Concepto de Neoliberalismo

El Utilitarismo y La Felicidad General Mayor Placer y Bienestar Social

El Utilitarismo y La Felicidad General
El Mayor Placer y Bienestar Social

¿Cómo puede obtenerse la mayor felicidad para la comunidad? ¿Puede ser feliz una sociedad  en la que cada uno persigue sus propios intereses? He aquí unos puntos de vista objeto de polémicas.

La motivación que hay tras las acciones del hombre es su deseo de experimentar placer y evitar el dolor. En esta tesis se apoya una importante teoría del siglo XIX que se denomina principio de la utilidad: el mayor bien del mayor número de personas.

Según ella, todas las acciones humanas tienen su explicación en la forma en que asocian los hombres el placer y el dolor con las diversas formas de conducta; su objetivo consiste siempre en obtener la mayor cantidad posible del primero y evitar la mayor cantidad posible del segundo. Debe juzgarse la rectitud de conducta según la cantidad de felicidad obtenida en términos de placer, entendiendo el concepto de placer en su sentido más amplio.

A partir del siglo XVII se había ido desarrollando gradualmente una nueva aproximación empírica a las cuestiones humanas, por la que empezaba a reconocerse la importancia de principios psicológicos tales como la asociación de ideas. Sin ella, nunca habría sido posible formular el principio de la utilidad. En ética, política y derecho se manifestaba una actitud acorde con la aproximación empírica general. Ya no se podían atribuir los conceptos del bien y del mal a una especie de adecuación intrínseca a la naturaleza de las cosas: era preciso abandonar la vieja teoría de la ley natural.

Resultado de imagen para HISTORIAybiografias.com betham

Jeremy Bentham

El utilitarismo es la concepción para la cual las acciones deben juzgarse como buenas o malas en atención a su capacidad para incrementar o reducir el bienestar humano o la «utilidad». Desde Bentham se han propuesto múltiples interpretaciones de la utilidad, pero para él consistía en la felicidad y el placer humanos, y su teoría de las acciones correctas se resume en ocasiones como el fomento de «la mayor felicidad del mayor número posible».

Francis Hurcheson (1694-1747) fue uno de los primeros en formular la nueva teoría. Claude Helvetius, en su obra De l’esprit (1758), la propugnó en Francia como instrumento para la reforma social. Partiendo del hecho de que el hombre actuará básicamente según su propia conveniencia, infiere que el único criterio general para juzgar los actos
es el principio del mayor bien para el mayor número de personas.

Sobre esta base se hace posible reformar la sociedad mediante una legislación, haciendo que el obedecerla sea ventajoso y conveniente para todos. Para ello se disponen diversas penas como castigo a los actos que vayan en contra del bien común.

Al evaluar las posibilidades de sufrimiento los hombres se sienten incitados a la obediencia. Debemos notar en este punto que la nueva perspectiva utilitarista se basa en ciertos supuestos propios no examinados.

En primer lugar se da por sentado que el mayor bienestar posible de la comunidad es consecuencia de la persecución por parte de cada cual, adecuadamente motivada, de los propios intereses. Se presupone que la igualdad de los intereses individuales y la armonía entre ellos reside en cierto modo en la naturaleza de las cosas.

La negación de la libertad
Los escritos de Paul Holbach (1723-89) subrayan la misma fuerza utilitarista, especialmente en lo que concierne a la naturaleza del gobierno. El bien de la humanidad se ve frustrado precisamente cuando los gobiernos se apartan del principio de la utilidad. La clase dirigente explota entonces al resto de la sociedad, negándole esa libertad a la que tienen derecho todos los hombres como único medio para realizar su propia felicidad y el bien común.

Lo único que se necesita para remediar los defectos del mal gobierno es la educación: una vez que los hombres hayan descubierto dónde reside su verdadera conveniencia, no tardarán en adoptar el principio adecuado.

El movimiento fisiocrático, nacido en la Francia del siglo XVIII, adoptó también el principio de la utilidad, pero combinándolo con la opinión de que el gobierno no debe intervenir en la esfera de la economía: se sirve mejor al bien común dejando que ésta siga su curso natural sin impedimentos.

La doctrina del laissez-faire del liberalismo económico habría de influir a su vez sobre los economistas británicos: queda bien evidente en esa especie de fatalismo económico de David Ricardo (1772-1823) o Thomas Malthus (1766-1834).

Jeremy Bentham se halla todavía entre nosotros: en su testamento legaba su cuerpo 2 la ciencia, pero dispuso que el esqueleto, vestido con sus ropas, se exhibiese en una urna para servir de inspiración a sus discípulos y a la  posteridad.

Resultado de imagen para HISTORIAybiografias.com hume
David Hume señaló que los hombres actúan con frecuencia siguiendo sus impulsos y sin considerar previamente los resultados de sus  actos.

En el movimiento de reforma
liberal surgido durante el siglo XIX causaría cierta tensión, puesto que’se vio claramente que no era tan sencillo conciliar los ideales de la Revolución Francesa: libertad e igualdad parecían en cierto sentido antagónicas. Es en esta dificultad donde hallaría una de sus fuentes de inspiración el movimiento revolucionario de Marx y Engels.

En la obra de David Hume (1711-76) hallamos una aplicación directa del principio de la utilidad. Hume sostuvo que, de hecho, los hombres decidían el distinto curso de sus actos evaluando el equilibrio entre el bien y el mal que podría resultar. Al mismo tiempo estableció un punto muy importante al observar que, por lo general, no se calcula la acción en sentido estricto, sino que los hombres actúan según sus impulsos a la luz de lo que en ese momento consideran como más adecuado a sus mejores intereses.

Cesare Beccaria (1738-94), seguidor italiano de Helvetius, propuso la reforma del derecho penal sobre la base del principio de la utilidad. Con un espíritu muy propio de la Ilustración, pretendió abolir la tortura judicial y la pena de muerte, insistiendo en que ercastigo no debería ser más de lo necesario para hacer al crimen poco atractivo en comparación. Además debería suprimirse todo aplazamiento y, sobre todo, toda duda respecto a cual sería tal castigo.

Aumento de la felicidad
En tanto que el fermento de la Ilustración conducía en Francia a la revolución de 1798, en Inglaterra tomó un sesgo mucho menos violento. La reforma se fue operando gradualmente, gracias a los esfuerzos de los radicales filosóficos, en línea directa con los grandes filósofos empiristas. Uno de los más influyentes fue Jeremy Bentham (1748-1832). Pese a no ser un pensador verdaderamente original, dio notable impulso a la causa de la reforma con sus detallados estudios, especialmente en el campo de las leyes. Siguió a Helvetius y Beccaria y, al igual que ellos, adoptó el principio de la utilidad como dogma básico.

El criterio para juzgar si una acción es buena o mala es el aumento de la felicidad o la disminución de la infelicidad. Lo que produce la felicidad es el placer o la ausencia de dolor; se supone que lo único que persigue el hombre por su propia causa es el placer y la evitación del dolor. Naturalmente, hay que tomar el concepto de placer en un sentido adecuadamente general. Pero nunca se explica con claridad cómo debe entenderse. Bentham va más allá y afirma que se puede atribuir a cada placer y a cada dolor una especie de valor numérico en una escala general, no sólo para una persona, sino para diferentes personas.

