Valores Humanos: Compasión y Servicio

Los Siete Pecados Capitales y Su Significado Cuales Son?

LOS 7 PECADOS CAPITALES Y SU SIGNIFICADO

1-PECADO:LA SOBERBIA

2-PECADO:LA GULA

3-PECADO: LA AVARICIA

4-PECADO: LA IRA

5-PECADO:LA LUJURIA

6-PECADO: LA PEREZA

7-PECADO: LA ENVIDIA

Los Siete Pecados Capitales son una clasificación de los vicios mencionados en las primeras enseñanzas del Cristianismo y Catolicismo para educar e instruir a los seguidores sobre la moral. La Iglesia católica romana divide los pecados en dos categorías principales:

Pecado venial aquellos que son relativamente menores y pueden ser perdonados a través del sacramento. Pecado mortal los cuales, al ser cometidos, destruyen la vida de gracia y crean la amenaza de condenación eterna a menos que sean absueltos mediante el sacramento de la penitencia, o siendo perdonados después de una perfecta contrición por parte del penitente.

Comenzando a principios del siglo XIV, la popularidad de los Siete Pecados Capitales como tema entre los artistas europeos de la época eventualmente ayudó a integrarlos en muchas áreas de la cultura y conciencia Cristiana a través del mundo.

En el libro «los Siete pecados Capitales» Fernando Savater explica:

Según el historiador inglés John Bossy, «los siete pecados capitales son la expresión de la ética social y comunitaria con la cual el cristianismo trató de contener la violencia y sanar a la conflictiva sociedad medieval. Se utilizaron para sancionar los comportamientos sociales agresivos y fueron, durante mucho tiempo —desde el siglo XIII hasta el XVI—, el principal esquema de penitencia, contribuyendo en modo determinante a la pacificación de la sociedad de entonces».

En un principio, los pecados eran una advertencia respecto de cómo administrar la propia conducta. No se trataba como en los diez mandamientos de ofrecer las tablas de la ley, sino de mostrar los peligros higiénicos que podrían asechar a las almas.

Se trató de un listado de advertencias sobre los peligros que puede acarrear la desmesura frente a lo deseable. Hoy existe una versión más simplona de esas advertencias, que son los libros de autoayuda, donde encuentras unas fórmulas para no engordar y otras para ser feliz en tres lecciones.

Según Bossy, la suerte de estos pecados terminó en la época moderna, cuando la penitencia dejó de ser la forma de resolución de los conflictos sociales para transformarse en algo psicológico e interior a la conciencia de cada individuo.

Fue el momento en que se abandonaron los siete pecados capitales para pasar a los diez mandamientos, que privilegiaban una relación vertical de cada individuo respecto de Dios, en vez de la horizontal entre los hombres, lo cual favorece la introspección personal. Bossy interpreta el paso del Medioevo a la Edad Moderna como un pasaje de lo social a lo individual.

Los pecados adquieren la categoría de capitales cuando originan otros vicios. Santo Tomás describe: «Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable, de manera tal que en su deseo un hombre comete muchos pecados, todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal…».

Para el especialista en temas islámicos Ornar Abboud «el pecado no es algo inamovible. Varía de acuerdo con el punto de vista del observador y en referencia a la evolución del contexto social y cultural.

La mayoría de las acciones consideradas como pecado hace dos siglos —un periodo ínfimo en la historia de la humanidad— hoy no tienen entidad pecaminosa. En el Islam no tenemos la visión del pecado original, lo que sí existen son definiciones sobre lo que es lícito o no. Llamamos haram a aquellas cosas que están vedadas y halal a las que están permitidas».

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/titulo_pecados.jpg

pecados capitales soberbia

1-SIGNIFICADO SOBERBIA:

Ser soberbio es básicamente el deseo de ponerse por encima de los demás. No es malo que un individuo tenga una buena opinión de sí mismo —salvo que nos fastidie mucho con los relatos de sus hazañas, reales o inventadas—, lo malo es que no admita que nadie en ningún campo se le ponga por encima.

