europa amplias posibilidades para desarrollar su teoría filosófica y comienza una gira por diferentes países del continente. Sobre el arte de retener en la memoria las verdades adquiridas y descubrir otras mediante la combinación de diferentes términos, inspirados en el «Ars magna» de Raimundo Lulio (1232), compone una serie de escritos que obtuvieron una considerable resonancia. Tuvo gran aceptación -quizás por su prestigio de gran maestro en el arte combinatorio de Lulio- su comedia «Candelaio».

PRIMEROS PROBLEMAS: comenzaron durante su adoctrinamiento, al rechazar tener imágenes de santos, aceptando sólo el crucifijo. En 1566 tuvo lugar el primer procedimiento en su contra por sospechas de herejía. Dicho proceso no prosperó y, en 1572, fue ordenado como sacerdote dominico en Salerno y pasó al estudio de Santo Domingo Mayor, recibiendo en 1575 el título de Doctor en Teología de la Orden.

En 1576 fue acusado de desviarse en la doctrina religiosa y tuvo que abandonar la orden, huyendo a Roma, donde consiguió asilo en el Convento de Santa María, en Minerva. Después de viajar por Italia y Francia llegó a Ginebra. Allí abandonó los hábitos.

Bruno residió durante bastante tiempo en Oxford, donde compuso la mayoría de sus diálogos italianos. También vivió en Alemania, donde realizó sus poemas latinos. Tras aceptar una proposición de Giovanni Mocenigo para que le enseñara el arte de la memoria, se traslada a Venecia. Sin embargo, pronto todas sus ilusiones se verán frustradas cuando el mismo Mocenigo, poco después de su llegada a la ciudad italiana, le denuncia a la Inquisición. Al poco tiempo, el filósofo es trasladado a Roma en calidad de arrestado y tiene que sufrir una condena de siete años en la cárcel.

A las numerosas invitaciones que Bruno recibió para que se retractase de sus teorías filosóficas, siempre respondió con negativas y su caso hubo de ser sometido nuevamente a sentencia con el veredicto final de pena capital. Fue quemado vivo en la plaza de Campo dei Fiori.

El Juicio a Giordano Bruno: A instancias de Giovanni Moncenigo, noble veneciano, regresó a Italia. Moncenigo se convierte en su protector, para impartir cátedra particular. El 21 de mayo de 1591 Moncenigo traiciona a Bruno entregándolo a la Santa Inquisición. El 27 de Enero de 1593 se ordena el encierro de Giordano Bruno en el Palacio del Santo Oficio, en el Vaticano.

Estuvo en la cárcel durante casi ocho años mientras se disponía el juicio —bajo el tribunal de Venecia—, en el que se le adjudicaban cargos por blasfemia, herejía e inmoralidad; principalmente por sus enseñanzas sobre los múltiples sistemas solares y sobre la infinitud del universo. Durante la ocupación napoleónica se han perdido la mayoría de los folios de ese juicio.

En 1599 se expusieron los cargos en contra de Bruno. Las multiples ofertas de retractación fueron desestimadas. Finalmente, sin que se tenga conocimiento del motivo, Giordano Bruno decidió reafirmarse en sus ideas y el 20 de enero de 1600 el Papa Clemente VIII ordenó que fuera llevado ante las autoridades seculares. El 8 de febrero fue leída la sentencia en donde se le declaraba herético impenitente, pertinaz y obstinado. Fue expulsado de la iglesia y sus trabajos fueron quemados en la plaza pública.

Durante todo el proceso fue acompañado por monjes de la iglesia. Antes de ser ejecutado en la hoguera uno de ellos le ofreció un crucifijo para besarlo pero Bruno lo rechazó, diciendo que moriría como un mártir y que su alma subiría con el fuego al paraíso. Fue quemado el 17 de febrero de 1600 en Campo dei Fiori, Roma.

OBRAS: Sus obras más importantes son «La cena del Miércoles de Ceniza», «Della causa, principio ed Uno y Dell’infinito Universo e mondi»; todas ellas se refieren a la filosofía naturalista de que era propulsor. De carácter moral son sus diálogos: «Lo spaccio della bestia trionfante», «Cabala del cavallo Pegaseo», «Degli eroici furori», etc. Destacan también sus tres poemas latinos: «Dei minimo», «De monade» y «De immenso et innumerabilibus».

