Cuadro Sinóptico de Julio César Escritor – Su Obra Literaria

La Literatura Europea en el Siglo XIX:Caracteristicas,Autores y Obras

La Literatura Europea en el Siglo XIX:Caracteristicas,Autores y Obras

CONDICIONES NUEVAS DE LA LITERATURA: En el siglo XVIII, el público que leía los libros era demasiado reducido para sostener a muchos hombres de letras.

La mayor parte de los escritores eran gente acomodada, que no trabajaban más que para pequeños grupos de aficionados a las letras y de profesionales de ellas (lo que se llamaba «la buena compañía).

A partir de Luis XIV, el gusto de este público regía la literatura.

Se seguía, por lo tanto, aplicando las reglas formuladas por Boileau y sostenidas por la Academia Francesa, que se llamaban «las reglas del buen gusto».

No se producían sino obras según el modelo de los clásicos del siglo XVIII, en los géneros reconocidos por Boileau, tragedias, comedias, poesías ligeras, epigramas, elegías, poemas descriptivos.

Los libros se vendían caros, raras veces varios miles de ejemplares, ta literatura seguía siendo un lujo reservado a la gente rica.

Las mujeres leían poco, los hombres del pueblo no leían nada.

En el siglo XIX, tuvo lugar en los hábitos del público y en la organización de la prensa y de la librería una transformación profunda que trastornó las condiciones de la literatura.

Fundáronse, en Inglaterra primeramente, revistas que aparecían todos los meses y que se ocupaban de literatura.

En Francia, La Revue des Deux Mondes, fundada en 1829 y reorganizada en 1831 por Buloz, publicó una parte de las novelas y de las obras en verso de los principales escritores.

El público se hizo más numeroso.

Las mujeres de la clase media se acostumbraron a leer poesías y novelas.

Creáronse «gabinetes de lectura» donde los jóvenes iban a leer las obras recientemente aparecidas.

En Alemania, se estableció la costumbre de las «bibliotecas de préstamo» que prestan libros por unos días.

Los periódicos se hicieron más numerosos y sobre todo tuvieron más lectores.

No se adquirían al principio más que por suscripción; pero en 1834, Emilio de Girardin publicó un periódico con anuncios de pago, como en Inglaterra, lo que le permitió rebajar en una mitad el precio del periódico.

Se empezó muy pronto a vender los periódicos por números sueltos.

Los libreros fundaron empresas calculadas según la afición del público por las novedades, y empezaron a encargar libros a los autores, sobre todo novelas y obras históricas.

Lamartine vendió parte de sus obras antes de haberlas escrito.

Escribía en 1823: «Acabo de vender en 14.000 francos, al contado, mi último tomo de las MEDITACIONES . . .

Habiendo vendido mi libro, ha sido necesario hacerlo».

Su Viaje a Oriente le produjo cerca de 100.000 francos, la Historia de los Girondinos, en 1847, le permitió pagar 400.000 francos de deudas.

Alejandro Dumas escribía, para una librería que las encargaba por anticipado, novelas que le produjeron cerca de un millón.

Biografia de Alejandro Dumas: Su Obra Literaria y Sus Amores - BIOGRAFÍAS e  HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Creó una especie de fábrica en que jóvenes autores desconocidos escribían novelas que el editor publicaba con el nombre de Alejandro Dumas.

Se empezó a publicar en los periódicos trozos de novelas en folletín.

Cada trozo terminaba con la fórmula: «En el próximo número se continuará», para obligar al lector a comprar el número del día siguiente.

Así comenzó la novela de folletín.

La lectura de novelas adquirió entonces en la vida de la gente de la clase media, de las mujeres y aun del vulgo de las ciudades el enorme lugar que ha conservado.

El público del teatro aumentaba también.

Se construyeron nuevos teatros, en los bulevares de París.

Avenida de Francia en el siglo XIX
Avenida de Francia en el siglo XIX

Como el público quería siempre obras nuevas, se creó la profesión de autor dramático.

Se hicieron leyes relativas a los derechos de autor, para asegurar a éste el derecho exclusivo de hacer publicar o representar sus obras.

Los autores pudieron firmar un contrato con un editor o un director de teatro, y cederle los beneficios de la venta o de la representación, mediante una parte del producto de la venta o del precio de las localidades.

La profesión de autor llegó a ser un medio de existencia regular; la cantidad de las obras y el número de los autores aumentaron mucho.

Hubo más escritores, más libros, más lectores y espectadores, la literatura ocupó más lugar en la vida.

• EL ROMANTICISMO

Al mismo tiempo que el público literario aumentó, cambió el gusto en literatura.

El cambio empezó en Alemania a partir del siglo XVIII.

Los alemanes habían imitado durante mucho tiempo a los clásicos franceses.

Una generación nueva se rebeló contra el gusto francés y creó una nueva especie de literatura.

En lugar de agradar por ia perfección de la forma, los jóvenes autores trataron de conmover por la expresión de los sentimientos.

No tomaron ya sus asuntos de la antigüedad, sino de los tiempos modernos y de la Edad Media, con preferencia en la historia de los pueblos del Norte (Wallenstein, María Estuario, Egmont, Fausto).

Dirigíanse, no ya a «la buena compañía», sino a todas las clases de la nación, sobre todo a las mujeres, a la gente de la clase media, a los jóvenes.

No escribían ya en estilo noble, hablaban en el lenguaje familiar y con pasión.

No hicieron ya tragedias, sino «dramas históricos».

Su modelo era Shakespeare, al que declaraban ser el más grande de todos los poetas.

Los dos jefes reconocidos de esta escuela literaria, Goethe y Schiller, crearon un centro en Weimar, capital de un pequeño príncipe alemán amigo de las letras, el gran duque de Sajonia-Weimar.

Un grupo numeroso de poetas y de novelistas trabajaba en los mismos géneros.

Como les apasionaban las viejas leyendas referidas en los romances de la Edad Media, fueron llamados románticos.

En Inglaterra comenzó un movimiento análogo a fines del siglo XVIII. Jóvenes poetas, llamados lakistas (poetas de los lagos), trataban de expresar las emociones producidas por el espectáculo de la Naturaleza.

Un hidalgo escocés, Walter Scott (1771-1832), contaba las leyendas de su país.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios6/scott-walter.jpg
Walter Scott (1771-1832)

En Francia se continuó, hata los tiempos de Napoleón «imitando los grandes modelos», Delille (que murió en 1813) escribía en verso Los tres reinos de la Naturaleza (1809), Parny (muerto en 1814) hacía obras de teatro mitológicas, Raynouard hacía representar con gran éxito la tragedia Los templarios (1805).

Pero algunos autores jóvenes buscaban un género nuevo.

La mayor parte desconocían el alemán y el inglés, pero conocían indirectamente las grandes obras de los extranjeros.

Ducis, había adaptado a la escena francesa las obras más hermosas de Shakespeare, Hamlet, Romeo y Julieta, Macbeth, Ótelo.

Madame de Staél, hija del ministro Necker, que había conocido a Goethe y a Schiller, publicó un libro, Alemania, en el que expresaba su admiración por la literatura y la filosofía alemanas (1810).

Puso una y otra de moda en Francia.

Un francés, Chateabriand, acababa de dar el modelo de un nuevo género.

En El genio del cristianismo (1802) manifestaba que había que buscar la poesía, no ya en la Antigüedad pagana, sino en la Edad Media cristiana.

En Los mártires (1809), creaba el poema épico cristiano.

Es considerado como el fundador del romanticismo en Francia.

En tiempos de la Restauración algunos jóvenes, poetas, novelistas, periodistas, todavía poco conocidos, se declararon francamente románticos y entraron en lucha con los clásicos.

Expresaron sus ideas en dos revistas nuevas. El Globo y La Musa francesa, antes de haberse dado a conocer por sus obras.

Los románticos se presentaban como revolucionarios, en lucha con todas las reglas, contra Boileau, contra la Academia, contra la Comedia Francesa que mantenía la antigua tragedia clásica.

Manifestaban que su modelo era Shakespeare. (imagen abajo)

Shakespeare

Stendhal, en Racine y Shakespeare (1825), comparaba a los dos poetas para exaltar a Shakespeare y poner en ridículo a Racine.

Los clásicos no admitían más que los géneros definidos por Boileau y puestos en práctica por los autores franceses del siglo XVII.

Un académico decía en 1824: «Los géneros han sido reconocidos y fijados, no se puede variar en nada su naturaleza ni aumentar su número«.

En la tragedia los clásicos se atenían a las antiguas reglas, la división en cinco actos, la regla de las tres unidades.

No admitían que pudiera escribirse de otra forma que en verso.

En todos los géneros, los «clásicos» seguían las reglas establecidas por sus antecesores e imitaban las obras anteriores.

Su literatura era un arte de imitación y convencional.

Los románticos se revelaban contra las reglas.

Decían que, habiendo cambiado la sociedad, las reglas del gusto debían cambiar también.

Llamábanse los «modernos facciosos» y hablaban de destruir «las bastillas» del pensamiento.

No admitían la distinción en géneros.

Uno de ellos exclamaba:

«¡Caed, murallas que separáis los géneros! «.

Querían realizar una forma nueva, «el drama», a la vez tragedia y comedia, comprendiendo la vida toda, en que el autor mismo interviene expresando sus propias emociones y sus ideas filosóficas, con el derecho de dividir la obra en actos o en escenas de número indefinido, de transportar la acción de un lugar a otro, y de hacerla durar un tiempo ilimitado.

Era lo que llamaban «el orden de la naturaleza y de la libertad«.

Rechazaban las reglas de las tres unidades y todos los antiguos procedimientos de la tragedia, los confidentes, los monólogos, los sueños.

Los clásicos habían querido agradar a un público ilustrado, presentándole imágenes bellas o agradables, lo cual les obligaba a escoger en la naturaleza y a desechar todo lo que no entraba en las conveniencias de la sociedad.

Los románticos, que se dirigían a un público más amplio, se proponían conmoverle mediante la expresión de los sentimientos, no reconocían más que «las conveniencias naturales».

Querían expresar, sin elegir, la naturaleza entera; querían pintar, no ya solamente las bellas formas y los sentimientos distinguidos, sino todas las pasiones, los sufrimientos físicos, la misma fealdad física y moral.

Los clásicos tomaban con preferencia sus asuntos en la antigüedad.

Un romántico decía:

«¿Quién nos librará de los griegos y de los romanos? «, «Ser romántico, decía otro, es cantar su país, sus afectos, sus costumbres y su Dios».