En general, podemos-admitir que tenemos cierto lugar en el ranking humano, y que hay otros que son más prestigiosos. Pero los soberbios no le dejan paso a nadie, ni toleran que alguien piense que puede haber otro delante de él. Además sufren la sensación de que se está haciendo poco en el mundo para reconocer su superioridad, pese a que siempre va con él ese aire de «yo pertenezco a un estrato superior».

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

pecados capitales gula

2-SIGNIFICADO GULA:

El pecado de la gula es el ansia inmoderada de comer, de beber, ese afán de asimilarse Codo el universo por la vía digestiva.

Es un pecado que nos deja un poco perplejos en este mundo dietético en el que estamos, choca tanto con la ética como con la estética y quizá tengan más contra él los médicos que los propios clérigos.

A mi juicio, el problema de la gula es mucho más una cuestión de higiene que de moral.

Se trata de ver cómo administramos nuestros placeres y cómo podemos comer para vivir satisfactoriamente. No debemos obsesionarnos con vivir para comer, ni con vivir para evitar las calorías.

Lo peor de la gula hoy es que, mientras algunos tenemos la suerte de poder comer y ayunar a nuestro albedrío, muchas personas están privadas de lo imprescindible y no pueden siquiera alimentar a sus hijos con lo mínimo necesario.

La gula se transforma en pecado cuando ofende el derecho y las expectativas del otro al comer lo de los. demás, acaparar y dejarlo con poco o nada. Olvidar eso sería el peor pecado o la peor forma de gula en nuestro tiempo.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

pecados capitales avaricia

3-SIGNIFICADO AVARICIA:

El pensador alemán Arthur Schopenhauer decía que el dinero es felicidad abstracta. Ser feliz porque tienes una gran cuenta en el banco, o porque guardas un gran saco con oro debajo de la cama, es algo completamente imaginario.

Comprendo que alguien se sienta feliz porque tiene en sus brazos a una mujer hermosa, en su mesa una comida estupenda y una botella de vino incomparable. Yo no termino de entender a aquellos que se sienten felices cuando ven un cheque, míe. sólo son unas palabras y algunos números.

Lo que da fuerza al dinero es la necesidad de intercambio, que los seres humanos requieran cosas unos de otros. Si no se deseara nada, no habría tenido sentido inventar el vil metal. El dinero permite generar un elemento que te da acceso a algo que tiene otro y tú quieres. De no existir, las variantes serían pocas: el trueque, pero allí necesitas que al otro le interese lo que tú le ofreces, o lisa y llanamente sacárselo por la fuerza, robarle o estrangularlo.

Pero el avaro es el que convierte este acuerdo social en una idolatría, sin entender la utilidad del dinero, que es absolutamente virtual.

Si se tratase de cupones que dijeran: «Vale por un refrigerador» o «Vale por una merluza en salsa verde», tendría un interés más limitado, ya que si no te gusta la merluza no sabrás qué hacer con ese vale. La gracia del dinero es que tiene un número y no te dice qué puedes hacer con él.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

pecados capitales ira

4-SIGNIFICADO IRA:

La ira, esa pasión arrebatadora, esa furia que de vez en cuando nos convierte en auténticas fieras. En apariencia somos personas como las demás, y ante un pequeño estímulo, o una provocación, nos transformamos en auténticos salvajes.

El pecado de la ira es una cuestión de grados. Es un movimiento, una reacción que puede indicar simplemente que estamos vivos y, por lo tanto, nos revelamos contra injusticias, amenazas o abusos.

Cuando el movimiento instintivo pasional de la ira se despierta, nos ciega, nos estupidiza y nos convierte en una especie de bestias obcecadas. Ese exceso es perjudicial, pero yo creo que un punto de cólera es necesario.

