El Arca de Noe

Creencias de Pueblos Originarios del Mundo Aborígenes

CREENCIAS DE PUEBLOS PRIMITVOS DEL MUNDO

Junto a las grandes religiones del mundo existen varias creencias menores que luchan por subsistir. Pese a ser muy
diferentes las características que presentan;, pueden ser agrupadas en cuatro categorías:

1) Prácticas totémicas e idolátricas. Ciertos aborígenes de hoy, comparables por su cultura a nuestros antepasados paleolíticos, tienen ideas religiosas rudimentarias que se apoyan en los conceptos de «tótem» y «tabú», ligados estrechamente a la idolatría. El «tótem» es la idealización de animales y objetos -tomados genérica y no individualmente- como emblema protector de una tribu y, a veces, como ascendientes.

bosquimanos

 El psicologo francés Pierre Janet divide las creencias en racionales e irracionales. Las primeras, objetivas, se fundan en la experiencia y la información científica; las segundas, subjetivas, en cuestiones personales (la fe, por ejemplo) y sentimentales. Richard S. Crutchfield, psicólogo social estadounidense, postuló que “el hombre se ofrece creencias para responder a situaciones problemáticas”.

Los integrantes de ese grupo humano adoptan el nombre del «tótem» y pasan a llamarse «la tribu de la serpiente» o «el clan del marfil». Similar al tótem son el «fetiche» de los negros y los iconos, de varias culturas asiáticas.

Siempre el «tótem» fue una especie de divisa o marca, que se graba o se pinta en las armas, objetos, viviendas y hasta en las mascarás y tatuajes; también se tallan o esculpen, con ese fin, estatuillas de barro, piedra, madera, hueso o marfil. Todo aquello que, por estar cargado de una gran fuerza mágica, deba ser respetado en grado sumo y tenga que ampararse en el misterio de lo que nadie frecuenta, es considerado, por los aborígenes, como «tabú», es decir: prohibido. Más que veneración, los tabúes inspiran miedo.

Pueden referirse a costumbres, lugares, personas o ídolos, al espíritu de los antepasados y a todo un ritual. Su clima de misterio trasciende a través de ceremonias esotéricas, insólitas y algunas veces horripilantes, que supervisan los magos o hechiceros, que actúan, todavía hoy, en muchas tribus de África, Asia, América y Oceanía.

totem

El tótem puede equipararse con la  patrona de ciudades , como un santo, o una advocación de la Virgen María, y su principal objetivo es el de proteger a todos los individuos del clan o tribu de cualquier posible mal o remota amenaza, así como el de representar los valores y las tradiciones culturales del grupo.

También compartieron estas ideas de «tótem» y de «tabú» los trogloditas que decoraron, con pinturas rupestres, algunas de sus cavernas: no precisamente aquellas donde vivían, sino otras, más aisladas, que jamás vieron la luz del sol.

Lugares recónditos, como las cuevas de Font de Gaume o de Altamira, precedidas de verdaderos laberintos por los que se desemboca en una especie de «sancta sanc-torum«, lugar sagrado -que es «tabú»- con bellísimas figuras de bisontes, elefantes o renos. Se sabe que estas pinturas tenían una intención mágica, para facilitar la caza de los animales por ellas representados; eran trampas, encantamientos, fórmulas rituales y prácticas supersticiosas.

Deben incluirse en esta primera categoría muchos aborígenes australianos y melanesios; los hotentotes, bosquimanos, congoleses, cafres, zulúes y otras tribus africanas; los aborígenes de Siberia y Asia Central, cuya figura clave es el «chamán» (sacerdote, brujo y curandero); los primitivos «bhils» de la India y muchos pueblos de las tres Américas.

2)  El culto a la Tierra o Madre Naturaleza. Esta creencia resultó esencial a partir del Neolítico, es decir desde el momento, a fines de la era cuaternaria, en que se produjeron en el mundo cambios que variaron las condiciones de vida del hombre. Algunas tribus paleolíticas emigraron hacia zonas más frías sus últimos descendientes son los esquimales y los lapones de las zonas árticas o los aborígenes de Tierra del Fuego.

Mientras tanto, en otras regiones del planeta, después de ese diluvio al que aluden como hecho cierto varias religiones en su historia, surgió una nueva vida, pues el hombre, que se dedicó a la agricultura y a la domesticación de animales, se volvió sedentario.

3) El Árbol de la Vida. La idea de la Madre Tierra se relaciona con la del Árbol de la Vida, para algunos la simple higuera (cuyo nombre, en latín, es ficús religiosa) y, para otros, como los mexicanos, el nopal. La religión de los semang, en Malaca, dice que el Árbol Cósmico crece en lo alto de una roca ubicada en él centro del mundo.

En Sumatra, los aborígenes adoran un gigantesco árbol cuyas raíces aleanzan lo más profundo de la Tierra y cuyas ramas tocan el cielo. Los tártaros veneran un abedul que atraviesa las nubes y baña sus raíces en el’agua ele la vida eterna. Ende los tapones, el Señor del Mundo está representado por un mástil. El Árbol de la Vida juega un papel importante en las tradiciones hieráti-cas de los pueblos indoeuropeos.

