Descubrimientos La Brújula

Los Descubrimientos Geograficos en la Edad Moderna y Sus Consecuencias

Descubrimientos Geograficos de la Edad Moderna y Sus Consecuencias

Los viajes españoles. — El espíritu aventurero de los españoles, mantenido durante el largo período de la Reconquista, encontró un campo propicio para manifestarse en las tierras descubiertas por Colón.

El anuncio de que el Almirante había llegado a las proximidades del Paraíso Terrenal y hallado perlas en las costas venezolanas alcanzadas en su tercer viaje, inició una serie de expediciones marítimas a las cuales se las designa con el nombre de viajes menores.

Son los efectuados, entre los años 1499 y 1502, por diversos marinos españoles que descubrieron o exploraron las costas continentales desde el Cabo de San Agustín, en el Brasil, hasta la punta Manzanilla, en Panamá.

Los Descubrimientos Geograficos en la Edad Moderna Cristobal Colon

Todos ellos se realizaron en perjuicio de los derechos concedidos al Almirante por las Capitulaciones de Santa Fe, cuyo estricto cumplimiento habría retardado por muchos años la obra exploradora de la Metrópoli.

Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa, compañeros de Colón durante el segundo viaje, visitaron en compañía de Américo Vespucio las costas sudamericanas, desde la Guayana Holandesa hasta el lago de Maracaibo.

Aquí avistaron una pequeña aldea lacustre que les evocó el recuerdo de Venecia. De aquí el nombre de Venezuela, es decir, Pequeña Venecia, aplicado a esta región (1499-1500).

Hacia la misma época (1499-1500), Alonso Niño y Cristóbal Guerra, recorrieron en una pequeña embarcación las costas venezolanas de Paria y Cumaná, y Vicente Yáñez Pinzón, capitán de una de las carabelas que participaron en el primer viaje de Colón, tocó en las costas del Brasil a la altura del cabo San Agustín, descubrió el río Amazonas, que llamó Santa María de la Mar Dulce por el enorme caudal de sus aguas, y alcanzó hasta las ya conocidas costas venezolanas.

El descubrimiento del Brasil, anterior a la llegada de los portugueses que después lo dominaron, atrajo nuevas expediciones hacia las costas orientales de la América del Sur. Diego de Lepe las recorrió desde el cabo San Agustín hasta el golfo de Paria (1500), Alonso Vélez de Mendoza llegó al mencionado cabo, sin otro resultado que ratificar los derechos de Castilla sobre estos territorios (1500) y finalmente, los Reyes Católicos concedieron a Pinzón la ocupación de las tierras comprendidas entre dicho cabo y el Río Amazonas).

los reyes catolicos
Reyes Católicos

Un escribano aventurero cierra el período de los viajes menores. Llamábase Rodrigo de Bastidas y se le debe el descubrimiento de la costa colombiana y panameña, desde Cartagena hasta Punta Manzanilla. Esta expedición, de la cual participaron Juan de la Cosa, antiguo compañero de Colón y de Ojeda, y Vasco Núñez de Balboa, futuro descubridor del Mar del Sur (Océano Pacífico), descubrió el golfo de Darién y traficó honestamente con los indios mediante el conocido procedimiento de ios rescates (1501 -1502).

La Junta de Burgos. — Los viajes menores provocaron otras expediciones, muchas de ellas de carácter clandestino, es decir, realizadas sin autorización real. Pero como las utilidades no siempre respondían a las esperanzas concebidas, unas y otras se suspendieron durante algún tiempo.

Preocupada España de que otras naciones rivalizaran con ella (Portugal había llegado a la India en 1498), optó por adoptar medidas tendientes a activar las empresas marítimas y convocó una junta de marinos que se reunió en la ciudad de Burgos en marzo de 1508 bajo la presidencia del Rey. Américo Vespucio, Juan de la Cosa, Vicente Yáñez Pinzón y Juan Díaz de Solís fueron sus miembros.

La junta decidió la conveniencia de continuar las expediciones y la necesidad de dotarlas de pilptos expertos, a cuyo fin se crearía el cargo de piloto mayor. La designación recayó en Vespucio, a quien se le facultó para expedir certificados de competencia a los pilotos que ante él rindieran examen; impartirles la enseñanza necesaria, a costa de los mismos y confeccionar el padrón real, mapa en el cual se consignarían los resultados de los descubrimientos pasados y futuros, y cuyo uso sería obligatorio para todos los que pasasen a la América.

Se impuso también el uso obligatorio del cuadrante o astrolabio, so pena de multa y prohibición de ejercer el cargo (real cédula de agosto 6 de 1508).

Como consecuencia de la reunión, el Rey Fernando, que desempeñaba la regencia de Castilla por incapacidad de su hija doña Juana y la muerte de su yerno Felipe el Hermoso (1507), ordenó a Pinzón y a Solís la realización de un viaje para descubrir un canal que a través de las tierras americanas permitiera llegar a las islas de la Especería, pensamiento que años después llevaría a cabo Magallanes.

La expedición no alcanzó su propósito, pero exploró las costas del continente desde el Cabo Gracias a Dios en Nicaragua hasta el de San Roque en el Brasil (1508 -1509).

Descubrimientos realizados por los ingleses. — Realizado el descubrimiento de América, Inglaterra — que había rechazado las gestiones de Bartolomé Colón en favor de su hermano Cristóbal — fue la primera potencia europea que se manifestó dispuesta a imitar la política oceánica de Castilla y Portugal.

La guerra de las Dos Rosas, que ensangrentó el territorio por espacio de treinta años (1455-85), había terminado y Enrique VII, sin comprometer recursos de ninguna especie, aceptó las proposiciones de Juan Caboto, comerciante veneciano radicado en Brístol. Lo autorizó, pues, para emprender la ocupación de las tierras occidentales, en 1496.

La expedición, compuesta de una pequeña embarcación, partió al año siguiente (1497) bajo las órdenes de Juan Caboto. Lo acompañaba su hijo Sebastián, el futuro explorador del río Paraná y fundador del primer asiento levantado en tierras argentinas.

Juan Caboto
Juan Caboto

Los expedicionarios descubrieron la península del Labrador, la isla de Terranova, conocida por los normandos del siglo XI, buscaron inútilmente un paso para la China e iniciaron el reconocimiento del litoral atlántico de los Estados Unidos hasta la península de la Florida.

En agosto de 1497 regresaron a Inglaterra, donde el descubrimiento produjo un entusiasmo pasajero. Al año siguiente, Juan y Sebastián Caboto efectuaron un segundo viaje al mando de cinco o seis navios. De sus resultados no se tienen noticias concretas.

Se presume, sin embargo, que reconocieron la costa del Labrador y el golfo de San Lorenzo. Nuevas expediciones se realizaron en los años subsiguientes por otros viajeros. Pero su fracaso comercial las detuvo hasta muy avanzado el siglo XVI. Inglaterra quedó, pues, en retardo con relación a España.