En cuanto a su pensamiento, Bruno afirma que el más alto grado del conocimiento humano es la íntima unión con la naturaleza en su sustancial unidad, expuesto concienzudamente en «Degli eroici furori». Según Bruno, el hombre debe dirigir sus actos en perfecta conformidad a la necesidad natural, así como el ideal para el conocimiento humano consistiría en la identificación total con la naturaleza.

Una Anécdota Histórica: Giovanni Mocinego —personaje que traicionara a Giordano— fue acusado de herejía por descubrírsele tratando de dominar las mentes ajenas, cosa que Bruno se negó a enseñarle. Nunca se le tomó preso ni existió proceso en su contra. El Papa Clemente VIII dudó de la sentencia impuesta a Giordano antes de dictarla por dos razones:
1) No deseaba convertir a Bruno en un mártir
2) pensó en un momento que podía ser un ser santificado.
Filippo Bruno dijo al momento de recibir su sentencia: «ustedes tienen más miedo al leer mi sentencia que yo al recibirla».

PARA SABER MAS…
GIORDANO BRUNO, UNA VIDA ERRANTE
Uno de los pensadores más importantes del tiempo de Kepler y Galileo que, como éstos, fue víctima de la persecución eclesiástica fue Giordano Bruno (1548-1600), muerto en la hoguera a manos de la Santa Inquisición.

FORMACIÓN RELIGIOSA
Su formación fue eminentemente religiosa, primero en la orden de predicadores y luego, en 1565,60 la de los dominicos; en ellas se especializó en dialéctica, en filosofía aristotélica y en la teología de santo Tomás de Aquino. Pero Bruno no aceptaba todos los dogmas cristianos, poniendo en duda las imágenes de los santos, por lo que tuvo que sufrir pronto las sospechas por herejía.

De todos modos, en 1572fue ordenado sacerdote dominico en Salerno y obtuvo su doctorado en Teología, aunque cuatro años después volvió a ponerse en duda su entrega a la Iglesia, y acabó marchándose a Roma, para luego huir a Francia y Ginebra, donde abandonó su carrera eclesiástica. Allí, entró en contacto con Cal-vino, fundador de una república protestante, a la que criticó tan duramente que fue encarcelado, hasta que se vio obligado a retractarse y salir de Ginebra.

CONDENA Y HOGUERA
Instalado en Francia como profesor en la Universidad de París, en 1581, gracias al permiso del rey Enrique III, empezó a divulgar sus primeras obras, para más tarde viajara Londres como secretario de un embajador francés y en donde daría clases de cosmología copernicana en Oxford.

En 1585, volvió a Francia, pero como siguió teniendo problemas con el orden establecido, retomó su itinerario por distintas ciudades europeas, como Marburgo.Wittenberg, Praga, Helmstedty Frankfurt, donde logró publicar buena parte de su obra.

Al fin, merced a la ayuda del noble veneciano Giovanni Moncenigo, Bruno regresó a Italia. Pero su destino no se apartaba de las persecuciones por herejía. En 1592, Moncenigo lo denunció ante la inquisición; acusado de cometer blasfemias, tener una conducta inmoral y afirmar que el universo es infinito, permaneció encarcelado en el palacio del Santo Oficio del Vaticano, desde enero de 1593 hasta el día en que fue quemado vivo el 16 de febrero de 1600, en Campo de Fiori.

Según cuentan las crónicas, Bruno se negó a retractarse, durante su largo encierro; llegó a tal punto la confianza en sus ideas, que en el momento previo a la ejecución, cuando un monje le ofreció un crucifijo para besarlo, el pensador lo rechazó diciendo que no iba a morir como un mártir y que su alma ascendería al paraíso. Antes déla hoguera, tuvo tiempo de dirigirse a los jueces y pronunciar esta rotunda frase: «Tembláis más vosotros al anunciar esta sentencia que yo al recibirla».

Fue autor de obras decisivas, entre ellas Sobre el infinito universo y los mundos (1584) y De los heroicos furores (1585). / T M.

