Cuantos Idiomas Existen?

Historia del Uso del Guante a Través del Tiempo Significado

Historia del Uso del Guante
Significado: «Arrojar el Guante»

Cuenta una leyenda griega que mientras Afrodita, diosa del amor y la belleza, perseguía en los bosques al hermoso mancebo Adonis, se lastimó las manos con unas espinas. Las Gracias, tres divinidades secundarias de quienes los antiguos esperaban toda clase de prosperidad, en cuanto oyeron sus lamentos acudieron presurosas y, para evitar que ese percance se repitiera, tuvieron la idea de unir unas tiras delgadas y livianas que adaptaron a las preciosas manos de la diosa.

Si diéramos fe a esta leyenda, podríamos suponer que las Gracias fueron las inventoras del guante. Sin embargo, se ha comprobado que, mucho antes que los griegos, los habitantes del Norte, expuestos a los grandes fríos, tuvieron necesidad de proteger sus manos contra los rigores de la nieve, el hielo y los vientos polares.

El célebre general e historiador ateniense Jenofonte afirmó que los persas, después de cubrirse durante el invierno la cabeza y los pies, optaron por usar mitones (un guante sin cerrar en los extremos de los dedos) . Estos accesorios estaban muy difundidos entre otros pueblos de Asia Menor, y tanto etruscos como egipcios conocían su uso desde antiguo. Pero entre los habitantes del Nilo, los guantes tenían un carácter especial: se los consideraba atributos del faraón, a quien se suponía de origen divino.

En los pugilatos, los romanos empleaban un tipo de guantes que pueden considerarse, con razón, como los predecesores de los actuales guantes de boxeo. Eran una especie de manoplas armadas con correas llamadas cestos, que tenían en su interior laminillas de plomo para que los golpes resultaran más enérgicos.

En el siglo IV, para los caballeros el guante era un objeto de lujo, un símbolo de elegancia y un distintivo de casta. Durante la Edad Media, la armadura de los hidalgos incluía manoplas de acero; pero con el refinamiento de las costumbres, las manoplas aceradas se transformaron en guantes de terciopelo muy fino, a veces adornados con perlas y piedras preciosas. Sin embargo, la tradición y la etiqueta no permitían el uso de guantes a las damas. Además, eran un símbolo de la investidura feudal, un testimonio de ennoblecimiento otorgado por un emperador o un rey.

historia del guante

Guante metálico de protección en los caballeros medievales

Entregar guantes a un hombre era lo mismo que confiarle una misión, conferirle un poder, ponerlo en posesión de un bien preciado. En el Ciclo de la Mesa Redonda y en algún texto del siglo XII, como La Canción de Rolando, el guante desempeñó un gran papel. Menciona este último documento que, para dispensarle confianza a una persona, le entregaban el guante y el bastón.

Hacia el siglo IX, cuando las mujeres empezaron a llevar guantes, los guanteros emplearon diversos materiales para confeccionarlos y les dieron curiosas formas. Se sabe que en su realización se usaron toda clase de pieles, badanas y telas, tales como gamuza, conejo, cordero, cabritilla, marta, nutria, perro, lobo, zorro, gato, liebre, ciervo y búfalo.

Hasta los engalanaron con encajes, botones y delicadas armas. En algunas cuentas de gastos se hace mención de los guantes. Se lee que los de mujer iban adornados con cintas o trencillas de colores y que algunos llevaban un rosetón en el dorso. Es interesante hacer notar que en la antigüedad los guantes femeninos estaban profusamente adornados con botones se ha tenido notivcia de unos guantes de piel de perro que llevaban veinticuatro botones de oro y se ajustaban a la muñeca con cuatro botones de perlas.

Durante largo tiempo, los guantes fueron prenda de caballeros, y hasta los de terciopelo adornados con piedras preciosas estaban prohibidos a las mujeres.Los nobles y los ricos llevaban guantes que alcanzaban precios fabulosos; a menudo estaban adornados con escudos de armas.