Evidentemente, este método de los equilibrios de placer no es un principio ético muy útil para servir de guía y norma de conducta. De hecho, el cálculo de Bentham es la parte más endeble de todo su método: incluso sus propios seguidores pudieron verlo. Por otra parte, no está nada claro cómo debe efectuarse la reducción de todas las cosas a una sola escala, ni tan siquiera si ello es posible.

Sin embargo, y como guía para la reforma legal, el principio de la utilidad tiene indudablemente cierto mérito. Con arreglo a él, Bentham examina todo el campo de la ley y de los procedimientos legales. En vez de las viejas justificaciones teóricas que acompañaban a la teoría de la ley natural, Bentham valoraba todas las disposiciones legales por medio del principió de la utilidad.

En tanto que los teóricos de la ley natural condenarían el robo, por ejemplo, por ir contra el derecho de propiedad, los utilitaristas lo condenan porque la inseguridad que crea menoscaba la felicidad humana. En derecho penal especialmente establecieron un sistema de sanciones cuya finalidad consistía en hacer que al hombre le resultase desagradable cometer un delito.

La proporción de la pena es tal, que sólo las consideraciones utilitaristas pueden disuadir al criminal. Bentham sostuvo que la bárbara severidad de los castigos entonces al uso era un error, no tanto a causa de su crueldad como porque no se ajustaba al principio de la utilidad. Con todo, trabajó seriamente en favor de la reforma penitenciaria, propugnando mejores condiciones para los presos y un trato más humano; por desgracia, sus esfuerzos para que el gobierno adoptase el nuevo tipo de prisión que él mismo había diseñado resultaron infructuosos.

Aún estaba muy lejana la reforma penal: a finales del siglo XVIII, el niño que fuese descubierto robando un pan porque tenía hambre, corría el riesgo de morir ahorcado.

Uno de los aspectos legales que hoy día vuelven a atraer una vez más la atención de los reformadores es el campo de los procedimientos. En él formuló Bentham importantes sugerencias que se hallan entre sus proposiciones más originales y, al mismo tiempo, menos afortunadas en la práctica. También aquí se hallaba demasiado adelantado a su tiempo, pues argüyó que los tediosos procedimientos y la oscuridad del lenguaje legal eran un obstáculo para la auténtica jurisprudencia.

Las actuaciones legales resultaban así indebidamente largas, costosas e inciertas. Lo que él proponía a cambio era un sistema en el que los litigantes pudiesen reunirse en una especie de ambiente de comité, con el juez como presidente y arbitro de la causa.

Lo mejor para la comunidad
En la esfera de la economía, el principio utilitarista negó toda intervención del gobierno. Ello se debió en parte a la creencia de que el libre intercambio de los intereses propios de cada individuo conduciría al mejor resultado posible para la comunidad en conjunto.

Otro concepto que respaldaba dicha actitud era la convicción de que las leyes económicas actuaban, en términos generales, como las leyes físicas de Newton, por lo que resultaba sencillamente inútil intervenir. Esto pone de relieve uno de los aspectos más débiles de la teoría utilitarista, no sólo en la esfera de la economía, sino también en los campos legal y político: los utilitaristas omitieron por completo toda consideración de la fuerza de las tradiciones e instituciones que se han desarrollado a lo largo de la historia.

La tarea de los primeros utilitaristas en el campo político era, en cierto modo, limitada. La función del gobierno quedaba para ellos muy restringida, ya que no incluía los asuntos económicos. Tanto Bentham como James Mill (1773-1836) eran partidarios de la ampliación del derecho político sobre la base del principio de la utilidad: al conceder el voto a mayor número de personas, y al reducir el período de mandato de los representantes elegidos, el gobierno podría hallarse más directamente relacionado con la mayor felicidad del mayor número  de seres.

Thomas Malthus fue, junto con Ricardo, una importante figura en el desarrollo de la teoría económica en la Gran Bretaña, si bien es mucho más conocido por su teoría sobre la expansión de la población, teoría que no ha  perdido vigencia.

Según el filósofo inglés de finales del siglo XYIII Jeremy Bentham: «La mayor felicidad del mayor número es la medida de lo que es correcto o equivocado». Este principio creaba una ciencia de la toma de decisiones ética, un medio de resolver controversias por métodos prácticos y contrastables que, llevados al extremo, podían llegar a ser cuantitativos y estadísticos. Con este objetivo, Bentham inventó un método para «calcular la felicidad») que abarcaba siete dimensiones del placer y del dolor: la intensidad (¿cómo de intenso es el placer o el dolor?), la duración (¿cuánto tiempo dura?), la certeza (¿qué probabilidades hay de que el resultado final sea ese tipo de sensación?), la propincuidad (¿con qué prontitud se producirán los resultados?), la fecundidad (si el resultado es placentero, ¿puede ser seguido por sensaciones del mismo tipo?), la pureza (¿es probable que el resultado sea seguido por sensaciones del tipo contrario?) y la extensión (¿a cuántas personas afectará?). Alguien que contemple la posibilidad de empezar a fumar puede hacer un cálculo de este tipo al plantearse: «¿Merece la pena?». En la esfera pública, esta es la estrategia de los economistas para realizar el análisis coste-beneficio, en el que se sopesan, por ejemplo, los costes de los sistemas de seguridad ferroviarios frente al número de vidas que salvarán.

El abandono de un principio
Sin embargo, pronto se hicieron evidentes los fallos del primer programa utilitarista en el campo económico. Lejos de mejorar la suerte de la humanidad en conjunto, el crecimiento no regulado del industrialismo sumió a vastos contingentes de población en las condiciones más abyectas de sordidez y miseria. Tenía que haber algún error básico en los viejos supuestos.

Así supo reconocerlo John Stuart Mill (1806-1873), que fue descubriendo gradualmente la necesidad de modificar la filosofía utilitarista. Sufrió en parte la influencia de la filosofía idealista germánica, y en parte de la de Auguste Comte (1798-1857).

Como resultado, el utilitarismo de John Stuart Mill representa en ciertos aspectos un abandono total del antiguo principio de la utilidad. Si bien lo establece explícitamente, en la práctica está muy lejos de aplicarlo, cosa que por otra parte resulta imposible dado sus nuevos puntos de vista, puesto que introduce distinciones entre los placeres, y ello impide el tipo de comparaciones que requerían los cálculos de Bentham.

Además, al definir el placer simplemente como lo que el hombre desea, y al admitir que algunos de esos placeres son buenos como fines en sí mismos, independientemente de las consecuencias, lo que realmente hace es abandonar el utilitarismo. Sigue prodigando alabanzas a la vieja doctrina, pero ya no se adhiere a ella. Al mismo tiempo, es incapaz de desarrollar una doctrina nueva coherente: Mill tiene conciencia de los problemas, pero no sabe hacerles frente. Su actitud es más contemplativa que de acción.

En su famoso ensayo Sobre la libertad describe la libertad de pensamiento y de discusión como acordes con el principio de la utilidad, puesto que permite difundir las nuevas ideas y estimula la inventiva; pero también dice que la negativa de esta libertad perjudica a la naturaleza moral del hombre. Evidentemente, considera la libertad como una cosa buena en sí misma.

En la época de Mill, las amenazas a la libertad no estaban ya en las restricciones impuestas por una mayoría invasora que trataba de suprimir las opiniones de la minoría. No creía que la tarea del gobierno consistiese en intervenir para ayudar al pueblo; era mejor dejarle defenderse por sí mismo, a fin de fortalecer su propio sentido de autoconfianza.