El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique se reconoce admirador de los iracundos «cuando se ponen rabiosos ante una situación infame por la que callan los demás. El que se rebela, habla, grita y muchas veces se juega el pellejo es muy distinto del que tiene un colerón porque le sirvieron la carne fuera de punto».

Como en muchas cosas de la vida, con los pecados primero hay que tener la experiencia. Si eres una persona tan pacífica que nunca te has enfadado, aunque te describan mucho la ira nunca la entenderás. Si eres justo, puedes sentirte arrebatado por la ira. Ahí nos topamos con el pecado.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

pecados capitales lujuria

5-SIGNIFICADO LUJURIA:

La lujuria es uno de los pecados más escandalosos, y también de los más tentadores. Gracias a ella, todos vinimos al mundo.

¿Pero cuál es realmente la esencia mala de la lujuria? ¿En qué sentido quienes no tenemos especial afán puritano podemos encontrar algo defectuoso en el exceso de la lujuria? Tengo claro que si hay algo bueno en ella es precisamente el placer. Creo que el placer es bueno, sano y recomendable. Si hay algo malo en la lujuria, será el daño que podamos hacer a otros para conseguir goce, al abusar de ellos, aprovecharnos de la inocencia de menores o de gente que por su situación económica tiene que someterse.

No creo que, a pesar de lo que San Agustín y otros santos padres han dicho de la sexualidad, hayamos venido a este mundo a sufrir. La sexualidad no es un instrumento que debamos utilizar casi con repugnancia sólo para la reproducción, sino que es una fuente de relación humana y de contento en un mundo donde las alegrías no abundan.

Pero, como en todos los casos a los que estamos refiriéndonos, el límite de la lujuria desde el punto de vista humanista es causar daño a otro. El sexo con niños es malo por el daño que se les hace. No es malo disfrutar, pero sí es censurable causar mal a otro. Antes se condenaba al placer, ahora al daño y el dolor que se producen. Es la visión progresista de los pecados.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

pecados capitales pereza

6-SIGNIFICADO PEREZA:

La pereza es la falta de estímulo, de deseo, de voluntad para atender a lo necesario e, incluso, para realizar actividades creativas o de cualquier índole. Es una congelación de la voluntad, el abandono de nuestra condición de seres activos y emprendedores.

Un viejo cuento narra cómo un padre luchaba contra la pereza de su hijo pequeño, que no quería nunca madrugar. Un día llegó muy temprano por la mañana, lo despertó y le dijo: «Mira, por haberme levantado temprano he encontrado esta cartera llena de dinero en el camino». El niño, tapándose, le contestó: «Más madrugó el que la perdió».

La pereza siempre encuentra excusas. Es perezoso quien renuncia a sus deberes con la sociedad, con la ciudadanía, quien abandona su propia formación cultural. La persona que nunca tiene tiempo para leer un libro, para ver una película, para escuchar un concierto, para prestar atención a una puesta de sol. Aquel que tiene pereza de convertirse en más humano.

El escritor y humorista argentino Roberto Fontanarrosa tiene una teoría: «La pereza ha sido el motor de las grandes conquistas del progreso. El que inventó la rueda, por ejemplo, no quería empujar y caminar más. Detrás de casi todos los elementos del confort supongo que ha habido un perezoso astuto, pensando cómo hacer para trabajar menos».

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

pecados capitales envidia

7-SIGNIFICADO ENVIDIA:

La envidia, definida como la tristeza ante el bien ajeno, ese no poder soportar que al otro le vaya bien, ambicionar sus goces y posesiones, es también desear que el otro no disfrute de lo que tiene.

¿Qué es lo que anhela el envidioso? En el fondo, no hace más que contemplar el bien como algo inalcanzable. Las cosas son valiosas cuando están en manos de otro. El deseo de despojar, de que el otro no posea lo que tiene, está en la raíz del pecado de la envidia. Es un pecado profundamente insolidario, que también tortura y maltrata al propio pecador. Podemos aventurar que el envidioso es más desdichado que malo.