Temas Sobre Astronomía
copernico/kepler/tycho brahe/galileo galilei/astronomiacarrera espacial/
Biografía de
Copérnico
Biografía de
Johannes Kepler
Biografía de
Tycho Brahe
Biografía de
Galileo Galilei
Curso Básico de
Astronomía
Carrera
Espacial

Mujeres Malvadas Malas Asesinas Brunilda Historia y Leyendas

Mujeres Malvadas, Asesinas: Brunilda – Historia y Leyendas

Era muy lista, pero muy cruel y muy audaz. Llevó adelante , y hasta las últimas consecuencias, su animadversión absoluta para la otra reina, Fregegunda de Neustria, con la que guerreó sin piedad y sin cuartel. Eran tal para cual, y tan sádicas la una como la otra.

Brunilla llegó a a educar a sus hijos y nietos dándoles clases de sexo y violencia, de como disfrutar sin freno de las orgías y de como , también sacar el máximo jugo al arte de matar. Ella misma, para dar ejemplos prácticos, ejecutaba ante sus tiernos escolares a alguien, como aquella ocasión en la que el condenado a morir fue todo un santo: san Desiderio, que Brunilda mandó lapidar por haberse atrevido a darle ciertos consejos sobre absurdos principios morales…

No obstante, su brillante carrera de crímenes había dado comienzo antes de su enemistad con la otra reina. Nada más casarse con Segiberto de Austrasia, le obligó a guerrear con su propio hermano, Chulderico de Neustra, ya que este último había repudiado a Galsuínda, hermana de ella.

Aquella guerra finalizó con la muerte de Segiberto, su esposo, al que le guardó brevísimo luto ya que volvió a casarse con Meroveo, hijo de Childerico, el que había matado a su esposo y la había hecho viuda, al tiempo que le proporcionaba el poder en forma de regencia por la minoría de edad de su nieto Teodoberto II, el cual, al crecer y conocer la no ejemplar biografía de su querida abuela, la expulsó de su lado.

Fue la infeliz Brunilda a buscar refugio junto a otro nieto, Teodorico II, rey de Borgoña, al que consiguió poner en contra de Teodoberto en una guerra fratricida, que acabó pese a las malas artes de la abuela. Contrariada, Brunilda decide matarlos a ambos, estrangulando a Teodoberto y envenenando a Teodorico, y libre ya de cualquier miembro de la familia que pudiera arrebatarle el poder, se proclamó doble reina de Borgoña y Austrasia.

Fue entonces cuando se acordó de aquella odiada Fredegunda, viuda también deChilderico. El odio hacia aquella mujer era imposible de soportar, por lo que la Reina de la doble corona decidió vengarse, una vez más, en terceras personas. Y así, declaró una guerra más, en esta ocasión, al hijo y sucesor en el trono de Fredegunda, el rey de Neustria, Clotario II.

Pero serían sus propios dobles súbditos los que le negaron nuevas levas y nuevos impuestos con que pagar aquellas guerras tan inútiles y odiosas. Y sublevándose contra su señora Brunilda, la maniataron y se la enviaron como trofeo al rey Clotario. El Rey agradeció el obsequio y se decidió a tomar cumplida venganza de todos los crímenes de aquella mujer tan inclinada a la maldad.

Aunque había sobrevivido a su gran rival, sin embargo Fredegunda se vengó de ella, después de muerta, en la persona, y por mediación, de su hijo el rey Clotario II, quien, en 613 y en Renéve, Bretaña, tras tres días de interminables suplicios, ató, desnuda, a la enemiga de su madre a la cola de un caballo salvaje hasta acabar destrozada después de una loca cabalgada del equino. Brunilda era, a la sazón, la primera mujer en ser torturada y ejecutada por aquel sistema, privilegio exclusivo de los reos de sexo masculino hasta ese momento.

Fuente Consultada: Los Seres Mas Crueles y Siniestros de la Historia de José M. López Ruiz

Binet Alfredo Resumen Biografía y Obra Cientifica Escala y Test Binet

Binet Alfredo: Resumen y Biografía

Jean PiagetTest de VocaciónIván PavlovEl Castigo en los Niños

Siguiendo los pasos de Galton
A finales del siglo XIX, Francis Galton hizo estudios pioneros de las diferencias individuales en la inteligencia. Creía alfredo binetque las personas con buen sentido del oído, de la vista, del olfato, del tacto y del gusto eran muy inteligentes.

Además, como estaba convencido de que estas habilidades se heredaban, pensaba que las diferencias individuales en la inteligencia también eran hereditarias.

