Egipto Antiguo

Biografia de Amenofis III Reinado del Faraon Egipcio

Biografia de Amenofis III Faraon Egipcio

FARAON EGIPCIO AMENOFÍS III (r. de 1411 a 1375 a. de J. C.)
Ha sido denominado el Magnífico, y realmente lo fué por lo dilatado de su imperio, lo fabuloso de sus riquezas y la posición predominante que logró su corona entre las naciones del Próximo Oriente.

Como legado de las conquistas de Tutmosis III y de la sabia política de sus dos inmediatos sucesores, los faraones Amenofis II y Tutmosis IV, el Magnífico pudo disfrutar de una situación privilegiada de poderío.

Durante su largo reinado Egipto vivió un período de paz ininterrumpida, al cual corresponde el ápice máximo alcanzado en el transcurso de su dilatada evolución histórica.

Amenofis III (Amenhotep) llevaba sangre mitani en sus venas, puesto que era hijo de Tutmosis IV y de la princesa Mutemeye, descendiente del rey mitani Artatama.

AMENOFIS iii faraon egipcion

Este hecho preside el destino de su vida y de su política. Al período de enconadas luchas provocado por la espada conquistadora del gran Tutmosis, sucede muy pronto una etapa de pacíficas relaciones internacionales.

Babilonia, primero, y luego el rey de Mitani, han reconocido las conquistas hechas por Egipto en Palestina y Siria, y, convencidos del poder de los faraones, buscan su amistad y pretenden asegurarla por enlaces dinásticos.

Amenofis III accede a fomentar estas relaciones. Renovando el ejemplo de su padre, recibe en su harén real a Gilukepa, hija de Schutarna de Mitani, y da por esposa al príncipe heredero a otra mujer de estirpe real mitani: Tadukhipa, hija de Tushratta.

Por otra parte, las princesas egipcias contraen matrimonio con los soberanos de Babilonia y Arzavia.

Estas excelentes relaciones explican sobradamente la paz que impera en Egipto bajo Amenofis III. El faraón se dedica a impulsar las construcciones religiosas.

En su época todo se hace colosal e insuperable: la sala hipóstila del templo de Luksor, las monumentales figuras que dominan la orilla izquierda del Nilo (colosos «de Memnón), los templos que se levantan en todas partes, desde Nubia al Delta.

El arquitecto Amenhotep, hijo de Hapu, dirige con mano segura la actividad desbordante del soberano.

Aunque en las inscripciones oficiales Amenofis III pretendió haber superado la gloria militar de sus predecesores, e incluso la de Tutmosis III, lo cierto es que representa el primer estadio de la decadencia guerrera de Egipto.

En su reinado apenas si pueden citarse hechos de carácter bélico, como no sea la expedición de castigo que dirigió contra los nubios en 1406.

Sin embargo, al final de su vida empezó a fermentar la sedición en Siria, instigada por el rey de los hititas Shubiluliuma.

Este mismo hecho demuestra la poca decisión del soberano egipcio, rendido por la vida muelle y blanda de la corte de Tebas, puesto que Amenofis III no supo tomar las medidas oportunas para atajar el movimiento de rebeldía y desarraigarlo por la fuerza.

Un año antes de su muerte, los ejércitos de Shubiluliuma invadieron Siria, so pretexto de defenderla de una agresión de Tushratta de Mitani, y se instalaron en el país.

Sólo los pueblos de Palestina, fenicios y cananeos, se mantuvieron fieles a la corona de los faraones.

En ese trance angustioso cerró los ojos el Magnífico, no sabemos si percatándose de la trascendencia real de aquellos acontecimientos.

fuente

Biografia de Tutmosis III Reinado del Faraon Egipcio

Biografia de Tutmosis III Faraón Egipcio

He aquí al héroe más destacado del Egipto de los faraones, al Napoleón de la más remota antigüedad.

Su genio militar, realmente excepcional, y sus prodigiosas dotes de gobierno nos lo señalan como uno de los grandes caudillos de la historia de todos los tiempos.

Estas características no se revelan en los rasgos de las esculturas que nos legaron los artistas de su época, los cuales procuraron ante todo prestar a la efigie del soberano una impresión de majestad de acuerdo con las normas legadas por el Imperio memfita.

Tutmosis III Biografia

Pero, en cambio, aparecen muy claras en su momia, cuyo rostro tiene facciones enérgicamente acusadas. Tutmosis III (Thutmose) fue un individuo asténico, al estilo de Richelieu, gran hombre de acción, movido por poderosos resortes nerviosos.

Durante su juventud nada hizo prever su fulgurante destino. Era hijo de una concubina de Tutmosis I, uno de los monarcas más notables de la XVIII Dinastía (Imperio Nuevo).

Uno de sus hermanastros, Tutmosis II, ocupó el trono de los Dos Egiptos, asociando a su gobierno a su hermana y esposa Hatshsep-sut, la llamada Semíramis egipcia.

Mujer dotada de singular energía, ya preferida por su padre por su talento y capacidad de gobierno, se desembarazó de su esposo — la muerte de Tutmosis II no fué probablemente natural— y reinó como soberana indiscutida de Egipto.

Pero para ello tuvo que contraer nuevo matrimonio. Su segundo esposo fué Tutmosis III, por lo que éste empezó a reinar en Egipto en 1496 antes de Jesucristo.

En realidad, Tutmosis III se limitó a prestar su nombre a los actos oficiales, ya que él estaba relegado a un lugar secundario, sin intervención alguna en los asuntos de gobierno.

Así transcurrieron unos veinte años. Tutmosis veía consumarse lo mejor de su juventud y tascaba el treno en la mas completa impotencia.

Hatshsepsut y su visir Senmut dirigían la gobernación del país con mano diestra y seguros, destinos. Egipto se enriquecía, mientras se relegaban al olvido las expediciones guerreras de Tutmosis I en Asia.

Al morir Hatshsepsut, Tutmosis III cogió las riendas del poder con puño robusto y decidido (1476). Por fin iba a poner en práctica los sueños que había alimentado durante tanto tiempo.

Las riquezas acumuladas bajo el próspero reinado de su consorte — cuyo nombre hizo borrar de todas las inscripciones —prestarían los medios necesarios para emprender las expediciones más atrevidas. Ya no era un mozalbete ni un joven alocado.

Con sus cincuenta años, Tutmosis se lanzaba a la guerra porque en ella veía la manera de prestar el mayor servicio a su país: librarle para siempre de la amenaza de las invasiones asiáticas, gracias a la conquista del corredor de Palestina y del reducto de Siria.

Inició su primera campaña el 19 de abril de 1475, a poco de inaugurar su gobierno propio en Egipto.

Su ejército partió de Zaru, en la frontera, y avanzó hasta la ciudad de Meggido, en cuya llanura derrotó el 14 de mayo siguiente, al ejército coaligado de los príncipes sirios, al mando del señor de Kadesch.

Poco después Meggido se le rendía, dando a los egipcios considerable botín y la posesión de muchos territorios hasta el curso superior del Orontes.

Tal fué el primer ((venablo» que Tutmosis III «hizo penetrar en las gargantas de los asiáticos».

A esta campaña sucedieron otras catorce, que se encadenan hasta fines de su reinado. Su objetivo fué mantener el territorio conquistado y ampliarlo hacia el Norte, hasta englobar la región del Naharín (Siria septentrional), foco de continuas intrigas y sublevaciones.

Durante diecinueve años, de 1475 a 1456, el faraón regresó periódicamente a Siria para dirigir las campañas de conquista. Las tres primeras fueron de consolidación de su dominio en Palestina y de preparación de las expediciones ulteriores.

Conquistados los puertos del litoral y pudiendo recibir por vía marítima los hombres y los abastecimientos, Tutmosis III lanza el golpe decisivo contra la resistencia siria. En 1466 cae la ciudad santa de Kadesch, llave del Orontes y de los pasos entre Palestina y Siria.

El faraón ya no halla obstáculo alguno para sus ambiciosos planes. Poco a poco progresa hacia el Norte el ejército egipcio, y en 1463 Tutmosis III derrota al rey de los mitanis entre Aleppo y Karkhemisch, llega al arco del Eufrates, atraviesa este río y restablece la estela que su padre, Tutmosis I, mandó levantar en aquellos lugares con motivo de una expedición afortunada y pasajera.

Pero su hijo no abandona lo conquistado, antes bien quiere asimilarlo a Egipto. Los hijos de los príncipes sirios son deportados a Tebas para que se instruyan en las costumbres de la corte de sus vencedores.

Y cuando fracasa este procedimiento pacífico y los sirios se sublevan apoyados por los mitanis, Tutmosis acude, como el rayo, con su ejército y restablece la hegemonía de sus armas.

Así, en 1456, derrota en la llanura de Kadesch al ejército de los sublevados sirios y de sus auxiliares los mitanis, después de un movimiento de flanco que ilustraría a cualquier buen general de nuestros tiempos. Esta batalla estabiliza definitivamente sus conquistas en Palestina y Siria.

