Colonial Europea Siglo XVII

Historia de Canadá La Colonizacion Francesa Origen Colonias

Historia de Canadá
Exploraciones y Colonización de Francia

La historia de Canadá empieza prácticamente con la llegada de los franceses. En el siglo XVI se emprendió una primera tentativa de colonización; en tres ocasiones, Jacques Cartier condujo una expedición al valle del San Lorenzo, pero sin conseguir grandes éxitos.

La verdadera colonización empezó en el siglo XVII y atrajo a numerosos colonos. Samuel de Champlain tuvo un papel importante en la fase inicial de la instalación de los franceses en Canadá. La Compañía de Nueva Francia consiguió el monopolio del comercio. En 1763, después de siete años de guerra, Francia hubo de ceder   Canadá   a    Inglaterra.

En 1534 abandonaba Francia una expedición, bajo el mando de Jacques Cartier, un capitán oriundo de Saint-Malo, cuyos gastos sufragaba Francisco I, con la misión de atravesar el océano Atlántico y buscar un paso hacia el océano Pacífico.

Cartier llegó a Terranova y a la isla del Príncipe Eduardo y penetró en una bahía al sur del San Lorenzo, sin alcanzar el fin para el que le habían comisionado. Lo que no le impidió, a su regreso a Francia, hacer una descripción tan entusiasta de sus descubrimientos que recibió autorización para organizar una nueva expedición.

Francisco I esperaba que Cartier descubriera alguna mina de oro. Salió de nuevo al año siguiente y remontó el San Lorenzo hasta la ciudad indígena de Stadacona, situada en el lugar en que se alza la actual Quebec. La expedición invernó en los alrededores de Stadacona y en seguida puso rumbo hacia Francia.

Samuel

Samuel de Champlain, explorador francés, fundó en 1608 la ciudad canadiense de Quebec como puesto para el comercio de pieles. Se hizo amigo de los indios algonquinos y de los hurones que habitaban en la zona. Junto con dos amigos franceses y con la ayuda de los indígenas atacó a los iroqueses, que no pudieron combatir las armas de fuego de los europeos.

El rey, preocupado por las guerras que le enfrentaban a Carlos I, no parecía en absoluto dispuesto a financiar una tercera expedición. Sin embargo, Cartier salió por tercera vez en dirección a Canadá en 1541. Esta vez estableció un puesto en Cap Rouge, cerca de Quebec, y siguió navegando hasta la desembocadura del Ottawa.

Las guerras de religión, que dejaron a Francia exhausta, tuvieron como consecuencia el abandono de las expediciones a Canadá. Será preciso esperar a principios del siglo XVII para ver a Francia interesarse de nuevo por lo que iba a ser una de sus más hermosas colonias. Es la época en la que Samuel de Champlain, considerado una de las figuras más grandes de la época colonial, entra en escena.

Champlain nació en 1567 en la pequeña ciudad portuaria de Brouage, al sur de La Rochela. A principios del XVII emprendió una expedición de reconocimiento a Canadá y juzgó que ese país se prestaba muy bien a la colonización.

De regreso en Francia en 1603, publicó un libro sobre su viaje. El señor De Monts, un hugonote, decidió fundar una colonia en la bahía de Fundy y Champlain tomó parte en la expedición. Durante el verano de 1605 nació una colonia francesa en la costa de Nueva Escocia: Port-Royal, la actual Annápolis.

Entretanto, De Monts había obtenido del rey la concesión del monopolio del comercio de pieles, mientras Champlain era puesto a la cabeza de la colonia. El 3 de julio de 1608 Champlain fundó la colonia de Quebec, en la ribera del San Lorenzo. Siete años más tarde llegaba a la región canadiense de los grandes lagos.

También en 1615, Étienne Brulé atravesó el lago Erie y llegó hasta la bahía de Chesapeake; así se realizaba la unión por tierra entre el Canadá francés y la Virginia inglesa. Brulé fue el primer europeo que llegó hasta el corazón de la actual Pensilvania.

En 1629 se fundó la Compañía de Nueva Francia, a la que concedieron el monopolio del comercio en toda la región del San Lorenzo. Pero la colonización de aquellas tierras fue muy laboriosa. Los que allí llegaban eran principalmente misioneros que iban a llevar a Canadá la palabra de Dios, entre ellos muchos jesuitas, que realizaron una verdadera obra de evangelización.