Un solo guante confeccionado con piel de búfalo o de ciervo y con botones de oro, reforzado alrededor de la muñeca con cuero más resistente, era la insignia de los halconeros que acompañaban a los señores durante las grandes cacerías. En los siglos XII y XIII, Italia, Francia y España rivalizaban en la industria del guante. Los guanteros no tardaron en llegar a ser perfumistas y los guantes perfumados estuvieron en boga durante mucho tiempo. En España se perfumaban con aceite de jazmín, ámbar, aceite de cedro, azahar y rosa.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/guante3.jpg

Arrojar el guante al rostro de un hombre era una grave injuria que sólo podía ser lavada con sangre.

Parece que el antecedente de la práctica de “arrojar el guante” como señal de desafío y la de “recoger el guante” como aceptación del reto, entre los hidalgos y caballeros de pasadas épocas, está basado en una leyenda que cuenta que, con el propósito de probar el amor de su pretendiente, una dama dejó caer en aparente descuido su guante en la jaula de los leones, ante la mirada de los caballeros y damas presentes. En osada acción, don Manuel de León recogió el guante y, al entregarlo a su dueña, le dio un bofetón en el rostro para que “otro día, por un guante desastrado, no pongáis en riesgo de honra a tanto buen fijodalgo”. La dama, vencida, le ofreció su mano por su valentía.

         Los guantes venecianos fueron célebres, pero Venecia también los importaba de Oriente y estaban adornados con gemas. Los guantes del Dux deslumhraban con sus zafiros, sus rubíes o sus esmeraldas, y lucían hermosos dibujos inspirados en los encajes venecianos y en la riqueza oriental que había heredado Venecia.

Catalina de Médicis, María Estuardo y la reina Isabel dieron mucha importancia al lujo de sus guantes. Entre los hombres, la idea del reto se asociaba siempre al acto de arrojar el guante, pero ese gesto podía significar también protesta contra una condena injusta. Conrado de Hohenstaufen, al subir al cadalso, arrojó su guante a la muchedumbre. Se cuenta que fue recogido por Juan de Procida, promotor de las Vísperas Sicilianas.

La costumbre de no tender nunca la mano enguantada deriva, tal vez, de que otrora se emplearon guantes como medio para desembarazarse de algún enemigo o rival. Se untaban externamente con un poderoso veneno que, al penetrar en los poros de la mano tendida, producía la muerte a la confiada víctima. Pero, entre auténticos amigos, los guantes no se retiraban nunca.

En la Edad Media no se permitía que una persona permaneciera enguantada en presencia de un superior. Se cuenta que un clérigo penetró en el templo con los guantes puestos y sólo pudo quitárselos después de muchos días de oración, pues parecían pegados a su dedos, como castigo.
En las miniaturas de los siglos XIV y XV se ven personajes con los guantes en la mano.

El uso del guante alcanzó su apogeo a fines de la Edad Media. Los llamados guantes litúrgicos constituían parte de los ornamentos que se entregaban al nuevo obispo en el momento de su consagración. Los guantes litúrgicos comenzaron a usarse antes del siglo XII, y llevaban en el dorso un bordado de oro que representaba una cruz, un cordero pascual, un monograma o cualquier otro símbolo relacionado con el culto.

En la actualidad, los guanteros fabrican algunos guantes extravagantes, pero sin mayor éxito, porque el público prefiere prendas sencillas y elegantes al mismo tiempo. Mas se da mucha importancia a la calidad de las pieles empleadas y al corte, y la fabricación está sometida a normas fijas que son las mismas en el mundo entero.

Las pieles sin curtir se apelambran sometiéndolas a un tratamiento especial con una mezcla de hidrato de calcio. Seguidamente se las deja descansar; luego se procede a seleccionarlas, apartando las más finas para la confección de guantes de mayor precio, tras lo cual las pieles pasan a la tintorería; allí comienza la verdadera elaboración, con sus tres operaciones: curtido, corte y recortado final.

Las pieles, que ya han sido cortadas según los moldes de las diferentes partes de la mano, son unidas y cosidas a máquina o a mano. Luego vienen el planchado y el lustrado. El primero se realiza por medio de un cilindro que se hace rodar sobre el guante o con planchas eléctricas especiales. El lustrado se obtiene con rollos de madera cubiertos de fieltro, que se hacen deslizar velozmente sobre el cuero.