El envidioso siembra la idea, ante quienes quieran escucharlo, de que el otro no merece sus bienes. De esta actitud se desprenden la mentira, la traición, la intriga y el oportunismo.

La envidia es muy curiosa porque tiene una larga y virtuosa tradición, lo que parecería contradictorio con su calificación de pecado. Es la virtud democrática por excelencia.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

«Los Siete Pecados Capitales» de Fernando Fernández-Savater Martín (San Sebastián, 21 de junio de 1947) es un filósofo, activista y prolífico escritor español. Novelista y autor dramático, destaca en el campo del ensayo y el artículo periodístico. En 2008 fue galardonado con el Premio Planeta por su novela La hermandad de la buena suerte. En 2012 se le otorgó el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo.

Ver: Pecados Capital Segun El Signo del Zoodiaco

Historia de la Asistencia Social Resumen y Conceptos Basicos

Conceptos Elementales de la Solidaridad Social

Solidaridad Social
Solidaridad social es la adhesión recíproca entre las personas que integran la sociedad.

Se manifiesta, principalmente, por la ayuda mutua.

Las principales formas de solidaridad social, son: la previsión y asistencia
social, el cooperativismo y el mutualism
o.

Ampliar: La Solidaridad Social

la asisnetcia social

Previsión social: Previsión social es el cuidado que pone el Estado, mediante leyes e instituciones adecuadas, para conjurar los riesgos de la vida humana. Se basa en el gran respeto que merece la persona humana.

Las principales formas de previsión social, son: ahorro, jubilaciones,
pensiones, seguros y asistencia moral.

a) El ahorro consiste en separar y guardar algo de lo destinado al gasto ordinario. El ahorro social es el que está organizado por instituciones bancarias o postales, y es estimulado por el Estado.

b) Jubilación designa tanto a una institución como a la suma que el beneficiario percibe. Como institución consiste en organizar cajas de retiro en favor de empleados y funcionarios. Jubilado es la persona que se ha retirado de la actividad y percibe la remuneración mensual que le acuerda la ley. Para gozar de este beneficio, es necesario haberse inscripto en la Caja de Jubilaciones correspondiente.

c) Pensión es la cantidad de dinero que se entrega mensualmente a una persona por méritos y servicios propios o extraños, o por causa de invalidez o de accidente del trabajo. Existen diversas clases de pensiones.

Cooperativismo: consiste en la difusión de sociedades cooperativas.

a) Cooperativas de producción son aquellas en las cuales los asociados aportan capital y trabajo, para obtener una mayor producción. No hay distinción entre patronos y obreros.
b) Cooperativas de consumo son las que abaratan los productos comprándolos al por mayor, y vendiéndolos directamente a los socios.
c) Cooperativas de crédito son las que facilitan capitales a los socios, para que no tengan necesidad de recurrir a los Bancos.

Ver: Historia del Cooperativismo

Mutualismo: La mutualidad es una sociedad que se propone por medio de un fondo común remediar los males o daños que puedan ocurrir a los socios.

El fondo común se forma con el dinero de las cuotas de los socios. Repartiendo los riesgos entre el mayor número posible de socioi, rm efectos son casi insensibles.

Las mutualidades suelen establecer seguros individuales o colectivos. Suelen resarcir de los siguientes riesgos: accidentes del trabajo, enfermedad, invalidez, desocupación, muerte, etc.

Asistencia social: Asistencia social es el cuidado que la comunidad tiene de sus miembros necesitados de ayuda, por medio de organismos especiales.Se basa en la solidaridad humana, en la convivencia social y en el deber que tiene la sociedad de velar por sus miembros más débiles. La asistencia social puede considerarse como ciencia, como acción y como régimen legal.

La asistencia social establece los llamados servicios sociales destinados a solucionar los distintos problemas. La asistencia social puede ser de carácter oficial y de carácter privado.