De esta manera Egipto cobra el primer rango en el concierto de las grandes potencias del Próximo Oriente. Los monarcas de Babilonia, Asiría y Khatti ofrecen regalos a Tutmosis III para captarse su amistad.

En el Sur, los nubios se muestran fieles a Egipto, y el faraón puede vanagloriarse de dominar los pueblos de más allá de la cuarta catarata. Las conquistas han enriquecido el país; la prosperidad es general y en la corte se desarrolla una vida fastuosa y refinada.

Se levantan los primeros templos en Karnak… Tutmosis III, ya septuagenario, preside los negocios de los pueblos uni-
dos a su vasto imperio, desde el «cuerno de la Tierra», en el Sudán, hasta la «fértil media luna», en el Eufrates.

Murió el 17 de marzo de 1442. Su visir Rekhmire grabó en su tumba unas palabras de elogio al difunto soberano, que resumen cabalmente la impresión causada en todos sus subditos por su excepcional personalidad.

«Su majestad sabía lo que iba a suceder. No existía nada que no pudiera hacer. Era dios en todas las cosas: no había palabra que no llenara y cumpliera.»

Ampliar Sobre El Tema

fuente

Etapas de la Historia Universal Características y Principales Hechos

Etapas de la Historia Universal – Sus Características y Principales Hechos

El objeto de la historia como que hacer científico es el ser humano, sus realizaciones y proyectos. Por eso se la define como «la ciencia de los hombres en el tiempo». Estudia el pasado de la humanidad y nos permite conocer cómo se organizaron las diferentes sociedades, cómo nacieron y se desarrollaron las instituciones, el lenguaje, el pensamiento, las manifestaciones artísticas y técnicas, las relaciones sociales, afectivas y económicas.

¿Para qué estudiamos historia?
¿Y para qué nos sirve «estudiar el pasado de la humanidad»?. La historia puede «servirnos» para razonar y comprender, para entender el presente y lo que nos rodea. Las raíces del presente las descubrimos en el pasado: las transformaciones de la economía, de la estructura social, de las creencias, del comportamiento humano.

Si   nos   inquieta   saber,   por ejemplo, el origen del sistema democrático, debemos remontarnos a la historia de la Grecia antigua.

Allí surgió por primera vez, varios siglos antes de Cristo, una forma de gobierno representativa de la voluntad popular que, aunque con características diferentes, aún sigue vigente.

«Los seres humanos somos hijos de una larga tradición histórica.» Tomar conciencia sobre el pasado nos permite reconocernos como parte de la historia humana que se inició hace muchísimo tiempo.

El estudio de la historia puede ayudarnos a establecer relaciones significativas entre el pasado, el presente y el futuro. (Fuente: La Humanidad  – Silvia Vázquez de Fernández)

La historia se asocia con la idea de cambio. El historiador se ocupa de investigar un pasado constituido por acciones humanas que se sucedieron cronológicamente.

Esa sucesión significa que nada permanece sin sufrir modificaciones a lo largo del tiempo. Son las acciones de los propios hombres las que provocan estos cambios.

Ningún plano de la vida de los hombres en sociedad es ajeno a esto: la manera de organizarse para el trabajo, las ideas religiosas, las manifestaciones artísticas, las formas de gobierno, las vestimentas, los juegos, la tecnología, por ejemplo, se han ido transformando desde los tiempos más remotos hasta la actualidad.

La tarea del historiador consiste en organizar ese pasado en movimiento. Para hacerlo considera al conjunto de los hechos pasados como un proceso histórico.

Así, analiza las acciones de los hombres y los conflictos que tuvieron lugar desde una perspectiva global, tomando en cuenta las múltiples cansas que los originaron.

En su trabajo, el historiador debe relacionar los aspectos económicos, geográficos, políticos y culturales de la vida de una sociedad para comprender mejor la historia que esos hombres protagonizaron.

El historiador no debe, entonces, obtener fotografías del pasado, imágenes estáticas, sino tratar de filmar una película, un proceso.

Divisiones de la historia
En la actualidad pueden señalarse tres formas de dividir la historia que se aplican de manera particular o simultánea, de acuerdo a las necesidades del investigador y según el aspecto que le interese profundizar.

Por grupos humanos y regiones geográficas:
•  Universal o general que estudia el desarrollo de la sociedad humanidad en todos sus aspectos.
•  Nacional o particular ya sea por regiones, grupos humanos o actividades, como la historia de América Latina, o las locales consagradas al estudio de provincias, ciudades o aldeas, a éstas también se llaman microhistorias.

Existen también abundantes grupos humanos cuyo desarrollo no se identifica con una nación o con una zona geográfica específica, como por ejemplo los pueblos judíos y gitano.

•  Por temas específicos y actividades, como la historia de la economía, la política, la cultura, entre otras.

•  Por periodos ordenados cronológicamente, los cuales abarcan largos plazos que frecuentemente se extienden a cientos o miles de años, en los que se observan agrupaciones de sucesos semejantes sobre aspectos básicos de la vida humana en sociedad, que tienen causas comunes y en las que conviven características de dos periodos.

Para esta periodización hoy día es aceptado dividir a la historia en dos prehistoria e historia con sus correspondientes subdivisiones.

Para muchos autores la característica que separa estas dos grandes etapas es la invención de la escritura con la que cada pueblo comenzó a dejar testimonios escritos.

En cierta medida, la periodización de la prehistoria y de la historia para su estudio y mejor comprensión, se ha fundado en la consideración de los aspectos básicos de la vida humana en sociedad.

Es importante señalar que en la realidad nada empieza ni termina por completo en una fecha exacta, por le que se manejan de manera aproximada, sobre todo en el periodo prehistórico

A partir de la invención de la escritura comienza la Historia propiamente dicha, dividida, para su mejor estudio, en cuatro edades: Antigua, Media, Moderna y Contemporánea.

La ubicación cronológica de estas edades se hace, para los pueblos cristianos, con referencia al nacimiento de Jesucristo; de tal modo, todo cuanto lo precede se indica como anterior a la era cristiana (a.C.=antes de Cristo), y todo cuanto ha ocurrido después se indica con la correspondiente cifra, tomando como punto de partida, como se ha dicho, el nacimiento de Jesús.

De acuerdo con ello, la Edad Antigua se extiende desde unos cinco mil años a. C. hasta el año 476 de la era cristiana, e incluye el estudio de los pueblos del antiguo Oriente, de Grecia y de Roma.

En el año 476, al producirse la caída del Imperio Romano de Occidente en poder de los bárbaros, se inicia la Edad Media, que abarca casi diez siglos, hasta 1453, fecha de la caída del Imperio Romano de Oriente, en poder de los turcos.

La Edad Moderna se extiende desde 1453 hasta 1789, año del estallido de la Revolución Francesa, que señala un cambio fundamental en el aspecto social, económico y político de la Humanidad. Finalmente, la Edad Contemporánea transcurre desde 1789 hasta nuestros días.

Ha de recordarse que estas divisiones son sólo convencionales, ya que el paso de una época a otra es prácticamente imperceptible y sólo a la luz del tiempo transcurrido puede establecerse diferencia entre una y otra edad histórica. (¿Es correcto hacer estas 4 etapas?)

Etapas de la Historia

Hace 1.500 años los cristianos europeos comenzaron a considerar el nacimiento de Cristo como el inicio de una nueva era. De este modo, los hechos históricos quedaron ubicados antes o después del nacimiento de Cristo. Este criterio se difundió luego por todo el mundo y hoy lo utilizan cristianos y no cristianos. Los ejes cronológicos te permiten comprender esta forma de fechar los acontecimientos históricos. Para señalar un hecho ocurrido antes de Cristo se utiliza la abreviatura a.C, y para uno ocurrido después de Cristo, d.C.

EDAD ANTIGUA:
Características y Hechos Principales

Loba que alimentó a Rómulo y Remo

Las primeras civilizaciones del mundo surgieron a oriiias de ríos de Asia y África Egipto, Mesopotamia (Irak), China, más tarde India y Japón. Las dos primeras influyeron muchísimo en Europa por su cercanía.

La principal característica económico-social de las primeras civilizaciones fue el esclavismo: la utilización de  mano de obra esclava para las grandes construcciones y el sostenimiento de los funcionarios estatales.

La escritura surgió en el momento en que las sociedades se organizaron en forma más compleja y fue fruto de la necesidad de conservar intacta la memoria del pasado y del presente; gracias a la misma se incrementó el patrimonio cultural de los pueblos y se aceleró su progreso tecnológico.

Esto sucedió en Súmer (baja Mesopotamia asiática) y Egipto en el cuarto milenio antes de Cristo, es decir, hace poco más de cinco mil años.

Durante la Edad Antigua florecieron en Oriente brillantes civilizaciones que, llegadas a una época de máximo esplendor, desaparecieron para dejar paso a otras.