Sin embargo. Mill empezaba a comprender al mismo tiempo la necesidad de que el Estado introdujese una legislación protectora en el orden económico —legislación que, de hecho, llevaba ya algún tiempo en vigor. Ella contribuía a evitar la explotación de las mujeres y los niños, y garantizaba unos niveles adecuados en las condiciones de trabajo, aspecto en el que habían resultado totalmente inoperantes los motivos utilitaristas privados.

Ciertamente, y a pesar de las tradicionales sospechas liberales contra la interferencia, Mill era partidario de varias actuaciones gubernativas; pero fue incapaz de establecer un criterio general respecto a qué legislación era deseable y cuál no.

La doctrina del utilitarismo sigue siendo importante en la única esfera donde puede resultar hasta cierto punto plausible, esto es, como una especie de guía aproximada para la legislación. Cuando se establecen, por ejemplo, unas disposiciones para el tráfico, el objetivo es promover el bien general.

Que la evaluación del problema sea correcta y la finalidad conseguida es ya, naturalmente, otra cosa. Además, hay ciertas ocasiones en las que el legislador confunde el bien general con sus propias conveniencias administrativas. Gran parte de la legislación social se basa en el supuesto de que habrá de proporcionar el mayor bien a la mayoría de personas. Sin embargo, el principio utilitarista puede degenerar en tiranía.

Una de las mayores dificultades de Mill fue reconciliar la utilidad con la libertad. Pero para este problema no existe una solución general.

La Guerra de las Malvinas Causas Desarrollo y Consecuencias

La Guerra de las Malvinas
Causas, Desarrollo y Consecuencias

Su Descubrimiento: Las islas Malvinas fueron avistadas por primera vez en el año 1520 por la expedición de Fernando de Magallanes, al buscar un pasaje hacia el Océano Pacífico.

Esteban Gómez les dió el nombre de la nave que comandaba: San Antón, es por esto que en los antiguos mapas aparecen con el nombre «Islas Sansón» al ser eludida la «t», Simón de Alcazaba y Alonso de Camargo las visitaron antes del año 1540 y las describieron en el Islario de Santa Cruz en el año 1541: «Al oriente del puerto de Sanct Julián… a cincuenta y un grados de altura».

En esas épocas fueron conocidas con nombres españoles como , -además de San Antón-, Islas de San Carlos o Islas de Los Patos.

Las Malvinas fueron frecuentemente confundidas con una supuesta isla llamada Pepina (apodada parofónicamente como Peypus por los ingleses), aunque también han sido llamadas imprecisamente así otras ínsulas del Atlántico Meridional. (Más sobre este tema)

Una vieja cuestión argentina: Las islas Malvinas están formadas por dos grandes islas, Gran Malvina y Soledad y unos 200 islotes más pequeños.

Allí abundan las colinas, y el tiempo frío, húmedo y ventoso no permite el crecimiento de árboles.La Guerra de las Malvinas Dia del Veterano y Caidos 2 de Abril de 1982

Los habitantes de Malvinas se dedican a la ganadería ovina y a la producción de lana.

Las islas son una dependencia británica, reivindicadas desde siempre por la Argentina.

John Davís, un navegante y explorador inglés, podría ser el primer europeo que descubrió a las islas en 1592.

El capitán inglés J. Strong navegó por el estrecho que separa las islas en 1690 y lo llamó Falkland, apellido de un vizconde (de allí proviene el nombre inglés).

En 1764, colonos franceses de Saint Maló (de allí deriva el nombre de Malvinas  o Malouines) se establecieron en Malvinas orientales y colonos ingleses hicieron lo mismos en las occidentales.

En 1770, España compró la parte francesa y en 1774 expulsó a los ingleses haciendo valer el tratado de Tordesillas.

La Argentina acabó con el dominio a español en 1816 y en 1820 reclamó la soberanía de las islas. (Más sobre este tema)

En 1829, el gobierno porteño creó la comandancia política y militar sobre las islas da designando a Luis Vernet como titular, quien hizo respetar nuestra soberanía. (Más sobre este tema, relativo al Gobierno de Rosas)

En 1833, Gran Bretaña retomó el control de las islas y las declaró colonia en 1892.

En 1960, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) invitó a los países coloniales a poner fin al colonialismo.

Gran Bretaña se comprometió a descolonizarlas. Con el tiempo y ante el no cumplimiento inglés, la ONU solicitó a los gobiernos de ambos países poner fin a la disputa por medio de la negociación.

El desacuerdo llevó a un conflicto armado cuando el 2 de abril de 1982 fuerzas argentinas desembarcaron y ocuparon las islas durante 74 días; pero, el 14 de junio los ingleses lograron la segunda usurpación tras ganar la guerra de Malvinas.

La victoria militar permitió justificar la instalación de una fortaleza en las islas Malvinas, una base de la OTAN el Atlántico sur.

Desde la constitución de 1985, las islas son administradas por un gobernador británico Incluso el Parlamento británico otorgó la ciudadanía británica a los habitantes de las islas.

Malvinas subsiste como uno de los últimos reductos del colonialismo europeo en América. Hasta 1985, Georgia del Sur y las islas Sandwich del Sur fueron gobernadas como a dependencias de las Malvinas.

Sin embargo, la nueva constitución hizo que Georgia y Sandwích se convirtieran en un protectorado británico separado de Malvinas.  Desde 1990 los dos países reanudaron las relaciones diplomáticas.

El problema de Malvinas no es una cuestión limítrofe para resolver sino un conflicto soberanía territorial.

¿Cómo solucionar la vieja cuestión?

Recuperar la soberanía en las islas Malvinas es ya una cuestión de Estado y no un tema del gobierno del momento; hoy los partidos políticos argentinos se han unido para luchar; es que Malvinas es una cuestión que requiere continuidad.

A fines de 1998, el canciller argentino pidió a las Naciones Unidas que se involucrara en el tema Malvinas como mediador entre Londres y Buenos Aires.

Antes de solucionar el problema de la soberanía, se deben resolver otras cuestiones importantes como el levantamiento de la prohibición de ingreso a las islas de ciudadanos argentinos (resuelto en 1999); el restablecimiento de las comunicaciones y el libre tránsito.

Recordemos que estas prohibiciones están vigentes desde la guerra de Malvinas.

Por ahora, los kelpers rechazan el contacto con la Argentina aunque en los últimos tiempos hablan de futuras negociaciones con Buenos Aires.

Los consejeros británicos garantizaron a los habitantes de las islas que las negociaciones entre los dos países serían transparentes y que ellos serían consultados ante cualquier decisión.

¿Qué pasaba en la Argentina de entonces?
El 24 de marzo de 1976, un golpe cívico militar derrocó a la presidenta María Estela Martínez, viuda de Perón.

Las Fuerzas Armadas instalaron una Junta militar que designó como presidente a los jefes del Ejército, Jorge Videla en un principio, y más tarde a Roberto Viola, Leopoldo Galtieri y Reynaldo Bignone.

Así se inició la última dictadura cívico-militar argentina. El mismo día del golpe, la Junta tomó las siguientes medidas:

• Instauró el Estado de sitio.
•  Consideró objetivos militares a todos los lugares de trabajo y producción.
• Removió los poderes ejecutivos y legislativos, nacionales y provinciales.
• Clausuró el Congreso de la Nación.
• Cesó en sus funciones a todas las autoridades federales y provinciales como así también a las municipales y las Cortes de Justicia nacionales y provinciales.
• Declaró en comisión a todos los jueces, suspendió la actividad de los partidos políticos; intervino los sindicatos; y las confederaciones obreras y empresarias.
• Prohibió el derecho a huelga; anuló las convenciones colectivas de trabajo.
• Instaló la pena de muerte para delitos de orden público e impuso una férrea censura de prensa.

