Datos Generales del Planeta

PLANETA TIERRA Informacion General

PLANETA TIERRA:Información General

menu

Algunos de los Temas Tratados en el Sitio

1-Datos Generales del Planeta Tierra
2-Magnetismo Terrestre
3-Estructura Interna de la Tierra
4-Recursos Naturales del Planeta
5-La Atmosfera Terrestre
6-El Agua Dulce
7-Datos de los Países del Mundo
8-Accidentes Geográficos del PLaneta
9-La Población del Mundo
10-Principales Paises
11-La Antártida
12-Algunas Curiosidades
13-El Sistema Solar
14-El Big Bang
15-Cronología del Universo
16-Distancias del Universo

ORIGEN DEL PLANETA TIERRA
Ha sido y sigue siendo objeto de discusión el origen de la Tierra. La idea más aceptada hoy día plantea que la Tierra se formó al mismo tiempo que los demás planetas del sistema solar, de un enorme disco rotatorio de polvo y gas.

El disco empezó a condensarse en forma de bultos sólidos hace unos 5000 millones de años; las fuerzas gravitatorias hicieron que la materia se acumulase hacia el centro.

Las enormes presiones convergentes elevaron la temperatura hasta el punto de iniciarse reacciones termonucleares, y nació, el Sol. En el resto de aquel disco las concentraciones menores de materia empezaron a atraer más materia y, con el tiempo, nacieron los planetas.

Al formarse la Tierra, el material pesado, como partículas de hierro y de níquel, se concentraron en el centro y se formó el núcleo. Una serie de silicatos, más ligeros, quedaron afuera y formaron la corteza y el manto.

Por último, las sustancias más livianas, los gases, aunque atraídos por la gravedad, adoptaron la forma de una envoltura externa y constituyeron la atmósfera original. Hace unos 4500 millones de años la Tierra había iniciado su existencia y con ella su evolución. (ampliar sobre el Origen de la Tierra)

EL PLANETA TIERRA Y EL SISTEMA SOLAR: El sistema solar lo constituyen el sol, que es su centro; nueve planetas conocidos; 31 satélites o lunas de los planetas; varios millares de planetoides; innumerables millones de meteoritos y numerosos cometas.

El sol es una estrella relativamente pequeña, de avanzada edad, pero por su cercanía a la tierra nos luce el astro mayor y más brillante del Universo.

La energía solar es la fuente de luz y calor de la tierra. Sin ella no podría haber vida sobre nuestro planeta.
Los planetas conocidos son nueve. Por orden de distancia del sol son: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón.

Todos los planetas giran en torno al sol. No son luminosos y la luz tenue que presentan, es reflejada del sol. Todos los planetas poseen, además de su movimiento de traslación alrededor del sol, un movimiento «de rotación en torno a un eje.

El movimiento de traslación de los planetas en torno al sol, y de los satélites en torno a los planetas, es explicado por la gravitación universal.

Entre las órbitas de Marte y Júpiter se encuentran varios millares de pequeños planetas o planetoides. Los planetas situados entre los planetoides y el sol son llamados interiores (Mercurio, Venus, la Tierra y Marte) y exteriores los restantes.

Seis planetas poseen satélites. Los planetas que poseen mayor número de satélites son Júpiter (doce). Saturno (nueve) y Urano (cinco).

Los cometas son astros constituidos por pequeñas partículas del rocas y minerales, que forman el núcleo, el cual está envuelto por gases, que constituyen la coma. Algunos cometas describen órbitas alrededor del sol y son visibles cada cierto número de años. Otros cometas no pertenecen al sistema solar. Los meteoritos son pequeños cuerpos celestes que, al entrar en contacto con la atmósfera de la tierra, se incendian. Algunos de mayor tamaño caen sobre la superficie terrestre.

La luna es el único satélite de la tierra y el astro más cercano a nuestro planeta. El movimiento de traslación de la luna alrededor de la tierra dura unos 27 días y un tercio. Como su movimiento de rotación dura casi igual tiempo, la luna siempre presenta el mismo hemisferio hacia la tierra.

Por las distintas posiciones que ocupan relativamente en el espacio la luna, la tierra y el sol, no podemos ver siempre completo el hemisferio lunar. Las variaciones en la zona iluminada de la luna da lugar a las fases, que son cuatro: luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante.

La ocultación del sol por el cono de sombra de la luna, da lugar a un eclipse de sol. La ocultación de la luna, por el cono de sombra de la tierra, da lugar a un eclipse de luna.

Cada año ocurren, por lo menos, dos eclipses y pueden llegar a ocurrir siete. Los eclipses de sol son más frecuentes que los de la luna, pero como el cono de sombra de la luna sólo puede ocultar una pequeña parte de sol, un eclipse de sol es visible sólo en una faja muy reducida de la tierra, mientras uno de la luna es visible desde todo el hemisferio donde es noche durante el período de eclipse.

La edad de la tierra se calcula en unos 5000 millones de años. Los distintos cambios sufridos por la tierra en su larga historia se han podido conocer mediante el estudio de las rocas y de los fósiles.

Los geólogos dividen la historia de la tierra en seis eras:
En la era Azoica, la más larga de todas, no hubo vida sobre la tierra.