Los portugueses en el Brasil. — La inauguración de la ruta africana a la India por la expedición de Vasco de Gama (1498), despertó el entusiasmo de sus connacionales. El rey don Manuel equipó una nueva expedición, con igual destino, y confió su mando a Pedro Álvarez Cabral.

pedro alvarez cabral

Los expedicionarios salieron de Lisboa en marzo de 1500, mes y medio después del descubrimiento de la costa brasileña por Vicente Yáñez Pinzón.

Alejados del continente africano para evitar las calmas, las corrientes ecuatoriales arrastraron los navios hacia el occidente, hasta dar sobre una costa desconocida para los tripulantes. Cabral recaló a la altura del actual Puerto Seguro, al Sur del Cabo San Agustín, descubierto tres meses antes por Pinzón.

Creyó que la fierra visitada era una isla y la llamó Vera Cruz, denominación que más tarde fué sustituida por Santa Cruz y posteriormente por la de Brasil, a causa de la madera que abundaba en sus costas.

Despachó inmediatamente una nave a Portugal para comunicar al monarca el descubrimiento realizado y continuó la travesía a la India.

¿Fue casual o intencionado el arribo de navios portugueses a las costas sudamericanas? Tradicionalmente se admite lo primero; sin embargo, algunos autores presumen, con sólidos fundamentos, que la expedición de Cabral tenía instrucciones de aproximarse a las tierras occidentales, acaso con el propósito de establecer si había territorios al oriente de la línea convenida en el tratado de Tordesillas,en cuyo caso pertenecerían a la Corona portuguesa.

Lo cierto es que Don Manuel manifestó interés por el descubrimiento realizado, consideró indiscutibles sus derechos sobre ese territorio y comunicó a los Reyes Católicos la convicción de que él no formaba parte de las tierras descubiertas por los castellanos.

Los soberanos españoles combatieron esta afirmación y siempre consideraron superiores sus títulos de dominio sobre la costa oriental del continente.

Expediciones españolas y portuguesas se dirigieron entonces a esta parte de América, y como Castilla y Portugal se atribuían, la soberanía, hubo un doble movimiento de exploración y conquista que, con el andar del tiempo, dio lugar a la formación de dos centros rivales de colonización: uno , en el Brasil y otro en el Río de la Plata.

Entre las primeras expediciones portuguesas, podemos mencionar la despachada en mayo de 1501. De ella formaba parte Américo Vespucio quien relató este viaje en una de sus famosas cartas. En ella expresó la certeza de que estas tierras constituían un mundo nuevo, distinto del asiático. Divulgada esta afirmación, los países descubiertos por Colón fueron denominados América.

La expedición recorrió la costa brasileña y tocó sucesivamente en las bahías de Todos los Santos y de Río de Janeiro, se desvió luego hacia el S. E. y descubrió una isla que seguramente es la de Georgia. Algunos autores admiten un nuevo viaje, de Vespucio en 1503.

americo vespuccio
Americo Vespuccio

El movimiento explorador se detuvo por espacio de diez años, pero durante esta época se organizaron diversas expediciones particulares, todas ellas con fines comerciales. Allí abundaba, en efecto, el palo brasil, madera tintórea semejante al campeche y que por su color rojizo parecía una brasa.

Esta madera era muy estimada en Europa y dio su nombre al territorio. Sin embargo, la palabra Brasil denominaba también una isla imaginaria ubicada al Oeste de Irlanda en algunos mapas del siglo XIV.

En 1513 se reanudaron las exploraciones con la expedición de Cristóbal de Haro. Los historiadores portugueses le atribuyen el descubrimiento del Río de la Plata, tres años antes del viaje de Solís, a quien la historia considera su verdadero descubridor.

Expediciones portuguesas a la América del Norte. — Mientras las naves portuguesas visitaban las costas de la América del Sur, otros expedicionarios de la misma nacionalidad disputaban a los ingleses sus descubrimientos en la América del Norte. Gaspar de Corte Real realizó un viaje en el año 1500 y llegó a la isla de Terranova.

Al año siguiente emprendió otro, del cual no regresó ni se tienen noticias. Su hermano Miguel partió en 1502 con el propósito de encontrarlo, pero tampoco retornó. Dos carabelas despachadas por la Corona en 1503 con igual objeto no tuvieron el menor éxito.

Como homenaje a la memoria deambos navegantes, los mapas portugueses dieron en llamar Tierra de los Corte Real a la isla de Terranova, visitada anteriormente por los Caboto al servicio de Inglaterra.

Expediciones de los franceses. — Los franceses permanecieron extraños al movimiento marítimo iniciado en el siglo XV. Sus primeras expediciones datan, en efecto, del siglo XVI.

Entre los años 1503 y 1504, Binot Paulmier de Gonneville llegó a la costa brasileña a la altura de la actual ciudad de Bahía. Posteriormente, a partir de 1506, los pescadores franceses iniciaron viajes a las costas de Terranova, famosas por la abundancia de bacalao. Años después (1518) intentaron, sin éxito, la fundación de una colonia.

Como se ve, en el primer período de la expansión marítima europea, la contribución de Francia nada agregó a los esfuerzos de España, Inglaterra y Portugal.

CONSECUENCIAS DE LOS DESCUBRIMIENTOS

Conflicto con Portugal. Las bulas de Alejandro VI y el tratado de Tordesillas

1La primera consecuencia del descubrimiento de América fué de carácter internacional. En efecto, al regresar de su’primer viaje, Colón anunció a los Reyes Católicos que había llegado al Asia, aspiración acariciada por los portugueses desde muchos años atrás y que aun no habían alcanzado, pues sus descubrimientos se habían detenido en el Cabo de Buena Esperanza.

El descubrimiento realizado por Colón hería los intereses de Portugal, amparados por diversas bulas pontificias y aun por el tratado de Alcacovas suscripto por los propios Reyes Católicos .

Ante los preparativos de la Corona portuguesa, dispuesta a enviar una expedición a las tierras recientemente descubiertas, se iniciaron negociaciones diplomáticas y entretanto, el papa Alejandro VI, que era español de nacimiento, expidió sucesivamente cuatro bulas destinadas a consolidar los derechos castellanos sobre las tierras encontradas.

La primera de ellas lleva fecha 3 de mayo de 1493, pero se presume expedida en abril. Era de extraordinaria imprecisión y fué sustituida por la fechada al día siguiente, pero que en realidad debió expedirse en el mes de junio.

Las dos restantes son la ratificación de las anteriores o su complemento. De todas ellas, la más importante es la segunda, destinada a deslindar los dominios asiáticos de Castilla y Portugal.

Por este documento, que aparecía expedido motu proprio, no a instancia de los soberanos españoles, se concedía en donación a los Reyes de Castilla y de León «todas aquellas islas y tierras firmes encontradas y que, se encuentren, descubiertas y que se descubran hacia el Occidente y el Mediodía, imaginando y trazando una línea desde el polo ártico, esto es, el Septentrión hasta el polo antartico, esto es, el Mediodía, o sea las tierras firmes e islas encontradas y por encontrar que estén hacia la India, o hacia cualquier otra parte».

