En América Latina

Intervencionismo de Estados Unidos en America Latina en el siglo XIX

Intervencionismo de Estados Unidos en América Latina en el siglo XIX

Hasta el final del siglo XIX, los reclamos de ciudadanos europeos dieron origen a intervenciones o amenazas de emplear la fuerza, fundamentalmente por parte de Gran Bretaña, Francia, España, Alemania e Italia, en unas dieciséis ocasiones y en relación con Venezuela, Nicaragua, Colombia, Santo Domingo y Haití.A medida que se fueron afianzando, los Estados Unidos se vieron cada vez más involucrados en las rivalidades internacionales que se desarrollaban en América latina.

Una vez superada la Guerra de Secesión, los Estados Unidos volvieron a dirigir su mirada hacia el mundo exterior. El Caribe y el golfo de México fueron considerados por buena parte de la dirigencia norteamericana como lugares fundamentales para preservar la seguridad de su nación, ya que eran la ruta de acceso a los puntos del país más expuestos a un ataque, así como Constituían las vías abiertas al sistema de transporte por los ríos Missisipi y Ohio.

También se añadió América Central al afán de control de la dirigencia norteamericana, porque se pensaba que los Estados Unidos debían construir y controlar un canal ístmico. Desde los puntos de vista militar y económico. dicho canal sería importantísimo para la expansión de los norteamericanos en América del Sur y Asia.

No obstante, los estadounidenses estaban seriamente divididos en lo que respecta a las medidas concretas que había que tomar y, sobre todo, al uso de la fuerza militar. Algunos argumentaban que el país tenía un destino (que, en ocasiones llamaban “manifiesto”) consistente en redimir al mundo propagando la civilización anglonorteamericana, la forma de gobierno republicana y el Cristianismo protestante.

Muchos incluían en la concreción de esos objetivos a fomento del desarrollo económico. la educación y la higiene pública. Otros consideraban que una república verdadera jamás debía anexar o establecer un protectorado en ningún otro país de la tierra, porque entonces no habría república sino un imperio al estilo de las viejas naciones europeas.

Todos estos problemas y argumentos salieron a la luz con motivo de la participación del gobierno de los Estados Unidos en la guerra de independencia de Cuba que, como hemos visto, se libró entre 1895 y 1898. Cuba fue la llave de entrada al Caribe y al golfo de México. Desde entonces los norteamericanos desplegaron una política en la que, como puede observarse en el mapa, se conjugaron ocupaciones militares temporarias, establecimiento de bases militares y arrendamientos, compras o acuerdos aduaneros con algunos de los países de la región.

Mientras tanto, a partir de 1898 un volumen creciente de capital norteamericano salió hacia el sur latinoamericano. Los dirigentes estadounidenses comenzaron a desplegar lo que denominaron “diplomacia del dólar”. Inicialmente, gran parte del capital del país del norte fue a parar a empresas particulares que producían materias primas para la exportación, y se concentró en Cuba x en México.

Se hicieron inversiones en la producción de azúcar, en la minería. el tabaco y las empresas de servicios públicos. Entre 1896 y 1915, las inversiones estadounidenses en Cuba aumentaron de unos 50.000.000 a 265.000.000 de dólares. Aunque, en coincidencia con la tendencia general registrada en los países latinoamericanos, seguía predominando el capital europeo.(Sigue Parte I)

Fuente Consultada: Sociedad-Espacio-Cultura América La Argentina 3º Ciclo Prislei-Tobio-Geli

America Latina en el Siglo XIX Intervenciones de Europa y Estados Unidos

EL INTERVENCIONISMO EUROPEO Y LA TUTELA NORTEAMERICANA:

En 1850 cuando los países centrales se consolidan económicamente, salen  al mundo en busca de materia primas y ventas de productos manufacturados.

Estos países comienzan una política imperialista en Asia y África, y Latinoamérica logra ciertos acuerdos con los gobiernos reinantes. Grandes capitales de empresas y banqueros son depositados en los países del cono sur.

  • Europa necesitaba carne, cereales, lanas, cueros, salitre, minerales, cacao, azúcar, café, etc., productos que América podría exportar.
  • Por lo tanto los países tuvieron que realizar diversos ajustes para formar un estado moderno y lograr prosperidad.
  • Tales ajustes fueron:

–         Acabar con las guerras civiles, lograr paz interna

         Redactar leyes o constituciones

         Crear las instituciones para hacer cumplir la leyes.

         Enseñar el respeto por las autoridades.

         Infraestructura civil, como caminos, puentes y puertos.

         Medio de transporte como el ferrocarril

         Comunicaciones instantáneas tipo telégrafo

         Medio de almacenamientos adecuados como silos

         Preparar ejércitos 

Como puede observarse los países latinoamericanos no sólo miraron hacia Europa en busca de mercados para sus productos, sino que también esperaban recibir de ella financiación gubernamental y capital para los proyectos de desarrollo económico.

De modo que después de 1860 comenzó una época de inversiones europeas en gran escala hacia América latina, y se incrementó hasta el inicio de la guerra mundial, en 1914. La mayor parte del capital procedió de Inglaterra, Francia y Alemania.

El capital británico generalmente fue destinado a la construcción de ferrocarriles, la minería (por ejemplo, los nitratos chilenos) y las manufacturas (por ejemplo, los frigoríficos rioplatenses). Los franceses invirtieron en ferrocarriles, bienes raíces, bancos, minería y manufacturas.

En tanto, los alemanes se interesaron por los bancos hipotecarios y las plantaciones (especialmente en América Central).

Si por un lado los vínculos económicos entre Europa y Latinoamérica contribuyeron a alimentar el mutuo proceso de modernización, los crecimientos desiguales en el desarrollo económico de ambos continentes generaron conflictos que muchas veces llevaron a la confrontación armada.

Entre 1830 y 1890 las potencias europeas intervinieron directamente en América latina, empleando grados diversos de fuerza militar. Según una arraigada costumbre internacional, las grandes potencias tenían que proteger la vida y los bienes de sus ciudadanos establecidos en países extranjeros, así como debían hacer que se cumplieran las normas de comportamiento que se consideraban civilizadas.

Esto último abarcaba desde la supresión de la trata de esclavos hasta el castigo a quienes atacaran a extranjeros o pusieran trabas al comercio internacional.

Los problemas económico-financieros que tuvieron varios países latinoamericanos condujeron a la mayoría de las intervenciones armadas europeas.

En ese sentido, los franceses bloquearon el puerto de Veracruz al negarse el gobierno de México a responder por varios reclamos que hacían ciudadanos de Francia por falta de pago, agresiones o abusos contra su propiedad.

Con el objeto de obligar al gobierno mexicano a cumplir con los reclamos de sus ciudadanos, la marina francesa bombardeó la fortaleza de San Juan de Ullúa en abril de 1838, y finalmente las deudas reclamadas se renegociaron.

El mismo tipo de conflicto motivó la intervención de Francia, Gran Bretaña y España en 1861. Esa presión armada condujo finalmente, como ya hemos visto, al emperador Maximiliano de Austria al trono y a su posterior fusilamiento, luego de que las tropas francesas se retiraran, en 1867. (Sigue Parte II)

Fuente Consultada: Sociedad-Espacio-Cultura América La Argentina 3º Ciclo Prislei-Tobio-Geli