Evangelización en Argentina

Compañia de la Bahía de Hudson Historia y Objetivos

Compañía de la Bahía de Hudson

Compañía de la Bahía de Hudson, empresa mercantil inglesa fundada en 1670, cuando el rey de Inglaterra Carlos II otorgó una carta de privilegio a su primo el príncipe Ruperto y a otros diecisiete nobles y caballeros, que les aseguraba el monopolio del comercio en la región bañada por los ríos que desembocan en la norteamericana bahía de Hudson.

Compañía comercial inglesa creada en 1670 por el rey Carlos II de Inglaterra. En aquellos tiempos, cuando Canadá llevaba el nombre de Nueva Francia y pertenecía a Francia, un comerciante francés regresó de una expedición a las regiones desconocidas del NO. trayendo varios fardos de pieles de castor.

El gobernador de la Nueva Francia no prestó atención a los relatos del viajero sobre las valiosas pieles que podrían obtenerse en las regiones visitadas por él, y se limitó a aplicarle una multa por haberse dedicado al comercio sin permiso.

El traficante se trasladó entonces a Inglaterra, donde vendió fácilmente su secreto a un importante grupo de hombres acaudalados. Encabezados por el príncipe Ruperto, primo de Carlos II, muy pronto formaron éstos la Compañía de la Bahía de Hudson. Se les otorgó para su explotación una área vagamente delimitada en torno a la bahía. Los negociantes establecieron algunos fuertes y celebraron convenios con los indios. Las pieles abundaba y rendían más del 200 por ciento de ganancia.

compañia bahia de hudson

Compañía de la Bahía de Hudson: Durante más de 200 años, la Compañía de la Bahía de Hudson envió exploradores y comerciantes a la inhóspita región de los Territorios del Noroeste, en Canadá. La ilustración que aparece en la imagen, fechada en 1882, muestra el momento en el que una expedición hace acopio de suministros en uno de los múltiples establecimientos comerciales que la compañía poseía en la zona bañada por los ríos que desembocan en la bahía de Hudson.

La primera compañía mantuvo sus negocios en el mayor secreto, y nadie conocía, fuera de sus miembros, como se nombraban los funcionarios  de la empresa,  ni los  resultados  de les negocios de la misma. Entre tanto, los francéses del Canadá veían con alguna preocupación la presencia de aquellos extranjeros en las cetas de la Bahía de Hudson y, durante muchos años,   se  dedicaron  a  atacar  y  destruir  su fuertes  y  a  ejercer presión  sobre  los  indios para que no les vendieran pieles.

En 1713, cuando Francia fue derrotada por Inglaterra, los franceses abandonaron su campaña y la compañía prosiguió su comercio sin obstáculos. La rivalidad renació al fundarse, a fines del siglo XVIII, la Compañía del Noroeste, integrada por escoceses y francocanadienses en Montreal, y degeneró en una guerra civil. En 1814 llegaron finalmente a un acuerno y ambas compañías se fusionaron en 1821.

En 1869 el Canadá se trasformó en dominio, es decir, en un estado prácticamente independiente, y se negó a permitir que una empresa privada disfrutara del privilegio de cerrar el comercio del país cierta parte del territorio de éste. A pesar de los esfuerzos de la compañía para evitarlo, principiaron a circular rumores acerca de las grandes riquezas en recursos naturales que dicho territorio encerraba. Los E.U.A., instalados ya en Alaska, veían con interés aquellas tierras. Así pues, la compañía se vio precisada a deshacerse de su monopolio. Hoy funciona como cualquier otra empresa particular.

Durante la primera guerra mundial 300 de sus navios trasportaron pertrechos de guerra y comestibles a Francia y a Bélgica. Desde entonces ha continuado creciendo considerablemente la aludida empresa. Sus actividades han logrado extenderse a territorios no explorados, gracias a sus puertos y factorías, y posee importantes tiendas en las principales ciudades del Canadá.

Biografía de Hudson Enrique Explorador y Navegante

BIOGRAFÍA DE ENRIQUE HUDSON – EXPEDICIONES AL POLO NORTE

( ? -1611?). Navegante y explorador inglés. Con su hijo Juan y diez hombres de tripulación se embarcó, al servicio de una compañía de Londres, con el fin de encontrar una ruta a China y el Japón por las regiones árticas. Al acercarse a Groenlandia Se encontraron en un mar de hielo.

Hudson llegó a Spitzberg (hoy Svalbard y siguió por la costa hasta más allá de 80 grados de latitud norte, el punto más cercano al Polo Norte alcanzado hasta entonces por los marinos ingleses. Pero su barco quedó preso en el hielo hasta el punto de destrozarlo casi,  y Hudson tuvo que regresar a Inglaterra.

Hudson Enrique

Hudson Enrique

Al año siguiente repitió la expedición en el mismo barco. Esta vez navegó a lo largo de la costa de Noruega y llegó a Nueva Zembla, pero lo venció de nuevo el hiél y tuvo que regresar a Inglaterra.