En la actualidad, los guantes no se fabrican solamente con cuero. Las damas elegantes, en reuniones de gran gala, lucen maravillosas creaciones confeccionadas con la misma tela de sus vestidos; estos guantes de fiesta son generalmente largos, cubren el antebrazo y hasta parte del brazo, y lucen recamados con hilos dorados y piedras de fantasía.

En estas ocasiones también se usan guantes de encaje que constituyen, como los anteriores, un accesorio muy importante del atavío femenino. Pero estas prendas no tienen sólo la misión de realzar la elegancia de un traje de fiesta; en los días fríos, o para practicar deportes de invierno, se usan guantes de lana o de cuero forrados con piel.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Tomo VI Editorial Larousse – Historia del Guante –

Historia, Origen, Objetivos del Idioma Esperanto Sus Ventajas

Historia, Origen, Objetivos del Idioma Esperanto

Lengua: conjunto ordenado y sistemático de formas orales, escritas y grabadas que sirven para la comunicación entre las personas que constituyen una comunidad lingüística. Hablando de una manera informal puede decirse que es lo mismo que idioma, aunque este último término tiene más el significado de lengua oficial o dominante de un pueblo o nación, por lo que a veces resultan sinónimas las expresiones lengua española o idioma español.

La necesidad de lograr un entendimiento común a los hombres de procedencias diversas ha requerido la creación de un idioma también común. .En particular, los intercambios diplomáticos, económicos y culturales se verían favorecidos por un lenguaje universal y abarcativo.

El latín ofició de lenguaje científico hasta el siglo XVIII, y aun en nuestro siglo éste continúa siendo el «idioma oficial» de la Iglesia católica en su manejo interno como institución: asimismo, la diplomacia y el derecho internacional lo emplearon hasta la firma de la Paz de Westfalia, en 1648, y en latín también se expresó la literatura del Humanismo. En la actualidad ha sido postulado como lenguaje unificador para las relaciones internacionales.

Lázaro Luis Zamehof Pero el gran acontecimiento ocurre en 1887, en Varsovia. Con la firma-seudónimo de Koktoro Esperanto (El doctor que espera) aparece un manual de 50 páginas de Lingvo Internada (Lengua Internacional), cuya verdadera paternidad corresponde al médico oculista y filósofo Lázaro Luis Zamehof (1859-1917), quien, a su vez, se encargó de hacerlo publicar en cinco idiomas diferentes: alemán, francés, polonés, ruso e idisch.

El esperanto resultó mucho más práctico que el volapuk, lengua también artificial inventada por Schleyer, pues redujo considerablemente el peso muerto de formas agramaticales carentes de función y empleó gran cantidad de raíces internacionales.

 Zamenhof (imagen) nació el 15 de diciembre de 1859 en Bíalistok, ciudad situada en la unión de las fronteras de Polonia, Lituania y Bielorrusia, donde convivían grupos humanos disímiles, con lenguas y religiones diferentes.

Prejuicios y antagonismos creaban cada vez mayores dificultades para la comprensión y el intercambio entre estas comunidades, como en una verdadera Torre de Babel. Frente a este panorama, y movido por un deseo de encuentro entre los hombres, tras largos años de estudios en Varsovia, Moscú y Viena, donde se especializó en oftalmología, buscó, hasta encontrarlo, un nuevo lenguaje.

Zamenhof hablaba con fluidez tres idiomas: ruso, alemán y polaco: con gran facilidad leía otros tres: hebreo, latín y francés, y tenia conocimientos básicos de inglés e italiano. Sus análisis del inglés y del francés lo convencieron de que una lengua puede carecer de declinaciones y conjunciones.

Un estudio exhaustivo del ruso y del alemán le persuadió de que el empleo atinado de los sufijos y prefijos reduce considerablemente las raíces del vocabulario: y el francés y el alemán le demostraron la importancia del artículo definido, que no existe en los idiomas eslavos al igual que la carencia de declinaciones y conjunciones en éstos.