En la era Arqueozoica comenzó a caer la lluvia, se formaron los primeros océanos, y en ellos aparecieron los seres unicelulares, que fueron la primera manifestación de la vida.

En la era Proterozoica predominaron las esponjas, los corales y las primeras plantas con raíces. También se formaron depósitos de minerales procedentes del interior de la tierra.

En la era Paleozoica predominaron los moluscos y los peces. Grandes bosques de helechos de esta era se convirtieron en hulla.

En la era Mesozoica vivieron enormes reptiles, que han sido los mayores animales terrestres conocidos. También aparecieron entonces los primeros mamíferos, y se formaron las mayores montañas que actualmente se elevan sobre los continentes.

En la era Cenozoica hubo períodos muy fríos, se multiplicaron los mamíferos y apareció el hombre.

Los últimos 50 000 años de la historia de la tierra constituyen para algunos la llamada Era Actual. En ella se ha desarrollado la civilización.

Como consecuencia de su evolución geológica, nuestro planeta está constituido por materiales sólidos, líquidos y gaseosos.
La porción sólida de la tierra es la geosfera. La capa superior de la geosfera es llamada litosfera o corteza terrestre. La porción líquida de la tierra es la hidrosfera.

La atmósfera es la envoltura gaseosa de las porciones sólida y líquida de la tierra.

La biosfera está constituida por las zonas de la litosfera, la atmósfera y la hidrosfera, donde se desarrollan las distintas manifestaciones de la vida.

estaciones del planeta tierra/

COMO SE SUCEDEN LAS ESTACIONES DURANTE EL AÑO
El 21 de junio el polo norte está muy inclinado hacia el sol. Los rayos solares llegan verticalmente hasta el paralelo situado a 23° 27′ de latitud norte, al cual se denomina trópico de Cáncer. En este día, llamado solsticio de verano, los rayos solares llegan a los puntos situados más al norte que pueden alcanzar verticalmente. Con el solsticio de verano comienza el verano en el hemisferio norte.

Durante el verano los días son más largos y las noches más cortas. Debido a que los rayos solares caen más verticalmente sobre el hemisferio norte, recibe éste más calor. Por todos estos factores, el verano es la estación más calurosa del año.
Mientras en el hemisferio norte es verano, en el hemisferio sur es invierno.

El verano dura tres meses. El 23 de septiembre la tierra, en su recorrido, pasa frente al sol en forma tal, que los rayos solares alcanzara en igual forma ambos hemisferios.

Este día en todo el planeta el día y la noche tienen igual duración, por lo cual el 23 de septiembre es denominado equinoccio de otoño (equinoccio-noches iguales). Este día comienza el otoño en el hemisferio norte y la primavera en el hemisferio sur.

El 22 de diciembre es el polo sur el que se inclina hacia el sol. Los rayos solares caen entonces verticalmente sobre el trópico de Capricornio, o sea, el paralelo situado a 23° 27′, al sur del ecuador.

El día 22 de diciembre corresponde al solsticio de invierno, que señala el comienzo del invierno en el hemisferio norte y el inicio del verano en el hemisferio sur. El 21 de marzo, cuando: ya la tierra ha completado tres cuartas partes de su recorrido anual, pasa frente al sol en forma semejante a la del equinoccio de otoño. Este día, por segunda vez en el transcurso del año, el día y la noche tienen igual duración (doce horas) en toda la tierra. Es el equinoccio de primavera, día en el cual da comienzo la primavera en el hemisferio norte y se inicia el otoño en el hemisferio sur. El movimiento de traslación de la tierra en torno al sol y la inclinación del eje terrestre tienen como consecuencia, según vemos, la sucesión de las estaciones.

LA CARA DE LA TIERRA:

Más aguas que tierras. La superficie de la Tierra está dominada por la presencia de las aguas oceánicas: ellas cubren el 70,8% de la superficie externa del planeta.

Las extensiones oceánicas. El más grande de los océanos es el Pacífico, que ocupa el 46% de la superficie total terrestre.

La mayor profundidad oceánica. La mayor profundidad conocida es la fosa de las Marianas, en el archipiélago del Pacificó occidental: 11.033 metros. Últimamente se han medido profundidades entre 11.500 y 12.000 metros.

¡Qué calor! La temperatura máxima medida en la Tierra fue de 57,8 °C. Se registró en Libia (África) el 13 de setiembre de 1922.

¡Qué frío! La temperatura terrestre más baja conocida es la registrada el 24 de agosto de 1960 en la Antártida. El termómetro descendió hasta -88,3 °C.

¿Mar o lago? El Mar Caspio, situado entre la Unión Soviética e Irán, es el mayor lago del mundo. Sus aguas saladas ocupan 371.793 kilómetros cuadrados. Es, pues, un verdadero mar interior.

¿El lago más profundo? Es el Baikal. Puedes situarlo en la Unión Soviética. Tiene una profundidad máxima de 1.620 metros. Sus límpidas aguas se hielan de diciembre a abril.

¡Qué enorme país! El país más extenso de la Tierra es la Unión Soviética, con una superficie de 22.402.200 kilómetros cuadrados. Su territorio comprende una sexta parte de las tierras del mundo.