Para entonces los empresarios de Londres no se hallaban, ya  dispuestos  a  enviar nuevas expediciones, pero la fama de Hudson como marino se había extendido a Holanda, y la Compañía Holandesa de las Indias Orientales lo invitó a que hiciera, por cuenta de ella, un viaje de exploración. Los holandeses equiparon una pequeña nave llamada Media Luna y le dieron instrucciones de que intentara de nuevo un paso a China y el Japón por el NE. Zarpó de Amsterdam en abril de 1609 con una tripulación de ingleses y holandeses, en su tercero y más importante viaje. En mayo llegó a Nueva Zembla, pero el hielo los detuvo de nuevo y la tripulación empezó a desanimarse.

Hudson decidió seguir hacia el O. y encontrar el océano que el capitán Juan Smith decía que se encontraba al N. de Virginia. El Media Luna llegó a la costa americana en julio y navegó hacia el sur hasta la bahía de Chesapeake. Después regresó al N., y ancló en Sandy Hook, en donde los indios le llevaron tabaco, grosellas y trigo.

El 3 de septiembre navegó en lo que hoy es la Bahía de Nueva York, y al día siguiente, después de rodear la Isla de Manhattan, remontó el río que lleva hoy su nombre. Subió hasta Albany, pero, dándose cuenta de que por dicho río no encontraría el paso que buscaba, regresó. Después de tomar posesión del país en nombre de Holanda, pasó frente a Sandy Hook el 4 de octubre de 1609. Casi todos los miembros de la tripulación estaban enfermos, pero el Media Luna llegó finalmente a Dartmouth, Inglaterra, donde se apoderó de él el gobierno inglés.

El rey Jacobo se disgustó porque Hudson había navegado bajo una bandera extranjera e impidió que él y los demás ingleses de la tripulación dieran informes a la Compañía Holandesa de las Indias Orientales.

Obligado a servir a su propio país, salió Hudson de Londres en abril de 1610 en su cuarto y último viaje. En su pequeño barco Descubrimiento encontró el paso llamado Estrecho de Hudson y descubrió la Bahía de Hudson, en donde los bloqueó el hielo del invierno.

Mucho sufrieron él y los suyos debido al frío y la falta de alimentos. Cuando vino el deshielo, en la primavera, sus hombres se amotinaron. En un bote abierto abandonaron a su valiente capitán, con su hijo y los miembros  enfermos  de la tripulación, y se alejaron.   Nunca se volvió a saber de Hudson.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Barsa de Consulta Fácil Tomo VIII

La Vida en la Misiones Jesuitas de Paraguay Organizacion Social

La Vida en la Misiones Jesuítas de Paraguay

En 1609, dos monjes jesuitas se embarcaron en una misión con los indios guaraníes del este del Paraguay. Con el tiempo, los jesuitas establecieron más de treinta misiones en esa región.

Por estar muy bien organizados y ser entusiastas, los jesuitas transformaron sus misiones en empresas rentables. Esta descripción de una misión jesuita en Paraguay la escribió Félix de Azara, soldado español y científico.

Félix de Azara, descripción e historia de Paraguay y Río de la Plata

«Luego de hablar de las aldeas fundadas por los jesuitas y de la manera en que se fundaron, analizaré el gobierno que establecieron en ellas… En cada pueblo vivían dos monjes, un curato y un subcurato, quienes tenían asignadas ciertas funciones. El subcurato se encargaba de todas las tareas espirituales, y el curato de toda clase de responsabilidad temporal… El curato no permitía a nadie trabajar por una ganancia personal; exigía a todos, sin distinción de género o edad, que trabajaran para la comunidad, y él mismo veía que todos se alimentaran y vistieran igual.

Con este propósito, los curatos colocaban en bodegas todas las frutas agrícolas y los productos industriales, y en los pueblos de españoles vendían sus excedentes de algodón, ropa, tabaco, verduras, pieles y madera, lo que transportaban en sus propios barcos por los ríos más cercanos, y regresaban con los instrumentos y las cosas que les hicieran falta. Por lo dicho, se podía inferir que el curato disponía en exceso de los fondos de los pueblos indios, y que ningún indio podía aspirar a tener alguna propiedad privada.

Esta situación los privaba de cualquier incentivo para usar la razón o el talento, ya que desde el más creativo, capaz y valioso tenía la misma comida, vestimenta y placeres que los más débiles, torpes o indolentes. También se infiere que aunque esta forma de gobierno estaba bien diseñada para enriquecer a las comunidades, ocasionaba a los indígenas trabajaran en una paz lánguida, ya que la prosperidad de su comunidad no les interesaba.

Es necesario decir que si bien los monjes jesuitas eran superiores en todos los aspectos, aplicaban su autoridad con una indulgencia y una moderación que imponía admiración. Proporcionaban a todos abundante alimento y vestido. A los hombres se les exigía trabajar sólo la mitad del día, y no se les impulsaba a producir más. Incluso al trabajo se le daba un aire de fiesta ya que iban en procesión al campo acompañados de música… y la música no cesaba hasta que regresaban de la misma forma en al habían partido.

Tenían muchos días de fiesta, danzas y concursos les daban vestidos a los actores y a los miembros de los concejos municipales con tejidos de oro y plata y los más costosos adora! europeos, pero las mujeres sólo participaban como espectadoras.

De igual manera, prohibieron coser a las mujeres, y este oficio se destinó a músicos, sacristanes y acólitos. Pero ellos torcían algodón, y la tela que los indígenas tejían, después de satisfacer necesidades, se vendía junto con el exceso de algodón en los pueblos de los españoles, como lo hacían con el tabaco, verduras: madera y pieles.