La línea imaginaria pasaba cien leguas al Oeste «de cualquiera de las islas que vulgarmente se llaman de los Azores y Cabo Verde». Aunque la bula no lo establecía expresamente, las tierras descubiertas al Oriente de la referida línea quedaban comprendidas en las donaciones hechas por los antecesores de Alejandro VI a la Corona de Portugal.

Papa Alejandro VI
Papa Alejandro VI

Don Juan II se consideró perjudicado en sus intereses y continuó las negociaciones iniciadas, que terminaron con el tratado de Tordesillas (7 de junio de 1494), confirmado más tarde (1506) por una bula de Julio II.

La línea divisoria convenida debía correr de polo a polo a 370 leguas de las islas del Cabo Verde; las tierras descubiertas o que se descubrieran hacia el Oeste pertenecían a la Corona de Castilla, las situadas al Oriente a Portugal.

La fórmula encontrada no solucionaba el conflicto y fué causa de un sinnúmero de dificultades cuando se quiso aplicarla tanto en América (Brasil) como en el Asia (Molucas).

En efecto, los negociadores se habían limitado a fijar un arco de meridiano occidental, prescindiendo de la redondez de la tierra y sin considerar que navegando en sentido opuesto los castellanos y portugueses forzosamente tendrían que encontrarse.

Habían omitido además dos detalles fundamentales: determinar desde cual de las islas que forman el archipiélago debían contarse las 370 leguas y establecer la naturaleza de éstas, pues la legua marina se diferencia de la terrestre y esta misma variaba dentro de cada país.

En estas condiciones, España y Portugal nunca lograron ponerse de acuerdo y tanto en Asia como en América fué necesario recurrir a soluciones transaccionales.

Consecuencias de carácter económico, político y científico.
Las consecuencias del descubrimiento de América no se sintieron de inmediato, porque las primeras expediciones no fueron fructíferas.

Pero la situación varió fundamentalmente en el siglo XVI,. cuando los españoles llegaron a las regiones ricas en metales preciosos y la conquista abarcó desde el Sur de los Estados Unidos a la Tierra del Fuego. Portugal, Inglaterra, Francia y Holanda, se incorporaron también al movimiento descubridor e iniciaron la ocupación de nuevos territorios. Pudieron apreciarse entonces, en toda su amplitud, las consecuencias económicas, políticas y científicas de los descubrimientos.

En el orden económico podemos señalar la expansión del comercio, la desvalorización de los metales preciosos y el alza de los precios.

El tráfico comercial adquirió un mayor desarrollo y se desplazó del Mediterráneo al Atlántico. Los países de la Europa occidental se reservaron la exclusividad del comercio con sus respectivas colonias (monopolio) y la dominación de las rutas que conducían a ellas.

Antes del siglo XVII, los países que dominaban las costas de un mar pretendían la soberanía del mismo y se atribuían el derecho de excluir a los demás de su navegación. Imperaba la teoría del mar cerrado, que España, Portugal e Inglaterra defendieron celosamente, en oposición a la libertad de los mares, proclamada por Holanda y que luego prevaleció.

La abundancia de metales preciosos (oro y plata), provocó su desvalorización y produjo como consecuencia un aumento en el precio de las mercaderías: el oro y la plata valían menos y se necesitaba mayor cantidad para comprar los mismos productos.

Afortunadamente la mayor expansión del comercio y la formación de nuevos mercados europeos, limitó el alza de los precios. De otro modo la desvalorización de los metales preciosos hubiese sido aun más grande.

Se calcula, en efecto, que la cantidad de estos metales acumulada en Europa fué doce veces mayor que la anterior; en cambio, los precios solamente aumentaron seis veces. Quiere decir que si un artículo valía anteriormente uno, su precio en adelante aumentó a seis y no a doce.

La vida se encareció en perjuicio de la clase obrera, pues los salarios no recibieron aumento.

Las consecuencias políticas de los descubrimientos fueron también muy grandes. Las naciones coloniales aumentaron su poderío, especialmente España que se convirtió en la potencia predominante del siglo XVI y en centro de la política europea, posición que perdió a partir del siglo siguiente.

En el orden científico, los descubrimientos marítimos produjeron consecuencias importantísimas: se integró el conocimiento del planeta y de la humanidad, pues nuevas tierras y razas fueron reveladas al mundo europeo que durante siglos había ignorado su existencia; la fauna y la flora se enriquecieren con las especies animales y vegetales que poblaban la América; y se enriqueció a su vez la fauna y la flora americana, pues los europeos trajeron a la América los animales y vegetales necesarios para el desarrollo de la colonización.

La cartografía. Los primeros descubrimientos se exteriorizaron de una manera fantástica en la cartografía contemporánea, salvo cuando fueron registrados por sus autores o los participantes en las expediciones realizadas, v. gr. Juan de la Cosa a quien se debe un mapa del mundo conocido en el cual su autor registró fielmente las costas americanas (1500).

Los mapas preparados sobre la base de informaciones difundidas por los expedicionarios traducen, en cambio, el confusionismo geográfico de la época.

En el confeccionado por Johann Ruysch, que data de 1508, Groelandia y Terranova aparecen como penínsulas situadas en la costa N.E. de Asia. El llamado Globo de Lenox, que es algo posterior (1510 ó 1511), sitúa el Brasil al Oeste de América y ubica el N. O. de ésta en las proximidades del Japón.

El Globo de Schóner (1515) que sirvió a Magallanes en su expedición, entre otras fantasías, coloca al Brasil en la extremidad Sur de América, separándolo de ésta por un canal, es decir, en el lugar correspondiente a Tierra del Fuego.

La Corona ordenó en 1508, a raíz de la Junta de Burgos, la formación del padrón real, mapa oficial llevado por el Piloto Mayor y que se actualizaba a medida que los descubrimientos exigían la agregación de nuevas informaciones o la rectificación de las anteriores.

La cartografía primitiva ilumina diversos aspectos de la Historia Americana y plantea interesantes problemas. Algunos mapas comprueban la realización de viajes desconocidos o cuyos autores resulta difícil individualizar. Así ocurre con el llamado Mapa de Cantino.

Data de 1502 y en él se registra con lujo de detalles el contorno de la península de la Florida, cuyo descubrimiento oficial está fijado en 1513.

Fuente Consultada:Curso de Historia Colonial, Americana y Argentina de Saenz Valiente, Edtorial Estrada

Historia del Paraguas Sombrilla Quitasol Historia de los Inventos

Historia del Paraguas – Grandes Inventos

El paraguas tuvo su origen en los tiempos primitivos, pues parece que ya estaba en uso entre los chinos en el siglo XI a. de J. C.; también lo usaban los asirios 600 años antes de nuestra era. En los bajorrelieves de Nínive, en los frescos de las tumbas y los palacios de Tebas y Menfis, en los vasos pintados de Etruria y de Grecia, vemos unas especies de paraguas o quitasoles que eran de hojas de árboles, pieles, cañas o telas. También diferían sus dimensiones, pues fueron bastante grandes en China y muy pequeños en Asiria y Babilonia.

