Enrique Huxley

Vida y Obra de Russell Wallace Teoria de la Seleccion Natural

Vida y Obra de Russell Wallace
Teoría de la Selección Natural

Alfred Russel Wallace (8 de enero de 1823 – 7 de noviembre de 1913) fue un geógrafo y naturalista inglés. Wallace es conocido sobre todo por haber alcanzado el concepto de selección natural, central en la teoría biológica de la evolución, independientemente de Charles Darwin.

wallace russelEl nombre de Darwin y la evolución están inseparablemente ligados, a pesar de que el primer anuncio público de la teoría de lal selección natural no lo realizó Darwin solo, sino conjuntamente con Alfred Russell Wallace.

Aunque hacía muchos años que Darwin había concebido la idea de la evolución por la selección natural, estando ya por hacerla pública recibió una carta de Wallace, en la que le exponía una teoría casi análoga a la suya.

Eran tan semejantes, que Darwin, en una carta dirigida a Lyell, escribió: … “si Wallace hubiera poseído el esbozo del manuscrito que redacté en 1842, no habría podido hacer él un resumen mejor y más corto”. Así que, en julio de 1858, Darwin y Wallace presentaron una comunicación conjunta a la Linnean Society.

A lo largo de su vida, Wallace continuó defendiendo la teoría de la evolución, aunque sus puntos de vista presentaban ligeras diferencias con los de Darwin. Él opinaba que la supervivencia del mejor adaptado era el factor fundamental en la lucha por la vida, con lo que no estaba de acuerdo Darwin. Wallace también afirmaba que la selección natural no podía explicar ciertas características de los seres humanos: su inteligencia, la pérdida del pelo del cuerpo y el desarrollo especializado de las manos.

Wallace nació en Usk, Monmouthshire (Gran Bretaña), en 1823. Aunque estudió arquitectura y topografía, ya a los veinte años se sintió interesado por la historia natural, vocación que mantuvo hasta el fin de su vida. Fue un naturalista autodidacto que viajó mucho por América del Sur y sudeste de Asia, recogiendo ejemplares para su colección. Durante su estancia en Sudamérica, acompañado del naturalista inglés H. W. Bates, se mostró muy interesado por la extraña semejanza en la disposición de los colores,

 

observada en insectos entre los que no existía ninguna relación, y dedicó muchos de sus escritos a estos casos de semejanza.

 

Sobra maestra es, sin lugar a dudas, The Geographical Distribution of Animals (La distribución geográfica de los animales), publicada en 1876, que aún está considerad como un trabajo importante en materia d zoogeografía, y, en este campo biológico su nombre se ha perpetuado en la llamad línea Wallace.

Esta línea separa el archipielago Malayo en dos regiones, cada una con sus plantas y animales característicos. Por ejemplo, al este de la línea, los únicos mamíferos nativos encontrados son los marsupiales (mamíferos provistos de bolsa) y los monotremas (mamíferos ovíparos); al oeste sólo se encuentran mamíferos placentario Esto sugirió a Wallace la idea de que h islas del oeste habían estado, en otros tiempos, unidas a Asia, y las del este, a Australia La línea Wallace pasa entre Borneo y las Célebes al norte, y entre las islas de Bali y Lomboc al sur.

 

Su mente privilegiada le condujo a investigar muchos problemas relacionados con evolución, como la construcción de nidos por los pájaros —es decir, hasta qué punto trata de una cosa instintiva o producto la inteligencia—, el significado de las miradas diferenciaciones de color que se encuentran entre pájaros de ambos sexos de misma especie, y el hombre y su evolución

Al final de su vida, fue un detractor enérgico de la práctica de la vacunación, recien introducida, y se hizo espiritista. Estuvo siempre dispuesto a señalar el papel principal que Darwin había desempeñado en formulación de la teoría de la evolución deducida por ambos, independientemente Wallace falleció en 1913.

 

Biografía de Humboldt Alejandro Vida y Obra Cientifica

Biografía de Humboldt Alejandro
Vida y Obra Científica

El barón Federico Enrique Alejandro Humboldt, hijo del camarero del rey de Prusia, nació en Berlín en 1769. Destinado a una carrera política, estudió finanzas en la Universidad de Frankfurt, sobre el Oder.

Pero desde temprana edad demostró que su verdadero interés residía en los reinos de la naturaleza y, en consecuencia, se dedicó al estudio de la geología en Freiburg, anatomía en Jena y hasta astronomía. Su primera publicación, un tratado sobre las rocas basálticas del Rin, apareció en 1790.