El esperanto presenta tres grandes ventajas:
1°) No pertenece a país alguno, por lo que es políticamente neutro, y, dada esa imparcialidad, no otorga privilegios a nación alguna en detrimento de otras.

2°) No reemplaza el idioma de nadie, sino que sirve como un segundo idioma común a todos, para tratar los grandes problemas mundiales y para los contactos de persona a persona.

3°) Puede aprenderse en mucho menos tiempo que cualquier otro idioma, dada la sencillez de su pronunciación (cada letra tiene sólo un sonido), la concisión de su gramática, con 16 reglas fundamentales, sin excepciones, y su ingenioso conjunto de afijos.

Este idioma está integrado, en un 70%, por voces latinas; el 30 °/0 restante proviene de las lenguas anglo-germánicas y neolatinas. Su elaboración se debe a un acto consciente, planificado, y no adolece de los problemas típicos de las lenguas nacionales que crecieron al azar, amontonando irregularidades y complicaciones en su proceso. Actualmente, la actividad mundial de los que utilizan esta lengua se centraliza a través de la Asociación Universal de Esperanto, con sede en Rotterdam, Holanda.

En la capital de la Argentina existe una filial nacional de dicha entidad, que desarrolla una amplia labor de enseñanza y difusión de este idioma. De autores argentinos de relevancia se han editado en esperanto títulos como Martín Fierro, Juvenilla, El crimen de la guerra, El Matadero.

En todo el orbe, aproximadamente un centenar de publicaciones, periódicos y revistas, con variado material informativo y literario, aparece impreso en esperanto. Asimismo, unas veinte estaciones de radio de las principales capitales del mundo transmiten programas en esta lengua. Así, en Brasil se difunden programas radiales en esperanto, el que también sirve de idioma auxiliar en el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

Por otra parte, la popularidad y extensión del uso del esperanto se refleja en la elección que de él han hecho muchas empresas de renombre internacional para designar sus productos; marcas de artículos diversos y de gran prestigio se escriben y pronuncian en esperanto: Mirinda (maravilloso), Luma (luminoso) y Movado (movimiento), entre otros.

Fuente Consultada:
Mundorama Tomo I,  Wikipedia y Enciclopedia Encarta

 

Idiomas oficiales de cada pais del mundo Todas Las Lenguas Oficiales

Idiomas oficiales de cada país del mundo

Lengua: conjunto ordenado y sistemático de formas orales, escritas y grabadas que sirven para la comunicación entre las personas que constituyen una comunidad lingüística. Hablando de una manera informal puede decirse que es lo mismo que idioma, aunque este último término tiene más el significado de lengua oficial o dominante de un pueblo o nación, por lo que a veces resultan sinónimas las expresiones lengua española o idioma español.

Hay lenguas que se hablan en distintos países, como el árabe, el inglés, el español o el francés. En estos casos aunque la lengua sea la misma, existen ciertas variaciones léxicas, fónicas y sintácticas menores por motivos históricos y estrictamente evolutivos, aunque todos los hablantes se entienden entre sí.

Desde un punto de vista científico, a partir de Ferdinand de Saussure se entiende por lengua el sistema de signos orales y escritos del que disponen los miembros de una comunidad para realizar los actos lingüísticos cuando hablan y escriben.

La lengua es un inventario que los hablantes no pueden modificar, sólo emplearlo a través del habla, es decir, el conjunto de emisiones que los hablantes producen gracias al inventario del que disponen.

Este concepto fue ligeramente modificado por Noam Chomsky, que entiende la lengua como el sistema interiorizado que poseen los hablantes, capaz de generar sus realizaciones lingüísticas. El hablante las evalúa gracias a la competencia, o sea, el dominio inconsciente que tiene de su lengua.

Lista elaborada según idiomas oficiales de cada país.

Afrikaans: Sudáfrica

Albanés: Albania, Serbia y Montenegro (Kosovo).

Alemán: Alemania, Austria, Bélgica, Liechtenstein, Luxemburgo, Suiza.

Amhárico: Etiopía.

Árabe: Arabia Saudita, Argelia, Bahréin, Comoras, Chad, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Eritrea, Iraq, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos, Mauritania, Omán, Palestina, Qatar, Sahara Occidental, Siria, Somalia, Sudán, Túnez, Yemen, Yibuti.