En su libro El Genio Hereditario, Galton argumentaba que los padres ilustres solían tener hijos ilustres.

En 1888, Galton estableció su «laboratorio antropométrico» para medir las características físicas de la gente y para evaluar su inteligencia.

Mientras trabajaba en los Estados Unidos, el psicólogo James McKeen Cattell se refirió a estas «pruebas mentales», pero para 1901 se abandonaría este enfoque Galtoniano por la falta de asociación encontrada entre las características físicas y el desarrollo intelectual.

Alfred Binet (Niza, 8 de julio de 1857 – París, 18 de octubre de 1911) fue un pedagogo y psicólogo francés. Se le conoce por su esencial contribución a la psicometría y a la psicología diferencial como diseñador del test de predicción del rendimiento escolar, en colaboración con Théodore Simon, que fue base para el desarrollo de los sucesivos test de inteligencia.

Con este telón de fondo, el psicólogo francés Alfred Binet empezó a trabajar en las escalas intelectuales. Binet había estudiado la hipnosis, el pensamiento y las diferencias individuales; pero sus primeros intentos por medir la inteligencia estaban basados en la medida de las cabezas de los niños.

Sin haber encontrado patrones apreciables entre la talla de las cabezas de los estudiantes con talento y los de bajo rendimiento, empezó a argumentar que las diferencias individuales en la inteligencia se podían detectar solamente midiendo procesos complejos como la memoria, la imaginación, la atención la comprensión y la sugestibilidad.

Tras una carrera accidentada en cierto modo, en la que encontró difícil mantener el mismo trabajo durante mucho tiempo, Binet fue elegido por el ministro francés de Instrucción Pública para desarrollar pruebas que pudieran medir la inteligencia en niños.

La urbanización y la industrialización introducían nuevos desafíos, entre los que se encontraba la necesidad de ofrecer una educación formal para todos. El gobierno francés y los administradores escolares querían reorganizar sus escuelas e identificar niños con problemas de aprendizaje para poder ofrecerles ayuda especial.

La escala Binet-Simon
Como consecuencia, Binet desarrolló una escala que diferenciaba a los niños con problemas de aprendizaje de aquellos que siguieran bien el ritmo de los niveles normales de enseñanza. Cuando trabajaba con Théodore Simón, un joven médico con experiencia en el estudio de niños retrasados, ideó una serie de pruebas específicas.

En un principio Binet observó a sus dos hijas, pero cuando trabajaba con Simón amplió el ámbito de estudio hasta cubrir un grupo grande de escolares. Su objetivo era hallar un espectro de pruebas que pudieran separar claramente a los niños en un grupo normal y un grupo lento. Su trabajo finalmente tenía un conjunto de 30 pruebas.

En 1905, Binet y Simón publicaron sus razones y sus pruebas y apuntaron que cualquier argumentación relativa a un retraso mental — de nacimiento o no —, era irrelevante. Las pruebas evitaban cualquier similitud con las tareas escolares e incluían actividades como desenvolver comida, recordar listas de la compra y colocar diferentes pesos en un orden correcto.

«Lo que queremos medir es la inteligencia aislada, sin hacer hincapié, en cuanto que sea posible, a la formación del niño… No le damos nada para leer, ni escribir, ni rellenar, para no medir sus éxitos relativos al aprendizaje memorístico…» decían.

Este método psicológico medía la comprensión, el juicio, el razonamiento y la invención; y aportaba indicaciones de la inteligencia general del niño en ese momento preciso. Binet pensaba que las pruebas reflejaban la naturaleza de la inteligencia porque revelaban la habilidad práctica del niño para adaptarse a las nuevas circunstancias. También estaba convencido de que la inteligencia de una persona puede cambiar con el tiempo y por ello desarrolló una técnica de «ortopedia mental» que él afirmaba que podía aumentar los niveles mentales de los niños de habilidades normales y retardadas.

La edad importa
Una característica útil de las pruebas era que la puntuación individual de un niño se podía comparar con la puntuación media de su edad. En 1908, Binet y Simón introdujeron la edad en la escala. Dijeron que, si por ejemplo. El 75% de los niños de más de seis años superaban una prueba determinada, esa prueba se colocaba en el nivel seis años.

Además, un niños de seis años que respondiera como la media de ocho años, tendría un «nivel mental» de ocho. Cuando se tradujeron al inglés los escritos de Binet, el término «edad mental» tenía una implicación de progresión del desarrollo ordenada que Binet no pretendía dar.