Los románticos, rebelados contra la antigüedad, tomaban sus asuntos de las leyendas de la Edad Media, de la Historia moderna, de la literatura española.

En la literatura clásica los personajes eran reyes o príncipes, tomados como tipo de la humanidad en general, por consiguiente reducidos a algunos rasgos de carácter universales, y todos semejantes los unos a los otros.

Los románticos representaron personajes de todas condiciones, incluso miserables, enfermos, criminales, frecuentemente contemporáneos, gente de la misma especie que el autor o el lector.

Los clásicos, desde Boileau, tenían por regla la razón, no se interesaban más que por lo que es universal en el hombre.

Los románticos se interesaban, al contrario, por los rasgos particulares que constituyen la vida nacional de un pueblo y el temperamento propio de un individuo.

Intentaban pintar a los personajes con las particularidades de su condición, de su comarca, de su oficio.

En los asuntos históricos, trataban de representar a sus héroes con el lenguaje, el traje, las costumbres de su tiempo y de su país.

Era lo que llamaban el color local.

Los clásicos, queriendo hacer hablar a héroes y expresar sentimientos escogidos, habían adoptado un lenguaje selecto, en el que no admitían más que términos nobles.

No se atrevían a emplear la palabra propia, por ejemplo, «perro» o «cámara», las sustituían con una perífrasis.

Para decir «los negros», se decía:

Los mortales que han ennegrecido los soles de Guinea.
Una taza de café se decía:
Del grano de moka el licor ardiente,
Que humea en el alabastro adornado con oro y flores.

Lebrun, en su tragedia María Estuardo, había escrito primeramente:
Toma este regalo, este pañuelo, esta prenda de ternura,

Que para ti con sus manos ha bordado tu amante.

«Pañuelo» y «bordado» no parecieron bastante nobles a la Comisión de lectura de la Comedia Francesa, que hizo sustituir «pañuelo» por «tejido» y «bordar» por «embellecer«.

No se decía «asesinar» sino «atravesar el seno«, ni «vaca» sino «becerra«.

No se decía «agua» sino «onda» ni «polvo» sino «polvos«, ni «caballo» sino «corcel«.

Los románticos emplearon todas las palabras a su conveniencia, incluso las familiares, y se alabaron de haber hecho una revolución.

Víctor Hugo, en una composición de las «Contemplaciones«, escribía:

El lenguaje era el Estado antes del ochenta y nueve.

Las palabras, bien o mal nacidas, vivían divididas en clases.

Las unas nobles . . .

Las otras, cáfila de mendigos, figuras patibularias.

Entonces, bandido, llegué y dije: ¿Por qué? ¿Estas siempre delante, aquéllas siempre detrás? No más palabras senadoras, no más palabras campesinas…

He llamado al cerdo por su nombre, ¿por qué no?

Esto produjo escándalo al principio.

En la primera representación de Hernani al decir «viejo estúpido», los clásicos se indignaron, «viejo» no era del estilo noble.

Los clásicos no admitían en el teatro más que el verso, y el «bello alejandrino regular».

Los románticos escribieron en prosa, o, cuando lo hacían en verso, partían de intento el alejandrino, intercalaban un verso en otro y no tenían en cuenta la censura.

Los románticos se dividían en dos grupos.

Algunos conservaban una parte de la tradición francesa, trataban de observar la Naturaleza y de describirla con exactitud, sin aparecer ellos.

Hablaban un lenguaje sencillo y esmerado, como el siglo XVIII.

Fueron sobre todo novelistas (Stendhal, Mérmimée).

Pero la mayor parte de los románticos expresaban sobre todo sus impresiones personales, con preferencia en poemas líricos, y aun en las novelas y los dramas se dejaban llevar a efusiones líricas.

Se creían arrebatados por la inspiración, y no se esforzaban mucho en corregir la forma.

Sus obras son casi siempre desiguales, con pasajes en que el lenguaje es descuidado.

Eran cristianos, como Chateaubriand, o por lo menos espiritualistas.

Consideraban el sentimiento religioso como la gran fuente de inspiración poética.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios6/chateaubriand.jpg

François René de Chateaubriand (1768-1848), escritor y político francés, pionero del romanticismo, muy conocido por su autobiografía y la novela René.

Los que no eran creyentes sentían no tener fe, eran pesimistas y desesperados, les parecía amarga y presentaban personajes sombríos, de aspecto fatal, desesperados.

Era lo que se llamaba «el mal del siglo» (en Alemania, Weltschmerz).

Considerábanse encargados de una misión y portadores de una revelación, sus poesías tenían siempre un tono solemne.

Se complacían en el misterio de las religiones y de las leyendas, en lo maravilloso cristiano y aún en lo fantástico.

Les gustaba representar los viejos castillos en ruinas, las hadas, las ondinas, los demonios, los fantasmas, los vampiros.

• LUCHA ENTRE LOS CLASICOS Y LOS ROMÁNTICOS

Los clásicos fueron vencedores en un principio.

Tenían la Academia y la Comedia Francesa y trataban a los románticos de «bárbaros». Pero todos los autores jóvenes se hicieron románticos y no tardaron en conquistar al público.

Diéronse a conocer primeramente por sus obras líricas, las Meditaciones de Lamartine aparecieron en 1820 y sólo más tarde llegaron al teatro.

Víctor Hugo, ya célebre por sus poesías líricas, dedicóse al fin a escribir dramas imitando a Shakespeare y a los alemanes.

El primero fue Cromwell, que publicó sin ponerle en escena; El Prefacio de Cromwell fue el manifiesto de la escuela romántica en el teatro (1828).

Uno de sus amigos, Teórilo Gautier, le comparaba a las «Tablas de la Ley en el Sinaí».

Víctor Hugo (imagen abajo) atacaba en él al teatro clásico, al que censuraba verse impedido «por la regla de las tres unidades, no tener color local y pasar todo él en relatos».

Biografía de Victor Hugo Resumen Obra Literaria del Poeta Francés -

Exponía su teoría de la mezcla de los géneros: estando el hombre compuesto de dos seres, el uno perecedero, el otro inmortal, lo sublime y lo grotesco están siempre reunidos, y el drama, para representar la vida, debe por tanto ser alternativamente trágico y cómico, sublime y grotesco.

Se representaba desde hacía mucho tiempo en París, en un teatro popular, el melodrama, drama de aventuras con intermedios musicales, pero no era considerado como obra literaria.

Un joven romántico, Alejandro Dumas, hizo representar en 1829 un drama histórico, en prosa, Enrique III y su corte, que tuvo gran éxito.

Víctor Hugo escribió entonces un drama histórico. Marión Delorme, pero la censura no permitió la representación.

El primer drama de Víctor Hugo que apareció en el teatro fue Hernani (febrero de 1830).

Los clásicos no querían dejar que se representara.

Acudieron al estreno los jóvenes románticos en tropel, capitaneados por Teófilo Gautier, que vestía pantalón verde y chaleco encarnado.

Los clásicos, silbaban todos los versos, los románticos los aplaudían, y hubo lucha a bastonazos. La batalla de Hernani señaló la entrada de los románticos en el teatro.

• LOS ESCRITORES FRANCESES

El romanticismo había empezado en los países del Norte; pero los escritores más célebres de la época fueron franceses.

Chateaubriand, nacido en 1768, en una familia noble de Bretaña, quiso combatir la filosofía del siglo XVIII y buscar la inspiración literaria en la religión cristiana.

Escribió novelas poéticas, Atala, en la que empezó a describir paisajes de América (1800), luego Rene (1802), en la que apareció por primera vez en Francia el tipo de joven melancólico y desesperado.

Se hizo célebre con Los mártires (1809), la primera novela histórica francesa.

Con él comenzó una nueva forma de literatura, el romanticismo francés.

Los grandes poetas aparecieron en tiempos de la Restauración.

Fue primeramente Lamartine (imagen), nacido en 1790, en Mácon, de familia noble.

Biografía de Alfonso de Lamartine Poeta del Romanticismo - BIOGRAFÍAS e  HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Se hizo célebre de pronto (1820), por su primera publicación, Las Meditaciones, serie de composiciones líricas en que expresaba sus sentimientos.

Víctor Hugo, nacido en 1802, hijo de un general del Imperio, comenzó de estudiante a escribir versos y novelas.

Antes de cumplir los dieciocho años fundó con algunos amigos una revista anexa a un periódico realista.

Escribió primeramente Odas dedicadas a la familia real, se dio a conocer por el Prólogo de Cromwell (1828), luego su colección de poesías, las Orientales lo ubicó como poeta de moda (1829).

Fue célebre después de 1830, por la serie de sus dramas y por su gran novela histórica Nuestra Señora de París (1831).

El último de sus dramas, Los Burgraves (1843), fue mal acogido por el público, y no volvió a escribir para la escena.

Al mismo tiempo aparecía un poeta lírico cuya fama fue menos brillante, Alfred de Vigny (1793-1863), autor de poesías filosóficas y de una novela histórica, Cinco de Marzo.

Después de 1830, Alfredo de Musset (1810-1857) se dio a conocer muy joven con poesías líricas en las que expresaba sus tristezas.

Luego escribió en prosa sus Comedias y Proverbios, colección de obras cortas de teatro imitadas sobre todo de las comedias de Shakespeare, en un lenguaje de una elegancia y de una gracia muy raras entre los románticos.

Fueron también muy admiradas en aquel tiempo las obras líricas de Casimiro Delavigne (1792-1843), sobre todo las Mesenianas (1818), y más tarde los Yambos, de Barbier (1805-1882), escritos en 1831 en honor a la Revolución de 1830.

Un amigo de Víctor Hugo, Teófilo Gautier, comenzó con poemas ronánticos, pero se dio a conocer sobre todo con Viajes en prosa y novelas históricas.

Al lado de estos jóvenes poetas románticos, el público seguía admirando a un superviviente de la generación anterior, Béranger, nacido en 1780, republicano y admirador de Napoleón, célebre por sus Canciones contra los emigrados y los Borbones.

Al mismo tiempo los románticos transformaban la novela y hacían de ella el principal género literario en prosa del siglo XIX.

Chateaubriand había empezado con Los mártires y Los Natchez.

Los poetas mismos, Lamartine, Víctor Hugo, Alfredo de Vigni, Musset, todos escribieron novelas.

Pero el público se había apasionado principalmente con las novelas históricas inglesas de Walter Scott.