Desarrollo del la Guerra:

El 2 de abril de 1982, tres días después de la movilización en la Plaza de Mayo, alrededor de cinco mil efectivos al mando del general Mario Benjamín Menéndez desembarcaron en Puerto Stanley, la capital de las Islas Malvinas, desde entonces rebautizada como Puerto Argentino.

Los cuarenta y nueve marines ingleses que conformaban la pequeña guarnición encargada de la custodia del archipiélago fueron capturados y trasladados a Montevideo junto con el gobernador Rex Hunt.

El general Menéndez asumió como gobernador de Malvinas. Aunque para la sociedad argentina la toma de Malvinas fue algo inesperado, el plan militar hacia tiempo que se venia analizando.

La Guerra de las Malvinas Dia del Veterano y Caidos 2 de Abril de 1982Gran Bretaña había alertado al gobierno de Estados Unidos cuando la invasión pareció inminente, lo que dio lugar a un infructuoso llamamiento de última hora por parte del presidente estadounidense Ronald Reagan al presidente argentino Galtieri.

El gobierno británico de la primera ministra Margaret Thatcher se enfrentó a una grave crisis política, que provocó la dimisión inmediata del ministro de Asuntos Exteriores, lord Carrington.

Margaret Thatcher para mejorar su imagen política decidió liberar las islas y su primer triunfo fue diplomático, pues logró que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas declarara a la Argentina “país agresor” y obtuvo el aval incondicional de EE.UU. y de la Comunidad Económica Europea.

Entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982, la República Argentina se enfrentó militarmente con Gran Bretaña por la soberanía de las islas. Esta trágica decisión fue tomada por una dictadura que venía ejerciendo el terrorismo de Estado desde 1976.

La recuperación de las islas fue considerada justa por una parte de la sociedad que salió a la calle a manifestarse.

La nefasta decisión de la Junta militar provocó la pérdida de centenares de vidas y una rendición humillante. La derrota fue uno de los hechos que. precipitó la salida del poder de los dictadores y abrió las puertas a la transición democrática.

El apoyo latinoamericano a la Argentina fue casi unánime. Nicaragua ofreció tropas; Venezuela, petróleo y Perú, aviones de reemplazo. Solamente el régimen de Pinochet, en Chile, adopté una posición contraria, concediendo a los británicos suministros y bases para unidades de comandos.

Rápidamente se reunió un importante destacamento de fuerzas, formado por dos portaaviones y unos 28.000 hombres.

Cuando este destacamento inició su viaje de 8.000 millas hasta el Atlántico sur, se produjo una intensa actividad diplomática por parte del secretario de Estado (ministro de Asuntos Exteriores) de Estados Unidos, Alexander Haig, el cual trató de convencer a Argentina de que tenía más posibilidades de alcanzar su objetivo aceptando entablar negociaciones diplomáticas, pero al fracasar en sus esfuerzos, el 30 de abril anunció formalmente el apoyo estadounidense a Gran Bretaña.

Ante la posibilidad cada vez más real de un conflicto bélico, hubo algunos intentos de mediación, entre los que se destacaron el del secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuellar, y el secretario de Estado norte­americano, Alexander Haig. Pero todos fueron infructuosos. El 1 de mayo comenzó la guerra.

El 25 de abril, las fuerzas británicas reconquistaron Georgia del Sur.

A comienzos de mayo, tras el despliegue del grueso de sus fuerzas en la zona, los aviones de la RAF (Fuerza Aéreas británicas) comenzaron a atacar las posiciones argentinas, en especial la pista de aterrizaje de Puerto Stanley (Puerto Argentino, antiguo Puerto Soledad).

Aunque los británicos no lograron expulsar a las fuerzas aéreas y navales argentinas, el submarino nuclear Conqueror provocó el hundimiento del crucero argentino General Belgrano, falleciendo 368 hombres.

A continuación, un misil Exocet lanzado por la aviación argentina hundió a un destructor británico, el HMSSheffield.

Los británicos se prepararon para un desembarco anfibio en la Gran Malvina (una de las mayores islas del archipiélago), una operación militar bastante difícil.

Fuerzas especiales reconocieron la isla para determinar las posiciones de las tropas argentinas e identificar los lugares más apropiados para el desembarco.

Mientras tanto, la actividad diplomática continuaba, primero a iniciativa del gobierno peruano y, después, del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Javier Pérez de Cuéllar.

Una vez más, el gobierno argentino se negó a contemplar la posibilidad de una retirada militar si no se le garantizaba que las negociaciones directas desembocarían en una transmisión de soberanía.

Uno de los hechos más dramáticos de la guerra tuvo lugar el día 2 de mayo. Un submarino británico detectó, gracias a la información satelital proporcionada por EE.UU., el crucero “General Belgrano”, mientras navegaba fuera de la zona de exclusión. El crucero fue torpedeado y hundido. La cifra oficial de muertos ascendió a 368 hombres.

El 21 de mayo, unos días después de que concluyeran los esfuerzos de la ONU, sin que se produjera ningún avance, las tropas británicas desembarcaron en San Carlos (en la Gran Malvina).

El desembarco se llevó a cabo con éxito, pero durante los días siguientes no cesaron los ataques aéreos contra los buques británicos que trataban de desembarcar suministros en tierra.

Fueron hundidos tres buques de guerra y un mercante, elAtlantic Conveyor, varios helicópteros se perdieron y numerosos aviones argentinos fueron derribados.

El saldo final de la guerra fue la reocupación de los tres archipiélagos por parte del Reino Unido yla muerte de 649 militares argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños.

ÚLTIMOS COMBATES  

El principal combate en tierra, después del desembarco, se produjo el 28 de mayo, cuando un contingente británico formado pLa Guerra de las Malvinas Dia del Veterano y Caidos 2 de Abril de 1982or 600 hombres derrotó a una guarnición argentina mayor en número en Goose Green (en Malvina del Sur), tras un duro enfrentamiento.

Los británicos avanzaron hacia la principal guarnición argentina que estaba situada en la capital, Puerto Stanley (Puerto Argentino).

El 8 de junio se produjo su mayor desastre, cuando el buque de transporte Sir Galahad fue destruido por aviones argentinos en Port Fitzroy.(foto derecha: Leopoldo F. Galtieri)

Poco a poco, mediante ataques combinados de artillería e infantería para acabar con la intermitente resistencia argentina, los británicos tomaron las tierras altas que rodean Puerto Stanley (Puerto Argentino).

El 14 de junio, la guarnición argentina, a las órdenes del general Menéndez, se rindió.

La Junta Militar que controlaba el poder en Argentina dimitió poco después de la derrota.

Las islas fueron fortificadas por los británicos, manteniendo su carácter de colonia, aunque a sus habitantes se les concedió la plena ciudadanía británica.

En ese contexto llegó a la Argentina el Papa Juan Pablo II. Su visita fue interpretada como un intento de convencer al gobierno de que terminara la guerra. El 14 de junio los 11.000 soldados argentinos se rindieron ante el general inglés Moore. Al día siguiente, Galtieri convocó a la población a la Plaza de Mayo para anunciar la rendición.