Seguridad social: Se entiende por seguridad social el conjunto de medidas que el Estado y otros organismos adoptan, para la protección biológica y económica de las personas, frente a los riesgos sociales y profesionales.

La seguridad social es un derecho de la persona respecto al Estado. Una forma de seguridad social es el seguro social. Son diversos los riesgos cubiertos por los seguros sociales: enfermedad, invalidez, accidentes del trabajo, vejez, muerte, etc.

Las leyes de previsión: Las Constituciones redactadas bajo la influencia del liberalismo, nada dicen de la protección del trabajador y de su familia.

En la reforma de 1957 a la Constitución Argentina, se incluyó el artículo 14 bis, que reconoce los derechos del trabajador, y lo protege.

Desde principios del presente siglo, fueron sancionándose algunas leyes sociales, hasta que el interés estatal por la previsión social tomó vigor con diversas leyes de ese tipo, y con la creación de instituciones, como fue el Instituto Nacional de Previsión Social.

linea divisoria

LA ASISTENCIA SOCIAL
… El advenimiento del cristianismo marcó una etapa’ trascendental en la evolución de la asistencia, y más aún en los fundamentos y móviles que la inspiraban.

La nueva doctrina proclamaba la igualdad, la dignidad y la perfectibilidad de los hombres, sin distinción de razas ni condiciones sociales; el derecho a la vida, inalienable y común para todo ser humano, cualquiera fuese su edad, sexo, estado o condición física o mental; la misericordia hacia los pobres, los esclavos, los niños, los débiles y los vencidos.

Estas tendencias, insólitas en el mundo antiguo, nacían de las enseñanzas evangélicas, del precepto fundamental del amor al prójimo, que Jesús identificó con el amor a Dios, recapitulando así todos ios Mandamientos: «…Amarás al Señor Dios tuyo con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con todas tus fuerzas. Este es el primer mandamiento. El segundo, semejante al primero, es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento que sea mayor que estos» (San Marcos, XII, 30-31).

La caridad, en su auténtico sentido de amor al prójimo, fue el elemento vital que introdujo el cristianismo en las relaciones de los hombres; y el prójimo —que significa próximo— mereció tal nombre, sin limitaciones territoriales ni barreras sociales, sin diferencias de amigos o enemigos, de propios o extraños.

Los cristianos, impulsados por el precepto de la caridad, empezaron muy pronto su acción en favor de los necesitados. Pero hacían una distinción muy señalada entre la limosna y la virtud de la caridad, sin la cual todas las demás carecen de valor y eficacia.

EN LA EDAD MEDIA:
En los primeros siglos de la Edad Media —período cuya iniciación se hace coincidir con la caída del Imperio Romano—, la asistencia al necesitado se ejerció bajo los auspicios de la Iglesia por medio de asilos, hospitales y hospederías, y, asimismo, con el sistema de distribuir a domicilio limosnas, alimentos y ropas.

Las órdenes monásticas que surgieron en Occidente a partir de la que fundó San Benito hacia el año 529, realizaban una intensa labor social, quo se orientó en tres aspectos principales: el trabajo intelectual, con obligación de horas de estudio y de lectura; el trabajo manual de cultivar eriales, desmontar selvas, secar pantanos, construir caminos y puentes; y las obras caritativas qus se abrían anexas a los conventos, y que consistían en refugios, hospederías y escuelas monásticas.

Cada abadía se convirtió en un centro de acción social, y en tomo a los conventos se agruparon las poblaciones. Pero la asistencia era insuficiente para atender a las necesidades de la época.

Las guerras y las epidemias asolaban a los pueblos, y la beneficencia adolecía de escasez e irregularidad de recursos, y de falta de coordinación. Intervino entonces el poder civil.

Carlomagno, al que se ha llamado con justicia emperador social, trató de que todos estuviesen a cubierto de la miseria; se proclamó legislador de la caridad pública, y el año 808 creó un plan de asistencia eclesiástico-civil, que extendía a los nobles la obligación de socorrer a los indigentes.