Por lo que se refiere a los colonos franceses, tenían que vérselas con las tribus indias que se habían vuelto extraordinariamente belicosas. En 1663, la Compañía perdió su monopolio comercial y Nueva Francia se convirtió en una colonia de la Corona, bajo la autoridad de un gobernador francés.

Entretanto, algunos exploradores se habían abierto camino hacia el oeste y recorrieron por entero la región de los grandes lagos. En 1678, Cavelier de La Salle descendió por el Mississipí hasta su desembocadura. Esta expedición duró cuatro años, pero reportó a Francia una nueva colonia llamada Luisiana en honor de Luis XIV.

A partir de este momento la historia de Canadá se caracteriza por las continuas dificultades con Inglaterra. Los colonos franceses no eran lo bastante numerosos para explotar su inmenso territorio; por otra parte, las poderosas colonias inglesas deseaban extenderse más allá de sus fronteras.

Después de la guerra de sucesión de Austria, Francia se vio obligada a ceder los territorios de la bahía de Hudson y Terranova, donde se habían establecido numerosos colonos ingleses.

En 1755 comenzó la lucha decisiva entre colonos franceses e ingleses. A partir del año siguiente, Inglaterra y Francia se vieron enfrentadas en la guerra de los Siete Años. Los franceses sufrieron derrotas decisivas en Quebec y Montreal, y el Tratado de París, firmado en 1763, les obligó a ceder las posesiones francesas de Canadá a Inglaterra.

HISTORIA MODERNA DE CANADÁ:

La historia moderna de Canadá empieza en 1763, cuando el país pasó a control de la Corona británica. En 1791 Canadá quedó dividido en dos: Alto Canadá, de lengua inglesa, y Bajo Canadá, de lengua francesa. Después de una revuelta, en 1837, lord Durham propuso que se le concediera la autonomía. Y Canadá fue el primer miembro del imperio británico al que se concedió el estatuto de Dominio. La organización política está copiada de la de Gran  Bretaña.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/franceses_colonos.jpg

Sir  Humphrey Gilbert toma  posesión  de Terranova en  nombre de Isabel  I de Inglaterra

El Tratado de París por el que Canadá francés pasaba a depender de Inglaterra señala el principio de la historia de Canadá en su período moderno. La tarea de gobernar el país les resultaba difícil a los ingleses; tanto más cuanto que, en Europa, Inglaterra y Francia estaban en guerra casi continuamente.

Cuando, en 1775, dio principio a la guerra norteamericana de la independencia, los insurrectos trataron de arrastrar a ella a Canadá. Pero el resultado de sus gestiones fue negativo, y a partir de aquel momento Canadá fue el refugio de los norteamericanos leales a la Corona, de los que unos cuarenta mil se establecieron parte en el este de Nueva Escocia, que se convirtió en la colonia de Nueva Brunswick, y parte en las regiones cercanas a los lagos Erie y Ontario.

En 1774, y por el Acta de Quebec, las colonias canadienses quedaban reunidas en un solo Estado dirigido por un solo gobernador y un único consejo colonial, designados por la Corona británica.

Había, sin embargo, un fuerte antagonismo entre los franceses, que eran católicos, y los protestantes ingleses; de modo que, en 1791 y en virtud del Acta constitucional, Canadá fue dividido en Alto Canadá —más tarde Ontario— y Bajo Canadá —más tarde Quebec—. En el primero se hablaba inglés, y en el segundo, francés.

En 1812 estalló la guerra entre Estados Unidos e Inglaterra; esta guerra transformó el territorio canadiense en campo de batalla y contribuyó a forjar el sentimiento nacional de los canadienses, pero no trajo consigo modificación alguna de frontera. Después de la firma del Tratado de Gante, numerosos inmigrantes, principalmente oriundos de Escocia, fueron a establecerse en Canadá.

El Acta de 1791 había prometido a ambos territorios la autonomía; pero, a principios del siglo XIX, esta promesa aún había de cumplirse. Esto motivó el descontento tanto de la fracción inglesa como de la francesa. El comisario inglés de Canadá, lord Durham, redactó un escrito en el que proponía que se concediera ,la autonomía a todo Canadá, dentro, del cuadro del imperio británico.

En 1847, lord Grey, ministro inglés de las colonias, ordenó al gobernador de Canadá, lord Elgin, que en lo sucesivo escogiera a sus ministros en el seno del partido mayoritario del país, y que siguiera, en todas las cuestiones que se refirieran a su gobierno interior, el consejo de aquéllos. De modo que Canadá fue el primer país, en el seno del imperio británico, al que se le otorgó la autonomía.