A ésta siguió una publicación sobre la flora de las minas de Freiburg (1793), un trabajo acerca de la irritabilidad de las fibras musculares y nerviosas de los animales (1799) y diversos trabajos relativos a la mineralogía.

En 1796 renunció a su puesto oficial de asesor de minas con el fin de dedicar mas tiempo al estudio de la naturaleza, y tres años después organizaba una expedición de exploración científica por Sudamérica.

Durante los cinco años siguientes no solamente exploró una vasta zona de América del Sur, sino que echó las bases de una geografía física y meteorológica en un amplio sentido de las ciencias exactas. Fue el primero en estudiar la proporción en que desciende la temperatura con la altitud, investigación que comprendió la ascensión al Chimborazo y otros elevados picos andinos.

Consideró, asimismo, el origen de las tormentas tropicales y descubrió que la intensidad del magnetismo terrestre disminuye hacia el ecuador (si bien uno de sus rivales reclamaba este descubrimiento). Sus trabajos sobre la distribución geográfica de las plantas y de los animales afectados por las condiciones físicas, fueron los primeros en este campo.

Uno de sus hechos más importantes fue el trazado de un mapa de la superficie terrestre con líneas que unían puntos de igual temperatura media (isotermas), con lo que suministró por primera vez un medio de comparar los estados climáticos de diversas regiones. Sus servicios prestados a la cartografía fueron también considerables.

Sus exploraciones corrigieron muchos errores y llenaron infinidad de claros en el mapa de Sudamérica y mediante cálculos astronómicos determinó cientos de posiciones terrestres. En 1829, Humboldt se embarcó en otra expedición, esta vez al norte de Asia, patrocinada por el gobierno de Rusia. Los principales acontecimientos de estos viajes fueron el examen de los yacimientos de oro y platino y el descubrimiento de diamantes.

Otros trabajos comprendían la colección de ejemplares botánicos y las observaciones magnéticas (el magnetismo terrestre fue uno de sus principales campos de investigación). Los trabajos científicos de Humboldt solían verse interrumpidos por los servicios que prestaba al estado. Ocupó una posición muy elevada en la corte prusiana y a partir de 1830 se le solía distinguir con misiones diplomáticas en la corte del rey Luis Felipe de Francia.

Hasta tal situación resultó beneficiosa para la ciencia, pues Humboldt insistía en la necesidad de que las naciones cooperasen en el campo científico. En este sentido, constituyó un éxito inicial la fundación de una cadena de estaciones magnética y meteorológicas en toda Rusia.

Entre los años 1845 y 1847 aparecieron los dos primeros volúmenes de los últimos y principales trabajos de Humboldt. Se trata de Cosmos, en el cual su autor trata de establecer y describir cuanto concierne al mundo físico. Tal fue la culminación de una idea nacida hacía medio siglo y cuya realización vio demorada repetidamente. El tercero y cuarto de los volúmenes de su obra fueron publicados en 1850 y 1858, en tanto que una parte del quinto apareció como trabajo póstumo.

Falleció en 1859. Resulta difícil estimar el verdadero valor de la contribución científica de este sabio, en parte porque no se le puede atribuir ni un solo gran descubrimiento y en parte porque sus investigaciones abarcan un campo tan amplio. Por ejemplo, hasta encontró tiempo para trabajar con Gay Lussac en la realización de experiencias acerca de la composición química de la atmósfera. Pero no hay ninguna duda de que el interés despertado en Europa como resultado del variado trabajo de Humboldt, contribuyó a la causa de las exploraciones científicas. Como merecido tributo, llevan su nombre varias poblaciones, un río, cadenas de montañas, un glaciar y hasta una corriente marítima.

EL MUNDO FÍSICO DE HUMBOLDT: El espíritu universal de Humboldt lo llevó a predicar una de las doctrinas científicas menos en boga en el siglo XVIII, que le tocó  ver en parte: la cooperación en todos los adelantos. Desde el encumbrado pedestal en que lo colocó la influencia real, Humboldt se dedicó en Prusia, Francia y Rusia a extender una amplia red de fundaciones propulsoras de las exploraciones por América y Asia.

Los cinco volúmenes escritos por Humboldt, abarcan todos los aspectos de la geografía: la matemática o astronómica; la física y la descriptiva o política. Hábil dibujante, Humboldt trazó mapas complementarios de regiones exploradas por él donde se delinearon isotermas (líneas de igual temperatura media). Sus amplias descripciones geográficas son fuente inagotable de valiosas nociones de los climas, altitudes y agentes meteorológicos de todo el Universo.