Enfermedades Frecuentes

Etapas en la Digestión de los Alimentos Cuerpo Humano

Etapas en la Digestión de los Alimentos

En 1825, el médico estadounidense William Beaumont (1785-1853), que prestaba servicio en el ejército, tuvo que curar una herida de arma de friego de aproximadamente 2,5 cm de ancho que se encontraba en un costado y dejaba ver el interior del estómago del paciente. Esto permitió a Beaumonr observar las transformaciones que se producían en el interior del estómago y tomat unas muestras de jugo gástrico.

El jugo gástrico es un líquido producido por las glándulas que se encuentran en la mucosa gástrica y elaboran sus secreciones de forma continua en cantidad variable, unos 1500-2500 ml. al día. Se presenta como un líquido límpido, fluido e incoloro, y su importancia reside en su función de descomposición de las proteínas en grupos de aminoácidos más pequeños.

Gracias a esras observaciones Beaumont pudo obtener preciosas informaciones acerca del proceso digestivo, y sus descubri-mienros renovaron el interés hacia los estudios científicos en este ámbito.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Sabemos que los alimentos realizan en nuestro organismo importantísimas funciones: aportan los elementos necesarios para la formación y desarrollo de los innumerables compuestos orgánicos que lo integran y suministran las calorías necesarias para la vida, en una serie de procesos químicos que se efectúan, muchos de ellos, en la intimidad de las células.

Pero nosotros no ingerimos sustancias simples, capaces de ser asimiladas inmediatamente a nuestros tejidos, sino que, por el contrario, nuestros alimentos son cuerpos compuestos, formados por una serie de elementos agrupados de distinta manera, como sucede con el pan, la carne, etc.

Ahora bien, este pan, esta carne, no se incorporan a nuestro cuerpo según se ven, sino que son desmenuzados, desintegrados paulatinamente hasta sus componentes más simples, que, entonces sí, son absorbidos e incorporados a nuestros propios tejidos, adonde son llevados por la corriente sanguínea.

Todos estos procesos de orden físico-químico, que llevan a la destrucción de la materia constitutiva de los alimentos hasta sus componentes básicos asimilables y su ulterior absorción, constituyen, en resumen, la digestión.

Ésta se lleva a cabo en el aparato digestivo, por medio de un conjunto de compuestos, casi todos ellos fermentos, que forman parte de los jugos digestivos elaborados por una serie de glándulas, que los vuelcan con sus secreciones, a lo largo del citado aparato, desde la boca hasta el intestino. Este proceso es común a los tres principales componentes de los alimentos: grasas, hidratos de carbono y las denominadas proteínas.

¿QUÉ ES  EL ALIMENTO?
Es necesario recordar que los alimentos se componen de tres clases de sustancias fundamentales:
1) hidratos de carbono o glúcidos: azúcares, almidón, celulosa, etc., contenidos sobre todo en los vegetales, en el pan y en las pastas;
2)
grasas o lípidos: contenidos en la manteca, aceites, etc.;
3) proteínas o prótidos: se encuentran en la carne, huevos, quesos, etc. Se hallan, además, sustancias inorgánicas, agua y sales minerales, necesarias a nuestro organismo.

ESQUEMA DEL APARATO DIGESTIVO

Etapas en la Digestión de los Alimentos

ETAPAS DE LA DIGESTIÓN

1) DIGESTIÓN BUCAL. Los dientes trituran los alimentos, mientras las glándulas salivales vuelcan su secreción, la saliva, en la boca. Esta saliva, por medio de un fermento, la tialina, transforma el almidón en un azúcar simple, la maltosa. Además embebe los alimentos y lubrica la mucosa bucal.

2) DE LA BOCA AL ESTÓMAGO. El alimento masticado, que origina la formación del bolo alimenticio, es deglutido y, por medio del esófago, llega hasta el estómago.

3) LA DIGESTIÓN GÁSTRICA. El jugo gástrico segregado por las glándulas de la mucosa del estómago posee dos integrantes fundamentales en la digestión: el ácido clorhídrico y la pepsina.

corte esquematico del estómago

El primero disuelve ciertos elementos (fibras conjuntivas, nucleoproteínas, etc.) y crea un medio cuya acidez favorece la acción de la segunda, que es un poderoso fermento   actuante   sobre   las   proteínas,   desdoblándolas en cuerpos más simples: peptonas y albumosas. La acción de aquéllos resulta favorecida por los movimientos que el estómago imprime a la masa alimenticia permitiendo primero su mezcla y, luego, su progresión hacia el intestino.

 4) DEL ESTÓMAGO AL INTESTINO. Después de un tiempo, que varía entre 1 y 6 horas, según los alimentos, se ha completado la digestión gástrica y el bolo alimenticio ha sido transformado en una papilla blanquecina llamada quimo. El estómago, entonces, contrayéndose, lo envía hacia el intestino, pasando a través de un anillo muscular a modo  de válvula,   llamado píloro   (válvula gastrointestinal).
 5) LA DIGESTIÓN INTESTINAL. Cuando el quimo llega a la primera porción del intestino, el duodeno, se inicia la digestión intestinal, mediante la acción de tres jugos, que son los siguientes:

1) Jugo duodenal o intestinal: es producido por las células de la pared del duodeno y posee varios fermentos: erepsi-na, que actúa sobre las peptonas desdoblándolas en aminoácidos; lipasa, que desdobla las grasas; maltasa, que tranforma la maltosa en glucosa; invertasa, que desdobla la sacarosa en fructosa y glucosa.