Alejandro Dumas escribió entonces para la generalidad una serie de novelas (la más célebre fue Los tres mosqueteros).

Son relatos de aventuras muy divertidos, pero faltos de estilo.

Los grandes novelistas fueron los que intentaron representar la sociedad de su tiempo: Mérimée, y sobre todo Jorge Sand y Balzac.

Aurora Dudevant, nacida en 1804, había dejado a su marido para establecerse en París con sus dos hijos.

Escribía para ganarse la vida, con el seudónimo de Jorge Sand. (imagen)

Biografia de George Sand Resumen de su Vida Historia de sus Amores -

Se hizo célebre por una novela, Indiana (1831), enteramente romántica.

Vivió luego algunos años con socialistas y escribió novelas humanitarias.

Más tarde, en una serie de novelas campestres, que han seguido siendo las más célebres, representó los aldeanos del Berry, su país (1844-1852).

Lo que pintaba con preferencia era el amor, la humanidad y la naturaleza y no le gustaba representar más que la belleza. «El espíritu humano, decía, no puede dejar de embellecer y de elevar el objeto de su contemplación».

Balzac (1799-1850) comenzó con malas novelas históricas, luego fundó una empresa de librería que no resultó y le dejó cargado de deudas, para pagar las cuales hubo de escribir toda la vida.

Balzac Honoré
Balzac Honoré

Puso en sus novelas personajes de su época, describiendo su aspecto exterior y todos los actos de su existencia con todo pormenor, y fijándose principalmente en los tipos más antipáticos, ambiciosos, bandidos, estafadores, gentes malas y mezquinas de la burguesía.

En esta misma generación, la Historia cambió de forma.

Los historiadores románticos trataron de interesar a la masa general refiriendo el pasado con pormenores pintorescos de color local, escenas violentas, y hasta dando cabida a sus sentimientos particulares,de modo que pareciera un drama o una novela.

Agustín Tierry (1795-1856) fue inducido por una novela histórica de Walter Scott a escribir su obra principal: Historia de la conquista de Inglaterra.

Michelet (1798-1874), profesor de Historia, quiso hacer de esta ciencia «una resurrección». Emprendió una Historia de Francia, luego otra de la Revolución que le ocuparon hasta el final de su vida.

En tiempo de la Restauración el público se apasionó por los profesores que daban las enseñanzas públicas: Guizot, profesor de Historia; Cousin, de Filosofía; Villemain, de literatura.

Aquellos profesores, que hablaban para un público numeroso y muy ignorante, empleaban formas oratorias que transformaron el curso público en un género literario

ESCRITORES ALEMANES

El romanticismo había comenzado an Alemania.

Goethe, el poeta más grande del período precedente, vivió hasta 1832.

Biografía Goethe Wolfgang Obra Artistica del Romanticismo
Goethe Wolfgang

En el momento de morir acababa su segundo Fausto.

Formáronse sucesivamente en Alemania dos escuelas que se llamaron románticas.

La primera, además de algunos poetas poco conocidos, comprende a Schlegel, que enseñó en la Universidad de Viena y formuló la teoría del «arte romántico», opuesto al «arte clásico».

La segunda escuela se compone de gran número de poetas, sobre todo alemanes del Sur, cuyos nombres son más conocidos en Alemania que en Francia.

Algunos (Arndt, Koerner) escribieron cantos patrióticos durante las guerras con Napoleón.

El más conocido en Francia fue Hoffmann, un desequilibrado alcohólico.

Sus Cuentos fantásticos fueron muy admirados por los románticos franceses.

Aquel cuya obra ha durado más tiempo es un suabo, Uhland (1787-1862), autor de baladas y de canciones, de un sentimiento tan sincero y de un lenguaje tan sencillo que han seguido siendo populares en Alemania.

Los románticos escribieron también muchos dramas, que entonces tuvieron éxito y que hoy ya casi no se leen.

Pero son admirados aún dos autores dramáticos que en su tiempo pasaron casi inadvertidos: Kleis (1777-1811), que vivía en Berlín, y Grillparzer (1791-1872), creador del teatro austríaco.

Después de 1830, el poeta más célebre fue un judío de Alemania del Norte, Heme, establecido en París, donde vivía como periodista.

Su colección de Cantos (Lieder) le ha colocado entre los grandes poetas líricos de Alemania.

El otro gran lírico, un alemán tic Hungría, Lenau (1802-1850), que murió loco, se hizo célebre con poemas históricos y líricos de una tristeza sombría.

La mayor parte de los autores jóvenes estuvieron entonces en violenta oposición con los Gobiernos de Alemania, que no dejaban ninguna libertad a la prensa.

Un director de revista denunció a un grupo denominado La joven Alemania (1835) como enemigo de la religión.

La Confederación ordenó a todos los Gobiernos perseguir a cinco escritores, entre ellos Heine, prohibió sus obras porque «atacaban al cristianismo, a los ricos y al clero» y prohibió de antemano publicar todo lo que escribieran.

Dos de ellos, Laube y Gutzkow, autores de obras teatrales, fueron presos, y esta persecución los hizo célebres en toda Alemania.

Dos de los principales poetas líricos de aquella época, Herwegh (1817-1875) y Freiliggrath (1810-1876) fueron sobre todos conocidos por sus cantos revolucionarios y tomaron parte en la Revolución de 1848.

• LOS ESCRITORES INGLESES

En Iglaterra, el romanticismo tuvo dos formas diferentes.

Walter Scott (1771-1832), que escribía para la masa de los lectores de la clase media, publicó una gran serie de novelas históricas.

En ellas contó episodios de la historia de Inglaterra y de Escocia desde el siglo XII (Ivanhoe) hasta el XIX (El anticuario), con una abundancia de pormenores pintorescos que se imaginaba ser exactos y que se denominaban color local.

Los otros románticos ingleses fueron, por el contrario, poetas líricos sublevados contra la sociedad de su tiempo.

Shelley, nacido en 1792, ahogado en una tempestad en Italia en 1822, fue expulsado de la Universidad de Oxford en calidad de sospechoso de ateísmo y se fue a vivir a Suiza, luego a Italia.

Shelley Bysshe Percy literatura siglo xix
Shelley Bysshe Percy

Su obra consiste en poemas líricos de un sentimiento violento en que rechaza toda idea religiosa y metafísica.

Su amigo, lord Byron (1788-1824), gran señor indispuesto con los de su clase, abandonó Inglaterra en 1816, fuese a vivir a Italia, combatió en las filas de los insurrectos griegos y murió en Misolonghi.

Biografía de Lord Byron: Resumen de la vida y obra de George Gordon
Lord Byron

Escribió primeramente sátiras, luego poemas épicos, a.»la vez satíricos y líricos, que le hicieron ilustre en toda Europa.

Después de 1830, el romántico más original fue Carlyle, escocés, hijo de campesinos, nacido en 1795, que vivió al principio pobremente dando lecciones en un colegio y dedicándose a la literatura.

Thomas Carlyle (1795-1881) literatura siglo xix

Thomas Carlyle (1795-1881), ensayista e historiador escocés, además de influyente crítico social.

Escribió en una prosa poética, violenta, oscura, lleno de afectación y de rareza, obras extrañas, mezcla de historia, de sátira, de sermón, en que atacaba violentamente a la vez a la democracia que detestaba y a los ricos, a quienes acusaba de no hacer nada para mejorar la áspera miseria de su tiempo. Su obra más célebre.

El culto de los héroes, expone la doctrina de que todo se hace por los grandes hombres.

El historiador de moda en aquella época, Macaulay (1800-1859), fue, por el contrario, whig, partidario del régimen parlamentario.

Su Historia de Inglaterra (1848-1855) es un relato abundante, de fácil lectura, lleno de pormenores pintorescos.

Produjo a su autor más de medio millón.

En el reinado de Victoria aparecieron los dos grandes novelistas ingleses.

Dickens (1812-1879), hijo de un modesto empleado de Marina aprisionado por deudas, fue al principio aprendiz en una betunería en donde pegaba etiquetas en los tarros, luego se hizo escribiente y reportero de un periódico.

Charles Dickens Literatura siglo xix
Charles Dickens

Conoció de este modo la existencia de los pobres y la representó en todos sus pormenores, con una mezcla de indignación, de alegría y de compasión.

Desde su primera novela, Papeles postumos del club Plckwick (1837), tuvo un éxito enorme, ganando en lo sucesivo para vivir muy desahogadamente.

En sus novelas describió toda la vida inglesa en el período de grandes crisis de miseria y de agitación .

El otro novelista Thackeran (1811-1863), escribió poco, pero bastaron para hacerle célebre sus dos novelas, el Libro de los Snobs y La Feria de las vanidades (1848), dos violentas sátiras contra la vanidad y la tontería de la aristocracia inglesa.

Fuente Consultada:
Historia Univesal Ilustrada Tomo 4 de Charles Seignobos Editorial Publiser Buenos Aires

Temas Relacionados:
• Literatura y Teatro Griego: Principales Representantes y Cualidades
• La Eneida Literatura Romana Virgilio Resumen
• Grandes Escritores de la Historia
• Caracteristicas de la Literatura Modernista en Hispanoamerica
• Poesias de Alfonsina Storni Vida y Obra
• La Literatura en la Edad Media Géneros y Características
• El Siglo de Oro Español en Literatura y Arte Caracteristicas

Enlace Externo:LITERATURA DEL SIGLO XIX

Biografia Jose Maria Vargas Vila: Obra Literaria del Filosofo

Biografia Jose Maria Vargas Vila Obra Literaria del Filosofo

José María Vargas Vila: (1860-1933), escritor colombiano, autodidacta. Este genial pensador hispanoamericano, nació en Bogotá el 23 de julio de 1860.

A los 17 años era profesor de Ciencias en su país y a los 20 se graduó en Filosofía y Letras.

A los 24 intervino en la política de su país con la pluma, y en el campo como jefe de guerrillas, combatiendo la dictadura dominante.

Fue expulsado de Colombia, estableciéndose en Venezuela, donde en 1886, publicó Pasionarias, su primer libro de versos, y en 1888 Pinceladas sobre la última revolución de Colombia, Siluetas bélicas y la regeneración de Colombia ante el Tribunal de la Historia.