Esa sucesión se realizó en forma tal que parecería que el progreso siguió una ruta de este a oeste o, de oriente a occidente, Los pueblos que alcanzaron mayor esplendor en la Edad Antigua fueron los egipcios, mesopotámicos (caldeos y asirios), hebreos, fenicios, medos y persas, griegos y romanos.

Los egipcios: La civilización egipcia comenzó unos 4.000 años antes de Cristo, en el ángulo nordeste de África, en el valle del Nilo, río al que adoraban como dios. Veneraban además al Sol y a algunos animales como el buey Apis y la vaca Athor.

Estaban organizados bajo la autoridad de un rey, considerado también de origen divino, al que daban el título de Faraón.

Los egipcios construyeron magníficos templos y extraordinarias tumbas de piedra en forma de pirámide. La más grande de ellas es la del faraón Keops cuya altura llegaba a los ciento cuarenta y cuatro metros.

Otros monumentos admirables son la Esfinge, enorme escultura con cabeza de mujer y cuerpo de león, y los templos de Luxor y de Karnac.

Su escritura, sumamente complicada (escritura jeroglífica) fue descifrada en el año 1822 por el egiptólogo francés Juan F. Champollion.Los egipcios inventaron el calendario solar, y alcanzaron notables conocimientos de astronomía y de matemáticas.

Los mesopotámicos: En la región de Asia comprendida entre los ríos Tigris y Eufrates, denominada Mesopotamia, vivieron dos pueblos que alcanzaron un alto grado de civilización: los caldeos (al sur) y los asirios (al norte).

Los caldeos fueron industriosos y pacíficos. Cultivaron su fértil territorio y, simultáneamente, desarrollaron las artes y las ciencias, en especial las matemáticas y la astronomía.

Los asirios, en cambio, que habitaban un país árido, se entregaron a la guerra y al pillaje; su crueldad fue proverbial y sus triunfos guerreros les reportaron grandes riquezas.

Los mesopotámicos descollaron en la cerámica, en la tejeduría, en la joyería y en el templado del acero, lo que dio origen a un intenso comercio.

Con el correr del tiempo, acumularon grandes riquezas, guerrearon con los persas y fueron derrotados, con lo. que su civilización llegó al ocaso.

Grecia fue el escenario donde se desarrolló una extraordinaria civilización. Allí se ha forjado uno de los períodos más elevados de la historia del hombre. Se inició el pensamiento filosófico como lo entendemos hoy, se desarrollaron los pilares fundamentales del arte y de las ciencias; la política, antes reservada para una élite, comenzó a ser compartida por una mayor cantidad de personas y surgió el sistema democrático de gobierno.

El genio griego recorrió todos los campos del razonamiento y expresión, se crearon obras plenas de belleza y armonía y surgieron conceptos que hoy sobreviven. Por ello, suele decirse que nuestra civilización occidental es «hija de la civilización griega».

A partir del nacimiento de Jesucristo nació el cristianismo, que se difundió por las colonias judías del norte de África, y también entre los llamados gentiles, es decir, gente que antes no erajudía sino politeísta. Así, llegó el cristianismo a Grecia y a Roma, a través de la prédica de los Apóstoles y sus seguidores.

Se fue formando la Iglesia, que significa «asamblea» o «reunión», pero al principio fue perseguida muy duramente.

Sin embargo, se siguió difundiendo hasta que el emperador romano Constantino, al convertirse al catolicismo, decidió abandonar la persecusión en el año 323 d.C. Es decir, se implantó la tolerancia.

En Roma el emperador Teodosio, en el año 379 d.C, convirtió al catolicismo en religión oficial del Imperio: combatió a los paganos, clausuró sus templos y destruyó sus ídolos.

Prohibió los juegos olímpicos y castigó con la muerte a quienes practicaban la adoración de los falsos dioses. A su muerte, el Imperio Romano se dividió definitivamente en Imperio Romano de Oriente (también llamado Bizantino) e Imperio Romano de Occidente, cuya capital era Roma.

Occidente se debilitó en su organización por el mal gobierno que se preocupaba fundamentalmente del lujo y los caprichos de la clase dirigente, mientras el extenso territorio era invadido lenta y pacíficamente por otros pueblos; los germanos (llamados bárbaros por los romanos) que fueron empleados por el Imperio como soldados mercenarios y como labradores, pero que además llegaron a ocupar importantes puestos en el ejército imperial y hasta en la corte.

Finalmente, en el siglo V, empujados por otra invasión poderosa -la de los hunos-, los germanos tomaron el gobierno de Roma definitivamente en el año 476, Con este acontecimiento, en la historia europea, termina la EDAD ANTIGUA y empieza la EDAD MEDIA.

EDAD MEDIA
Características. Hechos principales
Este período histórico, que constituye una larga transición entre la Edad Antigua y la Edad Moderna, abarca un lapso de diez siglos, durante cuyo transcurso se destacan como hechos principalísimos la destrucción de la unidad política del Imperio Romano y el nacimiento de una sociedad esencialmente cristiana.

El comienzo de la Edad Media está señalado por las invasiones de los bárbaros. Los romanos denominaban bárbaros a los pueblos que vivían más allá de sus fronteras y que no hablaban ni latín ni griego. Estos pueblos invadieron el imperio de Occidente, en forma pacífica primero, violentamente después- hasta que, en el año 476 de nuestra era, un jefe vándalo, Odoacro, se apoderó de Roma.

La cultura latina se refugió entonces en el Imperio Romano de Oriente, llamado también Imperio Bizantino porque su capital, Constantinopla, había sido edificada sobre la I antigua ciudad de Bizancio.

Otros acontecimientos que caracterizan a  la Edad Media son: el nacimiento de la religión musulmana o islamismo, en Arabia, predicada por Mahoma; la invasión de España por los mahometanos, (de la que fueron totalmente expulsados por los Reyes Católicos, Fernando e Isabel); el establecimiento del Imperio de Carlomagno, guerrero franco que intentó reconstruir el antiguo Imperio Romano; la realización de las Cruzadas, expediciones religiosas y militares con las que se intentó recuperar el sepulcro de Cristo; y la institución del feudalismo, sistema por el cual unos pocos terratenientes (los señores feudales) se adueñaron de las tierras de casi toda Europa y de sus habitantes, a quienes consideraban como objetos de su propiedad particular.

La desigualdad social y el predominio de la Iglesia son también características de la Edad Media.