Una mirada al fondo de los océanos. El fondo de los océanos se asemeja a la superficie terrestre: es una enorme llanura abisal que tiene altas montañas, extensas cordilleras, amplias mesetas, largos cañones y profundas fosas.

La parte central del océano Atlántico presenta una enorme cordillera sumergida, cuya altura sobrepasa a los Alpes y al Himalaya juntos. Este extenso lomo montañoso, o dorsal atlántica, se extiende desde Islandia, al norte, hasta la isla de Bouvet (a 1.800 kilómetros de distancia de la costa antartica), al sur.

La mayor masa continental. Asia es el mayor de los continentes. Representa cerca de la tercera parte de la superficie terrestre emergida (unos 43.000.000 de kilómetros cuadrados). Tiene las mayores alturas del mundo y las mayores depresiones, los lugares más húmedos y algunos de los más secos, las regiones más frías y algunas de las más cálidas.

¡Qué miedo! El Japón es el país que más sismos registra en la Tierra. Desde agosto de 1965 a junio de 1977 se registraron 720 000 sismos de diversa intensidad.

¡Qué asombrosa caída de agua! La mayor catarata conocida del planeta está en Venezuela (América). Su nombre es catarata del Ángel y allí el agua cae desde 979 metros de altura en forma ininterrumpida, calculándose que en total tiene 1 500 metros de altura.

Sequedad. El lugar más seco en la superficie de la Tierra es el desierto de Atacama (Chile). Allí hay sectores que no han recibido lluvia durante muchos años.

Cicatrices de la Tierra. Se han localizado grandes cráteres plutónicos, en la superficie terrestre, en Estados Unidos de América, en Australia, en Arabia, en la República Argentina, en Siberia, en Estonia y en Canadá. El mayor cráter provocado por la caída de un meteorito está en Quebec (Canadá): tiene 3 300 metros de diámetro y 100 a 150 metros de profundidad.

El mayor. El pico más elevado del globo es el monte Everest, de la cordillera del Himalaya, en Nepal-Tíbet, con 8 840 metros.

CUADRO ORIGEN DE LA TIERRA

Big Bang

 Origen de la Vida

Origen del Hombre

Teoría de la Evolución

El Tamaño del Universo

Magnetismo Estructura Interna Recursos Naturales Atmósfera Terrestre Agua Dulce
Datos de los Países Accidentes Geográficos Población Mundial Principales Países La Antártida Curiosidades

 Descargar Aplicación Para Recorrer El Planeta Tierra (3D)

Origen del Planeta Tierra Teoría mas aceptadas y modernas

Origen del Planeta Tierra
Teoría Modernas Aceptadas

cuadro origen del planeta

El
Big Bang
 Origen de
la Vida
Origen del
Hombre
Teoría de la Evolución

EL PLANETA TIERRA: La Tierra es uno de los nueve planetas del sistema solar, el tercero en el orden de las distancias al Sol y el quinto por su tamaño. Dista del Sol 149.476.000 Km. y tiene una atmósfera intermedia entre las de Venus y Marte, compuesta principalmente por nitrógeno y oxígeno.

Es el único astro conocido hasta nuestros días donde la química de la vida se ha desarrollado a un nivel lo suficientemente complejo como para permitir la aparición del ser humano.

Planeta Tierra

Planeta Tierra

A diferencia de otros planetas, la superficie de la Tierra no presenta cráteres producidos por impactos cósmicos. En ella, las tres cuartas partes están cubiertas por grandes masas de agua y sólo una cuarta parte está cubierta por tierra firme.

La idea de que la Tierra es una esfera la enunció por primera vez Pitágoras de Samos hace unos 2.500 años.

Esta afirmación hoy está fuera de toda duda gracias a las fotografías enviadas desde el espacio por los satélites artificiales y otros ingenios espaciales.

Sin embargo, hasta el s. XVII no se pudo demostrar que la Tierra era esférica, aunque no una esfera perfecta, sino un esferoide algo achatado por los polos y abultado hacia el ecuador.

Las mediciones más recientes y fiables indican que el diámetro ecuatorial de la Tierra es de 12.756,78 Km. y el polar de 12.713,82 Km., lo que da un achatamiento de 43 Km.

Este achatamiento es algo mayor en el polo sur, que está 15 Km. más cerca del ecuador que el polo norte. La Tierra tiene un satélite, la Luna, que se encuentra a unos 350.000-400.000 Km. de distancia. La Luna describe alrededor de la Tierra una órbita elíptica en un tiempo de 28 días y medio. Este tiempo se denomina período de lunación.

Simultáneamente, la Luna gira sobre sí misma, tardando también 28 días y medio en completar su giro. A esta coincidencia temporal entre los dos movimientos lunares se debe que desde la Tierra veamos siempre la misma cara de nuestro satélite.

La cara oculta de la Luna no fue conocida hasta que las naves espaciales consiguieron fotografiarla.

ORIGEN DEL PLANETA TIERRA: ¿Ha sido siempre la Tierra tal como es hoy? ¿Cuánto hace que existe? ¿Cómo surgió?¿De dónde han aparecido los cuerpos celestes que la circundan? Estas preguntas siempre han inquietado a los seres humanos y existen distintas respuestas desde hace miles de años. Cada cultura y cada pueblo han depositado dichas soluciones en escritos y tradiciones orales, que hacen parte de mitos y creencias muchas de ellas basadas más en ideas religiosas, que proponen deidades o dioses creadores, que en explicaciones científicas.