Él argumentó contra el psicólogo alemán Wilhelm Max Wundt, que había sugerido que se podía calcular un cociente intelectual comparando los logros del niño con la norma de su edad. Binet pensaba que la reducción de la inteligencia a un único valor era demasiado simplista, pero murió en 1911, demasiado pronto para perseguir este argumento.

Cronología
1857: Nace en Niza, Francia, el ll de Julio
1883: Estudia hipnosis con el neurólogo pionero Jean-Martin Charcot en el hospital Salpétriére de París
1884: Se casa con Laure Balbiani. La pareja tiene dos hijas
1890: Rompe los vínculos con Salpétriére y se concentra en estudiar a sus dos hijas
1891: Binet ejerce un trabajo no remunerado en la Sorbona
1898: El estudiante Théodore Simón se une a Binet
1905: Publica Escala de inteligencia Binet-Simon
1911: Poco después de corregir sus pruebas, Binet muere en París

Fuente Consultada:
Las Grandes Ideas Que Formaron Nuestro Mundo Pete Moore
Cincuenta Cosas de Psicología Que Hay que Saber Adrián Furnham

Consejos de Bill Gates Para Adolescentes Biografia de Bill Gates Vida

Consejos de Bill Gates Para Adolescentes

bill gates

COMO DEBE CRIAR A SU HIJO:Lo primero que hay que reconocerle al hombre más rico del mundo es que no se equivocó.

Cuando hace casi 30 años, Bill Gates (47) apostó a sus amigos íntimos que las computadoras personales más temprano que tarde serían imprescindibles para la vida, como un vidente, ya vislumbraba que el futuro se escribiría en clave de PC.

Con su idea, la de traducir a lenguaje doméstico el manejo de los ordenadores, embolsó una fortuna personal de 100 mil millones de dólares.  Y más que girar sobre su eje, hoy la Tierra se mueve al ritmo que él mismo impuso.  Suficiente mérito como para ser escuchado en la actualidad cada vez que se le ocurre disertar sobre algún tema.

Pero no sólo de cibernética habla Gates.  El dueño de Microsoft ya no conduce su compañía desde un cargo operativo, como lo hizo en los años’90.  Esas tareas quedaron relegadas a sus hombres de máxima confianza y él, que despierta donde quiera que esté casi tanta curiosidad como el Papa, se ha convertido en una especie de consejero universal.  Todo lo que dice va a parar a la web y los temas que aborda en cada conferencia pueden ser de lo más variados.

Sin embargo, uno lo des­vela especialmente.  Dicen que cuando en 1996 nació su primera hija, Jennifer Katharine, se produjeron cambios inesperados en el duro carácter de su padre.  En 1999, con la llegada de RoiyJohn Gates, BW terminó de ablandarse.  Desde entonces, cada vez que puede, el magnate no pierde oportuni­dad para hablar a los padres sobre cómo se debe criar un hijo.

LAS TABLAS DE BILL:
 No las dijo en arameo.  Tampoco aparecieron escritas en una tabla de piedra.  Pero desde que las pronunció en una universidad nortea­mericana, frente a un auditorio colmado de padres de familia, las once reglas de Bffl Gates para la correcta educación de hijos adolescentes se expandieron por la web con la misma potencia con que los mandamientos de Moisés Invadieron el mundo cristiano.  Están destinadas sobre todo a padres sobreprotectores que «consienten a sus hijos y les dan lo que piden, aún cuando no lo me recen».  Son las siguientes.  Parecen duras, pero si lo dice Gates.

* La vida no es justa, acostúmbrate a ello.

* Al mundo no le importará tu autoestima El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.

 * No ganarás U$S 5000 mensuales justo después de haber salido de la preparatoria y no serás un vicepresidente hasta que con tu esfuerzo te hayas ganado ambos logros.

* Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe.  Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida. 

* Dedicarse a cocinar hamburguesas no te quita dignidad.  Tus abuelos te­nían una palabra diferente para describirlo:le llamaban Oportunidad.

* Si metes la pata, no es culpa de tus padres,  así que no lloriquees por tus errores: aprende de ellos.