Establecía también que toda persona tiene el deber de sostener a los miembros de su familia, a los que habiten bajo su mismo techo o vivan en sus tierras. Fijó la tasa que debían aportar para ayuda de los pobres, los obispos, los abades, las abadesas, los nobles y los vasallos, y dispuso que los mendigos capaces fueran puestos a trabajar.

De esta manera se inició en Europa la reglamentación de la asistencia, estableciendo asimismo las obligaciones de los laicos hacia los necesitados.

LA ASISTENCIA SOCIAL EN AMERICA EN EL PERIODO HISPANO
En las Leyes de Indias se encuentran conceptos modernos para aquella época [de la colonización española en América], y precursores de la justicia social. Entre ellos cabe señalar los siguientes: la previsión social, la dignificación del trabajo, los sistemas cooperativos, la asistencia social, los seguros por accidentes, el control de industrias insalubres, la protección de la madre trabajadora, la reglamentación del trabajo de la mujer y del niño, y la limitación de la jornada de trabajo.

De acuerdo con las disposiciones de las Leyes de Indias, existía la obligación de trabajar tanto para los indios como para los españoles.

El holgazán, el vago, se consideraba un delincuente social, fuese español, criollo o mestizo. Con el indio, en estos casos, había mayor blandura, y para ellos no existía la pena de galeras.

El trabajo se declaraba voluntario, cuando se intentaba salvar al indio de los abusos de los conquistadores; pero cuando sobrevenían períodos de hambre, se establecía la obligatoriedad; más nunca con sanción penal. Diversos autores opinan que el indio trabajó durante la colonia menos de lo que antes lo hiciera, y que se vio amparado efectivamente por una legislación de verdadera justicia social.

En distintas épocas y países se efectuaron demoliciones de obrajes textiles, de fábricas de tejas y otras, por considerarlas insalubres, porque, según decía la ley, «importa menos que cese la fábrica de paños que el menor agravio que puedan recibir [los indios]».

Desde el año 1512 se prohibió emplear al indio como bestia de carga, y tampoco se lo podía emplear en la conducción de vehículos o sillas de mano. Por esta causa se introdujeron el caballo y el mulo en grandes cantidades.

La ley permitía que se los empleara como estibadores en los puertos; pero el peso que cargaran no podía pasar de los veintitrés kilos, y este trabajo estaba prohibido para los menores de dieciocho años.

Las autoridades virreinales tenían que vigilar el cumplimiento de estas disposiciones, cuya transgresión era una de las acusaciones más graves que podían formularse, y que acarreaban la pérdida de beneficios, de encomiendas, etc.

Estas disposiciones de protección al indio dieron origen a la introducción de los negros en América y al problema de la esclavitud. En los ingenios de azúcar, las labores livianas estaban a cargo del indio, y las pesadas se encomendaban a los esclavos negros. ..

La ayuda al necesitado la otorgaban, con fines caritativos, el Gobierno, la Iglesia y los particulares. En las disposiciones de aquella época se advierte el acuerdo que existía entre los cabildos y las obras de iniciativa eclesiástica o privada.

Valentina de Maidagán de Ugarte:
«Manual de servicios sociales», Buenos Aires

Fuente Consultada: Educación Democratica -Ciclo II, Escuelas Técnicas – Mario Alexander – Editorial Troquel

La Bondad Humana Ser Bondadoso con Mis Semejante Virtud

La Bondad Humana – Ser Bondadoso 

valores humanos sinceridad generocidad paciencia

Ser bondadosos perfecciona el espíritu de una persona, porque sabe dar y darse sin miedos a verse defraudado, dando apoyo y entusiasmo a todos los que lo rodean. Muchas veces el concepto de bondad se confunde con el de debilidad, a nadie le gusta ser «el buenito» de la oficina, de quien todo el mundo se aprovecha.