Biografia Jose Maria Vargas Vila Obra Literaria del Filosofo
Entre sus innumerables obras se destacan: Aura o las violetas, Flor de Fango, Ibis, Lirio Rojo, sobre temas de gran aceptación popular, como el incesto, la misoginia, el suicidio, la pasión desbordada. Entre los ensayos de tipo panfletario hay que mencionar: Los Parias, Los divinos y los humanos, Los Césares de la decadencia, y Ante los bárbaros, entre otros

En Maracaibo, donde fue confinado a causa de su labor literaria, escribió Aura o Las Violas, novela que fue llevada a la pantalla en 1924.

Vargas Vila había ido adquiriendo, por la índole de sus trabajos, gran notoriedad en la América Central.

En Caracas dirigió El Eco Andino (1889) en el que atacó a las dictaduras hispanoamericanas.

Después de un breve viaje a Europa regresó a Venezuela, y allí, desde el nuevo periódico El Espectador, combatió la dictadura de Andueza Palacio.

Expulsado del país por éste se refugió en Curacao, atacando al dictador desde Los Providenciales.

En 1892 se trasladó a Nueva York, donde fundó con Ramón Vares las revistas El Progreso e Hispanoamérica.

Volvió a Venezuela en 1894, siendo secretario privado del presidente Crespo.

Otra vez en Nueva York, publicó Copos de espuma (1897) y Flor del Fango (1898).

Al año siguiente se trasladó a París, pero, nombrado cónsul del Ecuador en Italia, pasó a Roma, donde pronto ascendió a encargado de negocios y ministro residente.

Durante su estancia en Italia escribió las novelas Ibis (1899), Las rosas de la tarde (1900), Los Parias, Alba Roja y la terrible diatriba contra la América del norte Ante los bárbaros (1902).

Volvió en 1903 a Nueva York, fundando allí la revista político-literaria Némesis, que redactó durante treinta años, hasta su muerte.

Con Rubén Darío fue nombrado en 1905 para formar parte de la Comisión de límites entre Nicaragua y Honduras y terminada esta misión, residió alternativamente en París, Madrid, Roma y otras ciudades.

En estas andanzas por Europa publicó:

Prosas laudes (1906), Los Césares de la decadencia (1907), y La República romana (1908); estas dos últimas de carácter histórico; El camino del triunfo (1909); La conquista de Bizancio; El ritmo de la vida; La voz de las horas, todas en 1910; Huerto agnóstico (1911); En las zarzas del Horeb y Archipiélago sonoro (1912). También escribió Sobre las viñas muertas y La tragedia de Cristo.

En vísperas de la guerra mundial (1914) pasó a residir a Barcelona y publicó Los discípulos de Emaús, El minotauro, El final de un sueño, La ubre de la loba, Los estetas de Teópolis, Salomé y Cachorro de León.

En diciembre de 1920 emprendió otro viaje a América que había de ser ya el último.

Recorrió Argentina, Uruguay, Brasil, las costas de Venezuela, Colombia, Cuba y México.

En La Habana, escribió y publicó Odisea romántica, y La Novena Sinfonía.

Regresando a Barcelona publicó en 1928 Gesto de Vida, El Imperio romano y Polen Lírico, en el que están recopiladas las conferencias que pronunció en su último viaje a América.

En 1929 escribió Italo Fontana y en 1930 Tardes serenas.

Siempre en laboriosa tensión le sorprendió la muerte en pleno trabajo cuando redactaba sus copiosas memorias, el 22 de mayo de 1933.

Vargas Vila, insigne polígrafo y pensador, al par que hombre de lucha; fervoroso amante de la libertad y la democracia es una figura relevante de las letras y del pensamiento hispanoamericano.

Reunió en sí y en un grado eminente plurales cualidades que le permitieron elaborar una obra polifacética.

Fuente Consultada:Historia Universal de la Civilizacion Tomo II Editorial Biblioteca Hispania Ilustrada Entrada: José María Vargas Vila

Temas Relacionados:

Que es la Poesia Epica Caracteristicas
La Poesia Romantica y Gauchesca Argentina
Poesias de Alfonsina Storni Vida y Obra
Biografia de Gabriela Mistral
Biografia de Mario Benedetti
Biografía de Francisco Quevedo
Biografia de Juan Luis de Leon, Poeta Lirico Español
Biografia de Bryant William Cullen

Enlace Externo:Biografía de José María Vargas Vila

Biografia de Perrault Charles Resumen de su Vida y Obra Literaria

Biografía de Perrault Charles

Entre 1691 y 1697 un escritor francés, muy famoso por sus escritos
que elogian al rey Luis XIV, publica unos maravillosos cuentos infantiles. Desde entonces hasta nuestros días, todos los niños han disfrutado con estas historias sencillas y sus enseñanzas.

Perrault, Charles fue un escritor francés, (París, 1628 – id., 1703). Fue secretario particular del ministro Colbert.

Autor de obras históricas, poemas, y unas Memorias aparecidas en 1769, debe su celebridad a una serie de narraciones tradicionales que reunió bajo el título Cuentos de la madre Oca (1697).

Muchos de ellos se han convertido en clásicos de la literatura infantil, como Barba azul, Caperucita roja y La Cenicienta.

Biografia de Perrault Charles
Perrault es conocido ante todo por sus cuentos, entre los que figuran los famosos Cenicienta o La bella durmiente, que él recuperó de la tradición oral en Historias o cuentos del pasado (1697) y conocidos también como Cuentos de mamá Oca, por la ilustración que figuraba en la cubierta de la edición original.

Nacido en 1628 en el seno de una familia muy rica, Charles Perrault pasó a la historia de la literatura por haber escrito «Caperucita Roja», «Pulgarcito», «El gato con botas» y otros muchos cuentos reunidos en Cuentos de mi madre la Oca.

Después de haber estudiado leyes, se dio a conocer por sus poemas galantes y obras en verso que celebraban los grandes acontecimientos del reino.

En 1671 fue elegido miembro de la Academia Francesa.

Cuentos de mi madre la Oca: Más que por sus obras anteriores, Charles Perrault pasó a la posteridad por los cuentos infantiles, que empezó a publicar cuando ya era anciano.

Recopilo y adapto historias muy antiguas que se transmitían de generación en generación durante las veladas familiares, y las revistió de una forma literaria.

Estas narraciones le dieron celebridad, y se convirtieron en clásicos de la literatura infantil.

Debido a que su origen está en tradiciones antiguas, la historia básica de algunas de ellas se repite, aunque con variaciones, y por eso reaparecen en la obra de otros escritores que también recopilaron historias tradicionales, como los hermanos Grimm, por ejemplo.

Charles Perrault murió en París en 1703.

Una disputa literaria: Perrault participó en la gran disputa literaria de la época en Francia, que opuso los «modernos» como él, partidarios de renovar la lengua, a los «antiguos», acusados de defender una lengua pedante y arcaica. Boileau y Ráeme eran dos de los representantes de los antiguos.

LINEA

BREVE FICHA BIOGRAFICA DE PERRAULT

• Nació el 12 enero de 1628, en París (Francia).

• A los nueve años comenzó a estudiar en el colegio de Beauvais, París.

• En 1643 ingresó a la carrera de Derecho.

• Ocho años después obtuvo el título de abogado.

• En 1663 se convirtió en empleado de Colbert, famoso consejero del rey Luis XIV.

• Dos años más tarde fue nombrado inspector de obras del Rey.

• Durante un largo tiempo escribió poesía.

• Desde 1671, gracias a Colbert, fue miembro de la Academia Francesa, cuyo reglamento contribuyó a redactar.

• En 1673 fue elegido bibliotecario de la Academia.

• A partir de 1683 se dedicó sólo a escribir.

• Cuatro años más tarde leyó en la Academia un poema titulado «El siglo de Luis el Grande», que afirmaba que las artes y las ciencias habían sobresalido durante el siglo XVII en Francia.

Esta opinión originó una gran discusión entre los literatos de la época ya que contradecía a quienes defendían la superioridad de la cultura griega y romana.

Los cuentos de hadas llegaron hasta nosotros gracias a Charles Perrault. Él los rescató de la tradición oral (transmisión de boca en boca) y los escribió con algunos cambios. A la mayoría les agregó una moraleja (o lección) y un final feliz. Así, cuentos como «La Bella Durmiente», «Caperucita Roja», «El Gato con Botas», «Cenicienta», «Piel de Asno» y «Pulgarcito» se hicieron tan famosos que incluso fueron llevados al cine, al teatro y a la música.


• En 1697 publicó «Historias o Cuentos del tiempo pasado» (también llamados «Cuentos de mi madre la Oca«), recopilación de cuentos populares que abordó por primera vez el tema de los cuentos de hadas.

• Al año siguiente se publicaron en un volumen sus trabajos completos.

• Murió en París, el 16 de mayo de 1703.

Fuente Consultada:
Encilopedia Electrónica ENCARTA Microsoft
Gran Enciclopedia Universal Tomo 30 Espasa Calpe Entrada: Perrault Charles
¿Quien Fue…? Editorial OCEANO
Ficha Biografica de la Revista GENIOS – Charles Perrault

Biografia de los Hermanos Grimm – Vida y Obra Literaria

Biografia de los Hermanos Grimm – Vida y Obra Literaria

En 1812 aparece en Alemania un libro de cuentos que se convierte con el paso del tiempo en un clásico de la literatura infantil. Sus autores son dos hermanos cuyos estudios sobre antiguos textos gemídmeos sientan las bases definitivas de la lengua alemana.

Hermanos Grimm, Jacob Ludwig Karl Grimm (1785-1863) y Wilhelm Karl Grimm (1786-1859), hermanos e investigadores alemanes, fueron pioneros en el estudio de la filología y el folclore.

Biografia de los Hermanos Grimm - Vida y Obra Literaria
Los relatos de su obra fueron recopilados a partir de las tradiciones populares de los distintos territorios alemanes. Según declararon sus autores, se trata de una transcripción rigurosa que no trataron de embellecer, como sí lo hizo Perrault en su momento.
El libro restituyó así un rico folclore desconocido para las capas cultas de la sociedad.

BREVE FICHA BIOGRAFICA

Los dos hermanos nacieron en Hanau, región de Hesse (actual Alemania); Jacob, el 4 de enero de 1785 y Wilhelm, el 24 de febrero de 1786.
Entre 1802 y 1806, mientras estudiaban en la universidad alemana de Marburgo, comenzaron a interesarse en la poesía popular.
Entre 1812 y 1822 publicaron una recopilación de cuentos tradicionales de distinto origen, conocida como «Cuentos de hadas de los hermanos Grimm».
En 1816 iniciaron la edición de una serie de leyendas alemanas.
Tres años después apareció el trabajo científico más importante de Jacob: «Gramática alemana», considerada como el origen de la filología germánica, es decir, del estudio de textos escritos en ese idioma.
En 1830 se trasladaron a la Universidad de Gotinga (Alemania), donde Jacob se desempeñó como profesor y Wilhelm fue bibliotecario.
En 1840 el rey Federico Guillermo IV de Prusia los invitó a la Universidad de Berlín, como miembros de la Real Academia de las Ciencias.