Armenio: Armenia.

Azerí: Azerbaiyán.

Aymara: Bolivia, Perú.

Bahasa: Indonesia (Bahasa Indonés).

Bengalí: Bangladesh.

Bielorruso: Bielorrusia.

Birmano: Myanmar.

Bislama: Vanuatu.

Bosnio: Bosnia-Herzegovina.

Bribrí: Costa Rica.

Búlgaro: Bulgaria.

Catalán: España, Andorra, Francia e Italia.

Cingalés: Sri Lanka.

Croata: Croacia, Bosnia-Herzegovina.

Coreano: Corea del Norte, Corea del Sur.

Chamorro: Marianas del Norte, Guam.

Checo: República Checa.

Chibcha: Colombia.

Chichewa: Malawi.

Chino: China, Brunei, Hong Kong, Singapur,Taiwán.

Creole: Haití, Guadalupe, Martinica.

Danés: Dinamarca.

Divehi: Maldivas

Dzongkha: Bhután

Escocés: Escocia.

Eslovaco: Eslovaquia.

Esloveno: Eslovenio.

Español: Andorra, Argentina, Bolivia, Canadá, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Filipinas, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Honduras, México, Nicaragua, Oriente Próximo, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Sahara Occidental, Uruguay, Venezuela.

Estonio: Estonia.

Euskera: España (País Vasco y parte de Navarra), Francia (País Vasco francés).

Feroés: Islas Feroe.

Filipino: Filipinas

Finés: Finlandia.

Francés: Francia, Andorra, Bélgica, Benín, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Canadá, Congo, Costa de Marfil, Chad, Comoras, Gabón, Guinea, Guinea Ecuatorial, Haití, Luxemburgo, Madagascar, Malí, , Mónaco, Níger, Nigeria, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Ruanda, Senegal, Seychelles, Suiza, Togo, Vanuatu, Yibuti, Canadá.

Frisón: Holanda.

Gagauzo: Moldavia.

Galés: Gales.

Gallego: España (Galicia).

Georgiano: Georgia.

Gibelterse: Kiribati.

Griego: Grecia y Chipre.

Guaraní: Paraguay

Hebreo: Palestina, Israel.

Hindi: India, Guayana, Fiji.

Húngaro: Hungría, Serbia y Montenegro (Voivodina).

Inglés: Australia, Botsuana, Canadá, Camerún, Escocia, Estados Federados de Micronesia, Estados Unidos, Fiji, Filipinas, Gales, Gambia, Ghana, Guyana, Hong Kong, India, Inglaterra, Irlanda, Islas Salomón, Islas Marshall,Kenia, Kiribati, Lesotho, Liberia, Malawi, Maldivas, Malta, Marianas del Norte, Nauru, Niue, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Ruanda, Samoa, Seychelles, Sierra Leona, Singapur, Sudáfrica, Swazilandia, Tonga, Tuvalu, Uganda, Vanuatu, Zambia, Zimbabwe.

Irlandés: Irlanda.

Islandés: Islandia.

Italiano: Italia, San Marino, Suiza.

Japonés: Japón.

Jemer: Camboya.

Kaqchikel: Guatemala.

Kazajo: Kazajstán.

Kinyarwanda: Ruanda.

Kirguís: Kirguistán.

Kirundi: Burundi.

Kiswahili: Kenia.

Kurdo: Irak, Turquía, Irán.

Lao: Laos.

Latín: Ciudad del Vaticano.

Letón: Letonia.

Lingala: Congo.

Lituano: Lituania.

Luxemburgués: Luxemburgo.

Macedonio: Macedonia.

Malayo: Malasia, Brunei, Singapur.

Maltés: Malta.

Mam: Guatemala.

Maorí: Nueva Zelanda.

Mapudungun: Chile, Argentina.

Marshalés: Islas Marshall.

Moldavo: Moldavia.

Mongol: Mongolia

Nahuatl: México.

Nauruano: Nauru.

Neerlandés u Holandés: Holanda, Bélgica, Suriname.

Nepalí: Nepal.