EDAD MODERNA:
Características y Hechos Principales

1453 Constantinopla es tomada por los otomanos: cae el Imperio bizantino.
1455 Se imprime en Alemania la Biblia de Gutenberg.
1455-1485 Guerra de las Dos Rosas, lucha dinástica por el trono inglés.
1467 Comienza la guerra Onin en Japón, que marca el inicio de la «era de los Estados Beligerantes», que durará un siglo.
1470 Los incas conquistan Chimú; se inicia el periodo de mayor expansión imperial inca.
1472 Boda de Iván III de Rusia con Zoé, sobrina del emperador bizantino; Iván adopta el título de zar.
1477 Batalla de Nancy, donde muere Carlos el Temerario; los Habsburgo toman casi todo el lerritorio borgoñón.
1479 Unión de los reinos de Castilla y Aragón bajo Isabel y Fernando.
1480    Moscovia, bajo Iván III, se liberé del dominio tártaro.
1485 Batalla de Bosworth: Enrique VIl de Inglaterra derrota a Ricardo I y establece la dinastía Tudor.
1492 Fin de la Reconquista española con la caída de Granada. Colón hace la primera travesía del Atlántico y desembarca en las islas del Caribe.
1494 Tratado de Tordesillas: el Nuevo Mundo se reparte entre España y Portugal. Inicio de las guerras de Italia, invadida por Carlos VIII de Francia, que reclama Nápoles.
1491 El navegante italiano Giovanni Caboto llega a Terranova.
1498 Vasco da Gama alcanza India circunnavegando el cabo de Buena Esperanza. Colón es el primer europeo en llegar a América del Sur.
1499  Francia invade Lombardía y toma Milán. Amerigo Vespucci llega a la desembocadura del Amazonas
1500 Luis XII de Francia invade Italia para reclamar Milán. Cabral llega al Brasil, tomando el territorio para la corona portuguesa.
1502 El primer embarco de esclavos africanos rumbo a las haciendas españolas en Cuba da inicio al tráfico esclavista triangular entre Europa, África occidental y América.
1510 Apogeo del Renacimiento italiano.
1513 Ponce de León, explorador y gobernador español de Puerto Rico, llega a Florida y toma posesión para la corona española.
1514 Los otomanos vencen a los persas safavíes (batalla de Chaldirán).
1520 Primera misión comercial portuguesa a China. Magallanes descubre una ruta navegable por el sur, rodeando América del Sur.
1529 Asedio otomano de Viena.
1531 Francisco Pizarro, conquistador español, desembarca en Perú.
1533 Pizarro encuentra, captura y mata al emperador inca Atahualpa, y conquista Cuzco, la capital inca.
1534 Enrique VIII de Inglaterra rompe con Roma al denegar el papa su divorcio. La guerra entre safavíes y otomanos resulta en la toma por estos de Bagdad. Jacques Cartier explora el estrecho de Belle Isle y el río San Lorenzo.
1536 Gales e Inglaterra se unen por medio del Acta de Unión. Enrique VIII inicia la disolución de los monasterios ingleses y aplasta la rebelión católica.
1550 Comienza la construcción de la mezquita de Solimán en Estambul.
1555 Paz de Augsburgo: Carlos V concede a los principes alemanes libertad de elección entre protestantismo y catolicismo.
1565 Comienza en Rusia el «reinado del terror» de Iván IV. España reclama Filipinas. La población Indígena sudamericana es diezmada por las enfermedades europeas.
1588 La Armada «Invencible» española no logra Invadir Inglaterra.
1592 Japón invade Corea, pero es repelido por tropas chinas y la armada coreana.
1593 Inicio de la larga guerra entre los Habsburgo y los otomanos.
1595 Enrique IV Intenta su erar las divisiones religiosas en Francia declarando la guerra a España.
1602 Se funda la Compañía Holandesa de las Indias Orientales.
1620 El Mayflower zarpa de Inglaterra con los Padres Peregrinos; un año después llega a Plymouth (América del Norte), y al año siguiente se celebra el primer día de Acción de Gracias con los nativos norteamericanos.
1635 La Intervención francesa en la guerra de los Treinta Años evita un acuerdo favorable a los Habsburgo en la Paz de Praga.
1648 La Paz de Westfalla pone fin a la guerra de los Treinta Años. Francia se hunde en una guerra civil.
1652 Los holandeses fundan en el cabo de Buena Esperanza una colonia.
1653 Ollver Cromwell es nombrado lord protector de Inglaterra.
1654 Construcción del Taj Mahal en Agrá (India).
1666 Se funda la Real Academia de las Ciencias en París.
1687 Newton publica los Principia mathematica, donde expone la ley de la gravitación universal.
1694 Fundación del Banco de Inglaterra.
1701 Comienza la guerra de Sucesión española. La invasión sueca de Polonia inicia la primera fase de la guerra del Norte. Dominio ashanti en África occidental.
1704 Isaac Newton expone sus teorías sobre la luz en Óptica.
1771 Tratado de Utrecht: fin de la guerra de Sucesión española; se confirma la separación de las coronas española y francesa, y el control británico sobre Terranova y Nueva Escocia.
1727 Primera plantación de café en el Brasil.
1782 Petición de paz de Gran Bretaña a los rebeldes estadounidenses. España sofoca un levantamiento indígena en Perú.
1783 Tratado de París: Gran Bretaña reconoce la independencia de los EE. UU.
1784 Ley de India: Gran Bretaña toma el control de los territorios Indios.
1789 Revolución Francesa. George Washington, primer presidente de los EE. UU. (hasta 1797).

EDAD CONTEMPORÁNEA
Características y Hechos Principales

La Edad Contemporánea se inició en 1789 con el estallido de la Revolución Francesa, trascendental acontecimiento que tuvo gran repercusión en la vida política, social y económica de los países occidentales.

Este movimiento se originó en el descontento de las clases populares de Francia por el estado de cosas existente en este país, donde imperaba una monarquía absoluta ]ue insumía, en gastos improductivos, gran parte de las rentas de la nación. Enfurecido, el pueblo asaltó la fortaleza de la Bastilla, símbolo del absolutismo real (14 de julio de 1789); ocupó el palacio e hizo prisionero en 1792 al rey, que fue posteriormente guillotinado; y proclamó la República.

En las guerras a que dio lugar la Revolución Francesa, se destacó Napoleón Bonaparte, general que llegó a ser emperador de Francia. Luego de combatir contra una coalición de naciones europeas, fue vencido en Waterloo el 18 de junio de 1815, y confinado en la isla de Santa Elena, en el Océano Atlántico, donde acabó sus días.

Otros hechos importantes de la Edad Contemporánea son la Independencia de las colonias españolas y Portuguesas de América del Sur, donde se destacaron Bolívar, San Martín, Belgrano, O’Higgins y Artigas entre otros; la unidad de Italia y la de Alemania que, divididas ambas en multitud de pequeños Estados, lograron formar naciones firmemente unidas y poderosas alrededor del año 1870; las grandes inmigraciones europeas hacia América; y las dos guerras mundiales (1914-1918 y 1939-1945), en las que se vieron comprometidas todas las grandes naciones del mundo.

Durante la Edad Contemporánea se operó un espectacular progreso de las ciencias y de la técnica, traducido en extraordinarias realizaciones; electricidad, electrónica, telégrafo, teléfono, motores de explosión, automovilismo, grabación de imagen y del sonido (fonógrafos y cintas magnéticas), cinematografía, radiotelefonía, televisión, vitaminas, antibióticos, material plástico, computadoras, robótica, cohetes espaciales, viajes interplanetarios, son palabras que, en gran parte, carecían de significado (o no existían) hasta hace cincuenta años y aun menos.

Este período se caracteriza por la mayor partid-pación de pueblo en el gobierno. Se reforman los Estados y desaparecen las Monarquías absolutas. Gracias a los constantes inventos y descubrimientos se multiplica el intercambio cultural y comercial en todo el planeta. Queda a la Humanidad la tarea de emplear con cordura y para finalidades útiles esos descubrimientos realizados -a veces con sacrificio de vidas- por hombres y mujeres excepcionales, cuyo esfuerzo merece el más sincero y universal homenaje.

Ver Línea del Tiempo Contemporánea

Fuentes Consultadas:
La Humanidad Silvia Vázquez Fernández – Kapelusz
Historia Mundial Contemporánea 1° Polimodal Brass- Gallego – Mapuche
Cuadernillo de Historia Visor
Historia Mundial Phillip Parker

Historia de la Iglesia Vetero Catolica

NUEVO LIBRO DEL PADRE ANDRÉS TIRADO

Introducción: Este trabajo es el desarrollo y el esforzó por unificar, un comienzo, una historia, una misión. Profundizar en la historia de la congregación del futuro (Iglesia Vetero Católica), su historia, su inicio y su desarrollo a lo largo de la cristiandad.

Queridos lectores este libro que escribo y que hoy les presento es la síntesis de mí alegría al pertenecer a tan hermoso movimiento religioso, diseminado por el mundo entero.

Tengo la felicidad que a través de estas páginas presente, la estructura e historia de la Iglesia, a la que pertenezco, la Iglesia Vetero – Católica.

Mas de 500.000 sacerdotes y un numero de 2000 Obispos a nivel mundial, componen este movimiento el cual, lo e clasificado como la congregación del futuro.

Dedicado a nuestro Padre celestial y nuestra mama, mamita hermosa María a la cual es mí amor y este escrito para ser luz en el camino espiritual de los que queremos llevar la misión de nuestro Señor Jesucristo, con amor, fe y respeto.

En especial por mí sacerdocio a Monseñor Gonzalo Jaramillo Hoyos y Monseñor Ernesto Beltrán, su luz a hecho realidad el poder de iluminar el camino de los que buscamos un sacerdocio de servicio y amor a Dios, a la humanidad, su vida, obra y sacrificio serán la antorcha esencial para las nuevas generaciones de Sacerdotes que buscaran seguir el legado de nuestro Señor Jesucristo, eterno y sumo sacerdote.

A todos mis compañeros de comunidad y de sacerdocio, a todos los sacerdotes del mundo y de todas las denominaciones y congregaciones, siendo que ser un verdadero sacerdote es lo más difícil para el ser humano, siendo que nuestra carga es de las más pesadas, los animo y les recuerdo que nuestro premio nos estará esperando al salir de esta morada terrenal a la eterna y hermosa morada celestial.

A todos mis amigos y personas que han creído en mí misión y sacerdocio, (a los niños, ya que ellos son el futuro esta de la humanidad). Siendo que en estos momentos de cambios tan dramáticos en la historia del hombre y la sociedad, han hecho que nosotros los sacerdotes seamos perseguidos y nuestro servicio olvidado.

A todos, que el Señor todo poderoso y eterno los bendigan y que este sencillo testimonio sea de luz y de sabiduría a todos.

Descargar el Libro

Con mucho cariño. PADRE ANDRÉS TIRADO

NOVEDAD:
Otro Nuevo Libro Para Descargar del Padre Tirado Año 2010

Antiguas Civilizaciones del Mundo Primeras Ciudades de la Mesopotomia

Antiguas Civilizaciones del Mundo

Las primeras civilizaciones de la Historia se desarrollaron en Mesopotamia, Egipto, India y China hace unos 5,000 años. Todas reciben el nombre de civilizaciones fluviales porque se desarrollaron a la orilla de grandes ríos: el Tigris y el Eúfrates en Mesopotamia; el Nilo en Egipto; el Indo en la  civilización india; y el río Amarillo en China. Las orillas de estos ríos estaban ocupadas por tierras muy fértiles y fáciles de regar, lo que provocó un gran desarrollo  de la agricultura. El crecimiento económico produjo grandes cambios; la población aumentó y las hasta entonces pequeñas aldeas crecieron hasta convertirse en grandes ciudades con varios miles de habitantes.»