Un gran diccionario: Desde 1852 trabajaron en Berlín en el ambicioso proyecto de un diccionario que analizaría todas las palabras alemanas, cuyo primer volumen terminaron dos años más tarde. Luego de la muerte de Wilhelm, su hermano publicó el segundo tomo en 1860 y el tercero en 1862. Distintos autores terminaron los restantes veintinueve tomos a lo largo de casi un siglo.

Ambos murieron en Berlín: Jacob el 20 de setiembre de 1863 y Wilhelm el 16 de diciembre de 1859.

Los hermanos Grimm investigaban sobre el folclore y las tradiciones alemanas, cuando se encontraron con la posadera Dorothea Viehmann, quien les contó una enorme cantidad de historias tradicionales.

Después, pasaron seis años entrevistando a decenas de personas para escuchar y recopilar las leyendas que se transmitían de generación en generación.

Una vez publicados, los relatos se hicieron famosos; en el siglo XX llegaron al cine y aún hoy se los lee.

bullet

VIDA Y OBRA: Jacob de un simpática personalidad , quien, junto con su hermano Wilhelm Karl , recogieron con exquisito su gusto por las tradiciones populares que los tiempos amenazaban destruir.

Los dos hermanos nacieron en Hanau —Jacob el 4 de enero de 1785 y Wilhelm el 24 de febrero de 1786—, y estudiaron en la Universidad de Marburgo.

Los dos hermanos trabajarían juntos prácticamente toda su vida, y pasarían a la historia literaria de su país no sólo por la recopilación de cuentos sino tam bien por sus estudios de gramática alemana y por el monumental Diccionario alemán en 16 volúmenes, la mayoría de los cuales sólo se publicaron después de la muerte de sus autores.

Jacob apasionado del pasado de su pueblo, Grimm lo hizo revivir en sus libres y en sus obras.

Pero, al mismo tiempo, fue un erudito formidable, y uno de los sabios que más contribuyeron al progreso de la filología y la mitología nórdicas y germánicas.

La filología es la disciplina científica que estudia una lengua basándose en el análisis comparativo de los documentos escritos en esa lengua. Se observan asi las reglas de la euolución de un idioma. También permite profundizar en el conocimiento de las civilizaciones antiguas, como la de la Grecia o la Roma clásicas mediante el estudio de los textos de la época.

Jacob Grimm nació en Hanau, localidad del ducado de Hesse-Cassel, el 4 de enero de 1785. Su padre, abogado de bastante fama, murió prematuramente, sin dejar bienes de fortuna.

Gracias al afecto de su tía, camarera de la esposa del landgrave de Hesse, Jacobo y su hermano pudieron ingresar en la escuela pública de Cassel (1798) y cursar la carrera de leyes en la universidad de Marburgo.

Por esta época, explicaba en este centro el famoso Savigny, creador de la ciencia de la historia del derecho.

Fue bajo su dirección que Grimm se dedicó al estudio del pasado y de sus antigüedades.

En 1805 se trasladó a París para ayudar a Savigny en sus tareas literarias. De regreso a Cassel obtuvo un empleo en la Secretaría de guerra.

Al constituirse el reino de Westfalia, Gerónimo Bonaparte le designó superintendente de su biblioteca y auditor del consejo de Estado (1808).

Poco después, en 1811, publicaba su primera obra sobre los poetas medievales alemanes, completada en 1812 por la edición de los fragmentos de dos poemas antiguo. En este mismo año empezó a publicar los Cuentos de niños y del hogar.

El volumen Cuentos Infantiles y del hogar, que incluye unos doscientos relatos, algunos tan famosos como «Blancanieves» o «Hansel y Gretel», obtuvo de inmediato un éxito que perdura hasta nuestros días. Varios de ellos son muy similares a los que el francés Perrault había recogido en Francia a finales del siglo XVII, pero difieren en su propósito (el de Perrault era más literario) y en su origen, ya que trabajaron sobre tradiciones distintas.

El fracaso de los ejércitos napoleónicos y la caída del reino de Westfalia, abrieron en su vida de erudito un período de inusitada actividad.

Nombrado en 1813 secretario de legación por el elector de Hesse, entró en París con los aliados (1814) y asistió a las tareas del Congreso de Viena (1815).

En 1817 fue nombrado profesor de la universidad de Gottinga, desde una de cuyas cátedras explicó gramática histórica, diplomática y literatura medieval.

Fruto de sus lecciones fue su Gramática alemana (1819-1822), obra que hizo época en los estudios filológicos. En 1835 publicaba un no menos substancial tratado sobre Mitología alemana.

Opuestos al gobierno propiamente tiránico del rey de Hannóver, Jacobo y su hermano fueron desterrados del reino. Residieron tres años en Cassel, hasta que en 1840 pasaron a Berlín, a fin de ocupar sendas cátedras en esta universidad.

Nombrado miembro de la Academia de Ciencias berlinesa, trabajó en la confección de un gran Diccionario.

La muerte le sorprendió en plena labor el 20 de septiembre de 1863, después de veinte años de fecundo profesorado e inimitable propaganda en favor de las antigüedades germánicas.

Los dos murieron en Berlín, Wilhelm en 1859, y Jacob cuatro años después del fallecimiento de su hermano.

LOS CUENTOS DE LA TRADICIÓN ORAL GERMÁNICA QUE LOS HERMANOS GRIMM RECUPERARON Y PUSIERON POR ESCRITO HAN ACOMPAÑADO LOS SUEÑOS DE GENERACIONES DE NIÑOS Y NIÑAS HASTA EL PRESENTE

Fundadores de la filología alemana: Después de la aparición del libro de cuentos, que también habían escrito para restituir la belleza de la lengua alemana, los dos hermanos se dedicaron a establecer las reglas de la gramática, por lo que se les considera precursores de la filología germánica.

Jacob fue bibliotecario en Kassei y catedrático en la Universidad de Gotinga.

En 1848 publicó con su hermano, especialista en literatura medieval, una Historia de la lengua alemana, y unos años después empezaron a trabajar en el Diccionario alemán, un monumental esfuerzo para recoger y definir el inmenso léxico de una de las principales lenguas europeas.

fuente

Otras Biografias en este sitio

Biografia de Campanella Tommaso Filosofo Italiano
• Biografia de Gertrudis Gomez de Avellaneda, Poetisa Cubana
Biografia de Jose María Vargas Filosofo
• Biografia de Fisico Carlo Rubbia
Biografia de Leopardi Giacomo,Poeta
• Biografia de Valera Eamon Politico
Biografia de Virrey Francisco Elio
• Biografia de Camoes Luis

Enlace Externo:Los Hermanos Grimm: ¿locos o visionarios?

Biografia de Roberto Payro: Vida y Obra Literaria del Escritor

Biografia de Roberto Payro-Escritor Argentino

Es el más importante de los escritores realistas de fines del siglo XIX y principios del XX en la Argentina.

Vida. Nació en Mercedes, provincia de Buenos Aires (1867) y a los siete años vino a residir en Lomas de Zamora, en las afueras de la capital federal. Se inició, joven aún, en las letras, con algunas poesías, ensayos y una primera novela.

Se trasladó más tarde a Bahía Blanca y con una herencia recibida, fundó el diario La Tribuna, de tendencia progresista y liberal (1888), a instancia de un escritor amigo suyo.

Regresó a Buenos Aires (1890) y se inició como redactor en el diario La Nación, lo que le permitió realizar algunos viajes por el interior del país y el extranjero en misiones periodísticas.

Biografia de Roberto Payro
Fue el más importante narrador realista de novelas costumbristas criollas, como lo demuestra en El casamiento de Laucha (1906), Pago Chico (1908) y Las divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira (1910).

Como consecuencia de estos viajes, publicó La Australia argentina y En tierras de Inti.

Pero la verdadera iniciación de su talento narrativo se revela en El falso inca (1905), novelita corta de estilo picaresco al modo tradicional español, en que narra las amenas peripecias de Pedro Chamijo, aventurero de la época colonial que se hace pasar por descendiente de los incas peruanos con la complicidad de una mestiza que habla quichua, simula ser el inventor de un original cañón de madera y promueve una rebelión entre los diaguitas.

En esta última empresa, encuentra el fin de su vida.

Por esos años da a conocer lo mejor de sus obras realistas. El casamiento de Laucha (1906), también dentro del género picaresco, Pago Chico (1908), sátira de las costumbres criollas y las Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira (1910).

Se embarcó luego con su familia rumbo a Europa (1907) como corresponsal del mencionado diario, y una vez allí fue a residir en Bélgica (1909), donde lo sorprendió la primera guerra mundial (1914-1918).

Se dedicó en su retiro al estudio de la historia colonial americana, con el propósito de escribir novelas sobre dicha época, y tuvo dificultades con las tropas alemanas.

Regresó más tarde a Buenos Aires (1922), publicó El capitán Vergara (1925), crónica romancesca de la conquista del Río de la Plata, y luego El Mar Dulce (1927), crónica novelada sobre el descubrimiento del Río de la Plata por Juan Díaz de Solís.

Murió a los 61 años de edad (1928).

Las novelas históricas. Aunque fue la obra de sus últimos años, y la que más esfuerzo de documentación le requirió, no fue lo mejor de su producción.

Durante su residencia en Bélgica, surgió en su espíritu la idea de romancear gran parte de la historia argentina, y se dedicó entonces con intensidad a la lectura de los libros documentales de la época, cronistas, viajeros e historiadores: Ulrico Schmidl, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Ruy Díaz de Guzmán, Cieza de León, y otros.

Ya había tenido un éxito inicial con EL falso inca que aunque de tema histórico, era en realidad una sobrosa novelita picaresca.

La otra novela histórica de éxito fue El Mar Dulce (1927), en la cual narra la organización de la expedición de Juan Díaz de Solís por encargo del rey Fernando el Católico de España, el secreto de los preparativos, la envidia y oposición de los oficiales reales, la partida y llegada al Río de la Plata, y el desembarco en que es asesinado por los indios.