FORTALEZA MILITAR INGLESA:
MOUNT PLEASANT
En las islas existe una base militar de las Fuerzas Armadas británicas que amenaza la paz en la región. Los ingleses le pusieron como nombre Mount Pleasant.

El 3 dé enero de 2013, cuando se cumplieron 180 años de la usurpación de las Islas Malvinas, grupos de excombatientes argentinos acompañados por otros sectores sociales le solicitaron al embajador británico en la Argentina que su gobierno «desmantele la fortaleza militar de Mount Pleasant como parte de nuestra lucha por el desmantelamiento de todas las bases militares extranjeras en el continente».

Ubicación: Isla Soledad, Malvinas.

Dotación: En 1982 tenía una dotación militar de 50 efectivos, en la actualidad ese número se eleva a 1500.

Capacidad de movimiento: Fuerzas entrenadas para una rápida intervención.

Capacidad técnica: Aeropuerto de grandes dimensiones (permite operar 80 aeronaves de combate y 20 de transporte) y puerto de aguas profundas.

Función: Campo de prueba de nuevas tecnologías armamentísticas. Campo de entrenamiento de soldados británicos y de otras nacionalidades.

POSICIÓN DE CHILE: Las razones formales aducidas por el gobierno chileno al abstenerse, junto a EE.UU., Colombia y Trinidad y Tobago en la votación del TIAR fue el incumplimiento de parte de Argentina de la resolución 502 de las Naciones Unidas.

La razón de fondo puede haber sido que la política exterior de la junta militar argentina se había vuelto imprevisible y que este nuevo ímpetu de recuperación de la soberanía argentina podía llegar hasta las fronteras chilenas reconocidas por el multilateral Laudo Arbitral de 1977, pero que la Argentina había declarado nulo en forma unilateral.

Chile no podía apoyar una agresión que más tarde se podía volver contra sí mismo. Por esta razón las pésimas relaciones entre Chile y Gran Bretaña se tornaron en cooperación.

Cronología de la Guerra:

FECHAACONTECIMIENTO
02/04/82

Luego de una escalada de situaciones ríspidas en las Georgias, entre la República Argentina y Gran Bretaña; fuerzas argentinas desembarcan en la capital de las Malvinas, y sin ocasionar bajas al pequeño destacamento británico ni a los malvinenses, reestablecen la soberanía argentina sobre las islas.
En las acciones muere el capitán Giachino de las fuerzas navales argentinas.

02/04/82

Se crea el Apostadero Naval Malvinas, y parten los militares ingleses y el Gobernador colonial, con destino a Montevideo.
En la Plaza de Mayo de Buenos Aires, se realiza una masiva concentración de apoyo a la recuperación de las Malvinas.

03/04/82

Tropas argentinas recuperan la soberanía sobre las islas Georgias del Sur, sin producir bajas a los británicos. Durante las operaciones fallecen tres marinos argentinos.

03/04/82

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprueba la Resolución 502; que exige la cesación inmediata de las hostilidades, el retiro inmediato de todas las fuerzas argentinas de las islas y exhorta a los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña a que procuren hallar una solución diplomática a sus diferencias y a que respeten plenamente los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

03/04/82

Estados Unidos autoriza a Gran Bretaña a utilizar la isla Ascensión como base logística.

05/04/82

Renuncia el canciller inglés, Lord Carrington; y la Task Force británica zarpa de Portsmouth.

06/04/82

El general Alexander Haig, designado por el presidente de EE.UU. para interceder en el conflicto; se entrevista en Washington con el canciller argentino, Nicanor Costa Méndez.

07/04/82

El general de brigada Mario Benjamín Menéndez asume el cargo de gobernador militar del archipiélago.

07/04/82

Gran Bretaña dispone una Zona de Exclusión Marítima a partir del 12 de abril, abarcando un círculo centrado en 51° 40′ S – 59° 30′ W, y de 200 millas naúticas de radio.

07/04/82

El gobierno argentino convoca a sus reservas y crea el Teatro de Operaciones Atlántico Sur (TOAS), designando al vicealmirante Juan José Lombardo como su comandante.

08/04/82

En Londres, Haig se entrevista con la primer ministro británica, Margaret Thatcher; quién se muestra intransigente.

09/04/82

El Mercado Común Europeo aprueba sanciones económicas contra la República Argentina.

10/04/82

El presidente argentino, teniente general Leopoldo F. Galtieri, mantiene una reunión con Haig en Buenos Aires; mientras tanto, en la Plaza de Mayo se realiza una multitudinaria manifestación de apoyo a la recuperación de las Islas Malvinas.

11/04/82

El papa Juan Pablo II exhorta a ambos países a deponer actitudes extremas.

12/04/82

Haig llega a Londres para continuar las negociaciones por la paz.

14/04/82

Continúan las gestiones de Haig en Buenos Aires.

19/04/82

Costa Mendez anuncia el pedido de aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) ante la Organización de Estados Americanos (OEA).
Haig regresa a Estados Unidos sin obtener resultados.

20/04/82

Argentina logra la convocatoria para la XX Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de las 21 naciones signatarias del Tratado de Río de Janeiro.

21/04/82

Un avión Boeing 707 argentino encuentra a la Task Force en 19° 20′ Oeste, con rumbo sudoeste, siendo interceptado por un avión caza británico.

22/04/82

Fracasa un intento de desembarco inglés en la isla San Pedro (Georgias del Sur).

23/04/82

Argentina denuncia en la OEA que se han detectado 3 ecos de buques británicos a unas 50 millas al norte de Grytviken, en la isla San Pedro.

24/04/82

La Fuerza Aérea Argentina detecta a la Task Force en latitud 35° 15′ Sur, longitud 27° 55′ Oeste, con rumbo 204 y velocidad 13 nudos.

25/04/82
al
26/04/82

Los ingleses atacan la pequeña guarnición argentina en la isla San Pedro; ponen fuera de combate al submarino «ARA Santa Fe» y toman las Georgias del Sur. En un confuso episodio, es matado un suboficial de la Armada Argentina.

30/04/82

Haig anuncia el fracaso definitivo de las negociaciones y el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, declara formalmente su apoyo a Gran Bretaña, seguido por la imposición de un embargo militar y económico a la Argentina; desconociendo el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

30/04/82

Argentina presenta una nota a la ONU, informando que haría uso del derecho de legítima defensa si es atacada.

30/04/82

En forma accidental, en Caleta Olivia cae un helicóptero del Ejército Argentino, donde perecen 10 militares.

01/05/82

Los británicos inician los ataques aéreos sobre las Malvinas, averiando ligeramente la pista del aeropuerto de la capital de las islas.

01/05/82

Se realizan los primeros combates aeronavales, en los que participan los barcos argentinos «Forrest» y «GC82 Islas Malvinas».
Se produce un ataque aéreo sobre el «ELMA Formosa», siendo impactado por una bomba que no llega a detonar.

01/05/82

El submarino argentino ARA San Luis toma contacto con unidades del enemigo y lanza un ataque torpedero, sin poder evaluar el resultado.

02/05/82

El presidente del Perú, Belaunde Terry, presenta una propuesta de paz al presidente argentino, que es preliminarmente aprobada con algunas modificaciones.