Hace unos 12.000 años, el modo de vida de los seres humanos que habitaban determinadas zonas geográficas comenzó a transformarse radicalmente. Las ocupaciones depredadoras, como la caza y la recolección, fueron sustituidas poco a poco por otras de carácter productivo, como la domesticación de animales y el cultivo de la tierra y, de esta manera, las sociedades de Homo sapiens abandonaron paulatinamente el nomadismo y la economía de subsistencia para convertirse en sedentarias y productoras de sus propios alimentos.

El complejo proceso que permitió a estos grupos pasar de una economía depredadora a una productora recibe el nombre genérico de neolitización, aunque con frecuencia también se utiliza la expresión «revolución neolítica» . El Neolítico, que no debe entenderse como un período cronológico concreto, sino como una etapa dentro de la evolución de las diferentes sociedades humanas, tuvo una difusión casi universal, aunque no surgió al mismo tiempo ni se desarrolló con un ritmo uniforme en todas las regiones del planeta -en lugares remotos, todavía hoy pueden encontrarse culturas neolíticas-.

Cada núcleo original, que coincide con zonas de la Tierra donde existían animales y plantas susceptibles de ser domesticados -como Oriente Próximo, China, Mesoamérica o la región andina-, evolucionó y se difundió de forma independiente. Así, no se puede hablar de una «cultura neolítica«, sino de infinidad de éstas. Cada cultura surgió y se desarrolló en un entorno natural distinto y, consecuentemente, tuvo que adaptarse a recursos y materiales muy dispares. Una de las principales razones de la transformación económica y cultural vivida por las sociedades humanas se encuentra en el cambio climático que se produjo al finalizar la última glaciación y que inauguró el período Holoceno, el último de la actual era geológica.

Durante éste, las temperaturas aumentaron considerablemente y, paulatinamente, los hielos que cubrían la mayor parte del planeta se fundieron y quedaron relegados a las regiones polares y a las altas montañas. Con el deshielo, además, se inundaron amplias zonas costeras.

La alteración climática comportó la desaparición de muchas plantas y la migración o extinción de las especies animales que habían garantizado la supervivencia del hombre del Paleolítico. Estos cambios en la vegetación y la fauna, unidos al constante aumento de la población, rompieron el equilibrio existente entre las necesidades de las comunidades humanas y los recursos naturales; y, así, el Homo sapiens se vio forzado a modificar sus costumbres alimenticias para no desaparecer.

A finales del Paleolítico, sin embargo, la humanidad ya había adquirido la madurez cultural y el progreso técnico necesarios para afrontar este reto. Así se inició la etapa de transición al Neolítico que los historiadores y arqueólogos denominan Mesolítico , durante la cual, gradualmente, los cazadores y recolectores aprendieron a controlar la producción y el consumo de los alimentos.

PRIMERAS CIVILIZACIONES: La civilización, según parece confirmar la arqueología, empezó en Sumer. En esta pequeña región de la Baja Mesopotamia, anegada hasta finales del Neolítico por las aguas del mar, las avanzadas sociedades agrícolas de la Edad del Cobre encontraron un paisaje inédito en el que crecer y prosperar.

Pero para conseguirlo, primero, tuvieron que organizarse y aprender a controlar las crecidas de los ríos. Así fue cómo apareció la agricultura de regadío y, junto a ella, algunos de los inventos más extraordinarios que ha pergeñado la humanidad, como el arado, el transporte rodado o la escritura.

Las sociedades salidas de este nuevo modelo económico, imbuidas por un profundo espíritu religioso y plenamente jerarquizadas, vieron cómo sus antiguas aldeas se convertían en grandes ciudades y, pronto, se toparon con la necesidad de poner orden a su complejo funcionamiento interno. Esto aumentó el poder de aquellas personas que habían dirigido y coordinado el progreso colectivo y, de tal suerte, aparecieron los primeros líderes políticos y religiosos.

La prosperidad de las ciudades sumerias cimentó luego gobiernos de reyes independientes, que entre 2800 y 2350 a. C. se disputaron el dominio de la región.

El triunfo, sin embargo, fue para un príncipe extranjero. El semita Sargón fundó sobre la civilización sumeria el Imperio acadio, el primero de la Antigüedad, e inauguró un proceso secular por el cual los pueblos de pastores nómadas invadirían las fértiles tierras de Mesopotamia a cambio de asimilar la cultura de los vencidos.

Para seguir estudiando sobre este debes hacer click! en los botones del mapa superior que aparecen a elegir un área de civilización.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

IMPERIOS ORIENTALES

CHINOS: Se distinguen en la historia por su exclusión, debida ya a las circunstancias, ya a su propia voluntad, de toda relación histórica con las demás naciones; alcanzaron en tiempos muy remotos cierto grado de civilización; el sistema filosófico y religioso de Confucio es excelente en teoría; esta nación ha quedado como fosilizada en su cultura; son excelentes y hábiles artesanos; carecen de una verdadera ciencia: han permanecido como replegados sobre sí mismos en voluntario aislamiento; se han mostrado siempre recelosos de toda ingerencia extraña; son un portento de mansa adhesión al lema «Lo que es, debe ser».

INDIOS: Hasta los tiempos recientes permanecieron casi totalmente aislados del mundo occidental; fueron los indios nación poco guerrera y soñadora, perteneciente a la rama aria; alcanzaron muy pronto una gran civilización; han dejado una rico y notable literatura religiosa y poética en sánscrito, uno de los idiomas indoeuropeos más antiguos; entraron por primera voz en la verdadera historia con la invasión llevada a cabo por Alejandro Magno en 327 antes de J. C. todo progreso so hallaba sistemáticamente estancado por el rígido sistema de las castas; el credo de la clase instruida ora el brahmanismo (un deísmo filosófico); desde la más remota antigüedad descollaron como hábiles materna ti ees, manufactureros y arquitectos.

EGIPCIOS: Egipto es una do las más primitivas naciones civilizadas; los egipcios son los grandes representantes de la rama camitica; no era un pueblo conquistador ni agresivo; fueron los egipcios admirables constructores on el estilo ciclópeo, hicieron grandes progresos en las artes mecánicas y algunos adelantos en la ciencia; su gobierno era una monarquía muy restringida on poder y autoridad por la ley, por la costumbre y por lo poderosa casta sacerdotal; su religión era el culto de la naturaleza; no ejerció gran influencia sobre las demás naciones.

BABILONIOS: Casi tan antigua y civilizada raza como la egipcia; en parte, raza tártara., pero principalmente semítica; en tiempos muy remotos progresó grandemente on la ciencia; alcanzó un elevado grado de poderío y de civilización; la conocemos sobro todo por sus ruinas e inscripciones cuneiformes; los babilonios inventaron un sistema permanente do pesas y medidas; fueron muy entendidos en astronomía.

ASIRIOS: Pueblo semítico; raza belicosa y conquistadora; célebre por su arquitectura y escultura; su imperio se extendía sobre el Asia Meror (al este del río Halis), Siria, Fenicia, Palestina, la mayor parte de Egipto, la Media y las regiones del Tigris y del Eufrates hasta el golfo Pérsico; los asirios producían verdaderas obras de arte en vidrio y metales, y eran unos habilísimos grabadores de piedras preciosas.

BABILONIOS O CALDEOS: Pueblo semítico; como poder político gobernó tan sólo durante 57 años, de 625 a 533 antes de J. C., desde el fin del poder de los sirios hasta la conquista realizada por los persas acaudillados por Ciro; era una raza comercial y amante del lujo; su capital. Babilonia, era el emporio de! comercio entre el Asia Oriental y el Asia Occidental, Egipto y Europa; los babilonios del nuevo Imperio eran expertos fabricantes de tejidos y hábiles grabadores de piedras preciosas.

HEBREOS: Raza puramente semítica; ejerció escasa influencia on la historia política de la antigüedad; distinguióse por el conocimiento do un solo Dios y por las Escrituras transmitidas a las futuras edades; con David y Salomón formó una gran morarquía, pero luego decayó; es nación poco científica y poco artística en la historia antigua.

FENICIOS: Pueblo semítico puro; los fenicios fueron los más grandes comerciantes y colonizadores do los tiempo.1; antiguos; célebres como transmisores de civilización del Oriente al Occidente; era un conjunto de varias ciudades libres e independientes, unas veces aliadas y hostiles otras; Tiro y Sidón fueron famosas por sus materias colorantes, su fabricación de vidrio, sus bordados, sus obras de bronce y de cobro, sus tejidos de hilo y de algodón, sus astilleros y su minería; los fenicios son los inventores del alfabeto utilizado aún por las naciones europeas; la mayor de todas las colonias fenicias fue Cártago.