Todos los territorios situados al este del San Lorenzo, que estaban prácticamente inexplorados, fueron reunidos en una sola colonia cuya capital fue Montreal. Pero las dificultades surgían de todas partes y la unión de los territorios francés e inglés, que preconizara lord Durham, no se realizó del modo que fuera previsto.

Por otra parte, los territorios occidentales no podían quedar para siempre bajo la autoridad de la Compañía de la Bahía de Hudson. Habían de instalarse líneas de ferrocarril a través del territorio canadiense. Invitados a ello por los representantes de Terranova y de Nueva Brunswick, los delegados de las diferentes provincias se reunieron en Quebec en 1864.

Y de acuerdo con la British-North America Act, aprobada en Londres en 1867, se decidió la formación de una federación norteamericana de colonias autónomas, o Dominio, y el Parlamento común con su Gobierno iba a tener su sede en Ottawa.

Canadá contaba al principio con cuatro provincias: Nueva Escocia, Nueva Brunswick, Quebec y Ontario. La de Manitoba se unió a la federación en 1870; la Columbia británica, en 1871, y la isla del Príncipe Eduardo, en 1873.

La población de las praderas del oeste fue en aumento, lo que permitió, en 1905, convertir los territorios de Alberta y Saskatchewan en dos nuevas provincias autónomas. Por otra parte, también al Yukón, después de la carrera del oro del Klondike, en 1898, le fue otorgada la autonomía. Terranova fue un dominio durante largo tiempo antes de tener acceso a la federación en 1949. Labrador, estratégicamente muy importante, se unió igualmente a Canadá.

La Corona británica dirigía la política exterior de Canadá, pero a partir de 1926 este país pudo enviar sus primeras misiones diplomáticas al extranjero, a Washington entre otros lugares.

Durante la guerra de 1914-1918, la notable conducta del ejército canadiense (formado por 500.000 hombres casi todos voluntarios) le valió a Canadá el derecho a ocupar un lugar, como potencia internacional, llegado el momento de la firma de la paz en Versalles. Hoy día, la Confederación canadiense, segundo país del mundo en extensión, es una gran potencia mundial.

Ver: Colonias Francesas en Norteamérica

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Expansión Colonial Europea El reparto del Mundo

LA EXPANSIÓN IMPERIALISTA EUROPEA
EL REPARTO DEL MUNDO

Hasta la década de 1860/1870 la ocupación colonial directa abarcaba todavía una parte menor del conjunto de las tierras de ultramar. Pero en los diez años siguientes comienzan a madurar las condiciones que el desarrollo de la industria y la explotación colonial habían ido gestando en los países europeos.

El fin del siglo XIX contempla el desarrollo de la industria en gran escala en la mayoría de los países del occidente europeo —desarrollo de la metalurgia, de los transportes, utilización de nuevos tipos de motores y de energía eléctrica para la industria, etc. —acompañado por un proceso acelerado de concentración económico-financiera que lleva a la constitución de grandes monopolios.

Estas condiciones, que definen internamente una nueva etapa del desarrollo económico capitalista de las grandes potencias, reformulan el papel que en este sistema deberán desempeñar los países dominados. Mientras en toda una primera etapa cumplieron la función de proveedores de oro y plata y de materias primas o productos exóticos, en la nueva etapa van a cubrir, además, las necesidades europeas de ampliación de sus mercados y se convertirán en centros de absorción de los capitales disponibles, que buscan nuevas y más rentables fuentes de ganancias.

Los países de Asia, África y América Latina, con un bajísimo costo de mano de obra —dadas las misérrimas condiciones de vida a que estaba sometida la mayoría de la población—, con tierras susceptibles de ser explotadas y materias primas baratas, presentaban excelentes condiciones para obtener pingües ganancias de las inversiones allí realizadas. Pero para esto era necesario establecer un estricto control sobre las zonas aún no dominadas. La década de 1880 marca el comienzo de una carrera por el reparto del mundo entre las grandes potencias occidentales.

A Francia, Inglaterra y Holanda se agregan otros países que habían logrado un desarrollo más tardío: Estados Unidos, Japón, Alemania, Rusia y Bélgica. «En 1881 Francia se apoderó de Túnez. En el año 1882, la lucha franco-inglesa por Egipto terminó con la victoria de Inglaterra, que ocupó luego de haberse apoderado (1875) del 44 % de las acciones del Canal de Suez. En 1884 Alemania hizo su entrada en la escena con la conquista de Togo, Camerón, Sudeste africano y Tanganika.