UN POCO DE HISTORIA: Las creencias más primitivas propuestas en la antigüedad son resultado, por una parte de lo inmensamente pequeños que somos los seres humanos con relación a la Tierra, y de la dificultad de no poder hacer largos viajes que permitiesen, contrastar hipótesis fundamentadas, como también, superar las puras observaciones de sentido común que nos indican que la Tierra es plana en todas las direcciones.

Quienes creían en una  Tierra plana se preguntaban: Si todo objeto que no se sostiene sobre algo cae, qué es lo que sostiene la Tierra?.

Los babilonios que vivieron en Mesopotamia, imaginaban la Tierra como una gran montaña redonda, semejante a una taza boca abajo, circundada por un único océano.

Los egipcios creían que el Universo era como un cajón alargado, como lo era su propio país, con la Tierra en el fondo del cajón, Egipto en el centro, y el cielo, su tapa.

Los hindúes pensaban que la Tierra era como una mesa o un casco invertido apoyado en las espaldas de cuatro elefantes que cuando se movían ocasionaban los temblores de Tierra; también suponían que los elefantes estaban sobre una inmensa tortuga flotante en las aguas de un océano mundial.

Aunque entre los antiguos griegos también existieron creencias tan especulativas como las anteriormente citadas, filósofos como Pitágoras y Aristóteles admitían que la Tierra era una esfera.

Aristóteles basado en las observaciones de los eclipses de Luna, veía como la sombra circular de la Tierra se desplaza sobre el disco iluminado de la Luna.

También observaban que los barcos que se alejaban de la costa desaparecían poco a poco del campo visual como si se fueran hundiendo lentamente, viéndose por último desaparecer los mástiles, y cuando volvían a la costa sucedía lo contrario.

Las ideas de esfericidad para la Tierra y las dimensiones calculadas en la antigüedad por el matemático y geógrafo de la ciudad egipcia de Alejandría, Eratóstenes (276 290 a. de J.C.), fueron opacadas y perseguidas so pena de castigo de muerte en la hoguera, por la iglesia cristiana, que basándose en las Sagradas Escrituras Bíblicas sólo admitían el mundo dividido en el cielo que estaba arriba y el infierno que se encontraba a bajo.

El clero preguntaba que si la Tierra fuera una esfera, ¿cómo era posible que los habitantes que se desplazan en la parte inferior de la esfera no caían?

Los conceptos cristianos sobre el mundo terrestre dominaron por mucho tiempo. Pero poco a poco y por influencia de los viajes de los comerciantes, exploradores y conquistadores de nueva tierra comenzaron a cambiar las ideas de una Tierra plana.

En el siglo XV y XVI con los viajes de Colón a América y la expedición a la India por Magallanes, quien dio la vuelta al globo terrestre, se derrumbó la idea que la Tierra era plana y que al viajar los barcos llegarían al borde y caerían aun abismo.

La esfericidad de la Tierra dejó de ser una conjetura, para ser un hecho universalmente reconocido y para el siglo XVII la ley de Newton de la gravedad permitió entender el porqué los cuerpos no caen de la superficie terrestre.

Hoy en día nadie duda de la esfericidad de la Tierra, basta con ver las fotografías de los satélites o de las naves espaciales o incluso volar a grandes alturas en los aviones supersónicos.

evolucion del planeta tierra

El origen de la Tierra: La doctrina cristiana de los dos mundos (Cielo espiritual y la Tierra material) y su creación de la «nada» por parte de Dios, comenzaron a mostrarse débiles frente a los resultados de las investigaciones científicas que demostraron una unidad en la similar composición química de la Tierra con la de la Luna, el Sol y las Estrellas.

Se mostró que las leyes de la naturaleza (como la conservación de la masa y la energía) observadas por la humanidad en la Tierra rigen también en el Universo.

A continuación se presentarán distintas hipótesis sugeridas por científicos en los dos últimos siglos, algunas de las cuales son entre sí contradictorias.

Dichas contradicciones no dependen solamente de los fundamentos teóricos de que se derivan sino también de falta de pruebas con observaciones y leyes todavía no elaboradas.

Se han propuesto dos tipos de teorías según se consideren situaciones catastróficas o no (también llamadas respectivamente binarias y unitarias).

En las teorías binarias o catastrofistas se plantean explicaciones en las que se incluyen fuerzas externas al sistema solar; donde intervienen otros objetos celestes además del Sol, mientras que en las teorías unitarias, no.

Las Teorías Unitarias denominadas también naturales o evolutivas, sostienen que los sistemas planetarios son parte de la historia evolutiva de algunas estrellas.

Estas explicaciones se realizan de dos formas: una explicación es la formación simultánea del Sol y los planetas, mientras que la otra plantea que el sistema de los planetas nació del Sol, es decir que el Sol se originó primero y de este se originaron luego los planetas.

Las teorías unitarias son conocidas como hipótesis nebulares y fueron propuestas por el filósofo alemán Inmanuel Kant (1724 – 804) y el matemático francés Simón Laplace 1749 – 1827).