MEDOS Y PERSAS: Pura raza aria; pueblo belicoso y célebre por su caballería y sus arqueros, la monarquía media tuvo fin en 550 antes de J. C, fecha en que se fundó la monarquía persa; los persas era  un pueblo enérgico, valiente y poético; al principio llevaban una vida sencilla, que, después do sus conquistas, degeneró en fastuosas; más que cualquier otro pueblo asiático, se asemejan a los europeos  por su civilización; desde la época de Ciro hasta la conquista de Persia por Alejandro Magno (550-331 antes de J. C.) fueron poderosos dominadores del Asia; son los primeros asiáticos que trataron do conquistar a Europa: su imperio se extendió sobre todo el Asia Occidental y sobro Egipto.

CRONOLOGIA DE LOS PUEBLOS

4000. — Los súmenos.
2000 — Los acadios.
5000? -2200? a. de C. – Período de la Baja Caldea.
2300. — Los amoritas o cananeos occidentales fundan la dinastía de Hammurabi.
? -2528. — Reino sumerio.
Hacia 2650. — Ur-Nina.
Hacia 2580. — Eannatum.
Hacia 2550. — Entemena.
2528. — Fin del reino sumerio.
2528-2350. — Imperio sumero-acadio.
2528-2473. — Sargón el Grande.
2448-2411. — Naram-Sin.
Hacia 2390, — Gudea.
2200-1500. — Imperio de la Primera Babilonia.
1955-1912. — Hammurabi.
1500.— Fin de la Primera Babilonia.
1500-900. — Primer Imperio asirio.
Hacia 1360. — Assur-Uballit.
1305-1277. — Adad-Nirari
1276-1257. — Salmanasar I.
1255-1218. — Tukulti-Ninurta.
1189-1154. — Assurdán I.
1171. — Assurdán I termina con ia dominación cosea en Babilonia.
1140-1127 — Babilonia depende de Assur.
1116-1090. — Asiría se convierte en gran potencia bajo Teglatfalasar.
1090-900. — Decadencia del Primer Imperio asirio.
900-612. — Segundo Imperio asirio o apogeo de Asiria.
911-891. — Reinado de Adad-Nirari.
891-883. — Reinado de Tukulti-Ninurta II.
883-859 — Reinado de Assurnasirpal II.
883-877. — Sumisión de los Estados árameos bajo Assurnasipal III.
858-824. – Reinado de Salmanasar III.
810-806. — La reina Semíramis.
806-782 — Adad-Nirari III.
745-727. —Reinado de Teglatfalasar III.
741 — Conquista de la fortaleza de Arpad.
727-722. — Salmanasar V.
722. — Sumisión de Israel.
721-705 — Sargón II el Grande.
719. — Conquista de Samaría (27.000 deportados a Asiría).
705-681. — Senaquerib. Níníve, capital del Imperio.
689. — Destrucción de Babilonia por Senaquerib.
681 — 669. — Asarhaddon.
676. — Conquista de Sidón por Asarhaddon.
671. — Victoria de Ischuprí. Conquista de Egipto.
669-626. — Reinado- de Assurbanipal. Conquista de Elam.
648. — Assurbanipal conquista Babilonia.
612.— Fin del Imperio asirio. Destrucción de Nínive por los medos y babilonios.
612-539.— Período de la Segunda Babilonia o Nuevo Imperio babilónico. 625-604 – Reinado de Nabopolasar.
604-562. — Reinado de Nabucodonosor.
597. — Nabucodonosor se apodera de Jerusalém por primera vez.
587. — Segunda caída de Jerusalén. Judea es convertida en provincia babilónica.
562-560. — Arvel-Marduk (Evil-Merodaj bíblico).
560-555. — Neriglisar. 554-539. – Nabonid.
539. — Fin del Imperio babilónico Ciro, rey de los persas se apodera de Babilonia.

Los Medos
708-655. — Deyoces.
655-633. – Fraortes.
633-594. – Ciaxares.
606. — Ciaxares con Nabopolasar consuman la ruina de Nínive.
594-559. – Astiajes.
550. — Ciro el Grande, rey de los persas, destrona a Astiajes.

Los Persas
559-529. – Reinado de Ciro el Grande.
547. – Ciro se apodera de Lidia, venciendo al rey Creso.
538. — Toma de Babilonia por Ciro.
529-522. – Reinado de Cambises II.
526. — Preparativos de Cambises contra Egipto.
525-404. – Los persas dominan Egipto (XXVII dinastía).
522-486. – Darío I.
490. — Darío es derrotado por los griegos en Maratón.
486-465. – Reinado de Jerjes I.
480. — Victoria de Jerjes sobre los griegos en las Termopilas y victoria de los griegos sobre Jerjes en Salamina.
465-424 — Arta jerjes I Longimano.
449. — Artajerjes I pone fin a las Guerras Médicas por la Paz de Cimón.
424-404. – Darío II Oco.
404-359. – Artajerjes III Ocos.
401. —Batalla de Cunaxa en la que muere Ciro, hermano de Artajerjes.
386. — Paz de Antálcidas con los griegos.
338-330. – Darío III Cadoman.
334-329. – Persia es conquistada por Alejandro Magno.

Los Hititas
3250-2000? – Período proto-hitita y deutero-hitita.
Hacia 2650 Sargón el Antiguo sostiene luchas con los hititas.
Hacia 2500 un monarca hitita concierta una alianza.
2000. — Invasión indoeuropea y formación de los deutero-hititas. Siglos XIX-XV. – Antiguo Imperio. Siglo XIX. – Reinado de Labarna.
Hacia 1787,-Mursil I.
1758. – Expedición de Mursil I a Babilonia.
Siglos XV-XII. – Nuevo Imperio hitita.
Hacia 1550. – Mursil II.
1400-1355 – Shubiluliuma Hacia
1355. – Mursil III. 1330-1280. – Mutallu. Hacia 1270. – Katusil III.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena – Tomo I  – Edades Antigua y Media

Amenofis IV Akenaton y La Religion del Sol en Egipto Dios Amon

Amenofis IV Akenaton Tutankamon – Religión del Sol

Aparentemente, los dioses egipcios son muy numerosos. En realidad, cada una de las grandes divinidades tuvo su época de plenitud, de acuerdo con las investigaciones realizadas por los teólogos de los grandes santuarios que, más allá de los rostros móviles del cielo, buscan la unidad de la Creación.

Lo que Egipto busca a través de sus cultos y sus liturgias es el descubrimiento de un principio único que sea el organizador del mundo y el inspirador de toda forma de vida, del dios del que proceden todos los demás dioses.

INTRODUCCIÓN: EL «FARAÓN  HEREJE»
En el año 1380 antes de Cristo, Amenofis IV, de la XVIII dinastía, se había convertido en faraón de Egipto.

A diferencia de los faraones que le precedieran, este soberano no se preocupó por extender su reino, pero hizo todo lo posible por imponer sus convicciones religiosas.

Los antiguos egipcios adoraban entonces a muchos dioses, a la cabeza de los cuales estaba el dios Amón.

Amenofis IV había repudiado la religión tradicional para seguir creencias monoteístas, tal vez provenientes de Siria.

Según esta sustancial reforma religiosa, la única divinidad a la que se debía adorar era Atón, que representaba la energía radiante del Sol.

En homenaje a la nueva divinidad, el faraón decidió cambiarse el nombre: se hizo llamar Aknatón, que quiere decir «brillante servidor de Atón».

Después impartió órdenes para que fueran destruidos todos los templos dedicados a las divinidades hasta entonces adoradas, y trató de hacerse considerar representante de Atón en la Tierra.

Dado que Tebas era la ciudad en la que se profesaba en mayor grado el culto al dios Amón, Amenofis IV trasfirió la capital del reino a Tell el-Amarna.

Los primeros en rebelarse contra las ideas religiosas del rey fueron los sacerdotes del dios Amón, quienes no dudaron en acusar de herejía al faraón. Amenofis IV hizo que fueran perseguidos; pero la mayoría del pueblo egipcio se puso de parte de los sacerdotes.

Iba a estallar una lucha sangrienta entre los secuaces del faraón y los que permanecían fieles a la religión tradicional, cuando en el año 1362 antes de Cristo murió imprevistamente Amenofis IV.

LA HISTORIA

Amón y Atón: dos dioses opuestos Sobre la naturaleza de este dios primero surgirán violentos conflictos que anuncian el final del esplendor egipcio.

En el s. XIV antes de nuestra Era sube al trono de Tebas un joven soberano, Amenofis IV, que desde el principio se enfrenta con el clero, a causa, precisamente, de esta imagen de la divinidad suprema.

Amón era el dios que en ese momento predominaba en la liturgia. (imagen: Dios Amón)

Había ido ocupando el lugar de los demás dioses poco a poco y representaba la forma evolucionada del pensamiento egipcio: era la energía original que se encontraba fuera de todo conocimiento humano.

«Forma única que ha creado todo lo que existe; Uno, que es único, creador de todos los seres; los hombres proceden de sus ojos, y los dioses de su boca», nos dice un himno que glorifica a Amón.

Este dios incognoscible desempeñará un papel importante en la teología judeocristiana y en el Islam.

