comercio

Historia del Intercambio y Comercio de Mercancias Sus Origenes

Historia del Intecambio y  Comercio de Mercancías entre Pueblos

Los primeros grupos humanos eran cazadores que mataban a los animales atrapándolos en fosos y cepos, arrojándolos por despeñaderos o atacándolos directamente. De los cuerpos de sus presas tomaban la carne para alimentarse, las pieles para confeccionarse vestidos, botes o refugios contra la intemperie, y los huesos para hacer instrumentos o armas.

Es imposible saber qué grado de contacto había entre los diversos grupos, pero no cabe duda de la existencia de tales contactos entre los hombres primitivos, bien para cooperar en expediciones cinegéticas a gran escala o para combatir entre sí en defensa de sus cazaderos. Cuando participaban distintos grupos en una cacería, era preciso idear un sistema para repartir las piezas cobradas.

Así se instituyó la costumbre en virtud de la cual una forma de servicios, la participación en la cacería, se recompensaba con bienes, participación en las piezas cobradas. En estas primeras actividades colectivas, que entrañan la transferencia física de bienes y el concepto de valor, se halla el origen del intercambio.

inrtercambio de mercaderias

Grabado alemán del siglo XV representando un almacén.
A la izquierda, un empleado revisa los libros mientras los obreros aseguran con cuerdas un cargamento.

El trueque: Una nueva forma de intercambio, igualmente antigua, advino cuando las actividades del individuo se independizaron lo suficiente como para tender a su propio interés privado. Dos cazadores, por ejemplo, regresaban con una liebre y un gallo salvaje, respectivamente.

Si cada uno prefería la pieza del otro se ponían de acuerdo y las permutaban, o si había alguien especialmente hábil para fabricar puntas de flecha quizá cambiaba una de ellas por una participación en el resultado de la cacería.

Este tipo de intercambio se denomina trueque y en las comunidades rurales ha existido hasta épocas modernas bajo diferentes aspectos, especialmente en los países menos industrializados y en las economías avanzadas con unos impuestos elevados, pues el trueque es un acto esencialmente privado y por lo tanto no figura en ninguna estadística ni cae en la órbita de los impuestos. (ver: Origen del Trueque)

Otro punto fundamental en el desarrollo de las formas más primitivas de comercio es la división de funciones entre los individuos. Al principio los hombres realizaban por sí mismos las distintas tareas necesarias para su vida cotidiana; pero gradualmente fue haciéndose evidente que resultaría más eficaz que cada uno se dedicara a la actividad para la que estuviera mejor dotado.

Por ejemplo, uno podía ser un experto fabricante de herramientas y otro un excelente usuario de las mismas. El primero aportaría las herramientas necesarias, recibiendo a cambio algunos de los productos resultantes del esfuerzo del segundo.

Al mismo tiempo se daba una de las condiciones necesarias para el comercio: cuando un individuo dejaba de producir la totalidad de los bienes que necesitaba, tenía que obtenerlos cambiándolos por otros.

El intercambio por trueque se producía allí donde surgía la oportunidad. Sin embargo, desde tiempos remotos se acostumbró a designar un lugar y una fecha para tales transacciones. Este fue el origen del mercado, donde se llevaban a cabo los intercambios.

caravana de camellos desierto

Una caravana de camellos ilustra el modo tradicional de transportar mercaderías a través del desierto.
Antiguamente las caravanas constituían un eslabón vital en el comercio entre Europa y África.

Al principio los mercados eran locales; luego, las mercancías se transportaron a mayores distancias. Permanecen oscuros muchos aspectos de esta actividad debido a la falta de pruebas documentales, pero es posible que los artículos atravesaran por una serie de intercambios, en el curso de los cuales recorrerían grandes distancias.

De este modo, aun con medios de transporte primitivos, tuvo lugar el intercambio de bienes entre los pueblos de la Edad de Piedra. Por otro lado, si una de las partes que intervenían en la transacción se hallaba en un estado de desarrollo más avanzado, podría transportar sus mercancías a mayores distancias.