En cuanto a su altura, por lo general excedía la de un hombre. Adoptado por los europeos, el quitasol se convirtió en paraguas, y si bien hubo una época en que las damas elegantes lucieron hermosas sombrillas de encaje, seda y puntillas, en la actualidad han caído en desuso entre los pueblos occidentales. Aunque nosotros no le atribuimos ningún carácter de dignidad, durante mucho tiempo fue un objeto noble.

Hasta llegó a ser un atributo de la divinidad; simbolizaba la protección de un poder superior, que se extendía alrededor del dios encima del cual se colocaba. En ciertas fiestas griegas se desplegaba una sombrilla encima de las estatuas de Dionisio (Baco), de Deméter (Ceres) y de Hermes (Mercurio). En las procesiones de la India las figuras de los dioses desfilaban bajo la protección de parasoles.

Historia del Paraguas- Grandes Inventos

Historia del Paraguas

Una procesión de dignatarios de la antigua China. La sombrilla de papel, de dos o tres planos,
indicaba la dignidad de los personajes a los cuales estaba reservada.

En épocas más recientes se vieron papas que, al presentarse ante las muchedumbres, iban precedidos por dos sombrillas las cuales simbolizaban el poder espiritual y el temporal respectivamente. En Etiopía y en Marruecos, los soberanos ejercieron siempre sus funciones bajo un quitasol. y, sin duda, procede del Oriente la costumbre veneciana de adoptar la sombrilla como símbolo del poder del dux. Sin duda los chinos y los japoneses fueron los primeros en considerar el “dosel portátil” como un instrumento útil y en vulgarizar su empleo.

Las damas griegas inmediatamente vieron en él una prenda de su atavío. En lugar de llevarlo ellas mismas, lo hacían llevar por un esclavo.

Las matronas romanas siguieron el ejemplo. El uso del umbráculum (quitasol) se mantuvo en Italia aun después de la caída del Imperio; pero en el resto de Europa se reservó exclusivamente para las ceremonias del culto, en las cuales cumplía la misión del palio actual.

Durante el Renacimiento el paraguas se puso nuevamente de moda, y a menudo su uso estaba reservado a los caballeros que debían emprender largas marchas a caballo. Debemos señalar un detalle curioso de los paraguas italianos del siglo XV: los mangos de madera, que eran ya muy pesados, se recubrían de cuero, con lo cual su peso llegaba a los dos kilogramos. Después del siglo XVI, los jesuitas introdujeron el usó de la seda en la fabricación de estos accesorios.

Las damas de compañía de Catalina de Médicis restablecieron el uso del paraguas, que desde entonces se ha extendido cada vez más. París se encargó de refinar paulatinamente la forma de las sombrillas, introduciendo sutiles y oportunas variantes. Las elegantes de esa ciudad, centro de la moda, decidieron que no debía emplearse indistintamente el mismo accesorio para protegerse de la lluvia y de los rayos del sol. La seda más fina ~ el encaje más vaporoso se emplearon para embellecer lujosas sombrillas que, durante el reinado de Luis XIV, cubrían las elegantes cabezas de las damas de la corte.

Los hombres —que consideraban la sombrilla como un accesorio demasiado afeminado— la adoptaron en el siglo XVIII. Es sabido que en Inglaterra, aún hoy, todo hombre serio que se dirige a su oficina no salé jamás de su casa sin colgar antes de su brazo el paraguas rigurosamente enfundado, dispuesto a abrirlo al primer amago de lluvia.

En la época de Luis XV aparece el en-toztt-cas en su doble función dé sombrilla y paraguas, como su lejano antepasado. También tienen este doble uso las graciosas sombrillas japonesas, hechas con papel resistente de varios colores y hermosos diseños. Hoy el paraguas no está tan de moda. En parte, lo reemplazó el impermeable, que tanto usan hombres como mujeres.

Historia del Papel y Su Fabricacion Cronología de su Evolución

Historia del Papel y Su Fabricación
Cronología de su Evolución

INTRODUCCIÓN: El más antiguo documento escrito se remonta a unos 2200 años a.C. Fue hallado en Egipto y está hecho en papiro (papyrus), película extraída de una caña que crecía a orillas del Nilo. En China, hacia el año 500 a.C, los sabios escribían en tiras de bambú por medio de varillas de madera que impregnaban en pigmentos. Un siglo más tarde se usó la seda, que, por su flexibilidad, podía ser arrollada. En Asia Menor, en la ciudad de Pérgamo, era utilizada para la escritura la piel de oveja previamente lavada y raspada, a la que se le daba el nombre de pergamino.

Taller de imprenta según un grabado del siglo XVI. En primer plano, un artesano compone el texto; más atrás, otro entinta un texto ya armado. A la derecha, un tercero imprime.

En el año 105 de nuestra era, en China, se ensayó un método para producir papel a partir del tallo del bambú; los tallos se cortaban en trozos, se les sacaba la corteza y, por medio de punzones afilados, se separaban sus fibras, que eran ablandadas hasta transformarlas en una pasta. Esta pasta, mezclada con agua de arroz, se extendía sobre un tamiz y se prensaba, hasta obtener una lámina seca.

Este procedimiento continuó perfeccionándose en su país de origen y, a mediados del siglo xn, fue introducido lentamente por los árabes en Europa. La invención de la imprenta de caracteres móviles en 1438, por Juan Gutenberg, tuvo como consecuencia un rápido impulso en la fabricación del papel.

En sus comienzos, el proceso de fabricación era básicamente manual, pero a partir de 1800 se construyeron las primeras máquinas, con lo que se logró un rápido aumento en la productividad y, consecuentemente, una disminución de su costo en un 75% del original.

En la actualidad, existen máquinas que producen cintas continuas de papel de hasta 10 m de ancho, de las que pueden elaborarse hasta 5.000 m por minuto.

El papel en China y Japón: Se cree que el papel fue inventado en China , hacia el año 200 a. C., y ciertamente, existen ejemplos de papel descubiertos junto a tablillas de madera que contienen esa fecha. Los primeros papeles son de seda y lino, pero de pobre calidad para la escritura, y por ello fueron utilizados principalmente para envolver.

el papel, fabricacion

Historia de la Fabricación del Papel

La invención del papel se atribuye a Ts’ai Lun , en el 105 a. C. En esa época era el jefe de los eunucos del Emperador, y estaba al frente de los suministros de la Casa Real. Ts’ai Lun fue el primero en organizar la producción del papel a gran escala, y se las arregló para conseguir las patentes exclusivas para hacerlo. China en ese tiempo era ya una sociedad burocrática que requería documentos en abundancia para llevar sus registros por escrito.

Estaban sentadas las bases para el desarrollo de un material más ligero, fácil de almacenar y transportar que las existentes tablillas de madera o las telas de seda.