2) Jugo pancreático: segregado por el páncreas y llevado al duodeno por los conductos pancreáticos (de Wirsung y de Santorini), este importantísimo jugo digestivo actúa sobre los tres tipos de sustancias que componen los alimentos, por medio de cuatro fermentos que son:
a) tripsina: actúa sobre las peptonas y albumosas, transformándolas en aminoácidos asimilables;
b) lipasa, desdobla las grasas, ayudada por la bilis y las transforma en ácidos grasos y glicerina, fácilmente absorbibles por el intestino;
c) amilasa, completa la acción de la saliva y jugo intestinal, desdoblando el almidón en glucosa;
d) maltasa: desdobla la maltosa en glucosa.

3) Bilis: segregada por el hígado y almacenada en la vesícula biliar, cuando llega al intestino cumple importantes funciones: emulsiona las grasas, favorece la absorción de ciertos ácidos, excita los movimientos del intestino, etcétera.

 6) LA ABSORCIÓN INTESTINAL. Después de ser, como hemos visto, profundamente transformada, el quimo se convierte en una masa muy fluida, a la cual se le da el nombre de quilo. A medida que la digestión se va completando, las sustancias alimenticias, transformadas en otras capaces de ser utilizadas por el organismo, van siendo absorbidas por conducto de las vellosidades intestinales.

En toda la mucosa del intestino delgado, las vellosidades van absorbiendo el quilo, por medio de las células absorbentes que las recubren.

Las grasas pasan en parte a los vasos linfáticos y de éstos al conducto torácico que las conduce al sistema sanguíneo. En cambio, las proteínas, los azúcares y las sales penetran en los capilares; de allí pasan a la vena porta, que los conduce directamente hasta el hígado.

7) LA LABOR DE LAS BACTERIAS. En el intestino grueso es absorbida el agua; por otro lado, millones de bacterias atacan la celulosa de los alimentos vegetales, que no es alterada por los jugos digestivos, y la transforman, aunque en pequeña parte, en glucosa asimilable.
8) LA EXPULSIÓN. Finalmente la masa de sustancia, privada de todos los materiales alimenticios y de buena parte del agua, queda reducida a una pasta formada por desechos no digeribles, moco, sales y productos intestinales no asimilables, que es expulsada formando las materias fecales.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Ilustrada de Lujo Tomo VII – La Digestión-

 

 

Los Dolores Mas Frecuentes Causa de los dolores mas comunes Evitar

LOS DOLORES MAS FRECUENTES Y SUS CAUSAS

Aportar en la caja de jubilación es algo perfecto para vivir bien el día de mañana, pero si hablamos de salud no basta con ahorrar. También hay que seguir pautas que aseguren un futuro perfecto, lleno de energía y vitalidad.

1-COMER BIEN , PERO SIN CARENCIAS
Todos sabemos que una dieta equilibrada está compuesta por fruta, verdura, hidratos de carbono, algunas proteínas y pocas grasas y azúcares. Pero la mayoría tenemos alguna deficiencia nutricional. A veces, por capricho, dejamos de comer algún alimento y no lo sustituimos por otro que tenga propiedades parecidas. Gravísimo error. Por ejemplo, si «odia» las lentejas, debería comer más espinaca. Según un informe de la Organización Panamericana de la Salud, cerca del 30 por ciento de las mujeres tienen deficiencia de hierro. Algo parecido sucede con el calcio: la mayoría de las mujeres, para cuidar la línea, dejan de tomar productos lácteos en lugar de decidirse, aunque sea, por las versiones descremadas. Los suplementos vitamínicos no tienen punto de comparación con los beneficios que reportan los alimentos frescos y naturales.

2-DEPORTE, AUNQUE SEA POCO
Las mujeres entre 16 y 24 años son dos veces más sedentarias que los chicos de la misma edad. La mayoría de las chicas de 18 años hacen el mismo ejercicio que sus madres que tienen 50, lo que provoca que los niveles deestamina y energía de ambas sean casi los mismos. Algo imperdonable. El ejercicio en una persona joven es vital para evitar accidentes coronarios en la edad adulta. Así, es necesario hacer de forma regular algún tipo de deportes, que nos haga respirar de una forma un poco más acelerada que la habitual. 30 minutos, cinco veces a la semana, son suficientes para llenar nuestro organismo de energía para el día de mañana. No es necesario gastar dinero en un gimnasio súper profesionalizado. Andar en bicicleta, caminar a buen ritmo o hacer cosas que alteren el puso -subir escaleras o una pequeña carrera- es suficiente. Hacer ejercicio debe ser un hábito como lo es alimentarse en forma sana.