El curato y su acompañante, o subcurato, tenían sus propias habitaciones, y nunca las abandonaban excepto para tomar el aire en el gran patio cerrado de su colegio. Nunca caminaban por las calles del pueblo o entraban a la casa de indio alguno o dejaban que los viera mujer alguna, o de hecho, ningún hombre, excepto los pocos indispensables por medio de quienes transmitían sus órdenes.»

Causas de la Exploracion Europea en el siglo XV Viajes Maritimos

Causas de la Exploración Europea En El Siglo XV

A partir del siglo XV, el reducido espacio en que se había desarrollado la vida  de  la Europa medieval fue sucesivamente ampliado por expediciones sistemáticas que descubrían nuevas tierras o abrían nuevas rutas. En poco más de dos siglos, civilizaciones hasta entonces desconocidas, y otras con las que solamente se habían establecido contactos a través de comerciantes y caravaneros, quedaron sólidamente unidas a Europa por mar.

La demanda de objetos de lujo -seda, marfil, joyas- y de costosas especias, así como de metales preciosos necesarios para la creciente actividad mercantil, se acentuó con la recuperación económica de mediados del siglo XV. Pero estos productos llegaban de Oriente a Europa a través de multitud de intermediarios que los encarecían, sin contar con que el flujo se vio bloqueado por el dominio turco en el Mediterráneo oriental a partir de la toma de Constantinopla (1453).

Fue la necesidad de buscar nuevas rutas para conseguirlos, junto a los avances en navegación y en la elaboración de los mapas, los que se combinaron para hacer posible la sucesión imparable de descubrimientos y conquistas. Portugal y España lideraron esta búsqueda, cuyos éxitos más notorios fueron conseguidos por Vasco de Gama, al alcanzar la India a través del mar, y por Cristóbal Colón, en pos del mismo objetivo, al encontrar por error un continente desconocido en Europa. Las ansias de riqueza de reyes, mercaderes y aventureros, más los deseos evangelizadores de la Iglesia, inauguraron un nuevo escenario mundial en el que Europa colonizaría vastas zonas del mundo.

CAUSAS DE LA EXPANSIÓN EUROPEA: En la Edad Media el mundo era como un gran grupo  de pequeños territorios cerrados en ellos mismos y que se ignoraban entre sí. Cada civilización estaba separada de las demás por grandes zonas deshabitadas o poco pobladas. Europa lo ignoraba casi todo de África más allá  del Sahara, de China y de la India, y ni siquiera sabía de la existencia de América.

En el siglo X los vikingos habían recorrido e! Atlántico Norte y, tras descubrir Groenlandia, llegaron a las costas más septentrionales del continente americano, a las que llamaron Vinlandia, Pero estas expediciones no tuvieron continuidad y fueron olvidadas.

Posteriormente, las Cruzadas y los viajes de los grandes mercaderes, como Marco Polo, permitieron contactar primero con el mundo islámico y luego, a través de este, con el Lejano Oriente y el África Negra. En la época medieval, el comercio de Europa con el Lejano Oriente había alcanzado un cierto desarrollo. A través de la Ruta de la Seda se traían de Asia artículos de lujo, como las especias, los perfumes, las sedas, las piedras preciosas y el marfil.

Las rutas eran largas e inseguras, pero las conquistas de los cruzados en tierras de Oriente Medio aseguraban el tráfico comercial, Sin embargo, la situación se agravó a partir de 1453, cuando los turcos otomanos conquistaron la ciudad de Constantinopla y cortaron el camino terrestre que unía Europa con Asia, Por ello, los europeos intentaron buscar nuevas rutas que llegaran al Lejano Oriente por mar.

Si «Dios, gloria y oro» eran los motivos, ¿qué hizo posible los viajes? Antes que nada, la expansión de Europa estaba ligada al desarrollo de las monarquías centralizadas durante el Renacimiento. Aunque los historiadores discuten todavía el grado de esa centralización, la verdad es que todo el proceso fue una empresa estatal. Hacia la segunda mitad del siglo XV, las monarquías europeas habían incrementado su autoridad y recursos, y se hallaban en posición de volver sus energías a lo que había más allá de sus fronteras.

Para Francia, eso significaba la invasión de Italia; pero para Portugal, un estado sin medios para pugnar por el poder en Europa, significaba incursionar hacia fuera. La monarquía española del siglo XVI era lo suficientemente fuerte para perseguir el poder tanto dentro como fuera de Europa.

Al mismo tiempo, los europeos habían alcanzado un nivel de riqueza y tecnología que les permitía emprender con regularidad una serie de viajes más allá de Europa. Aunque los sumamente esquemáticos y simbólicos mapas medievales eran de poca ayuda para los marinos, las portolani o cartas detalladas elaboradas por los navegantes y matemáticos de los siglos XIV y XIV resultaron de gran valor.

APORTES DE TEXTOS DE LA ÉPOCA: A principios del siglo XV los libros de viaje más detallados se referían a África, pues procedían de las escuelas de instrumentistas y cartógrafos judíos que existían en Mallorca desde fines del siglo anterior. Ellas fueron las intermediarias entre la Cristiandad y el Islam pues mantenían relaciones comerciales con Sicilia —a través del reino de Aragón— y con los árabes.