Debe citarse el importante papel que los caracteres chinos o ideogramas jugaron como forma de unificación, por su capacidad de ser comprendidos por gentes que hablaban distinas lenguas, desde la misma China , hasta Corea o Japón , y cuyas culturas fueron influidas por la primera: hablaban lenguas distintas, pero todos comprendían lo que escribían los demás.

Es en esa época cuando el papel comenzó a ser usado para registrar la escritura, y ya surgen los métodos tradicionales de fabricación de papel kozo (es probablemente la fibra más fuerte y resistente de de todas las fibras empleadas en la fabricación manual de papel. Sus largas y nervudas fibras no se deforman con el uso, son de unos 10 mm de largo, y se mantienen firmes incluso cuando se arrugan o doblan) y los de corteza de morera ( Thai-sa ). 

China en el siglo IX, usa el bambú como fibra, anticipándose a la pulpa de madera  empleada por los fabricantes de papel en Europa, ya en el siglo XVIII. Para el siglo X, ya se empleaban las marcas de agua, el uso del papel como dinero y la impresión. La manufactura del papel se extendió de China a Corea.

En el año 610, el sacerdote Ramjing de Koryo en Corea, fue a Japón para brindar accesoria en la producción de pinceles, tinta y papel. Ese fue el comienzo de una seria producción de papel en Japón.

Expansión hacia Occidente (Asia, África)

El papel entro por la ruta del Oeste, cruzó el Turquestán, Persia, y Siria, para finales del siglo V, el papel era usado en toda Asia Central. Gracias a una invasión en territorio chino, la fabricación del papel se extendió hacia el oeste vía Samarkanda. Los fabricantes de papel chinos se vieron forzados a revelar el secreto del arte de fabricar papel a cambio de la libertad o de sus vidas. La producción se establece en Samarkanda en el año 751, usando el abundante lino local y cáñamo para producir un papel de suave y fibrosa apariencia.

En el 795, una segunda fabrica comenzó a funcionar en Bagdad, usando fabricantes de papel chinos. Desde allí se extendería un arte perfecto hacia el norte de África. Los árabes fueron los que introdujeron varias innovaciones, incluyendo medidas estándar y colores, un método para envejecer el papel, más la introducción de alambres en los moldes. (Hacer un esquema de los distintos tipos de fabricación de papel).

La llegada del papel a Europa (732)

No pasaron más de mil años, cuando España es conquistada por los Moros, y la producción de papel llega a Europa. Los árabes no perdieron tiempo en establecer talleres locales para la producción de papel.

El primer taller fue fundado en Córdoba en 1036, seguido por otro en 1144, en el pueblo de Xátiva (Játiva) en la costa oriental de la Península Ibérica. Uno de los primeros ejemplos de papel realizado en España puede encontrase en el Monasterio de Santo Domingo, de Silos, cerca de Burgos, incluyendo manuscritos del siglo X, la mayoría de las páginas se hacían de vitela , las de papel estaban fabricadas con largas fibras de lino y contenían una proporción de almidón similar a la del clásico papel árabe.

En ese tiempo España, fue el principal centro de las enseñanzas clásicas, de la medicina y matemáticas, por eso el papel jugo un rol insignificante. Posteriormente es en Italia donde encontramos la fabricación del papel, y se piensa que su extensión tuvo lugar a través de España o Sicilia con las Cruzadas.

La primera referencia sobre producción del papel en Italia, es de 1275-1276, en el pueblo de Fabriano, aún famoso tanto por sus papeles realizados a mano, como los obtenidos en moldes cilíndricos o en modernas maquinas industriales para elaborar papel. Otros talleres se extendería pronto por toda Italia. Fabriano, es importante para el desarrollo del papel, por su introducción de papel de trapo, satinado con una cola de gelatina animal.

Esta técnica fue muy bien recibida por los escribas y llevó a una mayor aceptación del papel como sustituto del pergamino, ya que permitía a las agudas plumas de ave del momento, trazar libremente sin rasgar la superficie del papel, y que la tinta no penetrara en las fibras absorbiendo como un secante. La técnica de escritura con pluma, predominante en Europa, en contraste con la escritura caligráfica de pincel llevada a cabo en Asia, vino a definir las diferentes características del papel europeo de ese periodo, si lo Para el siglo XIV, Italia aventajo a España y a Damasco en la producción del papel.

Una clara aportación de los productores de papel europeos fue la invención del taller de estampado, esto se hacia con un rueda hidráulica, los timbres se manejaban por acción de golpes en forma vertical con el fin de desfibrar la pulpa en agua, está técnica se uso hasta finales del siglo XIII.

Esta máquina producía e hidrataba muy bien las fibras. Superior a esto los holandeses, produjeron un golpeador. Sin embargo algunos de los estampados fueron herrados y esto contamino al papel.

La producción fue lenta, entro por el norte hacia el resto de Europa, pero a mediados del siglo XIV, existieron talleres cerca de Languedoc y Angoulem, los cuales aun funcionan en forma de Papeteries Moulin du Verger du Puymoyen. Las marcas de agua eran famosas en los pliegos de papel, y fueron las primeros en usarse en1539. A finales del siglo los centros que fabricaban papel se establecieron por toda francia. La evidencia indica que los talleres de papel existieron en Augssburg, Cologne y Mainz por 1320.

En 1390, se utilizaron artesanos de Lombardy, Ulman Stromer, equipado un taller cerca de Nuremberg, probablemente sea el primer taller de papel manufacturado que publicara un libro ilustrado por el artista suizo, Jost Amman. La ilustración es uno de las 139 profesiones y negocios mostrados en dicho libro. Los fabricantes de papel llegaron a establecerse en los países bajos en 1586, con los talleres Lunipart y Van Aelst cerca de Dordrecht, aunque un primer taller existió en Gennep, en 1428. En los siguientes ocho años de guerra, (1568-1648), Holanda, fue productor importante de papel cuando Amsterdam, llego a ser un albergue para los refugiados y comerciantes de toda Europa.

Para 1579, continuo la invención de la imprenta y existio una diferenciación entre el impreso en dibujo y la escritura en papel.  El primer papel hecho en Inglaterra fue producido al rededor de 1490, en el taller de John Tate, cerca de Stevenage en Hertfordshire. El segundo taller en Inglaterra se estableció en los 50 años posteriores en Fen Ditton, por Thomas Thirlby, quien más tarde llego a ser obispo de Ely.

El primer conocimiento de los talleres ingleses comenzó en 1558, en Dartford, Kent; con el alemán John Spilman, quien obtuvo una patente exclusiva de la reina Elizabeth, para recolectar trapos viejos y elaborar papel. En 1610, un taller fue fundado en Wookey Hole, donde el papel continua aún fabricandose. Durante los siglos XVIII y XIX, Inglaterra estableció una principal producción de papel con alta calidad en talleres como el de Hodgkinsons; en Wookey Hole, y el famoso taller Whatman en Maidstone, Kent.

papel fabricacion

Fabricación del Papel

Manufactura del Papel en una Imprenta (grabado del siglo XVII)

El papel en América

La producción de papel fue introducido por primera vez hacia el interior de las Américas, por los españoles, cerca de la ciudad de México alrededor de 1580. Antes de la llegada de los españoles el papel fue usado como sustancia por los Mayas y Aztecas . De forma semejante los hawaianos producían papel suave, lo sacaban de la corteza de los árboles de higo o mora.