Hace más de 3000 años que los fenicios, por ejemplo, tenían puestos comerciales en un lugar tan septentrional como son las islas Scilly.

En aquella época constituían una potencia naval bien desarrollada y se hallaban interesados en los depósitos de cinc de aquellas islas, mientras que los nativos todavía vivían en la Edad de Piedra.

El trueque existe todavía en el comercio moderno, especialmente cuando dos países acuerdan intercambiar sus productos respectivos. Pero, puesto que el trueque se limita a los casos en que cada una de las partes tiene algo que desea la otra, el desarrollo del comercio requería un procedimiento más flexible.

Para ampliar el comercio era necesario preparar y disponer de escala general de valores, de modo que una determinada cantidad de mercancía pudiera ser cambiada por otra del material que servía como símbolo de valor general.

A su vez, este material podía utilizarse posteriormente para adquirir otras mercancías. De esta manera, la forma de intercambio denominada trueque fue sustituida por otra más sutil y flexible denominada venta.

obreros de la seda

Seda y porcelana, artículos muy apreciados constituyeron la base de un floreciente comercio entre Europa y China. El grabado muestra el empaquetado de cerámica para su exportación

En su fase más primitiva el símbolo de valor general tenía que ser un bien tan universalmente deseado que fuera intercambiable en todo momento; existen testimonios que señalan la forma pastoral de vida como el marco original en que apareció la idea económica de valor y el modo de intercambio por medio de la venta.

La riqueza se medía en cabezas de ganado, relación que sobrevive en el término latino pecunia (que significa riqueza y se deriva de la palabra pecus, que quiere decir ganado).

El dinero: Sin embargo, con el transcurso del tiempo, el símbolo general se hizo más abstracto; tenía que ser una materia razonablemente escasa, que no sufriera deterioro por el transcurso del tiempo y que se pudiera transportar con facilidad.

El término técnico para designar este símbolo de valor y medio de intercambio es el de dinero.

En diversas épocas y lugares se han utilizado como dinero toda clase de objetos: piedrecillas, barras de hierro, etc.

Especialmente útil, y todavía empleada hoy día, es la moneda de metal. El metal utilizado al principio fue el electro, una aleación natural de oro y plata, utilizándose posteriormente oro y plata puros. El oro es desde entonces el material monetario por excelencia.

Tiene las cualidades básicas exigibles a una sustancia para que funcione como dinero: es escaso, duradero, no se oxida ni se corroe y es de fácil transporte.

Probablemente, las primeras monedas de electro fueron acuñadas en el siglo VIII a. de Jesucristo en Lidia, un antiguo reino situado en el centro de Asia Menor (la actual Turquía).

Poco después se acuñaron las monedas de plata. Este metal, aunque no tan raro y valioso como el oro, tiene la ventaja de ser más duro y, por lo tanto, más resistente al uso.

Para las monedas de poco valor se usaban el cobre y el bronce.

El uso del dinero acuñado se extendió rápidamente a las ciudades portuarias griegas de la costa jónica, a la costa oriental del Mediterráneo y a los imperios del Oriente Medio.

Es curioso que las primeras monedas chinas daten también del siglo VIII a. de J. C, lo que permite suponer que ya se mantenían relaciones comerciales con el Extremo Oriente en épocas tan remotas.

Cuando surgieron los imperios helenos, y más aún cuando los romanos dominaron el Mediterráneo, existía ya un sistema completo de dinero acuñado, y donde quiera que se establecían los griegos o los romanos el uso de la moneda se incorporaba a la vida económica de la región. La introducción del papel moneda pertenece a una época mucho más posterior.

Parece ser que al principio se mantuvo una cierta relación simbólica entre la moneda y la idea de riqueza representada por el ganado. Las primeras monedas llevaban a menudo la imagen de un buey, y en la actualidad las de muchos países llevan grabados motivos similares, como las espigas de trigo típicas de Alemania.

comercio con monedas

 A medida que se fue generalizando el uso del dinero, la venta ocupó el lugar del trueque y pronto el mercado fue una característica esencial de las ciudades europeas.