Según Kant, el sistema solar era al principio una masa de gas de grandes dimensiones, conformada por partículas distribuidas en forma homogénea y con las mismas velocidades, pero que después de cierto tiempo por distintas colisiones entre las partículas y por gravedad comienza a rotar a distintas velocidades masas separadas de las cuales se forma el Sol y los planetas.

Laplace propone que e sistema solar procede de una nebulosa de gases calientes con movimiento de rotación.

Al perder energía por radiación se disminuyó su temperatura, se contrajo y aumentó la velocidad de rotación, por lo que se formaron anillos gaseosos que dieron origen a los planetas y sus satélites, al superar la fuerza centrífuga a la fuerza de atracción hacia el centro de la nebulosa.

Aunque las teorías basadas en nebulosas explicaban una serie de particularidades del comportamiento actual del sistema solar, sin embargo con el tiempo se revelaron nuevos hechos que contradecían estas teorías. Una de las principales objeciones a la teoría de Laplace se fundamenta en que la revolución del Sol es muy lenta.

El Sol da la vuelta completa alrededor de su eje en aproximadamente 26 días terrestres, mientras los cálculos demostraron que, para que se desprendiesen anillos, la velocidad de revolución del Sol debía ser centenares de veces mayor que la observada. Sin embargo la idea de Laplace de que los planetas se formaron debido a la concentración de materia siguió siendo aceptada planteando por primera vez la posibilidad de explicar de una forma natural el origen de la Tierra y los planetas del sistema solar

De las teorías binarias se destacan:
La teoría del astrofísico inglés Jeans ( 1877 – 1940) sostiene que en cierto momento pasó cerca del Sol una estrella y con la fuerza de su atracción «arrancó» de él una ráfaga incandescente.

La estrella luego se alejó, y la ráfaga ígnea se descompuso en varios coágulos, dando comienzo a los planetas. Cálculos posteriores mostraron que esta teoría era inconsistente ya que la materia arrancada del Sol debería haber caído de nuevo al Sol o escapar al espacio.

Tampoco esta teoría explicaba las grandes dimensiones del sistema solar; ya que la estrella debía pasar muy cerca del Sol por lo que los planetas debían estar muy cerca de él, cosa que no es así. Sin embargo la debilidad más grande de la propuesta de Jeans es que el encuentro de dos estrellas es un fenómeno rarísimo.

A partir de 1940 se produjo un retorno a las teorías de tipo Laplaciano, en las que se consideraba que los planetas proceden de una condensación de una nube de gases y polvo en rotación, ya se suponga que giraba al rededor del Sol y que, quizás, derivan de él ya que diera origen al Sol durante el proceso de condensación. Estas ideas se fundamentaron en estudios sobre las temperaturas, composición y densidad de la materia de la Tierra, de otros planetas y de satélites, que dieron motivos para suponer que los planetas se formaron no de masas gaseo-líquidas incandescentes, sino de fría materia cósmica.

La teoría del científico soviético O. Schmidt y del físico alemán K.Weiczseken sostienen que el origen de los planetas se debió producir cuando el Sol en su viaje alrededor de la galaxia (Vía Láctea) atravesó una nube de gas y de partículas de polvo sólido, arrastrando consigo parte de ella. Por esta interacción la nube es achatada, dirigiéndose sus partículas al plano ecuatorial, que por atracción gravitacional se conglomeraron dando origen a los planetas.

Con estos planteamientos se explica por qué los planetas se mueven en un mismo plano, en la misma dirección y casi en trayectorias circulares, Además por las distintas temperaturas explicaba por que existía una serie de planetas pequeños y sólidos cerca del Sol, y los gigantes gaseosos más alejados del Sol.

LA TEORÍA MAS ACEPTADA POR LA COMUNIDAD CIENTÍFICA: La Tierra se formó junto con el Sol, los otros ocho planetas mayores del sistema solar y miríadas de asteroides, meteoritos y cometas, a partir de una inmensa nube de gas y polvo estelar llamada nebulosa solar.

En el centro de esta nube que se contraía se formó el Sol, que, al calentarse, empezó a emitir luz, mientras en su interior empezaban a producirse las reacciones nucleares que todavía hoy lo hacen brillar. La elevada temperatura solar produjo la evaporación al espacio de buena parte de los materiales volátiles que se hallaban en la región donde se estaba formando la Tierra; en cambio, en las zonas más exteriores y frías del sistema solar, estas materias se condensaron y formaron los planetas gigantes gaseosos.

EL NACIMIENTO DE LA TIERRA: Debido a la fuerza de la gravedad, cada vez se acumulaba más materia procedente de la nebulosa solar sobre la Tierra en formación. Pero como ésta se encontraba en estado de fusión, debido a su elevada temperatura, los componentes más densos, como el hierro y el níquel, se hundían cada vez más hacia el centro del planeta, mientras que los más ligeros, como los silicatos de varios metales, permanecían en la superficie.

Este proceso recibe el nombre de diferenciación. Es importante destacar que toda la materia de la que están constituidos la Tierra y los otros planetas se había formado en el interior de estrellas que explosionaron y dejaron en el espacio todos sus componentes.