* Antes de que nacieras, tus padres no eran tan «aburridos» como son ahora. Ellos empezaron a serio por pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escu­charte hablar acerca de la nueva onda en la que estabas.  Así que, antes de emprender tu lucha por las selvas vírge­nes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida; empezando por tu habitación.

* En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no.  En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las oportunidades que necesites para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes y para que tus tareas sean cada vez más fáciles.  Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.

* La vida no se divide en semestres.  No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo.  Todo esto tendrás que hacerlo -si lo deseas – en tu tiempo libre.

* La televisión no es la vida  diaria.  En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que sal del café, de la película, para irse a trabajar.

* Sé amable con los «nerds» (los más aplicados de tu clase).  Hay muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos

bill gates

Su discurso, de habla tranquila, jamás lleva poesía.  Pero es potente cuando deja de lado su pasión por la tecnología y le mete con los valores más entrañables.’Todavía me sorprendo con los cambios que la paternidad puede traer a la vida.  Ser padre es totalmente diferente de lo que pensaba.  Creía que iba a disfrutar realmente de los niños cuando fueran grandes y pudiesen interactuar conmigo.

Pero me sorprendieron.  Una de las cosas más divertidas es asistir en su aprendizaje, pues acaban absorbiendo todo a su alrededor.  De eso aprendo mucho.

Hoy sé de memoria una cantidad de canciones infantiles que jamás pensé que fueza capaz de recordar.  Mis hijos me enseñaron a ser más humilde y paciente.  No existe nada mejor que las ideas de los niños pequeños para colocar las cosas en perspectiva»

«Quiero que mis hijos sean capaces de tomar sus propias decisiones.  Tuve mucha suerte de encontrar un campo por el cual me apasioné.  Consideraba que software y tecnología eran asuntos desafiantes.

Tenía una idea clara de cómo abordarlos y de esa manera el mundo podría sacar provecho de ellos.  Mis padres se enojaron cuando les dije que dejaba Harvard.  Pero luego lo comprendieron.

Me gustaría que mis hijos tuvieran la oportunidad de escoger lo que les gusta hacer y cómo quieren pasar el resto de sus vidas».

El hombre que dice esto es también el mismo que decidió que sus dos hi­jos sólo recibirán 1 0 millones de dólares cada uno como herencia y destinará el resto de sus 100 mil millones a la batalla contra el Sida y el paludismo.

«En muchos lugares del planeta existen personas que no tienen acceso a necesidades básicas.  Por eso decidí donar, junto con Melinda (su esposa desde 1994), sumas de dinero para resolver problemas relacionados con la salud».

¿Rapto de locura, demagogia o irrefrenable inclinación caritativa?  Al parecer, Gates ya no se conforma con ser reconocido como un genio y pretende pasar a la historia como el mayor filántropo.

«Una vacuna bien distribuida puede ayudar a lograr la meta de un mundo libre de Sida.  Melinda y yo queremos que nuestros hijos y que todos los niños crezcan en un mundo sin flagelos», justifica quien se ha convertido en el mayor donante privado del mundo.

En mayo la Fundación Gates donó 25,6 millones de dólares a la Iniciativa Internacional para la Vacuna contra el Sida (IAVI), con sede en Nueva York.  Asimismo, Gates ya había donado casi 20 millones de dólares al laboratorio de informática de la Universidad de Cambridge y organizó una cena caritativa en su mansión de Seattle para donar el resultado a una universidad.  El cubierto costó 1 millón de dólares.

No faltan quienes ponen en duda que las motivaciones de Gates sean meramente altruistas.  En ese sentido, las especulaciones para explicar el anuncio van desde su deseo de dejar de ser criticado como poco afecto a las obras de caridad hasta un su­puesto interés para desgravar impuestos vía donaciones.

Sin descartar un arrebato demagógico para evitar que Microsoft sea obligado a dividirse por las autoridades antimonopólicas estadounidenses.Pero lejos de las polémicas, el hombre más rico del mundo, goza de las bondades del dinero y con la vida resuelta explota su faceta pedagógica.  Los padres, agradecidos.  Los jóvenes no tanto.

En este sitio: Vida y Obra de Bill Gates

 

Biografia de Bartram Botanico Real Grandes Cientificos sin Fama John

Biografía de Bartram Botánico 

John Bartram (1739-1823)
John Bartram (1739-1823)
Linneo, padre de la botánica, llamó a John Bartram «el mayor botánico natural del mundo»; pero actualmente Bartram es poco conocido en su país.