02/05/82

El submarino nuclear británico «HMS Conqueror», torpedea y hunde al crucero argentino «ARA Gral. Belgrano» fuera de la Zona de Exclusión Marítima. Fallecen 323 tripulantes.
El destructor «ARA Bouchard» recibe el impacto de un torpedo, que no llega a explotar.

03/05/82

El aviso «ARA Alférez Sobral» establece combate con helicóteros ingleses, recibiendo luego impactos misilísticos que destruyen su puente de mando. En la acción muere su comandante, el capitán Gómez Roca, junto con siete tripulantes más.

04/05/82

Aviones navales argentinos, equipados con misiles Exocet, atacan al destructor inglés «HMS Sheffield», que posteriormente se hunde. Perecen 20 marinos británicos.

06/05/82

La ONU propone un plan de paz basado en el cese inmediato de las hostilidades, el retiro de las tropas argentinas y de la flota británica, el inicio de las negociaciones, la suspensión de las sanciones económicas a la Argentina y la administración de la ONU en las islas del Atlántico Sur mientras duren las negociaciones.
No fue aceptado por Gran Bretaña.

07/05/82

Londres amplia el bloqueo naval a sólo 12 millas del litoral marítimo argentino. Buenos Aires denuncia ante la ONU y el TIAR que dicho bloqueo es un acto más de agresión del país europeo.

09/05/82

El pesquero argentino «Narwal» es hundido por la aviación inglesa, muriendo el contramaestre Rupp del buque mercante.
Además es derribado un helicóptero del Ejército que acudió a rescatar a los sobrevivientes, pereciendo sus 3 tripulantes.

10/05/82

Gran Bretaña decreta una zona de exclusión aérea de 100 millas náuticas alrededor de la isla de Ascensión.

10/05/82

La fragata británica «HMS Alacrity» hunde al «ARA Isla de los Estados» en medio del Estrecho de San Carlos. Fallecen el capitán Panigadi y 21 tripulantes mas.

14/05/82

Llegan a Buenos Aires los 189 argentinos capturados en la isla San Pedro (Georgias del Sur). Entre ellos, los trabajadores cuya presencia en el archipiélago generó el enfrentamiento.
Los aviones británicos persisten en su ataque a las islas.

15/05/82

Embarcaciones británicas cañonean el Aeródromo Calderón de la isla de Borbón, afectando a diez aviones argentinos en tierra.

16/05/82

Como consecuencia de sucesivos ataques aéreos británicos, son puestos fuera de combate los buques argentinos «ELMA Río Carcarañá» y «ARA Bahía Buen Suceso».

20/05/82

Un helicóptero Sea King de Gran Bretaña se estrella en Punta Arenas (Chile). No se encontraron rastros ni restos de los tripulantes.

20/05/82

Javier Pérez de Cuellar, Secretario General de la ONU, anuncia que sus gestiones en favor de la Paz resultaron inútiles.
El Gobierno peruano presenta una propuesta, que también fracasa.

21/05/82

Luego sufrir daños de magnitud en 4 fragatas, el hundimiento de la fragata «HMS Ardent», perder 3 aviones Harrier y 2 helicópteros, los británicos logran establecer una cabecera de playa en Puerto San Carlos, con la oposición de 2 secciones del RI 25.
Los combates aeronavales tuvieron una gran violencia, reconociéndose en esa batalla el valor de los aviadores argentinos, quienes perdieron 12 aviones y 3 helicópteros.

22/05/82

El «GC83 Río Iguazú» establece un combate aeronaval contra 3 aviones británicos, perdiendo un hombre y derribando un Harrier.

24/05/82

Tras numerosos ataques aéreos, la fragata británica «HMS Antelope» termina hundiéndose en aguas del estrecho de San Carlos.

24/05/82

El Mercado Común Europeo decide el mantenimiento de las sanciones económicas a la Argentina por tiempo indeterminado, con excepción de Italia e Irlanda que no adhieren a la medida.

25/05/82

Aviones argentinos averiaron a tres fragatas misilísticas y hundieron al destructor «HMS Coventry» y al transporte pesado «Atlantic Conveyor».

26/05/82

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprueba la Resolución 505; que pide al Secretario General que emprenda una misión renovada de buenos oficios, entablando inmediatamente contactos con las partes para negociar condiciones mutuamente aceptables para una cesación del fuego; y exhorta a las partes en conflicto a que cooperen plenamente con el Secretario General en su misión.

27/05/82
al
28/05/82

Las tropas inglesas, engrosadas por nuevos contingentes, avanzan sobre Darwin y Pradera del Ganso.
En las acciones muere el teniente coronel Jones de las fuerzas británicas.

28/05/82

Un encendido reclamo por una paz justa y honrosa formula el papa Juan Pablo II durante su visita a Londres. Por otra parte, durante una Reunión del TIAR quedó aprobada una resolución favorable a la Argentina.

29/05/82

Luego de sangrientos combates, debe capitular la guarnición argentina de Darwin.

30/05/82

La aviación argentina, después de un intenso operativo consigue averiar al portaaviones «HMS Invincible». Londres nunca confirmó la información.

01/06/82

Avanzadas británicas llegan al monte Kent, a unos 20 kilómetros de Puerto Argentino. Comienzan los duelos de artillería terrestre.

01/06/82

El avión Hércules TC-63 de la F.A.A. es derribado por un Harrier, falleciendo el vicecomodoro Meisner y otros 6 tripulantes.

03/06/82

En la Habana, el Canciller Costa Méndez, pronuncia un discurso ante los representantes de los No Alineados.

04/06/82

En las Naciones Unidas, un nuevo proyecto de cese del fuego es vetado por EE.UU. y Gran Bretaña.

07/06/82

Un avión de exploración Lear-Jet argentino es abatido por un misil Sea Dart, falleciendo el vicecomodoro De la Colina y otros 4 tripulantes.

08/06/82

La Fuerza Aérea Argentina rechaza un intento de desembarco inglés en Bahía Agradable. Se hunde el transporte de tropas «RFA Sir Galahad» y una barcaza de desembarco; mientras que la fragata «HMS Plymouth» y el transporte de tropas «RFA Sir Tristam», resultan seriamente averiados.

11/06/82

El papa Juan Pablo II llega a la Argentina, para convocar a una reunión de oración por la paz, en medio de una fervorosa manifestación de afecto.

12/06/82

El «HMS Glamorgan» es puesto fuera de combate por un Exocet argentino lanzado desde la costa. En la acción perecen 13 tripulantes británicos.

12/06/82

Las tropas inglesas atacan los montes Two Sisters, Longdon y Harriet, en búsqueda de la batalla final por Puerto Argentino.
Un helicóptero inglés lanza un misil que impacta en viviendas de Puerto Argentino, matando a 2 malvinenses e hiriendo a otros 4.

13/06/82

En dificultoso avance, las fuerzas británicas penetran las defensas argentinas, ocupando todas las alturas que rodean Puerto Argentino.
Un intento de desembarco en la península Camber es rechazado.

13/06/82

Aviones argentinos atacan el puesto de comando del Gral. Jeremy Moore; quién resulta ileso.

14/06/82

Tras duros combates, la guarnición argentina de Puerto Argentino debe capitular. Entre los generales Jeremy Moore y Mario Benjamín Menéndez, respectivamente comandante de las fuerzas británicas y Gobernador militar de las Islas Malvinas, queda acordado el alto al fuego y la consiguiente rendición.