Si bien se trata de un asunto muy conocido por la historia, y por consiguiente sin posibilidades de despertar suspenso, se salva de las dificultades de este género por el elegante estilo con que está escrita, la valiosa reconstrucción de la época, y la amenidad del relato.

En El capitán Vergara (1925) narra las rivalidades y luchas entre Irala —llamado el capitán Vergara— que ha venido en conquista a la región del Plata y Paraguay, y Alvar Núñez Cabeza de Vaca, adelantado nombrado por el rey.

La obra es muy extensa, morosa en su desarrollo y detallada en sus peripecias. Sin embargo, leída con gusto por lo histórico, revela el interesante mundo de intrigas, riesgos, sufrimientos, negociaciones con los indígenas, combates, enfermedades, lujuria y religiosidad, en que actuaron algunos de los héroes de la Conquista.

Escribió otras obras más, e incluso prometió una —Paquillo— que no alcanzó a escribir.

Las novelas realistas criollas. El verdadero talento de Payró sobresale en las novelas costumbristas criollas, donde desenvuelve con hábil y comunicativa burla, la vida del país hacia fines de siglo.

Dentro de este género, tres son sus obras mejores: El casamiento de Laucha (1906), Pago Chico (1908) y Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira (1910).

En la primera de ellas refiere las aventuras de Laucha un muchacho campesino poco ganoso de trabajar, que se casa con una viuda italiana, doña Carolina, para vivir de sus ahorros y las ganancias de su almacén.

Al cabo de un tiempo, agotado el patrimonio de la viuda, Laucha la abandona, pues en realidad no se ha casado con ella, sino que la ha estafado con un simulado casamiento, de acuerdo con un sacerdote prevaricador.

Ésta es una obrita ligera, amena y picaresca, que algunos consideran como la verdadera obra maestra de Payró (John A. Crow).

La segunda, Pago Chico, es una novela de más aliento, más cómica y profunda.

Narra por extenso la vida minúscula de un pueblecito de campo, Pago Chico, que reproduce simbólicamente el estado de la sociedad semicivilizada de aquellos años.

La moraleja de la obra es un símbolo del pasado: «Pago Chico, infierno grande».

En efecto, todas las peripecias de la obra muestran lo difícil que es vivir y progresar en un ambiente donde las pasiones, la mala política, las envidias y la escasa cultura, son el ambiente normal y cotidiano.

Desfilan por las páginas del libro toda la galería de personajes del pasado: el comisario Barraba, el periodista Viera, el intendente Domingo Luna, el caudillo opositor don Ignacio, el escribano Ferreiro, el farmacéutico Silvestre, el concejal Bermúdez, el diputado Cisneros y otros más, con sus esposas, que giran en torno a la política y sus réditos. También son notables las descripciones de las costumbres y los lugares típicos.

«Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira». Es una obra de intención más profunda. No se trata sólo aquí de describir las costumbres poli ticas, sino de mostrar con ironía y repudio las maniobras cíe un inescrupuloso político de la época.

Mauricio Gómez Herrera es el personaje central del libro. Nacido en el pueblos de Los Sunchos, desde pequeño muestra su carácter fuerte y ambicioso. Holgazán, poco estudioso, no demuestra ningún interés en aprender, pero su ma’ire le enseña a leer y escribir.

Es llevado luego a la Capital Federal para iniciar sus estudios secundarios, pero escapa de allí y retorna n su pueblo natal.

Comienza entonces un romance con una vecina suya, amor que favorece el padre de la niña, creyendo ver en el futuro casamiento una oiBHión para mejorar su situación económica y social.

El joven ingresa luego en un periódico lugareño, La época, al lado del periodista Miguel de la Espada.

Se inicia con algunos sueltos, y a poco se convierte en un escritor político cotizado en el pueblo, por sus ataques hirientes al partido opositor.

Comienza así su carrera de vertiginoso ascenso político, que no cede ante ningún obstáculo ni escrúpulo moral: engaña a su novia, ron quien tiene un hijo ilegitimo; frecuenta amistades importantes; enamora a una joven de posición adinerada; se convierte en diputado y luego en jete de policía, contrae matrimonio con la heredera de un millonario v realiza con su apoyo pingües negocios.

En medio de los triunfos políticos, es criticado en sueltos periodísticos por un joven, que resulta ser su hijo ilegítimo. Cuando recibe una carta de xa madre del periodista, su antigua novia provinciana, la destruye con desprecio, para no dejarse llevar por sentimentalismos.

Las obras de Payró fueron muy populares en su tiempo y aun hoy en día gozan del favor del público.

Fue un crítico burlón de la Argentina en transición, pero tolerante, comprensivo y honrado.

Dominó muy bien el habla popular, lo cual se refleja en los parlamentos de sus personajes.

Su visión de la Argentina no fue, sin embargo, pesimista, pues deja detrás de su sonrisa, un hálito de esperanza.

«Fue el más dotado narrador de todos ellos, y tenía mucho que decir», ha apuntado la crítica extranjera (Jeferson R. Spell).

Escribió también teatro y relatos cortos de gran valor.

OBRAS Y EDICIONES: Pago Chico. Buenos Aires, Losada. 1939. Divertidas aventuras del nieto de Juan Morelra. Buenos Aires, Losada, 1939. El Mar Dulce. Buenos Aires, Losada. 1939. El casamiento de Laucha. Chamijo. El falso inca. Buenos Aires, Losada, 1939.

LECTURAS COMPLEMENTARIAS Y ESTUDIOS: Raúl Larra. Payrfi. el nove-lista de la democracia’. Buenos Aires, Quetzal, 195-2. Enrique Anderaon Imbert, Tras novelas da Payró con picaros en tres miras. Tucumán, Facultad de Filosofía y Letras, 194-2.

Fuente Consultada: Literatura Española, Hispanoamericana y Argentina de Carlos Alberto Loprete Editorial Plus Ultra – El Modernismo-Roberto J. Payró

Otros Temas

Interpretación del Lazarillo de Tormes
Caracteristicas de la Literatura Modernista en Hispanoamerica
Biografia de Juan Luis de Leon, Poeta Lirico Español
La Literatura Europea en el Siglo XIX
Biografía de Francisco Quevedo
Biografia de Roberto Payro

Enlace Externo:El Lazarillo de Tormes – ¡RESUMEN completo!

Biografia de Rodo José Enrique: Escritor Modernista

Biografia de Rodo José Enrique Escritor Modernista Uruguayo

Es el más conocido ensayista del movimiento modernista y una de las mayores figuras de la literatura uruguaya. Fue uno de los miembros más destacados de la llamada «generación de 1900».

Diputado por el Partido Colorado en varias ocasiones.

Cofundador de la Revista Nacional de Literatura y Ciencias Sociales (1895-1897), desde entonces ejerció la crítica literaria con tolerancia y flexibilidad.

Biografía: Nació en Montevideo (1872) y asistió a una escuela ajena a todo credo religioso.

De esta época datan sus primeros trabajos literarios, aparecidos en revistas escolares.

Desconocido aún por el público, fundó con otros escritores la Revista Nacional de Literatura y Ciencias Sociales (1895), y comenzó a publicar ensayos y críticas literarias que le granjearon la popularidad.

Biografia de Rodo José Enrique Escritor Modernista
José Enrique Rodó (1871-1917), escritor uruguayo que se dedicó al periodismo, al ensayo y a la enseñanza, y desarrolló una notable actividad política en una etapa crucial para la América española, al iniciarse el siglo XX.

Años después, fue designado profesor de literatura en la Facultad de Letras de la Universidad de Montevideo (1896), hasta que dio a conocer su libro Ariel (1900), que lo convirtió de inmediato en una de las figuras intelectuales más prestigiosas de América.

El libro causó un gran movimiento de ideas en el continente y fue sumamente leído por los jóvenes de su generación. Fue designado entonces director de la Biblioteca Nacional.

Abandonó luego la cátedra para dedicarse activamente a la política (1901), y ocupó una banca en la legislatura uruguaya, por dos períodos (1902 y 1908).

Publicó en ese lapso los Motivos de Proteo (1909), que logró inmediato éxito y difusión.

Con motivo de su actividad parlamentaria y política cultivó la oratoria ccn singular éxito, así como el periodismo.

Prosiguió también con su iabor de ensayista y edito El mirador de Próspero (1914), recolección de escritos anteriores sobre motivos diversos, no incluidos anteriormente en libros.

Partió luego para Europa como corresponsal de la revista argentina Caras y Caretas (1916), pero lo sorprendió la muerte mientras se encontraba en Palermo, Italia (1917). Postumamente aparecieron otros libros suyos.

El ensayista.

Rodó fue esencialmente un ensayista, y como tal, está considerado uno de los más brillantes que ha producido la literatura de Hispanoamérica.

Fue ciertamente un pensador, pero al mismo tiempo fue un artista, un estilista, amante de la forma escrita perfecta.

Sus escritos revelan una sintaxis elaborada y cuidada, una prosa fría pero agradable.

Su estilo está lejos del apasionamiento y el personalismo.

Al contrario, se señala su obra por la impersonalidad y el equilibrio entre las posiciones o ideas encontradas, sin escatimar méritos ni ocultar verdades.

Es un razonador discursivo, sin premura ni pre-conceptos, que busca llegar por su propia lógica a las verdades.

Por eso su posición ideológica es libre, al margen de todo doctrina rismo excluyeme.

Es un eclecticismo personal que resuelve por propia cuenta y riesgo las antinomias y los conflictos especulativos.

Se ha considerado a Rodó como el autor de «la más perfecta» de las prosas americanas (Luis Alberto Sánchez), y se ha constatado la influencia que sobre ella han tenido los maestros franceses Renán y Guyau, que Rodó siguió en muchas de sus ideas.

Sin embargo, este afrancesamiento mental o estético, no provocó, como en el caso de otros espíritus galicados de la época, una desespañolización de su prosa.

• «Ariel».

Este libro es la obra cumbre de Rodó, y uno de los breviarios ideológicos de la juventud hispanoamericana de principios del siglo XX.

Aunque sus ideas puedan no ser compartidas unicamente, en su momento trajo un mensaje que cautivó y se difundió con extraordinaria rapidez y aceptación.

Los críticos como valioso en esos años y celebraron el talento del autor.

————- 00000 ————

El libro adopta la forma de consejos o clases que el profesor Próspero da a sus alumnos, al despedirse de ellos, después de un año de actividad escolar.