4) Dualismo contrapuesto: el Bien y el Mal. En África y en Asia, y también en América y Oceanía, hay cultos bivalentes, que contraponen sus ideas: el bien y el mal, el dios de aspecto masculino con la mujer que es su esposa; el día y la noche; la vida y la muerte; el infierno y el cielo. A veces del dualismo se pasó a la trinidad, como en el «trimurti» hinduista (Brahma, Vishnú y Siva) o a otras creencias, politeístas o monoteístas, que siguen practicando todavía, al margen de las grandes religiones, determinados pueblos del mundo.

Así, el «animismo», según el cual todas las cosas tienen un alma y deben ser adoradas individualmente. La idea de un Ser supremo, difundida por todo el orbe, conduce a concepciones religiosas más avanzadas, como la hebrea, la cristiana y la islámica.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°12 Supersticiones y Creencias Edit. Cuántica

Historia del Arca de Noe Para Niños Cuento Bíblico Infantil

EL ARCA DE NOÉ PARA LOS NIÑOS

Dios había decidido destruir al hombre por sus pecados. Entonces dijo a Noé:

-Llegó ya el fin. Haz para ti un arca de madera; en el arca dispondrás celdas, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. La longitud del arca será de 300 codos (unos 160 metros) y de 30 codos (16 metros) su altura. Harás en el arca una ventana, pondrás la puerta en un costado del arca, y harás en ella tres pisos, uno abajo; otro en medio y otro arriba.

Y he aquí que voy a inundar la tierra con un diluvio de aguas para hacer morir todo vestigio de vida debajo del cielo; todas cuantas cosas hay en la tierra perecerán. Mas contigo yo estableceré mi alianza; y entrarás en el arca tú y tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos contigo.

arca de noe

Y de todo lo que vive, de toda la carne, meterás en el arca de dos en dos, macho y hembra de cada especie, para que vivan contigo.

Tomarás contigo toda especie de comestibles… y te servirán tanto a ti como a ellos de alimento.

Ejecutó, pues, Noé todo cuanto le había mandado Yahvé (El que es).

Cuando se abrieron las compuertas del cielo entró Noé en el arca, y con él sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos. Asimismo los animales…

Y  estuvo lloviendo sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches… Y crecieron las aguas y levantaron el arca, la cual se elevó sobre la tierra.

Las aguas siguieron creciendo, y vinieron a cubrirse todos los montes encumbrados debajo de todo el cielo. Y pereció toda carne que se movía sobre la tierra… desde el hombre hasta las bestias… Sólo quedó Noé y los que estaban con él en el arca.

Las aguas dominaron sobre la tierra por espacio de ciento cincuenta días.

Dios se acordó de Noé… e hizo soplar el viento sobre la tierra, y las aguas bajaron. Y se cerraron los manantiales del abismo y las compuertas del cielo; y se atajaron las lluvias. Y se fueron retirando de las tierras las aguas, retrocediendo poco a poco, y empezaron a menguar después de los ciento cincuenta días.

Y  el séptimo mes, a los veintisiete días del mes, el arca reposó sobre los montes de Ararat.

Las aguas continuaban menguando hasta el décimo mes. El mes décimo, el primer día del mes, se descubrieron las cumbres de los montes.

De allí a cuarenta días abrió Noé la ventana que tenía hecha en el arca y soltó al cuervo, el cual salió, yendo y viniendo, hasta que las aguas se secaron sobre la tierra. Soltó después de él a la paloma, para ver si ya las aguas habían disminuido en la superficie de la tierra. La paloma, como no hallase dónde poner su pie, volvió al arca, porque había aún agua sobre toda la tierra.

Alargó su mano Noé y tomándola la metió en el arca. Esperando, pues, otros siete días más, por segunda vez echó a volar la paloma fuera del arca. La paloma volvió a él por la tarde, trayendo en el pico un ramo verde de olivo, y Noé conoció que las aguas habían cesado de cubrir la tierra. Aguardó aún otros siete días y soltó a la paloma, la cual no volvió ya más a él.

El año 601, en el mes primero, primer día del mes, se retiraron las aguas de sobre la tierra.

En el mes segundo, a veintisiete días del mes, quedó seca la tierra. Entonces habló Dios a Noé diciendo:

-Sal del arca tú y tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos contigo. Saca también fuera todos los animales…
Salió Noé… y edificó un altar a Yahvé y ofrendó frente al altar. Y Yahvé se complació en aquel olor de suavidad, y dijo:

-Sabed que voy a establecer mi pacto con vosotros… y no perecerá ya más toda carne con aguas de diluvio.

Y dijo Dios:

-Ésta es la señal de la alianza… Pondré mi arco en las nubes… y me acordaré de mi alianza con vosotros… y ya no habrá más aguas de diluvio que destruyan a todos los vivientes.

Génesis, VI-VIII

EL CUENTO EN IMÁGENES

La gente, al ver el Arca, se burlaba de Noé y sus palabras.

«Entra entonces en el Arca con tus hijos, tu mujer y dos animales de cada especie», ordenó Dios a Noé.

Los torrentes se convirtieron  en ríos y éstos desbordaron inundando los campos.

Sólo el Arca flotaba segura sobre aquella tumultuosa extensión de agua.

Noé envió un cuervo que no volvió. Después una paloma que regresó en seguida. Siete días más tarde soltó otra paloma que retornó con una ramita de olivo en el pico.. .

Cuando Noé salió del Arca, inmediatamente levantó un altar para agradecer a Dios la protección dada a él y a su familia.

Explicación Científica del Diluvio Universal