Bartram fue, como Benjamín Franklin, su amigo y protector, un autodidacta. La leyenda dice que decidió convertirse en botánico avanzada edad, mientras araba los campos de su finca fuera de Filadelfia. Bartram, continúa diciendo la historia, se detuvo a descansar unos momentos bajo un gran roble y cogió una margarita que crecía en la base del árbol.

Fue arrancando los pétalos de la flor al abrirla empezó a maravillarse de los misteriosos procesos de la naturaleza. Tras este incidente estuvo varios días luchando contra la idea de dejar la agricultura y dedicar su vida a la ciencia, pero al final no pudo resistir más y partió hacia Filadelfia. Allí un librero le vendió un tratado de botánica en latín y una gramática latina para poder traducirlo.

Quizá la historia es apócrifa, aunque Bartram la contó a menudo, pero no hay duda que el buen labrador apenas sabía leer y escribir y desconocía cualquier idioma extranjero cuando tomó su decisión. Mientras iba aprendiendo por sí solo y leyendo en sus excursiones por el campo, su vista inteligente y su sentido de lo insólito le permitieron ganarse pronto la protección de algunos europeos, a los cuales proporcionaba ejemplares de plantas del Nuevo Mundo. No necesitó mucho tiempo para comprar otra finca cerca delSchuykül en Filadelfia, es decir más próxima a la capital intelectual de la época, y en ella recibió más tarde a Franklin y a Washington, entre otros notables norteamericanos.

Bartram es sin duda el primer botánico nacido en América y aunque su escaso dominio de la teoría le impidió convertirse en uno de los grandes científicos de la Historia, su determinación y energía le convirtieron realmente en el mayor de los botánicos «naturales». Ninguno de los corresponsales de Linneo proporcionó al gigante sueco tanta abundancia de material original. Bartram fue el primer americano que viajó por las Colonias buscando muestras que clasificar.

Sus viajes hicieron conocer al arbusto de especia y el sasafrás, las plantas insectívoras del sur, el tulipanero, el loto americano y el ciclamen americano, para citar sólo unos cuantos descubrimientos. Los mayores descubrimientos los hizo Bartram en su misterioso «gran valle»; al que llamaba «mi Cachemira».

Este valle deshabitado, de 300 Km. de largo, situado entre unas cordilleras, fue mantenido en secreto por el botánico y sólo él conocía los secretos que abundaban en sus precipicios cubiertos de flores. Actualmente sabemos que este valle es el Shenandoah.

El más sorprendente descubrimiento de Bartram fue el árbol de Franklin (Gordonia alatamaha), que todavía deja estupefactos a generaciones de botánicos. En el curso de una expedición de otoño a Georgia, encontró este árbol en plena floración, con una flores magníficas extrañamente semejantes a las de la camelia, una planta tropical y oriental.

Bartram se llevó el árbol a su jardín de Filadelfia, donde lo bautizó en honor de su amigo Benjamín Franklin. Pero por mucho que lo hayan intentado los científicos, no han podido hallar de nuevo el árbol de Franklin creciendo en la naturaleza. Los pocos Franklin que crecen en los jardines americanos proceden de esquejes tomados del árbol original que Bartram encontró hace más de dos siglos.

John Bartram recibió muchos honores en su época, aunque su genio es poco conocido hoy en día. El fundador delBritish Muscum le envió una copa de oro, una sociedad de Edimburgo le envió una medalla de oro. Bartram se escribió también con la reina Luisa de Suecia y con su hermano Federico el Grande. Alguien ha escrito sobre él:«consideraba la naturaleza como algo personal, un impacto directo sobre su vida, como el tiempo en la vida de un pájaro». S vida fue así de sencilla y grácil.»

John Bartram murió a los 78 años, pero su hijo William continuó sus pasos, asegurando nuevos lugares en la Historia para el apellido Bartram. Efectuó importantes descubrimientos, como la azalea flamante de las montañasBlue Ridge. Se dice que la muerte de Bartran se debió al terror que le inspiraba la aproximación del ejército británico: el anciano naturalista estaba convencido de que las tropas saquearían su jardín botánico, el primero de su clase en América. La casa y el jardín del maestro botánico pueden verse actualmente en Filadelfia formando parte del parque Fairmount.