En nombre de Próspero le ha sido adjudicado al viejo y venerado maestro, en recuerdo al sabio de la obra de Shakespeare, La tempestad.

El maestro habla a sus jóvenes discípulos cerca de una estatua de Ariel que domina la sala, y que representa al genio del bien, a la parte noble y espiritual del ser humano, en contraposición con Calibán, el dios de la materia del mal, que aparece también en la citada obra de Shakespeare.

Allí, en ese ambiente, el maestro inculca a sus alumnos el repertorio de ideas que componen el libro.

————- 00000 ————

La obra puede dividirse en tres partes: primero, la exaltación de la personalidad integral del hombre contra la especialización profesional que lo empequeñece, y defensa del ocio noble que permite la realización de las obras del espíritu; segundo, defensa de las minorías selectas y de la jerarquía intelectual contra las tendencias mediocrizadoras de la democracia moderna; tercero, crítica contra los Estados Unidos, su tipo de civilización y su escala de valores.

El «arielismo».

Entre las ideas descollantes que se desarrollan en este esquema, puede señalarse su tesis de la conjunción del antiguo ideal griego, de belleza con la doctrina del cristianismo, en una especie de ideal religioso y vital apto para la nueva juventud.

Asimismo, postula un equilibrio entre las tendencias naturales de la personalidad humana y las normas educativas, como medio de lograr una armónica persona.

También busca la conciliación entre los mejores valores de la civilización española y lo más puro de la energía anglosajona.

Al referirse a los Estados Unidos, considera que su cultura no es refinada ni espiritual; que ha hecho una ciencia de la utilidad; que no hay dimensión poética en el espíritu anglosajón; pero en cambio, aplaude su filosofía de la acción, el culto de la salud y la fuerza, y el bienestar material que ha logrado con el trabajo del pueblo, pues considera que el bienestar es necesario para el reino del espíritu.

También pregona Rodó una organización social justa y noble, que supere los instintos brutales y la ignorancia, pero para ello sostiene que el sistema ideal de gobierno es una democracia dirigida por una aristocracia de la inteligencia, que despliegue un ideal de desinterés e idealismo opuesto al utilitarismo.

En síntesis, el «arielismo» propuesto por José Enrique Rodó consiste en una combinación armónica de los ideales griegos, cristianos, hispánico y anglosajón, que permita el desarrollo integral de la personalidad humana, en una sociedad democrática, justa y selectiva.

Rodó ha condenado por igual el ascetismo cristiano y el puritano por considerarlos estrechos, ha puesto su fe en la ciencia y en las democracias como semillas de los futuros estados, y ha reclamado para la América latina una urgente vida interior y una capacidad de ejecución.

Se le ha criticado a Rodó el haber simplemente planteado una teoría sin considerar la realidad social, política y cultural de Hispanoamérica, y sin tener tampoco una palabra de recordación para el indio, que es el ser más sufriente del continente.

O sea, que su americanismo es simplemente cultural, unilateral, y que no aporta ideas propias sino que glosa los conceptos tradicionales del humanismo (Zum Felde).

Otras obras.

Las otras obras de Rodó se caracterizan en general por su carácter misceláneo, que se explica por la compaginación en libros de ensayos variados, publicados con anterioridad en forma aislada.

Los Motivos de Proteo son, para algunos críticos, el mejor libro de Rodó. El autor se repite allí un poco, hace una apología de la voluntad, de la cultura grecolatina, de la renovación del individuo como mejor modo de realizar una vida, y otros temas similares o conexos.

Lo mejor de este volumen son las parábolas, género en el que sobresalió el autor uruguayo, y que consisten en ejemplos o narraciones que permiten ejemplificar simbólicamente un pensamiento profundo.

El «proteísmo» de Rodó es un culto al idealismo intelectual y estético.

El mirador de Próspero es también una recopilación de trabajos diversos sobre legislación, crítica literaria, biografías, etc., algunos de ellos de notable valor, sobre todo los referentes a crítica literaria, género para el cual el ensayista uruguayo estaba magníficamente dotado, y preparado por sus lectores de los modelos y técnicas franceses.

Ver: Modernismo en Hispanoamerica

OBRAS Y EDICIONES: Obras completa. Madrid, Aguilar. 1957. Con introducción, prólogo y notas de Emir Rodríguez Monegal.
LECTURAS COMPLEMENTARIAS Y EDICIONES. Víctor Pérez Petit. Rodó, Su vida, su obra. Montevideo, Claudio García, 193 7 Gonzalo Zaldumbide, Montalvo y Roció. Nueva York, Instituto de las Españas, 1938.

Fuente Consultada: Literatura Española, Hispanoamericana y Argentina de Carlos Alberto Loprete Editorial Plus Ultra – El Modernismo-José Enrique Rodó

Temas Relacionados:

Vida y Obra Literaria de Florencio Sanchez Escritor Uruguayo
Biografia de Swift Jonathan: Vida del Escritor
Biografia de Marcos Sastre,Escritor Argentino y Educador
Biografia de James Joyce: Vida del Escritor Irlandes
Biografia de Dostoievski Fiodor:Escritor Ruso
Biografia de Rodo José Enrique: Escritor Modernista
Biografia de Sabato:Vida y Obra del Escritor Argentino

Enlace Externo:• Genio y figura de José Enrique Rodó

Biografia de Jovellanos Gaspar Melchor:Escritor y Politico Español

Biografia de Jovellanos Gaspar Melchor

Biografia de Gaspar Melchor de Jovellanos llenaría por sí solo, con su figura de una elevación poco común, la última parte del siglo XVIII en España.

Realmente, fue un nombre independiente, dotado de ideas propias, en cuya aplicación sincera y honrada hallaba el mejor camino para la recuperación de España.

Biografia de Jovellanos Gaspar Melchor
Biografia de Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 5 de enero de 1744-Puerto de Vega, Navia, 27 de noviembre de 1811) fue un escritor, jurista y político ilustrado español.

Su españolismo fue, en efecto, intachable en todo momento. Estudioso, con una gran cultura y un espíritu abierto a las vibraciones de la época, fue un gran magistrado, un político y economista clarividente, un crítico de arte justo y un poeta no despreciable.

Entre la tradición y el liberalismo que se anunciaba, entre el credo de sus mayores y los atrevimientos de la Enciclopedia, Jovellanos fue, pese a sus inclinaciones de un romanticismo precursor, el hombre que buscó empalmar el pasado con el presente y forjar la fórmula de concordia que desterrara cualquier extremismo.

Su vida y su muerte respondieron de sus ideales, de una honradez acrisolada.

El autor del Informe en el expediente de Ley Agraria nació en Gijón el 5 de febrero de 1744.

Preparándose para abrazar la carrera eclesiástica, estudió en Avila y en Alcalá de Henares, hasta que habiendo sido nombrado en 1767 alcalde del crimen de Sevilla, halló en la nueva ocupación el sendero más importante de su vida.

Sin embargo, dadas sus aficiones al cultivo de las buenas letras, empezó a figurar como literato afiliado a las corrientes renovadoras que procedían, singularmente, de Francia.

En 1759 compuso una tragedia, Pelayo, que representó en 1772, inferior a la del mismo título de Quintana.

En 1773 dio un nuevo paso en el teatro con El delincuente honrado, drama influido por Diderot, el cual, pese a su convencionalismo y a su sentimentalidad retórica, representa algo nuevo en la escena española, afectada por la tragedia neoclásica.

Al mismo tiempo, se pone en contacto con la escuela salmantina de fines del siglo XVIII, y sus poesías se caracterizan por su sobriedad, sentido horaciano de la vida y gran elevación moral.

En 1778 fue llamado a Madrid para ocupar el cargo de alcalde de casa y corte, sus conocimientos jurídicos y económicos hicieron recaer en él la atención de Campomanes.

En 1782 emitió un dictamen favorable a la creación del banco de San Carlos y en 1785 proclamó sus ideas de equilibrado liberalismo en el informe sobre el libre ejercicio de las artes, fundamental para conocer los problemas de la España de su época.

Estas obras, de gran envergadura política, no desterraban de él al buen catador de las bellas artes, como lo demuestra el Elogio, de 1782, en el que, por vez primera, se halla una revaloración del gótico y de la pintura velazqueña.

En 1790, a poco de reinar Carlos IV, Jovellanos fue desterrado de Madrid a causa de su amistad con Francisco Cabarrús, organizador del banco de San Carlos.

Se reiró a Gijón, donde halló un vasto campo para sus actividades en la fundación del Real Instituto Asturiano, dedicado a enseñanzas politécnicas.

El mismo Jovellanos profesó en el citado centro docente un curso de humanidades, aparte de varios cursos sintéticos de lenguas castellana, francesa e inglesa.

Sus ratos de ocio los llenó con la preparación del Informe de la ley agraria, que en 1795 fue presentado al Consejo Supremo de Castilla en la Sociedad Económica de Amigos del País de Madrid.

En este informe, quizá excesivamente fisiocrático, Jovellanos trazó con mano maestra los diversos aspectos planteados por la reorganización del agro español, en un tono de elevada dignidad y con estilo sobrio, elegante y correcto.

Ocupó luego el Ministerio de Gracia y Justicia por Godoy, quien no se atrevía a enfrentarse con el clamor público, lo ocupó durante los escasos meses que transcurren de noviembre de 1797 a agosto de 1798.

El príncipe de la Paz, sirviéndose de un informe emitido por Jovellanos sobre el tribunal del Santo Oficio, le desterró por segunda vez a Gijón. Pero ni aun aquí pudo ahora permanecer tranquilo.

En 1801 fue detenido y trasladado a Mallorca y encerrado en la cartuja de Valldemosa y en el castillo de Bellver.

En este período de su vida compuso varios trabajos históricos sobre la Lonja de Mallorca y la fortaleza que le servía de cárcel. Recobró la libertad en 1808, al caer Godoy.

Entonces, José Bonaparte le ofreció una cartera ministerial, que Jovellanos rechazó con gesto altivo.

Dedicó sus últimos años a la defensa de la causa de la independencia y de la Junta Central, ya en Cádiz, ya en Asturias. Murió en Vega de Navia, al huir de los invasores, el 27 de noviembre de 1811.

Su muerte coronó su vida, en un ejemplo de tesón inquebrantable a la española.