Esta técnica aún es usada por los indígenas del sureste de México. Sin embargo las sustancias puras no se clasificaban como papel. En primer taller de papel en Norte América, se estableció en Pennsylvania, en el Wissahickon Creek cerca de Germantown por William Rittenhause. En poco tiempo otros talleres se establecieron. Como el taller de Ivy, por Thomas Willcox, quien motivo a otros productores de papel, y fue distinguido por producir papel para impresos y actividades publicitarias de Benjamín Franklin.

Posteriormente en el siglo XVIII y XIX, con la tecnología de impresión se desarrolla un incremento en la alfabetización, simultáneamente los fabricantes de papel mejoraron sus mecanismos de producción de papel. La primera maquina para elaborar papel fue inventada por el francés, Nicholas Louis Robert, un empleado del taller Didot en Francia. El cuñado de Roberts, John Gemble, saco una patente británica en 1801, la cual fue desarrollada y financiada en Inglaterra por Hery y Seale Fourdrinier, con la ayuda del joven maquinista llamado Brian Donking, quien construyo self acting y automatizo la maquina en Hertfordshire, en 1803, la efectividad de ésta creo una sensación.

El principio básico de de la máquina Fourdrinier, es suspender la pulpa de papel en agua, que es derramada con un movimiento horizontal, las vibraciones de lado a lado causaban que las fibras se intercalaran una con otra. En ese momento esto fue conocido como Dandy, el cual presiona mayormente el agua, al mismo tiempo que imprime las marcas de agua o líneas extendidas, sobre la pulpa del papel. Después, esto es transportado a cilindros calientes y secos para que al final del proceso se devanara en un largo rollo perfectamente seco. La mejor producción mundial del papel, es elaborado al estilo de la maquina Fourdrinier.

Otro tipo de maquina para fabricar papel que apareció en este tiempo, fue un maquina con molde cilíndrico. Que comienza con un movimiento lento, este proceso es capaz de producir papel similar en apariencia y sentirse como papel hecho a mano mano. Sin embargo en Inglaterra, un número de individuos estaban trabajando independientemente en una maquina de este tipo, uno de ellos fue John Dickenson, quien produjo la primera maquina comercial en 1809.

LA PRIMERA FABRICA DE PAPEL EN AMERICA:

Entre los hugonotes que emigraron de Francia a América cuando Luis XIV, en 1685, revocó el edicto que permitía la libertad religiosa, había muchos obreros diestros en la fabricación de papel. Estos obreros no permanecieron mucho tiempo ociosos en el Nuevo Mundo, porque en 1690 la ciudad de Roxborough, cerca de Filadelfia, ostentó la primer fábrica de papel en América. Fue montada y dirigida por Guillermo Rittenhouse.

Cuarenta años después una Compañía obtuvo en Nueva Inglaterra la exclusiva para manufacturar papel en la provincia de Massaehusetts por diez años. Un privilegio semejante fue el que se concedió a Spielman en Inglaterra en 1589 para «recoger toda clase de trapos, rollos o fragmentos de pergamino, recortaduras de naipes y redes viejas de pescar para hacer de todo ello toda clase de papel blanco de escribir y prohibiendo a toda otra persona la fabricación de papel por espacio de los primeros diez años».

La primer máquina para fabricar papel no hizo la fortuna de su inventor:

Los términos en que se concedió a Spielman su privilegio indican la naturaleza de las primeras materias con que contaba para fabricar su papel. Los productos de su fabricación, como los de todos los demás fabricantes de papel hasta el fin del siglo XVIII, eran enteramente elaborados a mano, hoja poi hoja; los trapos empleados como primera materia eran batidos y deshechos en fibras por medios mecánicos muy primitivos que primeramente fueron movidos a mano y después por la fuerza del viento o del agua.

Los procedimientos eran tan lentos que la cantidad de producto fabricado era necesariamente muy limitada, resultando de todo ello que la provisión de primeras materias con que se podía contar bastaba siempre para satisfacer las demandas de la fabricación. Pero aunque las operaciones para la fabricación del papel sean algo intrincadas, no resultan tan complejas que no puedan efectuarse mecánicamente En 1798, Luis Robert, un obrero de una fábrica francesa de papel, adquirió una patente sobre una máquina que fabricaba papel formando una hoja continua.

Como otros muchos que conciben la idea de un gran proyecto, Robert no obtuvo la recompensa de ver aplicadas en la práctica sus ideas. Quedó para otro el contribuir, no sólo con su habilidad y destre ¿a, sino en este caso con su fortuna, an tes que la máquina quedase definitivamente perfeccionada. Enrique Fourdrinier, que se halló en este caso, fue un in glés, hijo de uno de los fabricantes de papel a mano de la antigua escuela. Este Enrique Fourdrinier, con su hermano Sealy, empleó y perdió 300.000 dólares en desarrollar la máquina, que fue la primera que abrió el camino para suministrar las ilimitadas cantidades de papel que ahora el fabricante puede producir. Sstos hermanos pueden considerarse como los fundadores de la fabricación moderna del papel, pues tan completa fue su invención, que las máquinas primitivas difieren muy poco de las más modernas actualmente usadas.

Necesidad de encontrar nuevas primeras materias para la fabricación del papel Fourdriniei adquirió su primera patente en 1801, y merced a su máquina la industria recibió el impulso extraordinario que ha originado el desarrollo de los aparatos adicionales y el equipo de las fábricas modernas de papel.

Con el tremendo desarrollo de la nueva industria vino, naturalmente, la insuficiencia de la primera materia hasta entonces empleada, o sean los trapos. La demanda por papel adquirió enormes proporciones; nuevos métodos de transporte facilitaron, al mismo tiempo, la distribución de la correspondencia y, como consecuencia, ésta creció extraordinariamente y se multiplicaron también los periódicos. Encontrándose el fabricante con maquinaria capaz de suministrar grandes cantidades de producto y con mercado para éste, se vio obligado a buscar por todas partes nuevas fuentes de primeras materias. Era necesario encontrar una substancia vegetal que pudiera disgregarse en sus fibras constituyentes para reemplazar a las fibras que entran en los trapos de lino y algodón, etcétera, que hasta entonces se habían empleado exclusivamente.