Terminada la diferenciación, la temperatura de la Tierra fue disminuyendo hasta llegar a valores que permitieron su solidificación. Además, en la superficie de nuestro planeta pudo permanecer agua en estado líquido. Actualmente se supone que la temperatura del núcleo de la Tierra es de unos 6.200 °C. Su enfriamiento está relacionado tanto con la desintegración radiactiva de algunos elementos como con el aislamiento térmico producido por el manto que lo recubre. Dado que se está produciendo un proceso gradual de agotamiento de los elementos radiactivos, la parte interna de la Tierra continúa enfriándose.

AMPLIACIÓN DEL TEMA
Los estratos y las eras

Si se acepta que, realmente, la Tierra y los planetas se originaron en desprendimientos de materia solar, corresponde imaginar que en un tiempo dado la masa incandescente y líquida de nuestro planeta habría comenzado a enfriarse y en consecuencia a solidificarse por acción del frío espacial.

Esta suposición tiene visos de realidad puesto que las capas que forman el globo (a saber: atmósfera, hidrosfera, litosfera, pirosfera, barisfera, etc.) aumentan de densidad de afuera hacia dentro y este fenómeno puede verificarse solamente en una masa líquida. De acuerdo con esta misma hipótesis, al igual que como ocurre cuando se ponen en un recipiente agua y aceite (la mayor densidad del agua hace que el aceite se sitúe sobre ella formando una capa pareja con una superficie y espesor continuos), las capas del globo terráqueo antes mencionadas se superpusieron como en el ejemplo citado formando esferas concéntricas.

Así superpuestas según su densidad, la corteza terrestre comenzó a cohesionarse y a enfriarse desde hace aproximadamente 4.000 a 5.000 millones de años. Los fenómenos que se produjeron fueron complicados y múltiples; debido a las altas temperaturas reinantes el oxígeno y el hidrógeno de las masas de roca ígnea empezaron a desprenderse y se formó el agua, elemento indispensable para la vida.

El agua se evaporó y condensó para caer en lluvias intensas y produjeron nuevas reacciones químicas con las rocas aún incandescentes; a medida que la temperatura fue descendiendo, las aguas caídas quedaron sobre la Tierra y se formaron así los mares que disolvieron las numerosas sales superficiales.

Pero las capas del globo no permanecieron absolutamente inmutables; la actividad volcánica y sísmica fue intensa. Los continentes surgieron y los movimientos orogénicos hicieron aparecer las montañas.

La acción erosiva de las lluvias, el viento, los ríos, el hielo o las elevadas temperaturas desgastaron la roca viva de las montañas y fueron acumulando este material en estratos o capas sucesivas que se sedimentaron en el transcurso del tiempo.

Los agentes erosivos aplanaron a las montañas más antiguas y continúan su tarea modificadora sobre todos los accidentes geográficos. Muchos opinan que el proceso de surgimiento de una montaña, aplanamiento de éstas por los agentes erosivos, formación de los estratos sedimentarios y génesis de una nueva montaña se da cíclicamente.

Este ciclo permite conocer el tiempo que duró cada era, ya que en algunas regiones de la Tierra la posición de los estratos sedimentarios se conserva intacta por no haberse producido fracturas ni plegamientos posteriores a su formación. Estos estratos sedimentarios, que son la parte más superficial de la litosfera, serán objeto de, estudio al considerar las eras geológicas.

Fuente Consultada:
El Universo Enciclopedia de la Astronomía y del Espacio Tomo 1
Didáctica Enciclopedia Temática Ilustrada Tomo 2
Nuevo Investiguemos Ciencia Integrada Tomo 2
MUNDORAMA La Corteza Terrestre

Meridianos y Paralelos de laTierra Concepto Latitud y Longitud

Meridianos y Paralelos de la Tierra
Concepto de Latitud y Longitud

INTRODUCCIÓN: Sabemos que la Tierra tarda un día en dar una vuelta completa sobre sí misma. Es decir, que emplea 24 horas para realizar un giro de 360°. Por lo tanto en 1 hora habrá alcanzado a recorrer 15° (360 dividido 24 = 15). Esto significa que si el Sol, en su movimiento aparente (el Sol no se mueve) de Este a Oeste, envía en un momento determinado sus rayos perpendicularmente sobre el meridiano de 0o de longitud, esos mismos rayos tardarán 1 hora en llegar al meridiano de 15° de longitud Oeste.

Cuando los rayos solares inciden perpendicularmente sobre un meridiano es mediodía en todos los puntos situados sobre ese meridiano (de meridies: mediodía), y el reloj marcará la hora 12. El meridiano situado 15° al Oeste del anterior recibirá los rayos solares en forma perpendicular sólo 1 hora después; por lo tanto, como falta 1 hora para el mediodía, allí son las 11. ¿Y qué ocurre sobre el meridiano situado a 15° de longitud Este? Pues que por allí ya pasaron los rayos perpendiculares del Sol hace 1 hora, y entonces los relojes deben marcar las 13.

Para facilitar la división internacional de la hora se ha dividido a la Tierra en 24 franjas de 1 hora, o sea de 15° de longitud, limitadas por los meridianos correspondientes. Estas franjas toman el nombre de «husos horarios», por la forma de huso que presentan sobre la superficie esférica de la Tierra. El primer huso es el que contiene el meridiano de Greenwich.