Se utilizaron también otros símbolos, como el buho de Atenas, pero el más extendido fue la efigie de quien gobernaba en la época de la acuñación, para recordar a todo el mundo la fuente de la autoridad que garantizaba la paz y el orden que permitían la práctica del comercio.

Las rutas intercontinentales: Las primeras rutas comerciales conocida fueron las líneas vitales de las grandes civilizaciones fluviales de Egipto y Mesopotamia: el Nilo y el Tigris y el Eufrates. Lo mismo puede decirse, más al este, de lo ríos del valle del Indo y del valle del Yangtsé en China.

Entre el delta del Nilo y el naci miento de los ríos de Mesopotamia se estableció una ruta terrestre que, a lo largo de Sinaí y cruzando Palestina, llegaba hasfc Siria.

Como el antiguo territorio de lo hebreos cruzaba este itinerario fue objeto d constantes disputas entre las potencias ri vales de Egipto y Babilonia. Gran parte d estas luchas se recogen en los libros del Antiguo Testamento.

moneda bizantina

Moneda bizantina de cobre estampada con ia letra M para indicar su valor: 40 nummi.
La acuñación en cobre se utilizó en el siglo V antes de Jesucristo.

Una ruta más directa cruzaba el desierto, pero sus ventajas erai contrarrestadas por la falta de agua y ali mentó para los hombres y animales.

La navegación costera se desarrolló desde muy antiguo en las riberas del Mediterráneo, especialmente gracias a los fenicios (los cánaneos del Antiguo Testamento), quienes desde el año 1500 a. de J. C. fueron los marinos más emprendedores y los primeros en circumnavegar el continente africano.

En una etapa posterior, los marinos griegos recorrieron el Mediterráneo y desde el año 750 al 500 a. de J. C. fundaron diversas colonias, en las costas del Mar Negro.

En Europa occidental, una importante ruta comercial era la que discurría a lo largo del valle del Ródano desde Marsella (fundada por los griegos) a través del Sena y hasta la costa del Canal de la Mancha.

Biografia de Marco Polo Vida Obra Viajes de Marco Polo Ruta de la SedaQuizá la ruta intercontinental más famosa de todos los tiempos fuera la de la seda, que unia la costa china del Pacífico con el Mediterráneo y Europa.

Funcionaba activaente en la época de los romanos, pero se sabe que era mucho más antigua y debió establecerse en tiempos del imperio persa (siglo v a. de J. C). Esta ruta discurría por el norte de las grandes cadenas montañosas de Asia y atravesaba el Turquestán, Sin-kiang y la Mongolia Interior.

Marco Polo, el gran viajero veneciano, la recorrió en el siglo XIII.

Había también una antigua ruta marina a ¡a China que pasaba por los puertos de la India meridional. Al principio era terrestre hasta el golfo Pérsico y continuaba después en barcos costeros a lo largo del golfo y la costa occidental de la India; pero desde el siglo I d. de J.C., aproximadamente, se estableció desde Egipto a través del mar Rojo y del océano índico.

A partir del siglo xiv cobró mayor importancia la ruta marítima al Extremo Oriente, en tanto que declinaba la de la seda.

El comercio: El comercio en sus diversas formas es un aspecto esencial de la sociedad humana. Surgió cuando un individuo, o un grupo, produjo más de lo que necesitaba, o cuando decidió concentrar su actividad en la fabricación de un producto determinado con el ánimo de cambiar el excedente por otras cosas hechas por otras gentes.

Para hacer posible el libre intercambio de mercancías fue necesario inventar una escala de valor universal. Para tal fin se utilizó el dinero, particularmente en la forma de monedas de metal. Una vez perfeccionado es:t método de asignación de valor, se peoii determinar el de cualquier objeto basándose en un patrón aceptado generalmente y que ha prevalecido hasta nuestros días. Actualmente se usa básicamente el dinero bancario.