La avispa ha poseído el secreto de hacer papel por siglos y siglos Probablemente el fabricante de papel no ha acudido a la avispa como guía; pero, sin embargo, en este insecto estaba el secreto del problema. La avispa ha estado desde los principios de la historia de los insectos masticando fibras vegetales, tanto leñosas como herbáceas, y produciendo papel con ellas, y esto es lo que hoy día hace la moderna maquinaria con que el papel se fabrica; viene a ser ésta una avispa mecánica colosal que mastica la madera y la hierba y la paja de los cereales y traba sus fibras, constituyendo hojas de papel de miles y miles de metros de extensión.

El esparto fue la primer substancia vegetal con la cual se obtuvo excelente resultado práctico, desarrollándose un extenso comercio con el papel fabricado con este material; en su consecuencia el sur de España y algunas reglones del norte de África fueron explotadas para la obtención de la primera materia que repentinamente había llegado a ser el artículo que se necesitaba. Pero muy pronto la demanda excedió a la primera materia disponible, como había sucedido con los trapos. Allí donde los traperos habían sostenido en los antiguos tiem pos el movimiento del mercado, ahora, con el desarrollo de la educación, ni los trapos ni las enormes provisiones de esparto bastaron para satisfacer las necesidades de las fábricas de papel. El trapo rinde próximamente la mitad de su peso en papel, el esparto la sexta parte de su peso; por consiguiente, hubo necesidad de buscar otros materiales.

La busca por todo el mundo de materiales para fabricar papel
El mundo entero ha sido escudriñado en bnsca de materiales vegetales apropiados para la fabricación del papel. En las oficinas de las fábricas puede el visitante ver multitud de pequeños manojos de fibras vegetales numeradas y descritas. El agente investigador envía desde tierras lejanas tales muestras con notas que dicen poco más o menos: «Los naturales de esta tierra llaman a esta substancia de tal modo y la emplean para tales y cuales menesteres.»

El fabricante consulta al botánico y al químico, pidiéndoles contestación a las siguientes preguntas: ¿Se podrá fabricar con este material bramante o sogas, tela para sacos o lonas y, sobre todo, se podrá con ella fabricar papel?. En todos los laboratorios químicos de América y de Europa se están realizando constantemente experimentos con objeto de descubrir nuevas primeras materias aprovechables para la fabricación del papel entre ¡as muestras que se envían de todos los ámbitos del Globo. Edison envió emisarios que hicieron una expedición por todo el mundo en busca de materiales apropiados para los filamentos de su lámpara de incandescencia, pero los fabricantes de papel tienen comisionados que constantemente hacen sus investigaciones por todos los rincones de la Tierra, consiguiendo resultados sorprendentes.

El fabricante de papel recibe el lino
de Rusia, de Turquía, de Italia, de Egipto, Francia, Bélgica e Irlanda; cáñamo de Rusia, de Italia, de Turquía, de Hungría y de Nueva Zelandia, y el mejor que la India puede producir. Utiliza algodón de la porción sur de los Estados Unidos, del Egipto y de la India; paja de Holanda, de Alemania, de Norte América; yute de la India; esparto de España, Argelia, Túnez y Trípoli.

Estos son los principales manantiales de aprovisionamiento regular y corriente. Pero no bastan Se ha requerido al químico para analizar todos los artículos de los que se esperase alguna utilidad y, en definitiva, el químico ha informado favorablemente respecto a la paja del lino, a la corteza de los plátanos o bananas, al bambú, al bagazo resultante de la trituración de la caña de azúcar, a la turba y a los desperdicios de la cascara de la semilla del algodón. El fabricante de papel, después de oír a los químicos, ha vuelto a la Naturaleza en busca de inspiración.

Efectivamente, la Naturaleza, en su laboratorio, no desperdicia nada y, de un modo análogo, el fabricante de papel ha encontrado como primeras materias para su industria productos desechados como inútiles que, sin embargo, rinden más riqueza que las escondidas en todas las toneladas de residuos que contienen radio y esparcidos por los basureros de toda gran ciudad en los días en que el radio era desconocido.

La industrialización del papel en China y Japón

(1853) Al final del siglo XIX, la historia de la fabricación del papel se perdio en un circulo total, pero posteriormente en 1853, las maquinas se introdujeron a la semi colonial China y Japón . Rápidamente los americanos demostraron ( para el acuerdo de una barco de guerra), la apertura de relaciones diplomáticas y comerciales entre USA y Japón seguida por una apertura de relaciones diplomáticas con , Inglaterra, Prusia y Francia. En se tiempo existió mucho interés por el uso de las fibras vegetales en la fabricación del papel japonés. También porque los trapos no se usaban en este papel. En esa época un comerciante inglés tuvo la idea acertada de importar trapos hacia Europa, para fabricar papel, a finales de 1861, envió 1300 toneladas de trapos a Inglaterra, sin embargo el cambio de colores no demostró ser una labor sencilla.

La primera máquina para fabricar papel en Japón, fue una Fourdrinier, de 78 pulgadas de ancho, importada de Inglaterra por la firma americana, Walsh and Hall company, para el taller de papel Ogi, cerca de Tokio, en 1875. La construcción del taller Ogi, fue dirigida por el joven ingeniero ingles, Frank Cheethmen, quien por un período de tres años y con ayuda de la máquina de Thomas Bottomley, puso en funcionamiento la producción de este taller hasta que ellos tuvieron un sucesor japonés. Ahora Japón produce 10% del papel y pulpa a nivel mundial y el segundo es únicamente USA.

ACTUALIDAD: PASOS PARA LA OBTENCIÓN DE LA PASTA BASE

proceso pasta base

Proceso pasta base

a) Forestación y transporte.

b) Descortezado.

c) Astillado (obtención de astillas o chips).

d) Desincrustado. Sirve para separar la celulosa de la lignina y puede ser mecánico, químico o la combinación de ambos. En el proceso mecánico, se trituran las astillas contra una muela abrasiva giratoria, y luego se emplean máquinas desfibradoras de lo cual resulta una pasta oscura, de fibras cortas y poca resistencia, apta para el papel de diario. El producto del desincrustado químico es de mejor calidad, ya que se obtiene celulosa con una pureza superior al 90%; el método se realiza en un digestor y puede ser ácido (celulosa al bisulfito), que emplea sulfito ácido de calcio, Ca(HSO)2, y/o sulfito ácido de magnesio, Mg(HS03)2, o básico donde las astillas se combinan con hidróxIdo de sodio, NaOH (celulosa a la soda) o sulfito de sodio, Na2S03 (celulosa al sulfito). La lignina se disuelve, la materia resinosa se elimina y quedan fibras largas de celulosa en suspensión.

e) Lavado y depuración. Se realiza en grandes piletas.

f) Blanqueado. Se utilizan sustancias químicas como el dióxido de azufre, S02, en los casos de desincrustado mecánico, y cloro puro o hipoclorito de sodio, NaClO, para la pasta química.

g) Refinado. Se agregan diferentes compuestos (según el tipo de papel que se desea producir): sulfato de calcio, CaS04, sulfato de magnesio, MgS04, y/o talco (para dar mayor peso, blancura y suavidad), pigmentos (para colorear el papel).

h) Batido. Se termina de mezclar la pasta y se puede agregar pasta de papel reciclado. También pueden adicionarse otras sustancias: cola animal, gelatina o almidón (ligantes para que no se corra la tinta en papeles para escritura), dióxido de titanio, Ti02 (abrillantador).