Con respecto a Asia, entre fines del siglo XIII y mediados del XIV, Europa contaba con fuentes árabes y noticias de viajeros. Entre las obras que más contribuyeron a despertar inquietudes con respecto a la posible existencia de tierras hasta entonces desconocidas o de las que se tenían escasas noticias, podemos enumerar:

Manual de Pegolotti. Era muy conocido entre los mercaderes del siglo XIV pues contiene en detalle las rutas comerciales a Medio y Extremo Oriente. Además tenía una lista de doscientas ochenta y ocho especias donde, por ejemplo, se consignaban once variedades de azúcar, ceras y gomas provenientes de las regiones señaladas.

Viajes de Marco Polo. El príncipe Enrique de Portugal lo hizo imprimir a fines del siglo XV. La acotación que hace el autor acerca de la extensión este-oeste de Asia y su referencia al Japón, situándolo muy al este de China, fueron datos posiblemente importantes para las convicciones geográficas de Cristóbal Colón, quien conoció esta obra.

Imago Mundi, del cardenal Pierre d`Ailly, publicada en 1483. El autor está considerado como el geógrafo teórico más importante de su época. En él ejerció gran influencia Rogelio Bacón (1214-1294), monje franciscano inglés, conocido por sus estudios de física. Entre sus obras importantes figura Opus Majos, donde explicaba que Asia y África se extendían más al sur del Ecuador y consideraba habitable la zona tórrida.

Este concepto no había sido aceptado desde la época de Aristóteles (siglo IV a.C.) hasta entonces. Pierre d`Ailly no conoció la obra de Marco Polo, pero cometió el mismo error con respecto a la extensión dé Asia. Describió a África como rodeada por mar y al océano Indico como mar abierto. Colón tenía un ejemplar de mago Mundi.

Astronomía, más conocida por su nombre árabe Almagesto. Pertenece a Ptolomeo, que era egipcio y vivió a mediados del siglo II d.C. En tiempos medievales todas sus obras fueron muy conocidas, especialmente por eruditos árabes, quienes —juntamente con los de Bizancio—fueron herederos casi directos de importantes elementos de la cultura clásica griega y de la helenística.

Astronomía fue traducida al latín por Gerardo de Cremara, en el siglo XII, en Toledo. En la centuria siguiente apareció un resumen hecho por John Holywood (inglés), conocido como SácroBosco; esta obra fue durante tres siglos el texto elemental más conocido.

Historia rerum ubique gestarum, del Papa Pío II. Es, en gran parte, un resumen de las obras de Ptolomeo. Se afirma en ella que era posible la circunnavegación de África. Colón tenía un ejemplar de este texto, por lo tanto, inferimos que conoció las ideas tolemaicas.

Lo expuesto demuestra que Europa occidental logró ponerse nuevamente en contacto con el mundo clásico y surgió así un grupo de hombres que, aunque respetando lo enseñado hasta entonces, estuvieron dispuestos a refutar algunas conclusiones.

 

Este mapa forma parte de la Geographia de Ptolomeo, traducida al latín que no estuvo al alcance de los europeos sino hasta el siglo XV. Los eruditos lo aceptaron como el mapa mas preciso de todos los tiempo. Las doce caras de los vientos, indican las corrientes de aire alrededor del planeta y se agregaron en el siglo XV

Adelantos técnicos de la época:

Los avances en cartografía facilitaron la exploración marítima; y contribuyeron a difundir la idea de que la Tierra era redonda. En la Edad Media, se empleaba como referencia al Almagesto de Ptolomeo, una obra del siglo II que describía a través de mapas, el mundo conocido. En el siglo XV, el cardenal Fierre d’Ailly realizó el Imago Mundi, donde rectificar algunos de los errores de Ptolomeo. Por su parte, Toscanelli corrigió en los mapas la distancia entre Europa y China.

A finales del siglo XIII  habían aparecido los mapas portulanos, que alcanzaron su mayor desarrollo en el siglo XV. Eran mapas en los que se unían los puertos :mediante líneas trazadas en forma de estrella. Estas líneas se trazaban en distintos colores para marcar los diferentes vientos. Puesto que su función era representar la costa no se dibujaban en ellos los detalles del interior de los continentes, salvo aquellos que pudieran servir de guía para los navegantes, como los ríos, las montañas y el emplazamiento de las ciudades. Algunos portulanos se convirtieron en auténticas obras de arte.

En el siglo XV se adoptaron vanos avances técnicos que hicieron posible navegar lejos de la costa.

• La brújula, cuyo conocimiento era muy antiguo, generalizó su uso a partir del siglo XIII y contribuyó a fijar con exactitud los rumbos. El astrolabio ayudó a determinar con precisión la latitud, midiendo la altura de los astros sobre el horizonte. Para ello se empleaba también e! cuadrante.

• Por otro lado, se incorporaron a las naves e! timón móvil y el ancla de brazos separados.

Los portugueses inventaron la carabela, que come las velas cuadradas para la velocidad y las velas triangulares para maniobrar. Como no utilizaba remeros, la bodega disponía de mucho espacio p almacenar mercancías. Estos barcos permitían la navegación en cualquier época del año y eran caz de resistir las tempestades y los ataques piratas, llevaban cañones.