14/06/82

En Buenos Aires, al tomarse conocimiento de los hechos, en horas de la noche se realiza una manifestación en rechazo a la capitulación, en la que se produjeron desmanes y debió ser reprimida por la policía.

20/06/82

Un grupo de fuerzas británicas realiza un ataque contra la base científica «Corbeta Uruguay» de la isla Morrell (Sandwich del Sur), y desaloja por la fuerza a los científicos argentinos allí establecidos. Con este acto terminó la agresión colonial británica y las acciones de combate propiamente dichas.

20/06/82

Gran Bretaña declara formalmente el cese de las hostilidades.

Leopoldo Fortunato Galtieri (1926-2003), militar y político argentino, presidente de la República (1981-1982).

Nació en Caseros, Buenos Aires. Formó parte del grupo militar que derrocó a la presidenta María Estela Martínez de Perón (1974-1976) y fue miembro de la Junta Militar que ejerció la dictadura bajo el gobierno del general Roberto Viola.

En diciembre de 1981 fue designado presidente de la República por la Junta Militar. 

El 2 de abril del año siguiente, ordenó la invasión de las islas Malvinas, provocando el enfrentamiento armado con Gran Bretaña conocido como guerra de las Malvinas, que acabó con la rendición del Ejército argentino el 14 de junio.

Dimitió ante la Junta Militar el 17 de junio y durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1986) fue procesado y condenado por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. (Ver: Golpe Militar en 1976 en Argentina)

Thatcher, Margaret (1925-2013), primera mujer en ocupar el cargo de primer ministro de Gran Bretaña (1979-1990).

Nació en Grantham (su apellido de soltera es Roberts) y estudió ciencias químicas en la Universidad de Oxford.

Desde 1947 hasta 1951 trabajó como investigadora química, pero en 1953, estudió y se especializó en derecho tributario.

Después de ingresar en el Partido Conservador, fue elegida diputada de la Cámara de los Comunes en 1959. Ministra de Educación y Asuntos Científicos (1970-1974) en el gabinete de Edward Heath, provocó una oleada de protestas al abolir la gratuidad de la leche en las escuelas.

Tras la derrota de los conservadores en 1974, se enfrentó a Heath por el liderazgo del partido, que obtuvo en 1975.

 Cuatro años más tarde condujo a los conservadores a la victoria electoral, con la promesa de sofocar la crisis de la economía británica y de reducir el intervencionismo gubernamental.

Alentada por el éxito de su política para las islas Malvinas en 1982, condujo al Partido Conservador a una victoria arrolladora en las elecciones generales de junio de 1983.

En octubre de 1984 salió ilesa de un atentado al explotar una bomba colocada por extremistas republicanos irlandeses en un hotel de Brighton durante un congreso de su partido.

Reelegida en las elecciones de junio de 1987, se convirtió en el primer jefe de gobierno británico del siglo XX que se ha mantenido en el cargo durante tres mandatos consecutivos.

En 1990 y debido a la polémica sobre su política fiscal y a sus reticencias a comprometer a Gran Bretaña en la unión monetaria con Europa, su liderazgo fue severamente cuestionado.

Dimitió en noviembre y le sucedió como líder del Partido Conservador y como primer ministro su antiguo protegido John Major.

Margaret Thatcher ejerció durante su periodo de gobierno una política (que ha pasado a conocerse como ‘thatcherismo’), que consistió en la aplicación extrema de los principios liberal-conservadores, con lo que, en buena medida, desmontó el Estado de bienestar logrado por gobiernos anteriores.

(Ver: El Neoloberalismo)

Poesías de Martha Aria Recordando La Guerra de Malvinas

La Globalizacion del Mundo Moderno,la Tecnologia y las Comunicaciones

La Globalización del Mundo Moderno,la Tecnologia y las Comunicaciones

A lo largo del siglo XX la Humanidad ha conocido un impresionante desarrollo de la investigación científica que, a diferencia del pasado, ha encontrado muy rápidamente aplicaciones tecnológicas. En la base del gran crecimiento económico de los países industriales está esa revolución científico-técnica que ha inundado de nuevos inventos las industrias, los hogares y la vida cotidiana de los seres humanos.

Uno de los campos donde las transformaciones han sido más revolucionarias es el de los medios de comunicación. Todo el planeta es hoy en día un sistema interconectado por redes televisivas, informáticas, telefónicas, y cualquier información es emitida y recibida en segundos. Nos sentimos copartícipes de todo lo que sucede en el mundo.

Como consecuencia de todos estos cambios, la sociedad presenta también, en el umbral del siglo XXI, características diferentes de la de nuestros abuelos. La de hoy es una sociedad esencialmente urbana, con un nuevo papel de la mujer y con un tipo de familia más reducida y más móvil.

Por último, a finales del siglo XX, la concepción decimonónica de la cultura, limitada a unos pocos y esencialmente ligada al conocimiento escrito, ha sido sustituida por una cultura de masas que presenta la ventaja de ser accesible a muchos, pero el inconveniente de simplificar o banalizar muchos de los mensajes.

globalizacion

Durante siglos, los acontecimientos sucedidos en un lugar del planeta tenían importancia y consecuencias para un número limitado de personas. Los efectos de una decisión política tenían un alcance restringido a las fronteras políticas de los Estados y los fenómenos económicos se circunscribían a ámbitos locales o comarcales.

A partir del siglo XVII, la expansión comercial permitió relaciones y flujos cada vez más amplios entre los pueblos del mundo. Pero fueron la Revolución Industrial y la expansión del capitalismo los fenómenos que originaron una organización del mundo en su conjunto como un sistema global en el que las acciones en cualquier lugar del planeta iban teniendo repercusiones en puntos cada vez más alejados.

El fenómeno de la mundialización o Globalización

La Revolución Industrial abrió en Occidente las puertas a la internacionalización de la economía, de la información y de la cultura. La expansión de los europeos por el mundo impuso, mediante el colonialismo, el primer sistema internacional, dominado por Europa. La Primera Guerra Mundial puso fin a ese sistema, provocando el debilitamiento de Europa y la aparición, como nueva fuerza dominante, de Estados unidos de América.

A partir de 1945, tras la Segunda Guerra Mundial, el mundo quedó dominado por las dos grandes potencias vencedoras. EE.UU. y la unión Soviética. El resto de los países se englobaban en mayor o menor medida en uno de los bloques liderados por los dos grandes.

A partir de 1990, la caída del bloque comunista ha impuesto un nuevo sistema mundial, ya no bipolar, sino organizado alrededor de los grandes polos económicos del mundo capitalista: EE.UU.. Japón y Europa Occidental. Mercancías, capitales e informaciones, circulan a nivel planetario, con unos centros de decisión y otros dependientes en un único esquema económico y. en parte, social y político.

El progreso técnico y la liberalización de los intercambios han permitido la mundialización y la expansión del comercio. No sólo las mercancías, sino también los servicios (seguros, licencias, patentes, servicios bancarios…) y los productos culturales y artísticos circulan a una enorme velocidad.

Este gran salto se debe a la posibilidad de concentrar y transmitir rápidamente una gran cantidad de información, lo que permite comprar y vender en cualquier parte del mundo, conociendo la diversidad de la oferta y produciendo para mercados lejanos. Y a ello se añade el desarrollo del transporte, que permite mover personas y mercancías con gran facilidad y a precios cada vez más bajos.