Noruego (Nynorsk y Bokmal): Noruega.

Panyabí: India, Pakistán, Bangladesh.

Patois: Costa Rica, Jamaica.

Persa: Afganistán, Irán.

Pocomam: Guatemala.

Polaco: Polonia.

Portugués: Portugal, Angola, Brasil, Cabo Verde, Guiné-Bissau, Mozambique, Santo Tomé y Príncipe, Timor Oriental.

Q’eqchí: Guatemala.

Quechua: Bolivia, Ecuador, Perú.

Quiché: Guatemala.

Serbio: Serbia y Montenegro, Bosnia-Herzegovina.

Sueco: Suecia, Finlandia.

Shona: Zimbabwe.

Swati: Swazilandia.

Swahili: Tanzania.

Retorrománico: Suiza.

Rumano: Rumania, Moldavia.

Ruso: Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, Moldavia.

Sesotho: Lesotho.

Somalí: Somalia.

Swahili: Burundi.

Tailandés: Tailandia.

Tamil: Singapur, Sri Lanka.

Tayik: Tadyikistán.

Tetun: Timor Oriental.

Tigriña: Eritrea

Tongano: Tonga.

Tswana: Botsuana, Sudáfrica.

Turco: Turquía, Chipre.

Turcomano: Turkmenistán.

Tuvaluano: Tuvalu.

Ucraniano: Ucrania, Moldavia.

Urdú: Afganistán, Pakistán.

Uzbek: Uzbekistán.

Vietnamita: Vietnam.

Venda: Sudáfrica.

Xinca: Guatemala.

Zulú: Sudáfrica.

PARA SABER MAS…
Los idiomas actuales

Según el criterio que se adopte, el número de lenguas actuales puede oscilar entre dos y tres mil: esta diferencia también proviene del alto número de ellas que desaparece a la vez que surgen otras nuevas. El latín, por ejemplo, ha pasado a ser hoy sólo instrumento de comunicación de la Iglesia católica en su actividad interna. Media docena de grandes idiomas europeos, beben sus orígenes en el latín; un conjunto de factores -el analfabetismo de la población europea de la Alta Edad Media, la carencia de escuelas, el aislamiento y la escasez de comunicaciones- causó el desglose de esta lengua antigua en los distintos idiomas romances.

En cambio, en América se preservó el patrimonio común de los idiomas originarios-castellano, portugués e inglés-basándose en una conveniencia pragmática que, casi en seguida históricamente, se vio reforzada por el desarrollo y arraigo de los medios de comunicación masivos, como la radio, la prensa, cine, televisión, así como por la relativa facilidad de los intercambios físicos dadas la cercanía y la época.

Como el más claro y extraño exponente de idioma antiguo renacido en tiempos recientes hallamos al hebreo, desaparecido como patrimonio de un pueblo -el hebreo, a la sazón- en el siglo VI a.C., y que fue reemplazado por otro idioma semítico: el arameo. La dilatada y extendida diáspora del pueblo judío obligó a sus integrantes a incorporar los diversos idiomas utilizados por los pueblos donde se ubicaron y, en especial, dos fueron los que más asimilaron: el castellano, expresión de los judíos sefardíes y el  ídisch -dialecto derivado del bajo alemán-, patrimonio del grupo aschkenazim.

El joven Estado de Israel -creado en 1949-oficializó el hebreo como idioma nacional después de 26 siglos de no cultivarse éste activamente, también en razón del alto valor simbólico e histórico que representa y contiene, y porque a la vez contribuye a la unificación de la expresión lingüística de un pueblo de muy especiales características a lo largo de toda su evolución.

En tanto, el mundo occidental maneja cuatro grandes grupos idiomáticos-utilizados también en América-: castellano, inglés, portugués y francés. La comunidad hispanohablante está integrada por un alto número de países y pueblos que, en conjunto, incluye a unos 250 millones de seres humanos, al tiempo que el español es el idioma oficial de varias naciones. Otro gran idioma de origen ibérico, el portugués, se canaliza, fundamentalmente, en Brasil -unos 200 millones de habitantes-y también en Portugal y un grupo de países de África y Asia que en fecha reciente se emanciparon de esta nación.