Sin embargo, Bondad es exactamente lo contrario, es la fortaleza que tiene quien sabe controlar su carácter, sus pasiones y sus arranques, para convertirlos en mansedumbre.

bondad humana

Supone una inclinación a hacer el bien, con una comprensión profunda de la personas y sus necesidades, siempre paciente y con animo equilibrado. Este valor desarrolla en cada persona la disposición para agradar y complacer, en su justa medida, a todas las personas en todo momento.

Ahora podemos preguntarnos ¿En qué momentos nos alejamos de una actitud bondadosa? Esto se aprecia en aquellas actitudes agresivas, cuando adoptamos malos modales o formas de hablar un tanto soberbias utilizando palabras altisonantes, con la razón de nuestra parte o sin ella.

También cuando adoptamos una actitud indiferente ante las preocupaciones o inquietudes que tienen los demás, juzgándolas de poca importancia o como producto de la falta de entendimiento y habilidad para resolver problemas.

¡Qué equivocados estamos al considerarnos superiores! Al hacerlo, nos convertimos en seres realmente incapaces de escuchar con interés y tratar con amabilidad a todos los que acuden a nosotros buscando un consejo o una solución.

De manera equivocada, nuestro ego puede regocijarse cuando alguien comete un error a pesar de las advertencias, casi saboreando aquellas palabras de: “no quiero decir te lo dije, pero …. te lo dije!” empecinados en poner “el dedo en la llaga”, insistiendo en demostrar la sabiduría de nuestros consejos…. estas actitudes están de más, porque la persona que cometió el error, ya tiene suficiente con haberlo reconocido y quizá en ese momento esta afrontando las consecuencias.

La bondad no busca las causas sino que comprende las circunstancias que han puesto a esa persona en la situación actual, sin esperar explicaciones ni justificación, procurando encontrar los medios para que no ocurra nuevamente. A su vez, tiene tendencia a ver lo bueno de los demás, no por haberlo comprobado, sino porque evita tener “prejuicios” con respecto a las actitudes de los demás, es capaz de «sentir» de alguna manera lo que otros sienten, haciéndose solidario al ofrecer soluciones.

Debemos aclarar algunas cuestiones antes de proseguir: una persona con el ánimo de «exaltar» su bondad, puede destacar constantemente «lo bueno que ha sido», «todo lo que ha hecho por su familia», «cuánto se ha preocupado por los demás», eso no es ser bondadoso.

Al tomar este tipo de actitudes corremos el peligro de volvernos egoístas, la bondad es generosidad, no esperar nada a cambio. No necesitamos hacer propaganda de nuestra bondad, porque entonces pierde su valor y su esencia. El hacernos pasar por incomprendidos a costa de mostrar lo malos e injustos que son los demás, denota un gran egoísmo. Debemos entender que la bondad no tiene medida, es desinteresada, por lo que jamás espera retribución. Nuestro actuar debe ir acompañado de un verdadero deseo de servir, evitando hacer las cosas para quedar bien… para que se hable bien de nosotros.

Pero tampoco ser bondadoso implica ser blando, condescendiente con las injusticias o indiferente ante la conducta de los que nos rodean. Por el contrario, el bondadoso es una persona que continua siendo enérgica y exigente sin dejar de ser comprensiva y amable. Del mismo modo, jamás responde con insultos y desprecio ante quienes así lo tratan, por el dominio que tiene sobre su persona, procura comportarse educadamente a pesar del ambiente adverso.

El valor de la bondad resulta más que un simple ofrecimiento de cosas materiales a aquellas personas que se encuentran viviendo en condiciones precarias. Para fomentar este valor en nuestra vida podemos considerar que debemos:

Sonreír siempre.

 Evitar ser pesimistas: ver lo bueno y positivo de las personas y circunstancias  Tratar a los demás como quisiéramos que nos trataran: con amabilidad, educación y respeto.  Corresponder a la confianza y buena fe que se deposita en nosotros.