De esta forma, a lo largo del siglo XX, el comercio mundial se ha multiplicado por 100. Esta pujanza de los intercambios comerciales es la base sobre la que se asienta la mundialización de la economía.

El mercado se ha mundializado desde el momento en que los bienes se producen en cualquier lugar a partir de materiales provenientes de cualquier otro lugar y pueden consumirse en cualquier parte del mundo.

Las economías nacionales son cada vez más dependientes de las redes económicas mundiales, tanto por el volumen de las importaciones y exportaciones, como por el poder e influencia de las empresas multinacionales, que implantan sus fábricas y operan en cualquier lugar. Por encima de la organización del mundo basada en la existencia de Estados y de territorios soberanos e independientes, la acción de las empresas y de los negocios conforma una nueva realidad en la que el campo de acción es el conjunto del planeta y en la que se crean lazos y conexiones originados por los flujos de capitales, tecnología, productos o trabajadores. Así, aunque tengan su titularidad en un Estado, su capital carece de nacionalidad, producen en diferentes países y operan en el mercado internacional.

Por eso es cada vez más difícil determinar la verdadera nacionalidad de los productos que consumimos. Se consumen productos de cualquier lugar, aprovechando la amplitud de la oferta, el mejor precio y la mejor calidad.

En la actualidad, el gran desarrollo tecnológico y la facilidad de los transportes permiten una creciente división del trabajo en el ámbito internacional. Así, una máquina, un coche o un ordenador se fabrican con una concepción mundializada de la producción y los productos se descomponen en diferentes procesos, lo que hace posible encargar cada componente del producto (carrocería de un coche, motor, tapicerías, etc.) a diferentes empresas y en diferentes países, teniendo en cuenta solamente la rentabilidad de la producción.

Centros y Periferias

La constitución progresiva del sistema mundo coloca al conjunto de los pueblos del planeta en una situación de interdependencia. Pero este término no significa igualdad, por el contrario, las desigualdades y los contrastes se han acentuado y se han reforzado las jerarquías de unos territorios sobre otros. Así, los países desarrollados ejercen una dominación económica, financiera, tecnológica y cultural sobre el resto del mundo.

En el actual sistema, los países desarrollados constituyen el «centro», área en la que el desarrollo económico y un vasto proceso de industrialización han asentado condiciones de vida más que suficientes, y en la que se concentran los poderes de decisión, de dirección y de innovación.

A esta zona se contrapone un mundo subdesarrollado, o «periferia», donde persisten graves problemas de atraso económico y social y una fuerte dependencia respecto al exterior. A ese conjunto de países se le ha denominado también, como hemos visto al tratar la descolonización, Tercer Mundo.

En el mundo actual, las relaciones económicas y los flujos de circulación de capitales, productos o informaciones se organizan alrededor de tres polos centrales: Estados unidos, Europa y Japón, cuya pujanza reposa sobre una interacción eficaz entre investigación, progreso tecnológico, capitales y desarrollo de actividades industriales y de servicios.

Otros polos secundarios han aparecido entre los países en vías de desarrollo (India, China, Sudeste asiático, Brasil, México, Argentina…) y se configura una organización en círculos concéntricos, dividiéndose la periferia en grados y abarcando realidades muy diferentes. Así, las distancias entre estos países, nuevas zonas industriales, y los marginados de África o de determinadas zonas de Asia o Centroamérica, son tan importantes como entre el centro V las zonas de la periferia que se consideran emergentes.

También las redes y los grandes núcleos de transpones y comunicaciones se distribuyen de forma desigual en e! mundo, en función de la densidad de población, de la antigüedad y calidad de las infraestructuras y de los niveles de desarrollo.

La constitución de redes densas caracteriza a los espacios integrados en los polos dominantes de las economía. De este modo, los países desarrollados son los  que concentran la mayor parte de las nuevas infraestructuras de transporte modernas y de los puntos de acceso complejos (puertos y aeropuertos internacionales, terminales de carga…). Estos espacios, por ser más accesibles, ven reforzada su posición en el sistema mundo y concentran la mayoría del comercio mundial.

El área líder de la economía mundial (EE.UU., Japón y la U.E.) mantiene su papel de predominio mediante el control de los flujos financieros. La principal Bolsa del mundo es la de Nueva York, seguida de las de Londres, Tokio. Francfort y, hoy en día, Hong-Kong y Singapur. La importancia de la Bolsa de un país es proporcional a su desarrollo económico.

Los Estados del Sur ven los precios de sus materias primas establecidos y controlados por las grandes entidades financieras e industriales por cotizaciones en bolsas que se sitúan a miles de Km. La estructura bancaria está dominada por grandes corporaciones internacionales con sede en los países desarrollados. La banca del Sur es dependiente y ejerce de elemento de unión entre el capital local y los centros internacionales de finanzas.

LAS PERSONAS EN UN MUNDO GLOBALIZADO: Estamos en los albores del siglo XXI. La Tierra se encuentra unificada por la comunicación instantánea y por una interdependencia económica y tecnológica cada vez más estrecha. A este fenómeno de interdependencia se lo denomina «globalización». La globalización comprende distintos aspectos.

Desde el punto de vista económico, se afianza a través de pautas de producción y consumo generalizadas que se consolidan y difunden, sobre todo, desde las sociedades más avanzadas.

Tres o cuatro décadas atrás, un auto se fabricaba casi íntegramente dentro de las fronteras de un país; en la actualidad la producción se distribuye en distintos lugares del globo y las empresas multinacionales que los producen no tienen una identidad nacional definida.

Las transformaciones económicas guardan estrecha relación con cambios profundos en el plano tecnológico. La verdadera revolución tecnológica producida en las últimas décadas está sustentada por progresos científicos vinculados fundamentalmente con las tecnologías de la información, que tienen impacto sobre todas las esferas de nuestra nuestra vida. Las nuevas tecnologías han modificado las formas de producción y de intercambio de bienes y servicios; han favorecido la expansión de nuevos sectores económicos y la venta de nuevos productos.

Las nuevas formas que adquirieron los medios de comunicación de masas a causa del satélite, han hechado por tierra las fronteras nacionales. En la actualidad, cada vez más personas pueden acceder a emisiones de radio y televisión de los lugares más diversos del planeta.

Desde el punto de vista de la relación jurídica entre las naciones el siglo que termina fue testigo del surgimiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que constituye un fenómeno de globalización. Significó un intento de encontrar un marco jurídico internacional e implicó una posibilidad de resolver conflictos y de construir proyectos de cooperación entre los países.

También surgieron organizaciones internacionales con objetivos decididamente económicos, como el tratado NAFTA, entre México y EE.UU., o el MERCOSUR, en el que están implicados Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil; otras, como la Comunidad Europea, han constituido formas de organización política nuevas, como el Parlamento Europeo.

Todos estos elementos globalizadores transforman la vida de las personas, cambian el estilo de relaciones entre los seres humanos, influyen sobre sus gustos y costumbres.

La actual globalización de la economía y de la tecnología mundial tiene consecuencias para la vida cotidiana de las personas. Algunos aspectos de este proceso, como la importancia de los medios de comunicación y la informática, han convertido a los adolescentes en sus protagonistas. 

Como consecuencia del proceso de integración mundial iniciado a mediados del siglo XX e intensificado durante las últimas décadas, los adolescentes de todo el planeta han unificado sus formas de vestir, sus gustos en música, comidas y bebidas, hasta tal punto que se ha comenzado a hablar de la existencia de un «adolescente global».