3-DORMIR LO SUFICIENTE
El sistema inmunitario se puede ver afectado si se padece insomnio. Pero no deben tomarse pastillas para dormir porque éstas modifican los períodos del sueño y producen somnolencia cuando se está despierto. Siete horas son suficientes para descansar y levantarse con vitalidad, para afrontar el nuevo día.

Para combatir el insomnio o mejorar la calidad del sueño hay que seguir estas pautas:
El dormitorio debe estar a una temperatura ideal, ni demasiado frío ni
demasiado caliente.
No se debe trabajar, leer o ver la televisión en la cama.
• No tomar alcohol o bebidas estimulantes como té, café o gaseosas a partir de las siete de la tarde.
No ingerir muchos alimentos en la cena.
• Acostarse más o menos a la misma. hora todos los días.

4-CUIDAR LA DENTADURA
Evitar los alimentos y bebidas azucaradas, cepillar los dientes tres veces al día y hacerse una revisión dental cada año son un seguro de buena dentadura el día de mañana. Según algunas estadísticas, las mujeres se cepillan los dientes dos veces más que los hombres y de forma más delicada. Para que el cepillado sea correcto se debe tomar el cepillo como si fuera una lapicera y colocar las cerdas donde se juntan el diente y la encía. Después hay que mover el cepillo de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda. La limpieza debe ser minuciosa: lo mejor es recorrer «mentalmente» cada diente, por fuera y por dentro.

5-DEJAR DE FUMAR
El peligro del tabaco está demostrado por médicos de todo el mundo, pero a pesar de ello el vicio no desaparece. Dejar de fumar disminuye el riesgo de padecer enfermedades coronarias y pulmonares. Entre otros males, las fumadoras adelantan la menopausia en dos o tres años, con relación a las que no fuman. Los fumadores pasivos acaban teniendo casi los mismos riesgos.

6-UN SENTIDO POSITIVO DE LA VIDA
Tener buena salud física implica tener buena salud mental. Hay que ver las cosas buenas de la vida y no fijarse sólo en las malas. Entre los 35 y 45 años de edad, más del 30 por ciento de las personas sufren depresiones; esto sucede porque en este periodo empieza el declive físico. Para tener un sentido positivo de la vida se recomienda reservar un tiempo para hacer las cosas que a uno realmente le gustan: practicar deportes, estar con amigos o perder el tiempo porque sí. Cuando los síntomas de decaimiento mental no se superan con estas técnicas, lo mejor es acudir a un especialista.

7-ALCOHOL BAJO CONTROL
Recientes estudios demostraron que el alcohol es bueno para la salud, pero tomado con moderación. Es cierto que, a partir de los 40 años en el hombre y después de la menopausia en la mujer, el alcohol puede prevenir enfermedades cardiovasculares, pero las integrantes del sexo débil deben ser más cautas debido a que su constitución física es menor. Esto, unido a que su cuerpo tiene un porcentaje menor de grasa, contribuye a hacer más difícil la eliminación del alcohol, convirtiéndose así en candidatas perfectas para las enfermedades hepáticas, incluso la cirrosis. Más de tres vasos de alcohol al día puede ser perjudicial para la mujer. Hay que tener en cuenta que el cuerpo necesita 48 horas de abstención para recuperarse de una borrachera.

8-CONTROLAR EL SOL
La regla de oro para tener una piel perfecta en la vejez es huir del sol. El daño solar es irreparable y no se corrige con ningún producto dermatológico o de belleza. Si durante la infancia y hasta los 20 años se toma sol con una buena protección solar, a los 40 años se tendrá una piel brillante y tersa. A partir de esta edad conviene recurrir a las cremas con alto factor de protección, ya que acechan otros males, como las arrugas y manchas. Otra medida es limpiarse el cutis suavemente dos veces al día, evitar lavarse demasiado la cara y utilizar cremas hidratantes.

9-OJO CON LA VISTA
Es uno de los órganos que más sufrió durante este siglo. La lentes de contacto, las pantallas de las computadoras y el trabajo en espacios cerrados -fundamentalmente si hay fumadores-hacen que nuestros ojos se irriten con frecuencia. Además, las mujeres tienen que sumarle un riesgo extra: los maquillajes. Para evitar infecciones no hay que refregarse, y al menor síntoma de enrojecimiento visitar al oculista, sin emplear colirios caseros que devuelven el color blanco pero que seguramente no atacarán el problema. Si se trabaja frente a una PC hay que descansar la vista cada 30 minutos. Importante: la consulta al oculista debe ser anual, aunque no se note ningún síntoma de pérdida de visión.

10-PRACTICAR SEXO SEGURO
Las enfermedades de transmisión sexual son las que más pueden afectar a la salud futura. Algunas de ellas se sufren sin síntomas aparentes, y sin embargo pueden causar esterilidad en la mujer, porque, por ejemplo, bloquean las trompas de Falopio. Un consejo útil para las mujeres: recordar que las infecciones urinarias se pueden combatir bebiendo dos litros de agua al día.