A Amón, dios de lo lejano e inaccesible, Amenofis IV opone Atén, dios de la luz, identificada con el disco solar.

Al cambiar de capital para huir de Tebas, donde el culto de Amón había conocido su máximo esplendor, Amenofis IV adopta el nombre de Akhenatón.

El fracaso de Akhenatón En esta ciudad, llamada Akhetatón, Akhenatón establece una liturgia totalmente nueva, y alrededor del culto de Atén se desarrolla una corriente de pensamiento de la que saldrán algunos de los himnos religiosos más hermosos que nos ha legado Egipto.

En realidad, la revolución de Akhenatón sólo profundiza, bajo formas distintas, el pensamiento monoteísta que aparece en el culto de Amén. Pero este rey revolucionario es más poeta y filósofo que político.

En el semirretiro que comparte con la reina Nefertiti en Akhetatón, se ocupa, sobre todo, en componer al dios solar poemas y cantos que representan el aspecto más refinado de la sensibilidad egipcia.

Está indefenso contra un doble peligro: el pueblo, que le sigue a duras penas en su itinerario religioso, se rebela, y los hititas invaden las tierras de Siria.

Akhenatón no quiere enviar a los egipcios a morir para defender unas colonias cuya posesión puede considerar injusta Atón.

A partir de ahora, el trono lo ocupa un santo, no un mv. El poder egipcio, cuya riqueza procedía en parte de los tributos que recibía del extranjero, se hunde en poco tiempo.

El último gran faraón Akhenatón:  muere a los treinta años. Dos años después sube al trono su heredero, con el nombre de Tutankhamón (imagen izq.) , que restaura él culto a los antiguos dioses y devuelve al país parte de su prosperidad.

Después de él gobierna el último de los grandes faraones, Ramsés II, que es indudablemente el faraón que menciona la Biblia. Lleva a cabo numerosas expediciones a Nubia y Palestina tratando de encontrar los recursos necesarios para la nueva expansión del Imperio.

Prospera nuevamente el comercio y la arquitectura alcanza un auge excepcional (los templos de Abú Simbel son testimonios de esta época). Pero pronto surge un poder que se muestra tan fuerte como el suyo: el del clero.

La decadencia de Egipto Después de Ramsés II, que tiene a los sacerdotes como aliados, el poder religioso se alianza sobre la monarquía.

El sumo sacerdote se apodera del trono y se inicia la decadencia. Ante la expansión de Libia en el s. X, de Etiopía en el s. VIII , de Asiria en el s. VII y de Persia en el s. VI, Egipto cae poco a poco en una decadencia total, hasta que en el 332 a. C., Alejandro lo convierte en una provincia del Imperio macedonio.

¿Por qué se rechaza el culto a Amón? Los faraones del Imperio Nuevo, amán un lugar privilegiado: no es solamamente uno de los dioses más venerados, al que han dedicado un inmenso templo en Tebas Sin: que, según la leyenda, era el padre de todos los faraones, puesto que sustituye al faraon en a fecundación de la reina y otorga al heredein real un origen divino.

Según un egiptologo contemporáneo, Amenofis IV no puede vanagloriarse de esta filiación pues como su madre era de origen plebeyo, el dios Amon no la consideró digna de recibirlo. Entonces el jpven príncipe tuvo que justificar su poder real de otro modo. (imagen: Templo Abú Simbel)

¿Cuál es el origen del nombre Akhenatón? Al rechazar la primacía de Amón Amenofis IV resalta a Alón, el globo solar, representante del demiurgo.

A diferencia de Amón, este dios no sustituye al rey en la concepción del hijo, sino que da vida a la pareja para que a cambio, el rey y la reina propaguen su culto y sus principios. Amenofis cambia su nombre por el de Akhenatón, «el que es útil al globo solar» y construye un templo dedicado a Atón, al este del de Amón.

¿Quién fue Tutankhamón? Mucho tiempo después de que naciera Akhenatón, Amenofis III tuvo otros hijos, el último de los cuales fue Tutankhamón.

Cuando murieron sus padres se hizo cargo de él Nefertiti, la esposa de Akhenatón, que vivía retirada al norte de la capital. Y allí fueron, después de la tan esperada desaparición del herético soberano, los sacerdotes de Amán a ofrecerle el trono real.

El nuevo faraón, que subió al trono a los once años de edad, tomó el nombre de Tutankhamón, afirmando con ello la vuelta al culto de Amón.

¿Cómo fue su reinado? Demasiado joven para ejercer él solo el poder, le rodeaban dos consejeros: un visir,Av. y un general, Horemheb. Hizo construir numerosos edificios, pero cuando murió, a la edad de veinte años, aún no estaba acabado su templo funerario.

Después de las ceremonias de embalsamamiento y purificación, había que encontrar una tumba; aquella en la que estaba inhumado no parecía una tumba real, al menos por sus dimensiones.

Y quizá por esta rezón nadie la violó a lo largo de más de tres mil arios, hasta un día de noviembre de 1922. en que el arqueólogo americano Howard Carter y el mecenas inglés lord Carnavon entraron ero ella.

¿Por qué es tan célebre Ramsés II? La duración de su reinado ya es de por si excepcional, pero, sobre todo, a lo largo de estos sesenta y siete años se reveló como un gran jefe guerrero y diplomático.

Firmó, por ejemplo, con el imperio hitita, el otro «Grande», de la época, un tratado de reparto de Siria que mantuvo la paz en la región durante cuarenta años. En el aspecto económico estimuló la explotación de Nubia, al sur del país que aportaba oro, madera y ganado, y mandó también construir allí los dos templos de Abu Simbel.

Zoroastro Profeta Religion de los Persas

Zoroastro Profeta Religión de los Persas

¿PROFETA O FIGURA LEGENDARIA?: Profeta de una religión nueva, reformador del mazdeísmo -la antigua religión popular iraní, antigua Persia- o simple figura mítica, Zoroastro sigue siendo un misterio. Según algunos historiadores fue  personaje influyente dentro del sistema religioso persa quién hacia el año 600. a. de C., predicó en el norte de Persia y con sus ideas provocó varios cambios en la cosmovisión persa.

Zoroastro predicaba que el hombre tenía la necesidad de actuar acorde a la justicia, diciendo siempre la verdad y evitar las mentiras. Zoroastro establecía un sistema religioso de carácter dual, basado en la lucha entre la Verdad  y la Mentira , valores y conceptos que, incluso, llegaron a ser personificados.

zoroastro

Fundador de la religión de los persas denominada Mazdeísmo o Zoroastrismo. Acerca de la época en que vivió hay discrepancias, pero la fecha que tradicionalmente aceptan sus creyentes es 660-583 a. C. y, aún con ligeras variantes, podemos suponer que su existencia coincide con el período de formación del gran Imperio Persa.
Antes de su prédica, la religión persa se hundía en un confuso mar de creencias politeístas, culto a la Naturaleza y a sus fuerzas incontrolables y creencias animistas. Y ese fue el clima religioso en que creció Zoroastro, quien a los 15 años se retiró a la soledad para meditar, y transcurrieron quince años más antes de que decidiera iniciar la predicación. Su mensaje constituyó una verdadera revolución, ya que dejaba de lado el politeísmo, proponiendo la creencia en un solo Dios, creador de todo lo que es bueno, verdadero y hermoso. No obstante, también hablaba de un dios maligno y destructivo que luchaba permanentemente por imponerse en el mundo pero que, finalmente, sería derrotado, ya que el mensaje de Zoroastro es en esencia optimista e inclinado hacia una vida en permanente lucha por el bien. A ello agregaba algo muy importante y nuevo: la responsabilidad individual que cabe a cada hombre y a cada mujer en esa lucha, idea maravillosa y sorprendente que confería al ser humano la libertad de elegir entre el bien y el mal.

HISTORIA DE ZOROASTRO:
Un origen confuso

Platón fue el primero en revelarle a Occidente el nombre de este profeta, a quien denominaba Zoroastro. El célebre filósofo afirmaba que Zoroastro era iraní, y que había vivido justo antes de la  fundación del Imperio Persa por  Ciro el Grande (hacia el año 550 a.C.).

La tradición hizo nacer a Zoroastro en una pequeña comunidad de estilo arcaico del noreste de Irán, ya sea en Rages (ahora Raí), en Media, o bien en Atropatena, el actual Azerbaíján. Sin embargo, es más verosímil que haya
visto la luz en Bactriana, en el norte de Afganistán. Sus discípulos aseguraban que pertenecía a un clan descendiente de los madai del Génesis, que se establecieron entre Media y Bactriana.

Así que este hombre sería de linaje glorioso, puesto que habría pertenecido a la raza de Jafet, tercer hijo de Noé. Zoroastro tuvo sus primeras revelaciones a los 30 años de edad. Apartado del mundo en las montañas del Khorasán, en el noreste de Irán, meditó muchos días ante el fuego, objeto de culto para los antiguos. Su pensamiento nos ha llegado a través de los gatha -o estrofas- del Avesta, recopilación de textos sagrados de la religión mazdeísta.