El inglés constituye sin duda la lengua europea de mayor extensión en su uso cotidiano, circunstancia debida a la gran expansión lograda por el ahora desaparecido Imperio británico entre los siglos XVI y XX y la adopción internacional de este idioma como el corriente en el campo de los negocios y las finanzas. Unos 300 millones de personas lo hablan en países como EE.UU., Canadá, Australia, Nueva Zelandia, República Sudafricana, Filipinas, Liberia y otros, además de los habitantes del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. El francés, idioma madre de. Francia, Suiza y Bélgica, incluye, junto con la importante comunidad franco-hablante existente en Canadá, unos 80 millones de individuos.

Como idioma secundario, fue el mejor vehículo de comunicación entre los sectores cultos y diplomáticos internacionales; en la actualidad, y a pesar de su relativa decadencia en dichos sectores, continúa siendo medio de expresión de gran número de personas en todo el mundo, representativo de actividades sociales con tradición y predicamento como la moda, la elegancia y el buen gusto.

En el cuadro de las restantes lenguas modernas europeas se inscriben el ruso -incluyendo el ucranio y el bielorruso-, que es hablado por u nos 170 mi Nones de personas, aunque continúa siendo, en esencia, un idioma nacional. El alemán, de gran prestigio cultural y científico en toda Europa hasta las primeras décadas del presente siglo, influido después fuertemente por los acontecimientos político-sociales que tuvieron a Alemania como desencadenante, ha visto debilitar su posición anterior; de todos modos, sirve hoyen día para la expresión de casi 100 millones de individuos. El italiano, carente de las proyecciones más allá de sus propias fronteras como en el caso de otras lenguas, se destaca por su musicalidad, y por haber difundido internacionalmente un particular género artístico: la ópera. Casi 60 millones de personas lo tienen como su instrumento de comunicación.
Por último, el holandés, el cual no sólo es hablado en Holanda sino también en Bélgica -el flamenco- y algunos territorios de ultramar de estos países, como en Sudáfrica y otras ex colonias holandesas.

E! tronco indoeuropeo
Tres grandes ramas, o divisiones, agrupan a los idiomas recién señalados: los germánicos, derivados todos de un primitivo idioma germánico reconstruido de manera artificial y que posteriormente se dividió; los denominados neolatinos o romances, procedentes del latín y que comprenden el castellano, el francés, elportugués, el catalán, el rumano, el italiano y otros idiomas menores. Su fundamental diferencia con los germánicos radica en que han conservado en buena medida la literatura clásica que se escribió en el idioma matriz.

Asimismo, tanto el latín como el griego ofician en la actualidad de adecuada fuente para la creación de nuevos vocablos, en especial los vinculados con el desarrollo tecnológico y científico. En el tercer grupo, el eslavo, se incluyen el ruso, el polaco, el checo, el eslovaco, el servio-croata, el búlgaro y el esloveno. Estos idiomas se caracterizan, además, por presentar sorprendentes analogías con el germánico y con el latín, así como con casi todos los hablados en Europa durante la Edad de los Metales: el celta -del que deriva el irlandés actual-, el albanés y el griego -antepasados de los idiomas modernos-, y el báltico -lituano y letón-; y con algunos de Asia, como el armenio antiguo y el ario.

La denominación de indoeuropeo deriva de la concepción, basada en la gran cantidad de analogías existentes, de un antiguo idioma común hablado desde la India hasta el extremo occidental europeo. El nombre de ario ha quedado restringido para referirse a las lenguas usadas en Irán -entre ellas, el persa- y en la India, donde más de 50 distintas conforman una nueva Babel idiomática, aunque el índi es la más corriente, pues unos 150 millones de personas se expresan en ella o la tienen por lengua madre.

Según estudios y estimaciones, el primitivo tronco indoeuropeo se podría localizar en los bosques de Europa centro-oriental, entre el Báltico y el mar Negro, y no en Asia, como se creía hasta antes de la diferenciación entre los conceptos ario e indoeuropeos.

Fuente Consultada:
Mundorama Tomo I,  Wikipedia y Enciclopedia Encarta