EXPANSIÓN POR EL ATLÁNTICO SUR
Causas: Los comienzos de la expansión fueron modestos: intentos de ampliar zonas pesqueras, comercio con África del Norte, colonización de algunas islas del Atlántico oriental. Estas empresas no hacían prever una expansión mundial, pero en los últimos años del siglo XV varios factores incidieron para que se iniciara la época de los descubrimientos. Entre ellos pueden señalarse como importantes:

1) Proceso de desgaste en las relaciones entre oriente y occidente. En 1291 cayó San Juan de Acre ante los turcos y las relaciones entre Oriente y Occidente se tornaron difíciles. Durante el siglo XIV el interés europeo por el mar aumentó, en tanto que Bizancio perdía lentamente el cetro marítimo. Al caer Constantinopla en 1453, el proceso iniciado en 1291 se aceleró muy rápidamente; por lo tanto era vital el hallazgo de nuevas rutas para llegar a las especias.

2) Comercio en el Mediterráneo.
Las especias y la competencia portuguesa. La base normal de la prosperidad de los países mediterráneos era el tráfico de productos alimenticios, materias primas y manufacturas. Parte de España e Italia debían importar cereales de Sicilia y el sur de Italia, que eran zonas políticamente controladas por el reino de Aragón. Florencia, principal núcleo textil del Mediterráneo, dependía de la ana española. Milán, centro metalúrgico importante, recibía por tierra, desde Alemania, el cobre que, en gran parte, se reexportaba al Mediterráneo oriental en barcos venecianos Y genoveses. Sicilia y Calabria, ya en el siglo XV, producían tejidos de seda que vendían al exterior, pues la seda proveniente de China y Turkestán no llegaba en esa época con regularidad.

Aún más beneficioso resultaba el comercio de artículos importados: sedas chinas Y Persas, tejidos de algodón y esmeraldas de India, zafiros de Ceilán y, sobre todo, especias. Con el nombre genérico de “especias” se conocían condimentos para aderezar y conservar alimentos, tintes, drogas, perfumes, cosméticos y comestibles costosos. Los principales, por su valor y tamaño reducido, eran los condimentos, especialmente La pimienta blanca y negra procedentes del oeste de la India. El clavo, que era la especia más solicitada, crecía solamente en algunas pequeñas islas de las Molucas. Todas estas mercaderías, con gran demanda en cercano oriente y Europa, podían comprarse en la zona occidental de la India.

En el Mediterráneo, su comercio estaba manejado por genoveses y venecianos, que eran los últimos eslabones de una larga y complicada cadena de intermediarios .y centros de distribución.

La entrada de barcos vascos, gallegos y portugueses en el Mediterráneo no fue perjudicial para el comercio italiano hasta fines del siglo XV. En el siglo XVI, las especias de Oriente se llevaban a Lisboa y de allí a Amberes, que se convirtió en centro de distribución para el noroeste europeo. En la centuria siguiente, el predominio mercantil perdido por los italianos no fue heredado por Portugal sino por Inglaterra y Holanda.

El puerto de Lisboa. En este grabado del siglo XVI, de Theodore de Bry, se ilustra el puerto de Lisboa, donde se ven varias carabelas. Éstas eran el caballo de batalla en la era de la exploración. Antes del siglo XV, la mayoría de los navíos europeos era una embarcación pequeña con velas latinas, que se usaba en el Mediterráneo, o un tipo de barco lento, difícil de manejar, con velas cuadradas que operaba en el Atlántico Norte. En el siglo XVI, los arquitectos navales empezaron a construir barcos en los que se combinaba la facilidad de maniobra y la velocidad que ofrecían las velas latinas con la capacidad de transporte y la habilidad de navegación de los arcos de velas cuadradas.