De 1892 a 1902 Inglaterra se apropió de las Repúblicas Boer del Transvaal y de Orange; al mismo tiempo,,ocupaba el Sudán, Chipre, la Somalia, Kenia, Ugáhda, La Costa de Oro y Nigeria. Francia por su parte, se aseguró una buena parte de África: el Congo, el Chad, la mayor parte de África Occidental, la Somalia y Madagascar. Portugal chocó con Inglaterra para ocupar Angola. Aprovechando las rivalidades entre ingleses y franceses el rey de los belgas se hizo confiar por ellos la administración del Congo. . . Las potencias occidentales se precipitaron sobre China. . .

En las fronteras de China, Francia, en 1885, se apoderó de Anam y de Tonkin e Inglaterra de Birmania; en 1895 Japón se anexó las posesiones chinas de los Pescadores y de Formosa. Luego las «grandes potencias» se apoderaron de las arterias vitales de China: en 1897, Alemania tomó el puerto de Kiao-Cheu; en 1898 Inglaterra el de Wei-Kai-Wei y Francia la bahía de Kuang-Cheu-Wan; las cañoneras remontaron los ríos. . . «… El imperialismo americano tuvo que ser por necesidad «liberador»: desprender las colonias de las otras potencias afirmando su apoyo a los pueblos colonizados era el único procedimiento para los hombres de negocios yanquis a fin de introducirse en el sistema colonial de las otras potencias . . . Para defender «la libertad y la independencia» de los Estados de América contra las ingerencias extranjeras, los Estados Unidos intervinieron entonces en Colombia, en Venezuela y en Santo Domingo.

Pensamiento Político de Cecil Rodees:

La importancia del imperialismo para los colonizadores

“Ayer fui a Est End de Londres (barrio de obreros) y existía una asamblea de parados. Escuché discursos exaltados que pedían pan, pan y pan. Al vover a esa casa estuve reflexionando sobre lo que había oído y me convencí más que nunca de la importancia del Imperialismo (…) La idea que tengo representa la solución del problema social, es decir, para salvar a 40 millones de británicos de la guerra social, nosotros, los políticos coloniales, hemos de posesionarnos de nuevos territorios para colocar allí el exceso de población, para encontrar nuevos mercados donde vender los productos de nuestras fábricas y nuestras minas. El imperio es una cosa del estómago. Si no queréis la guerra civil tenés que convertiros en imperialistas.”

Para «responder al llamado angustiado» de los pueblos rebelados contra la dominación española, se introdujeron en las Filipinas, en Puerto Rico y en Cuba. Mientras las potencias europeas y el Japón habían ya delimitado sus zonas de influencia y se aseguraban sus posesiones, los Estados Unidos se vieron atraídos hacia China, pero fue en nombre de la «libertad de China» que esgrimieron la doctrina de «puertas abiertas» para colocarse en el primer lugar y luego ir suplantando a las otras potencias. . .

Al finalizar el siglo XIX y comienzos del XX, prácticamente la totalidad del mundo estaba sometido al dominio de las grandes potencias. El siglo actual presencia la unificación del mundo en un solo sistema integrado pero, al mismo tiempo, radicalmente escindido entre un polo dominante —logrado y perpetuado por la violencia— y un polo sometido y explotado. Esta etapa de apogeo euro-norteamericano duraría poco tiempo. Como contrapartida, se abría una marea de resistencia: el nacionalismo y la revolución social signarían el siglo con las luchas de liberación que, desde un lado y otro del globo, iniciaban los pueblos.

En este período comienzan a surgir —en los tres continentes— movimientos insurreccionales con un claro contenido de reivindicación nacional y democrático. Cabe mencionar entre ellos, como los más importantes, el movimiento de la «Joven China» de Sun Yat-sen; el surgimiento del Partido «Joven Turco» de Kemal Ataturk en 1908; el movimiento nacional de Zaglul Pacha en Egipto; los movimientos persas de insurrección armada entre 1905 y 1911y la Revolución Mexicana, que se inicia en 1910.

Si hasta fines del siglo XIX las luchas de los pueblos tenían un carácter defensivo y parcial, a partir del presente siglo comienza la paulatina ofensiva de los dominados. Ofensiva que se va intensificando a lo largo de la primera mitad del siglo para llegar, desde la Segunda Guerra, a consolidar las bases de este Tercer Mundo que actualmente está dando la batalla final contra la dominación.

Fuente Consulta: Historia El Mundo Contemporáneo Polimodal A-Z Felipe Pigna, Carlos Mora,Julio Bulacio y Guillermo Cao