Todas las localidades situadas en un mismo huso tienen, en la práctica, la misma hora, aunque en realidad esa hora corresponde al meridiano central del huso. Naturalmente esto origina para las zonas próximas a los límites del huso notables diferencias con la verdadera hora solar. Esto explica por qué tantos antiguos relojes de sol parecen señalar una hora equivocada o sólo aproximada, cuando en realidad desde el punto de vista astronómico la hora equivocada o aproximada es la de nuestros relojes mecánicos.

En el mapa que reproducimos notamos que algunos husos tienen, en ciertas zonas, límites irregulares. Esto ha sido hecho con el propósito de tratar de abarcar en un solo huso todo el territorio de una nación, y evitar diferencias de horario dentro de la misma. Lógicamente, ello no ha sido posible para los Estados de gran extensión. Rusia, por ejemplo, abarca 11 husos horarios, y los Estados Unidos, 7.-

EXPLICACIÓN: MERIDIANOS Y PARALELOS

meridianos y paralelos del planetaSupongamos por un instante que la Tierra fuese una esfera perfecta y tracemos, como en la lámina I, una línea que una a los dos polos: PN y PS Imaginemos, por fin, que trazamos un plano sobre la línea los polos que pasará por el centro de C. Virtualmente hemos dividido la Tierra en dos partes iguales: una es el hemisferio norte, la otra, el hemisferio sur.

El círculo que separa los dos hemisferios es el ecuador. Tracemos ahora otros planos perpendiculares a la vertical PN-PS, que no pasen por él centro C pero sí por cualquier otro punto de la vertical, por ejemplo O. Hemos recortado así la superficie terrestre en otros tantos pequeños círculos que se llaman paralelos.

Imaginemos por fin, que trazamos un plano sobre la línea de los polos (lámina II). Comprobaremos en seguida que cualquier plano, cuando pase por esa línea, determinará un circulo máximo a través del globo terrestre.

Los círculos máximos de la Tierra se llaman meridianos, y la misma palabra sirve además para designar los planos de esos círculos. Resulta, de lo que acabamos de decir, que es posible trazar un sinnúmero de meridianos y paralelos. Pero sobre cada punto determinado de la superficie terrestre no puede pasar sino un solo meridiano y un solo paralelo.

Bastará por lo tanto indicar sobre un mapa unos cuantos paralelos y meridianos, marcándolos con una cifra, para calcular la posición de un lugarmeridianos y paralelos del planeta cualquiera sobre la superficie terrestre. Las coordenadas son dos líneas que determinan la posición de un lugar según un sistema geométrico aplicado, por primera vez, por Descartes, en 1637.

Aplicando el sistema cartesiano sobre el plano de la superficie esférica de la Tierra, las dos coordenadas geométricas se transformarán en coordenadas geográficas o sea en dos arcos: la longitud y la latitud.

Calculemos la latitud y la longitud de un punto B

He aquí (lámina de abajo) el globo terrestre dividido, según el plano del ecuador, en dos hemisferios, y cortado por un meridiano que llamaremos primer meridiano o meridiano inicial. Establezcamos un punto geométrico B cuya longitud y latitud debemos determinar.

meridianos y paralelos del planetaEn la lámina, B se halla en el hemisferio norte, pero podría también hallarse en el hemisferio sur. A fin de no crear confusiones, es necesario asignar siempre una dirección a los dos arcos de meridiano situados, uno encima y el otro debajo del ecuador.

Esto nos llevará a comprobar que la latitud de un lugar está representada por el ángulo que forma la vertical de ese lugar con el ecuador. La latitud se calcula en grados, de 0 a 90°

Es boreal o austral según que el lugar correspondiente esté en el hemisferio norte o en el hemisferio sur. En relación con el meridiano inicial, B se encuentra al oeste porque así lo hemos decidido. Es decir, que B podría igualmente hallarse al este, si ése fuese nuestro deseo.

Diremos que, en la lámina, B tiene una longitud occidental u oeste. Puesto que, por definición, la latitud representa la distancia de un lugar determinado con respecto al ecuador, calculada en grados sobre el arco del meridiano que pasa por ese punto, la latitud B corresponderá al arco BA. Sabemos que un arco de circunferencia corresponde a un ángulo cuyo vértice es el centro de la misma circunferencia y que su valor se expresa en grados.

Por lo tanto, la longitud es la distancia que hay desde un punto, a partir del meridiano inicial, calculada sobre el arco del paralelo que pasa por ese punto; Se expresa en grados de O a 180.

En nuestro caso, la longitud de B se obtiene determinando el valor del arco BX correspondiente al ángulo BDX, es decir a la distancia comprendida entre B y X. Por convención entre la mayoría de las naciones se adoptó como primer meridiano el del observatorio de Greenwich, cerca de Londres. Sin embargo, existe la costumbre, en muchas naciones, de referirse a un meridiano nacional.

Sea O el centro de la Tierra, B el punto del que se quiere determinar la latitud, y OE la línea del plano del ecuador; el ángulo BOE dará la medida en grados (minutos y segundos) de BE, es decir, la latitud de B.

Prolonguemos el eje celeste que nos da la dirección del polo celeste.