GRANDES EXPEDICIONES DE DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA EN AMERICA EN EL SIGLO XVI

AMERICA CENTRAL Y SEPTENTRIONAL

AMÉRICA MERIDIONAL

1508Circunnavegación de Cuba por Sebastián de Ocampo.
1509Juan Díaz de Solís y Vicente Yáñez Pinzón, en la costa de Honduras y Yucatán. Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa, en el golfo de Darién.
1513Vasco Núñez de Balboa descubre el Pacífico.
1515-1516Juan Díaz de Solís llega al Río de la Plata.
1517-1518Hernández de Córdoba y Juan de Grijalva recorren la costa atlántica de México.
1520Fernando de Magallanes explora la costa de la Patagonia y descubre el estrecho que lleva su nombre.
1519-1521Hernán Cortés conquista México.
1521-1522Gil González Dávila reconoce la costa de Nicaragua y Panamá
1524-1539Conquista de Perú y Chile por Francisco Pizarra y Diego de Almagro.
1525-1526García de Loaysa, Sebastián Elcano y Santiago de Guevara exploran el estrecho de Magallanes; Guevara reconoce la costa occidental de América hasta el istmo de Tehuantepec
1528-1539Cortés envía expediciones de exploración a territorios de México y países vecinos; Alvar Núñez Cabeza de Vaca atraviesa el sur de los actuales Estados Unidos.
1526-1530Sebastián Caboto alcanza el Río de if Plata y remonta el Paraná hasta su confluencia con el Paraguay
1535-1538Sebastián de Benalcázar explora Ecuador y Colombia. Desde el Caribe, Gonzalo Jiménez de Quesada remonta el Magdalena y llega a la meseta M Bogotá.
1539Marcos de Niza explora Nuevo México, 1535-1580Fundación de Buenos Aires por PedrQs de Mendoza. Juan de Ayolas remontfj el Paraná: establecimiento en el Río des la Plata
1540-1543Hernando de Soto explora Florida y el curso inferior del Missisippi y Río Grande. Desde el Atlántico, Alvarado alcanza las montañas Rocosas y por el Missisipi vuelve al golfo de México. Francisco Vázquez de Coronado explora Nuevo México, el Colorado y el valle del Missouri. 1540-1541Desde Quito, Gonzalo Pizarra alcanza el Ñapo; el oficial Francisco de Ore-llana descubre el Amazonas, que sigue hasta el océano Atlántico.
1540-1554Pedro de Valdivia explora el sur de. Chile.
1542-1543Juan Rodríguez Cabrillo reconoce la costa de California hasta el cabo Mendocino.
1557-1558Juan de Ladrilleros reconoce la costa oriental de la Pataqonia.

CONTINUA CON: LOS GRANDES VIAJES MARÍTIMOS

(Ampliar: La Conquista del Mar Dulce de Solís)

Evangelizacion de los Aborigenes Ordenes Religiosas en el Virreinato

Evangelización de los Aborígenes

Con la entrada de las primeras expediciones exploradoras llegaron a comienzos del siglo XVI miembros de las órdenes mercedaria y dominica. Durante los primeros tiempos el número de religiosos resultó insuficiente para atender los requerimientos que la región demandaba. Los informes elevados por las autoridades locales abundan en comentarlos acerca de la falta de una adecuada atención espiritual en estos primeros asentamientos españoles.

A fines de siglo, el obispo del Tucumán Fray Francisco Victoria promovió la entrada de la Compañía de Jesús para superar esta situación. El escaso número de padres misioneros acentuó las dificultades para la tarea pastoral, en un territorio poblado por culturas heterogéneas y poco dispuestas a someterse a la autoridad del europeo y aceptar su religión.

Las tribus del Chaco Gualamba y los pueblos calchaquíes sostuvieron prolongadas guerras de enconada resistencia. En forma conjunta a la labor de los padres misioneros, la Iglesia inició la organización de la diócesis de la extensa provincia del Tucumán, con sede en Santiago del Estero y la del Río de la Plata, con sede primero en Asunción y desde principios del siglo XVII, en Buenos Aires.

Frailes, sacerdotes y legos aunaron esfuerzos en el proyecto evangelizador: se fundaron parroquias para la práctica religiosa de españoles y criollos; doctrinas, para la conversión de los aborígenes en las encomiendas; hospicios y seminarios para la formación teológica de frailes y padres misioneros. Ardua y diversificada fue la tarea: empadronar a los feligreses, llevar los libros de bautismos, matrimonios y difuntos, bautizar, recorrer en cuaresma los pueblos para proveer a la confesión.

Era necesario también desarraigar abusos y restablecer la disciplina de la población española.

Métodos misionales usado por los franciscanos

En este sentido no fueron pocos los conflictos que se generaron entre los conquistadores y encomenderos, defensores de sus intereses y los frailes que asumían la responsabilidad de velar por el buen trato hacia el aborigen.

 Mercedarios, dominicos y franciscanos comenzaron la evangelización sistemática. En un principio se trató de organizar misiones volantes, unos pocos hombres acudían donde era necesario. Luego se adoptó la política de promover las reducciones de los naturales para aislarlos del español y tender a una formación que contemplara la vida en comunidad.

El misionero fue apóstol, maestro, artesano, consejero, agricultor, arquitecto, juez…, su misión fue influir en todos los momentos y aspectos de la vida de los aborígenes convertidos a la fe cristiana. Por la sencillez de sus padres misioneros y la fiel observancia del voto de pobreza, la orden franciscana tuvo un importante ascendiente entre los naturales. Predicar en sus mismas lenguas fue un aspecto Importante que favoreció el acercamiento.

A diferencia de los jesuítas, crearon comunidades abiertas y tuvieron una actitud mediadora frente a los intereses de los encomenderos. Creyeron en la posibilidad de crear una nueva sociedad conformada por la unión de aborígenes y españoles. Abrieron el camino de las reducciones en el Río de la Plata desde Asunción hacia el Atlántico.

San José de Areco y Santiago de Baradero en la actual provincia de Buenos Aires; San Lorenzo de los Mocoretá es junto al Paraná en la provincia de Santa Fe; Nuestra Señora de Itatí y Santa Lucía en la provincia de Corrientes y Concepción del Bermejo en el Chaco, fueron reducciones de los padres franciscanos.

El catecismo del fray Luis Bolaños traducido al guaraní fue modelo a seguir por los misioneros deL litoral. Se debe al empeño de fray Martín Ignacio de Loyola la celebración del primer Sínodo de obispos en Asunción.