PROCESO ESQUEMÁTICO OBTENCIÓN DE LA HOJA

PROCESO DE LA HOJA DE PAPEL

PROCESO DE LA HOJA DE PAPEL

a) La pasta blanqueada, refinada y diluida en agua, pasa sobre una cinta sin fin, tejida con alambres de bronce, a una velocidad constante. El agua drena a través del tamiz, mientras que las fibras se acomodan unas con otras, al azar, restituyendo de esta forma, las uniones puente de hidrógeno entre las moléculas de celulosa.

b) Luego la pasta pasa por cajas aspiradoras que la secan y por cilindros compresores que la comprimen hasta formar láminas compactas.

c) Luego una serie de cilindros calientes otorgan al papel el espesor y la humedad adecuados.

d) Más adelante, la hoja pasa por los rodillos de las calandras que le dan el alisamiento y abrillantamiento adecuados. En los últimos años, las calandras fueron reemplazadas por un solo tambor giratorio calefaccionado, llamado monolúcido.

e) Finalmente, se corta el papel y se lo enrolla en bobinas o se lo acumula en pliegos.

Fuente: QUÍMICA I Polimodal Alegría-Bosack-Dal Fávero-Franco-Jaul-Ross

UNA CRONOLOGÍA DE LA HISTORIA DEL PAPEL

A.C.

300 En China, se escribía sobre una superficie hecha de residuos de seda.
100 Probablemente en China, se produce el papel.

D.C.

105 En China, Ts’ ai Lun, desarrolla un método para elaborar papel.

300 Producción de papel en Asia Central.

500 Producción de papel en Korea.

610 Producción de papel en Japón.

650 Producción de papel en Nepal.

700 Se introduce en Japón, la harina de arroz

794 Producción de papel en Baghdad, (Iraq).

850 La fabricación del papel se extendió de China pasando por Nepal a la India.

900 Producción de papel en el Cairo, Egipto.

1036 Producción de papel en Córdoba, España.

1100 La fabricación de papel se extendió de Baghdad al Cairo.

1144 Producción de papel en Xatvia, España.

1189 Producción de papel en Hérault, Francia.

1260 Fabriano, produce papel en Italia.

1388 Producción de papel en Augsburg, Alemania.

1390 Producción de papel en Nuremberg, Alemania.

1400 Producción de papel en Marly, Suiza.

1411 Producción de papel en Portugal.

1428 Producción de papel en Gennap, Holanda.

1443 Producción de papel en el taller Allenwinden. En Basle, Suiza.

1490 Jhon Tate, produce papel en Hertfordshire, Inglaterra.

1491 Producción de papel en Polonia.

1499 Producción de papel en Bohemia.

1532 Producción de papel en Motala, Suecia.

Breve Historia del Papel Pág 7 de 7

1536 Producción de papel en Bavaria.

1540 Producción de papel en Dinamarca.

1546 Producción de papel en Rumania.

1558 John Spilman, elabora papel en Dartford, Kent.

1565 Producción de papel en Rusia.

1570 Sten Bille, produce papel en Dinamarca.

1590 Producción de papel en Darly, Escocia.

1610 Producción de papel en Wookeyhole, Inglaterra.

1620 La familia Romani establece un taller en Capellades, España.

1690 – Producción de papel en Moscú, Rusia.

– William Rittenhouse, produce papel en Germanstown, USA.

1693 Producción de papel en Lessebo, Suecia.

1698 Producción de papel en Oslo, Noruega.

1706 Producción de papel en Wales.

1726 William Bradford, produce papel en New Jersey, USA.

1802 Producción de papel en Quebec, Canadá.

1818 En Finlandia, se establece el taller de papel, Tervakoski.

1900 Producción Papel en Florida, USA.

(*) Silvie Turner. «Appendices. A Short History of Papermaking.» Which Paper?. Ed.
Design Press. New York: 1991. 114-116.

PARA SABER ALGO MAS…
EL DESCUBRIMIENTO DEL PAPEL CELOFÁN

La lámina de celofán es una película delgada, flexible, sin fibras, de celulosa regenerada, que contiene glicerina como agente ablandador.

Su trasparencia, resistencia y flexibilidad hacen del celofán un material útil para empaquetado y otros usos. Aunque hay alguna controversia sobre el descubrimiento del celofán, se tiene la evidencia de que Jacques Edwin Brandenberger, químico nacido en Suiza, fue el primero que trasformó una película inútil de celulosa en un producto práctico, y, por tanto, se le puede considerar el descubridor del celofán.

Brandenberger era un químico especializado en anilinas, y desde 1900 estuvo haciendo experimentos para obtener una cubierta protectora que permaneciera limpia o que fuese fácil de limpiar. En primer lugar, preparó una tela cubierta con viscosa líquida (solución alcalina densa), que resultó excesivamente rígida; después unió ‘una delgada lámina de viscosa a una trama de algodón, pero tampoco fue satisfactoria. Llegó a la conclusión de que la película de celulosa podía valer por sí sola, si se fabricaba independientemente, y se dedicó a esta tarea, aplicando a ella toda la experiencia que tenía de la industria textil sobre fabricación continua de tejidos de celulosa.

Su primer producto era grueso y quebradizo, pero en 1912 consiguió una película delgada de propiedades satisfactorias, y la patentó en Europa y Estados Unidos, así como la maquinaria para fabricarla. El principal productor francés de rayón (Comptoir de Textiles Artificiéis) se interesó por las patentes, y se dispuso a financiar la producción del nuevo producto. Paro ello formó una sociedad, la Cellophane, cuyo director técnico fue precisamente Brandenberger, que lanzó el producto al mercado con buen éxito comercial. La Comptoir, por otra parte, estaba asociada, para la fabricación de rayón, con la firma estadounidense Fibersilk Company, filial de la importante compañía de productos químicos Du Pont.

Tras la primera guerra mundial, la Du Pont, deseosa de ampliar sus actividades, entabló negociaciones con la Comptoir para fabricar el celofán. Brandenberger visitó los Estados Unidos en 1 923, y llegó a un acuerdo sobre el asunto, formándose una nueva sociedad, la Du Pont Cellophane Company, que en 1924 produjo el primer celofán en los Estados Unidos.

En 1925, la Du Pont empezó a investigar, por su parte, para producir un nuevo celofán impermeable a la humedad, y dos de sus técnicos, W. H. Charch y K. E. Prindle, consiguieron resolver el problema. Las patentes de este nuevo producto fueron cedidas a la Sylvania Industrial Corporation, que inició la fabricación en el año 1933. En resumen, el descubrimiento del celofán se debe al trabajo individual de Brandenberger; su desarrollo industrial, a la industria textil francesa, y su perfeccionamiento posterior a la investigación estadounidense.