Enlace Externo:• : Otra Biografia de Jovellanos

fuente

Otras Biografias:

Biografia de Jose de Espronceda,poeta
Biografia de Becquer Gustavo Adolfo, poeta romantico
Biografia de Rossini Gioachino Antonio, compositor italiano
Biografia Benito Perez Galdos, novelista

Enlace Externo:Gaspar melchor de jovellanos, poesia


Cuadro Sinoptico: Antecedentes, Causas y Desarrollo Revolucion Francesa

Cuadro de Antecedentes y Desarrollo
Revolución Francesa

La Revolución Francesa fue un movimiento social que estalló en 1789, contra el absolutismo real y los privilegios sociales.

Ese acontecimiento cambió la estructura del gobierno y la organización de la sociedad, y respondió en sus finalidades más nobles al deseo de un mejor orden político y de una más equitativa organización social.

El ambiente era propicio para el estallido de la revolución.

La corrupción de costumbres había llegado en la alta sociedad a un punto increíble.

La situación política de Francia respondía al absolutismo monárquico, mientras los filósofos y enciclopedistas proclamaban su repudio del absolutismo, y su admiración por el régimen constitucional inglés.

La situación social presentaba contrastes irritantes: en la cúspide, el Rey y su familia, que vivía en la opulencia, rodeado de brillante y fastuosa corte; más abajo los privilegiados del primer estado y del segundo estado, libres de impuestos, y colmados de favores y privilegios.

Por último, los no privilegiados, que formaban el tercer estado, o estado llano: legistas, burgueses enriquecidos, obreros y campesinos.

Sobre estos cargaba el peso de los impuestos, aumentados continuamente, por los derroches de las altas esferas. La situación económica era difícil.

El aumento de la deuda del Estado provocaba la imposición de nueyos tributos, para conjurar el déficit. (seguir leyendo: Revolución Francesa)

CUADRO SINÓPTICO DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA

Cuadro Sinoptico: Antecedentes y Desarrollo Revolucion Francesa

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Comparativo entre las Revoluciones Industriales

Cuadro Comparativo entre las Revoluciones Industriales

cuadro sinoptico revoluciones industriales

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Sinoptico Sobre El Tercer Mundo

Cuadro Sinóptico Tercer Mundo

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Sistema de Produccion desde la Revolucion Industrial

Cuadro Sistema de Producción desde la Revolucion Industrial

cuadro sinoptico diferencia sociedad feudal e industrial

(flash)

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Sistema Bipolar Los Bloques Politicos Sovieticos Cuadro Sinoptico

Cuadro Sinóptico Sistema Bipolar
Los Bloques Políticos Soviéticos

cuadro sinoptico sistema bipolar siglo xx post guerra

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Los reyes en la Monarquía Romana Cuadro de Esquema Cronologia

Los Reyes en la Monarquía Romana

 

cuadro sinoptico la monarquia romana

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Sinoptico Regimen de Stalin en Rusia Economia de Guerra Rusa

Cuadro Sinoptico Régimen de Stalin en Rusia

cuadro sinoptico regimen de stalin

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Temas Relacionados:

Lucha Por La Sucesión de Lenin, Stalin y Trotsky
Genocidio Ucraniano Holodomor:Hambruna de Ucrania Stalin
Carta de Lenin sobre Stalin Testimonios Historicos
Cuadro Sinoptico Regimen de Stalin en Rusia
Las Purgas de Stalin Arresto y ejecuciones en masas en Rusia
Período Entre Guerras Mundiales (1918-1939)

Enlace Externo:Historia: Todo lo que pensábamos sobre Stalin

Cuadro Sinoptico de los Instrumentos Medidas en Roma

Cuadro de Sinoptico Instrumentos de Medidas en Roma Antigua

cuadro sinoptico herramientas romanas

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Sinoptico DEL Nazismo Aleman – Antecedentes y Características

CUADRO SINÓPTICO ANTECEDENTES Y CARACTERÍSTICAS DEL NAZISMO

CUADRO SINÓPTICO ANTECEDENTES Y CARACTERÍSTICAS DEL NAZISMO

El término «nazismo» resulta del apócope de Nacional Socialismo. Se lo conoce también por «razismo», por su exaltación de la raza aria, y por «hitlerismo» derivado del nombre de su Jefe.

El nazismo es un totalitarismo racial.

Fue fundado por Adolfo Hitler, en Alemania. El uniforme distintivo de los nazis era la camisa parda y su emblema la cruz esvástica.

Al perder la primera guerra mundial, Alemania se vio obligada a aceptar una paz rigurosa y vengativa que le fue impuesta por el Tratado de Versalles.
El pueblo alemán no se resignó a esa humillación y a las duras consecuencias de la derrota. El 9 de noviembre de 1918 abdicó el emperador Guillermo II e inmediatamente los socialistas se hicieron cargo del gobierno y proclamaron la República.

Al año siguiente, el 31 de julio de 1919, se proclamó la Constitución de Weimar, de carácter democrático, republicano y federal.

En enero de 1923 ejércitos franco-belgas ocuparon la región del Rhur con sus importantes yacimientos mineros, por la demora de Alemania en pagar las reparaciones de guerra. Se creó, entonces, una difícil situación agravada por la caída vertical del marco, completamente desvalorizado por las fabulosas emisiones de papel moneda hechas por el gobierno, con la peregrina idea de auxiliar a los obreros. Adolfo Hitler (1889-1945), austríaco de nacimiento, había fundado en 1919 en Munich, el Partido Nacional Socialista, llamado más tarde Partido Nazi.

El 8 de noviembre de 1923 intentó un golpe revolucionario en Munich, «el putsch de la cervecería», para derrocar al gobierno, pero fracasó.

Durante el año de cárcel escribió Hitler sus principales ideas políticas en el libro titulado «Mi lucha». Al recobrar la libertad, a fines de 1924, reanudó su campaña en pro del resurgimiento de Alemania, alcanzando gran popularidad y conquistando muchos adeptos.

En las elecciones de 1932 el Partido Nazi obtuvo enorme mayoría.

De acuerdo a la Constitución, el presidente Hindenburg nombró a Hitler, Canciller del Reich.

Muerto al año siguiente Hindenburg, Hitler reunió en su per sona los cargos de canciller y de presidente, decisión que fue ratificada por un plebiscito que le concedió además el título de Fürher (Caudillo).

Alemania adoptó el nombre de Tercer Reich, se abolió la Constitución de Weimar, se reemplazó la bandera de la República por la insignia esvástica del nazismo.

Hitler convirtió a Alemania en un estado unitario; proclamo único partido legal al Nacional-Socialista y disolvió a los partidos opositores; renovó la legislación y creó Tribunales del Pueblo.

La palabra traición tuvo un significado muy amplio y los acu sados de traición fueron juzgados con gran severidad y en forma secreta por los «Tribunales del Pueblo».

Se crearon campos de concentración. Se persiguió a los judíos, se les privó del derecho de ciudadanía y se les prohibió las actividades lucrativas.

Como es común en los regímenes totalitarios, agrupó a los obreros de sindicatos que debían responder al «Frente de Trabajo Alemán»; restringió las libertades, fiscalizando en forma absoluta el periodismo, la enseñanza, la radio, el cine, etc., y se crearon organismos para la represión brutal de cualquier intento de oposición.

Para Ampliar Ver Origen del Nazismo

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Sinoptico Formacion de los Organismo de Paz Mundial ONU FMI

Cuadro Sinóptico Formación de los Organismo de Paz Mundial

cuadro sinoptico organismos de paz mundial

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Sinoptico Instruccion Civica Sintesis Resumen Esquemas

Cuadro Sinóptico Instrucción Cívica

Funciones Principales del Jefe de Gabinete

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

Funciones y Facultades de los Ministros

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

Atribuciones Consejo de la Magistratura

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

Caracteristicas del Poder Judicial

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

Integracion de la Justicia Nacional

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

Estructura Poder Judicial

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

Características de la Elección de Diputados

cuadro sinoptico

————- 00000 ————

Caracteristicas de su Elección

cuadro sinoptico

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Temas Relacionados:

Organizacion Politica de un Estado Conceptos de Instruccion Civica
Camara de Senadores Atribuciones,Tiempo Mandato y Funciones
El Poder Legislativo: Atribuciones,Camara de Diputados
Soberania Popular: Significado del Poder del Pueblo,Concepto
Organización del Poder Judicial Federal
La Democracia Como Forma de Gobierno del Pueblo

Enlace Externo:• Ejemplo de cuadro sinóptico

Evolucion Historica de Roma Antigua:Cuadro de Esquema

Evolución Histórica de Roma Antigua

 

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia

Cuadro Sinoptico de la Primera Guerra Mundial

Cuadro Sinóptico Primera Guerra Mundial

cuadro primera guerra mundial

LA GUERRA que comenzó en agosto de 1914 ‘La Gran Guerra‘ para los contemporáneos y La ‘Primera Guerra Mundial’ para la posteridad marcó el fin de un período de la historia y el comienzo de otro.

Esta guerra, que se inició como un conflicto europeo, se convirtió en 1917 en una guerra mundial y, como tal, se la puede considerar un puente entre la era del predominio de Europa y la de la política internacional.

La chispa que encendió la mecha fue el asesinato del presunto príncipe heredero de Austria, el archiduque Francisco Fernando, por un terrorista bosnio en Sarajevo, el 28 de junio de 1914.

En la crisis que se produjo después del atentado, ninguna de las potencias estuvo dispuesta a aceptar una derrota diplomática: finalmente, la guerra tomó el lugar de las maniobras diplomáticas.

Todos pensaban que sería una guerra corta, que ya habría terminado para la Navidad de 1914. Los alemanes sabían que sus posibilidades de librar con éxito una guerra prolongada en dos frentes eran muy escasas.

Su estrategia bélica, ideada por Schlieffen en 1897, era rodear y aniquilar al ejército francés pasando por Bélgica antes de que los rusos tuvieran tiempo de movilizar sus tropas; pero éstos reaccionaron en forma increíblemente rápida: invadieron Prusia oriental, derrotaron al Octavo Ejército alemán en Gumbinnen (el 20 de agosto) y obligaron a desplazar las reservas de Alemania desde el oeste.

Los alemanes lograron derrotar a los invasores rusos en Tannenberg (entre el 26 y el 29 de agosto), pero no contaban con suficientes tropas para aprovechar esta victoria.

Los alemanes también fueron vencidos en el oeste por los aliados, en la batalla del Marne, entre los días 5 y 8 de septiembre.

Ver: Desarrollo de la Primera Guerra Mundial

Ver Mas Cuadros Sinópticos de Historia