En el Tucumán fueron encomiables las actuaciones de fray Francisco Solano santificado y venerado aún hoy en todo el noroeste; y de Fray Fernando de Trejo y Sanabria, quien como obispo a cargo de la diócesis trabajó de común acuerdo con su hermanastro, el gobernador del Río de la Plata, Hernando Arias e Saavedra para la extensión de la obra evangelizadora mediante la creación de reducciones y doctrinas.

A fines del siglo XVIII contaba la orden con 434 integrantes en todo el virreinato, conventos en las principales ciudades y dos noviciados en Buenos Aires y Córdoba. Por su parte los dominicos también abarcaron todo el territorio a través de sus fundaciones y ordenaron un importante número de misioneros nacidos en América. Fue relevante labor de esta orden en el noroeste, en tierras de los lules, y en San Miguel de Tucumán donde, luego de la expulsión, tomaron a su cargo el colegio jesuita.

Los mercedarios estuvieron presentes también con fundaciones en las principales ciudades del interior y a cargo de algunas misiones jesuíticas del litoral hacia fines del XVIII. En el Río de la Píata fundaron un curato de indios en el actual partido de Merlo. Un párrafo aparte merece la labor de las órdenes hospitalarias de los Hermanos de San Juan y de los padres Betlemitas. Cumplieron una función social meritoria y necesaria como fue la asistencia de los enfermos, convalecientes y desvalidos a través de la administración y mantenimiento hospitalario. A diferencia de las otras órdenes, los betlemitas fueron siempre en su mayoría europeos.

Se establecieron a mediados del XVIII en Buenos Aires a pedido del cabildo y practicaron tanto la labor hospitalaria como la monástica. Se hicieron cargo del antiguo Hospital San Martín que luego trasladaron al edificio de la Residencia y Casa de tos Jesuitas en San Pedro Telmo. Fundaron además el convento y hospicio de Santa Cartalina y extendieron su presencia a la ciudad de Mendoza donde se mantuvieron hasta la segunda década del siglo XIX.

Finalmente ya en el siglo XVIII, las órdenes femeninas de las hermanas catalinas de clausura llegadas a Buenos Aires desde Córdoba se establecieron en su actual convento de las calles Viamonte y San Martín, y las monjas capuchinas venidas de Santiago de Chile, en la parroquia de San Juan Bautista, antiguo curato de indios, sita en las actuales Alsina y Piedras. Ambas tuvieron un papel importante dado que sus conventos fueron centros educativos de las hijas de las familias españolas y criollas.

Las órdenes religiosas prolongaron de esta forma su labor evangélica a través de la enseñanza de la educación elemental, lectura, escritura, aritmética y doctrina cristiana, impartida tanto en las escuelas sostenidas por los cabildos como en las conventuales creadas directamente por ellas como prolongación de la tarea pastoral.

Fuente Consultada:
Historia Argentina Tomo I Desde La Prehistoria Hasta 1829  Nota de María Cristina San Román

Instituciones Religiosas en America Colonial Los Jesuitas Las Misiones

Instituciones Religiosas en América Colonial

ORGANIZACIÓN ECLESIÁSTICA: Para cumplir con la misión evangelizadora viajaron a América miembros del clero secular y regular.

Pertenecían al clero secular los miembros de la jerarquía, tales como arzobispos, obispos, deanes de las catedrales, canónigos, párrocos, sacerdotes y doctrineros, quienes estaban vinculados directamente con la sociedad.

Se formaron también cabildos eclesiásticos, que regulaban y controlaban las cuestiones puramente doctrinales y disciplinarías y podían formar jurados para el clero. Los cargos mayores eran propuestos al Papa por el rey de una terna elevada por el Consejo de Indias.

Para los cargos menores, el obispo de la diócesis presentaba una terna al virrey, al presidente de la Audiencia o al gobernador tenían el derecho de Vicepatronatoquienes decidían cuál de los propuestos ocuparía el cargo.Las diócesis de Indias dependieron del Arzobispado de Sevilla hasta 1545, en que se organizaron tres provincias arzobispales independientes: las de Santo Domingo, México y Lima.

El clero regular fue llamado así por participar en la vida comunitaria de los conventos y estar sometido a un reglamento con normas especiales. Los primeros sacerdotes que llegaron fueron los franciscanos, los jerónimos, los dominicos, los mercedarios y los agustinos.

La Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola en 1540, fue admitida en América más tarde. Las obras más destacadas de las órdenes religiosas fueron la evangelización de los indígenas y la fundación de escuelas y hospitales.

San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús (1491-1556)
SAN IGNACIO DE LOYOLANació Ignacio (Iñigo) en el castillo de Loyola, Guipúzcoa (España), en el año 1491 en el seno de una familia de caballeros.

Ingresó en la corte de Fernando V. Sus aficiones le llevaron a empresas guerreras. Fue herido durante el asalto de la plaza de Pamplona y llevado al castillo paterno de Loyola. Durante los ratos de ocio impuestos por una larga convalecencia. cayeron en sus manos una Vida de Jesús y una Vida de Santos. Esta lectura le impresionó y produjo en él la convicción de que hasta entonces había estado perdiendo el tiempo. Ante él se abrió un nuevo mundo.