¿Rumbo a un monoteísmo?
Los iraníes antiguos se habían alejado progresivamente de muchas prácticas y creencia; de los indios, aunque compartían con ello; orígenes comunes. Le daban un lugar preponderante a un gran dios al que llamaban Ahura Mazda, maestro de la Sabiduría y creador del mundo. Este dios no era otro que e Ser absoluto, que genera y contiene a todo; los seres, y que no se esconde en las imágenes de la abstracción sino que se expresa a través de la boca de los profetas.

Pues bien fue a Abura Mazda a quien Zoroastro anunció ante sus primeros discípulos, los pastores de ovejas y cabras de las montañas adonde se había retirado. Zoroastro afirmaba que el dios benefactor no les pedía a los humanos sino tres cosas: un pensamiento puro, una palabra pura y una acción pura. Esta tríada era la puerta de salvación que se ofrecía a todos Bajo la influencia de Zoroastro, los iraníes antiguos empezaron a rechazar a otras divinidades, las daiva, potencias del Mal dirigidas por Ahrimán, el destructor, hermano gemelo de Ahura Mazda, desposeído y opuesto a él.

Esta religión con ciertas características monoteístas de un dios supremo fue aceptada sobretodo por las capas dirigentes del imperio. Si bien la mayor parte de la población mantuvo a Ahura – Mazda en un lugar superior, lo rodeé de otras divinidades inferiores, personificadas por las fuerzas naturales.

Una doctrina sin violencia:
Al parecer, Zoroastro predicó sin violencia y se presentó como un profeta sin espada. Consideraba que en el cielo no había cólera alguna y que ésta no existía más que en la tierra y en el «astral». Su dios no era un dios furibundo ni vengativo que reclamara masacres sin cesar. Por su parte, Zoroastro proscribió los sacrificios humanos y de
animales, reminiscencias de ritos aceptados  por  los daivas.

Asimismo, Zoroastro condenó el ritualismo mecánico, el fetichismo y su folclor, y también la práctica de la brujería. Asimismo, aprobaba el deseo de conocer el porvenir, tan tenaz en el corazón de los hombres, y desaprobaba la magia que, al pretender controllar las fuerzas invisibles, no atrae más que los espíritus malos e ignorantes.

Por último, Zoroastro fomentó la agricultura, pregonó la sedentarización de las tribus nómadas y conminó a la gente a instaurar un imperio fundado en la justicia.

De este modo, el pensamiento de Zoroastro es una afirmación de la forma y de la sustancia en el plano de lo invisible y de lo visible. Sólidamente estructurado, insiste en la responsabilidad y en la libertad humana, que es el punto de contacto entre el Bien y el Mal. Esta prédica se topó con la hostilidad del clero tradicional iraní, pero el profeta recibió el apoyo de Vishtapa, un príncipe de Bactriana. Nunca se supo la fecha de su muerte y la leyenda dice que fue asesinado.

En la filosofía de Zoroastro el espíritu del mal había tenido su origen de una duda surgida en la mente de Dios. Cuando una persona muere, según Zoroastro, el espíritu sigue vagando alrededor del cuerpo durante unos días, hasta que el viento se lo lleva, atraviesa la laguna (al estilo de la mitología griega), y se encuentra ante una balanza donde hay que pesar sus buenas y malas acciones (reminiscencia egipcia). El castigo y el premio son provisionales, pues en el momento del juicio universal todo quedará borrado y las almas extremadamente perversas serán reducidas a la nada, aniquiladas, pues en la eternidad sólo existirá el bien.

La religión de Zoroastro se extendió de una manera considerable. En tiempos de Ciro el Grande puede afirmarse que todo el Asia occidental era creyente de esta religión. El cuerpo de doctrina estaba contenido en el Avesta, una especie de Biblia de Zoroastro.

Como vemos, esta religión tuvo un marcado contenido moral: el hombre puede y debe optar entre el bien o el mal. El hombre debe trabajar, colaborar con la comunidad, tener muchos hijos  fomentar una tranquila convivencia social y respetar las costumbres de los otros. El culto era esencialmente el cumplimiento de esos deberes, complementad os con la veneración del fuego. Zoroastro condenaba las ofrendas y los sacrificios sangrientos, aunque los magos los practicaban igualmente.

El texto del libro
Este relato tradicional de la vida y de la obra de Zoroastro plantea, pese a todo, algunos problemas. Si nos referimos al Avesta, y particularmente a las palabras del profeta tal como aparecen en las gatha del libro sagrado, nos daremos cuenta de que él no predicaba en favor de la agricultura sino del mejoramiento de la cría de bovinos. Tampoco pretendió fundar una nueva religión -ni siquiera reformar la antigua-, sino tan sólo restablecer la pureza de la doctrina y del culto, alterada por los malos sacerdotes.

Por otra parte, ¿podría asegurarse verdaderamente que Zoroastro quiso suprimir el sacrificio animal, si se sabe que los dos pueblos que reclaman al profeta como suyo -los guebros de Irán y los parsis de la India occidental- practicaban tales ceremonias? Además, si bien es cierto que condenó la idolatría, en cierta forma reintegró a los dioses antiguos en el panteón bajo la forma de arcángeles.

Un culto depurado
A causa de estas contradicciones, hay quienes incluso han llegado a negar la existencia de Zoroastro, viéndolo sólo como una simple «entidad litúrgica». Sin embargo, otros, más favorables, han declarado que fue para el mazdeísmo lo que Calvino para el cristianismo; es decir, aquel que, esencialmente, despojó al culto de todos sus excesos, valorando la «buena actitud ritual» en detrimento de la «mala».

Ante tantos hechos contradictorios y opiniones opuestas, Zoroastro quedaría como un desconocido; sin embargo, las gatha dan testimonio de una fortísima personalidad, y sería paradójico menospreciar el papel de una figura que ejerció una influencia tan decisiva en la evolución de la religión iraní durante un milenio.

PARA SABER MAS…
Zoroastro o Zaratustra

Fundador de la religión de los persas denominada Mazdeísmo o Zoroastrismo. Acerca de la época en que vivió hay discrepancias*, pero la fecha que tradicionalmente aceptan sus creyentes es 660-583 a. C. y, aún con ligeras variantes, podemos suponer que su existencia coincide con el periodo de formación del gran Imperio Persa.

Antes de su prédica, la religión persa se hundía en un confuso mar de creencias politeístas, culto a la Naturaleza y a sus fuerzas incontrolables y creencias animistas. Y ese fue el clima religioso en que creció Zoroastro, quien a los 15 años se retiró a la soledad para meditar, y transcurrieron quince años más antes de que decidiera iniciar la predicación. Su mensaje constituyó una verdadera revolución, ya que dejaba de lado el politeísmo, proponiendo la creencia en un solo Dios, creador de todo lo que es bueno, verdadero y hermoso.

No obstante, también hablaba de un dios maligno y destructivo que luchaba permanentemente por imponerse en el mundo pero que, finalmente, sería derrotado, ya que el mensaje de Zoroastro es en esencia optimista e inclinado hacia una vida en permanente lucha por el bien. A ello agregaba algo muy importante y nuevo: la responsabilidad individual que cabe a cada hombre y a cada mujer en esa lucha, idea maravillosa y sorprendente que confería al ser humano la libertad de elegir entre el bien y el mal.

No se tienen noticias ciertas de cómo recibió el pueblo estas enseñanzas; se dice que Zoroastro tardó casi diez años en conseguir el primer adepto, pero él persistió en su propósito, convencido del valor de su verdad. Luego su gran conquista fue la conversión del rey Hystaspes, y a partir de allí la religión de Zoroastro, convertida en religión nacional de los persas, fue extendida por todas las regiones adonde llegó la incontenible conquista persa.

El Zend Avesta , es el libro sagrado que contiene las enseñanzas de Zoroastro y, según la tradición, Dios mismo se lo inspiró durante un estado de éxtasis

Zend Avesta: Libro sagrado del Mazdeísmo  La tradición lo atribuye a Zoroastro ,así como también la composición de los Gathas, poemas simbólicos contenidos en el libro. Uno de los puntos fundamentales de su doctrina es el culto a Ahura Mazda u Ormuz, dios del bien, ser supremo autor de todo cuanto existe, que lucha contra Angra Manyn o Ahriman, dios del mal y de las tinieblas. De esa lucha saldrá victorioso el primero, para lo cual contará con la ayuda del hombre, pues Ormuz no necesita ni templos ni altares destinados a su culto, sino que el hombre sea bueno, ame la ley y la justicia y dedique su vida al trabajo. He aquí la verdadera grandeza de una de las más sublimes religiones de la Antigüedad: la propuesta de un dios esencialmente bueno, que imponga al hombre una vida de pureza, generosidad, laboriosidad e integridad social.

Fuente Consultadas:
Enigmas de la Humanidad
Los Últimos Misterios del Mundo
Wikipedia