 Ante la necesidad de llamar fuertemente la atención (a los hijos, un subalterno, etc.), hacer a un lado el disgusto, la molestia y el deseo de hacer sentir mal al interesado: buscar con nuestra actitud su mejora y aprendizaje.

 Visitar a nuestros amigos: especialmente a los que están enfermos, los que sufren un fracaso económico o aquellos que se ven afectados en sus relaciones familiares.  Procurar dar ayuda a los menesterosos, sea con trabajo o económicamente.  Servir desinteresadamente.

Como al principio manifestamos, la bondad perfecciona a la persona que lo asume como un valor importante en su vida, porque sus palabras están llenas de aliento y entusiasmo, facilitando la comunicación amable y sencilla; da sin temor a verse defraudado; y sobre todo, tiene la capacidad de comprender y ayudar a los demás olvidándose de sí mismo.

Los 5 principios
Hay que tener en cuenta que los grandes cambios se gestan de los cambios pequeños. Por eso, podes intentar poner en práctica actitudes positivas que muestren ese toque de asertividad del que te hablamos. Cada día, durante una semana, practica alguna de estas iniciativas; al cabo del primer mes, vas a notar los cambios.

1. Sembrá semillas de bondad. Cada vez que sonreís a la cajera del supermercado, escuchas con atención a un amigo, das las gracias o tratas a un extraño con cortesía y respeto, estás emitiendo energía positiva. Esta energía provoca una impresión en la otra persona que, a su vez, pasará y contagiará a las decenas de personas con las que se encuentre en su camino. Así, estos gestos positivos tendrán un efecto multiplicador que, en última instancia, te volverá a vos mismo acrecentado.

2. Coopera con todos por igual. Todos somos lo suficientemente inteligentes como para tratar bien a la gente importante que nos rodea cada día de nuestras vidas, como los vecinos, nuestros jefes y hasta los compañeros de trabajo. Sin embargo, no siempre nos preocupamos por un extraño al que no volveremos a ver.

Cambia tu postura y comenzá a tratar a todas las personas con las que te vas encontrando como si fueran las más importantes del mundo, porque lo son. Si no para nosotros, sí para alguien; y si no lo son hoy, pueden serlo mañana.

3. Tener la conciencia tranquila. Aunque no vuelvas a ver a la persona a la que trataste mal ni nadie más sepa de tus actitudes o tu mal comportamiento, vos sí sos consciente. Por eso, esta sensación estará en tu mente y en tu corazón cada vez que trates de convencer a alguien de que puede confiar en vos. Como te estás traicionando a vos mismo, será difícil que puedas creer en una persona o en una relación.

4. Busca convencer en vez de vencer.Cambia tu switch interior y decile a los demás en qué estás a favor en lugar de en qué estás en contra. Hace el ejercicio de reconducir las conversaciones hacia tu terreno, por ejemplo, en vez de decir en forma autoritaria «¡cerra la ventana!», podes reemplazarlo por «¿no hace un poco de frío?».

De este modo, formulas una pregunta que la gente puede responder, además de convertir el hecho de cerrar la ventana en una idea compartida, también, por la otra parte. Esta esuna de las mejores formas de conseguir que se acepten tus propias ideas.

5. Escucha tu voz interior. Cuando entablamos una relación con alguien, una voz interior nos dice «es una buena persona» o «no confío en ella». ¿Cómo podemos hacer tales juicios al instante? Porque somos capaces de detectar señales no verbales. Presta atención al lenguaje corporal: brazos y piernas sin cruzar, inclinación de la cabeza para demostrar que te interesa lo que te cuentan y palmas abiertas para indicar franqueza y receptividad.


Demostrar que vas por la vida en son de paz es la mejor forma de plantarte ante los demás desde un costado solidario y apacible. La bondad, entonces, será una realidad contagiosa, productiva y generadora de buenos sentimientos.

EL VALOR DE LA BONDAD

Fuente Consultada: Revista Psicología (+) N°25