Tan pronto como se curó, se dirigió al monasterio de Montserrat, se confesó, veló las armas delante de la milagrosa imagen durante una noche y depositó su espada ante la Virgen. A continuación abrazó una vida pobre y penitente en Manresa, donde compuso el libro de los Ejercicios Espirituales.

A los treinta y dos años de edad, se sentó con los niños en los bancos de una escuela de Barcelona y comenzó el estudio del latín. En Alcalá halló los primeros amigos que compartieron sus ideas. En 1534, con seis compañeros, emitió sus votos en la iglesia de Montmartre, París, fundando así la Compañía de Jesús. Esta fue reconocida oficialmente por la Iglesia cuando en 1540 el Papa Pablo III dio su aprobación oficial a la misma.

A San Ignacio le debe la Iglesia y le debemos todos: la Compañía, el libro de los Ejercicios, las obras emprendidas por la Orden por él fundada en favor de las almas, las Misiones Jesuíticas, muchas escuelas y trabajos en el campo de la ciencia en general. (Ver Biografía e Historia de la Orden)

LA IGLESIA Y LA SOCIEDAD COLONIAL : Los ideales y sentimientos religiosos, muy fuertes en el hombre español que actuó en el descubrimiento y conquista, se asentaron en la sociedad americana en todos sus estamentos. La influencia de la Iglesia se destacó por su importancia en la legislación de Indias y dejó un legado que otorgó sentido de unidad cultural a Hispanoamérica.

La enorme extensión del territorio y la diversidad de problemas a los que estaban expuestas las nacientes ciudades y villas hicieron que la Iglesia nucleara en torno de ella a la población, con lo que adquirió gran ascendiente social.

Las obras de la Iglesia en América fueron:

— El registro en las parroquias de los nacimientos, bautismos, matrimonios y defunciones, con lo cual regulaba la situación civil de las personas.

La fundación de asilos, hermandades para ayudar a los pobres, casas para albergar a niños expósitos, hospitales (en esta obra se destacaron los betlemitas) y toda realización de asistencia social.

— La enseñanza. Estuvo a cargo do los religiosos la fundación de escuelas primarias y secundarias y de universidades, la organización de bibliotecas y la instalación de imprentas.

— La destacadísima acción evangelizadora y misionera, a cargo de las órdenes religiosas que se empeñaron en la incorporación del indígena a la vida civilizada europea.

Para realizar tan vasta acción, la Iglesia contó con la colaboración del Estado, a través de la concesión de los diezmos y las donaciones hechas por los fieles. Por eso, proliferó la construcción de templos, conventos y casas de caridad. La beneficencia privada fue realizada mediante la organización de hermandades o cofradías.

Las actividades religiosas influyeron en la vida pública y privada. El calendario se regía por las numerosas festividades anuales, que llegaban casi a cuarenta. Las manifestaciones de piedad se exteriorizaban por medio de procesiones y el adorno de casas y calles.

La religiosidad estaba en todos los actos de la vida privada. Era costumbre rezar el rosario y ejecutar otros actos de piedad al levantarse, antes de iniciar una tarea y al acostarse.

LA INQUISICIÓN: La inquisición o Santo Oficio fue un tribunal religioso cuya antigüedad en Europa se remonta al siglo XIII.

En la Península, el primero fue instalado en Sevilla en 1480 y, más tarde, se extendió a las demás regiones. La misión fundamental de la Inquisición fue mantener y vigilar la pureza de la fe; por ese motivo, persiguió a los falsos conversos y a los herejes. Sus procedimientos fueron la denuncia secreta y las torturas, consideradas como único medio para saber la verdad tanto en este tribunal como en los civiles.

Las penas aplicadas fueron multa, azotes, prisión y destierro. En caso de pena dé muerte, el culpable era entregado a la autoridad civil, que ejecutaba la sentencia.

En América, la inquisición fue establecida por Felipe II en 1569. Se instalaron dos tribunales: uno en Lima y otro en México. En 1610, se creó el de Cartagena. La propuesta de instalar otro en el Río de la Plata, a mediados del siglo XVIII, no prosperó y esta región siguió dependiendo del de Lima.

Igual que en España, la lnquisición procuraba mantener la pureza de la fe y proteger a la población católica de la influencia de herejes, falsos conversos, judíos y musulmanes; por eso prohibió el desembarco de esas personas en las posesiones españolas. Esta medida alcanzó aun a los descendientes de condenados por el Santo Oficio.

Vigilaba la conducta moral y social, castigaba la blasfemia, la brujería, la bigamia y mala conducta del clero, los abusos y las inmoralidades. La pena de muerte se aplicó en muy contadas ocasiones. Para defender la doctrina y los fines del Estado, se ocupó de la censura de libros. Impidió la entrada y difusión de obras que atentaran contra el dogma y las prácticas religiosas, especialmente las inscriptas en el Index (catálogo de obras prohibidas elaborado en la Santa Sede), y también de aquellos escritos que atacaran los objetivos de la Corona.

Los indígenas, considerados menores en estado de tutela, estaban bajo la autoridad de los obispos; por lo tanto, la inquisición no ejerció sobre ellos su jurisdicción. (Ampliar: La Inquisición)

Mapa Ubicación Geográfica Pueblos Guaraníes

Fuente Consultada: Instituciones Políticas y Sociales de América hasta 1810 Irma Zanellato y Noemi Viñuela