Para conocer, partiendo de B, la dirección de ese polo, tracemos una línea FP paralela a OX, dado que debemos suponer el polo celeste a una distancia infinitamente grande. La tangente DC constituye el plano de horizonte de B.

El ángulo que ella forma con BP es decir BPD es igual al ángulo BOE. Efectivamente, BPD es complementario de PBV y BOE complementario de OBF (siendo OBF un triángulo rectángulo). Puesto que PBV = OBF. BOE y BPD serán iguales también.

Finalidad de la geodesia astronómica

La geodesia es la ciencia que trata de determinar la forma exacta y las dimensiones precisas de la Tierra. Todo lo antedicho parece muy sencillo. Sin embargo, hallar científicamente la latitud y la longitud de lugares determinados es tarea complicada. Es ¿vidente que si la Tierra fuese una esfera de dimensiones reducidas sería fácil medirla directamente y luego transportar sobre un mapa las medidas obtenidas. Pero un observador ubicado en un punto de la superficie del globo nunca podrá disponer de los medios que le permitan tomar esas medidas.

Los expertos, encargados de medir y de representar gráficamente la superficie de la Tierra, deberán, además de sus conocimientos, entender de astronomía, dado que, para resolver sus problemas, necesitarán elementos precisos e inmutables proporcionados por la observación de la bóveda celeste. Gracias a las dos ciencias conjugadas se ha podido formular, en época relativamente reciente, la ley que sigue: “la latitud de un lugar es igual al ángulo que una línea imaginaria, trazada desde el polo celeste, forma con el plano del horizonte de ese lugar”.

Geográficamente, se llama huso horario a cada una de las veinticuatro áreas en que se divide la Tierra, siguiendo la misma definición de tiempo cronométrico. Se llaman así porque tienen forma de huso de hilar o de gajo de naranja, y están centrados en meridianos de una longitud que es un múltiplo de 15°. Anteriormente, se usaba el tiempo solar aparente, con lo que las diferencias de hora entre una ciudad y otra eran mínimas en los casos en los que las ciudades comparadas no se encontraban sobre un mismo meridiano. El empleo de los husos horarios corrigió el problema parcialmente, al sincronizar los relojes de una región al mismo tiempo solar medio.

En la lámina hemos expuesto el gráfico que ilustra el teorema que se relaciona con la ley antes mencionada. Fueron las numerosas observaciones hechas por la geodesia y la astronomía juntas las que permitieron determinar la posición de los continentes y de las islas.

Esas observaciones, más exactas gracias a los medios de la técnica moderna, permiten el estudio geográfico de las regiones polares o desiertas. También debemos a la geodesia la verificación de la forma de la Tierra, ligeramente aplastada entre los dos polos y ensanchada. en el ecuador. París se halla a 43° 50’ 11” de latitud norte; Roma a 41° 53’ de latitud norte.; Buenos Aires a 34° 37’ de latitud sur; Río de Janeiro a 22° 54’ 24” de latitud sur.

Es evidente que todos los lugares situados sobre un mismo paralelo tienen la misma latitud, y tanto sus días como sus noches son iguales en todos ellos. Sabemos, además, que cada meridiano, dividido por el ecuador en dos partes iguales, corresponde a un círculo total. El segmento que va del ecuador a uno u otro polo representa 90 grados.

Por convención, cada uno de esos segmentos ha sido numerado de cero a noventa partiendo del ecuador. Esa convención es tanto más útil por cuanto, en las cartas náuticas, la ruta de cada barco está indicada con una línea recta. El capitán que quiere determinar el punto donde está su navío deberá solamente trazar una perpendicular del punto de la ruta hasta la escala de las latitudes para tener la indicación deseada.

Determinación de la longitud:

La determinación de la longitud está fundada sobre la comparación de las horas que varían de un punto a otro de la Tierra. Siendo esférica la forma del planeta y su movimiento de rotación constante, es mediodía y medianoche en el mismo momento en todos los lugares de la Tierra situados sobre el mismo meridiano. El experimento ha sido renovado muchas veces en condiciones científicas rigurosas. Se lo podría repetir en todos los puntos del globo, dado que se pueden trazar todos los meridianos que se quiera.

Sin embargo, para simplificar los cálculos, se convino en marcar sobre los mapas 360 números (grados), contando 180 al oeste y 180 al este del meridiano de origen que, por convenio internacional, es el deGreenwich. El conjunto de los trazados de meridianos y paralelos establecidos en función de los grados de la circunferencia recibió el nombre de cuadriculado geográfico. Es importante destacar, asimismo, que todos los meridianos y paralelos se cortan en ángulo recto. Debemos añadir, también, que la división del globo en 360 husos deriva del hecho que los 360 grados de la circunferencia corresponden a las 24 horas del movimiento completo de rotación de la Tierra.

En efecto, a cada hora corresponden 15 grados de longitud (la vigésima cuarta parte de 360), y de un grado de longitud a otro la diferencia en minutos es de 4’ (1.440 minutos por día o sea 360 multiplicado por 4). Prácticamente se puede afirmar que la longitud de un lugar previamente establecido se obtiene determinando la hora local por observaciones astronómicas y comparándola con la hora de Greenwich en un cronómetro exacto.

Ver Un Mapa Con Los Usos Horarios

Fuente Consultada: «Lo Se Todo» Tomo V y Wikipedia